Cuentos, fábulas, mitos, leyendas historias sobre las vacaciones.

El cuento errante sobre las vacaciones felices

e

Existe una errada creencia cultural que afirma que el trabajo nos agota y que merma nuestras energías y que a la vez sostiene que las vacaciones y los fines de semana nos renuevan y recargan de la energía perdida… Tal vez sea lo que la gente cree y espera, pero la realidad es otra. Si fuese verdad que el trabajo drena nuestra energía y semana tras semana tenemos que esperar necesariamente la llegada del viernes para finalmente poder relajarnos y recargarnos durante el fin de semana o si pasamos el año esperando las vacaciones para poder “descansar”, entonces hay algo que está funcionando mal en nuestra vida. Te recomiendo empezar a pensar por ti mismo y comenzar a cuestionar ciertas líneas de pensamiento que has adquirido desde tu entorno cultural (lo cual no tiene nada de malo) y dejar de creer que el trabajo es malo y las vacaciones buenas sólo porque mucha gente a tu alrededor lo cree así. La realidad es que sentirse bien en el trabajo es, a la larga, mucho más satisfactorio y menos estresante que irse de vacaciones, incluso si trabajas desde casa y es un hecho que puedes recargar tus energías cada día desde tu lugar de trabajo dejando, como no, los fines de semana para realizar actividades diferentes que complementen tu vida personal y familiar. Si buscas y encuentras los aspectos positivos de tu trabajo y entiendes que lo que haces es sólo un medio para ganarte la vida, podrás sentirte mucho mejor contigo mismo al saberte realizado. Hay que intentar aprovechar los fines de semana libres buscando alguna afición o actividad entretenida que nos guste para evitar tener la sensación de que sólo nos podemos divertir en vacaciones. Una fábula fantástica sobre el verdadero descanso Durante las vacaciones es común (más no normal) que se comentan excesos con las horas de sueño, con el alcohol y con la comida. Las personas tienden a

incluso intercalando algo de ejercicio físico…y no lo digo sólo para prepararnos bien para la vuelta al trabajo. Como resultado. incluso si toda la familia se queda en casa. es otra cosa… y ya vendrán los que se dan golpes en el pecho para hablar sobre la importancia de pasar tiempo con ellos. Aunque los niños en edad escolar tengan sus vacaciones más largas en verano. si tomamos en cuenta las conductas y los valores de los adolescentes en esta nueva sociedad del siglo XXI. no es razón suficiente para planificarlas con ellos (volvemos al paradigma de la cultura y la tradición inútil). por lo que un viaje de Nueva York a España (por ejemplo) representa unos 6 días de recuperación. seguro que los más grandecitos ni siquiera quieren pasar ese tiempo con sus padres. dejándonos predispuestos a volver de vacaciones más cansados que cuando nos fuimos y con nuestros patrones de sueño trastornados. por lo que es aconsejable evitar cometer excesos con la comida y la bebida y tratar en lo posible de mantener un ritmo de sueño similar al habitual. . el trasnocho hasta la madrugada o las siestas. Estos cambios. Así que es normal que a la vuelta de las vacaciones los niveles de estrés y cansancio sean mayores. al mismo tiempo que se ve afectado por las variaciones en la dieta. sino porque es lo mejor para la salud. En relación al Jet-lag. pues para ellos siempre serán vacaciones. Las vacaciones no deben convertirse en una sesión de tortura para nuestra salud. El mito misterioso de los niños y las vacaciones. que es lo que al final importa. inevitablemente afectarán nuestro metabolismo.beber más y a estar despiertos hasta más tarde. Lo mejor es planificar parte de las vacaciones en pareja (sin niños). Además. a ellos no les pasará nada si los dejas con los abuelos o los tíos. el cuerpo adopta un ritmo de sueño diferente al habitual. más bien aprenderán a ser más independientes y es posible que incluso se diviertan más. como si no hubieran tenido suficiente tiempo durante el resto del año para hacerlo. has de saber que el cuerpo se normaliza a razón de un huso horario por día. Estemos claros y seamos sinceros con nosotros mismos…Ir de vacaciones con niños NO es ir de vacaciones. En cualquier caso ir de vacaciones con niños representa un esfuerzo y un estrés aún mayor que ir al trabajo. esto sin contar con el Jet-lag. Lo mejor es darle al cuerpo la oportunidad de recuperarse regresando algunos días antes de la vuelta al trabajo.

¿Qué comemos?. Las vacaciones con niños más pequeños son inevitables y a ellas no me referiré. pues es ya de general aceptación). La leyenda aterradora sobre el miedo a terminar una relación de pareja por culpa de las vacaciones.Por su puesto que lo anterior sólo aplica con niños en edad escolar. es tener un trabajo que realmente te guste. sino que más bien los exacerban. La verdadera historia de un síndrome Siempre he opinado que la mejor forma de enfrentar el conocido síndrome post-vacacional. La causa principal de este problema. Pregúntense lo siguiente: ¿Podemos ceder y restar importancia a estas decisiones o discusiones para disfrutar de verdad de las vacaciones? …En la respuesta está la clave. así que si piensas que no te acompañaran te equivocas. Así que algunas parejas descubren que el hecho de estar tanto tiempo juntos en vacaciones. Según las estadísticas los divorcios se disparan luego de las vacaciones. Así que la clave está en evitar caer en discusiones o argumentos por causa de situaciones tontas… Discutir por ¿A dónde vamos?. No obstante. así que evítalas a toda costa. es posible reducir el riesgo de caer en las conocidas hostilidades vacacionales para que luego no deriven en rupturas. el resto son menudencias. los expone a encontrar esos pequeños “agujeros negros” que merman la relación. Las vacaciones no eliminan los problemas de pareja. (no hace falta enlazar a la fuente de la información. ¿Por qué dejas el jabón allí? o ¿Dónde está mi camisa amarilla? No tiene ningún sentido. son la gran cantidad de oportunidades que tenemos para discutir e intercambiar opiniones y decisiones con nuestra pareja. Así que lo mejor es no dejarse llevar por estas situaciones de ganar-perder en donde a la final ambos pierden y entonces aprender a reconocerlas antes de que empiecen… ¡Qué importa a donde van o lo que comen… ni siquiera importa la tonta camisa amarilla! Lo importante es pasarla bien. Así que búscalo y .

No es un cuadro químico propiamente dicho. Humbelina Robles Ortega. Esto nos servirá para evitar saturarnos. somnolencia o insomnio. falta de apetito y concentración. taquicardia y dolores musculares son algunos de los síntomas de este mal. la sensación de estar de vacaciones se alargará. investigadora del departamento de Personalidad. y otros quince más adelante. cuando el síndrome post-vacacional (también llamado pre-laboral) se manifiesta físicamente no es más que una somatización de un malestar psíquico". advierte de que la vuelta a la rutina puede provocar síntomas tanto físicos como psicológicos. los cambios en los hábitos no serán tan drásticos y permanentes. tristeza.encuéntralo. en lugar de tomar todos los días seguidos. Son sólo un conjunto de síntomas físicos y psíquicos. Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada. Cansancio. pasotismo y una profunda sensación de vacío. por lo que la incorporación no será tan traumática". que suelen desaparecer a las dos semanas y se presenta como un estado de malestar genérico en el individuo debido a su incapacidad de adaptación al trabajo tras la finalización de las vacaciones. Los expertos calculan que el 35 por ciento de los trabajadores españoles de entre 25 y 40 años sufrirán este año el denominado síndrome post-vacacional (prefieren hablar de síndrome pues no se trata de una enfermedad). esto me suena de algún lado! . "Normalmente. apunta. podemos coger quince días primero. para que jamás necesites esperar las vacaciones o los fines de semana para “vivir”. y además. La profesora Robles Ortega apunta que una buena medida para prevenir la aparición de este trastorno es fraccionar las vacaciones. En el aspecto psicológico. "Si disponemos de un mes y nuestra empresa nos lo permite. ¡Vaya. el síndrome post-vacacional provoca en el individuo irritabilidad. ansiedad.

educadores y trabajadores sociales los más propensos a sufrirlo. con sus jefes y/o sus subordinados. Aunque también suele darse entre aquellos que realizan actividades estresantes. Los trabajadores con una baja autoestima. que no se sienten a gusto con su trabajo o no se encuentran realizadas con su profesión. periodistas. pocas habilidades sociales o muy competitivas también son un blanco fácil.¿A quién afecta más? El síndrome afecta sobre todo a las personas inadaptadas.seniorm.tel . así como aquellos que tienen problemas de relación con sus compañeros de trabajo. By: Pedro Rojas www. siendo los médicos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful