Está en la página 1de 4

Cinco ideas y diez recursos para fomentar la lectura entre tus alumnos

El fomento de la lectura es una de las preocupaciones de cualquier docente, tanto en Primaria


como en Secundaria. Descubrir la magia de los cuentos a los más pequeños o conseguir enganchar
al placer de un buen libro a los mayores son tareas complicadas pero muy gratificantes. Te damos
algunas ideas sencillas para que despiertes la afición lectora de tus alumnos y recopilamos diez
recursos online que te ayudarán a conseguirlo a través de las nuevas tecnologías.

CINCO CONSEJOS BÁSICOS

1. Haz una biblioteca de aula. Es una estrategia sencilla y tradicional que siempre funciona. Pide a
cada niño que aporte uno de sus libros favoritos y organiza un sistema de préstamo y fichas de
valoración para que todos puedan disfrutar de la lectura de forma ordenada. Además de acceder a
un gran abanico de libros, aprenderán a organizarse, responsabilizarse del ejemplar que escojan, y
expresar y compartir su opinión al respecto. Aquí tienes algunas ideas para organizar una buena
biblioteca de aula y este es un buen ejemplo de ficha de lectura.

2. Comprueba que no hay un problema de base. En ocasiones al niño no le gusta la lectura porque
le cuesta leer o no entiende bien lo que lee. Trabaja la habilidad y comprensión lectora de tus
alumnos para descartar que sean las barreras que se interponen entre ellos y los libros.

3. Dales varias opciones. Como nos ocurre a los adultos, a los niños no les gustan todos los libros,
ni les interesan todos los temas. Es importante que dejes que elijan entre los cuentos o libros
disponibles aquellos que más les motiven o les llamen la atención. De este modo irán conociendo
sus propios gustos lectores. Tampoco descartes los cómics, que pueden ser una manera estupenda
de introducir en la lectura.

4. Dramatiza la lectura. Organizar una lectura en voz alta o una pequeña obra de teatro son
opciones para cambiar el enfoque del libro y convertirlo en una emoción compartida. Incluso
podéis caracterizaros de forma sencilla como los personajes para darle más verosimilitud a la
dramatización. También puedes ser tú quien les lea un fragmento de un libro o un cuento cada día,
de modo que vayas avanzando en la historia y les enganches a lo que sucede, descubriéndoles el
mundo de aventuras que puede esconderse en un libro.

5. No la conviertas en una obligación. La lectura tiene que ser una actividad divertida e interesante,
porque solo de ese modo se convertirá en un hábito. Anima a tus alumnos a leer, a que perseveren
en un libro aunque les cueste, pero no les obligues a leer ni a terminar un libro que no les gusta,
porque conseguirás el efecto contrario al deseado.

DIEZ RECURSOS TIC PARA FOMENTAR LA LECTURA

Las nuevas tecnologías pueden ayudarte a animar a tus alumnos a descubrir los libros, porque
resultan motivadoras e interactivas. Los siguientes recursos te serán de utilidad para conseguirlo:
1. Comprensión lectora con aula Planeta. En la plataforma y el Banco de contenidos de aula
Planeta encontrarás recursos específicos de comprensión lectora, antologías de textos literarios y
otros muchos documentos de diversas tipologías y en diversos formatos para trabajar los procesos
cognitivos propios de la comprensión de un texto y también los hábitos de lectura.

2. Propuestas de libros en PlanetaLector. Esta completa web recomienda lecturas por nivel
educativo, con comentarios y guías de lectura que pueden resultarte muy útiles a la hora de elegir
un libro para tus alumnos.

3. Recursos de lectura comprensiva. Multitud de enlaces a lecturas y cuadernos de trabajo para


tercer ciclo de Primaria recopilados por las aulas de apoyo del Colegio Maria Reina Eskola de San
Sebastián.

4. Guías de lectura. Organizadas por títulos, para trabajar diversos libros en el primer ciclo de
Secundaria.

5. Proyecto Cíceros. Aplicación online descargable con materiales de animación a la lectura y


análisis de textos para ESO y Bachillerato.

6. Clic clic clic. Cuentos interactivos para atraer a los más pequeños al mundo de los libros. Iván y
Navi está aconsejado para niños de 3 a 6 años y El mundo al revés, para niños de 6 a 8 años.

7. Actividades de animación a la lectura. Con recomendaciones generales e ideas para niños por
edades: de 2 a 6 años, de 6 a 9 y de 9 a 13 años.

8. Caja de las palabras mágicas, Propuestas lúdicas, cuentos e ideas para fomentar la lectura en
Primaria.

9. Cuentos del mundo. Una sencilla web con cuentos ilustrados para practicar la lectura en
Primaria y aprender sobre otras culturas.

10. Seis historias para pensar. Cuentos en video con textos sobreimpresos (también disponibles en
inglés), para Primaria, y actividades para trabajar después. Otra opción son estos cuentos
populares de Castilla y León, también para Primaria, que incluyen audios con ilustraciones, el texto
en PDF y algunas propuestas complementarias, como dibujos o juegos.

Motivar a los jóvenes

Estas son algunas sugerencias para entusiasmar a los chicos que están entrando en la adolescencia
con la lectura:

Busque material de lectura que puedan interesar a sus hijos. Utilice sus intereses y hobbies como
punto de partida. Por ejemplo, si les interesa la computación o los autos, puede ofrecerles libros,
revistas y catálogos sobre estos temas.
Ponga a disposición de los chicos en diferentes partes de su casa toda clase de material de lectura:
libros, revistas, historietas y diarios.

Muchos chicos (y padres) consideran que la lectura es algo "serio" y quizás "aburrido". Rompa con
esta manera de concebir la lectura. Permítase disfrutar junto con ellos un libro de chistes, una
historia contada con acertijos o un material escrito con sentido del humor.

Disponga de un lugar especial para que sus hijos guarden sus libros.

Presente la lectura como una actividad que permite lograr diferentes propósitos: informarse sobre
un tema de interés, aprender un hobby, planificar un viaje, entretenerse, conocer diferentes
puntos de vista sobre un tema.

Establezca un horario para leer en familia, independientemente de la tarea escolar. Por ejemplo, 20
minutos antes de dormir, después de la cena, o en cualquier otro horario.

Comparta con sus hijos sus impresiones y opiniones sobre materiales que usted haya leído.

Si su hijo está interesado en la lectura de un material (libro, revista, historieta), proponga que lea
en voz alta algún párrafo interesante para disfrutarlo juntos. Recuerde que no se trata de corregir
su lectura, sino de compartir sus impresiones sobre lo leído.

Lea en voz alta a sus hijos, especialmente si alguno de ellos siente que no puede leer bien. El placer
de escucharlo leer, puede generar interés y entusiasmo por los libros y la lectura.

Recuérdeles que no es necesario que terminen de leer un libro, si no lo desean. Pueden dejar de
leerlo después de unas páginas o de un capítulo y continuarlo más tarde. No trate de convencerlos
de que lo terminen si no quieren. Proponga a sus hijos mayores leer a los más chicos. Seguramente
les gustará mostrar sus habilidades de lectura y sentirse importantes ante una audiencia que los
admira. Compartan juegos que involucren la lectura. Busque juegos en lo que haya que formar
palabras, leer cartas, interpretar consignas.
Cuando pasean, propóngales entrar a una librería. Exploren juntos la sección de libros para
jóvenes. Pídale al encargado que le sugiera libros y revistas que sus hijos puedan disfrutar.

Cuando tenga que hacer regalos, si es posible, obsequie libros y revistas teniendo en cuenta los
intereses de sus hijos.

Enriquezca las experiencias positivas de lectura de sus hijos. Por ejemplo, si su hijo disfrutó un libro
sobre dinosaurios, propóngales visitar un museo o ver una película sobre el tema. Organice una
salida al cine para ver una película basada en un libro que hayan leído.

Fuente: Reading Is Fundamental, Inc