Está en la página 1de 389

ISSN 1667-6750

MEMORIAS

IX Congreso Internacional de Investigación


y Práctica Profesional en Psicología
XXIV Jornadas de Investigación
de la Facultad de Psicología
XIII Encuentro de Investigadores
en Psicología del MERCOSUR
“Psicología, Culturas y Nuevas Perspectivas”
Buenos Aires, 29 de noviembre a 2 de diciembre de 2017

PSICOLOGÍA SOCIAL, POLÍTICA Y COMUNITARIA


TOMO 1

FACULTAD DE PSICOLOGÍA
UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
AUTORIDADES DE LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Decana
Prof. Lic. Nélida C. Cervone
Vicedecana
Prof. Dra. Lucía A. Rossi
Secretaria Académica
Prof. Lic. Nora Graciela Rosenfeld
Secretario de Investigaciones
Prof. Mg. Martín J. Etchevers
Secretaria de Posgrado
Prof. Dra. Isabel M. Mikulic
Secretario de Coordinación Administrativa
Cdor. Gastón Mariano Valle
Secretaria de Extensión, Cultura y Bienestar Universitario
Prof. Lic. Nora Beatriz Vitale
Secretario de Consejo Directivo
Prof. Dr. Osvaldo H. Varela

CONSEJO DIRECTIVO

Claustro de Profesores

Titulares Suplentes
Rossi, Lucía Arminda Kufa, María Del Pilar
Michel Fariña, Juan Jorge Stasiesjko, Halina
Laznik, David Alberto Metz, Miriam Isabel
Sarmiento, Alfredo José Azaretto, Clara
Grassi, Adrián Claudio Cardenas Rivarola, Horacio
Peker, Graciela Mónica Nuñez, Ana María
Donghi, Alicia Inés
Lombardi, Gabriel Herberto

Claustro de Graduados

Titulares Suplentes
Quattrocchi, Paula Raquel Gartland, Cristina
Rojas, María Alejandra Korman, Guido Pablo
Llull Casado, Verónica Gabriela Jaume, Luis Carlos
Rey, Mariano Gustavo Macha, Mónica Fernanda

Claustro de Estudiantes

Titulares Suplentes
Duek, Dalila Mara Peña, Camila
Gutierrez, Ezequiel Doyel Perez Mereles, Martín
Gottardo, Mariana Lia Maurente, Carolina Lourdes
Arienti, Luciano Orlando Brat, Nehuen Diego

Representante de APUBA
Cabral, Sergio

Ediciones de la Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires


2
Av. Independencia 3065 - Código Postal C1225AAM - Ciudad de Buenos Aires, República Argentina. Tel / Fax: (54 11) 4952-5490 / Email: congreso@psi.uba.ar
AUTORIDADES
IX Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología
XXIV Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología
XIII Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR

Presidente Honoraria
Decana Prof. Nélida Cervone

Presidente
Prof. Mg. Martín Etchevers

Coordinador
Prof. Dr. Osvaldo Delgado

INTEGRANTES DE LA COMISIÓN ORGANIZADORA


Claustro de Profesores Claustro de Graduados Subsecretario de Investigaciones
Prof. Clara Azaretto Lic. Pablo Radusky Dr. Cristian J. Garay
Prof. Dr. Alejandro Dagfal Dra. Julieta Bareiro
Prof. Claudio Ghiso Lic. Julián Ortega

COMITÉ CIENTÍFICO
Aguerri, María Esther Keegan, Eduardo Perrotta, Gabriela
Aisenson, Gabriela Kohan, Ana Politis, Daniel
Aksman, Gloria Korman, Guido Puhl, Stella
Allegro, Fabián Kufa, Pilar Quattrocchi, Paula
Alomo, Martín Leibson, Leonardo Ragau, Rita
Barreiro, Alicia Llull Casado, Verónica Raznoszczyk, Clara
Berger, Andrea Lombardi, Gabriel Rodriguez, Flabia
Biglieri, Jorge Lowenstein, Alicia Rojas Breu, Gabriela
Brizzo, Analía Lubian, Elena Rojas, Alejandra
Burín, Débora Luchetta, Javier Ros, Cecilia
Calzetta, Juan José Lutereau, Luciano Rosales, Guadalupe
Cassullo, Gabriela Macchioli, Florencia Ruetti, Eliana
Cebey, María Mazzuca, Roberto Ruiz, Guillermo
Crespi, Melina Mazzuca, Santiago Saavedra, Ma. Eugenia
Cryan, Glenda Miceli, Claudio San Miguel, Tomasa
De Olaso, Juan Michel Fariña, Juan Jorge Sarmiento, Alfredo
Dominguez, María Elena Muñoz, Pablo Schejtman, Fabián
Donghi, Alicia Muraro, Vanina Siderakis, Melina
Etchezahar, Edgardo Murillo, Manuel Sotelo, Inés
Fernández Liporace, Mercedes Nakache, Deborah Stasiejko, Halina
Fernández Zalazar, Diana Naparstek, Fabián Stefani, Dorina
Filippi, Graciela Nuñez, Ana Varela, Osvaldo
Galibert, María Oiberman. Alicia Vazquez, Liliana
García Labandal, Livia Paolicchi, Graciela Wainstein, Martin
Grassi, Adrián Pawlowickz, María Pía Wald, Analía
Ibarra, Florencia Peker, Graciela Wittner, Valeria
Jaume, Luis Pelorosso, Alicia Ynoub, Roxana

El contenido, opiniones y el estilo de los trabajos publicados, previamente aprobados por el Comité Científico son exclusiva responsabilidad de los autores, y no debe considerarse
3
que refleja la opinión de la Facultad de Psicología de UBA.
INDICE

PSICOLOGÍA SOCIAL, POLÍTICA Y COMUNITARIA

TRABAJOS LIBRES
ANÁLISIS HISTÓRICO-CRÍTICO DEL CONCEPTO DE IDEOLOGÍA EN PSICOLOGÍA SOCIAL
Abdala Grillo, María Soledad; Ferrer, Carina Del Carmen; Rueda, Ezequiel ........................................................................................ 12

LA PRÁCTICA DEPORTIVA EN CLUBES BARRIALES: UN ESPACIO EN LA VIDA COTIDIANA DE LOS NIÑOS


Aguiriano, Vanina Mariela; Luzzi, Ana María ..................................................................................................................................... 17

EL TRABAJO DE CAMPO COMO HERRAMIENTA DIDÁCTICA DE LA CURRÍCULA UNIVERSITARIA


Alves, Romina Jennifer; Ribas Somar, Ignacio; Marasco, Victor Manuel ............................................................................................ 21

PROYECTO DE ACOMPAÑAMIENTO ENTRE PARES EN EL SERVICIO DE SALUD MENTAL DEL HOSPITAL “PARMENIO T. PIÑERO”
Aued Santi, Julieta; Bianco, María Paula; Díaz, Pablo Germán; Gargiulo, Verónica; Grela, Mariana; Iarussi, Natalia Daniela;
Méndez, Martina; Pinus, Denise Yanina; Rabade, Berenice; Vidal Quera, Rosario ............................................................................... 25

DESCRIBIENDO PRÁCTICAS CREATIVAS DE SALUD/SALUD MENTAL INTEGRAL QUE SE ARTICULAN EN PROCESOS PARTICIPATIVOS
EN RED
Bang, Claudia .................................................................................................................................................................................. 30

LAS FORMAS AUTOGESTIVAS EN EL TRABAJO Y LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA, EN EL CONTEXTO DE LAS NUEVAS
MODELIZACIONES DEL ESTADO
Bazán, Claudia Iris ........................................................................................................................................................................... 34

ATENCION DE LA SALUD Y LA ENFERMEDAD EN COMUNIDADES NASA: PRÁCTICAS, SIGNIFICADOS Y DESENCUENTROS


Benavides, Juliana ........................................................................................................................................................................... 39

ABORDAJE INTEGRAL DE LOS CONSUMOS PROBLEMÁTICOS


Bordoni, Maria Flavia ....................................................................................................................................................................... 44

ANÁLISIS DE LA PRÁCTICA DE INTERNAMIENTO DE JÓVENES A CAUSA DEL CONSUMO DE SUSTANCIAS: UN FRAGMENTO


DE LOS ITINERARIOS TERAPÉUTICOS
Cabello Alvarez, Leonardo Senen; González Loyola Pérez, María Xochitl Raquel ................................................................................ 47

LAS REPRESENTACIONES SOCIALES ACERCA DE LA POLÍTICA, I ETAPA


Camisassa, Elena; Bustos, Claudia Marcela ...................................................................................................................................... 51

PSICOLOGÍA COMUNITARIA Y EXTENSIÓN UNIVERSITARIA: NARRATIVAS, DIÁLOGOS DE DISCIPLINAS E INTERVENCIONES CON


ENFOQUE DE DERECHOS
Casares, Luciana; Colanzi, Irma; Malagrina, Julieta Karen ................................................................................................................ 55

DEL PROTAGONISMO A LA DESOLACIÓN: LA AMBIVALENCIA DE SENTIMIENTOS EN CONTEXTOS DE ALTA VULNERABILIDAD


E INESTABILIDAD LABORAL
Cazes, Marcela; Robertazzi, Margarita ............................................................................................................................................. 60

DERECHO AL CUIDADO DE PERSONAS MAYORES Y SISTEMA PREVISIONAL ARGENTINO: ENCUENTROS Y DESENCUENTROS


Ceminari, Yanina .............................................................................................................................................................................. 66

POLÍTICAS PÚBLICAS Y CIRCUITOS DE SALUD EN COMUNIDADES QOM DE LA PROVINCIA DE FORMOSA, ARGENTINA


Ceriani, Sara Victoria ........................................................................................................................................................................ 71

PARAFILIAS: LA DEGENERACIÓN DEL DSM


Cermelo, Renata .............................................................................................................................................................................. 76

NO HAGO CLÍNICA, ¿PERO ENTONCES QUÉ HACÉS? NO SÉ


Cesana, Agustina ............................................................................................................................................................................. 79

LA PROPIEDAD DEL PERDÓN


Conte, Desire ................................................................................................................................................................................... 83

4
EL SANTO PIDE SANGRE. LA REFERENCIA A SAN LA MUERTE EN EL DISCURSO DE PERSONAS PRIVADAS DE SU LIBERTAD
Del Carlo, Cristian Ariel .................................................................................................................................................................... 86

INTERVENCIONES PSICOSOCIALES CON PERSONAS EN SITUACIÓN DE CALLE


Di Iorio, Jorgelina; Seidmann, Susana; Rigueiral, Gustavo Javier; Gueglio Saccone, Constanza Lucía; Mira, Federico Enrique;
Rolando, Silvana Valeria; Ghea, Marcos ............................................................................................................................................ 90

SIGNIFICADOS Y PRACTICAS SOBRE “LO MASCULINO”, SEGÚN LAS MASCULINIDADES EMERGENTES


Eyheremendy, Graciela Ana .............................................................................................................................................................. 94

DIVERSIDADES SEXUALES: PUNTUACIONES SOBRE ALGUNOS MOMENTOS DE DEVENIRES TRANS


Eyheremendy, Graciela Ana; Sánchez, Mariana; Giusto, Luisina María; Fernández, Ana María ......................................................... 100

MATERNIDADES Y PATERNIDADES EN ADOLESCENTES ESCOLARIZADOS/AS: FACILITADORES Y OBSTÁCULOS EN SUS


TRAYECTORIAS EDUCATIVAS
Fernández Romeral, Juliana ........................................................................................................................................................... 106

DE UNA INSISTENCIA EN LOS RELATOS DE SÍ: DEVENIRES DIVERSOS


Fernández, Ana María; Ortiz Molinuevo, Santiago; Casas, Maria Belen; Giusto, Luisina María .......................................................... 110

“LA PALABRA ES FUNCIÓN DE RECONOCIMIENTO” (LACAN, J.: 1954) ALGUNOS LINEAMIENTOS PARA PENSAR UNA PALABRA QUE,
EN LO SOCIAL CREEMOS, NOS HACE FALTA
Fuentes Esparza, Mariela ............................................................................................................................................................... 115

REPENSANDO EL VOLUNTARISMO EN LAS INFANCIAS INSTITUCIONALIZADAS PARA PROMOVER NUEVOS PENSABLES


DESDE UNA PERSPECTIVA DE DERECHOS HUMANOS
Gastaminza, Florencia Aldana ........................................................................................................................................................ 119

NIVELES DE ANSIEDAD Y PERCEPCIÓN DE RENDIMIENTO EN INTÉRPRETES MUSICALES


Goijman, Jennifer Judith ................................................................................................................................................................ 123

UNA EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO UNIVERSITARIO EN LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA, CREANDO LAZOS ENTRE UNIVERSIDAD
Y COMUNIDAD
Guldris, Marina; Bang, Claudia; Barile, Chiara ................................................................................................................................. 127

PRÁCTICAS DE CUIDADO DE LA SALUD MENTAL ENTRE PARES EN HOMBRES ADOLESCENTES DE SAN ANTONIO
DE LA CAL, QRO.MEX
Hernández Nava, Hernando; Garbus, Pamela .................................................................................................................................. 130

ALGUNOS PROCESOS PSICOSOCIALES OBSERVADOS DENTRO DE PROYECTOS LUDICOS COMUNITARIOS


Hoffer, Arian ................................................................................................................................................................................... 134

INTERACCIÓN ENTRE ORGANIZACIONES Y REDES SOCIALES: ASPECTOS SUBJETIVOS Y VINCULARES


Hulka, Ana Cecilia; Bernao, Federico Daniel .................................................................................................................................... 138

¿VISIBILIZACIONES INVISIBILIZADAS?
Illuminati, Daniel Antonio ................................................................................................................................................................ 142

ACCESIBILIDAD A SERVICIOS DE SALUD PÚBLICA EN EL EJERCICIO DEL DERECHO A LA REPRODUCCIÓN MEDICAMENTE


ASISTIDA
Kreis, Maria Manuela; Lavarello, Maria Laura ................................................................................................................................. 146

DEL PANÓPTICO AL LABERINTO: ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL


Kunst, Miguel; Travnik, Cecilia ........................................................................................................................................................ 150

DISCURSOS SOBRE DISCAPACIDAD E IDENTIDADES COLECTIVAS


Lentini, Ernesto .............................................................................................................................................................................. 154

AUTOPERCEPCIÓN Y PERCEPCIÓN SOCIAL DE LOS BENEFICIOS Y LAS DIFICULTADES EN EL USO DE DISPOSITIVOS TECNOLÓGICOS
EN LOS ADULTOS MAYORES DE BUENOS AIRES
Lipper, Marina ................................................................................................................................................................................ 159

EXIGIBILIDAD DE DERECHOS EN MUJERES PARTICIPAN EN MOVIMIENTOS SOCIALES URBANOS DE ARGENTINA:


LA EXPERIENCIA SOCIAL DEL NI UNA MENOS
Longo, Roxana Gabriela ................................................................................................................................................................. 163

5
MUJERES EN SITUACIÓN DE CALLE: INVISIBILIZADAS Y ESTIGMATIZADAS. ESTUDIO DE CASO DE UN DISPOSITIVO DE
ATENCIÓN INNOVADOR
Longo, Roxana Gabriela; Lenta, María Malena; Zaldúa, Graciela ..................................................................................................... 168

SOLIDÃO, TECNOLOGIA E INVERSÃO DE VALORES COM BASE NA PIRÂMIDE DE MASLOW


Maia De Oliveira, Rosa Maria; Figueira, Agostinho .......................................................................................................................... 173

CENTROS SOCIOEDUCATIVOS DE RÉGIMEN CERRADO: HISTORIZAR PARA COMPRENDER EL PRESENTE


Maiello, Adrián Aníbal ..................................................................................................................................................................... 177

PSICOLOGÍA SOCIAL APLICADA: RAZONES PARA LA UTILIZACION DE UN ABORDAJE PSICOSOCIAL EN EL CAMPO DEL DEPORTE
Majul, Debora ................................................................................................................................................................................ 180

REFLEXIÓN SOBRE LOS APRENDIZAJES HORIZONTALES DE EXTENSIONISTAS RURALES DE MISIONES:


¿HABERSE CRIADO EN ÁMBITOS RURALES LOS FAVORECE EN SU LABOR?
Martinez, Manuela Rocío ................................................................................................................................................................ 184

CONSTRUCCIÓN DE UNA ESCALA DE ACTITUDES Y CONOCIMIENTOS ACERCA DEL USO DE GLIFOSATO, PARA LA ARGENTINA
Mathot Rebolé, María Inés; Bianqui, Vanina Paola; Landini, Fernando Pablo; Domínguez, Claudia Isabel ......................................... 188

REPRESENTACIONES SOCIALES DE LA AUTORIDAD EN LA ESCUELA E INMIGRACIÓN: EL CASO DE LA COMUNIDAD BOLIVIANA


MARPLATENSE
Molinari, Juan Martín ..................................................................................................................................................................... 192

CONDICIONES DE EXISTENCIA, REGISTROS ECOLOGICOS Y ESTADOS DE DOMINACION. PROBLEMÁTICAS DEL CUIDADO EN LAS
INSTITUCIONES DE EXISTENCIA
Montenegro, Roberto Raúl ............................................................................................................................................................. 197

DEFINICIONES SOBRE RELIGIOSIDAD Y ESPIRITUALIDAD EN JÓVENES


Oñate, María Emilia; Menghi, María Soledad; Moreno, José Eduardo .............................................................................................. 201

MULTIPLICANDO BUENAS PRÁCTICAS EN SALUD MENTAL INFANTIL: DESDE LA DEMANDA POR LA ATENCIÓN CLÍNICA HACIA LA
CONSTRUCCIÓN DE UNA ESTRATEGIA DE INTERVENCIÓN COMUNITARIA
Parra, Marcela Alejandra ................................................................................................................................................................ 205

LA DIMENSIÓN CLÍNICA DE UN DISPOSITIVO COLECTIVO EN SALUD MENTAL DESTINADO A NIÑ@S PEQUEÑ@S Y SUS FAMILIAS
Parra, Marcela Alejandra ................................................................................................................................................................ 210

PROYECTO 17: UNA EXPERIENCIA DE INTEGRACIÓN LABORAL PARA USUARIOS DEL HOSPITAL BORDA, REALIZADA POR ESTUDIANTES
UNIVERSITARIOS
Pereyra, Gonzalo; Poroyán, Melina; Rivero, Valentina ...................................................................................................................... 217

TRAUMA Y TERRORISMO DE ESTADO. UN ESTUDIO CRÍTICO DEL ABORDAJE DESDE LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA
Piasek, Sebastián Luis; Noailles, Gervasio ...................................................................................................................................... 221

EL DERECHO A LA SALUD MENTAL DE LAS PERSONAS REFUGIADAS Y SOLICITANTES DE ASILO. PSICOPATOLOGIZACION DEL
SUFRIMIENTO PSIQUICO: EL SINDROME DE ULISES ¿UNA ALTERNATIVA A LAS NOSOGRAFIAS PSIQUIATRICAS CLASICAS?
Quercetti, Florencia ........................................................................................................................................................................ 225

DEL LATINO INDOLENTE AL CAMPESINO “EXISTENTE”. ESCUELA DE LA FAMILIA AGRÍCOLA (EFA) Y “ESTRATEGIAS DE EXISTENCIA”
EN EL ÁMBITO RURAL CHAQUEÑO
Rotman, Joaquin ............................................................................................................................................................................ 230

GÉNERO Y SALUD: ESTUDIO SOBRE LA DOBLE JORNADA LABORAL EN LAS MUJERES Y SU RELACIÓN CON EL AUTOCUIDADO
DE SU SALUD
Saavedra, Lucia Daniela ................................................................................................................................................................. 236

CREENCIAS DE TRABAJADORES DE LA SALUD DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES SOBRE MIGRANTES INTERNOS


E INTERNACIONALES PROVENIENTES DE LAS REGIONES “ANDINAS” Y GUARANÍ”
Sabino, Carlos Daniel ..................................................................................................................................................................... 239

NO ESTAMOS TODOS: UN ESTUDIO EXPLORATORIO SOBRE LA REPRESENTACIÓN EN EL IMAGINARIO SOCIAL ARGENTINO


DE LOS DESAPARECIDOS EN DEMOCRACIA EN PERSONAS DE 20 A 30 AÑOS EN BUENOS AIRES
San Martín, Diego; Vysotska, Anastasia; Muras, María Clara; Lombardo, Agustin; Neibert, Noelia; Poterala, Giselle ......................... 244

PROCESOS DE INSTITUCIONALIZACIÓN DEL GÉNERO EN EL ESTADO: ARGENTINA Y LA VIOLENCIA


Schonfeld, Barbara ........................................................................................................................................................................ 249

6
POLÍTICAS DE AÇÕES AFIRMATIVAS NA VIDA SOCIAL BRASILEIRA
Silva, Marcos Antonio Batista Da .................................................................................................................................................... 253

LA VIRALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA: EL ROL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN LA MULTIPLICACIÓN DE CASOS


Soto, Romina; Meinardo, Florencia; Fiotti, Julieta; Chausovsky, Iván ............................................................................................... 257

PRÁCTICAS INCLUSIVAS SOCIO-HABITACIONALES: PROGRAMA RESIDENCIAL DEL HOSPITAL BORDA


Tisera, Ana; Lohigorry, José Ignacio; Siedl, Alfredo Claudio José; Paolin, Carla; Pelosi, Daiana Ayelen; Gonzalez, Maribel;
Bruno, Marina ................................................................................................................................................................................ 262

PROFESIONALES DE LA SALUD MENTAL INFANTOJUVENIL: REPRESENTACIONES SOBRE SU PRÁCTICA A PARTIR DE LA LEY


NACIONAL DE SALUD MENTAL
Torricelli, Flavia; Huerin, Vanina ...................................................................................................................................................... 267

VIOLENCIAS HACIA LAS MUJERES EN SITUACIÓN DE CALLE


Tortosa, Paula Inés ......................................................................................................................................................................... 270

DISPOSITIVOS PENALES JUVENILES: UN CAMPO DE TENSIONES Y CONTRADICCIONES


Travnik, Cecilia .............................................................................................................................................................................. 275

LA JUEGOTECA COMO PROYECTO DE EXTENSIÓN HACIA EL CAMBIO SOCIAL A PARTIR DE APRENDIZAJES COMPARTIDOS
Ulivarri, Paula ................................................................................................................................................................................. 279

REDES DE CUIDADO DE PERSONAS CON ENFERMEDAD ONCOLÓGICA AVANZADA CON ATENCIÓN PALIATIVA:
MAPEOS ANALÍTICOS PRELIMINARES
Veloso, Verónica; Gonzalez, Natalia Carolina; Merediz, Pilar; De Lellis, Silvina; Tripodoro, Vilma ...................................................... 289

ESTIGMA: CUERPO-CARÁCTER-HERENCIA: SU INCIDENCIA EN LOS JÓVENES INFRACTORES A LA LEY PENAL


Vitale, Nora Beatriz; Liberotti, Juan Ignacio .................................................................................................................................... 294

EL CONCEPTO DE FAMILIA MULTIPROBLEMATICA Y LA MEDICION DE SU FUNCIONALIDAD/DISFUNCIONALIDAD


Wainstein, Martin; Wittner, Valeria .................................................................................................................................................. 298

LA FORMACIÓN DEL AYUDANTE ALUMNO EN LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA DE LA UBA


¿QUÉ REPRESENTACIONES SE PONEN EN JUEGO?
Xantakis, Ines; Cornejo, Romina Alejandra; Comatto, Noelia Magalí ................................................................................................ 302

POSTERS
LA EXPERIENCIA EN UN PROGRAMA DE EXTENSIÓN UNIVERSITARIA DESDE EL ROL DEL ESTUDIANTE
Ben Tovim, Jochay; Campano Davies, Maria Eugenia; Grasso, Jimena; Romero Donoso, Yamila Vanesa .......................................... 307

EVALUACIÓN DE LAS ACTITUDES HACIA EL POPULISMO EN EL CONTEXTO ARGENTINO


Biglieri, Jorge; Etchezahar, Edgardo; Ungaretti, Joaquín; Rodriguez, Flabia Andrea ......................................................................... 308

SALUD MENTAL, INSTITUCIONES PÚBLICAS Y PRÁCTICAS PROFESIONALES. VALIDACIÓN DEL INSTRUMENTO


Bueti López, María Aldana .............................................................................................................................................................. 309

EVALUACIÓN Y PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA: UNA EXPERIENCIA CON ADOLESCENTES DEPORTISTAS DE ALTO RENDIMIENTO
Celsi, Ignacio; Otero, Carla; Knauerhase, Lucas; Alvarez Iturain, Analía Roxana; Raimundi, María Julia ........................................... 310

ANÁLISIS SISTÉMICO DE LA PELÍCULA SUBMARINE Y SU RELACIÓN CON LA ETAPA DE GALANTEO EN LOS JÓVENES ARGENTINOS
Díaz, Carlos Gastón; Manubens, Rocío Tamara; Mendl, Sebastián ................................................................................................... 311

LA PERCEPCIÓN DE LOS ADOLESCENTES SOBRE LAS REPERCUSIONES DE LAS REDES SOCIALES EN LA SUBJETIVIDAD
Marra Rosa, Gabriel Artur ............................................................................................................................................................... 312

PERSONAS MAYORES . ¿CÓMO SE DENOMINAN EN ARTÍCULOS CIENTÍFICOS?


Mingorance, Daniel Luis; Amor, Gabriela Beatriz; Alvarez, Hemilse; Etkin, Claudia ........................................................................... 314

REPRESENTACIONES SOCIALES DE LA HISTORIA Y VALORES


Muratori, Marcela; Zubieta, Elena Mercedes ................................................................................................................................... 315

RELACIONES ENTRE EL INDIVIDUALISMO–COLECTIVISMO, EL INTERÉS POR LA POLÍTICA, LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA


Y EL APOYO A LA DEMOCRACIA
Rodriguez, Flabia Andrea; Quattrocchi, Paula; Cervone, Nélida; Etchezahar, Edgardo ...................................................................... 316

7
ACCIONES POLÍTICAS EN EL ÁMBITO UNIVERSITARIO: MODALIDADES Y POSICIONAMIENTOS DIFERENCIALES
Torres Stöckl, Cynthia María .......................................................................................................................................................... 317

UNIVERSO REPRESENTACIONAL Y PERSONAJES POLÍTICOS EN POBLACIÓN UNIVERSITARIA DE TUCUMÁN


Torres Stöckl, Cynthia María; Zubieta, Elena Mercedes ................................................................................................................... 319

ANÁLISIS BIBLIOMÉTRICO Y CONCEPTUAL A PARTIR DE UNA REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA DE AUTOEFICACIA Y RENDIMIENTO


DEPORTIVO
Ursino, Damian; Cirami, Lautaro; Barrios, Raul Miguel; Katz, Ezequiel Ignacio; Villa, Javier.............................................................. 321

CONTEXTOS DE VULNERABILIDAD PSICOSOCIAL EN MUJERES PRIVADAS DE SU LIBERTAD


Wittner, Valeria ............................................................................................................................................................................... 322

RESÚMENES
CRITERIOS DE SELECCIÓN DE PAREJA EN PERSONAS TRANSGÉNERO
Aristegui, Inés ................................................................................................................................................................................ 325

IMPACTO DE LA LEY DE IDENTIDAD DE GÉNERO EN MUJERES TRANSGÉNERO DE ARGENTINA


Aristegui, Ines; Radusky, Pablo David; Zalazar, Maria Virginia ......................................................................................................... 326

ACTITUD HACIA LAS MINORÍAS EN ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS


Aune, Sofía .................................................................................................................................................................................... 327

EL GAP DE LA FELICIDAD
Aune, Sofía; Attorresi, Horacio Félix ................................................................................................................................................ 328

ABORDAJE DE LA NIÑEZ Y PROMOCIÓN DE DERECHOS EN INSTITUCIONES EDUCATIVAS


Avila, Gabriela Alejandra; Cisnero, Maria Fernanda; Martin, Lucila; Villemur, Paula Eliana ................................................................ 329

LO IMAGINARIO, REVISITADO
Barrera, Adrián ............................................................................................................................................................................... 331

CARACTERÍSTICAS PSICOLÓGICAS Y RENDIMIENTO DEPORTIVO EN REMEROS DEL SELECCIONADO ARGENTINO


Barrios, Raul Miguel; Ursino, Damian ............................................................................................................................................. 333

UN ESTUDIO EMPÍRICO SOBRE EL BIENESTAR DE LOS PASAJEROS DEL SUBTERRÁNEO DE BUENOS AIRES
Beramendi, Maite Regina; Romero Gianotti, Maria De Los Angeles; Valle, Pablo Jorge; Alvarez, Marta Alicia ................................... 334

PROPICIANDO UN MICROCLIMA DE TERNURA: ESPACIO SUBJETIVANTE DE JUEGO Y LITERATURA


Bloj, Ana María; Ronchese, Cristina Mariel ..................................................................................................................................... 335

HACIENDO HABLAR A LAS PAREDES


Boczkowski, Ionatan ...................................................................................................................................................................... 336

CUERPOS Y MEMORIAS: DISCONTINUIDADES A TRAVÉS DE LO COMUNITARIO


Bork Vega, Adela ............................................................................................................................................................................ 337

LA POLÍTICA COMO GESTIÓN DE LA COSA PÚBLICA. RESULTADOS PRELIMINARES DE INVESTIGACIÓN


Bruno, Daniela Silvana; Barreiro, Alicia Viviana ............................................................................................................................... 338

ACCESIBILIDAD Y PRODUCCIÓN SUBJETIVA


Chairo, Luciana .............................................................................................................................................................................. 339

LA INTERSECTORIALIDAD EN LA GESTIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS DE PROTECCIÓN INTEGRAL DE LA NIÑEZ:


PROGRAMA VERANO JOVEN
D’angelo, Marcela .......................................................................................................................................................................... 340

MODELO COLABORATIVO PARA LA APROPIACIÓN DE LAS TIC EN UN CONTEXTO DE VULNERABILIDAD SOCIAL


Da Silva Ramos, Mónica Elena ....................................................................................................................................................... 342

TALLERES COMUNITARIOS: DEL PADECIMIENTO A LA RE-CREACIÓN A TRAVÉS DE LAS ARTES


De Gemmis, Vicente Jose ............................................................................................................................................................... 343

EL CENTRO DE SALUD COMO UN ESCENARIO DE JUEGO COMPARTIDO


De Gemmis, Vicente Jose ............................................................................................................................................................... 344

8
IDENTIDAD Y DIVERSIDAD SEXUAL EN PERSONAS CON DISCAPACIDAD DESDE UNA PERSPECTIVA DE GÉNERO
De La Fuente, Jesica Viviana; Barbieri, Adrián Osvaldo ................................................................................................................... 345

PRÁCTICAS Y SABERES DE PROFESIONALES DE LA SALUD DE UN CESAC SOBRE SALUD MENTAL, GÉNERO Y DIVERSIDAD
De La Fuente, Jesica Viviana; Barbieri, Adrián Osvaldo; Santiago, Tomás; Píccoli, Jorgelina De Las Nieves;
Marastoni, Victor ............................................................................................................................................................................ 347

SALUD MENTAL Y CONTEXTOS DE ENCIERRO PUNITIVO: ANÁLISIS DE ESPACIOS DE INTERVENCIÓN CON MUJERES PRIVADAS
DE SU LIBERTAD
Del Manzo, María Belén ................................................................................................................................................................. 349

LOS VIOLENCIAS Y SU IMPACTO EN NIÑ@S Y ADOLESCENTES


Denegri, Adriana; Blanco, Mercedes; Fernàndez Knudsen, Marianela Marta; Gonzalez Sendin, Maria Lucia .................................... 351

EL ABORTO COMO PROBLEMA DE SALUD. UNA EXPERIENCIA EN EL PRIMER NIVEL DE ATENCIÓN


Deza, Mailen .................................................................................................................................................................................. 352

EFECTOS SUBJETIVOS DE LOS PROCESOS DE CRIMINALIZACIÓN Y CONSTRUCCIÓN DE LA PELIGROSIDAD EN ADOLESCENTES


QUE HAN TRANSITADO POR EL SISTEMA POLICIAL
Dosil, Inés ...................................................................................................................................................................................... 353

REPRESENTACIONES SOCIALES DE LA GUERRA DE MALVINAS: IDEAS Y FIGURAS ASOCIADAS


Fernández, Omar Daniel; Sosa, Fernanda Mariel; Kreizer, Nadia; Torres, José Alejandro .................................................................. 355

AUTORIDAD EN LA ESCUELA: REPRESENTACIONES Y CONSTRUCCIONES EN ESTUDIANTES DE ÚLTIMO AÑO DE EDUCACIÓN


SECUNDARIA EN UNA ESCUELA PRIVADA EN LIMA, PERÚ
García Blesa, Fernando .................................................................................................................................................................. 356

REHABILITACION PSICOSOCIAL EN PACIENTES CON PADECIMIENTO MENTAL GRAVE ALOJADOS EN UNA CASA DE MEDIO CAMINO
García Rey, Marcela; Rodríguez Novillo, Cynthia Carolina ................................................................................................................ 357

SALUD MENTAL EN EL PRIMER NIVEL DE ATENCIÓN, MUNICIPIO DE LA PLATA


Garzaniti, Ramiro ........................................................................................................................................................................... 358

LA CONFORMACIÓN DE LA IDENTIDAD EN LA SOCIEDAD ACTUAL


Gimenez, Agustina ......................................................................................................................................................................... 360

FRECUENCIA DE EJERCICIO FÍSICO Y BIENESTAR PSICOLÓGICO: ¿AFECTA LA PERCEPCIÓN DEL DESEMPEÑO?


González Insua, Francisco; Delfino, Gisela Isabel ............................................................................................................................ 361

LAS CARACTERÍSTICAS DE LA IDENTIDAD ÉTNICA DE LOS PADRES Y LA ESPECIFICIDAD DE LOS MIEDOS DE LOS NIÑOS
EN LAS FAMILIAS DE MIGRANTES
Konstantinov, Vsevolod ................................................................................................................................................................... 362

INTERSECCIONES POSIBLES ENTRE SALUD Y EDUCACIÓN


Kornblit, Cecilia .............................................................................................................................................................................. 363

ELUCIDAR LOS SENTIDOS ACERCA DE LA INFANCIA INSTITUCIONALIZADA REPENSANDO LAS PRÁCTICAS EN UN HOGAR
CONVIVENCIAL
Kreis, Maria Manuela; Gastaminza, Florencia Aldana ...................................................................................................................... 364

RESTITUCIÓN NARRATIVA: ANÁLISIS SEMIÓTICO-DISCURSIVO DE UNA ANTOLOGÍA INFANTIL INSPIRADA EN RELATOS


AUTOBIOGRÁFICOS DE NIETOS RECUPERADOS EN LA POSTDICTURA
Lluch, Maité ................................................................................................................................................................................... 365

TEMAS A LOS QUE SE RELACIONA A LOS Y LAS ADOLESCENTES EN LOS TITULARES DE LOS DIARIOS EL PAÍS, EL OBSERVADOR
Y LA DIARIA DE SETIEMBRE A NOVIEMBRE DE 2014, PERIODOS ANTERIOR Y POSTERIOR AL PLEBISCITO PARA BAJAR LA EDAD
DE IMPUTABILIDAD EN URUGUAY
Magariños, Tatiana ......................................................................................................................................................................... 367

EL AMOR EFÍMERO EN LOS TIEMPOS ACTUALES


Marascio, Carolina ......................................................................................................................................................................... 369

APUNTES PRELIMINARES PARA UN ANÁLISIS INSTITUCIONAL DE LA NOCIÓN DE POSVERDAD


Melera, Gustavo ............................................................................................................................................................................. 370

9
SOCIOANALISIS AHORA
Melera, Gustavo ............................................................................................................................................................................. 371

“PREVENCIÓN DE CONDUCTAS DE RIESGO EN INSTITUCIONES EDUCATIVAS”


PERSPECTIVAS DESDE EL ENFOQUE DE RESILIENCIA
Mercado De Leguizamon, Grichel ................................................................................................................................................... 372

TEMAS DE LA MEMORIA COLECTIVA DE LA CRISIS ECONÓMICA DE 2001 EN ARGENTINA


Muller, Felipe; Bermejo, Federico; Yomha Cevasco, Jazmin ............................................................................................................. 373

OS BENEFÍCIOS TERAPÊUTICOS DE INTERVENÇÕES LÚDICAS EM IDOSAS INSTITUCIONALIZADAS


Negri Ferrão Pagnota, Rosângela Maria; Bazanelli Prebianchi, Helena ............................................................................................ 374

REDES COMUNITARIAS Y SALUD PÚBLICA: PRAXIS COMUNITARIA EN EL TERRITORIO


Olcese, Martin; Coitinho, Analia; Benitez, Sebastián; Rios, Pablo Andrés; Anahi, Romero; Floridia, Ignacio Jesús;
Langhi, Marianela .......................................................................................................................................................................... 375

LA FRAGILIDAD DE LOS VÍNCULOS AMOROSOS EN LAS REDES SOCIALES


Oliverio, Emmanuel; Coriza, Paola .................................................................................................................................................. 377

APS Y SALUD MENTAL: LA INCORPORACIÓN DEL CONCEPTO DE CUIDADO COMO POLÍTICA PÚBLICA
Pambukdjian, Marina Fernanda; Parenti, Mariana ........................................................................................................................... 378

LA CONSTRUCCIÓN DE LA IDENTIDAD EN PERSONAS TRANS DEL ÁREA METROPOLITANA DE BUENOS AIRES


Rigueiral, Gustavo Javier; Seidmann, Susana ................................................................................................................................. 379

LA CLASE TRABAJADORA Y LA REALIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN MEDIA. LAS POLÍTICAS EDUCATIVAS:


EFECTOS Y CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS EN ESTE SECTOR SOCIAL
Sabino, Carlos Daniel ..................................................................................................................................................................... 381

¿INCIDEN LOS VALORES Y EL BIENESTAR EN LA PERCEPCIÓN NORMATIVA DE LOS TRABAJADORES?


Saggese, Luciana; Beramendi, Maite Regina .................................................................................................................................. 383

LA NOCIÓN DE ESPIRITUALIDAD EN EL JASIDISMO: UN ESTUDIO CUALITATIVO


Simkin, Hugo Andrés ...................................................................................................................................................................... 385

MEMORIA COLECTIVA DE LA GUERRA DE MALVINAS: EL ROL DE LAS CREENCIAS Y LAS EMOCIONES


Sosa, Fernanda Mariel; Mele, Silvia Viviana; Cejas, Lisandro Alberto ............................................................................................... 386

LA FAMILIA COMO AGENTE DE PREVENCIÓN PARA LA SALUD MENTAL


Traverso, Gregorio .......................................................................................................................................................................... 387

LAS PERCEPCIONES Y PRÁCTICAS EN RELACIÓN A LA MATERNIDAD EN EL EQUIPO DE SALUD DEL HOSPITAL


SANTA TERESITA-CERRILLOS Y LAS MUJERES QUE VIVEN EN LA LOCALIDAD DE CERRILLOS, SALTA, ARGENTINA
Ulivarri, Paula ................................................................................................................................................................................. 388

10
TRABAJOS LIBRES
ANÁLISIS HISTÓRICO-CRÍTICO DEL CONCEPTO
DE IDEOLOGÍA EN PSICOLOGÍA SOCIAL
Abdala Grillo, María Soledad; Ferrer, Carina Del Carmen; Rueda, Ezequiel
Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN the category of subject and quasi nonexistent that in such an epis-
El presente trabajo presenta los primeros avances del proyecto de tem-onto-logical context conceive ideology in a social-individual /
investigación en curso de la Cátedra de Psicología Social (UNLP) ideal counterpart -real.
sobre la problemática de la ideología en psicología social en tanto
disciplina y profesión. El objetivo es generar un aporte a los fun- Key words
damentos teóricos de dicha problemática produciendo una recon- Ideology, Social Psychology, Discipline And Profession
ceptualización del término. En esta primera etapa se relevaron pro-
ducciones de las Ciencias Sociales y de la Psicología Social para Introducción
caracterizar en tales fuentes los fundamentos epistemológicos en El presente trabajo se propone presentar el proyecto de investiga-
torno a la pertinencia, relevancia y actualidad de la problemática. ción en curso de la Cátedra de Psicología Social de la Facultad de
Nuestra concepción de ideología y, desde allí, de la crítica ideológi- Psicología (UNLP) denominado La problemática de la ideología en
ca, se distancia de versiones reduccionistas, tanto sustancialistas psicología social en tanto disciplina y profesión. El mismo deriva de
como idealistas, que la ven como algo separable y neutralizable. un proceso de investigación anterior en torno a la problemática de
Según el relevamiento preliminar no son numerosos los estudios la especificidad en Psicología Social.
que hayan problematizado las formaciones discursivas, las posicio- El proceso cursado dio lugar a una fase investigativa más concreta,
nes subjetivas y las prácticas objetivas ideológicas que atraviesan lo que posibilita problematizar a la psicología social como producto
a la psicología social, en el complejo de dos tensiones esenciales: de la división socio-técnica del trabajo e interrogar su estatuto pro-
individuo-sociedad / lo real-lo pensado, menos aún, los que abor- fesional en su doble determinación: por las demandas sociohistóri-
dan esta problemática a través de la teoría social crítica con el es- cas que le son socialmente puestas, y por el conjunto de respuestas
tatuto radical de la categoría de sujeto y cuasi inexistentes los que prácticas-interventivas y teórico-epistemológicas, las cuales son al
en tal contexto epistem-onto-lógico conciben a la ideología en un mismo tiempo ético-político-ideológicas.
cuadrante homólogo social-individual / ideal-real. Nuestra concepción de la ideología y, desde allí, de la crítica ideoló-
gica, se distancia de versiones reduccionistas, tanto sustancialistas
Palabras clave como idealistas, que ven a la ideología como una cosa aparte, se-
Ideología, Psicología Social, Disciplina, Profesión parable y neutralizable, lo que habilita a efectuar una interpelación
ideológica de la disciplina-profesión psicología social, concerniente a
ABSTRACT sus presupuestos epistemológicos y fundamentos teóricos, a sus dis-
CRITICAL HISTORICAL ANALYSIS OF THE CONCEPT OF IDEOLOGY IN positivos y procedimientos metodológicos, como así también, a sus
SOCIAL PSYCHOLOGY objetivos, técnicas y propósitos ético-políticos de sus intervenciones
The present work presents the first advances of the current re- profesionales. Es así que la problemática de la ideología en psicología
search project of the Chair of Social Psychology (UNLP) on the pro- social sólo adquiere actualidad y relevancia a condición de efectuar
blematic of the ideology in Social Psychology as a discipline and un análisis categorial crítico, sociohistórico y epistem-onto-lógico
profession. The objective is to generate a contribution to the theo- (López, 2015) del término ideología, conducente a una reformulación
retical foundations of this problem, producing a reconceptualization conceptual válida y eficaz para investigar dicha problemática.
of the term. In this first stage Social Sciences and Social Psycho- Como objetivo general proponemos generar un aporte a los funda-
logy productions were relayed to characterize in such sources the mentos teóricos de la problemática de la ideología en psicología so-
epistemological foundations around the pertinence, relevance and cial para ello se relevaron producciones teóricas y bibliográficas de
actuality of the problematic. Our conception of ideology and, hen- las Ciencias Sociales y de la Psicología Social de mayor presencia y
ce, of ideological criticism, distances itself from reductive versions, circulación en la región y se está trabajando en identificar y caracte-
both substantialist and idealistic, which see it as a separable and rizar en tales fuentes académicas los fundamentos epistemológicos
neutralizable thing. According to the preliminary survey, there are en torno a la pertinencia, relevancia y actualidad de la problemática
not many studies that have problematized the discursive forma- ideológica en el campo, para desde allí producir una reconceptuali-
tions, subjective positions and objective ideological practices that zación del término en el marco de los fundamentos de la Teoría So-
cross social psychology, in the complex of two essential tensions: cial que parta de la tradición teórica marxiana-althusseriana, asuma
individual-society / the real-thought, Even less, those who approach su crítica y renueve su sentido radical incorporando la problemática
this problem through critical social theory with the radical status of de la subjetividad al interior mismo de la psicología social.

12
En un segundo momento la tarea será indagar los modos específicos la ideología dominante constituye el medio de obtención del con-
de operar de la ideología cuando el psicólogo realiza su práctica. sentimiento de los dominados y oprimidos socialmente, adaptándo-
Los interrogantes que orientan la investigación en el nivel universal los al orden vigente. La ideología les arranca, además de la riqueza
se refieren al valor teórico actual de la noción de ideología, a su material, la aceptación, la adhesión espiritual.
estatuto categorial y a su función en la reproducción social y en la Más tarde en “El capital”, capítulo dedicado al fetichismo de la mer-
estructuración de la subjetividad individual, y en el nivel particular, cancía, Marx formula una nueva versión de la ideología, específica
se plantean en torno a la dimensión ideológica que opera en la de la sociedad capitalista: las relaciones sociales reales entre los
práctica efectiva de los psicólogos y en relación con los fundamen- seres humanos están regidas por las interacciones aparentemente
tos epistemológicos de una crítica ideológica en la producción de autónomas de las mercancías que producen; ellos crean productos
conocimientos en este campo. que a continuación escapan a su control y determinan las condi-
En función de esta problemática de investigación presentamos un ciones de su vida. Sus principales consecuencias ideológicas son:
desarrollo teórico en dos niveles, por un lado ideología: teoría social el ocultamiento del carácter social del trabajo y sus productos tras
y sujeto y ,por otro, ideología y Psicología social. la circulación de las mercancías, las operaciones fragmentadoras
de la sociedad por la lógica de la mercancía que obstaculizan apre-
Ideología: teoría social y sujeto henderla como totalidad (vulnerable a la crítica política) y la reifi-
Desde este nivel tomamos los desarrollos teóricos de Marx y En- cación de la vida social que ya no se percibe como un constructo
gels. Ellos parten de una premisa irrecusable: el hombre, antes de humano y, por lo tanto, como algo modificable por el hombre.
pensar en política, ciencia, arte o religión, debe comer, vestirse y Lo ideológico, entonces, no es simplemente una cuestión de per-
tener un techo; por ende: “no es la conciencia del hombre la que cepción distorsionada de los seres humanos que invierten el mun-
determina su ser, sino, por el contrario, el ser social lo que deter- do real en su conciencia para imaginar así que las mercancías
mina su conciencia”. No obstante, en determinadas condiciones controlan su vida. La inversión es ahora inherente a la propia rea-
sociales, las facultades, procesos y productos humanos escapan lidad social: las mercancías ejercen realmente un dominio tiránico
del control de los seres humanos y pasan a adoptar una existen- sobre las relaciones sociales. El efecto ideológico del fetichismo
cia aparentemente autónoma, y ejercen un poder dominante sobre de la mercancía consiste en que la mente refleja una inversión de
ellos, de forma que se someten a productos de su actividad como la propia realidad social. Ya no se trata, pues, únicamente de una
si fuesen una fuerza ajena. Los fenómenos sociales, al dejar de ser cuestión de (falsa) conciencia; ahora la ideología no es un asunto
reconocibles como resultados de proyectos humanos, se los perci- de la burguesía, sino que está anclada en la dinámica económica
ben como cosas materiales naturales y, por lo tanto, se acepta su cotidiana del sistema capitalista como totalidad.
existencia como inevitable. Por su parte, Althusser, al respecto de la ideología plantea que “la
La principal acepción moderna del término ideología; se trata de un sociedad” está constituida por tres dimensiones: la económica, la
“falsa conciencia” debido a causas y funciones sociohistóricas, y se política y la ideológica. configuradas según la función que cumplen
vincula conceptualmente con la reificación, en una lógica general en la estructura social de reproducción de las relaciones de produc-
de inversión y alienación. La tesis es que en cada época, las ideas ción. Toda formación social al mismo tiempo que produce, y para
de la clase dominante son las ideas dominantes: la clase que de- poder producir, debe reproducir las condiciones de su producción,
tenta el poder dominante en lo material constituye al mismo tiempo reproduciendo: las relaciones de producción existentes y las fuer-
su poder dominante en lo espiritual, para garantizar su propiedad y zas productivas (los medios de producción y la fuerza de trabajo).
sus intereses. Con lo cual, en la teoría social marxiana, en principio, Por lo tanto exige la reproducción de su sumisión a las reglas del
se disciernen dos sentidos de ideología, uno epistemológico y otro orden establecido, es decir, una reproducción de su sumisión a la
político. El primero remite al pensamiento idealista que olvida su ideología dominante, a fin de asegurar el predominio de la clase
origen social; y el segundo, a instrumentos de la lucha de clases, a dominante, también, por “la palabra”. Se trata de los aparatos ideo-
la ideología dominante como medio de dominación: las relaciones lógicos del Estado (AIE), religiosos, escolares, familiares, culturales,
materiales dominantes aprehendidas en cuanto ideas. jurídicos, políticos, sindicales, medios de información (prensa, ra-
Luego Marx formulará una caracterización de las formas ideológi- dio, tv, etc.). La cuestión es que la clase dominante, que como tal
cas -estatales- en las que los hombres se vuelven conscientes del detenta el “aparato del Estado”, no puede permanecer en el poder
conflicto económico y lo combaten, tales como legales, políticas, sin ejercer al mismo tiempo su hegemonía en los AIE. : dominan, y
religiosas, estéticas o filosóficas, ya sin referencia a formas “iluso- también convencen.
rias”, “quimeras”, “fantasías” o “falsa conciencia”. La clave es que Operan sobre todos y cada uno de los seres humanos idealizacio-
la reproducción de las relaciones sociales es un proceso eminen- nes morales, sistemas de valores, concepciones sobre la vida y la
temente político de reproducción de la dominación de clase, donde muerte, modelizaciones afectivas, modalidades de satisfacción,
las dominantes tienen en el Estado el instrumento privilegiado del frustración y sublimación sexuales, discursos y prácticas. Por lo
ejercicio de su poder en el conjunto de la sociedad; y junto con la tanto, están en juego condiciones económicas, políticas y, con-
reproducción de la dominación, se recrean también las formas mis- diciones psíquicas que son al mismo tiempo, indisociablemente,
tificadas que encubren la explotación, las cuales tienen la función condiciones ideológicas de reproducción. El núcleo fundamental de
política de presentar la desigualdad de clases como normal, como la tesis althusseriana es que la ideología consiste una interpelación
natural, destituida de conflictos y contradicciones. Y la difusión de de los individuos en cuanto sujetos, y las ideologías sólo existen

13
porque, precisamente, tienen la función de constituir en sujetos a misma del conjunto de la sociedad capitalista. Corresponde al
los individuos concretos, una interpelación que lleva al individuo a tercer momento, trans, donde la ideología es caracterizada como
reconocerse como sujeto, y este reconocimiento es el efecto ideo- efecto de la totalidad.
lógico fundamental. Ello explica cómo las relaciones sociales de-
terminan lo que, desde esta perspectiva estructuralista, se define Ideología y psicología social: estado actual del tema
como efecto-sujeto. Sujeto, en efecto, significa asujetado: soporte Hay numerosas producciones en psicología social que tematizan
de un deseo que no controla y portador de ideologías, en plural. El la ideología y la abordan como objeto de investigación en variados
uso del plural de ideologías es necesario ya que los sujetos jamás ámbitos sociales. Entre los antecedentes relevados, destacamos
se hallan asujetados a una sola ideología, sino a varias, más o me- los siguientes:
nos divergentes, más o menos antagónicas; se hallan asujetados a Tomás Ibáñez, uno de los principales representantes contemporá-
configuraciones ideológicas. neos de la corriente española de psicología social, ha desplegado
Luego, la función que cumplen las ideologías en los procesos de parte de sus producciones en torno al año 1968 con la llamada
reproducción social, es decir, las representaciones y sentimientos “crisis de los valores” -o sea, ideológica-, a la que le sucedió, la
de los sujetos, los valores e ideales por los que luchan, sus resig- reestructuración mundial de la producción que se inició en los años
naciones y rebeliones, etc., es contribuir a la perpetuación de las setenta, es decir, en un contexto general de crisis social. Crítico
formaciones económica-sociales, o bien, a su transformación. de la Psicología Social instituida, cuestiona radicalmente los fun-
De allí obtiene validez teórica nuestra concepción epistem-onto- damentos sobre los que se asentaba mayoritariamente la práctica
lógica de la ideología que situamos, como categoría mediadora científica de la Psicología Social. Considera que las tensiones esen-
evanescente entre lo social -la totalidad como formación socio- ciales que atraviesa la disciplina no se deben centrar en los pro-
histórica- y lo individual -la subjetividad de las partes-, al mismo blemas específicos que enfrenta (problemas teórico-metodológicos
tiempo que entre lo ideal o pensado (la totalidad, el orden simbólico, propios), sino enfatizar los problemas generales del conocimiento
lógica del significante-amo) y lo real (la falla constitutiva/falta en científico, especialmente en el campo de las ciencias sociales, de-
ser/represión primordial/causa ausente en lo simbólico/trauma). rivados de la persistencia, de la reproducción de los esquemas del
Pues bien, la inherente complejidad del concepto de ideología nos “ideal de inteligibilidad” que han guiado a la ciencia durante los
condujo al reconocimiento y a la aceptación de su polisemia cons- tres últimos siglos, y que ha marcado a la psicología social es-
titutiva, confirmando que esta peculiaridad del concepto es expre- tándar, es decir, dominante. Su alternativa consiste en proceder a
sión de la complejidad de los problemas que plantea, no reducién- una incesante deconstrucción crítica de los supuestos básicos que
dola a una de sus significaciones o a un sentido único -y por esa vía conforman dicho “ideal de inteligibilidad”.
evitar sus contradicciones-, sino de actualizar el impulso teórico de Serge Moscovici, referente de la corriente francesa de psicología
Marx de articular esa pluralidad de significaciones que porta. Ello, social, caracteriza el campo de la psicología social, no a partir de
en rigor, conduce inevitablemente a un nivel ontológico de indaga- una entidad propia, sino por, enfoque o (como él lo llama) “visión
ción, es decir, a emprender la tarea de identificar las expresiones de psicosocial”. Esta implica una lectura ternaria de la realidad huma-
la ideología constitutivas del ser social, “evitando el intento vano de na que, superando la reducción de la relación sujeto-objeto, intro-
pensar la realidad [de la ideología] mediante conceptos impotentes duce al otro o “alter” (representante de lo social) como mediador.
para sintetizar su efectiva diversidad”. Para este autor “…todos los fenómenos relacionados con la ideo-
Ahora bien, tomando a la categoría de ideología (a su derrotero so- logía y la comunicación, ordenados según su génesis, estructura y
ciohistórico y a su polisemia constitutiva), se pueden abstraer tres su función”, constituyen objetos de la Psicología Social. En Francia,
momentos dialécticos de un mismo proceso ascensional: fue Moscovici el pionero en la investigación de las representacio-
Ideología como ilusión de autonomía de la conciencia; como con- nes sociales: las que sirven para dar forma y hacer cognoscible la
junto de valores, ideas, creencias y cosmovisiones, productos de realidad, tanto física como social; ellas guían el comportamiento en
prácticas de significación y de procesos simbólicos con los que los tanto le dan un marco representacional en el que tendrá lugar. Se
sujetos individuales y colectivos “viven” sus prácticas sociales. Ilu- trata de fenómenos específicos que se relacionan con una forma
sión con sustancia: refleja de forma invertida las relaciones reales particular de entender y comunicar, un modo que crea tanto la rea-
de poder. Corresponde al primer momento, intra, donde la ideología lidad como el sentido común.
es abordada en sí misma. Por otro lado, fenómenos problemáticos ideológicos son los que ori-
Ideología como promoción y legitimación de los intereses estra- ginariamente atraen la atención de la denominada “Escuela de Chi-
tégicos opuestos de los diferentes grupos o clases sociales, do- cago” a principios de siglo XX, la corriente norteamericana de psi-
minantes o no, incluyendo o no distorsión y disimulo de la verdad. cología social: el interaccionismo simbólico. La ciudad de Chicago
Desplazamiento althusseriano del énfasis de la ideología en sí a su fue un paradigma de los problemas del desarrollo urbano en EEUU:
existencia material en los AIE. Corresponde al segundo momento, su gran crecimiento industrial atrajo oleadas de inmigrantes que
inter, donde la ideología es abordada en relación con otras ideolo- se hacinaban en barrios pobres. Las grandes oleadas migratorias
gías, concurrentes y antagónicas. europeas generan un encuentro entre dos culturas y situaciones de
Ideología como creencias falsas y engañosas, concebidas ya no discriminación, hacinamiento, desempleo, etc. De allí surgen sus
principalmente como una cuestión de falsa conciencia o percep- principales preguntas de tipo teórico y aplicado, que emergen di-
ción distorsionada, sino por derivación de la estructura material rectamente de la problemática del contexto social norteamericano.

14
Su surgimiento implica, desde el punto de vista epistemológico, el sona y a su actividad”.
origen del pragmatismo: corriente, conducida por John Dewey (filó- En oposición a esas versiones psicologistas de la psicología so-
sofo abocado a problemas sociales) y George Mead, que correlacio- cial, se indica que existe una tradición “más sociológica”, en la
na el significado de las ideas (la ideología) con sus consecuencias cual es relevante el papel de Mead (1934) y del interaccionismo
prácticas, que considera a las ideas como parte del devenir de la simbólico: “una referencia obligada para todos aquellos psicólogos
actividad. La interacción social es el proceso fundamental que per- sociales que pretendan superar las posturas individualista, ya que
mite comprender la conciencia (ideológica) de sí, el autoconcepto, su aproximación implica estudiar la experiencia y la conducta del
el cual en su transcurso se construye, mantiene y modifica. individuo en tanto que miembro que pertenece y forma parte de
En nuestro país, Enrique Pichon-Riviére se torna figura emblemáti- una estructura social”.
ca de la conformación de la corriente argentina de psicología social Pues bien, a diferencia del volumen de bibliografía especializada en
-de la tradición “grupalista”- en los años ’60 y ’70, En su escrito El psicología social que tematiza la pertinencia de la ideología dentro
proceso grupal, este autor sostiene: “La psicología social que pos- de su campo de problemáticas, puesto que su sentido elemental
tulamos tiene como objeto de estudio el desarrollo de una relación remite a “la tensión esencial de la psicología social” individuo-so-
dialéctica, la que se da entre estructura social y fantasía incons- ciedad, los antecedentes específicos detectados, relevados, no son
ciente del sujeto […] La psicología social a la que apuntamos se numerosos. “Específicos” significa aquí estudios desde la psicolo-
inscribe en una crítica de la vida cotidiana”. De este modo expresa gía social que hayan problematizado las formaciones discursivas
su propósito de romper con un cientificismo dominante y cons- ideológicas, las posiciones subjetivas ideológicas y las prácticas
truir una psicología que pudiese abordar al hombre-en-situación objetivas ideológicas que atraviesan a la misma psicología social,
y desde sus condiciones concretas de existencia, visualizando así puesta ahora en el seno, sino de un cuadrante complejo confor-
un elemento determinante para la constitución de lo psíquico, es mado, no por una, sino por dos tensiones esenciales: individuo-
decir el papel de lo social en la estructuración de la subjetividad sociedad / lo real-lo pensado.
y, por ende, de la(s) ideología(s). La incidencia de la variable de la O sea, no abundan estudios de psicología social que hayan transita-
determinación social, implica una reflexión sobre el orden histórico- do el movimiento de la reflexión en la que ella misma vuelve sobre
social en tanto es condición de posibilidad de emergencia de lo sí y mira críticamente su compromiso ideológico; menos aún, los
psíquico y determinante de formas de vínculos, de organización que abordan esta problemática a través de la teoría social crítica
familiar y grupal. Para Pichon-Riviére es en el terreno de la praxis en su encuentro con el estatuto radical de la categoría de sujeto.; y,
concreta, y no en el de la académica y abstracta Psicología Social, según el relevamiento preliminar efectuado o estado del arte, cuasi
desde donde surge el carácter instrumental y operacional en su inexistentes los que en tal contexto epistem-onto-lógico conciben
sentido más real, que se resuelve no en un círculo cerrado, sino a la ideología misma en un cuadrante homólogo social-individual /
en una continua realimentación de la teoría en confrontación con ideal-real.
la práctica y viceversa. De allí que la psicología social propuesta y De allí que nuestra indagación de la problemática de la ideología
desplegada se defina como crítica de la cotidianeidad, más aun, en psicología social cursa una necesaria fase del proceso investi-
como crítica ideológica radical del cotidiano. gativo consistente en el análisis histórico-crítico que desemboca en
Por otra parte, muy relevante resulta un artículo que comunica los la reconceptualización de la categoría en cuestión que, hundiendo
resultados de un proceso de investigación en torno al aporte de la sus raíces en la tradición teórica marxiana-althusseriana, asumirá
psicología social al conocimiento de la ciencia misma, realizado por su crítica y renovará su sentido radical a través de su articulación
docentes-investigadores de la Facultad de Psicología de la Univer- con la categoría Sujeto, al interior mismo de la disciplina-profesión
sidad Autónoma de Barcelona. En ese sentido, rescatan líneas de psicología social.
investigación en torno a las características personales de los/las De esta investigación en curso se espera deriven una serie de apor-
científicos/as en tanto individuos (tipos de razonamiento, capaci- tes originales al tema, en relación con la dimensión disciplinar, una
dades especiales como la creatividad), y en torno a los aspectos caracterización del estatuto actual de la categoría de ideología y la
cognitivos implicados en la actividad científica (programa cogni- generación de fundamentos epistemológicos de su pertinencia y re-
tivista que aúna los intereses de la filosofía, la epistemología y la levancia teórica con referencia al escenario mismo de su práctica.
psicología cognitiva). Con respecto a la dimensión profesional de la problemática en psi-
Los autores puntualizan que, cuando la psicología social ha mos- cología social, una descripción de los modos específicos de operar
trado su interés por la ciencia, lo ha hecho casi siempre, desde la ideología cuando el psicólogo social realiza su práctica.
unos parámetros excesivamente individualistas y psicologistas”; y Al mismo tiempo, por la naturaleza de la problemática investigada,
se señala la carencia de una perspectiva más social en este campo, permitiría transferir sus resultados a la comunidad profesional par-
razón por la cual “los psicólogos sociales críticos han tenido que re- ticular (psicología social) en sus diferentes ámbitos: locales, nacio-
currir a la sociología para encontrar formulaciones sobre la ciencia nales e internacionales.
y el conocimiento que les sean útiles”.
Un rasgo común atraviesa la diversidad y la heterogeneidad de te-
mas y resultados: una concepción conservadora, que “restringe y
reduce el concepto de lo social a una simple influencia contextual
[;] lo social aquí es una simple capa de barniz que afecta a la per-

15
BIBLIOGRAFÍA Lukács, G. (2007). Ontología del ser social. “Cuestiones metodológicas pre-
Althusser, L. (1984). Ideología y Aparatos Ideológicos del Estado. Ed. Nueva vias”. Ed. Akal, Madrid.
Visión; Buenos Aires. Mallardi, M. (2012). Cuestión social y cotidiano. Implicancias objetivas y
Cátedra de Psicología Social, Fac. de Psicología de la UNLP (2013). La pro- subjetivas de la sociabilidad capitalista. CEIPIL, Tandil. Cap. I
blemática de la especificidad en psicología social. Escuelas-matrices. Marx, C. y Engels, F. (1985). La ideología alemana. Ed. Pueblos Unidos,
Ponencia expuesta en el V Congreso Internacional de Investigación y Montevideo.
Práctica Profesional en Psicología. Facultad de Psicología de la UBA. Marx, C. (2008). El Capital. Siglo XXI; Buenos Aires.
Cátedra de Psicología Social, Fac. de Psicología de la UNLP (2014). La pro- Marx, C. (1971). Elementos fundamentales para la crítica de la Economía
blemática de la especificidad en psicología social. Artículo publicado Política (Grundrisse 1857-1858). Siglo XXI editores. Madrid.
en el Memorial de las Jornadas de Investigación del Programa Pro- Mead, G. (1960). Espíritu, Persona y Sociedad. Ed. Paidós, Bs. As.
mocional de Investigación de la Facultad de Psicología de la UNLP, Moscovici, S. (1991). Psicología Social I. “Introducción al campo de la Psi-
en el contexto de realización del Proyecto -cód. I21- dirigido por M. cología Social”. Ed. Paidós, Buenos Aires.
Zolkower y co-dirigido por C. Ferrer. Páez, D. et al (1992). Desarrollo histórico del objeto de la Psicología Social.
Cátedra de Psicología Social, Fac. de Psicología de la UNLP (2015). Progra- En “Teoría y Método en Psicología Social. Barcelona: Editorial Anthropos.
ma de Psicología Social. “Fundamentos”. Pichon-Rivière, E. (1975). El proceso grupal. Del psicoanálisis a la psicolo-
Cátedra de Psicología Social, Fac. de Psicología de la UNLP (2009). El dis- gía social (I). Ed. Nueva Visión, Bs. As.
positivo grupal en Psicología Social. Ficha de cátedra. Samaja, J. (2010). Epistemología y metodología. Eudeba. Bs. As.
Capdevila, N. (2006). El concepto de ideología. Ed. Nueva Visión; Buenos Samaja, J. (2001). Elementos ontológicos para investigadores.
Aires. Žižek, S. (2003). El sublime objeto de la ideología. Siglo XXI editores Ar-
Grüner, E. (2007). Las formas de la espada. Ed. Colihue, Bs. As. gentina.
Iamamoto, M. (2001). Servicio Social y división del trabajo. Cortés Editora, Žižek, S. (comp.) (1994). Ideología. Un mapa de la cuestión. Introduc-
San Pablo. ción: “El espectro de la ideología”. Fondo de Cultura Económica de
Ibáñez, T. (1990). Aproximaciones a la psicología social. Barcelona: Sendai. Argentina.
Ibáñez, T. (1992). La “Tensión Esencial” de la Psicología Social. En Páez, Žižek, S. (2011). El ocaso de las fantasías. Ed. Akal, Madrid.
Valencia. Zolkower, M. (2014). Ideología: la cuestión de los fundamentos teóricos de
Karsz, S. (1970). Lectura de Althusser. Ed. Galerna, Buenos Aires. la problemática de su ligazón con la producción de conocimientos en
López, A. (2015). ¡El Trabajo Social es un síntoma del capitalismo! Editorial ciencias sociales, en particular, en Trabajo Social. Proyecto de Tesis
Dynamis, La Plata. del Programa de Doctorado en Trabajo Social / Facultad de Trabajo
Social, UNLP.

16
LA PRÁCTICA DEPORTIVA EN CLUBES BARRIALES:
UN ESPACIO EN LA VIDA COTIDIANA DE LOS NIÑOS
Aguiriano, Vanina Mariela; Luzzi, Ana María
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Introducción
Objetivo: Este estudio se propone destacar el valor del deporte en la Los interrogantes que guían el presente trabajo surgen de una tesis
infancia, basándose en la hipótesis de que los niños que practican de Maestría en curso [i] , que está comprendida en un proyecto de
deporte reciben un impacto positivo en su salud bio-psico-social; investigación UBACYT [ii] que lleva a cabo el equipo de una cátedra
asimismo interesa considerar los clubes de barrio como escenarios universitaria.
propicios para que los niños amplíen sus lazos sociales. Método: Se El Servicio de Psicología Clínica de Niños (SPCN) dependiente de
analizaron los datos provenientes de un estudio exploratorio sobre la Segunda cátedra de Psicoanálisis: Escuela Inglesa (UBA) brinda
400 historias clínicas de niños y niñas entre 6 y 12 años de edad asistencia psicológica gratuita a niños de entre 3 y 12 años, cuyas
que consultaron en el Servicio de Psicología Clínica de Niños en familias no poseen cobertura de salud excepto la estatal, y que
el período 2011- 2016. Los resultados dan cuenta del estado de en su mayoría se encuentran en condiciones de vulnerabilidad
situación de los niños respecto de la inclusión en los clubes sociales psicosocial.
y deportivos barriales de la Localidad de Avellaneda. Discusión: es Para estos niños la escuela conforma la institución privilegiada que
necesario ampliar el estudio para indagar las dificultades de los nuclea un espacio de aprendizaje y socialización, además de ser el
adultos responsables – dentro del ámbito familiar y en los clubes- ámbito en que encuentran protección frente a situaciones de ries-
para que los niños accedan y permanezcan en los clubes barriales. go. Este estado de situación requiere el acceso a otros espacios
Se necesitan acciones que generen una transformación y que im- que favorezcan los lazos sociales y generen efectos positivos en la
pacten en igualdad de oportunidades para que los niños puedan salud de los niños.
incluirse en estos ámbitos. Por tal motivo resultó de interés conocer los espacios sociales des-
tinados a la práctica deportiva en Avellaneda, localidad bonaerense
Palabras clave donde funciona una de las sedes del SPCN.
Deporte, Clubes barriales, Infancia, Inclusión social En esta ponencia se presentan algunos resultados de un estudio
exploratorio que indaga la relación de los niños consultantes al
ABSTRACT SPCN con el deporte, específicamente su inserción en los clubes
THE SPORTS PRACTICE IN THE NEIGHBORHOOD CLUBS: A SPACE IN barriales, y rescata la voz de los adultos responsables de dichos
THE DAILY LIFE OF CHILDREN niños. La muestra está constituida por 400 historias clínicas de ni-
Objective: This article aims to highlight the value of sports in chil- ños escolarizados, entre 6 y 12 años de edad, consultantes en el
dhood. The main hypothesis is that children who play sports have período 2011-2016.
a positive impact on their bio - psycho – social health; it is also Se pretende construir conocimiento de las posibilidades reales de
interesting to highlight the importance of neighborhood clubs as este sector de la población infantil para el ejercicio del derecho al
environments for children to expand their social ties. Method: We deporte.
analyzed data from an exploratory study of 400 clinical records of
children between 6 and 12 old who requested a consultation at the El deporte un sano derecho
Clinical Child Psychology Service during 2011- 2016. Results give Es de amplio conocimiento la importancia del deporte para la salud
an account of the situation of the children with regard to the inclu- de los individuos, en especial para los niños. En las últimas déca-
sion in the Neighborhood Sports and Social Clubs, from Avellaneda das el Estado Argentino ha avanzado en el reconocimiento de los
district. Discussion: it is necessary to expand the study to investiga- derechos de los niños, entre ellos el derecho al juego, al ocio, al
te the difficulties of responsible adults - within the family and in the esparcimiento y al deporte[iii], considerándolos como una herra-
clubs - for children to access and stay in neighborhood clubs. It is mienta eficaz para lograr la inclusión y el pleno desarrollo. El de-
essential to produce actions that generate changes that impact on porte y los juegos físicos posibilitan avanzar hacia la promoción de
equal opportunities for children. derechos, ya que constituyen una actividad fundamental en la vida
de los niños que promueve un crecimiento saludable, favoreciendo
Key words el desarrollo del pensamiento crítico, el sentido de la amistad y el
Play, Sports, Neighborhood Sports and Social Clubs, Social Inclusion respeto por el otro (Unicef, 2014).
La sanción de la Ley Nacional 26.061 de Protección Integral de
los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes en su art. 20, la Ley
Provincial 13.298, la Ley Nº 26.206 de Educación Nacional y la Ley

17
del Deporte 20.655 en nuestro país, dan cuenta de un consenso ción social, cultural y lúdica, sumamente significativas para la vida
respecto del reconocimiento de los derechos de los niños al depor- actual de los niños y para su proyección a futuro; el deporte actúa
te, al juego y la recreación, entre otros. además como ritual cultural o transmisor de cultura (Gómez, 2007).
De modo tal que la práctica deportiva se convierte en una práctica
Los clubes de barrio escenarios donde se practica el deporte social que promueve y estimula valores para la convivencia, la par-
Respecto de los espacios sociales donde los niños puedan llevar a ticipación y la reconstrucción de un tejido social, construyendo un
cabo estas prácticas, los clubes aparecen como ámbitos privilegia- espacio en el que se aprende a convivir con otros (Gaviria Cortés,
dos; fundados en gran parte en la década del ’20, cumplen una fun- D., Arboleda Serna., 2009).
ción social de excelencia. En la actualidad se ha dado una apertura
formal a la creación y ejecución de diferentes programas desde El deporte y su valor social
dependencias nacionales, provinciales y municipales que otorgan El deporte radica en un derecho que poseen los niños. Si se con-
subsidios para mejorar la infraestructura de los clubes. De esta sideran las características de vulnerabilidad socioeconómica de la
manera el estado contribuye para que los clubes puedan continuar población consultante en el SPCN, es sumamente importante que
con sus funciones y garantizar el acceso al deporte y la recreación. estos niños puedan realizar una actividad deportiva, por fuera de la
La Ley Nacional N°27.098 sobre clubes de barrio y pueblo registra oferta de educación física que ofrece el espacio escolar.
un reconocimiento de las funciones que llevan a cabo estas insti- Se realizó un estudio empírico exploratorio, de tipo cualitativo y
tuciones que permiten que se transfiera en ayuda económica a las cuantitativo que permitió recabar cuántos niños realizan actividad
instituciones que favorezcan y prolonguen su funcionamiento. deportiva al momento de realizar la consulta, así como también co-
Otro aporte es el Programa Nacional de Deporte e Inclusión Social nocer por parte de los adultos responsables de estos niños el sen-
cuyos objetivos son: promover la inclusión social de los sectores tido o el valor que le otorgan a la práctica de un deporte para sus
vulnerables a través de la práctica de las Actividades Físicas y De- hijos, cuáles son los motivos por los cuáles los niños no lo practican
portivas y fomentar la Actividad [iv]Física y el Deporte como ins- y qué factores intervienen para que aquellos niños que se acercaron
trumentos de participación, movilidad social y mejoramiento de la a un club barrial para realizar un deporte no pudieran permanecer.
calidad de vida. (Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, 2013). En esta ponencia se presentan algunos resultados preliminares de
Asimismo el Programa Nacional de Clubes “Nuestro Club”, propone los datos recabados en 400 historias clínicas de niños escolariza-
fortalecer a clubes de barrio y organismos deportivos de base de dos entre 6 y 12 años de edad, que han consultado y finalizado la
todo el país, entendidos como centros de participación, desarrollo e evaluación psicológica en el SPCN en el período comprendido entre
inclusión (Ministerio de Desarrollo Social de la Nación; 2013). 2011 y 2016.

Diferentes abordajes teóricos acerca del deporte y los clubes Algunos resultados
de barrio La muestra (N= 400) está compuesta por 270 varones y 130 niñas.
Desde la teoría psicoanalítica el deporte es entendido como una De los 400 niños de la muestra, 110 niños realizaban actividades
sublimación secundaria que se sustenta en el desarrollo de la ca- físicas y/o deportivas al momento de la evaluación psicológica en
pacidad lúdica en el niño (Klein, 1921). Klein y Winnicott acuerdan el SPCN. Si bien por la dimensión de la muestra y por tratarse de
que la práctica de los deportes realizada con placer, constituyen una población clínica - en estudios posteriores se compararán re-
indicadores de salud mental. sultados con población no clínica- no es posible generalizar los re-
Huizinga (1938) describe que a fines del siglo XIX empieza a de- sultados, estos datos conducen a pensar que la inclusión de niños
sarrollarse el deporte. El juego se disciplina, se construyen reglas en espacios sociales por fuera de la jornada académica en las es-
más duras y se sistematiza perdiendo su carácter lúdico. En el jue- cuelas, es poco frecuente en esta población, considerando que en
go competitivo – a diferencia de la actividad lúdica- se encuentra el Partido de Avellaneda existen 147 clubes.
ausente la espontaneidad (Huizinga, 1938). Los adultos responsables mencionan que las actividades deporti-
Scheines (1998) entiende que … el deporte es una manifestación vas que los niños eligen son: fútbol, artes marciales, básquet, nata-
lúdica tardía. […] entraña la conciencia del propio cuerpo, sus li- ción, patín, hockey, gimnasia artística.
mitaciones y posibilidades. Practicar un deporte es desarrollar el El análisis de las historias clínicas también permitió identificar que
cuerpo, medirse con otros, batir récords. Implica la exigencia del el 14% de la muestra (N = 56) que al momento de la consulta no
propio cuerpo. […] el juego en cambio, es un proceso azaroso, de realizaban ninguna actividad deportiva, la habían efectuado en los
relativo fácil aprendizaje y con reglas claras (Scheines, 1998: 98). últimos años y la habían discontinuado.
La Carta Europea de Deporte en 1992, art 3, inciso 2. define al Cuando se indagó a los adultos responsables por la causa de la in-
deporte como cualquier forma de actividad física que, a través de terrupción de la actividad, se registraron respuestas diversas: pro-
participación organizada o no, tiene por objeto la expresión o mejo- blemas con los profesores por tener un trato muy exigente hacia
ría de la condición física y psíquica, el desarrollo de las relaciones los niños, considerar la actividad como muy competitiva, dispersión
sociales o la obtención de resultados en competición a todos los de los niños, problemas de conducta de los niños al momento de
niveles (Carta Europea de Deporte ,1992). realizar la actividad; penitencia o castigo de los padres hacia sus
El Comité Europeo del Desarrollo para el Deporte plantea que éste hijos por haber tenido conflictos en el vínculo con los pares; miedo
cumple cinco funciones: educativa, de salud pública, de integra- de los niños ante los desafíos que propone la actividad; expulsión

18
de la institución por problemas de conducta; problemas de salud Este estudio futuro permitirá conocer cómo es la vida cotidiana de
física; desinterés por la actividad deportiva o por un rendimiento los clubes y cómo se desarrollan las actividades deportivas a partir
acorde a lo que se espera. A su vez, dentro de este grupo, 20 adul- de la observación y de recabar las opiniones de los niños, de los
tos reconocieron que sus hijos les habían manifestado el deseo e profesores y de los directivos de los clubes barriales. Los resultados
interés por reiniciar la actividad y que no lo habían hecho. del estudio se utilizarán para proponer estrategias que promuevan
Los adultos consultados cuyos hijos no realizaron nunca una activi- la inclusión y faciliten la igualdad de oportunidades a los niños. La
dad deportiva mencionaron los siguientes motivos: no considerarlo posibilidad de incluir a los niños en los primeros años de escola-
importante para el niño, problemas económicos en la familia, falta ridad puede coadyuvar a mejores condiciones en su crecimiento
de disponibilidad horaria por parte de los adultos, problemas en la físico y mental.
pareja parental, lejanía, problemas de salud del niño.
NOTAS
Discusión: El deporte y el cuerpo [i] Tesis de Maestría: “Infancia y espacios de socialización. Un estudio
Los niños hoy se debaten entre el tiempo para jugar en presencia descriptivo de las actividades destinadas a los niños en algunos clubes
con sus pares, con otro tipo de juegos, en su mayoría on line, frente sociales y deportivos barriales de Gerli, partido de Avellaneda. Tesista: Lic.
Vanina Aguiriano. Directora: Prof. Lic. Ana María Luzzi. Maestría Problemá-
a imágenes que fluctúan en las pantallas. En los primeros, frente a
ticas Infanto-Juveniles. Facultad de Derecho, UBA.
las frustraciones hay “otros” para confrontar y también para con-
[ii] Proyecto 20020130100535BA “Estudio descriptivo de las intervencio-
solar y acompañar; en los últimos las frustraciones se debaten en nes del psicoterapeuta de niños. Análisis comparativo de las intervencio-
soledad, no hay otro que confronte, contenga o sostenga. nes en psicoterapia psicoanalítica individual, grupal, focalizada individual
A los adultos el mundo vertiginoso también los atraviesa y muchas y focalizada grupal”. Programación UBACyT 2014-2017. Directora: Prof.
veces, como se ha mencionado, los niños no concurren a las acti- Ana M. Luzzi
vidades deportivas porque sus padres no pueden llevarlos por falta [iii] Marco Legal y Político Nacional: Ley Nº 20655 (1974) del Deporte, Ley
de tiempo o por dificultades económicas del grupo familiar, porque N° 26.061 (2006) de Protección Integral de los
la distancia del hogar al club es muy grande y también porque en Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, Ley Nº 26206 (2006) de Edu-
muchas ocasiones no pueden o quieren estar en el club esperán- cación, Ley Nº 26462 (2008) - Juegos Evita, Ley Nº 26573 (2009) de Crea-
ción del ENARD Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo. Internacional:
dolos; a muchos padres les cuesta implicarse en las actividades
Carta Internacional de la Educación Física y el Deporte UNESCO (1978),
de sus hijos.
Convención sobre los Derechos del Niño (ONU, 1989), Declaración de Berlín
En este sentido hay niños que no pueden llegar al club y otros que
de la V Conferencia Internacional de Ministros y Encargados de la Educa-
llegan pero sienten la distancia del adulto; en ese espacio los ni- ción Física y el Deporte MINEPS – UNESCO (2013), Carta de Ottawa para
ños suelen quedarse solos y son los profesores, los delegados, las la Promoción de la Salud, Recomendaciones Mundiales Sobre Actividad
autoridades quienes los contienen, albergan, escuchan y ayudan Física para la Salud Organización Mundial de la Salud OMS (2010), Libro
emocionalmente, con prendas, acercándolos de sus casas al club y Blanco Sobre el Deporte (2007), Comisiones de Deporte en Sudamérica
llevándolos al club nuevamente. [iv] Ejemplo de estas acciones: el Programa “Los Barrios Viven” que ofrece
Esto conduce a pensar que la concepción que el adulto tiene res- asistencia Barrio en la provincia de Buenos Aires el cual forma parte de las
pecto de la importancia del deporte en la vida de los niños, re- políticas públicas deportivas en las provincias, dependiente del Consejo
percute de forma favorable o desfavorable para que el niño pueda Nacional de coordinación de Políticas Sociales. Presidencia de la Nación
y el Programa Municipal de Fortalecimiento para Instituciones Deportivas
acceder y permanecer en un club.
“Alentar” que se encuentra en funcionamiento desde 2010 en el Municipio
Algunos adultos mencionan que la decisión de llevar a sus hijos
de Avellaneda.
a los clubes es para alejarlos de las “pantallas”, o para evitar que
“vagabundeen” por la calle y se expongan a peligros. BIBLIOGRAFÍA
Por contrapartida, cuando el deporte o el club es desvalorizado el Aguiriano, V., y Luzzi A. (2014). Del juego a la práctica deportiva en clubes
adulto no tiene interés en ayudar ni colaborar para que su hijo pue- sociales y deportivos barriales como espacios de inclusión social. Lú-
da acceder al deporte. En ocasiones son los adultos quienes no dicamente, año 3(6), (octubre 2014), Buenos Aires (ISSN 2250-723x)
toleran que sus hijos no progresen en la actividad o que no sean primera versión recibida el 20 de Mayo; versión final aceptada el 20
convocados a una competencia y deciden la interrupción. de Agosto de 2014.
En el informe presentado por el Barómetro de la Deuda Social del Cáneva, V., y Mendoza, J. H. (2007). Clubes Sociales: Espacios de recons-
Observatorio de la UCA (Tuñón, 2016) se describe que los niños trucción y consolidación de identidades urbanas. Cuadernos de H
Ideas [En línea], vol. 1(1), consultado…; URL: http://perio.unlp.edu.ar/
que pertenecen a un estrato socioeconómico muy bajo registran el
ojs/index.php/cps/article/view/1365.
doble de probabilidad de no realizar actividades físicas deportivas
Carta Europea de Deporte (1992). Recomendación NºR (92)13 del Comité de
extraescolares, que sus pares del estrato medio alto. El déficit en Ministros a los Estados miembros sobre la Carta Europea del Deporte.
estas oportunidades de socialización en el campo del deporte trepa Adoptada por el Comité de Ministros el 24 de septiembre de 1992.
al 63,4% en el conurbano bonaerense. Comité Europeo para el Desarrollo del Deporte (1996). La función social del
Resulta de interés en el desarrollo de la tesis de maestría en curso deporte en la sociedad. Salud, socialización, economía. Síntesis de las
desvelar aquellas prácticas implícitas que se dan en los clubes, en investigaciones preparada para la 8ª conferencia de ministros euro-
las actividades deportivas cotidianas que generan la exclusión y peos responsables del deporte. Lisboa, 17-18 de mayo. Madrid, Minis-
llevan a que los niños dejen de realizarla. terio de Educación y Cultura de España. Consejo Superior de Deportes.

19
Galak, E. (2009). La relación del barrio con sus clubes. El caso de La Plata Malagamba, M. (2008). Los clubes sociales y los procesos de subjetivación
Fútbol Club. Globalización, deporte y desarrollo local, coord. Rodrigo en la modernidad tardía. Revista Trampas de la Comunicación y cultu-
Arboleda Sierra, Medellín: Funámbulos, Serie Expomotricidad nº 2, ra- N°61. Junio 2008.
(pp. 51- 69). ONU (1989): Convención sobre los Derechos del Niño. Disponible online en:
Gastaldo, E. (2012). Homo Ludens revisited: Huizinga y el deporte moderno. www.unicef.org.
Lúdicamente, año 1(1). (ISSN 2250-723X). Plan Nacional de Deporte Social. Disponible en: http://www.desarrolloso-
Gaviria Cortés, D. y Arboleda Serna, H. (2009). La práctica deportiva es- cial.gob.ar/Uploads/i1/Plan%20Nacional%20de%20 Deporte%20So-
cenario para la convivencia y la salud. Juego y Deporte: Reflexiones cial%2020132016%20correcci%C3%B3n%20Morresi.pdf
conceptuales hacia la inclusión. Medellín: Fenámbulos editores. Programa Nacional de clubes “Nuestro club”. Disponible en: http://www.
Isi, P. (14 de Marzo de 2014). Clubes son amores. [Mensaje de Blog]. Recu- desarrollosocial.gob.ar/nuestroclub/144
perado en: http: /fadipasionclubes.blogspot.com.ar/ Rosboch, M. E. (2006). Clubes Sociales: Espacios de reconstrucción y con-
Klein, M. (1921). El desarrollo de un niño. En Obras Completas. Tomo I (pp. solidación de vínculos urbanos. Buenos Aires: UNLP.
15-65). Buenos Aires: Paidós. Rosboch, M. E. (2012). Fomentar la inclusión: El club social como institu-
Ley 20.655, ley del Deporte. Disponible online en: http://www.desarrolloso- ción de raigambre popular. En Memorias del Congreso de periodismo y
cial.gob.ar/Uploads/i1/FamiliaArgentina/Ley N° 20.655-P. medios de comunicación. Mayo 2012. La Plata. Bs As.
Ley 26.061 de Protección integral de los derechos de las niñas, niños y Tuñón, I. (2015). Situación de la infancia en el quinto año del período de
adolescentes. Disponible online en: www.infoleg.gov.ar. Bicentenario : mayor protección social, privaciones y brechas de des-
Ley 26.206 Nacional de Educación. Disponible online: www.infoleg.gov.ar igualdad (2010,2011,2012,2013, 2014) / 1a ed. edición - Ciudad Au-
Ley 27098 - Régimen de Promoción de los Clubes de Barrio y de Pueblo. tónoma de Buenos Aires: Educa.
Disponible online en: www.infoleg.gov.ar Winnicott, D. (1942/1993). Por qué juegan los niños. En El niño y el mundo
Marcilese, A. (2009). Sociedad Civil y Peronismo: Los clubes deportivos en externo. (4ª ed.) (pp. 154-158). Buenos Aires: Lumen.
el período (1946-1955). Recorde: Revista de História do Esporte. Vol.
2(2). Brasil.

20
EL TRABAJO DE CAMPO COMO HERRAMIENTA
DIDÁCTICA DE LA CURRÍCULA UNIVERSITARIA
Alves, Romina Jennifer; Ribas Somar, Ignacio; Marasco, Victor Manuel
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Introducción
Esta propuesta ofrece una reflexión sobre la experiencia de pro- La propuesta didáctica de la cátedra de Psicología Social II (Ro-
ducción escrita de trabajos de campo, en el marco de la asignatu- bertazzi) incluye una experiencia de apertura a la comunidad y a
ra Psicología Social II (Cátedra Robertazzi), rescatando el ejercicio los problemas propios de la disciplina conocida como: “trabajo de
crítico y colectivo implicado en la elaboración de esa instancia de campo grupal”. Entre sus particularidades, promueve la investiga-
evaluación. Asimismo, se reflexiona sobre los desafíos que surgen ción en terreno a partir de los intereses de los alumnos, pues sólo
a partir del trabajo con grupos de alumnos, respecto al aprendizaje se determinan cuatro ejes iniciales, siendo los propios alumnos
de aspectos metodológicos y de co-construcción de sus investiga- quienes eligen el tema o la institución relevante. Esta modalidad,
ciones. En este sentido la reflexión se centra en el proceso de “en- al inicio de la carrera, los entrena en la redacción de comunica-
señaje” propuesto por Pichon-Rivière (1985), como un momento de ciones científicas, artículos y lenguajes usuales de la formación
construcción dialéctica y transformadora entre el par enseñante- profesional, iniciando un camino que en el grado culmina con la
aprendiente, donde la función de apoyo y sostén se revelará como presentación de la tesina. En cuanto a los docentes, se les pide
clave en la superación de eventuales obstáculos afectivos y epis- una modalidad de trabajo diferenciado según el propósito de cada
temológicos que pudiesen presentarse en el grupo, a fin de hacer trabajo, conversando en grupo acerca de los objetivos, los métodos,
concreto el rol del psicólogo social comunitario. En consonancia con los marcos teóricos; proporcionando bibliografía y sugerencias,
los temas propuestos, este trabajo articula el discurso de docentes además de cumplir el rol de coordinador.
y un ayudante-alumno, como reflejo de la citada construcción en En la actualidad existen dos entregas parciales del trabajo y una fi-
espiral, ejercicio crítico tan propio de nuestro quehacer. nal. En primer lugar una “planificación” en donde el grupo propone
un tema y una forma de abordarlo. A partir del análisis del material
Palabras clave se visualizan los obstáculos para poder continuar con el proyecto
Escritura académica, Procesos grupales, Enseñanza, Aprendizaje o modificarlo de ser necesario. A continuación existe una segunda
entrega parcial: el “informe de avance”. Allí el grupo expone los
ABSTRACT avances realizados, así como los obstáculos, con respecto al trabajo
FIELDWORK AS A DIDACTIC TOOL OF THE UNIVERSITY CURRICULUM en cuestión. Aquí aparecen entrevistas (no es necesaria la totalidad
This approach proffers a reflexión about the experience of making a de las mismas) que se utilizarán como materia prima a la hora de
fieldwork, as is proposed by the subject Social Psychology (Cathe- articular el material recabado con distintos autores propuestos por la
dra Robertazzi) at Psychology School of the University of Buenos Ai- cátedra. Finalmente el grupo entrega un “informe final”, al modo de
res, focusing on the group critical excersice involved in the making una tesis de grado, y luego lo defiende en un coloquio grupal.
of that evaluation. It also reflects on the challenges that arise from A lo largo de los años los docentes y ayudantes hemos aprendido
working with groups of students, regarding learning methodological con los alumnos como vencer obstáculos, ayudar y orientar me-
aspects and co-construction of their research. In this sense, the jor en esto que Pichon-Rivière (1985) describiera como proceso
reflection focuses on the process of “teaching (enseñaje)” proposed de “enseñaje”, relación dialéctica entre enseñar y aprendizaje, en
by Pichon-Rivière (1985), as a moment of dialectical and transfor- donde ambos se ven mutuamente modificados.
mative construction between the teacher-learner pair, where the Otro punto a destacar de la experiencia es que busca hacer con-
role of upholder and support will be revealed as key in the overco- creta algo de la praxis del profesional en ámbitos sociales y comu-
ming of eventual affective and epistemological obstacles that could nitarios. Aquí los alumnos podrán, desde el comienzo de la carrera,
appear in the group, in order to concretize the role of the community vislumbrar diferentes áreas de inserción del psicólogo, como por
social psychologist. In line with the proposed themes, this paper ejemplo la comunitaria.
articulates the teachers’ discourse and an assistant-student, as a
reflection of the aforementioned spiral construction, a critical exer- Objetivos del trabajo de campo
cise so typical of our work. ·· Brindar herramientas para la confección de la tesis a los alumnos
·· Hacer concreto el rol del psicólogo social comunitario
Key words ·· Mejorar las herramientas metodológicas y de escritura de los
Academic writing, Group processes, Teaching discentes
·· Superar los obstáculos epistemológicos y afectivos que pueda
atravesar el grupo

21
La dinámica de los Grupos Operativos y los obstáculos y aprendizaje que el alumno realiza respecto a poder enunciar(se)
La dinámica de trabajo propuesta para la confección del trabajo y enunciar la realidad de los fenómenos sociales abordados en su
de campo es la de los “grupos operativos” propuesta por Pichon- construcción. Específicamente, nos referimos al contacto con un
Rivière. La función del docente es la de hacer de coordinador para: género discursivo que, resultando muchas veces novedoso, coloca-
favorecer la comunicación, posibilitar la tarea, señalar los obstá- rá al estudiante en una posición no muy diferente a la de aprender
culos que puedan surgir y brindar herramientas técnicas para la un nuevo idioma: el del discurso académico.
realización del trabajo. De ese modo, cada uno de los miembros del grupo entrará en un
En palabras de Pichon-Rivière (1985) podría sintetizarse el rol del quehacer de familiarización con un tema, estilo y composición,
coordinador: configurados bajo un criterio coherente y cohesivo, materia de la
“El coordinador actuaba como orientador, favoreciendo la comuni- plasmación textual (Bajtin, 1993).
cación grupal y tratando de evitar la discusión frontal.” En este punto vale recordar que la asignatura corresponde al
Es frecuente que en los dispositivos grupales surja el conflicto, ya primer año de plan de estudios, particularidad que demanda un
sea por la elección del tema como por algún momento del proceso mayor énfasis en la promoción de una elaboración crítica de las
y las ansiedades que el mismo despierta. Los obstáculos afectivos producciones, a fin de propiciar una reflexión capaz de circular en
imposibilitan la tarea y ponen al grupo en lo que el autor determina los planos metacognitivo y metalingüístico. Así, mientras el grupo
“pre-tarea”. Allí aparecerá el coordinador para intentar destrabar teje sus conocimientos respecto a un fenómeno u objeto social, se
dicha situación. descubre a sí mismo en otra posición enunciativa y comienza a
“En estas técnicas grupales la función del coordinador o copensor reconocerse en el uso de otros términos, no sin antes pasar por un
consiste esencialmente en crear, mantener y fomentar la comuni- extrañamiento de sí, frente a la novedad de poder reconocerse en
cación, llegando ésta, a través de un desarrollo progresivo, a tomar otro campo y frente a otros.
la forma de una espiral, en la cual coinciden didáctica, aprendizaje, Aquí se apela también al aprendizaje de la captación y sensibiliza-
comunicación y operatividad.” ción al momento del encuentro con aquellas otredades abordadas
Consideramos que el avance del proyecto se da de forma “espirala- en la toma de las entrevistas, punto crucial del tejido del trabajo
da”, lo que Pichon-Rivière (1985) denomina “espiral dialéctica”, es de campo donde cobran mayor relevancia los planteos de Montero
decir, existen momentos de avance y otros de regresión necesarios (2001). Para muchos grupos este paso suele vivenciarse con entu-
para la comprensión del fenómeno. El grupo acumula experiencias siasmo, mas no sin interrogantes y ansiedad, se trata de una expe-
y procesa el material para en un momento dar un “salto cualitativo” riencia que podría pensarse al modo de práctica inicial, oportunidad
y alcanzar una nueva comprensión tanto del fenómeno social abor- de complementar un discurso con los datos semiológicos de la ob-
dado como del funcionamiento grupal. servación. En este punto, vale mencionar que el hecho de consi-
“El aprender a pensar, o mayéutica grupal, constituye la actividad derar el lenguaje no verbal en la situación de entrevista, adquiere
libre del grupo, donde no deben regir exclusiones sino situaciones en varios casos el carácter de una revelación, descubrimiento que
de complementariedad dialéctica (síntesis). Esto implica impulsar abre una nueva dimensión de análisis tan propia de nuestra praxis.
la formación de la espiral.” En este sentido también podría ubicarse la labor de la transcripción
Generalmente, a lo largo del cuatrimestre, se van resolviendo con- del material de entrevistas, cuando se dispone de la posibilidad de
flictos, superando obstáculos y esto se ve reflejado a lo largo de grabar un encuentro, ya que acostumbra ser un momento igual-
las distintas entregas. Por una cuestión de tiempo y singularidad mente novedoso, aún más cuando se pasa a reparar en los efectos
de los integrantes de cada grupo, algunos llegan más lejos en el que un discurso tiene respecto a la constitución subjetiva de cada
proceso que otros. Vale mencionar también las contingencias que uno, junto con la consideración de la dimensión lenguajera de los
pueden presentarse durante el desarrollo del trabajo: cantidad de objetos[1] y sus efectos-afectos, singulares de cada quien.
clases, tiempo que el grupo le dedica a la tarea, disidentes, canales De ese modo, y al momento de tejer el desarrollo de los trabajos, el
de comunicación intragrupal y con el docente (además del cara a grupo inicia un recorrido en el que se presentan las tensiones lógi-
cara los alumnos cuentan con medios virtuales para comunicar sus cas de arribar a consensos y tomar direcciones. Son momentos en
inquietudes), entre otras. los que el pasaje a la tarea puede significar un desafío o amenaza,
Sintetizando lo expuesto en palabras de Pichon-Rivière (1985): de cara al apremio que representa el acotado tiempo del que se
“Podemos resumir las finalidades y propósitos de los grupos ope- dispone para poder entregar la producción. En este sentido, y como
rativos diciendo que la actividad está centrada en la movilización docentes comprometidos con el proceso grupal, es que se resca-
de estructuras estereotipadas, dificultades de aprendizaje y co- ta la dimensión del sostén[2] y apoyo en dicha tarea, acentuando
municación, debidas al monto de ansiedad que despierta todo la posibilidad de introducir en el espacio de tutoría de trabajo de
cambio (…).” campo una vertiente lúdica, a fin de que el grupo consiga sortear y
elaborar sus ansiedades. Se trataría de un proceso de habilitación,
El aprendizaje de un nuevo discurso: el académico en el sentido de poder apropiarse de los términos, conceptos y de
“Teoría y práctica se integran en una praxis concreta, adquiriendo ese modo, probar y probarse las palabras como si fueran trajes,
ésta su fuerza operativa en el campo mismo del trabajo, en for- modos de posicionarse frente al mundo.
ma de logros determinados que siguen una espiral dialéctica.” En Del mismo modo puede pensarse en el trabajo de poder recono-
esta dirección, podemos situar también el trabajo de aproximación cer teoría y práctica como dos caras de la misma moneda, como

22
dimensiones asibles, materialidades disponibles para emprender el paso empírico necesario que, en momentos sucesivos, sentará
el tejido del que se nutrirán en el tejido dialéctico y dialógico que las bases del manejo teórico de los mismos. Si la actividad no es
representa la construcción del trabajo de campo. Este carácter tomada como un mero requisito y, por tanto, no se la toma como
productivo[3] del campo de la investigación psicosocial suele sor- un “como si”pueden obtenerse muchos conocimientos que quedan
prender y comprometer a los grupos, ya que pasan a descubrirse por fuera del programa de la materia y que enriquecen la cursada
en una tarea de asentamiento de saberes, momentos creativos y de la misma. Por eso es fundamental que la elección del tema/
creadores de micro revoluciones, en los que se pasa a comprender problema se haga en base a una inquietud compartida, en mayor o
la vertiente política implicada en toda producción de conocimiento menor medida, por la totalidad de los integrantes.
(Montero, 2001). Puede pensarse, que implícito en la tarea hay una formación éti-
ca. El estudiante deberá poder reconocer la presencia de un otro,
La mirada del discente que sin tener en cuenta su formación, es poseedor de un conoci-
Sería interesante pensar la instancia de Trabajo de Campo como un miento que le permitirá reconstruir los saberes que se le intentan
proceso de co-construcción de un saber a partir de, al menos, dos transmitir. Y reconocer a varios otros, en su singularidad, con los
frentes: el docente y el campo. Se utiliza el término co-construcción cuales llevará a cabo esa construcción y que aportan puntos de
y no transmisión de un conocimiento para indicar que ese saber vista distintos, pero no menos enriquecedores. Todo esto sucede si
no es algo dado. Es una instancia pasible de ser deconstruida y el trayecto es llevado a un plano ideal. Es imperiosa la necesidad
reconstruida para evitar, lo que Castoriadis (1997) llama, cristaliza- de que uno como alumno se pregunte qué es lo que hace, por qué,
ciones de sentido: entendidas aquí en términos de la transmisión de para qué y cómo va a hacerlo. Siempre tiene que tener presente a
un conocimiento por la transmisión misma, a modo de un elemento muchos otros a los cuales va a influir. Es necesario que adopte una
que se mueve de un lugar a otro y sólo ocupa un espacio en los postura reflexiva.
cuerpos, como si gozara de cierta materialidad que sólo sirve a No abordar al trabajo de campo como “una instancia más de eva-
fines de ser reproducida. Y no por una modificación subjetiva que luación”, sino como un proceso en el cual un marco teórico y meto-
debería ocurrir a quién lo recibe, y que a la vez que es resignificado dológico brinda las herramientas para observar algún fenómeno de
por quién lo transmite. la realidad desde el paradigma de la complejidad, tal como lo plan-
Para poder concretar esa co-construcción, es necesario que el do- tea Morín (1995). Tomar conciencia del carácter multidimensional
cente pueda asumir una posición que quiebre con las asimetrías de la realidad, de las variables implicadas en ella, permite analizar
académicas. Adoptar una posición que traccione el conocimiento o la realidad por fuera de una lógica causal. Cuando se mencionan
fomente el uso de las herramientas con las que cuenta el alumno, variables implicadas, es fundamental tener en cuenta el trabajo en
sin obturar la potencia que cada uno pueda poseer. Una postura equipo. La realidad no es sólo lo que se analizará con la teoría. Es
que le permita al estudiante posicionarse de manera activa ante el un todo, y el trabajo en equipo es otra dimensión de ella y de la ta-
proceso de adquisición/ construcción de un saber. No obstante, se rea a desempeñar. El alumno también tiene que lograr romper con
observa que lo que habitualmente sucede es lo contrario. Se criti- la relación de asimetría para con sus compañeros. Éste es, quizás,
can las posibilidades con las que cuentan aquellos que se acercan uno de los elementos fundamentales a aprehender a partir de la
a aprender, y pareciera que no se tiene en cuenta lo mutable de las tarea, y que más cuesta conseguir. Pero será uno de los elementos
generaciones, haciendo que las estrategias para abordarlas sufran de mayor utilidad para el quehacer profesional y la vida cotidiana:
un cierto aletargamiento. reconocer la existencia de un otro con una potencialidad para pro-
Adoptar una dinámica como la propuesta, habilita a poner en juego ducir algo, distinto a lo propio.
aquello indicado por Ibáñez (1992) cuando hace mención a la ten- Entonces, el trabajo de campo, como herramienta pedagógica, no
sión esencial en Psicología Social proponiendo “proceder, simultá- se zanja con realizar una buena articulación teórica, más o menos
neamente, a una incesante deconstrucción crítica de los supues- acabada entre la bibliografía y un aspecto de la realidad que se
tos básicos que conforman” un “ideal de inteligibilidad”. Poseer necesita observar. Es un proceso de construcción conjunta de un
una postura crítica y democrática en el proceso de aprendizaje- conocimiento que trasciende la teoría y modela la praxis.
enseñanza es útil para reconocer al otro como un partícipe activo,
como un “alguien que tiene algo para decir”. Y también es una Conclusión
herramienta necesaria para no tomar como axiomas las lecturas Hemos intentado describir y analizar algunos aspectos nodales del
hechas del material de estudio. No sólo el estudiante aprehende trabajo de campo propuesto por la cátedra siendo concientes de
el conocimiento, el docente lo deconstruye y rearma junto con él. la dificultad de abordar la totalidad de un tema tan complejo. La
Hasta aquí el primer frente. intención nodal es llevar a la reflexión y revisión crítica a docentes
Respecto del segundo frente, el acercamiento al campo desde los y estudiantes dentro del proceso de formación profesional.
primeros años de la carrera, le es de utilidad al estudiante para Consideramos que la confección de trabajos de esta índole es ne-
dar cuenta que toda la realidad “le queda chica” a los conocimien- cesaria, enriquecedora y que inclusive podría dotarse de una fina-
tos académicos. Conocimientos que, en su mayoría, se transmi- lidad para el beneficio de la comunidad. Tenemos la convicción de
ten descontextualizados. Ir al terreno le otorga materialidad a los su utilidad dentro de la currícula universitaria, sobre todo a la hora
mismos, elemento necesario para su correcta adquisición. Poder de confeccionar la tesis.
hablar, operar, pensar los conceptos con un anclaje en la realidad es Esperamos continuar mejorando el proceso con el tiempo y que

23
otras materias incorporen dinámicas similares dentro de sus re- Bajtín, M. (1993). Estética de la creación verbal, México: Siglo XXI, 1982.
quisitos, al punto de que puedan llegar a reemplazar exámenes de Steimberg, Oscar, Semiótica de los Géneros Contemporáneos, Buenos
tipo cuantitativos, privilegiando la cualidad y comprensión de los Aires: Atuel.
fenómenos estudiados. Al mismo tiempo, rescatamos el valor del Castoriadis, C. (1997). El Avance de la Insignificancia. Buenos Aires, Argen-
tina: Eudeba. Cap. XIV.
ejercicio del trabajo en grupo, orientado a promover la discusión y
Ibáñez, T. (1992). La ‘tensión esencial´ de la Psicología Social, en D. Páez,
consideración de múltiples discursividades y formas de ver el mun-
J. Valencia, J. Morales, B.
do, apuesta que consideramos clave al momento de propiciar el
Montero, M. (2006). Cap. 5: La investigación acción participativa: orígenes,
desarrollo de una mirada interdisciplinaria, tan rica y necesaria en definición y fundamentación epistemológica y teórica. En Hacer para
la futura actividad profesional. Transformar. El método en la psicología comunitaria. Buenos Aires, Ar-
gentina: Paidós.
NOTAS Montero, M. (2001). Ética y política en Psicología. Las dimensiones no re-
[1] Remisión a los planteos de Lacan en su seminario 20. conocidas. Athenea Digital. Revista de pensamiento e investigación
[2] En el sentido winnicottiano del término sostén. social, 1, 1-10.
[3] Remisión a los planteos de Ibáñez. Martínez, M. M., Olaizola, J. H., Ochoa, G. M., & Espinosa, L. M. C. (2014).
Introducción a la psicología comunitaria. Editorial UOC.
BIBLIOGRAFÍA Morín, E. (1995). Cap. 3 El paradigma de la complejidad. En Introducción al
Anzieu, D., & Martin, J. (1971). La dinámica de los pequeños grupos. Bue- pensamiento complejo. Barcelona, España: Gedisa
nos Aires: Kapelusz. Pichon-Rivière, E. (1985). El proceso grupal. Técnica de los grupos operati-
vos. Págs. 107-120. Ed: Nueva visión.

24
PROYECTO DE ACOMPAÑAMIENTO ENTRE PARES
EN EL SERVICIO DE SALUD MENTAL DEL HOSPITAL
“PARMENIO T. PIÑERO”
Aued Santi, Julieta; Bianco, María Paula; Díaz, Pablo Germán; Gargiulo, Verónica; Grela, Mariana; Iarussi,
Natalia Daniela; Méndez, Martina; Pinus, Denise Yanina; Rabade, Berenice; Vidal Quera, Rosario
Hospital General de Agudos “Parmenio Piñero”. Argentina

RESUMEN 1. Introducción
El presente trabajo surge en el marco de una instancia de reflexión El presente proyecto surge de una instancia de reflexión que lleva-
que llevamos a cabo residentes médicos y psicólogos del Hospital mos a cabo residentes médicos y psicólogos del Hospital “Parme-
“Parmenio T. Piñero” en tanto trabajadores y agentes del campo de nio T. Piñero” en tanto trabajadores y agentes del campo de la Salud
la Salud Mental insertos en el ámbito público y tiene como objetivo Mental insertos en el ámbito público.
formalizar prácticas de ayuda mutua en el dispositivo de “Acompa- El encuentro con personas que transitan una experiencia de pa-
ñamiento entre pares”. La propuesta es potenciar los tratamientos decimiento mental presenta una complejidad que impacta en el
pluralizando los dispositivos de atención-cuidado con los recursos interior de las prácticas de promoción, prevención y asistencia que
existentes e incluyendo nuevos actores en los equipos de salud. La se ofrecen en distintos dispositivos hospitalarios. La elaboración de
especificidad que proponemos radica en la inclusión de los usua- estrategias para el abordaje terapéutico resulta un desafío cons-
rios del servicio de Salud Mental en los tratamientos, considerando tante con el que nos encontramos en las prácticas que llevamos a
y reivindicando su saber en relación a haber transitado una expe- cabo diariamente.
riencia de padecimiento y recuperación. Nuestro interrogante surge transitando el dispositivo de internación
del servicio de Salud Mental de nuestro hospital. Las preguntas que
Palabras clave motivan nuestras primeras reflexiones giran en torno a nuestro rol
Acompañamiento entre pares, Usuarios sistema de Salud Mental, como profesionales en los tratamientos de los usuarios, teniendo
Experiencia de padecimiento en cuenta la diversidad de estrategias que suelen llevarse a cabo
en el desarrollo de los mismos. Estrategias que van más allá de la
ABSTRACT compensación del cuadro psiquiátrico y que contemplan el entra-
PEER SUPPORT PROJECT IN THE MENTAL HEALTH SERVICE OF mado de factores sociales, culturales y políticos que participan al
“PARMENIO T. PIÑERO” HOSPITAL momento de pensar el padecimiento mental y la terapéutica más
The current paper arises in the context of an instance of reflection conveniente, en cada caso, durante el proceso de internación-ex-
carried out among medicine and psychology residents of Parmenio ternación en Salud Mental.
Piñero Hospital, as both workers and health agents of mental health, En este contexto, el eje rector de nuestra propuesta es potenciar los
immersed in the public health service and its aim is to formalize tratamientos pluralizando los dispositivos de atención-cuidado con
peer support practices in a peer support service. The proposal is to los recursos existentes e incluyendo nuevos actores en los equipos
enhance treatments by pluralizing health-disease-care processes de salud. La especificidad que proponemos radica en la inclusión
with the existing resources, as well as including new members in de los usuarios del servicio de Salud Mental en los tratamientos,
health teams. The specificity in our proposal lies in including Mental considerando y reivindicando su saber en relación a haber transita-
health service users in treatments, considering and claiming the do una experiencia de padecimiento y recuperación.
knowledge they had obtained by dealing and recovering from pre- Una de las particularidades del servicio de internación de nuestro
voius suffering experiences. hospital es que los usuarios transitan cotidianamente la institución
por la oferta de talleres y actividades del “Club de pacientes”. En
Key words muchos de los usuarios surge de modo espontáneo y genuino el in-
Peer support, Mental Health service users, Suffering experience terés por estar junto a otros compañeros compartiendo el espacio,
sin que esto se inscriba en una actividad formal propuesta por el
“Hay necesidad de conocer experiencias y maneras posibles de servicio. Es en estos encuentros donde se evidencia la presencia de
ejercicio de las artesanías profesionales en Salud Mental para lle- lazos de amistad, ayuda y cuidado entre ellos, siendo éste el puntapié
gar a moverse de otras maneras que las habitualmente protoco- para nuestra iniciativa que tiene como uno de sus objetivos formalizar
lizadas para poder integrarse en colectivos distintos de acciones prácticas de ayuda mutua en el dispositivo de “Acompañamiento en-
compartidas y no en el ejercicio solipsista y fragmentado habitual.” tre pares”, con una organización de propuestas específicas a tal fin.
(Rotelli, 2014, pág.20) Cabe destacar que si bien nuestra idea surge ligada al dispositivo de
internación podría ser extensible a otros dispositivos de Salud Mental.

25
2. Objetivos peración de usuarios de salud mental. Esto llevó a la contratación
·· Objetivo General de pares como “mentores de la recuperación”, teniendo el mismo
·· Diseñar e implementar un dispositivo de acompañamiento en- estatuto que cualquier profesional dentro del equipo. (Davidson, L.,
tre pares en el Servicio de Salud Mental del Hospital “Parmenio Bellamy, C., Guy, K., Miller, R., 2012)
T. Piñero” orientado a diversificar y potenciar los recursos in- Finalmente, creemos importante mencionar algunos hechos sucedi-
tervinientes en el abordaje de padecimientos mentales. dos en nuestra propia institución que consideramos como antece-
·· Objetivos Específicos dentes locales del presente proyecto como son la coordinación por
·· Visibilizar e incluir saberes no disciplinarios, no formales y de usuarios de talleres de su interés, la asistencia a otro usuario inter-
autoatención en el abordaje de los padecimientos mentales. nado en la ejecución de algún trámite o la ayuda que pueden brindar
·· Reconocer las limitaciones que tienen las instituciones y los desde su saber experiencial en una charla de sala de espera.
saberes técnico-disciplinarios.
·· Promover, potenciar y formalizar prácticas de ayuda mutua 4. Fundamentación
que suceden espontáneamente entre los usuarios de servicios
de salud. 4.1. Nociones y conceptos
·· Fomentar relaciones horizontales entre quienes ayudan y quie-
nes son ayudados. a) El acompañamiento entre pares como dispositivo integrado
·· Propiciar la participación social de los usuarios en las prácticas a los Recursos en Salud Mental
de salud. Concebimos el acompañamiento entre pares como un disposi-
·· Contribuir al proceso de inclusión social de los usuarios de Sa- tivo enmarcado en la concepción de sistema de apoyo, acorde
lud Mental. a la Ley Nacional de Salud Mental N° 26.657. En este sentido,
·· Contribuir a la consideración de los usuarios de Salud Mental se incluye en una “combinación de estrategias, metodologías y
como sujetos de derecho. recursos provistos por instituciones especializadas y/o miembros
·· Contribuir al efectivo cumplimiento de los derechos de las per- de la red social más próxima cuyo objetivo es promover el desa-
sonas con padecimientos mentales según lo establecido por rrollo, la educación, la participación, el bienestar, la realización de
las normativas vigentes. aspiraciones y un desempeño con mayor grado de autonomía en
entornos cotidianos garantizando un sistema que efectivamente
3. Antecedentes del presente proyecto respete la voluntad y la toma de decisiones de los usuarios de los
Como antecedente principal y más cercano situamos un conjun- servicios de salud mental”.
to de experiencias realizadas desde el año 2010 en la institución Como dispositivo, surge a partir de visibilizar y formalizar aquello
Proyecto Suma, una ONG dedicada a la asistencia y rehabilitación que hacen las personas para tratar de ayudarse de manera espon-
en Salud Mental ubicada en el barrio de Palermo de la Ciudad Au- tánea y al margen de nuestras intervenciones como profesionales.
tónoma de Buenos Aires. El objetivo de dicha experiencia surgió de Esto a su vez nos lleva a repensar los límites de nuestra ayuda (de
la necesidad de compartir el trabajo entre profesionales y usuarios los saberes e instituciones tradicionales) y (re)descubrir las posibi-
interesados en acompañar a otros usuarios en el proceso de recu- lidades de recuperación de las personas con padecimientos menta-
peración. Surge así la incorporación de “pares” en equipos clínicos les. Reconocer su capacidad de ayuda está en línea con reconocer
al servicio de la atención de personas con trastornos mentales. Se capacidades, derechos y también obligaciones de los usuarios.
trataría de compañeros o acompañantes promotores de la recupe- Planteamos el acompañamiento entre pares como un dispositivo
ración no solo comprometidos con su propia recuperación, logra- que se integra a los dispositivos existentes en Salud Mental, que
da al menos por un período de tiempo, sino también capacitados complementa los beneficios de éstos incluyendo “un sentido de ge-
específicamente y dispuestos a compartir lo que han aprendido nuina empatía y de comprensión compartida, consejos prácticos y
de forma de poder inspirar a otros. Su propósito fue ampliar las sugerencias de estrategias que los profesionales pueden no ofrecer
capacidades de ayuda de todas las personas y acompañar en el o conocer.” (Mead, Kuno y Knutson, 2013, 433)
descubrimiento de las propias potencialidades para ayudar, contan-
do con diferentes espacios para la reflexión e interrogantes que la b) Acompañamiento entre pares
provisión de apoyo les suscite. Las investigaciones realizadas sobre Siguiendo los planteos de Agrest y Stastny, cabe definir al acom-
dicha experiencia muestran cómo la misma ha resultado ser bene- pañamiento entre pares como un tipo de apoyo configurado por un
ficiosa no solo para aquellos que recibían ayuda sino principalmen- “vínculo en el que dos semejantes se brindan soporte horizontal y
te para quienes ayudaban. (Agrest, Lipovetzky, Zalazar, Vigo, 2014). abiertamente en base a sus experiencias de padecimiento mental,
A nivel internacional, existe evidencia respecto a beneficios obteni- en tanto al menos uno de ellos haya podido transformarla en una
dos con experiencias similares las cuales muestran que el acom- capacidad de ayuda que el otro aún no reconozca en sí mismo
pañamiento entre pares reduce la cantidad de admisiones, interna- como tal.” (2013, 410)
ciones y uso general del sistema de salud.
En el 2012 en Estados Unidos se realizaron estudios comparativos c) Par
entre el desempeño de pares y no pares en roles convencionales, Concebimos al par como: “una persona que ha adquirido una des-
cuyos resultados resaltan la utilidad de la experiencia en la recu- treza a causa de su experiencia de padecimiento y gracias a su ca-

26
pacidad (o saber hacer) para encontrar formas de salir de su sufri- sonas pueden tener la sensación de ser entendidas, tocadas por
miento, participar en la sociedad a pesar de su dolencia y ayudar a las experiencias de los demás y poder relacionarse, empatizar o
transitar de una mejor manera un sufrimiento que tiene semejanza sentirse acompañadas a un nivel más profundo, y no tanto como
con el propio.” (Agrest y Stastny, 2013, 410) algo racional.” (Mead, Kuno y Knutson, 2013, 434)
De esta manera, a decir de Agrest y Stastny (2013), se subvierte la
idea de experto entendido como aquel que sabe a causa de su pre- e) Recuperación
paración académica. Según ésta concepción de par, “es el usuario Siguiendo los aportes de Harrington y Restrepo-Toro (2013) coin-
quien pasa a ser considerado como ‘experto por experiencia’, po- cidimos en que el concepto de recuperación presenta una doble
seedor de un ‘saber experiencial’, y capaz de acompañar a otro en vertiente.
un recorrido con el que está familiarizado” (Agrest y Stastny, 2013, En el sentido académico y profesional, alude al proceso en el cual
410). Así, pensamos a los pares como compañeros para la recupe- una persona es capaz de vivir, trabajar, aprender y participar en su
ración de otros usuarios. comunidad. Para algunos individuos la recuperación es la capa-
Tomando los aportes de Ardila Gómez, Agrest, Abadi y Cáceres, cidad de vivir una vida plena y productiva pese a presentar algún
compartimos la idea de que “los pares conocen la enfermedad tipo de padecimiento que atañe a la salud mental. Para otros, a di-
desde la vivencia y experiencia propia, que es distinta a la concep- ferencia, la recuperación implica la reducción o completa remisión
tualización que hacen de ésta los profesionales desde los saberes de los síntomas.
tradicionales.” (2013, 466) Son quienes conocen las trayectorias Ahora bien, en el sentido más subjetivo y que, podríamos decir,
que pueden seguirse para la atención del padecimiento y poseen mejor captura la vivencia de los usuarios, la recuperación es una
una visión del que padece como un otro semejante. experiencia de cambio personal, que nada tiene que ver con la sin-
Asimismo, cabe destacar que el acompañamiento de pares es un tomatología y que mantiene una relación de controversia a nivel
tipo de apoyo mutuo y recíproco. Cada persona que integra este tipo conceptual respecto de la funcionalidad social. En este sentido, la
de vínculo da y recibe de un modo fluido y en constante cambio. cura no es parte indispensable de la recuperación y, en ocasiones,
Siendo esta concepción diferente al tratamiento tradicional, donde cualquiera de ellas puede suceder con independencia de la otra. Es
es el profesional quien proporciona la atención. En el dispositivo de esta la concepción con la que acordamos y que orienta la funda-
acompañamiento entre pares ambos participantes son reconocidos mentación del presente proyecto.
como quienes tienen cosas que enseñar y aprender. En esta línea, la idea de recuperación como guía para el tratamiento
En este sentido además de ayudar a los usuarios, el par se ayuda no se basa en la concepción acerca del enfermar. Independiente-
a sí mismo en la medida en que se percibe como capaz de brindar mente de una u otra posición, el concepto de recuperación se sos-
ayuda y con el deseo de poder hacerlo, pero también ayuda a los tiene en la posibilidad de incluirse socialmente así como de llevar
profesionales y más allá de éstos, a la organización de los servicios el mayor grado de autonomía en entornos cotidianos, respetando la
de salud. En la medida en que hace presente que el objetivo final es voluntad y la toma de decisiones de los usuarios.
el cuidado, el par contribuye a reflexionar en los modos en que el Así, respecto de la recuperación, “algunos autores hacen hincapié
tratamiento y/o la curación incluyen al cuidado. en el proceso de autonomía y otros en la participación como eje del
Es así que, como sostiene Mead, el acompañamiento entre pares trabajo de restitución del poder de los usuarios.” (Agrest, 2013, 417)
contribuye al cambio social, creando “diálogos que influyan en to- Dicho proceso puede ser traducido también como fortalecimiento
dos nuestros entendimientos, conversaciones y relaciones.” (Mead, o potenciación, siendo también nombrado como empoderamiento.
Kuno y Knutson 2013, 433)
4.2. Principios
d) Experiencia de padecimiento
Siguiendo las ideas planteadas a partir de las experiencias de a) Personas con padecimiento mental como ciudadanos de
acompañamiento entre pares de “Proyecto Suma” (Agrest, Abadi, pleno derecho
Cáceres, Lamovsky, Lipovetzky, Leiderman, Neistadt, Vigo y Zala- Siguiendo lo antes expuesto, diremos que se considera a las perso-
zar, 2014), entendemos las experiencias de padecimiento como nas con padecimiento mental como ciudadanos de pleno derecho,
experiencias vitales que un sujeto puede atravesar y que, aun las en una apuesta porque pueda alcanzarse el mayor grado de auto-
más difíciles, pueden transformarse en una fuente de inspiración nomía posible, enfatizando sus capacidades.
y aprendizaje para sí y para los otros. Es así cómo, quienes atra- Teniendo en cuenta las normativas internacionales tales como la
viesan estas experiencias se vuelven “expertos por experiencia” y “Convención Internacional sobre los derechos de las personas con
pasan a poseer un saber hacer, una capacidad en relación al su- discapacidad”, nos proponemos priorizar “el valor de las contribucio-
frimiento propio y, por lo tanto, al de sus semejantes, en cuanto a nes que realizan y pueden realizar las personas con discapacidad al
modos de afrontarlo y eventualmente superarlo. bienestar general y a la diversidad de sus comunidades” (Preámbulo,
En esta línea, coincidimos con lo planteado por Mead, Kuna y Kn- inciso m), y reconocer “la importancia que para las personas con
utson al considerar que el lenguaje de la experiencia, a diferencia discapacidad reviste su autonomía” (Preámbulo, inciso n).
del lenguaje técnico, es lo que hace posible la conexión entre las El documento mencionado, destaca que las personas con discapa-
personas, permite decir nuestras propias verdades que resuenan cidad “deben tener la oportunidad de participar activamente en los
con las experiencias ajenas: “En este tipo de intercambio, las per- procesos de adopción de decisiones sobre políticas y programas,

27
incluidos los que les afectan directamente” (Preámbulo, inciso o). salud mental de la población a través de la ejecución de políticas
Así, en su Artículo 26, la Convención insta a los estados a que adop- orientadas al reforzamiento y restitución de lazos sociales solida-
ten medidas para que las personas con discapacidad puedan lograr rios, apuntando hacia “la recuperación del bienestar psíquico y la
y mantener la máxima independencia, capacidad física, mental, rehabilitación de las personas asistidas en casos de patologías gra-
social y vocacional, y la inclusión y participación plena en todos ves, debiendo tender a recuperar su autonomía, calidad de vida y
los aspectos de la vida. Para esto deben dedicarse programas que la plena vigencia de sus derechos” (Ley N°448, art. 10, inciso f). En
“apoyen la participación e inclusión en la comunidad en todos los consonancia, en su artículo 12 apunta a “la implementación de un
aspectos de la sociedad”. En este sentido se apunta a la mayor par- modelo de atención que, en consonancia con lo dispuesto por la
ticipación posible tanto en la vida política y pública como en la vida Ley Básica de Salud, garantice la participación a través de prácticas
cultural, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte. comunitarias.” (Ley N°448). Por último establece que la asistencia
Por su parte, la “Declaración de Caracas”, firmada en el año 1990 “debe garantizar la mejor calidad y efectividad a través de un siste-
por la Organización Mundial de Salud y la Organización Paname- ma de redes.” (Ley N°448, art. 10, inciso c)
ricana de la Salud, reconoce la importancia de las estrategias de En este marco consideramos que el presente proyecto puede com-
Atención Primaria de la Salud para el abordaje de las problemáticas plementar los procesos de atención en Salud Mental existentes, al
de Salud Mental en la región, siendo uno de sus ejes la participación modo de una intervención viable con los recursos a disposición,
y la promoción de modelos alternativos centrados en la comunidad. tendiendo a reforzar los servicios de atención en salud a partir de
En consonancia con esta posición, los “Principios de Brasilia” firma- la colaboración e integración entre los sistemas formales e infor-
dos por la Organización Panamericana de la Salud y la Organización males de atención. En este sentido, consideramos que “es nece-
Mundial de la Salud en el año 2005, reafirman la importancia de la saria una participación y un apoyo más activos de los usuarios en
promoción de lazos comunitarios, y postulan que es preciso incluir la reorganización, la prestación y la evaluación y seguimiento de
la “participación de usuarios y familiares en la planificación y desa- los servicios, de modo que el tratamiento y la atención respon-
rrollo de los programas y servicios de Salud Mental”. dan mejor a sus necesidades.” (Plan de acción sobre Salud Mental
En nuestro país, la normativa vigente respecto de la protección de 2013-2020, 2013, 15)
derechos de las personas con padecimiento mental, tanto a nivel El ordenamiento legal señala un horizonte claro y establece las con-
nacional (Ley Nacional de Salud Mental Nº 26.657) como en la diciones de posibilidad para alcanzarlo: el fin de los manicomios en
Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Ley de Salud Mental N° 448), 2020 y la obligación de generar alternativas de inclusión social sos-
se constituye como soporte del paradigma que concibe a la Salud tenible de las personas hoy asiladas. Es preciso entonces que las
Mental como “un proceso determinado por componentes históricos, políticas públicas se orienten a llevar a buen puerto este proceso
socioeconómicos, culturales, biológicos y psicológicos cuya preser- social y se tomen las decisiones de gestión necesarias para una im-
vación y mejoramiento implica una dinámica de construcción social plementación eficaz (Centro de Estudios Legales y Sociales, 2015).
vinculada a la concreción de los derechos humanos y sociales de
toda persona” (Ley N°26.657, art. 3). Es así que ambas normativas b) Práctica Inter-saberes. Usuarios como co-productores de
reconocen a las personas con padecimiento mental como sujetos saberes
de pleno derecho, presumiendo ante todo sus capacidades. Es frecuente en las prácticas de salud partir de la idea de que el
De este modo, con la ratificación de la “Convención sobre los Dere- saber técnico encarnado en los profesionales es el que tiene las
chos de las Personas con Discapacidad” en 2008 y la sanción de la herramientas necesarias y suficientes para el trabajo con las per-
Ley Nacional de Salud Mental en noviembre de 2010 estamos ante sonas que tienen un padecimiento mental. De esta manera el trata-
el primer marco legal de Derechos Humanos en materia de Salud miento se compone de un sujeto que porta el saber y otro que lo re-
Mental aplicable a todo el país que avanza hacia la implementación cibe de manera pasiva por la legitimidad que el discurso disciplinar
del modelo social de la discapacidad. En este proceso, las personas comporta social y culturalmente. A pesar de este prejuicio teórico,
con discapacidad psicosocial emergen como un sujeto político que en la cotidianeidad del contacto con los usuarios del servicio de
demanda participar en la construcción de los discursos sociales y Salud Mental, se constata que son ellos los que nos proporcionan
en las decisiones de políticas públicas. el saber sobre su sufrimiento para poder trabajar en conjunto. Tam-
En esta misma línea, el Plan Nacional de acción sobre Salud Mental bién se observa a diario que, como se planteó anteriormente, es
2013-2020 de la Organización Mundial de la Salud, destaca la im- en el encuentro entre los usuarios que muchas de las prácticas
portancia de incluir tanto las características individuales como fac- que intentamos llevar adelante para ampliar las estrategias en los
tores sociales, culturales, económicos, políticos y ambientales “tales tratamientos -como las propuestas grupales o de taller- se generan
como las políticas nacionales, la protección social, el nivel de vida, espontáneamente. La convivencia con estas situaciones promue-
las condiciones laborales o los apoyos sociales de la comunidad” ven una lectura en la que el saber disciplinario oferta posibilidades
(2013, 7). Asimismo, este documento plantea que “los sistemas de pero a la vez encuentra límites en su acción, posición que requiere
salud todavía no han dado una respuesta adecuada a la carga de de una mirada en la que se destituya el poder absoluto de las disci-
trastornos mentales; en consecuencia, la divergencia entre la nece- plinas para favorecer e instituir el diálogo con otros saberes. Habla-
sidad de tratamiento y su prestación es grande” (2013, 8). mos de saberes no disciplinarios, entre los que reivindicamos para
En esta dirección, en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos esta propuesta aquellos que se construyen en el atravesamiento de
Aires, la Ley N°448 plantea la importancia de la promoción de la la experiencia de un padecimiento mental.

28
En este sentido, en consonancia con lo expuesto, se sostiene el Cohen, H. (2001). “Principios de la Salud Mental Comunitaria”. Conferencia
dispositivo de acompañamiento entre pares como una forma de dictada el 18 de abril de 2001, Organización Panamericana de la Salud.
reconocimiento, desde el saber profesional, no solo del saber que Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Organi-
portan los usuarios de los servicios de Salud Mental, sino también, zación Mundial de la Salud, 2006.
Dabas, E. y Perrone, N. (1999). “Redes en Salud”. Inédito.
de los límites de su intervención y de la incompletud de las he-
Davidson, L.; Bellamy, C.; Guy, K. y Miller, R. (2012). “Peer support among
rramientas disciplinares. Posicionamiento que abre las puertas a
persons with severe mental illnesses: a review of evidence and expe-
diversas y nuevas posibilidades de abordaje del padecimiento men-
rience”. New Heaven USA.
tal, que se soportan en la inclusión en la práctica de otros saberes Gillard, S.; Edwards, C.; Gibson, S.; Owen, K. y Wright, C. (2013). “Introdu-
no profesionales. cing peer worker roles into UK mental health service teams: a qualita-
Así, desde una perspectiva que sostiene la horizontalidad, se plan- tive analysis of the organisational benefits and challenges. BMC Health
tea que no hay un saber que prevalezca sobre otro, sino que la Services Research, UK.
fortaleza está en la articulación que pueda lograrse entre esa diver- Harrington, S. y Restrepo-Toro, M. (2013). “Pares como compañeros de
sidad de saberes. De este modo, el dispositivo de acompañamiento trabajo: entendiendo y respetando sus funciones”. Vertex. Revista Ar-
entre pares no rivaliza ni entra en contradicción con las modali- gentina de Psiquiatría, 2013. Vol. XXIV, pp. 440-444.
dades de abordaje del padecimiento mental existentes, sino que Ley Nacional de Salud Mental N° 26.657.
aporta como novedad la inclusión de usuarios “del mismo lado de Ley de Derechos del Paciente, Historia Clínica y Consentimiento Informado
N° 26.529.
los profesionales”, esto es, como portadores de saberes así como
Ley de Salud Mental de la Ciudad de Buenos Aires N° 448.
también como prestadores de cuidado.
Ley Básica de Salud de la Ciudad de Buenos Aires N° 153.
En suma, es una perspectiva que promueve la construcción de una
Mead, S.; Kuno, E. y Knutson, S. (2013). “El Apoyo de pares Internacional”.
relación de co-producción de saberes y prácticas de “cuidado” en Vertex. Revista Argentina de Psiquiatría, 2013. Vol. XXIV, pp. 426-433.
los tratamientos y autotratamientos que realizan los usuarios del Menéndez, E. (1999). “Modelos de atención de los padecimientos: de ex-
servicio de salud mental. En esta permutar el térmio “atención en clusiones teóricas y articulaciones prácticas”. Ciênc. saúde coletiva,
el proceso de salud – enfermedad por el de “cuidado” supone una 2003. Vol.8, N° 1, pp.185-207. ISSN 1413-8123.
connotación mucho más amplia e integral, al denotar relaciones Organización Mundial de la Salud/ Organización Panamericana de la Salud
horizontales, simétricas y participativas, y al quitarle la centralidad (1990). “Declaración de Caracas, Conferencia sobre la Reestructura-
auto-asignada a las instituciones y agentes del campo de la Salud, ción de la Atención Psiquiátrica en América Latina dentro de los Siste-
reconociendo que buena parte de las acciones de salud suceden mas Locales de Salud”.
en las vidas cotidianas y en las prácticas de los conjuntos sociales Organización Mundial de la Salud/ Organización Panamericana de la Salud
(2005). “Principios de Brasilia: Principios Rectores Para el Desarrollo
y los sujetos, a lo que E. Menéndez denomina “auto-atención”.”
de La Atención en Salud Mental en las Américas”.
(Stolkiner y Ardila Gómez, 2012)
Organización Mundial de la Salud (2013). “Plan de acción sobre Salud
Mental 2013-2020”.
BIBLIOGRAFÍA
Solitario, R.; Garbus, P. y Stolkiner, A. (2008). “Derechos, ciudadanía y par-
Agrest, M. y Stastny, P. (2013). “Apoyo de pares: experiencias y perspec-
ticipación en salud: su relación con la accesibilidad simbólica a los
tivas internacionales”. Vertex. Revista Argentina de Psiquiatría, 2013.
servicios”. Anuario de Investigaciones, Facultad de Psicología, Univer-
Vol. XXIV, pp. 410-416.
sidad de Buenos Aires, 2008. Vol.15. ISSN 1851-1686.
Agrest, M. (2013). “La ayuda entre pares en AA. Reportaje a Raúl, parti-
Saraceno, B. (1999). “La ciudadanía como forma de tolerancia”. Organiza-
cipante de AA por 30 años”. Vertex. Revista Argentina de Psiquiatría,
ción Mundial de la Salud.
2013. Vol. XXIV, pp. 417-425.
Stolkiner, A. (2005). “Interdisciplina y Salud Mental”. IX Jornadas Nacio-
Agrest, M.; Abadi, D.; Cáceres, C.; Lamovsky, L.; Lipovetzky, G.; Leiderman,
nales de Salud Mental, I Jornadas Provinciales de Psicología “Salud
E.; Neistadt, A.; Vigo, D. y Zalazar, V. (2014). “Pasos en la inclusión
Mental y Mundialización: Estrategias posibles en la Argentina de hoy”,
de pares en una institución dedicada a la asistencia y rehabilitación
Posadas, Misiones, Argentina.
en salud mental”. Artículo extraído el 23/05/2017 de: https://www.re-
Stolkiner, A. (2012). “Nuevos actores del campo de la salud mental”. En
searchgate.net/publication/308633776
Revista Intersecciones Psi. Revista Virtual de la Facultad de Psicología,
Ardila Gómez, S.; Agrest, M.; Abadi, D. y Cáceres, C.: (2013). “El aporte de
Universidad de Buenos Aires. Año 2, 4.
los pares al trabajo en salud mental: consideraciones acerca de las
Stolkiner, A. y Ardila Gómez, S. (2012). “Conceptualizando la Salud Mental
relaciones entre los sistemas formales e informales de ayuda. Relato
en las prácticas: consideraciones desde el pensamiento de la medicina
de una experiencia”. Vertex. Revista Argentina de Psiquiatría, 2013.
social/salud colectiva latinoamericanas”. Vertex. Revista Argentina de
Vol. XXIV, pp. 465-471.
Psiquiatría, 2012. Vol. XXIII, pp. 57- 67.
Centro de Estudios Legales y Sociales (2015). “Informe Anual”. Cap. XII: El
desafío de implementar la Ley Nacional de Salud Mental.

29
DESCRIBIENDO PRÁCTICAS CREATIVAS DE SALUD/
SALUD MENTAL INTEGRAL QUE SE ARTICULAN EN
PROCESOS PARTICIPATIVOS EN RED
Bang, Claudia
Universidad de Buenos Aires - Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. Argentina

RESUMEN “No podemos vivir sólo con lo que creamos inicialmente. La vida es
Este escrito se propone abordar dos experiencias de creación artís- expansiva, se extiende dentro mismo de nuestro cuerpo, creciendo,
tica colectiva que tienen lugar en instituciones participantes de la desarrollándose, y también de forma territorial –física y psicológi-
realización de eventos callejeros articulados en una red interinsti- camente-, descubriendo lugares, formas, ideas, significados, sen-
tucional en el barrio de Abasto (CABA). Se describen y analizan las saciones. Esto sucede como un diálogo: recibimos de los demás lo
prácticas comprendidas en un taller de arte textil de una organiza- que han creado y les damos lo mejor de nuestra creación”. (Boal,
ción civil que trabaja con familias en situación de alta vulneración 2002, p. 10)
de derechos y, por otro lado, un centro de salud mental ambulatorio
que sostiene un espacio creativo para niños. Se trata de espacios INTRODUCCIÓN
vinculares donde lo que prima es el trabajo vivo, la puesta en acto El presente trabajo se enmarca en el proyecto de investigación
que integra a quienes participan de cada actividad. Metodológica- UBACyT dirigido por la Dra. Alicia Stolkiner: Articulaciones entre
mente, esta investigación exploratoria utiliza un enfoque cualitativo salud mental y atención primaria de la salud desde una pers-
en el trabajo de campo a través de entrevistas y registros de ob- pectiva de derechos (Departamento de Investigación, Facultad
servación participante. Desde una perspectiva de salud mental in- de Psicología UBA), retoma y profundiza parte de la investigación
tegral, los procesos estudiados se constituyen en potentes promo- doctoral de la autora realizada con dos becas doctorales CONICET,
tores de salud mental y participación comunitaria. Estos procesos cuyo objetivo general fue describir y analizar las posibles articu-
permiten tejer entramados creativos para la elaboración conjunta laciones entre promoción en salud mental comunitaria y prácticas
de situaciones vividas desde el padecimiento subjetivo. participativas que utilizan arte, creatividad y juego en el espacio
público (Bang, 2016).
Palabras clave La investigación se centró en una experiencia de promoción de sa-
Creatividad, Salud Mental Integral, Participación, Red lud mental comunitaria llevada adelante por una red de instituciones
en el barrio de Abasto. Dicha experiencia se centra en la realización
ABSTRACT participativa de eventos callejeros, con una planificación, realiza-
DESCRIBING CREATIVE PRACTICES OF COMPREHENSIVE HEALTH/ ción y evaluación conjunta de actividades. En los eventos confluyen
MENTAL HEALTH THAT ARE ARTICULATED IN NETWORK PARTICIPA- múltiples y heterogéneos procesos participativos ya descriptos en
TORY PROCESSES trabajos anteriores (Bang, 2011; Bang y Stolkiner 2013): procesos
This paper aims to describe and analyze two collective artistic de articulación entre referentes institucionales, diversos encuen-
creation experiences that take place in institutions that participate tros comunitarios de organización y evaluación, jornadas de trabajo
in the realization of street events articulated in a network of insti- conjunto (difusión, armado de stands, gestión administrativa, etc) y
tutions in the neighborhood of Abasto (CABA). This is a textile art procesos al interior de cada institución. Dentro de estos últimos se
workshop in an ONG that works with families in a situation of high encuentran los procesos de creación y organización colectiva que
rights violation and, on the other hand, a mental health center that da lugar y origen a las actividades presentadas en los eventos. De
holds a creative space for children. These are spaces characterized esta forma, en cada encuentro se concreta un verdadero convivio
with the living labor, the collective work that integrates those who (Dubatti, 2008), como resultado de un tejido que surge desde los
participate in each activity. Methodologically, this is an exploratory diferentes procesos creativos.
research that uses qualitative methodologies in the field work: in- Este escrito se propone un acercamiento a estos procesos creativos
terviews and participant observation records. From a comprehen- a través del abordaje de dos experiencias: la primera tiene lugar en
sive mental health perspective, the processes studied are powerful una organización civil que trabaja con familias en situación de vul-
promoters of mental health and community participation. These neración de derechos, y la segunda tiene lugar a partir del trabajo
creative processes allow the collective development of suffering grupal con niños en un centro de salud mental ambulatorio.
situations from the subjective condition. Tratándose de una investigación cualitativa en salud de corte ex-
ploratorio (Minayo, 1997), el material de campo proviene de en-
Key words trevistas en profundidad a los coordinadores y participantes de los
Creativity, Comprehensive Mental Health, Participation, Network espacios creativos en cada institución y de registros de observa-

30
ción participante (Valles, 2000). Desde una perspectiva etnográfica diciendo “le decimos que acá esta ‘todo mal’…”, y se ríen.
(Guber, 2001) este escrito se centra en la construcción de relatos En una entrevista, la coordinadora cuenta que el taller nace por la
considerados significativos y descriptivos de cada experiencia, para necesidad de las madres de juntarse alrededor de una actividad:
luego aportar un breve análisis y reflexiones finales. “es un espacio que ellas necesitan mucho, que sirve también para
Esta investigación se inscribe en una perspectiva de salud y salud hablar y encontrarse, a partir del trabajo con lo textil”. A través de
mental integral (Stolkiner & Ardila, 2012) y su necesaria articulación ese espacio se hacen muchas articulaciones (por ejemplo con el
con la estrategia de Atención Primaria de la Salud, subrayando el Centro de Salud a través de la red) y es el acceso a múltiples con-
enfoque de derechos en el abordaje de problemáticas psicosociales flictos de la vida de estas familias.
complejas (Bang, 2014). Desde esta perspectiva, se le otorga cen- La posibilidad de vender es un incentivo, sin embargo parece no ser
tral importancia a la posibilidad de generación y sostenimiento de lo fundamental. Así lo relataban: “a veces vendemos, a veces no…
procesos activos de participación en prácticas social-comunitarias Pero lo fundamental es el encuentro que hacemos allá, porque a
en el campo de la salud/salud mental, entendiendo que la partici- veces la que no puede venir el jueves [día del taller] por trabajo,
pación comunitaria se constituye en promotora de salud mental al como es sábado o es domingo va para allá… y hablamos, entre
favorecer un posicionamiento activo y el fortalecimiento de redes que vendemos o qué se yo, vemos… los chicos juegan y nosotras
de contención comunitaria (Stolkiner, 1988). conversamos, opinamos de las cosas”.
No todas pueden ir los sábados, la dinámica inclusiva del taller
El proceso creativo en el taller de arte textil permite cierta distribución de roles. Una participante contaba que
En casi todos los eventos de la red Rioba podemos encontrar el no cuenta con mucho tiempo: “domingo trabajo y sábados se me
colorido puesto del Taller de Arte Textil, donde son las mismas ar- complica, pero es lindo mostrar las cosas al público. Yo hago cosas,
tesanas quienes ofrecen sus producciones. Allí se exponen y ven- el telar es lo que más aprendí, lo que más me gustó, después vi
den diversas artesanías, desde aros y pulseras de macramé, hasta también hacer macramé a las chicas”.
prendas tejidas en telar. Cada elemento tiene un cartelito con el Los eventos de la red Rioba son el contexto necesario para sostener
nombre de su realizadora y el precio de venta. Esas producciones la jornada: “salen a vender principalmente en las fiestas de Rioba,
textiles se realizan en un espacio de taller semanal al que concurre porque es un espacio conocido, donde son cuidadas, no hay la com-
un grupo de madres de los niños asistidos por una de las institu- petencia de otras ferias. En otros espacios se sienten expuestas.
ciones que participa en la red Rioba. Se trata de una asociación Les cuesta igual organizarse, tienen demandas muy inmediatas,
civil que brinda espacios con diferentes propuestas para niños en de los hijos…” Esta exposición de la que hablaba la coordinadora
situación de gran vulneración en sus derechos básicos: familias del taller tiene lugar ante un contexto de múltiple discriminación,
migrantes instaladas muy precariamente en el barrio y con gran ya que se trata no sólo de mujeres, sino que además son pobres
dificultad en el acceso a los servicios de salud y educación. La y migrantes, muchas de ellas no han accedido a la regularización
institución cuenta con juegoteca, jardín maternal, talleres artísticos, de su documentación. Los eventos de Rioba generan un marco de
espacio de lectura, biblioteca, entre otros. El taller de arte textil está contención, donde aparece la posibilidad de tener un lugar recono-
coordinado por la trabajadora social de la institución y algunas co- cido comunitariamente.
laboradoras y pasantes, con un grupo estable de unas 15 mujeres. Este espacio les permite organizarse a partir de un proceso crea-
Durante uno de los talleres previos a uno de los eventos de Rioba se tivo, el que se va tejiendo en un entramado de aprendizajes, toma
va preparando la producción para ofrecer el día el evento callejero. de decisiones y evaluaciones conjuntas. Al presenciar una reunión
“Hoy tenemos que terminar lo que querramos exponer el sábado”, de evaluación luego de un evento, una de las participantes notaba:
dice la coordinadora. Una de las participantes cuenta: “yo tengo “lo que estuvo lindo de este último fue el clima que se armó, como
este posa pavas nomás, no es mucho…” se ríe. Una compañera le de pensar el puesto, todas las ideas que surgieron de qué hacer,
dice: “dame que le pongo una tela atrás para presentarlo mejor”, poner más cosas que no sean tejidas para mostrar”. A partir de este
así van colaborando. comentario, recordaron que durante el evento, al que habían podido
Al preguntar cómo se preparan para armar el puesto del sábado ir casi todas, estuvieron analizando cómo optimizarlo.
una participante comienza a contar: “bien, siempre vamos con todo A partir del vínculo que este espacio genera y por un deseo grupal,
lo que tenemos”. La coordinadora continúa: “ayer se acercó Melba, en estos mismos encuentros se comienzan a pensar también en
una mamá –aclara- para traer varias producciones que había he- otras propuestas, por ejemplo, en abrir otro proceso creativo colec-
cho en su casa”. Otra participante cuenta cómo deciden el precio: tivo para la presentación de los bailes típicos bolivianos y peruanos
“lo que se vende es para cada una, esa persona le pone el precio en algún evento de la red. Aquí es manifiesto que la potencia trans-
y si hay desacuerdo se redondea entre todas, si se vende algo de formadora de esta experiencia se encuentra en la posibilidad de
alguien que no está viniendo, esa plata queda para el taller”. trabajar con las posibilidades creativas del grupo en su contexto.
Una de las colaboradoras propone que el sábado, en el evento, se
cuente lo que se hace en el taller por el micrófono, se ríen aver- El proceso creativo en el centro de salud mental
gonzadas algunas. Una pregunta “¿qué habría que decir?”, se le El equipo de atención Infanto-juvenil de un Centro de Salud Mental
devuelve la pregunta: “¿vos qué dirías?” Ella dice: “...que venimos del barrio de Abasto lleva adelante un proyecto comunitario, coordi-
acá porque nos hace bien, es como terapéutico, además las profes nado por psicólogas participantes de las reuniones de la red. Estas
nos enseñan y aprendemos a hacer varias cosas”. Hace bromas profesionales progresivamente se han incorporado a los eventos

31
callejeros, con propuestas cada vez más elaboradas y comprome- de las psicólogas es titiritera, lo que ha permitido incorporar ele-
tidas. Si bien, en otro escrito hemos abordado ciertos aspectos de mentos de este lenguaje en el armado de los muñecos. Esto revela
la inclusión de este equipo en la red (Bang, 2015), nos interesa aquí lo central de la trasmisión de conocimientos artísticos en la tarea:
enfocarnos en cómo se crean las propuestas artísticas y cómo se “lo que hicimos fue primero algo más reconocible, al principio tenía
llevan adelante, hasta llegar al día de la presentación en el evento. cinta nomás y lo habíamos cartapesteado, pero era neutro. Y los
En este caso, accedemos a dicho proceso creativo a través del re- chicos fueron armando que era mitad mujer mitad hombre, mitad
lato de algunas de sus referentes. zombie, mitad ogro, lo van pintando, le van poniendo pelo, lo van
En una entrevista grupal realizada al equipo, relatan cómo fue na- armando entre todos. Eso fue colectivo. Y después habíamos hecho
ciendo la posibilidad de la creación colectiva. La primera vez que también que cada chico dibujara algo que quisiera quemar, o pi-
se presentaron con una actividad propia en una fiesta de Rioba diendo algo, o pesadillas o algo a quemar”.
fue para el Día Mundial de la Salud[i]: “en ese momento en Rioba El conocimiento artístico resulta para este equipo una herramien-
se hablaba mucho de lo difícil que era para la población del Abas- ta imprescindible. También fueron aprendiendo cómo se arma un
to apropiarse de los lugares. Entonces dijimos: armemos alguna títere, así lo contaban: “es importante saber cómo se arman para
cuestión que tenga que ver con eso, que deje escrito algo de esto. que se sostengan, cómo son las articulaciones. El primer muñe-
Y armamos un taller que tenía que ver con el barrio, los lugares co era articulado y tuvimos que aprender a armarlo”. Este tipo de
amigables”. proceso no sólo permite trabajar lo vincular en los niños, sino en
Se propusieron entonces realizar una actividad de creación colec- el propio equipo: “también fue para nosotros como equipo, porque
tiva a realizarse durante el evento. La propuesta era para niños: nos hemos juntado un sábado toda la tarde con el muñeco. Y to-
“actuamos desde el servicio al que pertenecemos y nos dirigimos a mar mate… y hace a un punto de participación activa nuestra muy
la población a la que nosotros después podamos darle algún tipo de importante”.
acogida si hay algún tipo de movimiento, por eso fue para niños”. La apuesta fue creciendo y al año siguiente se animaron a más.
La actividad consistía en que cada uno pudiera dibujar o pintar qué “Este año fue distinto, mucha más gente, vinieron a la Quema com-
lugares del barrio les resultaban conocidos, transitables y amiga- pañeros nuestros de otros equipos”. Pensaron estrategias para
bles. Se aportaron materiales de plástica y pintura para trabajar realizar el muñeco de la Quema de forma más participativa aún:
en la calle con afiches. Al ser una actividad abierta en la calle, la “fue un proceso más abierto, con lo que se incorporaron algunos
propuesta tuvo que ser flexible: “habíamos pensado en hacer un padres y madres en la realización”. Esto permitió que más gente
taller con una especie de semi-plenario, donde cada uno pudie- relacionada al proceso desde lo institucional o familiar esté el día
ra aportar qué es lo que había hecho. Y lo que nos pasó fue que del evento, compartiendo la muestra final: “...lo hicimos a puertas
eran chicos mucho más chicos de lo que habíamos calculado y con abiertas, cerca de la entrada del hospital, y la gente pasaba y pre-
mucha intervención de la familia. Entonces, el cierre que le dimos guntaba: ¿qué están haciendo acá con tantos chicos? Y fue mucha
a esa actividad fue que pudieran poner algo en el escrito mismo, más gente el día de la quema”.
para que lo cuelguen en las paredes del centro de salud. Para que
quedara la marca y para que la gente que por ahí circulaba pudiera Abordando procesos participativos de creación colectiva
ver la marca allí”. A partir de estos y otros acercamientos a los procesos de creación
La evaluación que realizaron al respecto resultó positiva. Así lo artística en las instituciones de la red Rioba, encontramos que com-
expresa una de las psicólogas: “muy positivo, primero porque fue parten una característica central: son procesos de creación colectiva.
una de las primeras salidas institucionales, (…) estas actividades El taller de arte textil y los muñecos articulados del centro de salud
muestran que recorrimos las representaciones que la gente va te- mental son sólo algunos ejemplos que utilizan la creación colectiva
niendo, y ahí aparecía que la gente no conocía el edificio, sí el cen- como método participativo que da origen a sus producciones.
tro de salud pero no el centro de salud mental… y está acá casi en El breve relato sobre la experiencia del centro de salud mental
la puerta [refiriéndose a que el Centro de Salud Mental se encuen- expresa un proceso artístico que fue tomando cada vez mayores
tra a pocos metros el centro de salud]. Lo curioso que recogimos dimensiones. Se conjuga una visión de la salud mental desde una
ahí también es que había niños que no sabían cómo se llamaba su perspectiva integral sostenida por estas profesionales, con la po-
barrio”… “Fue también una forma de hacer lazo nosotros con otras sibilidad del hacer creativo, comunitario y vincular. Esto no solo
instituciones. Hacer lazo con otras instituciones, con la red.” redunda en los procesos subjetivos de los niños, sino en los adul-
Esta fue la primera intervención, que al sentirse como exitosa, pro- tos participantes: los familiares y las propias profesionales. Es de
movió la profundización de la apuesta. Este grupo de psicólogas destacar que el proceso creativo se centra en lo artístico, lo que no
comenta que la actividad que ellos tienen hoy más “armada” es la podría tener lugar sin una integrante portadora de conocimientos
de la Quema del Muñeco[ii], ya que realizan todo un proceso previo disciplinares artísticos: en este caso titiritera. Esta práctica se dife-
con los chicos en la institución, el cual relatan: “tenemos un taller rencia entonces, del uso tradicional del arte en servicios de salud
donde armamos el muñeco, y antes nos juntamos nosotras a armar mental, en que se considera que los conocimientos artísticos no
el pre-muñeco para que después los chicos puedan seguir armán- son los fundamentales, ya que el objetivo de la inclusión de dispo-
dolo”. El proceso colectivo parte de trabajar los sueños, los miedos, sitivos artísticos suele ser puramente recreativa o interpretativa. En
las pesadillas, los temores y los deseos de los niños. la experiencia aquí relatada, es en el propio proceso de creación
Según el equipo, este proceso se puede realizar gracias a que una artística que se pueden elaborar angustias de forma colectiva. Otro

32
elemento a destacar es que la primera propuesta de este equipo Sin embargo, en los procesos acompañados, se ha observado un
de salud mental recoge una dificultad expresada en la red y genera intento constante por trabajar con estas y otras dificultades, con los
una actividad creativa a partir de ella, la que se realiza colectiva y emergentes y contradicciones existentes, apostando a la resolución
participativamente. De esta forma, se trabaja a partir de los emer- conjunta de los conflictos. Una coordinadora de uno de los talleres
gentes y las inquietudes o dificultades ya presentes, generando contaba: “una de las cosas que hacemos a través de establecer
vías creativas para su resolución conjunta. un vínculo es habilitarse a proponer, ir para adelante, enojarse, a
En relación al taller de arte textil, encontramos que el proceso de no quedarse con lo dado, habilitamos espacios de confrontación.
creación y organización cooperativa no sólo permite a este grupo Intentamos generar espacios para resolver los conflictos, encontrar
aprender, producir y ofrecer diferentes productos artesanales, sino soluciones y ser protagonistas”.
crear y sostener vínculos fundamentales, como red de contención y
creación. Se trata, en parte, de un ejercicio de toma de decisiones NOTAS
conjunta, horizontalización de la información y circulación de los [i] Este festejo se realiza en la puerta del Centro de Salud una vez por año.
conocimientos, en un espacio donde se privilegian las relaciones [ii] Fiesta tradicional que se celebra los cuartos sábados de junio. Cada
afectivas de cuidado, lo que confiere un marco de posibilidad. Este institución crea un muñeco y todos juntos se queman en una fogata al
finalizar el evento.
proceso permite tejer un entramado creativo para la elaboración
conjunta de situaciones vividas desde el padecimiento subjetivo.
BIBLIOGRAFÍA
En este sentido, el proceso de creación colectiva en lo comunitario
Bang, C. (2016). Creatividad y salud mental comunitaria. Tejiendo redes
se teje a partir de un interjuego de múltiples elementos creativos, desde la participación y la creación colectiva. Buenos Aires: Lugar Edi-
pone en juego lo racional y compromete los sentimientos y emo- torial.
ciones: trabaja con lo sensible. Según uno de los referentes insti- Bang, C. (2015): Los profesionales de salud y salud mental en prácticas co-
tucionales: “el juego y el arte producen también la posibilidad de munitarias: descubriendo una experiencia participativa de promoción
sorprenderse, poder sorprenderse y pensar cosas nuevas, sin que de salud mental en red. Revista Facultad Nacional de Salud Pública.
sea desde la racionalidad, hace cuerpo, toca directamente el cuer- 32(supl. 1), 134-142. Medellín-Colombia.
po, no se anticipa, se vive”. Al tener un fuerte componente lúdico, Bang, C. (2014) Estrategias comunitarias en promoción de salud mental:
el proceso a la vez que abre el espectro de realidades posibles, ge- Construyendo una trama conceptual para el abordaje de problemáticas
nera placer, y eso es motivador de mayores grados de compromiso psicosociales complejas. Revista Psicoperspectivas: Individuo y socie-
y participación. dad, 13(2), 109-120. Valparaíso, Chile.
Bang, C. (2011) Prácticas participativas que utilizan arte, creatividad y jue-
En estos procesos creativos se pierde la preocupación por la “par-
go en el espacio público: Un estudio exploratorio desde la perspectiva
ticipación comunitaria”, tan presente en muchas prácticas norma-
de Atención Primaria de Salud integral con enfoque en salud mental.
tivas llevadas adelante por el sistema de salud en el primer nivel XVIII Anuario de Investigaciones. Facultad de Psicología – Universidad
de atención. Aquí lo que prima es el trabajo vivo (Merhy, 2006), la de Buenos Aires, pp 331- 338 Nº
puesta en acto que integra a quienes se acercan a participar de Bang, C. & Stolkiner, A. (2013). Aportes para pensar la participación co-
cada actividad. munitaria en salud desde la perspectiva de redes. Ciencia, Docencia y
Las experiencias relatadas nos permiten encontrar en los procesos Tecnología, 46, 123-143.
creativos colectivos un gran caudal transformador a nivel indivi- Boal, A. (2002). Juegos para actores y no actores. Buenos Aires: Alba Edi-
dual, grupal y comunitario. En los procesos creativos se da un lugar torial.
central a la dimensión corporal, expresada en la metáfora de “poner Guber, R. (2001). La etnografía. Método, campo y reflexividad. Buenos Ai-
el cuerpo”, más allá de la utilización de la palabra. Esta práctica res: Norma.
permite construir una subjetividad comprometida e implicada, que Dubatti, J. (2008). Cartografía teatral: Introducción al teatro comparado.
Buenos Aires: Atuel.
posee un cuerpo colectivo y está preparada para la acción. Tal vez
Merhy, E. (2006). Salud: cartografía del trabajo vivo. Buenos Aires: Lugar
este sea el corazón de la transformación intersubjetiva y de su po-
Editorial.
tencia como tal. Minayo, M. C. S. (1997). El Desafío del Conocimiento. Investigación cualita-
En esta línea, la Declaración de Lima sobre arte, salud y desarrollo tiva en salud. Buenos Aires: Lugar Editorial.
afirma que “El arte es un lenguaje privilegiado para la expresión y Organización Panamericana de la Salud [OPS]. (2009). Declaración de Lima
movilización de deseos y emociones, y por tanto deviene en una sobre arte, salud y desarrollo. Lima: Editor.
poderosa herramienta promotora y reparadora de la salud, permi- Stolkiner A. (1988, abril). Prevención en Salud Mental: Normativización o
tiendo a individuos y comunidades reelaborar situaciones críticas, desanudamiento de situaciones problema. Ponencia presentada en el
dolorosas o problemáticas y promover mejores y más felices esce- 4to Congreso Metropolitano de Psicología. Buenos Aires, Argentina.
narios para sus vidas” (OPS, 2009, p. 3). Stolkiner A. & Ardila, S. (2012). Conceptualizando la Salud Mental en las
prácticas: consideraciones desde el pensamiento de la medicina so-
Reflexiones finales cial /Salud Colectiva latinoamericanas. Vertex Revista Argentina de
Psiquiatría, XXIII, (101), 52-56.
No suelen ser pocas las dificultades que se presentan en estas
Valles, M. (2000). Técnicas cualitativas de investigación social. Madrid:
experiencias. La falta de apoyo del Estado en la generación y sos-
Síntesis.
tenimiento de actividades comunitarias en salud y salud mental se
siente como un obstáculo mayor al que estas prácticas resisten.

33
LAS FORMAS AUTOGESTIVAS EN EL TRABAJO
Y LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA,
EN EL CONTEXTO DE LAS NUEVAS MODELIZACIONES
DEL ESTADO
Bazán, Claudia Iris
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN the last instance in the informal labor market, which offers an alter-
A pesar que las políticas posteriores al 2001 atenuaron la segmen- native in the struggle for survival. It is precisely a group that belongs
tación social que caracterizó a los ’90, los cambios producidos no to these excluded sectors, which offers the innovative response that
alcanzaron para que los colectivos más vulnerados afianzaran su is analyzed.
situación, la cual en el contexto socio-político actual está deterio-
rándose nuevamente. Dicho contexto requiere el surgimiento de Key words
opciones económicas alternativas a las formas tradicionales, cuyo Environmental promoters, Corporate Social Responsibility, Work,
objetivo compatibiliza la reproducción del capital, la responsabili- Cooperativism
dad por el medio ambiente y la sostenibilidad, así como el apoyo al
desarrollo social de los entornos cooperativos, entre otras. Esta po- Introducción
nencia discutirá el alcance de la transformación y/o la reproducción La cooperativa El Corre Camino forma parte de un estudio de casos
de un modelo alternativo, a partir del análisis de una cooperativa de que integra la investigación “Movimientos Sociales que Resisten la
reciclado y sus estrategias en el paradigma de la Responsabilidad Exclusión: Alternativas y Dificultades en Procesos de Participación
Social Empresaria, en el mejoramiento de las tecnologías y estilos y Transformación Ciudadanas” (UBACyT, 2014 – 2017). El tipo de
de trabajo, y en el interés por el medio ambiente. El cartoneo sigue estudio es exploratorio descriptivo; el diseño participativo, abierto
siendo la última instancia dentro del mercado informal de trabajo, y flexible, de casos múltiples intencionalmente seleccionados para
que ofrece una alternativa en la lucha por la supervivencia. Es jus- analizarlos en profundidad. El método es la Investigación-Acción-
tamente un grupo que pertenece a estos mismos sectores exclui- Participativa, fundada en las necesidades sentidas por los parti-
dos, que ofrece la respuesta innovadora que se analizará. cipantes, que requiere una relación dialógica entre quienes inves-
tigan y quienes son investigados, apuntando al desarrollo de una
Palabras clave praxis transformadora con rigor científico, pero que privilegia la
Promotores ambientales, Responsabilidad Social Empresaria, Tra- sensibilidad social.
bajo, Cooperativismo La cooperativa El Corre Camino fue elegida como sujeto en estudio
por sus características a la vez paradigmáticas y paradojales:
ABSTRACT ·· Porque se constituye como resistente a la exclusión del mundo
THE SELF-MANAGING FORMS OF WORK AND THE CORPORATE del trabajo a partir de la actividad del reciclado, y así supera en
SOCIAL RESPONSIBILITY, IN THE CONTEXT OF THE NEW MODELI- la medida que transforma la visión y práctica tradicional del car-
ZATIONS OF THE STATE toneo en el entorno urbano de Buenos Aires. En este mismo in-
Although policies after 2001 attenuated the social segmentation tento, promueve una forma de actividad y logra establecer redes,
that characterized the 1990s, the changes produced were not visibilización e impacto sobre su entorno por el que obtiene una
enough for the most vulnerable groups to consolidate their situa- posición ejemplar en comparación a otros actores y estrategias.
tion, which in the current socio-political context is deteriorating ·· Porque sus objetivos y valores le permiten complementarse con
again. This context requires the emergence of alternative econo- un mayor efecto de solidaridad frente a otros grupos sociales e
mic options to traditional forms, whose objective makes compatible institucionales. Es a estos aspectos paradigmáticos y paradojales
the reproduction of capital, responsibility for the environment and que nos dedicamos aquí tratando de dar cuenta de su efecto y
sustainability, as well as support for the social development of coo- acciones en torno a la Responsabilidad Social Empresaria y a su
perative environments, among others. This paper will discuss the propia concepción de la función del reciclado y del trabajo.
scope of the transformation and / or the reproduction of an alterna-
tive model, based on the analysis of a recycling cooperative and its El reciclado se convierte en un potente imaginario que interpela
strategies in the paradigm of Corporate Social Responsibility, in the y articula grupos asimétricos, en torno a la Responsabilidad So-
improvement of technologies and work styles, and in the interest cial Empresaria. Desde el conocimiento científico, el imaginario
about environment. The paperboard pickers –cartoneros- are still (Baczko, 1994/1999), facilita el ejercicio del poder político porque

34
el poder simbólico multiplica y refuerza el poder real. El imaginario mente ahí donde el comportamiento socialmente responsable por
es un conjunto de ideas/imágenes de los miembros de un grupo parte de la empresa adquiere sentido (Sturzenegger, A., Flores Vi-
social respecto de sí mismos y de sus adversarios, que legitiman dal, M. y Sturzenegger, G., 2003).
al poder y construyen la identidad de la comunidad; que justifica el La Responsabilidad Social Empresaria, aún insipiente y ligada a la
presente, y construye esperanzas y sueños colectivos. voluntad de las empresas, articula un nuevo pacto social que la
La articulación entre reciclado y Responsabilidad Social Empresa- Cooperativa El Corre Camino aprovecha por tener un lugar privi-
ria (RSE) instala dos nuevos protagonismos, la trama social de las legiado, ya que el objetivo de su proyecto es el cuidado del medio
empresas y la comunidad como el contexto de las mismas, por una ambiente, la sostenibilidad, el ahorro de energías no renovables y
parte; y por otra el vínculo ecológico desde donde toda práctica de materia prima (tala de árboles y extracción de recursos natura-
económica es reexaminada y adquiere un valor que llamamos am- les en general), entre otros.
biental. En el desarrollo de este trabajo analizaremos la forma en Nosotras entendemos que en el planteo de la RSE está en juego
que se instala la RSE. el concepto de conscientización y responsabilidad. Aunque la res-
ponsabilidad social solo puede ser asumida por las empresas, las
Responsabilidad social empresaria: la relación entre las em- demás partes interesadas, en particular los trabajadores, los con-
presas y la comunidad sumidores, los inversores y otros actores en juego, pueden des-
Las conductas de biosustentabilidad del medio ambiente, son una empeñar un papel fundamental instando a las empresas a adoptar
de las dimensiones en las que se expresa la responsabilidad so- prácticas socialmente responsables. Sustentabilidad, reciclado y
cial de las empresas contemporáneas (Server Izquierdo y Villalonga biosostenibilidad son los conceptos en torno a los cuales se juega y
Grañana, 2005). Se entiende por tal el compromiso que mantienen despliega la trama de El Corre Camino.
con su entorno físico y social comprendido como ecosistema. Por otra parte, en este corto reexamen de la RSE, debe poderse
En ese contexto, las sociedades han empezado a exigir a las em- distinguir y avanzar sobre la diferencia entre las demandas sociales
presas muchas formas de ser responsables, tales como cumplir a las empresas establecidas como tales y las necesidades sociales
con las leyes (tácitas y explícitas), cuidar de sus grupos de interés relativas al desarrollo económico y social de la comunidad en la
más cercanos (clientes, trabajadores, proveedores, etc.), cuidar el cual las organizaciones se insertan. Dichas necesidades pueden
medio ambiente, y desarrollar actividades correctas como parte de aún no tener la forma de demanda ni sus procedimientos, visibi-
la esencia del hombre por ser inherentemente bueno (visión religio- lidad y financiamientos, siendo, no obstante, de un peso e impor-
sa de la RSE) (Cancino y Morales, 2008). tancia mucho más relevante que las primeras. En este sentido, y
En Europa, en el año 2001 se publicó el Libro Verde[i], según el en muchos casos, sin un exhaustivo análisis de las necesidades
cual el concepto de RSE involucra tanto la dimensión interna como en juego, la resolución de las demandas aparece como un proce-
la externa. La dimensión interna, remite a prácticas socialmente dimiento cosmético orientado a quienes tienen más poder en su
responsables dirigidas a los mismos trabajadores (inversión en re- protesta y a su vez careciendo del efecto real de transformación
cursos humanos, salud, seguridad). La dimensión externa propone que podría mejorar el entorno.
prácticas respetuosas con el medio ambiente (gestión de los recur-
sos naturales usados en la producción), que tienen en cuenta las La legislación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en torno
repercusiones del producto a lo largo de todo su ciclo vital (Server al reciclado
Izquierdo y Villalonga Grañana, 2005). El énfasis está puesto en el El contexto expuesto en el apartado anterior corresponde a los
tipo de calidad de vida que promueve en la comunidad: genera va- procesos vividos en la década de los ‘90 y hasta la crisis del año
lor o destruye valor. 2000 en la Argentina. La configuración cambia fundamentalmente
En gran parte de la región Sudamericana, la RSE fue adquirien- a partir del 2003, en particular en cuanto a la recuperación de las
do significado a partir del quiebre definitivo del modelo de socie- funciones del Estado como protagonista del nuevo período. No obs-
dad centrado en el Estado, que significó la década del noventa. La tante, esta presencia es diferente según la jurisdicción del poder
gestión pública se vio recurrentemente sacudida por profundas y que se analice y es mucho menos intensa en su forma de interpelar
sostenidas crisis que replegaron el ámbito de incumbencia estatal al contexto empresario. Así en el año 2002, la Ciudad Autónoma de
en beneficio del mercado. El sector privado fue ganando espacio, Buenos Aires (CABA) sanciona la ley 992, de higiene urbana, dando
adquiriendo un protagonismo inédito. inicio a la numerosa legislación vigente que sirve de marco a la
En el ámbito local, el avance de lo privado por sobre lo público-es- tarea del reciclado.
tatal transformó la estructura productiva argentina y se fue conso- La ley 992 propone concebir una Gestión Integral de los Residuos
lidando la relación empresa-sociedad. Sustentado en los procesos Urbanos en la CABA, que permita la recuperación de material re-
de privatización y desregulación, la fuerza que fue adquiriendo el ciclable y reutilizable, y deje sin efecto, como disposición final, el
sector empresarial no fue acompañada por un aumento significati- entierro indiscriminado en los rellenos sanitarios, priorizando para
vo de los controles por parte del Estado. Con este horizonte, las ex- esta actividad a personas físicas, cooperativas y mutuales que ya
pectativas sociales en torno a la empresa aumentaron y la sociedad venían realizando esta tarea. Asimismo, propone diseñar un Plan de
civil comenzó a interpelarlas. Ante la innegable fractura del modelo Preselección Domiciliaria de Residuos e implementar una campa-
estadocéntrico y la creciente generalidad de estas demandas, fue ña educativa ambiental permanente, destacando el beneficio que
necesario pensar una nueva relación empresa-sociedad. Es justa- acarrea la separación de residuos en origen y/o previamente a su

35
disposición final. Aeropuertos 2000), intentando involucrarlos en el tratamiento de
En noviembre de 2005, el gobierno de la CABA sancionó la ley 1854 los residuos. Al mismo tiempo, se vincula con otras cooperativas de
de Basura Cero, que invita a separar en origen lo que se produce recicladores urbanos y también con colectivos de artistas (Rober-
como residuo, lo que se identifica como residuo común. Exige la tazzi et al., 2016).
reducción progresiva del enterramiento de los Residuos Sólidos Asimismo, los cooperativistas realizan gestiones a nivel comunal y
Urbanos (RSU), con plazos y metas concretas. La ley propone, to- establecen vínculos con distintas instancias del gobierno nacional.
mando como base la casi tonelada y media de residuos enviados en En el siguiente apartado desarrollaremos cómo se plasman estas
el 2004 al conurbano bonaerense; reducir en un 30% los residuos estrategias asociativas, que mantienen como eje tradicionales va-
para el 2010, en un 50% para el 2012 y en un 75% para el 2017. lores de los sectores medios y un fuerte afianzamiento de la rela-
Sin embargo, según el sector ONGs (FARN, Avina y Greenpeace) de ción directa entre la ocupación y la seguridad. Dichas estrategias se
la Comisión de Asesoramiento Técnico de la Ley[ii], los residuos só- articulan con las relaciones que la cooperativa ha establecido con
lidos urbanos siguen siendo una de las problemáticas más graves un conjunto de profesionales quienes facilitan su supervivencia.
de la CABA. Durante los seis primeros años de vigencia de la ley,
la intención política de resolver el problema fue casi nula. Si bien Estrategias asociativas
en el 2013 se cumplieron las nuevas metas fijadas –que distan de En la construcción de su actividad, el alter de El Corre Camino han
las propuestas originalmente para el 2012-, aún queda mucho por sido los vecinos y los principales representantes de las fuerzas vi-
hacer y es preocupante que la inversión destinada a los residuos vas del entorno barrial. En un segundo momento, organizaciones
húmedos (cuyo tratamiento es prácticamente nulo) sea mucho ma- empresarias radicadas en CABA y el Conurbano. En ambos casos,
yor que la invertida para el reciclado (Duverges, 2014). la presentación de la función social que cumple la cooperativa la
Es notable que a más de diez años de la sanción de la ley, solo se dispone como el correlato de un conjunto de necesidades comu-
recupere la mitad de los RSU que establecía la ley para el 2012 nitarias o barriales propias de los principios ecológicos y de sos-
(Duverges, 2014). Esto pone de relieve la necesidad de desarrollar, tenibilidad, que se inician, aunque desborden, en el problema del
apoyar y fortalecer proyectos alternativos como el que propone El tratamiento de la basura y de la orientación al reciclado que se ha
Corre Camino. Si se cuenta con herramientas y espacio suficientes, constituido en el centro mismo de la biosustentabilidad. En paralelo
El Corre Camino puede establecer un pequeño Centro Verde que no se afianza la idea de trabajo digno representado por el reciclado a
provoque impacto negativo en el barrio, ya que los productos llegan diferencia del cartoneo. También se fortalece la confiabilidad en es-
totalmente limpios, de primera mano de los vecinos, gracias a la di- tos actores cuya actividad los aparta de los vicios y las trampas de
fusión y la comunicación que la cooperativa ya viene desarrollando, la delincuencia, convirtiéndolos en un alter seguro y responsable.
así como a la tarea conjunta de vecinos y cooperandos. En un sentido diferente, el contacto con organizaciones empresa-
Como dato contemporáneo, el modelo promovido por las leyes des- riales ha estado relacionado tanto con el retiro del material reci-
criptas se encuentra hoy al menos en una condición crítica. Esto se clable de las empresas, como con la venta de dicho material –pre-
debe por una parte al incumplimiento de la separación en origen viamente clasificado- a quienes lo compran para producir materia
y por otra parte al creciente interés que el gobierno de la ciudad prima secundaria. Desde un punto de vista formal, la base de esta
sostiene alrededor de la multiplicación de plantas TMB (Tratamiento asociatividad está fundada en las mencionadas leyes 992 y 1854.
Mecánico Biológico) cuya práctica de reciclado se hace en el punto Desde una perspectiva psicosocial, El Corre Camino ha sabido ve-
de llegada y habitualmente recupera no más de un 8% o un 10%. hiculizar un conjunto de necesidades relacionadas con la calidad
de vida, y el cuidado y la preservación del ambiente físico, social
Los actores del reciclado: El Corre Camino y personal.
El Corre Camino es una cooperativa de recicladores urbanos que En el vínculo con las instancias representativas del gobierno de la
realiza la recolección puerta a puerta de material reciclable, lo cla- Ciudad de Buenos Aires y de la Nación, la relación de El Corre Cami-
sifica y vende, dando un destino adecuado a esos recursos y mi- no no resulta ni tan intensa ni tan fundada en una necesidad com-
nimizando los volúmenes de daño ambiental. Paralelamente, bus- plementaria, sino signada por promesas y trabas. Un mejor curso
ca resolver el problema de la marginalidad (Bazán, Ferrari y Lado para sus necesidades y actividad es el que ha tomado El Corre
2013; Bazán y Ferrari, 2014; Ferrari y Bazán, 2014; Robertazzi et Camino, en su búsqueda por mejorar la maquinaria y los insumos
al., 2016). El proyecto es un gran escenario que da respuesta a las necesarios en su práctica, aplicando a diferentes premios nacio-
necesidades de personas vulnerables; mejora el ambiente humano nales e internacionales. Tal es el caso de la presentación de un
y lo activa al servicio del desarrollo sustentable. Proyecto de Cooperación Internacional al Ayuntamiento de Vilade-
A diferencia de otros promotores ambientales (PA), los miembros de cans –municipio español de la Comunidad Autónoma de Cataluña,
El Corre Camino cooperativizados, realizan un trabajo autogestivo, España- junto a la ONG Promundo, por el cual obtuvo en 2014 una
con un proyecto propio. Proponen resolver el problema de la basura trituradora de vidrio, cuya importación fue facilitada por las autori-
creando pequeños Centros Verdes en toda la ciudad –en todas las dades de Migración de la Nación y de Aeropuertos 2000.
ciudades- que respondan a las necesidades barriales las 24hs. del Dicha asociatividad se despliega, entonces, en un contexto que ex-
día. La cooperativa, que se propone “inserción social con calidad, cede ampliamente el marco de la Cooperativa, y que contribuyó a
que evite la caída en la delincuencia” (integrante de la cooperativa), su desarrollo. Por un lado, en el contexto internacional y local, se
sostiene un vínculo fluido con vecinos y empresas (como Directv o apoya en la RSE, con particular énfasis en el cuidado del medio

36
ambiente. Por el otro, en la normativa argentina, específicamente posiciona como un alter de servicios a la comunidad, encuentra
de la CABA, que apunta a la reducción de la basura que se entierra dificultades para desarrollar un grupo de trabajo genuino, en las
indiscriminadamente. estrategias asociativas a nivel intra-organizacional. A diferencia de
Las estrategias asociativas de El Corre Camino, no se han desarro- otros emprendimientos cooperativos, los miembros de El Corre Ca-
llado tanto al nivel inter-organizacional (organizaciones con proble- mino no tiene un pasado común –sino diferentes marginalidades- y
máticas semejantes de menor, igual o mayor amplitud y agencias el lazo de integración no está afianzado en prácticas de pertenen-
del Estado), sino que se constituyen en un entramado o red social cia –como si existe en las fábricas recuperadas. Los miembros de
que se extiende tanto hacia los vecinos como hacia las empresas la cooperativa van cambiando, unos entran y otros salen, algunos
(y sus responsables con la comunidad –RSE), empresarios, y orga- vuelven; pero la consolidación como equipo de trabajo es compleja
nismos nacionales e internacionales. Es una trama que va uniendo, y dificultosa.
interesando, convocando incluso a agentes del gobierno (a nivel es- Con el objeto de enfrentar este problema, el equipo de investigación
tatal, provincial y municipal), pero de modo molecular, no orgánico. propuso organizar encuentros con los integrantes de la Coopera-
Como señala Rovere (1999), justamente la red se caracteriza por tiva, al estilo de los grupos operativos de Pichon Rivière (2007).
generar articulaciones multicéntricas que permiten imaginar he- Sin embargo, los miembros de la cooperativa ubican el problema
terogeneidades organizadas. De esta forma se construye la aso- en la debilidad del compromiso, probablemente porque están más
ciatividad que impulsa El Corre Camino en términos de aliados con familiarizados con el pago a destajo y la actividad como changa,
los que comparte valores que trascienden los intereses puntuales que con la experiencia común de trabajo. Aún tienen dificultades
de cada uno de ellos. No obstante, no pretende y por lo tanto no para dimensionar el valor que la actividad cooperativa tiene para
encuentra posibilidad de identificarse con otros grupos en posi- sus propias vidas. En la coyuntura actual en que su lugar de trabajo
ciones similares para operar como red. Esto no significa que no lleva ocho meses clausurado, se hace aún más arduo llevar adelan-
conozca estos alter, ni tampoco que circunstancialmente tengan te este tipo de propuestas.
interlocución, sino sencillamente que no hay identificación a partir Esta es una dificultad central para pensar en El Corre Camino como
de intereses comunes con otros grupos de naturaleza más homo- experiencia constructora de identidad trabajadora y la eficacia de
génea a la cooperativa, dada por sus prácticas y por su función en su presidente no alcanza a resolverla dado que se trata habitual-
el tratamiento de residuos. mente de una construcción social. En efecto, El Corre Camino se
La propuesta involucra a los distintos actores desde una posición sostiene en el juicio de utilidad (Dejours, 2000) pero carece aún
de necesidades mutuas que busca comprometer a los otros de tal de la conformación de un juicio de belleza. Por el primero obtiene
modo que “el proyecto se va a hacer tan sólido, tan fuerte, que no lo el reconocimiento del trabajo en la utilidad social que brinda. Por
van a poder rechazar, van a querer sumarse” (presidente de la Coo- el segundo, se trata de una identificación con las pautas del oficio
perativa). En un primer momento hubo una búsqueda para reforzar recíproco y común con quienes se comparte la actividad; el reco-
la identidad a través de una relación con posiciones similares: la nocimiento de los pares acerca de la perfección con que se realizan
expectativa de la cooperativa estaba puesta en el apoyo que estos las reglas del oficio.
grupos podían conseguir de los representantes del Estado. Cuando
esta estrategia no tuvo el cumplimiento esperado, se desarrolló un Discusión
principio de asociatividad basado en la importancia de complemen- La Cooperativa El Corre Camino tiene un lugar de privilegio en el
tar necesidades aún no visibilizadas por los entornos barriales y los entramado social actual ya que el objetivo de su proyecto es el
circuitos empresarios en torno al reciclado. cuidado del medio ambiente, la sostenibilidad, el ahorro de ener-
Son muchas las oportunidades que están creciendo alrededor de gías no renovables y de materia prima. Es desde ahí que articula
la cooperativa, gracias al tipo de propuesta y a las acciones desa- un nuevo pacto social con la Responsabilidad Social Empresaria.
rrolladas fundamentalmente por su presidente, quien ha construido Pero el reciclado y su articulación con la RSE, en el contexto en
formas de gestión y ha desarrollado los resortes para lograr que que las describimos, quedan más libradas al contacto informal, a
la sociedad en general (vecinos, empresarios) se involucre con su la relación social y a la comunidad de intereses recíprocos (no se
proyecto, adhiera a su propuesta y considere que tiene la capaci- trata de los mismos intereses sino de la reciprocidad de las partes)
dad para sanear el medio ambiente urbano y social –especialmente desarrolladas en un marco normativo que está muy lejos de proveer
de aquellas personas que circulan por los márgenes; según Dussel sostén y orientación.
(1993), el Otro. Uno podría decir entonces que los objetivos del reciclado y la RSE
La presencia mediática parece ser un factor común a las acciones se centran en el aquí y ahora y en horizontes cortoplacistas, sin
de El Corre Camino. Así como la insistencia en la importancia de que se perciba una política pública que los integre y sistematice en
estos modos de reciclado que, secundariamente, los llevan a dife- programas de largo alcance. Sin embargo, es justamente por esa
renciarse de los modos de acción que desarrollan otros grupos de falta de sistematicidad en las políticas del Estado, que la estrategia
recicladores urbanos, cuyo trabajo se encuentra coordinado por el de El Corre Camino es construir redes multicéntricas que funcionen
Estado. Coincidiendo con la cita previa, el trabajar en El Corre Ca- a modo de andamiaje y sostén de la propuesta.
mino es un proyecto que enfatiza la no identidad entre el cartonero, El proyecto de El Corre Camino enfatiza la no identidad entre el
el recolector subsidiado y el promotor ambiental. cartonero, el recolector subsidiado y el promotor ambiental, en tan-
Por otra parte, la concepción de trabajo que estratégicamente lo to se distancia del imaginario que liga a la basura con el estatus

37
más bajo dentro de una sociedad de empleo, para involucrar a los Cancino, Ch. y Morales, M. (2008). Responsabilidad Social Empresarial,
distintos actores desde una posición de necesidades mutuas que Serie Documento Docente Nº1, publicación del Departamento Control
busca y logra comprometer a los otros. de Gestión y Sistemas de Información de la Facultad de Economía y
Como contracara y a nivel intra e inter-organizacional, la cooperati- Negocios de la Universidad de Chile. URL: http://www.researchgate.
net/profile/Christian_Cancino/publication/43650508_RESPONSABILI-
va tiene dificultades en términos tanto de la organización del traba-
DAD_SOCIAL_EMPRESARIAL/links/53f1a1f50cf23733e815be14.pdf,
jo, como de integrarse a otras organizaciones que de una forma u
recuperado el 25 de junio de 2015.
otra se acercan a la actividad del tratamiento de la basura. Esto es a
Dejours, CH. (2000). Psicodinámica del trabajo y vínculo social. Revista Ac-
la vez una debilidad interna y externa que está suplida por sus otros tualidad Psicológica, Año XXIV, Nº 274, pp. 2-5. Buenos Aires.
contactos en la red, pero que le impide caracterizarse a sí misma Dussel, E. (1973). Para una ética de la liberación latinoamericana. Buenos
como un nosotros o como una unidad colectiva. Tiene la identidad Aires: Siglo XXI.
de su presidente y esto es tanto su fortaleza como su debilidad; si Duverges, D. M. (2014). La ley basura cero de la Ciudad de Buenos Aires
la cooperativa no logra afianzar sus vínculos, pondrá en peligro su y los aportes efectuados por las organizaciones de la Comisión de
continuidad y trascendencia como modelo. Asesoramiento Técnico. En Informe ambiental anual 2014. Buenos
El proyecto de El Corre Camino es contingente al contexto donde Aires: FAUBA.
se ha desarrollado y dista mucho de representar los paradigmas Ferrari, L. E. y Bazán, C. I. (2014) Una Perspectiva Psicosocial en Torno a las
tradicionales del mundo de la economía y del trabajo. No obstante Estrategias de Politización en Conflictos Asimétricos. Revista Latinoa-
mericana de Psicología social, Ignacio Martín-Baró, de la Universidad
y precisamente por esta particularidad, logra un reconocimiento y
Alberto Hurrtado, Vol. 3, Nº1, pp. 121-142.
una trascendencia mucho mayor que las formas tradicionales de
Greenpeace Argentina, FARN y Avina (2015, 13 de julio). Las plantas MBT,
crítica y protesta que no incluyen, como sí lo hace El Corre Camino,
una falsa solución para cumplir con la Ley de Basura Cero, Documento
la alianza y el compromiso mutuo de actores tradicionalmente an- elaborado por las ONGs titulares de la Comisión de Basura Cero: Gre-
tagonistas o de muy baja reciprocidad. enpeace Argentina, Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN)
y Fundación Avina, con el asesoramiento de la Fundación ENT. URL:
NOTAS http://www.greenpeace.org/argentina/Global/argentina/graphics/
[i]En el Libro Verde la Comisión de la Unión Europea plantea un amplio 2015/basura/MTB-Una%20Falsa%20Solucion.pdf
debate sobre cómo promover la responsabilidad social de las empresas, Ley 992 sancionada por la legislatura de la CABA el 12 de diciembre de 2002.
tanto a nivel europeo como internacional. URL: http://www.cedom.gov.ar/es/legislacion/normas/leyes/ley992.html
[ii] La Comisión funciona en el ámbito del Ministerio de Ambiente y Espacio Ley 1854 de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos, sancionada
Público de la CABA, autoridad de aplicación de la Ley 1854. Se encuentra por la legislatura de la CABA el 24 de noviembre de 2005. URL: http://
integrada por representantes de los sectores de las cooperativas de re- www.cedom.gov.ar/es/legislacion/normas/leyes/ley1854.html
cuperadores urbanos, la industria del reciclado, la academia, las ONG y el Pichon Rivière, E. (2007). El Proceso Grupal (Del psicoanálisis a la psicolo-
sindicato de trabajadores del reciclado. gía Social, I). Buenos Aires: Nueva Visión.
Robertazzi, M.; Lentini, E.; Bazán, C.; Ferrari, L. (2016) ¿Poblaciones su-
BIBLIOGRAFÍA perfluas? Estrategias asociativas en luchas locales emergentes en
Baczko, B. (1984/1999). Los imaginarios sociales. Memorias y esperanzas respuesta a problemas globales. Anuario de Investigaciones de la Fa-
colectivas. Buenos Aires: Ediciones Nueva Visión. cultad de Psicología de la UBA.
Bazán, C. I. y Ferrari, L. (2014). Una experiencia de campo con una coope- Rovere, M. (1999) Redes en salud; un nuevo paradigma para el abordaje
rativa de promotores ambientales, V Jornadas de la RedVITEC: 10 años de las organizaciones y la comunidad. Rosario. Ed. Secretaria de salud
de experiencias de cooperación: Universidad – Entorno Socioproducti- pública.
vo – Estado. URL: https://revistas.unc.edu.ar/index.php/vjornadasred- Server Izquierdo, R. J., y Villalonga Grañana, I. (2005). La Responsabilidad
vitec/article/view/10672/11303 Social Corporativa (RSC) y su gestión integrada. CIRIEC-España, Re-
Bazán, C. I.; Ferrari, L.; Lado, G.; Petit, L..(2013) Proyecto Socio-Ambiental vista de Economía Pública, Social y Cooperativa, nº 53, pp. 137-161.
Productivo Educativo. Cooperativa El Corre Camino. Memorias del V Sturzenegger, A.; Flores Vidal, M. y Sturzenegger, G. (2003). Hacia una cul-
Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en psi- tura de la Responsabilidad Social Empresaria en Argentina. Foro Ecu-
cología. XX Jornadas de Investigación. IX Encuentro de Investigadores ménico Social, Buenos Aires. URL: http://intersindical.com/anterior/
en Psicología del MERCOSUR, pp. 33-36. pdf/Hacia%20una%20cultura%20de%20RSE.pdf

38
ATENCIÓN DE LA SALUD Y LA ENFERMEDAD
EN COMUNIDADES NASA: PRÁCTICAS, SIGNIFICADOS
Y DESENCUENTROS
Benavides, Juliana
Universidad del Valle. Colombia

RESUMEN Introducción
La investigación presentó y analizó prácticas y significados de la La comunidad indígena nasa del resguardo de Tacueyó, ha vivido el
atención en salud intercultural, en la comunidad indígena nasa del paulatino ingreso de la atención en salud occidental en su territorio,
resguardo de Tacueyó, en el norte del departamento del Cauca, Co- junto con otros procesos de aculturación que se han presentado,
lombia. Inicialmente presentó un recorrido histórico que permitió con mayor decisión y tecnicismo, desde los años 70 del siglo XX.
observar el paulatino ingreso de la medicina occidental a los territo- Antes de la llegada de médicos, enfermeras, odontólogos, psicólo-
rios indígenas. Posteriormente describió prácticas culturas nasa de gos y de todo el sistema de salud occidental a este territorio indíge-
armonización, de acuerdo con el saber ancestral que aún perdura, na, la población había sobrevivido a sus males, gracias al trabajo de
en este territorio, a pesar de la influencia de occidente. Finalmente, sus The Wala (médicos tradicionales), parteras, curanderos de ojo,
concluyó con el análisis de desencuentros, a nivel institucional y pulseadores, sobanderos.
comunitario, que se presentan al intentar articular y complementar Actualmente convergen en este mismo territorio dos visiones de la
las prácticas médicas de la medicina occidental con las prácticas y vida. a) una centrada en la noción médica occidental de la salud:
sentidos de armonización y equilibrio del saber ancestral nasa, en prevención y tratamiento de la enfermedad, b) otra, ancestral, ba-
la búsqueda de una posible interculturalidad en la atención en salud sada en la cosmovisión indígena Nasa, centrada en el equilibrio de
en este territorio indígena. todos los seres del mundo. Ambas radicalmente distintas en sus
fundamentos epistemológicos, ontológicos, en sus prácticas y pro-
Palabras clave cedimientos cotidianos.
Psicología cultural, Interculturalidad, Salud intercultural, Etnografía La investigación buscó identificar, contrastar y analizar los procesos
de atención de la salud y la enfermedad en el resguardo de Tacue-
ABSTRACT yó; sus prácticas y significados tanto desde la medicina indígena,
INTERCULTURAL MISUNDERSTANDING ABOUT HEALTH AND DISEASE como desde la medicina occidental. Fueron identificados algunos
CARE IN INDIGEOUS COMMUNITIES de los desencuentros y tensiones que se viven en la cotidianidad de
This study presented and analyzed the practices and meanings estos procesos de atención, y que obstaculizan las posibilidades de
of intercultural healthcare in the Nasa indigenous community sa- alcanzar una interacción basada en el respeto y equilibrio entre el
feguarding Tacueyó in northern Cauca. Initially, it presents a his- Sistema de Salud Occidental y lo que la comunidad indígena nasa
torical overview that allows the observation of the gradual entry nombra: Sistema de Salud Propio e Intercultural.
of western medicine to indigenous territories. Practices described Para ello se realizó un análisis retrospectivo del ingreso de la me-
below, include Nasa culture harmonization according to the ancient dicina occidental hasta su llegada al resguardo indígena de Tacue-
knowledge that has endured in this territory despite the influence yó. Así mismo, se describieron los fundamentos epistemológicos y
of the west. Finally, it concludes with the analysis of difficulties, at prácticas para la armonización y equilibrio vigentes en esta comu-
institutional and communal levels, that occur when trying to coordi- nidad indígena.
nate and complement medical practices of western medicine with Teniendo en cuenta que en la actualidad, la Institución Prestadora
the practices and sense of harmony and balance of Nasa ancestral de Servicios de Salud Intercultural – IPS-I de la Asociación de Ca-
knowledge. The study focuses on the search for possible multicul- bildos Indígenas del Norte del Cauca – ACIN, desarrolla el programa
tural practice of medicine in this indigenous territory. Mujer Dadora de Vida, en el que se vinculan prácticas de atención
en salud desde la medicina occidental y desde la medicina indígena
Key words nasa, dirigidas a la mujer en estado de embarazo, se ha realizó la
Cultural psychology, Interculturality, Interculturality health, Ethno- descripción y análisis de los procedimientos que se llevan a cabo,
graphy desde cada uno de los sistemas de atención.
Posteriormente y a partir de los resultados obtenidos mediante el
análisis de entrevistas semi-estructuradas; observación participan-
te y notas del diario de campo, se presentaron los desencuentros
que se han puesto de relieve y que dan cuenta de las tensiones
que vive la comunidad indígena nasa, así como, los profesionales

39
de salud occidental e incluso los sabedores ancestrales; cuando indagación, con las personas elegidas de acuerdo con los criterios
de articular acciones de atención en salud desde dos visiones del descritos.
mundo contra-puestas se trata.
Para finalizar se presentó la discusión que enfatiza en los desen- Producción y análisis de la información
cuentros identificados y las posibilidades reales de la atención in- Las entrevistas semi-estructuradas y la revisión documental se
tercultural, así como las conclusiones y recomendaciones a las que fueron realizando de manera paralela permitiendo que estas dos
ha sido posible llegar de acuerdo con el proceso de investigación acciones se alimentaran recíprocamente durante el proceso.
realizado. Teniendo en cuenta que el trabajo con la comunidad indígena nasa
se había realizado durante seis años; se contaba con un acervo
Metodología de grabaciones, videos y documentos, que ya habían pasado por
Tipo de Investigación un proceso de análisis y producción de resultados socializados y
El tipo de investigación que se identificó como más pertinente para avalados por la comunidad indígena y sus autoridades.
realizar éste estudio fue el etnográfico, ya que permitía mantener La revisión bibliográfica con miras a comprender el proceso de
un contacto íntimo con la comunidad y una actitud interpretativa de incursión de la medicina occidental, en el resguardo indígena de
las prácticas cotidianas comunitarias. Tacueyó, nos fue llevando de la mano, hacia épocas cada vez más
pretéritas, habiendo llegado al periodo del descubrimiento de amé-
Participantes rica, en el que el choque entre culturas y la mirada etnocentrista de
Como fuente primaria para el proceso de producción de informa- los cronistas españoles, dejan ver estos primeros pasos avasalla-
ción se ubicaron diferentes tipos de personas pertenecientes a la dores del pensamiento occidental.
comunidad indígena nasa del norte del Cauca, más específicamen- La producción y análisis de la información relativa a la medicina
te el Resguardo Indígena de Tacueyó. Estas personas debían cum- indígena fue estructurada a partir de las vivencias con sabedores
plir con características como: ancestrales, personal de salud comunitario, familias nasa, autorida-
·· Haber nacido en resguardo de la comunidad indígena nasa des nasa; volviendo a leer documentos, revisando notas de campo;
·· Haber permanecido en el resguardo indígena durante sus años trayendo los recuerdos de los momentos vividos en las lagunas, los
de vida páramos, los ríos, las montañas, los caminos, las casas humildes
decoradas con flores, los paseos, las fiestas, los momentos críticos
En lo concerniente al personal de salud occidental, se requería que del conflicto armado en ésta zona del país y del conflicto social
llevarán un mínimo de tres meses, laborando con las instituciones indígena en relación con el Estado colombiano.
de salud del resguardo indígena. Las entrevistas realizadas fueron transcriptas y organizadas en
categorías que permitieran identificar los desencuentros entre la
Estas personas se organizaron en los siguientes grupos: atención en salud occidental y el trabajo de la medicina indígena.
·· Sabedores ancestrales
·· Mayores y mayoras de la comunidad Discusión
·· Adultos y jóvenes de la comunidad Mediar entre dos mundos, el occidental -aquel en que estamos in-
·· Personal de salud de la IPS Indígena Sede Tacueyó mersos y que nos es familiar-, y el de una comunidad - en este caso
·· Personal de salud de la E.S.E. CXAYU’CE JXUT de Tacueyó indígena nasa -, impulsa a liberar nuestros supuestos racionales
para acercarnos a la comprensión de la que nos habla Max Neef
Como fuente secundaria para este mismo proceso se retomaron (1991) como profundo acto creativo, que solo se logra cuando el
fuentes documentales que permitieran comprender las conceptua- investigador se vive realmente implicado en el asunto; lo cual es un
lizaciones en torno al modelo de salud occidental e intercultural, y propósito bien planteado de la investigación etnográfica.
las problemáticas a nivel social, económico y político, que promue- En este sentido, los aspectos que se rescatan y dialogan en este
ven cambios en la concepción de salud-enfermedad en el pueblo apartado corresponden a la visión, de las culturas implicadas, acer-
nasa del norte del Cauca, específicamente en el resguardo indígena ca de la salud, la enfermedad y su atención, en el marco de una
de Tacueyó. interculturalidad políticamente deseable y hasta necesaria, mas no
real; que apunta, sin lograrlo plenamente, a reconocer que los pue-
Técnica blos indígenas ya no pueden simplemente marginarse de la vida
La técnica implementada durante el presente estudio se funda- social, política, económica, cultural de un país y que el asimilacio-
mentó en la observación participante. nismo ya no es posible como única forma de relación con pueblos
y culturas diferentes a la occidental.
Instrumentos En este estudio se han presentado detalles acerca de la configu-
Diario de campo - que llevé durante seis años de trabajo en salud ración de un programa de atención intercultural dirigido a muje-
con la comunidad indígena nasa. res embarazadas de la comunidad indígena nasa del resguardo de
Guía de entrevistas semi-estructuradas, construidas a partir de mi Tacueyó, Cauca, Colombia.
experiencia progresiva con los sabedores y personal de salud de la En el apartado de desencuentros, se ha indicado las normas cultu-
comunidad nasa, que implementé en la fase final del proceso de rales nasa, con las que la mujer debe romper para llegar hasta los

40
puestos de salud de atención occidental, donde su relación intrín- la confusión ¿radica en traducirlos como medicina indígena? La
seca con la naturaleza y la familia ya se pierden y donde se queda medicina occidental se propone curar, ese es su fin. La acción del
sola y desprovista incluso de ella misma, porque su saber acerca The Wala se propone armonizar. Esta es una diferencia fundamental
de sí, ahí ya no es válido. Así mismo, se han mostrado diferentes que parece tan obvia que no se ve.
posiciones observadas en profesionales de la salud, desde aquellos Un médico puede responder a la pregunta ¿por qué me duele? con
que simpatizan más con la cultura indígena, hasta aquellos que una respuesta de tipo “porque tiene una fractura en la pierna”. Pero
pueden burlarse de ella y por consiguiente de sus pacientes. no podrá nunca responder a preguntas como “¿por qué me caí del
Nathan (1999) nos llama la atención tempranamente en su texto árbol justo ese día?”…preguntas que invitan a la construcción de
La Influencia que Cura, acerca de que curar siempre es un acto de sentido (Nathan,1999, pg 15).
violencia pura contra el orden del universo. La atención a la mujer Que es lo que precisamente descubre y trabaja el The Wala o sabe-
embarazada desde la visión occidental rompe con los fundamentos dor ancestral nasa.
de la cosmovisión indígena nasa y genera fuertes desencuentros
que en medio de la cotidianidad y la influencia que ejercen las ins- Conclusiones y recomendaciones
tituciones de salud, la comunidad indígena no alcanza a revelar. Como se ha señalado en apartados anteriores, el presente estudio
Algunas de sus mujeres realizan actos de resistencia manteniendo se ha propuesto el análisis de las prácticas que se llevan a cabo en
sus partos en casa, pero los puestos de salud de la E.S.E. munici- los procesos de atención en salud y enfermedad, en el resguardo
pal y la misma IPS indígena ejercen coerción sobre ellas para que indígena de Tacueyó, desde la medicina occidental y desde la medi-
cumplan con los controles institucionales, los cuales tienen otro cina indígena nasa, para identificar los posibles desencuentros que
sentido sobre la vida y la muerte, muy diferente al de la cultura generan la aplicación de estas dos visiones en una misma comuni-
ancestral Nasa. dad, en un momento en el que el pueblo indígena nasa se propone
Estos desencuentros invitan a una reflexión más profunda acerca la recuperación y sostenimiento de su medicina ancestral.
del concepto y las prácticas de atención enmarcadas en el para-
digma de la interculturalidad, noción que genera sospechas en los Este proceso de investigación ha permitido llegar a las siguientes
pueblos indígenas pero que, no obstante, siguen afianzando al pro- conclusiones:
mover programas interculturales de atención en salud. Los desencuentros analizados, si bien se refieren a las dificultades
La concepción occidental del cuidado de la vida y de la armonía como en la atención en el puesto de salud o en las veredas, problemas
un asunto puramente científico, objetivo, superior a las “creencias” de comunicación, diferencias de pensamiento y por tanto de inter-
de pueblos que no conocen la ciencia, y el poder hegemónico otor- pretación entre lo que privilegia el enfoque biomédico y el indígena;
gado en los países americanos a las explicaciones y a las prácticas también demuestran que la dificultad para hacer realidad la aten-
de la medicina occidental, entra en grave conflicto con otras visiones ción intercultural reside en la superioridad que ostenta la medicina
del mundo, la salud, la enfermedad, la vida y la muerte. occidental y los profesionales de salud de la misma. La balanza
La interculturalidad como respuesta ética, social y normativa ante de las relaciones de poder que entran en juego se inclina hacia la
la innegable diversidad cultural, que ponen en evidencia los pue- preponderancia y eficacia del saber occidental.
blos indígenas y poco a poco los afrodescendientes, podría ser váli- Los desencuentros que plantea la atención en salud intercultural se
da, pero ¿qué cambios exige para que llegue a ser real y practicable encuentran íntimamente relacionados con el desconocimiento que
a través de programas de atención en salud intercultural? la medicina occidental sostiene respecto de la otra cultura, sobre
Aguilar (2012) afirma que: la cual se superpone, sin considerar en qué aspectos hay divergen-
La interculturalidad se trata de un modelo que pone el acento en la cias y no simplemente inferioridad, como con frecuencia se supone.
interacción entre “culturas”, en la tolerancia y en el respeto y las La medicina occidental se presenta como dadora de salud, de bien-
oportunidades positivas que abre la diversidad cultural. Sin em- estar y capaz de vencer los males que las medicinas tradicionales
bargo, la interacción es pensada de forma superficial e ingenua, solo calmaban. Nathan (1999) afirma que la sociedad occidental
reduciéndola en una celebración de una “estética intercultural”, sin es la única que concibe a sus terapeutas a partir de una sedante
tener en cuenta la naturaleza dinámica, fluida y flexible de las cul- “ideología del bien”, restándoles toda posibilidad de efecto negati-
turas y la complejidad de las relaciones de dominación existentes vo sobre sus pacientes.
en los espacios multiculturales. (Aguilar, 2012)
Lo que es precisamente el riesgo que se observa en la generación Esta posición es necesaria de comprender y superar para darle a
e implementación de programas de salud intercultural en nuestro la medicina occidental el lugar que merece junto a otras medicinas
país. Lo anterior aunado al riesgo inminente de pérdida de sabedo- con fundamentos diferentes. La comunidad indígena podría cono-
res ancestrales, dadas las transformaciones que ha vivido la comu- cer acerca de los profesionales en salud occidental, los tratamien-
nidad indígena nasa y la situación actual que viven estas personas tos y efectos positivos y negativos de esta medicina. El paciente
y que se ha discutido en apartados anteriores. indígena, por lo general se plantea una sospecha respecto al profe-
Por otro lado, ¿los programas de atención en salud intercultural sional en salud occidental y su medicina, quizá porque intuye que
son el camino para la pervivencia de las prácticas que buscan la todo terapeuta tiene el potencial de ser mitad salvador, mitad brujo.
armonía y equilibrio en pueblos indígenas? o ¿podríamos pensar (Nathan, 1999, pg 20)
estas prácticas lejos de los sistemas de atención en salud?. Quizá

41
Si comprendiéramos las diferencias entre las perspectivas sobre normas culturales nasa, a fin de cumplir con las condiciones para
la vida y la muerte, que tienen, tanto los profesionales de salud la atención occidental.
occidental y los sabedores indígenas; los primeros podrían conocer Esta situación es más sentida por parte de las mujeres, pues tie-
sobre las prácticas y significados de armonía y equilibrio indígena, nen obligaciones de cuidado de su cuerpo evitando contrariar a los
no para compararlos y medirlos desde la visión biologicista, sino espíritus de la naturaleza, para mantener la armonía y equilibrio a
para comprender al paciente indígena y su visión del mundo y por nivel individual, familiar y comunitario, tal como se observa en el
ende sus preocupaciones, angustias e incomprensiones. proceso de embarazo y el cuidado del periodo de menstruación.
Los desencuentros en la atención en salud reflejan las profundas Los profesionales de salud occidental y las Instituciones en las que
tensiones políticas del Estado con la comunidad indígena hoy y trabajan deberán conocer e interiorizar estas normas culturales y
siempre. El imaginario de la comunidad indígena frente a las ins- brindar posibilidades para que la atención occidental de acompa-
tituciones de salud, e incluso frente a los profesionales de salud, ñamiento al proceso de embarazo, parto y puerperio no induzca al
está mediatizado por la historia de dominación, exclusión y discri- desacato de normas culturales fundamentales para la comunidad
minación que ha sufrido esta población en nuestro país; lo que se indígena y cuando así lo realicen, sea desde la comprensión más
agrava por cuanto las instituciones de salud occidentales hacen auténtica de todo el sistema cultural que están viabilizando.
poco esfuerzo para recuperar la confianza del paciente indígena. La comunidad indígena necesita de sus sabedores ancestrales para
mantener la estructura del sistema cultural nasa y en ello no cabe
En el caso de las IPS-I (Instituciones Prestadores de Salud Intercul- la mirada del profesional de salud occidental quien debe cuidar y
tural), ellas tienen como misión transformar ese referente de domi- comprender ampliamente sus reacciones frente a sus pacientes,
nación de las instituciones de salud, pero ello les exige un esfuerzo la medicina indígena y sus sabedores ancestrales, para no actuar
importante a los profesionales de salud occidental, que no siempre como máquinas de abrasión de las diferencias culturales.
comprenden el trasfondo político, institucional, psicológico-cultural, Esta formación para los profesionales de salud occidental sensible,
de lo que hacen cuando atienden a un paciente de una cultura di- respetuosa e interesada por la diversidad cultural, y junto con ella
ferente a la occidental y quienes ante sus angustias, plantean res- interesada en la diversidad de cosmovisiones que existen en nuestro
puestas que evaden el aspecto fundamental del proceso de aten- país, es un proceso que se debería estar realizando desde las Insti-
ción: las profundas diferencias en el sentir, pensar, actuar de sus tuciones de Educación Superior, durante su formación. Cuando los
pacientes que provienen de un sistema cultural que actúa, como lo profesionales en salud llegan a las comunidades, en este caso indí-
afirma Nathan (1999), en su funcionamiento psíquico. genas, ya se encuentran totalmente estructurados desde un único
modelo y convencidos de que todas las demás explicaciones son un
Los profesionales de salud occidental que llegan a trabajar en terri- error: creencias de pueblos sin desarrollo científico. Llegan así sin
torio indígena vivencian estados de ansiedad, frente a las situacio- credibilidad y con pocas posibilidades de deconstrucción del saber
nes que deben afrontar con sus pacientes. El campo de la atención médico dominante a favor de otros saberes marginados.
en salud en la comunidad indígena nasa, estará mediado por estas Ser profesional de salud o de las ciencias humanas y sociales en un
emociones encontradas y experiencias contradictorias, ya que mu- país como Colombia, que plantea una amplia multiplicidad cultural,
chos de los cargos para profesionales en las IPS-I (Instituciones es un valor que muchas veces no reconocemos y no actuamos en
Prestadores de Salud Intercultural) y en las E.S.E (Empresas de Sa- consecuencia. De hecho las grandes instituciones de salud y educa-
lud del Estado), están siendo ocupados por personas provenientes ción actúan como si no existiera diversidad cultural en nuestro país.
de la ciudad, que llegan sin conocer nada de la cultura indígena y Recomiendo realizar otros estudios que permitan profundizar en
con el convencimiento de que su visión del mundo y sus conoci- aspectos como: la vivencia del personal de salud comunitario que
mientos son superiores, siempre y en toda ocasión, a las prácticas siendo indígena también realiza y promueve procesos de atención
indígenas. Estas personas, formadas como occidentales, y como en salud occidentales; la repercusión de estas prácticas de salud
profesionales que han estudiado los cuerpos, pero nada saben de intercultural en las nuevas generaciones de indígenas nasa. Así
antropología, psicología cultural o etnopsicoanálisis, tendrían la po- mismo se debe profundizar en el análisis crítico del paradigma de
sibilidad de vivenciar la interculturalidad en los procesos de aten- la interculturalidad, para distinguir sí realmente es una respuesta y
ción en salud, si fueran preparados de la manera debida antes de un camino para la ineludible relación que deberá existir entre los
llegar a la comunidad indígena. sistemas de pensamiento de occidente y los de pueblos con diver-
No obstante, las políticas públicas y los programas que ya exis- sas visiones del mundo. Por consiguiente analizar lo que la intercul-
ten, no se plantean el problema del choque de cosmovisiones, y turalidad exige en términos de transformaciones en las estructuras
suponen que con ofrecer los dos tipos de atención se elimina la y relaciones de poder a nivel local, regional y nacional.
contradicción. Es decir, no basta con que existan programas y po-
líticas, también debe haber seres humanos preparados para darles
viabilidad.

El acudir y cumplir con citas médicas, controles y tratamientos des-


de la medicina occidental le plantea a la comunidad una situación
ambigua, cuando esos tratamientos implican la transgresión de

42
BIBLIOGRAFÍA Nathan, T. La Influencia que Cura. Fondo de Cultura Económica, 1999
Aguilar. M.J. El Desafío de la Convivencia Intercultural. Disponible en inter- Palomares, M. La Investigación Etnográfica. Revista de la Historia de la
net: http://www.ismu.org/emill/upload/5192628ae6827.pdf Psicología. Volumen 29, pág. 145 – 152. Universidad Autónoma de
Devereux, G. De la ansiedad al método en las ciencias del comportamiento. Madrid, 2008
Siglo XXI editores. Tercera Edición. México, 1985 Rappaport, J., Ramos. A. Una historia colaborativa: retos para el diálogo
Max Neef, M. El Acto Creativo. Disponible en internet: http://ebookbrowsee. indígena-académico. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de los
net/max-neef-acto-creativo-pdf-d132423943 Andes, 2005
Michaux. J. Hacia un sistema intercultural de salud en Bolivia. De la tole-
rancia a la necesidad sentida. Universidad Mayor de San Andrés. La
Paz, 2004

43
ABORDAJE INTEGRAL DE LOS CONSUMOS
PROBLEMÁTICOS
Bordoni, Maria Flavia
Hospital Borda. Argentina

RESUMEN Key words


El presente trabajo se propone revisar las concepciones subyacen- Problematic Consumptions, Integrality, Suffering, Complexity, Social
tes en el marco normativo vigente a nivel nacional de los consu- Vulnerability
mos problemáticos. En base a ello se analizará la perspectiva de
abordaje integral para la atención del sujeto y su comunidad. Los Introducción
consumos problemáticos han sido incluidos dentro del ámbito de « ¿Qué entendemos por el uso de drogas? Se trata del fenómeno
la Salud a partir de la Ley Nacional de Salud Mental N°26.657 y de la incorporación al organismo humano de sustancias químicas,
el consecuente Plan Integral de Abordaje de los Consumos Proble- con unas características farmacológicas que actúan sobre todo a
máticos, Ley N°26.934. Estos cambios permitieron dar lugar a la nivel psicotrópico, pero cuyas consecuencias, funciones, efectos y
relación existente entre el sufrimiento psíquico de los sujetos y los significados son el producto de las definiciones sociales, cultura-
consumos como respuesta a éste. La noción de padecimiento en les, económicas y políticas que las diferentes formaciones sociales
el campo de la salud implica concebir al sujeto desde la trama de (grupos, colectivos e individuos) elaboran, negocian y/o disputan en
la complejidad. Atender a ello requiere de un abordaje integral que el marco histórico en el que se sitúan sus prácticas. »[i]
permita superar las miradas reduccionistas, las relaciones mecani- La Ley Nacional de Salud Mental Nº 26.657 y su decreto regla-
cistas y explicaciones deterministas propias de las ciencias natu- mentario centra para los consumos problemáticos la necesidad
rales. Se plantea comprender esta problemática en clave subjetiva de estrategias de abordaje orientadas desde el ámbito de la salud
dada su inevitable relación con el sufrimiento psíquico de las perso- pero con un diseño intersectorial. A raíz de ello es que se desarrolla
nas que recurren al consumo frente al malestar subjetivo. el Plan Integral de Abordaje a los Consumos Problemáticos – con
carácter de Ley Nacional N°26.934 (de ahora en más Plan IACoP) –
Palabras clave con el objetivo de despenalizar el consumo y atender a las necesi-
Consumos Problemáticos, Integralidad, Complejidad, Vulnerabilidad dades particulares de la comunidad desde el Modelo de Reducción
Social de Riesgos y Daños. Informa sobre la necesidad de generar estrate-
gias de prevención y atención a los consumos desde la perspectiva
ABSTRACT de Derechos Humanos.
INTEGRAL APPROACH TO PROBLEM CONSUMPTION En el artículo 4 de la Ley Nacional de Salud Mental - N°26.657 -
The present work intends to review the underlying conceptions in se plantea que los consumos problemáticos “deben ser abordados
the normative framework in force at the national level of the proble- como parte integrante de las políticas de salud mental. Las perso-
matic consumptions. Based on this, the perspective of an integral nas con uso problemático de drogas, legales e ilegales, tienen todos
approach for the attention of the subject and his community will be los derechos y garantías que se establecen en la presente ley en su
analyzed. Problematic consumption has been included within the relación con los servicios de salud”.
scope of Health from the National Mental Health Law N° 26.657 Esta perspectiva pone en relieve la consideración del sufrimiento
and the consequent Comprehensive Plan to Address Problematic psíquico en las personas que recurren al consumo de sustancias
Consumption, Law N° 26.934. These changes have allowed to give como respuesta al malestar subjetivo. El decreto reglamentario de
place to the existent relation between the psychological suffering of la Ley Nº 26.657 – 603/2013 – entiende por padecimiento mental
the subjects and the consumptions in response to it. The notion of a todo tipo de sufrimiento psíquico de las personas y/o grupos hu-
suffering in the field of health involves conceiving the subject in a manos, vinculables a distintos tipos de crisis previsibles o impre-
complex plot - the plot of complexity -. Attending to this requires a vistas, así como a situaciones más prolongadas de padecimientos,
comprehensive approach that allows us to overcome the reductio- incluyendo trastornos y/o enfermedades, como proceso complejo
nist views, the mechanistic relations and deterministic explanations determinado por múltiples componentes.
inherent to the natural sciences. It is proposed to understand this En consonancia, el Plan IACoP entiende por consumo problemáti-
problem in a subjective way given its inevitable relationship with co a “aquellos consumos que —mediando o sin mediar sustancia
the psychological suffering of people who resort to consumption in alguna— afectan negativamente, en forma crónica, la salud física
the face of subjective discomfort. o psíquica del sujeto, y/o las relaciones sociales. Los consumos
problemáticos pueden manifestarse como adicciones o abusos
al alcohol, tabaco, drogas psicotrópicas —legales o ilegales— o
producidos por ciertas conductas compulsivas de los sujetos hacia

44
el juego, las nuevas tecnologías, la alimentación, las compras o nas y la promoción, protección y/o garantía de sus derechos de
cualquier otro consumo que sea diagnosticado compulsivo por un ciudadanía[vii].
profesional de la salud”[ii]. De este modo, las necesidades evocadas por los sujetos trascien-
Lo antedicho dimensiona la problemática de los consumos desde den la problemática de consumo – vivienda, trabajo, educación,
su complejidad. En lugar de asignar una relación reduccionista sus- entre otros –[viii]. Priorizar la voz del sujeto a la hora de diseñar
tancia – consumo – adicción, establece observar primero al sujeto, intervenciones implica propiciar acciones tendientes a brindar res-
su situación singular y la de su comunidad para luego definir su puestas, incluyendo de forma activa a la persona en todo el proceso.
relación con la sustancia. El abordaje desde la integralidad de esta problemática requiere
Al respecto Paveto[iii] plantea que la problemática puede estar comprender su inevitable vinculación con el sufrimiento y el dolor.
comprendida en dos lecturas: en clave química y en clave subjetiva. El sufrimiento altera la relación con los demás y la capacidad de
Una perspectiva de abordaje que sostiene el foco de atención en actuar. El primer afectado es el propio cuerpo que, a menudo, busca
las drogas entiende el problema en clave química. El énfasis queda en las drogas legales e ilegales el medio para aliviarlo. Pero también
puesto en la estructura de las sustancias, en sus características, su modifica las relaciones con el mundo exterior, pues los problemas
composición y sus efectos. Se prioriza así el principio activo de las de marginación social afectan cada vez más a los toxicómanos[ix].
drogas, si es alucinógena, estimulante, sedante, si se trata de un Por esta razón, durante el tratamiento del sujeto es menester
hipnótico o de un ansiolítico, entre otros. De este modo, se sustan- acompañar el proceso de reconstrucción de su red social de apoyo.
cializa el problema a partir del conjunto de atributos que presentan Requiere por tanto enfrentarse a la exclusión social, lo cual signifi-
las sustancias químicas[iv]. ca trabajar por una sociedad inclusiva, por ejemplo, por la justicia
En cambio, si el foco se centra en el sujeto se entiende el proble- social[x].
ma en clave subjetiva. Se tiene en cuenta la singularidad de cada Resulta pertinente pensar el rol profesional en el proceso de abor-
usuario en su relación con las sustancias. Se historiza su consumo daje como articulador social. Sandra Galheigo[xi] al respecto pos-
y se intenta ubicar la función particular que tiene para cada uno. tula que trabajar con sujetos en situación de vulnerabilidad implica
Cuando aplicamos programas estándares de tratamiento olvidamos abordar vidas cotidianas en un entramado de redes frágiles para
la existencia de un sujeto y de otro, sustituyendo la serie por un úni- fortalecer y empoderar las capacidades tanto individuales como
co lugar, el mismo para todos[v]. Hay distintos modos de consumo colectivas. Como articuladores sociales se debe contribuir al for-
(vía de administración y cantidad de droga consumida en un tiempo talecimiento de los vínculos familiares y comunitarios ya que un
determinado) y diferentes circunstancias en las cuales se consume abordaje inclusivo significa desarrollar el sentido de conexión y per-
(estado emocional, lugar y compañía). No se puede entonces, de- tenencia de esta población[xii].
terminar la forma de abordaje solamente según la sustancia que
consuma la persona[vi]. Conclusión
Es necesario comprender esta problemática desde las perspecti- Para un abordaje integral de los consumos problemáticos es ne-
vas de la complejidad para dar lugar a la complementariedad de cesario realizar la desconstrucción de discursos y significaciones
las disciplinas, de sus diversas miradas y niveles de análisis. La sociales segregativas acerca de las drogas y los usuarios. Si algo
aproximación teórico-práctica a esta forma de sufrimiento se pre- caracteriza los diversos discursos que circulan en el campo del
senta como un desafío por fuera de los estándares clásicos de la uso de drogas es la proliferación de simplificaciones y banalidades
enfermedad. uniformizantes acerca de las drogas, la noción de toxicomanía y
La consulta se presenta como una situación compleja que requiere la figura de los usuarios. Estas pseudoteorizaciones producen sus
despejar las variables subjetivas, relacionales, culturales, históri- efectos en las modalidades de los dispositivos de tratamiento des-
cas, sociales, jurídicas y biológicas que se encuentran en juego. tinados a los usuarios de drogas[xiii].
Edgar Morin postula que el desafío de la complejidad consiste en Desde el discurso social se equipara el uso de drogas con toxico-
reconocer las tramas – o redes – de relaciones, los antagonismos y manía o adicción, se borran las diferencias entre un simple uso de
complementariedades presentes en ellas. sustancias – presentes en la historia de la humanidad como quita-
Frente a estos modos de presentación clínica se plantea la necesi- penas que no amerita su inclusión en ninguna categoría psicopato-
dad de diseñar estrategias integrales de abordaje donde confluyan lógica – de las toxicomanías, que configuran más bien, una suerte
las miradas interdisciplinarias e intersectoriales. de remedio, recurso, respuesta o solución mediante una operatoria
de supresión tóxica del dolor[xiv].
Abordaje desde la Integralidad Si se prioriza al sujeto – individual y colectivo – y sus circuns-
El abordaje integral en el ámbito de la Salud implica un conjunto de tancias particulares, se comprende el problema en clave subjetiva.
acciones individuales y colectivas que incluyan a todos los sujetos Esta respuesta se daría entonces en consonancia con la perspecti-
que participan en los procesos de salud-enfermedad (de ahora en va de la Ley Nacional N° 26.657 y el Plan IACoP.
más S/E). Supone entonces, llevar adelante acciones en todos los Para abordar la problemática de los consumos es necesario el dise-
niveles de atención que no se limiten a los ámbitos “clásicos” del ño de propuestas que trabajen en la proximidad de los sujetos, con
sistema de salud. De esta manera, se comprende el proceso de respuestas flexibles y creativas que contemplen la singularidad de
S/E desde la perspectiva de derechos para diseñar estrategias que cada situación y su contexto[xv]. En definitiva es necesario generar
consideren la fragilidad social, política y/o jurídica de las perso- estrategias que atiendan a la Integralidad del sujeto y su situación

45
NOTAS François, H. (1999). Sufrimiento psíquico y toxicomanías. En: Adicciones,11
[i] Romaní (2008) p. 302 (1), 53-63. Recuperado de: http://www.adicciones.es/index.php/adic-
[ii] Artículo 2, Ley 26.934 “Plan de Abordaje Territorial de los Consumos ciones/article/viewFile/595/580
Problemáticos” Galheigo, S. M. (1999). Repensando o lugar do social: a constituiçãode um
[iii] Paveto, R. (2016) campo de conhecimento em terapia ocupacional. En: CongressoBra-
[iv] Bordoni; Cafferata; Casas; Goldestein y López (2016), p.24 sileiro de Terapia Ocupacional, 6., Águas de Lindóia, SP.Programas e
[v] Moragues Bolado citado por Ocampo Pulgarin (2013) p.46 resumos. Águas de Lindóia, 1999. p.24.
[vi] Bordoni; Cafferata; Casas; Goldestein y López (2016), p.24 Kronenberg, F., Simó Algado, S., Pollard, N. (2006) Terapia Ocupacionalsin
[vii] Camarotti, A. y Kronblit, A. (2015) fronteras. Aprendiendo del espíritu de los superviventes. EditorialMé-
[viii] Elizalde, S.; Guerrero, V.; Ianantuony, C.; Laterrade, N.; Rizzo, F. y Si- dica Panamericana.
món, J. (2017) Ley Nacional de Salud Mental Nº 26.657.
[ix] Francois (1999) p. 53 Ley Nacional Plan Integral de Abordaje a los Consumos Problemáticos N°
[x] Kronenberg, F. (2006) p.94 26.934.
[xi] Galheigo, S. M. (1999), p.24. Neide A. y Titonelli A. (2013). Salud en la perspectiva de la integralidad. Health
[xii] Kronenberg F. (2006) p.94 under the integrality perspective. Oct -Dec; 17 (4):599-602. Extraído de:
[xiii] Quevedo, S. (s/a) http://www.scielo.br/pdf/ean/v17n4/es_1414-8145-ean-17-04-0599.
[xiv] Quevedo, S. (s/a) pdf (última vista 10/06/2017)
[xv] Camarotti y Kronblit (2015) Ocampo Pulgarin, A. M. (2013). Estado del arte de investigaciones realiza-
das sobre consumo de drogas y otras adicciones desde una perspecti-
BIBLIOGRAFÍA va psicodinámica. (Trabajo de grado, Universidad de San Buenaventura
Bordoni, M. F.; Cafferata, A.; Casas, M. B.; Goldestein, B. y López, M. (2016). Seccional Medellín) Recuperado de: http://hdl.handle.net/10819/2259
Maternidad y adicciones. La supervisión como instancia de formación Paveto, R. (20/06/2016). Claves en las lecturas del uso de drogas y loscon-
profesional. Revista Argentina de Terapia Ocupacional 2 (1), 21-26. sumos problemáticos. Recuperado de http://infoarda.blogspot.com.ar/
Camarotti, A. y Kronblit, A. (2015). Abordaje Integral comunitario de los con- Quevedo, S. (s/a). “Sobre Simplificaciones y banalidades. La Toxicomanía,
sumos problemáticos de drogas: construyendo un modelo. Salud Co- un Caso Ejemplar”. Extraído de: www.descartes.org.ar/modulo-trau-
lectiva, 11 (2): 211-221, abril – junio. Buenos Aires. ISSN 1669-2381, ma-sobre.htm (última vista 09/06/2017)
EISSN 1851-8256. Romaní, O. (2010). Jóvenes y riesgos: ¿unas relaciones ineludibles?. Bar-
Delgado Díaz, C. (2004). “The political significance of small things”. Emer- celona: Bella-terra.
gence: Complexity and Organization 6 (Special Double Issue. Nos. 1-2) Romaní, O. (2008). Políticas de drogas: prevención, participación yreduc-
Elizalde, S.; Guerrero, V.; Ianantuony, C.; Laterrade, N.; Rizzo, F. y Simón, J. ción del daño. En: Salud Colectiva, 4 (3), 301-318.
(2017). Estrategias asistenciales desde el paradigma de Reducción de Touzé, G. (2010). Prevención del consumo problemático de drogas: un en-
Riesgos y Daños, experiencia DIAT (Dispositivo de Abordaje Territorial), foque educativo. Buenos Aires: Ministerio de Educación, Troquel.
SEDRONAR, Mar del Plata. 1° Congreso de Salud Mental y Adicciones.
11, 12 y 13 de Mayo 2017.

46
ANÁLISIS DE LA PRÁCTICA DE INTERNAMIENTO DE
JÓVENES A CAUSA DEL CONSUMO DE SUSTANCIAS:
UN FRAGMENTO DE LOS ITINERARIOS TERAPÉUTICOS
Cabello Alvarez, Leonardo Senen; González Loyola Pérez, María Xochitl Raquel
Facultad de Psicología, Universidad Autónoma de Querétaro. México

RESUMEN Key words


El presente trabajo analiza las prácticas de internamiento asociadas Therapeutic Itineraries, Young people, Consumption, Internment
al consumo de sustancias en jóvenes de 14 a 22 años de edad en
San Juan del Río, Querétaro, México. Se utiliza la categoría de con- Introducción
sumo, y no abuso de sustancias, puesto que el internamiento fue Desde los años 60 el consumo de sustancias psicoactivas ha tenido
llevado por lo general como consecuencia del consumo, y no de un una evolución constante al punto de que hoy se ha transformado en
abuso. Metodología: Se realizaron 14 entrevistas semi-estructura- un problema de salud pública, y de seguridad en la mayor parte de
das a 6 jóvenes de 14 a 22 años. Resultados: Las prácticas institu- los países del mundo. Según el Informe Mundial sobre Drogas 2012
cionalizadas se rigen bajo lógicas que conllevan formas de violen- de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a pesar de que en
tación dentro y fuera de la misma institución. El proceso de ingreso, los últimos años se han generado políticas globales para reducir la
conlleva una violentación sobre todo en aquellos involuntarios que demanda de drogas y atender los problemas de abuso, el consumo
inclusive es naturalizada por los jóvenes. Conclusiones: Las prác- de sustancias psicoactivas sigue siendo un problema que va en
ticas de encierro con cierto grado de violentación son socialmente aumento (Comisión Nacional contra las Adicciones, 2011).
aceptadas a razón de que se piensa que cumplen con una función En este contexto global, según el “Centro de Integración Juvenil,
social, pese a que atentan contra la integridad física y psíquica de A. C” (2009), México pasó de ser un país exportador a consumidor
los que son sometidos a dichas prácticas de internamiento. Lo an- de las sustancias que comúnmente conllevan al internamiento de
terior es consecuencia de la falta de políticas gubernamentales que los jóvenes. Para situarnos en la realidad del consumo de la región
atiendan los problemas de abuso como tema de salud pública y basta decir que más de la tercera parte de los adolescentes de 12
no como una problemática de individuos a institucionalizar. Es ne- a 17 años consumía alcohol en 2011 y, según el Consejo Estatal
cesario sostener una perspectiva de salud mental integral para el Contra las Adicciones (CECA) el estado de Querétaro se situó en
abordaje del mismo. primer lugar durante este 2017. En la población adolescente el ta-
baquismo involucra, en la condición de adicción, al 7.1%, siendo
Palabras clave considerados adictos a aquellos que en los últimos 30 días habían
Itinerarios Terapéuticos, Jóvenes, Consumo, Internamiento fumado un cigarro a los 30 minutos de haberse levantado (Centros
de Integración Juvenil A.C., 2013). Respecto de las drogas ilícitas, la
ABSTRACT tendencia actual de consumo en México es de 1.5% de los adoles-
ANALYSIS OF THE PRACTICE OF YOUNG PEOPLE INTERNMENT BE- centes (Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz;
CAUSE OF THE CONSUMPTION OF SUBSTANCES: A FRAGMENT OF Instituto Nacional de Salud Pública; Secretaría de Salud., 2012).
THE THERAPEUTIC ITINERARIES En Querétaro el consumo de drogas entre los adolescentes se in-
The aim of this work was to analyze the practice of internment as- crementó 6 por ciento en los últimos 3 años, siendo las principales
sociated with the consumption of substances in young people from drogas que se consumen el alcohol, tabaco y marihuana, según da-
14 to 22 years of age in San Juan del Río, Querétaro, Mexico. The tos del CECA, de un 49% en 2008 a un 55% en 2011 (Nieto, 2014).
category of consumption is used, not substance abuse, since on Este trabajo está centrado en un estudio que analiza los Itinera-
several occasions the internment was carried out as a consequence rios terapéuticos de los jóvenes de 14 a 22 años que han sido
of consumption, not abuse. Methodology: there were realized 14 institucionalizados (anexos, centros de rehabilitación, clínicas de
interviews semi-structured to 6 young people of 14 to 22 years rehabilitación), por problemas asociados al consumo de sustan-
old. Results: The institutionalized practices are ruled by logics that cias (consideradas ilícitas o lícitas) en el municipio de San Juan
carry ways of operating inside and out of the institution. The entry del Río, Querétaro, México. Se consideró que conocer los procesos
process is violent, especially in that involuntary ones, that includes que ponen en marcha los jóvenes - o alguien de su entorno - para
is naturalized by the young people. Conclusions: The practices of solucionar el problema de consumo de sustancias licitas o ilícitas
internment are socially accepted and continue to exist because they es importante para aportar a la mejora de las condiciones de salud
fulfill a social function. However, it is a consequence of the state’s mental y, por ende, al desarrollo de prácticas destinadas a tratar
lack of response to problems of abuse. It is necessary to support a esta problemática. De esta investigación, se busca aportar desde
integral mental health perspective to approach it. un enfoque integral, información para generar mejoras en las prác-

47
ticas de atención a este tema de la salud mental que tiene reper- mento de su externamiento, le fue negado indicándole que debía
cusiones subjetivas en los individuos jóvenes que son sometidos a permanecer más tiempo allí:
este tipo de tratamientos. El objetivo de este trabajo fue analizar la “…llegaron mis tres meses, ya me iba y pues sí ya me iba prác-
práctica de internamiento asociadas al consumo desde la perspec- ticamente, ya iba a cumplir mi estancia, ya me iba un domingo y
tiva de los jóvenes involucrados. Se utiliza la categoría de consumo, mi padrino me dijo; “tú te vas a quedar más tiempo”… yo hice un
y no necesariamente de abuso de sustancias, puesto que, al decir desmadre, le dije a mi madre que me sacara que porque putas
de los propios jóvenes entrevistados, en varias ocasiones el inter- me querían hacer eso, y decía mi mamá “no, es que lo que diga el
namiento fue llevado a cabo como consecuencia del consumo, y no padrino”, “no manches pinche padrino, si por él fuera yo me quedo
de un abuso de sustancias. aquí de por vida”, o sea, “tu sácame, tú firmaste, ya cumplí” y no
Los anexos son instituciones dirigidas por particulares que en su me sacaron…” Agatón 21 años.
gran mayoría operan con prácticas que suelen forzar la voluntad La violencia que conlleva la práctica de internamiento no empieza,
de los individuos al adjudicarle incapacidad para decidir sobre su muchas veces, al ingresar sino antes y se despliega en la forma en
proceso de recuperación derivado de dichos consumos. Por lo ge- cómo se lleva a cabo el ingreso, ya sea forma voluntaria o involun-
neral, estos centros operan por fuera del marco legal que los regula taria. Muchas veces al ser de manera involuntaria el mismo se lleva
y ponen en marcha prácticas centradas en resolver el consumo de a cabo por medio de engaños, mentiras, trampas que conllevan
los internos a partir de la violentación de derecho humanos, tales un proceso de violentación que no es necesariamente es violencia
como la incomunicación, el no consentimiento informado sobre el física. En el siguiente fragmento se lee una especie de resignación
tratamiento a recibir, la capacidad de cancelar el tratamiento cuan- ante el internamiento:
do el sujeto lo decida o inclusive con tratos vejatorios a la dignidad “…me agarraban dormido, ¿no? la mayoría fue así dormido o yo
humana (alimentación, cobijo, aseo, etc.), bajo el argumento de que estando en mi casa, nada más llegaban, entraban por mí y “pues
el individuo que ha caído en el consumo está incapacitado para ya bueno ya vámonos…de esos fueron cuatro y tres, así, este, siete
decidir y apropiarse de prácticas del cuidado de sí mismo (Foucault, veces que así involuntariamente me llevaron, entra en mi esa parte
1978), generando discursos y prácticas que moldean sus vivencias. de decir, “bueno, puede que por mucho que lo ocupes, pero si no lo
quieres, no lo vas a dejar”…” Aristófanes 21 años.
Metodología En ocasiones los mismos familiares son los que fuerzan el ingreso,
Se trató de una investigación interpretativa de corte transversal que en el siguiente fragmento se puede leer, como para algunos de
sigue una estrategia de tipo cualitativa. Se llevaron a cabo14 entre- estos jóvenes, la mejor opción ante los golpes es el dejarse llevar:
vistas a seis jóvenes de 14 a 22 años que vivieron la experiencia de “me esperaban mi jefa (mamá) y uno de mis tíos, y me eche a co-
internamiento a causa de su consumo. rrer we, y me alcanzaron we, y me pusieron una putiza…entre mis
Las entrevistas se procesaron por generación de categorías que tíos, y me ahorcaron we, y me iban a clavar con un tubo we, el tubo
agrupan fragmentos discursivos significativos y fragmentos na- y luego el fierro, bueno primero me agarraron, bueno pus me alcan-
rrativos (Strauss & Corbin, 2002) por medio de la utilización del zaron… ya no me iban a alcanzar es que empezaron a gritar que
software Atlas Ti. yo estaba robando we, y la gente se me empezó a cerrar ya agarre
Por el tipo de estudio y técnicas de construcción de datos, se utilizó y les dije “pus ya estuvo ¿no?”, ya me agarraron ¿no? y cual we
un muestreo no probabilístico y la cantidad de sujetos se decidió que se me acercan y pasa we que me agarran paw una putisa, me
por saturación (De Souza Minayo, 1995; Valles, 1999). quise dar un tiro (agarrarse a golpes con su tío) se había pasado de
La metodología que se usó para salvaguardar los derechos de las verga we, la neta no me quise, si le pegaba no mames nos íbamos
personas que participaron en esta investigación fue notificada a a matar… me subieron a un taxi we y en el taxi me traían vergazo
través la carta de Consentimiento Informado. (golpe) y vergazo we” Sócrates 22 años.
Desde la perspectiva de algunos de los entrevistados, existen ane-
Resultados xos en los cuales si ingresar voluntariamente, se te otorgan algunos
En toda práctica hay un objetivo, en el caso de los centros de in- privilegios, a diferencia de cuando el ingreso es involuntario u opo-
ternamiento este se centra en hacer que el individuo deje de con- nes resistencia. Dentro de uno de los itinerarios se narra la forma
sumir. Las prácticas institucionalizadas se rigen bajo determinadas en la que una joven vivió tal diferencia:
lógicas las cuales conllevan formas de operar dentro y fuera de la “…yo no fui anexado obligatorio, a mí no me internaron obligatoria-
misma institución. Estas formas moldean subjetividad y las marcas mente…a un centro de rehabilitación femenil…decido anexarme,
de estas formas pueden leerse en el discurso de los entrevistados. no los seis meses que son obligatorios en el lugar, yo me anexe tres
En el caso de los jóvenes que han sido internados la lógica de estos meses, para darle sentido a todo ¿no?... empiezo a notar muchas
centros de internamiento es la reclusión intempestiva que busca cosas, yo la verdad te soy honesta yo no te recomiendo para anexar
alejarlos abruptamente de la(s) substancia(s) y del entorno que los una mujer ese lugar, es un lugar muy inhumano, no (te) tratan con
lleva a consumir. respeto … hubo a quienes las hincaron por más de cinco horas,
El joven puede ser ingresado de forma voluntario o involuntaria- hubo a quienes las dejaron sin comer uno, dos días, duermes en
mente; el tiempo estimado que dura su estadía por lo general es el piso, eh, hubo una persona, una muchacha que tenía, estaba en
de tres meses. El siguiente fragmento deja leer la experiencia de silla de ruedas, sus piernas obviamente no las sentía como no es,
un joven que, si bien ingresó voluntariamente, y que llegado al mo- no puedes salir a caminar ni nada, tienes que estar junta, tras junta

48
(las juntas siguen la lógica de AA), tras junta empezaron a engan- chos centros de internamiento son casas pseudo adaptadas para
grenarse sus piernas, parecía de pronto empezaron a hacerle como la recepción de estos consumidores (casas que no cumplen ni si-
llagas, se hicieron como si le hubieras dado un machetazo y que quiera con las más mínimas condiciones de salubridad, además de
no se compadezcan “oigan hay que llevarla a un hospital”, “no, se tener graves problemas de hacinamiento, se agrava con el maltrato
tiene que chingar sus seis meses aquí”, si el familiar no paga para vejatorio que utilizan una moral social que suele juzgar muy severa-
sacarla no podemos hacer nada, igual cuando alguien se ponía mal, mente a los jóvenes como individuos indeseables para la sociedad).
hay viejitas, hay niñas de doce, once años en centros de rehabilita- Cuando un joven anhela su libertad y la tiene pensada para un mo-
ción, en ese centro de rehabilitación, no solo entran por alcohólicas mento determinado y esta es impedida por indicaciones del propio
o drogadictas, entran por enfermas emocionales, ingobernables, centro de anexamiento el cual, vale la pena decir, recibe ingresos
gente que no puedes detener que tarde o temprano se convertirán económicos por el internamiento. La frustración es enorme y el
en alcohólicas y drogadictas, entonces es tan inhumano el lugar sentimiento de enojo es de esperarse. Esto en sí, representa una
porque cuando yo decía “es que se me puso mal esta persona, está forma de violentación, porque abusa y especula con el anhelo y
muy grave”, no sé qué, “ah no te preocupes no es grave si no se esperanza para someter a los internados a la voluntad arbitraria de
muere”…” Diotima 20 años. los “padrinos”, esto es, al discurso de la institución.
Sin embargo, a pesar del ingreso voluntario, el malestar provocado En la mayoría de ocasiones los sujetos no se reconocen como suje-
por el encierro no deja de estar presente pues es remarcado por tos de derechos y que la libertad es una garantía individual, la cual
los encargados del anexo y los propios internos, a quienes se les sólo puede ser revocada mediante mandato judicial, si es que se
remarca que dicho encierro es por su bienestar y que debe ser pretende actuar en el marco legal. El mecanismo para someter a
aceptado con resignación. Al respecto refirió un joven: los jóvenes es denigrar, anular y violentar su voluntad y su cuerpo
“…en la clínica pues es, es un buen trato, sin, sin agresiones y sin para someterlos a la voluntad de la institución que, además, como
golpes, pero pues en sí yo digo que, que lo que más pega es el en- ya lo señalamos, exige un pago a los familiares para mantenerlo
cierro ¿no?, ¿porque? porque o sea, yo como pus te lo comentaba recluido sin que puedan opinar sobre el tratamiento a seguir para
estaba acostumbrado a, a estarme alcoholizando y drogando ya de la supuesta rehabilitación, ni mucho menos exigir un trato digno
diario y así, y pus al llegar aquí y que me lo quitan pus así de sope- o a cancelar el internamiento cuando no se están respetando sus
tón pus, pus como que sí me caló estar encerrado y sin drogarme derechos. Lo esperado por estos jóvenes es que la familia sea la
pero pus ya después empecé a pensar, a recapacitar ¿no? de que, que brinde apoyo y respaldo, sin embargo, existe un abandono por
pus de que si yo estaba aquí es por mi bien y pus sí o sea, al prin- parte de la familia y hasta una aceptación que legitima el uso de
cipio yo, pues yo en lo que pensaba era al salir agarrar y drogarme formas de violentación que pueden llegar inclusive a atentar contra
otra vez…” Erixímaco 16 años. la propia vida o la estabilidad mental y emocional de los jóvenes.
La estigmatización de los jóvenes consumidores repercute fuerte-
Conclusiones mente en su autoestima a causa de la sociedad en la que vivimos,
El consumo de sustancias en jóvenes en la ciudad de San Juan del dado que el “vicioso” o “adicto” como comúnmente se les llama,
Río, Querétaro es cada vez más alarmante por su notoria facilidad suele ser denigrado como ser humano, es decir, no merece ser tra-
para adquirirlas. Esta situación no puede ni debe ser abordada sólo tado como tal. Por ello, la naturalización de la violencia es algo
como una problemática individual, sino que es atravesado por di- frecuente en el trato hacia ellos.
mensiones económicas, políticas, institucionales y sociales. El encierro conlleva un cese en las garantías de las personas y provo-
Y México, es hoy un buen ejemplo de eso, como lo demuestra la ca un cúmulo de afectos, sobre todo, cuando el mismo es impuesto.
débil política gubernamental que disocia la problemática del narco- El estar sometido al encierro es aún más complicado. Resulta per-
tráfico –que se comporta a nivel global como un negocio in crecen- turbador escuchar en los jóvenes que están internados involuntaria-
do- y el problema del consumo de sustancias lícitas e ilícitas que mente, hay un anhelo de alegría cuando mencionan el exterior.
se encuentra sin regulación gubernamental dejada en las manos de Las prácticas de encierro son aceptadas socialmente y siguen exis-
unos cuantos particulares que manejan la supuesta rehabilitación tiendo a causa de que cumplen con una función social. Sin embar-
como un tema de sometimiento forzado a tratamientos que violen- go, es importante reconocer que su permanencia – y aún más su
tan los derechos humanos. Es evidente que hacer falta una revisión aparente fortalecimiento – es consecuencia de la falta de respuesta
exhaustiva de estos centros de internamiento con un enfoque de del estado ante estas problemáticas de consumo e incluso, de una
salud mental vista desde una perspectiva psicosocial. perspectiva de salud mental integral para el abordaje de los mis-
Sin embargo, en estas instituciones, el problema del abuso de sus- mos. La falta de esta perspectiva y la naturalización del proceso de
tancias es pensado o abordado como un problema perteneciente violentación que estas prácticas conllevan, es lo que hace que las
al sujeto sin considerar el entorno social donde se desarrolla su familias vean el encierro como la única opción para la solución de
consumo. esa problemática.
El ingreso involuntario de los jóvenes a estos centros de interna- Este estudio busca aportar al desarrollo de nuevas formas de ope-
miento no garantiza el dejar de consumir. El encierro a causa del rar ante estas problemáticas desde un enfoque basado en salud
consumo, que en muchos de los casos los propios jóvenes no lo mental y derechos.
consideraban problemático, pues la gran mayoría de estos centros
no representa una opción viable para su tratamiento dado que di-

49
BIBLIOGRAFÍA de Adicciones 2011: Reporte de Drogas. México DF, México: INPRFM.
Centros de Integración Juvenil A.C. (2013). DIAGNÓSTICO DEL CONSUMO Obtenido de http://www.inprf.gob.mx
DE DROGAS EN EL ÁREA DE INFLUENCIA. México, DF: Centro de In- Nieto, A. (27 de Enero de 2014). Consumo de drogas en Querétaro aumen-
tegración Juvenil A.C. Recuperado el 20 de Octubre de 2015, de CIJ: tó en los últimos 3 años. Códice Informativo, pág. s/p. Recuperado el
http://www.cij.gob.mx/ebco2013/index.html 02 de Diciembre de 2015, de https://codiceinformativo.com/2014/01/
Comisión Nacional contra las Adicciones. (13 de Junio de 2011). Programa consumo-de-drogas-en-queretaro-aumento-en-los-ultimos-3-anos/
de Acción Específico. Programa de Acción Específico. Prevención y Aten- Strauss, A., & Corbin, J. (2002). Bases de la Investigación cualitativa. Técni-
ción Integral de las Adicciones. Mexico, D.F., México: Secretaria de Salud. cas y procedimientos para desarrollar la teoría fundamentada” Contus.
De Souza Minayo, M. C. (1995). El Desafío del Conocimiento: Investigación Colombia: Editorial Universidad de Antioquia, Facultad de Enfermería
Cualitativa en Salud. Buenos Aires.: Lugar Editorial. de la Universidad de Antioquia.
Foucault, M. (1978). Microfísica del poder . Madrid: La Piqueta. Valles, M. (1999). Técnicas cualitativas de investigación social. Reflexión
Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz; Instituto Nacio- metodológica y práctica profesional. Madrid: Síntesis.
nal de Salud Pública; Secretaría de Salud. (2012). Encuesta Nacional

50
LAS REPRESENTACIONES SOCIALES
ACERCA DE LA POLÍTICA, I ETAPA
Camisassa, Elena; Bustos, Claudia Marcela
Universidad Nacional de La Rioja. Argentina

RESUMEN Key words


El estudio de las Representaciones Sociales de la Política que circu- Social Psychology, Social Representations, Politics
lan en La Rioja, tomando la Teoría que desarrolló Moscovici, cons-
tituye nuestro objetivo. La metodología es cualitativa recurriendo Introducción
a la observación documental de una Editorial Periodística local y El objeto que nos convoca, la política, es socialmente relevante y
entrevistas semiestructuradas a diversos actores políticos locales. polémico, características que lo hacen especialmente significativo
Como dispositivo de análisis se utiliza una analogía de políticos para acercarse a él desde la perspectiva de la Teoría de las Repre-
con semidioses y las metáforas de política como fuerza o como sentaciones Sociales.
comunicación. Las conclusiones en primer lugar se refieren a la Durante la dictadura militar en Argentina, encontramos que la polí-
abundancia de los estados internos de los semidioses. Estos emiten tica estaba proscripta. Ya en Democracia se observa cierta desacre-
señales y el medio debe desarrollar un “arte” para interpretarlas. ditación de la misma, lo que se puede inferir del slogan que circuló
Aquí se observa la presión hacia la inferencia. En segundo lugar, durante la crisis del 2001 “que se vayan todos”. En ambos casos
las principales metáforas utilizadas -las que según Moscovici otor- el resultado es un vaciamiento de la política, aunque por supuesto,
gan “espesor de realidad” a la representación- relacionadas con con distinta intensidad.
“fuerza”, se materializan en “guerra” y “fenómenos climáticos”. Se A partir del 2003 se observa una cierta revalorización de la política
encuentran escasas metáforas referidas a comunicación, la misma en amplios sectores, especialmente juveniles, a través de la mili-
es aludida más bien desde su aspecto literal y como un espacio de tancia. Así surgen espacios de argumentación y debate tales como
litigios personalizados y egoístas. Finalmente la evaluación predo- Carta Abierta, Plataforma 2012, Argumentos para una mayor igual-
minantemente respecto de la política es negativa. Se destaca la dad, etc. Respecto de los partidos políticos, el PRO atrae e incorpora
evaluación de una militante, quien asocia política con “ayudar a los muchos jóvenes que utilizan las nuevas tecnologías relacionadas
que necesitan”. con internet, demostrando una gran destreza y compromiso con
esta forma de cyber-militancia. Desde el FPV surgen numerosas
Palabras clave organizaciones juveniles como La Campora, Movimiento Evita, Ko-
Psicología Social, Representaciones Sociales, Política lina, Unidos y Organizados, que rescatan la militancia juvenil de
los años ‘70 y generan nuevos espacios simbólicos como puede
ABSTRACT ser el Nestornauta o agregarle una estrofa a la marcha peronista y
SOCIAL REPRESENTATIONS ABOUT POLITICS STEP I muchas veces lo hacen, al margen de los medios de comunicación,
The study of Social Representations about politics that take pla- que generalmente los demonizan.
ce in La Rioja within Moscovici’s Theory is the aim of this work. Del mismo modo se observa una importante producción periodís-
This work methodology is a qualitative one where a local Press tica, que se considera política. Cada vez son más los programas
Publisher documentary observation have been applied as well as televisivos destinados a la misma e incluso conductores reconoci-
semi-structured interviews to different local political figures. The dos de otras secciones como deportes o chismes, pasan a conducir
analyses works whit demigods’ analogy and metaphors’ strength programas políticos. Parece que la política ejerce una fascinación y
and communication. The conclusions refer firstly to demigods’ inner como “la sangre en primera plana” ahora forma parte de las recetas
being than send “signals” which interpretation is necessary. It is para “vender” en el mercado de la comunicación.
in this background where can be observed “the art of interpreting Se encuentra en los Antecedentes de Investigación una represen-
signals” and the inference pressure. Secondly, the main metaphors tación social negativa respecto de la política, asociándosela con
used in this work which bring “reality density” to representations, “corrupción” (Bruno, Barreiro y Kriger, 2011), aunque también, esta
according to Moscovici, are related to the “strength” concept, ma- evaluación negativa comienza a sufrir un proceso de transforma-
terialized in “war” and “climate”. Only a few references can be ob- ción (Torres Stöckl y Arué, 2013; Cárdenas, 2007)
served within the communication dimension where politics can’t be Para los fines de este trabajo queda indagar acerca de si se observa
seen as a place for communication, agreement and disagreement esta revalorización de la política, especialmente en los jóvenes, en
but somewhere with individual and selfish disputes. Finally, the eva- una sociedad tradicional como la local.
luation is predominantly negative. There’s a remarked evaluation
that belongs to an activist who considers politics as connected to Metodología
“helping the needy”. En el presente proyecto se utiliza la investigación cualitativa, que es

51
la que predomina en las investigaciones referidas a las representa- 1- Semidioses
ciones sociales en América Latina. Siguiendo además, la tradición Dado el tenor de los enunciados, se puede establecer una analo-
de los estudios en la Teoría de las Representaciones Sociales -par- gía entre los actores políticos y una especie de semidioses, como
tiendo del pionero realizado por Moscovici (1979), se opta por la un espacio recubierto de una cierta sacralidad. De este modo se
observación documental de los medios de comunicación, partiendo especula acerca de las acciones de los actores políticos tomando
del supuesto acerca de que los mismos colaboran en la producción en cuenta su mundo interno (sus sentimientos, pasiones, voluntad,
de las representaciones sociales, en la difusión e instalación del pensamientos, creencias, expectativas o intenciones), sus accio-
“objeto” y le otorgan legitimidad. nes, sus habilidades o la carencia de las mismas, como así también
Dado que la presente es una investigación de tipo cualitativa en las señales que emiten.
donde es esperable la explicitación de los supuestos de los investi- - La iracundia del presidente K, contra todo lo que tiene olor a Menem
gadores, se realizó al inicio, una pequeña charla informal con algu-
nos de los integrantes del equipo, acerca de la política. Los políticos, funcionarios se rigen casi exclusivamente por su de-
Los datos se toman una Editorial Política Dominical que se publica seo de poder
en un diario local. La misma incluye una opinión acerca de los acon- - Para ser realistas, ningún gobernante quisiera perder esa facultad
tecimientos políticos más relevantes ocurridos durante la semana que le otorga la suma del poder político y económico, y esta no es
y caricaturas de los actores políticos referidos en la nota. Además la excepción.
tiene vigencia desde el año 1998 y está digitalizada desde el 2003.
En la primera etapa se realiza el análisis textual, cuyos primeros También se remarca la habilidad de esta especie de semidioses, su
datos se incluyen en el presente trabajo, quedando el análisis de “cintura política” o también la carencia de la misma
las caricaturas, para la segunda etapa - Un político ducho para arreglar entuertos
Se confeccionó un corpus con 507 columnas desde feb. 1998 hasta
dic-2015 y se comenzó el análisis, llegándose a un punto de satu- Son frecuentes las peleas y amistades, los acercamientos y aleja-
ración a partir del cual se continuó con una muestra intencional de mientos entre los actores políticos
253 columnas que representan el 50 % del total. - comenzaron a desandar el camino que ellos mismos construyeron
Como es esperable desde una investigación cualitativa, la carga con odios, indiferencias, reacciones violentas, y epítetos de grueso
teórica de las dimensiones es muy fuerte. En este sentido, se rea- calibre impropios para dos mandatarios del pueblo
liza la primera aproximación, tomando como dispositivo de análisis
teórico: 1- una perspectiva poco politológica si se quiere, desde la A veces dos actores políticos están enemistados, pero luego se
que se establece una analogía que pone a los políticos como una conoce un acercamiento entre ellos, o también a la inversa, son
especie de semidioses y 2- desde un perspectiva más politológica, amigos y luego se distancian. Esto aparece como una sorpresa por
la distinción que hace García (1994) entre política como fuerza y lo impensado y se utilizan algunos recursos estilísticos como una
política como comunicación. pregunta retórica o una metáfora, los que otorgan una sensación
de realidad muy fuerte a la representación de peleas constantes,
Resultados amistades y traiciones.
La columna incluye varios temas, los más sobresalientes de la se- - ¿Cómo llegó el oficialismo a decidirse a cortar el cordón umbilical?
mana, haciendo una interpretación sobre los mismos. Como es es-
perable en una Editorial Periodística, se observa abundante uso de La narración de estos acercamientos y alejamientos, peleas y amis-
recursos estilísticos tales como la tercera persona, adjetivos, sus- tades van creando una trama que con el correr del tiempo adquie-
tantivos de valoración, preguntas retóricas metáforas, etc. El objeti- ren el tinte de una “novela”
vo es un cambio notable del estilo narrativo para atraer la atención. Es muy común que se reclame sensibilidad a los semidioses ante
El tipo discursivo de la Editorial Periodística consiste en un texto no las necesidades de la gente y que el envío de fondos produzca
firmado que presenta una opinión sobre algún tema de actualidad, alegría. Subyace la idea de miedo y conveniencia por los recursos.
es decir, que explica, valora y juzga un hecho noticioso de especial
importancia, y que en la actualidad está cada vez más destinado a 1.a. Hermes. Como dijimos, los semidioses emiten señales que
la política. De este modo ofrece una interpretación de la realidad suelen ser interpretadas al modo de lo que se ha denominado aquí
al lector, que le sirve para elaborar una comprensión de la misma. como “Hermes”. Respecto a esto, unas palabras previas. El ras-
El lector supuesto parece ser un lector interesado o involucrado en go principal de Hermes consistía en ser mensajero de los dioses.
la política, que sigue la columna, para informarse o cubrir una ne- Además era un orador diestro por lo que se le encargaba llevar
cesidad de interpretación acerca de los acontecimientos políticos mensajes cuando se requería elocuencia para lograr persuasión.
de la semana. La interpretación otorga un sentido que está dado De Hermes también procede la palabra hermenéutica que designa
por la necesidad de organizar la información, teñido generalmente el arte de interpretar los significados ocultos.
por los afectos y en función de los valores. Además de informar e En este sentido, parece existir un código lingüístico verbal y no
interpretar , la columna también realiza predicciones verbal, de gestos, señales, acciones de gobierno, discursos, decla-
A partir de las dimensiones teóricas mencionadas arriba, presenta- raciones, etc. que van dejando pistas, señales, que hay que saber
mos a continuación algunos resultados. interpretar. Los políticos son los primeros que tienen que saber in-

52
terpretarlas, aunque a veces no lo hacen de forma adecuada. - porque no es lo mismo perder sobre la hora que por goleada.
La columna como Hermes, tiene acceso a los semidioses e inter- - El “huracán” ... (ganó por mucho las elecciones) promete arrasar
preta sus mensajes por lo que también tiene que manejar este “arte nuevamente
de interpretar señales”.
- Quien a juzgar por los ataques de dos colaboradores cercanos del Las metáforas acerca de la política como comunicación, son re-
jefe comunal, parece haberse distanciado de él feridas con términos tales como “diálogo”, “reunión”, “conversa-
ciones”, “negociación”, “consenso” o “acuerdo” y aparecen gene-
La actividad de Hermes también se plasma en acercar a través de ralmente como expresiones de los actores políticos. Pero es visto
la narración, acontecimientos, palabras o actividades de los actores más bien como un espacio de litigios personalizados y egoístas Es
políticos que son desconocidos para el común de los mortales de destacar que se hace hincapié en las negociaciones, cuando se
- el jueves por la noche cuando ofició de anfitrión de una cena trata de acuerdos para conseguir mayores fondos o para establecer
netamente política las candidaturas, pero son muy escasas las referencias a diálogos,
reuniones, etc. con un carácter más de tipo político doctrinario:
La abundancia de trascendidos o situaciones ocultas que Hermes - Las pujas quedaron de lado, después del acuerdo por los fondos
devela, otorgan un espesor de realidad muy fuerte a la vivencia de
engaño. A esto se puede agregar que existe cierta desvalorización de la
Hermes trasmite e interpreta el mensaje de los semidioses, aunque comunicación ya que se la interpreta como ineficaz frente a las
a veces las señales son oscuras hasta para el mismo Hermes acciones, estás ultimas serían las auténticas.
- Pero todavía siguen siendo una extrañeza las razones por las - (la palabra) constituye un mecanismo tramposo para tergiversar
cuales ha venido incrementando su caudal de voto elección tras según conveniencias sectoriales, la voluntad del sufragante.
elección.
Por último, también hace referencia a lo que puede denominarse
1.b.Olimpo. Otra analogía consiste en la ubicación de un lugar es- como Comunicación Enmascarada, en donde la misma no tiene
pecial de reunión de los semidioses, cual si fuera un Olimpo. Du- como objetivo explícito y auténtico el diálogo, sino más bien la si-
rante la presidencia de Carlos Menem adquirió gran trascendencia mulación y el engaño.
Anillaco, que incluso concitó la vista de miles de turistas, pero con - A ello se suma una aglomeración de candidatos que lo único que
mayor o menor trascendencia, siempre hay un “Olimpo”. termina por hacer es confundir aún más a un electorado que debe
- La finca de ... se convirtió en los últimos tiempos en el lugar donde realizar un esfuerzo importante para conocer las propuestas de
se “cocinan” las principales definiciones políticas dentro del oficia- candidatos que en muchos de los casos hacen lo propio para… ¡no
lismo gobernante ... cual si fuera la famosa casa de Gran Hermano, ser demasiado claros!
fue escenario en los últimos días de una serie de reuniones con
dirigentes afines que se perfilan con aspiraciones electorales para En ninguno de los aspectos tratados arriba se puede observar una
mayo próximo. revalorización de la política, muy por el contrario, en algunos pasa-
jes, se observa una evaluación negativa de la misma:
2- Fuerza y comunicación - para muchos de estos jóvenes, hoy los políticos, son sinónimo de
Este aspecto se indagó rastreando las metáforas en el texto, las mentiras y engaños, de enriquecimiento y corrupción.
que por cierto son un recurso estilístico usado en abundancia por
la columna. Según Moscovici (2005) la metáfora agrega espesor Discusión
fenoménico, espesor de realidad a nociones abstractas, intentando En la primera conversación informal realizada con los integran-
de este modo aprehender, caracterizar, designar una forma de lo tes del equipo, como un modo de explicitar nuestros supuestos,
real. Por ello, la metáfora es una poderosa forma de construcción se observa la expresión de algo que se evidencia en risas, suspi-
de realidad, ya que otorga una prueba, está ahí para probar que es ros, miradas, incomodidad. Los no militantes asocian política con
así, como una forma de verificación. También condensa y simplifica corrupción e interpretan que las acciones de los actores políticos
el mensaje, con una carga valorativa impregnando el vocabulario y tienen como única finalidad ganar las elecciones, ávidos de poder y
las concepciones. dinero. Por otra parte es de destacar que la integrante militante del
Como ya se dijo, tomamos como dispositivo de análisis teórico la equipo, asocia política con ayudar a otros, a los que más necesitan,
diferencia que hace García (1994) respecto de la política como continuar ayudando a pesar de la mala imagen de los dirigentes
fuerza y la política como comunicación. Entonces precisamente se y reconociendo que estos le han hecho mucho daño a la política.
buscaron metáforas de política que hacen referencia aquéllos. Las Por eso vive con dolor ver en lo que se ha convertido la misma e
metáforas de fuerza son muy abundantes, las segundas son es- interpreta las acciones de los actores políticos como ataques de los
casas, se hace referencia a ella, más bien desde el sentido literal. contrarios a su línea interna.
Las metáforas acerca de la política como fuerza se basan en es- De lo dicho hasta aquí, se desprende claramente que “política” es
pacios relacionados con la guerra, fenómenos climáticos, disputas una cuestión compleja, por lo que los sujetos buscan “simplificar
deportivas o medios de transporte: la realidad”, función propia de las Representaciones Sociales. Por
- Trajo nuevas declaraciones de guerra este motivo, la columna está sometida y a su vez cubre la presión

53
hacia la inferencia del objeto socialmente definido, de la que habla BIBLIOGRAFÍA
Moscovici (2005) como una de las condiciones de emergencia de Bruno, D., Barreiro, A. y Kriger, M. (2011). Representaciones sociales de la
la representación. Para responder a esta presión, desarrolla lo que política en los jóvenes: Corrupción institucional y mentira. Kairos. 15(28),
hemos denominado aquí como “el arte de interpretar señales”. 1-16 http://www.revistakairos.org. Accessed Noviembre 2 2014.
Cárdenas, M., Parra, L., Picón, J., Pineda, H. y Rojas, R. (2007) Las Repre-
Es muy posible que el lector siga la columna para cubrir su ne-
sentaciones Sociales de La Política y la Democracia. Última Década.
cesidad de estar informado y de interpretar los acontecimientos
26(jul),53-78. www.scielo.cl/scielo. Accessed Noviembre 2, 2014.
políticos, pero también para seguir las aventuras y desventuras, las
Durkheim, E. (1991). Las reglas del método sociológico. Madrid: Akal.
peleas y reconciliaciones de los semidioses, con cierta impronta Filinich, M. I. (2007). Enunciación. Bs. As.: EUDEBA.
novelesca. García, J. (1994). La racionalidad en política y en ciencias sociales. Bs. As.:
En este sentido, el lector busca, necesita definiciones concretas, Centro Editor de América Latina.
conocer los hechos políticos, en el sentido de hechos sociales Moscovici, S. (2005). Le Rappresentazioni Sociali. Bologna: Il Mulino.
(Durkheim, 1991), es decir, como datos o información a partir de Torres Stöckl, C. y Arué, L. (2013). El mundo de la política y su concepto
los cuales se pretende lograr la objetividad. Esto es relativamente de acuerdo con militantes universitarios en Tucumán, Arg. Polis: In-
sencillo, cuando el hecho político ya se ha producido, pero muchas vestigación y Análisis Sociopolítico y Psicosocial. 9(1), 109-137 www.
veces, los acontecimientos políticos referidos se enmarcan como redalyc.org/ Accessed Noviembre 2, 2014.
acciones políticas en el sentido de acción social de Weber (1984), Weber, M. (1984). Economía y Sociedad. Méjico: Fondo de Cultura Eco-
nómica.
es decir, por un lado, una acción que tiene un sentido para quienes
la realizan, afectando al mismo tiempo conducta de los demás, y
por otro, el modo de acceder a ella no es a través de la objetivi-
dad como en el planteo anterior, sino a través de la comprensión e
interpretación de la acción en curso. Es fácil concluir que las acti-
vidades de interpretación que realiza la columna en su dimensión
de Hermes, se centran en estas acciones políticas en curso, pero
intentando otorgarle un carácter de hecho político, porque es lo
que los lectores demandan. En síntesis, se buscan hechos políticos
donde hay acciones políticas.
Por otra parte se observa también que existe una demanda acerca
de que las relaciones entre los actores políticos sean auténticas, de
amistad, de afectos, de perdurabilidad y, cuando se enfrenta con el
hecho de que estas son en gran parte estratégicas se produce una
desilusión y se denigran a los semidioses.
Para finalizar y retomando el núcleo de la investigación podemos
concluir que no se observa en el ámbito local, representad por la
columna observada, el corrimiento de las representaciones socia-
les acerca de la política, en su dimensión evaluativa, hacia una
consideración más positiva de la misma, que fuera observado en
otros contextos.

54
PSICOLOGÍA COMUNITARIA Y EXTENSIÓN UNIVERSITARIA:
NARRATIVAS, DIÁLOGOS DE DISCIPLINAS E
INTERVENCIONES CON ENFOQUE DE DERECHOS
Casares, Luciana; Colanzi, Irma; Malagrina, Julieta Karen
Universidad Nacional de La Plata - Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. Argentina

RESUMEN this orientation and we will review some antecedents that we re-
La experiencia de la formación y la práctica en extensión universi- cognize as filiatorios and that are ordered from narratives that place
taria, considerando la apuesta de la Psicología Comunitaria, con- a positioning with respect to psychologists, politics and society.
tribuyen a la definición de una identidad profesional que atienda a
la co-construcción de saberes, desde el marco de la Ley de Salud Key words
Mental N° 26.657 y el paradigma de Derechos (económicos, so- Community psychology, Professional identity, Interdisciplinary, Men-
ciales, culturales y de acceso a la justicia). En este trabajo nos tal Health
proponemos analizar las intervenciones en extensión universitaria,
partiendo de un análisis genealógico que permita identificar el lu- Introducción
gar de la politización de la tarea de los/as futuros/as psicólogos/ El presente trabajo se enmarca en el Proyecto de Extensión Univer-
as, así como también los valores epistemológicos que se conjugan sitaria “Entretejiendo derechos. Fortalecimiento y ampliación de de-
con los saberes situados de los/as extensionistas en colaboración rechos en el barrio Qom” (2017). En el mismo desarrollamos tareas
con la comunidad. Nos proponemos analizar las instancias de for- que se sustentan en las concepciones de la Psicología Comunitaria,
mación en clínica comunitaria en el marco del Proyecto de Ex- considerando el marco de derechos de la Salud Mental y los dere-
tensión “Entretejiendo derechos” (2014-2017), y considerando las chos económicos, sociales y culturales (DESC).
herramientas conceptuales y técnicas de los talleres de Psicología Nos proponemos analizar el lugar de las intervenciones desde una
Comunitaria. Se problematizará el sentido que consideramos tiene perspectiva comunitaria en la extensión universitaria, a través de
esta orientación y revisaremos algunos antecedentes que recono- nuestras intervenciones en los talleres de Psicología Comunitaria.
cemos como filiatorios y que se ordenan a partir de narrativas que Asimismo, analizaremos dichas prácticas contemplando las lógicas
sitúan un posicionamiento respecto de psicólogos/as, la política y de formación de los/as futuros/as psicólogos/as desde desde algu-
la sociedad. nos referentes de los inicios de la carrera de grado, por medio de
prácticas comunitarias en extensión, basadas en la co-construcción
Palabras clave de saberes situados.
Psicología comunitaria, Identidad profesional, Interdisciplina, Salud La metodología de análisis se centra en la producción técnica de
Mental indicadores y resultados sobre: la tarea en territorio producciones
efectuadas en los talleres de Psicología Comunitaria y la repercu-
ABSTRACT sión en la formación
COMMUNITY PSYCHOLOGY AND UNIVERSITY EXTENSION: DIALOGUES En este apartado nuestro objetivo es contribuir a un análisis genea-
OF DISCIPLINES AND INTERVENTIONS WITH A RIGHTS APPROACH lógico (Foucault, 1969) de las práctica de salud mental comunita-
The experience of training and practice in university extension, con- rias (Del Cueto, 2014), contemplando los valores epistemológicos
sidering the commitment of Community Psychology, contribute to y no epistemológicos involucrados en la construcción de saberes
the definition of a professional identity that addresses the co-cons- comunitarios en un barrio de las afueras de la ciudad de La Plata.
truction of knowledge, from the framework of Mental Health Law Este análisis se limita a algunas prácticas comunitarias de docentes
No. 26,657 And the paradigm of Rights (economic, social, cultural y estudiantes en la localidad.
and access to justice). In this work we propose to analyze the inter-
ventions in university extension, starting from a genealogical analy- Las narrativas de las memorias: identidad profesional y valo-
sis that allows to identify the place of the politicization of the task res en extensión universitaria
of the future psychologists, as well as the epistemological values Cuando mencionamos la noción de narrativas nos referimos a las
??that are conjugated with the Knowledge of extension workers in producciones que permiten reelaborar la propia identidad (Ricoeur,
collaboration with the community. We intend to analyze the instan- 1999). En el quehacer de extensión dichas narrativas configuran
ces of training in community clinics within the framework of the tanto un eje vertebrador de los talleres, como también la configu-
Extension Project “Weaving Rights” (2014 - 2017), and considering ración de modos en que psicólogos/as van definiendo su identidad
the conceptual and technical tools of the Community Psychology desde los primeros años de la carrera univesitaria.
workshops. We will problematize the sense that we consider has A fin de desarrollar un análisis situado contemplaremos genealó-

55
gicamente las intervenciones comunitarias de psicólogos/as en el ria de la Salud. Esta experiencia buscó formalizar la posibilidad de
caso de la ciudad de La Plata. Nos centraremos en los talleres de articular en espacios no convencionales el ejercicio profesional de
expresión efectuados en el Hospital de Romero, cuyos primeros re- la psicología, retomando la herramienta de la Psicología Comunita-
ferentes fueron las estudiantes de la carrera de Psicología Liliana ria como revalorizadora de las voces de la comunidad, viabilizando
Guido, Leticia Cufré y Amalia Rétori. Las prácticas comunitarias que la resolución de problemas barriales con participación activa de
desplegaron en el hospital se sustentaba en los aportes teóricos del la comunidad y sus saberes, así como también la articulación del
materialismo histórico, la Psicología Institucional y el psicoanálisis. psicólogo/a como fomentador de redes y articulador de lazos in-
Dichas prácticas posibilitaron una mirada compleja de los procesos terdisciplinares e intersectoriales para el tejido de la salud integral
de salud y enfermedad, así como también del compromiso social comunitaria.
y la politicidad de la tarea de psicólogos/as. Estas intervenciones Retomando lo que expresan los/as primeros/as psicólogos/as que
se iniciaron en el año 1971 y tuvieron como destinatarias a las se acercaron a efectuar intervención alternativas al modelo de
mujeres de la Sala de Admisión G, con quienes se logró trabajar atención médico hegemónico en el Hospital de Romero, durante
en talleres y exposiciones de pintura, literarias, etc. Describieron los años ´70: “el trabajo profesional está integrado al proceso de
las prácticas desde un posicionamiento sensible al sufrimiento y liberación de nuestro pueblo, es político” (Ana, 1971. Tallerista
a la vulnerabilidad del otro, se auto- caracterizaban por “poner el del equipo); “fue decisiva la politización de nuestro rol, de nuestra
cuerpo, entusiasmar, servir al prójimo, con esa fuerza y la genero- práctica. Debemos insistir en instrumentalizar la voluntad y afecto
sidad del amor” (Guido, s/d). Diferentes modelos aportaron aristas que ponemos, capacitándonos” (Lilian, 1971. Tallerista del equipo.
de la complejidad de lo social, de la participaciòn del otro en un Permanece desaparecida desde 1977).
modelo de salud comunitaria, Goldemberg, Pichòn Riviere, Bleger,
con formas de contemplar el padecimiento social en lo subjetivo, Formación universitaria en Extensión, Derechos y Salud Mental.
construyendo lazos sociales y dispositivos para construir desde lo El breve recorrido histórico antes planteado nos permite delimitar
colectivo la ausencia del estado, la incertidumbre, la resistencia de de qué manera las primeras prácticas comunitarias en la carrera de
las instituciones y la crisis de solidaridad. Con el golpe militar del Psicología respondieron a una concepción del rol de los/as psicólo-
año 1976, las prácticas comunitarias que desafiaban al Modelo Mé- gos/as, en tanto agentes de transformación social.
dico Hegemónico fueron desaparecidas (Vainer y Carpintero, 2004), A partir de las acciones de la Triple A, y luego con el golpe militar,
dado que constituían sabres “peligrosos”, que ponían en duda el el terrorismo de estado silenció prácticas comunitarias. En tal sen-
modelo de atención médica hegemónica. tido, es preciso considerar el planteo de Alejandro Vainer (2004;
Las memorias colectivas (Halbwachs, 2011) de quienes conforma- 2005), quien identifica dos tipos de desapariciones de mano de
ron el grupo de profesionales de la salud, que resistió los embates la dictadura cìvico militar: los trabajadores de la Salud Mental y
del terrorismo de estado en hospitales públicos, fue recuperada a la desaparición de las teorías y prácticas transformadoras de la
partir de las construcciones de memoria de los/as sobrevivientes, sociedad. El tipo de pràcticas que fue barrida muestra que no se
revisando el presente: “la memoria tiene una función con respecto tratò de desaparecer posiciòn tecnocrática disciplinar particular,
a la historia, ya que permite negociar en el terreno político y ético lo sino aquellas que suponìan una idea sobre el otro asì como gestiòn,
que debe ser resguardado y transmitidos por la historia” (LaCapra, escucha y acciòn social de la salud comunitaria.
2008. En Bertoia, 2013). El impacto de las desapariciones en el presente se observa en múl-
Las prácticas comunitarias de psicólogos/as eran consideradas tiples dimensiones, de las cuales consideraremos únicamente el
como prácticas que atentaban contra el modelo de atención médi- modo en que las mismas han repercutido en el tipo de recorridos
co hegemónico, y por esta razón debían ser “extirpadas para poner teóricos y vivencias de los/as estudiantes de psicología, quienes no
orden en ese tejido social “ (Bertoia, 2013: 77). han tomado conocimiento sobre las prácticas anteriores al golpe
La prácticas comunitarias también fueron desterradas de las carre- militar, así como tampoco acceden a lecturas y recorridos teóri-
ras de Psicología, en un primer momento a partir del cierre de las cos vinculados con las intervenciones sociales y comunitarias de
carreras “menores” (Rodriguez, 2015) como era el caso de Psico- la clínica.
logía. Este proceso fue antecedido por maniobras como separar el En el caso de la Universidad, la extensión universitaria es la función
60% del plantel docente (unos 3.700) en la Universidad Nacional primordial que permite la inclusión de estudiantes de los prime-
de La Plata. ro años de la carrera en tareas comunitarias supervisadas. Dichas
Con la democracia y la reapertura de la carrera se fueron institu- tareas propician el acercamiento a las intervenciones clínicas y
cionalizando diferentes avances en materia de la formación de los/ comunitarias con el acompañamiento de graduados/as extensio-
as psicólogos/as. Pero aquellos recorridos dejaron una inscripción nistas. Asimismo, dentro de las intervenciones se contempla la
ligada a la identidad profesional de psicólogos/as lo que motivó, articulación con equipos de Atención Primaria de la Salud (APS) y
por ejemplo, luego de varias décadas, la experiencia del Programa Programas Territoriales interdisciplinarios (Barrio adentro).
de Psicología Comunitaria (2004 - 2007) del Colegio de Psicólogos Estas acciones motivan la participación activa de los/as estudiantes
distrito XI de la provincia de Buenos Aires (Malagrina, 2005), en el concibiendo sus prácticas extensionistas con una mirada compleja
que se articulaba la formación sistemática de nuevos profesionales que involucra intervenciones clínicas respetuosas de la co - cons-
con prácticas supervisadas en los barrios periféricos de la ciudad trucción de saberes, del saber situado de los/as niños/as, mujeres
de La Plata y Ensenada, con sede en los Centros de Atención Prima- y jóvenes que participan de los diferentes equipos de trabajo del

56
Proyecto de Extensión. plantear intervenciones alternativas articuladas con la atención
Las intervenciones clínicas en extensión también ofrecen herra- primaria de la salud, una de las líneas de articulación que nos pro-
mientas conceptuales y prácticas que constituyen un área de va- ponemos en nuestro proyecto.
cancia en la currícula del plan de estudios de los profesionales del ¿De qué manera esto constituye una instancia de formación y
campo de la Salud Mental, especialmente de los/as psicólogos/as. aprendizaje? Justamente, las acciones en la comunidad constitu-
Estas vacancias en la formación generan diversos cuestionamien- yen una estrategia de formación vivencial respetuosa de las ne-
tos ¿hay una jerarquización de saberes en la formación de los/as cesidad de la comunidad y desde una perspectiva interseccional
psicólogos/as que conlleva a la deslegitimación de las prácticas que atienda los desafíos de las condiciones de clase, etnia, género,
comunitarias? Cuando nos referimos a dichas acciones también entre otras dimensiones que repercuten en nuestra tarea extensio-
tenemos que analizar las primeras intervenciones de psicólogos/ nista frente a la comunidad.
as de nuestra carrera y el modo en que desde la actualidad se Pongamos como entendemos la relación con otros saberes disci-
identifica las dificultades que han aparecido en la legitimación de plinares, interacción con barrio adentro y esfuerzo de teorizar y re-
estas prácticas que se asocian a actividades en las que “hay que visar las actividades entre talleres , mención a lo exigido en la LSM
embarrarse” o para las cuales no se presenta interés en función del Primero un nivel que hace de marco general desde los Derechos de
predominio de la clínica individualista y psicoanalítica. la Infancia, un segundo nivel ligado a las metodologías de la Psico-
La intervenciones territoriales implicadas son entonces un objeto logía Comunitaria, las intervenciones comunitarias y la investiga-
específico de nuestro equipo de extensionistas que tienen como eje ción acción y un tercer nivel disciplinar específicamente psicológi-
propiciar desde actividades como el juego y el dibujo con niños/as, co. En este último se trabaja con los conocimientos curriculares de
repolitizar nuestra tarea en términos de una praxis a nivel de las la asignatura Psicología I y otros textos disciplinares que retoman
subjetividades y también en su dimensión territorial. los interrogantes emergentes de las observaciones e intervencio-
nes de los talleres y las demás actividades de extensión.
Salud Mental y co - construcción de saberes situados desde
una perspectiva de derechos. 2- Revisar si con esta propuesta de la psicología comunitaria se
A partir de los desarrollado nos interesa y la decisión epistemológi- puede hacer y fortalecer la salud integral en las personas y la co-
ca y de valores no epistémicos de trabajar en el marco de la ley de munidad a través de las prácticas que fueron devaluadas durante la
Salud Mental y los Derechos humanos desarrollamos tres ejes de dictadura cívico militar, con talleres, dinámicas grupales y fomen-
análisis de indicadores y reflexión de los resultados: tando las redes y el lazo comunitario. Esto es si en territorio pueden
registrarse indicadores de mejoras en la salud, enriquecedores en
1- Analizar si con este marco se puede recuperar tradición histórica la comunidad y potencian formas de producción de sentido que
de las prácticas comunitarias y de un hacer profesional de psicólo- fortalecen la identidad y los derechos humanos.
gos/as basado en derechos que no pierde especificidad disciplinar Bajo estos puntos, es que el proyecto de Psicología comunitaria
y de una forma de interdisciplina particular. vertebra sus intervenciones. En el territorio específico, que es el
El taller de Psicología comunitaria se enmarca en los propósitos del taller del barrio con niños y niñas de entre 3 y 13 años, es que las
Plan Estratégico de la UNLP (2014-2018), fortaleciendo la forma- y los extensionistas ponemos en juego la interrelación de los cono-
ción de profesionales sensibilizados y con experticia de interven- cimientos teóricos aprendidos en ámbito disciplinar, a lo práctico
ción comunitaria. en la interacción con el sujeto, su identidad, su historia, sus lazos
La formación de los/as estudiantes se produce in situ, en la tarea intergeneracionales y su contexto, en pos de otro tipo de conoci-
misma del desarrollo del taller, así como también en espacios de miento que implica la co-construcción de saberes
ateneos clínicos que contemplan la formación disciplinaria, herra- Si apostamos a una co-construcción de saberes, es por el mismo
mientas interdisciplinarias y las herramientas técnicas propias de hecho en que entendemos que la intervención profesional se difi-
la tarea de extensión universitaria. culta si se la piensa desde un lado donde el psicólogo y psicóloga
De esta manera, la apuesta del Taller Psicología Comunitaria se vuelca un saber teórico aprendido a un sujeto apartado de una his-
centra en recuperar los aportes de las intervenciones que en terri- toria, una etnia, creencias propias, lazos intra e inter familiares, y
torio producen nuevas intervenciones y herramientas clínicas, que un contexto económico- social concreto.
se contraponen a las de los modelos hegemónicos que únicamente La co- construcción, implica necesariamente un otro o otra,
legitiman la intervención en emergencia y desde saberes dominan- Obtuvimos importantes resultados respecto de la sensibilización
tes (Menendez, 1988) en las familias de la comunidad sobre las capacidades efectivas
La extensión universitaria conjuga entonces teorías, saberes, prác- y potenciales de los niños a través de la promoción de actividades
ticas y valores, que se sostienen en rupturas epistemológicas, como lúdicas y de vinculación con el entorno cultural específico de la
es el caso de la revisión crítica del modelo de atención médico he- comunidad. También mejoró la valorización de los niños, sus fa-
gemónico, así como también, promueve la formación específica de milias y los referentes sociales respecto de los haceres infantiles,
las co - construcción con la comunidad, desde un compromiso polí- las habilidades y los productos simbólicos resultantes de la acti-
tico que la Universidad asuma a través de la extensión universitaria. vidad compartida. Fortalecimiento comunitario y consolidación de
Las prácticas comunitarias resurgen luego de su auge en en los redes de sociabilización y transmisión de saberes populares hacia
años ´70 (Menéndez, 1988, p. 1), fortaleciendo la posibilidad de el adentro de la comunidad y reconocimiento identitario del entor-

57
no social. También se ha modificado en los niños y sus familias el prácticas perseguidas, desaparecidas y desvalorizadas por el te-
conocimiento, la interiorización y el desenvolvimiento de acciones rrorismo de estado.
concretas situadas que son portadoras de derechos humanos y de La revalorización de las prácticas comunitarias del pasado reciente
la niñez. nos permite comprender el aporte sustancial de las intervenciones
situadas de los/as extensionistas, quienes co-construyen herra-
3- Analizar si esta forma de hacer extensión favorece a la forma- mientas y saberes específicos para desarrollar acciones comuni-
ción de profesionales psicólogos/as universitarios enmarcados en tarias en el barrio Qom.
los preceptos de la Ley de Salud Mental y los Derechos Humanos. En segundo término, y una vez analizada la genealogía de las prác-
¿Es posible formar hoy profesionales desde la revisión de las inter- ticas comunitarias en la formación de psicólogos/as en La Plata,
venciones a territorio y durante el grado?. efectuamos un análisis indicadores de impacto y resultados de la
Para hablar de una intervención extensionista en Psicología comu- participación de estudiantes en el proyecto de extensión ya men-
nitaria, es casi, insuficiente, si no se piensa desde una perspectiva cionado. Se observa la importancia de recuperar los aportes de
de los derechos humanos, económicos, sociales y culturales, y en las primeras prácticas situadas, en tanto tradición histórica de las
marco del nuevo paradigma de salud mental, que pretende expre- prácticas comunitarias y de un hacer profesional de psicólogos/as
sar la ley 26.657. basado en derechos que no pierde especificidad disciplinar, y se
así como también en los espacios de ateneo donde se analiza la nutre de herramientas, conceptos y aportes de otras disciplinas a
tarea y se presentan textos teóricos y técnicos sobre la Psicología efectos de pensar la intervención territorial.
Comunitaria y la extensión universitaria. Se destaca la incorporación de dinámicas grupales, trabajo en red
Esto no solo es valioso para los estudiantes que hacen las prácticas y lazos comunitarias, a fin de fortalecer el rol del trabajador/a del
(22 estudiantes en 2017) sino también para sus compañeros, ya campo de la salud mental, que fue devaluado y deslegitimado du-
que la participación de estos en cursadas, Jornadas y Congresos rante la dictadura cívico militar. En tal sentido, se recuperan los
despiertan otras discusiones reflexiones e intercambios. Además sentidos de la politización de la práctica comunitaria, orientada a
numerosas viñetas de las reseñas de los talleres analizadas desde la producción de espacios que propicien efectos sanadores y enri-
una perspectiva crítica y teórica son incorporadas a las clases teó- quecedores en la comunidad, así como también que potencian las
ricas vinculadas a los temas en donde la extensión enriquece a la formas de producción de sentido que fortalecen la identidad y la
currícula en docencia. dimensión de la exigibilidad de derechos frente al estado.
En consonancia con lo anterior, nos parece pertinente señalar, si- Uno de los aportes fundamentales que ha sido analizado en el tra-
guiendo a Michael Ambrosino (2015), que las tareas efectuadas en bajo es el impacto de las prácticas comunitarias en la formación
el Taller de Psicología Comunitaria constituye un aprendizaje ser- de estudiantes de los primeros años de la carrera de licenciatu-
vicio que “hace énfasis en el enriquecimiento del aprendizaje del ra y profesorado en Psicología, tanto en las concepciones de su
estudiante al tiempo que revitaliza la comunidad. Para tal fin, el propia identidad profesional, como también en la apropiación de
aprendizaje - servicio implica la participación de los estudiantes intervenciones en territorio, situadas y completas. La importancia
en actividades relacionadas con su curso que abordan necesida- de estas trayectorias radica en la posibilidad de contar con forma-
des reales de la comunidad” (Angrosino, 2015, p. 224). Nuestras ción específica e interdisciplinaria, como también enriquecen las
acciones entonces son significativas tanto para nuestros recorridos prácticas docentes curriculares, potencian la producción disciplinar
vivenciales, como también propician movimientos en la comuni- en la formación de grado, y en las comunicaciones científicas en
dad, y específicamente en el desarrollo psicológicos de niños/as jornadas, congresos, que suponen construcciones que despiertas
que participan de los talleres que llevamos adelante. nuevas reflexiones y enriquecen los intercambios profesionales.
El aprendizaje en servicio recupera la noción de politizar nuestras Por último retomamos la historia de las prácticas que podrían no
prácticas, lo que se explica en la metáfora de “encender la llama”: perderse, si se aprovecha y potencia la interiorización y apropiación
“Los defensores del aprendizaje - servicio promueven la importan- activa de la historia, recuperando los principios de esas interven-
cia de ´encender la llama´(es decir, enseñar a los estudiantes cómo ción que en la actualidad se enmarcan en la normativa vigente (Ley
pensar por sí mismos) en lugar de ´llenar el recipiente´ (darle a los de Salud Mental 26.657) y que potencian la formación reflexiva,
estudiantes datos y números ya digeridos)” (Angresino, 2015, p. 224). situada y compleja del trabajo de psicólogos/as como agentes de
El taller de Psicología Comunitaria es un espacio activo de co - cons- transformación social.
trucción de saberes y repolitización activa de nuestras prácticas.

Reflexiones finales
El recorrido de este trabajo se estructuró en primer término, en
un análisis de la historia reciente de las prácticas comunitarias de
psicólogos/as en la ciudad de La Plata. A partir de dichas interven-
ciones que buscaban politizar el rol de agente de transformación
social de los/as estudiantes y graduados/as en Psicología, nos in-
terrogamos sobre la ruptura epistemológica que constituyeron esas
prácticas frente al modelo médico hegemónico, por lo cual fueron

58
BIBLIOGRAFÍA Malagrina, J. (2014) La historia, la política y la subjetividad en las concep-
Angrosino, M. (2015). Recontextualización de la observación. En Denzin, N. ciones y prácticas de una experiencia en extensión universitaria. En
Lincoln, Y. Manual de Investigación cualitativa. Buenos Aires: Gedisa. actas de VI Congreso Nacional de Extensión Universitaria. I Jornadas
Bertoia, L. (2012). Hospital Posadas: Entre la salud y las desapariciones. de Extensión de Latinoamérica y Caribe. II Jornadas de Extensión de
La transformación operada durante la última dictadura (1976 - 1983). AUGM. Asociación de Universidades Grupo Montevideo. Rosario, Ar-
BUenos Aires: Universidad de San Martín. gentina.
Carpintero, E., Vainer, A. (2004).Las Huellas de la Memoria. Psicoanálisis y Malagrina, J., Díaz Lira, S.; Bertellotti, C.; Rozas Villegas, C.; López V.; Ma-
Salud Mental en la Argentina de los ‘60 y ‘70. Tomo I (1957-1969) y riano, S. (2015) Extensión universitaria como dispositivo de formación:
Tomo II (1970-1983). Buenos Aires: Editorial Topía. Construcción de la subjetividad y derechos de la infancia. XI Jornada
Chama, M. (2014). Compromiso político y labor profesional. Estudios sobre Nacional de Extensión Universitaria UNLA III Jornadas Regionales Me-
psicólogos y abogados en los primeros setenta. Buenos Aires: Univer- tropolitanas. Hacia el VII Congreso Nacional de Extensión Universitaria.
sidad de General Sarmiento. Lanús, Facultad UNLA. 18 de Septiembre de 2015.
De la Mata, M. & Cubero Pérez, M. (2005) Cultura y procesos cognitivos. Malagrina, J. (2015). La extensión universitaria como dispositivo de forma-
En Cubero Pérez & Ramírez Garrido (Comps.) Vigotsky en la Psicología ción. Integralidad de las funciones extensión, investigación, docencia.
Contemporánea (pp. 47- 79). Buenos Aires: Miño y Dávila. XI Jornada Nacional de Extensión Universitaria UNLA III Jornadas Re-
Del Cueto, A. (2014). Salud Mental Comunitaria: vivir, pensar, desear. Bue- gionales Metropolitanas. Hacia el VII Congreso Nacional de Extensión
nos Aires: Fondo de Cultura Económica. Universitaria. Lanús, Facultad UNLA. 18 de Septiembre de 2015.
Guido, L. (s/d). Acerca del semejante. Moise, C. (2007) Psicoanálisis y sociedad. Teoría y Prácticas. Ediciones
Halbwachs, M. (2004). Los marcos sociales de la memoria. Buenos Aires: continente.
Editorial Anthrophos. Ricoeur, P. (1999). Historia y narratividad. Barcelona: Paidós.
Malagrina, J. (2005) Estrategias institucionales para la formación sistemá- Rodriguez, L. (2015). Universidad, peronismo y dictadura 1973-1983. Bue-
tica de profesionales en APS. En Segundas Jornadas Provinciales de nos Aires: Prometeo Libros.
Salud Mental “Propuestas para un Proyecto de Ley de Salud Mental”. Vainer, A. (2005). Los desaparecidos de la Salud Mental. Presentación en
Consejo Superior del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Bs As.: el panel “Las huellas de la memoria. Psicoanálisis y Salud Mental en
San Isidro. la Argentina de los ‘60 y ‘70”, que se desarrolló en la Universidad Au-
Malagrina, J. (2006). Con trama y con-texto. Experiencia de Psicología tónoma de Entre Ríos.
Comunitaria Jornadas de Psicología Comunitaria. En las Jornadas Villalta, C. (2011). Infancia, justicia y derechos humanos. Buenos Aires: Ed
Interdistritales del Colegio de Psicólogos DXI. Sub-Comisión de Psi- Universidad de Quilmes.
cología Comunitaria 2006. Programa de Actualización y Práctica
Profesional en Psicología Comunitaria 2004 –2006. Colegio de Psi-
cólogos DXI, La Plata.

59
DEL PROTAGONISMO A LA DESOLACIÓN:
LA AMBIVALENCIA DE SENTIMIENTOS EN CONTEXTOS
DE ALTA VULNERABILIDAD E INESTABILIDAD LABORAL
Cazes, Marcela; Robertazzi, Margarita
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN that such discursive ambivalence constitutes a defensive strategy


El presente trabajo se inscribe en el Proyecto UBACyT “Movimientos against the anguish and the psychic suffer that produces the ne-
sociales que resisten la exclusión: alternativas y dificultades en pro- cessity of take decisions in high vulnerability and labour instability
cesos de participación y transformación ciudadanas” que estudia contexts. The elaboration of the work is developed in the frame of
los procesos históricos psicosociales, psicopolíticos y psicocultu- Discourse Analysis, specially looking after the conceptualizations
rales asociativos que tienen lugar en contextos de refutación y/o about discursive construction of the ethos and the expository scene.
desaplicación de derechos. El enfoque teórico tiene como principal
orientación al Paradigma de la Construcción y Transformación Críti- Key words
cas, en el que se enmarca la Psicología Social Latinoamericana; así Recovery, Discourse, Ambivalence, Vulnerability
como a la Psicología Social Histórica Psicoanalítica. En este mar-
co, este artículo se propone analizar la construcción discursiva de Introducción
las diferentes imágenes (ethos) que se representan en la escena La presente comunicación se inscribe en el marco del Proyecto
enunciativa de un trabajador-participante de una ERT y que orien- UBACyT “Movimientos sociales que resisten la exclusión: alterna-
tan el sentido del discurso hacia la ambivalencia de sentimientos tivas y dificultades en procesos de participación y transformación
y de pensamientos inherentes al duro proceso de Ocupar-Resistir- ciudadanas”[i] que estudia los procesos históricos psicosociales,
Producir que conlleva la recuperación de la fuente de trabajo. Se psicopolíticos y psicoculturales asociativos que tienen lugar en con-
plantea que tal ambivalencia discursiva constituye una estrategia textos de refutación y/o desaplicación de derechos. Esta indagación,
defensiva frente a la angustia y el sufrimiento psíquico que produce que tuvo sus inicios en 2014, acredita antecedentes en la temática
la necesidad de tomar decisiones en contextos de alta vulnerabili- desde 2002, año en el que este equipo de investigación comenzó
dad e inestabilidad laboral. La elaboración del trabajo se desarrolla a estudiar la problemática de las empresas recuperadas por sus
en el marco del Análisis del Discurso, atendiendo especialmente a trabajadores (ERT)[ii]. Luego, en 2008, se incorporó el estudio de
las conceptualizaciones acerca de la construcción discursiva del las cooperativas de vivienda, para comparar distintos procesos co-
ethos y de la escena enunciativa. operativos en los que se resiste. Más tarde, en la Programación
Científica 2011-2014, se amplió el foco del estudio hacia las luchas
Palabras clave en defensa del patrimonio ecológico o natural; por lo que puede
Recuperación, Discurso, Ambivalencia, Vulnerabilidad afirmarse que este equipo de investigación ha mantenido siempre,
como centro de su interés, el estudio de las diferentes estrategias
ABSTRACT que los grupos y movimientos que resisten la exclusión (contempo-
FROM PROMINENCE TO DESOLATION: THE AMBIVALENCE OF FEE- ránea y estructural) despliegan para sostener la “voluntad-de-vivir”
LINGS IN CONTEXTS OF HIGH VULNERABILITY AND JOB INSTABILITY y poner en juego su responsabilidad política y ciudadana (Dussel,
The present work is inscribed in UBACyT Project “Social move- 2006). El enfoque teórico del tema/problema tiene como principal
ments that resist the exclusion: alternatives and difficulties in ci- orientación al Paradigma de la Construcción y Transformación Crí-
vic participation and transformation processes” that studies the ticas, en el que se enmarca la Psicología Social Latinoamericana;
associative psychosocial historic, psycho politic and psychosocial así como a la Psicología Social Histórica Psicoanalítica que recons-
processes that take place in contexts of refutation and/or laziness truye distintos regímenes de subjetividad, analizando los procesos
rights. The theoretical perspective has as main thrust the Critical de modelamiento y padecimiento subjetivos y la eficacia de la di-
Construction and Transformation Paradigm, in that Latin-American mensión imaginaria en la constitución de las subjetividades e inter-
Social Psychology is part; as well as Historical Psychoanalytical subjetividades históricas (Bazcko, 1991; Malfé, 1994; Marí, 1993).
Social Psychology. In this context, this article intends analyse the En este marco, y atendiendo al primer objetivo general de la
discursive construction of the different images (ethos) that are re- investigación[iii], en 2015, se publicó un artículo (Robertazzi & Ca-
presented in the expository scene of an ERT participating-worker zes, 2015) en el que se analizaba el ethos escritural (Maingueneau,
and that orient the sense of the discourse to the ambivalence of fe- 1999) del MNER[iv], a partir de un documento emitido por el Movi-
elings and thoughts inherent to the hard process of Occupy-Resist- miento en 2005. En aquella publicación se planteó que el MNER, a
Produce that involves the source of work recovery. It is suggested través de diferentes estrategias comunicacionales, se presentaba

60
como garante de las luchas sociales transformacionales, confor- Acerca de la noción de ethos
mando, junto a sus representados, la constitución de un cuerpo: la Como es sabido, la noción de ethos tiene sus raíces en la retórica
comunidad imaginaria de aquellos que adhieren al mismo discurso. clásica. Los antiguos designaban con este término la construcción
En la misma línea, y en ocasión del I Encuentro Interdisciplinario de una imagen de sí mismo destinada a garantizar el éxito del acto
por la Recuperación del Trabajo: Leyes y Políticas Públicas para una oratorio. Aristóteles fue el primero en otorgarle al ethos un lugar
Nueva Realidad realizado en 2015[v], se publicó un trabajo (Cazes central en el discurso persuasivo, en tanto lo incluye -junto al logos
& Robertazzi, 2016) en el que se exponía y analizaba el discurso de y al pathos- como tipo de prueba técnica (techné) obtenida me-
algunos de los principales referentes del MNER. En tal publicación diante el discurso del orador. Así, la prueba por el ethos consiste
se planteó que el Congreso del MNER en sí mismo fue un acto en causar buena impresión por la manera en la que se construye el
de interpelación, en tanto acto de habla “activo” que exige repara- discurso, en dar una imagen de sí capaz de convencer al auditorio
ción (Dussel, 2006), por lo que se reafirmaba el ethos del garante ganando su confianza. Según afirma Amossy (2010), toda toma de
(Maingueneau, 1999) que el Movimiento mostró siempre frente a palabra implica la construcción de una imagen de sí mismo. Por
sus representados y que este equipo había estudiado en el año este motivo, no es necesario que el locutor trace su retrato, detalle
anterior. Más tarde, y a partir del estudio de documentos emitidos sus cualidades ni que hable explícitamente de sí mismo, sino que
por el MNER en alianza con otras organizaciones del campo popu- su estilo, sus competencias lingüísticas y sus creencias implícitas
lar, en marzo de 2016, se presentó un trabajo (Robertazzi & Cazes, son suficientes para dar una representación de su persona. De ma-
2016) en el que se planteaban ciertas vacilaciones del Movimiento nera que, deliberadamente o no, el locutor efectúa en su discurso
en cuanto a su rol de garante y los posibles efectos que dichas una presentación de sí mismo. En palabras de Ducrot (1984), uno
vacilaciones podrían producir en sus representados. En la actuali- de los secretos de la persuasión, en la tradición aristotélica, es dar
dad, y en ocasión de haber incorporado a la investigación un nuevo de sí mismo una imagen favorable que seducirá al oyente y captará
caso de ERT, el de la Librería del Profesional, se ha observado que su benevolencia; por lo que el ethos alude a las costumbres que
a partir de la dificultad que acarrea construir el “nosotros” (Dussel, el orador se atribuye a sí mismo por la manera en que ejerce su
1977-2011) intra-organizacional e inter-organizacional, los partici- actividad oratoria:
pantes suelen desplegar estrategias defensivas que, en ocasiones, No se trata de las afirmaciones jactanciosas que puede emitir
provocan la ruptura de los lazos cooperativos indispensables para sobre su propia persona dentro del contenido de su discurso, afir-
producir transformaciones. De manera que, en esta oportunidad, el maciones que por el contrario arriesgan chocar al oyente, sino de
eje de las vacilaciones gira en torno ya no a los representantes del la apariencia que le confiere la cadencia, la calidez o severidad
MNER (como se mostró en 2016), sino en torno a los trabajadores de la entonación, la elección de las palabras, de los argumentos
representados por el Movimiento. En esta línea de pensamiento y (…) (p.205).
atendiendo al segundo objetivo general de la investigación[vi], se Ahora bien, la noción de ethos de la antigua retórica es recuperada
retoman algunas de las preguntas directrices de la indagación en por diferentes estudiosos del lenguaje y del análisis del discurso,
curso: ¿cuáles son los impedimentos de los participantes de este sufriendo, en algunos casos, modificaciones y adiciones que no
estudio para pensarse como sujetos de derechos -como sujetos contempla la tradicional noción aristotélica. En tal sentido, Main-
con poder- y no como meros portadores de necesidades insatisfe- gueneau (1999) plantea que la perspectiva del análisis del discurso
chas?; ¿qué grado de sufrimiento psíquico acarrean las prácticas no se contenta –como la retórica tradicional– con hacer del ethos
horizontales que despliegan para sostener un tipo de relación a la un medio de persuasión, sino que lo concibe como una parte inte-
que parecen aspirar? En tal sentido, este artículo se propone –a grante de la escena de enunciación, con la misma categoría que el
partir de una entrevista administrada en enero de 2016 a uno de vocabulario o los modos de difusión que implica el enunciado por
los trabajadores que participó en la recuperación de la Librería del su modo de existencia. En esta línea el autor afirma que el discurso
Profesional (i.e., a uno de los representados por el MNER)– analizar presupone la escena enunciativa para poder ser enunciado, pero, a
la construcción discursiva de las diferentes imágenes (ethos) que su vez, debe validarla a través de su misma enunciación. En otras
se representan en la escena enunciativa del trabajador-participante palabras, todo discurso, por su mismo despliegue, pretende instituir
y que orientan el sentido del discurso hacia la ambivalencia de sen- la situación de enunciación que lo hace pertinente.
timientos y de pensamientos inherentes al duro proceso de Ocupar- Siguiendo estos lineamientos, en el siguiente apartado se ahondará
Resistir-Producir[vii] que conlleva la recuperación de la fuente de en la conceptualización de la escena enunciativa y su vinculación
trabajo. Se plantea que tal ambivalencia discursiva constituye una con el ethos.
estrategia defensiva frente a la angustia y el sufrimiento psíquico
que produce la necesidad de tomar decisiones en contextos de alta La escena enunciativa
vulnerabilidad e inestabilidad laboral. La elaboración del trabajo se Según Maingueneau (1999, 2009), un texto es la huella de un dis-
desarrollará en el marco del Análisis del Discurso, atendiendo espe- curso en el que la palabra es puesta en escena. Así, aprehender
cialmente a las formulaciones acerca de la construcción discursiva una situación de discurso es considerarla desde el interior, a través
del ethos (Amossy, 2010; Ducrot, 1984, Maingueneau 2009) y a de la situación que la palabra pretende definir en el movimiento
las conceptualizaciones de Maingueneau (1999-2009) acerca de la mismo en el que ella se despliega. Como fue dicho más arriba, el
noción de escena enunciativa. discurso y la escena en la que este se desarrolla participan de un
doble movimiento en la medida en que todo discurso presupone

61
una escena enunciativa para poder ser enunciado y, a la vez, es acciones posibles, fue instalándose un conocimiento del que se
mediante la misma enunciación que esa escena se valida. De ma- apropió la clase trabajadora:
nera que: “a través del ethos, el destinatario es convocado a un En el grupo, éramos 60 empleados más o menos (…) y bueno ahí
sitio, inscripto en la escena de enunciación que implica el texto” nos fuimos interiorizando, y un grupo como que nos apegamos más
(Maingueneau, 2009, p.9). a escuchar esto de las empresas recuperadas y todo (…) Yo al
Ahora bien, la noción de escena enunciativa le permite a Main- menos tenía un conocimiento de cooperativas, no el nombre así
gueneau establecer el vínculo entre la construcción del ethos y los recuperadas, no llegaba a conocer la historia. Cerca de donde es-
géneros discursivos; por lo que propone, para comprender el con- tamos nosotros está el Bauen, que es casi un estandarte, digamos,
cepto en toda su dimensión, distinguir tres escenas que juegan en y… pero no sabía mucho la historia, sabía que eran trabajadores
planos complementarios: la escena englobante, la escena genéri- que habían recuperado. Y bueno, empecé a conocer este mundo a
ca y la escenografía. La escena englobante corresponde al tipo de partir de esta experiencia (entrevista a N[ix]).
discurso, es la que le da su estatus pragmático (discurso literario, Como puede verse, al comienzo, todo aparece para los trabajadores
religioso, filosófico, político, entre otros). La escena genérica es la como un mundo a descubrir. Pero, poco a poco se van incorporando
del contrato ligado a un género o a un sub-género del discurso, a las representaciones y los esquemas que corresponden a la especi-
una institución discursiva (el editorial, el sermón, la guía turística, el ficidad de ese mundo, lo que permite apropiarse de un conocimien-
documento político, entre otros). Así, la escena englobante y la es- to y de un discurso que habilitan la incorporación a la comunidad
cena genérica definen lo que el autor llama marco escénico, dentro imaginaria que conforman los representantes y los representados
del cual el texto se manifiesta como pragmáticamente adecuado. del Movimiento: “Veíamos como una situación rara en el trabajo,
Pero, tal como afirma Maingueneau, es con la escenografía con entonces decíamos: . Que era como una fantasía y al final llegó”.
lo que el alocutario se relaciona más directamente. En efecto, la Ahora bien, todo proceso de transformación grupal conlleva ten-
escenografía no es un simple marco o decorado; no está impuesta siones internas y externas que producen ciertos vaivenes que es
por el género, sino que está construida por el texto mismo. A modo preciso sortear para diagramar acciones conjuntas. Tales vaive-
de ejemplo, un sermón puede ser enunciado a través de una es- nes y tensiones muchas veces responden a que los trabajadores-
cenografía profesoral, profética, etcétera. En otras palabras, en la participantes, frente al impacto psíquico que produce la inminente
concepción de Maingueneau, no se trata de que el discurso surja pérdida de la fuente de trabajo, se perciben con más frecuencia
en el interior de un espacio ya construido e independiente de ese como portadores de necesidades insatisfechas que como sujetos
discurso, sino de que, en el despliegue de la enunciación, se ponga de derecho, capaces de exigibilidad, cumplimiento y justiciabilidad.
progresivamente en funcionamiento su propio dispositivo de habla. En otras palabras, los trabajadores no siempre están dispuestos a
Para sintetizar, vale reiterar que el discurso, en su mismo desarro- ocupar un lugar en el espacio público para defender sus derechos:
llo, busca convencer instituyendo la escena de enunciación que lo Hubo divisiones, algunos que no querían, otros que cuidaban su
legitima. De modo que “la escenografía, con el ethos del cual par- interés propio, que no les interesaba mucho. Porque se dividió el
ticipa, implica un proceso en forma de rizo: desde su emergencia grupo, en ese momento, entre los que al principio que querían coo-
la palabra es llevada por cierto ethos, el cual, de hecho, se valida perativa, querían seguir, después fueron teniendo miedos, quizás, o
progresivamente a través de esa misma enunciación” (2009, p. 10). no sé cómo llamarlo, se fue dividiendo la cosa y fuimos quedando
Por lo demás, y dado que la imagen del orador/locutor (ethos) se menos, menos (…)
pone en juego en la construcción enunciativa de la escenografía En efecto, los trabajadores-participantes se diferencian según sus
(Maingueneau, 1999, 2009), en lo que sigue, se analizarán estas motivaciones, su historia personal, sus valores, su ideología, así
cuestiones en el marco de la entrevista realizada a uno de los como por el sitio que ocupan en cada organización. De manera que,
trabajadores[viii] referentes de la ERT la Librería del Profesional. frente al desconsuelo, la resignación y el fatalismo (Galli y Malfé,
1998; Martín-Baró, 1986), suelen perfilarse algunos participantes
La incorporación: la escenografía esperanzadora y el ethos de dispuestos a coordinar y ordenar las acciones a seguir. En tal senti-
protagonismo do, podría decirse que N asumió desde el comienzo un rol protagó-
Como ha sido dicho en otro lugar (Robertazzi & Cazes, 2015), el nico en el proceso de transformación:
MNER se presenta como garante (Maingueneau, 1999) de las lu- Y yo[x] sabía que era productiva la actividad que hacíamos, te-
chas sociales transformacionales, apoyado sobre un conjunto nía sus frutos, entonces decidí apostar a eso. Pensando en que,
difuso de representaciones sociales que incorpora; a su vez, sus bueno, si estábamos todos juntos en una cooperativa, era como
representados, en tanto co-enunciadores, incorporan un conjunto de todos, es distinto, es como que… si realmente anda como de-
de esquemas que corresponden a un modo específico de relacio- bería de andar, creo es algo muy bueno, sería de uno, de todos;
narse con el mundo. Estas dos primeras incorporaciones permiten en realidad, es algo bueno. Es a futuro porque hay que poner
la constitución de un cuerpo: la comunidad imaginaria de aquellos mucho esfuerzo, pero decidí apostar a eso (…) Pero yo decidí
que adhieren al mismo discurso. En esta línea de pensamiento, jugármela porque me parecía una buena idea, aparte no era
puede decirse que el MNER instaló una narrativa verosímil de la nada… era algo bueno para nosotros, era mantener la fuente
resistencia ante el desempleo, la inequidad y la injusticia. De ma- de trabajo (…)
nera que, al construir nuevos argumentos y nuevos guiones que Como puede verse en este fragmento de discurso, N construye
proporcionaron herramientas poco convencionales para imaginar una escenografía esperanzadora que se muestra, por un lado, en

62
el modo de calificar la actividad que los trabajadores venían reali- “Y yo la verdad no lo dudé un segundo”; “no sentía yo que estaba
zando desde hacía años: “(…) era productiva”; “tenía sus frutos”; haciendo nada malo”; “protestar por mi familia”; “si yo no hacía
y por el otro, en la consideración de los posibles beneficios que la nada nadie lo iba a hacer”; “a mí no me importaba lo que pudiera
posibilidad de formar una cooperativa podría redituar a futuro al llegar a pasar”; “porque era una forma de protestar para mí (…)”
conjunto de los trabajadores: “era como de todos”; “Es a futuro”; Sin embargo, las imágenes que remiten a la confrontación y la lu-
“sería de uno, de todos”; “era algo bueno para nosotros, era man- cha no quedan, en el discurso de N, en el plano de lo individual,
tener la fuente de trabajo (…)”. sino que trascienden a lo colectivo: “(...) y de tratar de conseguir
Al decir de Maingueneau (1999), por su misma forma de enunciar- lo que era justo para nosotros, no estábamos pidiendo nada
se, el discurso muestra una regulación eufórica del sujeto que lo del otro mundo, era seguir trabajando como queríamos y ve-
sostiene y del co-enunciador que él pretende tener. De tal forma níamos haciendo”. De manera que en el relato del proceso de
que el universo del discurso toma cuerpo en la puesta en escena Ocupar, N construye una escenografía reivindicativa, vehiculizada
de un discurso que debe encarnar su verdad a través de su enun- por un ethos de confrontación que evoca imágenes de lucha y en-
ciación, la que solo puede producir un acontecimiento y persuadir frentamiento hacia los sectores del poder que intentan vulnerar los
si permite una incorporación. En este sentido, podría decirse que en derechos de los trabajadores. Asimismo, el ethos que se representa
la enunciación de N se representan imágenes que dan cuenta de en esta escenografía deja abierta cierta brecha entre el posicio-
la incorporación de los esquemas que habilitan el ingreso a la co- namiento confrontativo de N y el de algunos de sus compañeros:
munidad discursiva del MNER, a la vez que lo posicionan, frente al “y cuando llegó el día todos tenían miedo”. De modo que, en esta
conjunto de sus compañeros-trabajadores en un lugar de prepon- escena enunciativa, el miedo y la vacilación queda del lado del otro,
derancia. En efecto, la alternancia entre las marcas discursivas de mientras que las acciones de reivindicación de derechos y de lucha;
primera persona del singular: “yo sabía”, “decidí apostar”; “creo”; de firmeza y seguridad, quedan del lado de N. Esta construcción
“yo decidí jugármela”; “me parecía”, y las de la primera persona enunciativa no es menor dado que, como se verá en el siguiente
del plural: “hacíamos”; “estábamos todos juntos”; algo bueno para apartado, las vacilaciones y los miedos, no siempre fueron ajenos a
nosotros”, junto a la forma deóntica[xi] ”hay que poner mucho es- N en el proceso de recuperación.
fuerzo” señalan, ya desde antes de que comience el proceso de
Ocupar la empresa, cierto posicionamiento protagónico y de lide- Resistir y Producir: la escenografía vacilante y el ethos de de-
razgo de N en la toma de decisiones colectivas que luego, en el solación
proceso de Ocupar, se afirmará aún más. Como se planteó en la introducción de este trabajo, la indagación
en curso estudia las transformaciones en las organizaciones y sus
El proceso de Ocupar: la escenografía reivindicativa y el ethos participantes a partir de los efectos producidos en la subjetividad e
de confrontación intersubjetividad; por lo que se estudió en profundidad el proceso
Según Maingueneau (1999) la tradicional noción de ethos recubre de fortalecimiento en esos grupos, pero también se tomó nota de
no solo la dimensión vocal, sino también el conjunto de determi- los obstáculos que se presentan tanto en lo colectivo como en lo
naciones físicas y psíquicas ligadas por las representaciones co- individual:
lectivas al personaje del orador. Así, el “carácter” corresponde a Entonces en el momento en que el síndico dice que no, fue como…
un conjunto de rasgos psicológicos; en tanto que la “corporeidad” ¡una trompada!, pero teníamos la mínima ilusión de que la jueza
está asociada a una complexión corporal, así como a un modo de revierta la decisión, sabíamos que era difícil, que siempre apoya
moverse en el espacio social: lo que dice el síndico, pero teníamos una mínima ilusión y la jueza
Ese día, fue un lunes, un martes, si no me equivoco; y el día an- dijo que no y es como que nos dio la otra trompada que casi nos
terior hablamos y la mayoría: “sí, sí, vamos a hacer esto, vamos”, terminó de darnos el knockout (…)
y cuando llegó el día todos tenían miedo: “que no, y si me pasa
algo (…)” Y yo la verdad no lo dudé un segundo porque no sen- Puede afirmarse, entonces, que todas las personas y colectivos que
tía yo que estaba haciendo nada malo, estaba haciendo una luchan –a su modo- están resistiendo un modelo de exclusión que
forma de protestar y también de protestar por mi familia, porque los condena y que no les permite sostener la vida y su reproduc-
si yo no hacía nada nadie lo iba a hacer. Entonces a mí no me ción, situación que viola el principio ético material por excelencia
importaba lo que pudiera llegar a pasar, porque era una forma de (Dussel, 2011/1977). Su respuesta ante este estado de cosas es
protestar para mí (…) poner en juego “su voluntad-de-vida” (Dussel, 2006), por lo que
En efecto, en el relato de N acerca del proceso de Ocupar (i.e., el de despliegan medios de supervivencia y lazos de solidaridad para sa-
“la toma” de la empresa) se representan imágenes que direccionan tisfacer sus necesidades:
el sentido del discurso hacia un “carácter” de firmeza y convicción; El Vasco[xii] nos dio su apoyo, nos dijo: “van a tener un lugar, no-
a la vez que la “corporeidad” que se muestra en su enunciación lo sotros vamos a colaborar para que puedan comprar mercadería”.
posicionan entre los primeros en tomar la iniciativa en las accio- Y bueno, decidimos seguir dándole, pero, bueno, se hicieron los
nes que siguieron. Tales imágenes se representan, especialmente, cuatro meses, que como te digo, si bien para estar sin trabajar,
a través de las marcas discursivas que remiten a yo en todo lo que sin un ingreso, es bastante tiempo, es poco comparado con otras
concierne a la decisión de enfrentar posibles situaciones de riesgo situaciones (…)
y de inseguridad, propias de la primera etapa de la recuperación: Sin embargo, y como ya ha sido planteado, en este proceso apa-

63
recen muchas veces contradicciones y vacilaciones que, como se una suerte de estrategia defensiva frente a las decisiones que, pos-
verá en lo que sigue, provocan sentimientos de ambivalencia frente teriormente, N se verá compelido a tomar: “me siento como que…
a la dura tarea de Resistir y Producir: si fuera una novia que le tengo un gran cariño, pero no, como que
Había días que te pinchás. Al pasar los días, que pensás ¿Estoy no sé, como que no va más”. En efecto, al poco tiempo de realizada
haciendo bien? Más con un hijo. Y digo ¿estoy haciendo bien? la entrevista[xiii], N abandonó la cooperativa tras conseguir un tra-
Yo en algún momento pensaba en hacerlo como diciendo quizá el bajo que le permitiera afrontar sus deberes como padre y esposo.
día de mañana…, si es bueno, camina y todo, es algo bueno que Lejos de juzgar las decisiones personales de N o de cualquier otro
quizá le puedo dar a mi hijo, decía. Pero, bueno, al pasar los días, trabajador-participante de una recuperación, la pregunta que se
hay días que te sentías en el medio de la nada y decías ¿estoy abre para este equipo (como tantas otras veces durante los años
haciendo bien? ¿no? que lleva esta indagación) se dirige a las políticas de Estado; a los
La escenografía esperanzadora y más aún la reivindicativa, corres- jueces, legisladores y gobernantes: ¿hasta cuándo los trabajadores
pondientes a los procesos de Incorporación y de Ocupación, que deberán padecer el sufrimiento psíquico que genera la vulnerabi-
representaban en el discurso de N imágenes de fortaleza, de lucha lidad e inestabilidad laboral que producen los sectores de poder?
y protagonismo, viran -en el contexto de Resistir y Producir- hacia
una escenografía vacilante en la que se muestra un ethos de deso- NOTAS
lación. En efecto, las imágenes que orientan hacia la vacilación se [i] Programación Científica UBACyT 2014-2017. Código y Nº 2002013010
vehiculizan, en esta escenografía discursiva, a través de la reitera- 0830BA. Sede: Instituto de Investigaciones de la Facultad de Psicología de
la Universidad de Buenos Aires. Directora Prof. Dra. Margarita Robertazzi.
da pregunta que N se formula asimismo: “¿Estoy haciendo bien?”;
[ii] En adelante, para mencionar las empresas recuperadas por sus traba-
así como por el recurrente empleo del adverbio “quizá” que denota
jadores, se utilizará ERT.
solo la “posibilidad” de que ocurriera o fuese cierto aquello que en [iii] Identificar las estrategias asociativas que establecen las organizacio-
las etapas anteriores expresaba y deseaba. En otras palabras, lejos nes que resisten la exclusión con los colectivos de mayor amplitud y con
de presentar su enunciación con la firmeza y la convicción que ca- los representantes del Estado.
racterizaban las dos escenografías precedentes, aquí se represen- [iv] Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas.
tan imágenes que orientan el sentido hacia la duda y la vacilación. [v] El Encuentro se llevó a cabo en junio de 2015 en la Facultad de Cien-
Asimismo, el ethos que vehiculiza tales imágenes se vincula con la cias Económicas de la Universidad de Buenos aires. Fue organizado por
desolación que siente N: “hay días que te sentías en el medio de la el Programa Interdisciplinario de la Universidad de Buenos Aires sobre
nada”. A su vez, la desolación y las dudas se recrudecen toda vez marginaciones sociales (PIUBAMAS), el Movimiento Nacional de Empre-
que N se siente imposibilitado de compartir su sentir con los más sas Recuperadas (MNER) y la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) y es
conocido popularmente como el Congreso del MNER por el alto grado de
allegados, en tanto que el apremio de la vida lo compele a tomar
participación que tuvo el movimiento.
una decisión que no desea:
[vi] Explorar y describir los niveles de modelamiento y padecimiento subje-
En cuanto a mí… en estas últimas dos semanas empecé a ver si tivos que tienen lugar en ámbitos caracterizados por la horizontalidad y la
consigo algo, porque ya… necesito un ingreso urgente, y me… cooperación, en contextos de asimetría extrema.
yo estoy en una situación que… creo que se lo habré contado a [vii] Como es sabido, Ocupar-Resistir-Producir es el lema en el que el
tres personas, estoy en una situación en el medio, no sé, me siento MNER sintetiza el proceso de recuperación por sus trabajadores de la
como que… si fuera una novia que le tengo un gran cariño, pero fuente de trabajo.
no, como que no sé, como que no va más, pero no, no sé (…) [viii] Con el fin de preservar la identidad del trabajador-participante de la
recuperación de la Librería del Profesional que este equipo entrevistó en
Consideraciones finales enero de 2016, no se lo mencionará por su nombre sino que se lo denomi-
nará con la letra N cada vez que se haga referencia a él.
El presente trabajo ha intentado dar cuenta de los vaivenes que
[ix] Dado que todos los fragmentos de discurso que se analizan en este
se producen, tanto en lo grupal como en lo personal, a la hora de
trabajo fueron extraídos de la entrevista a N, no se citará, en adelante, la
poner en marcha el proceso de Ocupar, Resistir, Producir para re- fuente de donde se tomó el material de análisis.
cuperar la fuente de trabajo. Se ha planteado, como hipótesis de [x] Las negritas corresponden a las autoras de este trabajo y se utilizan
trabajo, que la ambivalencia que se representa en el discurso del para señalar las marcas discursivas que dan cuenta de la construcción
trabajador-participante se condice con el sufrimiento psíquico que enunciativa de la escenografía y del ethos que le es inherente.
produce la necesidad de tomar decisiones en contextos de alta vul- [xi] Refiere a la lógica deóntica (del griego, ‘lo debido, lo necesario’) que es
nerabilidad e inestabilidad laboral. En tal sentido, llama la atención la lógica de las normas y de las ideas normativas.
que N, en una misma entrevista, muestre imágenes tan dispares al [xii] En referencia a Eduardo Murúa, referente de IMPA y presidente del
momento de relatar las diferentes etapas del proceso de recupe- MNER.
[xiii] Un aspecto contextual, pero que no puede obviarse, es que la entre-
ración. Podría pensarse, entonces, que la firmeza y convicción que
vista fue administrada cuando solo hacía un mes que habían comenzado el
se representan en las escenografías esperanzadora y reivindicativa,
proceso productivo, no tenían prácticamente ingresos y habían tenido que
en las que se muestran los ethos de protagonismo y de confronta- mudarse porque la justicia no había otorgado el proceso de continuidad
ción, están al servicio de soportar la angustia que la desolación que laboral en la empresa que los había dejado sin trabajo, lo que los obligó
se muestra en la escenografía vacilante provoca en N. En otras pa- a comenzar de nuevo, reorganizándose sin recursos. Hasta ese momento,
labras, pareciera que la construcción discursiva de las primeras dos solo contaban con el apoyo del MNER y estaban acondicionando un nuevo
escenografías, con los ethos que les son inherentes, constituyen lugar en la empresa IMPA recuperada.

64
BIBLIOGRAFÍA Malfé, R. (1994). Fantásmata. El vector imaginario de procesos e institucio-
Amossy, R. (2010). La présentation de soi. Ethos et identité verbale. Paris: PUF. nes sociales. Buenos Aires: Amorrortu.
Baczko, B. (1991). Los imaginarios sociales. Memorias y esperanzas colec- Marí, E. (1993). Papeles de filosofía. Buenos Aires: Biblos.
tivas. Buenos Aires: Nueva Visión. Martín-Baró, I. (1986). Hacia una psicología de la liberación. Boletín de Psi-
Cazes, M. y Robertazzi, M. (2016). La voz del oprimido: la interpelación cología, Nº 22, 219-231.
del MNER. En Memorias del VIII Congreso Internacional de Prácticas Robertazzi, M. y Cazes, M. (2015). Seguir siendo el MNER o convertirse
Profesionales e Investigación en Psicología. XXIII. Jornadas de Investi- en más de lo mismo: acerca del ethos escritural. En Memorias del VII
gación en Psicología y XII Encuentro de Investigación en Psicología del Congreso Internacional de Prácticas Profesionales e Investigación en
MERCOSUR. Buenos Aires: Facultad de Psicología, UBA. Psicología. XXII Jornadas de Investigación en Psicología y XII Encuentro
Ducrot, O. (1984). El decir y lo dicho. Buenos Aires: Edicial. de Investigación en Psicología del MERCOSUR. Buenos Aires: Facultad
Dussel, E. (2006). 20 tesis sobre política (2º ed.). México: Siglo XXI-CREFAL. de Psicología, UBA.
Dussel, E. (2011/1997). Filosofía de la Liberación (1º. ed). México: FCE. Robertazzi, M. y Cazes, M. (2016). Estrategias asociativas del MNER: un
Gally, V. y Malfé, R. (1998). Desocupación, identidad y salud. En L. Beccaria análisis de fuentes secundarias. En Memorias del VIII Congreso In-
y N. López (comps.). Sin trabajo. Las características del desempleo ternacional de Prácticas Profesionales e Investigación en Psicología.
y sus efectos en la sociedad argentina (pp. 161-184). Buenos Aires: XXIII Jornadas de Investigación en Psicología y XII Encuentro de In-
UNICEF/Losada. vestigación en Psicología del MERCOSUR. Buenos Aires: Facultad de
Maingueneau, D. (2009). Análisis de textos de comunicación. Buenos Aires: Psicología, UBA.
Nueva Visión.
Maingueneau, D. (1999). Ethos, scénographie, incorporation. Images de soi
dans le discours. La construction de l’éthos, 75-102.

65
DERECHO AL CUIDADO DE PERSONAS MAYORES
Y SISTEMA PREVISIONAL ARGENTINO:
ENCUENTROS Y DESENCUENTROS
Ceminari, Yanina
UBACyT, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Introducción
Este trabajo forma parte del desarrollo del Proyecto de Investigación El presente trabajo forma parte del desarrollo del Proyecto de Inves-
UBACYT: Articulaciones entre Salud Mental y Atención Primaria de tigación UBACYT: Articulaciones entre Salud Mental y Atención Pri-
la Salud en la Argentina 2014-2017: Discursos, Prácticas y Subjeti- maria de la Salud en la Argentina 2014-2017: Discursos, Prácticas
vidad en el proceso de implementación de la Ley Nacional de Salud y Subjetividad en el proceso de implementación de la Ley Nacional
Mental N° 26.657, dirigido por la Prof. Alicia Stolkiner. Tiene como de Salud Mental N° 26.657, dirigido por la Prof. Alicia Stolkiner.
objetivo describir y analizar el cuidado de personas mayores desde Su objetivo es describir y analizar el cuidado de personas mayores
el enfoque de derecho, poniendo especial atención a las caracterís- desde el enfoque de derecho, poniendo especial atención a las ca-
ticas que asume el sistema de previsión social en la Argentina. Se racterísticas que asume el sistema de previsión social en la Argen-
trabajan las diferentes acepciones de la categoría de cuidado en el tina, incluyendo la protección social en el campo de las prácticas de
campo de la salud, tomando la propuesta metodológica que incluye cuidado de personas mayores.
tres dimensiones para abordar la articulación entre sujeto –socie- El envejecimiento demográfico es un proceso inexorable, de al-
dad: la dimensión económica, la de las formas institucionales y la cance mundial, que se da a un ritmo acelerado y que requiere del
de la vida cotidiana (Stolkiner, 2010a). Se describen los momentos diseño de políticas públicas orientadas a la inclusión de personas
históricos de surgimiento, privatización y reestatización del sistema mayores. En nuestro país, durante 2004 y 2014 se implementaron
previsional y se advierte sobre los desafíos actuales que se presen- dos Planes de Inclusión Previsional que generaron un fuerte impac-
tan frente a un cambio de escenario político institucional. to en la protección social de las personas mayores.
Interesa ubicar las características del sistema previsional argentino,
Palabras clave para localizar los encuentros y desencuentros con el derecho al
Cuidado de personas mayores, Enfoque de derecho, Sistema pre- cuidado de personas mayores.
visional argentino
Definiciones de Cuidado en el campo de la salud
ABSTRACT En el campo de la Salud, la concepción integral de la Atención Pri-
RIGHT TO CARE FOR OLDER PEOPLE AND THE ARGENTINE PENSION maria de la Salud permite abordar el cuidado desde el enfoque de
SYSTEM: MEETINGS AND DISAGREEMENTS derechos, poniendo el acento en la dignidad en la atención.
This work is part of the development of the UBACYT Research Pro- Respecto de la definición misma de “cuidado”, la corriente de Salud
ject: Articulations between Mental Health and Primary Health Care Colectiva ofrece categorías para abordarlo no como cuestión indi-
in Argentina 2014-2017: Speeches, Practices and Subjectivity in vidual o familiar sino de un modo colectivo. En tal sentido, plantea
the process of implementation of the National Mental Health Law que los cuidados formales e informales forman parte del proceso
No. 26,657, Directed by Prof. Alicia Stolkiner. It aims to describe de salud- enfermedad- cuidado entendido como proceso dinámico
and analyze the care of older people from a rights approach, paying y como construcción histórica. La categoría de “cuidado” tiene una
special attention to the characteristics assumed by the social se- connotación más integral que la de “atención” porque se refiere a
curity system in Argentina. The different meanings of the category relaciones horizontales, simétricas y participativas (Stolkiner, Ardila,
of care in the field of health are worked, taking the methodological 2012). La noción de cuidado le quita la centralidad autoasignada
proposal that includes three dimensions to address the articulation a las instituciones del sistema formal de salud y se reconoce que
between subject - society: the economic dimension, the institu- buena parte de las acciones de salud suceden en las vidas coti-
tional dimension and the daily life dimension( Stolkiner, 2010a). It dianas y en las prácticas de los conjuntos sociales y sujetos (Ibid.).
describes the historical moments of emergence, privatization and Actualmente, en el campo de la Salud, la categoría “cuidado” tie-
reestablishment of the pension system and warns about the current ne diversos usos y acepciones. Una investigación reciente sobre
challenges that face a change of institutional political scenario. los usos de la acepción cuidado en el campo de la salud encontró
que tiene cinco usos diferentes: el cuidado como dimensión vincu-
Key words lar/afectiva de las prácticas en salud, el cuidado entendido como
Care of elderly people, Law approach, Argentine pension system las prácticas no formales –preventivas- en salud; en tercer lugar,
entendido como atención integral en salud; en cuarto, el cuidado

66
como el eje que orienta atención, centrándola en los usuarios y por capacidades de respuesta, sino de su descenso.
último, el cuidado como sinónimo de atención (Michalewicz, 2014). Esta “crisis del cuidado” es la resultante de la conjunción entre un
Desde la corriente de Medicina Social/Salud Colectiva Latinoame- aumento de personas dependientes que requieren de cuidados y
ricana, se ha planteado que un riesgo presente en la acepción del una disminución de personas en condiciones de ejercer esa función
cuidado ligado a prácticas preventivas y curativas (que las perso- (CEPAL, 2009).
nas realizan por fuera de los sistemas formales de atención) es que El envejecimiento demográfico es un proceso inexorable y cada vez
se responsabilice a los individuos y familias por cuidar o descui- más acelerado y a medida que aumenta el porcentaje de Personas
dar, individualizando y desligándolo de sus dimensiones colectivas, Mayores, también aumentan las necesidades de cuidado. En la Ar-
históricas, políticas, económicas y eximiendo a los Estados en su gentina el total de personas mayores de 60 años componen el 14,3
responsabilidad por el cuidado de las personas (Menéndez 2003; % de la población. La proporción de los mayores de 80 años es del
Stolkiner, 1994, citado en Michalewicz, 2014). 2,4% y este porcentaje creció un 31.9 % del censo 2001 al 2010
Los autores de la investigación referida, proponen salir del campo (fue uno de los grupos etarios que más creció). La mayor prevalen-
de la Salud y pensar el cuidado más allá de la salud, para ubicarlo cia de población con limitación parcial o permanente se encuentra
como condición humana fundamental. De esa forma, se incluye la en el grupo de 80 años y más, manifestándose en un 53,1% para
dimensión ética del cuidado, que permite pensar al “cuidar” como los varones y 58% para las mujeres (INDEC, 2010). Los resultados
una posición en relación al otro, reconociéndolo como semejante del último censo también reflejan una fuerte concentración de las
(Michalewicz, 2014). dificultades o limitaciones permanentes en la población más en-
En el presente trabajo se partirá de dicha concepción amplia de cui- vejecida: la población de 80 años y más es la que presenta mayor
dado para describir y analizar su alcance en las políticas públicas porcentaje de limitaciones permanentes y se encuentra concentra-
dirigidas a personas mayores, específicamente las que pertenecen da en mujeres (INDEC, 2014, citado en Ceminari; Stolkiner, 2016).
al campo de la protección social. En trabajos anteriores se abordó la distribución de los cuidados
en el diamante del cuidado, en sus cuatro vértices: las familias, el
El Cuidado de personas mayores desde el enfoque de derecho Estado, el mercado y las organizaciones comunitarias. (Ceminari,
Incluir al cuidado de personas mayores en el ámbito de los dere- 2015). Se destacó que en Latinoamérica existe una fuerte tradición
chos implica un doble movimiento: desnaturalizar la definición de en la provisión de cuidados de personas mayores, siendo uno de los
cuidado como tema privado, doméstico y familiar y desnaturalizar factores que explica los bajos porcentajes de adultos internados en
la feminización de los cuidados. Considerar el cuidado como un residencias geriátricas - 2% en Argentina-. (Oddone, 2012)
derecho consiste en incluir al Estado, al mercado, las familias y la Para identificar las características de quiénes cuidan a las personas
sociedad civil en la redefinición de la distribución del cuidado y en mayores se analizaron datos de la Encuesta Nacional de Calidad
el diseño de la infraestructura y los servicios de cuidado (UNRIS, de Vida de los Adultos Mayores - ENCAVIAM- que ubican en primer
2010). Reconocerlo como un derecho humano, significa que es in- lugar al entorno familiar (77,4%); en segundo, los cuidadores no
dependiente de si la persona aportó al sistema de seguridad social especializados y empleadas domésticas (12,2%) y en tercer lugar
en su vida activa, si tiene hijos o hijas que lo puedan sostener o si un amigo o vecino (5,5%). En último lugar aparecen los cuidadores
percibe una pensión no contributiva. (Pautassi, 2007) especializados (3,5%). (ENCAVIAM, INDEC, 2014)
Parafraseando el lema feminista de “lo personal es político” se En el actual trabajo interesa ubicar la protección social de personas
puede decir que en términos de cuidado “lo familiar es político”, mayores como como práctica de cuidado en sentido amplio y como
porque las estrategias de cuidado familiares se ven modificadas en responsabilidad del Estado.
función de la inclusión o no del cuidado de las personas mayores en
la agenda publica. En la Argentina, la aprobación de la Ley Nacional Protección social como práctica de cuidado
de Salud Mental N° 26.657 significó un avance en la definición de El sistema de previsión social será considerado como manifes-
los derechos de las personas con padecimiento psíquico y tam- tación de las prácticas de cuidado dirigidas a personas mayores.
bién una redefinición en las prácticas de cuidado en salud mental. Antes de describir las políticas dirigidas a personas mayores, es
La Ley aborda los cuidados desde la propuesta de un “sistema de necesario referirse brevemente a las características del sistema
apoyos” para que la persona con padecimiento psíquico pueda de- previsional argentino.
sarrollar su autonomía y ejercer sus derechos. (MSAL, 2015) El sistema previsional argentino es un construcción social con
Esta consideración del cuidado es aplicable a personas mayores, avances y retrocesos, momentos de unificación y fragmentación.
porque promueve la identificación de las necesidades de cuidado Se describirán brevemente la extensión inicial del sistema, su pri-
por área, para favorecer la inclusión en la comunidad a través de vatización durante la década de 1990 y la recuperación del régimen
un sistema de apoyos. de reparto como único régimen vigente.

Envejecimiento demográfico y crisis del cuidado: ¿quién cuida? Surgimiento


Actualmente, las sociedades enfrentan un cambio demográfico La seguridad social tiene como propósito evitar la pérdida o reduc-
marcado por el aumento de población envejecida y correlativamen- ción de los ingresos por causa de enfermedad, maternidad, acci-
te, el aumento de las necesidades de cuidados. Ese aumento de dente de trabajo o enfermedad laboral, desempleo, invalidez, vejez
las necesidades de cuidado no se acompaña de un aumento de las y muerte. Incluye también la protección en forma de asistencia mé-

67
dica y de ayuda a las familias con hijos. (OIT, 1991) En nuestro país llos adultos mayores que no tuvieran posibilidades de acceso. Se
la seguridad social es un derecho constitucional: el tercer párrafo propuso como política de corte universal y orientado a reparar los
del artículo 14 bis establece que “El Estado otorgará los beneficios efectos del desempleo y la exclusión de la década anterior. Desde
de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenun- la página web de ANSES se afirma que surge como medida de corto
ciable. En especial, la ley establecerá: el seguro social obligatorio plazo para incorporar al ámbito de la seguridad social a aquellos
que estará a cargo de entidades nacionales o provinciales con au- adultos mayores que, castigados por los cambios registrados en el
tonomía financiera y económica, administradas por los interesados mercado de trabajo y en el sistema previsional en los años ´90, en
con participación del Estado, sin que pueda existir superposición particular referidos a la edad jubilatoria y los años de contribución
de aportes; jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral necesarios para acceder a la prestación previsional, se encontra-
de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación eco- ban en una situación de vulnerabilidad social al no contar con un
nómica familiar y el acceso a una vivienda digna .” (CONSTITUCIÓN haber jubilatorio. (ANSES, 2014)
NACIONAL, 1994) -La ley 25.994 brindaba la posibilidad de acceder a una prestación
previsional a aquellas personas en situación de desempleo que
Universalización de la cobertura contaran con los años de aportes necesarios para jubilarse, pero no
A partir de 1944 comienza un proceso de “universalización de la tuvieran la edad requerida. El decreto 1454/5 permitió que los au-
previsión social”, dada por la extensión de los beneficios previsio- tónomos con problemas de aportes, pudieran regularizar su deuda
nales a toda la población trabajadora, incluidos los trabajadores a través de moratorias y acceder al beneficio previsional.
independientes y los propios empleadores. La “maduración del -Durante 2007 se sancionó la Ley 26.222 de Libre Opción del Ré-
sistema” también implicó un ascenso de cobertura de adultos ma- gimen Jubilatorio que permitió el traspaso de afiliados del Régimen
yores, que pasó del 12,6% al 58% entre principios de las décadas de Capitalización al Régimen de Reparto y significó un aumento de
de 1950 y de 1980. (Bertranour, 2011) cerca de 2 millones de aportantes al sistema público.
El sistema se basó en el principio de “solidaridad intergenera- -Durante 2008, a través de la ley 26.425 se eliminó el Régimen de
cional”, es decir que las generaciones en actividad aportan para Capitalización Individual y se creó el Sistema Integrado Previsional
que quienes integran el sector pasivo puedan cobrar su jubilación Argentino (SIPA) a través del cual se unificaron los dos regímenes
o pensión. vigentes, de capitalización individual y de reparto en un solo régi-
men público de reparto, así el Estado volvió a situarse en el lugar de
Neoliberalismo: ingreso de la categoría de capitalización in- garante de la protección social de los ciudadanos.
dividual El Observatorio de la Seguridad Social publicó en 2011 un análisis
Durante la década de 1990 y en consonancia con la lógica neolibe- de la cobertura del SIPA en el cual se afirma tener una tasa de
ral se gestó una reforma del sistema previsional que se cristalizó cobertura del 87,6% y que entre enero de 2003 y mayo de 2010,
en la sanción de la ley 24.241 de 1993. Esta ley creaba el Sistema los beneficios de jubilaciones y pensiones del Sistema Nacional de
Integrado de Jubilaciones y Pensiones (SIJyP). Durante la imple- Previsión Social aumentaron en un 74,2%, al pasar de 3,2 millo-
mentación del modelo neoliberal el sistema de previsión social no nes (enero de 2003) a 5,6 millones (mayo de 2010). Hay una clara
quedó por fuera de la Reforma del Estado y aparece en escena feminización de la cobertura por haber sido las mujeres las más
el Mercado a través de las AFJP (Administradoras de Fondos de vulnerables frente a la fragilización laboral; en el mismo documento
Jubilaciones y Pensiones). Se instaló el régimen de capitalización se sostiene que del total de beneficios otorgados por Moratoria un
individual basado en una cuenta de ahorro individual, que convivió 78% corresponden a mujeres y el 22% restante a varones, con-
con el histórico sistema de reparto organizado en base a la solida- centrándose en ambos casos en el rango de edad de 65 a 69 años.
ridad intergeneracional. (Observatorio, 2011)
Se definió un “sistema mixto” organizado en base a dos pilares: el Dentro de los logros de esta política, se considera que en la relación
primero era el de “reparto”, administrado por el Estado y el segun- Sociedad, Estado y Mercado hubo un fortalecimiento de la relación
do el régimen de capitalización individual, que era gestionado por entre Sociedad y Estado a partir de las limitaciones impuestas al
empresas: las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pen- Mercado y que significó un reposicionamiento del Estado en la pro-
siones (AFJP). tección de los derechos de sus ciudadanos.
Cabe señalar que los cambios no sólo se produjeron en la organi- Algunos de los logros obtenidos en el sistema previsional fueron el
zación del sistema sino también en el acceso a la prestación previ- aumento de cobertura, la mejora de la distribución del ingreso (ac-
sional. En 1993 se aprobó la Ley 24.241 que estableció que la edad ceden no sólo a una prestación previsional, sino además a la Obra
requerida para el acceso a los beneficios pasó de 55 a 60 años para Social PAMI y además le permite percibir asignaciones familiares)
las mujeres y de 60 a 65 para los hombres, además a través del y también se brindaba la posibilidad de acceder a crédito a través
Decreto 2016/91 se elevó el mínimo de años con aportes efectivos de la tarjeta ARGENTA.
de 15 a 20 años. Dentro de las políticas de cuidado dirigidas a personas mayores
cabe destacar que en octubre de 2008 se aprobó la Ley 26.417,
Recuperación del criterio de solidaridad intergeneracional de Movilidad Jubilatoria que establece la movilidad que se aplica
En 2005 se comienza a implementar el Plan de Inclusión Previ- automáticamente dos veces al año. En Diciembre de ese mismo
sional con la finalidad de incorporar al sistema previsional aque- año se aprobó la Ley 26.425, referida a eliminación del régimen

68
de capitalización y a la Unificación del Sistema integrado de jubi- a jubilaciones y pensiones, evitando reducirlas a cálculos eficien-
laciones y pensiones en un único régimen previsional público, que tistas y por el contrario, proteger las políticas de corte universal que
a partir de ese momento se llamó “Sistema Integrado Previsional promuevan el envejecimiento con dignidad.
Argentino (SIPA)”.
Otra de las políticas que generaron mayor protección de las personas BIBLIOGRAFÍA
mayores fueron los Planes de Inclusión Previsional de 2004 y 2014. ANSES (2011) “Análisis de la Cobertura Previsional del SIPA: protección,
El primer Plan se implementó a través de la Ley 25.994 de Moratoria inclusión e igualdad.” Observatorio de la Seguridad Social
Previsional y produjo un aumento significativo de cobertura previ- Bertranou, F.; Cetrángolo, O.; Grushka, C.; Casanova, C. (2011) “Encruci-
jadas en la seguridad social argentina: reformas, cobertura y desafíos
sional de la población mayor de 65 años, que pasó del 68% al 91%
para el sistema de pensiones”. OIT- CEPAL
entre 2004 y 2010. (Bertranou, 2012) En 2014 se lanzó una nueva
Bertranou, et. al (2012) Más allá de la privatización y la reestatización del
Moratoria Previsional a través de la ley 26.970, con la cual más de
sistema previsional de Argentina: cobertura, fragmentación y sosteni-
500 mil personas regularizaron sus aportes no realizados en el perío- bilidad. Revista Desarrollo Económico., vol. 52, Nº 205 .
do 1993-2003, en 60 cuotas, accediendo así a la jubilación. Estaba Ceminari, Y. (2015) “Proceso de Fragilización- Dependencia en Personas
previsto que a través de esa medida, la cobertura previsional aumen- Mayores desde la promoción de la salud mental comunitaria: su inclu-
tará un 6,2% sobre el 93% de aquel momento, abarcando así a casi sión en la agenda pública”. VII Congreso Internacional de Investigación
la totalidad de los adultos mayores del país pudieron acceder a su y Práctica Profesional en Psicología XXII Jornadas de Investigación
jubilación personas que no habían podido jubilarse porque no habían Décimo Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR.
tenido trabajo formal o en muchas casos porque sus empleadores Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.
no les habían realizados su aporte previsionales. (ANSES, 2014) Para Ceminari, Y. y Stolkiner, A. (2016). “El cuidado de personas mayores en la
muchas personas mayores, significó contar con cobertura de salud a argentina: de cuestión familiar a cuestión de derechos”. VIII Congre-
través de Obra Social (PAMI) por primera vez. so Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología
XXIII Jornadas de Investigación Décimo Encuentro de Investigadores
en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología - Universidad de
Reflexiones finales
Buenos Aires, Buenos Aires.
Incluir la previsión social en el conjunto de prácticas de cuidado de
Centro Latinoamericano y Caribeño de demografía (CELADE). División De
personas mayores, permite abordarla desde la triple división meto- Población de la CEPAL (2006) “Manual sobre indicadores de calidad de
dológica de lo económico, las formas institucionales y la vida coti- vida en la vejez”. Naciones Unidas. Santiago de Chile.
diana y situar los cambios institucionales acontecidos en el Sistema CEPAL (2009) “Género, trabajo remunerado y no remunerado: eslabones
Previsional y sus efectos objetivantes o subjetivantes en el grupo en la discriminación y la desigualdad” y “Políticas públicas y crisis
de personas mayores. Se advierten tres momentos en distribución de cuidado en américa latina: alternativas e iniciativas” en Panorama
y concentración de funciones entre la Sociedad, el Estado y el Mer- Social en América Latina 2009, Santiago de Chile. Disponible en: http://
cado en el sistema de previsión social: en un primer momento de www.oei.es/pdf2/PSE2009-Cap-IV-genero.pdf.
universalización de la cobertura (a través del sistema de reparto), CEPAL (2014) “La nueva era demográfica en América Latina y el Caribe. La
en un segundo momento caracterizado por la privatización del sis- hora de la igualdad según el reloj poblacional”. CELADE.
tema y la instalación de la lógica de capitalización individual a tra- Findling, L.; López, E. (2015) “De cuidados y cuidadoras: acciones públicas
y privadas”. Ed Biblos. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
vés de las AFJP y en un tercer momento de recuperación del criterio
Instituto Nacional de Estadística y Censos- INDEC (2014). Encuesta Nacio-
de solidaridad intergeneracional y del establecimiento del Sistema
nal sobre Calidad de Vida de Adultos Mayores 2012. (ENCAVIAM) - 1a
Integrado Previsional Argentino (SIPA). ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Estos movimientos de ampliación, universalización, privatización y Ley 24.241, Sistema integrado de jubilaciones y pensiones. Boletín Oficial
recuperación del sistema de reparto permiten observar los momen- de la República Argentina, Argentina, 23 de septiembre de 1993.
tos que atravesó el sistema de previsión social y así, dimensionar Ley 24.476, Sistema integrado de jubilaciones y pensiones. Boletín Oficial
los cambios que puede acontecer a futuro en términos de prácti- de la República Argentina, Argentina, 29 de marzo de 1995.
cas de cuidado y evitar que la rectoría la tengan nuevamente los Michalewicz, A.; Pierri, C.; Ardila-Gómez, S. (2014) “Del Proceso de Salud/
criterios de costo-efectividad ya aplicados durante la reforma del Enfermedad/ Atención al Proceso Salud/ Enfermedad/ Cuidado: Ele-
Estado de la década del noventa. mentos para su conceptualización”. Anuario de Investigaciones, ISSN:
A partir de fines de 2015 cambió el escenario político-institucional 0329-5885 vol. XXI, pp. 217-224. Universidad de Buenos Aires. Bue-
y se abren interrogantes acerca de la continuidad de las transfor- nos Aires, Argentina
Ministerio de Salud. Presidencia de la Nación (2015) “Los desafíos del
maciones alcanzadas en el sistema de previsión social, sobre todo
nuevo paradigma en Salud Mental” disponible en http://www.msal.
en términos de universalización. En informes actuales sobre los
gob.ar/saludmental/index.php?option=com_content&view=article&
sistemas de protección social en la región se advierte un desplaza-
id=335:los-desafios-de-un-nuevo-paradigma-en-salud-mental&
miento de valores como la integración social, los bienes públicos y catid=4:destacados-slide335
la equidad por un “paradigma tecnocrático que despolitiza la rela- Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (2014) Protección y Se-
ción Estado y Sociedad y reduce la gestión de lo público a criterios guridad Social en la Argentina. Resultados de la Encuesta Nacional
de economía, eficacia y eficiencia” (FLACSO, 2015). de Protección y Seguridad Social 2011. ENAPROSS. - 1a ed. - Ciudad
Incorporar la previsión social a las prácticas de cuidado en perso- Autónoma de Buenos Aires. Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad
nas mayores permite sostener el enfoque de derecho en el acceso Social. Presidencia de la Nación. ISBN 978-987-25026-8-3

69
Observatorio para la Seguridad Social (2011). Análisis de la cobertura previ- Stolkiner, A. y Ardila Gómez, S. (2012) “Conceptualizando la salud mental
sional del SIPA: protección, inclusión e igualdad. Recuperado de http:// en las prácticas: consideraciones desde el pensamiento de la medicina
observatorio.anses.gob.ar/archivos/documentos/An%C3%A1lisis%20 social/salud colectiva latinoamericanas” Vertex- Revista Argentina de
de%20la%20Cobertura%20del%20SIPA.pdf Psiquiatría.
Oddone, M.J. (2013) El desafío de la diversidad en el envejecimiento en Stolkiner, A. (2010a) Las formas de transitar la adolescencia hoy y la salud/
América Latina. Revista Voces en el Fénix. Ps 82 > www.vocesenel- salud mental: actores y escenarios. Novedades Educativas, 25 (269),
fenix.com I, 40-45.
Pautassi, L. (2007) “El cuidado como cuestión social desde el enfoque de Stolkiner, A. (2010b) Derechos Humanos y Derecho a la Salud en América
derecho”, Serie Mujer y desarrollo N° 87, Santiago de Chile, CEPAL Latina: la doble faz de una idea potente. Medicina Social. Extraído de:
Pautassi, L. y Zibecchi, C. (2015) “Adultos Mayores, cuidado e inclusión en http://www.medicinasocial.info/ Volumen 5 Número 1, 89-95.
la agenda de la seguridad social. La transición infinita” en Grosman, UNRIDS (2010) Cuál es la importancia del cuidado para el desarrollo so-
Cecilia (Directora) “Los Adultos Mayores y la efectividad de sus dere- cial. Serie Investigación y Política, Síntesis 9. Disponible en http://
chos: nuevas realidades en el derecho de familia”. Editorial Rubinzal- www.unrisd.org/unrisd/website/document.nsf/%28httpPublication
Culzoni. Buenos Aires. s%29/110344BD15614820C12577190051F32A?OpenDocument.
Ruiz Del Ferrier, C. y Tirenni, J. (2015) El sistema de protección social en la Consulta: 26/05/2017
Argentina y en América Latina contemporánea. El rol del Estado frente
a la cuestión social. FLACSO. Documento de Trabajo N°3. ISBN: 978-
950-9379-37-4

70
POLÍTICAS PÚBLICAS Y CIRCUITOS DE SALUD EN
COMUNIDADES QOM DE LA PROVINCIA DE FORMOSA,
ARGENTINA
Ceriani, Sara Victoria
Universidad de la Cuenca del Plata - Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. Argentina

RESUMEN access to health for these populations that have historically been
El presente trabajo se inscribe en el marco del proyecto de in- excluded and marginalized.
vestigación denominado: Implementación de programas y políticas
públicas en salud en el territorio de las comunidades de pueblos Key words
originarios de Misión Laishí, financiado por la Universidad de la Qom communities, Accessibility, Public politics, Access to health
Cuenca del Plata. El objetivo es describir y analizar la puesta en
práctica de la salud en dicho territorio. La misma se expresa en Introducción:
torno a circuitos, en particular se analizará en este caso el circuito El presente trabajo se inscribe en el marco del proyecto de inves-
del sistema de salud y las barreras de accesibilidad identificadas. tigación denominado: Implementación de programas y políticas
Se trata de un estudio cualitativo, exploratorio-descriptivo, con públicas en salud en el territorio de las comunidades de pueblos
perspectiva etnográfica. Se realizaron 6 entrevistas a profesiona- originarios de Misión Laishí, Formosa, (Argentina), financiado por la
les y agentes del sistema de salud y 17 entrevistas a integrantes Universidad de la Cuenca del Plata.
de las comunidades qom de Misión Laishí, localidad ubicada al sur El marco jurídico nacional e internacional contempla el derecho a
de la provincia de Formosa, Argentina. Se describen resultados de la salud para los pueblos originarios, sin embargo su situación sa-
una segunda fase de análisis. Es fundamental profundizar en el nitaria se ve comprometida por las dificultades en el acceso a los
análisis de los factores psicosociales y culturales implicados en la servicios de cobertura y atención, así como no se visibilizan las
accesibilidad para el caso de comunidades de pueblos originarios, problemáticas de salud en las comunidades y territorios para gene-
con el fín de garantizar la accesibilidad y el derecho a la salud rar políticas públicas específicas. De esta manera, las condiciones
para estas poblaciones que históricamente han sido excluídas y sociosanitarias de los pueblos originarios están en estrecha rela-
marginadas. ción con los niveles de pobreza, el deterioro ambiental, la falta de
reconocimiento territorial, las limitaciones para acceder al sistema
Palabras clave educativo y las persistentes prácticas de exclusión. En este sentido
Comunidades qom, Accesibilidad, Políticas públicas, Derecho a la la salud indígena sigue siendo un desafío insoslayable tanto en las
salud agendas de investigación como en el espacio público de gestión, ya
que históricamente no ha sido un tema primordial en la Argentina;
ABSTRACT en efecto ha quedado en un lugar marginal a los intereses de las
PUBLIC POLICIES AND HEALTH CIRCUITS IN QOM COMMUNITIES IN prácticas sanitarias (Hirsch y Lorenzetti, 2016).
THE PROVINCE OF FORMOSA, ARGENTINA La perspectiva de la Accesibilidad psicosocial cultural al sistema
This work is part of the research project entitled: Implementation de salud (Landini, González Cowes y D’Amore, 2014) y de la Salud
of public health programs and policies in the territory of the in- Intercultural (Lorenzetti, 2013) han resultado herramientas intere-
digenous communities of Misión Laishí, funded by the University santes para abordar estos problemas. La primera permite, por un
of Cuenca del Plata. The objective is to describe and analyze the lado, repensar la noción de accesibilidad cultural como una interfaz
implementation of public policies regarding health in that territory. social, y abordar el complejo proceso de implementación de las
This implementation takes place around circuits, particularly the políticas de salud como un espa­cio conflictivo en el que se articulan
circuit of the health system and the identified accessibility barriers marcos de sentido diferentes, en este caso el de los profesio­nales,
will be analyzed in this case. This is a qualitative, exploratory- agentes del sistema de salud y el de las comunidades pertene-
descriptive study with an ethnographic perspective. Six interviews cientes a pueblos originarios. Por otro lado, la segunda perspectiva
were conducted with professionals and agents of the health sys- mencionada ayuda a reconocer en las prácticas donde están en
tem and 17 interviews with members of the Qom communities juego nociones de salud, el entrecruzamiento entre determinados
of Misión Laishí, a town located in the south of the province of discursos he­gemónicos y subalternos teniendo presente el contexto
Formosa, Argentina. Results of a second phase of analysis are des- donde se expresan las relaciones de poder y los sentidos que movi-
cribed. It is fundamental to deepen the analysis of the psychosocial lizan a los agentes sociales en cada coyuntura particular.
and cultural factors involved in accessibility for the communities De esta manera, el siguiente proyecto de investigación se propone
of indigenous peoples, in order to guarantee accessibility and the analizar la dinámica y el proceso de implementación de los pro-

71
gramas y políticas públicas en salud en cuatro comunidades de escasez en cuanto a la existencia de políticas públicas específi-
pueblos originarios qom de la provincia de Formosa, atendiendo a cas que posean una mirada o reconocimiento sobre la salud de los
si las mismas contemplan las necesidades y demandas específicas pueblos originarios. Se mencionan a continuación dos de los pro-
que estas comunidades hacen al sistema de salud. gramas que intentan implementarse en la provincia de acuerdo a
una perspectiva intercultural:
Método: ·· El programa Nacional Médicos Comunitarios, que depende del
Se ha diseñado un estudio cualitativo exploratorio-descriptivo, con Ministerio de Salud de la Nación. El mismo se presenta como
perspectiva etnográfica, que, de acuerdo con los objetivos de la uno de los programas que se implementan en la provincia de
investigación, ha permitido profundizar en la trama de relaciones Formosa con comunidades indígenas y se ha incorporado a al-
sociales y estrategias que los diferentes actores llevan a cabo en gunas de las áreas programáticas en el primer nivel de atención
el contexto específico del territorio de las comunidades de Misión de la salud.
San Francisco de Laishí. En dicha localidad se han realizado los ·· El programa provincial Salud Intercultural de reciente implemen-
trabajos de campo. La misma cuenta con aproximadamente 10 mil tación en el año 2016.
habitantes y está ubicada a 70 km de Formosa Capital. Allí habitan
cuatro comunidades del pueblo qom llamadas: El Dorado, San An- El circuito del sistema de salud. Barreras para la implementa-
tonio, Laguna Gobernador y El Naranjito. En total conviven en estas ción de políticas y programas en salud:
comunidades 4 mil habitantes. Considerando que en un espacio geográfico determinado, en este
Las técnicas de relevamiento de datos fueron las siguientes: caso el territorio de las comunidades de Misión Laishí, hay tensio-
Entrevistas abiertas semi-dirigidas y en profundidad (individuales y nes, conflictos, pugnas de poder e intereses, valores materiales y
grupales) considerando dos unidades de análisis: simbólicos, pensar en territorialidades, es incorporar las políticas
·· Profesionales y agentes del sistema de salud de la provincia de públicas y legislaciones que allí actúan, sumando las lógicas pro-
Formosa: 6 en total. pias de los actores, sus demandas y reclamos, sus luchas y resis-
·· Pobladores de las comunidades de pueblos originarios qom de tencias, los activismos y modos de organización y articulación con
Misión San Francisco de Laishí: El Dorado, San Antonio, Laguna otros (Petit, 2010). De esta manera, analizar la implementación de
Gobernador y El Naranjito: 17 en total. políticas y programas de salud desde el entramado de relaciones
sociales que se dan en los diferentes circuitos que se plantean y
Resultados: los lugares que ocupan cada uno en el territorio (Lorenzetti, 2011),
En este apartado se describen y analizan algunos puntos en tensión permitirá dar desarrollo a la siguiente pregunta: ¿Cómo se expresan
observados en la puesta en práctica de la salud en dicho territorio. estas formas de territorialización diferentes en la puesta en prác-
La misma se expresa en torno a circuitos que se plantean y perci- tica de la salud en las comunidades qom de Misión Laishí? ¿Qué
ben de manera diferente por los actores de esta investigación, ya sentidos le otorgan los diferentes actores sociales? ¿Es posible en-
sea, por un lado, profesionales y agentes sanitarios del sistema de contrar formas de articular esta contradicción?
salud y por el otro, miembros de las comunidades qom de Misión La accesibilidad, que es un principio básico de la Atención Primaria
Laishí. A continuación, se puntualizan algunos aspectos del funcio- de la Salud, en el territorio se manifiesta de diversas maneras. Ese
namiento del circuito del sistema de salud, describiendo las barre- territorio que para el sistema de salud son las áreas programáticas
ras de accesibilidad a los servicios de salud, que han sido identifi- y están muy bien divididas y subdivididas. Cada área programática
cadas a lo largo de las entrevistas y el trabajo de campo realizado. tiene alrededor de 2000 a 3000 habitantes, 7000 máximo, con to-
Considerando a Mirassou (2013), para entender el proceso de las dos sus equipos de salud.
políticas públicas en salud y los determinantes sociales en Formosa La implementación de las políticas y programas de salud es a tra-
hay que ubicarse en el marco de una provincia joven, de poco más vés de las áreas programáticas de salud y los distritos sanitarios.
de cinco décadas, que hasta 1957 había estado postergada como En Misión Laishí particularmente, se trata del distrito 7 de acuerdo
territorio nacional. En 1991 se incluye en la Constitución Provin- a las áreas programáticas del sistema de salud provincial, zona
cial la adopción de la estrategia de atención primaria de la salud y litoral sur. Hay un hospital de segundo nivel de atención de la salud
se implementa la atención por niveles de complejidad creciente a y dos agentes de salud originarios para las cuatro comunidades
través de la organización de los efectores de salud en áreas pro- qom que allí habitan. Una de ellos implementa sus acciones desde
gramáticas y distritos sanitarios. Esto se organiza en Formosa por el Hospital de Misión de Laishí y el otro agente sanitario reside y
medio del Ministerio de Desarrollo Humano, contando actualmente realiza sus tareas en la comunidad Laguna Gobernador. Algo que
con 84 áreas programáticas distribuidas en 12 distritos sanitarios. llama la atención es que dicha comunidad de pueblos originarios
En una primera fase de análisis de la información recolectada se es la única reconocida en el mapa del sistema de salud provincial,
obtuvieron resultados, a partir de la búsqueda sistemática de do- quedando limitada la posibilidad de atención primaria de la salud
cumentos institucionales acerca de políticas públicas y programas (APS) para las demás comunidades: El Dorado, San Antonio, y El
de salud que tienen cobertura en la provincia de Formosa. Dicha Naranjito. Así se observa un primer punto de tensión que nos lleva
información fue recabada por el equipo de investigación en el Mi- a la siguiente pregunta: ¿cómo puede haber implementación de los
nisterio de Desarrollo Humano de la Provincia de Formosa y en el programas en todas las comunidades de Misión Laishí si el sistema
Ministerio de Salud de la Nación. En dicho análisis se observa una de salud solo reconoce una de las cuatro comunidades en el mapa

72
del territorio de las áreas programáticas? existir entre ambos, lo que invita a pensar al concepto de accesibi-
Considerando que las relaciones que los sujetos mantienen con y en lidad en términos relacionales (Comes et al., 2007; Solitario, Garbus
el territorio están basadas en las representaciones que ellos poseen y Stolkiner, 2008).
y los diferentes significados y sentidos otorgados a lo que allí ocu- Sin embargo, cuando se trata de implementación de programas y
rre (Petit, 2010), es interesante por un lado ubicar el modo en que políticas de salud en comunidades indígenas, se torna relevante
el sistema de salud territorializa los circuitos de salud en distritos considerar dos componentes en dicha dimensión relacional de la
sanitarios y áreas programáticas y por el otro, la forma en que los accesibilidad:
sujetos, en este caso, los pueblos originarios se apropian o acceden ·· La perspectiva del Dialogo y el derecho a la Consulta previa libre
de manera particular al territorio del sistema de salud, lo cual con- e informada.
templa a su vez, un modo de territorialización específica. La pregun- ·· Una epistemología y cosmovisión particular basada en el espacio
ta sería: ¿ante un problema de salud qué es lo primero que hacen las y el territorio.
personas que viven en comunidades de pueblos originarios? ·· El ejercicio del derecho a la salud, en el caso de muchas co-
Se podría conjeturar que el sentido otorgado en este caso ante la munidades, se ve limitado por barreras de diferente naturaleza:
resolución de un problema de salud comienza dentro del territorio económicas y sociales, culturales, geográficas, barreras de la
de las comunidades, dentro de su propio marco de representacio- organización de los sistemas de salud. Esto va en consonancia
nes y lógicas para entender la salud y la enfermedad. con el estudio de las barreras que limitan el acceso al sistema de
A continuación, respecto de esta primera etapa del proyecto de salud en estas comunidades. En este punto es importante intro-
investigación, en una segunda fase de análisis, se compararon ducir el Derecho a la Consulta previa libre e informada (Etnopo,
entrevistas realizadas a pobladores de comunidades qom y a pro- 2014), herramienta imprescindible a la hora de instaurar el Diálo-
fesionales y agentes del sistema de salud. Las entrevistas fueron go como proceso de Consulta en la toma de decisiones respecto
transcriptas y analizadas con el apoyo del software Atlas Ti. Asi- de la salud. Este ha sido instituido a partir del Convenio 169 de la
mismo, se realizó una búsqueda y sistematización de información Organización Internacional del Trabajo (OIT).
en portales de salud nacionales y provinciales y se analizaron no- ·· Por otro lado, la configuración de subjetividades, en los pueblos
ticias relevantes obtenidas de dichos portales y medios gráficos originarios se presenta en la forma de pensar el territorio y los
de comunicación audiovisual. También revisión y análisis de datos elementos que lo integran, los vínculos con las fuerzas de la na-
estadísticos del INDEC. turaleza, las epistemologías propias para pensar la muerte, las
Retomando la noción de accesibilidad mencionada en la introduc- divisiones del espacio y las comunicaciones por medio de los
ción de este trabajo (Landini, González Cowes y D’Amore, 2014). Se sueños (Petit y Ferrari, 2013). Por ello, las cosmovisiones en torno
trata de un concepto relacional, ya que se re­fiere al vínculo que se a la salud no pueden separarse de la idea de espacio, territorio e
establece entre los sujetos y los servicios de salud. De este modo, identidad en estas comunidades.
las barreras de acceso, son aquellos factores que se colocan entre
los usuarios y los servicios obstaculizando o limitando la posibilidad A partir de la necesidad de profundizar el concepto de accesibilidad
de lograr la atención necesaria. En suma, la accesibilidad queda- desde una perspectiva que incluya los derechos de los pueblos in-
ría definida como la articulación o ajuste entre las características dígenas, sus cosmovisiones y luchas por el espacio y el territorio,
de la oferta (es decir, del sistema de salud y sus profesionales) y que son intrínsecos a su identidad, sumado a los datos encontrados
las características y necesidades de la demanda, pudiendo existir durante el trabajo de campo realizado, se hace necesario, introducir
barreras que limiten la posibilidad de acceder a una atención satis- un marco teórico que permita profundizar la indagación del vínculo
factoria en el ámbito de la salud. que se establece entre las comunidades de pueblos originarios y el
A su vez, se señala una diferencia entre accesibilidad geográfica, sistema de salud público a la hora de implementar políticas y pro-
financiera, administrativa y cultural, convirtiéndose cada una de es- gramas de salud. De esta manera, la concepción de interculturali-
tas dimensiones en una barrera si no permite o limita el acceso al dad en salud, entendida como un proceso colectivo de negociación
sistema de salud (Comes y Stolkiner, 2005; Comes et al., 2007; So- y construcción de significados entre actores sociales de culturas
litario, Garbus y Stolkiner, 2008). La accesibilidad geográfica refiere distintas (Oyarce y Pedrero, 2007), permitirá ampliar el estudio de
a la posibilidad de traslado desde la residencia de cada persona los factores psicosociales y culturales que intervienen en la imple-
al centro de salud, lo que se expresa en la distancia y el tiempo mentación de políticas y programas de salud para el caso de los
insumido para hacerlo. La accesibilidad económica refiere a la dis- pueblos originarios, posibilitando introducir la dimensión del poder
ponibilidad de dinero para hacer frente al pago del transporte, los en este análisis.
servicios, los medicamentos o cualquier otro costo asociado. Por su
parte, la accesibilidad administrativa refiere a la organización buro- Barreras geográficas, económicas, administrativas y psicoso-
crática de los centros de salud: horarios de atención, procedimien- cial culturales:
tos para acceder a las consultas, formalidades administrativas, etc. En relación a lo geográfico, se puede observar como la lejanía de
Finalmente, la accesibilidad cultural (entendida en este proyecto las zonas rurales, donde habitan las comunidades de pueblos ori-
como ‘psicosocial-cultural’) corresponde a las barreras que puedan ginarios hasta el Hospital de Misión San Francisco de Laishí, se
surgir a partir de las representaciones que poseen pobladores y vuelve una barrera en la implementación de la salud. Por un lado,
profesionales de la salud y a las diferencias culturales que pueden las distancias existentes entre los parajes rurales y los centros de

73
salud, acrecentado en algunos casos por residir a varios kms de la ·· Falta de preparación teórica de algunos/as profesionales, ya sea
ruta, y por el mal estado de los caminos, al ser de tierra y fácilmente en el nivel académico-universitario como en el nivel de conoci-
inundable, aparece como un obstáculo para el acceso a la atención. miento comunitario para poder realizar acciones de salud públi-
Existen dificultades de transporte, ya que el hospital cuenta con una ca, promoción y prevención de la salud.
sola ambulancia y no hay centros de salud en varias comunidades. ·· Escasez de nombramientos en cargos públicos en salud en los
Recientemente se han comenzado a construir dos centros de salud: hospitales/ centros de salud e irregularidades en los cobros de
uno en Laguna Gobernador y otro en San Antonio, debido a que es- las becas de algunos programas.
tas dos comunidades son las que se encuentran a mayor distancia
del Hospital de Misión Laishí, sin embargo aún no hay un cuerpo de Consideraciones finales:
profesionales y agentes del sistema de salud que trabajen en los A lo largo de este trabajo puede observarse, de qué manera la ac-
mismos. Un profesional del sistema de salud comentaba: cesibilidad e implementación de políticas de salud, como vínculo
“La geografía es un problema también, no tienen transporte, al no entre el sistema de salud y sus usuarios de la población originaria
tener transporte no llegan…es más fácil entonces el curandero que estudiada, se desarrolla de manera inicial. Es decir, habría entrada
está en la otra cuadra…” al sistema de salud por parte de dicha población, pero el vínculo
En esta cita, que se repite en varias representaciones de profesio- encuentra obstáculos al finalizar el acercamiento, y se dificulta la
nales y agentes del sistema de salud que han sido entrevistados, posibilidad de dar curso a este proceso. No se observa una conti-
puede observarse, como ambas barreras geográficas y psicosocial nuidad en relación a los controles de enfermedades, prevención,
culturales aparecen interrelacionadas. Se tendrán en cuenta las seguimiento de casos o tratamientos específicos, por interrelación
Prácticas locales y Estrategias de cuidado de la salud de los pue- de los factores geográficos, económicos y administrativos que se
blos originarios de acudir a la medicina tradicional o al Pi´ogonac vuelven obstáculo en la implementación de programas y servicios
(médico de la comunidad), como parte de esta variable de análisis de salud. Otro de los factores que influye en obstaculizar este pro-
psicosocial cultural. De esta manera, se refieren a las prácticas de ceso está relacionado al tipo de vínculo y comunicación que se
salud de algunas comunidades de acudir al Pi’ogonac o a la medi- da entre el sistema de salud y sus profesionales con los pobla-
cina tradicional como una consecuencia del obstáculo que conlleva dores originarios. Estos sujetos llevan adelante, prácticas de vida,
no llegar al hospital, ya que les insume a las personas más tiempo creencias, hábitos de salud y representaciones sociales que se
y un medio de transporte que los/as acerque. presentan distintas a las del sistema de salud. Estos factores psi-
Con respecto a lo económico se pudo visualizar como los niveles cosocial culturales no son tomados en cuenta en las intervenciones
económicos bajos de la población originaria, repercuten en la posi- del sistema de salud, y en estas condiciones la dimensión vincular
bilidad de cubrir el gasto en salud. Esto refiere al costo de traslado entre profesionales y pobladores al haber un choque de mundos de
hasta los efectores, del boleto de transporte público o privado de los sentidos se vuelve obstáculo en la accesibilidad e implementación
remises, y la compra de medicamentos, pago de análisis o trata- de políticas de salud.
mientos, en el caso que no puedan asistirse en el subsector estatal. Desde la Psicología Comunitaria (Montero, 2004) y más específica-
Así puede observarse en la siguiente cita de pobladores originarios mente desde una Psicología comprometida con los pueblos origina-
de las comunidades de Misión Laishí: rios de nuestra América (Herazo, 2015), la participación, el empo-
“Una vez nos mandaron una ambulancia para llegar a Formosa Ca- deramiento y la concientización son herramientas fundamentales
pital. Pero una vez en la ciudad no teníamos dinero para alojarnos ni a la hora de pensar relaciones más horizontales y dialógicas en la
para comprar comida. Nos la teníamos que arreglar solos.” toma de decisiones respecto a la salud de estos pueblos. Este sería
Otro de los factores que influye en la construcción de accesibilidad un primer paso para generar demandas e iniciativas en relación al
refiere a las formas administrativas del sistema de salud. La admi- derecho a la salud y así visibilizar las necesidades y problemáticas
nistración de turnos se vuelve barrera en el acceso a la atención de de los pueblos originarios en la construcción de políticas de salud.
los pobladores originarios, ya que los turnos se entregan por orden
de llegada, en un horario de la mañana inaccesible para los pobla- Relevancia para la formación de recursos humanos en salud:
dores de las comunidades, porque para alcanzar a un turno deben De acuerdo a los resultados identificados en el informe final de este
salir de madrugada y por medio de transporte propio. En general se proyecto de investigación, surge el siguiente interrogante: ¿alcan-
trasladan en moto, caminando, o en bicicleta. zan las políticas públicas, los efectores en el territorio, los recursos
Dentro de las barreras más intrínsecas a la organización del siste- humanos, los programas en salud si el sistema de salud no registra,
ma de salud y los modos de implementación de políticas y progra- no identifica y no forma recursos humanos con una perspectiva in-
mas pueden identificarse: tercultural? ¿Continuarán existiendo igualmente barreras de índole
·· No se renueva a los agentes sanitarios, quienes reciben beca del psicosocial cultural?
Programa Nacional Médicos Comunitarios. Esto lleva a considerar por un lado, la relevancia del Dialogo Inter-
·· Falta de capacitación en terreno para los agentes sanitarios del cultural como proceso colectivo de negociación y construcción de
primer nivel de atención de la salud. significados en salud, entre los diversos actores involucrados en
·· Escasez de recursos humanos en salud, tanto de los/as profesio- el proceso. Por otro lado, la Dimensión Política de la Salud: ¿qué
nales de la salud: médicos, enfermeros, agentes sanitarios; como relaciones de poder y condiciones de producción de subjetividad
de formación de estos profesionales. aparecen al interior de ese vínculo entre el estado (políticas en sa-

74
lud) y las comunidades pertenecientes a pueblos originarios? Lorenzetti, M. (2011). Relaciones interétnicas y prácticas de atención a la
Por lo tanto, es importante, que estos factores psicosocial cultura- salud en el Chaco Salteño. Revista Corpus, Archivos virtuales de alte-
les, descriptos anteriormente, sean tomados en cuenta tanto por el ridad ameri-cana, 2 (1), 1-12. ISSN 1853-8037. Disponible en: http://
sistema de salud como por los actores, para poder incorporarlos a ppct.caicyt.gov.ar/index.php/corpus.
Lorenzetti, M. (2013). El cuerpo como testimonio: construcciones de salud
sus intervenciones, para no anularlos sino potenciarlos de acuerdo
y transmisión de las memorias en las comunidades Wichí de Tartagal
a las prácticas que recomienda el sistema de salud.
(Salta, Argentina). Revista Latinoamericana de estudios sobre cuerpos,
emociones y sociedad, 12, 65-78.
BIBLIOGRAFÍA
Mirassou, C. (2013). Sistema de salud pública y comunidades indígenas
Comes, Y. y Stolkiner, A. (2005). “Si pudiera pagaría”: estudio sobre la acce-
de la provincia de Formosa. Medicina (Buenos Aires), 73 (5), 453-456.
sibilidad simbólica de las mujeres usuarias pobres del AMBA a los ser-
Montero, M. (2004). Introducción a la psicología comunitaria. Desarrollo,
vicios asistenciales estatales. Anuario de Investigaciones, 12, 137-143.
conceptos y procesos. Buenos Aires: Paidós.
Comes, Y., Solitario, R., Garbus, P., Mauro, M., Czerniecki, S., Vázquez, A.,
Oyarce, A.M. y Pedrero, M.M (2007). Perfil epidemiológico básico de la po-
Sotelo, R. y Stolkiner, A. (2007). El concepto de accesibilidad: perspec-
blación Aymara del Servicio de Salud Iquique. Serie análisis de situa-
tiva relacional entre población y servicios. Anuario de investigaciones,
ción de salud de los pueblos indígenas de Chile, 3, Santiago de Chile,
14, 201-209.
MINSAL.
Etnopo: Encuentro Nacional de Organizaciones Territoriales de Pueblos
Petit, L. (2010). Debates en torno al territorio. Aportes para la psicología
Originarios. (2014). Protocolo de Consulta Previa, Libre e Informada a
social. En: I Primer Congreso Internacional, II Nacional y III Regional de
Pueblos Originarios.
Psicología, Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Rosario.
Herazo, González, K. I. (coord.). (2015). Hacia una psicología social comu-
Publicación en CD. ISSN 1850-4450.
nitaria comprometida con los pueblos originarios de nuestra América.
Petit, L y Ferrari, L. (2013). Una aproximación psicosocial a las re-emergen-
México: UNAM.
cias de los pueblos originarios como realidad social en Argentina. Un
Hirsch, S. y Lorenzetti, M. (eds.), (2016). Salud pública y pueblos indígenas
desafío para el siglo XXI. Quaderns de Psicologia, 2 (15), 23-37.
en la argentina. Encuentros, tensiones e interculturalidad. San Martín:
Solitario, R., Garbus, P. y Stolkiner, A. (2008). Derechos, ciudadanía y ar-
Universidad Nacional de General San Martín.
ticulación en salud: su relación con la accesibilidad simbólica a los
Landini, F., Gonzalez Cowes, V., y D’amore, E. (2014). Hacia un marco con-
servicios. Anuario de Investigaciones, 15, 263-269.
ceptual para repensar la accesibilidad cultural. Cad. Saúde Pública, Rio
de Janeiro, 30(2), 231-244.

75
PARAFILIAS: LA DEGENERACIÓN DEL DSM
Cermelo, Renata
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN flictos existentes principalmente entre el individuo y la sociedad, no


El DSM es un manual diagnóstico y estadístico de trastornos men- son trastornos mentales salvo que la anomalía o el conflicto sean
tales. Con la aparición del DSM III la denominación de los “tras- el resultado de la disfunción del individuo, como las descritas ante-
tornos sexuales”, eje en el que se va a centrar el presente escrito, riormente (DSM-5, 2013:5)
cambia de Desviación Sexual a Parafilia, por ser éste un “descriptor
ateórico y no peyorativo” y actualmente con el DSM-5 se postula Con la aparición del DSM III la denominación de los “trastornos se-
como Trastorno Parafílico. Definir determinados intereses sexuales xuales”, eje en el que se va a centrar el presente escrito, cambia de
como patógenos fue siempre un mecanismo de poder sobre las so- Desviación Sexual a Parafilia, por ser éste un “descriptor ateórico
ciedades. El presente trabajo se propone explicar la relación que se y no peyorativo”, y actualmente con el DSM-5 se postula como
establece entre el DSM y los procesos socio-politicos con el fin de Trastorno Parafílico.
problematizar en la patologizacion a partir de relaciones de saber. Definir determinados intereses sexuales como patógenos fue siem-
pre un mecanismo de poder sobre las sociedades. Lo que va va-
Palabras clave riando, subrayando su carácter de contingente, son los intereses
DSM, Parafilias, Saber-Poder, Trastorno, Medicalización sexuales condenados en cada época. Así pasaron la masturbación,
el sexo oral, el sexo anal, la homosexualidad, la ninfomanía, el don-
ABSTRACT juanismo, etc. En la misma línea, deseos que antes eran conside-
PARAPHILIA: THE DEGENERATION OF THE DSM rados “normales” ahora son vistos como patológicos: deseo sexual
The DSM is a diagnostic and statistical manual of mental disorders. hipoactivo, desorden orgásmico en la mujer, etc. Y así determinados
With the advent of the DSM III, the term “sexual disorders”, which intereses sexuales se transforman en trastornos mentales[1] por
is the focus of this paper, changes from Sexual Deviance to Para- medio de un consenso entre compañeros (un voto de los miembros
philia, because it is an “atorical and non-pejorative descriptor”, and de la APA). Siguiendo a Foucault, sabemos que al luminoso siglo XVII,
currently the DSM -5 is postulated as Paraphilic Disorder. Defining donde circulaban los gestos directos y los discursos sin vergüenza,
certain sexual interests as pathogens was always a mechanism of y los códigos de lo obsceno y los indecente eran muy laxos, le siguió
power over societies. The present work aims to explain the relation- “un rápido crepúsculo hasta llegar a las noches monótonas de la
ship between the DSM and the sociopolitical processes in order to burguesía victoriana” (Foucault, 2011: 9). La sexualidad pasa así a
problematize pathologization based on knowledge relations. ser encerrada, metida en la alcoba de los padres y confiscada por la
familia conyugal. Obligada a algunas concesiones, las sexualidades
Key words ilegítimas, los “comportamientos socialmente anómalos” (DSM-5,
DSM, Paraphilias, Know-Power, Disorder, Medication 2013:5) encuentran dos destinos: el burdel y el manicomio.
Sabemos que un diagnóstico psiquiátrico, para el sujeto que lo
El DSM es un manual diagnóstico y estadístico de trastornos men- porta, es algo más que una simple taquigrafía que estandariza
tales, multiaxial y categorial, que se revisa a intervalos regulares parámetros y facilita la comunicación entre profesionales. Lo que
(1952, 1968, 1980, 1987, 1994, 2000, 2013) añadiendo o elimi- va a permitir que un elemento de conducta sea considerado como
nando criterios diagnósticos. Con el DSM III (1980), primera ver- síntoma de una enfermedad va a ser la distancia que esa conducta
sión con más importancia a nivel mundial, se cambia de un modelo representa con respecto a las reglas de orden y conformidad, defi-
con base teórica psicoanalítica, que da cuenta de la etiología de la nida contra un fondo de regularidad administrativa, de normatividad
enfermedad, a la ilusión de un modelo “descriptivo basado en la política y social. En este sentido, no se pueden dejar de considerar
evidencia con amplio fundamento empírico”. En función de realizar los efectos de poder que producen los discursos: debemos pensar
dicho cometido, postula una clasificación en trastornos mentales, el DSM como tecnología positiva de poder del discurso médico, que
definiéndolos como conlleva inclusión, observación, formación de saber, a partir de lo
un síndrome caracterizado por una alteración clínicamente signifi- cual se da una multiplicación de los efectos del poder. Un poder que
cativa del estado cognitivo, la regulación emocional, o el comporta- no obra por exclusión, sino por la inclusión rigurosa y analítica de
miento de un individuo, que refleja una disfunción de los procesos los elementos. Mecanismos que crean, producen, fabrican y pene-
psicológicos, biológicos o del desarrollo que subyacen en su fun- tran en la totalidad del cuerpo social haciéndose inevitables.
ción mental. Una respuesta predecible o culturalmente aceptable La psiquiatría recupera entonces para su campo de análisis datos,
ante un estrés normal o una pérdida, tal como la muerte de un comportamientos y hechos que describe (como decíamos del DSM,
ser querido, no constituye un trastorno mental. Un comportamiento es un modelo descriptivo, basado en la “evidencia”). La conducta
socialmente anómalo (ya sea político, religioso o sexual) y los con- se patologiza sin referirse a la alienación del pensamiento, sino en

76
función de una norma que la psiquiatría también controla. Pasa a las series de conductas instintivas, anormales, aberrantes” (Fou-
ser de su dominio de injerencia todo el campo de las conductas cault, 2011:268)
posibles, que hasta entonces sólo habían gozado de estatus moral, A partir de la serie, instinto-imaginación-placer, la psiquiatría ela-
jurídico o disciplinario. Todo lo que es desorden, indisciplina, indo- bora un nuevo armazón conceptual que es la teoría de la degene-
cilidad, es factible de psiquiatrizarse. La norma se establece como ración, o de la parafilia. En este sentido, podríamos decir -teniendo
regla de conducta y como regularidad funcional. Las conductas en cuenta la definición que nos da el DSM IV- que
más cotidianas y familiares se constituyen entonces en un campo [l]os trastornos de esta subclase se definen por el hecho de que
donde se enlazan las perturbaciones del orden y los trastornos de la imaginación o los actos inusuales o extravagantes son necesa-
funcionamiento. Así la psiquiatría es entonces la ciencia y la técni- rios para la excitación sexual. [...] En otras clasificaciones estos
ca de los anormales: “[p]equeños crímenes, minúsculas delincuen- trastornos se conocen con el nombre de desviaciones sexuales. El
cias, anomalías casi imperceptibles” (Foucault, 2011: 155). Lo que término parafilia es preferible porque subraya correctamente que
la psiquiatría pone en cuestión es la inmoralidad mórbida, e incluso la desviación (para) se encuentra en aquello por lo que el individuo
una enfermedad de desorden. se siente atraído (filia).
A mediados del siglo XIX tenemos un poder médicamente calificado El poder se ejerce sobre el cuerpo mismo, lo penetra, “existe una
que somete a su control un ámbito de objetos que no se definen red de bio-poder, de somato-poder que es al mismo tiempo una
como procesos patológicos (Foucault, 2011). Este control sobre red a partir de la cual nace la sexualidad como fenómenos histó-
conductas no patológicas fue la condición para que el saber médi- rico y cultural en el interior del cual nos reconocemos y nos per-
co pueda generalizarse. Podemos pensar esto en correspondencia demos a la vez” (Foucault, 1992:166). La degeneración habilita la
con la noción de trastorno (en tanto síndrome comportamental que medicalización del anormal, y sosteniendo esto, podemos ver el
conlleva malestar), que surge alejándose de la enfermedad, con el funcionamiento de la industria farmacológica. “La investigación en
fin de abarcar todo el ámbito de las conductas. El poder médico enfermedades mentales sostenidas por las neurociencias no es el
sobre lo no patológico es, para Foucault, el problema central de la producto de un alma bella dedicada a hacer el bien a la humanidad,
psiquiatría. Grandes construcciones teóricas que responden a exi- sino que se rige por la lógica de expansión del diagnóstico de deter-
gencias funcionales para sostener su ámbito de injerencia. Consti- minadas enfermedades articuladas a la venta de remedios” (Mer-
tución de una nueva nosografía que hay que leerla en términos de lín, 2017), medicalizando comportamientos que se separan de la
beneficios tecnológicos en pos de aumentar los efectos de poder/ norma, con determinado fin dentro del discurso médico capitalista.
saber psiquiátricos. “Organizar y describir, no como síntomas de La psiquiatría funciona como protección de la sociedad contra los
una enfermedad sino como síndromes de anomalías que valen por peligros que acarrea el anormal. Vemos aquí esta concepción mo-
sí mismos” (Foucault, 2011:287). ralizante de la sexualidad donde se la propone como buena, nor-
¿No es acaso eso lo que sigue haciendo hoy el DSM? Inducir efec- mal, natural, heterosexual, procreadora, en contraposición con la
tos de verdad con un discurso de ficción, de modo tal que se “fa- que se presenta como mala, anormal, antinatural, promiscua, no
brique” algo que todavía no existía, o sea, se ficcione. Foucault da procreadora y peligrosa. Foucault argumenta al respecto, como ya
como ejemplos de esos primeros síndromes que datan entre 1860 adelantamos, que la sexualidad en la era victoriana era un secreto,
y 1870 la agorafobia, los incendiarios, los cleptómanos, los exhibi- pero un secreto a voces, discutido sin cesar en diferentes textos y
cionistas, los invertidos y los masoquistas: todo un pequeño pueblo fuentes médicas. La sexualidad no estaba reducida a la clandesti-
de anormales, como él lo llama, que siguen habitando hoy el DSM. nidad sino, por el contrario, continuamente discutida e investigada.
Era tanta la importancia que se le debía que cabe sospechar que
Esta concepción positiva, técnica y política de la normalización se el objetivo no era eliminarla sino, muy por el contrario, organizarla,
aplica al dominio de la sexualidad. Si la sexualidad es un dispositivo catalogarla, normativizarla, prescribirla. “A través del aislamiento,
político (entendiendo por política las relaciones de fuerza existentes intensificación y consolidación de las sexualidades periféricas, las
en una sociedad dada) es alrededor de la desviación sexual que relaciones del poder con el sexo y el placer se ramificaron y multi-
éste se organiza, a saber, las instancias de poder y los campos de plicaron, midieron el cuerpo y penetraron los modos de conducta”
saber. El campo de la anomalía se codifica (en un F.65) y se apli- (Foucault, 2011: 47, 48).
cará al problema de la degeneración: se identifican los trastornos De este modo, se desarrolla la ciencia de la sexualidad y con ella
de la anomalía sexual. El instinto sexual en cuanto productor de un aparecen los expertos dedicados a indagar en aquello que acaban
placer no ligado a la reproducción, da lugar a comportamientos que de crear. Así aparece visibilizada la sexualidad femenina que será
se alejan de la norma. Y aquí, en lugar de mencionar las dadas por inmediatamente ligada a la histeria, la sexualidad en los niños y un
Michea en 1849 (bestialismo, amor griego, amor por un objeto in- largo catálogo de perversiones que escapan a las prácticas sexua-
sensible, atracción por un cadáver), podríamos enumerar todas las les que se nombraban como normales. El discurso, en tanto perfor-
categorías que el DSM codifica entre las parafilias y nos daríamos mativo de la realidad social, elabora una nueva terminología para la
cuenta de que no estamos tan lejos: exhibisionismo, fetichismo, comprensión de la sexualidad, creando con ello una nueva sexua-
frotteurismo, pedofilia, masoquismo sexual, sadismo sexual, feti- lidad que contribuye a reorganizar, administrar los cuerpos. Vemos
chismo transvestista, voyeurismo. El placer empieza a ser psiquia- cómo el poder se desliza a través del discurso llegando hasta las
trizable y por ende da lugar al campo de las aberraciones sexuales. conductas más tenues e individuales, por qué caminos alcanza las
“El placer no ajustado a la sexualidad normal es el soporte de todas formas infrecuentes o imperceptibles del deseo, como se infiltra y

77
controla lo cotidiano, una economía positiva del cuerpo y del placer. NOTA
Una parafilia tiene que ver con la elección de objetos no humanos, o [1] La clasificación de los trastornos no clasifica a las personas: clasifica
situaciones donde están en juego la humillación de uno de los impli- los trastornos que las personas padecen: por eso el texto evita expresiones
cados, o cuando se da con personas que no dan su consentimiento. como “un esquizofrénico” a favor de otras como “un individuo con esqui-
zofrenia” DSM-IV, de Ed Masson.
Vistas así las cosas, el diagnóstico es el mismo cuando quien no
da su consentimiento es un niño, o cuando la “humillación” está
BIBLIOGRAFÍA
consentida por un adulto responsable: es siempre parafilia.
Agamben, G., Deleuze, G., Foucault, M. (2012) “El juego de Michel Fou-
Esto lo vemos, por ejemplo, en la definición de cada una de las
cault” en ¿Qué es un dispositivo? Buenos Aires: Simón dice editora.
parafilias, por lo tanto, tomaremos algunas para ejemplificar: Benet, J. (1995) Londres Victoriano. Madrid: Planeta.
Del Voyerismo (F65.3) se afirma: Asociación Americana de Psiquiatría (2007) DSM-IV-TR Breviario. Manual
La actividad sexual normal a menudo incluye la obtención de ex- de Diagnóstico Estadístico de los Trastornos Mentales. Barcelona: Ed.
citación sexual al observar la desnudez [...]. Sin embargo, esto no MASSON.
ocurre con una pareja inadvertida y además sólo suele ser un pre- Asociación Americana de Psiquiatría (2014) Guía de consulta de los crite-
ludio para una actividad sexual posterior.” Con lo cual se establece, rios diagnósticos del DSM-5. España: Editorial Médica Panamericana.
no sólo lo que es una actividad sexual normal, sino lo que es una Foucault, M. (2000) Los anormales. Buenos Aires: Ed. Fondo de Cultura
actividad sexual propiamente: “ciclo completo de la respuesta se- Económica.
xual: deseo, excitación, orgasmo y resolución. Foucault, M. (1992) “Las relaciones de poder penetran los cuerpos” en
Microfísica del Poder. Madrid: Las ediciones de la Piqueta.
Del masoquismo y el sadismo sexual (F65.5) dice que son cróni-
Foucault, Michel. (2011) “Nosotros los victorianos” en Historia de la sexua-
cos e incontrolables, el masoquismo se da en mujeres, el sadismo,
lidad 1: la voluntad del saber. Buenos Aires: Siglo XXI.
claro está, en hombres. Con los sádicos hay más riesgo debido a
Merlín, N. “El feliz mundo neoliberal” en Página 12 del 1 de junio de 2017.
un aumento en la necesidad o una disminución en la capacidad de
control con el paso del tiempo o en momentos de stress “Cuando el
trastorno es grave estos individuos pueden violar, torturar o matar a
sus víctimas”. El sádico pasa a ser, por obra de una necesidad que
pareciera instintiva, y de una dificultad de autocontrol, un criminal.
Además de preguntarme en qué estadística se basan sus espe-
culaciones, la contigüidad entre la peligrosidad y el trastorno es
manifiesta. Podemos leer acá lo que Foucault (2011) nos decía de
la psiquiatría de mediados del siglo XIX, la psiquiatría se propone
funcionar como protección de la sociedad contra los peligros defini-
tivos de que puede ser víctima por parte de gente que se encuentra
en un estado anormal.
El uso de la categoría parafilia permite a la psiquiatría mantener en
la anormalidad todo aquello que se salga de la moral sexual que res-
palda. Saber–poder: cúmulos de instituciones, textos, leyes, prácticas
que juntas dan cuenta de la formación histórica, epocal de un objeto,
produciendo una forma de vida velando las otras posibles.
Foucault (2011) nos advierte que lo esencial no es saber si al sexo
se le dice sí o no, sino tomar en consideración que de sexo se
habla: ¿quiénes lo hacen? ¿Desde qué lugares y puntos de vista
se habla? ¿A qué incitan las instituciones? ¿Qué almacenan y que
difunden? En síntesis, Foucault nos va a decir que se trata de la
“puesta en discurso del sexo”. Y qué es eso sino el capítulo de
parafilias del que venimos hablando. Para finalizar, y con miras a
próximos desarrollos, habría que pensar qué está pasando con el
DSM-5 en relación a la formación histórica de la que emerge esta
nueva categorización de trastornos, qué desplazamientos, emer-
gencias, categorizaciones, inclusiones, exclusiones, se han produ-
cido social y políticamente que, de hecho, surge la necesidad de un
nuevo enunciado de tipo médico en el que aparezca esta nueva ca-
racterización, esta cristalización de un sujeto absolutamente móvil.
Quedan por “inventar las estrategias que permitirán modificar estas
relaciones de fuerza y coordinarlas de forma tal que la modificación
sea posible y se inscriba en la realidad” (Foucault, 1992: 169).

78
NO HAGO CLÍNICA, ¿PERO ENTONCES QUÉ HACÉS?
NO SÉ
Cesana, Agustina
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN & Lenta, 2016; Llobet, 2010; Luciani Conde, 2011). La Convención
El presente trabajo apunta a la práctica comunitaria, a partir de la de los Derechos del Niño (1990) y las legislaciones nacionales y ju-
propuesta del tema del Congreso sobre la psicología y las nuevas risdiccionales, implicaron cambios en el rol del Estado como garante
perspectivas desde la contemporaneidad, con las nuevas proble- de derechos, y también en las prácticas de los profesionales que in-
máticas que nos convocan. Desde una perspectiva psicosocial y tervienen desde las políticas públicas y desde organizaciones de la
con el objetivo de describir las prácticas de psicólogos con niños y sociedad civil. Sin embargo, pese a los avances legislativos, persisten
niñas en condición de vulnerabilidad social dentro del ámbito co- prácticas con niños y niñas en situación de vulnerabilidad social que
munitario en la Ciudad de Buenos Aires, se administraron entrevis- se asientan sobre la perspectiva hegemónica de la normalización,
tas en profundidad y observaciones no participantes. Se trata de un reproduciendo la idea de un único niño posible-deseable, connotando
estudio exploratorio y descriptivo, desde un abordaje cualitativo. El deficitariamente a los que no cumplen con lo esperado (Di Iorio, Lenta
trabajo se incluye dentro de una línea de investigación que indaga & Hojamnn, 2012; Grinberg, 2008; Frigerio, 2006).
sobre la construcción de representaciones sociales e identidad en Pensar en infancias en condición de vulnerabilidad social implica
contextos de vulnerabilidad social, pero se centrará en este caso en comprender los modos en que este grupo social se inscribe sim-
la descripción de la tarea comunitaria, su objeto e intervención, con bólicamente desde la lógica del déficit, configurándose una red de
la problemática de ser definida por la negativa al no tener clara la dispositivos de asistencia, que incluye organizaciones guberna-
propia práctica. mentales como organizaciones de la sociedad civil (Seidmann et al
2015, Di Iorio, 2014) Las autoras sostienen que el debilitamiento de
Palabras clave los vínculos sociales es uno de los ejes centrales para comprender
Práctica comunitaria, Vulnerabilidad social, Infancia, Representa- la vulnerabilización social, y debería ser el foco de las propuesta de
ciones sociales intervención con estos grupos sociales. Esto no significa descono-
cer que la vulnerabilidad es multicausal y que tiene varias dimen-
ABSTRACT siones analíticas (económicas, históricas, políticas, culturales y so-
I’M NOT A CLINICAL PSYCHOLOGIST, ¿BUT WHAT DO YOU DO? ciales), e incluye aspectos individuales, grupales e institucionales.
I DON’T KNOW La persistencia de estas infancias en condición de vulnerabilidad
This paper aims at the community practice, based on the Congress da lugar a que se generen distintas propuestas de intervención e
proposal about psychology and its new perspectives, from the con- investigación, que desde el marco de la Psicología Comunitaria, fo-
temproray problems that call us. From a psychosocial perspective calizan en la construcción de dispositivos de intervención que re-
and with the general objective of describing practices of pyschology saltan la importancia de la participación de las personas, el apoyo a
proffesionals with children in social vulnerability within community sus cualidades positivas y el fomento de sus capacidades. Es decir,
level in Buenos Aires City, as well as their relation with social re- en el fortalecimiento de esos individuos y grupos para que logren
presentations about childhood, an exploratory and descriptive study por si mismos transformaciones que mejoren su calidad de vida y
has been designed, with a qualitative approach. The project is in- el acceso a derechos (Montero, 2003) En el caso particular de las
cluded in a line of research that explores the construction of social infancias, tal como plantean Lacunza & Contini de González (2009)
representations and identity in social vulnerability contexts, but in supone trabajar sobre las habilidades sociales como recursos po-
this case the focus will be on the description of the community task tenciales y promoción de salud.
and its intervention, with the problem of being defined by the refu- Para describir esas prácticas desde una perspectiva psicosocial, se
sal, due to the lack of clarity about the practice itself. recurre al concepto de representación social (RS). Las RS son “sis-
temas de valores, nociones y prácticas que proporcionan a los indi-
Key words viduos los medios para orientarse en su contexto social y material
Community practice, Social vulnerability, Childhood, Social repre- y dominarlo (...) como medio para sus intercambios y como código
sentations para denominar y clasificar con claridad las partes de su mundo, de
su historia individual o colectiva” (Moscovici, 1979: 18). Las RS son
INTRODUCCIÓN inseparables de los valores y de las prácticas, son conocimientos
Las representaciones sociales dominantes que consideran a los ni- que están anclados en determinado orden social y cultural, y que se
ños como objetos de tutela están en discusión por los nuevos para- constituye como matriz desde la cual se interpreta el mundo, se lo
digmas de infancia que los consideran sujetos de derechos (Di Iorio carga de valores y de afectividad (Jodelet, 1984). En este sentido, el

79
presente trabajo, al igual que el proyecto de investigación UBACyT gica individual. Hay un preconcepto de que lo comunitario debe ser
2014-2017 en el que se inscribe, pretende describir las relaciones llevado a cabo como trabajo territorial, en el barrio, una representa-
entre construcción de conocimientos sociales y el desarrollo de las ción de lo comunitario como distinto de lo institucional.
prácticas profesionales en el campo de las vulneraciones sociales, Esto último va de la mano con lo planteado por Montero al hablar de
en particular con una de las múltiples formas institucionales en las la definición de la psicología comunitaria “como aquella que trata
que se expresan esas vulneraciones sociales en contextos urbanos: de la comunidad y que es realizada con la comunidad. Esta defini-
las infancias asistidas desde organizaciones de la sociedad civil en ción permite delimitar lo comunitario y lo asistencial con bastante
el ámbito comunitario. claridad, pues, si se excluye el rol activo de la comunidad, podrá
De todas formas, al tratarse de un diseño cualitativo de tipo ex- tratarse de aplicaciones psicológicas concernientes a la salud, la
ploratorio, no se pueden generar hipótesis en el sentido de arti- educación, el asesoramiento, aspectos específicamente clínicos
culaciones sobre las que se debe comprobar su verdad o falsedad que, aunque tengan lugar en el territorio propio de la comunidad
(Bottinelli, 2003). (si lo hay), no implicarán un trabajo comunitario al no contar con la
participación de quienes integran la comunidad a la cual se dirijan
METODOLOGÍA esas acciones ni con su perspectiva del asunto. Esto supone una
Con la intención de describir las representaciones sociales sobre la característica, realmente la primera y primordial, la esencial de la
infancia en condiciones de vulnerabilidad social y las prácticas que psicología comunitaria: lo comunitario incluye el rol activo de la
profesionales de la psicología desarrollan dentro del ámbito comu- comunidad, su participación. Y no sólo como invitada, o como es-
nitario en la Ciudad de Buenos Aires, para poder definir así el rol del pectadora aceptada o receptora de beneficios, sino como agente
psicólogo comunitario, se conformó una muestra homogénea no activo con voz, voto y veto.” (Montero, 2004)
probabilística (Patton, 1990) a partir de criterios intencionalmente El título del presente artículo, “No hago clínica, pero ¿entonces qué
determinados. Estos incluyeron ser profesionales psicólogos, de hacés? No sé” se debe a esta incertidumbre con respecto al rol
ambos sexos, que se desarrollaran dentro del ámbito comunitario específico de la psicología comunitaria. Así describió su práctica
en la Ciudad de Buenos Aires, en organizaciones vinculadas a las una psicóloga a la hora de llevar a cabo la entrevista, y queda sin-
temáticas de infancia en condiciones de vulnerabilidad social. tetizado en pocas palabras el problema del psicólogo comunitario,
El tamaño de la muestra se determinó por el criterio de saturación que define por la negativa porque no tiene clara su propia prácti-
conceptual (Glaser y Strauss, 1967), es decir la exploración hasta ca, trayendo dificultades a la hora de plantear modos de abordaje.
que la información resultó redundante. Se utilizó como herramienta Como sostuvo uno de los entrevistados, “algo que pasa mucho es
de recolección entrevistas en profundidad a los profesionales, cuya que nadie sabe lo que es la psicología comunitaria en general. Ni
guía se definió a partir de la lectura bibliográfica y de la realización los que no son psicólogos, ni los mismos psicólogos tampoco.” En
de entrevistas previas a informantes claves, técnica característica una de las entrevistas realizadas, al referirse a la situación de ha-
de los abordajes procesuales en los estudios sobre representacio- blar con las madres de los niños del barrio, la entrevistada utilizó
nes sociales. (Banchs, 2000; Moscovici, 2003) la expresión “como si ejerciera de psicóloga, cuando no es mi fun-
ción”, asociando la psicología exclusivamente con el rol clínico de
RESULTADOS la escucha individual. El psicólogo se ve obligado a renunciar a sus
Haciendo uso de una estrategia de análisis inductivo de los datos, a propios prejuicios, en un intento de deconstruir una imagen creada
partir de la construcción de categorías emergentes y basado en el en el imaginario social de que el abordaje va a ser siempre indivi-
análisis de contenido (Bardin, 1986), pudo arribarse a los resulta- dual y a partir de una mirada patologizante.
dos presentados a continuación.
Psicología comunitaria en la formación universitaria
Rol del psicólogo comunitario Resulta dificultoso alejarse del propio prejuicio cuando la formación
Se presentan fuertes dificultades para definir el rol comunitario, hay universitaria incluye herramientas excesivamente limitadas con
un no lugar que se asigna a su práctica, que es una de las tensiones respecto a lo comunitario. Son pocas las cátedras con posiciones
o problemáticas que aparecen en el discurso de los entrevistados. críticas y políticas marcadas que se corren de lo hegemónico y per-
Se genera un desconcierto en los psicólogos con respecto al rol, miten tener otra perspectiva, aportando herramientas para pensar
obligándolos a preguntarse sobre su lugar en las instituciones, he- y construir una práctica vista como herramienta de transformación
cho que guarda una estrecha relación con los cambios sociales y social.
económicos que se presentan frecuentemente y obligan al psicólo- Este cambio social es posible si se trabaja conjuntamente con otros
go a pensar formas nuevas de intervención, poniendo de manifiesto actores sociales provenientes de la comunidad, donde “los cambios
muchas veces la insuficiencia de los instrumentos y herramientas en el individuo llevan a cambios en los grupos a los cuales perte-
con los que cuentan. nece, entre ellos la comunidad, y viceversa, los cambios en esos
En algunos casos se observa inclusive que se mantiene la lógica grupos transforman a las personas. Se produce así una relación
asistencial y simplemente se utiliza otro vocabulario. Se genera una dialéctica de transformaciones mutuas.” (Montero, 2004)
presuposición de que si se trabaja en el barrio se convierte en un Por otra parte, un atributo casi exclusivo de lo comunitario repetido
abordaje comunitario, cuando muchas veces se están utilizando a lo largo de las entrevistas, es su relación con la militancia o con
herramientas propias de la psicología clínica, reproduciendo la ló- una perspectiva política, pensando la problemática abordada inser-

80
ta en un contexto social, político y económico. Se trata de un objeto en cuenta la relatividad cultural y la diversidad y fomentando la
ubicado en el campo psicosocial, en la interfase entre lo individual participación. La comunidad debe ser tomada como sujeto activo
y lo social. Más allá de la estrategia de intervención que se aplique, de las acciones que en ella se llevan a cabo, como actor social
que a veces sí puede ser individual o familiar, se entiende a la pro- constructor de su propia realidad.
blemática como parte de un contexto, y se diseña la intervención
pensando esas dimensiones, con un cambio en el modo de inter- Precarización laboral y malestar emocional
pretar y enfrentar la realidad. Sin embargo, a pesar de que recurre Por otro lado, se repite en todas las entrevistas realizadas la preca-
este atributo en las entrevistas, también se repite el hecho de que riedad en las condiciones de trabajo dentro del ámbito comunita-
en la formación universitaria esta dimensión política no aparece, lo rio, presentándose una doble vulnerabilidad, una precarización de
que desordena mucho. aquellos que trabajan con precariedad, que lleva a una constante
Hay también una fuerte crítica generalizada con respecto a la can- rotación laboral, debido al malestar que se provoca.
tidad de prácticas durante la formación universitaria, ya que no hay También se produce malestar frente a las situaciones de fuerte vul-
una instancia de práctica con tolerancia de aprendizaje, sino recién nerabilidad social con las que deben enfrentarse en su labor, en
cuando está en las propias manos la responsabilidad de la inter- general asociadas con condiciones de violencia familiar, barrial e
vención. Esto lleva a que muchas veces la manera de sobrevivir al institucional, situaciones de calle o hacinamiento y el no acceso
entrar en una institución sea tomar lo que ya está funcionando y a la salud, entre los principales factores. Hay un sufrimiento ins-
empezar a replicarlo. Esto se refleja en las respuestas de manual titucional muy marcado en la práctica comunitaria, presente en la
con respecto a las categorías de restitución de derechos y la vulne- mayoría de las entrevistas llevadas a cabo. Aparecen defensas co-
rabilidad, en las que nadie tiene realmente claro a qué se refieren lectivas, sobretodo la naturalización o anestesia, para hacer posible
al hablar acerca de lo que ellos mismos se dedican. seguir estando ahí obturando que aparezca el malestar emocional.
Otra de las herramientas utilizadas para amortiguar el malestar es
Psicología comunitaria y niñez la intelectualización. Contar con herramientas teóricas les permite
Aunque la nueva ley de niñez propone una nueva ola de trabajo tomar cierta distancia de eso que les genera malestar, pero se corre
con niños y niñas con la restitución de derechos como uno de sus el riesgo de quedar así en un lugar de asistencia técnica.
objetivos, persisten miradas patologizantes y normalizadas hacia
infancias y familias en condición de vulnerabilidad social, y es un Método de la psicología comunitaria
desafío para los profesionales de psicología, en particular para Respecto del método de la psicología comunitaria, como se ha
quienes intervienen desde el ámbito comunitario, generar trans- mencionado previamente, las formas de intervención no deben ser
formaciones institucionales y prácticas en relación a niños y niñas, planificadas externamente al ámbito del problema. Es una rama de
y promover así el fortalecimiento de habilidades sociales para dar la psicología que se caracteriza por ser generadora de una praxis
lugar a la ampliación de derechos. De hecho, “el énfasis puesto en que al intervenir produce resultados concretos y reflexión teórica.
el desarrollo de las fortalezas y capacidades, más que en las debi- Existe un pluralismo metodológico, en el sentido de que no se des-
lidades y carencias” es una de las características de la psicología carta el uso de formas tradicionales de investigación e interven-
comunitaria según Montero, “lo cual le otorga al mismo tiempo un ción social, como encuestas, observación, técnicas de dinámica de
carácter político en el sentido de que quienes trabajan en psicología grupos e intervenciones colectivas como talleres, entre otros, pero
comunitaria producen, junto con las comunidades, intervenciones es frecuente encontrar transformaciones de carácter participativo
para lograr el fortalecimiento y el cambio social” (Montero, 1998). aplicadas a ellos, respondiendo a las exigencias que plantea cada
comunidad específica. Hay un carácter activo de los participantes
Vínculos e intervenciones comunitarias provenientes de las comunidades no solo en su implementación,
Por otro lado, es determinante mencionar el tipo de vínculo esta- sino también en la discusión y reflexión de los resultados presenta-
blecido, ya que el mismo habla del tipo de intervención. Hay una dos, y en la toma de decisiones respecto de su uso. “Otro aspecto
tendencia a pensar la intervención desde lo técnico y desde el que caracteriza a ese pluralismo metodológico es el uso tanto de
lugar del saber, más relacionado a una asistencia técnica como métodos cualitativos (muchas veces predominante) como cuanti-
agente externo. De este modo se reproduce la distancia, en vez de tativos. Hay conciencia de que si bien los primeros nos permiten
generar vínculos más cercanos, por ejemplo, a partir del trabajo obtener el sentido de los procesos en su riqueza y diversidad, los
con referentes del barrio. Hay que lograr que la unidimensiona- segundos permiten evaluar la magnitud de recursos y de necesida-
lidad de la etiqueta sea dejada de lado y sobrevenga la multipli- des y aportar importante información en la elaboración de planes
cidad, que no es posible de llevar a cabo si nos quedamos tran- y estrategias de cambio dentro de la comunidad.” (Montero, 2004)
quilamente escondidos detrás de la propia etiqueta de técnicos. Es relevante destacar los aportes de Fals Borda desde la sociología
Esto no implica en absoluto que el profesional olvide los saberes crítica o “militante”, de lo que él en un principio calificó de investi-
y técnicas que les son propias, pero se trata de un camino común gación-acción, pero luego pasó a denominarse como investigación-
del que aceptamos ignorar la dirección del trayecto. Es importante acción participativa, método que incluye la articulación entre teoría
no generalizar la intervención, no seguir un protocolo fijo, sino ser y práctica y pone énfasis en el lugar de la participación ya aludida,
flexible y proponer enfoques situados, pensando situacionalmen- considerada por el autor como “el rompimiento de la relación tra-
te, con conciencia de la diversidad temporal y espacial, tomando dicional de dependencia, explotación, opresión o sumisión a todo

81
nivel, individual y colectivamente: de sujeto/objeto a una relación Cruz, F. & Aguilar, M. (2002). Introducción a la Psicología Comunitaria. Ma-
simétrica o de equivalencia”. (Fals Borda y Brandao, 1987) “Una drid: CCS.
de las características propias de este método, que lo diferencia de Di Iorio, J.: Lenta, M. y Hojman, G. (2012). Conceptualizaciones sobre la
todos los demás, es la forma colectiva en que se produce el cono- niñez. De la minoridad al interés superior del niño. Un estudio de las
producciones científicas en psicología. Anuario de Investigaciones, 18,
cimiento, y la colectivización de ese conocimiento.” (Fals Borda y
227-236.
Brandao, 1987)
Fals Borda, O. y Rodríguez Brandao, C. (1987). Investigación Participativa.
Con respecto a la unión entre teoría y práctica es uno de los princi-
La Banda Oriental. Montevideo, Uruguay.
pios fundamentales de la psicología comunitaria. Sin embargo, a lo Frigerio, G. (2006). “Hacer del borde el comienzo del espacio” en Infancias
largo de las entrevistas realizadas, se puede ver una tendencia a la y adolescencias. Teorías y experiencias en los bordes. Frigerio Coord.
poca sistematización teórica, en una urgencia continua del campo Buenos Aires: Noveduc.
social que exige el estar siempre haciendo. Glaser, B. G. & Strauss, A. L. (1967). Theorical Sampling. En The discovery of
grounded theory. Strategies for qualitative research. New York: Aldine
A MODO DE CIERRE de Gruyter. pp. 45-77Patton, M.Q. (1990) Qualitative Evaluation and
A pesar de los incontables aportes de autores hacia una posible de- Research Methods. (2nd Ed) Newbury Park: Sage Publications.
finición de la práctica comunitaria, “Las tensiones de la práctica en Grinberg, J. (2008). Transformaciones en el tratamiento de la niñez en riesgo.
la estructura socioprofesional de la psicología comunitaria son una Relexiones sobre un dispositivo de protección a la infancia en la Ciudad
de Buenos Aires. Cuadernos de Antropología Social, 27, pp. 155-174.
inquietud constante en la disciplina” (Cruz & Aguilar, 2002). De he-
http://www.open.ac.uk/courses/tasters/e807/objects/d4174.pdf
cho, se utiliza mucho el trabajo en red y la articulación institucional
Lenta, M. y Di Iorio, J. (2016). Psicología e infancia. Hacia intervenciones
como parte de la práctica, presentándose como campo interdisci-
en la interfase subjetivo-socia. REVISTA INTERAMERICANA DE PSICO-
plinario, coincidiendo con otras ciencias sociales en un objetivo de LOGÍA (en prensa).
transformación de la realidad social. Pero este carácter complejo de Llobet, V. (2010). ¿Fábrica de niños? Las instituciones en la era de los de-
la psicología comunitaria, en la que se integran aspectos psicoso- rechos de la infancia. Buenos Aires: Noveduc.
ciales, sociológicos, culturales y políticos, no debe ser considerado Luciani Conde (2011). La des-infantilización de la niñez en la segunda mo-
un defecto o limitación. “Así, más que definirse por la negación y dernidad: apuntes para pensar la subjetividad del niño de hoy. XVI Anua-
por la exclusión, es ésta una psicología que debe definirse por la rio de Investigaciones de la Facultad de Psicología, UBA, Buenos Aires.
inclusión y la integración.” (Montero, 2004) Montero, M. (1998). La comunidad como objetivo y sujeto de acción social,
A. Martín González (ed.), Psicología comunitaria: Fundamentos y apli-
BIBLIOGRAFÍA caciones, Madrid, Síntesis, págs. 210- 222.
Banchs, M. A. (2000). Aproximaciones procesuales y estructurales al estu- Montero, M. (2003). Teoría y Práctica de la Psicología Comunitaria. La ten-
dio de las representaciones sociales. Papers on Social Representations sión entre la comunidad y la sociedad. Buenos Aires: Paidós.
[On Line], 9. pp. 1-15 Diponible en: http://www.psr.jku.at/PSR2000/ Montero, M. (2004). Introducción a la psicología comunitaria. Desarrollo,
9_3Banch.pdf conceptos y procesos. Editorial Paidós. Buenos Aires, Argentina.
Bardin, L. (1986). El análisis de contenido. Madrid: Akal. Moscovici, S. (2003). Representações Sociais. Investigações em psicologia
Contini de González, N. & Lacunza, A. B. (2009). Las habilidades sociales social. Petrópolis: Vozez (ed. original 2000).
en niños preescolares en contextos de pobreza. Montevideo: Cienc.
Psicol. vol.3 no.1.

82
LA PROPIEDAD DEL PERDÓN
Conte, Desire
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN etc. una cantidad de significaciones, algunas de las cuales corres-


A más de cuarenta años de la última dictadura cívico-militar en Ar- ponden al derecho penal con respecto al cual el perdón debería
gentina aún se alzan voces desde el Estado actual y desde algunos permanecer en principio heterogéneo e irreductible.
sectores conservadores de las Ciencias sociales que reducen los El escenario, la figura, el lenguaje al que se trata de ajustar el con-
crímenes de lesa humanidad que allí acontecieron a una cuestión cepto de perdón, pertenecen a una herencia religiosa abrahámica.
susceptible de ser perdonada. En primer lugar, ubicaremos la di- Tradición que es singular y a la vez está en vías de universaliza-
mensión en que se configura el perdón a partir de la teorización ción, a través de lo que cierta escena del perdón pone en juego o
de Derrida sobre el concepto, y su distancia con la dimensión jurí- saca a la luz.
dica que se instituye como única vía de intervención estatal. Y una En consecuencia, la dimensión misma del perdón tiende a borrarse
vez sustraída la posibilidad de perdonar al Estado o a cualquier al ritmo de esta mundialización y con ella todo límite conceptual.
otra entidad que no constituya un sujeto, situaremos a partir de En todas las escenas de arrepentimiento, confesión, perdón, discul-
testimonios que se inscriben por fuera de la escena jurídica, espe- pas que se multiplican en el escenario geopolítico desde la última
cialmente literarios, quién puede trazar, y sobre qué, los límites del guerra, se ven no solo a individuos, sino a comunidades enteras,
perdón. Si el perdón es irreductible a la escena jurídica, entonces corporaciones profesionales, representantes de jerarquías, sobera-
los testimonios en los que podremos inferir una ética del perdón nos y jefes de Estado, pedir “perdón”. Lo hacen en un lenguaje
necesariamente tienen una estructura heterogénea respecto a los abrahámico que no siempre es el de la religión dominante en su
testimonios jurídicos. sociedad, pero que se ha transformado en el idioma universal del
derecho, la política, la economía o la diplomacia: a la vez el agente
Palabras clave y el síntoma de esa internalización.
Perdón, Testimonio, Delitos contra la humanidad, Sujeto La proliferación de estas escenas de arrepentimiento y de perdón
invocado, se entiende como una urgencia universal de la memo-
ABSTRACT ria: es preciso volverse así el pasado; y este acto de memoria, de
THE PROPERTY OF FORGIVENESS autoacusación, es preciso llevarlo a la vez más allá de la instancia
More than forty years of the last civic-military dictatorship in Ar- jurídica y más allá del Estado-nación. Un acontecimiento que fun-
gentina there are still voices from the current state and some con- ciona como paradigma de este más allá es la “autorización” con el
servative sectors of social sciences that reduce the crimes against Tribunal de Nuremberg, de la institución internacional de un con-
humanity that happened there to a question that can be forgiven. cepto jurídico como el de “crimen contra la humanidad”. Hubo allí
In the first place, we will locate the dimension in which forgive- un acontecimiento “performativo” de una envergadura aún difícil
ness is shaped by Derrida’s theorizing about the concept, and its de interpretar.
distance from the juridical dimension that is instituted as the only Este acontecimiento fue producido e interpretado por una comu-
means of state intervention. And once the possibility of forgiving nidad internacional en un momento histórico determinado. Este se
the State or any other entity that does not constitute a subject has entrelaza pero no se confunde, con la historia de una reafirmación
been subtracted, we will place from testimonies that are inscribed de los derechos del hombre. Esto ha estructurado un espacio teatral
outside the legal scene, especially literary, who can trace, and on en el que se juega el gran perdón en sus variables que van desde la
what, the limits of forgiveness . If forgiveness is irreducible to the sinceridad hasta la hipocresía.
legal scene, then the testimonies in which we can infer an ethic of El concepto “crimen contra la humanidad” sigue estando en el ho-
forgiveness necessarily have a heterogeneous structure with res- rizonte de toda geopolítica del perdón. Le provee su discurso y su
pect to legal testimony. legitimación.
¿Cuál es entonces la operación que sustrae el concepto “crimen
Key words contra la humanidad” de la abstracción del perdón, de qué modo
Forgiveness, Testimony, Crimes against humanity, Subject se materializa la figura jurídica como una disyuntiva del perdón?, o
mejor, ¿cómo un concepto que hunde sus raíces en el fervor religio-
Perdonar es divino so del perdón deviene herramienta de intervención social?
Derrida señala que no hay un límite para el perdón, no hay medida, Derrida sostiene que el lenguaje del perdón público se configura
no hay “¿hasta dónde?”, siempre que se acuerde un sentido estric- al servicio de finalidades determinadas, es cualquier cosa menos
to a esta palabra. desinteresado. El pedido de perdón desarticulado de una figura ju-
El perdón se confunde a menudo, a veces calculadamente, con rídica que permita un procedimiento real como condición de una
temas aledaños: la disculpa, el pesar, la amnistía, la prescripción, operación simbólica, deviene una herramienta de manipulación po-

83
lítica que no conmueve en nada el colectivo social. “El perdón no Solo luego de determinar esas dos condiciones, la víctima de un
(...) debería ser ni normal, ni normativo, ni normalizante. Debería daño inconmensurable puede emitir su juicio. Si el Estado opera
permanecer excepcional y extraordinario, sometido a la prueba de desde lo general imponiendo un para todos, y todos los individuos
lo imposible: como si interrumpiera el curso ordinario de la tempo- son iguales ante la ley, el perdón toma una disyuntiva de esa vía.
ralidad histórica”. El perdón se configura de un modo singular reconstituyendo en el
Para abordar el concepto de perdón, la lógica y el sentido común mismo acto la acción que requiere ser perdonada. Esa acción no
concuerdan con la paradoja: existe lo imperdonable, y si hay algo está dada previamente, la víctima aún no sabe qué cosa necesita
que perdonar es eso: lo imperdonable. He allí la complejidad del perdonar, esa acción nunca es el delito de lesa humanidad propia-
perdón, si sólo lo perdonable fuera perdonado, el concepto mismo mente dicho. Ese juicio sobre el delito de lesa humanidad, necesa-
se desvanecería. El perdón sólo puede presentarse como lo impo- riamente quedará en manos del Estado, su víctima nada puede de-
sible mismo. cir sobre eso. La sanción jurídica sobre esos delitos operará como
El problema es entonces quién tiene la potestad de perdonar lo im- condición para que el perdón haga su aparición en escena, no ya el
posible. Y en qué dimensión se configura eso imposible de perdonar. perdón por el genocidio sino los perdones singulares que cada su-
jeto necesita otorgar o denegar para tramitar su duelo. El genocidio
El estatuto del perdón no es potestad del sujeto sino responsabilidad del Estado. No hay
La decisión de la implementación jurídica de imprescriptibilidad nada que perdonar allí.
para los crímenes contra la humanidad abrió la ocasión para dis-
tinguir el concepto jurídico de lo imprescriptible del concepto no Voces encontradas
jurídico de lo imperdonable. Los juicios ejecutados por el Estado Argentino a partir de la deroga-
Derrida señala que “se puede mantener la imprescriptibilidad de un ción de las leyes de obediencia debida y punto final y de la declara-
crimen, no poner ningún límite a la duración de una inculpación o ción de inconstitucionalidad del indulto, dieron la ocasión para que
de una acusación posible ante la ley, perdonando al mismo tiempo algunas voces se alzaran en el registro ficcional. Especialmente de
al culpable. Inversamente, se puede absolver o suspender un juicio hijos de víctimas del terrorismo de Estado en Argentina. Estas his-
y no obstante rehusar el perdón”. torias en tono ficcional sólo pudieron ser escritas a partir de que el
En esta afirmación es necesario por un lado deslindar el concepto Estado ordenó los lugares para cada quien. Reordeno el lugar de la
de perdón de toda vertiente jurídica, siendo lo jurídico lo que atañe víctima y del victimario en el terreno jurídico y este orden posibilitó
al derecho estatal. Entendiendo lo jurídico como la dimensión con- que los testimonios desde la ficción hagan foco en las historias sin-
creta que se ajusta a la regulación estatal de los derechos de las gulares que cada quien pudo construir a partir de las coordenadas
personas; y por otro lado, esclarecer que lo imprescriptible como en que se inscribieron esas vidas. La muerte o desaparición de sus
concepto jurídico señala un delito cuyo juzgamiento no está sujeto padres ya no requería ser vengada, la justicia los había sustraído
a prescripción temporal a diferencia de otros delitos que sí prescri- incluso sin cuerpos del anonimato de la desaparición y se ocupaba
ben, es decir es posible juzgar a alguien acusado de genocidio in- de juzgar a los criminales.
distintamente de los años que hayan pasado desde su cometido. La A partir de la lectura de algunos textos podemos inferir, que la mira-
sanción legal se determina en un proceso jurídico establecido por da de esos hijos, que dejaron de pedir en una reiteración traumática
el Código Penal y es el Poder Judicial como parte del Estado quién castigo para los culpables, se posó en sus propios padres y adultos,
tiene la facultad y la obligación de llevarlo a cabo. Ni la imputación si algo del perdón aconteció en ellos no tiene como horizonte a los
jurídica de culpabilidad denota lo imperdonable, ni la exculpación o criminales, sino a las personas que amaron. La voz de una nena
la condonación de la pena implica perdón. que parecía olvidada, se pregunta, desde 30 años atrás cómo es
La dimensión en que se valora lo imperdonable de un acto cometi- posible que no la hayan despertado para luchar, que sus padres
do es de otra índole y no se homologa a la gravedad jurídica que se no hayan luchado como lo habían planeado tantas veces para no
determine para cada caso. separarse de ella; otra mujer adulta mira a sus hijos intentando
Si el perdón reconoce su principal impulsor en las doctrinas reli- comprender cómo alguien que es padre no entiende que los hijos
giosas, donde sólo Dios tiene la facultad de perdonar porque es el son frágiles.
principal agraviado por las conductas que constituyen pecado, ese Una tercera se repite una y otra vez que su padre fue cobarde, no
vínculo que configura el perdón es entre cada hombre y Dios, solo fue malo, que creyó que entregando a la madre podía proteger a los
Dios conoce los pecados de cada hombre y los pecados en este hijos; otra nena vieja repite en la novela la cantidad de días exactos
registro se constituyen de un modo singular. El perdón sólo puede que pasaron hasta que pudo reunirse con su mamá en el exterior;
ser otorgado por alguien que tiene pleno conocimiento del daño que dos hermanas se preguntan por qué su abuela materna les mintió
ha padecido. Y alguien que puede determinar íntimamente cual es diciéndole que su papá estaba en Brasil cuando el Equipo de An-
la acción que lo ha dañado. Son dos condiciones para poder otorgar tropología forense Argentino encontró algunos de sus huesos que
el perdón: fueron anónimos durante 35 años.
·· Tener pleno conocimiento del daño que se ha padecido. En esas historias se puede inferir algo del perdón, pero no por los
·· Determinar cuál es la acción que ha infundido ese daño. asesinatos, sino por el padecimiento que esos niños sufrieron. Co-
nocer la historia les permite conocer los límites de los adultos que
amaron, despotenciarlos. Esa operación historiadora sitúa a los su-

84
jetos en los límites del perdón para que ellos tengan la posibilidad BIBLIOGRAFÍA
de darlo o no a quienes consideren necesario. Alcoba, L. (2008). La casa de los conejos. Edhasa, Buenos Aires.
Derrida, J. (1996). El siglo y el perdón. Ediciones la flor, Buenos Aires.
Conclusión Dillon, M. (2015). Aparecida. Sudamericana, Buenos Aires.
Lacan, J. (1959-1960). La esencia de la tragedia: un comentario de Antí-
Siguiendo una concepción de la tradición abrahámica, nos dice De-
gona de Sófocles. En El Seminario. Libro 7: La ética del psicoanálisis,
rrida, el perdón debe comprometer dos singularidades: el culpable
Paidós, Buenos Aires.
y la víctima. Desde el momento en que interviene un tercero se
Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte
puede hablar de amnistía, de reparación, etc. pero no de perdón en en quiebra. Cap. IV. Eudeba, Buenos Aires.
sentido estricto. El tiempo del perdón escapa del proceso judicial, ONU (página web): http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/
gracias a una confusión entre el orden del perdón y el orden de WarCrimes.aspx
la justicia, siempre es posible remendar el escenario del perdón Real Academia Española (Sitio web): http://www.rae.es/
inmediato y casi automático para escapar de la justicia. Robles, R. (2013). Pequeños combatientes. Alfaguara, Buenos Aires.
Un día una mujer negra que da testimonio frente a la Comisión Ver- Urondo Raboy, A. (2012). ¿Quién te crees que sos?. Capital Intelectual, Bue-
dad y Reconciliación de Sudáfrica cuyo marido había sido asesina- nos Aires.
do y torturado por policías, afirma: “Una comisión o un gobierno no
pueden perdonar. Sólo yo, eventualmente podría hacerlo. Y no estoy
dispuesta a perdonar”. El testimonio da cuenta de la heterogenei-
dad del perdón respecto del orden jurídico, no importa si los asesi-
nos son condenados o no, el perdón recorre otra vía, lo singular. El
cuerpo anónimo del Estado o de una institución pública no puede
perdonar. No tiene el derecho ni el poder de hacerlo. Puede juzgar,
hay tribunales de justicia para eso, y los tribunales de justicia jamás
perdonan, el término perdón no se inscribe en su corpus teórico,
por lo tanto no pueden hacer uso legal de ello.
“Si digo, tal como lo pienso, que el perdón es loco, y que debe
seguir siendo una locura de lo imposible, no es para excluirlo o
descalificarlo. Es tal vez lo único que ocurra, que sorprenda, como
una revolución el curso ordinario de la historia, de la política y del
derecho. Porque esto quiere seguir heterogéneo al orden de lo
político o de lo jurídico tal como se los entiende comunmente.”
(Derrida, 1996)
Si el perdón permanece excepcional y extraordinario, sometido a la
prueba de lo imposible: como si interrumpiera el curso ordinario de
la temporalidad histórica; entonces el perdón se constituye como
una singularidad, se produce como un término que irrumpe hacien-
do desfallecer las consistencias previamente instituidas sobre una
cuestión; se instituye como un acto ético. El sujeto afectado es sor-
prendido por el acto de perdonar, si el acontecimiento ocurre, no se
trata de un esfuerzo del individuo, y la acción que se perdona debe
poder identificarse del mismo modo que el sujeto que perdona. El
perdón por su estructura no puede otorgarse por un colectivo de
modo general. Sólo un sujeto afectado tiene el don de perdonar y
si el perdón acontece no se posiciona como un deber moral hacia
el prójimo, sino como un modo de que los traumatismos cedan al
trabajo de duelo. El perdón jamás debería responder a una terapia
de la reconciliación sino a un ética del sujeto.

85
EL SANTO PIDE SANGRE. LA REFERENCIA
A SAN LA MUERTE EN EL DISCURSO DE PERSONAS
PRIVADAS DE SU LIBERTAD
Del Carlo, Cristian Ariel
Programa Interministerial de Salud Mental Argentino - Ministerio de Justicia y Derechos Humanos
de la Nación. Argentina

RESUMEN dentro del ámbito carcelario, su población se encuentra en el cruce,


El presente trabajo analiza la presencia de “San La Muerte” en el doblemente estigmatizado, de “delito” y “locura” (Del Carlo, 2013).
discurso de personas privadas de su libertad alojadas en un Ser- Se ensayará un análisis de tres usos y significaciones diferentes
vicio de Salud Mental: el PRISMA, Programa civil de Derechos Hu- (aunque no contradictorios) de esta expresión religiosa, relevados
manos en el seno de una cárcel federal. Se identifican tres usos y en el mencionado Programa de Derechos Humanos: me refiero a
significaciones diferentes (aunque no contradictorios) de las refe- San La Muerte como devoción religiosa, como recurso para la si-
rencias a San La Muerte: como devoción religiosa, como recurso mulación de enfermedad mental y como referencia para la confor-
para la simulación de enfermedad mental y como referencia para la mación de identidades transgresoras.
conformación de identidades transgresoras.
Religiosidad en las sociedades complejas
Palabras clave Para Gilberto Velho (1994) una de las principales características
Religiosidad popular, Delito, Identidad, Cárceles que presentan las sociedades complejas es la coexistencia de
diferentes estilos de vida y visiones del mundo. De acuerdo con
ABSTRACT José Casanova (2007) la religión está asumiendo nuevas formas
THE HOLY ONE ASKS FOR BLOOD. THE REFERENCE TO SAN LA en el mundo actual: se verifica una suerte de democratización y
MUERTE IN THE SPEECH OF PEOPLE DEPRIVED OF FREEDOM generalización de opciones religiosas antes sólo disponibles para
This paper analyzes the presence of “San La Muerte” in the speech las élites, que obliga al individuo a elegir entre un amplio catálogo
of persons deprived of their liberty housed in a Mental Health Ser- de sistemas de significaciones, en ocasiones descontextualizados
vice: PRISMA, a Civil Rights Human Rights Program within a federal espacial y temporalmente. Inspirado en la ideología individualista,
prison. Three different (and not contradictory) uses and meanings la cultura moderna privilegia la adquisición (elección individual) a
of the references to San La Muerte are identified: as religious de- la atribución (ligada a la memoria social y las tradiciones), teniendo
votion, as a resource for the simulation of mental illness and as a progresivamente mayor peso la elección de un determinado ethos
reference for the conformation of transgressive identities. privado dentro de las diferentes religiones presentes en el entorno
social del sujeto por sobre las determinaciones de la familia de ori-
Key words gen (Duarte, 2006). De acuerdo con Geertz se entiende que:
Popular religiosity, Crime, Identity, Prisons los símbolos sagrados tienen la función de sintetizar el ethos de un
pueblo —el tono, el carácter y la calidad de su vida, su estilo moral
Presentación y justificación del tema: y estético— y su cosmovisión, el cuadro que ese pueblo se forja
Desde hace algunos años el fenómeno de “San La Muerte” concita de cómo son las cosas en la realidad, sus ideas más abarcativas
una creciente atención desde los medios masivos de comunica- acerca del orden. (Geertz, 1996, p. 89).
ción, fundamentalmente a partir del año 2010 en donde recibie- Al abordar las formas de religiosidad de los sectores marginados,
ron cobertura mediática una serie de hechos delictivos que hacían Míguez (2012) plantea que el orden moral de los mismos responde
referencia de diversas maneras al mismo (López Fidanza, 2015). a una lógica situacional que brinda lugar para la oportunidad y el
A partir de estos hechos se fue consolidando la figura de San La deseo permitiendo de esa manera trayectorias oscilantes entre lo
Muerte como una devoción inspiradora del delito, como un santo que orden moral dominante postula como principios del “bien” y el
protector de los delincuentes. “mal”. Esto facilita la puesta en práctica de estrategias de sobre-
El presente trabajo pretende relevar distintas referencias de esta vivencia y autovaloración en contextos muy desfavorables (p. 53).
manifestación de religiosidad popular, tomando como material de Sobre este punto volveremos más adelante.
análisis mi experiencia desde 2011 como psicólogo en el PRISMA:
Programa civil de Derechos Humanos en la Unidad Psiquiátrica del Culto a San La Muerte en PRISMA
Servicio Penitenciario Federal (SPF). Se trata de una experiencia pi- La Unidad Penal de referencia que se analizará (PRISMA) posee una
loto, única Unidad Penal en el ámbito del SPF que se posee una co- amplia diversidad en su universo religioso: la gran mayoría de los
dirección civil y penitenciaria. En su calidad de Servicio Psiquiátrico pacientes allí alojados manifiestan tener algún tipo de creencia reli-

86
giosa y la misma abarca un amplio abanico que va desde el catoli- namiento: el término peyorativo de “magia” es la forma en que se
cismo, el pentecostalismo, variantes de religiones “afro” y diversas descalifica a los dominados, reservándose el término “religión”
manifestaciones de religiosidad popular, tales como el Gauchito Gil, para los dominadores (Dianteill y Löwy, 2009b), que en este caso
San La Muerte, San Jorge, “San Tuca”, etc. se trata de la Iglesia Católica, la cual, dentro de la conformación
San La Muerte es un santo popular no reconocido por la Iglesia del campo religioso, pretendería el monopolio del capital religioso
Católica. Tiene su origen en las provincias del noreste argentino y a partir de la concentración del mismo en la jerarquía institucional,
Paraguay, resultado de la hibridación de creencias guaraníes con desposeyendo de esta manera a los laicos. Si bien este monopolio
elementos introducidos por la evangelización católica (López Fidan- es relativo y nunca es logrado en su totalidad, es clara la función de
za y Galera, 2014). Su culto se expandió hacia otras regiones del restricción discursiva que realiza la institución católica (Foucault,
país a partir de las migraciones internas. citado en Ludueña, 2014), demarcando un centro y una periferia
En el PRISMA el santo se visibiliza a partir de tatuajes de los pa- discursiva. Estos “márgenes del catolicismo” fueron trabajados por
cientes, pintadas en paredes, dibujos que realizan los pacientes e Giménez Beliveau (2013) y darían cuenta de “la vitalidad de las
incluso en altares improvisados. De acuerdo a como se adelantó en dinámicas en los márgenes de la fe” (p. 5).
la presentación, las referencias al mismo por parte de los pacientes Es interesante realizar un paralelismo con los tres puntos con los
del PRISMA pueden agruparse de acuerdo a tres diferentes usos y que Bastide analiza el efecto de desestructuración que afectó al
significaciones (devoción religiosa, recurso para la simulación de candomblé rural en Brasil (Dianteill y Löwy, 2009a): 1) empobreci-
enfermedad mental y referencia para la conformación de identida- miento de los mitos y rituales africanos, simplificando el culto (no
des transgresoras) que se analizarán a continuación. Cabe aclarar sería este punto aplicable a nuestro caso), 2) sincretización con
que estas categorías no son mutuamente excluyentes: una referen- elementos heterogéneos (en el caso de San La Muerte hubo sincre-
cia a San La Muerte en una situación particular puede responder a tismo desde su aparición, entre elementos guaraníes y católicos, y
más de una de estas lógicas simultáneamente. en la actualidad seguiría sincretizándose, sobre todo a partir de in-
fluencias de religiones afro) y 3) disolución de la comunidad en be-
San La Muerte como devoción religiosa neficio de relaciones individuales y clientelísticas (se observa algo
La forma devocional predominante es la realización de pedidos con similar en la relación con el santo en la cárcel a partir de pedidos
la contrapartida de una promesa (Calzato, 2008). Ocasionalmente puntuales y aún más claramente fuera de la cárcel, a partir de las
se ha relevado en el PRISMA algún caso de pacientes que refieren relaciones clientelares entre devotos y cuidadores de santuarios).
tener “incrustaciones”: pequeñas imágenes del santo realizadas en Por último, siguiendo el análisis de las formas de apropiación de
hueso introducidas en la piel del devoto. Los pedidos son diver- las identidades religiosas realizado por Semán (2010) la devoción
sos (salud, protección, evolución favorable de las causas judiciales, a San La Muerte tal como fue relevada en el PRISMA responde en
amor). Una de las características de la devoción a San La Muerte gran medida a la religiosidad popular de lo que denominó “cre-
es que el incumplimiento de las promesas realizadas deriva en un yentes cosmológicos”. En apoyo a esta caracterización podemos
severo castigo por parte del mismo hacia el devoto en falta. mencionar el privilegio del cuerpo en la devoción, el carácter do-
En relación al contenido de las promesas, a diferencia del material méstico o privado del culto, el énfasis en los milagros y promesas
analizado (por ejemplo Míguez, 2008 y Calzato, 2008) que mencio- y el predominio de la tradición oral. A diferencia del tipo ideal cons-
na que las mismas pueden ser de cualquier índole, en el PRISMA truido por el autor, que ubica esta sensibilidad en el rango etáreo de
con mucha frecuencia adquieren un carácter particular: “el Santo mayores de 60 años, la inmensa mayoría de los devotos a San La
pide sangre” (propia o ajena) para saldar las deudas. Esta forma Muerte en el PRISMA poseen menos de 30 años.
violenta que adquiere la devoción, provocando peleas con otros pa-
cientes o inflingiéndose cortes en el propio cuerpo parece respon- San La Muerte como recurso para la simulación de enferme-
der a un proceso de asunción de identidades atribuidas que será dad mental
analizado más adelante. El PRISMA es el Hospital Psiquiátrico central en el ámbito de las
Cabe aclarar que la devoción a San La Muerte raramente es ex- cárceles federales. El motivo principal de la creación del Progra-
clusiva: sus devotos suelen realizar promesas también a otras fi- ma fue generar una intervención civil en la Unidad Psiquiátrica de
guras del santoral popular, típicamente el Gauchito Gil, San Jorge la cárcel para detener las graves violaciones a sus derechos que
(sincretizado con religiones afro), la Vírgen María y/o divinidades sufría la población vulnerable allí alojada (pacientes psiquiátricos
umbandas. Por otro lado sus devotos suelen identificarse “periféri- encarcelados). Las condiciones de alojamiento en el PRISMA son
camente” como católicos. en líneas generales mejores que en una cárcel de régimen común
Estas manifestaciones de religiosidad popular pueden analizarse (administrada exclusivamente por el SPF, sin personal civil perma-
de acuerdo a diversos autores. En tanto que la relación con la divi- nente), lo que genera que muchas personas alojadas en estas últi-
nidad se realiza con fines técnicos y utilitarios (conseguir un favor a mas intenten “simular” ser enfermos mentales para conseguir ser
cambio de una promesa) y no se establecen lazos de compromiso trasladados y admitidos como pacientes en el Programa (Del Carlo,
comunitario duraderos esta devoción se enmarcaría dentro de la 2013). Otra de las fuertes motivaciones para simular enfermedad
“magia” (a diferencia de la “religión”) en términos durkheimnianos mental en el ámbito carcelario es el intento de evitar el juicio me-
(González Noriega, 1993 y Durkheim, 1993). diante la declaración de inimputabilidad.
A partir de Bourdieu podemos realizar una crítica a este posicio- El “escuchar voces” y “ver cosas raras” figuran entre los recursos

87
más frecuentemente utilizados en las simulaciones, y San La Muer- diendo peso en la sociedad disminuyendo la cantidad de adeptos.
te aparece aquí como el contenido de muchas de ellas. En estos Por el contrario, lo que parece haber sucedido con la ostentación
casos las personas refieren que el santo les habla, les pide cosas de la figura de San La Muerte y otros símbolos asociados al delito
(como mencionamos anteriormente, generalmente sangre, justifi- es un proceso de “contraestigmatización”, la apropiación positiva
cando de esa manera conductas violentas). En los casos en los que de los atributos negativos del estigma. Frente a la atribución de
el mismo es visto, aparece de acuerdo a su iconografía tradicional: identidades desvalorizadas, emerge la reapropiación de estas iden-
un esqueleto con capa, habitualmente portando una guadaña. tidades asumiéndolas transformadas en valores positivos:
Las situaciones en las que personas que deciden simular enfer- Si, por un lado, cierta simbología y partes del discurso en el mundo
medad mental y eligen a San La Muerte como contenido de sus delictivo evidencian una lógica de oposición a la sociedad conven-
pseudoalucinaciones da cuenta de dos fenómenos: por un lado la cional, por otro lado existen otros rasgos que muestran cierto apego
popularidad y difusión que posee el santo, ya que aparece como a los valores dominantes. Por ejemplo, la manera de autodenomi-
material disponible para ser referido en el discurso de muchas per- narse y la condición de mayor jerarquía en el mundo del delito es
sonas, y por otro lado la convicción que poseen los simuladores de la apropiación por la positiva de la categoría “delincuente”, o su
que referir historias del santo en cuestión va a ser analizado por homólogo en el lenguaje coloquial: “chorro” o “chorro de caño”. La
parte de los profesionales de la salud mental como expresiones de lógica que subyace al uso de esta categoría como forma de autode-
un desorden mental y no como manifestaciones místicas. nominación es la de inversión de sentido del uso convencional del
término. Si en la sociedad convencional ser delincuente representa
San La Muerte como referencia en la conformación de identi- un disvalor, la moralidad delictiva invierte esa carga tornando a esta
dades transgresoras condición en la de más alto prestigio. Por supuesto, la oposición a la
Este uso del santo puede ejemplificarse en el siguiente comentario ley y, sobre todo, a la expresión más evidente y cotidiana de la ley
“No creo en San La Muerte, pero me lo tatué”. ¿Qué motivaciones como es la policía aparece además como la forma más extrema de
habría para que una persona se tatúe un símbolo religioso no me- alteridad. (Míguez, 2012, p. 48).
diando creencia en el mismo? Esta imagen, no relacionada a una Como una suerte de profecía autocumplida, en un primer movi-
devoción religiosa (la persona “no cree”) sin dudas cumple otra miento la devoción a San La Muerte fue erróneamente relacionada
función. Podemos pensar que es la significación social que porta por los medios de comunicación en forma casi exclusiva con el
esta imagen, la que lleva a que la persona la elija como marca iden- mundo del delito; en un segundo movimiento aquellos sectores so-
tificatoria en su propia piel. Pero persiste el interrogante: ¿por qué ciales que, en virtud de procesos de contraestigmatización, desean
alguien podría elegir tatuarse una imagen asociada a la muerte y al visibilizar su pertenencia a la “cultura tumbera” se acercaron a la
delito? Una imagen asociada a valores opuestos a los sustentados figura del santo, sea como devoción religiosa o simplemente como
por la moralidad dominante, transgresores. símbolo para tatuarse o para pintar en las paredes. La apropiación
Tatuarse este santo no hace más que fortalecer la conformación de la figura como símbolo de transgresión de la que hablan López
de una identidad “tumbera” y parece compartir la misma línea de Fidanza y Galera (2014).
significación que otros tatuajes que identifican la vida en la cárcel,
como por ejemplo el de los “cinco puntos” (dispuestos de la misma A modo de cierre
manera que aparecen en los dados, significa cuatro presidiarios Sea como manifestación de religiosidad popular, como elemento al
rodeando un policía para darle muerte), u otras manifestaciones que se recurre para simular enfermedad mental, como símbolo de
como el uso de jerga o vestimenta “tumbera”, etc: cumplen la fina- una identidad transgresora o como varias de ellas a la vez, la figura
lidad de “ostentar” una identidad transgresora. de San La Muerte adquiere una importante visibilidad en el ámbito
Ensayemos una explicación. De acuerdo con Howard Becker (2009) carcelario en la Argentina. Figura polisémica, recibe múltiples sig-
los “outsiders” son creados por aquellos grupos sociales con poder nificados y variadas interpretaciones de los distintos actores socia-
para establecer reglas e imponérselas a los otros (“empresarios les, delimitando de esa manera una representación propia de las
morales”): al sancionar determinadas conductas practicadas por sociedades complejas.
grupos de menor poder estigmatizan a los mismos como desvia-
dos. La estigmatización implica la atribución de características BIBLIOGRAFÍA
negativas a determinados grupos sociales. Frigerio (2001) analiza Becker, H. (2009). Outsiders. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores.
cómo los medios masivos de comunicación construyeron una ima- Calzato, W. (2008). San La Muerte (Argentina). Devoción Y Existencia. Entre
gen desvalorizada de los practicantes de la umbanda en la Argen- Los Dioses Y El Abandono. Liminar. Estudios Sociales Y Humanísticos,
Vol. Vi, Núm. 1, 26-39.
tina durante la década de los `90, quienes finalmente “perdieron la
Casanova, J. (2007). Reconsiderar La Secularización: Una Perspectiva Com-
capacidad de manejar la imagen pública de la religión” (p. 10). Algo
parada Mundial. Revista Académica De Relaciones Internacionales, 7.
similar a lo ocurrido una década después con la imagen de San Del Carlo, C. (2013). ¿Es Posible Una Cárcel Respetuosa De Los Dere-
La Muerte, tal como mencionamos al comienzo de este trabajo: el chos Humanos? Unidad 20: Una Experiencia De Cambio En El Seno
santo comenzó a ser fuertemente relacionado con la violencia y el Del Sistema Penitenciario A La Luz Del Concepto De Representación
delito. Sin embargo existen diferencias significativas en relación a Social. Derecho Penal, 5, P. 61-76. Obtenido El 16 De Septiembre De
la manera en que se resolvieron similares procesos estigmatizan- 2016 Desde http://www.saij.gob.ar/Doctrina/Dacf130211-Del_carlo-
tes. En el caso de los practicantes de la umbanda éstos no pudieron Es_posible_una_carcel.htm
revertir su imagen negativa y con el correr de los años fueron per-

88
Dianteill, E. y Löwy, M. (2009A). Roger Bastide (1898- 1974): Sociología Y López Fidanza, J. (2015). Sensación De Inseguridad: La Cobertura De La
Fascinación Religiosa. En Sociología Y Religión. Aproximaciones Disi- Devoción A San La Muerte En Medios De Prensa Escrita. Sociedad Y
dentes. Buenos Aires: Manantial. Religión, 44, 90-123.
Dianteill, E. y Löwy, M. (2009B). Pierre Bourdieu (1930-2002), Explorador López Fidanza, J. y Galera, M. (2014). Regulaciones A Una Devoción Es-
Del Campo Religioso. En Sociología Y Religión. Aproximaciones Disi- tigmatizada: Culto A San La Muerte En Buenos Aires. Debates Do Ner,
dentes. Buenos Aires: Manantial. 25, 171-196.
Duarte, L. (2006). Ethos Privado E Modernidade: O Desafio Das Religiões Ludueña, G. (2014). Ritual, Narrativa E Imaginación Religiosa Descentrada
Entre Indivíduo, Família E Congregação. En: Duarte, L. (Org.). Família E En Espiritualidades Católicas Contemporáneas. Una Mirada Desde La
Religião. Rio De Janeiro: Contracapa Ed. Periferia. Revista Miríada, 10, 89-114.
Durkheim, E. (1993). Las Formas Elementales De La Vida Religiosa. Madrid: Míguez, D. (2008). Las Canonizaciones Transgresoras. En Delito Y Cultura.
Alianza Editorial. Los Códigos De La Ilegalidad En La Juventud Marginal Urbana. Buenos
Frigerio, A. (2001). Cómo Los Porteños Conocieron A Los Orixás: La Expan- Aires: Biblos.
sión De Las Religiones Afrobrasileñas En Buenos Aires. En Miguez, D. (2012). Los Universos Morales En El Mundo Del Delito: Las Lógi-
Picotti, D. El Negro En Argentina: Presencia Y Negación. Buenos Aires: Edi- cas De Reconversión En Contextos De Institucionalización. Revista De
tores De América Latina. Ciencias Sociales, 2A. Época, 22, 45-63.
Geertz, C. (1996). La Religión Como Sistema Cultural. En La Interpretación Semán, P. (2010). Diferencia Y Transversalidad En La Religiosidad De Los
De Las Culturas. Barcelona: Gedisa. Sectores Populares: Mirando Con Telescopio Luego De Haber Usado El
Giménez Béliveau, V. (2013). En Los Márgenes De La Institución. Reflexio- Microscopio. Apuntes De Investigación Del Cecyp, 18, 71-107.
nes Sobre Las Maneras Diversas De Ser Y Dejar De Ser Católico. Cor- Velho, G. (1994). Unidade E Fragmentação Em Sociedades Complexas. En:.
pus [En Línea], Vol 3, No 2. Obtenido El 20 Diciembre 2013 Desde Projeto E Metamorfose. Antropologia Das Sociedades Complexas. Rio
Http://Corpusarchivos.revues.org/585 De Janeiro: Jorge Zahar Ed.
González Noriega, S. (1993). Introducción A Emile Durkheim. En Durkheim, E.
Las Formas Elementales De La Vida Religiosa. Madrid: Alianza Editorial.

89
INTERVENCIONES PSICOSOCIALES CON PERSONAS
EN SITUACIÓN DE CALLE
Di Iorio, Jorgelina; Seidmann, Susana; Rigueiral, Gustavo Javier; Gueglio Saccone, Constanza Lucía; Mira,
Federico Enrique; Rolando, Silvana Valeria; Ghea, Marcos
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN Key words


En el presente trabajo se realiza una reflexión a partir de los resulta- Community intervention, Strenghtening, Participation, Homeless
dos obtenidos en el proceso de una investigación participativa (Sir- people
vent, 2011) llevada adelante por un equipo de Investigación UBACyT
2014-2017 de la cátedra I de Psicología Social. Dicho proyecto tie- Estar en situación de calle en contextos urbanos
ne por objetivo general indagar sobre los procesos de construcción “Estar en situación de calle” se define como una paradójica forma
de identidad y las trayectorias de vida de las personas en situación de inclusión social sostenida desde la expulsión y la marginalización,
de calle (PSC) en la Ciudad de Buenos Aires y generar un espacio la ruptura y/o fragilidad de vínculos sociales, laborales y familiares,
de participación y reflexión colectiva para problematizar las con- las dificultades para cubrir necesidades materiales, simbólicas y
diciones de la vida cotidiana de dichas personas. Existe en CABA afectivas, así como también para acceder a bienes y servicios (sa-
un amplio circuito socioasistencial constituido por una diversidad lud, educación, vivienda, alimentación, justicia, etc.). En tanto que
de organizaciones y se observa cierta tensión entre lo que ofrecen problemática social compleja, esta forma de vulnerabilización social
los dispositivos (principalmente ayuda material) y lo que perciben propia de los contextos urbanos, se caracteriza por diferencias eco-
como necesidades las PSC (ser escuchadas y generar nuevos vín- nómicas, desafiliaciones sociales y desigualdades jurídicas, que se
culos). Se plantea la necesidad de desarrollar intervenciones que traducen en la vulneración de derechos (Di Iorio, 2016).
promuevan la promoción y asistencia de la salud y la salud mental, La problemática no se reduce a quienes literalmente utilizan el es-
desde una perspectiva comunitaria que posicionen a las PSC en un pacio público como lugar de pernocte, sino que la calle constituye
lugar activo, de reconocimiento y exigibilidad de sus derechos que un escenario de vivencia y supervivencia en un continuo proceso de
tenga por eje la participación comunitaria. posesión/desposesión material y simbólica. La calle, en tanto que
término polisémico, implica abrigo, es decir, el lugar donde se está
Palabras clave alojado, y modo de vida, en tanto que compleja red de relaciones
Intervención comunitaria, fortalecimiento, Participación, Personas que se torna invisible para el conjunto de la sociedad (Seidmann et
en situación de calle al., 2009). Desde esta perspectiva, estar en situación de calle no
es un estado o una cosa, sino una relación social, donde lo efímero
ABSTRACT se convierte en constante, emergiendo una forma de padecimiento
PSYCHOSOCIAL INTERVENTIONS WITH HOMELESS PEOPLE social relacionada con expresiones de inequidad e injusticia social,
In this paper we carry out a reflection starting from the results ob- configurándose identidades estigmatizadas.
tained in the process of an action research (Sirvent, 2011) carried En la Ciudad de Buenos Aires, según los datos oficiales, se estima
on by the research team UBACyT 2014-2017, in the chair of Social que hay aproximadamente 860 personas en situación de calle[1]
Psychology I. This project has the general objective to inquire about (Donda, 2016). Sin embargo, Médicos del Mundo –organización no
the processes of identity construction and the life trajectories of gubernamental humanitaria internacional del campo de la salud
homeless people (PSC) in Buenos Aires city and generate a par- colectiva, que lucha por el derecho a la salud de los pueblos en
ticipation and collective reflection place in order to problematize más de 70 países, entre ellos en Argentina- denuncia la existencia
the everyday life conditions of these persons. In Buenos Aires city de más de 16.000 personas que subsisten en el espacio público
there exists an expanded socioassistance circuit which is consti- (2012)[2]. Pese a lo que pudiera considerarse desde una mirada
tuted by a diversity of organizations and there is a tension obser- ingenua, la cotidianeidad de las personas que están en situación
ved between the offering of the devices (mainly material help) and de calle (PSC), se caracteriza por el despliegue de un conjunto de
what is perceived as needs by homeless people (being heard and secuencias preestablecidas temporal y espacialmente, para satis-
have the possibility of building new bonds). We propose the need facer necesidades básicas (Seidmann et al., 2009). Estar en la calle,
of developing interventions, which promote prevention and general vivir en la calle involucra estar sometido permanentemente a situa-
health and mental health assistance, starting from a communitarian ciones de vulneración social, violencias, carencias, abandono y dé-
perspective which position homeless people in a more active situa- biles pertenencias a instituciones o estructuras sociales formales.
tion, of more recognition and enforceability of their rights trough
community participation. La oferta socio-asistencial
En el marco de una investigación participativa (Sirvent, 2011) de

90
un equipo de Investigación UBACyT 2014-2017 de la cátedra I de vancia a la dimensión social, vincular y afectiva, que por lo general
Psicología Social, que tiene como objetivo general indagar sobre los resulta invisibilizada desde la oferta socio-asistencial. Pensar en
procesos de construcción de identidad y las trayectorias de vida de términos en clave de los vínculos -los que las personas estable-
PSC en la Ciudad de Buenos Aires, y generar un espacio de partici- cen con el entorno, con sus historias, con las instituciones, con sus
pación y reflexión colectiva para problematizar las condiciones de la pares, con sus grupos familiares- permiten incluir a la situación de
vida cotidiana, a partir de distinguir los condicionantes biográficos y calle como parte del campo de problemas de la salud mental.
los socio-históricos sobre su situación, se describió el sistema socio- La salud mental, dentro de la que se incluyen los consumos pro-
asistencial para PSC, describiendo las tensiones entre lógicas tutela- blemáticos de sustancias legales e ilegales, se define como un pro-
res y lógicas restitutivas de atención (Di Iorio et al 2016). ceso determinado por componentes históricos, socio-económicos,
Durante esa primera etapa, con un muestro intencional por criterios culturales, biológicos y psicológicos, cuya preservación y mejora-
(Patton, 1990) se realizaron entrevistas en profundidad a distintos miento implica una dinámica de construcción social vinculada a la
actores involucrados en la atención. Se identificó que la cronifi- concreción de los derechos humanos y sociales de toda persona
cación de esta problemática, genera que las PSC se definan y se (Ley Nacional de Salud Mental N° 26.657, art. 3) Y en este sentido,
inscriban simbólicamente desde lo que les falta, y al mismo tiempo el proceso de atención debe orientarse al reforzamiento, restitución
sean definidos por las demás personas, recorriendo una territoriali- o promoción de los vínculos sociales.
dad organizada a partir de circular por distintas ofertas socio-asis- Son pocos los estudios que abordan las relaciones entre la salud
tenciales, que los colocan como “receptores de cuidados”. Desde mental y la atención a las personas en situación de calle. En su ma-
el sistema socio-asistencial de la Ciudad, integrado por organiza- yoría, ponen el acento en caracterización del sistema socio-asis-
ciones confesionales, gubernamentales, sociales y/o políticas, no tencial, así como en el análisis de las políticas públicas (Seidmann
gubernamentales no confesionales y grupos autoconvocados, se et al 2009; Boy 2010; Rosa; 2013; Avila & Pallares, 2014; Tortosa,
despliegan prácticas de intervención psicosocial que tienen como 2015; Di Iorio et al 2016) Se reconoce que los usos problemáticos
finalidad el mejoramiento de las condiciones de vida de las PSC o de alcohol y otras drogas, padecimientos de salud mental severos,
la promoción de su bienestar social, focalizando en la dimensión melancolías, aislamiento, problemas familiares, inestabilidad emo-
material del cuidado, es decir, cubrir necesidades de vestido, hi- cional, baja autoestima, déficits de las redes de apoyo, son parte de
giene y alimentación, y descuidando las necesidades simbólicas la definición del problema, no habiendo datos empíricos suficientes
y afectivas, necesarias para la constitución de una identidad más para establecer que sean parte de las causas o de las consecuen-
sólidamente construida. cias de la vida en la calle (Malanca, 2003; Médicos del Mundo,
En un segundo momento, a partir de un muestreo tipo bola de nieve 2012; Avila & Pallares, 2014; Di Iorio et al 2016)
o red (Patton, 1990) se realizaron grupos focales con PSC, de pro- Asimismo, las propias PSC relatan situaciones de estrés vividas en
blematización de dichos resultados preliminares. Si bien se ratificó la calle (inestabilidad en la cobertura de la vivienda o de la ali-
el predomino de prácticas que los colocan como objetos pasivos mentación, la misma pobreza económica, el desempleo laboral, la
de intervención, reforzando identidades estigmatizadas, los partici- victimización, la estigmatización), que, interactuando con las pro-
pantes también se definieron como proveedores de cuidados, tanto pias características individuales en un contexto dado pueden llegar
para sí como para otros. A medida que los/as participantes identi- a desestabilizar emocionalmente a las personas, desencadenando
ficaron lugares públicos e instituciones como parte del circuito so- situaciones de crisis. En este sentido, no sería suficiente organizar
cio-asistencial, describieron valoraciones positivas o negativas en la respuesta socio-asistencial, que incluye lo gubernamental como
relación con las personas y/o las actividades que allí se despliegan. lo no gubernamental, en sólo ofrecer un alojamiento transitorio o
Mayoritariamente las PSC relatan situaciones de discriminación y propuestas de capacitación laboral.
destrato, como si algo de su condición de vida se convirtiera en un
atributo desacreditador susceptible de convertirse en un estigma Producción de salud mental desde una perspectiva comunitaria
(Goffman, 2003). Refieren que en la mayoría de los servicios se A partir de los resultados presentados, se pone en evidencia cierta
sienten desechables y como si quisieran que se vayan rápido. Con tensión entre lo ofrecido por los dispositivos, y lo percibido como
esto se señala la importancia de la mirada del otro como reflejo necesidad por las PSC. Mientras que el circuito socio-asistencial
constitutivo de la identidad. Asimismo, enuncian que son pocos o se organiza principalmente a partir de ofrecer cuidados materiales
nulos los espacios en los que sienten que se los escucha, es decir, para necesidades que efectivamente tienen las personas en situa-
donde sean “más que un plato de comida”. Expresan situaciones ción de calle (vestido, alimentación, higiene, descanso, etc.), quie-
de malestar y de angustia, y la falta de espacios amigables donde nes están en situación de calle expresan necesitar ser escuchados
poder contar lo que les pasa. Se registran situaciones de violencia y generar nuevos vínculos (cuidado en su dimensión inmaterial). Es
física entre pares y también por parte de las fuerzas de seguridad decir que, frente a ese entramado asistencialista, que promueve
en el espacio público. lugares pasivos y reproduce relaciones de asimetría y heteronomía,
surge la demanda de promover otras intervenciones que focalicen
“El hambre de una persona no es solamente no comer”[3] en la importancia de la participación de las PSC como modo de
Tal como expresan muchos de los participantes, “la persona que reducir o eliminar los efectos negativos de ciertos padecimientos,
vive en la calle tiene un hambre muy amplio, que solo en un primer promoviendo la construcción de otros posicionamientos sociales.
momento se llena con comida”. De este modo, dan central rele- Es decir, impulsar prácticas en salud y en salud mental basadas en

91
lo relacional, en las cuales el acto de cuidar es tanto medio como Consideraciones finales
fin en sí mismo (Bang, 2014) Pretendiendo superar la dinámica tutelar que predomina en el cir-
La posibilidad de intervenir en la construcción de otros lugares so- cuito socio-asistencial que promueve lugares pasivos, surge un
ciales, que les permitan a las PSC correrse de aquellos predetermi- modelo de intervención psicosocial que focaliza en la importancia
nados y estigmatizantes, se traduce en propuestas tendientes a la de la participación de las personas para la reducción o eliminación
producción social de salud. Es decir, la implementación de acciones de los efectos negativos de ciertos padecimientos, promoviendo la
y estrategias preventivas, reparativas y de promoción que buscan construcción de otros posicionamientos sociales.
mantener la integridad y desarrollar la capacidad y el potencial de ¿Qué hacer con la respuesta “normal” de ansiedad o de angus-
las personas y grupos, para que logren por si mismos transforma- tia frente a las situaciones de violencia social, a las amenazas, al
ciones que mejoren su calidad de vida y el acceso a derechos. Esto estigma y la discriminación, a la inestabilidad habitacional, al mal-
supone desafíos específicos para el desarrollo de prácticas capa- trato institucional? ¿Qué hacer con el consumo problemático de
ces de atender las necesidades relativas a la salud mental en per- drogas cuando aparece como modo de socialización? ¿Qué hacer
sonas que viven en condiciones de exclusión económica y social. con la “anestesia emocional” frente a situaciones de malestar y
Desde la perspectiva de la Psicología Social Comunitaria requiere sufrimiento? ¿Estamos enfermos cuando algo nos enferma por su
problematizar el papel que la comunidad o esos grupos sociales condición exasperante y el proceso de afrontarlo y resistir a la vez
ocupan en la gestión de sus propios padecimientos, que implique que nos mantiene a flote nos hace daño?
que puedan convertirse en agentes de salud y en colaboradores La pregunta sobre orientar y abordar esas situaciones de sufrimien-
terapéuticos. En ese sentido, en la tercera etapa de la investigación to social complejas, que se reiteran en los relatos de las perso-
participativa, se diseñó junto con las PSC que participaron de las nas en situación de calle, no puede reducirse a la ubicación de las
etapas anteriores, un dispositivo denominado “Malabardeando”, en personas en caracterizaciones diagnósticas. Pero al mismo tiempo,
el que se promueve la inclusión de personas en situación de calle tampoco pueden únicamente concentrarse en el análisis socio-
a un grupo de apoyo semanal, orientado a la resignificación de sus histórico de las condiciones de existencia o en el trabajo comunita-
experiencias. Con foco en la participación se pretenden generar rio. Describir las lógicas que sostienen el sistema socio-asistencial
transformaciones subjetivas y colectivas con un sentido emancipa- para personas en situación de calle supuso indagar el modo en
dor. A través de un diálogo entre saberes -los de las PSC, los de los que este sistema impacta sobre el desarrollo de alternativas de
miembros de la organización y los de quienes son parte del equipo integración social, así como también sobre los límites de las inter-
de investigación- se consolidó un espacio en el que, a través de venciones y la banalización de lo que se entiende por comunitario.
la palabra, se comparten experiencias, malestares, y aprendizajes Los alcances de dichos procesos interpelan a la Psicología Social
para transformarlos colectivamente en estrategias de resolución de Comunitaria, configurando un campo de disputas de sentidos en
conflictos y prácticas de cuidado. torno a las transformaciones subjetivas, colectivas y sociales. Esto
En el “Grupo de Escucha” como estrategia (Montero & Freitas, 2009) implica problematizar la relación con el objeto yo-nos(otros) desde
se combina la profundización de temas vividos por las personas en las dimensiones técnicas, políticas y éticas.
situación de calle como sufrimiento, con la inclusión de otros temas
de interés o que afectan su vida cotidiana. Las características de NOTAS
la población -variabilidad, discontinuidad producto de la búsque- [1]
Se trata de los datos presentados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos
da de subsistencia- generó el diseño de cierta tecnología social Aires, tras el relevamiento realizado en abril de 2016, según consta en
(dispositivo) que se adapta a los participantes. Esto se traduce en “DONDA PEREZ VICTORIA y otros CONTRA GCBA SOBRE AMPARO”, Juzga-
do en lo contencioso administrativo Nº 4, Poder Judicial, Ciudad de Buenos
encuadres flexibles y abiertos, tanto en lo que respecta al espacio
Aires. Disponible en http://www.saij.gob.ar/gobierno-ciudad-buenos-ai-
en el que se desarrolla la actividad, al tiempo de la misma, a la
res-debera-realizar-relevamiento-personas-situacion-calle-nv15216-
cantidad de participantes y la falta de guiones estrictos que diseñen 2016-08-10/123456789-0abc-612-51ti-lpssedadevon
las estrategias a seguir. Se combinan aspectos psicoterapéuticos [2] Sobre este tipo de relevamiento y la validez de los datos, es importante
y psicoeducativos que generan apoyo social, focalizando en la di- tener en cuenta la metodología utilizada, ya que el mismo (que consiste en
mensión intersubjetiva que se traduce en impactos intrasubjetivos. la localización, conteo y apreciación visual del sexo y edad aproximada) se
La incorporación de aspectos recreativos y lúdicos es central, por realiza una vez al año, por observación y sin tomar contacto con las perso-
lo que el “grupo de escucha” incluye un ciclo de expresión artística nas (Rosa, 2013). Que el Gobierno de la Ciudad sostenga un numero esta-
(música y otras artes) y una radio itinerante mensual. Frente a las ble de aproximadamente 900 desde el 2011 (Donda, 2016) no contempla
vivencias de las PSC de sentir que “no encajan” en ciertos disposi- la variabilidad de recorrido y de localización de las personas en situación
tivos o que “no son escuchados” y que “no los entienden” en este de calle, producto de las propias condiciones de vida. Asimismo, tampoco
espacio de realiza contención, orientación y derivación a servicios coindice con las 2200 plazas disponibles y ocupadas en los paradores del
Gobierno de la Ciudad, ni con las ocupadas entre los 13 dispositivos (hoga-
especializados en el caso que sea necesario. Esta atención, de más
res) conveniados y los 3 hogares propios. Actualmente, sigue sin realizarse
cobertura para la población en calle pero de menor complejidad,
un relevamiento serio sobre la cantidad de personas en situación de calle
constituye un primer contacto o primera escucha, una puerta de tanto a nivel local como nacional, pese a que la justicia local ha instado a
entrada a otros servicios de salud. que esto se realicé (Poder Judicial, 2016 http://www.ijudicial.gob.ar/2016/
ordenan-realizar-relevamiento-y-diagnostico-de-personas-sin-techo-o-
en-riesgo-de-situacion-de-calle/) Asimismo, al momento de la realización

92
de este trabajo, este equipo participó activamente del Censo Popular de Ley Nacional de Salud Mental N° 26.657 (2010).
Personas en Situación de calle, realizado entre el 8 y el 15 de mayo de Malanca, P. (2003) Personas sin techo. Algunas consideraciones psicoló-
2017, organizado por un conjunto de más de 50 organizaciones de la so- gicas preliminares en el abordaje del trabajo de calle. Gobierno de la
ciedad civil, así como algunos organismos públicos. Ciudad de Buenos Aires.
[3] Definición que realiza Jose “Pepe” Mauro (1965-2017), participante del Médicos del Mundo (2012) Informe salud en la calle 2010-2012.
comedor de la Asamblea Plaza Dorrego – San Telmo, y miembro del dispo- Montero, M. & Goncalves de Freitas, M. (2009) Procedimientos y herra-
sitivo de acompañamiento psicosocial para personas en situación de calle mientas terapéuticas en contextos de probreza. El método clínico-
“Malabardeando”, como parte de una entrevista en un documental sobre comunitario en construcción. En Hincapié Gomez, A. E (comp.) Sujetos
la problemática realizado por estudiantes de la carrera de comunicación políticos y acción comunitaria. Claves para una praxis de la psicología
social (UBA) titulado ¿Dónde va la gente cuando llueve? social y de la clínica social-comunitaria en América Latina.
Patton, M.Q. (1990) Qualitative Evaluation and Research Methods. (2nd Ed)
BIBLIOGRAFÍA Newbury Park: Sage Publications.
Avila, H. & Pallares, G. (2014). La calle no es un lugar para vivir. Buenos Rosa, P. (2013) ¿Cuántos son, quiénes son los habitantes de la calle?:
Aires: el autor. Acercamientos a las cifras. Trab. soc. [internet]. 2013, n.21 [citado 01-
Bang, C. (2014) Estrategias comunitarias en promoción de salud mental: 02.2015], pp. 563-57Disponible en: . ISSN 1514-6871.
construyendo una trama conceptual para el abordaje de problemá- Seidmann, S. y otros (2009) Prácticas y saberes de la vida cotidiana: las
ticas psicosociales complejas. Psicoperspectivas, 13(2), 109-120. representaciones sociales de quienes viven en situación de calle. IV
doi:10.5027/PSICOPERSPECTIVAS-VOL13-ISSUE2- FULLTEXT-399. Congreso Marplatense de Psicología. Univ. Nac. De Mar del Plata, Mar
Boy, M. (2010). Personas que viven en la calle: un análisis de las políticas del Plata.
implementadas para su atención. Ciudad de Buenos Aires. 1997-2009. Sirvent, M. T. (2011) Cultura popular y participación social. Buenos Aires:
[Tesis de Maestría]. Buenos Aires: Facultad de Ciencias Sociales, Uni- Miño y Dávila.
versidad de Buenos Aires. Tortosa, P. I. (2015). MUJERES EN SITUACIÓN DE CALLE EN LA CIUDAD DE
Di Iorio, J., Seidmann, S., Gueglio, C., & Rigueiral, G. (2016). Intervencio- BUENOS AIRES: TRAYECTORIAS Y DEVENIRES POSIBLES. VII Congre-
nes psicosociales con personas en situación de calle: El cuidado como so Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología
categoría de análisis. Psicoperspectivas, 15(3), 123-134 DOI 10.5027/ XXII Jornadas de Investigación Décimo Encuentro de Investigadores
PSICOPERSPECTIVAS-VOL 15-ISSUE3- FULLTEXT-838. en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología - Universidad de
Goffman, E. (2003) Estigma. La identidad deteriorada. Buenos Aires: Amorrortu. Buenos Aires, Buenos Aires.

93
SIGNIFICADOS Y PRÁCTICAS SOBRE “LO MASCULINO”,
SEGÚN LAS MASCULINIDADES EMERGENTES
Eyheremendy, Graciela Ana
Facultad Latinoamericana Ciencias de Sociales. Argentina

RESUMEN Key words


En este escrito se presentan algunos hallazgos del trabajo de in- Emerging Masculinities, Gender, Subjectivity, The masculine thing
vestigación realizado en el campo de problemas de las masculini-
dades emergentes (en adelante ME). En particular, cómo algunos 1. INTRODUCCION
varones que presentan rasgos atribuibles a las ME (Olavarría 2012) Diferentes autores coinciden en señalar que a partir de mediados
significan “lo masculino” actualmente. Para la indagación, se em- del siglo XX, el orden moderno entró en crisis. Olavarría (2012) ubi-
pleó una metodología cualitativa consistente en la administración ca en los ’80 “la crisis del órden de género de la sociedad industrial
de entrevistas individuales a varones heterosexuales, entre 25 y y del pacto de género heterosexista y homo-transfóbico hegemóni-
40 años, pertenecientes a la clase media porteña, preselecciona- co”, consolidado desde el derecho Romano mediante la figura del
dos por presentar rasgos compatibles con las ME. Según diversos “pater familiae”. A partir de ese momento, según el citado autor,
autores (Olavarría,2012; Badinter, 1987, etc.) el órden de género nuevas masculinidades estarían emergiendo.
tradicional ha entrado en crisis, y con ello, prácticas y significacio- De esta manera, es posible observar que los modos de subjetiva-
nes acerca de los géneros presentarían importantes mutaciones. ción de género de algunos varones se diferenciarían de las mascu-
En esta oportunidad se visibilizarán algunos de los modos en que linidades tradicionales.
varones que poseen rasgos de las ME significan las prácticas y los En este trabajo se presentarán algunas de las significaciones que
relatos que caracterizarían “lo masculino” en la actualidad. Interesa varones con rasgos atribuibles a las ME otorgan a lo que consideran
reflexionar sobre la complejidad y heterogeneidad que se obser- “lo masculino” en la actualidad. Visibilizando subjetividades identi-
van en las subjetividades masculinas emergentes. En particular, la ficadas tanto con modos de subjetivación de género tradicionales,
posibilidad de visibilizar en ellas, tanto segmentos (Deleuze, 1980) como emergentes.
propios de modalidades emergentes, como propios de las tradicio-
nales (Connell. 2009). 2. MARCO TEÓRICO
El imaginario social se define como el conjunto de significaciones
Palabras clave imaginarias que una sociedad inventa en cierto momento sociohis-
Masculinidades emergentes, Género, Subjetividad, Lo masculino tórico. Tiene una doble vertiente, la instituida que es la que mantie-
ne unida la sociedad; y la instituyente que es la responsable de los
ABSTRACT cambios en el curso de la historia. Estas significaciones, además,
MEANINGS AND PRACTICES ABOUT “THE MASCULINE THING”, BY constituyen las subjetividades de sus individuos. La importancia de
EMERGING MASCULINITIES esta noción radica en poder pensar una subjetividad no esencial
In this paper we present some findings of the research developed capaz de modificarse a lo largo de las épocas. (Castoriadis, 1988)
in the field of emerging masculinities (EM). Especially, how some Por otra parte, Deleuze, G. propone pensar la subjetividad como
males who present features attributable to ME (Olavarría 2012) conformada por segmentos duros (bien definidos que funcionan
mean “the masculine thing “ today. For the investigation, there was según pares dicotómicos, por ej: mujer-varón), segmentos flexi-
used a qualitative methodology consisting of the administration of bles (responsable de los cambios y devenires) y líneas de fuga que
individual interviews to heterosexual males, between 25 and 40 arrastra hacia nuevos territorios. (Deleuze, 1980). Con territorio
years, belonging to the middle class, selected for presented fea- queremos señalar el campo de la experiencia de lo familiar, lo vin-
tures compatible with ME. According to many authors (Olavarría, culante, los puntos de subjetivación, etc. (Zourabichvili, 2007).
2012; Badinter, 1987, etc.) the traditional order of gender became La noción de multiplicidad (Deleuze: 1980) también es pertinente
in crisis, and with it, practices and significances related of genders, para pensar las subjetividades como complejas, heterogéneas y
would present important mutations. In this opportunity we present cambiantes.
some of the manners in which males who possess features of ME Además, los estudios de género plantean para cada momento so-
mean the practices and significances that would characterize “the cio histórico, diferentes modelos con los que se sociabilizan los
masculine thing” at present. It is interested in thinking about the varones (y las mujeres). En particular el “modelo de masculinidad
complexity and heterogeneity that is observed in the masculine tradicional hegemónica” (en delante MMTH), caracterizada por re-
emergent subjectivities. It is possible to see segments (Deleuze, laciones de poder de dominio de hombres sobre mujeres (Connell,
1980) that belong of emergent modalities and of the traditional 2009). Esta masculinidad presentaría los siguientes rasgos: racio-
ones (Connell. 2009). nal, heterosexual, activo sexualmente, homo - transfóbico (Olava-

94
rría, 2001:21). Lo femenino constituye lo abyecto para ellos, una 4. ALGUNAS SIGNIFICACIONES SOBRE”LO MASCULINO”.
frontera simbólica que amenaza su virilidad (Fuller, 2012).
A partir de los ’80 el orden de género tradicional hegemónico entró Lo masculino como prácticas y roles tradicionales
en crisis (Olavarría, 2012), dando lugar a nuevos modos de subjeti- En este relato, Tito asocia “lo masculino” con “ser un caballero”, es
vación masculinos y femeninos. Las ME se diferencian del modelo decir, que tenga buen trato hacia la mujer, ejemplificado con pagar
tradicional en la expresión de sentimientos y sensibilidades, par- en la primera cita.
ticipación en las tareas domésticas y de crianza (Subirats, 2007) Tito: Ser un caballero. No perder las buenas costumbres, tratar a las
y construcción de parejas menos asimétricas (Connell, 2009). En damas bien… si son las primeras citas invitar a la chica, a medias
ocasiones experimentan relaciones homoeróticas, sin dejar por ello no. Que se haga cargo. No como el hombre proveedor monetario.
de considerarse heterosexuales (Pecheny, 2008). Prefiero que sea más a medias, más compartido. Tanto la educa-
ción, estar, cambiar el pañal.
3. PUNTUACIONES METODOLOGICAS En el fragmento de entrevista podemos observar como, por un lado,
Este trabajo fue realizado a partir del material relevado y no em- Tito estaría asociando la masculinidad con ciertos roles tradiciona-
pleado en la Tesis de maestría “La pareja y el dinero, un estudio les como pagar en la primera cita. Por otra parte, estos aspectos
acerca de las masculinidades emergentes porteñas”. Presentado estarían coexistiendo con otros propios de las ME que formarían
en la Maestría de Género y políticas públicas, FLACSO. parejas de modos más igualitarios. En efecto, desde los significan-
Para indagar las significaciones imaginarias sociales de los varones tes empleados “caballero”, “damas”, hasta el rol de pagar en la
de la muestra, se recurrió a una metodología cualitativa, Grounded primera cita podríamos visibilizar la existencia de segmentos tra-
Theory, para la recolección y análisis de la información (Glaser y dicionales. Por otra parte, la preferencia de compartir la provisión
Strauss, 1967). De esta manera se investigó los sentidos que [los económica, el capital educativo y la participación en tareas domés-
entrevistados] atribuyen a sus experiencias (Delgado y Gutierrez, ticas estaría visibilizando segmentos propios a las ME.
1995). Permitiendo averiguar “las perspectivas y puntos de vista
de los participantes (emociones, experiencias, significados y otros Lo masculino como ejercicio de poder de dominio.
aspectos subjetivos)” (Hernández Sampieri, 2008:8). Otros roles tradicionales asociados a “lo masculino” fueron la prác-
Con respecto a los varones, a partir de un muestreo teórico (Glaser tica de pagar delante de otros hombres y ejercer una cuota de po-
y Strauss, 1967) se seleccionaron voluntarios mediante la aplica- der de dominio.
ción de filtros iniciales. Los varones elegidos deberían tener entre Fede: Ser hombre delante de otros hombres. Por ejemplo, a mí me
25 y 40 años de edad, pertenecientes a la clase media porteña, gusta pagar. . . Un poco machista soy. Cierta conducción no me
haber convivido al menos durante 2 años, con una mujer que es- gustaría que el hombre pierda, aunque yo algo perdí. Porque mi
tuviera o hubiera estado trabajando y percibiendo un salario inde- mujer maneja, dice, elige y yo “bueno, mi amor” y allá vamos. Pero,
pendiente del varón. También los varones deberían exhibir rasgos no es lo que debería ser. Algunas cosas las tiene que hacer el hom-
que correspondan a las ME La muestra presentaría una composi- bre, otras las mujeres. . . Por ejemplo, si entran ladrones a casa,
ción heterogénea en relación al estado civil, hijos, tipos de trabajo, yo voy a poner el pecho porque ese es el rol del hombre. El rol de
profesiones, etc. la mujer es cambiar los pañales, yo lo hago si ella no puede, está
La información se relevó mediante la administración de entrevistas enferma o si me lo pide. Hay cosas que son de hombre, y cosas de
semi estructuradas a los varones elegidos. mujer. Pero hay una batuta que hay que llevar… El trabajo no. Ella
En todo momento, desde el diseño de los cuestionarios de entrevis- tiene que trabajar, obviamente.
tas, hasta las lecturas y análisis de la información, una caución de En este caso, el varón plantea una masculinidad por un lado en
método consistió en permitir el despliegue y visibilizar la multipli- referencia a los otros hombres. Fede manifiesta que le gusta pagar
cidad de sentidos relevada. El cuestionario aplicado a los varones delante de otros hombres. Podemos hipotetizar que esta práctica
constaba de una serie de preguntas con el objetivo de abarcar di- estaría visibilizando segmentos tradicionales que estarían aso-
ferentes áreas de sus existencias (Información demográfica, paren- ciando las prácticas de pagar, con cierta solvencia económica
talidad, convivencia, proyectos de vida, aspectos económicos en la que interesaría exhibir frente a los otros hombres. Según Coria,
pareja, modelos paternos y maternos, y cuestiones referidas a la el dinero, en el caso de los varones, estaría asociado además, con
masculinidad). En este trabajo se desplegarán las respuestas a la la virilidad y la potencia sexual (Coria, 2008:112). Por otra parte
siguiente pregunta: ¿Con todos los cambios de la sociedad en los Fuller, (1997) menciona la importancia de la afirmación pública
últimos tiempos, qué te parece que es lo auténticamente masculi- de la virilidad, a través del reconocimiento del grupo de pares, en
no, lo que un hombre no debe dejar de ser, de hacer, o de tener? (en la constitución de la masculinidad tradicional. En consecuencia,
relación con la pareja, los hijos, los amigos, la familia, el trabajo, su podemos inferir que mediante la práctica de pagar frente a otros
rol en la sociedad, etc.). hombres, este varón estaría procurando el reconocimiento de sus
Las significaciones asociadas con “lo masculino” fueron muy di- pares, necesario para la afirmación de su masculinidad, según las
versas para los diferentes entrevistados. A tal punto que, en ocasio- modalidades tradicionales.
nes, las mismas prácticas, o rasgos eran consideradas por algunos En relación a las tareas domésticas, Fede plantea una división de
como masculinas, y por otros todo lo contario. A continuación des- las mismas por género, donde el varón participa en calidad de
plegaremos algunas de ellas. “ayuda”. Por un lado, el rol de ayuda lo estaría diferenciando de las

95
masculinidades tradicionales que consideran las tareas domésticas Lo masculino como “no ser machista”.
como responsabilidad exclusiva de la mujer. Por otro lado, segui- Este varón define lo masculino por oposición a ser machista.
ría planteando una división de tareas que dista de la equidad y la Mario: No sé los otros hombres, pero yo trato de ayudar en lo que
corresponsabilidad en las mismas, pues participaría de ellas bajo puedo a mi señora, darle una mano, no ser machista, porque hoy
“pedido” de la mujer. De esta manera, la mujer continúa siendo la en la actualidad…
responsable de dichas tareas, con la recarga que esto implica, ya E: ¿Qué sería ser machista?
que al trabajo remunerado se le agrega el doméstico[i].[ii] M: Que haga todo ella, que limpie la casa solo ella… yo lo veo como
Finalmente, mencionaremos que este varón afirma que hay una un 50 y 50 cada uno. Hay hombres que son machistas, que la casa
“batuta” que debería llevar, refiriéndose a cierto poder de conduc- es para la señora y yo me voy a trabajar. Pero yo no pienso que es
ción que el hombre no debería perder. Podemos inferir que estaría así, hoy en día es un 50 y 50
refiriéndose a un ideal de pareja jerárquica donde el hombre ejer- El relato de Mario estaría visibilizando una fuga de los segmentos
ce poder de dominio sobre la mujer, visibilizando segmentos de tradicionales en relación a valorar un reparto equitativo de tareas
MMTH. Aunque según afirma, en la realidad de la convivencia la domésticas y de estar a favor de que la mujer se despliegue la-
mujer trabaja, maneja y elige, mientras él “ayuda”, según moda- boralmente. Sin embargo permanece significando el rol masculino
lidades emergentes donde la organización no sería tan jerárquica. como de ayuda y no como corresponsable de las tareas domésticas
Una vez más, se estarían visibilizando segmentos tradicionales (al y de crianza.
tomar como referentes a sus pares, sostener algunos ideales pa-
triarcales, tratar de ejercer el poder de dominio sobre la mujer). Di- Lo masculino asociado con el deporte.
chos segmentos estarían coexistiendo con otros más flexibles, me- Además, Beto conecta el deporte con la paternidad
diante los cuales, los varones ayudarían en las tareas domésticas y Beto: Yo me llevo muy bien con los chicos, con mis sobrinos. . .
de crianza, y mantendrían asimetrías de los poderes de dominio, no Quizás soy más machista, me gustaría si tuviera un hijo, llevarlo a
tan acentuadas como en los casos tradicionales. También exhibiría la cancha.
segmentos propios de las ME mediante los cuales acuerda con el En este caso Beto asocia lo masculino con la paternidad, y conecta
trabajo remunerado de la mujer. llevar su hijo al futbol, con el machismo.
Por otra parte, Hugo relaciona lo masculino con el deporte y con-
Lo masculino como apoyo y orientación servar los amigos.
A diferencia de Fede, Luis parecería adoptar una posición crítica en Hugo: Creo que el hombre sigue teniendo un vínculo muy fuerte con
relación a las asimetrías de género instaladas en la sociedad. el deporte, que a la mujer le cuesta más. Seguir un deporte, com-
Luis: Quizás debería brindar cierto apoyo u orientación a lo feme- partir a través del deporte con el grupo de amigos. Pero la mujer se
nino. No necesariamente el hombre, sino lo masculino. Porque el relaciona con la pareja y deja más de lado el deporte, los amigos.
hombre se acomoda de una forma menos sometida. Y la mujer los Creo que el hombre es más de conservar esos grupos. La mujer
lugares impuestos la deja en una posición más sufriente, más de más dependiente.
objeto. En ese sentido, el hombre debería brindar un apoyo para Hugo caracteriza lo masculino diferenciándolo de la mujer. Según
la orientación en la vida en sociedad. . . Lo que veo en estos mo- él, la mujer dejaría los espacios de deporte y grupo de amigas, para
mentos cierta exigencia de que el hombre debería ser lo masculino depender del hombre. Podemos hipotetizar que este varón estaría
respecto del trabajo, las posiciones sexuales. Por más que se esté visibilizando otro tipo de relación asimétrica más ligada al privilegio
cuestionando, pero estas exigencias el hombre o el masculino ac- asociado a la recreación y a las amistades que el hombre disfrutaría
tual, las siente como carga...Veo muchas parejas, que el hombre y la mujer no.
funciona como un soporte. En el peor de los casos, seguir absolu-
tamente todo lo que haga el hombre, el masculino. Y en el mejor de Lo masculino en relación a la heterosexualidad y homofobia
los casos, simplemente un apoyo. Carlos asocia la masculinidad con la heterosexualidad
Según Luis manifiesta, no está de acuerdo con un hombre al que Carlos: La homosexualidad es chocante, siempre me resultó
haya que seguir absolutamente en todo lo que dice. El rol de con- chocante ver dos hombres, no les tengo fobia, pero me resulta
ducción parecería deslizarse en él, a una figura que apoya y orienta, chocante. Con los hombres gays me molesta la histérica, que se
para compensar los lugares de objeto y de sometimiento asigna- quiere parecer a una mujer. . . Me siento hombre porque me gustan
dos a la mujer en esta sociedad. Habría que problematizar el lugar las mujeres.
desde donde el varón estaría apoyando y orientando a la mujer. Este varón contrapone la heterosexualidad a la homosexualidad. En
Si desde un lugar que facilite el empoderamiento y la autonomía su discurso podemos observar una ambigüedad. Por un lado aclara
femenina, o desde un lugar que promueva su dependencia en rela- que no siente fobia por los homosexuales. Por otro lado menciona
ción a esa figura supuestamente protectora. que le molesta los gays que se quieren parecer a las mujeres, y que
Por otro lado, él significa los mandatos de género tradicionales, des- considera que la homosexualidad es chocante. De esta manera, al
de las posiciones económicas y sexuales, como exigencia y carga. A definir la homosexualidad como chocante, estaría proyectando un
diferencia de Fede que parecería estar orgulloso con exhibir su poder, juicio de valor, como si fuera una realidad esencial y objetiva. De
Luis lo estaría asociando como una carga con la que no terminaría de esta manera, él se situaría en un lugar progresista de quien no les
sentirse bien, más propia de las modalidades emergentes. tendría fobia. Podemos hipotetizar que por un lado Carlos visibiliza un

96
segmento homofóbico propio del MMTH, mientras por el otro, recurre con otro hombre. . . Hace poco fui a una disco swinger y acaricié
a un discurso políticamente correcto más acorde con las ME a un hombre. Fue como acariciar una lija. Era otra energía la de
Por su parte Pedro define la masculinidad como lo perdido en la su piel. Para mí lo masculino tiene que ver con una actitud, una
masculinidad actual que considera afeminada energía afin a la testosterona. . . yo me depilo al 98% y para mi
Pedro: Está muy femenino el hombre, vas por Palermo y no sabés si está re naturalizado porque vivi en España, la metrosexualidad allá
es un tipo o una mina. Muy afeminado . . . el aspecto, lo producido, es norma.
cómo camina, todo… creo que se ha perdido casi todo de lo que es E: ¿Vos te consideras metrosexual?
masculino… en general. N: Sí, aunque tuve que bajar mi auto-exigencia estética cuando
Este varón asocia lo masculino con ciertos rasgos que lo diferencia- llegué a Argentina, porque generaba rechazo que esté siempre de-
rían de lo femenino (aspecto, producción, modo de caminar). Según pilado, bronceado. A mis parejas les generaba rechazo porque les
su relato, considera que actualmente el hombre ha perdido esos parecía gay.
rasgos. Podemos hipotetizar que el discurso de Pedro estaría visi-
bilizando segmentos tradicionales que definirían a un hombre por Nico refiere asociar lo masculino con algo energético a fin con la
su aspecto según modas tradicionales, y asociaría las diferencias testosterona y su rol activo sexual. Afirma que los hombres que tie-
actuales con lo femenino. Además, estaría empleando una lógica nen sexo con otros hombres, también son masculinos. Se considera
dicotómica, de dos términos que se excluyen mutuamente: o mas- a sí mismo metrosexual. Además señala que en Argentina el me-
culino, o femenino, que no considera la posibilidad de lo diverso. trosexual es visto como gay, no así en España donde vivió algunos
Es decir, o se es masculino tradicional, o se es femenino, sin la años. Visibilizando segmentos a fines con las ME.
posibilidad de variaciones y novedades en lo masculino.
No contesta
Lo masculino que incluye homosexualidad. Hombres y muje- A algunos varones la pregunta les provocó tal extrañeza que se les
res con características masculinas y femeninas, mutuamente dificultó responderla. Podemos hipotetizar que la desnaturalización
complementarios. y problematización de lo masculino, y la apertura a diferentes mo-
Ángel se ubica en un pensamiento más complejo, donde las dife- dalidades impiden a algunos varones significar lo masculino, de
rencias no se excluyen mutuamente, sino que se complementan. manera sencilla.
Angel: No porque dos varones sean pareja creo que dejen de ser
hombres. El sexo no es tan importante como la cuestión de lo que 5. REFLEXIONES PARA CONCLUIR
ve en esa persona... A lo largo del trabajo fue posible visibilizar la diversidad de respues-
La lista de las características masculinas y femeninas es enor- tas que dieron estos varones en relación a lo que consideran como
me… digo masculino pero no me refiero al varón, sino a la parte propio de lo masculino actualmente. Estas diferencias estarían vi-
masculina del otro. Lo masculino pasa por la acción, la capacidad sibilizando los desacoples y nuevos acoples que estarían sucedien-
de discernimiento…. son potencias que por haber nacido hombre do en los diferentes segmentos de los modos de subjetivación de
tiene y puede desarrollarlas y explotarlas. . . Lo femenino, es la estos varones.
base, tiene la capacidad de sostener, puede llevar 5 chicos de la Mientras algunos varones recurren a sus segmentos tradicionales
mano, un carrito, 50 mochilas y sacar el pasaje en el colectivo. Y el para significar lo masculino, otros lo hacen desde sus segmentos
hombre va con un diario y se le cae. . .Por ejemplo, si tuviéramos emergentes. En el primer caso, lo masculino se significa mediante
una necesidad económica, como nos pasó, el que tiene que salir a prácticas y roles tradicionales. Mientras que en el segundo caso,
conseguir el recurso soy yo. No ella. Ella me podrá decir, orientar, es decir, desde los segmentos emergentes se significó lo mascu-
pero el que tiene que salir soy yo. lino por oposición al machismo, y se ejemplificó con el rol mas-
culino de ayuda en los quehaceres domésticos y de crianza, y en
Ángel, por un lado, considera que tanto varones como mujeres acordar con el trabajo de la mujer. Otros se refirieron a masculini-
tienen características femeninas y masculinas. Por otro lado, men- dades que podían mantener prácticas eróticas con otros varones,
ciona roles diferentes donde, por ejemplo, el varón debería salir a y desplegar prácticas de estética personal como depilación, colo-
buscar trabajo y la mujer lo orientaría. Si bien considera que las ración del cabello, etc.
características del varón son diferentes a la mujer, en el relato En relación al ejercicio de poder asimétrico, en algunos casos se
no estaría situándolas en planos jerárquicos, sino más bien com- mencionó el de dirigir a la mujer, en otros a mantener una situación
plementarios y mutuamente necesarios. Tampoco se visibiliza en de privilegio que le permite practicar deportes y conservar el grupo
su relato un pensamiento homofóbico, propio de los segmentos de amigos (mientras su esposa no), en otro desde el ejercicio de un
tradicionales. rol de soporte o ayuda.
En todos los casos, en el mismo varón, es posible inferir que los
Lo masculino como algo energético. segmentos tradicionales coexisten con otros segmentos que fugan
Nico se considera a sí mismo metrosexual. de ellos.
Nico: el rol activo sexual me hace sentir hombre. Después en la ma- Además, la misma característica como producción estética de la pro-
yoría de las cosas, no me interesa sentirme hombre, como macho pia imagen que incluye depilación, bronceado, cuidado de detalles
Neardenthal,a. . . Para mí es masculino un hombre teniendo sexo tradicionalmente asociado a lo femenino, y mantener prácticas eróti-

97
cas con otro hombre, algunos lo asociaron con lo masculino, mientras Connell, R. W (2006). “Desarrollo, globalización y masculinidades” en Ca-
otros lo consideraron como lo opuesto a lo masculino. En estos casos reaga, Gloria y Salvador Cruz Debate sobre masculinidades. Poder,
se sostiene una lógica que ubica la diferencia, como desigualación desarrollo, políticas públicas y ciudadanía. OUEG / UNAM. México. Pág
(Fernández, 2012) y la identifica como gay o femenino. 185-210 (Documentos PRIGEPP, 2012).
Connell, R.W. (2009). “Dentro de la Torre de cristal: La construcción de las
Por otra parte, algunos varones no pudieron responder la pregunta
masculinidades en el mundo del capital financiero” en Olavarría, José
porque manifestaron nunca haberla pensado, visibilizando la crisis
(ed) Masculinidades y globalización. Trabajo y vida privada, familias y
del órden de género tradicional que desnaturalizó características y
sexualidades. Red de Masculinidades, UAHC, CEDEM. Santiago, Chile.
mandatos de género. Pág 15-(Documentos PRIGEPP, 2012).
Podemos inferir que los mandatos de género tradicionales que más Deleuze, G. (1980). Capítulo 4: “Políticas” en Diálogos, Valencia, Pre-textos.
se visibilizan en estos varones tienen que ver con la heterosexuali- Deleuze, G., Guattari, F. (1985). El Anti –Edipo. Capitalismo y esquizofrenia,
dad, homofobia y situarse en lugar de control o privilegio en relación Barcelona, Paidós.
a la mujer. Estos mandatos estarían tan naturalizados en algunos Deleuze, G. (1995). “Post – scriptum, Sobre las Sociedades de control” en
de ellos, que parecerían formar parte de su identidad de género. Conversaciones, Valencia, Pre-textos.
Por otro lado, estos mismos mandatos son cuestionados por otros, Deleuze, G. (2001). “Clase del 09/12/1980 - La Potencia - el derecho natu-
que los significan como una “carga” que no estarían dispuestos a ral” en Spinoza: filosofía práctica. Barcelona, Tusquets.
llevar; o como cuestiones ligadas a lo estético y al erotismo que no Deleuze, G., Guattari, F. (2002). Mil Mesetas, Valencia, Pre-Textos.
Deleuze, G. (2005). “Novena serie, de lo problemático” en Lógica del sen-
estarían dispuestos a acatar, pues les restaría la posibilidad de vivir
tido, Buenos Aires, Paidós.
experiencias que les resultan interesantes y satisfactorias.
Delgado, J.M., Gutiérrez, J. (1995). Métodos y técnicas cualitativas de in-
Para concluir interesa señalar que es posible visibilizar la diversidad
vestigación en Ciencias Sociales, Síntesis, Madrid.
y heterogeneidad en estas subjetividades complejas que presentan Fernández, A. M. (1993). La mujer de la ilusión, Buenos Aires, Paidós.
procesos permanentes de producción de lo nuevo y de conserva- Fernández, A. M. (2001). Instituciones Estalladas, Buenos Aires, Eudeba.
ción de lo tradicional, que a su vez es, en parte, resignificado y Fernández, A. M. (2006). Política y subjetividad: Asambleas barriales y fa-
modificado por los modos emergentes. bricas recuperadas. Buenos Aires, Editorial Tinta Limón.
Fernández, A. M. (2007a). Las lógicas colectivas. Imaginarios, cuerpos y
NOTAS multiplicidades. Buenos Aires, Editorial Biblos.
[i] La recarga de tareas no solo produce numerosos malestares psicofísi- Fernández, A. M. (2012). Las lógicas sexuales: amor, política y violencias,
cos en las mujeres, sino que también les restan posibilidades de desarrollo Buenos Aires, Nueva Visión.
laboral y/o profesional. Fernández (2012:63) señala que el problema no Fernández, A. M. (2015). “Com-posiciones actuales de las identidades se-
es la doble jornada en sí misma, sino la gran dificultad de afrontar dife- xuales” Revista Generaciones. Facultad de Psicología, Universidad de
rentes “lógicas subjetivas” que tienen lugar en el ámbito público y en el Buenos Aires, Argentina.
doméstico. Foucault, M. (1969). Las palabras y las cosas. México. Siglo XXI.
Además, Zelizer menciona otras autoras que han cuestionado las des- Foucault, M. (1987a). Tomo 1: “La voluntad de saber” en Historia de la
igualdades en la distribución de las tareas domésticas entre el hombre sexualidad Buenos Aires. Siglo XXI.
y la mujer, el “doble turno” (Hochschild, 1989) y “la brecha laboral en el Foucault, M. (1987b). Cap. 3. “Las disciplinas”, Apartados: I. “Los cuerpos
hogar” (Gerson 1993). También Daniels (1987) afirma que “las mujeres dóciles” en Vigilar y castigar. México. Siglo XXI.
realizan una cantidad de trabajo desproporcionadamente mayor en cuanto Foucault, M. (1988). “El sujeto y el poder” en Dreyfus, H. y Rabinow,
al mantenimiento y la continuidad de la vida cotidiana en el hogar: limpian, P. Michel Foucault: más allá del estructuralismo y la hermenéutica,
cocinan, arreglan, cuidan, transportan, mantienen el contacto con parien- México, UNAM.
tes y amigos, y controlan los medios de subsistencia de la familia”. Zelizer Foucault, M. (1992). Microfisica del poder, Madrid, Ediciones de La Piqueta.
(2009: 264) Foucault, M. (1995). Discurso, Poder y Subjetividad, Buenos Aires, El Cielo
En la Ciudad de Buenos Aires, las mujeres presentan una tasa de participa- por asalto.
ción en las tareas domésticas y de cuidado del 88,1%, mientras que la de Foucault, M. (1996). Hermenéutica del sujeto, La Plata, Altamira.
los varones es del 62,6 %, según “Encuesta sobre trabajo no remunerado Foucault, M. (2003). Vigilar y castigar, Buenos Aires, Siglo XXI.
y uso del tiempo” (INDEC, 2014). Foucault, M. (2004). Clase del 11-01-1978 en Seguridad, territorio, pobla-
[ii] En la Ciudad de Buenos Aires, las mujeres presentan una tasa de parti- ción, Buenos Aires, Fondo de cultura económica.
cipación en las tareas domésticas y de cuidado del 88,1%, mientras que la Fuller, N. (1997). Capítulo7 “El mundo de los afectos” y Capítulo 8 “Dilemas
de los varones es del 62,6 %, según “Encuesta sobre trabajo no remunera- de la masculinidad” en Identidades masculinas. Varones de clase me-
do y uso del tiempo” (INDEC, 2014). dia en el Perú, Lima, Perú, PUCP. (Documentos PRIGEPP, 2012).
Fuller, N. (2012). “La constitución de la identidad masculina en el Perú”
BIBLIOGRAFÍA Conferencia preparada para el Seminario de especialización “Masculi-
Badinter, E. (1987). El uno es el otro. Una tesis revolucionaria sobre la rela- nidades y Género”. Seminario PRIGEPP- FLACSO, Buenos Aires.
ción hombre-mujer, Barcelona, Planeta. Glaser, B., Strauss, A. (1967). The discovery of Groundend Theory: Strate-
Castoriadis, C. (1988). “Lo imaginario: la creación en el dominio socio- gies for Qualitative Research, Chicago, Aldine.
histórico” en Los dominios del Hombre. Encrucijadas del laberinto, Guattari, F. (1996). Caosmosis, Buenos Aires, Manantial.
Barcelona, Gedisa. Guattari, F., Rolnik, S. (2006) : Micropolítica. Cartografías del deseo, Buenos
Connell, R.W. (2003). Capítulo 3 “La organización social de la masculini- Aires, Editorial Tinta Limón.
dad” en Masculinidades PUEG / UNAM. México. Pág. 103-129. (Docu- Hernández Sampieri, R. (2008). Metodología de la investigación. México,
mentos PRIGEPP, 2012). Edit. Mc Graw Hill.

98
Olavarría, J. (2001). Masculinidades y varones en Santiago de Chile. (Do- Wainerman, C. (2007). Conyugalidad y paternidad ¿Una revolución estan-
cumentos PRIGEPP, 2012). cada?. En publicación: Género, familias y trabajo: rupturas y continui-
Olavarría, J. (2012). ¿Nuevas masculinidades o masculinidades emergen- dades. Desafíos para la investigación política. Gutiérrez, María Alicia.
tes? Conferencia preparada para el Seminario de especialización “Mas- CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Buenos Aires.
culinidades y Género”. Seminario PRIGEPP- FLACSO, Buenos Aires. ISBN: 978-987-1183-72-2.
Pecheny, M. y cols (2008). Todo sexo es político. Estudios sobre sexualida- Zourabichvili, F. (2007). El vocabulario de Deleuze, Buenos Aires, Editorial
des en Argentina, Buenos Aires, Argentina, Libros del Zorzal. Atuel.
Subirats, M. (2007). “Ser hombre” en Castells, Manuel y Subirats, Marina
Mujeres y hombres ¿un amor imposible? Madrid, España, Alianza Edi-
torial, pág 49-135 (Documentos PRIGEPP, 2012).

99
DIVERSIDADES SEXUALES: PUNTUACIONES SOBRE
ALGUNOS MOMENTOS DE DEVENIRES TRANS
Eyheremendy, Graciela Ana; Sánchez, Mariana; Giusto, Luisina María; Fernández, Ana María
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN fuerte intención transdisciplinaria.


Desde los lineamientos de la Metodología de Problematizacion Re- Proponemos aquí pensar algunos devenires diversos desde un po-
cursiva (MPR), este trabajo presenta y elucida algunos hallazgos del sicionamiento ético-conceptual que no estigmatice, discrimine, ni
proyecto de investigación UBACyT “El campo de problemas de las patologice[ii]. Tomamos además el recaudo de no psicologizar lo
diversidades amorosas, eróticas, conyugales y parentales: tensio- social y nos disponemos a un pensar incómodo, en el límite de lo
nes entre discriminaciones y resistencias”. Se trata de momentos que no sabemos (Fernández, 1989, 2007, 2008, 2011). A partir de
en los devenires trans distinguidos y puntuados a partir de relatos los materiales de campo relevados en los diversos dispositivos de
relevados en diferentes dispositivos de indagación. indagación y desde las coordenadas mencionadas presentamos a
continuación puntuaciones de algunos devenires trans.
Palabras clave
Diversidades sexuales, Devenires trans, Insistencias, Com-posicio- 2. Primeras distinciones conceptuales sobre los Momentos de
nes identitarias Devenires Trans
Hemos denominado devenir trans a las experiencias relatadas por
ABSTRACT lxs entrevistadxs en la construcción de sus relatos de sí, ya que
SEXUAL DIVERSITIES: PUNCTUATIONS OF SOME MOMENTS OF “trans” fue la manera en que ellxs se nominaron a sí mismxs. Como
BECOMING TRANS dijo uno de lxs entrevistadxs:
From the guidelines of the Recursive Problem Methodology (RPM), H: “Yo soy hombre trans. Sí, yo creo que es lo que más me identifica
this paper presents and elucidates some findings of the UBACyT porque hay muchos términos, pero yo soy hombre y soy trans.”
research project “The field of problems of loving, erotic, conjugal Considerando la nominación como un acto político (Bourdieu,1993),
and parental diversities: tensions between discrimination and resis- el equipo de investigación partió de una posición ética de respetar y
tance”. The article is about some moments in the becoming trans validar el derecho a nominarse a sí mismx, es decir la posibilidad de
distinguished and pointed out from stories relayed in different de- nombrarse en relación a sus propios registros, posicionamientos,
vices of inquiry. sentimientos, pensamientos sobre sí mismos[iii].
Interesa también aclarar que hemos puntuado momentos y no eta-
Key words pas en algunos devenires trans. Las etapas aluden a períodos de
Sexual diversities, Trans becoming, Insistences, Identities com- tiempo cronológicos y evolutivos, que homogeneizan y categorizan
positions los existenciarios (Heidegger, 1998; Fernández, 2007; Cabrera, Ca-
lloway, Fernández, Sánchez, 2016). Por el contrario, una lectura
1. Introducción[i]. molecular (Deleuze, 1988) acorde con las multiplicidades que se
Este trabajo presenta y elucida algunos hallazgos del proyecto de despliegan, distinguirá y puntuará algunas insistencias a partir de
investigación UBACyT “El campo de problemas de las diversidades los relatos de experiencias relevadas en los trabajos de campo. Así
amorosas, eróticas, conyugales y parentales: tensiones entre dis- se situarán ciertos momentos que habrían operado como puntos
criminaciones y resistencias”, realizado en el marco de la Metodo- de inflexión en un devenir singular, según es señalado por lxs pro-
logía de Problematización recursiva (MPR). A partir de la lectura de pixs protagonistas.
insistencias de sus materiales de campo, el trabajo de distinguir y Distanciándonos entonces de las disciplinas que naturalizaron la
puntuar insistencias (Montenegro, 2004; Fernández, 2007, 2013a) heteronorma como ordenador de lo “normal” y lo “anormal”, toma-
permite abrir interrogación a sentidos que aparecen naturalizados, mos el desafío de embarcarnos en la búsqueda de una razón para
plegados, e incluso a aquellos que parecieran contradecir lo ya sa- lo diverso. Es decir, en la exploración y puesta a prueba de catego-
bido (Fernández, 2007; Fernández, López, Borakievich, Ojám, 2011; rías que nos permitan pensar lo diverso en tanto diverso (Lucrecio,
Fernández, Borakievich, Cabrera, 2012; Fernández, Cabrera, 2012). 2003; Deleuze, 1989, Fernández, 2009b), y no la diferencia como lo
La idea de recursividad indica que opera construyendo su caja de negativo de la idéntico (Fernández, 2000, 2007).
herramientas (Foucault, 1980, Fernández 1989, 2007) al compás Deleuze (1989) propone pensar al ser como diferencia diferencián-
del avance de la investigación. Esto permite la delimitación de dose, diferencias de diferencias que dan lugar a las multiplicidades
nuevas problemáticas que van surgiendo, respetando y visibili- (Fernández, 2009b, Santos, 2012). Desde este punto de vista es
zando su heterogeneidad (Fernández, Ojam, Sánchez, Eyhere- posible considerar la sexualidad en sí misma como multiplicidad,
mendy, 2013). En este sentido, es un criterio metodológico de que algunas veces se territorializa en las identidades de género

100
prescritas por la heteronorma, mientras que otras veces, singulari- principio no sabés si sos hombre o mujer”, sin referencias respecto
za en com-posiciones identitarias trans (Fernández, 2015a), queer, de establecer un nombre. Otrxs ponen el acento en la importancia
intersex, travestis, asexuales, etc. Existen también devenires que de juegos infantiles donde podían vestirse, buscar amigxs y usar ju-
desterritorializan las categorías anteriores de identidad, al transitar guetes “del otro sexo”, etc. Allí podríamos inferir que en estos mo-
modalidades eróticas que parecieran no responder a la disyunción mentos significativos se hubieran habilitado agenciamientos desde
“o”, sino a la conjunción “y”; o bien quienes com-ponen identida- algunos rasgos de sus compañerxs de juegos como tipos de juegos,
des binarias y cambiantes. ropa, peinados, actitudes corporales, que fueron com-poniendo sus
Se trata de com-posiciones que desacoplan la amalgama sexo-gé- propios cuerpos y relatos de sí.
nero- deseo-prácticas sexuales y amatorias-placeres-imaginarios De allí es que hemos subrayado que estamos frente a una multipli-
de género propia del orden sexual moderno según la cual, al sexo cidad de experiencias de estxs niñxs que impedirían homogeneizar
“hombre” correspondería género masculino, deseo heterosexual y y generalizar las diversidades de las producciones socio-histórico-
práctica sexual activa; mientras el sexo “mujer” se asocia a género subjetivas de sus composiciones identitarias, en etapas que se re-
femenino, deseo heterosexual y práctica sexual pasiva. (Fernández, petirían regularmente.
2009b, 2013b, 2015b, 2017; Butler, 2006). Podríamos pensar, entonces, que las situaciones que desquician la
Es imprescindible otra consideración: los momentos presentados amalgama “sexo-género-deseo-erotismos-identidad” (Fernández,
aquí, distinguidos y puntuados en la lectura de insistencias del ma- 2015a) dependen de conjunciones y disyunciones, de combinato-
terial relevado, lejos están de establecerse como el camino obliga- rias de elementos en una com-posición, que se va configurando y
do de los devenires trans. La noción de insistencias no trabaja con no tiene por qué ser ni fija ni inmutable. Se trataría de un devenir
la idea de instalar regularidades a encontrar en todo devenir. que despliega diferencias diferenciándose. En este sentido, uno de
los momentos que presentamos aquí es aquél en que los primeros
3. Momentos en algunos devenires trans acoples-desacoples estarían ya teniendo lugar en modalidades que
estarían tensionando la heteronorma.
·· Las nominaciones y los registros de infancia.
Algunas de las personas trans que pudimos entrevistar relatan que, ·· Angustia ante los genitales propios.
desde muy temprana edad se sentían del género con el que final- Algunos relatos, en este caso de mujeres trans, coinciden en seña-
mente com-pusieron sus identidades (Fernández, 2015a). A veces lar la angustia cuando eran niñas[iv] al descubrir que sus genitales
manifestaban atracción por jugar con niñxs del género con el que no serían los esperados según su com-posición de género. En el
se identificaron: caso de que no conocieran los cuerpos desnudos de lxs demás
M: “Yo me sentía más atraída por el mundo de las nenas. Pensaba niñxs, ellas podían creer que tenían el mismo cuerpo que las niñas,
que era una nena más... Al lado de casa se mudó una familia hasta que algún hecho fortuito les mostrara que sus genitales eran
con tres nenas y nos hicimos amigas. A mí me decían Chiqui. Es diferentes. Este hecho marca un corte y el comienzo de diversos
neutro...” padecimientos. Una de las entrevistadas relata:
M: “…al lado de casa se mudó una familia con tres nenas y nos hi-
Otrx entrevistadx expresa una profunda necesidad de diferen- cimos amigas...hasta que un día de mucho calor-yo tenía 10 años-
ciación respecto del género de su hermana gemela con quien se nos tiramos agua y por primera vez las vi. Yo no sabía cómo era el
sentía por momentos indiferenciado, y por momentos comparado cuerpo del otro porque -una vez más- mi familia no se ocupaba de
e inferiorizado: hablar de esas cosas. Ese día vi que una de las nenas era distinta…
H: “Con mi hermana gemela había comparaciones todo el tiempo. y vi que mi cuerpo no era tan lindo como el de ellas. Me entró una
A mí no me gustaba. Al principio, cuando éramos chiquitos siempre gran angustia.”
estábamos pegados, siempre nos vestían iguales, siempre todo era Gabriela Mansilla refiere en “Yo nena, yo princesa” (2014) que su
conjunto. Yo me quería despegar….era insoportable. Creo que algo hija presionaba su pene hasta casi hacerlo desaparecer y le decía:
de influencia hubo en ese sentido. .A mí siempre me llamaron Clon, “así quiero, mamá”. También señala que la niña expresaba desde
porque tenía una hermana gemela. Tenía ese seudónimo medio los 18 meses su identidad femenina diciéndole “yo nena, yo prin-
neutro que no tenía ni masculino ni femenino. Siempre fui Clon… cesa”. Relata el sufrimiento que su hija arrastró (caída de cabello,
Ella era linda, flaca, femenina y yo todo lo contrario, gordito, me conductas de ocultarse, trastornos de sueño) hasta que su madre
vestía muy mal…. y su entorno la comenzaron a reconocer según la com-posición
identitaria que se iba configurando[v]
Insiste aquí la nominación con nombre neutro, “Chiqui” y “Clon” Un entrevistado que se autonomina como hombre trans, refiere la
que ellxs preferían al nombre al nacer. Podríamos conjeturar que angustia por la no concordancia entre el género con el que se iden-
para estas personas, el establecerse en este nombre neutro estaría tificaba y el género establecido por su entorno, no desde el punto
configurando uno de los primeros movimientos -o momento activo- de vista de los genitales, sino en relación a la mentira. Refiriéndose
consistente en bordear con una forma de nominación el camino de a él y a su hemana gemela relata:
diferenciarse del género asignado al nacer. H: “Cuando era chico, no terminaba de saber si era hombre o mujer.
Otrxs, sin embargo, resaltan para esos primeros tiempos un no Al compararme con mi hermana, en mi casa decían ‘él es el varon-
saber acerca de una identidad que ubican de modo binario: “Al cito y ella la nena’. Y así era todo el tiempo. Yo no me sentía nena,

101
pero no lo manifestaba porque sabía que no era posible. A mí no M.: “Tuve tres intentos. El primero en las vías del tren. Cerré los
me gusta mentir y para mí decir que yo era un hombre, si no lo era, ojos. Cuando vino no pude aguantar, me tiré a un costado. Otro a
era mentir. Cuando me decían ‘vos sos un varoncito’, yo me ponía los 17, con mucho alcohol.”
mal, porque era lo que yo quería ser, pero no lo que era, entonces D.: “Casi me llevó al suicidio porque estaba en oposición la iglesia,
me angustiaba. Sobre todo cuando empecé la transición. Tenía una la familia, el estado. Eras enfermo, degenerado, pervertido, trans-
amiga que me decía, ‘yo te trato en masculino, no tengo problema’. gresor. Y sabias que los homicidios a gays no se investigaban, mu-
Pero a mí me daba vergüenza, porque por más que ya sabía qué chas amigas murieron.”
era, como mi cuerpo y mi aspecto no lo mostraba, era difícil creér-
mela. Pero bueno, tomó dos días acostumbrarme! Me di cuenta que Un entrevistado trans comenta que si bien fue apoyado por su en-
era lo más cómodo, hablar yo en masculino y mostrarme, o sea, yo torno familiar, también padeció por otros motivos:
estaba contento de ser así”. “La ropa era lo peor… parece una pavada pero vestirte de algo que
En este fragmento relata cómo el tratamiento de hormonización le no te gusta todo el tiempo. Yo pensaba que la fiesta de 15 años era
permite mostrarse del modo en que se siente. Podríamos conje- obligatoria, y estuve desde los 12 pensando en eso…A mí nunca
turar, entonces que algo del efecto de verdad (Deleuze, 1987) en me forzaron a hacer nada, pero para los 15 te tenés que vestir y
relación al género con el que se identifica, comienza a producirse poner zapatos… Yo en esa época me ponía pantalón y camisa, y
a partir de verse y sentirse hombre mediante el proceso de hormo- todas mis compañeras: polleras, vestidos. Siempre era el que está
nización. Remarca que este efecto de verdad le resulta necesario al lado, el raro, risas… Bueno, pero mirá lo que sufrí yo… ¡hay
para “socializar” y estar “contento de ser así.” gente que sufrió cosas mucho más terribles!”
Luego de relatar su sufrimiento en relación a la ropa que no quería
·· Momentos de los juegos eróticos adolescentes. usar, parece minimizarlo al compararlo con las cosas terribles que
Algunas adolescentes trans procuraron ocasiones donde poder sufrió “otra gente”. Sin embargo, podríamos pensar que aún estan-
usar vestidos que le prestaban amigas o hermanas hasta que las do en un ambiente favorable, donde nadie lo fuerza, el mismo orden
experiencias de enamoramiento y el juego erótico con el otro se de género dicotómico expresado en este relato en la ropa, produce
volvieron una nueva amenaza: la de ser “descubiertas”. importantes sufrimientos, al violentar la expresión de una diversi-
M.: “Una amiga me prestaba ropa de mujer. Vivía en la casa de ella dad que fugue de dichos segmentos binarios (Deleuze, 1988).
los fines de semana. Ella me puso Josefina. El padre me trataba
como Josefina, nunca supo nada. Una vez fuimos al boliche. Lucia ·· Momentos del hito de reconocimiento y validación de los
bastante bien. Medias, chatitas. Un pibe me gustó, me sacó a bailar. existenciarios.
Nos entusiasmamos…él me agarro las lolas. Me separé y él me Una de las entrevistadas relata:
preguntó qué me pasaba. “Estoy indispuesta”- le dije. Después se M.: “Un tío me llevó a un lugar para que me hiciera hombrecito.
lo conté a mi amiga y me preguntó porqué había hecho eso. “Para Me dijo: ‘conozco una chica que es divina’. Llegamos, le dice que
que no se diera cuenta” - le contesté. es mi primera vez y se va. Ella se empieza a desvestir, yo también.
Me dijo ‘vení’, y le dije: ‘te tengo que decir algo, a mí me gustan los
P.: A los 18 iba a bailar y me producía, me ponía polleras. Mi primera chicos’, y le empecé a contar… Fue la primera psicóloga que tuve
etapa fue muy romántica. Me sentía tan femenina que pensaba que porque fue una contención inesperada. Le conté que me intenté
los otros me veían como chica, pero sólo besaba a los chicos y solía suicidar. ‘Porque estás sola –me dijo- no sabes qué te pasa, no sos
escaparme… No les llegaba a decir. ni chicha, ni limonada…” Y fue la primera vez que alguien me trató
de forma femenina. Me dijo: ‘no tenés que desesperarte, te vas a
Aquí vemos cómo estos acercamientos eróticos se acompañan de mandar una cagada, sos muy chica, la vida cambia todo el tiempo,
una estética acorde a las com-posiciones de género que ellas van lo que no podes vivir ahora lo podes vivir mañana’. Eso para mí
configurando. Como si ser vista y verse así fueran condiciones de fue ¡guau! Ella tuvo tiempo para mí, eso me mató. Fue como un
posibilidad para desplegar sus juegos “romanticos” que se inte- bálsamo que me sirvió para dejar los intentos de suicidio (...) Hace
rrumpen, antes que se “descubra” un cuerpo que se repliega y es- 8 años que empecé a mostrarme, a pegar ese salto.”
capa. Frente a estas dificultades es muy interesante su comentario H: “…hubo un participante de Gran Hermano que era transexual
posterior: “Cuando empecé a decirlo los chicos me decían que no masculino. Cuando escuché esa historia vi que era posible y que
se habían dado cuenta.” existía un tratamiento hormonal que hacía que todos los rasgos
femeninos podían volverse masculinos y seguía siendo yo, con el
·· Momentos de crisis y altos costos emocionales. aspecto masculino que siempre quise. Busqué el grupo, más infor-
Otras situaciones que manifiestan estas mujeres trans era estar mación y empecé terapia, que me ayudó un montón. Conocí chicos
en pareja con un varón que las considerara varón gay, situaciones o chicas cuyos psicólogos hacen todo lo contrario, los convencen
donde tampoco eran reconocidas como mujeres. Una entrevistada de que no tienen que ser así, ¿cómo puede ser?”
comenta: “Tuve un novio, beso va, beso viene…. pero él me trataba Fue un programa de televisión que le permitió a H comprender lo
como varón.” que experimentaba. Además, pudo acceder a los tratamientos que
Esto suele marcar otra época de grandes costos emocionales, que le permitirían verse como siempre quiso y seguir siendo él mis-
muchas veces incluyen intentos de suicidios. mo. También menciona la importancia de una terapia que valide

102
su experiencia y la diferencia con otras que no acompañan a estas nada, hablando empezaron a comprender. Primero les dije que era
personas a transitar el devenir que desean. gay, después travesti… y después trans. Mi papá fue compinche,
Explicitar la validación de la identidad de género sería una de las como mi abuela.”
actitudes básicas del terapeuta para que los procesos de explora-
ción y aceptación de las experiencias de las personas trans (Lemoi- Algunas familias parecieran aceptar pero advierten sobre los peli-
re y Chen 2005) encuentren en los espacios terapéuticos la hospi- gros del afuera. Ubican al exterior de ellas el juicio social, del que
talidad (Derrida, 2000, Fernández, 2013a) imprescindible. habría que cuidarse:
F.: “Mi familia supo toda la vida lo que estaba criando, pero tenía
·· Momento de resocialización según su expresión de género. miedo de lo que me pasara en el afuera, en la sociedad. En sus
El hito de reconocimiento marca un antes y un después en la vida épocas a los chicos diferentes los golpeaban, los violaban y por eso
de estas personas que les permite organizarse y dar curso a una me sobreprotegían.”
vida acorde con sus deseos y anhelos. A partir de este momento se Otrxs entrevistadxs expresan que sus familias muestran aceptación
llevarían a cabo procesos de resocialización. Algunxs buscan rela- desde los primeros momentos:
cionarse con otros cuyos prejuicios no impidan vincularse con ellxs. H: “A mí en mi casa me aceptaron, yo siempre tuve trabajo, tuve
Otrxs indican la importancia de la confianza en sí mismxs que le una infancia feliz con mis padres juntos”.
brindaría al otro una señal clara de cómo tratarlxs, con el siempre
presente riesgo a ser discriminadxs. A continuación, H señala una especificidad del existenciario trans,
M.: “Al principio el miedo a que me descubran me hacía tener acti- a diferencia de uno gay.
tudes confusas. El otro no sabía cómo tratarme. Pero si tengo con- “Si uno es gay, es gay y hace en la cama lo que quiere y sigue
fianza, el otro recibe algo claro: soy una señora y no tengo problema siendo gay. Pero si sos trans, tenés que decirle a tu mamá que te
en que me rechace.” trate en masculino, tenés que comprometer a todos, a que todos
quieran hacer lo que yo siento… Yo necesitaba la aprobación de la
M.: “Yo tenía miedo de ponerme un vestido. Miraba por la ventana gente con la que vivo y todos me entendieron ¡Y eso es impagable!
que nadie pasara. Eran las 3 a.m y si no había nadie en el barrio, Es como el sostén de todo, es el sostén todo.”
entonces me vestía, me arreglaba y salía. Lo que te acompaña es En este párrafo, insiste la importancia de que la familia lo acepte
el supuesto juzgamiento de la sociedad. Cuando pude superar eso, y lo trate según sus com-posición de género. Ubica esto como “el
vino otro paso: la gente de la comunidad. Temor a que me miraran sostén de todo”. Por otra parte, si la aceptación no acontece pro-
y me descubrieran. Eso lo tuve que trabajar en terapia…” ducirá un sufrimiento mucho mayor, según relata una referente y
Otrxs eligen en qué ambiente hablar sobre estas experiencias y en activista trans entrevistada:
cuáles no: “El cómo y cuándo decir qué soy fue un tema en mi vida. “Las subjetividades trans no tenemos clóset, hay que tolerar un
¿Cómo decirlo?, ¿Dónde decirlo? ¿Si no lo digo, qué pasa?”.. closet más terrible que el de las mujeres gay, porque no está en
Algunxs deciden vivir según sus composiciones identitarias en al- juego la sexualidad, está en juego la identidad misma. Es mucho
gunas situaciones de su vida, pero no en otras. Hay quienes bus- más sufriente ese recorrido. Conmueve las historias de vida que
can adecuación quirúrgica y/o tratamientos de hormonización y/o todavía no están pudiendo apropiarse de su deseo.”
una producción estética con maquillaje, depilación, etc. De todos Esta referente señala el enorme sufrimiento cuando lo que se pone
modos, más allá de las distintas modalidades con las que puedan en juego es una identidad que no puede mantenerse en el secreto.
operacionalizar sus configuraciones identitarias, el poder aunar sus De allí la necesidad específica de un otro social que la reconozca.
registros de sí y la com-posición de su arreglo personal habilitaría Como dice Ortigues (1985, 85): el sentimiento sobre “nosotros mis-
no sólo un fortalecimiento de su relato de sí, sino la disposición a mos y nuestra personalidad no es separable de las relaciones que
estar-entre-otros, a buscar espacios de aceptación que creen con- nos unen a otros seres humanos”.
diciones de posibilidad de refundar sus lazos sociales.
4. Antes de cerrar…nuevas interrogaciones.
·· Momento de la aceptación o rechazo familiar A lo largo de este trabajo hemos puntuado algunos momentos de
La actitud familiar de aceptación o no de estos existenciarios mar- los singulares devenires trans de las personas entrevistadas. He-
ca una diferencia importantísima, según lxs entrevistados. A ve- mos visibilizado cómo la amalgama sexo – género- identidad se
ces la misma familia lxs considera enfermxs y recurre a médicos, desacopla en estas personas dando lugar a diferentes agencia-
psiquiatras y/o psicólogos que también pueden significarlxs como mientos que, en estos ejemplos configuraron en identidades trans,
patológicxs: en el momento de ser entrevistadxs.
“Mi familia me decía que era una enfermedad, me llevaron al mé- El pensar estos existenciarios por fuera de la patologización nos
dico y me hacían tomar una pastilla. . . Hay sectores en la casa ha permitido abrir visibilidad sobre la complejidad de los proce-
familiar que son de castigo, uno es la mesa. Te recriminan todo. Uno sos de producción de com-posiciones identitarias de género des-
lo vive con culpa, ven como pecado esa felicidad tuya. La familia es de momentos muy tempranos de sus vidas, siempre atravesados
una tortura, está para castigarte. por una cultura heteronormativa. Se abren aquí nuevas preguntas:
Algunos familiares aceptan estos devenires luego de un proceso: ¿Cómo operan en estos devenires los procesos de conexiones –
F: “La primera guerra es con la familia: […] Gritando no lograba desconexiones y nuevas conexiones entre los flujos deseantes y

103
las com-posiciones de género? ¿Cómo confluyen dichos procesos devenires diversos como forma de legitimación-resistencia de sus com-
si se los piensa además en relación a la producción de la identidad posiciones (Fernández, Ortiz Molinuevo, Casas, Giusto, 2017)
personal? ¿De qué modo acompañar los devenires diversos desde [v] A los 6 años Luana obtuvo un DNI conforme a su identidad de género.
las diversas instituciones sociales como familia, escuela, etc. para Esta definición temprana ha sido objeto de fuertes debates en el mundo psi.
no violentarlos y facilitar su despliegue?
BIBLIOGRAFÍA
Otra cuestión que se quiere resaltar es la importancia del reconoci-
Borakievich, S., Cabrera, C., Ortiz Molinuevo, S., Fernández, A. (2014). La
miento y validación de estos existenciarios a la hora de pensar nue- indagación de las implicaciones y el pensar-en-situación: Una con-
vos modos de la clínica capaces de alojar las diversidades sexuales, tribución de la Metodología de Problematización Recursiva, Revista
de gran debate en la actualidad (Fernández, 2013a, 2015b). En efec- Sujeto, Subjetividad y Cultura, 8, Octubre, pp. 21-28.
to, las experiencias clínicas que relatan diferentes entrevistadxs indi- Bourdieu, P. (1993). Cosas dichas. Ed. Gedisa, España.
can la importancia de sentirse validadxs en sus devenires deseantes, Butler, J. (2006). Deshacer el género, Barcelona, Paidós.
por fuera de intentos de correcciones y pseudo-normalizaciones que Cabrera, Calloway, Fernández, Sánchez (2016). “Las Marchas del Orgullo
serían otros modos de discriminar y violentar sus existencias. LGBTTIQ: Políticas, corporalidades y existenciarios”. En Revista Crítica
Pensar los devenires trans por fuera de la patologización no sólo y Resistencias. Revista de conflictos sociales latinoamericanos. N° 3.
permite continuar la fascinante tarea de profesionales e investiga- Año 2016. ISSN: 2525-0841. Págs. 12-25
Capicüa (2014). “Aportes para pensar la Salud de personas Trans: Actua-
dores de producir conocimiento, sino también la posibilidad de con-
lizando el paradigma de Derechos Humanos en Salud” Producción
tribuir a que mundos diversos y hospitalarios puedan com-ponerse
Horizontal. Argentina. On-line en: http://especiales.lanacion.com.ar/
y potenciarse entre sí.
multimedia/proyectos/pdf/Aportes_para_pensar_la_salud_de_perso-
nas_TRANS_2014.pdf
NOTAS Deleuze, G., Guattari, F. (1988). Mil Mesetas. Capitalismo y Esquizofrenia.
[i] Este trabajo ha contado con los lúcidos aportes de un querido com- Valencia: Pre-Textos.
pañero de equipo, Juan Valinotti, recientemente fallecido. Con él hemos Deleuze, G. ( 1987). Foucault, Paidós, Barcelona
compartido el grato placer de pensar juntxs desde los posicionamientos Deleuze, G. (1989). “Lógica del sentido”, Paidos: Barcelona.
ético-clínico-políticos que aquí presentamos. Derrida, J., Dufourmantelle, A. (2000). La hospitalidad. Ediciones de la Flor:
[ii]Es posible observar una larga tendencia, tanto en las “ciencias sexuales Buenos Aires.
de Occidente”, como en algunas corrientes de la Psiquiatría, el Psicoa- Heidegger, M. (1998). Ser y tiempo. Madrid: Trotta.
nálisis y la Psicología a pensar como patológicos aquellos existenciarios Fernández, A.M., (1989). El Campo Grupal. Notas para una Genealogía.
(Heidegger, 1998; Fernández, 2007, 2008) y prácticas que no se ajustan a Buenos Aires: Ed. Nueva Visión.
lo que los primeros tiempos de la Modernidad ha instituido como hetero- Fernández, A. M. (2000). “Morales incómodas: Algunos impensados del
norma (Fernández, 2013b). Dichos desarrollos clínico-conceptuales están Psicoanálisis en lo social y lo político” en Revista Universitaria de Psi-
cuestionados en la actualidad por posicionamientos afines al paradigma coanálisis, Vol. II, Buenos Aires, Facultad de Psicología, UBA.
de los Derechos Humanos que luchan por la igualdad de derechos de las Fernández, A. M. (2007). Las lógicas colectivas: imaginarios, cuerpos y
diversidades eróticas- sexuales-identitarias. Las operatorias de su despa- multiplicidades. Buenos Aires: Biblos.
tologización va configurando un campo de problemas que implica no sólo Fernández, A.M. y Cols. (2008). Política y subjetividad. Buenos Aires: Biblos.
la de-construcción y desnaturalización de aquellas categorías diagnósticas Fernández, A. M. (2009a). Las diferencias desigualadas: multiplicidades, in-
herederas del sistema sexo-género heteronormativo (Buttler, 2006; Fer- venciones políticas y transdisciplina. Revista Nómadas, Nº 23, Bogotá:
nández, 2015a, 2016), sino también el desafío de abordar estas problemá- Universidad Central.
ticas desde criterios no patologizantes. Fernández, A.M. (2009b). Las lógicas sexuales: amor, política y violencias.
[iii] En Argentina, la modificación la Ley de Matrimonio Civil N° 26.618 en Buenos Aires: Nueva Visión
2010 y la de Identidad de Género N°26.743 en 2012, fruto de las luchas de Fernández, A.M. (2011). “Hacia los estudios transdisciplinarios de la subje-
los colectivos LGTBIIQ, han significado grandes avances en dicho sentido. tividad (Reformulaciones académico-políticas de la diferencia). Revista
La “ley de matrimonio igualitario” ha permitido, más allá de su letra, que de Investigaciones en Psicología, Año 16, N° 1, Instituto de Investiga-
por ejemplo, “lxs más jóvenes puedan organizar sus existencias sin pasar ciones, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires.
por la clandestinidad amorosa y sexual. Otrxs/de más edad se animan a Fernández, A. M., López, M., Borakievich, S. y Ojam, E. (2011). “De los
legitimar sus modos de vivir por fuera de la heteronorma”. La Ley de Iden- imaginarios y prácticas sociales a las lógicas colectivas. 15 años de
tidad de Género, por otra parte, “ha cumplido con reivindicaciones de la investigaciones de la Cátedra I de Teoría y Técnica de Grupos, Facultad
población trans de gran trascendencia [aun cuando] a poco de andar co- de Psicología, UBA” en Anuario de Investigaciones, N° XVIII, Facultad
menzó a presentar nuevos problemas”, aun en debate. (Fernández, 2015b de Psicología, U.B.A. Buenos Aires.
P. 282-283) Además, esta ley ha incluido en el Plan Médico Obligatorio Fernández, A. M. y Cabrera, C. (2012). “El campo de la experiencia au-
todos los tratamientos médicos de adecuación al género autopercibido. togestiva: Las fábricas recuperadas en Argentina” en Revista Sujeto,
Junto a la Ley de Salud Mental N° 26.657 que prohíbe formular hipótesis Subjetividad y Cultura, Nº 4, Escuela de Psicología de la Universidad de
diagnósticas en Salud Mental basándose en “elección o identidad sexual” Artes y Ciencias Sociales (U. ARCIS), Santiago de Chile.
de lxs pacientes, resultan pioneras en el mundo en la despatologización de Fernández, A. M., Borakievich, S. y Cabrera, C. (2012). “Diversidades amo-
las diversidades sexuales. (Capicüa, 2014; Giusto, 2015) rosas, eróticas, conyugales y parentales en los modos de subjetiva-
[iv]En otro trabajo del equipo hemos problematizado la insistencia en recu- ción contemporáneos” en Memorias del IV Congreso Internacional de
rrir a la historización de sus infancias, niñez, adolescencias en la construc- Investigación y Práctica Profesional en Psicología, XIX Jornadas de
ción de sus relatos de sí. Al desnaturalizar este tipo de respuestas hemos Investigación VIII Encuentro de Investigadores en Psicología del MER-
planteado la función de la historización en los relatos de sí de algunos COSUR, Facultad de Psicología, UBA.

104
Fernández, A.M., López; M., Ojám, E., Sánchez, M., Eyheremendy, G. (2013). Mansilla, G. (2014). Yo nena, yo princesa. Luana, la nena que eligió su pro-
Algunas significaciones de las diversidades sexuales y prácticas de pio nombre. Buenos Aires. Editorial Universidad Nacional de General
discriminación. Un estudio con Metodología de Problematización Re- Sarmiento..
cursiva, en Memorias del V Congreso Internacional de Investigación y Montenegro, R. (2004). “Dispositivos de enunciación: Las operaciones de
Práctica Profesional en Psicología, XX Jornadas de Investigación de la distinción y puntuación” en Memorias de las XI Jornadas de Investiga-
Facultad de Psicología, UBA. Noveno Encuentro de Investigadores del ción, Facultad de Psicología, U.B.A., Buenos Aires.
Mercosur, Facultad de Psicología, UBA. Lemoire, S. J., Chen, C.P. (2005). Applying Person-Centered Counseling to
Fernández, A. M. (2013a). Jóvenes de vidas grises. Psicoanálisis y Biopolí- Sexual Minority Adolescents en Journal of Counseling & Development.
ticas. Buenos Aires. Nueva Visión. Volume 83.
Fernández, A. M. (2013b). “El orden sexual moderno: ¿la diferencia desqui- Livingstone, T. (2011). “The Relevance of a Person-Centered Approach
ciada?”. En Fernández, A.M., SiqueiraPeres, W. La diferencia desqui- to Therapy with Transgendered or Transsexual Clients”. En Person-
ciada. Buenos Aires: Biblos. Centered and ExperientialPsychotherapies, Volume 7, Number 2. (ISSN
Fernández, A., López, M., Borakievich, S. Ojam, E., Cabrera, C. (2014). La 1477-9757)
indagación de las implicaciones: un aporte metodológico en el campo López Sánchez, F. (2013). Identidad sexual y orientación del deseo en la
de problemas de la subjetividad, Revista Sujeto, Subjetividad y Cultura, infancia y adolescencia. En AEPap ed. Curso de Actualización Pediatría.
8, Octubre, pp. 5-20. Madrid: Exlibris Ediciones. p. 209-25.
Fernández, A.M. (2015a). “Com-posiciones actuales de las identidades López, M., Ojam, E., Eyheremendy, G. Sánchez, M., Fernández, A.M. (2016).
sexuales” en Revista Generaciones, N° 4, Buenos Aires, Facultad de Significaciones y prácticas de discriminación de las diversidades se-
Psicología, Universidad de Buenos Aires: EUDEBA. xuales. Un estudio con Metodología de Problematización Recursiva.
Fernández, A.M. (2015b). “Amores diversos: saberes, poderes y placeres” Cuadernos-FHyCS, ISSN 0327-1471, Universidad Nacional de Jujuy,
en Gonzálvez Torralbo, H. Diversidad familiar, cuidados y migración. en prensa.
Nuevos enfoques y viejos dilemas, Universidad Alberto Hurtado, San- Lucrecio (2003). La Naturaleza. Traducción de Francisco Socas Gavilán.
tiago de Chile. Madrid: Editorial Gredos.
Fernández, A.M. (2016). “Com-posiciones actuales de las identidades se- Ortigués, E. (1985). “Las referencias identificatorias en la formación de la
xuales” en Revista Nomadías, Universidad de Chile, En prensa. personalidad”, en El trabajo de la metáfora. Identificación, interpreta-
Fernández, A.M., Ortiz Molinuevo, S., Casas, B., Giusto L. (2017). “De una ción, Barcelona: Gedisa.
insistencia en los relatos de si: devenires diversos”. Presentado para Santos, F. (2012). Conferencia dictada en el Curso de Doctorado “Aportes
el XI Congreso Internacional de Investigación, Facultad de Psicología, de Gilles Deleuze a un Campo de Problemas de la Subjetividad”. Fa-
UBA. Buenos Aires. cultad de Psicología, UBA. Dra. Ana M. Fernández y Lic. Felisa Santos.
Foucault, M. (1980). Microfísica del poder. Madrid. La Piqueta,.
Giusto, L. (2015). “Sexualidades, época y psicoanálisis.” En Memorias de las
XII Jornadas Internacionales del Foro de Psicoanálisis y Género, APBA.

105
MATERNIDADES Y PATERNIDADES EN ADOLESCENTES
ESCOLARIZADOS/AS: FACILITADORES Y OBSTÁCULOS
EN SUS TRAYECTORIAS EDUCATIVAS
Fernández Romeral, Juliana
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN schools in the southern area of the City of Buenos Aires, as well as
El presente trabajo se enmarca dentro del proyecto de investiga- bibliographic surveys.
ción UBACyT “Maternidades y paternidades en adolescentes esco-
larizados/as: sentidos subjetivos y acceso a los sistemas de salud Key words
y educación”, y tiene por objetivo analizar los primeros datos y Adolescence, Maternities, Paternities, Scholarship
resultados de la investigación. Considerando que en Argentina, en
el año 2015, los recién nacidos vivos de madres adolescentes de Historia del Programa
entre 15 y 20 años representaron un 15,7% del total de nacimien- En marzo del año 1995, en la Escuela de Educación Media Nº 4 Dis-
tos en el país (DEIS, Indicadores Básicos, Argentina 2015), y se trito Escolar 21, la Directora de la institución, Prof. Norma Colom-
remarca el aumento del valor porcentual de las madres adolescen- bato, convocó a dos profesionales psicólogas ante su preocupación
tes (menores de 20 años) y muy jóvenes (menores de 14 años) en por las trayectorias educativas de las alumnas madres y embara-
comparación con los años 2001 y 2006, resulta imperativo conocer zadas. Una de las profesionales, actualmente coordinadora del Pro-
las trayectorias que los y las adolescentes pueden construir junto grama de Retención Escolar de Alumnas Madres, Padres y Emba-
a otros/as para sostener su proyecto escolar teniendo en cuenta razadas, refiere en una entrevista: “(…) no era por ser psicólogas,
sus maternidades y paternidades. Desde un abordaje cualitativo, pero teníamos experiencia grupal y dijimos: ´Hagamos un grupo de
el presente es un estudio exploratorio descriptivo que consiste en reflexión con alumnas madres y embarazadas en la escuela´, en
la recolección de datos y análisis de los mismos. Se realizaron en horario escolar, como una actividad. (…) En ese momento las ma-
total cuatro entrevistas a mujeres trabajadoras del Programa de dres y embarazadas estaban en cuarto y quinto, eran como las más
Retención Escolar de Alumnas Madres, Padres y Embarazadas, de grandes, y en ese primer año participaron todas, que eran 10 (…)”.
escuelas de la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires, como tam- De esta manera, comenzaron a realizarse los “Grupos de Reflexión
bién relevamiento bibliográfico. para alumnas embarazadas y madres” En estos grupos se invita-
ba a las estudiantes a participar de un espacio de intercambio, un
Palabras clave “lugar de escucha”; y luego se incorporó a los alumnos padres. En
Adolescencias, Maternidades, Paternidades, Escolaridad los mismos, según Vera (2014), se reflexionaba de manera conjunta
acerca de preocupaciones, interrogantes y anhelos, teniendo una
ABSTRACT importante relevancia la privacidad y la confianza.
MATERNITIES AND PATERNITIES IN SCHOOLED ADOLESCENTS: FACI- Es necesario destacar que el objetivo era, y sigue siendo, que los y
LITATORS AND OBSTACLES IN THEIR EDUCATIONAL TRAJECTORIES las jóvenes puedan sostener su escolaridad, no desde la sanción o
The present work is part of the research project UBACyT “Materni- el señalamiento de cómo debería ser una adolescente madre sino
ties and paternities in adolescents in school: subjective senses and desde un acompañamiento que tenga en cuenta su subjetividad. De
access to health and education systems”, and aims to analyze the esta manera, se comenzó a instalar el dispositivo en la escuela con
first data and results of the research. Considering that in Argentina, la participación activa de las alumnas que produjeron programas
in the year 2015, the live births of adolescent mothers between the radiales, publicaciones escritas y una muestra fotográfica.
ages of 15 and 20 accounted for 15.7% of the total births in the Luego de tres años de funcionamiento del dispositivo, hacia el año
country (DEIS, Indicadores Básicos, Argentina 2015) and the increa- 1998 se inicia un “puente pedagógico con el Programa ZAP [Zonas
se in the percentage value of adolescent mothers (under 20 years) de Acción Prioritaria]” (Vera, 2014). De esta manera la experiencia
and very young (under 14 years) compared to 2001 and 2006, it comienza a ser acompañada y a pertenecer a la órbita del Minis-
is imperative to know the trajectories that adolescents can build terio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. La entrevista-
together with others to support their school project taking into ac- da recuerda de este momento: “Los primeros años de programa
count their maternity and paternities. From a qualitative approach, empezamos con seis escuelas, y en cada una de ellas llevábamos
the present is an exploratory descriptive study that consists in the adelante el grupo de reflexión. Luego fue replicar este dispositivo.
collection of data and analysis of the same ones. A total of four Hasta el día de hoy todavía hay grupos, pero fue el primer dispo-
interviews were carried out with women workers from the School sitivo que lo tomaron casi al calco del que veníamos nosotros”. En
Retention Program of Mothers, Parents and Pregnant Students from paralelo, se realizaron capacitaciones y se creó la figura del “re-

106
ferente institucional” para pensar el rol del adulto/a docente que cas, sociales, culturales, educacionales, etcétera. Según el mismo
alojara a las estudiantes en la escuela y así reforzar el derecho a boletín:“Mientras que en las zonas norte y centro el porcentaje de
seguir estudiando. Generalmente, éste rol lo ocupan los y las pre- jóvenes de 15 a 29 años que tuvieron su primer embarazo antes de
ceptores/as, tutores/as y docentes que tengan un vínculo estrecho los 20 es del 56,4% y 56,9% respectivamente, es 10 puntos mayor
forjado con los y las estudiantes, ya que facilita el intercambio y el en la zona sur de la ciudad (66,1%)”.
acompañamiento. Estas cifras resultan esclarecedoras para analizar las entrevistas
En el año 2001, el Programa pasó a manos de la Dirección de Edu- realizadas. La mayor llegada del Programa derivó en una gran in-
cación de Media y Técnica, con la intención de instalar el programa corporación de escuelas y también hizo resurgir algunos prejuicios
como política educativa del Ministerio de Educación. De esta ma- por parte de algunos/as directivos/as que, según refieren las en-
nera, se comienza a aplicar en todas las escuelas de la Ciudad de trevistadas, se asemejan a las primeras impresiones que causaba
Buenos Aires ya no como política focalizada, sino que se universa- el acompañamiento a estudiantes madres, padres o embarazadas
liza y todos/as los y las estudiantes embarazadas, madres o padres en los comienzos del Programa. La actual coordinadora recuerda:
tienen el derecho de acceder al mismo. “En las zonas ZAP no tuvimos problemas, aparte a mí me conocían
Con el correr de los años, se comenzó a crear normativa para que porque yo venía de la escuela de Lomas, todas escuelas inclusivas.
se tengan en cuenta ciertas particularidades, como por ejemplo un Pero yo me acuerdo de las chicas que venían al grupo que yo coor-
régimen especial de inasistencias. La actual coordinadora del pro- dinaba que decían: ´Yo la verdad quería ir al Comercial - ¿Y por qué
grama relata: “En el 2001 sale la famosa ley 709,(…) la legislatura no fuiste? - Porque me dijeron que no, que era mejor que fuera a
saca esta ley que después salió a nivel nacional (…) es el famoso otra escuela - Ah ¿Por qué? - Porque había madres, porque era de
régimen de inasistencias y eso fue clave porque si no teníamos esa noche´. Entonces empezamos a ver el primer año del programa que
ley ¿cómo sustentábamos la regularidad de las chicas?”. había (…) escuelas para madres y escuelas para no madres, se ar-
Cabe resaltar que, a medida que se comienzan a dar dichas trans- maban los ´guetos´. Entonces cuando íbamos a esas escuelas pre-
formaciones en el sistema educativo de la Ciudad de Buenos Aires, guntábamos ´¿Y por qué acá? ¿Qué pasó?´”. Es de especial interés
a nivel nacional también se empieza a trabajar en legislación refe- esta diferenciación, puesto que las escuelas ZAP se encontraban
rente a salud sexual y reproductiva. En el año 2006, se sanciona la en la zona sur de la Ciudad y notoriamente tenían más incorporado
Ley 26150, Programa Nacional de Educación Sexual Integral, que el Programa y su implementación puesto que fue inicialmente allí
menciona como uno de sus objetivos, en el artículo 3, “Incorporar donde se comenzó a trabajar. Mientras que en las escuelas “nue-
la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas vas” de la zona centro y norte se encontraron algunos obstáculos.
orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de Las cuatro entrevistadas remarcan, como uno de los obstáculos
las personas”. En este sentido la coordinadora del Programa co- de implementación, los intentos solapados en algunas escuelas de
menta que en la escuela y desde el Programa se viene trabajando no inscribir a estudiantes que estuviesen cursando un embarazo o
Educación Sexual Integral (ESI) desde antes de que se sancionará la que manifestasen que son madres o padres. Una de las referentes
ley: “El programa lo tomó como un eje y empezamos a trabajar con institucionales remarca: “En general, hay muchas escuelas que te
las escuelas. Todo lo que ya veníamos haciendo con las escuelas hablan del programa ´mamitas´, ´las madres solteras´. De a poco,
antes de la ESI, era ESI, no es que es algo nuevo. Lo que hace el supongo, hay que ir, si insisten, reconstruyendo e incluyendo”.
referente con alumnas embarazadas y madres, es ESI, la derivación Paula Fainsod (2006), trabajando con alumnas de escuelas medias
a los centros de salud la hicimos antes de ESI”. En este sentido, que forman parte del Programa, encuentra tres factores decisivos
se puede decir que el Programa fue pionero en educación sexual para la elección de la institución educativa: cercanía de los estable-
teniendo como destinatarios/as a adolescentes mujeres y varones cimientos a sus casas, poder llevar a sus hijos/as a la escuela y no
escolarizados/as, realizando articulaciones intersectoriales, tanto ser discriminadas por estar embarazadas o tener hijos/as.
con el sector salud como con organizaciones barriales, teniendo Teniendo en cuenta los testimonios de las trabajadoras entrevista-
en cuenta las especificidades del territorio en el cual se encuentran das y lo recabado por Paula Fainsod (2006) acerca de las estudian-
las escuelas. tes madres y embarazadas en el año 2006, se puede decir que lo
visible en las escuelas son las mujeres madres, y pareciera que los
Participación de los y las estudiantes varones pasan desapercibidos.
Para dar cuenta del impacto que tiene la universalización del Pro- Ésta cuestión va de la mano de los desarrollos de Ana María Fernán-
grama de Retención Escolar en la Ciudad de Buenos Aires, resulta dez, quien señala que “el espacio público ha sido tradicionalmente
relevante tomar datos del Boletín del Observatorio de la Juventud ocupado por varones y el espacio privado por mujeres, connotan-
(Dirección General de Políticas de Juventud, Año 3. N°2), ya que el do atribuciones de lo masculino y lo femenino respectivamente”
embarazo y la maternidad en la adolescencia no se presenta de (1993, pág. 133). Cabe resaltar que la autora refiere que con el
igual manera en todo el territorio. Según dicho boletín, en el 2014 ingreso de las mujeres en el mercado laboral, esta situación se ha
a nivel nacional la proporción de nacidos vivos de madres entre 15 ido modificando de manera lenta pero progresiva, aunque todavía
a 19 años respecto del total de nacidos vivos, fue del 14,7%. En la circulación de la mujer por lo público es desventajosa.
la Ciudad de Buenos Aires éste porcentaje se reduce a 6,5%, pero En este sentido, que sea importante para las estudiantes poder lle-
este dato no es representativo de lo que sucede en el distrito puesto var a sus hijos/as a la escuela, evidencia el marcado rol de cuidado
que al interior del mismo existen significativas brechas económi- que deben ejercer las mujeres cuando son madres. En el caso parti-

107
cular de estas jóvenes que deciden continuar con sus estudios, más (2008, p. 138 y 139).
allá de sus nuevas exigencias en el espacio privado, se evidencia Según Mariana Chávez: “La lectura naturalista permite siempre
la importancia de extender los roles que allí realizan a la escuela. postular la noción como de aplicación universal: la adolescencia
Aquí se puede ubicar uno de los nudos importantes por los cuales existiría en todas partes y del mismo modo, básicamente como
surge el Programa, que tiene como objetivo prioritario “promover crisis” (2010, p. 29). Generalmente, desde el sentido común y
la continuidad y permanencia de estos adolescentes en el sistema también en algunas investigaciones, se toma al adolescente como
educativo, evitando situaciones de exclusión y discriminación y for- “problemático”. Realizando un análisis crítico al respecto, encon-
taleciendo el derecho a la educación de estos alumnos” (Vera, Lan- tramos posturas que marcan que los y las jóvenes vienen a poner
ger y Schiariti, 2005, pág. 31). Es decir, no se les enseña a los y las en cuestión, mediante prácticas y actos determinados, aquello que
adolescentes a ser “buenos” madres y padres, sino que se intenta la sociedad tiene naturalizado e instituido. Para el mundo adulto
acompañarlos/as en su trayectoria educativa y también orientarlos/ esto genera un problema, puesto que el cuestionamiento va diri-
as para que se puedan seguir pensando como adolescentes, es- gido a la sociedad que ellos producen y reproducen en cada acto.
tudiantes, mujeres, varones, hijos/as, trabajadores/as, identidades Como consecuencia, los y las adolescentes son vistos como los/las
que no se ven afectadas por el hecho de ser madre o padre. En problemáticos/as y no las instituciones y prácticas que cuestionan:
palabras de una de las trabajadoras que formó parte de la coordi- ellos son el problema.
nación hasta el 2003: “Desde la escuela lo que pretendíamos es Utilizando estos desarrollos, podemos deducir una estigmatiza-
que se lo pueda seguir pensando como alumno. Ni exclusivamen- ción de estas mujeres adolescentes que son madres o cursan un
te como padre, ni exclusivamente como madre, ni exclusivamen- embarazo. Parece ser que la cuestión central es “el problema del
te como embarazada. O sea, la embarazada, la madre y el padre embarazo adolescente”, sin tener en cuenta las condiciones mate-
son todo eso más... tienen la identidad de alumnos dentro de la riales de existencia previas a la maternidad. Fainsod (2006) realiza
institución educativa, con lo cual había que acompañarlos desde un análisis profundo al respecto y mantiene un posicionamiento
esa perspectiva, generar condiciones que les permitan transitar la crítico respecto de ciertas miradas deterministas que asocian el
escuela con su otro rol que cumplían”. En la misma línea, la actual embarazo y la maternidad adolescente como problemas en tanto
coordinadora relata: “No queremos que sean buenas madres, no, causas directas y únicas de la deserción escolar y la pobreza. La
que estén en la escuela estudiando, como los demás, que tengan autora resalta: “No hay nada en el embarazo o en la maternidad
igualdad de oportunidades, iguales derechos, igual acceso. Esos adolescente que por sí mismos los convierta en situaciones que
son nuestros ejes”. devengan en pobreza, sino que son las desigualdades y fragilida-
Es interesante remarcar y analizar cómo se plasman los desarrollos des en tanto pobres, mujeres, adolescentes y madres las que se
de los estudios de género en la realidad de las escuelas de la Ciu- anteponen” (pág. 21).
dad de Buenos Aires. Desde el discurso de los y las trabajadores/as Al entrevistar a la coordinadora del Programa y consultarle acer-
del sistema educativo que retoman las entrevistadas, encontramos ca de la concepción del equipo respecto al tema del embarazo,
las siguientes denominaciones: “Programa Mamitas”; “Las madres maternidad y paternidad adolescente como un problema, explica:
solteras”; “Tendrían que hacer una escuela para madres” y “Po- “Nosotros nunca la trabajamos como una problemática, es una
bres chicas”, entre otras. A estas formas de nombrar, se pueden cara de una realidad que tiene que ver con la diversidad y con la
sumar las relevadas por Vera, Langer y Schiariti (2005): “Se los desigualdad. La vimos siempre desde ahí, no es un problema (…).
puede ayudar dándoles temas no tan complicados”, “Es un riesgo, Es efecto de un contexto mayor de lo individual, de no conocer los
porque los chicos están inmaduros para ser padres”, “Ellas no se métodos anticonceptivos, que hay algo de eso, pero también tiene
dan cuenta de la responsabilidad que es traer un hijo al mundo” y que ver con desigualdades sociales, algo más macro, son muchas
“No tienen madurez biológica y mental para afrontar el momento” variables: sociales, de políticas de infancia y adolescencia, de no
(pág. 32 y 33). A partir de estas formas de nombrar, que aunque no acceso”.
sean hegemónicas, operan como barreras simbólicas en el acce- En definitiva, se reduce de antemano la situación de embarazo/
so a la educación de estos/as adolescentes, realizaremos algunos maternidad a un problema en sí mismo. Invisibilizando y, de alguna
señalamientos que hasta el momento se perfilan como el nudo de manera, negando que existe una desigualdad previa. Desigualdad
la investigación. y diversidad que pueden pensarse en varios planos: género, clase,
cultura, acceso a los sistemas de salud y educación, situación labo-
“El problema del embarazo adolescente” ral, etcétera. De esta manera, se podría pensar que el mundo adulto
Teniendo en cuenta las investigaciones realizadas por Ortale (2008) deposita la responsabilidad en los y las jóvenes sin realizar una
podemos saber que “en nuestro país la maternidad adolescente autocrítica de por qué esto ocurre, sin pensar en las singularidades
aparece como problema de salud pública en 1960”. A partir de ésta que allí se ponen en juego.
década se comienza a instalar la idea del embarazo adolescente
como un “problema”. Según la citada autora, el mismo “ha sido ¿Dónde están los varones?
construido por los adultos y por las instituciones que velan por la En segundo lugar, otra de las cuestiones que puede deducirse de
salud pública cuyos objetivos no explicitados tienen por función los discursos relevados es que se habla de las mamás y las em-
controlar su sexualidad y reproducción [la de los adolescentes], barazadas pero en ningún momento aparecen los varones padres.
siempre en función de necesidades definidas históricamente” Situación que también se pone en evidencia en la práctica cuando

108
en las entrevistas se pregunta por la participación de ellos y las res- diversas maneras y tienen diferentes efectos en la vida cotidiana
puestas, generalmente, van en el sentido de que no hay estudiantes de los/las mismos/as. En primer lugar, visibilizando los obstácu-
padres o si los hay son muy pocos. los que tienen los y las jóvenes para acceder al sistema educativo
Una de las referentes institucionales ubica de manera muy clara y permanecer en él, cuestión que se ve facilitada por el Proyecto
esta diferencia entre varones y mujeres de la siguiente manera: de Retención Escolar en la Ciudad de Buenos Aires. En segundo
“El varón no expone su paternidad en ningún momento, no se ve lugar, remarcando y pensando qué ocurre con los varones padres
obligado a exponer su paternidad. En cambio, las mujeres sí, por- que no se encuentran representados en la población escolar de
que tienen que mostrar la panza o porque tienen que responder a igual manera que las mujeres. Se introduce así una nueva línea de
ciertas tareas que esta sociedad considera que son más inherentes investigación referida a las masculinidades adolescentes, específi-
de la mujer: llevar a los chicos al pediatra o si tiene fiebre quien camente en relación a las paternidades, que permitirá complejizar
puede calmarlo es la mamá. Entonces eso hace que los varones el nivel de análisis del trabajo que se está llevando adelante en la
queden más al margen o más protegidos si es que no quieren dar presente investigación.
esta información, a las mujeres más o menos se le impone. La ma-
ternidad es pública también, todo el mundo opina sobre la panza, BIBLIOGRAFÍA
las decisiones que se sostienen y todo, en cambio en la paternidad Adazco, A. (2005). “Perspectivas socio-antropológicas sobre la adolescen-
parece que es más de índole privada, intima de los varones”. cia, la juventud y el embarazo”. En M. Gogna (coord.). Embarazo y
Ante la pregunta por los varones padres, lo primero que surge es maternidad en la adolescencia. Estereotipos, evidencias y propuestas
para políticas públicas. Buenos Aires: Centro de Estudios de Estado y
que las adolescentes suelen formar pareja con hombres unos años
Sociedad.
más grandes. Luego, profundizando el nivel de análisis, una de las
Chávez, M. (2010) Jóvenes, territorios y complicidades. Una antropología
referentes institucionales dice: “La sociedad tiene como cierta ten- de la juventud urbana. Buenos Aires: Espacio.8
dencia a ser más amigable en estas cuestiones con la mamá, en Dirección de Estadísticas e Información en Salud (DEIS) (2015). Indicadores
esta cuestión de la mamá y el cuidado y la maternidad y con los Básicos.
padres el mandato es más bien... ´Bueno, si vas a ser padre anda a Fainsod, P. Y. (2006). Embarazo y maternidad adolescente en la escuela
trabajar´. Hay muchos varones que dejan de ser estudiantes nada media: una discusión sobre las miradas deterministas de las trayec-
más que para ir a buscar trabajo, no por tener trabajo, sino para torias escolares de adolescentes embarazadas y madres en contextos
ir a buscarlo”. Entonces, aparece la posibilidad de que estos va- de pobreza. Miño y Dávila Editores.
rones padres adolescentes hayan circulado por las escuelas pero Fernández, A. M. (1993). La mujer de la ilusión. Pactos y contactos entre
ante la demanda social de ser el hombre proveedor, abandonen sus hombres y mujeres. Buenos Aires: Paidós.
estudios para trabajar o simplemente para buscar trabajo. En con- Ley 26150 (2006) Programa Nacional de Salud Sexual Integral.
Llobet, V., Fainsod, P., Alcántara, A., Vera, M., Schiariti, L., Langer, E., Darré,
trapartida de lo que sucede con las mujeres madres, en las que se
S., Calvi, B., Garaventa, J y Korinfeld, D. (2012). Sexualidad, salud y
puede observar una mayor intervención del Estado, a través de po-
derechos: maternidades adolescentes, maltrato y abuso sexual, psi-
líticas públicas, y desde la sociedad civil en general, a través de la copatologización de niños y adolescentes (No. 37.03: 612.6). Buenos
sanción y señalamiento de qué es ser una “buena” o “mala” madre. Aires: Noveduc.
Podemos observar cómo insiste la cuestión de que la labor parental Ortale, M. S. (2008). Aportes de la antropología médica a la reflexión sobre
es exclusiva de las mujeres, invisibilizando la figura del varón pa- las políticas de salud sexual reproductiva dirigida a madres adoles-
dre. Esto se encuentra estrechamente relacionado con los modos centes en la Argentina. Universidad Nacional de La Plata. En: Romaní,
de subjetivación de varones y mujeres que trabaja Débora Tajer Oriol, 136-155.
(2009). Dicha autora, define un modo tradicional de subjetivación Tajer, D. (2009). Heridos corazones: Vulnerabilidad coronaria en varones y
del género femenino según el cual “las mujeres, en la Modernidad, mujeres. Buenos Aires: Paidós.
han estructurado su vida en relación con los valores de la mater- Vera, M. (2014). “Maternidad y paterniad en la (s) adolescencia (s). De la
nidad y la conyugalidad como áreas fundamentales de desarrollo estigmatización a la construcción colectiva de estrategias de inclusión
escolar“ (Artículo inédito). FLACSO, Buenos Aires.
vital” (pág. 48). Aunque en la actualidad existen nuevos modos de
subjetivación, podemos ver cómo se mantiene vigente, en el caso
de las mujeres madres y embarazadas, el modo tradicional. Este
último, también incluye “una división asimétrica de roles y poderes
por la cual los varones gozan de mayores posibilidades y prerroga-
tivas, al mismo tiempo que se espera de ellos que se encarguen de
la provisión económica y simbólica de los hogares” (pág. 49).
La no representatividad de los varones en el Programa de Reten-
ción es una cuestión que vale la pena continuar indagando, ya que
muestra de manera clara la vulnerabilidad de estos varones pro-
ducto de un sistema desigual que les exige la realización de ciertas
tareas, en detrimento de otras, para poder afirmar su masculinidad.
A modo de cierre, podemos decir que las maternidades y las pa-
ternidades en adolescentes escolarizados/as, son ejercidas de

109
DE UNA INSISTENCIA EN LOS RELATOS DE SÍ:
DEVENIRES DIVERSOS
Fernández, Ana María; Ortiz Molinuevo, Santiago; Casas, Maria Belen; Giusto, Luisina María
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN construcción de instrumentos de indagación que permitan captar la


Esta ponencia presenta algunos de los hallazgos del proyecto de producción de heterogénesis como para la lectura del material rele-
investigación UBACyT (20020130100566BA) “El campo de proble- vado. Esta forma de trabajo permite un pensar incómodo que toma
mas de las diversidades amorosas, eróticas, conyugales y parenta- los desafíos, con los recaudos metodológicos correspondientes, de
les: tensiones entre discriminaciones y resistencias”. Este estudio, interrogar el pensamiento en el límite de lo que no se sabe (Fernán-
actualmente en curso utiliza, tanto para la construcción de instru- dez 2007; Fernández, López, Borakievich, Ojám, 2011).
mentos de indagación como para la lectura del material relevado, Uno de los procedimientos de esta labor consiste en distinguir y
la Metodología de Problematización Recursiva (MPR). En el marco puntuar (Montenegro, 2004; Fernández 2007, 2013a) insistencias
de sus criterios metodológicos, esta presentación se detiene en una en el material y a partir de ellas construir interrogantes que den pie
particular insistencia en el material de campo. Se trata de remi- a nuevos recursos para leer el campo que se aborda. Es una forma
siones a la infancia o la adolescencia que lxs entrevistadxs hacen, de operacionalizar, por ejemplo, la indagación de imaginarios socia-
sin que esto responda a un requerimiento de parte de lxs entrevis- les, sus modos de subjetivación, como así también las situaciones
tadorxs ni a una pregunta del protocolo de entrevistas. A partir de de producciones de subjetividad (Foucault, 1976, Guattari, 1996;
esta insistencia, se interroga sobre distintas dimensiones de esta Fernández, 2006, 2007 y 2013a; Fernández y col. 2008).
modalidad de respuesta desplegada en algunos relatos de sí de Esta insistente disposición a localizar hitos en su historia que dieran
algunos devenires diversos. cuenta de quiénes eran hoy, acerca de cómo se fueron desplegando
sus devenires erótico-existenciales, nos hizo interrogarnos acerca
Palabras clave de esta modalidad de respuesta en tanto punto denso, plegado,
Devenires Diversos, Relatos de sí, Historización, Estrategias de re- que nos convoca a pensar (Deleuze, 1989; Fernández 2007, 2013a;
sistencia López, Ojám, Sánchez, Eyheremendhy, Fernández, 2017).

ABSTRACT 2. Una particular insistencia: la historización en los relatos de sí.


ABOUT AN INSISTENCE IN SELF-STORIES: DIVERSE BECOMINGS En el material de campo, una entrevistada autonominada[i] lesbiana
This paper presents some findings of the research project UBACyT de alrededor de 20 años expresa: “…si lo remontamos a la infan-
(20020130100566BA) “The problems field of love, erotic, conju- cia, cuando jugás el típico juego: la mamá, el papá... Bueno, yo era
gal and parental diversities: tensions between discriminations siempre el papá... Siempre tomaba un rol más masculino, incluso
and resistances.” This study, currently in progress, uses Recur- desde las actitudes protectoras características de los hombres…”.
sive Problematization Methodology (MPR) both for the construc- La entrevistada señala, recurriendo a escenas de su infancia, cómo
tion of inquiry tools and for the reading of the surveyed material. ya entonces habría para ella indicios de su devenir, en relación, en
Framed in its methodological criteria, this presentation stops in a este caso, a cierto “cambio de roles” desplegado en el juego; más
particular insistence in the field material. It is about remissions to precisamente a que “siempre” elegía o prefería ese lugar masculi-
the childhood or adolescence that interviewed make, without this no. En otro momento de la entrevista, dice que “hoy, con más edad,
being required by the interviewers nor a question of the interview hago un balance y me veo a mi misma hace diez, hasta 15 años
protocol. From this insistence, questions are made about different atrás y... ya había indicios...” Se trata de una labor que busca y
dimensions of this answer modality unfolded in some self-stories ubica “indicios” o hitos en el relato que se hace de uno mismo. Ella
of some diverse becomings. sostiene en su relato de sí que el hecho de que siempre jugara de
papá configuraría una primera evidencia en la infancia de su com-
Key words posición identitaria-sexual en la adultez.
Diverse Becomings, Self-stories, Historization, Resistance strategies Un entrevistado autonominado gay cuenta: “Yo siempre estaba más
conectado con mis amigos varones (…) Creo que lo que era una
1. Introducción pretensión de amistad en esa infancia o en esa adolescencia en
El presente trabajo aborda algunos de los hallazgos del proyecto realidad era la búsqueda, por ahí, de un compañero, de un igual con
de investigación UBACyT “El campo de problemas de las diversida- el cual poder identificarse… Bueno… pero “eso” estaba ahí siem-
des amorosas, eróticas, conyugales y parentales: tensiones entre pre… muy latente…” Algo -“eso”- en su infancia o adolescencia,
discriminaciones y resistencias”. Este estudio se realizó utilizando dice el entrevistado, ya “estaba latente” y remite a esas escenas
la Metodología de Problematización Recursiva (MPR), tanto para la con pares para dar cuenta, según él, de antecedentes o manifes-

110
taciones en su infancia o adolescencia de su actual com-posición 1989, 2007, 2013a; Castoriadis, 1983) y, por otra, más específica-
identitaria-sexual. mente, se pregunta por los efectos del Psicoanálisis en la cultura
Al mismo tiempo, otros relatos ubican como un fuerte antecedente y en los modos de producción de lo subjetivo que pareciera haber
de sus com-posiciones adultas en el hecho de que en la infancia insistuido como hábito en nuestra cultura la configuración de tales
prefería estar y/o jugar con niñas y/o que rechazaban las activi- universos de sentido a partir de remisiones a la historia individual.
dades con niños. Así por ejemplo, una entrevistada autonominada (Castoriadis, 1992; Fernández, 1996).
trans comenta: “Yo me sentía más atraída por el mundo de las ne- No se trata entonces de recuperar estas insistencias desde un
nas, pensaba que era una nena más… Al lado de casa se mudó punto de vista psicologizante que sitúe, para cada posicionamiento
una familia con tres nenas y nos hicimos amigas. A mí me decían o malestar subjetivo actual, sus causas individuales en la historia
Chiqui. Es neutro…”. La entrevistada señala, también recurriendo infantil de cada quien. Antes bien, se trata de prestar oídos a lo que
al relato de pasajes de su infancia, que ya desde entonces su sen- insiste... para existir (Deleuze, 1970; Fernández, 2007) y así abrir
timiento y autopercepción de género no quedaban abrochados a sobre ello interrogantes. Los más posibles… Suspender la premura
su anatomía. de dar respuestas para poder mantener la voluntad metodológica
Independientemente de la autonominación de lxs entrevistadxs, de seguir pensando.[ii]
quiere señalarse aquí una insistencia en sus relatos de sí. Se trata
de la inclusión en ellos de situaciones en las que, ya tempranamen- 4. Pensar de otro modo: algunas consideraciones sobre los re-
te, hay niñxs o adolescentes que no estarían ocupando el lugar que latos de sí de algunos devenires diversos.
la heteronormatividad les asignaría por su sexo. Cabe destacar que Continuando con lo que algunxs entrevistadxs relataban, en otra
quienes escribimos este trabajo, escuchamos a menudo también de las entrevistas, un varón autonominado gay pregunta: “no sé si
esta insistencia en nuestros consultorios. a los héteros les surge eso de cómo toma tu familia tu condición
¿De qué habla, en su insistencia, el recurso a establecer antece- sexual. ¿Será tan común eso?”. Si bien el entrevistado reflexionaba
dentes en su infancia y/o adolescencia para dar cuenta de actuales sobre la inquietud acerca de cómo la familia toma su “condición
com-posiciones diversas? ¿Qué operatorias puede efectuar este sexual”, nos hacemos la pregunta retórica que resuena en su co-
recurso?¿Qué lo vuelve tan significativo? ¿Qué puede poner en vi- mentario: ¿Lxs hétero, se hacen este tipo de preguntas?
sibilidad esta modalidad particular de apres-coup? El hecho de que esto no ocurra fue puesto de manifiesto con los
estudios acerca de las políticas de closet (Duran 2005). Estas im-
3. Interrogaciones a partir de una insistencia. plicaron durante mucho tiempo la clandestinidad y el silencio acer-
El trabajo de distinguir y puntuar insistencias en el material de ca de las elecciones sexuales de las diversidades (Pecheny, Figari,
campo, de interrogarlas para desplegar y desnaturalizar algunos Jones, 2008; Fernández 2015a). Estrategias sin estrategas que se
sentidos que puedan condensar y, recursivamente, devolver nuevas fueron consolidando como modo de sortear y resistir el imperativo
preguntas que contribuyan a su problematización, se sostiene -en heteronormativo de la confesión acerca del sexo, la vigilancia y el
el marco de la MPR- junto a otro indispensable criterio de trabajo: castigo referido a las sexualidades (Foucault, 1976).
la indagación de la implicación de lxs investigadores (Fernández, Dejamos aquí resonar la pregunta del entrevistado y la multipli-
2013a; Fernández, López, Borakievich, Ojám, Cabrera, 2014; Bora- camos: lxs héterosexuales ¿historizan en busca de indicios que
kievich, Cabrera, Ortiz Molinuevo, Fernández, 2014). En este caso, den cuenta de que sus com-posiciones identitarias-sexuales ya
supuso que nosotrxs mismos pudiéramos desnaturalizar el recurso estaban ahí?
tan habitual en nuestro medio de remitir a los avateres de la infan- Sabemos que, en general esta pregunta no aparece entre lxs hete-
cia de cada quien como “explicación”, cuando no como causalidad, rosexuales. De allí que digamos que es una pregunta retórica, pero
de modalidades de sí. no por ello poco significativa. El universo heterosexual, en tanto he-
Desde esta disposición metodológica, en un primer momento, pen- gemonía-normalidad no ha tenido que justificar nada. Sí estará muy
samos que el hecho de que lxs entrevistadorxs han sido psicólogxs presente la vigilancia de padres, madres, maestrxs y profesionales
y psicoanalistas puede haber suscitado este tipo de respuestas, sobre cuerpos, acciones y gustos de niños y niñas para que no se
aún sin que fuera requerida en los protocolos de las entrevistas. produzca ningún “desvío” que los aleje de alcanzar-reproducir la
Nos preguntamos, ¿hubieran lxs entrevistadxs respondido del mis- heteronorma[iii].
mo modo a profesionales de otras disciplinas? Esta pregunta inten- Como mencionábamos antes, hemos advertido que el movimiento
ta visibilizar posibles disposiciones de un dispositivo (Fernández, que algunos psicoanálisis hacen al tomar como un punto de estruc-
2007) de inscripciones “psi” en relación a los sentidos que social- turación psíquica el advenimiento de la posición heteronormada,
mente pueden atribuirse a estas disciplinas. cae muchas veces en variados esencialismos. Frente a esta “expli-
Como decíamos líneas arriba estas insistencias se recuperan, a cación por el origen” (Fernández, 1999, 2000, 2007, 2009a, 2010)
partir de un trabajo de desnaturalización que interroga esta moda- nos proponemos explorar formas alternativas de lectura de esta
lidad de construcción de los relatos de sí. Desde allí nos pregun- insistencia, que permitan visibilizar algunos entramados de fuerzas
tamos ¿hubiera sido posible construir de ese modo los relatos de en que se producen los devenires diversos. Es decir, si en lugar
sí, si el Psicoanálisis no formara parte ya de nuestra cultura? Esta de preguntarnos por qué lxs entrevistadxs han optado por remi-
pregunta intenta, por una parte, visibilizar las dimensiones socio- tir a sus infancias y/o adolescencias sus actuales com-posiciones
históricas en los modos de producción de lo subjetivo (Fernández, identitario-sexuales, interrogamos las posibles operatorias que

111
este recurso a la historización pudiera efectuar en la configuración la historia de los reyes, la antigüedad de sus reinos y sus grandes
de sus relatos de sí, parecieran hacerse viables otros modos de antepasados, así como sus victorias y grandes hazañas, el discurso
pensar la cuestión. histórico cumple la doble función de justificar y fortalecer el poder
En Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia Deleuze y Guattari soberano. Recuperamos aquí de este planteo foucaultiano la idea
(1980) hacen un comentario muy interesante: “Escribir no tiene de que el buscar legitimación en los rastreos históricos puede ser
nada que ver con significar, sino con deslindar, cartografiar, inclu- parte de estategias de poder. En el tema que a él lo convoca se trata
so futuros parajes” (p.11). Es interesante la torsión temporal que de legitimaciones de poderes de dominio.
realizan estos autores: el territorio que se pretende aprehender se En la cuestión que nos ocupa, la remisión a los antecedentes histó-
produce en el movimiento mismo del cartografiado. Así, escribir, ricos en la infancia de com-posiciones no heteronormativas podría
funciona al modo performático; es un escribir que hace. adquirir el valor de una estrategia de legitimación en el marco de
Tal vez sea una torsión temporal como esa la que se da en los rela- una relación de fuerzas donde la hegemonía heteronormativa des-
tos de sí en los que se detiene este trabajo. Esos relatos -siempre legitima -y por lo tanto segrega, discrimina, patologiza- las distintas
inacabados, en movimiento - serían entonces enunciaciones que modalidades de devenires diversos. Aquí se trata, entonces de legi-
participan de la creación misma de un sí mismo. En términos de timaciones que habilitarían potencias de sí de aquellos desiguala-
estos autores podríamos pensar esos relatos de sí como territo- dos-subalternizados por su “diferencia”.
rios que se van estableciendo al mismo tiempo que se cartografían Desde este punto de vista, la labor historizante que realizan estxs
(Deleuze y Guattari, 1980; Ortiz Molinuevo, 2017) o también como entrevistadxs, justificaría y fortalecería un relato de sí legitimador.
cartografías que se van dibujando al mismo tiempo que se estable- La historización situaría, ya en la infancia o la adolescencia, ele-
cen o fundan los territorios. mentos o momentos donde inscriben un campo de experiencia pre-
En tal sentido, podemos pensar los relatos de sí con los que esta- sente, lo que podría resultar no sólo un anhelo de ser legitimados
mos trabajando como agenciamientos en la medida en que las ex- por otros, sino de legitimación de sí. Si así fuera la legitimación de
periencias de los cuerpos, las sensaciones, los gustos, se entraman sí por el recurso historizante podría ser pensada como parte de las
con enunciados y significaciones y arman máquina. Se trata de mo- estrategias de resistencia frente a la estigmatización de “la anoma-
vimientos que conectan estados de cuerpos y regímenes de enun- lía”. Una vez más, política y subjetividad...
ciados agenciando signos y cuerpos como piezas heterogéneas de Pensemos que en los fragmentos seleccionados para este trabajo,
una misma máquina. Desde allí es que estos autores plantean que pareciera primar una modalidad de los relatos de sí que permitiría
no hay sujetos de enunciación sino “siempre agentes colectivos” a lxs entrevistadxs, distanciarse de los relatos que considerarían
(Deleuze y Guattari, 1980). sus existenciarios diversos como anómalos, peligrosos, enfermos
Las remisiones historizantes en esos agenciamientos nos generan (Foucault, 1976, Fernández, 1993, 2002, 2007, 2009a, 2013, 2016,
varias preguntas: ¿Cómo pensar la insistencia de estas remisiones 2017). Tal vez no esté de más subrayar que la importancia política
a la historia infantil para dar cuenta de sus actuales composiciones de dicho distanciamiento es enorme, al tratarse de com-posiciones
identitarias-sexuales? ¿Qué implica adoptar esta modalidad argu- existenciales que han sido durante mucho tiempo desigualadas. Los
mentativa en sus relatos de sí? ¿Cuál es la búsqueda en la localiza- territorios de estas “diferencias desigualadas” (Fernández 2007,
ción de hitos en la infancia y adolescencia que den cuenta de sus 2009b, 2011) han sido cartografiados por las hegemonías patriar-
devenires diversos? cales desde distintos relatos de producción de subalternidad tales
Podríamos pensar que los relatos de sí de lxs entrevistadxs, más como los vicios de los pervertidos de la degeneración moral hasta
que “datos” son ya interpretaciones de sus devenires. Foucault las modalidades específicas de las poco confiables estructuras per-
en su conferencia “Nietzsche, Freud, Marx” (1964), retomando a versas y/o los desvaríos de certezas psicóticas en las apuestas a
Nietzsche, dirá que no habría “hechos” sino interpretaciones… e transformaciones de género. (Fernández, 2015a; Giusto, 2015).
interpretaciones de interpretaciones, siempre en lucha. Recorde- A partir de este efecto de distanciamiento respecto de las narra-
mos que interpretar cuando produce sentido puede cambiar o re- tivas patriarcales de la anomalía (Fernández, 2015b) sería posible
inscribir posiciones subjetivas. considerar esta modalidad de los relatos de sí como estratégicos,
En este combate de las interpretaciones, la historización puede ad- aun cuando desde ya no se tratara de estrategias conscientemente
quirir el valor de una intervención, al modo de una producción de deliberadas. Estas estrategias -sin estratega al decir de Foucault
un sentido des-totalizante. ¿El establecimiento de una interpreta- (1976)- de legitimación estarían formando parte de las políticas de
ción entre interpretaciones, será un gesto de afirmación deseante? resistencia al poder de los dispositivos biopolíticos estigmatizantes
¿Será que este gesto cobra un valor legitimante, en tanto se propo- de la anomalía-segregación-discriminación-patologización que en
ne como una versión propia? Y en tanto tal, ¿frente a qué versiones los últimos siglos ha ubicado la heterosexualidad como el modo
buscará legitimarse? Estas remisiones a la infancia o a la adoles- natural-normal de las prácticas eróticas, los pactos amorosos, los
cencia como relatos de sí podrían pensarse como cartografías que contratos conyugales.
estarían creando un territorio en el que los experienciarios diversos Una vez más, más allá de las oposiciones binarias, más allá de las
pueden desplegarse de otro modo que aquel que los confina a la disyunciones, unas desquicias y otras conjunciones-conexiones-
anomalía-segregación-discriminación. agenciamientos para seguir pensando: cartografías y territorios,
También Foucault en su curso Defender la sociedad (1997), propo- resistencias e invenciones, política y subjetividad…
ne el discurso histórico como una forma de legitimación. Al contar

112
5. Para seguir pensando… propietario”. Juan era estudiante de Psicología, militante de Capicüa e in-
Como hemos señalado, la lectura de insistencias plantea nuevos tegrante de nuestro equipo de investigación. Es nuestro sentido homenaje
interrogantes que, en su interpelación, nos conducen a reformular seguir pensando aquí con él.
nuestros saberes. De eso se trata el pensar incómodo que propone [iii] Es muy interesante al respecto el dislocamiento que realizan aquellxs
autonominadxs “cis-heterosexuales” que ubican sus posicionamientos
la MPR al que aludíamos al principio.
heterosexuales por fuera de la naturalización heteronormativa. Instalan
Resumiendo, a partir de la desnaturalización del recurso a la his-
debate no sólo con relación a dicha naturalización sino también con los
torización en la construcción de los relatos de sí que insiste en el
posicionamientos del feminismo radical que consideran la heterosexua-
material de campo, hemos explorado distintos modos de pensar lidad sólo como acatamiento a la norma patriarcal hegemónica. También
esta cuestión que, sin eludir las dimensiones subjetivas que pudie- Martha Rosenberg (2017) se ha ocupado de esta cuestión.
ran atravesarlas, no desatiende tampoco las dimensiones políticas
e históricas que podrían estar allí plegadas. BIBLIOGRAFÍA
Hemos planteado, en primer lugar, la posibilidad de que el recurso Borakievich, S., Cabrera, C., Ortiz Molinuevo, S. y Fernández, A. M. (2014).
a la historización de sus devenires, esté operando en estos relatos “La indagación de las implicaciones y el pensar-en-situación: una con-
de sí como una forma de legitimar existenciarios diversos. Luego, tribución de la metodología de problematización recursiva”. Revista
que esta operatoria podría componer una estrategia de resistencia Sujeto, Subjetividad y Cultura, nº 8, Santiago de Chile.
en el marco de una relación de fuerzas. Y, en tercer lugar, que la Cabrera, C., Sánchez, M., Calloway, C., Fernández, A. M. (2016). “Las Mar-
especificidad de estas historias daría cuenta de algunos modos de chas del Orgullo LGBTTIQ: Políticas, corporalidades y existenciarios.” en
Revista Crítica y Resistencias, Año 3, Universidad Nacional de Córdoba.
producción de subjetividades en resistencia.
Castoriadis, C. (1983). La institución imaginaria de la sociedad, Vol. I. Bar-
Por otra parte, no quiere dejar de señalarse que los fragmentos de
celona, Tusquets.
entrevistas trabajados en esta presentación, pondrían de manifies-
Castoriadis, C. (1992). El psicoanálisis: Proyecto y elucidación. Bs. As, N.
to modalidades narrativas que podríamos considerar dentro de las Visión.
lógicas identitarias en los devenires diversos. Son ellas modalida- Deleuze, G. (1970). Lógica del sentido, Barcelona, Barral.
des distinguibles de otras, que ponen el acento en lo performático Deleuze, G. (1989). El pliegue. Leibniz y el Barroco, Buenos Aires, Paidós.
(Fernández, 2015a, 2017; Cabrera, Sánchez, Calloway, Fernández, Deleuze, G. y Guattari, F. (1980). Mil mesetas. Valencia, Pre-textos, 2006.
2016). Reencontramos aquí aquella tensión entre ser-estar en las Durán, M. (2005). “Michel Foucault y su política queer de los placeres.” en
com-posiciones de la diversidad (Fernández, 2013b, 2015c). Cyber Humanitatis, Nº 35, Universidad de Chile.
Mientras que las primeras parecieran producir cierto efecto de legiti- Eyheremendhy, G., Sánchez, M., Giusto, L., Valinotti, J., Fernández, A. M.
mación de unas modalidades existenciales que han sido rechazadas, (2017). “Diversidades sexuales: Puntuaciones sobre momentos de al-
estigmatizadas, desigualadas; las segundas optarían por producir- gunos devenires trans.” Presentado para el IX Congreso Internacional
las, en acto, habitando los espacios públicos ordenados por la razón de Investigación, Facultad de Psicología, UBA.
Fernández A. M. (1996). “De eso no se escucha: el género en psicoanáli-
moderna, logrando ciertos efectos de desquicie (Fernández 2013b,
sis”. En: Burín, M. - Dío-Bleichmar, E. (Comps.), Género, Psicoanálisis,
Cabrera, Sánchez, Calloway, Fernández, 2016; Preciado, 2013).
Subjetividad. Buenos Aires, Paidós.
En la tensión entre ambas, hallamos además, algunas estrategias
Fernández, A. M. (1999). “Orden simbólico ¿orden político?” en Revista
denominadas de identificación-desidentificación que se permiten Zona erógena, mayo de 1999, Buenos Aires.
optar por ambas lógicas, de acuerdo al interés estratégico que prime Fernández, A. M. (2000). “Morales incómodas: Algunos impensados del
en cada situación (Preciado, 2005, Fernández, 2015a, 2017; Giusto, Psicoanálisis en lo social y lo político” en Revista Universitaria de Psi-
2015; Eyheremendhy, Sánchez, Giusto, Valinotti, Fernández, 2017). coanálisis, Vol. II, Buenos Aires, Facultad de Psicología, UBA.
Nuevas preguntas se abren aquí sobre cuáles son, cómo operan Fernández, A. M. (2006). “Las lógicas colectivas en el campo de problemas
y de qué modo se producen las tensiones entre las modalidades de la subjetividad”. Revista Subjetividad y Psiquismo, Tomo 29, N° 1,
identitarias, las performáticas, las desidentificatorias. Nuevos de- Bs. As, AAPPG.
safíos que nos convocan a seguir pensando... Fernández, A. M. (2007). Las lógicas colectivas: Imaginarios, cuerpos y
multiplicidades, Buenos Aires, Biblos.
NOTAS Fernández, A. M. y Cols. (2008). Política y subjetividad. Buenos Aires. Biblos.
[i] En virtud de los múltiples debates sobre las problemáticas referidas a lo Fernández, A. M. (2009a). Las lógicas sexuales: Amor, política y violencias,
identitario y las dimensiones políticas de las nominaciones en los grupos Buenos Aires, Nueva Visión.
involucrados, hemos optado por mantener el modo en que lxs entrevis- Fernández, A. M. (2009b). “Las diferencias desigualadas: multiplicidades,
tadxs se autonominan. invenciones políticas y transdisciplina”. Nómadas, Nº 23, Bogotá, U.
[ii] En una entrevista realizada a Juan Valinotti (2016), recientemente fa- Central.
llecido, señalaba: “Voy a citar a mi directora del equipo de investigación, Fernández, A. M. (2010). “Psychoanalysis and Politics: New tools for new
Ana María Fernández. Siempre nos cuenta cuando llegó a su consultorio la challenges” en The VII Annual Social Theory Forum. UMass, Boston.
primer paciente trans ella le dijo ‘lo que puedo ofrecerte es un oído, un oído Fernández, A. M. (2011). “Hacia los estudios transdisciplinarios de la subje-
muy atento, pero contamos con pocas herramientas conceptuales para tividad”. (Reformulaciones ético-políticas de la diferencia). Revista de
ayudarte’. Los psicólogos y las psicólogas, les psicólogues, deberíamos Investigaciones en Psicología, Año 16, Nº 1, Instituto de Investigacio-
empezar a pensarnos en torno de ese tipo de criterios. Dejar de decir de nes, F. de Psicología, UBA.
entrada tengo todas las herramientas para ayudar. Tenemos que reconocer Fernández, A.M. (2013a). Jóvenes de vidas grises. Psicoanálisis y Biopolíti-
que estos instrumentos pertenecen al mundo heterocisnormado, blanco, cas. Buenos Aires, Nueva Visión.

113
Fernández, A. M. (2013b). “El Orden Sexual Moderno: ¿La diferencia des- Giusto, L. (2015). “Sexualidades, época y psicoanálisis.” En Memorias de las
quiciada?” en Fernández, A. M. y Peres, W. (edits.). La diferencia des- XII Jornadas Internacionales del Foro de Psicoanálisis y Género, APBA.
quiciada. Géneros y diversidades sexuales, Buenos Aires, Biblos. Guattari, F. (1996). Caosmosis, Buenos Aires, Manantial.
Fernández, A. M. (2015a). “Com-posiciones actuales de las diversidades López, M. Ojám, E., Sánchez, M., Eyheremendhy, G., Fernández, A. M.
sexuales” En Revista Generaciones, Año 4, N° 4. Facultad de Psico- (2017). “Significaciones y prácticas de discriminación de las diversida-
logía, UBA. des sexuales. Un estudio con Metodología de Problematización Recur-
Fernández, A. M. (2015b). “Los dispositivos biopolíticos de desigualación siva”, Cuadernos-FHyCS, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad
de los y las diferentes”, Seminario de la Escuela Complutense Lati- Nacional de Jujuy, en prensa.
noamericana. Bs. As. Montenegro, R. (2004). “Dispositivos de enunciación: las operaciones de
Fernández, A. M. (2015c). “Amores diversos: saberes, poderes y placeres.” distinción y puntuación” en Memorias de las XI Jornadas de Investiga-
en Herminia Gonzálvez Torralbo, (comp.). Diversidad familiar, cuidados ción de la Facultad de Psicología de la UBA. Buenos Aires.
y migración. Santiago de Chile, Universidad Alberto Hurtado. Ortiz Molinuevo, S. (2017). “Singularización y clínica. Contrapunto en torno
Fernández, A. M. (2017). “Las lógicas sexuales actuales y sus com-posicio- a la noción de producción en el dispositivo analítico”. Revista Universi-
nes identitarias.” en Psicoanálisis y Género: Escritos sobre el amor, el taria de Psicoanálisis, nº 17, en prensa.
trabajo, la sexualidad y las violencias. Buenos Aires, Paidós. En prensa. Pecheny, M., Figari, C. y Jones, D. (comps.). (2008). Todo sexo es político:
Fernández, A. M., López, M., Borakievich, S. y Ojam, E. (2011). “De los estudios sobre sexualidades en Argentina. Bs. As., Libros del Zorzal.
imaginarios y prácticas sociales a las lógicas colectivas. 15 años de Preciado, P. B. (2005). “Multitudes Queer. Notas para una política de los
investigaciones de la Cátedra I de Teoría y Técnica de Grupos, Facultad anormales” en Revista Nombres, año XV, N° 19, abril de 2005, UNCor.
de Psicología, UBA” en Anuario de Investigaciones, N° XVIII, Facultad Preciado, P. B. (2013). “Basura y Género. Mear/cagar. Masculino/Femenino”
de Psicología, U.B.A. Buenos Aires. On-line en: http://paroledequeer.blogspot.com.ar/2013/09/beatrizpre-
Fernández, A. M., López, M., Borakievich, S., Ojam, E., Cabrera, C. (2014). ciado.html
“La indagación de las implicaciones: un aporte metodológico en el Rosenberg, M. (2017): “La práctica del aborto, sus agentes, sus efectos”
campo de problemas de la subjetividad.” En Revista Sujeto, Subjetivi- en Meler, I (2017). Psicoanálisis y Género. Escritos sobre el amor, el
dad y Cultura, Santiago de Chile, nº 8, 2014. trabajo, la sexualidad y las violencias, Buenos Aires, Paidós, en prensa.
Foucault, M. (1964). Nietzche, Freud, Marx. Buenos Aires, El cielo por Asalto. Valinotti, J. (2016). Entrevista inédita del 4/10/2016. On-line en: https://
Foucault, M. (1976). Historia de la sexualidad. Vol. 1. Buenos Aires, Siglo XXI. medium.com/@joacoam/el-ni%C3%B1o-viene-pegado-entrevista-a-
Foucault, M. (1997). Defender la sociedad. Buenos Aires, FCE. juan-santiago-valinotti-88242517a1a1.

114
“LA PALABRA ES FUNCIÓN DE RECONOCIMIENTO”
(LACAN, J.: 1954) ALGUNOS LINEAMIENTOS PARA
PENSAR UNA PALABRA QUE, EN LO SOCIAL CREEMOS,
NOS HACE FALTA
Fuentes Esparza, Mariela
Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN su padre; y de quienes reciben cuidados y mantienen una relación


El presente trabajo se enmarca en la Investigación UBACyT P056. de afecto.
Lógicas de la Castración – Límites del Campo y desde allí se inten-
tará pensar en la idea central de este trabajo que es que, a nuestro Trazaremos también la idea de por qué suponemos que ese con-
modo de ver y pensar, una nueva palabra falta en lo simbólico que cepto debe ser diferente al consabido “padrastro” y “madrastra”
dé cuenta de una relación existente en lo social. Dado que el nom- ya que, en primer lugar; y ­tomando los ejemplos de la literatura
bre de este IX Congreso de Investigación y práctica profesional en infantil, encontramos que esas palabras tienen una connotación
psicología es: “Psicología, Cultura y Nuevas Perspectivas”, pensa- negativa relatada una y otra vez en los cuentos como “Cenicienta”
mos que pueden ser pertinentes estas líneas y esta reflexión. de Charles Perrault, o “Blancanieves y los siete enanitos” de los
hermanos Grimm. Y, en segundo lugar, porque aún prescindiendo
Palabras clave de esas palabras, -que definen tan negativamente la función, se
Palabra, Función social, Parentesco, Alianza termina recurriendo a expresiones como: “el novio de mi mamá”, o
“la pareja de mi papá”; que dan cuenta de que la persona que se
ABSTRACT encarga del cuidado de los niños, es “de” la madre o “del” padre,
“THE WORD IS A FUNCTION OF RECOGNITION” (LACAN, J.: 1954) pero nada de ellos.
SOME GUIDELINES TO THINK A WORD THAT, IN SOCIAL WE BELIEVE, Volveremos a esta cuestión un poco más adelante.
WE NEED
He present work is part of the UBACyT P056 Research. Logics of Trataremos ahora de fundamentar la propuesta desde diferentes
the Castration - Limits of the Field and from there we will try to perspectivas, y haciendo un análisis lo más abarcativo posible, para
think of the central idea of this work is that, in our way of seeing dar cuenta de los motivos que nos llevan a pensar en la necesidad
and thinking, a new word is lacking in the symbolic that accounts de un nombre original que defina de manera única y singular esta
for a relationship existing in the social. Given that the name of this relación.
IX Congress of Research and professional practice in psychology is:
“Psychology, Culture and New Perspectives”, we think that these Abordemos ahora el tema desde la antropología.
lines and this reflection may be relevant. En “Estructuras elementales del parentesco”, Levi-Strauss dice que
“es la relación social la que cumple una función determinante más
Key words allá del lazo biológico, implicada por los términos “padre”, “madre”,
Word, Social function, Relationship, Alliance “hijo”, “hija”, “hermano” y “hermana”.
¿Podemos pensar en esta relación que cumple en lo social una
“Tenemos la palabra, y no diré que no pensamos demasiado en función más allá del lazo biológico? Tomaremos el planteo a pro-
eso, ya que pensamos en eso, y mucho incluso, pero tendemos pósito de la prohibición del incesto. Dice el autor francés que “de-
a reducir su importancia: “No son más que palabras”, se dice, “di ben considerarse como racionalizaciones las teorías que intentan
lo que quieras”. Esa expresión “no deja de tener toda suerte de justificar la prohibición del incesto por las consecuencias nocivas
consecuencias, entre las cuales precisamente está el olvido del al- de las uniones consanguíneas ya que, desde el punto de vista
cance de la palabra.” más general, la prohibición del incesto expresa el pasaje del he-
(Lacan, J. 1954) cho natural de la consanguinidad al hecho cultural de la alianza.”
(Levi-Strauss 1931).
En el presente trabajo intentaremos plantear por qué creemos ne-
cesario construir un concepto o palabra que dé cuenta del lazo so- El hecho cultural de la alianza es lo que nos interesa pensar aquí
cial existente entre los niños,- hijos del primer matrimonio o pareja ya que en el tema que estamos analizando, los lazos sanguíneos
de sus padres, y las personas con quienes mantienen una relación quedan excluidos y, sin embargo, la relación que se establece
de convivencia total o parcial: esposo de su madre y/o esposa de tiene un gran alcance en la vida de los integrantes de estas fami-

115
lias llamadas hoy ensambladas; porque “respecto del parentesco dios del fuego, siguiendo las órdenes de Zeus.
biológico, la cultura es impotente, la herencia de un niño está in- La definición empírica de Padrostrum quiere decir “Pellejo que es-
tegralmente inscripta en el seno de los genes transmitidos por los cuece” viniendo así dado por “Padros = pellejo” y “Ostrum o Osti-
padres; así como sean los genes, así será el niño; sin embargo, la rium = escocer”, que significa: quemar, pinchar, picar, punzar, doler.
acción momentánea del medio puede agregar su impronta, pero De manera que Padrastro es, según su definición y etimología: un
no podría fijarla con independencia de las transformaciones de piel o pellejo que produce una sensación dolorosa parecida a una
este mismo medio.” quemadura”, y Digitus, únicamente complementa para especificar
En esto estamos pensando en nuestro análisis: en las transforma- que es en los dedos. Como es común con muchos términos cien-
ciones que produce en la vida de un niño el cuidado de un otro, tíficos, la palabra se deformó hacia una palabra más conocida y
no pariente biológico, que deja su impronta y su marca simbólica cercana a, en este caso, padrastrum que es padrastro; apodo que
dentro de las relaciones familiares de hoy y con la dinámica que se resultó muy popular por lo que la Real Academia Española lo inclu-
da en ellas. ye en la definición oficial de esa palabra.
Nos ubicamos desde la antropología para pensarlo porque consi- Ahora bien, con estas definiciones, podemos quizás acordar que el
dera a una civilización, a la cultura y a las designaciones de lo que concepto “padrastro” no es el más feliz para designar en nuestra
ocurre en ellas, de la siguiente manera: “por una parte, la cultura lengua a aquel que cumple con la función de padre y que da cuida-
y por la otra la sociedad, donde la cultura designa el conjunto de dos a los hijos de su esposa, o su mujer.
relaciones que en una forma dada de civilización mantienen los
hombres con el mundo, y la sociedad designa, particularmente, Lo mismo sucede con madrastra, que se define de la siguiente manera:
las relaciones que los hombres mantienen entre sí”. (Claude Lévi- 1. Esposa del padre de una persona, que no es su progenitora.
Strauss: 2006). 2. Madre que trata mal a sus hijos.
Madrastra, como Padrastro, no es la palabra más amorosa para
De manera que, como sociedad, podríamos designar con una pa- designar a la persona que cuida de los hijos de su pareja; y, ade-
labra la relación que mantienen los niños con las personas que los más, por ser estos términos utilizados para describir a los nuevos
cuidan: esposo/esposa o pareja de sus padres y que no son sus integrantes de la familia, se ha extendido el moso a los hijos y los
familiares sanguíneos considerando que, como “la cultura fabrica hermanos que acontecen como “nuevos integrantes”.
organización, puede ser creada por quienes hacen uso del lenguaje Hijastro/a: es el/la hijo/a del nuevo esposo/a quien no es hijo biológi-
mismo, por ser palabra viva y creación constante” y así; la cultura co. Y la hermanastra/o: es la/el hija/o de la madrastra o el padrastro.
“tomará conciencia de sus deberes al mismo tiempo que de sí mis-
ma frente al fenómeno de la alianza, el único sobre el cual la natura- Con ellos, los niños nacidos de las relaciones anteriores establecen
leza no lo ha dicho todo. Sólo allí, pero también por fin allí, la cultura una relación llamada “de medio hermano”, éste es el hermano con
puede y debe, so pena de no existir, afirmar “primero yo” y decir a la quien solo se tiene un padre en común. O medio hermana: la her-
naturaleza: “No irás más lejos”. (Claude Levy Strauss: 1931) mana con quien sólo se comparte uno de los padres. Concepto por
Hasta aquí el planteo desde la antropología que afirma que la alian- demás ­­complejo el de “medio” ya que estaríamos asumiendo que
za se impone frente a la naturaleza al ponerle nombre a lo que ella habría hermanos completos y hermanos por la mitad. Pues bien,
no podrá nombrar. estas cuestiones son las que nos han llevado a escribir estas líneas
Con estos argumentos podríamos comenzar a sostener que, en lo y las que nos hacen pensar en la necesidad de que la función de la
social, somos llamados a dar un nombre. madre no biológica y del padre no biológico sea nombrada de una
manera nueva, permitiéndole decir al niño algo fundamental: este
Pensemos ahora en las palabras con las que hoy contamos para es MI… “tal cosa”.
dar cuenta de este “parentesco” o lazo, desde la gramática. Un nuevo nombre, y una nueva designación no despectiva como sí
Como sabemos, hoy; al marido de la madre se le dice padrastro, y lo son “madrastra” y “padrastro” ya que, tal como lo señala el sufijo
a la mujer del padre madrastra. Si bien actualmente el código civil “-astro, -astra” su definición es despectivo o peyorativo e implica
incluye términos como: madre afín y padre afín, no podemos decir connotaciones negativas.
que los anteriores hayan caído en desuso. Es curioso el hecho de que en otros idiomas se usen elementos
Si vamos al diccionario encontramos las siguientes acepciones menos despreciativos para designar a los familiares que vienen
para el concepto padrastro: de una nueva relación conyugal. Por ej. en francés “madrastra” es
1. Marido de la madre respecto de los hijos de ésta habidos en un “belle-mère”, que significa “amada madre”.
matrimonio anterior.
2. Mal padre. Propondremos, sólo a modo de ejemplo, una nueva palabra que
3. Cosa que impide o estorba la realización de otra. pueda designar la relación entre los niños y los que cumplen con
4. Parte del pellejo que se levanta junto a las uñas de las manos y las funciones paternas. Esa palabra es el sufijo diminutivo más em-
que produce dolor y molestias; y se los conoce coloquialmente pleado, y a menudo el que expresa también otros matices como
como “padrastros” por su raíz latina. De nombre científico “Pa- afecto y cariño y es también usado como intensificación. El sufijo
drostrum Digitus” recibe su nombre de la antigua mitología del es: “Ito” - “Ita”, también formador de gentilicios.
Cáucaso: monte donde Prometeo fue encadenado por Hefeso,

116
Pensamos que, así como tía y/o tío nombran la relación única que tomemos la experiencia del símbolo, siempre se trata a fin de cuen-
se da entre los niños y los hermanos de sus padres; así también tas de la noción de reunión.” (Lacan, J.: 1954)
“Ita” o “Ito” podría designar esta relación singular que se da entre
ellos y los cónyuges de sus progenitores. Pero es sólo un ejemplo Algo se pone en relación a partir del símbolo, a partir de la palabra
de palabra nueva; seguramente el hecho de crear abrirá paso a que da cuenta de dos y de su lugar de función. Y como “antes
otras invenciones. de la palabra no tenemos nada en absoluto (…) a partir de la pa-
labra, algo surge en el mundo que es nuevo, y que introduce en
Pensaremos ahora este tema desde la ley: Sabemos que, para el él transformaciones poderosas.” Es por esto que sostenemos que
código civil, las denominaciones “madrastra y padrastro” podrían una palabra que designe a estos adultos cuidadores de estos niños
ser reemplazadas por padre y/o madre afín. se hace necesaria, porque “en el comienzo era el Verbo”, pero, no
Afín refiere a algo análogo, contiguo o pariente; de manera que la obstante, “en el comienzo era la acción”.
persona que tiene aspectos o rasgos comunes con otra, o que está Una función se pone en marcha y no hay palabra que la designe en
próximo a ella, ejercerá la función de padre o de madre por tener su carácter de única. Algo está faltando entonces, por parte de la
una afinidad con ella; o sea, con la función. cultura, que dé cuenta de dicha acción y que pueda reconocer que
¿Padre afín es alguien que es afín a un padre?, ¿o a quién? ¿Al “la acción humana por excelencia es precisamente la palabra” ya
niño? ¿A la función paterna? que las parejas de los padres y madres biológicos ejercen la función
materna/paterna a veces sin saber muy bien lo que están haciendo.
Esto es lo que nos interesa, por eso tratamos de pensarlo des- No habría entonces diferencia entre el saber y el hacer porque si la
de el psicoanálisis con aquello que Lacan dijo en su texto: “Los acción y la palabra son lo mismo, nuestro saber es idéntico a nues-
complejos familiares en la formación del individuo”: “la especie tra acción; y dice Lacan: “sólo que una cosa es saber lo que uno
humana se caracteriza por un desarrollo singular de las relaciones hace, y otra es detenerse para saberlo. En ese momento, ustedes
sociales (…). Al depender de su comunicación, la conservación y sienten vértigo, y se hace la distinción entre el saber y la acción.
el progreso de éstas son, fundamentalmente, una obra colectiva y Ahora bien, sabe Dios que, justamente, cuánto más humana es una
constituyen la cultura: ésta introduce una nueva dimensión en la acción, más integrada está a la función de la palabra, y más esta
realidad social y en la vida psíquica. Esta dimensión es específica a detención es fuente de vértigo moral.” (Lacan, J.: 1954)
la familia humana, al igual por otra parte, que todos los fenómenos
sociales del hombre.” (Lacan, J.: 1938) Insistimos en que hace falta una palabra que sea única y que desig-
ne esa relación, ese lazo, ese hacer, y que permita a los niños decir:
¿Qué es, para el psicoanálisis la familia? ese que hace tal cosa (cuidado, atención), es MI… y no solamente
“La familia humana es una institución. El análisis psicológico debe “el novio de”, o “la pareja de…” mamá/papá. Ya que en su vida
adaptarse a esta estructura compleja y no tiene nada que ver con cotidiana un niño dice respecto de sus familiares o incluso de sus
los intentos filosóficos que se proponen reducir la familia humana a cosas: esta es mi mamá, esta es mi cartuchera, es mi amigo, es mi
un hecho biológico o a un elemento teórico de la sociedad.” (Lacan, perro, es mi tío.
J.: 1938). Pero ¿cómo nombrar a la persona que los cuida y que no es su
niñera?
De manera que la familia, como tal, por ser una institución, es un Tengamos en cuenta que esta tarea: la del cuidado de los hijos de
símbolo. otro no es paga; de manera que, este “trabajo” que no se hace por
Dice Lacan: “les recuerdo que el símbolo tiene quizás esencial- interés económico ¿por qué se hará? Suponemos que lo que no se
mente un valor de relación -me atengo adrede a este término ge- hace por dinero, se hace por amor; y es por eso que planteamos la
neral- de sujeto a sujeto.” Y “desempeña un papel primordial en la necesidad de una palabra que no sea despectiva y que no designe
transmisión de la cultura.” (Lacan, J.: 1938) algo “del otro”; ya que, como dijimos en el título de este trabajo:
“la palabra es función de reconocimiento (el reconocimiento del
La familia es el lugar simbólico donde los sujetos están en relación sujeto por el sujeto) y es en el interior de esta función donde opera
vía funciones simbólicas. ¿Qué son y qué implican estas funciones para categorizar, polarizar, ordenar. Ella atrae hacia sí funciones de
simbólicas para el psicoanálisis? conocimiento que son de una naturaleza diferente, pero que son
Son, al modo de las matemáticas, lo que viene al lugar de. penetradas hasta el fondo por su función de reconocimiento.” (La-
Por ejemplo: hay la función paterna y hay también alguien que cum- can, J.: 1954)
ple la función de madre. Independientemente de su figura como tal,
alguien cumple esa función y brinda esos cuidados. De eso se trataría entonces, de la creación de una palabra que
El padre transmitirá la ley, decimos; y la madre el lenguaje o quien diera cuenta de una realidad y de una relación entre sujetos que
ocupe el lugar de ellos, y haga las veces de. Creemos que una podrá ser constatada en la experiencia y que producirá algo nuevo
mujer, esposa o pareja del padre de los niños, cumple la función de en lo simbólico. Algo inédito y único que dará un nombre y una
madre toda vez que esté brindándole su cuidado y su atención. De categoría nueva a una relación existente, a partir de la potencia
igual modo, el esposo o la pareja de la madre hará lo propio y, como del concepto mismo.
el símbolo tiene carácter relacional, “… desde cualquier borde que A eso apuntamos en este trabajo: a pensar en la deuda que creemos

117
tener en lo simbólico como sociedad, y a tratar de saldarla emplean- BIBLIOGRAFÍA
do la herramienta humana por excelencia: el lenguaje y palabra. Charbonnier, G. Entrevistas con Claude Lévi-Strauss. - 1ª ed. - Buenos Ai-
res: Amorrortu 2006.
Crear con la palabra es hacer poesía que; al decir de Liliana Bodoc Lacan, J. La Familia. Editorial Argonauta. Quinta edición: julio 2003.
Lacan, J. Del símbolo y de su función religiosa. Editorial Paidós 1ª edición
“es una de las alturas máximas a las que podemos acceder como
2009.
especie, porque es inútil. ¡Y qué libres somos cuando producimos
Lacan, J. Los complejos familiares en la formación del individuo. En Otros
más allá de lo urgente, de lo necesario, de lo utilitario! Es como
Escritos. Ed. Paidós. 2012.
acariciar a alguien cuando duerme, no hay interés mensurable.” Lévi-Strauss, C. Estructuras elementales del parentesco. Ed. Paidós Básica.
¿Cómo medir esa tarea en la que se le da el tiempo y el cuidado a 1969.
un niño con quien “sólo” se mantiene un lazo de amor? Imposible.
Pero sí podríamos nombrarla para no olvidar que lo natural y la
filiación no alcanzan para definir lo que sí puede ser organizado
por la alianza; por el símbolo y por la palabra. Y para no descuidar
las consecuencias que pueden traer o­ lvidar que esa palabra, nos
hace falta.

Una última pregunta: Y los niños, ¿cómo podrían ser nombrados por
estos adultos?

118
REPENSANDO EL VOLUNTARISMO EN LAS INFANCIAS
INSTITUCIONALIZADAS PARA PROMOVER NUEVOS
PENSABLES DESDE UNA PERSPECTIVA DE DERECHOS
HUMANOS
Gastaminza, Florencia Aldana
Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN Introducción
Este escrito se enmarca en el desarrollo de la Beca de Estímulo Se aborda el campo de la infancia desde las significaciones socia-
a las Vocaciones Científicas (CIN), cuyo Plan de Trabajo se enfoca les imaginarias que la escinden; en tanto circulan de modo des-
en el tema “Las prácticas sociales violentas: sus usos y sentidos igual, configurando dentro de la heterogeneidad de las infancias
en instituciones de cuidado directo”. Los hogares de niños/as son determinados discursos, prácticas sociales y sectores de pertenen-
instituciones altamente concurridas por diversos actores. Entre cia diversos. A pesar de las nuevas normativas que posicionan a to-
ellos, los/as voluntarios/as inscriben prácticas sociales. A lo largo dos/as los/as niños/as como sujetos de derecho, coexisten sentidos
de este trabajo se exploran y analizan sus discursos y prácticas en propios del viejo paradigma tutelar de la Ley Agote. Algunos/as ni-
una ONG que funciona como hogar convivencial en la ciudad de ños/as quedan capturados en categorías de potencial peligrosidad,
La Plata, para relevar las significaciones sociales imaginarias que frente a la infancia del living que condensa las esperanzas de la
orientan su conducta y subjetivan de un modo particular a los/as sociedad. Estas categorizaciones, que orientan formas de pensar,
niños/as. A pesar de las nuevas normativas respecto de la infancia, hacer y decir, sujetan a los/as niños/as a una identidad que produce
coexisten significaciones vinculadas con el paradigma tutelar. Su determinados procesos de subjetivación, obturando o promoviendo
visibilización y problematización puede promover otras propuestas el acceso a oportunidades sociales.
en el marco de la promoción y protección de los derechos de los/as Las condiciones de vulnerabilidad en las que se desarrollan algunas
niños/as y adolescentes. infancias, se alejan de las posibilidades de normalización desea-
das por el paradigma positivista. Por dicha razón, aparecen como
Palabras clave desorganizadoras del orden social, lo cual se traduce en las signi-
Infancias institucionalizadas, Sujeto de derecho, Voluntarios, Sig- ficaciones propias del paradigma tutelar, que los significan como
nificaciones potenciales agresores, delincuentes, “vagabundos”. Esta infancia
temida se encuentra en oposición a la idealizada (Volnovich, 1999).
ABSTRACT Se trata de una niñez que preocupa a la sociedad, colonizada por
RETHINKING VOLUNTEERISM IN INSTITUTIONALIZED INFANCIES TO programas estatales, traficantes, políticos, profesionales, oportu-
PROMOTE NEW THOUGHTS FROM A HUMAN RIGHTS PERSPECTIVE nistas. En el otro extremo, Narodoswki describe a aquella infancia
This paper is part of the development of the Stimulus Scholarship hiperrealizada (2013) por el acceso a la tecnología y el liderazgo
for Scientific Vocations (CIN), whose Work Plan focuses on the the- en la cultura de la inmediatez, principales receptores de las más
me “Violent social practices: their uses and senses in direct care valoradas ofertas culturales.
institutions”. Children’s homes are institutions that are highly at- Desde Michael Foucault (1978), se considera que dentro de una so-
tended by diverse actors. Among them, the volunteers register so- ciedad regulada por la norma, las instituciones de encierro se crean
cial practices. Throughout this work, their discourses and practices para contener a quienes se apartan de la homogeneidad deseada.
are explored and analyzed in an NGO that works as a coexisting Particularmente, los hogares de niños/as se han creado bajo la ne-
home in the city of La Plata, in order to relieve the imaginary social cesidad emergente de contener a aquellos/as niños/as carentes de
meanings that orient their behavior and subjectivate in a particu- filiación (Costa, Gagliano, 2000). Se los entiende como instituciones
lar way the children. Despite the new norms regarding childhood, totales (Goffman, 1972) ya que aparecen como lugares donde los
coexisting meanings related to the tutelary paradigm. Its visibility individuos viven aislados de la sociedad, compartiendo en su en-
and problematization can promote other proposals within the fra- cierro una rutina diaria, administrada formalmente. Delimitan una
mework of the promotion and protection of the rights of children estricta barrera entre ellos y el exterior, despojándolos de sus pose-
and adolescents. siones e intimidad, y separándolos de sus vínculos.
Los hogares de niños/as son altamente concurridos por diversos
Key words actores. Entre ellos, una figura recurrente son los/as voluntarios/as.
Institutionalized childhood, Subject of law, Volunteers, Meanings En este trabajo se exploran y analizan los discursos y las prácticas
sociales que se producen entre los/as niños/as y los/as voluntarios/

119
as en una ONG que funciona como hogar convivencial en la ciudad Medios o fines
de La Plata. Se trata de una investigación cualitativa, de tipo in- Nos encontramos en un contexto histórico social en el que prima
terpretativa, que abarca el estudio, uso, recolección de materiales una concepción productivista de la vida, de modo que el otro se
empíricos para establecer los sentidos y el significado de los fe- convierte solo en un medio para el sujeto. Según Silvia Bleichmar
nómenos sociales. El registro de la dinámica institucional, modos (2008) cuando el otro es solo un medio, se da lugar a procesos de
de hacer, significar y decir de los actores institucionales ha sido desubjetivación. Dichos procesos de desubjetivación, se manifies-
realizado a partir de la observación participante en momentos de la tan en la ruptura de lazos solidarios en reemplazo de la caridad. La
cotidianeidad de la institución y entrevistas semidirigidas. solidaridad no consiste en “dar lo que a uno le sobra”, sino poder
Relevar y cuestionar las significaciones que giran en torno a dicha privarse de algo de uno mismo.
infancia institucionalizada puede visibilizar que detrás de los na- En este marco, las significaciones sociales imaginarias que circulan
turalizados modos de hacer, significar y decir; la cristalización de en torno a “ser voluntario/a” conllevan connotaciones bondadosas
sentidos podría seguir sujetando a dichos/as niños/as en la posi- y generosas. Las publicaciones en las redes sociales que muestran
ción de objetos pasivos de tutela. una situación de solidaridad con personas en condiciones de vulne-
rabilidad, son pasibles de producir la aprobación de una multitud, a
Sueltos o encerrados través del “Me gusta”. Asimismo, los comentarios de los usuarios
Matias está en la puerta del cajero pidiendo dinero con su madre espectadores se vinculan con sentimientos de orgullo y admiración.
y sus tres hermanos. Un desfile de personas no le dirige la mira- Se destacan las reiteradas menciones por ser “una buena persona”
da, por las dudas. No lo roza, por las dudas. Billeteras y celulares y “tener un gran corazón”. Como consecuencia, comentarios refe-
se guardan, por las dudas. El está allí, desde hace horas, una vez ridos al mérito de dicha acción manifiestan que aquello/as volunta-
más y como todos los días. Tiene hambre, tiene frío y 6 años. Para rios/as “merecen lo mejor”. Por otra parte, quienes publican dichas
un desfile de personas es invisible. Días después, un desfile de fotografías manifiestan la completud producida en uno mismo a
personas abraza tiernamente a Matías, le ofrece juguetes, se saca partir del ayudar al otro. Entre éstos, se repiten las expresiones
fotos con él. Algunos exclaman “¡Me lo llevaría a mi casa!”. No se asociadas con: “me llenan el alma”, “dar es recibir el doble”. Análo-
si todavía Matías tiene hambre y frío, pero sigue teniendo 6 años y gamente, en los discursos de los/as voluntarios/as aparecen dichos
ahora ya no es invisible. sentidos que circulan en las redes sociales:
La infancia concebida como “peligrosa” no se presenta como ho- “Los admiro porque son nenes que con 2, 5, 11 años, vivieron mu-
mogénea. Aquellos/as niños/as que trabajan, viven en la calle, no chas cosas muy fuertes. A veces me quejo de cualquier cosa insig-
juegan y no están insertos en el sistema educativo, no despiertan el nificante al lado de ellos”.
sentimiento de infancia. Su “potencialidad de peligrosos” los hace “Poder alegrarles un poco el día dentro de lo que pueda. Igualmente
objetos de corrección y normalización, a través de la institucionali- siempre te vas con más de lo que llevas”.
zación. Recién cuando se encuentran institucionalizados/as, pare- “Uno se compromete y hace porque no todos tuvimos la misma
cen recuperar aquella capacidad de despertar ternura y sentimien- suerte. Está en uno devolverle a la vida lo que tuvo la suerte de
to de infancia, en detrimento del miedo generado por un/a niño/a tener. Los ves y… pobre…”
solo pidiendo en una calle oscura. “Eso que te cuesta y te desafía es lo más lindo que hay porque ves
Sin embargo, el aparente sentimiento de infancia que despiertan el esfuerzo, en qué volvió y sos Dios”.
los/as niños/as institucionalizados/as no se afirma sobre la base de De este modo, los/as niños/as institucionalizados/as aparecen
su concepción como sujetos de derecho, sino que parece sostener- como objetos de exposición y observación. Objetos que son mirados
se sobre el enfoque de la compasión planteado por Eduardo Bustelo para funcionar como espejos que recuerdan que “es insignificante
(2007). Dicho enfoque configura las relaciones con éstos niños/as, lo que a uno lo aqueja”. Objetos que son manipulados para obte-
objetivándolos como seres indefensos e inocentes. Los medios de ner satisfacciones narcisistas con la ilusión de “haber contribuido
comunicación muestran exageradamente este discurso y lo forta- en algo”. Objetos que son utilizados para recibir “felicitaciones por
lecen, apelando que se puede asistir al niño/a pobre desde “lo que ser tan buena persona”. Los/as niños/as, en este marco, aparecen
le sobra a unos” porque es “exactamente lo que les falta a otros”. como medios para fines personales. De modo tal, su condición de
Paralelamente, el enfoque de la inversión produce relaciones so- sujeto de derecho se invisibiliza y se potencia la situación de vul-
ciales desiguales con las infancias. En la niñez de clases medias y neración. Correlativamente a la inmediatez de satisfacción personal
altas, la inversión en educación puede aumentar la productividad que producen los acercamientos de voluntarios/as, su aporte suele
y el crecimiento económico del país. De modo que le ofrecen sus desaparecer con la misma evanescencia.
derechos con fines utilitaristas. En cambio, la infancia que aparece Se podría pensar que el enfoque de la compasión se manifiesta
como amenaza social no es una ganancia sino un costo en seguri- en las relaciones sociales de los/as voluntarios/as que sostienen
dad (Bustelo, 2007). sus prácticas en “dar lo que tengo”. A dicho enunciado le subya-
A continuación se plantea cómo estos enfoques se manifiestan de ce la ilusión de que a partir de su acción, cumple su intención de
modo particular en los discursos y prácticas de los/as voluntarios/ completar al otro indefenso y abandonado. Por el contrario, sólo se
as que colaboran en el hogar de niños/as abordado, sujetando a completa a sí mismo. Este tipo de discursos se presentan natura-
los/as niños/as identidades en las que no se subjetivan como su- lizados, son difundidos y reproducidos, promoviendo altos grados
jetos de derechos. de aprobación en el sentido común. Sin embargo, invisibilizan una

120
relación de dominación, porque la “solución” de las condiciones de luntarios/as)
vulnerabilidad se derivaría de un componente individual que “no “Para venir a jugar, viene cualquiera. Durante la semana, ellos tie-
cuesta nada”, mientras se sostiene sobre una apuesta narcisista. nen un monton de obligaciones.” (Subdirectora en la primer reunión
Asimismo, con el enfoque de la inversión se podrían asociar las con los/as voluntarios/as)
intervenciones poco comprometidas de parte de las instituciones y “Yo lo que quiero es que se respete un poco más el horario, la insti-
los actores sociales que trabajan con las infancias vulneradas, los tución.” (Subdirectora en la primer reunión con los/as voluntarios/as)
discursos que enuncian “lo poco que yo puedo dar ya es mucho “Venir a pavear con los chicos para cumplir horas, no” (Psicóloga
para ellos”, y la falta de inversión del Estado en políticas públicas del Hogar)
que efectivicen los derechos de los niños, niñas y adolescentes. A partir de aquí, se estableció un encuadre de las tareas que eran
necesarias para el Hogar, ancladas en el proyecto institucional, un
Nuevos sentidos en torno a la figura del voluntario en una ins- sistema de tutores y horarios determinados para cada uno. El ob-
titución particular. Hacia otras formas de pensar y hacer. jetivo planteado consistió en el acompañamiento educativo, exce-
A partir de las observaciones y entrevistas en el Hogar de niños/ diendo la realización de las tareas de la escuela y dentro de un
as analizado, se registra que los/as voluntarios/as dentro de esta espacio que se aleje del dispositivo escolar.
institución históricamente aparecieron como figuras tan perma- Asimismo, se determinó que se debe intervenir desde una mira-
nentes como transitorias, es decir, es frecuente que el Hogar este da singular, con una atención integral al hacer, sentir y pensar del
concurrido por ellos/as, pero su permanencia se presenta corta- niño/a. Se planteó que deben tener en cuenta los deseos, intereses
mente temporaria. Algunos acercamientos tienen que ver con la en- y necesidades de aquel niño/a en particular para diseñar las estra-
trega de donaciones, otros con el deseo de conocer el lugar, como tegias del dispositivo, siempre en el marco de la promoción de los
también aparece la necesidad de cumplir una tarea comunitaria o buenos tratos y los vínculos saludables.
una práctica en el marco del pedido otra institución. Para todos/as “Acá fundamentalmente el objetivo son los niños. La idea es orde-
ellos/as “las puertas están abiertas”. Los directivos manifiestaban: nar, darle una formalidad al asunto porque trabajamos con niños. El
“Abrimos la puerta a todo el mundo porque no le vamos a cerrar la trabajo con niños es sumamente delicado.” (Psicóloga del Hogar)
puerta y decir ‘no’, no puede entrar nadie acá”. “Dentro de los objetivos que tenemos es que los chicos tengan
En la institución abordada, la figura de los/as voluntarios/as siem- hábitos y habilidades escolares, hábitos y habilidades sociales y en
pre había estado respaldada por aquellos sentidos que la asocian los vínculos. Entonces primero, si el vínculo aparece y desaparece,
con la bondad y la eficacia de sus aportes para los/as niños/as. el vínculo no se forma. (…) hay que cumplir con los horarios porque
Sin embargo, la llegada de una serie de voluntarios/as que debían estamos desarrollando hábitos.” (Psicóloga del Hogar)
cumplir horas de trabajo comunitario, en el contexto de la acredi- Por otro lado, desde la inscripción en un Proyecto de Extensión
tación de un curso que estaban finalizando, produjo situaciones de de la Facultad de Psicología de la UNLP, a realizarse en julio del
desorden ante las cuales la institución se vio obligada a responder. 2017, se propuso un Taller para interiorizar a aquellos/as colabo-
La numerosidad e insistencia de dicho grupo irrumpió la dinámica radores acerca de la Ley de Promoción y Protección Integral de los
institucional al modo de desborde, y aquella circunstancia generó Derechos de los niños, niñas y adolescentes. Bajo el consenso de
las condiciones de posibilidad para que las autoridades del Ho- los miembros del Proyecto y los directivos del Hogar, se pretende
gar puedan desnaturalizar las significaciones que portan aquellas la obligatoriedad de la asistencia de los/as voluntarios/as a aquel
figuras de voluntarios/as, promover otros sentidos que guíen su Taller, para alojarlos/as en un espacio grupal de trabajo, de modo
accionar y problematizar que las puertas del hogar estén “abiertas que su ayuda sea sustentable dentro de un encuadre compartido
para todos/as”. pensando a los/as niños/as como sujetos de derecho.
Los directivos señalaban que su presencia no era funcional en el ho- Se considera que dichos movimientos institucionales que comen-
gar. La falta de compromiso había sido notada por los/as niños/as: zaron a desnaturalizar y desmistificar la figura del voluntario, gene-
“Los chicos estaban de acuerdo con un montón de cosas, hasta raron la apertura a nuevas miradas sobre el/a niño/a como sujeto
que un nene se sentó y me dijo “Bueno, ¿quién me va a ayudar a de derecho haciéndose valer su palabra, y potenciando el quehacer
hacer la tarea? No vino de nuevo” (Subdirectora en la primer reu- de los/as voluntarios/as en dirección de la promoción y protección
nión con los/as voluntarios/as) de los derechos de los/as niños/as.
Asimismo, advertían que sus intervenciones obstaculizaban sus
procesos de aprendizaje porque ellos/as les hacían sus tareas: Conclusiones
“En algunas carpetas te das cuenta que no es la letra del pibe. Sal- Visibilizar aquellos sentidos que vehiculizan las acciones de los/as
ga como salga que lo haga el pibe. Porque no le va a servir que vos voluntarios/as dio cuenta de la necesidad de repensar dichos con-
hagas el mapa, que el pibe lo presente y le diga mira hice el mapa. ceptos de voluntarismo que portan connotaciones de generosidad,
La intención del adulto fue ayudarlo pero no lo estamos ayudando.” pero no necesariamente se dirigen a los/as niños/as como sujetos
(Subdirectora en la primer reunión con los/as voluntarios/as) de derechos. Aquellas significaciones motorizan prácticas sociales
Por otro lado, acudían en cualquier momento del día sin respetar los en las que los niños/as institucionalizados/as se ven como medios
tiempos institucionales: y no como fines en sí mismos. Para pensar al niño/a como sujeto
“Todo el tiempo es un entrar y salir de gente. Se rompe toda la de derechos, se deben desnaturalizar dichos discursos y prácticas,
dinámica del Hogar.” (Directora en la primer reunión con los/as vo- elucidando la posición de objeto deficitario que reproducen.

121
Los modos de actuar, pensar y decir están orientados por signifi- BIBLIOGRAFÍA
caciones sociales imaginarias, que son reproducidas por los indivi- Bleichmar, S. (2008). Violencia social-Violencia escolar. Bs. As.Noveduc.
duos como fragmentos ambulantes de la institución, perpetuándola Bustelo, E. (2007). Biopolítica de la infancia. En: El recreo de la infancia.
y produciéndola (Castoriadis, 1989). A pesar de las nuevas norma- Argentina: Siglo XXI editores.
Castoriadis, C. (1997). Lo imaginario: la creación en el dominio histórico.
tivas respecto de la infancia, coexisten significaciones vinculadas
En: Los dominios del hombre: Las encrucijadas del Laberinto. Barce-
con el paradigma tutelar a partir de las cuales los/as niños/as en
lona: Gedisa Editorial.
condiciones de vulnerabilidad son vistos desde el enfoque de la
Costa, M. y Gagliano, R. S. (2000). Las infancias de la minoridad. En: Dut-
compasión. Sin embargo, la llegada de un grupo numeroso de chatsky S. (comp.). Tutelados y Asistidos. Buenos Aires: Paidós
voluntarios/as fue la emergencia ante la cual la institución se vio Di Iorio, J. y Seidmann, S. (2010). ¿Por qué encerrados? : Saberes y prácti-
conmovida, no solo en su dinámica institucional, sino también en cas de niños y niñas institucionalizados (En línea). Trabajo presentado
sus significaciones sociales imaginarias acerca del acercamiento en VI Jornadas de Sociología de la UNLP, 9 y 10 de diciembre de 2010,
de voluntarios/as y el lugar que los/as niños/as ocupan en éste. La Plata, Argentina. Disponible en: http://www.memoria.fahce.unlp.
En este sentido, impulsó una fuerza instituyente que posibilitó el edu.ar/trab_eventos/ev.5257/ev.5257.pdf
cuestionamiento de los sentidos naturalizados que movilizaban Goffman, E. (1972). Internados: Ensayos sobre la situación social de 10s
discursos y acciones de la institución, visibilizando que aquellos enfermos mentales. Buenos Aires: Amorrortu Editores.
sentidos cristalizados no se direccionaban a una restitución de de- Foucault, M. (1978). Método. En: Historia de la Sexualidad. México: Siglo XXI.
Ley 26.061 de Promoción y Protección integral de niños, niñas y adoles-
rechos, sino que reforzaban la condición de objeto pasivo de tutela-
centes.
je visto desde la compasión, y ayudado desde “lo que me sobra”. A
Narodowski, M. (2013). Hacia un mundo sin adultos. Infancias híper y des-
partir allí, se construyeron nuevos pensables que impulsaron otras
realizadas en la era de los derechos del niño. Actualidades Pedagógi-
formas de organización institucional, potenciando el trabajo de los/ cas (62), 15-36
as voluntarios/as a partir de un encuadre compartido y sosteniendo Pérez, E. (2014). Cap. 4, artículo: Las luchas en el campo de las infancias.
que los/as niños/as son los principales destinatarios de prácticas En: Libro virtual de Cátedra: Psicología Institucional. EDULP. Disponible
sociales, contenidas y reguladas, dirigiéndose a ellos/as como su- en: http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/42516
jeto de derechos. Volnovich, J. (1999). Los cómplices del silencio. Buenos Aires: Editorial Lu-
men- Humanitas.

122
NIVELES DE ANSIEDAD Y PERCEPCIÓN DE
RENDIMIENTO EN INTÉRPRETES MUSICALES
Goijman, Jennifer Judith
Universidad de Buenos Aires. Argentina

RESUMEN INTRODUCCIÓN
Uno de los principales problemas que presentan los intérpretes
musicales, tanto estudiantes como profesionales, es la ansiedad Planteo del problema
escénica. En la Argentina, no hay cifras precisas ni estudios recien- Uno de los principales problemas que presentan los intérpretes
tes sobre la ansiedad en intérpretes musicales. Por este motivo, el musicales, tanto estudiantes como profesionales, es la ansiedad
presente estudio se propone indagar los niveles de ansiedad de escénica.
intérpretes musicales de una banda sinfónica de Capital Federal y En una encuesta reciente realizada en Reino Unido a 2211 músicos
analizar la percepción de su influencia en el rendimiento. Objetivo: profesionales, el 71% dijo haber experimentado ansiedad y ataques
Investigar si los intérpretes musicales experimentan ansiedad ante de pánico (Gross, S.A., Musgrave, G., 2016).
una presentación y de qué forma los niveles de ansiedad en los En la Argentina, no hay cifras precisas ni estudios recientes sobre
intérpretes musicales perjudican su rendimiento en la presenta- la ansiedad en intérpretes musicales. Por este motivo, el presente
ción. Método: veinte músicos de una banda sinfónica completaron estudio se propone indagar los niveles de ansiedad de intérpretes
el Inventario K-MPAI y un cuestionario elaborado ad hoc. Resulta- musicales de una banda sinfónica de Capital Federal y analizar la
dos: Existen indicadores de ansiedad en los intérpretes musicales percepción de su influencia en el rendimiento.
aunque no hubo una correlación con la influencia en el rendimiento.
Conclusiones: Se encontró que la preocupación relativa a la ejecu- Objetivos
ción responde a un mayor nivel de ansiedad (en comparación a que Objetivo general
los factores hereditarios y ambientales y la vulnerabilidad psicoló- Analizar los niveles de ansiedad que experimentan los intérpretes
gica). Para futuras investigaciones, se recomienda trabajar con una musicales.
muestra más representativa. Objetivos específicos
·· Investigar si los intérpretes musicales experimentan ansiedad
Palabras clave ante una presentación.
Psicología, Música, Ansiedad escénica, Rendimiento ·· Investigar de qué forma los niveles de ansiedad en los intérpretes
musicales perjudican su rendimiento en la presentación.
ABSTRACT
LEVELS OF ANXIETY AND PERCEPTION OF PERFORMANCE IN MU- MARCO TEÓRICO
SICIANS El presente trabajo se encuadrará dentro de la Teoría Cognitiva Con-
One of the main problems presented by musicians, both students ductual (TCC). Siguiendo a Keegan y Holas (2009), la TCC se puede
and professionals, is music performance anxiety. In Argentina, there considerar una familia de modelos que comparten algunos o todos
are no precise figures or recent studies about anxiety in musicians. los supuestos teóricos. Toman los desarrollos de Dobson y Dozois
For this reason, the present study aims to investigate the anxiety (2001), quienes consideran que las tres proposiciones principales
levels of a symphonic band located in Buenos Aires and analyze the de la TCC son: que los procesos cognitivos afectan la conducta;
perception of their influence on performance. Objective: Investigate que la actividad cognitiva puede ser monitoreada y modificada; y
if musicians experience anxiety before a presentation and how the que los cambios en las cogniciones de las personas (en los pensa-
levels of anxiety harm their performance. Method: Twenty musi- mientos, las interpretaciones y los supuestos) pueden conducir a la
cians from a symphonic band completed the K-MPAI Inventory and modificación de sus conductas.
elaborated an ad hoc questionnaire. Results: There are indicators Si bien la TCC considera a las cogniciones como la clave de los
of anxiety in musicians although there were no correlation with the trastornos psicológicos, también contribuyen a un patrón de psico-
influence on the performance. Conclusions: Concern over perfor- patología individual la interacción de los factores biológicos, am-
mance was found to respond to a higher level of anxiety (compared bientales, sociales, de personalidad y cognitivos.
to hereditary and environmental factors and psychological vulnera-
bility). For future research, it is recommended to work with a more ¿Qué es la ansiedad?
representative sample. Clark y Beck (2012) definen la ansiedad como “un sistema com-
plejo de respuesta conductual, fisiológica, afectiva y cognitiva (es
Key words decir, a modo de amenaza) que se activa al anticipar sucesos o cir-
Psychology, Music, Performance anxiety, Performance cunstancias que se juzgan como muy aversivas porque se perciben

123
como acontecimientos imprevisibles, incontrolables que potencial- rabilidad. Clark y Beck (2012) toman las conceptualizaciones de
mente podrían amenazar los intereses vitales de un individuo”. La Beck, Emery y Greenberg (1985), quienes definían a la vulnera-
ansiedad se diferencia del miedo, ya que éste es “un estado neu- bilidad como “la percepción que tiene una personas de sí misma
rofisiológico automático primitivo de alarma que conlleva la valora- como objeto de peligros internos y externos sobre los que carece
ción cognitiva de la amenaza o peligro inminente para la seguridad de control o éste es insuficiente para proporcionarle una sensación
física o psíquica de un individuo”. (Clark y Beck, 2012) de seguridad”.
A partir de estas definiciones se observa que el miedo, como valora- De acuerdo a Clark y Beck (2012), en la ansiedad, el aumento de
ción automática del peligro, constituye el proceso nuclear de todos la sensación de vulnerabilidad es indiscutible en las valoraciones
los trastornos de ansiedad. Por otro lado, la ansiedad se describe sesgadas y exageradas que hacen los individuos sobre la amenaza.
como un estado más duradero de la amenaza, que además del mie- Esta valoración primaria de la amenaza tiene la perspectiva errónea
do, incluye otros factores cognitivos como la aversidad percibida, la que sobrestima enormemente la probabilidad que se produzca el
incontrolabilidad, la incertidumbre, la vulnerabilidad y la incapacidad daño y la gravedad percibida del mismo. Asimismo, los individuos
para obtener resultados esperados. (Clark y Beck, 2012) ansiosos no logran percibir las señales de seguridad de las situa-
ciones de amenaza evaluada y tienden a subestimar su capacidad
Ansiedad estado y ansiedad rasgo para afrontar el daño o peligro anticipado. Esta es la revaloración
La ansiedad estado hace referencia al componente siempre varia- elaborativa secundaria. Por lo tanto, la intensidad de un estado de
ble del estado de ánimo, y se define como un estado emocional ansiedad depende del equilibrio entre la propia valoración inicial de
“caracterizado por sensaciones subjetivas, conscientemente perci- la amenaza y la valoración secundaria de la capacidad de afronta-
bidas, de recelo, tensión, acompañadas de la activación del sistema miento y de la seguridad.
nervioso.” (Spielberg, 1966)
La ansiedad tiene un componente de pensamiento llamado ansiedad ¿Ansiedad en músicos?
cognitiva y un componente de ansiedad somática, que constituye el La ansiedad que sufren los músicos es un proceso que Kenny
grado de activación física percibida. (Weinberg y Gould, 1996) (2011) denomina “ansiedad escénica en la interpretación musical”
El estado cognitivo de ansiedad tiene que ver con el grado de pre- (Music Performance Anxiety) y afecta negativamente a la interpre-
ocupación o los pensamientos negativos de una persona. Por otro tación. La autora se basa en la teoría de la ansiedad sobre el mode-
lado, el estado somático de ansiedad se ocupa de los cambios sú- lo de triple vulnerabilidad de Barlow (2002), donde el desarrollo de
bitos en la activación fisiológica percibida (que no proceden de un la ansiedad es a través de tres tipos de vulnerabilidades diferentes:
cambio en la actividad sino del estrés). (Weinberg y Gould, 1996) la vulnerabilidad biológica generalizada (heredada); la vulnerabili-
La ansiedad rasgo es una parte de la personalidad: una tendencia o dad psicológica generalizada (basada en experiencias tempranas
disposición conductual adquirida que influye en la conducta. (Wein- de autocontrol); y la vulnerabilidad psicológica específica (determi-
berg y Gould, 1996). Es la disposición conductual adquirida que nada por experiencias particulares).
predispone a una persona a percibir circunstancias objetivamente Kenny (2011) define y aporta tres nuevas categorías determinantes
no peligrosas como amenazadoras y a responder a éstas con reac- en la ansiedad de ejecución musical: la vulnerabilidad psicológica,
ciones de ansiedad estado de intensidad y magnitud desproporcio- la preocupación por la proximidad del concierto o presentación y el
nadas con respecto al peligro objetivo. (Spielberg, 1966) contexto de relaciones e interacciones tempranas.
La primera categoría, la vulnerabilidad psicológica, abarca aspectos
Niveles de respuesta de la ansiedad como la falta de autocontrol, desaliento, impotencia, imprevisibili-
La ansiedad es multifacética y sus manifestaciones sintomatoló- dad, aprensión, desánimo, desesperanza y poca confianza, que los
gicas se reflejan en tres niveles de respuesta: motora, fisiológica intérpretes podrían sentir interiormente cuando se aproxima la fe-
y cognitiva. cha de una presentación, así como durante y después de la misma.
En primer lugar, en las conductas motoras ubicamos: la evitación de La segunda categoría es la preocupación específica relativa a la
las señales o situaciones de amenaza; obtención de seguridad; in- ejecución/presentación y está conformado por la ansiedad somá-
quietud; hiperventilación; quedarse paralizado; dificultad para hablar. tica (aspectos fisiológicos), ansiedad cognitiva (la rumiación de
Las conductas fisiológicas pueden ser: aumento de ritmo cardíaco; pensamientos negativos antes y después del concierto), la auto-
aumento de la frecuencia respiratoria; dolor o presión en el pecho; evaluación y valoración de otros, preocupaciones relativas a los
aturdimiento, mareo; sudores, escalofríos; náuseas, dolor de estó- resultados del concierto, capacidad de memoria y compromiso con
mago; temblores; adormecimientos de brazos o piernas; sequedad la presentación.
de boca. La tercera categoría, el contexto de relaciones tempranas, com-
Por último, dentro de las conductas cognitivas se encuentran: mie- prende el tipo de relación empática y de apoyo recibido por el mú-
do a perder el control; miedo a la evaluación negativa de los demás; sico de sus padres durante sus estudios musicales y la tendencia a
pensamientos o imágenes atemorizantes; escasa concentración; tener ansiedad, heredada o transmitida por generaciones de padres
poca memoria. a hijos. En esta categoría, predominan indicadores de tipo biológico
(herencia) y ambiental (estímulos externos) como la empatía con
Modelo cognitivo de la ansiedad los padres y el apoyo recibido de ellos.
La perspectiva de la ansiedad se centra en el concepto de vulne-

124
METODOLOGÍA Definiendo “rendimiento” como la ejecución de habilidades, para la
Tipo de estudio elaboración del cuestionario se tomaron las principales habilidades
El estudio que se llevó a cabo es de tipo exploratorio y descriptivo consideradas “clave” por músicos de orquesta: 1) Interpretación, 2)
con el objetivo de realizar una investigación cualitativa. Mecánicas (“pericia” instrumental), 3) Concertación y participación
Participantes en ejecuciones de conjunto, 4) Competencias de discriminación au-
La muestra fue compuesta por 20 intérpretes musicales de una ditiva y precisión rítmica (Sebastiani y Malbrán, 2003).
Banda Sinfónica de Capital Federal, quienes estaban distribuidos
entre 11 hombres (55%) y 9 mujeres (45%). El rango de edad fue Procedimiento
de 18-35 años, con una media de 25 años y un desvío estándar de Se acordó con el director de orquesta de asistir a una presentación
5,12. La distribución del instrumento principal de los participantes de la Banda Sinfónica. Una hora antes del comienzo, los integran-
es: Clarinete (4), Contrabajo (1), Flauta traversa (2), Fliscorno baríto- tes completaron el consentimiento informado, datos personales y
no (1), Percusión (2), Saxo (3), Trombón (1), Trompeta (3), Violoncelo el Inventario K-MPAI. Al finalizar, completaron el Cuestionario de
(3). En relación a los años de estudio, el rango fue de 4-20 años, Percepción de Rendimiento. Las pruebas fueron autoadministradas
con una media fue de 8,4 y la desviación estándar de 4,5. Respecto en presencia de la tesista para responder las dudas de los partici-
a los años en la Banda Sinfónica, el rango fue de dos semanas a 10 pantes. El tiempo aproximado de duración fue de aproximadamente
años, con una media de 3,79 y una desviación estándar de 3,51. 20 minutos para la primera parte y 5 minutos para la segunda.
Instrumentos
Para el cumplimiento de los objetivos formulados se utilizaron dos RESULTADOS
instrumentos: El rango de puntajes obtenidos del Inventario K-MPAI fue de 45-158
sobre un total de 240 puntos posibles. Se obtuvo una media de
- Kenny Music Performance Anxiety Inventory (KMPAI) 91,65 y un desvío estándar de 28,78.
El KMPAI es una herramienta construida por Kenny y Osborne Al analizar las puntuaciones de acuerdo al sexo, se puede observar
(2004) para valorar el miedo escénico en músicos de acuerdo a una tendencia de las mujeres a puntuar más alto que los hombres.
los parámetros de la teoría de ansiedad de Barlow. Las preguntas Los puntajes de las mujeres obtuvieron una media de 100 y un
son respondidas de acuerdo a 7 puntajes dentro de la escala Likert, desvío de 28,78. En cambio, los hombres puntuaron 84,82 en la
con un rango que va desde 0 (totalmente en desacuerdo) a 6 (to- media, con un desvío de 28,24.
talmente de acuerdo). Puntuaciones altas indican mayores niveles En cuanto a las tres categorías propuestas por Kenny (2011), se
de ansiedad. puede observar que el “Contexto de relaciones tempranas” mues-
Hay 8 factores subyacentes que se incluyen en las categorías de- tra el valor más bajo de la media (2,01), con un desvío de 1,85
terminantes en la ansiedad de ejecución musical propuestas por y una alta dispersión. A continuación, se ubica la “Vulnerabilidad
Kenny (2011). La primera categoría, la Vulnerabilidad Psicológica, psicológica” una media de 2,16 y un desvío de 1,78. Por último, la
abarca los factores de depresión y/o desesperanza (subescala 3: “Preocupación relativa a la ejecución” presenta el valor medio más
ítems 1, 2, 3, 4, 6, 8, 13, 31), aprensión ansiosa (subescala 7: ítems elevado (2,49), con un desvío de 2,06 y con bastante dispersión.
11, 17, 24), vulnerabilidad biológica (subescala 8: ítem 20). La se- De acuerdo a estos resultados, se sugiere que los factores heredi-
gunda categoría es la Preocupación Relativa a la Ejecución y está tarios y ambientales y la vulnerabilidad psicológica afectan poco,
conformado por la ansiedad somática proximal y preocupación por mientras que la preocupación relativa a la ejecución responde a un
la actuación (subescala 1: ítems 10, 12, 14, 16, 22, 26, 28, 30, 34, mayor nivel de ansiedad.
36, 40), la preocupación/miedo (cogniciones o rumiaciones nega- En la siguiente tabla, se ilustran los valores obtenidos de los tres fac-
tivas centradas en uno mismo o en la evaluación de los demás) tores dentro de la categoría “Preocupación relativa a la ejecución”.
(subescala 2: ítems 7, 15, 18, 21, 25, 32, 38, 39) y la fiabilidad de Los resultados de la ansiedad somática proximal y preocupación
la memoria (subescala 5: ítems 35 y 37). La tercera categoría, el por la actuación (subescala 1) dan una media de 2,12 y un desvío
contexto de relaciones tempranas, comprende la transmisión gene- estándar de 2,05. Este factor tiene el factor medio más bajo en
racional de la ansiedad (subescala 6: ítems 5, 19, 29) y la empatía comparación a los otros dos.
parental (subescala 4: 9, 23, 27, 33). Los factores que presentaron la media más elevada son la preo-
Tiene una alta fiabilidad por la consistencia interna encontrada (Alfa cupación/miedo (cogniciones/rumiaciones negativas centradas en
de Cronbach = 0,94). También presentó correlaciones positivas y uno mismo o en la evaluación de los demás) (subescala 2) con una
significativas con las subescalas de estado y de rasgo del STAI media de 2,79 y un desvío estándar de 2; y el factor de la fiabilidad
(State-Trait Anxiety Inventory), que es un instrumento general de de la memoria (subescala 5), el cual alcanzó una media de 3,32 y
evaluación de la ansiedad, adaptado y validado en la Argentina. un desvío estándar de 2.
En consecuencia, se seleccionaron los algunos ítems de las subes-
- Cuestionario de Percepción de Rendimiento calas 2 y 5 que han obtenido un puntaje mayor a un desvío estándar
Es un cuestionario de elaboración propia, a partir del cual se pro- sobre la media:
pone evaluar la percepción de rendimiento de los participantes. Las Ítem 7 (subescala 2): “Incluso si trabajo mucho en la preparación
respuestas son respondidas de acuerdo a 5 puntuaciones, con un para la actuación, es probable que cometa errores” (puntaje 78,
rango que va desde 1 (muy mal) a 5 (muy bien). media: 3,90, desvío: 1,55).

125
Ítem 25 (subescala 2): “Después de una actuación me preocupo minar que la preocupación relativa a la ejecución es determinada
sobre si he tocado suficientemente bien” (puntaje 72, media: 3,60, por la situación particular, lo que se infiere es que hubo mayores
desvío: 1,79). niveles de ansiedad estado que de ansiedad rasgo.
Ítem 38 (subescala 2): “Después de una actuación me preocupo Para finalizar, si bien se encontraron ciertos niveles de ansiedad
sobre si he tocado suficientemente bien” (puntaje 65, media: 3,25, en los intérpretes musicales, a partir de los resultados obtenidos
desvío: 1,97). por las técnicas utilizadas, no se puede observar una correlación
Ítem 39 (subescala 2): “Me siento preocupado por mi propio juicio directa entre la ansiedad y el rendimiento.
sobre cómo voy a actuar” (puntaje 64, media: 3,20, desvío: 1,81). En investigaciones futuras sobre la temática, se recomienda traba-
Es importante siguientes ítems tienen un puntaje invertido, por lo jar con una muestra más representativa que la seleccionada. Ade-
tanto un mayor puntaje implica un desacuerdo con el ítem: más, sería interesante realizar un seguimiento a la misma muestra
Ítem 35 (subescala 5): “Cuando actúo sin música mi memoria es para encontrar fluctuaciones en los niveles de ansiedad.
fiable” (puntaje 59, media: 3,28, desvío: 1,82).
Ítem 37 (subescala 5): “Me siento seguro tocando de memoria” BIBLIOGRAFÍA
(puntaje 67, media: 3,35, desvío: 2,06). Clark, D. A., & Beck, A.T. (2012). Ansiedad: una condición común pero mul-
Al analizar las puntuaciones de acuerdo al tiempo en la Banda tifacética. En Terapia Cognitiva para Trastornos de Ansiedad. Ciencia y
Sinfónica, teniendo en cuenta los puntajes que se encuentran por Práctica (cap. 1, pp. 19-66). Bilbao: DESCLÉE DE BROWER.
Clark, D. A., & Beck, A.T. (2012). El modelo cognitivo de ansiedad. En Tera-
encima de un desvío estándar de la media, es interesante resaltar
pia Cognitiva para Trastornos de Ansiedad. Ciencia y Práctica (cap. 2,
que en todos los casos los individuos tienen menos de un año par-
pp. 67-108). Bilbao: DESCLÉE DE
ticipando en la misma. Gross, S.A., Musgrave, G. (2016). Can Music Make You Sick? Music and
Para finalizar, no se puede observar una relación entre la ansiedad Depression. MusicTank, University of Westminster.
y el rendimiento, ya que los resultados del Cuestionario de Per- Keegan, E., & Holas, P. (2009). Terapia cognitivo comportamental: teoría y
cepción de Rendimiento son relativamente estables, mientras los práctica. En R. Carlstedt (Ed.), Handbook of Integrative Clinical Psycho-
resultados del Inventario K-MPAI son heterogéneos. logy and Psychiatry (pp. 605-629). New York: Springer. Traducción:
Ariel Dalla Valle.
CONCLUSIONES Kenny, D. T. (2011). The Psychology of Music Performance Anxiety. New
Al comenzar el trabajo, se ha planteado el objetivo de analizar los York: Oxford University Press.
niveles de ansiedad que experimentan los intérpretes musicales. Kenny, D. T., Davis, P. J., & Oates, J. (2004). Music performance anxiety and
Para eso, se tomaron dos instrumentos de evaluación: el Inventario occupational stress amongst opera chorus artists and their relations-
hip with state and trait anxiety and perfectionism. Journal of Anxiety
K-MPAI y el Cuestionario de Percepción de Rendimiento. Luego, se
Disorders, 18, 757-777.
analizaron sus resultados.
Sebastiani, A. y Malbrán, S. (2003). Las Habilidades Musicales “Clave”: Un
Como principales limitaciones se señalan: en primer término, el estudio con músicos de orquesta. En I. C. Martínez y C. Mauleón (Eds.).
tamaño de la muestra, ya que la cantidad de sujetos evaluados Música y Ciencia. El rol de la Cultura y la Educación en el Desarrollo de
es pequeña (n=20) y no supone una muestra representativa de la la Cognición Musical. La Plata.
población estudiada. Por otro lado, la ausencia de un instrumento Spielberg, C. D. (1966). Theory and research on anxiety, en C. D Spielberg
científico para medir el rendimiento en la interpretación musical. (ed.), Anxiety and Behavior (pp. 3-22). New York: Academic
En función de los objetivos definidos inicialmente y a partir de la Weinberg, R.S. & Gould, D. (1996). Fundamentos de psicología del deporte
administración del Inventario K-MPAI se puede observar que exis- y el ejercicio físico. Ariel Psicología. Barcelona. Cap. 6: “Arousal, estrés
ten indicadores de ansiedad en los intérpretes musicales. Al ana- y ansiedad”.
lizar las puntuaciones de acuerdo al sexo, se puede observar una
tendencia de las mujeres a puntuar más alto que los hombres. No
se ha encontrado altos o bajos niveles de ansiedad relacionados
directamente a la edad.
En relación al tiempo en la Banda Sinfónica, se puede observar una
tendencia de los participantes con menos de un año en la misma
a puntuar altos niveles de ansiedad. Esto se puede deber a que
fue la primera presentación de la Banda Sinfónica en el año, y por
lo tanto, la primera vez que éstos músicos tocaron con la Banda
Sinfónica en una presentación.
Se encontró la preocupación relativa a la ejecución responde a un
mayor nivel de ansiedad, en comparación a que los factores here-
ditarios y ambientales y la vulnerabilidad psicológica. Esto se puede
relacionar con los conceptos de ansiedad estado y ansiedad rasgo
definidos anteriormente. Mientras la ansiedad rasgo es una parte
de la personalidad y un aspecto estable, la ansiedad estado es un
estado de ánimo y más situacional. Por lo tanto, se puede deter-

126
UNA EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO UNIVERSITARIO
EN LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA, CREANDO LAZOS
ENTRE UNIVERSIDAD Y COMUNIDAD
Guldris, Marina; Bang, Claudia; Barile, Chiara
Universidad de Buenos Aires - Ministerio de Educación de la Nación. Argentina

RESUMEN practice that proposes itself a constant dialogue between the colle-
Este escrito se propone describir y analizar la experiencia de rea- ge education and the community practices.
lización del proyecto de voluntariado universitario “Arte, juego y
salud mental” llevado adelante por docentes de la Cátedra de Sa- Key words
lud Pública/Salud Mental II de la Facultad de Psicología UBA, en College extension, Mental health promotion, Participatory art, Com-
articulación con instituciones de la red RIOBA, siendo aprobado y munity play
financiado desde 2014 por el Programa de Voluntariado Univer-
sitario del Ministerio de Educación de la Nación. Basado en una Introducción
perspectiva de salud y salud mental integral, este proyecto se cen- Desarrollamos el proyecto de voluntariado universitario “Arte, juego
tra en la participación de docentes y estudiantes universitarios en y salud mental” en el marco de las actividades de la Cátedra Salud
la planificación, realización y evaluación de eventos callejeros de Pública/Salud Mental II (SP/SM II, Titular Prof. Stolkiner) en articula-
arte, creatividad y juego en el espacio público llevados adelante ción con instituciones de la red RIOBA. La propuesta nace de la in-
por instituciones nucleadas en una red de Instituciones del barrio quietud de docentes-investigadores y referentes comunitarios que
de Abasto. Como prácticas de promoción de salud mental comuni- veníamos trabajando juntos, y que sentíamos la necesidad de abrir
taria, estas actividades callejeras participativas permiten generar un espacio de articulación entre universidad y territorio, incorpo-
espacios de encuentro comunitario, creación y fortalecimiento de rando estudiantes universitarios que participen de las actividades
redes barriales y un acercamiento entre comunidad, instituciones comunitarias. El proyecto fue aprobado por primera vez en 2014,
y universidad. A partir de una revisión crítica de la experiencia se y es financiado desde entonces por el Programa de Voluntariado
destacan logros, aprendizajes, dificultades y desafíos de una prác- Universitario del Ministerio de Educación de la Nación.
tica que se propone un diálogo constante entre la formación univer- Enmarcado en la perspectiva de promoción de salud mental inte-
sitaria y las prácticas comunitarias. gral, el proyecto consiste en llevar a cabo una experiencia partici-
pativa, con el desarrollo de actividades comunitarias de arte y juego
Palabras clave en la zona de Abasto (Ciudad de Buenos Aires) dando respuesta a
Extensión universitaria, Promoción de salud mental, Arte participa- una demanda efectuada por la red Rioba para potenciar el desarro-
tivo, Juego comunitario llo de dichas actividades.
Este proyecto parte de una concepción de salud integral apoyada en
ABSTRACT una perspectiva de derechos, rescatando la dimensión sociohistórica
AN UNIVERSITY VOLUNTEERING EXPERIENCE IN PSYCHOLOGY de los procesos de salud-enfermedad-atención/cuidados (Menén-
SCHOOL, CREATING BONDS BETWEEN UNIVERSITY AND COMMUNITY dez, 2009). Para abordar desde esta perspectiva las prácticas social-
The aim of this essay is to describe and analyze the experience comunitarias en el campo ampliado de la salud/salud mental, nos
of the university volunteering project “Art, play and mental health” apoyamos en la rica producción teórica del movimiento de Medicina
achieved by teachers the Chair in Public Health/Mental Health II of Social/Salud Colectiva Latinoamericano (Stolkiner & Ardila, 2012),
the Psychology School at UBA, joined by RIOBA network institu- acentuando la dimensión de cuidados en salud (Merhy, 2006).
tions, approved and financed since 2014 by the University Volunteer Entendemos que los eventos participativos de creación colectiva
Program of the Education Ministry of the Nation. Based on an inte- sostenidos por la red Rioba tienden a la conformación de espacios
gral health and mental health perspective, this project focuses on vinculares y al fortalecimiento de las redes de contención comu-
teachers and students’ participation in planning and evaluating art, nitaria, como formas alternativas de respuesta al aislamiento, la
creativity and play in public spaces street-events, carried forward soledad relacional, la discriminación y otras problemáticas psico-
by institutions that belong to the Abasto neighborhood Institutions sociales complejas asociadas al sufrimiento subjetivo (Bang, 2016).
network. This street activities, as community mental health pro- Desde una perspectiva de promoción de salud mental comunitaria
motional practices, allow to generate community meeting spa- (Bang, 2014) entendemos que la participación es en sí un factor de
ces, create and strengthen neighborhood networks and bring the salud mental y un principal promotor de salud, generando condi-
community, institutions and University together. This critical review ciones para un abordaje conjunto del proceso colectivo de salud-
highlights achievements, learnings, difficulties and challenges of a enfermedad-cuidados.

127
Sobre el desarrollo del proyecto equipo de coordinación. Allí se repensaron, trabajaron, y evaluaron
Frente a la creciente desintegración de vínculos comunitarios, que todas las actividades de las cuales fueron partícipes. Dicho espacio
aísla y potencia la soledad relacional de las familias -constituidas dio lugar a la elaboración de un escrito final de producción colecti-
principalmente por migrantes- nace, en el 2006, la Red de Institu- va, que fue presentado en el III Congreso Nacional de Promoción y
ciones de Once, Balvanera y Abasto (RIOBA), con el propósito de Educación para la Salud y I Congreso Internacional de Promoción y
favorecer y posibilitar la reconstrucción de dichos vínculos. La red Educación para la Salud (Colectivo El Entre, 2015), así como tam-
promueve acciones conjuntas que habilitan e incentivan la parti- bién en el III Encuentro del programa de Voluntariado Universitario
cipación de la comunidad, y con ella la recuperación del espacio de la UBA. Por último, el cierre y análisis del ciclo 2015 permitió la
público. Conformada por instituciones del barrio (estatales y ONGs) planificación conjunta de las actividades para el año 2016.
que oscilan entre 10 y 15, esta red desarrolla actividades comu- En marzo de 2016 comenzó la segunda experiencia de voluntariado
nitarias, culturales y recreativas de promoción de salud, cuyo eje con dos encuentros de capacitación. Allí se abordaron algunas de
central son los eventos callejeros con actividades de arte, juego y las herramientas conceptuales en las que se basa el proyecto, tales
creatividad: entre ellos podemos ubicar las milongas en la calle, la como: Salud Colectiva, Atención Primaria de la Salud integral con
fiesta del Centro de Salud, y diversas fiestas populares. enfoque en salud mental, promoción de la salud mental comunita-
El desafío de construir eventos de manera colectiva, articulando ria, potencialidades del arte, la creatividad y el juego como herra-
creativamente los emergentes del entramado social del que se mientas de intervención comunitaria en salud, enfoque de derechos
participa, promueve la reconstrucción de vínculos solidarios, el de- en salud, el espacio público como ámbito para la intervenciones en
sarrollo de la cultura comunitaria y el abordaje de diversas temá- salud comunitaria, entre otros.
ticas que hacen a la salud/salud mental de la población, como la A diferencia de la primer experiencia del voluntariado, en el año
segregación y el desarraigo que sufre una parte de la población del 2016 se sumaron nuevas organizaciones (de la Red Rioba) para ser
barrio, la falta de espacios de juegos para niños, la dificultad en el parte del proyecto, las cuales propusieron diferentes actividades
acceso a los servicios de salud y educación, etc. donde los voluntarios podían participar. Los mismos realizaron sus
A partir de un vínculo previo entre docentes de la cátedra Salud actividades semanalmente en diferentes organizaciones, a saber: el
Pública/Salud Mental II (SP/SM II) de la Facultad de Psicología Taller de Arte y Literatura y La juegoteca infantil, propuestos por la
UBA y organizaciones de Rioba fue que iniciamos las articulacio- Asociación Civil La Vereda; un Laboratorio creativo, propuesto por el
nes para presentar un proyecto de extensión, el que fue aprobado Centro de Salud Mental Nº3 Dr. A. Ameghino; y “Capacitarte para la
hacia fines de 2014 por el programa de Voluntariado Universitario transformación social’, un espacio propuesto por La Casona Cultu-
del Ministerio de Educación nacional. ral Humahuaca. Estos espacios se encuentran sostenidos desde las
Durante 2015, el primer año del proyecto, los voluntarios participa- instituciones de Rioba y tienen relación directa con la realización de
ron, en conjunto con miembros del barrio -para quienes las puertas eventos callejeros, la articulación con otras instituciones de la red y
también estaban abiertas-, de un encuentro semanal que se reali- la vida comunitaria del barrio.
zaba todos los sábados en la Casona Cultural Humahuaca. El mis- Al igual que el año anterior, se participó activamente en el proceso
mo consistía en atravesar singular y subjetivamente experiencias de organización, realización y evaluación de dos eventos participa-
relacionadas con el arte, el juego y el psicodrama, con el objetivo tivos de arte, creatividad y juego en el espacio público convocados
último de que se apropien de tales herramientas. por las instituciones de la red. Teniendo en cuenta que la realización
Además, en consonancia con las actividades desarrolladas por la de los eventos se trata de una articulación en red, las voluntarias
red Rioba -de la cual la Casona Cultural Humahuaca también es pudieron incluirse en las actividades de algunas de las instituciones
parte- los integrantes del proyecto participaron activamente del y organizaciones participantes: reuniones quincenales de la red,
proceso de organización, realización y evaluación de tres eventos área comunitaria de la Casona Cultural Humahuaca, movilizaciones
callejeros: El festejo del Cumpleaños de la Casona Cultural Huma- en reclamo de derechos (por ejemplo marcha Ni Una Menos), etc.
huaca, el festejo del día del Cooperativismo y la Fiesta de la Que- Todo el proceso se acompañó de reuniones periódicas de reflexión
ma del Muñeco. Las tareas realizadas implicaron desde la difusión entre voluntarias, coordinadoras y docentes. Se finalizó la expe-
barrial hasta la planificación del diseño, logística y montaje de los riencia de voluntariado con un encuentro donde se invitó a los dife-
mismos eventos, en una articulación constante con las demás or- rentes referentes de las instituciones que participaron con el fin de
ganizaciones. De esta manera, se realizaron flyers, participaron de producir un intercambio sobre las diferentes vivencias y reflexionar
reuniones con Radio Semilla, así como también de las reuniones sobre la práctica y las posibilidades de acción futuras. A su vez, se
quincenales de la Red Rioba, construyeron muñecos -monstruos compartió la realización de un video hecho por las voluntarias, que
sociales- que serían quemados luego en la Fiesta de la Quema del resume el proyecto del año.
Muñeco. Luego de cada evento, realizamos evaluaciones trabajan-
do con resonancias personales, resonancias de compañeros, de la Revisando críticamente las prácticas
comunidad, y evaluando tanto los puntos fuertes, como las proble- Observando retrospectivamente, es importante destacar, en primer
máticas que emergieron en cada uno/a. lugar, que aquel primer proyecto que se pensó con un gran margen
Pensado como marco de sostén teórico-conceptual y emocional, de incertidumbre sobre lo que serían sus prácticas, se encuentra
los integrantes del voluntariado participaron en reuniones quince- hoy en su tercer año de ejecución, con una participación creciente
nales desarrolladas en la Facultad de Psicología de la UBA con el por parte de estudiantes y de instituciones de Rioba. Esto ha per-

128
mitido profundizar los lazos entre docentes, estudiantes, referentes este proyecto resulta un pasaje indispensable de los textos a las
institucionales y comunidad, acercar a los estudiantes y docentes prácticas concretas. Permite que el estudiante universitario rompa
a las prácticas territoriales llevadas adelante desde la perspectiva y atraviese el imaginario de lo que sería un trabajo en terreno, para
de redes en salud/salud mental y reflexionar críticamente sobre la adentrarse de lleno en él, afrontando las dificultades y desafíos que
construcción de un posicionamiento profesional implicado con las el mismo propone. Asimismo, la particularidad de una experiencia
problemáticas comunitarias. que versa sobre la perspectiva comunitaria permite romper otro de
A partir de un proceso que logra articular acción y reflexión, hemos los imaginarios construidos a lo largo de la carrera -principalmente
encontrado que estas prácticas se centran en la intersectorialidad, en lo que a la carrera de Psicología respecta-: el del consultorio
el trabajo en red y la participación comunitaria en salud desde como única clínica posible. En este sentido, se rescata la importan-
una visión integral, mostrando un fuerte potencial transformador. cia del trabajo colectivo en la realización de proyectos, junto a las
La posibilidad de organización colectiva de los eventos callejeros reflexiones y sensaciones potenciadoras que dicho trabajo conlle-
crea canales efectivos de participación comunitaria, orientados va, permitiendo colectivizar padecimientos que, si bien son vividos
a la constitución de la propia comunidad como sujeto activo de individualmente, responden a la singularización de padecimientos
transformación de sus realidades. En este sentido, consideramos sociales. Es a partir del encuentro con un otro que comparte situa-
que logramos apuntalar el trabajo de realización de dichos eventos ciones similares de padecimiento subjetivo, que se puede pensar
al incluirnos como un actor más en su realización. Los referentes en un abordaje colectivo de los mismos. Un abordaje donde el afec-
institucionales pudieron vernos como un fuerte aporte para la rea- to no sólo es tenido en cuenta, sino que se vuelve, entre otras, una
lización del entramado creativo en la calle. de las piezas fundamentales de la construcción colectiva.
Por otro lado, estas prácticas se muestran como formas alterna- Por último, este proyecto permite al estudiante pensarse primero
tivas de respuesta al aislamiento, la soledad relacional, la discri- como persona en sociedad, y después como profesional, pudiendo
minación y otras problemáticas psicosociales complejas asociadas encontrarse con los saberes comunitarios sin anularlos. Y en un
al sufrimiento subjetivo. Los procesos desencadenados tienden a sentido opuesto, permite a las organizaciones sociales y a la comu-
la conformación de espacios vinculares, posibilitadores de nue- nidad en su conjunto, pensarse como potenciales agentes de cam-
vas miradas, canalizadores de deseos y necesidades compartidos, bio, con sus propios conocimientos tan válidos como los saberes
transformadores de representaciones e imaginarios sociales. En científicos. Se intentan borrar así las jerarquías, abriendo paso a la
este marco de acción, la inclusión participativa en esta experien- horizontalización de un trabajo que anuncia la existencia de otras
cia nos sirvió para deconstruir también las clásicas relaciones en- realidades posibles.
tre estudiante, docente, profesional y referente comunitario. En la El proyecto de voluntariado 2017, ciclo que estamos transitando
experiencia y el trabajo cotidiano todos hemos sido compañeros, actualmente, ha asumido nuevamente el desafío de realizar un
aportando saberes y quehaceres, y enriqueciéndonos a su vez del recorrido por las actividades institucionales que luego confluyen
entramado resultante. en los eventos callejeros. Entendemos que es una nueva apuesta
También se presentaron dificultades, las que pudieron ser analiza- que nos obliga a replantearnos constantemente las condiciones de
das en los espacios de reflexión. Algunas de ellas están en relación posibilidad para una más profunda y sostenida articulación entre
al contexto general en el que se encuentran las instituciones perte- universidad, organizaciones y comunidad.
necientes a la red Rioba y se refiere a un aumento sostenido en la
precarización vivida en instituciones estatales pertenecientes a los BIBLIOGRAFÍA
sectores de salud y educación. En la última década las políticas del Bang, C. (2016). Creatividad y salud mental comunitaria. Tejiendo redes des-
gobierno local no han apoyado el desarrollo de las prácticas comu- de la participación y la creación colectiva. Buenos Aires: Lugar Editorial.
nitarias de la red Rioba, siendo éstas generalmente resistenciales Bang, C. (2014). Estrategias comunitarias en promoción de salud mental:
Construyendo una trama conceptual para el abordaje de problemáticas
a las políticas del sector. Un ejemplo de ello está dado por las difi-
psicosociales complejas. Revista Psicoperspectivas: Individuo y socie-
cultades crecientes en la obtención de la autorización para realizar
dad, 13(2), 109-120. Valparaíso, Chile.
actividades en el espacio público que sostiene el gobierno local. Colectivo El Entre (2015, Nov). Presentación de la experiencia de trabajo
Otro obstáculo se refiere a la financiación del proyecto, recursos “El Entre”. I Congreso Internacional de Promoción y Educación para la
económicos que se destinan exclusivamente a la realización de las Salud. Organizado por Universidad Nacional de La Matanza, 26, 27 y
actividades institucionales. Tanto los docentes, como los graduados 28 de noviembre, Buenos Aires, Argentina.
y los estudiantes prestan voluntariamente sus horas de dedicación Menéndez, E. (2009). De sujetos, saberes y estructuras. Introducción al
a la consecución del proyecto, lo que incluye al equipo de coordi- enfoque relacional en el estudio de la salud colectiva. Buenos Aires:
nación. Esta forma de funcionamiento muchas veces dificulta la Lugar Editorial.
dedicación que puede dar el equipo docente, y hace peligrar la sos- Merhy, E. (2006). Salud: cartografía del trabajo vivo. Buenos Aires: Lugar
tenibilidad de la propuesta a futuro, la que se apoya en gran medida Editorial.
en las posibilidades del equipo coordinador. Stolkiner A. & Ardila, S. (2012). Conceptualizando la Salud Mental en las
prácticas: consideraciones desde el pensamiento de la medicina so-
cial /Salud Colectiva latinoamericanas. Vertex Revista Argentina de
Reflexiones finales
Psiquiatría, XXIII, (101), 52-56.
Considerando las dificultades que supone para los estudiantes
universitarios tener un contacto directo con el trabajo en terreno,

129
PRÁCTICAS DE CUIDADO DE LA SALUD MENTAL ENTRE
PARES EN HOMBRES ADOLESCENTES DE SAN ANTONIO
DE LA CAL, QRO. MEX.
Hernández Nava, Hernando; Garbus, Pamela
Universidad Autónoma de Querétaro. México

RESUMEN INTRODUCCIÓN
Este trabajo forma parte de una investigación desarrollada en el Una de las características fundamentales de la adolescencia es el
marco de la tesis que se está llevando a cabo en la Maestría en lugar que ocupan los pares en este momento del curso de vida.
Educación para la Ciudadanía de la Universidad Autónoma de Que- En el caso de los hombres hay una clara diferencia sobre la forma
rétaro. El objetivo general es describir la relación que existe en- en que éstos construyen dichos vínculos. Es importante reconocer
tre la construcción de género de los hombres adolescentes de la esta diferencia pues como lo afirma la OMS (2000) los hombres
comunidad de San Antonio de la Cal y sus prácticas de cuidado adolescentes pasan más tiempo en la calle sin supervisión adulta,
de la salud mental entre pares. En este trabajo, se analizan los da- lo que pude representar oportunidades de desarrollo de la persona-
tos arrojados por un instrumento que se aplicó a la población de lidad y de la identidad, así como riesgos significativos para la salud
estudio con el objetivo de tener una primera aproximación a las y la vida. La convivencia que surge además entre los grupos de
características específicas de la población, en relación a la cons- hombres adolescentes, son denominados “cultura de la crueldad”,
trucción de ser hombres en su contexto, así como la manera en la por la intensa necesidad de reafirmar constantemente su virilidad a
que experimentan el sufrimiento psíquico y las prácticas de cuidado partir de conductas agresivas hacia las mujeres y hacia otros hom-
de la salud mental que desarrollan y tienen a su alcance. Se aplicó bres cuya orientación sexual es distinta a la heterosexual, además
un instrumento que contiene seis preguntas cerradas y una abierta de restringir “actitudes femeninas” como pueden ser la expresión
y 40 reactivos con cinco ítems en escala de Likert. Para el análisis de los propios afectos o las emociones (Martínez, 2013).
estadístico y descriptivo se utilizó el software IBM SPSS versión 22. Sin embargo como lo señala Hernández-Castañeda (2013), los
El cuestionario fue respondido por 99 alumnos. varones expresan a través de sus biografías fuertes vínculos con
distintos núcleos; en el ámbito laboral, escolar, en la calle, familiar,
Palabras clave entre otros. Estos vínculos los define como “núcleos relacionales”
Adolescentes, Varones, Cuidado, Salud Mental inspirado en la perspectiva sistémica, a través de la cual los núcleos
son “agrupamientos de personas con intereses y características
ABSTRACT comunes” (p. 48) de esta manera entenderemos por núcleo relacio-
MENTAL HEALTH CARE PRACTICES BETWEEN ADOLESCENT MEN IN nal a las personas que unidas por la construcción de relaciones de
SAN ANTONIO DE LA CAL, QRO. MEX. parentesco, afecto, sentimentales o de amistad, el hombre convive.
This work forms a part of an investigation that develops inside the Partimos de considerar que el sufrimiento psíquico de estos ado-
thesis that will allow to obtain the title of the Magister in Education lescentes varones (Augsburguer, 2004) se manifiesta a través de
for the Citizenship of the Universidad Autónoma de Querétaro. The diversas prácticas sociales tales como los celos, la violencia, la
aim is to describe the relationship between the gender construction ideación suicida, el descuido personal, el consumo explosivo del
of adolescent men in the community of San Antonio de la Cal and alcohol, las peleas entre varones.
their practices of mental health care among peers. In this paper, we Desde un paradigma de derechos, consideramos atender asuntos
analyze the data provided by an instrument that was applied to the vinculados a la salud mental, demanda acciones tanto en el ámbito
study population in order to have a first approximation to the spe- de lo macro como políticas públicas, así como acciones en la esfera
cific characteristics of the population in relation to the construction de lo personal, colectivo y comunitario. En este sentido, es impor-
of being men in their context, as well as how they experience the tante la participación social y comunitaria, primero para asumirse
psychic suffering and mental health care practices they develop como sujetos de derechos y segundo, para comprometerse con el
and have at their disposal. The instrument was applied containing cuidado de la salud tanto de sí mismo como la del otro.
six closed and one open questions and 40 reagents with five Likert Algunos estudios de género de los hombres (Figueroa, 2012; Mu-
scale items. We use for statistical and descriptive analysis, the IBM ñoz, 2012) han aportado nuevas variables que permiten observar
SPSS version 22. The questionnaire was answered by 99 students. a los varones en relación a las prácticas de cuidado, lo que re-
sulta un cambio de paradigma entre definir al varón como factor
Key words de riesgo (Keijzer, 2010; Rivas, 2005) y poder observar algunas
Mental Health, Care, Adolescents, Men prácticas de cuidado en los varones como modelos emergentes de
masculinidad (Figueroa & Flores, 2012). Es de esta manera, como

130
se buscará en la presente investigación explorar las “prácticas de Respecto al nivel de escolaridad alcanzado por las madres de los
cuidado”, de tal manera que nos permitan aproximarnos a una adolescentes de este estudio, se observó que el 40,4% estudió la
población cuyas características específicas es que hablamos de secundaria completa y únicamente el 3% estudió una carrera pro-
hombres adolescentes escolarizados que habitan en un contexto fesional (licenciatura).
rural con tradición indígena. Sobre el nivel escolar alcanzado por el padre, se obtuvo que 39,4%
Este trabajo forma parte de una investigación desarrollada en el terminaron la secundaria, siendo el mayor grado escolar alcanzado
marco de la tesis que se está llevando a cabo en la Maestría en por la mayoría de los padres de los encuestados. En este sentido,
Educación para la Ciudadanía de la Universidad Autónoma de Que- fue interesante que el 10.1% respondió a este pregunta “NS/NC”
rétaro. El objetivo general es describir la relación que existe entre la que es “no lo sé o no contestó”, que son básicamente los que men-
construcción de género de los hombres adolescentes de la comuni- cionaron no vivir con su padre. Lo que nos permite mirar la ausen-
dad de San Antonio de la Cal y sus prácticas de cuidado de la salud cia de información que existe sobre su figura paterna.
mental entre pares. En este trabajo, se analizan los datos arrojados El 57,6% dijo tener una actividad laboral remunerada mientras que
por un instrumento que se aplicó a la población de estudio con el el 42,4% mencionó que no la tiene. Las dos principales activida-
objetivo de tener una primera aproximación a las características des económicas que realizan los adolescentes, son asistir en res-
específicas de la población en relación a la construcción de género taurantes y fiestas como meseros con un 29% y las actividades
en tanto son hombres en ese contexto, así como la manera en la vinculadas al turismo tales como vender artesanías y brindar reco-
que experimentan el sufrimiento psíquico y las prácticas de cuida- rridos turísticos con un 17%. La población se encuentra muy cerca
do de la salud mental que desarrollan y tienen a su alcance. del pueblo de Bernal, Municipio de Tolimán que tiene el monolito o
peña más grande del país, por lo que su principal actividad econó-
METODOLOGÍA mica está vinculada al turismo.
Se trata de un estudio exploratorio descriptivo, que sigue una me-
todología cualitativa con instrumentos cuantitativos y es de corte DIMENSIONES DE ANÁLISIS.
transversal. Para el análisis de la segunda sección del instrumento que cuenta
La población de estudio son los estudiantes hombres de una escue- con 40 reactivos, lo dividimos en cuatro dimensiones: 1) Construc-
la preparatoria de San Antonio de la Cal, Querétaro. Se trata de 104 ción de género, 2) Sufrimiento psíquico, 3) Prácticas de cuidado
estudiantes de entre 15 y 19 años de edad. de la salud mental y 4) Autocuidado; lo anterior con el objetivo de
Para este trabajo se aplicó una encuesta cuyo instrumento está facilitar el análisis cuantitativo de la información.
compuesto de dos apartados: el primero contiene seis preguntas
cerradas y una abierta y exploran las condiciones sociodemográ- ·· CONSTRUCCIÓN DE GÉNERO
ficas de la población; el segundo contiene un cuestionario de 40 La primera dimensión contiene afirmaciones que se sostienen de
reactivos con cinco ítems en escala de Likert. estereotipos en relación a las características atribuidas socialmen-
Para el análisis estadístico descriptivo se utilizó el software IBM - te de manera diferenciada a hombres y mujeres, seleccionando
SPSS versión 22. únicamente aquellas respuestas más significativas. La afirmación
“Si abrazo a un amigo es porque soy gay” obtuvo un 80,8% de
RESULTADOS rechazo ya que dijeron no estar nada de acuerdo con esto.
Para el análisis de estos ítems se contruyeron cuatro dimensio- Por su parte, el 49,5% estuvieron completamente en desacuerdo
nes que agrupan los diferentes reactivos del cuestionario: Salud con la afirmación “Los hombres no deben llorar”.
mental; construcción de género; sufrimiento psíquico; prácticas de Luego, la afirmación que sostiene que “Las mujeres son más com-
cuidado de la salud mental y autocuidado. prensivas que los hombres” encontró un 20,2% de adolescentes
La edad de la población encuestada oscila entre los 14 y los 19 que están completamente de acuerdo y otro 31,3% se mostraron
años. La moda es de 16, y la media de edad es de 16,36. Respecto algo de acuerdo. De igual manera en la afirmación “las mujeres
a la distribución por semestre está de la siguiente manera: 41 es- son más sensibles que los hombres” el 39,4% está completamen-
tudiantes están cursando primer semestre cuyo promedio de edad te de acuerdo, de igual manera el 24,2% manifestó estar algo de
es de 15.6 años, 30 alumnos se encuentran en tercer semestre con acuerdo.
una edad promedio de 16,2 años y 26 alumnos de quinto semestre Uno de los resultados que más llamó nuestra atención es la afirma-
cuyo promedio de edad es entre los 17,6. Lo que nos permite mirar ción que sostiene que “Es responsabilidad de los hombres trabajar
que conforme los estudiantes van avanzando de grado, disminuye para mantener a su familia”, pues casi la mitad de la población
el número alumnos inscritos. encuestada estuvo completamente o algo de acuerdo, donde el
El instrumento buscó conocer también con quiénes viven los ado- 34,4% dijo estar completamente de acuerdo y otro 20,2% está algo
lescentes que forman parte de nuestro estudio. El 75,8% respon- de acuerdo.
dió que viven con su mamá, papá y hermanos. Solo el 11,1% vive Por último, la afirmación que dice: “Como hombre tengo derecho a
únicamente con la madre y los hermanos. Lo anterior refleja aún expresar mis sentimientos sin ser juzgado como débil por hacerlo”
un claro predominio de la configuración de la familia tradicional tuvo una respuesta positiva, pues el 60,6% dijo está completamen-
biparental con hijos/as, así como una importante presencia de los te de acuerdo y otro 19,2% algo de acuerdo.
hogares mono parentales con jefaturas femeninas.

131
·· SUFIMIENTO PSÍQUICO. “Me gusta escuchar a mis amigos si atraviesan un mal momento”
La dimensión del sufrimiento psíquico forma parte del ámbito de el 47,5% dijo estar completamente de acuerdo así como el 40,4%
la salud mental, se refiere a todas aquellas experiencias que pro- mencionó estar algo de acuerdo. Así mismo, la afirmación “Los
ducen dolor emocional, angustia o incertidumbre en los varones; hombres ayudamos a nuestros amigos cuando están tristes”44,4%
de esta manera, se hicieron diversas afirmaciones que buscaban dijo estar completamente de acuerdo y el 32,3% algo de acuerdo.
explorar en qué mediada han experimentado experiencias de esta Como factor de protección se pueden ubicar a través del instru-
índole y cómo hacen frente a éstas. mento con la afirmación “Mi padre está dispuesto a escucharme
Las respuestas a la afirmación que más llamaron nuestra atención cuando tengo un problema”, pues un 48,5% mencionó que está
fueron “suelo lastimar mi cuerpo cuando estoy mal y eso alivia mi completamente de acuerdo y otro 20,2% algo de acuerdo.
dolor emocional” pues si bien el 70% dijeron estar nada de acuer- Para esta dimensión solamente se utilizaron 8 reactivos, pues nos
do, el 16,2% se colocó en el punto medio de indefinición ni de interesa poner énfasis en la manera en la que se involucran los
acuerdo ni en desacuerdo, únicamente el 6% dijeron estar algo de varones en la salud mental de sus pares; por esto, elegiremos úni-
acuerdo y completamente de acuerdo respectivamente. Considera- camente las respuestas que nos resultaron más significativas por
mos de suma trascendencia el reactivo, pues hay seis jóvenes que sus porcentajes. En este sentido, la afirmación “si pido usar condón
manifiestan haber tenido esta práctica que pone en riesgo la salud en una relación sexual, me veré menos hombre” encontró mayor
e incluso la vida. desacuerdo pues el 64,6% dijo estar completamente en desacuer-
Respecto a la afirmación “frecuentemente me siento muy solo” el do así como el 15,2 algo en desacuerdo. En este sentido se colocó
42,4% respondió estar completamente en desacuerdo; sin embar- también la afirmación “en mi primera relación sexual usé condón”
go el 20,2% de la población estuvo algo de acuerdo. En lo que la cuál causó diversas respuestas pues el 35,4% dijo estar comple-
respecta a la segunda afirmación que dice “la verdad alguna vez tamente de acuerdo, el 8,1% algo de acuerdo, en ocasiones colo-
he pensado que el mundo estaría mejor sin mí”, corresponde a una cando leyendas escritas en el cuestionario, como: “no he tenido”
ideación suicida, el 8,1% manifestaron que están completamente entre otras.
de acuerdo con esto y el 11% dijo estar algo de acuerdo, ambos Respecto a la afirmación “a los hombres nos gusta cuidar nuestro
datos resultan de profunda relevancia respecto al sufrimiento psí- cuerpo” el 33,3% dijo estar completamente y el 25,3% algo de
quico de este grupo de adolescentes pues tener estas ideas y sen- acuerdo. En este mismo sentido, cuando se dijo que el cuerpo del
timientos, son factores de riesgo que requieren ser atendidos. hombre es sencillo, con la afirmación “el cuerpo del hombre es muy
Algunas de las afirmaciones contienen además de situaciones vin- simple: pene y testículos solo es lavarlo y ya” el 41,4% se manifes-
culadas al sufrimiento psíquico, ciertos rasgos que se le atribuyen tó completamente en desacuerdo así como el 15,2% estuvo algo
exclusivamente y de manera “natural” a los varones, como la afir- en desacuerdo.
mación “Cuando me siento triste debo aguantarme para no mostrar Por último, son interesantes las respuestas que encontramos res-
debilidad” el 16,2% dijo estar completamente de acuerdo, así como pecto a cómo manejan ciertas emociones los varones, por ejemplo
el 17,2% manifestó estar algo de acuerdo. De igual manera, llamó a la afirmación que dice “cuando me enojo, me siento triste, o me
mucho nuestra atención la respuesta de los jóvenes a la afirmación siento extraño suelo tomar alcohol” solo el 9,1% estuvo completa-
“los hombres hablamos entre nosotros cuando nos sentimos tris- mente de acuerdo y el 13,1% algo de acuerdo, en contraste, casi
tes” pues el 20,3% manifestó estar completamente de acuerdo y el la mitad de la población dijo estar en desacuerdo. De igual manera
27,2% dijeron estar algo de acuerdo con esto, lo anterior no corres- ante la afirmación “a veces cuando me enojo golpeo a la pared u
ponde con las entrevistas y el trabajo de campo, donde manifiestan objetos que estén cerca” 17,2% respondieron que están de com-
que prefieren hablar con sus compañeras. pletamente de acuerdo y el 21,2% algo de acuerdo.

·· PRÁCTICAS DE CUIDADO CONCLUSIONES


El cuidado como hemos dicho con anterioridad, ha sido asignado Los resultados del instrumento nos arrojan algunas pautas para
de manera histórica como una actividad única que realizan las mu- ahondar en la construcción de género de nuestros sujetos de es-
jeres, debido principalmente a la naturalización de la misma y a la tudio. La influencia de las familias y sus valores tienen una impli-
división sexual del trabajo. Sin embargo, los estudios de género de cación directa en estos jóvenes. Al respecto de las configuraciones
los hombres han buscado analizar diversas circunstancias en las familiares, pudimos observar que sigue prevaleciendo la familita
que el cuidado forma parte de la experiencia vital de los varones, tradicional cuyos integrantes suelen ser mamá, papá e hijos/as; sin
no sólo como receptores del mismo, sino como cuidadores. Por lo embargo, comienzan a figurar también los hogares monoparentales
anterior, construimos algunas afirmaciones que nos permitieran con jefaturas femeninas, en muchos de estos a causa de la sepa-
explorar las formas que tienen los hombres adolescentes específi- ración, lo que les permite a los jóvenes crecer con modelos en los
camente en su grupo de pares para cuidarse en situaciones donde cuales la madre no sólo participan en el sostenimiento del hogar,
hay sufrimiento psíquico. sino que son responsables económicamente de éste.
De esta manera, la afirmación con la respuesta con puntaje más Con respecto a los niveles educativos, en varios adolescentes exis-
alto de esta categoría dice “está bien si un amigo expresa sentir- te escasa información sobre el padre: diez personas respondieron
se triste” donde el 54,5% están completamente de acuerdo y el que no conocían el grado último del mismo, lo que no sucedió con
20,2% dijo estar algo de acuerdo. De igual manera, la afirmación el informe sobre la escolaridad de la madre, pues los 99 estudian-

132
tes encuestados respondieron a esa pregunta. BIBLIOGRAFÍA
Los jóvenes se identifican con algunas ideas que muestran pautas Figueroa Perea, J.G.; Flores Garrido, N. (2012). Prácticas de cuidado
de su construcción de género como hombres en ese contexto espe- y modelos emergentes en las relaciones de género. La experiencia
cífico. Por ejemplo, respecto la proveeduría única de hogar asumida de algunos varones mexicanos. Revista de Estudios de Género. La
ventana, IV() 7-57. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.
por el varón, es algo en lo que estuvieron muy de acuerdo, aunque
oa?id=88424573003
sus modelos familiares han cambiado esos roles de manera radical,
Hernández-Castañeda, M. (2013). Varones con o sin empleo la construc-
pues en muchos de sus hogares hay una p