Está en la página 1de 3

El complejo de Electra

El complejo de Electra es un término usado para describir la etapa psicosexual


psicoanalítica análoga al Complejo de Edipo, en la que una niña compite con su
madre por el afecto de su padre.

Resolver el complejo de Electra, en última instancia conduce a la identificación con el


progenitor del mismo sexo.

¿En qué consiste el Complejo de Electra?


De acuerdo con Sigmund Freud, durante el desarrollo psicosexual femenino, una niña
se une inicialmente a su madre.

Pero cuando ella descubre que no tiene un pene, algo que sí posee su padre, comienza
a sentir resentimiento hacia su madre, que la culpa de su «castración». Como resultado
de ello, Freud creía que la niña comienza a identificarse y emular a su madre por miedo
a perder el amor de su padre.

Origen del Complejo de Electra


Mientras que el término complejo de Electra se asocia frecuentemente con Freud, en
realidad fue Carl Jung quien acuñó el término en el año 1913. Freud rechazó el término
y lo describió como un intento de «hacer hincapié en la analogía entre la actitud de los
dos sexos”. El mismo Freud utilizó el término complejo de Edipo femenino para describir
lo que ahora referimos como el complejo de Electra.

¿Cuándo aparece el Complejo de Electra?


De acuerdo con la teoría freudiana, una parte importante del proceso de desarrollo
es aprender a identificarse con el progenitor del mismo sexo. Durante las etapas de
la teoría del desarrollo psicosexual de Freud, la energía libidinal se centra en diferentes
zonas erógenas del cuerpo del niño.

Si algo va mal durante cualquiera de estas etapas, una fijación podría ocurrir en ese
punto en el desarrollo. Según Freud, estas fijaciones a menudo conducen a la
ansiedad y juegan un papel en la neurosis y los comportamientos desadaptativos
de la edad adulta.

Freud describió el complejo de Edipo como el anhelo de un niño por su madre y la


competencia con su padre.

El niño posee un deseo inconsciente de reemplazar a su padre como pareja sexual de su


madre, lo que conduce a una rivalidad entre padre e hijo.

Al mismo tiempo, sin embargo, el niño también tiene el temor de que su padre pueda
descubrir estos deseos y castrarlo como castigo. Para resolver esta ansiedad, el niño
empieza identificarse con su padre y desarrollar un deseo de ser como él. Freud creía
que era este proceso que lleva a los niños a aceptar sus roles de género, el desarrollo y
la comprensión de su propia sexualidad e incluso formar un sentido de moralidad.

Breve historia del Complejo de Electra


El término en sí se deriva del mito griego de Electra y su hermano Orestes, que
representa la muerte de su madre por la venganza del asesinato de su padre. Freud
hace referencia a la tendencia de una chica por la posesión de su padre, algo parecido a
la actitud de Edipo en versión femenina o el también llamado complejo de Edipo
negativo.

Freud y Jung fueron originalmente amigos cercanos y colegas, pero cada vez Jung se
fue separando más de ciertos aspectos de las teorías de Freud. Él pensaba que Freud
hacía demasiado hincapié en el papel que desempeña la sexualidad en el
comportamiento humano motivador.

Los mecanismos de defensa y el Complejo de Electra


Para Freud toda una serie de mecanismos de defensa juegan un papel importante en la
resolución del complejo de Electra. Para resolver el conflicto, los impulsos y deseos
deben primero ser reprimidos de la memoria consciente. Durante la siguiente parte del
proceso, se produce al fin la identificación. La niña empieza a identificarse con su madre
e incorporar muchas de las mismas características de la personalidad en su ego.

Este proceso también permite la niña internalizar la moralidad de su madre en su


superyó, que en última instancia, la dirige a seguir las reglas de sus padres y la sociedad.

Fuente: https://www.psicoactiva.com/blog/el-complejo-de-electra/