Está en la página 1de 3

Humos de soldadura

on: 28/09/2017En: Agentes químicosSin Comentarios


Imprimir Correo Electrónico

Humos de soldadura: ¿qué son y qué daños pueden


causar?

Composición de los humos de soldadura


Los humos de soldadura son una mezcla variada de gases transportados por el aire y partículas finas. La
composición de la mezcla depende del método de soldadura y los productos que se están soldando. Los
gases que se pueden liberar incluyen por ejemplo:

 óxido nitroso (NOx)


 dióxido de carbono (CO2)
 monóxido de carbono (CO)
 gas de protección
 ozono (O3)
Además, puede contener un montón de partículas finas de: óxidos metálicos, fluoruros y metales como:

 cromo
 níquel
 zinc
 manganeso
 cobalto
 plomo
 cobre
Las partículas constituyen el mayor peligro para la salud
Las partículas de los humos de soldadura son inferiores a 1 μm, es decir, 0,001 mm de diámetro, cuando
se producen. Pero aumentan de tamaño cuando las partículas se adhieren entre sí. Por tanto, con el tiempo
las partículas tienen un tamaño de 1-7 μm. Las partículas de 1-7 μm de diámetro constituyen el mayor
peligro de salud debido a su capacidad para penetrar profundamente en los pulmones y porque no se
eliminan fácilmente por los cilios del tracto respiratorio. Las partículas visibles en la columna de humo
son normalmente más pesadas, es decir, partículas más grandes que se precipitarán rápidamente en
superficies adyacentes como “caída de polvo”. Las partículas de la zona de respiración del soldador suelen
ser de 2 μm o menos. Estas partículas más ligeras y pequeñas pueden quedarse en el aire durante varias
horas si no se eliminan por ventilación.

Los humos de soldadura pueden causar enfermedades graves


Es bastante obvio que es potencialmente peligroso inhalar esos humos de soldadura. Y si no está
convencido, léase los numerosos estudios e informes científicos que afirman que los humos de soldadura
pueden causar todo tipo de trastornos físicos y enfermedades graves como cáncer, asma e incluso síntomas
de Parkinson.

Tres factores determinan las riesgos


Si no se toman medidas de ventilación y protección, el nivel del riesgo dependerá de tres factores:
1. La toxicidad de los humos
2. La concentración de los humos
3. Cuánto tiempo se han estado inhalando los humos.
1. Toxicidad de los humos de soldadura
La toxicidad de los humos varía. Como se ha dicho, depende del tipo de proceso de soldadura, los
materiales de soldadura utilizados y qué tipo de material se está soldando. En blogs futuros escribiremos
más acerca de humos de la soldadura de acero ligero, soldadura de acero inoxidable o soldadura de metales
que están revestidos, y sobre el desarrollo de los humos en productos y procesos de soldadura específicos.

2. Concentración de los humos de soldadura


La concentración de los humos y las sustancias dañinas están en la parte más alta de la columna de humo
que asciende del punto de soldadura. Cuanto más rápido se elimine el humo mediante ventilación, mejor.

3. Duración de los humos de soldadura inhalados


Cuánto tiempo puede estar inhalando un soldador este tipo de humos dependerá del tiempo que esté
soldando. Algunos fabricantes sueldan una o dos horas al día, otros lo hacen todo el día. Un cálculo
sencillo, llamado también tiempo de arco, muestra que cuanto más tiempo esté uno soldando, más humos
se producirán y mayor será el peligro de inhalar la mezcla de gases transportados por el aire y partículas
finas.

También podría gustarte