Está en la página 1de 6

Citar como:

Gallo Reynoso, J.P. 2005. El elefante marino. CONABIO.


Biodiversitas 59.1-6

NÚM. 5 9 MARZ O DE 20 05

B O LET ÍN B I ME ST R A L D E LA C O M I SI Ó N S O D E L A B I O D I V ER SI D A D

E L E L E FA N T E
MARINO DEL NORTE
Isla Guadalupe, localizada en el Océano Pacífico

a unos 250 kilómetros de la península de Baja


California, representa un claro ejemplo del efecto

de las actividades humanas en la extinción de espe-

cies. Esta isla fue considerada un paraíso biológico por

Edward Palmer, el primer naturalista que la visitó, en 1875.

En las frías aguas que la rodean había una gran cantidad de

mamíferos marinos, entre ellos varias especies de ballenas y


miles de individuos. La abundancia de estos animales codicia-

dos por sus pieles y aceite fue un atractivo irresistible para ru-
sos y norteamericanos que se dedicaban a su cacería, que fue

despiadada y prácticamente eliminó de la isla las poblaciones


de lobos finos, nutrias marinas y elefantes marinos.

Elefante marino
(Mirounga angustirostris)
J U A N PA B L O G A L L O R E Y N O S O *

E L E L E FA N T E
MARINO DEL NORTE
Viene de la portada

H ablar de los elefantes marinos


(Mirounga angustirostris) me
ha infundido siempre un profun-
perimentadas o primerizas, las
cuales están en los márgenes del
territorio y son constantemente
do respeto, no tanto por su aspec- perturbadas por los machos suba-
to de seres grandes, pesados e im- dultos. Cuando son molestadas,
ponentes, sino por sus batallas golpean al macho agresor con sus
para sobrevivir a la extinción y las aletas posteriores, gritan y gruñen
cicatrices que guardan de esto, y fuertemente con el propósito de
por tener una composición génica llamar la atención del macho alfa,
poco variable, que hace de los que al ver lo que ocurre se despla-
130 000 individuos que existen za veloz para alejar al intruso e
ahora en las islas y costas de Mé- inspeccionar a la hembra: si ésta
xico y Estados Unidos verdaderos ya está lista para ser copulada, así
“clones”. También me inspira un lo hace.
gran respeto lo que poco a poco Las hembras pueden medir
hemos ido descubriendo de esta hasta tres metros y pesar 600 kg;
especie que, entre otras cosas, dan a luz a los seis días de arribar
realiza anualmente dos viajes de a la playa, alimentan a su cría du-
aproximadamente 8 000 km cada rante 28 días, entran en calor,
uno y cuyos machos adultos pue- son cubiertas por el macho, des-
de tener un territorio hasta con tetan a sus crías y se van al viaje
350 hembras, llamado harén. de alimentación post-reproducti-
Un harén consiste en un ma- vo. Los recién nacidos son ne-
cho dominante, llamado alfa, que gros, pesan 34 kg y cambian a
a base de luchas ha logrado si- gris-plateado con el destete, que
tuarse como dueño de la playa, sucede entre los 20 días y el mes
donde posee hembras que ya han de edad. Estas crías reciben una
tenido crías en ese lugar y las han leche con muy alto contenido en
destetado con éxito, lo que en tér- grasas (54%), lo que representa
minos biológicos se traduce como 543.8 kilocalorías al día; el ama-
hembras con gran capacidad re- mantamiento es de cuatro veces
productiva, también llamadas alfa. al día por 28 días, y cuando son
Además en el harén se encuen- destetados pesan aproximada-
tran las hembras beta, menos ex- mente 134 kg.

2
Un macho alfa no prueba bo- la garganta del elefante, quien se es decir “pelechan”. En este pro- Apareamiento en la
cado en cerca de 80 días y por ello la traga y la vuelve a reciclar. Ade- ceso desechan un gran número de playa.

pierde diariamente entre 7 y 10 kg más, los elefantes marinos se cu- elementos tóxicos como el amo- © Juan Pablo Gallo

de peso, transformando su grasa bren con arena o piedras, ya que niaco que se ha ido acumulando
en combustible para poder defen- éstas reflejan la luz y el calor del en su organismo por la alimenta-
derse y atacar a los contrincantes, Sol mejor que su propia piel y ción intensiva a base de peces de
realizar las cópulas y producir el les permite estar frescos. También aguas profundas. Los individuos Abajo:
esperma necesario para cubrirlas. dormitan lo más posible haciendo que durante la época de repro- trayectoria de diez
Al mismo tiempo tiene que termo- que su ritmo cardiaco baje y con ducción son enemigos encarni- machos adultos de
Isla Guadalupe que
rregular su cuerpo. La temporada esto el gasto energético se reduce zados ahora están juntos en la
portan radios
reproductiva ocurre durante el in- notablemente. misma playa, la libido está muy satelitales, durante
vierno, cuando las temperaturas Al término de la temporada re- baja, los niveles de testosterona la primera migración
fluctúan desde 5 hasta 24°C. Sin productiva, un macho grande de están disminuidos y tranquilamen- alimentaria post-
reproductiva en
tener la capacidad de sudar para cuatro metros, que llegó pesando te descansan durante un mes.
febrero de 2003. Se
enfriar el cuerpo, producen vaho, cerca de dos toneladas, se va con Después regresan nuevamente al muestra lo largo del
pero esto implica una pérdida de menos de la mitad de su peso cor- golfo de Alaska, pero ahora por viaje antes de su
agua muy importante para el indi- poral. Usualmente se apartan del cuatro meses para ganar peso, regreso a la isla en
julio para pelechar.
viduo. ¿Cómo se puede ayunar harén hacia alguna zona marginal permitir el crecimiento testicular y Cada línea
durante 80 días sin deshidratarse? y descansan entre 10 y 20 días pa- regresar a pelear por las playas y corresponde a un
Ingeniosamente, la evolución ha ra después partir en su primer viaje las hembras. macho.
ido seleccionando el desarrollo de de alimentación. De aquí se dirigen
la proboscis —que les da el nom- hacia el golfo de Alaska, recorrien-
180° 170° 160° 150° 140° 130° 120°
bre de elefantes marinos—, que do aproximadamente 100 km/día, 70°
les sirve sobre todo como meca- en donde se quedan por los si-
nismo para la conservación del guientes dos meses para recuperar
60°
agua. Durante la respiración, el va- su peso; se estima que las hembras
ho pasa de los pulmones a la nariz adquieren un kilo diario de peso y
50°
a través de los cornetes, que ocu- los machos entre dos y 14 kg.
pan una gran área y están profu- En mayo comienzan a migrar
Golfo de Alaska 40°
samente irrigados por vasos san- nuevamente al sur, hacia la misma
guíneos. La sangre se enfría al colonia en donde se reprodujeron
paso del aire, el agua del vaho se o quizás nacieron. Allí comienza 30°
deposita sobre la mucosa de los una época de descanso en la pla-
cornetes y corre de regreso hacia ya y es cuando cambian su pelaje, 20°

3
Pelea entre dos
individuos
subadultos

Durante la migración los ele- fundidad de 480 metros; los ma- para ver en la obscuridad. Ade-
fantes marinos realizan un sin- chos 20 minutos a 400 metros. más los ojos están colocados en
número de inmersiones para ali- Las profundidades máximas que unas cuencas oblicuas, en un án-
mentarse de calamares, peces de alcanzan son de más de 1 000 m gulo que les permite “mirar hacia
profundidad, tiburones y rayas: y realizan diariamente cerca de arriba” cuando están acechando
pasan más tiempo sumergidos 120 inmersiones. y así atacar sorpresivamente a la
que en la superficie, por lo que Esto significa estar sometidos presa desde abajo.
son unos grandes buceadores. Las a presiones diez o más veces ma-
hembras pueden bucear un pro- yores que la atmosférica, capturar Distribución actual
medio de 28 minutos a una pro- el oxígeno en la superficie y admi- Los elefante marinos se encuen-
nistrarlo durante el buceo, con el tran en islas y costas de California,
pulmón colapsado, llegar a la zo- en Estados Unidos, y de la penín-
na de alimentación, que se en- sula de Baja California, en México;
cuentra en una penumbra total y se cree que, afortunadamente, la
alimentarse bajo el agua. Para población seguirá creciendo y ha-
realizar esto, otra adaptación muy bitando otras regiones, pues ya se
singular se hace notoria: los ojos han visto algunos ejemplares en la
de los elefantes marinos miden de isla Vancouver en la Columbia Bri-
10 a 12 cm de diámetro y sus pu- tánica, Canadá; también se les ha
pilas abarcan todo el ojo; en tierra visto en los últimos 15 años en is-
los pueden cerrar y adaptarse a las del Golfo de California, pero
una fuerte iluminación ambiental no se ha establecido ninguna nue-
y en la profundidad los abren va colonia. Se calcula que la pobla-
ción actual de elefantes marinos
suma unos 130 000 individuos. El
Perfiles verticales de inmersiones típicas
25% de la población se encuentra
de los elefantes marinos del norte. en México y 74% en California. A
A] Inmersiones en forma de V que son los elefantes marinos se les ha
características de los elefantes que van en encontrado en varios lugares del
tránsito hacia las áreas de alimentación.
B] Inmersiones con sus respectivos tiempos
mundo: fueron vistos en la Isla
en la profundidad, que denotan Clipperton por Hubbs en 1960; en
excursiones verticales cortas y frecuentes, la Isla de Hokkaido en Japón, al
y que son indicadoras de alimentación en
norte del archipiélago de Hawai, y
la profundidad.
C] Inmersiones en las que el tiempo de una cría recién destetada, marca-
permanencia en el fondo y el nado da por nosotros en Isla Guadalupe
profundo se muestran como una línea (en febrero de 2003), apareció año
recta, que son características de
y medio después en la isla Isabela
alimentación o de tránsito sobre la
plataforma continental. del archipiélago de las Galápagos
(Tomado de Boehlert et al., 2001). (en mayo de 2004).

4
Historia y estatus niano. Por tercera vez se le consi- bientales de corto y largo plazos. Secuencia de pelea
Los cazadores de elefantes mari- deró extinta, aunque se podían Esto se debe a las excesivas ma- en la playa entre
dos machos
nos, focas, lobos finos y nutrias observar algunos elefantes en di- tanzas que ocasionaron que la po- adultos.
marinas operaron en las costas de cha isla. blación pasara por varios cuellos
©Juan Pablo Gallo
California y Baja California desde Los colectores de museos con- de botella genéticos. Aun así la es-
1780 hasta 1860 para aprovechar tinuaron matándolos: cuatro en pecie es uno de los más dignos
su piel o grasa, pero dejaron pocos 1904 y 14 de 40 en 1907, lo cual ejemplos que sobre conservación
registros de las capturas. Para fue considerado un golpe brutal a de mamíferos marinos ha dado
1850 los elefantes marinos ya eran una especie que luchaba por so- México al mundo; esperemos que
escasos. Fue en 1866 cuando el brevivir. En marzo de 1911 mata- casos como el del elefante marino
elefante marino del norte fue ta- ron 10 y quedaron 125 vivos en la se conviertan en orgullo de nues-
xonómicamente diferenciado del playa. En julio de 1922 se conta- tro país por haberlo salvado del
elefante del sur. Su abundancia y ron 264 elefantes vivos. Meses peligro de la extinción.
distribución antes de 1840 era po- después el gobierno del general
Distribución de los elefantes marinos del norte en México.
co conocida. Álvaro Obregón, entonces presi- Se señalan las colonias reproductivas con el número aproximado
Entre 1865 y 1880 se reporta- dente de México, decretó la Isla de individuos durante la temporada de reproducción (entre
ron muy pocos elefantes marinos Guadalupe como Parque Nacio- paréntesis). Las demás localidades son islas en donde se han
observado ejemplares de esta especie.
en Isla Guadalupe y en las islas San nal; con ello se protegió a esa es-
Benito. Como todos los animales pecie y a otras de las cacerías ile-
eran sacrificados al ser hallados, la gales. A partir de este momento,
especie se consideró extinta hacia los elefantes marinos del norte co-
fines de la década de 1870. En menzaron a aumentar su pobla-
1880, un pequeño grupo fue des- ción y cincuenta años más tarde a
cubierto en la bahía de San Cristó- diseminarse por diversas islas.
bal; en los siguientes cuatro años, La especie se encuentra clasifi-
los 335 elefantes marinos observa- cada como amenazada en la NOM
dos ahí fueron sacrificados por la 059-ECOL-2001 del gobierno me-
tripulación de seis barcos que visi- xicano, como vulnerable en la lista
taban la localidad. En 1883, 80 roja de la Unión Internacional para
elefantes fueron muertos en Isla la Conservación de la Naturaleza,
Guadalupe y cuatro más lo fueron y como especie del Apéndice I por
ahí mismo en 1884. la Convención Internacional de Es-
La especie fue considerada ex- pecies Amenazadas de Flora y Fau-
tinta nuevamente y no se vieron na Silvestres.
elefantes marinos sino hasta 1892, A pesar de su recuperación
cuando Townsend y Anthony des- exitosa, la población se encuentra
cubrieron nueve individuos en Isla depauperada genéticamente, por
Guadalupe; mataron siete para co- lo que no tiene una gran capaci-
lecta científica del museo Smithso- dad para afrontar cambios am-

5
Colocación a un Referencias male northern elephant seals: Esti- Le Boeuf, B.J. y C.L. Ortiz. 1977a.
macho adulto de Boehlert, G.W., D.P. Costa, D.E. Croc- mates from mass loss. Canadian Composition of elephant seal milk.
un radio- ker, P. Green, T. O’Brien, S. Levitus y Journal of Zoology 68:2580-2593. Journal of Mammalogy 58(4):683-
transmisor satelital
B.J. Le Boeuf. 2001. Autonomous Gallo-Reynoso, J.P. y B.J. Le Boeuf. 1991. 685.
mediante el cual
se puede conocer
pinniped environmental samplers: Diferencias sexuales en el comporta- Le Boeuf, B.J. y K.T. Briggs. 1977b. The
la posición Using instrumented animals as miento de buceo y movimientos mi- cost of living in a seal harem. Mam-
geográfica del oceanographic data collectors. gratorios del elefante marino del malia 41(2):167-195.
animal y obtener Journal of Atmospheric and Ocea- norte, Mirounga angustirostris. XVI Le Boeuf, B.J., D.P. Costa, A.C. Huntley
datos como la nic Technology 18:1882-1893. Reunión Internacional Para el Es- y S.D. Feldkamp. 1988. Continuous
profundidad y
Crocker, D.E., B.J. Le Boeuf y D.P. Cos- tudio de los Mamíferos Marinos. deep diving in female northern
duración de los
ta. 1997. Drift diving in female SOMEMMA, A.C., Nuevo Vallarta y La elephant seals, Mirounga angusti-
buceos.
northern elephant seals: Implica- Cruz de Huanacaxtle, Nayarit. rostris. Canadian Journal of Zoo-
©Dan Costa
tions for food processing. Canadian García-Aguilar, M.C. 2004. Breeding logy 66:446-458.
Journal of Zoology 75:27-39. biology of northern elephant seals Le Boeuf, B.J., J.P. Gallo-Reynoso y A.L.
Deutsch, C.J., M.P. Haley y B.J. Le (Mirounga angustirostris) at the Isla Figueroa-Carranza. 1992. Estado
Boeuf. 1990. Reproductive effort of San Benito del Oeste, Eastern Paci- de la población de elefante marino
fic, Mexico. Aquatic Mammals del norte, Mirounga angustirostris,
30(2):289-295. en la Isla de Guadalupe, México.
Hubbs, C.L. 1960. The marine verte- XVII Reunión Internacional Para el
brates of the outer coast. Systema- Estudio de los Mamíferos Marinos.
tic Zoology 9(3-4):134-147. SOMEMMA, A.C., La Paz, B.C.S.
Le Boeuf, B.J. y R.M. Laws (eds.). 1994.
Elephant seals. Population, ecology,
behavior and physyology. Univer-
sity of California Press, 414 p.
Le Boeuf, B.J., D.E. Crocker, D.P. Costa,
S.B. Blackwell, P.M. Webb y D.S.
Houser. 2000. Foraging ecology of
northern elephant seals. Ecological
Monographs 70(3):353-382.

* Centro de Investigación en Alimenta-


ción y Desarrollo, A.C., Unidad Guaymas.
Carretera a Varadero Nacional, km 6.0.
Col. Las Playitas, 85480 Guaymas, So-
nora.
jpgallo@invitados.itesm.mx