Está en la página 1de 4

Ciencia política

Ciencia política o politología es la ciencia social que estudia la teoría y práctica de la política, los
sistemas y comportamientos políticos en la sociedad. Su objetivo es establecer, a partir de la
observación de hechos de la realidad política, explicaciones lo más certeras posibles acerca de
su funcionamiento. Interactúa con otras ciencias sociales, como el Derecho, la economía o la
sociología, entre otras.
Emplea una multiplicidad de herramientas metodológicas propias de las ciencias sociales. Entre
los diferentes acercamientos posibles a la disciplina están el institucionalismo o la teoría de la
elección racional.
Históricamente ha tenido su origen en la filosofía política, pero es imprescindible distinguirla de
ella.

Anexo:Ideologías políticas
Se entiende por ideologías políticas a los conjuntos de ideas o postulados fundamentales que
caracterizan a los partidos políticos en relación a cómo deberían funcionar las instituciones de
un Estado, una sociedad o una población. Según los estudios sociales, una ideología política es
un juego ético de ideales, principios, laborales y económico doctrinas, mitos o símbolos de un
movimiento social, institución, clase o un grupo grande que explica cómo la sociedad debería
funcionar. Las ideologías políticas ofrecen algún programa político y cultural para un cierto orden
social. Una ideología política se ocupa mucho de cómo el poder debería asignarse y a cuáles
fines debería concertar.
Algunos partidos siguen su ideología de manera estricta, aunque otros pueden tomar una
inspiración amplia de un grupo de ideologías relacionadas, sin específicamente abrazar una idea
específica. La popularidad de una ideología es en parte debida a la influencia de empresarios
morales, quienes a veces actúan en sus propios intereses.
Las ideologías políticas se clasifican a través del espectro político. Si bien hay varias alternativas
para representarlas, la más extendida es a partir de los ejes izquierda-derecha. Dentro del
espectro político izquierda-derecha, se diferencian varios estados, existiendo ideologías más
extremistas y radicales que se ubican en la extrema izquierda (también conocida como ultra
izquierda o izquierda revolucionaria) o en la extrema derecha (también conocida como
ultraderecha). Mientras tanto, las posiciones más moderadas se posicionan en sectores cercanos
al centro político. Finalmente, los fundamentos ideológicos pueden distinguirse de estrategias
políticas (por ejemplo, el populismo), y de asuntos individuales sobre los que un partido se
construye (por ejemplo, la oposición a la integración europea, políticas sobre la legalización de
la marihuana u otras drogas, legalización del aborto, etc.).
Una ideología es una colección de ideas. Usualmente, cada ideología contiene ciertas ideas de
lo que considera la mejor forma de gobierno (por ejemplo, la democracia, la teocracia, etc.), y el
mejor sistema económico (por ejemplo, el capitalismo, el socialismo o comunismo, etc.). En
ocasiones se usa la misma palabra para identificar una ideología y una de sus ideas principales.
Por ejemplo, el "socialismo" puede referirse a un modelo económico, o puede referirse a una
ideología sistema.
Finalmente, las ideologías políticas se clasifican en dos dimensiones:
Fines: cómo la sociedad debería funcionar u organizarse.
Métodos: la manera más apropiada para lograr este fin.

Historia
La historia es la ciencia que tiene como objetivo el estudio de sucesos del pasado,
tradicionalmente de la humanidad y como método, el propio de las ciencias sociales/humanas,
así como el de las ciencias naturales en un marco de interdisciplinariedad.2 Se trata de la
disciplina que estudia y narra cronológicamente los acontecimientos pasados. Se denomina
también «historia» al periodo que transcurre desde la aparición de la escritura hasta la actualidad,
aunque es un convencionalismo ampliamente superado, y se considera a la prehistoria también
como parte intrínseca de la historia.

Sociología
Un sociograma de Moreno, que representa las afinidades entre individuos.
La sociología es la ciencia social que se encarga del análisis científico de la sociedad humana o
población regional.1 Estudia los fenómenos colectivos producidos por la actividad social de los
seres humanos, dentro del contexto histórico-cultural en el que se encuentran inmersos.
En la sociología se utilizan metodologías de investigación interdisciplinarias para el análisis e
interpretación, desde diversas perspectivas teóricas, de las causas y significados que motivan la
aparición de diversas tendencias de comportamiento social. Mientras algunos sociólogos realizan
investigaciones que pueden aplicarse directamente a la política social y el bienestar, otros se
centran en refinar la comprensión de los procesos sociales. Abarca desde el nivel de
microsociología de la interacción y las organizaciones, hasta el nivel macro de los sistemas y la
estructura social.

Los diferentes enfoques tradicionales de la sociología incluyen estratificación social, clase social,
movilidad social, religión, secularización, derecho, género y desviación social. Como todas las
esferas de la actividad humana se ven afectadas por la interacción entre la estructura social y la
agencia individual, la sociología ha ampliado gradualmente su enfoque a otros temas, como
ambiente, salud, economía, instituciones penales, Internet, educación y el conocimiento
científico, entre otros.

Lingüística
La lingüística (del francés linguistique; este de linguiste, «lingüista» y aquel del latín "lingua",
«lengua») es el estudio científico del origen, la evolución y la estructura del lenguaje, a fin de
deducir las leyes que rigen las lenguas (antiguas y modernas). Así, la lingüística estudia las
estructuras fundamentales del lenguaje humano, sus variaciones a través de todas las familias
de lenguas (las cuales también identifica y clasifica) y las condiciones que hacen posible la
comprensión y la comunicación por medio de la lengua natural, (esto último es particularmente
cierto en el enfoque generativista).
Si bien la gramática es un estudio antiguo, el enfoque no tradicional de la lingüística moderna
tiene varias fuentes. Una de las más importantes la constituyen los Neogrammatiker, que
inauguraron la lingüística histórica e introdujeron la noción de ley en el contexto de la lingüística
y que en particular formularon diversas leyes fonéticas para representar el cambio lingüístico.
Otro punto importante son los términos de sincronía, diacronía y las nociones estructuralistas
popularizadas por el trabajo de Ferdinand de Saussure y el Cours de linguistique générale
(inspirado en sus lecciones).1 El siglo XX se considera, a partir del estructuralismo derivado de
los trabajos de Saussure, el «punto de arranque» de la lingüística moderna.2 A partir de esa
época parece haberse generalizado el uso de la palabra «lingüística» (la primera aparición de la
palabra registrada es de 1883[cita requerida]). La palabra «lingüista» se encuentra por primera
vez en la página 1 del tomo I de la obra Choix des poésies des troubadours,3 escrita en 1816 por
Raynouard.