Está en la página 1de 18

Voces: FAMILIA - ALIMENTOS - ALIMENTOS DE HIJOS MENORES - PENSIÓN

ALIMENTICIA - MODIFICACIÓN DE LA PENSIÓN ALIMENTICIA - REBAJA DE LA


PENSIÓN ALIMENTICIA - INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO - RECURSO DE APELACIÓN -
RECHAZO DEL RECURSO

Partes: Maldonado Sciaccaluga, Raimundo c/ Jolanta Czudowska, Agata | Rebaja de


alimentos - Recurso de apelación

Tribunal: Corte de Apelaciones de Santiago

Fecha: 30-sep-2010

Cita: MJCH_MJJ24868 | ROL:454-10, MJJ24868

Producto: MJ

Encontrándose satisfechas las necesidades de subsistencia de los alimentarios, de acuerdo


con su nivel social, no es pertinente otorgar un privilegio excesivo a título de necesidades y
gastos; fundado en su propio interés superior para una adecuada formación social, espiritual y
humana.

Doctrina:

1.- Corresponde confirmar la sentencia que rebajó prudencialmente la suma que debe el
demandado por concepto de alimento a sus hijos, toda vez que tomando en consideración los
antecedentes allegados al proceso se desprende que en esta causa no está presente la
necesidad de subsistencia de los alimentarios, desde que éstos gozan de cuantiosos bienes
materiales no habituales en el promedio de los hijos o estudiantes.

2.- Se debe rebajar la cuota del alimentante, cuando los hijos tienen cubiertas suficientemente
sus necesidades de subsistencia acorde con su nivel social, máxime si quedó acreditado que el
demandante a raíz del otorgamiento de prestaciones mas allá de su capacidad económica y de
sus razonables reservas para su propio vivir, estaba sufriendo de perjuicios económicos.

3.- No es adecuado un privilegio excesivo a título de necesidades y gastos de los hijos, los que
precisamente, en su propio interés superior para una adecuada formación social, espiritual y
humana, podrían bastarse con los bienes que hasta ahora se les ha concedido en las distintas
resoluciones judiciales materias de esta causa.

Santiago, 30 de septiembre de 2010.-


Vistos:

1°) Que el 10 de febrero de 2010, los abogados Carla Vera Tapia y Rodrigo Lillo Astorga, en
representación del demandado don Raimundo Maldonado Sciaccaluga, interponen recurso de
apelación en contra de la sentencia definitiva de 02 de febrero de 2010, conforme lo dispone el
artículo 186 del Código de Procedimiento Civil, artículo 67 N° 2 de la Ley 19.968 y demás
normas legales pertinentes. En el recurso sostienen:

1.- que la sentencia definitiva obligó al Señor Raimundo Maldonado Sciaccaluga, demandante
de autos, al pago de una pensión alimenticia a favor de sus hijos Nathalie, Raimundo y
Tamara, todos Maldonado Czudowska, de un 221% de un ingreso mínimo remuneracional,
equivalente a la suma de $ 364.650 para cada uno, pagaderos los cinco primeros días de cada
mes, más sus respectivas matrículas anuales y mensualidades en la Universidad o Colegio en
que estudien, y además la obligación de mantenerlos en el Plan de salud de la Isapre que
actualmente los cubre;

2.- que el fallo resulta manifiestamente perjudicial no sólo a la realidad económica que detenta
el Señor Maldonado sino que además vulnera disposiciones de Derecho imperantes en la
materia y que simplemente no se tuvieron a la vista;

3.- que, en lo relativo a las necesidades de los alimentarios, el fallo sentencia que "parecen
excesivas y no están respaldadas por documentos"; que, en efecto, no aparece ajustado a lo
que usualmente se denomina "necesidades" que los alimentarios mantengan un gasto que,
según se declaró en Informe Social, alcance los veinte millones de pesos y cuyo desglose
extractadamente sería:$ 580.000 en personal de servicio, más $ 462.850 en lavandería, es
decir un total de $ 1.042.850; en tarjetas de crédito $ 800.000; en gastos extras $ 773.541;
otros artículos $ 500.000; celulares $ 406.000; mesadas $ 500.000, ello sin contar el pago por
separado de gasolina, viajes, vacaciones y todos los ítems que realmente son gastos básicos
como vivienda, alimentación, salud, educación, luz, agua, gas, etc.;

4.- que el fallo agrega: "No existiendo tampoco claridad en la forma en que son cubiertas
mensualmente (refiriéndose a esas necesidades excesivas), más aún si la madre de los
alimentarios declara que su ingreso es aproximadamente tres veces menor a éstas, incluyendo
la pensión que recibe del padre, y consultada acerca de los ahorros con la que explica en el
informe social cubrir el déficit mensual, dice que ella carece de éstos, en Chile y en el
extranjero"; que la parte debiera hacerse cargo de los dichos manifestados en el Informe Social
y no lisa y llanamente desdecirse, siendo bastante más congruente que tenga ahorros con qué
cubrir los lujos de sus hijos, quienes junto a ella conforman el grupo familiar, cuyos gastos son
del orden de los veinte millones de pesos, que reclamar únicamente que cuenta con cuatro
millones de pesos mensuales;

5.- que se trata de una empresaria que puede solventar un arriendo para una tienda de joyería
en el Hotel Ritz y que puede costear para sus hijos viajes a Dubai para alojarse en el hotel más
lujoso del mundo, o de proveerlos de un BMW y de un Mitsubishi, ambos 4X4, únicamente
para trasladarse a la Universidad;

6.- que, en lo que dice relación con el demandante, el fallo ordenó un pago de pensión
alimenticia igual al que fue establecido en causa distinta, a favor del menor Máximo Maldonado
Sygayeva, hijo no matrimonial del alimentante, pero además el pago de la educación y el Plan
de salud, resultando que la carga impuesta al Señor Maldonado por concepto de pensión
alimenticia sobrepasa con creces sus verdaderasposibilidades; que, si bien es dueño de un
95% de las sociedades Swedmaq y Agrícola Ganadera Santa Victoria, de la sola lectura de la
prueba rendida, y que quedó reflejada en el fallo, es posible constatar cómo éstas se
encuentran con cuantiosas pérdidas. Informes del Servicio de Impuestos Internos y Balances
acompañados son algunos de los documentos ofrecidos, además del testimonio de tres
testigos contestes en la realidad económica de la empresa Swedmaq;

7.- que, según el fallo, la capacidad de endeudamiento del Señor Maldonado y el monto de sus
egresos no es congruente con lo que asegura tener correspondiente a su sueldo en la
empresa Swedmaq. Sin embargo, los antecedentes han sido ponderados de un modo erróneo;

8.- que es cierto que el Señor Maldonado tiene egresos superiores a la cantidad de dinero que
percibe como sueldo, pues debe pagar las deudas por concepto de préstamos que ha debido
solicitar para pagar los excesos de sus hijos, para los cuales antes pagaba una pensión de más
de cuatro millones de pesos; que en efecto, remitiéndose únicamente a los gastos objetivos,
incluyendo las pensiones alimenticias de sus hijos y gastos personales, sin considerar las
deudas, se observa que bordean lo que como sueldo reciben. No es posible agregar lo pagado
por el plan de salud, pues ese ítem es descontado por planilla y no es un dinero del que
disponga. En lo que respecta a su capacidad de endeudamiento, ello debe ponderarse también
en relación a sus empresas, pues son éstas y la intachable trayectoria frente al sistema
financiero las que le ofrecen una buena carta de presentación frente a los Bancos, pero ello no
quiere decir que en realidad cuente con el dinero. De hecho no lo tiene, lo adeuda. Y si se lo
prestaron, es porque cuenta con un capital de trabajo como es su empresa, que lo respalda.No
sólo le adeuda a los Bancos, sino que además a sus amigos, uno de los cuales concurrió a la
audiencia de juicio a prestar declaración como testigo, que reconoce haberle prestado el dinero
para pagar la deuda que arrastraba por pensiones alimenticias a los demandados y no verse
así constantemente sujeto a la posibilidad de arresto;

9.- que las pensiones alimenticias que debe solventar el alimentante son tan cuantiosas que
dentro del mismo procedimiento ya se le generan deudas, a pesar de abonar de acuerdo a sus
posibilidades. Durante algún tiempo pagó intachablemente las universidades y el colegio, ítem
fundamental en el desarrollo de los hijos, y además abonaba $ 500.000 para costear gastos de
alimentación y otros. Sin embargo, atendida la cuantía de la pensión de más de cuatro millones
de pesos, generaba una deuda por más de cinco millones de pesos, con orden de arresto y
arraigo, y un cúmulo de pensiones que no permiten a nadie producir y trabajar. Esta deuda fue
pagada con el dinero prestado por el antes mencionado amigo don Roberto Arévalo.

La sentencia de primera instancia dictada en causa de alimentos para su hijo no matrimonial,


Máximo, condenó al alimentante no sólo a una pensión de $ 351.390 sino que además al pago
de la deuda por pensiones alimenticias devengadas, en 12 cuotas iguales y sucesivas, toda vez
que los alimentos provisorios fueron fijados en $ 660.000. Al no poder pagar la suma fijada
como alimentos provisorios, el alimentante en definitiva hoy paga $ 430.000 mensuales a favor
de su hijo Máximo Maldonado Sygayeva.La pensión, más la cuota por la deuda;

10.- que es usual que a la hora de establecer el monto de una pensión alimenticia se pondere
el patrimonio de los padres y ése es un elemento que el Tribunal claramente olvidó considerar.

El patrimonio de doña Agatha Jolanta Czudowska quedó acreditado por medio de instrumentos
públicos que corresponden a alrededor de 1.500 millones de pesos, bastando considerar los
inmuebles que posee a su nombre, dos en la comuna de Colina, más dos departamentos en la
Comuna de Las Condes, a lo que deberá agregarse los vehículos a nombre de Nathalie y
Raimundo. Ella reconoció además pertenecer a la Sociedad Tristar Overseas INC, las
propiedades que ésta detenta, consistentes en el departamento en el que habita doña Agatha
con sus hijos, más la propiedad de veraneo que usa con sus hijos ubicada en Rapel, más 2
vehículos que son de su uso personal.

Deberán considerarse también los derechos en las sociedades Agatha S.A., en las que tienen
participación ella y sus hijos, es decir el patrimonio de la misma queda todo dentro de la
familia, respecto del cual, aún cuando no se hayan tenido a la vista instrumentos que causen
fe, pues los balances de la misma fueron únicamente acompañados en copias simples, sin
timbre alguno del SII, ciertamente tendrá que tener algún respaldo económico, o al menos su
dueña, doña Agatha Jolanta Czudowska, pues de otro modo mal le arrendarían un local en el
Hotel Ritz para la exposición de las joyas.Ella misma reconoció tener un local en dicho hotel,
uno de los más exclusivos del país;

11.- que don Raimundo Maldonado no posee ningún bien ni vehículo a su nombre, sólo cuenta
con su capital de trabajo correspondiente a las empresas;

12.- que, de la prueba testimonial que pretendió rendir la demandada, cuatro testigos de los
cuales solamente depusieron dos y cuyo testimonio carente en su totalidad de congruencias y
relación con el objeto del juicio, al punto que la magistrado decidió no recibir su declaración e
interrumpir aquella que se estaba prestando; y

13.- que el patrimonio del alimentante se circunscribe a su calidad de trabajador dependiente


de la empresa SWEDMAQ, donde percibe una remuneración líquida de $ 1.670.879;

Es efectivo que posee derechos en dos empresas, pero ambas registran pérdidas, y desde
luego ello no le permite pagar la pensión a la que se le obligó, si se considera que por cada hijo
está obligado a pagar 221% de un ingreso mínimo mensual, y tiene 4, por lo que pagará
entonces $1.458.600, más la educación de los hijos matrimoniales que en su total ascienden
aproximadamente a un millón de pesos, más las matrículas. En definitiva, si se parcializan las
matrículas en 12 cuotas, el alimentante tendrá una carga por pensiones alimenticias que
corresponde a $ 2.600.000 aproximadamente, más la salud. Y ello hoy, pues aún cuando no
mejore la situación en las empresas o el sueldo que recibe, el reajuste de la pens ión operará
igual.

El monto es excesivo a la realidad del alimentante, lo que quedó claramente acreditado y sin
embargo no ponderado debidamente. Las empresas tienen pérdidas cuantiosas y dicha
realidad no puede soslayarse, para cuya recuperación y retorno a un mejor funcionamiento es
fundamental no persistir en el endeudamiento.Si no varía la pensión decretada y en efecto se
rebaja la misma de modo que sea congruente con su capacidad económica actual, el apelante
arriesga su único patrimonio, su capital de trabajo, sus empresas. Frente a una realidad
evidentemente en crisis, todos deben ajustarse. Si los hijos matrimoniales de apellidos
Maldonado Czudowska pueden y desean mantener sus excesos, tienen derecho a hacerlo,
siempre que su madre tenga a bien costearlos, pero ello no quiere decir que el Señor
Maldonado deba ser arrastrado a una realidad que le resulta imposible sostener. Debe
ponderarse la situación patrimonial real de los padres a la hora de decidir, y, junto con ello, las
verdaderas necesidades de los alimentarios. Ellos gozan sin costo alguno de una vivienda en
Avenida Presidente Riesco 4005, gozan de automóviles BMW y Mitsubishi, de la posibilidad de
viajar en promedio 2 ó 3 veces al año a Europa o Estados Unidos, con tarjetas de crédito,
cuentas corrientes, celulares cuyo gasto alcanza los $ 160.000 para cada uno, y en general
gastos en bienes suntuarios que bordean los cuatro millones de pesos. Si ese dinero se
destinase a las necesidades de vestuario, alimentación, movilización, estarían gozando de una
realidad económica bastante acomodada. La legislación civil establece requisitos de carácter
copulativo para la obligación de dar alimentos: i.- Estado de necesidad del alimentario, ii.- Que
el alimentante tenga los medios necesarios para otorgarlos. Se presume que el alimentante
tiene los medios para dar alimentos cuando demanda un hijo menor a su padre o madre, sin
perjuicio de lo dispuesto en el artículo 7 inc.1° de la ley 14.908, que impide al tribunal fijar
como pensión una suma o porcentaje que exceda el 50% de las rentas del alimentante.

Visto así, tendría que haber quedado acreditado en el proceso que el Señor Maldonado cuenta
con ingresos que alcanzan los $ 5.200.000, toda vez que las pensiones que costea ascienden
en su conjunto a $ 2.600.000, y ello sin considerar los costos por la Isapre, Plan en el que
paga 27 UF. En ninguna parte del proceso quedó acreditado que el Señor Maldonado gozara
de un ingreso ascendente a los $ 5.200.000 necesarios y legales para respaldar la pensión
alimenticia a la que fue obligado. Las normas legales han de ser apreciadas en su conjunto y la
prueba ofrecida vista en todo su contexto y no mediante una visión parcializada, razones todas
por las cuales los apelantes solicitan que esta Corte, acogiendo la apelación, revoque la
sentencia apelada en el sentido de fijar una pensión alimenticia que, respetando cada una de
las normas legales aplicables al caso, resulte acorde a la realidad económica de don Raimundo
Maldonado, alimentante de autos.

2°) Que los abogados señores Leonardo Battaglia Castro y Eugenio Merino Palacios, en
representación de doña Agatha Jolanta Maldonado, quien a su vez actúa en representación de
su hija menor Tamara Maldonado Czudowska y de los hijos mayores de edad Nathalie
Maldonado Czudowska y Raimundo Maldonado Czudowska, y con arreglo al artículo 67 N°2 de
la Ley N°19.968 sobre Tribunales de Familia, en relación con lo señalado por el artículo 189
inciso 2° del Código de Procedimiento Civil, deducen recurso de apelación en contra de la
sentencia de 02 de febrero de 2010.

3°) Que los recurrentes, en síntesis, sostienen:

a) que el 03 de septiembre de 2009, el Sr.Raimundo Maldonado Sciaccaluga demandó de


rebaja de rebaja de pensión de alimentos a sus tres hijos, argumentando al efecto un cambio
en su capacidad económica provocado por la baja de las ventas y las pérdidas financieras que
habrían sufrido las Sociedades en las cuales tiene participación, debido a la "crisis económica
global por la que se está atravesando...", además de tener que pagar una nueva pensión de
alimentos a favor de un hijo no matrimonial;

b) que, al momento de contestar la demanda, demandaron en forma reconvencional de


aumento de alimentos, sosteniendo que desde la fecha en que se fijó la pensión de alimentos -
14 de mayo de 2008-, no ha variado la capacidad económica del Sr. Maldonado Sciaccaluga,
continuando hasta la fecha las mismas circunstancias que legitimaron fijar el monto de la
pensión; que en la audiencia de juicio la demandante incorporó una serie de antecedentes con
el objeto de acreditar los hechos de prueba fijados por el Tribunal, principalmente aquellos que
decían relación con el cambio en la capacidad económica del Sr.Maldonado Sciaccaluga y la
variación de las circunstancias, mientras que su parte incorporó aquellos que decían relación
con el estado de necesidad de los alimentarios y la capacidad económica de sus
representados; que de esta forma, y en el ejercicio de las facultades que le entrega el artículo
13 de la Ley sobre Tribunales de Familia, el Juez instó y acordó previamente con las partes
que el cambio de las circunstancias se determinaría en el periodo que iba del 14 de mayo de
2008 -fecha en la que se fijó la pensión materia del juicio- en adelante, y asimismo que, dada
la extensa prueba documental ofrecida, no se rendirían los "...los comprobantes de todos los
ítems correspondientes a los gastos contemplados en el informe social de las partes, como los
de consumo básico..." (Considerando 5°); que lo anterior resulta de toda lógica dado que no
tiene sentido entrar a determinar las circunstancias anteriores a la fecha en que se fijó la
pensión, dado que fue el propio demandado quien se obligó en forma voluntaria a pagar ésta, y
que además los hechos que esgrime en su demanda, en cuanto a su capacidad económica,
son posteriores a la fecha en que dichos alimentos quedaron regulados;

c) que los alimentos materia de este juicio se gestaron de la siguiente forma: con fecha 08 de
enero del año 2007, el Sr.Maldonado demandó la rebaja de la pensión de alimentos regulada a
favor de sus hijos Nathalie, Raimundo y Tamara Maldonado Czudowska, demandando
reconvencionalmente su parte el aumento de los mismos, causa que se ventiló ante el mismo
Primer Juzgado de Familia de Santiago al amparo RIT C- 123-2007, causa en la que el
alimentante se desistió de su demanda de rebaja, allanándose a la de aumento interpuesta en
su contra; que en efecto, con fecha 14 de mayo del 2008, y como consecuencia del
desistimiento y allanamiento referido, se reguló a favor de Nathalie, Raimundo y Tamara
Maldonado Czudowska una pensión de alimentos por la suma de $2.850.000, hoy ascendente
a $3.130.112, más el pago de las matrículas y mensualidades del colegio y universidades de
los hijos alimentarios e Isapres de los mismos, PENSION QUE FUE ABRUPTAMENMTE
INTERRUMPIDA EN EL MES DE AGOSTO DEL AÑO 2009, oportunidad en la que el
Sr.Maldonado Sciaccaluga dejó unilateralmente de pagarla, demandando acto seguido y una
vez más su rebaja, dando así vida al pleito en que incide esta apelación; que, por otro lado, la
extensa prueba documental ofrecida por los apelantes en orden a acreditar cada uno de los
gastos de los alimentarios, fue incluida en forma errónea en el Acta de la audiencia
preparatoria, dado que el Juez Titular Darwin Bratti, que la presidió, ordenó que ninguno de
estos antecedentes serían admitidos como prueba documental, sino que serían acompañadas
e incorporadas a través del Informe Socio-Económico que elaboraría la Dirección de Desarrollo
Comunitario (DIDECO), circunstancia que consta en la copia del audio que acompañan; que la
sentenciadora señaló en el fallo apelado que "...las necesidades de los alimentarios reflejadas
en su informe social aparecen excesivas y no están respaldadas por documentos...".
(Considerando 15°); que, de esta forma, el Juez no sólo no tomó en consideración lo que
dispuso el propio Tribunal en la audiencia preparatoria, -el que a mayor abundamiento ordenó
de oficio la práctica de este Informe Socio-Económico,- sino que además desestimó por
completo la validez que reviste y se otorga a este tipo de informes, los que son confeccionados
por una institución pública e imparcial en sus apreciaciones, cuya función consiste en
determinar las necesidades y gastos de los alimentarios, en base a la misma prueba
documental; que en la continuación de la audiencia preparatoria de 24 de noviembre de 2009
el Tribunal ordenó fuera directamente acompañada a la DIDECO para que analizara y
plasmara en la pericia que en definitiva fue acompañada a este proceso; que el sentenciador,
prescindiendo de lo señalado por la Asistente Social en su Informe de 15 de enero de 2010,
señaló en la sentencia que no existen elementos de juicio que le permitan determinar las
necesidades de los alimentarios -Considerando 16-, no obstante la claridad del citado Informe,
que indica y precisa fundadamente los gastos mensuales en que incurren los alimentarios,
cuyos documentos de respaldo, conforme loseñalado en la propia pericia en comento y en el
fallo apelado, se encuentran en el expediente social del "Departamento de Acción y Asistencia
Social de la DIDECO" de la Ilte. Municipalidad de Las Condes; que, por otra parte, la
demandante incorporó en la audiencia de juicio una serie de documentos con el objeto de
acreditar que su capacidad económica había disminuido considerablemente durante el último
año, documentos que supuestamente darían cuenta del mermado estado financiero de las dos
principales Sociedades que tiene, "Swedmaq S.A." y "Agrícola y Ganadera Santa Victoria S.A.";
que en su demanda, el señor Maldonado señaló que su único ingreso consistía en el sueldo
que recibía en su calidad de empleado dependiente de la empresa Swednaq S.A., por una
remuneración líquida de $ 1.670.879, sin señalar en ningún momento -sino hasta la audiencia
de juicio-, que poseía el 95% de las acciones de dicha Sociedad y que era el Presidente de la
misma; que, conforme a los antecedentes documentales incorporados por las partes y lo
informado por el Servicio de Impuesto Internos, la sociedad Swedmaq S.A., al mes de junio del
año 2009, reportaba un total de ventas por $386.006.592 y una pérdida, en el ejercicio, de $
65.763.526, según señala la propia sentencia en su Considerando 5°, párrafo 9°, pérdida que
curiosamente coincide con el préstamo que la misma Sociedad le hizo al Sr.Maldonado -su
principal accionista-, por la suma de $ 67.641.879 (Considerando 5°, párrafo 4°); que, por otro
lado, y conforme a lo informado por el Servicio de Impuestos Internos, "Agrícola y Ganadera
Santa Victoria S.A." -Sociedad de la que el alimentante es dueño del 95% de sus acciones-, no
ha tenido ninguna variación entre los ejercicios tributarios correspondientes a los años 2008 y
2009, contando con los mismos activos y pasivos, aumentando incluso sus ingresos percibidos
o devengadas de $210.912.349 en el año 2008 a $ 316.890.831 en el año 2009.
(Considerando 5°, párrafo 4°); que, interrogado el señor Maldonado Sciaccaluga en la
respectiva audiencia de juicio, señaló que la Sociedad precedentemente tenía pérdidas porque
habría sido objeto de un robo de doscientos animales, robo respecto del cual no acompañó
ningún documento que así lo acreditara, ni menos que diera cuenta del eventual perjuicio
patrimonial sufrido como consecuencia del mismo (Considerando N° 10);

d) que el Informe Socio-Económico emitido por la DIDECO con fecha 20 de enero del 2010,
referente al alimentante, señala que los ingresos declarados por el Sr. Maldonado alcanzan un
monto de $ 5.155.445, LO QUE NO SE CONDICE EN ABSOLUTO CON LO SOSTENIDO
POR EL SR.MALDONADO EN SU DEMANDA, ingreso que además ".no es congruente con
su condición de vida, ni con su capacidad de endeudamiento.", tal como se señala al final de la
sentencia, en relación a los hechos que se tuvieron por acreditados; que Maldonado
Sciaccaluga sólo dio respuestas evasivas, incomprensibles y poco creíbles, sin aclarar en
ningún momento cómo con los ingresos que dice percibir, puede cubrir las deudas que
mantiene con distintas entidades financieras, su sociedad "Swedmaq S.A.", parientes y
amigos, conservando un DICOM impecable y libre de morosidades, como se acreditó en el
juicio;

e) que, en este sentido, el hecho esencial a probar fijado por el Tribunal en la audiencia
preparatoria de 4 de noviembre del año 2009, respecto de la demanda de rebaja deducida por
el señor Maldonado, esto es, el cambio de las circunstancias económicas y domésticas del
alimentante, NO PUDO SER ACREDITADO POR LA DEMANDANTE, circunstancia que
quedó consignada en el Considerando 16 de la sentencia apelada, al señalarse que ".la
imposibilidad de contar con elementos de juicio que reflejen la real capacidad económica de las
partes." no se pudo determinar dicha circunstancia; que EN ESTE SENTIDO, TENIENDO LA
CARGA DE LA PRUEBA EL SEÑOR MALDONADO POR HABER DEDUCIDO DEMANDA
DE REBAJA ALIMENTOS, DEBIO ACREDITAR QUE SU CAPACIDAD ECONOMICA Y LAS
CIRCUNSTANCIAS DOMESTICAS DE LAS PARTES HABIAN VARIADO DESDE EL 14 DE
MAYO DEL AÑO 2008 EN ADELANTE, NO PUDIENDO HACERLO CONFORME LA PROPIA
SENTENCIA SEÑALA, NO PUDIENDO PROBAR EN DEFINITIVA EL HECHO FIJADO POR
EL PROPIO TRIBUNAL PARA ACOGER LA DEMANDA Y, EN CONSECUENCIA, REBAJAR
LA PENSION DE ALIMENTOS DECRETADA A FAVOR DE SUS TRES HIJOS; que no
obstante, y a pesar de reconocer el Juez que no existían antecedentes en autos que le
permitieran establecer las circunstancias que legitimarían decretar una rebaja de alimentos, la
Sentenciadora señaló que se vio obligada a recurrir al artículo 33 del Código Civil, norma legal
que dispone que todos los hijos son iguales ante la ley, para rebajar la pensión dealimentos
regulada a favor de Nathalie, Raimundo y Tamara Maldonado Czudowska, a un monto idéntico
-221% de un ingreso mínimo mensual-, a aquél fijado a favor de ".un hijo menor de edad no
matrimonial del demandante ." (Considerando 16); que la sentenciadora prescindió de una
Pericia Contable decretada de oficio por el Juez señor Darwin Bratti en la audiencia
preparatoria de fecha 4 de noviembre del 2009, pericia que originalmente fue encargada a la
BRIDEC pero que en definitiva estaba siendo realizada por la LACRIM de la PDI, la que no
pudo ser evacuada en tiempo por la perito encargada de su diligenciamiento, la que informó de
lo anterior oportunamente a este Tribunal, pidiendo un mayor plazo para realizarla, petición
que, conjuntamente con aquella esgrimida por los apelantes en la audiencia de juicio,
solicitando su reprogramación al amparo de lo preceptuado en el artículo 11 inciso 1° de la Ley
N° 19.968, fue rechazada de plano por el sentenciador, quien se privó de una prueba relevante
y trascendental para formar su convicción en orden a la real capacidad económica del
alimentante; que la sentenciadora acogió la demanda interpuesta por el señor Maldonado
Sciaccaluga, rebajando los alimentos de sus tres hijos matrimoniales Natalia, Raimundo y
Tamara Maldonado Czudowska en más de $2.000.000, sin tener ningún antecedentes que le
permitiera tener por acreditado los hechos que invocó la parte demandante a lo largo del juicio,
y, en especial, sin tener acreditada la variación de la capacidad económica del alimentante,
rebajando los alimentos en base a una pensión fijada en un juicio distinto a éste, respecto de
un niño de tan sólo dos años de edad, respecto de cuya madre desconocen sus necesidades y
capacidad económica, haciendo uso en definitiva de una norma legal que no era aplicable a la
especie, y que según la doctrina y jurisprudencia mayoritaria entienden que sólo tienen
aplicación en materias de filiación y estado civil;

f) que el Tribunal fijó como hecho a probar respecto de la demanda de rebajainterpuesta por el
señor Maldonado: "3. -El cambio en las circunstancias económicas y domésticas de las partes
que hagan rebajar los alimentos", hecho que no se pudo establecer en el juicio respecto de
ninguna de las partes, circunstancia que quedó plasmada en el fallo apelado y que debió ser
suficiente para desestimar la demanda de rebaja de alimentos; que, en cuanto a los otros
hechos a probar, esto es, el estado de necesidad de los alimentarios y la capacidad económica
de doña Agatha Jolanta Maldonado, la asistente social del DIDECO señaló en su Informe que
existe un déficit en el grupo familiar de los representados de los apelantes de $ 15.215.661
mensuales, cifra que resulta de la diferencia entre ingresos y egresos; que, para estos efectos,
la DIDECO tomó en consideración los gastos en conjunto de los tres alimentarios, Nathalie,
Raimundo y Tamara Maldonado Czudowska, y los ingresos que percibe mensualmente su
madre doña Agatha Jolanta Maldonado, respaldándose en los documentos solicitados por la
Asistente Social en cuestión, y que fueron tenidos a la vista por la misma, según detalla en las
conclusiones de su "Informe Socio-Económico" de fecha 15 de enero de 2010, acompañado a
este proceso; y

g) que el artículo 329 del Código Civil dispone que "en la tasación de los alimentos se deberán
tomar siempre en consideración las facultades del deudor y sus circunstancias domésticas",
disposición que se refiere a la capacidad económica del alimentante, y que ha sido entendido
por la doctrina y la jurisprudencia mayoritaria en el sentido de considerar el patrimonio del
alimentante en su conjunto, el cual debe ser avaluado conforme a los antecedentes que den
cuenta del mismo, y que no necesariamente se encuentra relacionados contablemente con el
sueldo que pueda percibir, de lo que se desprende que el demandante de autos, fuera de tener
un DICOM impecable y libre de morosidades, tiene un nivel de vida bastante elevado, el que no
es congruente con los ingresos que el alimentante indica que percibe, hecho quequedó claro y
de manifiesto plasmado en la sentencia; que, más allá de los dichos del propio señor
Maldonado Sciaccaluga tendientes a desvirtuar la capacidad financiera de las Sociedades en
las cuales tiene participación, lo cierto es que las dos Sociedades en las que es dueño del 95%
de sus acciones, "Swedmaq S.A." y "Agrícola y Ganadera Santa Victoria S.A.", tuvieron ventas
en el último ejercicio por $ 316.890.831.- y $ 386.006.592.- respectivamente, lo que resulta
aún más importante, ya que da cuenta de dos Sociedades vigentes que, conforme informó el
propio Servicio de Impuestos Internos, tienen cada una activos por más de $400.000.000, NO
REFLEJANDO LOS BALANCES DE NINGUNA DE DICHAS SOCIEDADES, DESDE EL 14
DE MAYO DEL 2008 EN ADELANTE, ALGUNA VARIACION FINANCIERA Y/O CONTABLE
que hiciera suponer una eventual crisis económica o una supuesta insolvencia y/o falencia,
como ha pretendido sostener la parte demandante, con el fin de fundamentar un eventual
cambio en sus circunstancias y capacidades económicas; que lo anterior cobra aún mayor
relevancia cuando una de dichas Sociedades, "Swedmaq S.A.", presta sin intereses y sin un
plan de pago determinado más de $ 65.000.000 a uno de sus empleados, que a la larga
resulta ser su Presidente y mayor accionista, suma que curiosa y sorprendentemente
representa las pérdidas de dicha Compañía para el ejercicio cerrado a junio del 2009; que, en
razón de lo anterior, la parte demandante no pudo acreditar en juicio que su capacidad
económica había variado desde que se fijó la pensión de alimentos cuya rebaja se solicitaba,
pensión que tuvo su origen en los autos RIT N° 123- 07, que se siguieron ante el mismo
Tribunal y que oportunamente se pidió tener a la vista al momento de fallar este pleito, motivo
por el que tuvo que necesariamente y con arreglo a derecho rechazarse en todas sus partes la
demanda de rebaja; el Tribunal a quo no tomó en absoluto en consideración, al momento de
fallar los antecedentes de prueba que fuerondebidamente incorporados en la audiencia de
juicio, desatendiendo de este modo el carácter imperativo de los artículos 332 y 329 del Código
Civil, no obstante hacerlos presentes en la sentencia; que el artículo 33 del Código Civil SOLO
tiene aplicación en materias de estado civil y filiación no pudiendo hacerse extensiva su
aplicación a la especie, máxime cuando existen normas expresas que regulan dicha materia, y
más aún cuando lo resuelto no se condice en lo absoluto con el mérito de la prueba rendida en
juicio; que, EN RESUMEN, EN LA ESPECIE NO SE APLICARON CONFORME A DERECHO
LAS NORMAS QUE REGULAN LA MATERIA DE ALIMENTOS, DESATENDIENDO NO
SOLO EL PUNTO DE PRUEBA FIJADO Y QUE OBLIGABA AL ALIMENTANTE A PROBAR
LA VARIACION DE SUS CAPACIDADES ECONOMICAS, SINO TAMBIEN APARTANDOSE
DE LAS REGLAS QUE DE LA SANA CRITICA RIGEN A LOS TRIBUNALES DE FAMILIA,
PERJUDICANDO CON ELLO EL INTERES SUPERIOR DE SUS REPRESENTADOS
NATHALIE, RAIMUNDO Y TAMARA MALDONADO CZUDOWSKA, PRINCIPIO RECTOR
QUE DEBE INSPIRAR A ESTA CLASE DE TRIBUNALES Y QUE SE ENCUENTRA
CONSAGRADO EN LA "CONVENCION SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO", TRATADO
RATIFICADO POR CHILE Y QUE RIGE COMO LEY DE LA REPUBLICA, razones por todas
las cuales, invocando los artículos 67 N° 2 de la Ley 19.968, en relación con lo señalado en el
artículo 189 inciso 2° del Código de Procedimiento Civil; artículos 321 N° 2 , 323, 329, 330 y
332 del Código Civil; la Ley N° 14.908, la "Convención sobre los Derechos del Niño", y demás
disposiciones legales pertinentes, los apelantes solicitan que esta Corte, acogiendo el recurso
de apelación, revoque la sentencia recurrida, rechazando en todas sus partes la demanda de
rebaja de alimentos interpuesta por el Sr.Raimundo Maldonado Sciaccaluga, con costas;

4°) Que, el 18 de noviembre de 2009, la abogada doña CARLA VERA TAPIA, por el
demandante don Raimundo Maldonado Sciaccaluga, interpone recurso de reposición, y en
subsidio recurso de apelación, conforme lo previene el artículo 4 de la Ley 14.908 sobre
Abandono de Familia y Pago de Pensiones Alimenticias, modificada por la Ley 20.152 , en
contra de la resolución de 12 de noviembre de 2009, que fija una rebaja de pensión alimenticia
provisoria. La apelante sostiene:

1.- que la misma resolución reza en lo pertinente: "Como se pide, proveyendo derechamente a
la rebaja provisoria solicitada en estos antecedentes, con el mérito de la documentación
acompañada por la parte demandante y sin perjuicio de lo que se resuelva en definitiva, ha
lugar a lo solicitado, rebajándose a la suma de $ 835.440 mensuales, además del pago del
plan de salud, que actualmente se encuentran; al otrosí: téngase a la vista" (Sic);

2.- que el alimentante ha quedado obligado al pago de una pensión alimenticia provisoria de $
835.440, más el plan de salud para sus hijos Nathalie, Raimundo y Tamara, todos Maldonado
Czudowska. Además, se encuentra obligado, en causa RIT C-2369-2009, seguida ante el
mismo Tribunal, al pago de una pensión provisoria de $ 660.000, más el Plan de salud, a favor
de su hijo Máximo Maldonado Sygayeva. En total el alimentario paga para sus hijos, por
concepto de pensión alimenticia, un total de $1.495.440, más el plan de salud en que tiene
incluidos a cada uno de los hijos;

3.- que, en cuanto a la capacidad económica del padre, es importante que se tengan en
consideración todos y cada uno de los antecedentes acompañados a la presente causa, que
consisten en:liquidaciones de sueldo, documentos relativos a las empresas en que el
alimentante Señor Raimundo Maldonado tiene alguna participación, constando demás
antecedentes que se han tenido a la vista en causa ya indicada, RIT C-2369-2009,
correspondientes a Informe Social del alimentante, Informes emanados del Servicio de
Impuestos Internos, y, en general, una lata prueba allegada por su parte, de cuyo estudio es
posible imponerse que el alimentante recibe mensualmente un ingreso líquido correspondiente
a $ 1.670.879, dinero con el cual no sólo debe hacer frente a las pensiones alimenticias antes
indicadas, sino que además a sus gastos personales; y

4.- que no podrá fijarse una pensión alimenticia por un monto superior al antedicho 50%, al
punto de que prácticamente ocupa todos los ingresos. El perjuicio causado es de tal
envergadura que se ha hecho indispensable recurrir de la resolución dictada, pues la ley citada
previene en su inciso penúltimo: "La resolución que decrete los alimentos provisorios o la que
se pronuncie provisionalmente sobre la solicitud de aumento, rebaja o cese de una pensión
alimenticia, será susceptible del recurso de reposición con apelación subsidiaria, la que se
concederá en el sólo efecto devolutivo y gozará de preferencia para su vista y fallo", razones
por todas las cuales la recurrente solicita que esta Corte, acogiendo la apelación subsidiaria,
decrete una pensión que no supere el tope legal permitido por el legislador, considerando para
dichos efectos a todos los hijos y la capacidad económica del alimentario;

5°) Que el 19 de noviembre de 2009, los abogados Leonardo Battaglia Castro y Eugenio
Merino Palacios, en representación de doña Agatha Jolanta Czudowska, actuando en
representación a su vez de la menor Tamara Maldonado Czudowska, y de los mayores de
edad Nathalie Maldonado Czudowska y Raimundo Maldonado Czudowska, interponen recurso
de apelación subsidiaria al de reposición, en contra de la resolución de 12 de noviembre de
2009, que rebajó provisoriamente la pensión de alimentos fijada a favor de Nathalie, Raimundo
y Tamara, todos de apellidos Maldonado Czudowska.Los apelantes sostienen:

1.- que la resolución recurrida rebajó la pensión de alimentos establecida por el Tribunal en el
mes de junio del año pasado a favor de Nathalie, Raimundo y Tamara, todos de apellidos
Maldonado Czudowska, correspondiente al pago de la suma de $2.850.000, hoy $3.130.112,
más el pago de la matrícula y colegiatura de sus tres hijos y de la Isapre, a la irrisoria suma de
$835.440 más el pago del plan de salud, teniendo en consideración "...el mérito de la
documentación acompañada por la parte demandante...";

2.- que el inciso 5° del artículo 4° de la ley 14.908 dispone al efecto que el Tribunal podrá
acceder a rebajar provisoriamente la pensión de alimentos, "...cuando estime que existen
antecedentes suficientes que lo justifiquen". Para lo anterior, el tribunal tuvo a la vista los
antecedentes acompañados por la parte demandante en su demanda y aquellos aportados por
la apelante con ocasión del traslado evacuado como consecuencia de la petición de rebaja
provisoria, plasmado en escrito presentado con fecha 6 de noviembre del 2009;

3.- que, para disponer la rebaja -o aumento- de una pensión de alimentos, la doctrina y
jurisprudencia ha sostenido que se deben ponderar dos elementos esenciales:la capacidad
económica de quienes deben contribuir a la manutención de los alimentarios, es decir del
Señor Maldonado y la Señora Agatha Jolanta Czudowska, y el cambio de circunstancias que
se invoca para proceder en este caso a la rebaja de la pensión de alimentos vigente.

Más allá de las cartolas de Banco y créditos de consumo solicitados a título personal por el
demandante, no existen antecedentes que por sí solos logren acreditar en forma fehaciente la
capacidad económica del Señor Maldonado en su totalidad, es decir, que abarque su
patrimonio en su conjunto.

4.- que los únicos antecedentes acompañados, relativos a las sociedades en las cuales el
Señor Maldonado tiene participación, son balances y liquidaciones de sueldo que
confeccionaron las propias empresas y que poco o nada pueden aportar acerca de la realidad
financiera de las sociedades en cuestión.

Es muy factible aparentar una condición económica como persona natural que puede distar
bastante de la realidad, si no se cuenta con los documentos idóneos para poder tener un
acertado conocimiento de su patrimonio global (sociedades, acciones, depósitos a plazo,
fondos mutuos, etc.).

5.- que, respecto a la madre de los alimentarios, el Señor Maldonado en su demanda sólo
señaló una serie de bienes tanto muebles -automóviles- como inmuebles que ésta
supuestamente posee, sin acompañar ni un solo antecedente documental que acredite el
dominio de dichos bienes, y por tanto que pueda dar cuenta de la capacidad económica de la
Señora Agatha Jolanta Czudowska, madre de los alimentarios;

6.- que, en relación a los gastos de sus representados, respecto de los cuales dos asisten a la
Universidad y la menor al colegio, a la fecha en que se estableció la pensión de alimentos sus
gastos no se cubrían con una suma inferior a los $9.400.000 mensuales, circunstancia que
fue tácitamente aceptada por el Señor Maldonado, cuando se allanó hace tan sólo un año y
medio a la demanda de aumento de alimentos seguida ante el mismoTribunal al amparo del
RIT C-123-2007, demanda donde se detallaron cada uno de los gastos y el monto total al cual
recién se hizo referencia.

Sólo las mensualidades de la educación de los alimentarios suman hoy aproximadamente


$1.000.000, según se desprende de la propia documentación acompañada por el Señor
Maldonado en la presente demanda;
7.- que, para determinar la procedencia de una rebaja de alimentos, esto es el cambio de
circunstancias que existían a la fecha en que se estableció la pensión -junio 2008- en
comparación a las que existen a la fecha, o sea la capacidad económica de las partes, y/o de
los gastos de manutención de los alimentarios, resulta vital tener a la vista la causa en donde
se estableció la pensión de alimentos que la parte demandante pretende rebajar, para poder
saber con exactitud cuáles eran entonces las circunstancias domésticas que decían tener las
partes en ese entonces y cotejarlas con las circunstancias actuales que se invocan;

8.- que los gastos de los alimentarios, lejos de mantenerse, han aumentado, motivo por el cual
és tos demandaron reconvencionalmente el aumento de la pensión, y la capacidad económica
que el Señor Maldonado tenía a esa fecha, según manifestó en los escritos presentados en
esa causa, (C-123-2007) no ha variado en absoluto, prueba de lo cual es que el Señor
Raimundo Maldonado señala en los autos RIT C-123-2007 que en su calidad de trabajador
dependiente de la empresa "SWEDMAQ S.A." -de la cual es presidente-, recibía a esa fecha
un sueldo base de $2.500.000 aproximadamente, para luego señalar en la presente demanda
que hoy recibe de la misma empresa exactamente el mismo monto, empresa que conforme lo
señalado por el demandante se ha visto afectada como consecuencia de la crisis económica
mundial, pero que no obstante ello ha tenido la capacidad financiera de hacerle préstamos al
Señor Maldonado por más de $50.000.000 según dan cuenta losdocumentos acompañados en
la demanda;

9.- Existen por otra parte una serie de antecedentes que fueron expuestos por esta parte,
como consecuencia del traslado conferido respecto de la petición de rebaja provisoria de
alimentos, oportunidad donde pusieron en conocimiento del Tribunal el comportamiento que ha
mantenido el Señor Maldonado en los diversos juicios sobre alimentos;

10.- que en su escrito de evacua traslado de 6 de noviembre de 2009, hicieron presente que
con fecha 8 de enero del año 2007, el Señor Maldonado demandó -como en otras
oportunidades- a su representada de rebaja de pensión de alimentos, causa que se ventiló ante
el mismo tribunal al amparo del RIT C-123-2007, y en la cual el Señor Maldonado no sólo se
desistió de su demanda de rebaja sino que se allanó a la demanda reconvencional de
aumento, fijándose la pensión que hoy se pretende rebajar.

En cada una de las acciones interpuestas por el Señor Maldonado con el fin de rebajar la
pensión de alimentos, éstas son, las del año 2002, la del año 2007 y la del año en curso, se
han expuesto los mismos antecedentes de hecho relativos tanto a la capacidad económica del
Señor Maldonado como de su representada, como a los hechos que se supone hacen varias
las circunstancias que existían a la fecha que se fijó la pensión de alimentos cuya rebaja se
solicita, comportamiento que se ha repetido a lo largo de estos últimos 8 años por el Señor
Maldonado, y que paradójicamente se vuelve a repetir en estos autos, reproduciendo en su
demanda exactamente los mismos argumentos vertidos en las otras causas judiciales iniciadas
con el mismo objeto.

En la demanda de rebaja de alimentos de 8 de enero del año 2007 (RIT C-123-2007) el Señor
Raimundo Maldonado señala que a esa fecha, en su calidad de trabajador dependiente
"SWEEDMAQ S.A.", recibía un sueldo base de $ 2.500.000 aproximadamente, para luego
señalar en la presente demanda que hoy recibe de la mismaempresa exactamente el mismo
monto;

11.- que, sin embargo, en esta nueva demanda de rebaja el Señor Maldonado sostuvo como
uno de los principales antecedentes que supuestamente hicieron variar las circunstancias, la
pensión provisoria fijada en el mes de agosto del año en curso a favor de su hijo Máximo
Maldonado Sygayeva en los autos RIT C-2369-2009, seguidos ante el mismo Tribunal,
pensión provisoria que asciende a la suma de $ 660.000, pensión provisoria que,
extrañamente y no obstante su monto, no fue impugnada por el alimentante de autos ni a
través de reposición ni de apelación subsidiaria que contempla la Ley N° 14.908 sobre Pago de
Pensiones Alimenticias para estos efectos;

12.- que en ese mismo escrito, se hizo presente las sospechas fundadas de su parte acerca
del origen y veracidad de la acción judicial indicada en el párrafo anterior, hechos que al
parecer no tuvieron ningún tipo de repercusión, no obstante haberse acompañado al efecto
categóricos y contundentes antecedentes que afirman su sospecha.

En efecto, en la demanda de alimentos menores RIT C-2369-2009 se señala que el Señor


Maldonado y su pareja la Señora Sygayeva, luego de una relación de cuatro años, se
separaron de hecho de un día para otro utilizando la demandante como principal fundamento
de su acción los alimentos que se encontraban fijados a favor de los hijos de su representada
con el Señor Maldonado, antecedentes judiciales que se vuelven a utilizar como único y
exclusivo fundamento en el escrito de reposición, como consecuencia del cual se aumenta
finalmente el monto de la pensión a la que hoy se encuentra obligado a pagar el Señor
Maldonado respecto de su hijo Máximo Maldonado Sygayeva.

Revisando esta causa, dentro de los documentos que se acompañaron al escrito de reposición
en cuestión se encuentra una copia de la contestación de la demanda de rebaja y demanda
reconvencional de aumento deducida por su parte en los autos RIT C-123-2007 y quedieron
lugar a la pensión que hoy la parte demandante pretende rebajar, escrito que se encuentra con
ciertas notas manuscritas al margen a lo largo del escrito, controvirtiendo los argumentos
expuestos en dicha oportunidad por estos abogados.

Lo anterior les llamó profundamente la atención, dado que esas notas no se deben sino a una
persona que intenta desacreditar los argumentos ahí expuestos, lo que claramente no
favorecía ni favorece a la postura procesal de la Señora Sygayeva en su pretensión de
aumentar -mediante el recurso de reposición en cuestión- el monto de la pensión provisoria
fijada por el Tribunal, surgiendo entonces la pregunta de dónde y/o a través de quién consiguió
el abogado de la Señora Sygayeva ese escrito.

Aún más dudoso resultó se dieran cuenta que el abogado de la Señora Sygayeva utilizara
como único argumento para fundamentar el aumento de la pensión provisoria de su
representada sólo antecedentes relativos a la pensión de alimentos que existe entre el Señor
Maldonado y sus hijos con la Señora Agatha Jolanta, y que justo dos semanas después de
obtenerse este aumento el Señor Raimundo Maldonado demandara a nuestra representada y a
sus dos hijos mayores de rebaja de pensión de alimentos.

Asimismo, se percataron que en la contestación de la demanda de alimentos de parte del


Señor Maldonado se indica -nuevamente- principalmente argumentos relativos a la pensión de
alimentos fijada para sus tres hijos de apellidos Maldonado Czudowska, su nivel de
endeudamiento, la ayuda que repentinamente deja de recibir de sus padres, pero sin hacer
referencia en ninguna parte a la capacidad económica de la demandante y madre de su hijo, la
Señora Sygayeva, quien también debe contribuir a la manutención del menor.
El Señor Leonardo Rojas les informó que el Señor Maldonado, lejos de estar separado de
hecho de su supuesta ex pareja, la Señora Sygayeva, convive con ella a la fecha en un lujoso
condominio ubicado en Camino El Huinganal N° 3591, cuyo valor supera los $200.000.000 y
que fue visto pocos días atrás manejando un vehículo inscrito a nombre de la Señora
Sygayeva, y en su compañía.

Ambos vehículos en los cuales se vio transitar al Señor Maldonado y a su supuesta ex pareja
se encuentran inscritos a nombre de la Señora Sygayeva, según consta de los certificados que
acompaña y que su valor en conjunto bordea los $60.000.000.

13.- que, habiéndose sólo invocado como antecedentes fundantes de la solicitud de rebaja de
pensión aquellos que provenían y emanaban exclusivamente de la parte alimentante, la
sentencia rebajó provisoriamente una pensión que bordeaba los $ 3.200.000 a la suma de
$835.440, sin entrar a conocer del fondo del asunto y sin ponderar las pruebas de mayor
importancia, que en efecto el propio sentenciador ordenó decretar de oficio días antes en la
audiencia preparatoria de 4 de noviembre recién pasado, precisamente con el objeto de
conocer con exactitud la capacidad económica de las partes.

Teniendo conocimiento el Juez de la existencia de una causa seguida ante su mismo Tribunal
(RIT C-2369-2009) en la cual se fijó alimentos provisorios por la suma de $ 660.000 a favor
del menor de dos años de edad Máximo Maldonado Sygayeva, hijo del Señor Maldonado, haya
accedido a rebajar la pensión de alimentos de Nathalie, Raimundo y Tamara, Maldonado
Czudowska, dos estudiantes universitarios y una de Enseñanza Media a la insólita suma de
$835.440.

14.- que son del todo insuficientes los antecedentes que acompañó el Señor Maldonado para
fundar su petición de rebaja provisoria, antecedentes que principalmente hacen alusión a un
supuesto nivel personal de endeudamiento como consecuencia de la pensión de alimentos
establecida a favor de sus tres hijos de apellidos Maldonado Czudowska.

Muy distinto del escenario que pretende aparentar el Señor Maldonado, ha sido el
comportamiento financiero que efectivamente éste ha tenido, entendiendo por tal la capacidad
de responder ante sus obligaciones respecto del mercado e instituciones financieras.

Según se lee ensu DICOM, el Señor Maldonado no registra ningún tipo de morosidades a la
fecha, y su comportamiento financiero es el mismo que tenía hace más de un año atrás, pocos
meses después de que se allanó a la demanda reconvencional de aumento de alimentos que
estableció la pensión cuya rebaja fue decretada a través de la resolución aquí recurrida.

15.- que el Señor Maldonado mantiene su misma capacidad de respuesta financiera frente a
las entidades bancarias, sin que tenga explicación que tres instituciones bancarias hayan
accedido a otorgarle créditos de consumo que en su totalidad suman casi $ 60.000.000,
naturalmente previo estudio de los antecedentes financieros para otorgar créditos de consumo
a una persona natural que supuestamente no tendría patrimonio suficiente con que responder
ante el incumplimiento en el pago de los mismos, y que dice no tener la capacidad para cumplir
con el pago de la pensión de alimentos de sus hijos.

16.- que, con el objeto de acreditar la real y actual capacidad económica de la Señora Agatha
Jolanta Czudowska, acompaña una serie de documentos, entre otros, la declaración mensual y
pago simultáneo de impuestos (formulario 29) de la Sociedad AGATHA S.A., c orrespondiente
a los meses de abril a septiembre del año 2009, en las cuales se da cuenta de la realidad
financiera de la principal sociedad de su representada.

17.- que acompaña asimismo documento individualizado como "Memorándum-Otorgamiento"


que da cuenta del crédito hipotecario otorgado por el Banco de Chile a favor de su
representada con fecha 12 de junio del año 2007, en el que se indica el "plan de pago" que se
extiende hasta el mes de julio del año 2022, cuyo dividendo mensual es de aproximadamente
$720.000.

Su representada además tiene tomado a la fecha dos créditos de consumo con el Banco
Security por $20.000.000, cuyos dividendos mensuales son de aproximadamente $ 970.000
cada uno, viéndose obligada ahora a tener que solicitar un tercer préstamo al Banco
SantanderSantiago por $ 37.500.000, según consta del Pagaré que acompaña.

Este último, en atención a la sustancial rebaja de la pensión decretada en estos autos, y el


monto que el Señor Maldonado adeuda, correspondiente a la pensión de los meses de octubre
y noviembre, por una suma total de $ 6.270.243, según consta de la certificación practicada
con fecha 13 de noviembre de 2009 en los autos por Cumplimiento, RIT C-1443-2006,
seguidos ante este Primer Juzgado de Familia.

Su representada hoy en día tiene deudas con distintas instituciones financieras que superan
los $ 150.000.000;

18.- que ello no es sino resultado de los gastos en que incurren mensualmente Tamara, la hija
menor de la Señora Czudowska, y los otros dos representados Nathalie y Raimundo. La
manutención de los tres hijos de la Señora Czudowska supera actualmente los $ 10.000.000,
gastos que se detallaron pormenorizadamente en la demanda reconvencional de aumento de
alimentos, y que se encuentran respaldados mediante la documentación que se incorporará en
la audiencia de juicio.El monto de los gastos básicos en que incurren mensualmente Tamara,
Nathalie y Raimundo, sólo en lo que se refiere a la educación, suman casi $1.000.000.

Con respecto a la salud, la cual si bien costeada en parte por el Señor Maldonado no se
incluye en ésta los gastos por concepto de seguro escolar, gastos de ortodoncia, exámenes y
remedios, ni menos aquellos relacionados con operaciones médicas que sólo son cubiertas en
una mínima parte por la Isapre, como es el caso de la operación a la rodilla a la que Tamara se
sometió la semana pasada -la menor de los alimentarios-, cuyo presupuesto asciende a la
suma de $ 2.281.369 y una serie de exámenes médicos que se tuvo que hacer previamente y
que la Isapre no cubre, como asimismo los gastos de kinesiología.

Lo anterior se repite en el caso de Raimundo Maldonado Czudowska, quien en septiembre de


2009 tuvo que someterse a una operación en la muñeca, que tuvo un costo de $ 3.030.765
más los gastos de kinesiología que sólo son cubiertos en parte por la Isapre y cuya diferencia,
al igual que en el caso de Tamara, tiene que solventar en forma completa la Señora
Czudowska.

Lo anterior, sumado a los gastos de vivienda, alimentación y otros, que son costeados
exclusivamente por la madre de sus representados, y

19.- que, tomando en consideración los antecedentes contables antes indicados, se concluye
indefectiblemente que la capacidad económica de su representada, dada por las circunstancias
domésticas que la rodean, resulta insuficiente por sí sola para dar cumplimiento al pago de las
necesidades de sus tres hijos, cuya pensión fue rebajada provisoriamente en un 75%, dejando
de esta forma en la más absoluta indefensión a los hijos de su representada, quien tampoco
cuenta con los medios suficientes para suplir la diferencia de dinero que la sentencia ordenó
rebajar, desatendiendo el mérito de autos, vulnerando de esta forma el principio rector de los
Tribunales de Familia, cuál es elinterés superior de los niños, razones por todas las cuales
solicita que esta Corte, acogiendo la apelación subsidiaria, deje sin efecto la resolución de
fecha 12 de noviembre de 2009, que rebajó provisoriamente la pensión de alimentos fijada a
favor de Nathalie, Raimundo y Tamara, todos de apellidos Maldonado Czudowska o, en su
defecto, fijándola en el monto que esta Corte estime en justicia;

6°) Que, como se ha visto en el curso de esta sentencia, esta Corte ha expuesto con detalle -
aunque en síntesis-, el contenido de cada una de las apelaciones a que se refieren los
Considerandos 1°, 2°, 4° y 5°, interpuestos respectivamente por los abogados Carla Vera
Tapia y Rodrigo Lillo Astorga en representación del demandante don Raimundo Maldonado
Sciaccaluga en contra de la sentencia de rebaja de pensión alimenticia de 02 de febrero de
2010; por los abogados señores Leonardo Battaglia Castro y Eugenio Merino Palacios, en
representación de doña Agatha Jolanta Maldonado, quien a su vez actúa en representación de
su hija menor Tamara Maldonado Czudowska y de los hijos mayores de edad Nathalie
Maldonado Czudowska y Raimundo Maldonado Czudowska, en contra de la sentencia de 02
de febrero de 2010; por la abogada doña Carla Vera Tapia, por el mismo demandante don
Raimundo Maldonado Sciaccaluga, en subsidio de la reposición, en contra de la resolución de
12 de noviembre de 2009, que fija una rebaja provisoria de pensión alimenticia; y por los
abogados Leonardo Battaglia Castro y Eugenio Merino Palacios, en representación de doña
Agatha Jolanta Czudowska, actuando ésta en representación a su vez de la menor Tamara
Maldonado Czudowska y de los mayores de edad Nathalie Maldonado Czudowska y Raimundo
Maldonado Czudowska, subsidiariamente al recurso de reposición en contra de la misma
resolución de 12 de noviembre de 2009, que rebajó provisoriamente la pensión de alimentos
fijada a favor de los nombrados Nathalie, Raimundo y Tamara todos de apellidos Maldonado
Czudowska.Como se ve, se trata de recursos interpuestos de diversa manera y en defensa de
intereses precisos y determinados, en contra de resoluciones judiciales pronunciadas no todas
en una misma etapa del procedimiento. Lo dicho, tiene trascendencia, para los efectos de lo
que se dirá en los Considerandos siguientes, no obstante que, habiendo una sentencia
definitiva apelada por los respectivos interesados, habría podido ser suficiente el emitir
pronunciamiento respecto de las resoluciones que se pronunciaron sobre los alimentos
provisorios;

7°) Que la compleja situación planteada a esta Corte en los indicados recursos de apelación, la
obligan al análisis previo de conceptos fundamentales como los que se señalan tanto en la Ley
como de acuerdo al sentido común y obvio asignado a cada concepto en el Diccionario de la
Real Academia de la Lengua Española.

De acuerdo con el artículo 323 del Código Civil, "los alimentos deben habilitar al alimentado
para subsistir modestamente de un modo correspondiente a su posición social", y
comprenden, según su inciso 2°, "la obligación de proporcionar al alimentario menor de
veintiún años, la enseñanza básica y media, y la de alguna profesión u oficio". Según el
artículo 327 del mismo Código, "mientras se ventila la obligación de prestar alimentos, deberá
el juez ordenar que se den provisoriamente, desde que en la secuela del juicio se le ofrezca
fundamento plausible; sin perjuicio de la restitución, si la persona a quien se demandan
obtiene sentencia absolutoria". Conforme lo preceptúa el señalado Código común, en su
artículo 329, "en la tasación de los alimentos se deberán tomar siempre en consideración las
facultades del deudor y sus circunstancias domésticas". Según el artículo 330 , "los alimentos
no se deben sino en la parte en que los medios de subsistencia del alimentario no le alcancen
para subsistir de un modo correspondiente a su posición social". Conforme al artículo 332 del
citado Código, "los alimentos que se deben por ley seentienden concedidos para toda la vida
del alimentario, continuando las circunstancias que legitimaron la demanda", finalizando el
precepto al señalar que, "con todo, los alimentos concedidos a los descendientes y a los
hermanos se devengarán hasta que cumplan veintiún años, salvo que estén estudiando una
profesión u oficio, caso en el cual cesarán a los veintiocho años; que les afecte una
incapacidad física y mental que les impida subsistir por sí mismos, o que, por circunstancias
calificadas, el juez los considere indispensables para su subsistencia". Por último, el artículo
333 faculta al juez para reglar "la forma y cuantía en que hayan de prestarse los alimentos";

8°) Que, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la "necesidad" como
el "impulso irresistible que hace que las causas obren infaliblemente en cierto sentido", y es
también "todo aquello a lo cual es imposible sustraerse, faltar o resistir", es la "falta de las
cosas que son menester para la conservación de la vida" e igualmente la "falta continuada de
alimentos que hace desvanecer", y el "especial riesgo o peligro que se padece y en que se
necesita de pronto auxilio". A su vez, la expresión "subsistencia" significa el "conjunto de
medios necesarios para el sustento de la vida humana", y "subsistir" es "mantener la vida,
seguir viviendo"; y

9°) Que, cuando el artículo 329 del Código Civil señala que se deberán tomar "siempre" en
consideración "las facultades del deudor y sus circunstancias domésticas", y cuando el artículo
330 prescribe que los alimentos no se deben "sino en la parte en que los medios de
subsistencia del alimentario no le alcancen para subsistir" de un modo "correspondiente a su
posición social", está dando al Juez la enorme y difícil tarea de conciliar los intereses de
sustentación, de mantención, y de formación de los alimentarios, tanto como las capacidades
actuales del alimentante y su interés por mantener esa capacidad económica en el futuro, a fin
de no desmerecer ni aminorarsu capacidad económica que de no mantenerse, vulnerarían
incluso los derechos de los propios actuales alimentarios si las desmedi das exigencias de
éstos pudieran perjudicar, en este caso preciso, los ingresos que al alimentante proporcionan
sus diversos bienes y sus empresas.

10°) Que, de lo dicho en los diversos recursos de apelación, se desprende que en esta causa
no está presente la necesidad de "subsistencia" de los alimentarios, desde que éstos gozan de
cuantiosos bienes materiales no habituales en el promedio de los hijos o estudiantes. En
efecto, los hijos de que aquí se trata disponen hasta de vehículos particulares para concurrir a
la Universidad y de cuantiosas sumas de dineros para financiar sus actividades. Si el
alimentante, a raíz del otorgamiento de prestaciones mas allá de su capacidad económica y de
sus racionales y razonables reservas para su propio vivir y propias sustentación y
satisfacciones, podrían acarrearle perjuicios de salud o riesgos empresariales que en definitiva
redundarían en su incapacidad hasta para valerse por sí mismo -si hubiere de llegarse a este
extremo en el estudio de la obligación de alimentos-, y a la falta de bienes con qué cubrir, ante
una eventual variación negativa de sus circunstancias domésticas, la real subsistencia de sus
hijos; y

11°) Que, finalmente, tanto en los estudios de la Sociología como de la Biología moral e
individual, tampoco aconsejan un privilegio de pedido excesivo a título de necesidades y gastos
de los hijos, los que precisamente, en su propio interés superior para una adecuada formación
social, espiritual y humana, podrían bastarse con los bienes que hasta ahora se les ha
concedido en las distintas resoluciones judiciales materias de esta causa.

Por estas consideraciones y citas legales, y atendido también lo dispuesto en los artículos 16 ,
28 y 67 de la Ley N° 19.968, se confirman las resoluciones apeladas de 02 de febrero de 2010
y de 12 de noviembre de 2009.Regístrese y devuélvase.

Redacción del Ministro señor Cornelio Villarroel Ramírez.

Pronunciada por la Sexta Sala de la Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, presidida por el
Ministro Señor Cornelio Villarroel Ramírez, e integrada por la Ministra Señora Dobra Lusic
Nadal y el Ministro Señor Joaquín Billard Acuña.