Está en la página 1de 2

ALGUNAS ANÉCDOTAS SOBRE LA PERSONA DE SÓCRATES

Estas son algunas de las anécdotas que circulan en torno a Sócrates. Hemos de
tener en cuenta que las buenas biografías están construídas todas con anécdotas falsas
en su mayor parte. Lo importante por tanto, es que de estas frases se deduzca un
carácter verdadero.

1. "Doy gracias a Dios -escribió Platón- por haber nacido griego y no bárbaro,
hombre y no mujer, libre y no esclavo. Pero sobre todo le agradezco el haber
nacido en el siglo de Sócrates"

2. Diógenes Laercio cuenta que, cuando leyó la semblanza que de él había escrito
Platón, Sócrates exclamó: "¡Caramba, cuántas mentiras ha contado sobre mí ese
jovenzuelo!".

3. Hijo de un modesto escultor, sentíase más próximo a la profesión de la madre


(comadrona). "Pues -decía medio en broma, medio en serio- también yo ayudo a
parir a los demás: no hijos sino ideas".

4. Un sofista dice a Sócrates:


"Llevas una vida como ningún esclavo la soportaría; nunca se contentaría él con un
alimento tan parco, con tan escasa bebida y vestidos tan pobres. Debo reconocer que
nos das ejemplo de pobreza"
Sócrates responde:
"¿Acaso te son más sabrosos tus platos suculentos que a mí el sencillo alimento que
tomo? No pienses que la felicidad reside en el modo de vida de los dioses que no
tienen necesidades. Quien menos necesidades tiene , más se acerca a la divinidad".

5. Sócrates era frugal y un hombre honesto. Alcibíades , gran amigo suyo, le regaló
un espacioso terreno para que se construyera una casa.
-Si yo necesitara unos zapatos, ¿me darías un cuero entero para que me los
hiciera?- respondió Sócrates-. ¿no es pues ridículo que acepte este terreno que
tan amablemente me regalas? Las joyas y los trajes de púrpura están muy bien
en las tragedias, pero son un estorbo en la vida diaria.

6. Antístenes es hijo de madre tracia -le dijo con admiración un discípulo a


Sócrates.
-Sí -contestó el maestro- ¿Crees tú que un hombre tan noble podía nacer de padre y
madre atenienses?

7. -Un vecino tuyo va por ahí hablando mal de ti - le dijo a Sócrates un discípulo.
-No me extraña nada -contestó Sócrates-. Ese no ha aprendido a hablar bien.

8. -¿Qué es mejor?: ¿casarse o no casarse? -le preguntó a Sócrates un alfarero.


-Haz lo que quieras -respondió Sócrates- Te cases o no te cases siempre te
arrepentirás de tu decisión.
9. -A mí me parece bien que los poetas cómicos censuren en sus comedias a los
ciudadanos -decía Sócrates-. Yo me expongo de buen grado a sus críticas.
Porque si los poetas cómicos dicen la verdad, nos inducen a corregirnos. Y, si
mienten, no hay que hacer el menor caso de sus palabras.

10. –No comprendo cómo puedes aguantar la lengua viperina de tu mujer Xantipa –
le dijo Alcibíades a Sócrates.
-Yo ya oigo sus injurias sin inmutarme –le contestó Sócrates-. Estoy tan
acostumbrado a sus exabruptos como a oir el chirrido de la polea del pozo.
También tú, Alcibíades, tienes que aguantar los graznidos de tus gansos.
-Si , pero los gansos me ponen huevos y crían otros gansos –respondió
Alcibíades.
-También a mí –dijo Sócrates- Xantipa me pare hijos.

11. A uno que se quejaba de que la subida al poder de los Treinta Tiranos lo había
dejado sin mando político , le dijo Sócrates:
-Pero ¿qué es lo que te aflige en este caso?
-El que los atenienses te hayan condenado a muerte.
-También la naturaleza les ha impuesto a ellos la misma condena –le contestó
Sócrates.

12. –Mueres injustamente, Sócrates –le dijo su mujer, Xantipa.


-Preferirías acaso que muriera justamente? -le contestó Sócrates.