Está en la página 1de 2

VENTAJAS DE LA RETENCION EN LA FUENTE

1.- El impuesto es menos visible para el contribuyente.


2.- El impuesto le es también menos penoso por que se lo priva de una suma de
la que jamás ha dispuesto.
3.- La retención es un útil instrumento para combatir el fraude. Pequeños
contribuyentes que quizás por sí mismos eludirían la tributación, quedan
forzosamente sujetos al régimen sin la menor posibilidad de evadirse. Por otra
parte, el agente de retención o retentista no tiene interés en eludir el impuesto
porque tiene asegurado el resarcimiento anticipado a costa del contribuyente.
4.- Tiende a incrementar la recaudación tributaria. Esto pudo observarse
nítidamente en Inglaterra, donde en el primer año de aplicación arrojó casi los
mismos resultados que el sistema por declaración, pese a que la cuota se había
disminuido a la mitad.
5.- Evita el desembolso de sumas considerables por parte del contribuyente, y
la consiguiente disminución drástica de consumo y gastos en la época en que se
debe pagar la totalidad del impuesto.
6.- Disminuye los costos de administración y recaudación tributaria.
7.- Facilita la identificación de determinados contribuyentes que de no existir el
sistema podrían permanecer ignorados evadiendo, por lo tanto, su carga
tributaria.
8.- El fisco percibe sus ingresos con anterioridad a la fecha en que lo haría si el
contribuyente efectuara sus pagos en las épocas en que le correspondería
hacerlo de no mediar retención instituída.
9.- Permite recaudar tributos en caso de contribuyentes respecto de los cuales
existe dificultad y a veces imposibilidad de actuar coactivamente (caso de
contribuyentes que residen en el extranjero).
10.- Al haber un menor número de obligados, tanto la recaudación como la
ulterior verificación se simplifican notoriamente.
11.- Se asegura en mayor grado el debido pago del tributo, porque quienes son
instituidos por el fisco en el papel de retentistas, tienen una solvencia
económica generalmente superior a la del contribuyente.

No obstante estas innegables ventajas, alguna doctrina cree ver


inconvenientes en el sistema. Ellos son:
1.- La Retención en la fuente adormece la conciencia tributaria del
contribuyente, al morigerar los efectos en impacto fiscal.
2.- Puede suceder que en algunos casos de imposición típicamente personal, el
monto de lo retenido supere los montos que en realidad corresponde tributar.
Sin embargo, tales presuntas desventajas son discutibles. La primera
(adormecimiento de la conciencia tributaria) hace referencia a una delicada
cuestión de psicología tributaria no suficientemente comprobada.
La segunda desventaja es de carácter meramente técnico y puede ser fácilmente
solucionable, estableciendo en algunos caso especiales, excepciones a la
obligación de retener o simplificando los tramites de devolución por esta
causal.
Sin embargo, el balance general parece ser favorable a la retención en la fuente.
Sus múltiples beneficios y lo opinables de sus reparos, son una clara
explicación de su creciente auge en los sistemas tributarios más evolucionados
en el mundo.

También podría gustarte