Está en la página 1de 9

La eutanasia considerada como la muerte sin sufrimiento representa una

gran controversia entre los que la apoyan y quienes argumentan en contra,


dentro de este contexto la presente investigación tiene como objetivo
principal analizar la eutanasia y su tratamiento dentro del ordenamiento
jurídico venezolano. Es imposible permanecer solo de un lado de la polémica,
pues hay muchos aspectos que considerar y cada caso de enfermedad en
estado terminal debe ser tratado con gran particularidad apegándose a las
circunstancias de la persona que está padeciendo, cuando no hay tratamiento
médico posible, para lograr su mejoría, pues la eutanasia es aplicada en fase
terminal. La presente investigación es de tipo analítica. El diseño que se utilizo
fue documental se obtuvieron los datos de fuentes documentales mediante la
aplicación de una matriz de análisis como instrumento. La importancia de este
estudio radico en la posible aplicación lícita de la eutanasia como un beneficio
para los enfermos en estado terminal y para la población médico tratante los
cuales se eximen de ayudar a un paciente a morir con dignidad por ser
involucrados en un problema legal. El aporte del trabajo consistió en el
producto de la reflexión religiosa, ética y legal sobre la despenalización de la
eutanasia.

Palabras clave: Eutanasia, enfermedad, terminal, medico, legal.

Introducción

La eutanasia representa un tema de discusión profunda a nivel tanto


nacional como internacional, ya que genera conflictos entre el interés
colectivo y el interés individual. En cuanto a derecho se trata, ha sido
contemplada en países tales como Holanda, Bélgica, el Estado de Oregón de
Estados Unidos de América, Japón, y Uruguay como una práctica licita.

En Venezuela la eutanasia no se encuentra tipificada en el ordenamiento


jurídico, sino que por el contrario es considerada como un suicidio asistido
en el Código Penal castigando de esta forma al sujeto que preste ayuda, en
este sentido radica la importancia de este estudio, en su posible aplicación
licita como un avance médico-legal y de esta manera beneficiar a los enfermos
en estado terminal y a la población medica tratante los cuales se abstienen de
ayudar a un paciente a morir con dignidad debido a que pueden ser
sancionados penalmente.
Siendo este el propósito de la investigación se buscó mediante el análisis
de leyes venezolanas estudiar el vacío legal que existe sobre la eutanasia, y
así beneficiar a la población de enfermos en estado terminal y a la población
medica tratante de la unidad de medicina interna del Hospital Doctor Rafael
Calles Sierra del Estado Falcón los cuales de conformidad con entrevistas
informales manifestaron que se eximen de ayudar a un paciente a morir
dignamente puesto que pueden verse involucrados en un problema legal.

Consideraciones teóricas

Eutanasia:

Para Palacios (2009), la eutanasia consiste en “ayudar a morir conforme a su

dignidad y sin sufrimientos a un enfermo incurable, en fase terminal e irreversible,

si lo ha pedido reiteradamente en pleno uso de razón y de forma libre y voluntaria”.

Mediante esta se persigue como único fin el librar a una persona de sus agudos

sufrimientos, de una agonía inmisericorde que padece como consecuencia una

enfermedad grave e incurable. De acuerdo con la definición dada anteriormente, la

enfermedad tiene que haber sido diagnosticada suficientemente, de modo que su

particularidad de irreversible, sea tal, que se determine la muerte como algo

inevitable.

Clasificación de la eutanasia:
Hautecouverture (2005), la clasifica en Pasiva: “Es la eutanasia por dejar morir

deliberadamente al paciente por negligencia de cuidados o tratamientos que son


obligatorios y razonables”. Activa: “Es la eutanasia que por medio de una acción

positiva ocasiona la muerte del paciente”. Con referencia a la anterior clasificación,

la misma hace mención a la práctica u omisión de la aplicación del tratamiento para


dar muerte al paciente.
Requisitos que un paciente necesita para poder practicarle la eutanasia

según Hautecouverture (2005):

 Que el paciente presente una enfermedad terminal, que es una situación

clínica que irremediablemente conduce a la muerte, sin consideración a días, meses

o años y que el enfermo terminal irreversiblemente presente una opción de vida de

escasas horas.

 Petición a un médico experto en la patología del paciente.

 Que el paciente que la requiera esté en sano juicio, para utilizar una

terminología coloquial, a saber que no sea un enajenado mental.

 Que la anterior condición esté avalada por una unidad psiquiátrica.

 Que se realice una reunión médica previa y que la decisión sea unánime.

 Que medicina legal o forense, que es el ente oficial, garantice la eutanasia.

 Que el paciente entre en fase agonizante que equivale por lo menos a

menos de dos horas de vida.

 Muerte encefálica la cual es definida como la carencia de funciones del tallo

encefálico, bajo la presencia de determinados signos, como falta de respiración, de

pupilas y de reflejos. Este autor enfoca la parte médico-legal para que la misma

garantice la aplicación de la eutanasia, y así mismo se debe tomar en cuenta la

conclusión dada por una junta médica ante esa situación.

Tipos de eutanasia:

Palacios (2009), expresa los tipos de eutanasia de la siguiente manera:

Eutanasia voluntaria: La eutanasia puede ser voluntaria inclusive si la persona

ya no es competente para declarar su pretensión de morir cuando termina su

vida. La persona puede ansiar que su vida termine si en algún momento se halla en
una circunstancia en la que, aun sobrellevando una enfermedad dolorosa e

irremediable, la enfermedad o el accidente le han despojado a esta de sus


capacidades racionales, y ya no es apto para decidir entre la vida y la muerte. Si,

mientras se es capaz, se expresa el deseo firme de morir en una situación como

esta, la persona que le quita la vida en las circunstancias apropiadas procede a

solicitud del paciente y ejecuta un acto de eutanasia voluntaria.

Eutanasia involuntaria: “Cuando se realiza a una persona que podría haber

sido capaz de autorizar o no la aprobación a su propia muerte, pero no la ha dado

bien porque no se le pidió o porque se le pidió pero se negó, y quiso seguir viva”. De

acuerdo con estos tipos de eutanasia, se ve reflejada el consentimiento, ya sea el

mismo tomado en cuenta o no. Se está de acuerdo con la tipología definida por

Palacios, ya que el mismo hace referencia a la voluntad del paciente

indiferentemente de la situación en que se encuentre.

Consideraciones Medico-Legales

Hasta los momentos existen pocos países donde está legalizada la práctica de

la eutanasia los cuales la contempla como un suicidio asistido, entonces podría está

legalizarse en Venezuela, en base al ordenamiento jurídico que rige en dicho país,

es penalizado el suicidio asistido y la eutanasia es considerada un homicidio

intencional, visto de esta forma, no se podría dar legalización a la misma. Así mismo

Venezuela es un país que está arraigado a sus costumbres religiosas especialmente

la católica, que parte de la defensa absoluta de la vida en todas sus

manifestaciones.

Cárdenas (2000), secretario de la Federación de Médicos Venezolanos (FMV),

en una publicación del nacional, expreso que la eutanasia no es un tema de

discusión en nuestro país ya que las leyes que rigen las profesión médica rechazan

la participación del galeno en la muerte de un enfermo, aun cuando su estado sea


irrecuperable. Cárdenas destaco que la obligación del médico es aliviar las

enfermedades de los pacientes, incluso si sus familiares llegaran a solicitar la


muerte de este. Hasta los momentos no se han presentado denuncias acerca de

este tipo de situaciones; si esto pasara aun con la autorización del paciente, el

involucrado tendría que enfrentarse a un tribunal disciplinario o un tribunal penal

según sea el caso.

Los médicos tienen su perspectiva ante la eutanasia, en la Ley del Ejercicio de

la Medicina, el Código de Deontología Médica, Ley Orgánica de la Salud, dado que

las mismas establecen que el médico sin la autorización del enfermo irrecuperable

no puede dejar de pasar el tratamiento especial, aparte seespecifica que no se

permite la ayuda a morir. Es por esto que la actitud del médico venezolano ante este

tema es muy cuidadosa casi un tabú, debido al peligro al cual estaría expuesto el

médico sobre el sometimiento a la Constitución de la República Bolivariana de

Venezuela y al Código Penal, es por esto que se manejaron y analizaron las normas

que a continuación se señalan como bases debido a que tratan de manera profunda

el tema:

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Gaceta Oficial Nº

5.453 del 24 de marzo de 2000.

Artículo 22: La enunciación de los derechos y garantías contenidos en esta

Constitución y en los instrumentos internacionales sobre derechos humanos no

debe entenderse como negación de otros que, siendo inherentes a la persona, no

figuren expresamente en ellos. La falta de ley reglamentaria de estos derechos no

menoscaba el ejercicio de los mismos. El derecho a la vida y el derecho a la salud,

mantienen estrecha relación, y se traducen, exponencialmente, en el proyecto de

una calidad de vida, el cual, solo puede ser descrito por la propia persona, ya que

nadie más excepto esta sabe en qué condiciones puede lograr vivir y cuánto dolor
puede soportar a causa de una enfermedad en fase terminal. No basta con tener

una vida sino que esta vida debe ser totalmente saludable.
Por consiguiente y de acuerdo con este artículo aunque el derecho a decidir

sobre la terminación de la vida no se encuentre establecido en la Constitución de

Venezuela no por ello debe entenderse como una negación del mismo por no figurar

expresamente en su articulado. Teniendo en cuenta que este derecho solo procede

cuando la persona este presentando una enfermedad en estado terminal y la calidad

de vida que propugna el derecho a la salud no se le pueda garantizar debido a la

situación en la cual se halla.

Artículo 43: El derecho a la vida es inviolable. Ninguna ley podrá establecer la

pena de muerte, ni autoridad alguna aplicarla (…). Este artículo está referido al

principio garantista que el Estado le debe a la persona mediante la protección de su

vida. Artículo 83: La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado,

que lo garantizará como parte del derecho a la vida (…). Todas las personas tienen

derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en

su promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas sanitarias y de

saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los tratados y convenios

internacionales suscritos y ratificados por la República.

Ley de Ejercicio de la Medicina de la República Bolivariana de Venezuela,

Gaceta Oficial N° 37.006 de fecha 03 de agosto de 2000.

Artículo 25: Sin perjuicio de lo que establezcan las disposiciones legales

vigentes, los profesionales que ejerzan la medicina están obligados a: 2. Respetar

la voluntad del paciente o de sus representantes manifestada por escrito, cuando

éste decida no someterse al tratamiento y hospitalización que se le hubiere indicado.

Esta circunstancia deja a salvo la responsabilidad del médico. Sin embargo, la

voluntad del paciente no podrá prevalecer en casos en que estén interesados la


salud y el orden públicos conforme a la ley. (…)
Artículo 28: El médico que atienda a enfermos irrecuperables no está obligado

al empleo de medidas extraordinarias de mantenimiento artificial de la vida (…).

Ley Orgánica de Salud de la República Bolivariana de Venezuela. Gaceta

Oficial N° 38.650 de fecha 22 de marzo de 2007.

Artículo 2: “Se entiende por salud no solo la ausencia de enfermedades sino el

completo estado de bienestar físico, mental, social y ambiental”. Artículo 69: Los

pacientes tendrán los siguientes derechos:

3. Recibir explicación en términos comprensibles en lo que concierne a su salud y

al tratamiento de su enfermedad (…)

4. Negarse a medidas extraordinarias de prolongación de su vida (…)

Código de Deontología Médica de la República Bolivariana de Venezuela.

Aprobado durante la LXXVI reunión extraordinaria de la Asamblea de la

Federación Médica Venezolana, realizada en Caracas 20 de marzo de 1985.

Artículo 69: El enfermo tiene derecho a: (…) 3. Ser informado de la naturaleza

de su padecimiento, riesgos, procedimientos diagnósticos y posibles opciones. 4.

Recibir la información necesaria para dar un consentimiento valido (libre), previo a

la aplicación de cualquier procedimiento diagnostico o terapéutico. (…) 8. Rehusar

determinadas indicaciones diagnosticas o terapéuticas siempre que se trate de un

adulto mentalmente competente. Artículo 72: El paciente con una enfermedad fatal

tiene derecho a ser informado de la verdad de su padecimiento, si es que realmente

desea conocerla. Artículo 73: El derecho a participar en la toma de decisiones debe

permitirse a los enfermos mentalmente competentes.

Artículo 74: El enfermo terminal tiene derecho a que se respeten sus ideas en
materia de religión. Artículo 75: El derecho a ser atendido por profesionales

competentes en el caso de enfermos incurables se refiere no solo a la requerida


pericia profesional, sino también a que el médico muestre actitudes positivas en lo

que concierne a la aplicación de tratamientos paliativos y no sufra de determinados

prejuicios en relación con la muerte. (…)

Artículo 77: El moribundo tiene derecho a exigir se le permita morir sin la

aplicación indiscriminada de medidas extraordinarias de mantenimiento artificial de

la vida, respetándose también su decisión de que no le sean aplicadas medidas de

reanimación. Artículo 79: El enfermo tiene derecho a exigir que durante su tránsito

final no exceda la “ciencia” el “arte” de la medicina. Artículo 80: “Es obligación

fundamental del médico el alivio del sufrimiento humano. No puede, en ninguna

circunstancia, provocar deliberadamente la muerte del enfermo. Artículo 81: El

médico que atiende enfermos irrecuperables no está obligado al empleo de medidas

extraordinarias de mantenimiento artificial de la vida. En estos casos, de ser posible,

oirá la opinión de otro u otros profesionales de la medicina.

Código Penal. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº

5768 del 13 de abril de 2005.

Artículo 412. “El que hubiere inducido a algún individuo a que se suicide o con

tal fin lo haya ayudado, será castigado, si el suicidio se consuma con presidio de

siete a diez años”

Metodología

La investigación planteada es de tipo analítica, y es definida por (Bunge, citado

por Hurtado, 2006), como aquella que, “Intenta identificar (…) lo menos evidente de

los eventos analizados”. En cuanto al diseño el mismo fue documental, se

analizaron e interpretaron datos extraídos de fuentes documentadas existentes, en

torno al problema, con el fin de encontrar respuestas a las interrogantes planteadas.


En este sentido se analizaron las leyes venezolanas, sentencias y libros que regulan

los aspectos médico-legales referentes al tema de la eutanasia, para la recolección


de datos se utilizó la técnica de revisión documental, y como instrumento una matriz

de análisis.