Está en la página 1de 159

Universidad de Concepción

Facultad de Ciencias Químicas


Departamento Ciencias de la Tierra

GEOLOGÍA DE LA PROVINCIA DE CONCEPCIÓN


ENTRE LOS 36° 30' - 36° 50' LATITUD SUR Y 72° 55'
- 72° 13' LONGITUD OESTE, REGIÓN DEL BÍO-BÍO,
CHILE

Informe requerido por la asignatura Geología de Campo II

Mauro Ignacio Castillo Carmona


Daniel Alejandro Castro Rebolledo
Catalina Alejandra Ferrada Villanueva
Álvaro Fabián Mella Torres
Verónica Alejandra Milla Flores
Paulo Andrés Vásquez Vásquez

Profesores Comisión:
Sr. Ramiro Ulises Bonilla Parra
Msc. Abraham Elías González Martínez
Dr. Luis Arturo Quinzio Sinn

CONCEPCIÓN, 13 de Enero de 2020


ÍNDICE
Pág.
1. INTRODUCCION……………………………………………... 1
1.1 OBJETIVOS……………………………………………………... 1
1.1.1 OBJETIVO GENERAL……………………………………... 1
1.1.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS………………………………... 1
1.2 UBICACIÓN Y ACCESOS…………………………………….. 2
1.3 METODOLOGÍA DE TRABAJO……………………………... 2
1.3.1 ETAPA DE GABINETE PRE-TERRENO…………………. 2
1.3.2 ETAPA DE TERRENO…………………………………….. 3
1.3.3 ETAPA DE GABINETE POST-TERRNO…………………. 3
1.4 CLIMA…………………………………………………………… 5
1.5 FLORA Y FAUNA……………………………………………… 6
2. GEOMORFOLOGÍA………………………………………….. 9
2.1 GENERALIDADES……………………………………………... 9
2.2 GEOMORFOLOGÍA LOCAL…………………………………. 10
2.2.1 UNIDADES GEOMORFOLÓGICAS……………………… 10
2.2.1.1 CORDILLERA DE LA COSTA…………………………….. 10
2.2.1.2 PLANICIES LITORALES…………………………………… 12
2.2.1.3 CERROS ISLAS……………………………………………... 12
2.2.1.4 HORSTS OCCIDENTALES………………………………… 13
2.2.1.5 TERRAZAS MARINAS……………………………………... 14
2.3 EVOLUCIÓN GEOMORFOLÓGICA………………………... 16
3. MARCO GEOLÓGICO REGIONAL………………………... 17
3.1 GENERALIDADES……………………………………………... 17
3.2 ROCAS ESTRATFICADAS……………………………………. 17
3.2.1 FORMACIÓN SANTA JUANA……………………………. 17
3.2.2 FORMACIÓN QUIRIQUINA………………………………. 19
3.2.3 FORMACIÓN PILPILCO…………………………………... 19
3.2.4 FORMACIÓN CERRO ALTO……………………………… 20
3.2.5 FORMACIÓN COSMITO…………………………………... 20
3.2.6 FORMACIÓN CURANILAHUE…………………………… 21
3.2.7 FORMACIÓN BOCA LEBU……………………………….. 21
3.2.8 FORMACIÓN TRIHUECO………………………………… 22
3.2.9 FORMACIÓN MILLONGUE………………………………. 22
3.2.10 FORMACIÓN CALETA VIEL……………………………. 23
3.2.11 FORMACIÓN RANQUIL…………………………………. 23
3.2.12 ESTRATOS MOLINOS DEL SOL………………………... 24
3.2.13 FORMACIÓN TUBUL……………………………………. 25
3.2.14 FORMACIÓN TUMBES………………………………….. 25
3.2.15 FORMACIÓN ANDALIÉN……………………………….. 26
3.2.16 FORMACIÓN HUACHIPATO……………………………. 26
3.2.17 DEPÓSITOS RECIENTES………………………………... 26
3.3 ROCAS INTRUSIVAS………………………………………….. 28
3.3.1 BATOLITO COSTERO DEL SUR…………………………. 28
3.3.2PLUTÓN HUALPÉN………………………………………... 29
3.4ROCAS METAMÓRFICAS……………………………………. 30
3.4.1 SERIE OCCIDENTAL……………………………………… 31
3.4.2 SERIE ORIENTAL…………………………………………. 31
4. ROCAS ESTRATIFICADAS…………………………………. 32
4.1 GENERALIDADES……………………………………………... 32
4.2 MESOZOICO…………………………………………………… 33
4.2.1 FORMACIÓN QUIRIQUINA………………………………. 33
4.2.1.1 DEFINICIÓN Y RELACIONES ESTRATIGRÁFICAS……. 33
4.2.1.2 DISTRIBUCIÓN……………………………………………... 34
4.2.1.3 LITOLOGÍA…………………………………………………. 34
4.2.1.4 EDAD Y CORRELACIONES ESTRATIGRÁFICAS………. 35
4.2.1.5 INTERPRETACIÓN DEL AMBIENTE…………………….. 37
4.2.1.6 DISCUSIÓN…………………………………………………. 38
4.3 CENOZOICO……………………………………………………. 39
4.3.1 FORMACIÓN COSMITO…………………………………... 39
4.3.1.1 DEFINICIÓN Y RELACIONES ESTRATIGRÁFICAS……. 39
4.3.1.2 DISTRIBUCIÓN……………………………………………... 39
4.3.1.3 LITOLOGÍA…………………………………………………. 40
4.3.1.4 EDAD Y CORRELACIONES ESTRATIGRÁFICAS………. 42
4.3.1.5 INTERPRETACIÓN DEL AMBIENTE…………………….. 43
4.3.1.6 DISCUSIÓN………………………………………………….. 44
4.3.2 FORMACIÓN ANDALIÉN………………………………… 45
4.3.2.1 DEFINICIÓN Y RELACIONES ESTRATIGRÁFICAS……. 45
4.3.2.2 DISTRIBUCIÓN……………………………………………... 45
4.3.2.3 LITOLOGÍA…………………………………………………. 45
4.3.2.4 EDAD Y CORRELACIONES ESTRATIGRÁFICAS………. 46
4.3.2.5 INTERPRETACIÓN DEL AMBIENTE…………………….. 47
4.3.2.6 DISCUSIÓN………………………………………………….. 48
4.3.3 DEPÓSITOS CUTERNARIOS……………………………... 49
4.3.3.1 DEFINICIÓN Y RELACIONES ESTRATIGRÁFICAS 49
4.3.3.2 DISTRIBUCIÓN………………………………………. 49
4.3.3.3 DEPÓSITOS FLUVIALES……………………………. 49
4.3.3.4 DEPÓSITOS LITORALES……………………………. 49
5. ROCAS INTRUSIVAS………………………………………… 50
5.1 GENERALIDADES……………………………………………... 50
5.2 SUITE INTRUSIVA CONCEPCIÓN………………………….. 50
5.2.1 DIORITAS PINGUERAL…………………………………... 50
5.2.1.1 DEFINICIÓN, DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE
CONTACTO………………………………………………………………... 50
5.2.1.2 PETROGRAFÍA……………………………………………... 50
5.2.2 GRANITOIDES CERRO CARACOL……………………… 55
5.2.2.1 DEFINICIÓN, DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE
CONTACTO………………………………………………………………... 55
5.2.2.2 PETROGRAFÍA……………………………………………... 55
5.2.3 TONALITAS PENCO………………………………………. 57
5.2.3.1 DEFINICIÓN, DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE
CONTACTO………………………………………………………………... 57
5.2.3.2 PETROGRAFÍA……………………………………………... 58
5.3 MONZOGRANITOS HUALPÉN……………………………… 59
5.3.1 DEFINICIÓN, DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE
CONTACTO………………………………………………………….. 59
5.3.2 PETROGRAFÍA…………………………………………….. 60
5.4 EDAD Y CORRELACIONES………………………………….. 62
5.4.1 SUITE INTRUSIVA CONCEPCIÓN………………………. 62
5.4.2 MONZOGRANITO HUALPÉN……………………………. 63
5.5 EVOLUCIÓN……………………………………………………. 63
5.5.1 SUITE INTRUSIVA CONCEPCIÓN………………………. 63
5.5.2 MONZOGRANITO HUALPÉN……………………………. 65
6. ROCAS METAMÓRFICAS…………………………………... 67
6.1 GENERALIDADES……………………………………………... 67
6.2 SERIE ORIENTAL……………………………………………... 67
6.2.1 DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE
CONTACTO…………………………………………………...……... 67
6.2.2 PETROGRAFÍA Y MINERALOGÍA………………………. 67
6.2.3 PROTOLITO………………………………………………... 73
6.3 SERIE OCCIDENTA…………………………………………… 74
6.3.1 DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE CONTACTO…….. 74
6.3.2 PETROGRAFÍA Y MINERALOGÍA……………………… 75
6.3.3 PROTOLITO……………………………………………….. 76
6.4 EVOLUCIÓN DE LAS CONDICIONES DE
METAMORFISMO………………………………………………… 76
6.5 METAMORFISMO REGIONAL……………………………… 77
6.6 METAMORFISMO REGIONAL DE CONTACTO…………. 79
6.7 EXHUMACIÓN…………………………………………………. 80
6.8 EDAD…………………………………………………………….. 81
7. GEOLOGÍA ESTRUCTURAL……………………………….. 82
7.1 GENERALIDADES……………………………………………... 82
7.1.1 INTROSUCCIÓN…………………………………………… 82
7.1.2 MARCO TECTÓNICO REGIONAL……………………….. 83
7.2 DEFORMACIÓN FRÁGIL…………………………………….. 84
7.2.1 GENERALIDADES………………………………………… 84
7.2.2 LINEAMIENTOS…………………………………………… 84
7.2.2.1 LINEAMIENTOS REGIONALES…………………………... 84
7.2.2.2 LINEAMIENTOS LOCALES……………………………….. 87
7.2.3 FALLAS……………………………………………………... 91
7.2.3.1 ROCAS PALEOZOICAS……………………………………. 91
7.2.3.1.1 Análisis Estadístico……………………………………... 92
7.2.3.1.2 Análisis Descriptivo…………………………………….. 93
7.2.3.2 ROCAS MESO-CENOZOICAS……………………………... 94
7.2.3.2.1 Análisis Estadístico……………………………………... 95
7.2.3.2.2 Análisis Descriptivo…………………………………….. 96
7.3 DEFORMACIÓN DÚCTIL…………………………………….. 100
7.3.1 GENERALIDADES………………………………………... 100
7.3.2 FOLIACIÓN………………………………………………... 101
7.4 DISCONTINUIDADES…………………………………………. 103
7.4.1 GEMERALIDADES………………………………………… 103
7.4.2 PARACONFORMIDAD……………………………………. 103
7.4.3 DISCORDANCIA ANGULAR……………………………... 103
7.4.4 INCONFORMIDAD………………………………………… 104
7.5 EVOLUCIÓN TECTÓNICA…………………………………… 104
8. GEOLOGÍA ECONÓMICA…………………………………... 108
8.1 GENERALIDADES…………………………………………….. 108
8.2 RECURSOS ENERGÉTICOS…………………………………. 108
8.2.1 CARBÓN……………………………………………………. 108
8.2.2 HIDRATOS DE METANO…………………………………. 109
8.3 RECURSOS METÁLICOS…………………………………….. 109
8.3.1 ARENAS TITANÍFERAS…………………………………... 109
8.3.2 PLACERES AURÍFEROS………………………………….. 110
8.4 RECURSOS NO METÁLICOS………………………………... 111
8.4.1 ÁRIDOS…………………………………………………….. 111
8.4.2 ARENAS SILÍCEAS………………………………………... 111
8.4.3 ARCILLAS………………………………………………….. 112
8.4.4 ROCAS METAMÓRFICAS………………………………... 112
8.4.5 ROCAS INTRUSIVAS……………………………………... 113
8.5 RECURSOS HÍDRICOS………………………………………... 113
8.5.1 RECURSOS HÍDRICOS SUPERFICIALES……………….. 113
8.5.2 RECURSOS HÍDRICOS SUBTERRÁNEOS………………. 115
9. GEOLOGÍA AMBIENTAL…………………………………… 117
9.1 GENERALIDADES……………………………………………... 117
9.2 HIDROGEOLOGÍA…………………………………………….. 117
9.2.1 SUELOS…………………………………………………….. 117
9.2.1.1 SERIES DE SUELOS………………………………………... 117
9.2.1.2 GRUPOS HIDROLÓGICOS………………………………… 118
9.2.1.3 USOS DE SUELOS………………………………………….. 119
9.2.1.4 NÚMERO DE CURVAS…………………………………….. 120
9.2.2 BALANCE HIDROLÓGICO……………………………….. 120
9.2.3 CONTAMINACIÓN………………………………………... 121
9.2.3.1 GENERALIDADES…………………………………………. 121
9.2.3.2 CLASIFICACIÓN DE LAS FUENTES DE
CONTAMINACIÓN………………………………………………………... 122
9.2.3.3 VULNERABILIDAD………………………………………... 123
9.2.3.3.1 Análisis de Vulnerabilidad de Acuíferos……………….. 124
9.3 RIESGOS GEOLÓGICOS……………………………………... 127
9.3.1 RIESGO SÍSMICO………………………………………….. 127
9.3.1.1 TIPOS DE SISMOS………………………………………….. 128
9.3.1.2 EVALUACIÓN Y VALORACIÓN DEL RIESGO SÍSMICO 129
9.3.2 PROCESOS GRAVITACIONALES O REMOSIONES EN
MASA………………………………………………………………… 130
9.3.2.1 TIPO DE REMOCIONES EN MASA PRINCIPALES……... 130
9.3.2.2 EVALUACIÓN Y VALORACIÓNDEL RIESGO DE
REMOCIONES EN MASA………………………………………………… 135
9.3.2.3 TÉCNICAS DE MITIGACIÓN……………………………… 138
9.3.3 INUNDACIONES, ANEGAMIENTOS Y TSUNAMIS…… 144
9.3.3.1 INUNDACIONES FLUVIALES…………………………….. 144
9.3.3.1.1 Factores que Favorecen las Inundaciones Fluviales…… 144
9.3.3.2 ANEGAMIENTOS…………………………………………... 144
9.3.3.3 TSUNAMIS………………………………………………….. 145
9.3.3.3.1 Factores que Favorecen los Tsunamis………………….. 145
9.3.3.4 EVALUACIÓN Y VALORACIÓN DEL RIESGO DE
INUNDACIÓN……………………………………………………………... 145
10. REFERENCIAS……………………………………………….. 147
1

1 INTRODUCCIÓN

1.1 OBJETIVOS

1.1.1 OBJETIVO GENERAL

El objetivo principal de este informe es poner en práctica los conocimientos adquiridos durante la
carrera de Geología y aplicarlos durante el desarrollo de la asignatura de Campo II.

1.1.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Planificar y organizar la campaña de terreno.


 Realizar la programación del trabajo de gabinete, organizando y calendarizando en una
Carta Gantt las actividades a desarrollar a lo largo del semestre.
 Reconocer y describir las distintas unidades litológicas presentes en el área de estudio.
 Utilizar herramientas como brújula, martillo, lupa y GPS (Global Position System), para
toma de datos y muestras en terreno.
 Utilizar softwares como AutoCAD, ArcGIS, Google Earth Pro, Dips, Stereonet, Adobe
Illustrator, Microsoft Excel y Microsoft Word, para procesamiento y manejo de datos.
 Recopilar información bibliográfica de estudios realizados en la región y el área de estudio.
 Crear una base de datos con las muestras de rocas y fósiles obtenidos en terreno, para
facilitar y simplificar la interpretación de la información.
 Discutir y definir unidades litoestratigráficas y litodémicas.
 Confeccionar perfiles y columnas estratigráficas para representar gráficamente las unidades
litoestratigráficas.
 Confeccionar un mapa geológico regional a escala 1:50.000 de la zona que rodea a la bahía
de Concepción.
 Interpretar la historia geológica de la zona de estudio.
 Elaborar un informe geológico a partir de la información obtenida en terreno y del material
bibliográfico.
2

1.2 UBICACIÓN Y ACCESOS

El área de estudio comprende la zona litoral de la Provincia de Concepción, Región del Biobío,
Chile, entre los 36°31’- 36°50’ latitud Sur y los 73°13’- 72°56’ longitud Oeste, incluyendo las
comunas de Concepción, Hualpén, Talcahuano, Penco y Tomé.

En cuanto a los límites geográficos del área de estudio, al norte limita con la localidad de Pingueral,
al sur con la ciudad de Concepción y el Río Biobío, mientras que al oeste limita con el Océano
Pacífico y al este con la Cordillera de la Costa.

La principal ciudad del área de estudio es Concepción, capital de la provincia homónima y de la


Región del Biobío. Está ubicada a 499 km de la ciudad de Santiago de Chile y su ingreso principal
desde la capital, por vía terrestre, se realiza por la Ruta 5, tomando dirección hacia la Ruta 152
(Ruta del Itata), autopista que une la ciudad de Chillán con Penco, para finalmente continuar por
la Ruta 150 hasta el centro de la ciudad. Por vía aérea, se puede llegar al Aeropuerto Carriel Sur,
donde el trayecto desde la capital del país es de aproximadamente 430 km en línea recta.

1.3 METODOLOGÍA DE TRABAJO

1.3.1 ETAPA DE GABINETE PRE-TERRENO

La primera etapa del trabajo consiste en organizar y planificar las actividades previas a la salida de
terreno, esta etapa consiste en formar los equipos de trabajo, 5 grupos de 6 o 7 personas cada uno,
asignados por los profesores encargados de la asignatura de Campo II del Departamento de Ciencia
de la Tierra: Sr. Ramiro Ulises Bonilla Parra, Mcs. Abraham Elias Gonzalez Martinez y Dr. Luis
Arturo Quinzio Sinn. Además, se trabaja confeccionando mapas preliminares de las zonas a visitar
durante el terreno, evaluando los puntos y el acceso principal a cada uno. Se asigna una pareja de
alumnos para tomar el rol de “jefes de día”, para ordenar diariamente las tareas a realizar durante
la salida.

Para tener un conocimiento general de la zona de estudio y complementar la información que se


recopila en terreno, se realizan charlas que abarcan diversos tópicos geológicos, desde las unidades
litoestratigráficas y litodémicas que se encontrarán en la zona de estudio, hasta los aspectos
hidrogeológicos y económicos del área.
3

1.3.2 ETAPA DE TERRENO

Parte primordial de esta etapa es asistir a 14 días de trabajo en terreno durante el primer semestre
de 2019 y otros 5 días de terreno en el segundo semestre del mismo año. La movilización de los
estudiantes está a cargo de dos minibuses de la empresa Buses Hualpén, mientras que los profesores
a cargo de la asignatura se desplazan en la camioneta del Departamento de Ciencias de la Tierra de
la Universidad de Concepción.

Durante los días de terreno se realiza un recorrido por los alrededores de la bahía de Concepción
analizando, describiendo y tomando datos de los afloramientos de roca presentes en la zona de
estudio, para su posterior procesamiento e interpretación; se evalúa la geomorfología del lugar, se
realiza descripción preliminar de muestras de rocas y fósiles, así como la confección de columnas
y perfiles esquemáticos de unidades estratificadas. Los instrumentos necesarios para llevar a cabo
las tareas durante la campaña, principalmente son: brújulas, tanto Brunton como estructural, GPS
(Global Position System), bolsas para muestras, libreta de terreno, cámara fotográfica digital, lupa,
rayador y martillo geológico, entre otros.

1.3.3 ETAPA DE GABINETE POST-TERRENO

Durante esta etapa se recopila y ordena toda la información tomada en terreno, se organizan las
muestras y datos en una libreta digital que reúne las características principales de cada punto.

A nivel de curso se definen las muestras de roca que son más complejas de evaluar
macroscópicamente, de las cuales se realizan cortes transparentes para permitir su posterior análisis
microscópico.

Se realiza descripción de rocas en anexos que se incluirán en el presente informe, separándolas por
muestras macroscópicas y microscópicas, y su posterior clasificación en rocas ígneas,
metamórficas y sedimentarias. Las rocas ígneas se clasifican según el triángulo QAP de Streckeisen
(1976), para las rocas metamórficas se utiliza la clasificación propuesta por Subcommission on the
Systematics of Metamorphic Rocks (2007) y con las rocas sedimentarias, se utiliza la clasificación
textural de Nichols (1999) y la clasificación composicional de Folk (1968).
4

En cuanto a las metodologías utilizadas para la descripción de muestras macroscópicas, se ocupa


una lupa Zeiss Stemi DRC de aumentos 2X y 4X disponible en el laboratorio de sedimentología
del departamento Ciencias de la Tierra, mientras que los cortes transparentes se analizan por medio
de microscopios monoculares Zeiss Standary, binoculares Olympus BX 41 y Motic BA 310 Pol,
propiedad del departamento mencionado anteriormente.

Se efectúa una descripción y clasificación taxonómica de los fósiles, para luego compararlos con
distintas bases de datos que permitan determinar sus edades y así conocer las edades de las rocas
estratificadas en las cuales fueron encontrados.

Por otro lado, los datos estructurales se procesan y analizan con los software Dips 5 y Stereonet 9,
la digitalización de columnas y perfiles de rocas estratificadas se realiza con los software SedLog,
Adobe Illustrator CC 2015 y AutoCAD, y la confección de mapas, en general, se realiza con el
software ArcGis que en ocasiones es apoyado por imágenes satelitales de Google Earth Pro.

A partir de muestras de carbón, que son enviadas al laboratorio de paleopalinología del


Departamento de Ciencias de la Tierra, se crean slides con posible contenido polínico para evaluar
y describir, mediante microscopio biológico binocular Olympus CH30, la presencia de polen y
esporas fósiles que permiten un análisis de paleoambiente y paleoclima de la zona de estudio.

De manera puntual, se realiza un análisis de cristalinidad de la illita en muestras de roca que podrían
presentar un posible metamorfismo de muy bajo grado, el cual es imperceptible al realizar
observaciones macro o microscópicas. Dicho análisis se realizó mediante Difracción de Rayos X,
en dependencias del Instituto de Geología Económica Aplicada (GEA) de la Universidad de
Concepción; y los resultados fueron analizados con diagramas P-T (Kübler, 1969).

En paralelo a todo el trabajo mencionado anteriormente, se realiza una exhaustiva revisión


bibliográfica incluyendo artículos publicados del área de estudio, memorias de pregrado e informes
de Geología de Campo II de años anteriores, que permiten crear espacios de discusión para
comparar esta información con lo visto en terreno y definir las unidades, edades y eventos a tratar
en el presente informe.
5

1.4 CLIMA

En Chile el clima está influenciado por el Océano Pacífico, a través del anticiclón del Pacífico Sur
Oriental (APSO) y la Corriente Marina Fría de Humboldt. Por otra parte, la cercanía al mar que
caracteriza a todo el territorio nacional, permite cambios paulatinos en el gradiente latitudinal,
disminuyendo las temperaturas y aumentando las precipitaciones hacia el sur. En el gradiente
longitudinal, en cambio, las variaciones son bruscas pasando rápidamente a condiciones extremas
a medida que nos alejamos del mar y aumentamos en altitud (Bonacic, 2010).

En la zona central el clima predominante es del tipo mediterráneo, distribuido desde el valle de
Aconcagua hasta el límite norte de Cautín. El clima mediterráneo se caracteriza por presentar
lluvias concentradas en invierno, muy variables, con rangos que van desde los 200 mm a 900 mm
anuales, y un verano caluroso y seco. La temperatura promedio en el verano alcanza los 20 ºC y
los 8 ºC en invierno, con temperaturas máximas y mínimas de 34 y 2 ºC, respectivamente. Estas
condiciones generales, se mantienen hasta la precordillera andina, bajo los 1000 m s.n.m. Existe
una gran variedad de microclimas dentro de la región mediterránea, siendo la diferencia más
marcada la que existe entre el tipo marítimo y el interior (Bonacic, 2010).

La región del Biobío se ubica en una zona de transición, entre el centro de Chile, con un clima más
bien mediterráneo, y las características propias del sur del país, con mayor humedad y
precipitaciones. Debido a las variaciones latitudinales y longitudinales es que se encuentra más de
un tipo de clima, como se explica a continuación:

Clima templado cálido con estación seca de 4 a 5 meses: Domina la parte norte de la Región del
Biobío y es similar al existente en las Regiones del Maule y Ñuble. Se caracteriza por presentar
precipitaciones anuales que superan los 1.000 mm, para luego, a partir de diciembre y hasta marzo,
producirse una disminución de las lluvias, llegando a registrar sólo 40 mm mensuales.

Clima templado cálido con estación seca corta menos de 4 meses: Domina gran parte de la región
y se caracteriza por precipitaciones más abundantes y un leve descenso de las temperaturas respecto
de la zona norte de la región, no superando en promedio, los 15 ºC.
6

Clima templado lluvioso con influencia mediterránea: Se localiza en la costa sur de la región, en la
provincia de Arauco. Se caracteriza por la presencia constante y abundante de las precipitaciones,
además de registrar temperaturas más bajas.

Clima de altura: Se presenta en las cumbres más altas de la cordillera andina. Las precipitaciones
son abundantes y principalmente en forma de nieve, mientras que las temperaturas descienden por
efecto de la altitud. Sobre los 1000 m s.n.m. impera el Clima Polar Alpino, el cual ocupa las partes
más altas de la Cordillera de los Andes, este presenta un invierno frío con temperaturas mínimas
medias absolutas entre -29 y -10 ºC, y con temperaturas máximas del mes más frío menores a 0 ºC.
Durante el verano la máxima promedio de los dos meses más cálidos es superior a los 6 ºC.

Por otro lado, la Cordillera de la Costa obstaculiza la influencia marítima, provocando un lado
occidental húmedo con bajas fluctuaciones térmicas y un lado oriental más seco con fuertes
influencias térmicas continentales. Las variaciones de humedad y radiación solar, causan una fuerte
influencia en el desarrollo de la vegetación (Bonacic, 2010).

1.5 FLORA Y FAUNA

A nivel mundial, los ecosistemas mediterráneos son muy escasos y presentan una alta
biodiversidad, concentrando el 20% de la flora del mundo en solo un 5% de la superficie terrestre.
Existen cinco regiones mediterráneas, ubicadas entre los 30 y 40 de latitud, tanto en el hemisferio
norte como en el sur, una de ellas se encuentra en Chile Central (Bonacic, 2010).

En específico en la región del Biobío se presentan las regiones vegetacionales: de Matorral y del
Bosque Esclerófilo, de los Bosques Caducifolios, Andino Patagónica. Las condiciones climáticas
y la presencia de la Cordillera de la Costa (CC) en el área de estudio, favorecen positivamente la
abundancia y diversidad de flora y fauna.

Existen pocos estudios de la estructura de la vegetación de CC de la Región del Biobío. No


obstante, trabajos sobre los bosques de la zona de clima mediterráneo (Donoso, 1982) y otros
estudios florísticos nacionales (Gajardo, 1994) y regionales (Baeza et al., 1997) permiten proponer
un esquema general de sus comunidades vegetales.
7

En la porción de la cordillera que colinda con la región del Maule, predomina el bosque maulino,
con un dosel dominado por especies arbóreas como Aristotelia chilensis, Nothofagus glauca, N.
obliqua y el híbrido que forman ambas N. leonii. Estos bosques se encuentran hoy restringidos a
las cumbres de cerros y quebradas que descienden hasta la costa. En el estrato intermedio destacan
las especies arbóreas Quillaja saponaria, Azara petiolaris, Persea lingue, Cryptocarya alba,
Aextoxicon punctatum, Peumus boldus, Gevuina avellana y Podocarpus saligna. En el estrato
arbustivo están representados Lomatia dentata, Lithrea caustica, Myrceugenia spp., Sophora
macrocarpa, Ugni molinae, Colletia hystrix, Lomatia hirsuta y Baccharis spp. (Cavieres et al.,
2005).

Al sur del Biobío se ubica el bosque templado higromórfico, principalmente en la Cordillera de la


Costa y en la precordillera andina, donde predominan especies como el roble (Nothofagus obliqua),
el ciprés (Austrocedrus chilensis), y en los sectores con mayores alturas es posible encontrar roble
y mañío. Además está acompañado por un denso sotobosque formado por canelo (Drimys winteri),
olivillo (Aextoxicon punctatum), avellano (Gevuina avellana) y especies menores como el copihue,
quila y ulmo.

La región del Biobío posee una gran importancia respecto de la amplia variedad de especies nativas:
por una parte tanto en la sección alta del Río Biobío, como en la Cordillera de Nahuelbuta se
encuentra el bosque de Araucarias, el cual habitualmente se asocia con especies como coigüe
(Nothofagus dombeyi), lenga (Nothofagus pumilio) y ñirre (Nothofagus antárctica).
Adicionalmente, se pueden apreciar especies de la fauna y avifauna típica nacional, siendo los más
característicos: el pudú (Pudu puda), el chucao (Scelorchilus rubecula), el carpintero negro
(Campephilus magellanicus), el pitío (Colaptes pitius), el zorro de Darwin o Chilote (Lycalopex
fulvipes), y el Puma (Puma concolor).

En las zonas bajas precordilleranas se destacan especies de aves como: Turca (Pteroptochos
megapodius), Chiricoca (Chilia melanura), Chercán (Troglodytes musculus), Cachudito (Anairetes
parulus), Carpinterito (Picoides lignarius), Tucúquere (Bubo magellanicus), Chuncho
(Glaucidium nanum) y Pequén (Athene cunicularia). Algunos representantes de reptiles son la
Lagartija lemniscata (Liolaemus lemniscatus) o la Lagartija oscura (Liolaemus fuscus), Culebra de
cola larga (Philodryas chamissonis) y Culebra de cola corta (Thachymenis chilensis).
8

En la Zona Precordillerana es común ver algunas especies de anfibios como el Sapo Espinoso
(Rhinella spinulosus), el Sapo de Rulo (Rhinella arunco) y el Sapito de Cuatro Ojos (Pleurodema
thaul).

Finalmente, el grupo más diverso presente en las zonas bajas precordilleranas son los mamíferos,
destacando especies como: Degú (Octodon degus), Ratoncito oliváceo (Abrothryx olivaceus),
Zorro chilla o gris (Lycalopex griseus) y el Zorro culpeo o colorado (Lycalopex culpaeus), Puma
(Puma concolor), Gato montés andino (Leopardus jacobita), Gato colocolo (Leopardus colocolo),
Quique (Galictis cuja), Chingue común (Conepatus chinga) y Llaca (Thylamys elegans) (Bonacic,
2010).
9

2. GEOMORFOLOGÍA

2.1 GENERALIDADES

La geomorfología está condicionada por la interacción de tres factores primarios: la estructura


(incluyendo litología, estratificación, fallas, etc.), los procesos (exógenos y endógenos) y el tiempo.
Chile está compuesto por una estrecha y extensa franja de tierra que se extiende de norte a sur, de
tal forma, que permite una muy variada interacción entre los tres factores mencionados
anteriormente dependiendo de la latitud. En este sentido, Börgel (1983) clasifica el territorio
Chileno en cinco grandes conjuntos regionales:

● Región septentrional de las pampas desérticas y cordilleras prealtiplánicas: Comprende


desde la región de Arica y Parinacota hasta la región de Atacama.
● Región de las planicies litorales y cuencas del sistema montañoso andino-costero: Abarca
las regiones de Coquimbo y Valparaíso.
● Región central de las cuencas y el llano fluvio-glacio-volcánico: Se extiende desde la región
metropolitana hasta la región del Biobío.
● Región central lacustre y del llano glacio-volcánico: Localizada desde la región de la
Araucanía hasta la región de Los Lagos.
● Región patagónica y polar de Islandia antártico: Situada en la región de Aysén del General
Carlos Ibáñez del Campo y la región de Magallanes y de la Antártica Chilena.

El área de estudio se ubica cerca del límite sur de la “región central de las cuencas y el llano fluvio-
glacio-volcánico”, definido por Börgel (1983). Además, una gran parte de la misma corresponde a
actuales costas. Araya-Vergara (1976) define diez unidades geomorfológicas para las costas de
Chile, siendo la transición entre la “Unidad Punta Curaumilla-Dichato” y “Unidad Concepción-
Arauco” la ubicación del área estudiada en este informe. La primera de ella se caracteriza por una
baja indentación entre rocas metamórficas y graníticas, desarrollo de costas arenosas con
posibilidad de dunas y acantilados de roca dura. Las terrazas marinas son comúnmente amplias. En
cambio, en la segunda, el grado de indentación aumenta producto de la tectónica, hay fallas que
basculan al Mioceno y desarrollo de cañones submarinos.
10

2.2 GEOMORFOLOGÍA LOCAL

En Chile, de la manera más general, se describen de este a oeste las siguientes unidades
morfoestructurales: Cordillera de los Andes, Precordillera, Depresión intermedia, Cordillera de la
Costa y Planicies Litorales. El área de estudio abarca parte de las dos últimas, las cuales, junto con
otras unidades locales menores, serán descritas en el siguiente apartado (Figura 2.1).

2.2.1 UNIDADES GEOMORFOLÓGICAS

2.2.1.1 CORDILLERA DE LA COSTA

Se extiende por aproximadamente 3000 km desde Arica hasta la península del Taitao. En la zona
norte del país muchas veces cae directamente al mar en forma de acantilados evitando así el
desarrollo de planicies litorales, además alcanza su altura máxima correspondiente al cerro Vicuña
Mackenna (3114 m s.n.m.). Hacia el sur, comienza a perder progresivamente altura volviéndose a
elevar de manera importante frente a la ciudad de Santiago y en Angol (donde se conoce como
Cordillera de Nahuelbuta). Adicionalmente, la Cordillera de la Costa es cortada cada vez más por
ríos provenientes de la Cordillera de los Andes hasta desaparecer en la península del Taitao.

Corresponde al límite oriental del área de estudio (Figura 2.2) extendiéndose en dirección N-S. En
las cercanías de Concepción, Quezada (1996) la describe con un aspecto acolinado y de alturas que
no superan los 200 m, y cuya exhumación ha sido constante desde el triásico a una tasa de 0,03-
0,04 mm/año (Glodny y otros, 2008). Hacia el occidente, se encuentra un escarpe escalonado de
fallas de dirección NE-SW, que la conecta con la llanura de Concepción (Mardones y Brito, 1978).

En el área de estudio este cordón montañoso es cortado por el valle fluvial del río Andalién y más
al sur, el río Biobío, es cual supera el kilómetro en anchura. En el SE destacan los cerros Caracol
y Lo Pequén. La base litológica es el llamado Batolito Costero (Castillo, 2008), el cual está cubierto
por material meteorizado de la misma roca, llamado “maicillo”, sin embargo, en el área de estudio
también se ha identificado al Basamento Metamórfico, sobre todo en las porciones más
septentrionales. Börgel (1983) estimó que más del 60% de la cordillera costera estaría afectada por
la erosión moderada a muy severa.
11

Figura 2.1: Mapa geomorfológico. La línea verde marca la traza del perfil de la figura 2.6. La
traza de los causes antiguos del río Biobío son estimados de acuerdo a la
geomorfología y humedales observados en la actualidad.
12

Figura 2.2: Cordillera de la Costa. Vista satelital del área de estudio obtenida desde Google Earth con una exageración
del relieve de 3. El polígono rosado delimita la Cordillera de la Costa.

2.2.1.2 PLANICIES LITORALES

Se localiza al oeste la Cordillera de la Costa, variando en su amplitud a lo largo del territorio


Chileno. En el área de estudio (Figura 2.3) está compuesta principalmente por una llanura
fluviomarina, emplazada en una fosa tectónica (Mardones y Brito, 1978), relacionada al delta del
río Biobío. Su altura no supera los 10 m en promedio y se extiende hacia el norte hasta las bahías
de Concepción y San Vicente, y hacia el sur se interrumpe por el río Biobío, pero vuelve a aparecer
en San Pedro y Coronel. Hacia el norte de la bahía de Concepción muestra un escaso desarrollo,
con sectores donde la cordillera termina abruptamente en el mar en forma de potentes acantilados
de hasta 50 m de altura, representados en localidades de Dichato, Tomé y Penco, entre otras
(Mendoza, 2001).

2.2.1.3 CERROS ISLAS

Comprende a aquellos cerros que emergen de la planicie en la cual se emplaza la ciudad de


Concepción, Talcahuano y Hualpén (Figura 2.4). Ejemplos de ellos son cerro Chepe, La Pólvora,
Lo Galindo, Amarillo, Chacabuco, etc. Estos no superan los 80 metros de altura y corresponden a
bloques tectónicos basculados, limitados por fallas normales al sureste (Quezada, 1996). En ellos
se puede observar el basamento ígneo-metamórfico sobreyacido por cobertura sedimentaria. El
alzamiento de la Cordillera de la Costa y de las penínsulas de Tumbes y Hualpén se asociarían a
una tectónica similar (Mardones y Brito, 1978).
13

Figura 2.3: Planicies Litorales. Vista satelital del área de estudio obtenida desde Google Earth con una exageración
del relieve de 3. Los polígonos amarillos delimitan las Planicies Litorales.

Figura 2.4: Cerros Islas. Vista satelital del área de estudio obtenida desde Google Earth con una exageración del
relieve de 3. Los polígonos pardos delimitan los Cerros Islas.

2.2.1.4 HORSTS OCCIDENTALES

Se refiere a las penínsulas de Tumbes y Hualpén, los cuales, se localizan en la parte más occidental
del área de estudio (Figura 2.5). Ambos constituyen bloques solevantados y compartimentados por
un doble sistema de fallas ortogonales de dirección noroeste-sudeste y noreste-sudoeste (Mardones
y Brito, 1978). El primer sistema, es de menor escala y limita a la bahía de San Vicente por el norte.
En cambio, el segundo sistema, forma el escarpe oriental de Tumbes y limita al este los cerros
Tetas de la península de Hualpén (Mardones y Brito, 1978). La mayor altura topográfica
corresponde a los cerros Tetas del Biobío, ubicados en la península de Hualpén, alcanzando
14

aproximadamente los 240 metros sobre el nivel del mar. Su base litológica es compartida entre
rocas metamórficas del Paleozoico e intrusivas del Triásico.

Figura 2.5: Horsts Occidentales. Vista satelital del área de estudio obtenida desde Google Earth con una exageración
del relieve de 3. Los polígonos rosados delimitan los Horsts Occidentales.

2.2.1.5 TERRAZAS MARINAS

El último rasgo geomorfológico descrito corresponde a los niveles aterrazados labrados tanto en
rocas ígneas, metamórficas, como en sedimentarias. Se localizan cercana a la línea de costa,
principalmente en los Horsts Occidentales y en la Cordillera de la Costa, y entregan información
importante acerca del comportamiento tectónico de la zona. Kaizuka y otros (1973) reconocen 5
superficies en la región, en orden descendiente estas corresponden a: Las Nochas, Buena
Esperanza, Cañete, Terrazas Inferiores y las superficies Holocenas de tierras bajas. Las primeras
tres son terrazas labradas netamente por transgresiones marinas (Kaizuka y otros, 1973), cubiertas
por delgados sedimentos marinos profundos, fluviales y eólico, cuyas edades son 330, 210, 125
miles de años respectivamente (Melnick y otros, 2009); mientras que las dos últimas son de origen
parcialmente marino y parcialmente aluvial (Kaizuka y otros, 1973), correlacionables en el área de
estudio con la llanura fluviomarina en donde se emplazan las ciudades de Concepción, Hualpén y
parte de Talcahuano.
15

La superficie Cañete es la de mayor extensión areal y, si bien es definida en Arauco, hay autores
que la correlacionan con los niveles aterrazados de la Península de Hualpén (Kaizuka y otros, 1973;
Mardones y Brito, 1978). De ser correcta tal suposición, se puede deducir una historia tectónica
bastante distinta para esta zona y la península de Arauco. Por ejemplo, en la Península de Hualpén
la superficie Cañete tiene una altura promedio de 75 m de altura (Figura 2.6) y una edad de 125
mil años, por lo tanto se puede obtener una tasa de alzamiento promedio de 0,6 mm/a.
Comparativamente, en Arauco la tasa máxima de alzamiento para esta superficie es de 1,8 mm/a,
mientras que su máxima altura alcanza los 232 m (Melnick y otros, 2009). Si bien, es importante
considerar que la superficie Cañete tiene una importante deformación (Melnick y otros, 2009), lo
que provoca que su tasa de alzamiento y altura sea distinta dependiendo del punto donde se mida,
es justamente esta característica lo que evidencia una historia tectónica dispar, al menos en los
últimos 4 Ma, entre los sectores de Arauco y Concepción.

Figura 2.6: Perfil topográfico de la península de Hualpén. Ver su traza en el mapa de la figura 2.1. En la península
de Hualpén se puede apreciar el extenso desarrollo de terrazas marinas, siendo estas la Superficie Cañete
a los

Entre los cerros Tetas de la Península de Hualpén, se reconoce otro nivel aterrazado importante, el
cual tiene una altura promedio de 125 m. Si la tasa de alzamiento es similar a lo estimado para la
superficie Cañete, este nuevo nivel aterrazado tendría una edad aproximada de 208 mil años,
similar a la edad de la Superficie Buena Esperanza (cuya edad es de 210 mil años).

En la Península de Tumbes y hacia el norte, donde la Cordillera de la Costa cae al mar, se continúan
reconociendo niveles aterrazados pero de menor extensión areal.
16

2.3 EVOLUCIÓN GEOMORFOLÓGICA

La geomorfología actual que presenta el área de estudio comienza a desarrollarse en el Cretácico


Superior (Quezada, 1996; Mardones y Britos, 1978). En esta época se crearía una fosa tectónica la
cual provocaría una diferencia de relieves entre lo que hoy es la Cordillera de la Costa y en donde
se depositaron las sucesiones sedimentarias de la zona (del Cretácico y Eoceno principalmente).

Desde mediados del Paleógeno hasta el Plioceno, se sucedieron importantes movimientos


tectónicos, correspondientes a las orogénesis Incaicas y Quechuas. Ya en el Plioceno-Pleistoceno,
se desarrolló una tectónica de fallas en extensión originando Horsts y Grabens, los cuales
configuraron los grandes rasgos morfológicos que se observan en la actualidad (Quezada, 1996).

En el Holoceno ocurre una transgresión, en la cual el mar alcanzaría su máximo hace 6000 años
inundando lo que hoy es la bahía de Concepción, San Vicente y Arauco (Isla y otros, 2012). La
poca profundidad de esta, evitaría la sedimentación propiamente marina (Mardones y Brito, 1978).
La gran actividad de los sistemas fluviales, condicionado por procesos glaciares y volcánicos,
transportaron un gran volumen de sedimentos desde la Cordillera de los Andes hasta el Océano
Pacífico (Quezada, 1996), provocando un delta del río Biobío. Este transporte habría sido de
manera catastrófica, y la ausencia de subsidencia terminaría por colmatar lo que hoy es la llanura
en la cual se emplaza la ciudad de Concepción, Talcahuano y Hualpén (Mardones y Brito, 1978).
La desembocadura del río Biobío fue cambiando de ubicación, desde la bahía de Concepción,
pasando por la bahía de San Vicente, para terminar en su ubicación actual en el golfo de Arauco
(Figura 2.1). Testigos de esta migración serían las lagunas Tres Pascualas, Redonda, Lo Galindo,
Lo Méndez, el humedal Lenga, entre otros.

Finalmente, en los últimos dos siglos, junto con la ocupación humana, siguen ocurriendo cambios
geomorfológicos mediante el relleno y drenado de humedales, extracción de importantes porciones
de cerros para la construcción de caminos y viviendas, y la constante transformación de puertos
marítimos que modifican la configuración costera significativamente.
17

3. MARCO GEOLÓGICO REGIONAL

3.1 GENERALIDADES

En la región del Biobío se definen una serie de unidades litoestratigráficas y litodémicas, con
edades que abarcan desde el Paleozoico hasta la actualidad.

De forma general, se presentan rocas ígneas intrusivas, cuya composición varía de tonalítica a
granítica, las que intruyen a rocas metamórficas, conformadas principalmente por filitas, esquistos,
pizarras y metasedimentitas. En conjunto, ambas unidades constituyen el Basamento Cristalino.
Sobre este basamento se depositan una serie de secuencias sedimentarias de origen marino y
continental, cuyas edades van desde El triásico Superior al Cuaternario, con sedimentos que se
siguen acumulando en la actualidad. Estas secuencias poseen distintas relaciones de contacto entre
ellas, lo que evidencia los distintos eventos tectónicos que sucedieron durante su depositación.

3.2 ROCAS ESTRATIFICADAS

3.2.1 FORMACIÓN SANTA JUANA (CÁRNICO – RÉTICO)

Unidad sedimentaria compuesta por secuencias continentales y marinas de lutitas, grauvacas,


arcosas y conglomerados del Triásico Superior, definida formalmente por Ferraris (1981). Aparece
expuesta en la Cordillera de la Costa y en el valle inferior del río Biobío, en las cercanías de la
localidad de Santa Juana, donde está definida su localidad tipo (Tavera, 1960; Nielsen, 2005).
Inicialmente fue dividida por Tavera (1960) en tres miembros, de base a techo: Miembro Quilacoya
(continental), Miembro Unihue (marino) y Miembro Talcamavida-Gomero (límnico).

La secuencia sedimentaria se dispone en discordancia de erosión sobre el basamento granítico.


Además, se encuentran en contacto por falla sobre el Basamento Metamórfico, y parcialmente
también lo sobreyace. Sobre ella se disponen en discordancia de erosión secuencias cenozoicas.
18

Cucurella (1978) divide esta secuencia en cuatro miembros:

- Miembro I (basal): formado por conglomerados de cuarzo y arcosas continentales, que se


disponen en forma discordante sobre el basamento granítico, su espesor estimado es de 200
m y aflora en el sector de Chillancito.
- Miembro II: constituido por areniscas conglomerádicas, areniscas finas y lutitas con mantos
de carbón, restos fósiles de vegetales e invertebrados de agua dulce, como Unio sp. (Tavera
1960), se dispone en concordancia sobre el miembro basal con un espesor aproximado de
250 m.
- Miembro III: de carácter marino, compuesto por areniscas gruesas y arcillolitas, con escasos
restos vegetales, Halobia sp. y Estheria sp. (Cucurella, 1978), las que se disponen en
concordancia sobre el miembro II alcanzando los 400 m de potencia.
- Miembro IV: constituido por lutitas negras carbonosas, areniscas pardas, con
intercalaciones de conglomerados y brechas intraformacionales con restos de fósiles
vegetales e invertebrados de agua dulce. Posee una potencia aproximada de 500 m.

Esta formación se habría depositado en un ambiente continental, alternado con un periodo de


depositación marina (miembro III) en una plataforma irregular inestable (Cucurella, 1978). El
miembro I formado en un ambiente de llanura aluvial, de mediana energía y con un rápido aporte
de material clástico proveniente de las rocas graníticas y metamórficas del Paleozoico superior. El
miembro II depositado en un ambiente de pantano de baja energía. El miembro III, en cambio,
representaría una sedimentación en un ambiente litoral marino (infralitoral). Finalmente, un ligero
solevantamiento del área provocaría la depositación del miembro IV en un ambiente de transición
deltáico (Ferraris, 1981).

A partir del contenido fósil Tavera (1960) restringe la edad de la formación desde el Cárnico
superior, por la presencia de impresiones de Trachyceras sp., al Rético, debido a la ocurrencia de
Taeniopteris (Yabeilla) mareyesiaca GEINITZ y Chropteris copiapensis SOLMS-LAUBACH.
19

3.2.2 FORMACIÓN QUIRIQUINA (MAASTRICHTIANO)

Unidad sedimentaria marina definida formalmente por Biró (1982) como una secuencia
transgresiva marina-litoral, con influencia de tormentas. Su localidad tipo se ubica al noroeste de
la Isla Quiriquina, en la Bahía Las Tablas. Además, la unidad aflora en la costa de Cocholgüe,
donde se define su localidad paratipo (Biró, 1982) y en cerros islas en las comunas de Concepción
y Talcahuano. La Formación Quiriquina sobreyace en inconformidad al Basamento Metamórfico
y los granitoides triásicos, e infrayace en paraconformidad a las secuencias paleógenas y
cuaternarias (Salazar, 2004; Buatois y Encinas, 2011). Salazar (2004) describe la secuencia de base
a techo como: conglomerado con clastos polimícticos, con tamaño de hasta 10 cm de diámetro.
clastos de filitas, esquistos, metaarenitas y cuarzo lechoso; areniscas amarillas, con estratificación
cruzada e intercalación de lentes conglomerádicos, en las que se observa Mytilus primigenius,
Inoceramus biroi, Ostrea sp., Dentalium chilensis y Baculites sp.; intercalaciones de bancos de
coquinas en areniscas glauconíticas granodecrecientes en las que se encuentra Pacitrigonia
hanetiana, Cardium acuticostatum; areniscas y limolitas verdes, con niveles de concreciones
calcáreas alineadas paralelas a la estratificación, con presencia de Eubaculites carinatus, Chlamys
chilensis, Solariella sp.

Biró (1982) la asigna al Campaniano – Maastrichtiano, sobre la base del contenido fósil,
posteriormente Stineesbeck (1986) asigna una edad Maastrichtiano, mediante una comparación
global de rangos de ammonites, y finalmente Salazar (2004), también en base a los amonoideos
presentes, la acota a la parte superior del Maastrichtiano Inferior y/o el comienzo del
Maastrichtiano Superior hasta el Maastrichtiano Superior más alto.

3.2.3 FORMACIÓN PILPILCO (PALEOCENO – EOCENO)

Definida como formación por Muñoz-Cristi (1968), antes de eso era catalogada como el horizonte
inferior de la Formación Curanilahue. Su nombre deriva de la localidad tipo, ubicada en la ribera
del río Pilpilco, al sur de Curanilahue. Es una unidad de carácter marino litoral conformada por
areniscas verdes (glauconíticas) de grano medio a grueso con intercalaciones de arcillolitas y
algunos conglomerados finos; en su base se observan brechas, conglomerados y areniscas
conglomerádicas, además de intercalaciones carbonosas (Pineda, 1983). Se dispone en
20

discordancia de erosión sobre el Basamento Metamórfico, y al sur de Ramadillas sobre sedimentos


marinos de la Formación Quiriquina; e infrayace concordantemente a la Formación Curanilahue
(Pineda, 1983).

3.2.4 FORMACIÓN CERRO ALTO (EOCENO)

Secuencia sedimentaria marino litoral definida por Frutos y otros (1982) en Isla Quiriquina,
compuesta por areniscas (arcosas) con estratificación cruzada intercaladas con niveles carbonosos
y de conglomerado. En ella se observan numerosas estructuras de paleocanales poco erosionadas,
por tanto, el ambiente de depositación correspondería a la desembocadura de un río, tipo estuario.
La unidad sobreyace en concordancia a la Formación Quiriquina y es asignada al Eoceno (muñoz-
Cristi, 1946 en Frutos y otros, 1982).

Por sus características litoestratigráficas es correlacionable con la Formación Curanilahue Frutos


y otros, 1982), además Salazar (2004) menciona que es equivalente a la Formación Cosmito.

3.2.5 FORMACIÓN COSMITO (EOCENO INFERIOR)

Definida por Galli (1967) como conjunto de capas horizontales o levemente inclinadas de lutitas,
areniscas, conglomerados y mantos de carbón. Aflora en Concepción y Talcahuano, definiéndose
su localidad tipo en una estación de ferrocarril ubicada 5 km al norte de Concepción, en la localidad
de Cosmito. Se interpreta como depósitos lagunares costeros, asociados a pantanos y dunas litorales
formados en un ambiente de baja energía (Galli, 1967 en Salazar, 2004).

La unidad sobreyace en inconformidad a los Suite Intrusiva Concepción y en paraconformidad a


la Formación Quiriquina; e infrayace en discordancia angular a la Formación Andalién y a los
depósitos recientes (Formación Huachipato).

La unidad es correlacionable a la Formación Cerro Alto, descrita para Isla Quiriquina (Frutos y
otros, 1982) y a la Formación Curanilahue (Galli, 1967)
21

3.2.6 FORMACIÓN CURANILAHUE (EOCENO INFERIOR)

Secuencia sedimentaria marino-continental definida por Muñoz-Cristi (1956 en Pineda, 1983). Su


localidad tipo se encuentra en Curanilahue, en la parte oriental de la meseta de Arauco. Muñoz-
Cristi (1956) separa la unidad en tres miembros, de base a techo: Miembro Lota (continental),
conformado por areniscas gruesas, en parte conglomeradicas que gradan a areniscas de grano
medio a fino con intercalaciones de arcillas asociadas a mantos de carbón; Miembro Intercalación
(marino), compuesto por areniscas verdes glauconíticas de grano fino, fosilíferas; Miembro Colico
(continental), similar al Miembro Lota, corresponde a areniscas de grano grueso a fino, con
intercalaciones de arcillas asociadas a mantos de carbón.

La Formación Curanilahue yace en inconformidad sobre el Basamento Metamórfico, en


paraconformidad sobre la Formación Quiriquina y concordantemente sobre la Formación Pilpilco;
además, infrayace en concordancia a la Formación Boca Lebu (Pineda, 1983). Es asignada al
Eoceno inferior por Tavera (1942 en Pineda, 1983), sobre la base del contenido fosilífero del
Miembro Intercalación. La unidad es correlacionable a la Formación Cerro Alto definida por Frutos
y otros (1982) en Isla Quiriquina y a la Formación Cosmito definida por Galli (1967) en
Concepción y Talcahuano.

3.2.7 FORMACIÓN BOCA LEBU (EOCENO INFERIOR)

Unidad Litoestratigráfica de origen marino definida por Muñoz-Cristi (1956), su localidad tipo se
ubica en Punta Boca-Lebu, en la desembocadura del río Lebu, donde solo aflora su sección
superior, la que está conformada por areniscas muy finas y limonitas, arcillosas y fosilíferas, que
contiene niveles de concreciones calcáreas, hacia el techo de la secuencia aumenta el contenido de
materia orgánica y el grosor de los sedimentos (Pineda, 1983). La mayor parte de la formación ha
sido caracterizada a partir de la perforación del pozo Boca-Lebu (Muñoz-Cristi, 1946; García y
otros, 1963 en Pineda, 1983).

La formación sobreyace en concordancia a la Formación Curanilahue y en discordancia a la


Formación Quiriquina, e infrayace de manera concordante a la Formación Trihueco. En base a su
contenido fósil la formación fue asignada al Eoceno inferior por Tavera (1942 en Pineda, 1983)
22

3.2.8 FORMACIÓN TRIHUECO (EOCENO MEDIO)

Unidad continental con intercalaciones marinas definida por Muñoz-Cristi (1956 en Pineda, 1983),
corresponde a una secuencia regresiva constituida por areniscas arcillosas de grano fino a grueso
con estratificación cruzada o masivas, con algunos niveles conglomerádicos e intercalaciones de
lutitas carbonosas y mantos de carbón. Su localidad tipo se encuentra en las minas de Trihueco, las
que actualmente se están inundadas.

La unidad se superpone concordantemente a la Formación Boca-Lebu e infrayace de la misma


manera al a Formación Millongue, en algunos sectores se observa a la Formación Ranquil
directamente sobre la Formación Trihueco, en discordancia por erosión. Su edad fue asignada al
Eoceno medio por Tavera (1942 en Pineda, 1983) en base al contenido fósil.

3.2.9 FORMACIÓN MILLONGUE (EOCENO MEDIO- EOCENO SUPERIOR)

Secuencia transgresiva constituida por un conglomerado basal, sobre el que se disponen areniscas
verdes de grano grueso a fino, arcillas arenosas y arcillas con bancos tobáceos; presentándose
abundante contenido fósil en toda la secuencia. Definida así por Muñoz-Cristi (1956 en Pineda,
1983); por otra parte, Ceccioni (1968) considera esta formación como la transición entre un
ambiente continental (Formación Trihueco) y ambiente marino (Formación Caleta Viel). Los
afloramientos de la formación se distribuyen en dos franjas, una se extiende paralela y al oeste de
los afloramientos de la Formación Trihueco y la otra en la zona costera. En general los
afloramientos poseen buena estratificación y es posible observar en algunos niveles la presencia de
flora fósil y troncos carbonizados.

Se dispone concordantemente de forma transicional sobre la Formación Trihueco e infrayace en


discordancia angular a la Formación Ranquil. Por su contenido de macrofauna Tavera (1942 en
Pineda, 1983) asigna la unidad al Eoceno medio – Eoceno superior, posteriormente Martínez
(1968) asigna las Secciones superiores de la Formación al Eoceno medio - Eoceno superior, en
base a la edad y paleoecología de los foraminíferos.
23

3.2.10 FORMACIÓN CALETA VIEL (EOCENO SUPERIOR)

Definida como formación por García (1968 en Pineda, 1983), antes de eso era considerada como
intervalo superior de la Formación Millongue. La secuencia está constituida por lutitas grises con
horizontes de concreciones calcáreas planas, que en la sección superior presentan niveles con
foraminíferos. Su localidad tipo corresponde a Caleta Viel, ubicad entre la punta Millongue y
Caleta Ranquil, con un espesor mínimo aproximado de 750 m, ya que, el techo no aparece expuesto.

El ambiente asociado a la formación es marino, relacionado al hundimiento de la cuenca hacia fines


del Eoceno-Oligoceno, su edad es determinada como Eoceno superior en base a estudios
micropaleontológicos (García, 1968).

3.2.11 FORMACIÓN RANQUIL (TORTONIANO)

La unidad definida por García (1968), aflora desde Punta Millongue por el sur, hasta el sector de
Playa el Fraile por el norte, un poco más al sur de Punta Pichicui. Su localidad tipo se encuentra en
la desembocadura del del río Ranquil, 10 km al norte de Lebu, en la caleta del mismo nombre. La
secuencia no presenta su base expuesta y se compone de una intercalación de niveles arcillolíticos
y limolíticos centimétricos, algunos fuertemente oxidados, otros suavemente deformados. Se
reconoce un paraconglomerado con intraclastos de limolitas y areniscas finas, en los sectores
inferiores, cercano a la playa El Cuco. Hacia el techo dominan las lutitas y areniscas finas grises,
masivas, con presencia de fósiles traza y escapes de fluidos, intercaladas con capas de areniscas
finas calcáreas de color claro, finamente laminadas con abundante materia vegetal entre sus
láminas; sobre ellas se presenta un paquete masivo de arenas medias gruesas y conglomerados
finos cuarcíticos, color amarillo. La formación se encuentra afectada por numerosos diques
clásticos inyectados con areniscas medias y medias finas, a veces de color verdoso a veces
brechizadas, reconocidas desde el sector de La Poza hasta el lado este de Punta El Fraile
(Henríquez, 2006). Desde el punto de vista estratigráfico se dispone en discordancia angular sobre
las diferentes formaciones del Eoceno e infrayace, también en discordancia angular, a la Formación
Tubul (Pineda, 1983).
24

Asignada al Mioceno por Tavera (1942 en Henríquez, 2006) sobre la base del contenido macrofósil,
posteriormente Severin (en García, 1968) analiza la edad a partir del contenido microfósil
obteniendo el mismo resultado, finalmente Nielsen y otros (2003) analiza similitudes entre
foraminíferos de las formaciones Navidad y Ranquil obteniendo una edad tortoniana temprana para
las formaciones. De acuerdo con relaciones litológicas y a los estudios micropaleontológicos,
García (1968) correlaciona la unidad a las formaciones Navidad, Cholchol y a la sucesión
Hueyusca-Huilma.

3.2.12 ESTRATOS MOLINO EL SOL (MIOCENO SUPERIOR – PLIOCENO

INFERIOR)

Definidos por Mendoza (2001) como depósitos semiconsolidados de arenas silíceas de color pardo
amarillento a rojizo, con contenidos variables de arcilla, que se encuentran altamente meteorizados
y erosionados. Los afloramientos se distribuyen a lo largo de la costa de la Península de Arauco y
en las localidades de Molino El Sol, Cocholgue, San José Sur, Miramar, El Avellano, Villa
Hermosa, Boca Maule, Camino el Guindo, Lomas Coloradas, Buena Esperanza y El Manzano;
siendo su localidad tipo la ubicada en el sector Molino El Sol. Desde el punto de vista litológico la
unida esta conformada de base a techo por: conglomerados, arenas gruesas con estratificación
cruzada y laminación, arenas finas con estratificación cruzada y arenas finas masivas, en todas las
capas predomina el componente silíceo, además se presentan niveles centimétricos de arenas con
altos contenidos de hematita y gibbsita.

Los Estratos Molino El Sol se formaron debido a un evento transgresivo en un antiguo ambiente
litoral, por lo que su distribución representa un paleoborde costero. De acuerdo al registro existe
una gran transgresión marina entre el Mioceno superior y el Plioceno inferior, por lo que Mendoza
(2001) asigna dicha edad a la secuencia.
25

3.2.13 FORMACIÓN TUBUL (PLIOCENO TARDÍO - PLEISTOCENO)

Fue descrita por primera vez por Feruglio (1949 en Nielsen y Valdovinos, 2008) como una
secuencia de lutitas arenosas de color gris claro, con restos fósiles, con una potencia que alcanza
los 100 m. Posteriormente fue definida por García (1968) como una sucesión sedimentaria
subhorizontal, compuesta por areniscas medias y finas con variable contenido de fauna fósil y
abundante materia orgánica, cuya localidad tipo aflora en la desembocadura sur del río Tubul
(Pineda, 1983). La unidad sobreyace en discordancia angular a las formaciones del Mioceno y
Eoceno e infrayace a depósitos pleistocénicos y holocenos (Henríquez, 2006).

A partir del estudio de microfósiles, Martínez y Osorio (1968 en Nielsen y Valdovinos, 2008)
concluyeron que la parte basal de la Formación Tubul corresponde al Plioceno medio. Sin embargo,
estudios posteriores de Martín (1976 en Nielsen y Valdovinos, 2008) en Caleta Huetón llevaron a
la conclusión de que la base de la Formación Tubul corresponde al Plioceno tardío. Además,
dataciones de Tavera (1942) y Brüggen (1950, en García 1968) la asignan al Pleistoceno.

La unidad se correlaciona con la Formación Mininco de Temuco-Los Ángeles según García (1968).

3.2.14 FORMACIÓN TUMBES (PLIOCENO – PLEISTOCENO)

Unidad descrita por Galli (1967) en la península de Tumbes, al oeste de Talcahuano. Está
constituida por una arenisca grauvaca cuarzo-volcánica, de coloración parda amarillenta, cuyo
espesor máximo probable es de 15 m. La secuencia se asocia a un ambiente marino litoral de alta
energía.

Se dispone sobre el Basamento Cristalino y se le asocia una edad Plioceno – Pleistoceno (Galli,
1967). De acuerdo con sus características litológicas es correlacionable a la Formación Andalién.
26

3.2.15 FORMACIÓN ANDALIÉN (PLIOCENO – PLEISTOCENO)

Secuencia de areniscas y conglomerados polimícticos meteorizados, con matriz arenosa de


granulometría media a gruesa y clastos subredondeados, definida por Galli (1967). La unidad aflora
en Cerro verde, al oeste de Concepción y en Penco. Corresponde a depósitos torrenciales que
representan un ambiente continental de piedemonte.

Sobreyace en discordancia angular a rocas paleógenas de la Formación Cosmito e infrayace de la


misma forma a los sedimentos de la Formación Huachipato (García, 2004 en Salazar, 2004). Se
estima una edad Plioceno-Pleistoceno, que estaría dada por la correlación con rocas de la
Formación Tubul en la Península de Arauco de edad Plioceno – Pleistoceno (Brüggen, 1959 en
Galli, 1967).

3.2.16 FORMACIÓN HUACHIPATO (PLEISTOCENO SUPERIOR – RECIENTE)

Definida por Galli (1967), agrupa las arenas negras volcánicas del río del Biobío y depósitos de
playa antiguos. Corresponde a una secuencia de arenas finas, con selección moderada a buena,
intercalada en algunos sectores con capas de limo y arcilla, y arenas muy gruesas. Los sedimentos
se distribuyen en la bahía de Concepción, en la bahía de San Vicente, el río Biobío, en los escarpes
de la Cordillera de la Costa, y en la península de Tumbes.

La unidad sobreyace en discordancia a las formaciones más antiguas y se le ha asignado una edad
Pleistoceno superior a Reciente (García, 2004 en Salazar, 2004).

3.2.17 DEPÓSITOS RECIENTES

Corresponden a sedimentos semiconsolidados y no consolidados que incluyen depósitos


continentales y litorales, provenientes de la erosión de rocas más antiguas.

Los depósitos continentales están conformados por depósitos de origen fluvial, aluvial y coluvial.
Los depósitos fluviales, se emplazan a lo largo de los valles y terrazas fluviales, a se formaron a
partir de material aportado principalmente por los ríos Andalién y Pingueral. Los depósitos
fluviales del río Andalién fueron definidos informalmente por Galli (1967), como Arenas Andalién,
27

y están conformados por arenas cuarcíferas, arcillas y limos que sobreyacen concordantemente a
la Formación Huachipato, en inconformidad al Basamento Paleozoico y se disponen
adyacentemente con los materiales coluviales de composición granítica y de rocas clásticas
(García, 2004).

Los depósitos litorales corresponden a distintos niveles de terrazas marinas, dunas y arenas de playa
que se distribuyen a lo largo de la costa. Las dunas fueron descritas informalmente por Galli (1967)
como depósitos de arenas medias a finas, mezcladas con limo, sin cementación ni estratificación,
que sobreyacen a la Formación Huachipato y que se distribuyen en las playas de la bahía de San
Vicente y en el sector de la desembocadura del río Biobío, en Hualpén (García, 2004). Las arenas
de playa, por su parte, se separan en arenas silíceas y arenas titaníferas. Las arenas silíceas están
conformadas por sedimentos clásticos, provenientes de la desintegración por meteorización de
rocas graníticas del Batolito de la Costa (Gajardo, 1985). Por otro lado, las arenas negras titaníferas
corresponden a sedimentos cuaternarios con baja consolidación originados de la meteorización y
erosión de rocas ígneas y metamórficas que poseen Fe y Ti, el cual es reconcentrado por el oleaje
costero (Collao y otros, 2000).
28

3.3 ROCAS INTRUSIVAS

Las rocas plutónicas de la región corresponden, en general, a granitoides calcoalcalinos definidos


informalmente como Batolito Costero del Sur (Hervé y otros, 1987) y a los intrusivos que afloran
al NW de la Península de Hualpén, definidos como Plutón Hualpén.

3.3.1 BATOLITO COSTERO DEL SUR

El Batolito Costero contempla gran parte de las rocas intrusivas paleozoicas que se presentan en la
cordillera de la Costa, como también cuerpos plutónicos de edad Triásico Superior (Hervé y otros
1988). Afloran en la parte central de la Cordillera de Nahuelbuta como una franja continua de
orientación NNE-SSW (Gajardo, 1981), que se extiende desde los 32°30’ hasta los 38°S y se define
como una unidad que incluye principalmente a granodioritas y tonalitas; en cantidades menores
granitos, seguido de dioritas. La litología presenta zonación lateral, las granodioritas y tonalitas se
encuentran al centro del batolito y en los márgenes, dominan composiciones más diferenciadas,
como algunos cuerpos pegmatíticos y granitos de biotita y muscovita; con minerales accesorios
como granate, cordierita y sillimanita (Creixell, 2001).

Las dataciones radiométricas realizadas están concentradas alrededor de los 280-300 Ma. Rb-Sr
define una isócrona de 294 ± 24 Ma y a la altura del Río Itata, los granitoides arrojan una edad K-
Ar de 296 ± 2 Ma en Biotita. Estos resultados son consistentes con el ciclo magmático a los 295 ±
5 Ma, cercano al límite Carbonífero – Pérmico (Hervé, 1988). El emplazamiento del batolito se
produjo en un período muy corto de tiempo (20 Ma), esto pudo deberse a una migración del arco
por cambios en los parámetros de subducción (Deckart y otros, 2014)

La intrusión del Batolito en el Basamento Metamórfico, genera tres zonas de metamorfismo de


contacto: zona de biotita, zona de andalucita y zona de sillimanita, aumentando el grado de
metamorfismo a medida que disminuye la distancia al intrusivo. Evidencias texturales y
geocronológicas sugieren que la intrusión es contemporánea al segundo episodio de deformación
de las rocas metamórficas de la Serie Oriental (Hervé, 1977).
29

Creixell (2001) define el Complejo de Nahuelbuta y lo divide en tres subunidades que de norte a
sur son: Granitoides de Concepción, Tonalitas de Santa Juana y Granitoides Nahuelbuta. Para este
trabajo el curso de Geología de Campo II, decidió dividir las rocas intrusivas correspondientes al
Batolito Costero, que afloran en el área de estudio, en dos subunidades de norte a sur: Dioritas
Pingueral y Tonalitas Penco. Esta división se realizó en base a criterios composicionales y de
ubicación.

3.3.2 PLUTÓN HUALPÉN

Ubicado al NW de la península de Hualpén, el Plutón Hualpén es definido como un monzogranito


de biotita, el cual posee cantidades menores de cordierita y turmalina. Está asociado a diques
aplíticos, andesíticos y tonalíticos, en contraste con los intrusivos paleozoicos se determinó un
emplazamiento epizonal para el Plutón Hualpén, esto en base a la presencia de cavidades
miarolíticas, feldespato alcalino en forma de ortoclasa pertítica y una aureola de metamorfismo de
contacto de extensión moderada (Creixell, 2001).

Dataciones radiométricas realizadas por Lucassen y otros (2004), dan edades de 220±5 Ma y 222±2
Ma, utilizando método Rb/Sr, confirmando edades obtenidas anteriormente por Hervé y otros
(1988).

El Plutón Hualpén intruye a la Serie Occidental y al Batolito Costero del Sur y se encuentra en
contacto por falla con la Serie Oriental. (Creixell, 2001).
30

3.4 ROCAS METAMÓRFICAS

Las rocas del basamento metamórfico corresponden a las más antiguas dentro del área de estudio,
dichas rocas se encuentran dispuestas como franjas paralelas de orientación NNE-SSW y se
extienden desde el Norte de Pichilemu hasta Puerto Montt, incluyendo Chiloé. (Gajardo, 1981)

El basamento metamórfico se encuentra constituido por la Serie Oriental y la Serie Occidental,


estas series fueron interpretadas como un cinturón metamórfico pareado, de edad casi
contemporánea, pero con características petrográficas y mineralógicas diferentes (Aguirre y otros,
1972). Aunque la edad del complejo ha sido difícil de determinar, el escaso contenido fosilífero ha
permitido acotar la sedimentación del protolito al Devónico-Carbonífero temprano. A
continuación, se presenta un cuadro comparativo de las series de metamorfismo, basado en Aguirre
y otros (1972); Hervé (1977); Wilner (2005).

Tabla 1.1: Tabla resumen de las rocas metamórficas

Características Serie Oriental Serie Occidental


Metapsamitas Metagrauvacas
Metapelitas Micaesquistos
Litología ± Gneiss Metabasitas
± Migmatitas ± Esquistos azules
± Rocas calcosilicatadas ± Serpentinitas
± Chert
Biotita, Andalucita, Albita, actinolita, epidota,
Mineralogía silimanita, cordierita ± clorita, cuarzo ± Glaucófano
Estaurolita ± Granate
Sedimentos clásticos Mezcla de sedimentos
Protolito continentales continetales y corteza
oceánica
Condiciones de Bajo P/T; Facies de Alto P/T: Facies de
Metamorfismo esquistos verdes, anfibolita esquistos verdes y esquistos
y granulito azules.
31

3.4.1 SERIE OCCIDENTAL

La Serie Occidental corresponde a una franja de alto P/T (facies de esquistos verdes a esquistos
azules), está constituida principalmente por esquistos metapsamopelíticos, con sedimentos
siliciclásticos de fondo oceánico como protolito. En intercalación con estas rocas, se encuentran
esquistos verdes con protolitos de metabasita, micaesquistos con porfiroblastos de albita y, más
localmente, metacherts y serpentinitas. (Hervé y otros, 1976). En esta serie la estratificación (S0)
se encuentra obliterada por una foliación S2 subhorizontal, que es evidencia de un proceso de
acreción basal (Willner, 2005).

El rango de edad del metamorfismo de esta serie ha sido determinado por diversos autores; Martin
y otros (1999) calcularon el peak entre los 328-304 Ma; Munizaga y otros (1973) obtuvieron, con
mediciones de Rb/Sr), resultados entre 334-266 Ma.

3.4.2 SERIE ORIENTAL

La serie Oriental, corresponde a una serie de bajo P/T, está compuesta principalmente por
metapsamitas y metapelitas; además de gneises, migmatitas y rocas calcosilicatadas en menor
medida (Vásquez, 2001). El protolito corresponde a una secuencia detrítica de origen terrígeno,
con depositación en plataforma de antearco. Estos depósitos fueron adheridos al margen
continental mediante un proceso de acreción frontal y luego deformados por acreción basal y por
la intrusión del Batolito Costero del Sur (Hervé, 1988). La Serie Oriental fue afectada por
metamorfismo regional de contacto (tipo Buchan) generado por la intrusión del Batolito Costero
(Hervé, 1988; Vásquez, 2001), que ocasionó la aparición de zonas mineralógicas de biotita,
andalucita y sillimanita, que corresponden a franjas sucesivas al aumentar el grado de
metamorfismo hacia el E, al acercarse al batolito. El grado de metamorfismo, estimado a partir de
las asociaciones minerales, llega hasta la facies anfibolita o granulita inferior, con temperaturas de
650°-700°C y presiones de 4 a 6 kbar (Hervé, 1977). En cuanto al rango de edad del metamorfismo
Lucassen y otros (2004) obtuvieron una edad de 298 ± 8 Ma mediante K-Ar, la cual está relacionada
en tiempo al magmatismo del Carbonífero-Pérmico.
32

4. ROCAS ESTRATIFICADAS

4.1 GENERALIDADES

En el área de estudio las rocas estratificadas se distribuyen de forma discontinua a lo largo del
borde costero, en las localidades de Coliumo, Tomé, Cocholgüe, Punta de Parra, Penco, Lirquén,
Talcahuano y Hualpén; hacia el interior, en cerros islas y bajos topográficos de las Comunas de
Concepción, Penco, Talcahuano y Hualpén; en causes fluviales y llanuras de inundación antiguas
y actuales (Figura 4.1.1). Las edades de estas rocas van desde el Cretácico Superior al Reciente.

Figura 4.1: Mapa de distribución de unidades.


33

La unidad más antigua es Formación Quiriquina (Cretácico Superior – Paleoceno), secuencia


marina transgresiva que se dispone en inconformidad sobre el Basamento Paleozoico, compuesta
por un conglomerado basal, distintos niveles de areniscas y algunos niveles de finos, todos estos
con abundante contenido fósil. Sobre ella se dispone en forma concordante la Formación Cosmito
(Eoceno inferior), que corresponde a una secuencia transicional, entre ambiente marino y
continental, y está caracterizada por la presencia de niveles carbonosos y fósiles vegetales entre los
distintos paquetes de arenisca y fangolita que la componen. Luego se dispone en discordancia
angular la Formación Andalién (Plioceno – Pleistoceno), secuencia torrencial conformada
principalmente por conglomerados y areniscas. Sobre estas formaciones y en algunos casos
erosionándolas se disponen depósitos semiconsolidados y no consolidados de origen litoral y
fluvial, representados principalmente por arenas.

4.2 MESOZOICO

4.2.1 FORMACIÓN QUIRIQUINA

4.2.1.1 DEFINICIÓN Y RELACIONES ESTRATIGRÁFICAS

Secuencia de rocas sedimentarias marinas fosilíferas, descrita por primera vez por D’Orbigny
(1842 en Biró, 1982), que aflora en la región del Biobío. Su localidad tipo es la Bahía Las Tablas,
en Isla Quiriquina y su localidad paratipo Caleta Cocholgüe, al norte de Tomé (Biró, 1982).

La unidad se encuentra manteando aproximadamente en 12° hacia el noroeste y posee un rumbo


N8°E, según los datos obtenidos en Caleta Cocholgüe y Tomé. Respecto a su relación con otras
unidades la secuencia se dispone en inconformidad sobre rocas paleozoicas intrusivas y
metamórficas, cuya relación de contacto se evidencia en las localidades de Coliumo, Cocholgüe,
Playa el Morro (Tomé), Caleta Los Bagres (Tomé), Punta de Parra, Cerro Chepe y Cerro La Pólvora
(Concepción) (Figura 4.2.1.1). Por otra parte, en su límite superior se encuentra en contacto, en
concordancia, con la Formación Cosmito, el cual fue observado en las localidades de Coliumo,
Caleta Los Bagres y Cerro Lo Galindo (columnas A, G y T; en anexo columnas), mientras que al
sur de Dichato se observa un contacto erosivo entre ambas unidades (columna D; en anexo
columnas). Además, en la localidad de Tomé se observó que la secuencia se dispone en
discordancia angular bajo la Formación Andalién (columna I; en anexo columnas).
34

4.2.1.2 DISTRIBUCIÓN

La Secuencia ha sido descrita a lo largo de la costa de Chile central, formando una cuenca de ante
arco en el margen occidental de la Cordillera de la Costa que va desde Algarrobo hasta la Península
de Arauco, siendo la región del Biobío, específicamente la bahía de Concepción, el lugar donde se
conservan mejor los afloramientos y donde se presentan en mayor extensión.

El área de estudio presenta afloramientos a lo largo de toda su extensión, y principalmente en las


zonas costeras, como en las localidades de Coliumo, Cocholgüe, Tomé, Punta de Parra, Lirquén,
Talcahuano, San Vicente y la Península de Hualpén; y hacia el interior de Concepción y
Talcahuano se observan afloramientos en los cerros San Miguel, Lo Galindo, Chacabuco, La
Pólvora, Chepe y Amarillo.

4.2.1.3 LITOLOGÍA

A partir del análisis entre los distintos puntos de terreno y columnas estratigráficas realizadas se
puede establecer un espesor mínimo de 26,45 m para la secuencia completa en el área de estudio,
esto difiere bastante de los 65 m estimados por Salazar (2004) para la secuencia, uno de los factores
a considerar para esta diferencia es que no se visitó la localidad tipo de la formación en bahía las
Tablas.

En las localidades de Coliumo, Tomé y Cocholgüe en base de la secuencia se presenta un


conglomerado polimíctico matriz soportado y mal seleccionado, con clastos subdiscoidales y
Figura 4.2.1.1 Contacto entre Basamento Metamórfico y conglomerado
subangulosos de origen metamórfico y bioclástico, y redondeados a subesféricos de cuarzo e
basal
intrusivo, que alcanza los 60 cm de espesor en la localidad de Cocholgüe (columna E; en anexo
columnas).

Sobre el conglomerado, en Cocholgüe y Tomé, se dispone un paquete de areniscas de grano medio


y coloración verdosa, que se torna rojiza por oxidación. En ella se presentan algunas concreciones
y abundantes trazas fósiles de Thalassinoides y Ophiomorpha (Figura 4.2.1.3), y restos fósiles, los
que disminuyen a techo, donde a su vez aumentan las concreciones; este paquete alcanza los 10 m
en Tomé (columna H; en anexo columnas). A partir de la información recopilada del anexo de
35

columnas estratigráficas del informe de Geología de Campo II 2010 es posible asociar a este nivel
restos fósiles de Venus sp., Cardium acuticostatum, Ostrea sp., Mactra steinmanni, Corbulana
chilensis, Pacitrigonia hanetiana, Baculites sp., Eubaculites sp., Eubaculites lyelli, Eutrephoceras
subplicatum, Neilo pencana, Tellina largillierti y Panopea cuneiformis. Areniscas de
características similares también se observaron en la calle Paicaví, laguna Redonda, Punta de Parra
y cerro Chepe.

Luego, en la localidad de Cocholgüe, es posible ver como se disponen areniscas de grano fino sobre
el paquete anterior, estas tienen una composición variable de arcilla, llegando en algunos puntos,
como Tomé y el corte de calle Paicaví, a convertirse en grauvacas. Presentan material vegetal
carbonizado, algunas trazas de Thalassinoides y Ophiomorpha, y algunos restos fósiles de
bivalvos. Se observan estructuras sedimentarias, como estratificación cruzada y laminación
paralela. Además, se encuentran intercaladas tanto por areniscas conglomeradicas, como por,
conglomerados clastosoportados; estas intercalaciones varían de centimétricas a métricas. La
secuencia alcanza una potencia de 9 m en el Cerro San Miguel, pero en Lo galindo se observa una
Figura
potencia de 10,6 m4.2.1.3
para elTrazas deintercalaciones, por lo que la potencia de este nivel alcanzaría
tramo sin
Thalassinoides.
al menos los 15,1 m.

Finalmente, en Coliumo y caleta Los Bagres, se observa cómo se dispone un paquete de areniscas
de grano fino con trazas de Rhizocorallium y algunos restos fósiles de bivalvos que alcanza los 75
cm, en la localidad de Coliumo.

4.2.1.4 EDAD Y CORRELACIONES ESTRATIGRÁFICAS

A lo largo de los años distintos autores han acotado y señalado edades para la formación, pero
todos coinciden en que la unidad se depositó durante el Cretácico Superior. Tavera (1942) le asigna
una edad de Maastrichtiano en base al contenido fósil, específicamente por la presencia de Cardium
acuticostatum y Pacitrigonia hanetiana, ambos muy característicos de la formación. Posteriormente
Biró (1982) la acota al Campaniano-Maastrichtiano, Hünicken y Covacevich (1975) y Stinnesbeck
(1986) la consideraron la edad como Maastrichtiano, sobre la comparación del rango global de
ammonites. Finalmente, Salazar (2004) en base al estudio de biozonas de ammonoideos restringe la
edad a la parte Superior del Maastrichtiano Inferior y/o el comienzo del Maastrichtiano Superior hasta
la parte Superior del Maastrichtiano Superior, sin llegar hasta el final del Maastrichtiano.
36

Para efectos de este informe la edad de la formación se calculo en base al contenido fosilífero
recolectado, donde destacan los ejemplares de Cardium acuticostatum y Tudicla hombroniana (anexo
paleontología) restringidos al Cretácico Superior, y los de Pacitrigonia hanetiana (anexo
paleontología) restringidos al Campaniano – Maastrichtiano, de esta manera la formación queda
acotada al Cretácico Superior, más específicamente al Campaniano – Maastrichtiano.

En años anteriores, Geología de Campo II 2010 y Geología de Campo II 2017 se encontraron fósiles
de Stratolamia macrota (Paleoceno – Eoceno) y Aphrodina quiriquinae sp. (Cretácico – Paleoceno) en
el sector de Puente Perales, por lo que la edad de la formación se extiende hasta el Paleoceno. Pese a
estas evidencias y dado a que no se encontraron durante la campaña de terreno fósiles que permitan
ratificar esta edad se mantiene el rango Campaniano – Maastrichtiano para la Formación Quiriquina.

La formación ha sido correlacionada a partir de su contenido faunístico con distintas unidades a lo largo
de Chile central. En algarrobo Phillipi (1887), Brüggen (1915) y Pérez y Reyes (1980) (en Salazar
2004) describen: Grossouvrites gemmatus, Pacitrigonia hanetiana, Buchotrigonia topocalmensis,
Mactra (=Mulinoides) colossea, Inoceramus sp. y Pliosaurus chilensis. En Topocalma Pérez y Reyes
(1980) describen fósiles de Baculites sp., Grossouvrites sp., Gunnarites sp., Buchotrigonia (B.)
topocalmensis, Pacitrigonia hanetiana, Cardium (Bucardium) acuticostatum e Inoceramus sp. Por otra
parte, en la localidad de Chanco Tavera (Salazar, 2004) describió: Neophylloceras (Hypophylloceras)
ramosum, “Litoceras” (Anagaudryceras) kayei, Puzosia darwini, Kossmaticeras (Gunnarites)
spinosissimum, Cytherea (Callista) auca, Trigonia cazadoriana, Crassatella sp., Inoceramus andinum,
Inoceramus cf. sagensis, Cardium (Ringicardium) acutucostatum, Mactra araucana, Mytilus
decipiens, Fecula sp., Gyrodes chilina, Buccinum sp.

Además, existen registros de similitudes con unidades de la Patagonia chileno-argentina, Antártica,


Nueva Zelanda, Australia, India y Sudáfrica, y a secciones tipo del Maastrichtiano europeo
(Stinnesbeck, 1986).
37

4.2.1.5 INTERPRETACIÓN DE AMBIENTE

Para la determinación del ambiente de depositación de analizan las distintas facies que se pueden
discriminar a partir de los datos obtenidos en terreno.

A partir de la descripción de la secuencia en terreno es posible dividir la misma en 4 litofacies:

Conglomerado Basal: Conglomerado polimíctico matriz soportado y mal seleccionado. Presenta


matriz arenosa con cemento calcáreo. En la base existe un predominio de clastos de origen
metamórfico, los que son sudiscoidales y subredondeados, seguidos por clastos subesféricos y
redondeados de intrusivos y cuarzo. A techo se observa mayor proporción de bioclastos,
principalmente restos de gastrópodos y bivalvos, los que no poseen orientación preferente. Los
clastos presentan gradación normal.

Areniscas de grano medio fosilíferas: Arcosas de coloración verdosa y buena selección, en


algunos lugares se tornan parduscas debido a la oxidación. Areniscas matriz a grano soportadas,
con granos redondeados y esféricos, compuesta mayoritariamente por cuarzo (~60%). En ellas se
observan trazas fósiles de Thalassinoides y Ophiomorpha, principalmente en la base. En la parte
media del nivel se observan restos fósiles de bivalvos y gastrópodos, y concreciones que van desde
los 10 a los 50 cm en la parte superior del nivel.

Areniscas con niveles conglomerádicos: Corresponden principalmente a litoarenitas de grano


fino a medio de coloración parda o verdosa con algunos restos fósiles de bivalvos y restos vegetales
carbonizados. Presenta algunas concreciones aisladas de entre 5 y 20 cm, y estructuras
sedimentarias como laminación paralela y estratificación cruzada planar y en artesa. Además de
niveles y lentes de areniscas conglomeradicas y conglomerados que van desde los 10 cm a los 2 m
en los puntos analizados.

Areniscas finas: Arcosa de grano fino y coloración pardo anaranjada, con estructura masiva y
trazas de Rhizocorallium a techo.
38

Además, se pueden desglosar las siguientes icnofacies:

Skolithos:

Trazas de Ophiomorpha: Aparecen en caleta Cocholgüe norte, Coliumo, Tomé, Paicaví, Laguna lo
Méndez, Punta de Parra, Morro de Talcahuano, laguna redonda, Higueras y estadio Gaete de
Talcahuano (columnas E, H, I, J y U; en anexo columnas). Se presentan como estructuras tubulares
creando sistemas de galerías, poseen pellets en sus paredes.

Trazas de Thalassinoides: Aparecen en Cocholgüe norte y Coliumo (columna E; en anexo


columnas). Son galerías horizontes y verticales con forma de tubo que no presentan pellets.

Glossifungites:

Trazas de Rhizocorallium: Aparecen en Coliumo y Caleta los Bagres (columna A y G; en anexo


columnas), en el techo de la secuencia. Poseen forma de U, con lóbulos paralelos transversales.

La asociación de facies permite inferir que la formación fue depositada en un ambiente marino
somero (shoreface). La presencia del conglomerado basal se atribuye a una trasgresión marina,
sobre él se depositan areniscas verdes fosilíferas con abundantes trazas de Ophiomorpha y
Thalassinoides, indicativas de un shoreface, consistente con la profundización de la cuenca, los
niveles de areniscas más finas con intercalaciones conglomeradicas indican la rápida
profundización de la cuenca, y estructuras como estratificación cruzada planar que son parte del
extremo más profundo del shoreface.

4.2.1.6 DISCUSIÓN

La definición de esta unidad se hizo a partir de los datos obtenidos en terreno y de las coincidencias
encontradas en los escritos de los distintos autores que definen la formación, pese a los escasos
fósiles encontrados, estos sirvieron para acotar la edad al Campaniano – Maastrichtiano, quedando
así dentro de los rangos establecidos previamente; no coincidiendo eso si con los informes de
campo uno de años anteriores (2010 y 2017).

Respecto a las facies y ambiente de depositación este coincide con lo descrito previamente,
reafirmando el carácter marino transgresivo y posteriormente de shoreface de la sucesión.
39

4.3 CENOZOICO

4.3.1 FORMACIÓN COSMITO

4.3.1.1 DEFINICIÓN Y RELACIONES ESTRATIGRÁFICAS:

La Formación Cosmito fue definida por Galli (1967) como una secuencia sedimentaria compuesta
por lutitas, areniscas, conglomerados y mantos centimétricos a decimétricos de carbón, en la zona
de Concepción y Talcahuano, asignando su localidad tipo a un afloramiento ubicado a unos 6 km
al norte de Concepción y 5 km al sur de Penco, en la ex estación de ferrocarriles de Cosmito.

La unidad se encuentra manteando aproximadamente entre 10º y 15º hacia el noroeste, con algunas
variaciones locales, y posee en promedio un rumbo N30ºE, según los datos obtenidos en Penco,
Lirquén, Tomé y Cocholgüe.

Con respecto a sus límites estratigráficos, en algunas de las localidades visitadas se observó que la
Formación Cosmito sobreyace en concordancia a la Formación Quiriquina, representado en las
columnas A, G y T (Anexo de Columnas estratigráficas); mientras que en otras localidades se
aprecia la misma concordancia, pero existe una discontinuidad por contacto erosivo, representado
en la columna D (Anexo de Columnas estratigráficas); e infrayace en discordancia angular a la
Formación Andalién, columnas B y Q (Anexo de Columnas estratigráficas). Según lo observado
en terreno, la Formación Cosmito se encuentra sobreyaciendo en inconformidad a los cuerpos
intrusivos.

4.3.1.2 DISTRIBUCIÓN

García (2004), señala que la Formación Cosmito aflora en una franja de dirección NE-SW, desde
Lirquén hasta los alrededores de la ciudad de Coronel, incluyendo el sector de Tierras Coloradas,
Cosmito, laguna Redonda, Lo Pequén, los cerros isla de Concepción y Talcahuano, cerro La U y
Punta Puchoco. De acuerdo a lo observado en terreno, es posible encontrar en afloramientos
ubicados en las localidades de Talcahuano, Concepción, Cosmito, Penco y Cocholgüe.
40

4.3.1.3 LITOLOGÍA

Las litologías definidas para la Formación Cosmito por Galli (1967) son principalmente, lutitas,
areniscas, conglomerados y mantos de carbón. Según lo observado en terreno y a partir de las
muestras sacadas se describen las siguientes litologías:

Lutita (carbonosa): Roca siliciclástica matrizsoportada, buena selección, de tamaño de grano muy
fino (limo), de forma esférica-subdiscoidal y subredondedas, con una coloración
predominantemente en colores oscuros, gris a negro, en superficie fresca y de coloración verdosa
a pardo rojiza en superficie alterada, es inmadura texturalmente y su cohesión es preferentemente
fisible. Las muestras que se reconocen con esta litología son: M9D3G1-2019 y P5D1G5-2019.

Grauvaca: Roca siliciclástica granosoportada, de selección moderada, con alto porcentaje de granos
tamaño arena (~75%) y un porcentaje menor tamaño limo (~25%), sus clastos son generalmente
subdiscoidales a subesféricos y subangulosos a subredondeados. No es posible reconocer el color
de la roca fresca pero en superficie alterada suele tener una coloración pardo grisácea,
composicionalmente predominan los clastos de cuarzo y plagioclasa, submadura texturalmente y
supermadura composicionalmente. Las muestras que se reconocen con esta litología son:
M9D4G1-2019 y M8F1-G1-2019.

Arenisca: Roca siliciclástica granosoportada, de moderada a buena selección, con una coloración
predominantemente gris verdosa en superficie fresca y alterada, con clastos generalmente de forma
esférica y subredondeados, textural y composicionalmente madura, con un bajo grado de cohesión
(deleznable) y bajo grado de compactación (porosa). Las muestras que se reconocen con esta
litología son: M9D1G1-2019, M9D3G2-2019 y M5C1G1-2019.

Arenisca Conglomerádica: Roca siliciclástica matrizsoportada, de moderada selección, con un alto


porcentaje de grano tamaño arena (~78%) pero un notorio porcentaje de clastos tamaño rudita (
~22%), generalmente, presenta una coloración gris amarillento en superficie fresca y tonalidades
pardo anaranjadas en superficie alterada, composicional y texturalmente es una roca supermadura
y contiene clastos de forma subdiscoidal y redondeados. Algunas de las muestras que se reconocen
con esta litología son: M9D1G5-2019.

Carbón: Mantos centimétricos a decimétricos de carbón bituminoso.


41

A partir de las litologías observadas y descritas para la Formación Cosmito, se expone una columna
generalizada, representativa y esquemática, creada a partir de la unión de columnas realizadas en
las distintas localidades visitadas dentro del área de estudio:

Columna generalizada Formación Cosmito (FC)

Límite inferior: Formación Quiriquina.

FC1 - 5,9 m. Secuencia de litarenita de grano medio, bien seleccionada, con clastos
esféricos y subangulosos. Con estratificación cruzada e intercalaciones decimétricas
de fangolitas. Presenta trazas fósiles de Rhizocorallium de la icnofacies de
Glossifungites (comunes en ambientes costeros de materiales semi-consolidados y
asociadas a transgresiones marinas) que afecta al techo de la Formación Quiriquina.

FC2 - 8,6 m. Secuencia de areniscas de grano medio a grueso, de buena a moderada


selección y de coloración pardo grisácea, con intercalación de lutitas que presentan
contenido polínico. A techo predominan las areniscas conglomerádicas con restos de
troncos y trazas fósiles de Thalassinoides y Ophiomorpha.

FC3 - 30,5 m. Intercalación de areniscas generalmente de coloración grisáceo, grauvacas


feldespáticas de grano grueso y lutitas de color predominantemente negro, con
niveles intermitentes de carbón. Localmente la arenisca presenta improntas de hojas
y troncos fósiles. Lutitas y carbón tiene contenido polínico.

FC4 - 4,7 m. Secuencia de arenisca de grano medio a grueso y de coloración anaranjada


que a techo grada a arenisca conglomerádica altamente meteorizada.

FC5 - 58,7 m. Intercalación de arenisca conglomerádica, arenisca, grauvaca y fangolita


que presenta improntas de hojas y laminación paralela.

FC6 - 7,1 m. Secuencia de conglomerado matrizsoportado, con clastos de hasta 20 cm,


que a techo grada a una intercalación de arenisca y lutitas. Un nivel de lutita presenta
contenido polínico.
42

FC7 - 4,1 m. Secuencia de arenisca arcosa, masiva y de grano fino, que grada a fangolitas
con laminación paralela que presentan abundantes improntas de hojas fósiles y
materia orgánica indeterminada..

FC8 - 0,5 m. Manto de carbón bituminoso.

FC9 - 1,8 m. Arenisca clastosoportada de grano medio con laminación paralela y trazas
fósiles de Ophiomorpha.

Límite Superior: Formación Andalién

4.3.1.4 EDAD Y CORRELACIONES ESTRATIGRÁFICAS

Galli (1967) asigna una edad Eoceno a la Formación Cosmito, basado en la correlación con la
Formación Curanilahue, indicada por Martínez Pardo (1997), en función de su estudio de
foraminíferos. De igual forma, Muñoz-Cristi (1956), Gajardo (1981), Pineda (1983) y Pichott
(1993) consideran a la Formación Curanilahue del Eoceno inferior.

Frutos y otros (1982), definen la Formación Cerro Alto de la isla Quiriquina y la correlacionan con
la Formación Curanilahue, basándose en las características litológicas y estratigráficas que presenta
la secuencia, y es por tanto, correlacionable con la Formación Cosmito.

En este informe, de acuerdo a los análisis paleopalinológicos, es posible asignar una edad mínima
Eoceno inferior a esta formación, determinada por la presencia de Proteacidites parvus (Cretácico
Inferior - Ypresiense). Además, de manera general, considerando las secuencias litoestratigráficas
ya mencionadas, es posible asignar una correlación entre estas rocas y la Formación Curanilahue,
definida en la localidad del mismo nombre en la Cuenca de Arauco, de edad Eoceno inferior
(Pineda,1986).

Según lo analizado en las muestras de carbón con contenido polínico ubicadas en las columnas F,
K y N (Anexo de Columnas estratigráficas), la correlación queda de la siguiente forma:

La muestra de palinomorfos 1940 (Anexo de Paleopalinología), tomada en la localidad de


Cocholgüe, permitiría correlacionar el manto de carbón de la que fue extraída con algún manto de
43

carbón del Miembro Lota de la Formación Curanilahue. Según análisis realizados por Palma-Heldt
(1984), el Miembro Lota presenta una asociación de polen y esporas característica, representada
por la alta frecuencia de Haloragacidites harrisi, Clavifera triplex, Gleicheniidites senonicus y
Laevigatosporites sp., misma asociación que se pudo observar en la muestra mencionada.

Las muestras 1937 y 1938, tomadas de la localidad de Penco, es posible correlacionarlas con el
Miembro Colico de la Formación Curanilahue, considerando la escasa presencia de
Haloragacidites harrisii y abundante cantidad de esporas de Pteridophytas, representando de
manera general a lo descrito para mantos de carbón de la Mina Trongol en Curanilahue (Palma-
Heldt, 1984). Además, las muestras presentan pequeñas variaciones en la asociación de polen y
esporas, lo que podría indicar una leve variación lateral de ambiente.

4.3.1.5 INTERPRETACIÓN DE AMBIENTE

Las asociaciones de polen y esporas presentes en los mantos de carbón de la Formación Cosmito,
permiten inferir las condiciones climáticas y ambientales durante el Terciario en la zona de
Concepción, postulando que durante el Eoceno inferior prevaleció un ambiente cálido y húmedo
característico de un clima subtropical a tropical. Engelhardt, Berry y Florin, sobre la base de la
microflora, concuerdan en concluir que el Terciario de Arauco-Concepción no contiene elementos
de la flora actual de Chile central, y sí de la moderna flora de América tropical al este de Los Andes.
Por lo tanto, el clima era más húmedo y cálido que el actual clima de la zona (Palma-Heldt, 1980).

La parte basal de la Formación Cosmito puede ser correlacionada con el miembro Lota de la
Formación Curanilahue, dada la presencia de Haloragacidites harrisii, Cyathidites minor,
Clavifera triplex, Gleicheniidites senonicus y Laevigatosporites sp., darían indicios de un
paleoclima tropical a subtropical con un ambiente predominantemente húmedo con influencia
marino-costera.

La parte intermedia de la Formación Cosmito, la cual podría correlacionarse con el Miembro


Intercalación de la Formación Curanilahue, secuencia de origen marino, presenta abundantes trazas
fósiles, destacando la presencia de Thalassinoides y Ophiomorpha en litologías de grano fino como
en areniscas conglomerádicas, las cuales aparecen de forma característica en rocas formadas en
aguas someras.
44

Para la parte superior de la Formación Cosmito, la cual es correlacionable con el Miembro Colico
de la Formación Curanilahue, secuencia principalmente de origen continental, la presencia de
abundantes representantes de las pteridophytas y la escasa frecuencia de Haloragacidites harrisii,
indicarían un ambiente predominantemente húmedo con influencia marino-costera, sumado a esto
se destaca la presencia de Spinizonocolpites echinatus y Botryococcus braunii, los cuales podrían,
además, indicar un ambiente fluvio-deltaico o de manglar.

La ausencia del género Nothofagidites sp. en la Formación Curanilahue y su aparición en


formaciones más jóvenes, permite deducir que durante el Eoceno inferior en la zona las condiciones
ambientales eran de extrema humedad y temperatura. Tanto las Proteaceae como las Myrtaceae
alcanzan un mayor desarrollo en climas húmedos, cercanos a corrientes de agua (Palma-Heldt,
1980).

De forma complementaria, la presencia de restos fósiles vegetales y capas carbonosas indicarían


un ambiente continental pantanoso. A esto, se suma la existencia de trazas fósiles correspondientes
a las icnofacies de Skolithos, Thalassinoides y Ophiomorpha, características de ambientes marino-
costero de alta a moderada energía, lo que podría ser indicativo de un ambiente de tipo deltaico, en
el cual durante períodos transgresivos, puede darse la acumulación de materia vegetal y formar
posteriormente las pequeñas franjas carbonosas observadas en terreno.

4.3.1.5 DISCUSIÓN

A nivel regional se encuentran descritas varias formaciones con edad Eoceno inferior, entre ellas,
Formación Curanilahue, Formación Cerro Alto, Formación Boca Lebu y Formación Cosmito.

Para efecto de este informe y considerando la escala de mapeo centrada en la zona de Concepción,
es que se consideran las rocas estratificadas de edad Eoceno inferior como secuencias
correspondientes a la Formación Cosmito, además, se considera la cercanía a la localidad del
mismo nombre presente en el área de estudio junto a las características litológicas y fosilíferas
mencionadas anteriormente.

La Formación Cerro Alto definida por Frutos y otros (1982) en la Isla Quiriquina, es
correlacionable con la Formación Curanilahue, definida por Muñoz.Cristi (1956) en Curanilahue,
45

en la parte oriental de la meseta de Arauco. Ambas formaciones son correlacionables con la


Formación Cosmito.

Se descarta la Formación Boca Lebu (Muñoz-Cristi, 1956) por ser una secuencia principalmente
marina, por su ubicación en Punta Boca Lebu y además, sobreyace a la Formación Curanilahue,
por lo que no se puede correlacionar con las formaciones ya mencionadas.

4.3.2 FORMACIÓN ANDALIÉN

4.3.2.1 DEFINICIÓN Y RELACIONES ESTRATIGRÁFICAS

Corresponde a una secuencia sedimentaria que se dispone de forma horizontal a sub-horizontal.


Estas rocas sobreyacen en discordancia angular a las rocas de la Fm. Quiriquina y Fm. Cosmito.
Adicionalmente, también se observó que estas rocas se encontraban en inconformidad con las rocas
intrusivas Paleozoicas del área de estudio. Quezada (1996), menciona que esta discordancia es
angular y erosiva, pero no hace referencia a que esta formación se encuentre en inconformidad con
el Batolito Costero. El límite superior de esta formación está marcado por una discordancia erosiva
con los sedimentos no consolidados del área estudio. Quezada (1996), también hace alusión a la
existencia de esta discordancia de erosión, especificando que son los sedimentos no consolidados
de las arenas del Bío-Bío los que sobreyacen a Fm. Andalién. Además, menciona que, en algunos
lomajes, la Fm. Andalién constituye la actual superficie de erosión.

4.3.2.2 DISTRIBUCIÓN

Esta formación, aflora de forma restringida en las partes más altas de los cerros del área de estudio,
principalmente en las cercanías de Penco y Concepción. Por otro lado, también fue descrita en las
localidades de Coliumo y Tomé.

4.3.2.3 LITOLOGÍA

Conglomerados y areniscas, más algunos niveles ocasionales de fangolitas. Respecto a los


conglomerados, estos son mal seleccionados, matriz-soportados y polimícticos, presentando un alto
46

grado de meteorización en la matriz, lo cual le otorga colores rojizos y un aspecto terroso. Quezada
(1996), menciona que en el sector nororiental de la ciudad de Concepción se encuentra una
secuencia de conglomerados, areniscas y limolitas muy meteorizadas con baja cohesión, siendo
esto consistente con las observaciones de terreno. Por su parte, Galli (1967) también hace referencia
al alto grado de meteorización de la roca, pero sin advertir la presencia de niveles de finos. Los
clastos, son redondeados a sub-redondeados, alargados, de baja esfericidad (tienen formas
prismoidales) y presentan tamaños variables, abarcando desde los 2 cm de diámetro hasta los 50
cm de diámetro (medidos a lo largo del eje mayor de los clastos), con una moda en torno a los 10-
15 cm. El arreglo de los clastos es generalmente caótico, existiendo la presencia de clastos incluso
en posiciones verticales. Composicionalmente, los clastos son tanto líticos como monominerales,
donde predominan los clastos líticos. Galli (1967), menciona la existencia de clastos de tamaño
métrico en algunos afloramientos asignados a Fm. Andalién. En detalle, los líticos corresponden a
filitas y esquistos micáceos para los metamórficos, tonalitas para los ígneos y areniscas verdes de
grano medio-fino más fangolitas para los líticos sedimentarios donde en estos últimos, se pudieron
encontrar trazas fósiles. Galli (1967), también menciona la existencia de clastos graníticos dentro
de los ígneos, más clastos de sílex y cuarcita, los cuales probablemente se corresponden con los
clastos de cuarzo monomineral observados. La matriz del conglomerado, fue descrita como tamaño
arcilla con algunas excepciones donde esta alcanza tamaños de arena fina. Esto, difiere de la
descripción más tradicional de Galli (1967) que menciona que la matriz es arenosa tamaño medio-
grueso, diferencias que probablemente se deben al paso del tiempo y el avance de la oxidación y
meteorización. Finalmente, las areniscas corresponden a areniscas de grano medio, en parte
conglomerádicas con abundantes clastos líticos (clasificadas composicionalmente como
litoarenitas), las cuales presentan en algunos afloramientos niveles de fangolitas de colores claros
(anaranjadas, blancas y grises principalmente) con abundante cantidad de materia orgánica.

4.3.2.4 EDAD Y CORRELACIONES ESTRATIGRÁFICAS

Debido a que no se encontraron fósiles asociados a esta formación durante la campaña de terreno,
solo se puede asignar una edad relativa comparando con los estratos superiores e inferiores. Basado
en esto, Galli (1967) asigna una edad de Plioceno-Pleistoceno para la Fm. Andalién. Por otro lado,
Brüggen (1950, p.64) correlaciona rocas de la península de Arauco que se encuentran cubriendo
una terraza entre 50 y 100 m más alta que la meseta Pliocena adyacente, con materiales aterrazados
47

de las serranías bajas entre Concepción y Penco, que posiblemente corresponden a Fm. Andalién,
sugiriendo una edad máxima de Plioceno para dichas rocas. García (1966), refiriéndose a las
mismas rocas que Brüggen (y por tanto a Fm. Andalién), menciona que materiales adosados sobre
terrazas sub-horizontales en la parte occidental de la Cordillera de la Costa en varias localidades,
pueden correlacionarse con la Fm. Tubul, la cual es de edad Pliocena.

4.3.2.5 INTERPRETACIÓN DE AMBIENTE

Lo más probable, es que la mayor parte de los depósitos asignados a esta formación, correspondan
a depósitos aluviales. Esto, se interpreta principalmente sobre la base de que los conglomerados de
Fm. Andalién tienen mala selección, sus clastos carecen de una orientación preferencial (habiendo
algunos que se disponen en posiciones sub-verticales) y que además son matriz-soportados. Lo
anterior, implica la participación de un flujo viscoso, con un alto grado de competencia para poder
transportar clastos de distintos tamaños, incluyendo clastos del tamaño de bloques, los cuales son
inusuales en los sistemas puramente fluviales. Adicionalmente, los colores rojizos exhibidos por la
matriz implican un alto grado de oxidación de la roca y por tanto, que estas se formaron en
condiciones sub-aéreas las cuales se corresponden con las condiciones de formación de los
depósitos aluviales. Por otro lado, la redondez atípica de los clastos puede ser explicada a partir
de dos razones. La primera, es que sea una característica heredada del material que fue retrabajado
y la segunda, es que el grado de transporte del sedimento haya sido relativamente superior a la
regla de este tipo de depósitos, principalmente por el efecto del clima húmedo que ha predominado
en esta zona, lo cual implica una participación mucho mayor del agua, comparado con los típicos
depósitos aluviales que se forman en climas áridos. Esto último, es de especial importancia, ya que
pone estos depósitos en estrecha relación con los sistemas fluviales. Por otro lado, es importante
recalcar que de forma minoritaria, algunos depósitos asignados a esta formación corresponden a
conglomerados clasto-soportados y con selección moderada, características que son típicas de las
partes altas de los sistemas fluviales en condiciones de alta energía. Estas últimas observaciones,
son similares a lo mencionado por Quezada (1996), el cual asigna un ambiente fluvial a estos
depósitos principalmente basado en la redondez de los clastos y en la fábrica clasto-soportada de
los conglomerados que observó. Galli (1967), menciona que durante el Plioceno, una peneplanicie
dentro del área de estudio fue disectada por la rápida excavación vertical de las redes fluviales,
48

rejuvenecidas por la elevación epirogénica del área y por una tectónica de bloques. Los productos
de la erosión, se acumularon en parte en el piedemonte del flanco costanero pacífico, donde en el
área de Concepción, los remanentes de estos depósitos se agrupan en la Fm. Andalién. En
conclusión, el ambiente de depositación de esta formación, se interpreta como continental,
relacionado al desarrollo de los sistemas fluvio-aluviales durante el Plioceno-Pleistoceno.

4.3.2.5 DISCUSIÓN

La asignación de esta formación, se hizo basada principalmente en función de las características


litológicas observadas en terreno, esencialmente a partir de los conglomerados antes mencionados.
Por otro lado, de forma conjunta con lo anterior, se utilizó como criterios que los estratos de Fm.
Andalién se disponen de forma horizontal, y que el ambiente de depositación sea continental.
Dentro de todas las formaciones consideradas, la Fm. Andalién (y sus formaciones correlacionables
como Fm. Tubul) es la única que presenta dicha disposición de las capas.
49

4.3.3 DEPÓSITOS CUATERNARIOS

4.3.3.1 DEFINICIÓN Y RELACIONES ESTRATIGRÁFICAS

Corresponden a los depósitos de sedimentos no consolidados a semi-consolidados, de edad Pleisto-


Holoceno, formados por la meteorización de rocas preexistentes. Con este nombre se agrupan los
depósitos de origen eólico, fluvial, coluvial y aluvial.

Según lo observado en el área de estudio, esta unidad sobreyace en discordancia angular a las
formaciones Quiriquina y Cosmito, en paraconformidad a la Formación Andalién y se encuentra
en inconformidad sobre las unidades intrusivas y metamórficas presentes en la zona.

4.3.3.2 DISTRIBUCIÓN

Esta unidad se encuentra principalmente en la zona centro sur del área de estudio, abarcando gran
extensión en zonas de baja elevación, altamente pobladas y también, en los bordes costeros.

4.3.3.3 DEPÓSITOS FLUVIALES

Sedimento semi-consolidado o no consolidado, principalmente, arenas con granulometrías que van


desde muy fina a gruesa, las cuales se encuentran interestratificadas con depósitos coluviales. Se
encuentran formando depósitos aterrazados y en barras de arena actuales.

Estos depósitos se encuentran asociados a cursos de aguas superficiales, siendo el de mayor


relevancia en el área de estudio, el río Biobío. Su curso actual y migraciones anteriores han
permitido la depositación de bancos de arena de grano fino a grueso, con presencia local de
sedimentos de mayor tamaño.

4.3.3.4 DEPÓSITOS LITORALES

Sedimentos generalmente no consolidados que se distribuyen con orientación NNE - SSW,


predominan arenas y en menor medida limos y se encuentran como franjas de varios kilómetros de
largo o en áreas monticuladas en los bordes de las zonas costeras.
50

5. ROCAS INTRUSIVAS

5.1 GENERALIDADES

Se reconocen 4 unidades litodémicas. Cada una de ellas se define principalmente por las litologías,
cuyas extensiones individuales no son del todo claras entre sí, pero que en su conjunto sí se pueden
establecer límites, ya sea geográficos o por discontinuidad de los afloramientos, con otro conjunto
de rocas que afloran en otro sector del área de estudio. Adicionalmente, cada unidad litodémica
comprende litologías únicas no identificables en otra.

Las unidades litodémicas Dioritas Pingueral, Granitoides Cerro Caracol y Tonalitas Penco
conforman la Suite Intrusiva Concepción. Esta se ubica en la Cordillera de la Costa y es parte de
los intrusivos Paleozoicos del Batolito Costero del sur. La cuarta unidad litodémica son los
Monzogranitos Hualpén, ubicados principalmente en la península homónima. Son los cuerpos
intrusivos más jóvenes y occidentales del área de estudio.

5.2 SUITE INTRUSIVA CONCEPCIÓN

5.2.1 DIORITAS PINGUERAL

5.2.1.1 DEFINICIÓN, DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE CONTACTO

Se definen como las Dioritas Pingueral al conjunto de rocas intrusivas que se distribuyen en la
parte norte del área de estudio (Figura 5.1), específicamente en Pingueral, Península de Coliumo y
de forma aislada en las playas ubicadas entre Lirquén y Tomé. Este conjunto de rocas esta
relacionado espacialmente, y además, incluyen las litologías menos diferenciadas descritas en la
zona de estudio. Se encuentran en yuxtaposición con la Serie Oriental, ya sea por intrusión o por
fallas. Subyace en inconformidad a la formación Quiriquina, Cosmito y Andalién.

5.2.1.2 PETROGRAFÍA

Esta unidad litodémica está compuesta por dioritas, dioritas cuarcíferas, tonalitas y cuerpos
hipabisales menores (Figura 5.2).
51

Figura 5.1: Mapa de rocas intrusiva.


52

Figura 5.2: Triángulo QAP para Dioritas Pingueral. Estos diagramas fueron realizados con la información del
anexo 1.1.

Las dioritas varían entre rocas leucocráticas y mesocráticas, además, poseen una textura fanerítica
equigranular o seriada. Las plagioclasas son el principal componente, variado en cantidad entre 43
y 92%, y cuyos cristales no superan los 2,5 mm de largo. Hay una ausencia total de feldespatos
potásicos, mientras que el cuarzo se presenta ocasionalmente y en cantidades muy pequeñas (<3%).
La biotita y anfíboles conforman una importante proporción de la roca, a veces, alcanzan el 52% y
40% respectivamente. La alteración a clorita de estos últimos minerales provoca que la roca
adquiera una coloración verdosa.

Las dioritas cuarcíferas presentan una textura fanerítica equigranular media a fina, ocasionalmente
porfídica. Son rocas principalmente leucocráticas, cuyo índice de color promedio supera el 20%.
Las plagioclasas siempre se encuentran en cantidades superiores al 60%, mientras el cuarzo lo hace
con un promedio de 13%. La biotita también tiene una presencia importante, oscilando entre el 15
y 27%. No se reportan anfíboles en rocas de esta composición.
53

Las tonalitas presentan una textura fanerítica equigranular media. Poseen un índice de color
promedio de 18%, es decir, son rocas leucocráticas. La cantidad de plagioclasa es muy variable
(29-67%). En cambio, el cuarzo ocurre en pequeñas cantidades en las cercanías de Pingueral (18%),
mientras que en Coliumo oscila entre los 32 y 53%. La proporción de biotita es casi un constante
en este tipo de rocas, ~18%.

También, asociados a esta unidad, se encuentran cuerpos hipabisales, los cuales cortan
principalmente a rocas metamórficas de la Serie Oriental alcanzando incluso los 3,5 m de espesor
(Figura 5.3). Estos comprenden las litologías de diorita, tonalita y granitoides ricos en cuarzo. No
se reporta la presencia de feldespato potásico, y frecuentemente se observan cuerpos silicificados,
dejando abierta la posibilidad de sobreestimación en la proporción de cuarzo, debido al diminuto
tamaño de los cristales primarios y secundarios.

Figura 5.3 Dique punta de parra. Dique diorítico intruyendo rocas metamórficas en las cercanías de la playa
Punta de Parra.

Los cuerpos hipabisales que se encuentran intruyendo a dioritas y tonalitas son menos abundantes
y de espesores inferiores a 1 m (Figura 5.4). Composicionalmente se reconocieron cuerpos
tonalíticos cercanos a la costa (Coliumo y Pingueral) y dioríticos hacia la Cordillera de la Costa
(Parcela los Aromos y Menque).
54

Figura 5.4 Diques y xenolitos en Pingueral. Vista en planta de un afloramiento localizado


en la playa de Pingueral. Las líneas punteadas rojas delimitas pequeños diques,
mientras que las líneas punteadas amarillas delimitan xenolitos.

En Dichato se reportan migmatitas con una orientación aproximada de N14ºE cuyo melanosoma
corresponde al basamento metamórfico de la Serie Oriental (Figura 5.5). Por otra parte, en
Pingueral y Coliumo, contenidos mayoritariamente en tonalitas, se observaron xenolitos de
composición diorita cuarcífera, los cuales varían en tamaño desde unos cuantos centímetros hasta
los 2 m de longitud (Figura5.4). Finalmente, Pingueral es la única localidad del área de estudio en
donde se reportan xenolitos foliados, rectangulares, correspondientes a rocas metamórficas.
55

Tn

Figura 5.5 Migmatitas. Vista en planta de afloramiento localizado en Dichato.


Las líneas segmentadas moradas delimitan el melanosoma,
correspondiente a filitas de la Serie Oriental. Por su parte, el
leucosoma está compuesto por tonalitas pertenecientes a Dioritas
Pingueral. Tn: Tonalita.

5.2.2 GRANITOIDES CERRO CARACOL

5.2.2.1 DEFINICIÓN, DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE CONTACTO

Se definen como Granitoides Cerro Caracol a las litologías más diferenciadas que se encuentran en
la Cordillera de la Costa de la zona estudiada, las cuales afloran principalmente en la porción sur
del área de estudio (Figura 5.1), como por ejemplo en el Cerro Caracol, Rotonda Palomares,
Cantera Giacaman, Ruta 146, etc. No se observan claramente sus relaciones de contactos con otras
unidades del área de estudio, principalmente porque las rocas que componen a este litodema se
concentran en los cerros del sur del área de estudio, el cual está separado de las tonalitas penco por
el valle del río Andalién.

5.2.2.2 PETROGRAFÍA

Esta unidad litodémica está compuesto por tonalitas, granodioritas y granitos (Figura 5.6).

Las tonalitas se caracterizan por presentar una textura fanerítica equigranular con cristales que en
su mayoría superan el milímetro de largo, y conformarse de proporciones similares entre cuarzo y
56

plagioclasa. El feldespato potásico, al igual que en todas las litologías de este litodema, es blanco
y se encuentra en muy bajas cantidades. La biotita no es tan abundante como en el caso de las
Tonalitas Penco (ver sección 5.2.3.2), aunque de igual manera está presente.

Figura 5.6: Triángulo QAP para Granitoides Cerro Caracol. Estos diagramas fueron realizados con la
información del anexo 1.1.

Las granodioritas poseen textura equigranular y de grano más fino que las tonalitas. En
comparación a estas últimas, aumenta la cantidad de feldespato potásico, y el cuarzo es levemente
más abundante que la plagioclasa. La biotita y muscovita conforman aproximadamente el 8% y
13%, respectivamente, de la composición de las granodioritas.

La presencia de granitos es lo que diferencia a este litodema de los otros descritos en la Cordillera
de la Costa. Se presentan como rocas totalmente leucocráticas y con texturas variables, aunque
predominan las inequigranulares. Composicionalmente abarcan los campos de monzogranitos y
sienogranitos con feldespato potásico blanco, el cual, en determinadas ocasiones, se presenta como
fenocristal alcanzando hasta los 5 centímetros de largo (Figura 5.7). Minerales máficos, como la
biotita y muscovita están presentes en cantidades que no superan el 25% en conjunto.
57

A) B)

C)

Figura 5.7: Feldespatos alcalinos y xenolitos. A) Feldespatos alcalinos tabulares y alargados que
alcanzan hasta los 2 cm de largo en la rotonda palomares. B) Feldespato alcalino de
aproximadamente 5 cm de largo en un monzogranito, tal afloramiento se localiza en el
sector de san Jorge. C) Xenolito delimitado por una línea segmentada amarilla, su
composición es diorítica y se encontró en la rotonda palomares.

También se observó la presencia de xenolitos (Figura 5.7), cuya granulometría es bastante fina. Su
tonalidad es oscura y en terreno se reconoció que tienen una composición diorítica. Estos fueron
identificados desde la Rotonda Palomares hacia el este, por la ruta-146, camino a Cabrero.

5.2.3 TONALITAS PENCO

5.2.3.1 DEFINICIÓN, DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE CONTACTO

Se define como Tonalitas Penco a las rocas de composición intermedia que afloran en la Cordillera
de la Costa y en la base de los Cerros Islas del área de estudio (Figura 5.1). Es el litodema de mayor
superficie definido en este informe, y se extiende de manera continua desde la comuna de Tomé,
por el norte, hasta la Ruta-146, por el sur. Se encuentra intruyendo a la Serie Oriental y subyaciendo
a las Formaciones Quiriquina y Cosmito. También se identificó en contacto por falla con esta
última
58

5.2.3.2 PETROGRAFÍA

Este litodema está compuesto casi completamente de tonalitas. Solo se obtuvo una muestra de
monzogranito (Figura 5.8).

Figura 5.8: Triángulo QAP para Tonalitas Penco. Estos diagramas fueron realizados con la información del
anexo 1.1.

Las tonalitas son exclusivamente leucocráticas. Se presenta cuarzos y plagioclasas subhedrales,


cuya porción es variable, desde 23% a 49% y 30% a 53%, respectivamente, mientras que el
feldespato potásico está totalmente ausente. La biotita es otra fase constante en este litodema,
variando entre el 7% y 21% de la composición total de la roca. El Curso de geología de campo
(2017) reportó la presencia de granates subhedrales, cuyo diámetro oscila entre los 3 y 4
milímetros, en las cercanías de la empresa Biolantánidos, Penco. Las texturas son principalmente
equigranulares medias a finas.
59

El monzogranito se reportó en rodados de gran tamaño encontrados en una cantera abandonada al


este de Penco. Debido a la abrupta pendiente de las paredes y a la densa vegetación, no se pudo
acceder al afloramiento, sin embargo, y a pesar del dominio de las rocas metamórficas aflorando
en la cantera, el gran tamaño de los rodados supone que el origen más probable de los
monzogranitos sería la propia cantera. Texturalmente corresponde a una roca fanerítica
equigranular, cuyos cristales promedian 8 mm de largo. Además posee importantes proporciones
de biotita y anfíbol, 20% y 10% respectivamente. Finalmente, en los mismos rodados se
encontraron abundantes xenolitos, cuya composición corresponde a monzodiorita cuarcífera, con
un importante contenido de anfíbol (80%).

Cabe recalcar que la mayoría de los afloramientos de esta unidad, visitados en terreno, presentaban
un estado bastante avanzado de meteorización y de desarrollo de suelo.

La presencia del monzogranito podría dar paso a cierta similitud entre esta unidad litodémica y los
Granitoides Cerro Caracol. La mala calidad de los afloramientos puede estar condicionados por
factores ambientales que dominan este sector, y no sólo a la litología. Lo anterior podría
condicionar una mala toma de datos, la cual no sería representativa, dando paso así a que las
Tonalitas Penco y los Granitoides Cerro Caracol sean en realidad un solo litodema. Tal afirmación
está basada en varios supuestos, de los cuales no se tienen los suficientes datos para confirmarlos,
además, se considera que la presencia del monzogranito es demasiado puntual y de dudosa fuente.
Por lo tanto, la clasificación utilizada en este informe se justifica para describir de la manera más
objetiva posible las rocas ígneas presentes en el área de estudio.

5.3 MONZOGRANITOS HUALPÉN

5.3.1 DEFINICIÓN, DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE CONTACTO

Se define como Monzogranitos Hualpén a las rocas plutónicas que se restringen espacialmente a
las Penínsulas de Hualpén y Tumbes (Figura 5.1). Este litodema, de manera similar a los
Granitoides Cerro Caracol, comprende las litologías más diferenciadas del área de estudio, sin
embargo no hay relación espacial ni de edad con estos últimos (ver sección 5.4.2). Se dispone en
contacto por falla con la Serie Occidental.
60

5.3.2 PETROGRAFÍA

Este litodema está compuesto por granitos, siendo en su mayoría monzogranitos, mientras que los
sienogranitos se presentan de manera aislada (Figura 5.9).

Figura 5.9: Triángulo QAP para Monzogranitos Hualpén. Estos diagramas fueron realizados con la
información del anexo 1.1.

Los monzogranitos reconocidos son tanto hololeucocráticos, como leucocráticos. Presentan


texturas faneríticas equigranular de grano medio a grueso. La proporción de cuarzo (27-35%),
plagioclasa (24-38%) y feldespato potásico (22-29%) es similar en todas las muestras analizadas.
El cuarzo ocurre principalmente de manera anhedral, mientras que la plagioclasa y feldespato
potásico lo hacen como cristales subhedrales a euhedrales. La biotita y la muscovita son los
principales minerales accesorios, pese a que ninguno supera el 11% del total de la roca.

Esta unidad intrusiva es la única en la cual se identificó turmalina durante la campaña de terreno,
a pesar de ser en pequeñas cantidades (<3%). Esta ocurre como relleno en cavidades miarolíticas,
junto con cristales de cuarzo, y rodeadas por feldespato alcalino (Figura 5.10).
61

Feld K

Qz
Tur

Figura 5.10: Cavidades Miarolíticas. Compuestas por un núcleo de


Turmalina y cuarzo, y un halo de feldespato potásico.
Tur: Turmalina. Qz: Cuarzo. Feld K: Feldespato potásico

La unidad incluye diques de composición aplítica y diorítica, siendo estos últimos los más
abundantes. Los cuerpos aplíticos se encuentran ocasionalmente en Caleta Lenga, cuyos espesores
rondan los 50 cm. Por otro lado, los cuerpos hipabisales de composición diorítica, se localizan en
su totalidad en la Península de Tumbes (Figura 5.11). Estos últimos tienen geometría tabular,
alcanzan hasta los 10 m de espesor e intruyen exclusivamente a rocas metamórficas. Además, son
mesocráticos y con textura porfídica, cuyo principal fenocristal es la plagioclasa.

No se registraron xenolitos en este litodema.

Figura 5.11: Dique en Serie Occidental. El dique tiene


una coloración parduzca, además, se logra
apreciar cuarzo de segregación de color
blanco.
62

5.4 EDAD Y CORRELACIONES

5.4.1 SUITE INTRUSIVA CONCEPCIÓN

En el área de estudio, la Suite Intrusiva Concepción se encuentra intruyendo a rocas metamórficas,


correspondientes a la Serie Oriental de edad Mississippiano. Además, se encuentra infrayaciendo
en inconformidad a rocas del Cretácico Superior y Eoceno. Por lo anterior, se determina una edad
máxima del Mississipiano y una edad mínima del Cretácico Superior.

Estudios geocronológicos permiten acotar aún más la edad de las rocas pertenecientes a esta suite.
En la tabla 5.1 se muestra un resumen de las muestras que han sido obtenidas en el área de estudio
por diferentes investigadores, determinando una edad aproximada de 306-310 Ma, es decir,
Pensilvaniano Medio-Superior.

Tabla 5.1 Edades Suite Intrusiva Concepción. Los siguientes datos son una recopilación de
datos de diferentes autores y técnicas usadas para determinar la edad de las rocas
que forman parte de la Suite Intrusiva Concepción.

Edad (Ma) Método Mineral Localidad Autor


306 ± 6 K - Ar Biotita Dichato Hervé y otros (1988)
310 ± 20 K - Ar Biotita Concepción Hervé y otros (1988)
310,6 ± 2,3 U. - Pb Circón Punta Cullín, Coliumo Deckart y otros (2014)
306 ± 6 Rb - Sr Mica Blanca Cantera Giacaman Lucassen y otros (2004)
306 ± 5 Rb – Sr Plagioclasa Cantera Giacaman Lucassen y otros (2004)

La distribución y petrografía de la Suite Intrusiva Concepción es coincidente con importantes


unidades descritas, a escala regional, en trabajos anteriores. Ejemplo de esto son los Granitoides
de Concepción (Creixell, 2001), los cuales, dadas sus características petrológicas y distribución
espacial, se correlacionan directamente con los litodemas Granitoides Cerro Caracol y parte de las
Tonalitas Penco, definidos en el presente informe. A su vez, todos estos cuerpos plutónicos
nombrados anteriormente, pertenecen a los intrusivos Paleozoicos del Batolito Costero del Sur
(Hervé y otros, 1987), cuya edad es Carbonífero Superior-Pérmico (Hervé y otros, 1988; Creixell,
2001). Las edades de las rocas Paleozoicas que componen al Batolito Costero del Sur no varían
significativamente (Deckart y otros, 2014), por lo tanto, asignar la edad Pensilvaniano a la porción
comprendida en la presente área de estudio, sería correcto.
63

5.4.2 MONZOGRANITOS HUALPÉN

Los Monzogranitos Hualpén se encuentran intruyendo a rocas metamórficas de la Serie Occidental


de edad Pensilvaniana. Esto indicaría una edad máxima de emplazamiento del Pensilvaniano. No
se reconoce alguna unidad litoestratigráfica sobreyaciendo a este litodema.

Dataciones radiométrica realizadas por diferentes autores (Tabla 5.2) arrojan una edad aproximada
entre 215 y 227 Ma, es decir, Noriense, Triásico Superior.

Tabla 5.2: Edades Monzogranito Hualpén. Los siguientes datos son una recopilación de
datos de diferentes autores y técnicas usadas para determinar la edad de las rocas
que forman parte del litodema Monzogranitos Hualpén.

Edad Método Mineral Localidad Autor


215 ± 4 K - Ar Biotita Cerro Tetas Hervé y otros (1988)
220 ± 5 Rb - Sr Mica Blanca Península de Hualpén Lucassen y otros (2004)
216 ± 1 Rb – Sr Roca Completa Península de Hualpén Lucassen y otros (2004)
222 ± 2 Rb – Sr Mica Blanca Península de Hualpén Lucassen y otros (2004)
222 ± 5 Rb – Sr Roca Completa Península de Hualpén Lucassen y otros (2004)
227 ± 7 Rb – Sr - Península de Hualpén Glodny y otros (2005)

Creixell (2001) se refiere a este litodema como el Plutón Hualpén, y es el mismo autor quien debido
al modo de emplazamiento, poca extensión y sus características petrográficas y geoquímicas, lo
correlaciona con los cuerpos intrusivos Triásicos de Chile central, como los que se encuentran en
las costas de Constitución y Pichilemu.

5.5 EVOLUCIÓN

5.5.1 SUITE INTRUSIVA CONCEPCIÓN

Como se mencionó anteriormente, estas rocas forman parte del Batolito Costero del Sur (Hervé y
otros, 1987). Este cuerpo está compuesto por diferentes litologías que, a pesar de ser distintas,
evolucionaron a partir de una fuente en común (Creixell, 2001). Es por este motivo que al estudiar
la evolución del Batolito Costero del Sur, no habrá diferencia con la evolución de los distintos
litodemas que lo componen, en este caso, la Suite Intrusiva Concepción.
64

Este cuerpo se emplazó en el margen sudoccidental de Gondwana en un ambiente geotectónico de


subducción (Creixell, 2001; Deckart y otros, 2014) sobre las secuencias metasedimentarias del
Carbonífero. La intrusión tomó un corto periodo de tiempo, alrededor de 20 Ma (Deckart y otros,
2001) y es cercana, o casi contemporánea, con el metamorfismo de la Serie Oriental (Hervé y otros,
1988). El emplazamiento es mesozonal (Creixell, 2001) sobre un continente de Gondwana que
permaneció estacionario (Deckart y otros, 2001; del Rey y otros, 2016) hasta el cierre del mar de
Rheic (formación de Pangea); posteriormente el arco habría migrado al este.

El ambiente de arco volcánico del batolito sería concordante con la afinidad calcoalcalina de estas
rocas (Creixell, 2001). Por otro lado, la fuente de estos magmas corresponde al manto superior
87
(Hervé y otros, 1988), con altas razones de Sr/86Sr. Esta anomalía geoquímica se relaciona
estrechamente con un aporte de material cortical. Una posible fuente mantélica ‘fosilizada’ con un
enriquecimiento de Sr a partir del Rb, ha sido propuesta (Hervé y otros, 1988), sin embargo,
estudios más recientes (Deckart y otros, 2014; Vásquez y otros, 2011), revelan la existencia de una
corteza Paleozoica en donde se estacionaron estos magmas y, a su vez, la habrían asimilado.

Luego de la cristalización del Batolito Costero del Sur, este cuerpo exhumó y/o enfrió rápidamente
sin haber sufrido eventos posteriores de calentamiento (Hervé y otros, 1988). Esta idea se basa en
la concordancia de edades que arrojan los distintos métodos geocronológicos en el área de estudio
(Tabla 1), a pesar de que pertenecen a diferentes sistemas que tienen sus propias temperaturas de
apertura.

La cercanía del arco Paleozoico con la actual fosa oceánica se debe a la pérdida de la corteza de
antearco, principalmente durante el Mesozoico, ya sea por erosión por subducción (Mpodozis y
Ramos, 1989) o por delaminación (Parada y otros, 1999)
65

5.5.2 MONZOGRANITOS HUALPÉN

Los Monzongranitos Hualpén, junto con otros cuerpos intrusivos del Mesozoico temprano, tales
como, Granito La Estrella, Granitos Pichilemu, Granito Constitución, Plutón Cobquecura, Plutón
Cerros de Hualve y los Intrusivos Montecillos, conforman un magmatismo transicional entre la
Orogenia Gondwánica y la Andina (Vásquez y otros, 2011). Los afloramientos de estos litodemas
son discontinuos y ocurren alrededor de la Cordillera de la Costa entre los 34°S y 37°S. Los
Monzogranitos Hualpén pertenecen al inicio de esta etapa transicional (Vásquez y otros, 2011) y
se caracteriza por lo diferenciado de sus componentes.

Anomalías negativas de Eu, bajos contenidos de Ba y Sr, y altos contenidos de Rb, serían indicios
del importante fraccionamiento de plagioclasa en las etapas temprana. La presencia de turmalina
se relaciona a magmas ricos en volátiles. Además, el enriquecimiento de incompatibles y los altos
contenidos de F y razones elevadas de Fe/(Fe+Mg) en las micas blancas y biotitas, evidencian la
naturaleza diferenciada del magma a partir del cual evolucionó este litodema (Creixell, 2001;
Vásquez y otros, 2011). El aporte cortical es menor que en el caso del Batolito Costero del Sur
(Vásquez y otros, 2011).

El contacto planar con las rocas de la Serie Occidental, una aureola de contacto reducida, miarolas
de turmalina, cuarzo y feldespato potásico, ausencia de xenolitos y la ausencia de estructuras de
deformación interna implicaría un emplazamiento epizonal (<10 km) en condiciones de
deformación frágil (Creixell, 2001; Vásquez y otros, 2011).

El emplazamiento de los cuerpos plutónicos del Mesozoico temprano se enmarcan en un ambiente


extensional (Vásquez y otros, 2001; Parada y otros, 1999; Franzese y Spalletti, 2001; Mpodozis y
Ramos, 1989; Creixell, 2001), identificado por el modo de emplazamiento de tales cuerpos y por
la presencia de cuencas Triásicas de rápida subducción tanto en Chile como en Argentina (Glodny
y otros, 2005; Vásquez y otros, 2001), sin embargo, no es del todo claro el contexto geotectónico.

Los primeros trabajos al respecto asocian de manera directa la extensión con los inicios de la
división de Gondwana (Charrier, 1979; Uliana y otros, 1989). Otros, la atribuyen a un rollback
(Parada y otros, 1999; Glodny y otros, 2005), acompañado de movimientos dextrales en el rumbo,
seguido de un desprendimiento de la placa oceánica subducta, creando así, una ventana
astenosférica que sería la responsable de la creación de estos magmas (Parada y otros, 1999;
66

Franzese y Spalletti, 2001). Estos modelos, en donde no es necesario un escenario de subducción


durante el Mesozoico temprano, fueron aceptados por bastante tiempo. Sin embargo, nuevos
estudios geoquímicos (Vásquez y otros, 2011; Glodny y otros, 2005; del Rey y otros, 2016)
parecieran avalar la continuidad de la subducción al menos, desde el Carbonífero, tal y como se ha
propuesto para el norte de Chile (Coloma y otros, 2017; Oliveros y otros, 2018).

Para algunos autores (del Rey y otros, 2016; Vásquez y otros, 2011) la señal de subducción de los
intrusivos Triásicos es inequívoca, y a pesar de que lo aislado de sus afloramientos no es
concordante con la idea de un arco (Creixell, 2001), estos cuerpos plutónicos son enmarcados en
un contexto de subducción oblicua con un slab de alto ángulo (Vásquez y otros, 2011).

La fuente de los magmas, a partir del cual evolucionaron los Monzogranitos Hualpén
correspondería a una mezcla de manto sub-arco con aporte cortical del basamento Paleozoico
(Vásquez y otros, 2011). La proporción de material juvenil (manto), en comparación con la
contaminación cortical, aumenta desde los intrusivos Paleozoicos, pasando por el Mesozoico
temprano, hasta los primeros cuerpos plutónicos del ciclo Andino. (Vásquez y otros, 2011; Parada
y otros, 1999; Oliveros y otros, 2018).
67

6. ROCAS METAMÓRFICAS

6.1 GENERALIDADES

En este capítulo se describen en detalle las rocas metamórficas (Figura 6.1) que existen en el
área estudiada, corresponden al Basamento del Paleozoico Superior de Chile Central, que
son, en su mayoría, una serie de complejos metamórficos y rocas intrusivas pertenecientes al
Batolito Costero del Sur. Además, se realizan interpretaciones basándose en las estructuras
y deformaciones que dichas rocas contienen.

6.2 SERIE ORIENTAL

6.2.1 DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE CONTACTO

Conjunto de rocas metamórficas que fueron observadas al norte de Concepción, desde Penco
y hasta el sur del río Pingueral. Los contactos más comunes con las otras unidades son en
inconformidad con las unidades sedimentarias, Formación Cosmito y Formación Quiriquina.
Esto se observa en las zonas costeras como en Cocholgüe, Tomé o playa blanca de Coliumo;
y por intrusión del batolito costero, por ejemplo, en la playa blanca de Coliumo, donde se
observó un dique cortando a la unidad.

6.2.2 PETROGRAFÍA Y MINERALOGÍA

Las rocas de la Serie Oriental están formadas principalmente por filitas y esquistos, además
de rocas de menor grado de metamorfismo, como metapelitas y metapsamitas. Afloran
localmente pizarras y migmatitas. La asociación mineralógica típica de las rocas
metamórficas de esta serie es: cuarzo, muscovita, biotita y clorita, esta última como mineral
de alteración. De acuerdo con su abundancia, textura y porfiroblastos presentes, es posible
diferenciar las distintas rocas que componen la unidad. Con las observaciones realizadas en
corte transparente, fue posible separar las rocas de esta serie en dos zonas de metamorfismo:
zona de biotita y zona de andalucita.
68

Figura 6.1: Mapa de distribución series metamórficas


69

Metapsamitas y metapelitas:

En general se componen de filosilicatos (biotita y muscovita), cuarzo y plagioclasas, con un


tamaño menor a 0,5 mm, en la mayoría de las ocasiones. Como mineral de alteración es
posible distinguir clorita, para el caso de la biotita y sericita en el caso de las plagioclasas;
también las rocas tienen cuarzo de segregación, en vetillas con un espesor no mayor a 1 cm,
observadas en cortes transparentes. Poseen textura lepidogranoblástica y una foliación
pizarrosa incipiente. Sumado a lo anterior, algunas muestras tienen brillo satinado y otras
poseen un brillo mate a terroso. En cuanto a las estructuras, principalmente se puede observar
una foliación S1, marcada por la orientación de los filosilicatos.

A nivel de afloramiento se pueden apreciar bandas rítimicas de metapelitas y metapsamitas


que corresponden a metaturbiditas. (Figura 6.2)

Figura 6.2: Metaturbiditas en Punta de Parra, sector norte


70

En las ocasiones que no fue posible observar foliación, se llevó a cabo un análisis de la
cristalinidad de la illita con la finalidad de establecer el grado de metamorfismo de las
muestras (Anexo cristalinidad de la illita). La cristalinidad de la illita o índice de Kübler es
un método de cálculo de temperaturas, que se aplica principalmente a metasedimentos de
muy bajo grado (anquizona) y de bajo grado (epizona). Se basa en el incremento de la
“cristalinidad” de la illita conforme aumenta la temperatura o el grado metamórfico. Su
aumento puede detectarse mediante difracción de rayos X, y mientras menor sea el FWHM
(ancho del peak de la illita a la mitad de su altura) mayor será la temperatura o metamorfismo.
Los resultados (Anexo cristalinidad de la illita), indican que la mayoría de las muestras se
encuentran en la Epizona, con sólo una excepción, que cae en la Anquizona (M17L1-G4,
Anexo 2.3). Tomando esta evidencia y la foliación con características de incipiente observada
en otras muestras silimares, es posible señalar que el grado de metamorfismo es bajo,
equivalente a la facies sub-esquistos verdes. Debido a la poca cantidad de muestras
examinadas, no es posible desarrollar un mapeo.

Pizarras:

Están compuestas por cuarzo y muscovita, además de una importante presencia de materia
orgánica. Los cristales tienen tamaños de grano menores a 0,05 mm, poseen una textura
lepidogranoblástica, una foliación pizarrosa y brillo mate a terroso. Además, existen cortes
transparentes clasificados como pizarras moteadas, con una textura
porfirolepidogranoblástica dada por la presencia de porfiroblastos tanto de biotita, alterados
pervasivamente a clorita, como de albita. Fue posible determinar que los porfiroblastos de
biotita son post S1, debido a la orientación que estos poseen. En cuanto a las estructuras se
observa principalmente un S0 (Figura 6.3), que está dado por las bandas de distinta
composición; por estructuras S1, representadas por la orientación de los filosilicatos y un S2
incipiente, denotado por planos de crenulación incipientes en las bandas de filosilicatos, esta
última estructura se encuentra de manera perpendicular a las dos anteriormente nombradas.
71

Figura 6.3: corte transparente de una pizarra en la que se observa estructura S0.

Filitas:

Las filitas pertenecientes a esta unidad poseen predominancia de filosilicatos en la matriz,


con muscovita, biotita y clorita (en orden decreciente), además de cuarzo, lo que les otorga
una textura lepidogranoblástica o porfirolepidogranoblástica en la totalidad de ellas. El grado
de compactación y metamorfismo les da un clivaje bien desarrollado, foliación esquistosa y
brillo satinado típico de estas rocas. Están como afloramientos más bien locales, de grandes
dimensiones y cercanos a la costa. El porfiroblasto más abundante es la biotita subhedral,
que no supera el milímetro de largo y que en ocasiones se encuentra alterada a clorita.
También puede tener porfiroblastos de muscovita, albita y andalucita, como cristales
subhedrales y alterados princpalmente a arcillas. En relación a las estructuras, éstas
corresponden principalmente a S1 (Figura 6.4) dada por la orientación de los filosilicatos y a
S2, representado por planos de crenulación ortogonales a la estructura S1, en general, esta
última estructura es incipiente.
72

Figura 6.4: Corte transparente de filita en la que se observa estructura S1.


(horizontal en la imagen).

Esquistos:

En cuanto a mineralogía, los esquistos poseen características similares a las filitas, pero sus
cristales alcanzan tamaños visibles, su coloración es grisácea y su textura predominante es
porfidolepidoblástica. Poseen brillo satinado y una foliación bien determinada, donde se
orientan principalmente los filosilicatos que están en la roca (S1). Se evidencian los siguientes
porfiroblastos:

Granate: localmente afloran esquistos con porfiroblastos de granate, subhedrales, de 0,5 mm


de diámetro como moda y localmente de 2 mm. Se encuentran típicamente fracturados. Los
cristales son en general pre-S1, esto último evidenciado por los bordes con biotita en los
porfiroblastos de granate. (Figura 6.5)

Muscovita: estos porfiroblastos son difíciles de distinguir de la matriz macroscópicamente,


pero al microscopio se pueden evidenciar cristales subhedrales de un largo promedio de 1
mm. Hay evidencia de cristales pre y postcinemáticos

Andalucita: los esquistos con porfiroblastos de andalucita, se observan subhedrales y


alterados moderadamente a sericita, de tamaño 0,2 a 1,5 mm de largo. En cuanto a su relación
con las estructuras, estos son post-S1 y pre S2, observado en la orientación de las biotitas
bordeando los porfiroblastos. Afloran localmente en la playa Bellavista de Tomé.
73

Figura 6.5: Esquisto de granates.

Migmatitas:

En terreno constituyen una franja de contacto entre metapelitas y tonalitas, con plegamientos
locales. Leucosoma corresponde a bandas de potencia variable (3-7 mm) constituidas
principalmente de cuarzo. Melanosoma se encuentra foliado, y está constituido
principalmente por micas. Poseen brillo satinado, textura lepidoblástica y foliación
esquistosa. Afloran localmente en la localidad de Menque, Tomé. (Figura 6.6).

6.2.3 PROTOLITO

Las rocas de la Serie Oriental son de origen principalmente sedimentario, esto queda en
evidencia por las texturas y estructuras de este origen que aún se preservan en algunas rocas,
por ejemplo, la alternancia entre protolitos pelíticos y psamíticos, indica una secuencia
turbidítica, es decir, un origen marino, tipo flyschoide según Hervé (1977). Hervé en 1988
propone un ambiente marino de plataforma poco profundo. Cartes en 2004, por el contrario,
señala un ambiente marino de mayor profundidad, basándose en trazas fósiles de la icnofacies
Nereites. Estos sedimentos ingresaron al canal de subducción, siendo afectados por una
acreción frontal, que generó la foliación S1.
74

Figura 6.6: Migmatita en la localidad de Menque, Tomé.

6.3 SERIE OCCIDENTAL

6.3.1 DISTRIBUCIÓN Y RELACIONES DE CONTACTO

Conjunto de rocas metamórficas observadas en el margen occidental del área de estudio,


tanto en la península de Tumbes como en las zonas cercanas a caleta Lenga. Dichas rocas se
corresponden con un metamorfismo de alto P/T, compuesto por esquistos con textura
porfiroblástica y filitas.

Los afloramientos pertenecientes a esta serie, se distribuyen como una franja de orientación
NNE-SSW, limitada en el sur por playa Los Burros y en el norte por la península de Tumbes
(Figura 6.1). Se encuentran en contacto por intrusión con las rocas del Plutón Hualpén,
75

resultando una aureola de metamorfismo de contacto, restringida a unas pocas centenas de


metros, que provoca la recristalizaciòn de las micas en la matriz de las rocas.

6.3.2 PETROGRAFÍA Y MINERALOGÍA

Filitas:

Principalmente tienen una textura lepidoblástica de grano fino, y se componen de cuarzo,


muscovita, biotita y clorita, presentándose granate de manera subordinada. En cortes
transparentes fue posible observar una roca con foliación esquistosa, con bandas de cuarzo y
filosilicatos orientadas, principalmente, según S1 (Figura 6.7). En adición a lo anterior fue
posible observar una foliación de crenulación que se corresponde con S2.

Figura 6.7: Filita de la serie Occidental, en la imagen se observa foliación S1 horizontal en


la imagen.

A escala de afloramiento, algunas filitas poseen un nivel de deformación mayor, en el cual


la superfice S2 puede llegar a formar kink bands. En ellas también es posible observar
alternancias de bandas finas ricas en micas y bandas ricas en cuarzo.
76

Esquistos de mica:

En general tienen una textura porfirogranolepidoblástica, con porfiroblastos de muscovita.


Se observan con un brillo satinado y localmente poseen pequeñas vetillas (pocos mm de
ancho) con cuarzo de segregación.

6.3.3 PROTOLITO

El protolito de la Serie Occidental corresponde principalmente a secuencias pelíticas de


fondo oceánico, basaltos toleíticos y cuerpos ultramáficos, todos ellos parte de un complejo
de acreción y subducción (Hervé, 1988). De las rocas nombradas anteriormente, solo fueron
observadas aquellas con protolito pelítico. Este material ascendió en conjunto con el
sedimento desde la placa subductada, producto de una acreción basal que afectó a ambas
unidades. Este evento se asocia a la foliación S2.

6.4 EVOLUCIÓN DE LAS CONDICIONES DE METAMORFISMO

Las rocas que afloran en el área estudiada sufren una serie de eventos, que permiten explicar
las deformaciones y características petrográficas vistas en terreno. Estos eventos ocurrieron
en un contexto de subducción activa, por ende, con un alto aporte de sedimentos al canal de
subducción, formándose procesos de acreción de las masas continentales acompañada de
magmatismo. Para la Serie Oriental, el metamorfismo es de bajo P/T asociado al flujo
calórico proveniente del Batolito Costero del Sur, mientras que para la Serie Occidental el
metamorfismo es de alto P/T, esto asociado a los procesos de acreción a los que fueron
sometidas estas rocas. Posteriormente, ocurre un descenso en las condiciones de presión y
temperatura durante la exhumación de estas unidades, que se manifiesta con una fase de
metamorfismo retrógrado.
77

6.5 METAMORFISMO REGIONAL

En la Serie Occidental al igual que en la Serie Oriental se encuentran foliaciones S 1 y S2,


siendo S1 el ordenamiento selectivo de los filosilicatos principalmente en esquistos grises y
verdes, y S2 con disposición oblicua a S1, conformando pliegues de crenulación. Los
porfiroblastos presentes en las filitas de la Serie Occidental son principalmente albitas y
muscovitas, éstas se tienen en relación pretectónica con respecto a la foliación S2, en
particular las albitas se observan rotadas y con sombras de presión.

Las rocas de la Serie Oriental poseen una foliación S1 y S2, que representan dos eventos
deformacionales. La foliación S1 es paralela a la estratificación denominada S0, y la foliación
S2 está dispuesta oblicua a las dos anteriores con ángulos que van de los 50°-90°, formando
un clivaje de crenulación que puede ser observado tanto en afloramiento como en corte
transparente.

En cuanto a los porfiroblastos, estos son variados y pueden asociarse a los diferentes eventos
de metamorfismo. Un primer evento de metamorfismo regional de medio P/T, asociado a la
conformación de las foliaciones S1 y S2, y un segundo evento (sobreimpuesto al anterior), de
tipo metamorfismo regional de contacto. La presencia de un porfiroblasto u otro, es indicador
de condiciones particulares tanto de presión como de temperatura.

Con respecto al primer evento de metamorfismo, se evidencian porfiroblastos de biotita con


relación post S1 y pre S2 estos se observan principalmente en filitas moteadas. La reacción
asociada a la aparición de la biotita ocurre en condiciones de aproximadamente 430°C y en
un rango medio de presiones de 0,3-0,7 GPa, según muestra el gráfico, en la reacción número
2 de la figura 6.8. Su asociación mineralógica de biotita, clorita, cuarzo, hace que se
encuentren en el campo de facies esquistos verdes.
78

Figura 6.8: Grilla petrogenética de reacciones metamórficas. Winter, 2014.

Tanto en filitas como en esquistos, los porfiroblastos de granate son observados con relación
pretectónica con respecto a S1 (se encuentran envueltos por cristales de biotita), la reacción
que se asocia a la aparición de granate en conjunto a la presencia de biotita está representada
en el triángulo AFM de la figura 6.9, esto ocurre a presiones entre 0,3-0,6 GPa y a
temperaturas entre 530 y 550°C, según el gráfico de la figura 6.8.
79

Figura 6.9: Triángulo AFM de asociación granate-biotita.

6.6 METAMORFISMO REGIONAL DE CONTACTO


Asociados al metamorfismo de contacto, se observan porfiroblastos de biotita cortando a la
foliación definida como S1 y S2. Estos porfiroblastos forman parte de la zona de biotita, la
presión es de <0,2 GP y está representada en la Figura 6.8 con el número 12. Por lo anterior,
corresponden a un metamorfismo de bajo P/T y a una facies de esquistos verdes, en el límite
con la facies roca córnea albita-epidota.

Tanto en filitas como esquistos, los porfiroblastos de andalucita están presentes, estos se
observan cortando la foliación de crenulación (S2), sin una orientación definida. Es por ello
que tectónicamente se asocian a una cristalización post S2, desarrollados por el segundo
evento de metamorfismo. Debido al metamorfismo regional y aunque no fue observada en
nuestra área de estudio, la estaurolita se encuentra en el sistema, debido a que a partir de ella
cristaliza andalucita, como se muestra en el triángulo AFM de la Figura 6.10, en condiciones
de ~560°-610°C de temperatura y presiones entre 0,3-0,1 GPa, representadas en la figura 6.8
80

Figura 6.10: Triángulo AFM, cristalización de andalucita a partir de Estaurolita

Estas dos zonas están asociadas al mismo evento de metamorfismo de contacto, definiendo
una zonación desde lo más alejado al cuerpo intrusivo (zona de biotita), con la biotita,
pasando por la andalucita y terminando con la zona de sillimanita (no se observa en las rocas
del área), como la más cercana a él. Representando un incremento secuencial en el grado de
metamorfismo, el que va desde facies esquistos verdes hasta facies granulito inferior. Este
metamorfismo regional de contacto de bajo grado o de bajo P/T, se puede asociar a un
metamorfismo tipo Buchan, pues sigue la tendencia que a éste se le asocia, lo que se observa
en la flecha rosa (medio P/T) en la figura 6.8.

6.7 EXHUMACIÓN

El metamorfismo termina con la exhumación de las unidades, el Basamento Metamórfico


queda expuesto a condiciones oxidantes, generándose en él un metamorfismo retrógrado,
evidenciado en la presencia de minerales de alteración como arcillas, sericita y clorita, tanto
en la masa fundamental como en los porfiroblastos. Los cristales de biotita tienden a
reemplazarse por clorita y los de andalucita por sericita. Por otra parte, en los esquistos
verdes, la clorita se encuentra como monomineral y como mineral de alteración en las
biotitas.
81

6.8 EDAD

De acuerdo al análisis litológico y de los eventos deformacionales, se deduce que las rocas
de la Serie Oriental fueron formadas a partir de sedimentos acumulados, por erosión y
posterior sedimentación en el piso oceánico, durante el Devónico Superior al Misisipiano
(Hervé y otros, 2013). Al comenzar la subducción, entre los 350-330 Ma, los sedimentos
ingresan al canal de subducción para formar parte del prisma acrecional, aproximadamente a
una edad de 345 Ma., durante el Misisipiano, según análisis de U-Pb. (Hervé y otros, 2013).
Lo anteriormente descrito, define la edad inicial del primer evento de deformación, una
acreción frontal que forma S1. Por su parte, las rocas de la Serie Occidental se depositan en
la zona de retrocuña, a una edad de 307 Ma (Hervé y otros, 2013), provocando con ello
alzamiento y una posterior acreción basal, estos eventos provocan una deformación
observada como S2, que afecta a ambas series.

Junto a la acreción basal, ocurre la intrusión del Batolito Costero del Sur, con una edad
pennsylvaniana (320-300 Ma) obtenida a través del método de U/Pb SHRIMP (Deckart y
otros, 2014).
82

7. GEOLOGÍA ESTRUCTURAL
7.1 GENERALIDADES

7.1.1 INTRODUCCIÓN
La geología estructural es la disciplina de las ciencias de la tierra que se encarga de la descripción
y caracterización de aquellos elementos de la corteza terrestre que reflejan los constantes cambios
de tamaño y forma que esta experimenta. Billings (1972), define de manera poética a la geología
estructural como el estudio de la arquitectura de la corteza de la tierra. Dicho término resulta ser
bastante adecuado, ya que esta disciplina toma en cuenta la forma, simetría y geometría de las
estructuras a la vez que se enfoca en las propiedades mecánicas de los materiales y las distintas
fuerzas que operan sobre estos. Dos términos, esfuerzo y deformación, son de gran utilidad para
establecer un marco conceptual en torno a este tópico. Esfuerzo (stress) es definido como la fuerza
por unidad de área bajo la cual una roca está siendo sometida. Este parámetro, cuando puede ser
medido, suele expresarse en unidades de presión, y dependiendo de la orientación y magnitud de
los vectores principales que lo representan puede ser clasificado como esfuerzo extensivo,
compresivo y/o de cizalle. Sin embargo, esto no es siempre posible, sobre todo en rocas que no se
encuentran en superficie. En dicho caso es posible observar los efectos de esfuerzos pasados, cuyos
registros se encuentra en las rocas exhumadas producto del alzamiento y erosión. Dicho registro
corresponde a la deformación (strain), definido como el cambio en forma y tamaño (volumen), o
ambos, en respuesta a los esfuerzos (Plummer y otros, 2016).

Las rocas reaccionan de distinta manera a estos factores. Una respuesta elástica es aquella donde
el material que es sometido a un campo de esfuerzos se deforma de manera temporal para
posteriormente retomar su forma y tamaño original una vez que dicho campo deja de operar. Tal
es el comportamiento de la mayoría de las rocas a presiones muy bajas. Sin embargo, una vez que
los estreses aplicados exceden el límite plástico (parámetro que depende del tipo de material), la
roca se va a deformar de manera permanente: deformación plástica. Este tipo de deformación
permanente depende, además de las propiedades mecánicas intrínsecas del material geológico, de
la temperatura y presión del ambiente donde sucede la deformación. Según esto, una deformación
frágil es aquella donde la roca se encuentra a bajas temperaturas y presiones (profundidades
cercanas a la superficie). En estas condiciones el material tiende a fracturarse, dando origen a fallas
83

y diaclasas. La deformación dúctil es propia de ambientes de mayor temperaturas y presión, como


el presente en zonas más profundas de la corteza. En este caso la roca es “doblada” en vez de
fracturada, y la deformación es acomodada por pliegues y foliaciones.

En el presente documento se muestran los distintos rasgos estructurales de las unidades litológicas
que se encuentran en el área de estudio, ordenados según los distintos regímenes de deformación.
Adicionalmente, serán tratados en este capítulo estructuras que no están relacionadas a la
deformación de la corteza: los distintos tipos de contacto entre unidades litológicas,
específicamente aquellos que representan vacíos dentro del registro geológico. Estos son agrupados
bajo el concepto de discontinuidad, y su relevancia radica en la información que aportan sobre los
distintos procesos y fuerzas que actúan sobre a corteza terrestre y que se suceden en el tiempo,
junto a los ambientes geotectónicos que les dieron origen.

7.1.2 MARCO TECTÓNICO REGIONAL


En el contexto tectónico global, el área de estudio se encuentra en el borde de un margen
convergente de placas y, por ende, la fuente de los principales esfuerzos que actúan sobre la corteza
continental subductante son el reflejo de esta interacción particular. Como es de suponer, tales
esfuerzos no han permanecido constantes: su dirección y magnitud han variado a lo largo del
tiempo (Pardo-Casas y Molnar, 1987; Somoza y otros, 1998; Charrier y otros, 2007) como
resultado de cambios a nivel regional y/o global. Concretamente, estas variaciones en los estreses
son la respuesta a cambios en el ángulo y velocidad de convergencia entre las placas, así también
como modificaciones en la inclinación con que la placa oceánica es subductada, y del grado de
acople que hay entre ambas litósferas. En la actualidad, dicho proceso ocurre entre las placas de
Nazca y Sudamericana, con un ángulo de convergencia oblicuo de orientación N77°E y ángulo de
subducción aproximado de 20° (Tassara y otros, 2006).

La combinación de estos factores a lo largo del tiempo ha generado una compleja historia
deformacional en el área de interés. Las rocas paleozoicas son las más afectadas ya que exhiben
la superposición de los eventos que ocurrieron desde su formación hasta el Cenozoico. Estos
procesos son evidenciados por el desarrollo de dos direcciones de foliación, pliegues cerrados de
dirección principal NNE-SSW, dirección que va a ser acentuada por la fase Sub-Hercínica en el
límite Cretácico Inferior-Cretácico Superior. Esta fase también es responsable del plegamiento de
las secuencias triásicas en el antearco y jurásicas en el arco.
84

Aunque más estudiada, la tectónica cenozoica a estas latitudes no es menos compleja.


Diferentes estados compresivos y extensivos han sido reconocidos en la zona de antearco entre
los 35° y 42° de latitud Sur (Lavenu y Cembrano, 1999). Éstos últimos serían responsables de la
tectónica de bloques a la que se asocian fallas normales de alto ángulo de tendencia NE-SW que
produce un basculamiento hacia el NW de las formaciones Quiriquina y Curanilahue (Quezada,
1996).

7.2 DEFORMACIÓN FRÁGIL


7.2.1 GENERALIDADES
En este subcapítulo se exponen las evidencias de la deformación de las unidades producto de la
acción de esfuerzos operantes a baja profundidad, por encima del límite frágil-dúctil y de
magnitudes superiores a las del límite elástico de las rocas. Estas evidencias por corresponden, por
lo tanto, a rasgos permanentes de ruptura: fallas y diaclasas. Se añade además un análisis de
lineamientos: aquellos rasgos lineales que, de manera generalizada, representan rasgos asociados
a la deformación frágil de las rocas.

7.2.2 LINEAMIENTOS
7.2.2.1 LINEAMIENTOS REGIONALES
A nivel regional, es clara la interacción de varias estructuras de gran extensión que acomodan la
deformación del antearco (Figura 7.1). Es por lo tanto de gran importancia conocer su distribución,
geometría y comportamiento dinámico y cinemático. Todos estos lineamientos han sido
interpretados como zonas de falla y, en su mayoría, corresponden a estructuras Paleozoicas
reactivadas (Rehak y otros, 1981). Estas son: Zona de Falla Liquiñe-Ofqui (ZFLO), Zona de Falla
Lanalhue (ZFL), Zona de Falla Mocha-Villarica (ZFMV) y la Zona de Falla Biobío (ZFBB). Todas
estas han sido interpretadas como sectores de debilidad cortical, heredadas de una historia tectónica
pre- andina, y que han influenciado la segmentación del antearco a estas latitudes (Glodny y otros,
2008).
85

..

Figura 7.1: Mapa de lineamientos regionales. Tomado de Hackney y otros (2006)

 Sistema de Falla Liquiñe – Ofqui

Se extiende por más de 1.000 km desde los 37ºS hasta los 45ºS, con rumbo N-S a N10ºE. En su
extremo inferior se enlaza al punto triple que conforma la intersección de las placas Sudamericana,
Nazca y Antártica; mientras que hacia el norte es aún poco clara su relación con algún elemento
estructural específico. La ZFLO se caracteriza por una serie de lineamientos NNE-SSW, fallas y
zonas de cizalle dúctil, que siguen la dirección de los arcos magmáticos del Mio-Plioceno y Actual
(Levenu y Cembrano, 1999). La porción de antearco enlazado a la ZFLO ha sido identificado como
un sliver que migra hacia el Norte (bloque Chiloé), actuando de manera desacoplada en relación
con el área estable de Sudamérica (Rosenau y otros, 2006).
86

En la localidad de Liquiñe, alrededor de los 39º S, el estudio de milonitas cercanas a la traza de la


falla ha permitido establecer una cinemática transcurrente sinestral de los bloques alrededor de los
100 Ma, comportamiento que cesaría para posteriormente reactivarse con una cinemática
transcurrente dextral durante el Eoceno (Cembrano y otros, 2000). Desde el punto de vista
dinámico, Melnick y otros (2006) señalan la acción de dos modos de deslizamiento a lo largo de
esta zona de falla: transtensivo, en el Norte y transpresivo, en el sector Sur.

 Zona de Falla Lanalhue

Sistema transcurrente sinestral con orentación NW-SE. Pone en contacto la Serie Oriental, por el
Noreste, con la Serie Occidental por el Suroeste. Estudios de datación radiométrica e inclusiones
fluidas muestran una actividad temprana durante el Pérmico y revelan además una evolución
compleja a lo largo de toda la era Paleozoica (Glodny y otros, 2008). Esto último concuerda con
ideas como la presentada por Burón y otros (2003), indicando que la zona de falla en cuestión es
una estructura heredada de la tectónica Permo-triásica.

 Zona de Falla Mocha-Villarrica (ZFMV)

Se reconoce como una serie de lineamientos y fallas de orientación N80ºW en la Cordillera de la


Costa y N70ºW en la Cordillera de los Andes, donde se los asocia a la cadena de volcanes
Quetrupillán, Lanin y Villarrica (Melnick y otros, 2006). De carácter transcurrente sinestral,
desplaza las unidades paleozoicas y triásicas ubicadas al Sur de la estructura hacia el Este,
permitiendo la presencia de rocas del Basamento Paleozoico en zonas más próximas al arco (Altos
de Lonconche). Al igual que la Zona de Falla Lanalhue, con la que converge hacia el Este, este
lineamiento se interpreta como una estructura heredada de la tectónica pre-andina.

 Zona de falla Biobío (ZFBB)

Este lineamiento muestra variaciones de orientación a lo largo de su distribución: NW-SE en su


porción Norte, N-S levemente al sureste del área de estudio y NW-SE en la Depresión Central y
Cordillera Principal (Bohm y otros, 2002) . La ZFBB representa el límite estructural del bloque de
Arauco por el Norte, y se ha propuesto una gran extensión a profundidad, con influencia en el
basamento (Burón y otros, 2003).
87

El análisis dinámico de la Falla Biobío en su tramo centro-sur, muestra que la estructura habría
actuado como una “falla maestra” durante las fases tectónicas del Cenozoico (Lépez, 2002).
Posteriormente, durante la fase tectonogénica Incaica del Eoceno, se habría desarrollado la “Falla
Biobío NS”: un sistema de cizalle simple con desplazamiento transcurrente dextral. Este segmento
de la estructura dio paso al desarrollo de fallas normales NE-SW, paralelas a la normal de
convergencia oblicua del margen, además de fallas inversas ortogonales a dicha dirección de
compresión (Lépez, 2002). Luego, durante la fase tectónica Quechua, una dirección de
convergencia WNW-ESE provocó la reactivación de la “Falla Biobío NS” como un sistema
transcurrente sinestral.

7.2.2.2 LINEAMIENTOS LOCALES


Un análisis de imágenes satelitales de elevación digital por medio de la utilización de software
especializado (ArcGIS 10.4) permite obtener el trazado de lineamientos estructurales (Figura 7.2).
Este procedimiento requiere de la interpretación visual del terreno representado en la imagen, por
lo cual es requerido material de alta resolución espacial. Para esto se obtienen imágenes desde la
plataforma online del USGS (United States Geological Survey), específicamente, un raster
GMTED 2010 (Global Multi-resolution Terrain Elevation Data 2010) de resolución 5 metros por
píxel. Es así como fueron identificados 6 grupos o ‘familias’ de lineamientos de orientación afín.

Estos rasgos lineales están ligados a la presencia de estructuras mayores como fallas, diaclasas o
redes de flujo. Sin embargo, pueden también corresponder rasgos rectilíneos debido a otros factores
como a foliaciones, contactos litológicos o incluso factores antrópicos.

El mapa de lineamientos se construye en base a un mapa de sombras generado a partir de un mapa


de elevación, resaltando las alturas e iluminando con distintos ángulos mediante la herramienta
hillshade. Posteriormente son trazados aquellos rasgos lineales que fueron identificados a partir de
un análisis visual e integrados en un único archivo ‘shapefile’ para, a continuación, ser analizados
según su orientación y extensión. Mediante este proceso fueron identificado 58 elementos,
agrupados según su orientación (azimut) en intervalos de 30°, quedando establecidos 6 grupos o
familias de lineamientos (Figura 7.3) los cuales son descritos a continuación:
88

Figura 7.2: Trazado de lineamientos locales sobre modelo de elevación digital.


89

Figura 7.3: Diagrama de roseta para lineamientos locales, agrupados cada 30° de azimut.

 Lineamientos NNE-SSW (0-30°)


Son 20 lineamientos distribuidos de manera relativamente homogénea en el área y corresponden a
los de mayor densidad poblacional. Se reconocen en unidades ígneas, metamórficos y
sedimentarias. Se asocian, en la porción central del área de estudio, a la orientación de los altos
topográficos ubicados en el sector urbano de comuna de Talcahuano, además de sectores de relieve
negativo relacionados con la presencia de humedales. En el sector noreste del área, destaca por su
longitud de ~6 km el Lineamiento Coliumo donde también se desarrollan un sector de bajo
topográfico asociado a terrenos húmedos (vegas de Coliumo). En este sector y en la costa sureste
de la Península de Tumbes, son coincidentes con fallas normales que generan un relieve de tipo
horst y graben.
90

 Lineamientos NE-SW (30-60°)


Luego de los lineamientos con tendencias NNE-SSW, éstos le siguen en densidad. Se distribuyen
a lo largo de todo el cuadrángulo, en rocas de todas las unidades identificadas. La importancia de
esta familia de lineamientos es que han sido identificados en estudios previos como fallas normales,
las cuales limitan bloques basculados que constituyen la “Fosa Compleja de Concepción”
(Quezada, 1996). Estas fallas son: Falla Chepe, Caracol, La Pólvora, Chacabuco y Lo Pequén. Cabe
señalar que, el lineamiento asociado a la falla Caracol tiene un azimut de 61° por lo que estaría
levemente fuera del rango de esta familia, sin embargo, el criterio estructural permite asignarla al
presente grupo. La importancia de estos lineamientos radica en el rol que sus estructuras asociadas
podrían tener con el desarrollo de eventos de remoción en masa.

 Lineamientos ENE-WSW (60-90°)


Son 6 lineamientos con un azimut promedio de 63° (con orientaciones desde los 61° a los 68°), por
lo que no difieren de manera sustancial de los rasgos identificados en el grupo anterior. Según esto
se podría establecer una estrecha relación genética entre ambos grupos, pudiendo formar parte de
un mismo sistema estructural. A pesar de esto, destaca el hecho que estos lineamientos se
concentran preferencialmente en las zonas alzadas del terreno, y afectan únicamente a rocas del
basamento Paleozoico ígneo-metamórfico.

 Lineamientos WNW-ESE (90-120°)

Constituyen este grupo 7 lineamientos de corta longitud (1-2 km) que afectan exclusivamente
unidades del basamento Paleozoico ígneo-metamórfico. Su asociación a estructuras tectónicas es
escasa, sin embargo, esta familia representa ampliamente la dirección preferencial de las redes de
drenaje desarrolladas en los distintos sectores del área de estudio.
91

 Lineamientos NW-SE (120-150°)


Grupo de menor densidad poblacional con sólo 3 estructuras identificadas, 2 de las cuales no
sobrepasan el kilómetro de longitud y una tercera que es de los rasgos lineales de mayor extensión
dentro del cuadrángulo. Esta última ha sido asociada en estudios previos a la Zona de Falla
Biobío, la cual ha sido interpretada como una estructura Paleozoica heredada (Rehak y otros,
2007).

 Lineamientos NNW-SSE (150-180°)

Muy escasos en el área de estudio (3 lineamientos) y de longitudes rodean los 2 km. Estos rasgos
son relativamente perpendiculares al vector de convergencia actual, el cual se ha mantenido en
los últimos 5 a 10 Ma (Lavenu y Cembrano, 1999), por lo que podrían asociarse a la deformación
actual del antearco. Estos lineamientos se reconocern únicamente en sectores de rocas del
basamento Paleozoico ígneo-metamórfico.

7.2.3 FALLAS
Durante la campaña de terreno fueron identificadas 30 estructuras mayores, presentes tanto en rocas
metamórficas e intrusivas del basamento como en las unidades sedimentarias. Estas corresponden
fundamentalmente a estructuras extensionales, aunque es también observable un componente en el
rumbo en alguna de ellas. A continuación, son presentados los registros y mediciones realizadas en
terreno, ordenadas según la edad de las unidades en las que se encuentra.

7.2.3.1 ROCAS PALEOZOICAS

En las unidades Paleozoicas fueron identificadas 16 estructuras, graficadas en la Figura 7.4. Estas
corresponden, en su mayoría, a fallas normales; aunque en algunas de ellas no fue posible
identificar índices cinemáticos. Los valores de manteo van desde los 25 a los 83°, con direcciones
e buzamiento desde los 4 a los 345° (Figura 7.4).
92

Figura 7.4. Diagrama de roseta para fallas en unidades


paleozoicas. Mediciones muestran una amplia
heterogeneidad en la geometría de las fallas, sin
una clara tendencia en el buzamiento o azimut.

7.2.3.1.1 Análisis Estadístico

Del análisis realizado a partir de las redes de Schmidt (Figura 7.5), es posible establecer familias o
grupos de fallas, muchas veces registradas en puntos apartados entre sí, lo que indica una relación
genética en cuanto a la dirección de los esfuerzos asociados con dicha deformación. El análisis
estadístico, que se encuentra graficado en el diagrama de contornos, muestra la existencia de al
menos 2 grupos de fallas: una con una actitud promedio (en formato ‘dip/dip direction’) de 68/87
y otra de 63/230.
93

Figura 7.5. Diagramas de planos y polos proyectados sobre red de Schmidt para fallas en rocas paleozoicas.
Tendencias muestran la existencia de al menos 2 familias principales de estructuras.

Es importante notar que ambos grupos de fallas se encuentran en los litodemas metamórfico e
ígneo, no habiendo una clara distribución preferencial entre ambas familias estructurales por una
litología específica. Este hecho implica un importante vínculo, desde el punto de vista estructural
y tectónico, que relaciona a las distintas litologías del basamento Paleozoico.

7.2.3.1.2 Análisis Descriptivo

Falla Punta de Parra

Esta estructura se encuentra en el grupo ‘b’ con una actitud de 54/345. La dirección de movimiento
es establecida por la identificación de un plano de falla con desarrollo de estrías, el cual evidencia
un movimiento de tipo normal.

Morro Tomé

Esta falla normal que afecta a las rocas metamórficas del basamento Paleozoico es reflejo de una
tectónica extensiva en un dominio frágil. Fracturas conjugadas sintéticas al plano principal, con un
ángulo de aproximadamente 15° con respecto a este, son utilizadas como criterio cinemático
(criterio RM). Adicionalmente, en el afloramiento se reconoce la intrusión de un dique andesítico
de alrededor de 45 cm de espesor.
94

Morro Coliumo

La estructura observada en este sector corresponde a una falla normal que afecta a la unidad
intrusiva del basamento Paleozoico. Aquí es posible observar una zona de cizalle, de alrededor de
80 cm de espesor, aunque la influencia de la fractura es evidente en todo el afloramiento donde la
roca se encuentra intensamente fracturada. Además, fueron identificadas estrías de falla, con un
rake de 52° a partir de las cuales se pudo deducir la dirección de desplazamiento.

Cantera Giacaman

En este sector se observa la interacción de varias fallas normales con manteos entre 64 y 73° y con
una dirección de buzamiento entre 314 y 4° (NW-SE a N-S). Los planos de ruptura corresponden
a franjas de roca altamente fracturada de entre 1 y 2 m de espesor. En estos sectores fue posible
identificar estrías de falla las cuales denotan el carácter normal de la deformación.

7.2.3.2 ROCAS MESO-CENOZOICAS

Este grupo de unidades corresponde exclusivamente a rocas sedimentarias, y las fallas que les
afectan son reflejo de una evolución en un contexto extensional. En terreno fueron identificadas y
medidas 14 estructuras principales, aunque en muchos casos estas se encuentran formando parte
de sistemas conjugados con otras fallas no medidas. La orientación general de estas estructuras
queda reflejada en el diagrama de roseta (Figura 7.6), donde los ángulos de manteo van desde los
59 a los 89° y los azimuts de buzamiento desde los 20 a los 342°, con una preponderancia de las
fallas agrupadas en los cuadrantes NE-SW.
95

Figura 7.6: Diagrama de roseta para fallas en rocas meso-


cenozoicas. Tendencia NE-SW se reconoce como
dirección predominante.

7.2.3.2.1 Análisis Estadístico

En la Figura 7.7 están representado los diagramas de contornos para los polos de las fallas presentes
en las unidades sedimentarias mesocenozoicas, en dicho gráfico se reconocen 3 concentraciones
principales, las que definen 3 familias o grupos de fallas. El grupo ‘a’, concentra los polos del
cuadrante NE y representa a 2 estructuras de dirección NNW-SSE; los grupos ‘b’ y ‘c’
corresponden a fallas de dirección NE-SW, aunque las del primero mantean hacia el NW mientras
que las del segundo mantean hacia el cuadrante opuesto (SE). Esta última observación puede ser
intepretada como reflejo de un sistema de fallas normales tipo horst-graben, el cual ha sido
reconocido por diversos autores dentro del área de estudio (Quezada, 1996).
96

Figura 7.7: Diagramas de planos y polos proyectados sobre red de Schmidt. Tendencias muestran la
existencia de al menos 2 familias principales de estructuras.

7.2.3.2.2 Análisis Descriptivo

Cocholgüe (Punto 5A)

Falla listrica con una actitud de 38/60 (dip/ dip direction). Esta estructura provoca el basculamiento
hacia el NE de las rocas de la Formación Quiriquina. La estimación visual permite establecer un
salto de aproximadamente 3 metros entre niveles guías desplazados por la falla.
97

Corte Penco Norte (Punto 9E)

En este afloramiento es posible evidenciar la influencia de varias fallas normales en rocas de la


Formación Quiriquina. La más notoria de ellas rodea los 3 metros de longitud, pudiéndose
identificar su extremo superior en contacto con el límite topográfico y notar además su continuidad
hacia profundidad. Este rasgo tiene una actitud de 54/129 (dip, dip direction), y niveles guía
permiten establecer un desplazamiento en el manteo de unos 18 cm. Es importante notar que las
capas se encuentran inclinadas hacia el NW, lo que es un indicio de una estructura (o conjunto de
estas) de similares características a la registrada en el afloramiento, y que sería la responsable del
basculamiento de la secuencia, comportándose de manera análoga a la estructura lístrica de
Cocholgüe.

NW SE

Figura 7.8. Afloramiento Penco Norte (punto 9E). Se observa traza de falla normal afectando a
rocas de la formación Quiriquina.
98

Cosmito (Punto 10C)

El afloramiento de este punto corresponde a un corte realizado con maquinaria, cercano a un


vertedero clandestino. Aquí floran diversas litologías (areniscas finas y gruesas, fangolitas y
conglomerados) que reflejan un ambiente de sedimentación continental, y que son asignadas a la
Formación Cosmito. Dicha intercalación de materiales se encuentra desplazada por un sistema de
fallas normales que constituyen una geometría tipo graben que, en algunos sectores pareciese
provocar el basculamiento de los estratos hacia el NW. La deficiente calidad del afloramiento
impide realizar mediciones confiables de las estructuras, sin embargo, estas muestran manteos
aparentes hacia el NW. Niveles guía evidencian un desplazamiento en el manteo de unos 2 a 3 m.
Una característica relevante de este punto es la angularidad entre las estratificaciones de algunas
capas, rasgo que ha sido interpretado como superficies de paleocanales en un sistema fluvial que
estarían favorecidos además por el bajo topográfico generado por la acción de las fallas. La
presencia de paleocanales ha sido registrada en otros puntos cercanos a esta localidad y bajo
características litológicas similares. Finalmente, es importante el hecho de que las estructuras
observadas se encuentran truncadas en su extremo superior por una superficie erosiva. Esto
restringe temporalmente la actividad de las fallas a una edad máxima eoceno inferior.

W E

Figura 7.9: Afloramiento punto 10C. Fallas desplazan rocas de la formación Cosmito, con un
comportamiento normal deducido a partir de desplazamiento de estratos. Superficie erosiva
permite estimar una edad máxima para la acción de las estructuras
99

Corte Alonso de Rivera (Punto 11D)

Este afloramiento corresponde a un corte realizado en el cerro Lo Galindo para la construcción de


la autopista Alonso de Rivera (Figura 7.10). En dicho punto se puede observar rocas sedimentarias
de la formación Quiriquina siendo afectadas por una falla normal que mantea hacia el SE. Dada la
calidad del afloramiento no es posible realizar mediciones de la estructura, por lo que se estima
visulamente un manteo aparente de alrededor de 30°. A pesar de lo anterior, capas del bloque
yaciente que se encuentran curvadas en la parte superior de la secuencia y en dirección al manteo
del plano de falla, corresponden a un plegamiento por arrastre y revelan el comportamiento normal
de dicha estructura. En adición a lo anterior, un nivel de concreciones sirve como rasgo guía que
reafirma las observaciones referidas previamente y, además, permite estimar un salto en el manteo
de alrededor de 2 m.

W E

Figura 7.10: Afloramiento en autopista Alonso de Rivera. Estructura de grandes dimensiones afectan rocas de la
Fm. Quiriquina. Pliegues de arrastre indican desplazamiento normal.

Cerro Tomé, Sector Alto Cocholgüe (Punto 6F)

Afloramiento altamente meteorizado, corresponde a un corte realizado en la parte posterior de la


Villa Altos de Cocholgüe. Ahí se registran pequeñas y múltiples estructuras interpretadas como
fallas normales a partir de niveles guías desplazados (Figura 7.11). La actitud promedio de dichos
planos es de 54/129 y afectan a rocas de la Fm. Cosmito.
100

Figura 7.11: Pequeñas fallas normales desarrolladas en rocas de la Fm. Cosmito. Salto de falla aproximado de
10 cm.

7.3 DEFORMACIÓN DÚCTIL


7.3.1 GENERALIDADES
En este apartado serán estudiadas aquellas estructuras que son reflejo de mecanismos de
deformación dúctil. Para ello es necesario establecer un criterio de referencia que permita
establecer, de manera generalizada, las condiciones de temperatura y presión (ambos factores
expresados en términos de la profundidad) bajo las cuales fue posible la formación de dichos
elementos estructurales: pliegues y foliaciones. La referencia utilizada es la que entrega el diagrama
de envolvente de fuerzas. En este se establece una profundidad para el límite frágil-dúctil en torno
a los 10 km de profundidad, considerando una temperatura de 300-350°C como el rango donde el
cuarzo (el mineral débil más abundante de las rocas graníticas que componen la corteza continental)
se comporta de manera dúctil frente a la deformación. Dicho valor depende directamente del
gradiente geotermal, que para una corteza continental típica es aproximadamente de 20-25°C/km.
Los elementos analizados en este apartado se encuentran exclusivamente en las rocas del
basamento metamórfico, y consisten en complejos sistemas de pliegues y foliaciones asociadas al
metamorfismo regional al que esta unidad fue sometido.
101

7.3.2 FOLIACIÓN
El termino foliación hace referencia a una fábrica sub-planar y cotinua formada por la alineación
de minerales según una dirección preferencial. Las capas desarrolladas conforman estructuras
planares como resultado de la acción de esfuerzos tectónicos, y constituyen un registro que permite
entender la configuración geodinámica del metamorfismo regional. En las rocas observadas en
terreno, el desarrollo de foliación sólo se limita a las unidades metamórficas del basamento, lo que
además permite establecer una temporalidad de los esfuerzos asociados a dicho proceso. Es
importante notar que las unidades metamórficas se subdividen en dos, y cada una de estas ha
experimentado en parte, distintos regímenes de esfuerzos donde, si bien ambas series han sido
sometidas a una acreción frontal y metamorfismo de tipo barroviano, sólo la serie occidental
muestra evidencias de una acreción basal y sólo la serie oriental ha experimentado metamorfismo
tipo buchan. Muchas de las características que permiten realizar una distinción entre ambos
contextos metamórficos son sólo apreciables a escala microscópica, sin embargo, se reconoce el
desarrollo de una marcada foliación penetrativa de fácil reconocimiento en terreno. Esta foliación
es medida en varios puntos dentro del área de estudio, principalmente en zonas costeras o cercanas
a esta. Dichas medidas son procesadas para la confección de diagramas de polos, los cuales son
presentados a continuación (Figura 7.12).

Del análisis mostrado es importante notar que, a pesar de que las medidas corresponden a
foliaciones de dos cinturones metamórficos diferentes, las direcciones de dichos planos coinciden
o al menos muestran una disposición altamente aproximada entre sí (NNW-SSE). Este hecho da
pie para deducir que el contexto tectónico que da origen a esta foliación es el mismo, y que afecta
de igual manera a ambas subunidades.
102

A) B)

E)

C) D)

Figura 7.12: Diagrama de polos de foliaciones en rocas del basamento metamórfico. A) Camino Pta.
Parra-Lirquén. B) Península de Hualpén. C) Morro Tomé. D) Camino a Tumbes. E) Pta.
Parra Balneario. Las figuras dispuestas a la izquierda corresponden a medidas tomadas en
rocas de la Serie Oriental, y las de la derecha de la Serie Occidental.
103

7.4 DISCONTINUIDADES

7.4.1 GENERALIDADES
Las discontinuidades son superficies de contacto entre distintas unidades de roca que representan
un vacío en el registro geológico, pudiendo ser por erosión o por no sedimentación, incluyendo
aquellas relaciones de contacto entre rocas de distinto origen como es el caso de intrusiones ígneas.
Dependiendo del tipo de proceso al que estas superficies se encuentran vinculadas, es posible
establecer 3 tipos de discontinuidades. La primera de ellas corresponde a una discontinuidad difícil
de identificar en terreno debido a que se desarrolla en paquetes de rocas concordantes entre sí, por
lo que su carácter discontinuo se establece por un criterio de tipo cronológico, siendo necesaria la
obtención de edades de las rocas estudiadas. En este caso la discontinuidad es una superficie de
erosión desarrollada sobre rocas considerablemente más antiguas que las que le sobreyacen, y
recibe el nombre de Paraconformidad. Por otro lado, las Discordancias (o discordancias
angulares, como se les suele llamar de manera redundante) son también planos de erosión sobre las
cuales se desarrolla una nueva secuencia sedimentaria, pero en este caso, las rocas infrayacentes
han sido plegadas o vasculadas lo que da como resultado una angularidad entre las superficies de
depositación de ambas secuencias que es generalmente fácil de distinguir en terreno. Finalmente,
las Inconformidades, son aquellos contactos donde una superficie de erosión desarrollada sobre
rocas metamórficas o intrusivas es cubierta por rocas sedimentarias más jóvenes.

7.4.2 PARACONFORMIDAD
En una paraconformidad, una unidad sedimentaria sobreyace a otra unidad sedimentaria de manera
concordante y mediante una superficie sin evidencias de erosión, o con lo cual es indicativo de un
período de no depositación o hiatus y de ausencia de erosión. En el área de estudio, los Depósitos
Cuaternarios se disponen en paraconformidad sobre la Formación Andalién.

7.4.3 DISCORDANCIA ANGULAR


En este tipo de discontinuidad, describe la relación entre una roca sedimentaria que sobreyace a
otra roca sedimentaria discordantemente y mediante superficie con escasa o nula erosión. En el
área de estudio, si bien no fue observada, se puede inferir este tipo de contacto entre Formación
Cosmito y Formación Andalién, puesto que la primera está basculada con ángulo aproximado de
20°, en general hacia el NW, y la segunda está horizontal. Además, los depósitos cuaternarios
también sobreyacen en discordancia angular a Formación Quiriquina y a Formación Cosmito.
104

7.4.4 INCONFORMIDAD
En una inconformidad, secuencias estratificadas sobreyacen a una roca intrusiva o metamórfica
mediante una superficie erosiva, lo cual es indicativo de la exhumación de las rocas cristalinas por
sobre el nivel del mar. Dicho con contacto fue observado entre el basamento metamórfico del
Paleozoico (infrayacente) y la Formación Quiriquina (sobreyacente), del Cretácico Superior. La
misma relación fue observada entre el Batolito Costero y la misma formación

7.5 EVOLUCIÓN TECTÓNICA


La cadena de los Andes que se extiende por más de 9.000 km a lo largo del margen activo pacífico
de América del Sur y resulta de la subducción de la Placa Nazca bajo la Placa Sudamericana
(Lavenu, 2006). En un principio considerada como un simple modelo de cordón montañoso, pero
los análisis detallados de su evolución geológica muestran una compleja historia, caracterizada por
la colisión y acreción de terrenos continentales y oceánicos (Mpodozis y Ramos, 1989). En dicho
estudio se propone una segmentación del margen andino en base a rasgos estructurales y
geológicos, permitiendo identificar áreas con una historia particularmente distintas entre sí y que
reflejan la evolución geotectónica del margen occidental del continente sudamericano; por otro
lado, se propone además una división temporal de la evolución del sistema andino. Estas son: ciclo
Famatiniano (Cámbrico – Devónico tardío), ciclo Gondwánico (Carbonífero temprano – Triásico
medio) y ciclo Andino (Triásico tardío - Cuaternario). Es importante notar que estas divisiones no
son observables en todos los segmentos propuestos, lo que es reflejo de las distintas historias
evolutivas de cada uno.

Las unidades del área de estudio que corresponden a la primera estapa o ciclo, que abarca el
intervalo Cámbrico – Devónico, se encuentran (según algunos autores) evolutivamente desligadas
del margen occidental de Sudamérica (Pangea, en ese momento) ya que se estas forman parte de
un terreno alóctono (Chilenia) que posteriormente se acrecionaría al supercontitente Gondwánico
(Charrier, 2007). Sin embargo, otras teorías apuntan a una evolución continua y sin la participación
de eventos de acreción de terrenos. Más allá de esta controversia, la evidencia presente en las rocas
del área de estudio permite establecer hechos asociados a ambientes y condiciones de deformación.
Estas rocas son las que conforman el cinturón metamórfico pareado, cuyos protolitos sedimentarios
e ígneos provendrían de la erosión del antearco y la placa oceánica subductante, respectivamente.
105

En dichas rocas, la información estructural preservada se limita a planos de sedimentación en


metaturbidítas de la serie oriental (S0).

El ciclo Gondwánico (Carbonífero temprano – Triásico medio) se encuentra ligado al comienzo de


la separación del supercontinente Pangea y la acreción de las rocas del basamento metamórfico al
margen occidental del mismo. Este proceso da origen a la formación S1, paralela a la estratificación
S0. Este mecanismo es seguido de una etapa de acreción basal que genera la foliación S2, la que en
algunos sectores oblitera completamente a S1. Mediciones levantadas en terreno indican una
orientación aproximada WSW-ENE del eje principal de esfuerzo. Cabe mencionar que la dirección
de planos axiales de pliegues presentes en estas rocas es discordante con la observación
previamente realizada, probablemente debido a la distinta escala a la que se desarrollan estos rasgos
(pliegues son de escala mesoscópica, mientras que las foliaciones son de carácter regional), por lo
tanto, son de escasa fiabilidad en vistas a un análisis de esfuerzos. Ligado a la separación del
supercontinente se encuentra asociado además el desarrollo de un arco magmático representado
por las rocas intrusivas del Batolito costero, sin la preservación de su contraparte extrusiva.

Aún dentro de esta etapa, durante el Pérmico y asociado a la oblicuidad de la subducción, se


encuentra el desarrollo de estructuras mayores transcurrente como la Falla Biobío o la Falla
Lanalhue, de orientación aproximada NW-SE (Mpodozis & Ramos, 2008).

A continuación, durante el ciclo Post-gondwánico (Triásico superior – Jurásico inferior), un cambio


en el campo de esfuerzos altera el carácter transpresivo de estas fallas a uno de tipo transtensivo.
Este evento se enlaza a la apertura de cuencas en el antearco, que constituyeron depocentros de
unidades sedimentarias como la Fm. Santa Juana, aledañas al área del presente estudio. Es también
en este período en el que tiene lugar el emplazamiento de las rocas intrusivas de la unidad Intrusiva
Monzogranitos Hualpén. Camus (2003) agrega que en el Jurásico Inferior se produce un cambio
en el régimen de subducción estableciéndose un estilo tipo Mariana, junto con el desarrollo de un
arco estacionario desde los 33° a los 41°S, paralelo al eje de la Cordillera Principal. El fuerte
rollback de la placa oceánica es traducido en una extensión en el trasarco que permite la apertura
de la Cuenca Neuquina del Jurásico Inferior-Cretácico Inferior. Coetáneo a este proceso, la zona
del antearco es alzada, por lo que no ocurre depositación o bien las rocas presentes se habrían
erosionado producto de la alta tasa de exhumación.
106

Ya dentro del ciclo Andino, durante el Cretácico Inferior-Superior, tiene lugar la fase compresiva
Peruana o Sub-Hercínica, la cual no afecta a las rocas del área de estudio, pero genera pliegues en
dirección NNW-SSE en la Formación Santa Juana de edad Triásico Superior. Esta fase ocurre por
un aumento en la velocidad de convergencia de las placas (Maloney y otros, 2013), provocando un
cambio en el régimen de subducción del tipo mariana al tipo chilena (Charrier, 2007). Este evento
es contemporáneo al quiebre de la placa Phoenix, generándose las placas Cateki y Chasca, cuyo
punto triple podría estar relacionada con este y el próximo evento compresivo (Seton, 2012).

Un segundo evento compresivo, conocido como fase Larámica tiene lugar desde el Turoniano al
Santoniano (Maloney y otros, 2013). Su edad se ve respaldada puesto que la Formación Quiriquina
de edad Maastrichtiano superior no está plegada. Este evento provocaría un segundo plegamiento
en la Formación Santa Juana en dirección NNE-SSW. Del mismo modo, genera fallas inversas en
la misma dirección y fallas sinestrales WNW-ESE. En este periodo, la alta tasa de convergencia
sumado a una baja cantidad de sedimentos en la fosa, como producto de la presencia de una dorsal
hacia el sur, genera erosión tectónica disminuyendo el ángulo de subducción.

Posterior a esto, en el Maastrischtiano hay un periodo de distensión, el cual genera un sistema de


horst y graben de Tumbes y Hualpén dejándolas como islas litorales. Este proceso se ve
acompañado por una transgresión marina, que permite la depositación de la Formación Quiriquina
en inconformidad sobre las unidades metamórficas e intrusivas del basamento.

La evolución Cenozoica está caracterizada por eventos de alzamiento y subsidencia desde el


Eoceno al Plioceno (Rehak y otros, 2007). Estos cambios quedan patentes por la presencia de rocas
sedimentarias de la Formación Cosmito, depositadas en un ambiente marino somero a continental,
evidenciando el alzamiento del sector litoral. Posterior a la depositación de la Formación Cosmito,
ocurre la fase Incaica (40-35 Ma), en el Eoceno-Oligoceno, que genera fallas normales paralelas a
la dirección ENE-WSW de los esfuerzos principales de esta fase (Frutos, 1975). La acción de estas
estructuras son las que acomodan el basculamiento generalizado hacia el NW observado en las
secuencias sedimentarias mesocenozoicas.

Si bien en las unidades cenozoicas del área de estudio sólo existe una discordancia angular, entre
Formación Cosmito y Formación Andalién, en la cuenca de Arauco, al sur, existen dos
discordancias: una entre Grupo Lebu (Eoceno) y Formación Ranquil (Mioceno) y otra entre esta
última y Formación Tubul (Plioceno, correlacionarle con Formación Andalién). Regionalmente,
107

estas dos áreas están cercanas, por lo que se podría documentar dos fases tectónicas en el área de
estudio. La primera sería la fase Incaica, mencionada anteriormente, y la segunda sería la fase
Quechua (Frutos, 1988) de edad Mioceno-Plioceno y dirección de esfuerzo principal NW-SE a
EW. Lo anterior es consistente con los vectores de convergencia normal propuestos por Maloney
(2013), con dos “peaks” de velocidad a los 40 Ma y 15 Ma respectivamente para cada fase. La
ocurrencia de dos fases tectónicas ayuda a explicar por qué existen diferentes direcciones
preferenciales para las fallas normales, pudiendo atribuir a la fase Quechua, las fallas normales
observadas en Cocholgüe, Punta Parra, Playa Los Burros,y Tumbes, y el consecuente
basculamientos de las unidades sedimentarias pre-Miocenas.

Durante el Plioceno, ocurre la depositación de la Formación Andalién, la cual yace horizontal. Este
hecho permite afirmar que desde el Plioceno no han ocurrido más eventos tectónicos, y
probablemente sólo esté actuando un proceso de alzamiento que levanta las terrazas pleisto-
holocenas del borde costero, asociado al ciclo sísmico actual (Melnick y otros, 2006).
108

8. GEOLOGÍA ECONÓMICA

8.1 GENERALIDADES

Allaby (2008), define a la geología económica como el estudio de los depósitos minerales que
contienen algún producto valioso, con el objeto de determinar cómo estos fueron formados. El
concepto elemental para este análisis es el de recurso, el cual puede ser definido como aquel
material geológico que presenta un potencial económico, ya sea descubierto o no. En el presente
documento, estos recursos serán clasificados en 4 categorías: energéticos, metálicos, no-metálicos
e hídricos. Los tres tipos de recursos se encuentran en el área de estudio en rocas metamórficas,
ígneas, sedimentarias y depósitos no consolidados, y los procesos asociados a su origen abarcan
edades desde el Paleozoico hasta el reciente.

8.2 RECURSOS ENERGÉTICOS

Los recursos energéticos son aquellos que se utilizan para la producción de electricidad o como
combustibles para transportes y/o calefacción. Dentro del área de estudio se encuentran el carbón
y los hidratos de metano.

8.2.1 CARBÓN

El carbón es una roca sedimentaria organógena de color negro, compuesta esencialmente por
carbono, además de cantidades variables de hidrógeno, oxígeno y azufre. El carbón es considerado
la materia prima gestora de la gran revolución industrial de la segunda mitad del siglo XVIII. Su
relevancia radica en su mayor potencial calorífico y continuidad de suministro, en comparación a
la madera. En Chile, la explotación de este recurso ha jugado un papel esencial en el desarrollo
económico, en un período que va desde mediados del siglo XIX hasta la primera mitad del siglo
XX.

Gallardo (1995), describe la ocurrencia de carbón como cuerpos mantiformes, distribuidos en la


zona costera de la provincia de Concepción y Arauco en la Región de Bío-Bío; estos se encuentran
en [insertar unidad definida], de edad Eoceno. Los antecedentes más antiguos de la explotación del
carbón se remontan a manuscritos de 1712, del naturista Amédée Frezier, quien recorre la zona del
antiguo Concepción (actual Penco) y describe la excelente calidad del carbón encontrado en esta
zona. Así mismo, a mediados del siglo XIX se registra el desarrollo de una masiva industria del
109

carbón en las localidades de Talcahuano, Cerro Verde, Andalién, Lirquén y Dichato. También
existe información de dos sondajes realizados en la mina Los Lirios de Cocholgüe, actualmente
inactiva (Bonilla, R., comunicación verbal, 2013), en los cuales se encuentran algunos niveles de
carbón. Las observaciones de terreno registran variedades de baja calidad y poder calorífico [Turba
a lignito]. En la transecta realizada en la localidad de Cocholgüe fueron registrados niveles
carbonosos lenticulares y mantiformes, asociados a lutitas carbonosas. Niveles similares se
observaron en la ribera occidental de la caleta Coliumo.

8.2.2 HIDRATOS DE METANO

Conocidos también como hielos de metano, los hidratos de metano se presentan como cristales de
hielo con gas metano natural encapsulado en su interior. Se forman por una combinación de bajas
temperaturas y alta presión, y se encuentran principalmente en los bordes de las plataformas
continentales donde el lecho marino se precipita abruptamente hacia el profundo suelo oceánico.
Un 3% de las reservas mundiales de este gas están en el fondo marino de nuestro país, la zona más
propicia de explotación es entre Constitución y Concepción. Se necesitan US$200 mil diarios para
hacer las primeras pruebas en terreno (Hidratos de Metano, 2009).

8.3 RECURSOS METÁLICOS

Este tipo de recursos se encuentra representado por minerales de Fe-Ti y Au, fundamentalmente
en unidades no consolidadas como arenas de playa o depósitos tipo placer.

8.3.1 ARENAS TITANIFERAS

Estas se distribuyen de manera discontinua a lo largo de las costas del área de estudio, pudiendo
ser observadas en las playas de insertar playas según fichas de muestras. Collao y otros (2000)
indican que estas son el resultado del transporte de sedimentos ricos en minerales pesados,
provenientes de la meteorización de rocas volcánicas asociadas a la actividad pleistocena del
volcán Antuco I, en conjunto con aquellas que conforman el basamento cristalino de la zona
(unidades metamórficas e intrusivas). Diversos agentes como el transporte fluvial y/o eólico son
los responsables de la erosión, traslado y depositación de la carga mineral.

En el mismo estudio, los depósitos han sido descritos como mantos de arenas negras bien
seleccionadas, de granulometría fina a media, con abundante contenido de minerales como
110

magnetita, hematita, ilmenita, titanomagnetita, esfeno y rutilo; de edad Pleistoceno-Holoceno.


Vergara (1968) documenta además la existencia de rutilo en muestras de arena de la playa de
Dichato, en conjunto con otros minerales pesados como augita, olivino, hipersteno, magnetita,
ilmenita y esfeno.

8.3.2 PLACERES AURÍFEROS

Corresponden a depósitos de oro, donde el material del interés ha sido concentrado por acción
mecánica dadas las características particulares que posee: alta densidad (los minerales menos
densos son ‘lavados’ con mayor facilidad, concentrando el mineral más pesado), alta resistencia
química a la meteorización (no reactivo), durabilidad mecánica (resistencia física).

En el área de estudio, este tipo de depósito ha sido reportado en los sedimentos asociados al río
Pissis (placer El Aromo). Estos depósitos concentran una ley de 0,35 g/m3 de Au, con reservas
estimadas en 35.600 m3, por lo que son de carácter sub-económico (Collao y otros, 2000). En otras
localidades cercanas a la presente zona de investigación (Quilacoya, Gomero, Rere, las principales)
también se documentan depósitos de oro detrítico que fueron de gran relevancia durante el período
colonial, conformando lo que se conoce como la ruta del oro establecida por Pedro de Valdivia, y
que aún en la actualidad son explotados a pequeña escala de manera artesanal.

Greiner (1991) define una asociación de estos depósitos a esquistos micáceos de la serie oriental
del basamento metamórfico y a rocas intrusivas del batolito costero, ambos de edad Paleozoica. En
dicho estudio, el autor asocia la ocurrencia de oro a las abundantes vetillas de cuarzo presentes en
ambas unidades (metamórficas e intrusivas); sin embargo, de descarta dicha relación en el caso de
las vetillas de cuarzo en las rocas metamórficas, ya que el protolito de estas corresponde a
secuencias sedimentarias marinas profundas, y en dichos ambientes la concentración de oro
detrítico es altamente improbable por el elevado peso específico del oro. Según lo anterior, la
presencia de placares de oro en el área de estudio está directamente ligada a la actividad ígnea del
Paleozoico.
111

8.4 RECURSOS NO-METÁLICOS

Como su nombre lo indica, en esta categoría son agrupados aquellos recursos minerales que no
tiene una naturaleza metálica. Menduiña (1982) los define como aquellas sustancias minerales de
uso inmediato en procesos industriales o mediante procesamientos adecuados, en función de sus
propiedades físicas y químicas y no en función de las sustancias potencialmente extraíbles de las
mismas ni de su energía. En el área de estudio estas son: áridos, arenas silíceas, rocas metamórficas
e intrusivas.

8.4.1 ÁRIDOS

Los recursos áridos son utilizados como material de construcción, en la cimentación de carreteras,
líneas férreas, relleno de terrenos y como constituyente de hormigón y asfalto. Un factor esencial
en el potencial económico de estos recursos es la proximidad a la actividad de la obra en ejecución.

Las fuentes potenciales de estos recursos están ligadas a la ribera del Río Biobío y sus terrazas de
arenas negras, con espesores que llegan hasta los 30 metros de altura. Estas arenas contienen un
gran porcentaje de líticos volcánicos y minerales máficos, y se encuentran actualmente en
explotación en sectores periféricos de la comuna de Hualpén. Se desconocen valores cuantitativos
de recurso, reserva y producción.

Se encuentran además en el área de estudio canteras donde las rocas intrusivas del batolito costero
son extraídas para su uso como grava o gravilla.

8.4.2 ARENAS SILÍCEAS

Esta arena es un material sedimentario compuesto principalmente por fragmentos de cristales de


cuarzo, con proporciones menores de micas, feldespato, fragmentos líticos y arcillas. Su
granulometría varía en 0,05 mm y 2,0 mm, pero puede llegar hasta 3,0 mm y contener fragmentos
de cuarzo de granulometría mayor. Es empleada en diversas actividades industriales, debido a su
composición química, granulometría y dureza, lo que permite distinguir diversos tipos industriales
como arenas para vidrio, arenas para moldes de fundición, arenas para ladrillos refractarios, arenas
cerámicas, arenas para filtro y abrasivos y arenas para construcción.

En Chile, la arena silícea se utiliza, principalmente, para la fabricación de vidrio y de moldes de


fundición. La producción anual proviene de las siguientes regiones de Valparaíso, del Maule y del
112

Bíobío, y tradicionalmente registrada en la producción de cuarzo, pero se ha individualizado a


partir del año 2002. El 2012 muestra un aumento del 12% respecto del 2011.

López y otros (2003) reporta diversos depósitos de este recurso a lo largo del margen occidental de
la cordillera de la costa, desde Cobquecura hasta Curanilahue, con espesores entre 5 y 20 metros.
En dicho estudio, las arenas silíceas son asociadas genéticamente a la meteorización y erosión de
las rocas graníticas del batolito costero Paleozoico. El contenido en SiO2 en arenas lavadas es de
95%, su índice de fineza A.F.S. entre 40,4 y 59,5; punto de sinterización, entre 1.400 y 1.575°C, y
un bajo contenido de arcillas A.F.S., entre 1,4 y 16,3%. En la zona de estudio se encuentra la Planta
de Vidrios Lirquén ubicada en la comuna de Penco, cuya producción ha alcanzado un promedio a
9.000 toneladas mensuales de cristal flotado. Agregar asociación a muestras

8.4.3 ARCILLAS

La arcilla es una sustancia natural, terrosa, de grano fino o muy fino, formada principalmente por
los conocidos minerales de arcilla (grupo del caolín, smectitas, illitas y hormitas) y por fragmentos
líticos y cristalinos, material coloidal, sustancias orgánicas y sales solubles. En el área de estudio,
los procesos de meteorización sobre las rocas graníticas paleozoicas han favorecido la génesis de
yacimientos de concentración residual de caolín de características plásticas, que son o han sido
utilizados principalmente por la industria Fanaloza Penco. Actualmente no están en proceso de
extracción.

8.4.4 ROCAS METAMÓRFICAS

Este tipo de rocas son explotadas en sectores dentro del área de estudio. Uno de ellos, localizado
en el cerro San Miguel, comuna de Talcahuano. Corresponde a la cantera Perales (agregar
dimensiones) donde el material es explotado por su elevado contenido de aluminio. Esta obra es
administrada por cementos Biobío S.A. para la producción de cemento aluminoso de
endurecimiento rápido.
113

8.4.5 ROCAS INTRUSIVAS

En el área existen canteras de rocas intrusivas, que corresponden principalmente a unidades de


composición tonalítica. El grado de alteración es bajo al igual que el fracturamiento. Este material
se utiliza en la industria de la construcción, para cimientos de edificio, fortificaciones de puertos y
cauces fluviales. La cantera Loma Alta está ubicada a 7 km al Este de la ciudad de Tomé, se accede
a ella por el camino Bellavista, fue visitada y registrada en el curso de Geología de Campo II
(2005). En Lenga, se encuentra en abandono una antigua cantera que proveía el material para la
construcción de la siderúrgica de Huachipato. Dicha faena tuvo sus comienzos en la década de
1940 y cesó por los efectos del terremoto de 1960.

8.5 RECURSOS HÍDRICOS

Los recursos hídricos son fundamentales para el asentamiento urbano y para el desarrollo del sector
económico de la zona. La actividad forestal, que es el rubro principal en la zona, es la principal
demandante de este tipo de recursos. En menor medida, lo hacen la agricultura y la ganadería. En
el área de estudio, se encuentran estos recursos de forma superficial y subterránea.

8.5.1 RECURSOS HÍDRICOS SUPERFICIALES

Estos están definidos como corrientes naturales de agua con un caudal determinado que fluyen
superficialmente en forma de cauces continuos o discontinuos, que en su mayoría desembocan en
el mar. Los principales son los ríos Bio Bío (caudal anual promedio 899 m3/s) y Andalién, con sus
respectivas cuencas con 1366 y 794 km2 de extensión dentro del área de estudio, respectivamente.
A estos se suman abundantes esteros y cauces intermitentes contenidos dentro de subcuencas que,
en su totalidad, desembocan en el mar o actúan como tributarios de los cursos principales. El detalle
de estas cuencas y cursos de agua se muestra en la Tabla 8.1 y Figura 8.1. Es también importante
la presencia de 7 lagunas, 2 de las cuales se encuentran en la comuna de San Pedro y 5 dentro del
área urbana de la ciudad de Concepción. Estas lagunas están, en parte, integradas a la cuenca del
río Bio Bío en su zona distal, próximo a la desembocadura.
114

Tabla 8.1: Descripción de subcuencas presentes en el área de estudio, incluyendo superficie y cauces
reelenvantes. Datos tomados de DGA 2014.

Subcuencas Área km2 Cursos de Agua (dentro del área de estudio) Tipo
Río Biobío bajo 1366 Río Biobío, Estero Batros, Río Lenga Exorreica
Río Andalién 794 Río Andalién, Estero Las Ulloas, Estero Penco Exorreica
Costeras entre río 87 - Exorreica
Biobío y Andalién
Costeras entre río 239 Estero Lirquén, Estero Cabrito, Estero Exorreica
Andalién y Bellavista, Estero Collen, Estero Coliumo,
Pingueral Quebrada Honda, Quebrada de la Perdiz
Costeras entre río 378 Río Pingueral Exorreica
Pingueral
(incluido) e Itata
Isla Quiriquina 4 - Exorreica

Figura 8.1: Mapa de subcuenca y redes hidrográficas principales del área de estudio. Datos
tomados de DGA 2014.
115

8.5.2 RECURSOS HÍDRICOS SUBTERRÁNEOS

Los recursos hídricos subterráneos corresponden a aquellos volúmenes de agua atrapados en


unidades geológicas permeables tanto consolidadas como no consolidadas. Estos cuerpos
subterráneos son alimentados por las precipitaciones que se filtran a través del suelo por la
porosidad intrínseca o secundaria de la formación correspondiente, además de los aportes
subterráneos asociados a ríos y a movimientos de masas de aguas que circulan dentro y entre
unidades hidrogeológicas. Estas unidades se encuentran asociadas a las distintas subcuencas
definidas dentro del área de estudio y corresponden a depósitos cuaternarios. La dirección general
de aguas, DGA (1986) publica las propiedades hidráulicas generales de estas unidades:

➔ Subcuenca del río Biobío: depósitos aluviales del cauce del río, con un espesor medio de
50 metros. Corresponden a arenas, gravas y limos. Nivel estático menor a 2 metros con
caudales de 120 m3/h.
➔ Subcuencas entre el río Itata y Biobío: estación Pissis (río Pingueral). Depósitos fluviales
cuaternarios con espesores entre los 15 y 25 metros, constituidos por mezcla de arenas,
gravas y gravillas, además de niveles menores de limos y arcillas intercalados
esporádicamente en la secuencia. No se indica como unidad acuífera importante dado su
alta cantidad de arcillas y limos. Caudal estimado de 259 m3/día.
➔ Isla Quiriquina: rellenos cuaternarios compuestos por gravas y arenas de origen marino.
Nivel estático alrededor de 1 metro, casi superficial. Caudal medido de 14 m3/día.
➔ Caleta Lenga: depósitos cuaternarios adyacentes al río Lenga, constituidos por arenas y
limos muy permeables generalmente saturados. No se tienen antecedentes de pruebas de
bombeos.

Un estudio publicado por la Dirección general de Aguas (2012), publica un estudio hidrogeológico
de la cuenca del río Biobío. En dicho documento se resumen los resultados de un catastro de
explotación y uso de agua subterránea (Tabla 8.2), revelando que más del 50% del caudal explotado
es utilizado para fines de industria y riego con tan sólo 22% del total de captaciones. También se
muestran valores de nivel estático, estratificados en cinco tramos, a partir de 199 mediciones
realizadas en pozos de extracción (Tabla 8.3).
116

Tabla 8.2: Datos de catastro de uso de agua subterránea en la cuenca del Biobío.

Uso Captaciones Distribución por uso Q (l/s) Distribución por Q


(cantidad) (%) (%)
Agua potable 100 10,08 1.524,8 24,34
Industrial 152 15,32 2.717,7 43,39
Riego 65 6,55 896,1 14,31
Doméstico 552 55,65 355,7 5,68
S/Información 123 12,40 769,4 12,28
Total 992 100.0 6263,5 100

Tabla 8.3: Datos de nivel piezométrico entregados por la DGA (2012) para la cuenca del Biobío

Rango de profundidad de Nivel Estático (m) Cantidad de pozos Distribución (%)


0-5 107 53,8
5-10 47 23,6
10-25 36 18,1
25-50 5 2,5
>50 4 2,0
Total 199 100

Cabe mencionar que dichos valores son válidos para toda la cuenca del río Biobío (24371 km2),
donde la porción que se encuentra dentro en el presente cuadrángulo corresponde al 6% del total.
Adicionalmente, se clasifican las unidades acuíferas que constituyen la gran cuenca del Biobío, en
las que los sedimentos pleistocenos-holocenos que conforman terrazas marinas dentro del área de
estudio son catalogados como acuífero de alta importancia hidrogeológica (DGA, 2012).
117

9. GEOLOGÍA AMBIENTAL

9.1 GENERALIDADES

La geología ambiental, es un campo multidisciplinario de aplicación científica que está


relacionado con la ingeniería geológica, geomorfología y geología económica. Estudia la
interacción del ser humano con el medio geológico, incluyendo la biosfera, la litosfera, la
hidrósfera y en cierta medida la atmósfera terrestre. Esta rama de la geología surge por dos
razones principales, el creciente aumento de la población humana y el mejorar la gestión de
recursos y espacios naturales. Por lo anterior, su meta principal es solucionar desde un
enfoque geológico los problemas ambientales atingentes al crecimiento de las sociedades
humanas, minimizando la posibilidad de degradación ambiental o maximizando la
posibilidad del uso adecuado del ambiente natural (Montgomery, 2011).

9.2 HIDROGEOLOGÍA

9.2.1 SUELOS

9.2.1.1 SERIES DE SUELO

Las series de suelo, corresponden a una clasificación detallada de los suelos, en la cual se
agrupan en una misma serie a distintos tipos de suelos específicos que compartan un conjunto
de características físicas, químicas y mineralógicas similares, que determinan su
comportamiento hidrogeológico. Así, las características hidrogeológicas de cada tipo de
suelo van a estar determinadas en gran medida por la fuente litológica de la cual se originaron.
En el área de estudio, es la erosión de las rocas metamórficas e intrusivas que conforman la
Cordillera de la Costa, la que ha significado un gran aporte para la formación de los suelos
de la zona, cuyas composiciones varían a medida que nos acercamos a la costa, ya que en esa
zona se encuentran más influenciados por las litologías sedimentarias.

Para la obtención de los datos de las series de suelo del área de estudio, se utilizó la
información recopilada en el estudio agrológico de suelos de CIREN (1999). Se determina
trabajar con las cuatro series de suelos principales (las que presentaban mayor área de
extensión, series de suelo menores fueron añadidas al resto para simplificar el cálculo del
118

balance) de la zona, las cuales son las series Arenales, Curanipe, Ninhue y San Esteban
(ANEXO XX).

Finalmente, con las series de suelo definidas, se hace una caracterización de los parámetros
hidráulicos por serie (ANEXO XX), en función de las diferentes fracciones de arena, limo y
arcilla presentes en cada una de ellas, haciendo uso de la “calculadora de propiedades
hidráulicas” propuesta por Saxton y otros (1986). Los parámetros hidráulicos determinados
corresponden a: punto de marchitez permanente, capacidad de campo, densidad aparente,
grado de saturación, conductividad hidráulica y volumen de agua utilizable, donde este
último tiene mayor relevancia en los cálculos posteriores de balance hídrico.

9.2.1.2 GRUPOS HIDROLÓGICOS

Los grupos hidrológicos son el resultado de clasificar los distintos suelos presentes en función
de su granulometría, a partir del uso del triángulo de texturas que se basa en la clasificación
propuesta por la USDA (Figura 9.1), donde cada uno de estos refleja de forma descriptiva la
infiltración del suelo. Al hacer el análisis del área de estudio en cuestión, se obtuvieron los
cuatro grupos hidrológicos que contempla el método. Los detalles de las distintas
proporciones granulométricas de los suelos del área de estudio, están en el ANEXO XX.

A) B)

Figura 9.1: Clasificación textural propuesta por la USDA. A) Triángulo de texturas de suelo. B)
Regiones que comprende cada grupo hidrológico de suelo.
119

Grupo Hidrológico A: Corresponden a los suelos cuya proporción de arena/arcilla es alta,


constituyendo capas con alta permeabilidad y porosidad, y por tanto alta capacidad de
infiltración. Además, por su bajo contenido de arcillas, son suelos que presentan una baja
escorrentía. En el área de estudio, este grupo está caracterizado por los suelos de la Serie
Arenales.

Grupo Hidrológico B: Corresponden a suelos cuya proporción de arena/arcilla es


medianamente alta, pero menor que la del grupo A. En estos suelos, recaen aquellos con
texturas franco-arenosas, franco-arcillosas y franco-limosas. Por sus características, estos
suelos presentan una infiltración moderada y una escorrentía moderada. En el área de estudio,
está caracterizado por los suelos de la Serie San Esteban.

Grupo Hidrológico C: Engloba los suelos donde predomina la fracción fina, con una razón
de limo/arcilla alta. Por esto, son suelos que presentan capacidades de infiltración bajas. En
el área, está caracterizado por los suelos de la Serie Ninhue.

Grupo Hidrológico D: Suelos que presentan un elevado contenido de arcillas, por lo que son
suelos relativamente impermeables. Por esto, estos suelos presentan una escorrentía alta, pero
una capacidad de infiltración muy baja o nula. Está caracterizado por los suelos de la Serie
Curanipe.

9.2.1.3 USOS DE SUELO

Corresponden a los distintos usos que se les da a determinadas porciones de terreno,


generando una segmentación de las cuencas del área en distintas zonas por uso de suelo. La
distribución espacial de los usos de suelo en el área estudiada, fue obtenida de bibliografía.
En particular, en el área de estudio se identificaron siete usos de suelo diferentes, los cuales
corresponden a suelos: urbanos e industriales, praderas y matorrales, bosques, terrenos
agrícolas, humedales, áreas sin vegetación y cuerpos de agua. Dentro de estos, el que tiene
una mayor relevancia es el área de uso de suelo de bosques, ya que es el que abarca la mayor
extensión superficial.

Con la información obtenida de los distintos usos de suelo se calculara la profundidad


radicular media de cada una de las series, a partir de una ponderación en función del área de
los usos de suelo presentes en cada una de las series y los valores de las profundidades
120

radiculares de cada uso (ANEXO XX). Luego, junto a los parámetros hidráulicos revisados
anteriormente, se realiza el cálculo de la reserva máxima (ANEXO XX).

9.2.1.4 NÚMERO DE CURVAS

El método de Número de Curvas (CN) o método americano, desarrollado por el SCS (Soil
Conservation Service), corresponde a la asignación de un parámetro de abstracción (CN) en
que a las superficies impermeables y de agua les corresponde un CN igual a 100 (todo se
convierte en escorrentía) y para otras superficies los valores de CN serán menores variando
entre 0 y 100. En este método, a cada grupo hidrológico y su uso correspondiente se le asigna
un valor de CN, por lo que es necesario conocer de antemano estos datos para cada una de
las series de nuestras cuencas. Los valores de CN que se utilizaron para cada grupo
hidrológico de suelo en función de su uso están descritos en la ANEXO XX.

9.2.2 BALANCE HIDROLÓGICO

El concepto de balance hidrogeológico, está ligado a un proceso de mayor escala, que


involucra la circulación de agua en la atmósfera, biosfera y litósfera, movilizándose mediante
procesos físicos en sus tres estados de agregación. No toda la precipitación se mantiene en la
superficie terrestre. Es sabido que existen ciertos procesos como la evaporación o la
transpiración de las plantas (procesos que en conjunto se denominan evapotranspiración) que
evitan que el agua sea retenida completamente en la superficie. La fracción de agua que
alcanza la superficie del terreno por su lado, generalmente queda retenida en charcas o surcos
como almacenamiento superficial. Otra parte, es capaz de circular por la superficie generando
pequeños cauces, que si se reúnen pueden derivar en cursos de agua mayores y desembocar
en ríos. Finalmente, existe una última parte que es capaz de infiltrarse en el terreno,
recargando el subsuelo y circulando por pequeños canales del suelo llamados poros o
espacios intergranulares. Aun así, una buena parte de esta agua infiltrada no alcanza la zona
saturada ya que se ve afectada por los procesos mencionados anteriormente.

El balance hidrogeológico, lo que trata de hacer es representar de una forma simplificada, el


equilibrio que existe entre todos los procesos mencionados anteriormente. Este equilibrio,
está representado por la siguiente fórmula:

𝐏 = 𝐄𝐓𝐑 + 𝐄𝐒𝐒 + 𝐑𝐄𝐂


121

En la cual: P, corresponde al total de las precipitaciones (mm/año). ETR, corresponde a la


evapotranspiración real (mm/año). ESS, corresponde a la escorrentía superficial (mm/año) y
el parámetro REC, corresponde a la recarga (mm/año). El cálculo de los distintos elementos
de la fórmula, se realiza utilizando como datos de entrada los distintos parámetros
mencionados en los sub-capítulos anteriores.

Finalmente, el método utilizado para el cálculo de dichos parámetros es el propuesto por


Thornthwaite (1948), el cual viene integrado en el software EASY_BAL, de la Universidad
Politécnica de Cataluña. Los detalles de los cálculos de estos parámetros, están especificados
en el anexo (ANEXO SSSSSSSSSSSSSS), donde a grandes rasgos destaca el hecho de que
cada una de las sub-cuencas del área de estudio presenta un balance hídrico positivo.

9.2.3 CONTAMINACIÓN

9.2.3.1 GENERALIDADES

El agua del subsuelo es un recurso importante y de este se abastece una gran parte de la
población mundial, por lo que comprender los procesos detrás de la contaminación del agua
es de gran importancia para las sociedades actuales.

La contaminación, es la introducción de sustancias u otros elementos físicos en un medio,


los que provocan que éste sea inseguro o no apto para su uso. El medio puede ser un ser vivo,
un medio físico o un ecosistema, donde para el caso de este trabajo, se abordara la
contaminación en las aguas subterráneas. Los factores que controlan la contaminación
potencial del agua subterránea son tres: la cantidad del vertido (determina la concentración
del contaminante en el agua), las características de los contaminantes (solubles, insolubles,
sólidos, líquidos) y las características del medio receptor (permeabilidad, porosidad,
características de la zona no saturada).

Por otro lado, desde el punto de vista de la propagación de los contaminantes (que actúan
como solutos en el agua) existen dos escenarios. En el primero, el contaminante no interactúa
con el medio geológico y solo es arrastrado por el flujo del agua (contaminantes o solutos no
reactivos), en este escenario los procesos de transporte corresponden principalmente a
advección, dispersión mecánica e hidrodinámica y difusión (caso del Tritio o el Cloruro). En
el segundo, los contaminantes si interactúan con el medio geológico (contaminantes o solutos
122

reactivos), donde los procesos de transporte vendrían a ser del tipo adsorción, precipitación
y en general estarían controlados por las reacciones químicas que se produzcan. Este último
escenario es mucho más complejo de estudiar. Además, es importante mencionar que durante
el transporte, las sustancias contaminantes pueden sufrir procesos de atenuación (reacciones
de dilución, intercambio iónico, asimilación biológica, oxido-reducción, etc) que reducen
tanto la velocidad de movimiento del mismo como su poder contaminante. El grado de
atenuación, va a depender de: tamaño de contacto del contaminante y el material atravesado,
tamaño de grano y características físico-químicas del material atravesado (zona vadosa y
acuífero), distancia recorrida por los contaminantes y de las condiciones hidrogeológicas del
área.

9.2.3.2 CLASIFICACIÓN DE LAS FUENTES DE CONTAMINACIÓN

Las fuentes de contaminación se pueden clasificar bajo los siguientes criterios:

Según actividad: En POTENCIALES o ACTIVAS. Va a depender si están generando o no


lixiviados. La sola presencia de elementos o sustancias contaminantes en una fuente no
implica que estos estén migrando hacia el acuífero. Por esto, una fuente inactiva (como un
relleno sanitario), es potencial ya que pueden darse las condiciones para que posteriormente
se generen lixiviados.

Según origen: En NATURALES o ANTROPOGÉNICAS. Cuando los minerales


naturalmente disueltos en el agua se concentran y exceden ciertos umbrales que las hacen no
aptas para el consumo humano se habla de contaminación natural (En Chile, se da
principalmente por zonas volcánicas o hidrotermales). Por otro lado, cualquier actividad
humana en la superficie es una fuente de contaminación potencial para las aguas. Así, si los
componentes que produce dicha actividad supera la atenuación natural del suelo, se habla de
contaminación antropogénica (vertederos/rellenos sanitarios, cementerios, pozos negros,
fugas de alcantarillado, actividad industrial: minería, relaves, accidentes de manipulación de
sustancias, infiltración de RILES, etc).

Según geometría: En LINEALES, PUNTUALES o DIFUSAS. Las fuentes lineales, se


desarrollan a lo largo de una línea. Por otro lado, entre puntuales y difusas dependerá de la
escala de trabajo (si afecta un área grande o no del área estudiada).
123

Según temporalidad: En CONSTANTES, INTERMITENTES o PULSOS. Si son continuas


en el tiempo o no. Las fuentes constantes actúan de corrido, mientras que las intermitentes
actúan si se dan las condiciones necesarias para generar los lixiviados (lluvias que generen
lixiviados en vertederos). Finalmente, los pulsos son aquellos eventos aislados que producen
una entrada única de contaminante al sistema (accidentes).

En base a lo anterior, se seleccionaron y clasificaron las fuentes potenciales de contaminación


presentes en el área de estudio. Se determina que las fuentes de contaminación más comunes
son los rellenos sanitarios y los vertederos clandestinos, junto con los cementerios y fosas
sépticas (estos dos últimos en casos en los cuales no se hayan cumplido con las normas
sanitarias debidas). En términos de su comportamiento, funcionan de manera similar. Todas,
constituyen fuentes puntuales e intermitentes, que en condiciones climáticas favorables
(precipitaciones) pueden llegar a producir lixiviados ricos en sales como los cloruros o los
sulfatos, lixiviados con altas concentraciones de nitrógeno e incluso, dependiendo del residuo
sólido del basural, lixiviados con presencia de metales pesados (Pb, Cd, Hg, Cr, etc).

9.2.3.3 VULNERABILIDAD

La vulnerabilidad corresponde a la susceptibilidad natural que presenta un acuífero a la


contaminación. Esta, se determina principalmente por las características intrínsecas del
acuífero (tipo de acuífero, profundidad, gradiente hidráulico), y además depende de la
resistencia que ejerza la zona no saturada (permeabilidad, porosidad, heterogeneidad) a la
penetración de contaminantes (en otras palabras, la capacidad de la zona no saturada para
atenuar o reducir el efecto de los contaminantes).

En caso de acuíferos libres, la vulnerabilidad va a tener relación directa con la permeabilidad


de la zona no saturada (a mayor permeabilidad, mayor vulnerabilidad) y con la profundidad
de la misma (a mayor profundidad, menor vulnerabilidad). Por otro lado, para acuíferos
confinados, la vulnerabilidad es muy baja por el hecho de que su superficie piezométrica está
ubicada por sobre el nivel del suelo, lo cual dificulta que exista un flujo descendente que
pueda transportar los contaminantes.
124

9.2.3.3.1 Análisis de Vulnerabilidad de Acuíferos

El cálculo de la vulnerabilidad, se puede realizar a través de distintos métodos. Entre estos,


destacan: métodos de simulación, métodos de índices (GOD, GODs, SINTACS, DRASTIC,
etc) y métodos probabilísticos (método del triángulo invertido). Para el caso de este trabajo,
se utilizará el método del triángulo invertido, principalmente por la escasez de datos de pozos
que indiquen la profundidad del nivel freático.

El método del triángulo invertido (Struckmeier y Margat, 1995), es una metodología que ha
sido utilizada ampliamente por el SERNAGEOMIN, para la elaboración de mapas
hidrogeológicos en Chile. Consiste en realizar una tipificación o clasificación de las unidades
rocosas en distintas unidades hidrogeológicas de acuerdo al tipo de permeabilidad,
dependiendo si es granular (rocas y sedimentos detríticos) o fisurada (rocas ígneas y
metamórficas). Además, las unidades se clasifican en cuatro clases según su potencial
hidrogeológico (alto, moderado, bajo/muy bajo y nulo), donde cada clasificación considera
la capacidad productiva y extensión lateral de la unidad (Figura 9.2).

Figura 9.2: Triángulo Invertido. La figura muestra los diferentes grupos


hidrogeológicos a los que puede corresponder una unidad de roca. Cada
clase representa un grado diferente de importancia hidrogeológica,
ordenadas de forma jerarquizada desde la clase de mayor importancia (A)
a la de menor importancia (D). Además, las clases se subdividen según el
tipo de permeabilidad (granular o fisurada).
125

Para el caso de las rocas del área de estudio, se obtiene lo siguiente:

Unidades de ALTA importancia hidrogeológica: Clase A. Bajo esta denominación se


agrupan los depósitos no consolidados tales como los depósitos fluviales y fluvio-aluviales,
actuales y antiguos, depósitos coluviales, sedimentos de terrazas fluviales y terrazas marinas.
Litológicamente, presentan una baja compactación y no están cementadas por lo que su
porosidad es alta. En el área de estudio, corresponden a los Depósitos Cuaternarios.

Unidades de MEDIA a BAJA importancia hidrogeológica: Clases B y C. Consisten en


depósitos no consolidados pero de poca extensión o a depósitos estratificados, conformados
típicamente por clastos de tamaño arena/bloques en matrices areno-arcillosas, con
porcentajes de finos que en general oscilan en torno a la tercera parte de las rocas en cuestión.
Son rocas que dado que han sufrido diagénesis, fueron sometidas a procesos de compactación
y cementación que han mermado su capacidad productiva. En la zona, corresponden a las
rocas de la Fm. Cosmito y Fm. Quiriquina.

Unidades de NULA importancia hidrogeológica: Clase D. Incluye rocas intrusivas y


metamórficas, que usualmente se encuentran formando acuicludos o acuifugos, pero que en
condiciones de fracturamiento pueden tener la capacidad de formar acuíferos pequeños. En
otras palabras, serían el “basamento hidrológico” del área de estudio por su escasa a nula
permeabilidad. En el área, corresponden a las rocas del Batolito Costero y Basamento
Metamórfico.

Luego, en función de la clasificación que se hizo anteriormente se confecciona un mapa de


vulnerabilidad, tomando como base el mapa hidrológico de Chile de la DGA y la información
litológica de terreno (Figura 9.3). Finalmente, se recalca que el método del triángulo invertido
no calcula directamente la vulnerabilidad sino que “predice” que unidades litoestratigráficas
tienen un mayor potencial de desarrollar acuíferos, y es en función de eso que se puede
estimar que unidades serían más vulnerables (unidades con mayor potencial serán más
vulnerables, porque las que tienen bajo o nulo potencial probablemente no presentan
acuíferos). Otra cosa importante, es que el resultado de este método va a depender del detalle
del mapeo que se haya realizado. Además, internamente las formaciones pueden presentar
variaciones litológicas suficientes como para que ciertas partes de la misma desarrollen
acuíferos mientras que otras no (por ejemplo, la presencia de niveles arcillosos o
126

impermeables), por lo que este método solo es una simplificación de la realidad


hidrogeológica presente y siempre va a ser necesario contrastarlo con información de terreno.
Para el caso del área de estudio, la información recopilada muestra que los acuíferos se
encuentran principalmente en los depósitos no consolidados, por esta razón para hacer un
análisis más acabado de vulnerabilidad se debe contrastar el resultado del mapa con las zonas
donde se tiene certeza que estos existan y además, integrar información de los lugares donde
existan asentamientos urbanos.

Figura 9.3: Mapa de Vulnerabilidad. Mapa de vulnerabilidad basado en el mapa hidrogeológico de la


DGA. Incluye las distintas unidades hidrogeológicas del área de estudio. La vulnerabilidad de
cada una está dada en función de su potencial hidrogeológico, donde la clase A es la más
vulnerable y la clase D la menos vulnerable.
127

9.3 RIESGOS GEOLÓGICOS

El riesgo geológico, corresponde a todo proceso, situación u ocurrencia en el medio geológico que
pueda generar un daño económico o social para alguna comunidad y en cuya previsión, prevención
o corrección se empleen criterios geológicos, independiente si el fenómeno es de origen natural,
inducido o mixto (Ayala-Carcedo, 1987). Es la probabilidad de ocurrencia en un lugar dado y en
un momento determinado, de un fenómeno en el medio natural potencialmente peligroso para la
comunidad y susceptible de causar daño a las personas y sus bienes (Mardones y Vidal, 2001).
Ayala-Carcedo (1993) lo define como el producto de la probabilidad de ocurrencia de una amenaza
o peligro natural, por la vulnerabilidad en tanto por uno y la exposición. Peligrosidad, se entiende
como la probabilidad de ocurrencia de un suceso potencialmente desastroso durante un periodo de
tiempo dado en un lugar determinado, por otro lado, la vulnerabilidad se entiende como el grado
de daños o pérdidas potenciales de un elemento o conjunto de elementos como consecuencia de la
ocurrencia de un fenómeno de intensidad determinada y depende de las características del elemento
considerado y de la intensidad del fenómeno (UNDRO, 1979).

En Chile, debido a sus características geológicas y climáticas, ocurren a menudo fenómenos


naturales riesgosos, con los cuales la población debe convivir, tales como terremotos, tsunamis,
erupciones volcánicas, remociones en masa, inundaciones, entre otros. Además, en la Región del
Biobío, terremotos y tsunamis cobran una gran importancia, dada la cercanía de las áreas urbanas
respecto a la costa. Adicionalmente, la alta pluviosidad de la zona y el tipo de sustrato sobre el cual
yacen las construcciones, repercuten en la ocurrencia de procesos de remoción en masa, los cuales
pueden ocasionar tanto pérdidas materiales como humanas. Por estas razones, estudiar y entender
estos fenómenos es de primera prioridad en orden de mejorar la calidad de vida de las personas.

9.3.1 RIESGO SÍSMICO

Los terremotos, son una manifestación indirecta de la energía liberada tras la ruptura de las rocas
de la corteza, a raíz de grandes esfuerzos tensionales, compresivos o de cizalle, generados por el
desplazamiento relativo entre placas litosféricas. El margen chileno, se caracteriza por la
subducción oblicua de la placa oceánica de Nazca bajo el continente sudamericano, con una tasa
de convergencia promedio de 66 mm/año (Angermann y otros, 1999; Kendrick y otros, 2003;
Moreno y otros, 2008). Lo anterior, implica que corresponde a una zona tectónicamente inestable,
128

y además que es un ambiente propicio para generar sismos de distinta intensidad, por lo que ha
sido testigo de un gran número de terremotos a lo largo de su historia.

9.3.1.1 TIPOS DE SISMOS

La clasificación principal de los sismos se hace de acuerdo a la posición donde estos se produzcan,
derivando en distintas especies de sismos, cada uno con sus propias características distintivas.

Sismos de interplaca (< 40-60 km de profundidad): En Chile, se producen cuando el esfuerzo


compresivo horizontal neto en la zona de contacto (también llamada zona de acople o sismogénica)
entre las placas de Nazca y Sudamericana supera a la resistencia al cizalle o acople mecánico (que
traba el movimiento), produciendo un movimiento relativo entre las mismas. También son
conocidos como terremotos de subducción. Estos terremotos, son sismos compresionales con
mecanismos focales inversos y su magnitud, es proporcional al desplazamiento y al área de la zona
desplazada. La profundidad, se limita a una máxima promedio de 60 km (Delouis y otros, 1994;
Comte y Suárez, 1994; Araujo y Suárez, 1994). Finalmente, es relevante destacar que cuando
ocurren eventos de este tipo cerca de la costa, hay altas probabilidades de que vaya acompañado
de un tsunami, debido al desplazamiento vertical del fondo oceánico y por tanto, de la masa de
agua. Casos emblemáticos: terremoto 9.5 Mw de Valdivia, 1960; terremoto 8.8 Mw del Maule,
2010.

Sismos de intraplaca oceánica (50-250 km de profundidad): Ocurren al interior de la placa oceánica


a profundidades superiores a 50 km hasta profundidades donde la placa pierde su comportamiento
frágil (en torno a 700 km). Sin embargo, en Chile las profundidades de estos sismos solo llegan
hasta los 250 km. Se ha observado que el potencial de daño de estos sismos es mayor que el de los
sismos de interplaca a similar magnitud. Casos emblemáticos: terremoto 8.0 Mw de Chillán
(terremoto que más víctimas fatales ha cobrado en Chile), 1939; terremoto 7.1 Mw de Punitaqui,
1997.

Sismos superficiales o corticales (< 60 km de profundidad): Ocurren dentro de la placa continental,


en la corteza a profundidades menores a 60 km. Se deben a procesos de alzamiento de la Cordillera
de los Andes y en general, ocurren en torno a esta (tanto en Chile como en Argentina). Casos
emblemáticos: terremoto 6.6 Mw de Curicó, 2004; terremoto 6.9 Ms de Las Melosas, 1958;
terremoto 6.3 Mw de Chusmiza, 2001.
129

Sismos de outer-rise (< 30 km de profundidad): Ocurren fuera de la costa, cerca de la fosa oceánica.
Se deben a la deformación que se produce en la placa de Nazca por la flexión de la misma antes de
subductar. Son sismos de baja profundidad y en general tienen magnitudes inferiores a 7.0 Mw.
Casos emblemáticos: terremoto 6.7 Mw de Valparaíso, 2001.

9.3.1.2 EVALUACIÓN Y VALORACIÓN DEL RIESGO SÍSMICO

El área de estudio está ubicada en la zona de mayor peligro sísmico, según la norma chilena oficial
de diseño sísmico de edificios (NCh 433.Of1996, modificada en 2009), la cual está orientada a
lograr que las estructuras resistan, sin daños, movimientos sísmicos de intensidad moderada. Sin
embargo, no define explícitamente los niveles de intensidad de movimiento sísmico ni incluye
características sísmicas particulares de cada zona. La norma, define 3 zonas sísmicas de diferente
peligrosidad, la cual aumenta de este a oeste. Esta zonificación es usada para definir las
aceleraciones máximas del suelo y depende entre otras cosas de la rigidez del sustrato. Para la
costa, que es donde se ubica el área de estudio, el valor de la aceleración máxima efectiva del suelo
es de 0.40G, correspondiendo a la mayor de las 3 zonas.

Relacionados a la región, se han documentado 6 terremotos para el segmento Cordillera Principal


(33.5°S-39°S), de los cuales 5 han afectado al área de estudio: 1657, 1751, 1835, 1939 y 2010
(Tassara y Yañez, 2003), con consecuencias variadas. Si bien, el daño potencial que producen los
terremotos es grande, parte importante de los efectos destructivos de los mismos se deben a
fenómenos geológicos asociados como, remociones en masa, tsunamis, reactivación de fallas
corticales, licuefacción, etc. Por lo anterior, es necesario complementar los datos que proporciona
la norma con información de estos procesos adicionales o bien, estudiarlos en forma particular.

Finalmente, para hacer una buena valoración del riesgo sísmico, es necesario complementar la
información anterior con las características propias de cada área, ya que factores locales pueden
ampliar o disminuir las vibraciones asociadas al sismo. Para lograr esto, se utiliza una matriz de
peligro sísmico que considere distintos factores litológicos, geomorfológicos y estructurales
(Tabla 9.1). Así, se puede hacer una zonificación del área de estudio mucho más detallada a partir
del traslape ponderado de la información proporcionada tanto por la norma sísmica vigente como
por la matriz de peligro, donde finalmente para determinar el riesgo sísmico es necesario ponderar
dicha información con datos demográficos e información de las construcciones (estos datos
entregan indicios del grado de vulnerabilidad de las distintas zonas).
130

Tabla 9.1: Ejemplo de matriz de peligro sísmico. Matriz de riesgo propuesta por Mardones y Vidal (2001) que
considera distintos factores que pueden influenciar en el nivel de peligrosidad de un evento sísmico. Los
valores de peligrosidad asignados van de 1 (lo menos peligroso) a 3 (lo más peligroso).

Factores de 1 2 3
riesgo/Peligrosidad
Litología Roca sana, sedimentos Sedimentos Arcillas, limos,
homogéneos/coherentes finos, sedimentos
coherentes, heterogéneos/incoherentes,
roca semi- roca alterada
alterada
Estructuras (cercanía > 200 m de zona de 100-200 m de < 100 m de zona de falla
con zona de falla) falla zona de falla
Topografía/Pendiente < 20° 20-25° > 25°
Profundidad del nivel >6m 3-6 m 1-3 m
freático
Presencia de rellenos Sin relleno Relleno poco Relleno potente y
artificiales potente y heterogéneo
homogéneo

9.3.2 PROCESOS GRAVITACIONALES O REMOCIONES EN MASA

Los fenómenos de remoción en masa, son procesos de transporte de material, definidos como
procesos de movilización (lenta o rápida) de un determinado volumen de suelo, roca o ambos, en
diversas proporciones, generados por una serie de factores (Hauser, 1993). Estos movimientos
tienen un carácter descendente ya que están controlados principalmente por la gravedad (Cruden,
1991). Estos procesos, han sido clasificados por distintos autores (Varnes, 1978; Hauser, 1993;
Cruden y Varnes, 1996) en: desprendimientos o caídas, deslizamientos (rotacionales o
traslacionales), flujos, volcamientos y reptación.

9.3.2.1 TIPOS DE REMOCIONES EN MASA PRINCIPALES

Desprendimientos o caídas: Corresponde al desprendimiento de uno o más bloques de suelo (o


roca) por gravedad, desde la superficie de un talud, sin que a lo largo de la superficie ocurra un
deslizamiento constante apreciable. Una vez desprendido, el material cae desplazándose
principalmente por el aire, pero con algunos golpes, rebotes y rodamiento. Dependiendo del tipo
de material desprendido, se habla de caídas de roca o caídas de suelo. Estos procesos, constituyen
los fenómenos de remoción en masa más frecuentes en el área de estudio y según Mardones y otros
131

(2004), representan el 68.18% del total de eventos que se produjeron a raíz del terremoto 8.8 Mw
del Maule en la zona.

Estos procesos, y en particular los fenómenos de caídas de rocas, se observaron con mayor
frecuencia en los acantilados de las zonas costeras y en sus cercanías, como por ejemplo en las
localidades de Cocholgue (Figura 9.4A), Tomé y Punta de Parra, afectando a las rocas
sedimentarias de la Fm. Cosmito y de Fm. Quiriquina. En dichas localidades, la tónica general fue
de rocas que alcanzaban tamaños de hasta 5 m, fuertemente diaclasadas, con evidencias claras del
efecto de la erosión marina, además, las pendientes de las paredes de los afloramientos eran de
alto ángulo, alcanzando hasta los 60° de inclinación. Aun así, estos procesos no estaban restringidos
solo a rocas sedimentarias, ya que también fueron descritos en las zonas de Tumbes, Hualpén y
Nonguén, afectando rocas intrusivas y metamórficas, tanto de las zonas costeras como en los cerros
que se ubicaban más hacia el interior (Figura 9.4B). Las características de las rocas de estas
localidades, se asemejan a las descritas anteriormente, pero en estas últimas, se puede ver un grado
de fracturamiento mucho más intenso (tanto por diaclasas como por fallas).

Deslizamientos: Un deslizamiento, corresponde a un volumen de material que se mueve a lo largo


de un plano, (puede corresponder a superficies de debilidad como fallas, diaclasas o planos de
estratificación) por acción de la gravedad (Cruden y Varnes, 1996). Se clasifican en deslizamientos
rotacionales y traslacionales de carácter simple o múltiple (González de Vallejos y otros, 2002).
En un deslizamiento rotacional, la superficie a lo largo de la cual ocurre el movimiento define una
curva cuyo centro de giro se encuentra por encima del centro de gravedad del cuerpo del
movimiento (Cruden y Varnes, 1996). Los deslizamientos puramente rotacionales, ocurren
usualmente en suelos homogéneos naturales o artificiales. En contraste, en los deslizamientos
traslacionales, el material se desplaza hacia fuera o hacia abajo a lo largo de una superficie plana o
ligeramente ondulada con muy poco o nada de movimiento rotacional o volteo (Suarez-Díaz,
1998). Aquí, generalmente el material se desliza a lo largo de paleosuperficies y por tanto, el
movimiento es controlado por estas estructuras.

Respecto a los deslizamientos rotacionales, estos se identificaron en diversas localidades, afectando


principalmente los cerros de la zona de Concepción y Talcahuano, y también en los caminos
forestales de la parte oriental del área de estudio. Entre los cerros que destacan, están los cerros
Caracol, Lo Pequén, Chepe, La Pólvora, David Fuentes y San Miguel. Por otro lado, referente a las
132

A)

B)
Figura 9.4: Eventos de caídas de rocas en el área de estudio. A) Punto 5D, Cocholgue. B)
Punto 18E, Nonguén. En ambos casos, se observan bloques de tamaño métrico,
dispuestos en la base de taludes altamente inclinados.
133

condiciones de la roca, estas se encontraban en afloramientos de pendientes moderadas a altas, en


torno a los 40° de inclinación, con un alto de grado de meteorización que muchas veces no permitía
identificar las características de la roca original. En menor medida, se avistaron deslizamientos
traslacionales en las áreas costeras de Tumbes y en Punta de Parra, donde se encontraron asociados
a estructuras como diaclasas, planos de foliación o contactos litológicos. Ejemplo de deslizamiento,
se muestra en la Figura 9.5.

Figura 9.5: Deslizamiento traslacional. Evento de deslizamiento, observado en el punto 8F, Punta
de Parra. El deslizamiento ocurre a lo largo de una superficie paralela a la foliación de
las rocas metamórficas de dicho sector.

Flujos: Tipo de remoción en masa que durante su desplazamiento exhibe un comportamiento


semejante al de un fluido, pero que en principio se origina en otro movimiento, ya sea por
desprendimiento o por deslizamiento. Estos, se clasifican según el tipo y propiedades del material
involucrado, la humedad, la velocidad, etc, siendo los más característicos los flujos de detritos,
flujos de barro, flujos de tierra y lahares.
134

Respecto a lo anterior, se identificaron principalmente flujos de detritos y en menor medida flujos


de barro dentro del área estudiada. Estos procesos, se encontraron asociados típicamente a zonas
de material poco consolidado, donde además, para el caso de los flujos de detritos se describieron
como de carácter polimíctico y mal seleccionados. Entre los lugares donde se avistaron estos
fenómenos, se encuentra Cocholgue (Figura 9.6) y Coliumo. Además, vale la pena mencionar que
en el sector de Tumbés, también existe evidencia histórica de la ocurrencia de estos fenómenos
(Cecioni y Pineda, 2009).

Figura 9.6: Flujo de detritos. Evento de flujo de detritos, observado en el punto 3C, Cocholgue. El
flujo se canaliza a través de una quebrada, terminando a los pies del talud en un depósito
con forma de abanico. El depósito, contiene clastos mal seleccionados y angulosos en una
matriz de arena fina a arcilla.

Reptación: Es un tipo de movimiento muy lento y continuo, que se da en capas superiores de laderas
principalmente arcillosas. Está relacionado con procesos de variación de humedad estacionales en
el suelo y a la gravedad. Por otro lado, en este tipo de fenómenos no se distingue una superficie de
falla clara a lo largo de la cual se deslizo el material.
135

En el área estudiada, se identificaron en las laderas de cerros en los cuales había un amplio
desarrollo de suelo (Figura 9.7).

Figura 9.7: Reptación. Se observa el proceso de creeping o reptación en las laderas de un cerro del
punto 16G, Sector La Higuera. Este fenómeno, es fácilmente avistado a partir de la
curvatura que se produce en los troncos de los árboles, dada la resistencia que estos
oponen al deslizamiento del suelo.

9.3.2.2 EVALUACIÓN Y VALORACIÓN DEL RIESGO DE REMOCIONES EN MASA

Los factores que controlan estos movimientos, son aquellos capaces de cambiar el estado de
esfuerzo imperante sobre el terreno, afectando la estabilidad de las laderas. Entre estos factores,
están los condicionantes, que se entienden como aquellos que mueven el estado de equilibrio hacia
uno más favorable para que ocurra el fenómeno de remoción, comprendiendo aspectos como la
litología, estructuras, condiciones hidrogeológicas, geometría, etc, siendo dependientes de la
geología del área estudiada. Por otro lado, también están los factores desencadenantes, que son
aquellos que se encargan de gatillar y poner en marcha la remoción. Estos, pueden ser considerados
como factores externos que entre otras cosas, controlan la magnitud y velocidad de los
movimientos.
136

A continuación, se describen algunos de estos factores (tanto condicionantes como


desencadenantes) más importantes:

Geología: Comprende factores litológicos y estructurales, más la sismicidad. (1) Litología: La


ocurrencia de procesos de remoción en masa, está relacionada directamente con la capacidad de
retención de agua que presente el suelo. Esto, a su vez es controlado por la granulometría, siendo
particularmente importante la cantidad de arcillas presentes en el suelo, ya que son estas las que
controlan el grado de saturación del mismo y por tanto, facilitan la movilización del material.
Además, también es importante el grado de meteorización de la roca, ya que áreas más
meteorizadas tienen mucha menor cohesión y resistencia. (2) Estructuras: Las estructuras
constituyen planos de debilidad que favorece la ocurrencia de remociones en masa ya que
proporcionan una superficie sobre la cual deslizar. Además, las estructuras constituyen una forma
de porosidad secundaria, por lo que también facilita la circulación de agua, reduciendo la
resistencia. (3) Sismicidad: Los terremotos, a través de las vibraciones que producen en la corteza
pueden ser detonantes de grandes derrumbes y deslizamientos, si es que las condiciones previas al
terremoto son favorables para que esto ocurra (por ejemplo, esto fue reportado para el terremoto
8.8 Mw del Maule, 2010).

Clima: En los fenómenos de remoción en masa, tiene una importante participación el agua líquida
contenida en el suelo, esta es almacenada principalmente producto de la alimentación pluvial, por
lo que climas más lluviosos van a ser más favorables respecto a producir remociones. El umbral de
densidad de lluvia a partir del cual se desencadenan derrumbes y deslizamientos, depende
fundamentalmente del tipo de roca y las condiciones de cobertura del suelo (Mardones y Vidal,
2001). Se estima que los derrumbes se intensifican cuando existe más de 100 mm de agua lluvia
acumulada en 72 horas, lo cual es aplicable a la ciudad de Concepción (Flageollet, 1989).

Topografía: La pendiente y forma de la ladera son factores relevantes. Las pendientes con menor
riesgo son las que tienen formas regulares, mientras que las de mayor riesgo son las laderas
convexas, con mayor declive en la base de la ladera. Además, en general áreas con taludes muy
empinados también favorecen la ocurrencia de remociones dado que favorecen el efecto de la
gravedad sobre el suelo (esto pasa por ejemplo con la presencia de escarpes de falla o con capas
con manteos de alto ángulo) (Mardones y Vidal, 2001).
137

Factores antrópicos: Las intervenciones humanas que ocurren durante la construcción de por
ejemplo, redes viales, carreteras, túneles, viviendas, etc, pueden alterar el medio natural de tal
manera de favorecer alguno de los factores expuestos anteriormente. Por esto, es de suma
importancia que este tipo de obras se realicen bajo los estudios geológicos e ingenieriles adecuados.

Por otro lado, en los últimos años se ha observado un aumento acelerado de la población tanto en
la región como en la sociedad en general. Esto, lleva a que cada vez se generen nuevos
asentamientos, con viviendas que muchas veces se edifican en lugares con altos índices de
peligrosidad natural, aumentando el riesgo de dichas zonas frente a los procesos de remociones en
masa.

Una vez definidos los factores que aumentan la probabilidad de ocurrencia de los fenómenos de
remoción en masa, se trabaja con matrices de peligro (similares a las que se trabajan para evaluar
el peligro sísmico) que incluyan a los más importantes. De esta manera, se puede hacer una
zonificación de la peligrosidad en el área estudio a partir de mapas, donde luego es necesario
complementar esta información con datos demográficos para evaluar el riesgo efectivo en las
distintas zonas (Figura 9.8). En particular, para el área litoral de Concepción, se pudo observar que
los factores más comunes son: pendientes de alto ángulo, suelos con un alto grado de
meteorización, suelos sin cobertura vegetal, alta densidad de diaclasas y discontinuidades, más la
presencia de rellenos artificiales. Además, Mardones y otros (1995), constata que con pendientes
superiores a 20° y zonas con bajas coberturas vegetales (en granito meteorizado), tienen alto riesgo
de sufrir remociones en masa si la intensidad de las precipitaciones, supera los 100 mm diarios.
Dado que estas características ocurren dentro del área de estudio, se puede inferir que a lo menos,
corresponde a una zona de peligrosidad intermedia.

Finalmente, se recalca el hecho de que es necesario incorporar características locales de las distintas
localidades del área de estudio para hacer una evaluación de riesgo mucho más efectiva. Esto,
apunta principalmente a la utilización de datos más específicos, como por ejemplo la orientación
de las estructuras (diaclasas, fallas, planos de estratificación, contactos litológicos, etc) la cual
puede tener un rol favorable o desfavorable dependiendo de su dirección respecto a los
asentamientos urbanos.
138

Figura 9.8: Mapa de peligro de remociones en masa. Para el desarrollo del


mapa, se utilizó una matriz de peligro que involucro los siguientes
factores: calidad de la roca (mide el grado de diaclasamiento y/o
meteorización de la roca), topografía (referido a las variaciones en
las pendientes) y catastro de evidencias de remociones en el área
recopilados durante el terreno. Se consideraron 3 niveles de
peligrosidad para cada factor, siguiendo las consideraciones de
Mardones y Vidal (2001).

9.3.2.3 TÉCNICAS DE MITIGACIÓN

Existen diversas técnicas que se utilizan para poder disminuir el peligro potencial de las remociones
en masa y sus efectos, las cuales serán abordadas en detalle a continuación.
139

Zanjas y desagües: Se utilizan para disminuir la escorrentía superficial. Estas se construyen en la


cabecera de los deslizamientos, considerando un gradiente de la zanja de al menos 2%, para
asegurar que el agua fluya rápidamente y se aleje de la zona inestable. Son recomendables sólo
para suelos de baja profundidad y que cubran roca dura o sedimento impermeable.

Tuberías de drenaje: Al igual que los métodos anteriores, este es de amplio uso en laderas, siendo
común en las de la zona. Su uso es fundamental para disminuir el nivel freático en los taludes, dada
la cantidad de precipitaciones que caen anualmente en la región, siendo estas parte de los
principales factores que afectan la estabilidad en los mismos (Lynn M. Highland, 2008).

Estabilización de pendientes mediante el uso de vegetación: La siembra de gramíneas y


leguminosas ayuda a reducir la erosión que se produce sobre la superficie, disminuyendo la
posibilidad de que se produzcan deslizamientos de tierra. De igual manera, las raíces de los arbustos
plantados ayudan afirmar el suelo, aumentando su estabilidad (Figura 9.9).

Figura 9.9: Estabilización de pendientes mediante el uso de vegetación. En el punto


10A, Sector Corrales, se observa que utilizan la plantación de arbustos para
disminuir el grado de inestabilidad que presenta el talud. Adicionalmente,
en la fotografía se pueden ver numerosas marcas verticales producidas por
el escurrimiento de agua.
140

Cables, mallas, cercas y cortinas de roca: Es posible utilizar redes o mallas de cable cuando la roca
está demasiado fracturada como para sujetarse por sí misma (Lynn M. Highland, 2008). El uso de
mallas y cercas, fue observado en los sectores del Barrio Modelo, Cerro Chacabuco y Cerro Estadio
CAP, sobretodo en laderas que se encontraban aledañas a vías y sectores transitados (Figura 9.10).
Sin embargo, estas no siempre cumplían con las características geotécnicas necesarias para detener
el material desprendido. Otra técnica utilizada, son las vallas de roca que pueden impedir que rocas
de tamaño pequeño caigan en las carretera pero, no detienen el rebote de bloques sobre la parte
superior de la cerca que sirve de barrera.

Figura 9.10: Estabilización de pendientes mediante el uso de mallas. Punto 14F, Sector
Talcahuano. Se observa el uso de mallas, para evitar que material desprendido
de la ladera alcance la calle. Se destaca que la roca sobre la cual esta puesta la
malla tiene buena competencia (roca metamórfica) por lo que posible apernarla
al talud.

Muros de contención: Corresponden a estructuras planares rígidas, destinadas a frenar el avance de


algún material. Deben sujetarse de forma adecuada, para que no se vuelquen al caer las rocas. Para
todos los tipos de muros de contención, es esencial que haya un drenaje adecuado a través de toda
la estructura, porque la presión del agua subterránea es muy alta (Lynn M. Highland, 2008).
Ejemplo de esta medida de contención, puede observarse en la Figura 9.11.
141

Figura 9.11: Muro de contención. Punto 10A, Sector Corrales. Utilización de murallas para
que el material desprendido del talud no alcance las zonas transitadas por
peatones ocasionales. Además, entre el muro y el talud también existía una
zanja. En general, pareciese que los muros como medida de contención en este
punto no son del todo eficaces ya que muchos de ellos se encontraban
destruidos, evidenciando que no son lo suficientemente resistentes al material
desprendido.

Muros de gaviones: Son contenedores con forma de cesta o caja, construidos con mallas de alambre
rectangulares y rellenados con rocas que oscilan entre los 10-20 centímetros, apilándose para
formar un muro (Lynn M. Highland, 2008). Los gaviones pueden tener diferentes aspectos, es muy
frecuente encontrarlos con forma de cajas, que pueden tener largos de 1,5, 2, 3 y 4 m, un ancho de
1 m y una altura de 0,5 o 1,0 m.

Talud escalonado: Corresponde a la construcción de varios bancos horizontales excavados en la


roca. Se encuentran entre las formas más eficaces de protección contra los derrumbes de rocas, ya
que interceptan la caída de éstas y reducen su velocidad, disminuyendo también la frecuencia con
la que ocurren los desprendimientos (Lynn M. Highland, 2008). La construcción de bancos,
corresponde al método más utilizado en la zona (Figura 9.12). Esto, se debe a que su confección es
sencilla, económica, y que además de ayuda a disminuir la pendiente de las laderas, haciendo
innecesaria la utilización de medidas adicionales.
142

A)

B)
Figura 9.12: Taludes escalonados. A) Punto 16A, Sector Tumbés. B) Punto 10F, Cerro Lo
Galindo. En ambos casos, se observa el uso de taludes escalonados o bancos para
interceptar el material desprendido de los mismos. Los taludes medían en torno a
7 m de alto.
143

Hormigón lanzado y “gunite”: Corresponden a la aplicación de hormigón sobre la superficie de


una roca inestable mediante un chorro de aire comprimido, cubriendo grandes superficies en cortos
periodos de tiempo (Lynn M. Highland, 2008). En el área de estudio, se pudo observar el uso de
estos métodos en zonas específicas de las laderas (Figura 9.13), generalmente en aquellas
pendientes que eran muy elevadas y con rocas más competentes que pudieran soportar la capa de
concreto.

Figura 9.13: Hormigón lanzado o “gunite”. Punto 16A, Sector Tumbes. Se observa el uso
localizado de hormigón lanzada en una de las zonas de la ladera, para evitar
desprendimientos hacia la carretera. Adicionalmente, se observan canaletas en
las partes superiores de los bancos.

Anclas, pernos y clavijas: Se trata de herramientas compuestas de varillas de acero o cables que
refuerzan y unen una pared de roca para mejorar su estabilidad. Las anclas, son miembros
postesados utilizados para sostener grandes bloques de roca, mientras que los pernos son más cortos
y solo sostienen la superficie de la roca. Por otro lado, las clavijas son similares a los pernos, pero
no son postesadas (Lynn M. Highland, 2008).
144

9.3.3 INUNDACIONES, ANEGAMIENTOS Y TSUNAMIS

9.3.3.1 INUNDACIONES FLUVIALES

Corresponden a la invasión de un territorio por el escurrimiento descontrolado de un flujo fluvial


debido a una crecida. Las aguas, se desbordan de su cauce habitual e invaden el lecho mayor de los
ríos, llanuras de inundación, terrazas, paleocauces, etc. Se originan producto de 2 razones:
desbordes de cursos naturales de aguas (ríos o esteros) y por rebalse de cursos artificiales (canales,
sistemas de alcantarillado) (Mardones y Vidal, 2001).

9.3.3.1.1 Factores que Favorecen las Inundaciones Fluviales

Factores geológicos: Lugares topográficamente bajos y planos, más zonas coincidentes con las
llanuras de inundación de ríos, favorecen la ocurrencia de estos fenómenos debido a que en los
primeros, se facilita la inundación porque el agua tiene que alcanzar niveles mucho más bajos y en
los segundos porque representan las zonas que se inundan regularmente durante las crecidas de los
ríos. Por otro lado, factores litológicos, principalmente aquellos relacionados a la permeabilidad,
también tienen una incidencia importante ya que las litologías menos permeables favorecen la
saturación del suelo, y por ende la escorrentía superficial, más el aumento de los caudales.

Factores climáticos: Referido principalmente al exceso de precipitación. Esta puede favorecer las
inundaciones fluviales si es que actúa de forma muy intensa en un periodo de tiempo acotado o si
no es tan intensa pero actúa sobre un periodo de tiempo muy largo produciendo un efecto
acumulativo sobre el suelo.

Factores antrópicos: Engloba un amplio espectro de factores, pero principalmente radican en la


planificación territorial, donde se ubican ciudades en las proximidades de los cuerpos de agua, las
cuales luego de un acelerado desarrollo, traen consigo la pérdida de infiltración y
evapotranspiración del suelo producto de la pavimentación.

9.3.3.2 ANEGAMIENTOS

Es la acumulación de un volumen de agua lluvia sobre la superficie del suelo, producto de la


incapacidad del mismo respecto a poder filtrar con la velocidad suficiente el agua. Tiene relación
directa con la intensidad de la lluvia y con la permeabilidad del suelo (Mardones y Vidal, 2001).
145

Entre los principales factores condicionantes, se cuenta con: bajas pendientes topográficas/relieves
negativos, y variaciones en la dinámica fluvial/mareal.

9.3.3.3 TSUNAMIS

Corresponde a la perturbación del océano, trayendo consigo la generación de olas de gran


magnitud. Principalmente, el fenómeno ocurre debido al efecto de terremotos, pero también puede
ocurrir a raíz de remociones en masa (sub-aéreas o sub-marinas), volcanismo e impacto de
meteoritos. En particular, para el caso de los terremotos en zonas de subducción, el tsunami se
produce por el desplazamiento vertical de la columna de agua debido al alzamiento cosísmico.

9.3.3.3.1 Factores que Favorecen los Tsunamis

Características del terremoto (fuente más común): Referido principalmente a la magnitud del sismo
y a la distancia del epicentro respecto a la costa. Sismos de mayor magnitud van a estar relacionados
con un mayor desplazamiento de la masa de agua, debido a que se asocian con mayores
deslizamientos cosísmicos. Por otro lado, la distancia respecto a la costa es importante porque
mientras más cerca este del mar, mayor es la posibilidad de afectar directamente la masa de agua.

Características de la bahía: Referido a las características topográficas y geomorfológicas de la línea


de costa. Los relieves positivos, pueden mermar el efecto de los tsunamis ya que actúan como
barreras capaces de disipar la energía del tsunami. Por el contrario, relieves bajos como planicies
o configuraciones específicas como planicies con altos topográficos detrás, van a permitir la
entrada del tsunami y además, van a atrapar la masa de agua en las zonas afectadas.

9.3.3.4 EVALUACIÓN Y VALORACIÓN DEL RIESGO DE INUNDACIÓN

El área de estudio, presenta varios cuerpos de agua cómo, lagunas, humedales, marismas y canales,
los cuales cubren grandes extensiones y durante las precipitaciones intensas, pueden provocar la
inundación y el anegamiento de las superficies urbanizadas. Entre las lagunas, se distinguen las
lagunas de Las Tres Pascualas, Lo Galindo, Lo Méndez y Redonda. En el caso de los humedales,
están los humedales de Andalién, Paicaví y Perales. En las últimas tres décadas, más de 1.000 ha
de la superficie ocupada por humedales y marismas se ha perdido, al disminuir paulatinamente su
extensión producto de rellenos (compuestos por escombros, arenas, basura, etc), sobre los cuales
muchas inmobiliarias han construido sus proyectos de viviendas e infraestructura, haciendo de esas
zonas potencialmente peligrosas frente a inundaciones. Otras áreas usualmente afectadas por
146

inundaciones, se encuentran en las riberas de los ríos Biobío y Andalién, y esteros afluentes de los
anteriores. Respecto a esto último, están los casos de los esteros Nonguén y Palomares.

Finalmente, para el caso de los tsunamis, las zonas que se consideran oficialmente seguras frente a
un evento de este tipo, son aquellas que se encuentran a los 20 m s.n.m, valor determinado en base
a registro histórico y opiniones de organismos internacionales (Figura 9.14).

Figura 9.14: Mapa de peligro de inundación por tsunami extremo. Las zonas
de seguridad se delimitaron por sobre los 20 m s.n.m, que es el valor
utilizado por SERNAGEOMIN. Además, se delimita en rojo el área
de inundación del terremoto del 27F.
147

10. REFERENCIAS
AGUIRRE, L., HERVÉ, F. y GODOY, E. 1972. Distribution of metamorphics facies in Chile
an outline. Kristallinikum. Vol. 9: 7-19 pp.

ANGERMANN, D., KLOTZ, J., & REIGBER, C. (1999). Space-geodetic estimation of the
Nazca-South America Euler vector. Earth and Planetary Science Letters, 171(3), 329-334.

ARAUJO, M., & SUÁREZ, G. (1994). Geometry and state of stress of the subducted Nazca
plate beneath central Chile and Argentina: evidence from teleseismic data. Geophysical Journal
International, 116(2), 283-303.

AYALA CARCEDO, F. J. (1987). “Introducción a los riesgos geológicos” Riesgos


Geológicos; I.G.M.E. Madrid. Vol. 1, 3-21.

AYALA-CARCEDO, F.J. (1993). "Estrategias para la reducción de desastres naturales",


Investigación y Ciencia 200: 6-13.

BILLINGS, M. P., & Billings, M. P. (1972). Structural geology (No. 551.1 B5). Englewood
Cliffs, NJ: Prentice-Hall.

BIRÓ-BAGÓCZKY, L. 1982. Revisión y redefinición de los “Estratos de Quiriquina”,


Campaniano-Maastrichtiano, en su localidad tipo en la Isla Quiriquina, 36°35’ Lat. S, Chile,
Sudamérica, con un perfil complementario en Cocholgüe. Congreso Geológico Chileno N°3.
Actas 1: 29-64. Concepción.

BOHM, M., LÜTH, S., ECHTLER, H., ASCH, G., BATAILLE, K., BRUHN, C., ... &
WIGGER, P. (2002). The Southern Andes between 36 and 40 S latitude: seismicity and average
seismic velocities. Tectonophysics, 356(4), 275-289.

BÖRGEL, J. 1983. Geomorfología y Geografía de Chile. Instituto Geográfico Militar: 373 pp.
Santiago.

BURÓN, P., ARDILES, M., ECHTLER, H., FIGUEROA, O y GLODNY, J. 2003. Análisis
Estructural y Petrográfico del Contacto entre las Series Oriental y Occidental del Basamento
Paleozoico, Zona de Falla Gastre a los 38°15'S, Cordillera de Nahuelbuta, Chile. Congreso
Geológico Chileno N°10, CD-ROM. Concepción.

CAMUS, F. (2003). Geología de los sistemas porfíricos en los Andes de Chile. Servicio
Nacional de Geología y Minería.

CARTES, I. 2004. Petrografía y ambiente de depositación de las metapelitas paleozoicas con


huellas fósiles, entre Tomé y Lirquén, VIII Región del Biobío, Chile. Memoria para optar al
Título de Geólogo. Universidad de Concepción, Departamento Ciencias de la Tierra (Inédito):
115 pp. Concepción.

CASTILLO, E. J. 2008. Geomorfología de la cuenca del río Andalién, Chile. Revista


Geográfica. 97-116.

CECCIONI, G. 1968. El Terciario de Chile, Zona Central. Sociedad Geológica de Chile.


Editorial Andrés Bello. 280 pp.
148

CECIONI, ALBERTO Y VERÓNICA PINEDA. 2009. "Geology and Geomorphology of


Natural Hazards and Human-induced Disasters Chile". Developments in Earth Surface
Processes 13 (08): 379-413.

CHARRIER, R.; PINTO, L. & RODRÍGUEZ, M. (2007). Tectonostratigraphic evolution of


the Andean Orogen in Chile. The Geology of Chile. T. Moreno y W. Gibbons (editores).
Geological Society: 414 pp. Londres.

CHARRIER, R.; RAMOS, V. A.; TAPIA, F. & SAGRIPANTI, L. (2014). Tectono-


stratigraphic evolution of the Andean Orogen between 31 and 37° S (Chile and Western
Argentina). Geological Society, Special Publications. Vol. 399 (1): 13-61.

CIREN (1999). Descripciones de suelos, materiales y símbolos. Estudio agrológico VIII


Región. Centro de Investigación de Recursos Naturales (CIREN). Tomo 1, Publicación 121:
288 pp. Santiago.

COLLAO, S., ALFARO, G., CECIONI, A., GONZÁLEZ, A. y QUINZIO, A. 2000.


Evaluación de los recursos metálicos de la Región del Bío-Bío. Proyecto Fondo Nacional de
Desarrollo Regional. Vol. 1: 80 pp. Concepción.

COMTE, D., & SUÁREZ, G. (1995). Stress distribution and geometry of the subducting Nazca
plate in northern Chile using teleseismically recorded earthquakes. Geophysical Journal
International, 122(2), 419-440.

CREIXELL, C. 2001. Petrología y geotermobarometría de las rocas intrusivas de la Cordillera


de la Costa entre los 36°30’ y 38°00’S. Memoria para optar al Título de Geólogo. Universidad
de Concepción, Departamento Ciencias de la Tierra (Inédito): 155 pp. Concepción.

CRUDEN, D. 1991. A simple definition of a Landslide. Bulletin of the International


Association of Engineering Geology. No. 43, p. 27-29.

CRUDEN, D., VARNES, D. 1996. Landslide types and processes. In Turner A.K. & Schuster
R.L., 1996. Landslides: Investigation and Mitigation. Special Report 247. Transportation
Research Board, National Research Council. National Academy Press, Washington D.C. 675
p.

CUCURELLA, J. 1978. Estudio geológico y radiométrico del valle inferior del río Bío-Bío,
Provincia de Concepción, VIII Región. Memoria para optar al Título de Geólogo. Universidad
de Chile, Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Departamento de Geología (Inédito):
114 pp. Santiago.

CREIXELL, C. (2001). Petrología y Geotermobarometría de las Rocas Intrusivas de la


Cordillera de la Costa entre los 36º30’ S y 38º00’ S. Memoria para optar al Título de Geólogo.
Universidad de Concepción, Departamento Ciencias de la Tierra (Inédito): 149 pp,Concepción.

DECKART, K.; HERVÉ, F.; FANNING, C. M.; RAMÍREZ, V. & CALDERÓN, M. (2014).
U-Pb geochronology and Hf-O isotopes of zircons from the Pennsylvanian Coastal Batholith,
south-central Chile. Andean Geology. Vol. 41 (1): 49-82.

DELOUIS, B., GIARDINI, D., LUNDGREN, P., & SALICHON, J. (2002). Joint inversion of
InSAR, GPS, teleseismic, and strong-motion data for the spatial and temporal distribution of
149

earthquake slip: Application to the 1999 Izmit mainshock. Bulletin of the Seismological
Society of America, 92(1), 278-299.

ENCINAS, A.; FINGER, K.; NIELSEN, S.; LAVENU, A.; BUATOIS, L.; PETERSON, D. y
LE ROUX, J. 2008. Rapid and major coastal subsidence during the late Miocene in south-
central Chile. Journal of South American Earth Sciences. Vol. 25 (2): 157-175.

FERRARIS, F. 1981. Mapas geológicos preliminares de Chile. Hoja Los Ángeles-Angol,


escala 1:250.000. Instituto de Investigaciones Geológicas. Chile.

FLAGEOLLET, JEAN-CLAUDE & HELLUIN, EDWIGE & SIRA, CHRISTOPHE. (1989).


Les mouvements de terrain et leur prévention.

FRUTOS, J.; MENCARINI, P.; PINCHEIRA, M.; BOURRET, Y. & ALFARO, G. 1982.
Geología de la isla Quiriquina. Congreso Geológico Chileno N° 3. Actas 1: F307-F338.
Concepción.

FRUTOS, J. 1988. Evolución de las trayectorias de esfuerzo en la tectónica de Los Andes


meridionales. V Congreso Geológico Chileno. Tomo 1. 261-281.

GALLI, C. 1967. Geología urbana y suelo de fundación de Concepción y Talcahuano, Chile.


Universidad de Concepción, Departamento de Geología y Mineralogía (Informe final de
Proyecto de Investigación N° 75 de la Comisión de Investigación Científica de la Universidad
de Concepción, Inédito): 248 pp. Concepción.

GARCÍA, F. 1968. Estratigrafía de Chile Central. El Terciario de Chile, Zona Central.


Sociedad Geológica de Chile: 25-57 pp. Santiago.

GAJARDO, A. 1981. Hoja de Concepción-Chillán, Región del Bío-Bío, escala 1:250.000.


Mapas Geológicos Preliminares No 4. Instituto de Investigaciones Geológicas: 32 pp.

GLODNY, J.; ECHTLER, H.; COLLAO, S.; ARDILES, M.; BURÓN, P. y FIGUEROA, O.
(2008). Differential Late Paleozoic active margin evolution in South-Central Chile (37°S-
40°S): The Lanalhue Fault Zone. Journal of South American Earth Sciences. Vol. 26: 397-411.

GLODNY, J; GRÄFE, K; ECHTLER, H. y ROSENAU, M. 2008. Mesozoic to Quaternary


continental margin dynamics in South-Central Chile (36–42S): the apatite and zircon fission
track perspective. International journal of earth sciences. Vol. 97: 1271-1291.

GONZÁLEZ DE VALLEJO, L. I., FERRER, M., ORTUÑO, L., & OTEO, C. (2002).
Ingeniería geológica.

HACKNEY, R. I., ECHTLER, H. P., FRANZ, G., GÖTZE, H. J., LUCASSEN, F.,
MARCHENKO, D., & TASSARA, A. (2006). The segmented overriding plate and coupling
at the south-central Chilean margin (36–42 S). In The Andes (pp. 355-374). Springer, Berlin,
Heidelberg.

HAUSER, A. 1993. Remociones en masa en Chile. Servicio Nacional de Geología y Minería,


Santiago. Boletín No. 45, p. 7-29.
150

HENRÍQUEZ, A. 2006. Variaciones locales del nivel del mar en las cuencas neógenas de
Caldera, III Región y Arauco, VIII Región: Deducción de tasas de alzamiento y subsidencia
tectónica. Tesis para optar al grado de Magíster en Ciencias, mención Geología. Universidad
de Chile, Departamento de Geología (Inédito): 186 pp. Santiago.

HERVÉ, F.; HERVÉ, M.; MANTONI, M. y MUNIZAGA, F. 1976. Edades Rb/Sr


neopaleozoicas del basamento cristalino de la Cordillera de Nahuelbuta. Congreso Geológico
Chileno N° 1. Vol. 2: F19 F26. Santiago.

HERVÉ, F. 1977. Petrology of the Crystalline Basement of the Nahuelbuta Mountains, South
Central Chile. Comparative studies on the geology of the Circum-Pacific Orogenic Belt in
Japan and Chile. T. Ishikawa y L. Aguirre editores. Japan Society for the promotion of Science:
1-51 pp. Tokyo.

HERVÉ, F.; GODOY, E.; PARADA, M.; RAMOS, V.; RAPELA, C.; MPODOZIS, C. Y
DAVIDSON, J. 1987. A general view on the Chilean-Argentine Andes with emphasis on their
early history. Geodynamics Series. Vol 18: 97-113.

HERVÉ, F.; MUNIZAGA, F.; PARADA, M.; BROOK, M.; PANKHURST, R.; SNELLING,
N. Y DRAKE, R. 1988. Granitoids of the Coast Range of central Chile geochronology ang
geologic setting. Journal of South American Earth Sciences. N°2. Vol. 1: 185-194.

HERVÉ, F.; CALDERÓN, M.; FANNING, C. M.; PANKHURST, R. J. & GODOY, E. 2013.
Provenance variations in the Late Paleozoic accretionary complex of central Chile as indicated
by detrital zircons. Gondwana Research. Vol. 23, (3): 1.122-1.135 pp. Santiago.

HIGHLAND, L.M., & BOBROWSKY, P. (2008). The Landslide Handbook - A Guide to


Understanding Landslides.

ISLA, F.; QUEZADA, J.; MARTÍNEZ, C.; FERNÁNDEZ, A. y JAQUE, E. 2012. The
Evolution of the Bío Bío Delta and the Coastal Plains of the Arauco Gulf, Bío Bío Region: the
Holocene Sea-Level Curve of Chile. Journal of Coastal Research. N°1. Vol. 28: 102-111.

KAIZUKA, S.; MATSUDA, T.; NOGAMI, M. y YONEKURA, N. 1973. Quaternary tectonic


and seismic crustal movements in the Arauco Peninsula and its environs, central Chile.
Geographical Reports, Tokyo Metropolitan University. Vol. 8: 1–49.

KENDRICK, E., BEVIS, M., SMALLEY, R., BROOKS, B.A., VARGAS, R.B., LAURÍA, E.,
& FORTES, L.P. (2003). The Nazca -South America Euler vector and its rate of change.

LAVENU, A., & CEMBRANO, J. (1999). Compressional-and transpressional-stress pattern


for Pliocene and Quaternary brittle deformation in fore arc and intra-arc zones (Andes of
Central and Southern Chile). Journal of Structural Geology, 21(12), 1669-1691.

LÉPEZ, L. (2002). Análisis estructural del Triásico de Santa Juana al sur y occidente del río
Biobío, VIII Región del Biobío, Chile. Memoria para optar al Título de Geólogo. Universidad
de Concepción, Departamento Ciencias de la Tierra (Inédito).
151

LUCASSEN, F.; TRUMBULL, R.; FRANZ, G.; CREIXELL, C.; VASQUEZ, P.; ROMER, R.
L. y FIGUEROA, O. 2004. Distinguishing crustal recycling and juvenile additions at active
continental margins: the Paleozoic to recent compositional evolution of the Chilean continental
margin (36 –41° S). Journal of South American Earth Sciences. Vol. 17: 103–119 pp.

MALONEY, K.; CLARKE, G.; KLEPEIS, K. y QUEVEDO, L. 2013. The Late Jurassic to
present evolution of the Andean margin: Drivers and the geological record. Tectonics. Vol. 32.
117.

MARDONES, F. y BRITO, M. 1978. El sitio geomorfológico de las ciudades de Concepción


y Talcahuano. Instituto de Antropología. Historia y Geografía. Departamento de Geografía.
Serie de estudios N° 2: 71 pp.

MARDONES, M. ET AL. (1995). Zonificación y evaluación de riesgos naturales, en el área


metropolitana de Concepción. Informe Final Fondecyt 92-0251.

MARDONES, MARÍA, & VIDAL, CLAUDIA. (2001). La zonificación y evaluación de los


riesgos naturales de tipo geomorfológico: un instrumento para la planificación urbana en la
ciudad de Concepción. EURE (Santiago), 27(81), 97-122.

MARDONES F., M., ECHEVERRÍA C., F., & JARA B., C. (2004). Una contribución al
estudio de los desastres naturales en Chile Centro Sur: efectos ambientales de las
precipitaciones del 26 de junio del 2005 en el área Metropolitana de Concepción.
Investigaciones Geográficas, (38), Pág. 1-24.

MARTIN, M.K.; KATO, T.; RODRIGUEZ, C.; GODOY, E.; DUHART, P.; MCDONOUGH,
M. y CAMPOS, A. 1999. Evolution of the Late Palaeozoic accretionary complex and overlying
forearc-magmatic arc, South Central Chile (38°-41°S): constraints for the tectonic setting along
the southwestern margin of Gondwana. Tectonics.18. 582-605. Massachusetts.

MELNICK, D., & ECHTLER, H. P. (2006). Inversion of forearc basins in south-central Chile
caused by rapid glacial age trench fill. Geology, 34(9), 709-712.

MELNICK, D; BOOKHAGEN, B; STRECKER, M. y ECHTLER, H. 2009. Segmentation of


megathrust rupture zones from fore-arc deformation patterns over hundreds to millions of
years, Arauco peninsula, Chile. Journal of geophysical research. Vol: 114. 23 pp

MENDOZA, J. 2001. Distribución, caracterización, génesis y características tectónicas de los


yacimientos de arenas silíceas del área costera de la Octava Región, entre Coliumo y Los
Álamos. Memoria para optar al Título de Geólogo. Universidad de Concepción, Departamento
de Ciencias de la Tierra (Inédito). 181 pp. Concepción.

MONTGOMERY, C. W. (2011). Environmental geology. Dubuque, IA: McGraw-Hill.

MPODOZIS, C. & RAMOS, V. (1989). The Andes of Chile and Argentine. Circum Pacific
Council for Energy and mineral resources. H. Green (editor). American Association of
Petroleum Geologists: 909 pp. Houston.

MUNIZAGA, F.; AGUIRRE, L. y HERVÉ, F. 1973. Rb/Sr ages of rocks from the Chilean
Metamorphic Basement. Earth and Planetary Science Letters. Vol. 18: 87-92.
152

MUÑOZ-CRISTI, J. 1956. Chile. Handbook of South American Geology (Jenks, W.F. editor).
Memoir Geological Society of America. Vol. 65: 187-214.

MUÑOZ-CRISTI, J. 1968. Contribución al conocimiento geológico de la región situada al sur


de Arauco y participación de material volcánico en los sedimentos eocenos. Terciario de Chile
Zona Central (Cecioni, G. Coordinador). Editorial Andrés Bello: 63-94. Santiago.

NIELSEN, S.; DE VRIES, T.; ENCINAS, A.; FINGER, K. & PETERSON, D. 2003. Towards
an understanding of the age of the Navidad Formation, En 10° Congreso Geológico Chileno,
actas en medio digital.

NIELSEN, S. 2005. The Triassic Santa Juana Formation at the lower Biobío River, south
central Chile. Journal of South American Earth Sciences, 19(4), 547-562.

NIELSEN, S & VALDOVINOS, C. 2008. Early Pleistocene mollusks of the Tubul Formation,
South-Central Chile. The Nautilus, 122 (4), 201–216.

PARADA, M. (1990). Granitoid plutonism in central Chile and its geodynamic implications; a
review. Geological Society of America Special Papers. Vol. 241: 51-66.

PARDO-CASAS, F., & MOLNAR, P. (1987). Relative motion of the Nazca (Farallon) and
South American plates since Late Cretaceous time. Tectonics, 6(3), 233-248.

PINEDA, V. 1983. Evolución Paleogeográfica de la Península de Arauco durante el Cretácico


Superior-Terciario. Memoria para optar al Título de Geólogo. Universidad de Chile, Facultad
de Ciencias Físicas y Matemáticas, Departamento de Geología (Inédito): 268 pp. Santiago.

PLUMMER, C. C., CARLSON, D. H., & HAMMERSLEY, L. (2016). Physical geology. New
York, NY: McGraw-Hill/Education, Inc.

QUEZADA, J. 1996. Geología urbana y Ambiental de la Ciudad de Concepción. Memoria para


optar al Título de Geólogo. Universidad de Concepción, Departamento Ciencias de la Tierra
(Inédito): 143 pp. Concepción.

REHAK, K.; STRECKER, M. y ECHTLER, H. 2007. Morphotectonic segmentation of an


active forearc, 37°- 41°S, Chile. Geomorphology. Vol. 94: 98-116. Alemania.

ROSENAU, M., MELNICK, D., & ECHTLER, H. (2006). Kinematic constraints on intra‐arc
shear and strain partitioning in the southern Andes between 38 S and 42 S latitude. Tectonics,
25(4).

SALAZAR, C. 2004. Ammonites del Maastrichtiano de la Formación Quiriquina, VIII Región


del Bío-Bío, Chile: sistemática, y afinidades paleobiogeográficas. Memoria para optar al título
de Geólogo. Departamento Ciencias de la Tierra, Facultad de Ciencias Químicas, Universidad
de Concepción.

SAXTON, K. E., RAWLS, W., ROMBERGER, J. S., & PAPENDICK, R. I. (1986). Estimating
generalized soil-water characteristics from texture 1. Soil Science Society of America Journal,
50(4), 1031-1036.
153

SETON, M., MÜLLER, R. D., ZAHIROVIC, S., GAINA, C., TORSVIK, T., SHEPHARD,
G., & CHANDLER, M. (2012). Global continental and ocean basin reconstructions since 200
Ma. Earth-Science Reviews, 113(3-4), 212-270.

SOMOZA, R. (1998). Updated Nazca (Farallon)—South America relative motions during the
last 40 My: implications for mountain building in the central Andean region. Journal of South
American Earth Sciences, 11(3), 211-215.

STRUCKMEIER, W. F., & MARGAT, J. (1995). Hydrogeological Maps. A Guide and a


standard legend. In International Contributions to Hydrogeology (Vol. 17). IAH.

SUAREZ DÍAZ, J. (1998). Deslizamientos y estabilidad de taludes en zonas tropicales. (I. d.


Ltda., Ed.) Bucaramanga, Colombia: Instituto de Investigaciones sobre Erosión y
Deslizamientos.

TASSARA, A., & YÁÑEZ, G. (2003). Relación entre el espesor elástico de la litosfera y la
segmentación tectónica del margen andino (15-47 S). Revista geológica de Chile, 30(2), 159-
186.

TASSARA, A., GÖTZE, H. J., SCHMIDT, S., & HACKNEY, R. (2006). Three‐dimensional
density model of the Nazca plate and the Andean continental margin. Journal of Geophysical
Research: Solid Earth, 111(B9).

TAVERA, J. 1960. El Triásico del valle inferior del río Biobío. Universidad de Chile. Facultad
de Ciencias Físicas y Matemáticas. Anales Universidad de Chile. Vol. 17: 321-349.

THORNTHWAITE, C. W. (1948). An approach toward a rational classification of climate.


Geographical review, 38(1), 55-94.

UNDRO (1979). Natural Disasters and Vulnerability Analysis. Report of Expert Group
Meeting. Office of United Nations Disaster Relief Co-Ordinator (UNDRO), Palais des Nations,
CH-1211 Geneva 10, Switzerland.

VARNES, D.J., 1978. Slope movement types and processes. In Landslides, Analysis and
Control, Special Report N°176. Schuster, R.L., Krizek, R.J., edits. Transportation Research
Board, National Academy of Sciences, Washington D.C., p.11-33.

VÁSQUEZ, P. 2001. Petrología y geotermobarometría del basamento metamórfico de la


Cordillera de La Costa de Chile entre los 36° 30’ y 38° 00’ S. Memoria para optar al Título de
Geólogo. Universidad de Concepción, Departamento Ciencias de la Tierra (Inédito): 170 pp.
Concepción.

VERGARA, J. A. 1976. Reconocimiento de tipos e individuos geomorfológicos regionales en


la costa de Chile. Informaciones geográficas. 22 pp.

WILLNER, A.P. 2005. Pressure Temperature evolution of a Late Paleozoic paired


metamorphic belt in North-Central Chile (34–35° 30´ S). Journal of Petrology. Vol. 46, (9):
1.805–1.833 pp.

WINTER, J. 2014. Principles of Igneous and Metamorphic Petrology. Pearson New


International Edition. Edición 2: 738 pp.

También podría gustarte