Está en la página 1de 5

La marca en tu empresa. ¿Por qué es importante?

Los productos o servicios que brindas en tu negocio deben ser reconocidos por un nombre y una imagen
que marquen a las personas de forma tal que cuando piensen en adquirir algún bien, sólo se les ocurra
pensar en tu empresa.

La importancia de la creación de una marca viene dada por el hecho que esto permite asignar una
identidad inequívoca para tus productos o servicios, posibilitándote diferenciarlos y posicionarlos en el
mercado dominicano, y en cualquier otro.

El logo es la presentación visual de tu PYME. La mezcla entre color y texto conforman la esencia de lo
que es tu negocio, más aún, de lo que eres tú como pequeño o mediano empresario. Es como la firma de
tu empresa, lo que la identifica sobre el resto de tus competidores. Este aspecto no debe considerarse,
jamás, como algo secundario, al contrario, visualízalo como la inversión prioritaria de tu negocio, ya que
sin él tus productos no pueden darse a conocer.

El diseño para tu marca no puede ser fruto de un acto repentino, sino un proceso de toma de decisiones
en el que se va especificando, ¿qué es lo que quiere el público y qué le atrae? Después de eso, es bueno
que hagas con tu equipo de mercadeo una evaluación para conocer la percepción de lo que haces y lo
que hacen tus competidores delante de los ojos de tus clientes, colaboradores más cercanos y tus
potenciales clientes.

Ahora, si lo lanzas de repente, podrás provocar crisis de asimilación en las personas. De hecho, los
razonamientos más frecuentes cuando alguien ve una nueva marca, sin tener algún tipo de preparación
previa, es: “Y ahora, ¿qué es esto que quieren vender?”

El diseño de tu marca puede crear un impacto profundo en la mente del mercado objetivo, en este caso,
el mercado Mexicano como primer meta y todo el mercado al que quieras llegar a nivel internacional.
Antes de lanzarlo, es bueno que hagas una campaña que te permita evaluar como el público local lo
recibe. En este proceso, las marcas tienden a cambiar de diseño por las opiniones de los consumidores.

Tu marca se enriquecerá con el tiempo mediante los otros factores de tu PYME, desde la estrategia de
marketing, publicidad, calidad, precio, capacitación de los empleados, entre otras.

Existe un factor también que es muy importante en el diseño de una marca: además de estar dirigido a un
público, es a ti a quien en primera instancia debes seducir, agradar. Ese diseño debe lograr que te
sientas motivado, feliz y orgulloso de lo que se ha hecho y de poder mostrar esa imagen en tus carpetas,
tarjetas y demás elementos que utilices en tu negocio.

Ten muy pendiente que dentro de una empresa todo puede evolucionar: los empleados, los equipos, la
administración, el local; pero lo que siempre permanece en el tiempo y crece es la marca. Es el activo de
tu PYME que más podría valer a la larga, y la clave para atraer a los clientes de una forma inspiradora.

El valor de una marca.

Para cualquier empresa uno de los activos más valiosos es su marca, porque a través de ella se canaliza
la lealtad de los consumidores. Según la empresa de investigación de mercado Millward Brown, las
marcas representan más del 30% del valor bursátil de las empresas del índice, esto lo podemos
comprobar tomando como ejemplo la Bolsa Mexicana de Valores en donde las acciones se cotizan de
acuerdo a las macaras más reconocidas a nivel nacional como internacional.
El deber de las marcas es diferenciarse, apelar a distintos grupos de consumidores y conseguir su
fidelidad ya que los consumidores leales son los que realmente impulsan la rentabilidad de la marca. Un
cliente fiel se convierte en un embajador de la marca, debido a que ayuda con su testimonio a afianzar el
mensaje de la empresa en los diferentes mercados.

Martin Glenn, director ejecutivo de United Biscuits, señala “las marcas hacen que la tarea de comprar
resulte más fácil para los consumidores, ya que reducen el bombardeo de información a los que se ven
sometidos”.

Uno de los principales elementos para conseguir el valor de una marca es a través del recuerdo, es decir,
que no la marca permanezca en la mente de los consumidores. Y esto solo se consigue con herramientas
del marketing de masas, como la publicidad a través de medios de comunicación y mediante plataformas
como Internet.

Hay una alto número de consumidores que basan el valor de una marca mediante la calidad de los
productos o servicios que consumen, sin embargo, hoy en día está renaciendo una corriente de
consumidores que revisan los productos en las páginas web o comparten opiniones con otros usuarios a
través de foros y redes sociales. Otra medida que fortalece el valor de una marca es apelar a las
connotaciones emocionales de los consumidores. No hay nada más efectivo que esto.

Finalmente, si tu empresa sabe comunicar quién es, qué hace, como lo hace y hasta donde está
dispuesto a llegar, estará haciendo una correcta gestión de branding, lo que se reflejará en las ventas y
en el posicionamiento de la marca.

Cinco secretos para que tú marca sea más valiosa.

Tu marca es mucho más que un nombre comercial, mucho más que un logo o los elementos gráficos que
se presentan con una tipografía en particular.

Para que sea valiosa en el mercado donde operas requiere de una dosis de elementos integrados tal
cual una receta perfecta. Es el activo de mayor valor que puede tener tu PYME porque a partir de ella se
propicia la identificación de los valores y particularidades de tu empresa con tu base de usuarios o
clientes.

Las marcas posibilitan también la creación de una relación única con tus consumidores, a través de
experiencias que trascienden.

Aquí una serie de tácticas imprescindibles para convertir a tu marca en un referente:

1. Desarrolla una estrategia de comunicación: el primer paso es constituir un tono de comunicación,


determinar tópicos de temas vinculados a los productos y servicios que ofreces y diseñar un guion de
contacto y comunicación. Recuerda que la marca estará impregnada en cualquier objeto o interacción
que ofrezcas, por lo que, crear un concepto de marca, es imprescindible. En esta primera
recomendación también debemos incluir la apropiación de un nombre distintivo, así como una
iconografía.

2. Añádele atributos únicos: una marca tiene atributos. Hablamos de valores, cualidades visuales y no
visuales que representen de inmediato a tu marca. Rasgos que de alguna forma puedan identificarla
inmediatamente por cualquier persona en tu negocio, como fuera de él.
3. Pertenencia: es vital tomar en consideración el factor de vinculación y/o pertenencia de tu marca con
tus clientes y empleados. Se trata de qué tan cercana será a la gente y bajo qué atmósferas,
emblemas visuales o gráficos sea reconocido tu negocio: desde su slogan hasta sus adaptaciones en
diferentes piezas publicitarias. La marca debe ser conocida y aceptada por todos.

4. Hazla divertida e icónica: pero sobre todo, respetada en su sector. Una vez creada, hacer que
genere admiración o que sea representativa de una generación, no se toma de la noche a la mañana.
Lograr que tu marca resulte amigable, fácil de pronunciar o recordar y diferente al resto de
competidores en tu mismo segmento de negocios, es un paso importante.

5. Sé consistente: una marca no necesita cambiar frecuentemente su diseño o su estructura. Aunque


muchos dirán que esta es la era del cambio continuo, una marca que pueda ser reflejo de estabilidad,
en ciertas industrias o segmentos de negocios, es garantía de valor.

Ya sea que tengas una marca definida para tu negocio o desees conceptualizar una nueva imagen para
tu negocio, es siempre importante consultar a especialistas en publicidad, diseño gráfico o comunicación
para procurar por consejos y asesoría.

El valor de la marca que creas.

Construir una marca va más allá de colocarle un nombre a tu negocio o diseñar un logotipo, es establecer
un vínculo con los clientes que los fidelice y sirva además como vehículo para incrementar el valor del
negocio e impulsarlo a su crecimiento. El valor de una marca no es algo que se construye de la noche a
la mañana, es un trabajo diario y constante, algunas claves que debes tener en cuenta para reforzar el
valor de tu marca son las siguientes:

- Capacítate. Para crear valor de marca debes tener conocimiento de marketing, comunicación y
manejo de estrategias.

- Trasmite emociones y establece un vínculo personal. Trata de establecer una relación personal
con tus clientes y ellos se convertirán en embajadores de tu marca.

- Genera confianza. Establece una relación de largo plazo a través de productos o servicios de calidad
y además de buena actuación corporativa.

- Publicidad y comunicación corporativa. La publicidad y la comunicación corporativa son parte


esencial de tus herramientas. Cuida el trabajo sensorial que hagas con tu local en caso de que
ofrezcas servicios y el diseño de tus productos.

- Cuida tu marca. Este punto no solo hace referencia a la imagen, sino también a la diferenciación y al
cuidado de tu propiedad intelectual.

- Busca ayuda. Son muchos los profesionales que brindan estrategias o programas de valorización de
acuerdo a la necesidad de cada cliente, por ejemplo: agencias de publicidad, diseñadores gráficos,
investigadores de mercado y consultores en comunicación y marketing integrado.

¿Cómo general valor para mi marca?

Muchos empresarios están errados al creer que el valor de una marca radica en ser el mejor, cuando en
realidad la variable determinante es ser único y diferente a la competencia.
Se deben crear e implementar estrategias efectivas todos los días para atraer a los clientes nuevos y
darle a los que ya te compran un valor extra para que sigan apostando a ti. El valor adicional va más allá
del precio y la calidad. Lo puedes generar por medio del marketing, de los recursos humanos, del
empaque, de la exclusividad o la atención al cliente.

De acuerdo a un artículo del Harvard Business Review, “en tiempos tan competitivos como los actuales,
algunas marcas logran sobresalir en el mercado por algún elemento que las hace diferentes, no por
intentar copiar los modelos de negocio ya existentes que obviamente no generarán los mismos resultados
(en la mayoría de los casos resulta algo mucho más deficiente con respecto al original)”.

Algunas estrategias que puedes implementar en tu PYME para generarle valor a tu marca son las
siguientes:

- Pregúntale a tus clientes. No sirve de nada imaginar un valor agregado de tu marca, si antes no lo has
confirmado con tus clientes. Pregúntale que es lo que ellos realmente consideran valioso, si los precios
y los descuentos o la exclusividad sin importar los costos.

- Innovación ante todo. Una empresa que practica y hace lo mismo todos los días sin innovar se queda
obsoleta. Reinvéntate en la forma de comunicarte con tus clientes, en la manera de tratar con tus
empleados, e incluso de equipar y adornar tu oficina.

- Ofrécele la mejor atención. Enfócate en darles un buen servicio y una buena atención a tus clientes.
Procura que el proceso de compra para tus clientes sea amigable.

- Apóyate en el marketing. Utiliza el marketing para que des a conocer los elementos que te dan valor y
te diferencian de los demás. Aprovéchalo y usa tu creatividad para que tus clientes no lo olviden y lo
perciban como tal.

- Haz lo que el mercado no hace. Ve tienda por tienda o sitio por sitio y verifica lo que la competencia
no está haciendo; qué necesidad o deseo hay en el mercado que no se está satisfaciendo y que tú
tienes la capacidad de satisfacer.

Claves para posicionar tu marca.

Dentro de las principales metas de una empresa está el posicionamiento de su marca, sin embargo, no
siempre este esfuerzo logra su cometido.

Una empresa posiciona su marca cuando logra distinguir su producto o servicio de la competencia,
cuando su público la valora como una empresa que brinda valores agregados y cuando, además,
consigue tener presencia en las mentes de sus consumidores. Esto quiere decir que para lograr el éxito
en el posicionamiento de tu marca debes conocer a tus clientes y orientar tus decisiones siempre a favor
de sus necesidades. Pero, ¿cómo lograrlo?

La primera clave está en definir a tus clientes. Debes identificar los tipos de clientes que quieres tener.
Por ejemplo: jóvenes, infantes, amas de casa, mujeres embarazadas, empresarios, hombres solteros,
etc.

La segunda clave consiste en estudiar a tus clientes. Analiza qué cosas son importantes para ellos y
cuáles son sus intereses. Puedes obtener información leyendo estudios realizados o aplicando encuestas
o entrevistas.
También es de suma importancia que seas coherente con tu posicionamiento. Debes definir lo que hace
tu negocio y para quién trabaja. Resalta el valor de tus productos o servicios y cómo el cliente se
beneficia de ellos.

Además, es importante que crees los elementos característicos de tu marca. Destaca los rasgos del
negocio que componen tu marca, aquí entra lo que es el logo, el lema, los colores corporativos, las
fuentes de las letras, etc. Esto te permitirá desarrollar todo en armonía.

Determinar tus diferenciadores es otra clave importante. Reconoce cuáles son esos valores que los
clientes señalan que solo tu marca posee. Para esto es bueno que sepas si tu marca es deseable para
los consumidores, si es entregable por la compañía y si te diferencias del resto.

Según Dan Coughin, consultor experto en marcas empresarias, “la clave del posicionamiento de una
marca está en recordarles a los clientes aquello que quieres que retengan sobre tu marca.”

Otra clave para posicionar tu marca es potencializándola. No puedes solo pensar en el presente, debes
visualizarte a futuro. Planifica cómo será tu evolución y sobre todo cómo piensas crecer.

Estrategias que te ayudarán a impulsar tu marca.

Construir una marca toma tiempo, esfuerzo y recursos, especialmente en el contexto actual definido por
lo digital y lo global, la competencia agresiva y la vida fugaz de las empresas. Sigue las siguientes
estrategias para impulsar tu marca y sobresalir:

- Lo que no se ve no se vende. Mantener tu marca en la mente de los consumidores es una de tus


tareas más importantes. Una vez que identifiques cuál es el valor agregado de tu marca, aprovéchalo y
exponlo. Llamar la atención es bueno, siempre y cuando se tomen las medidas correctas. Si pocos en tu
segmento objetivo conocen tu marca, analiza el estado del mercado, invierte en publicidad o realiza
eventos. Si al cabo de un tiempo tu marca no se destaca piensa en un relanzamiento.

- Sé social. En tiempos de redes sociales es necesario ser “user friendly”, es decir, tener una relación de
comunicación fluida. Para lograrla, es primordial tener presencia en las redes sociales, plataformas
digitales y medios de comunicación. Una marca bien posicionada alcanza una mayor gama de clientes
habituales y potenciales.

- Buen servicio; buenos resultados. Existe la idea de que para los clientes el mayor valor de una marca
es la experiencia más que un producto en sí. Cómo te sientes al comprar un producto y el trato que
recibes antes, durante y después de consumirlo incide directamente en tu próxima decisión de compra.
Es por esto que tener personal apto y capacitado es clave. Ellos el primer enlace, y a veces el más
importante, enlace entre tus clientes y la marca de tu pyme, lo que a su vez genera confianza y
credibilidad. ¡No lo olvides!

También podría gustarte