Está en la página 1de 3

PER-333

29 de enero de 2020
Ciudadano
Juan Guaidó
Presidente de la Asamblea Nacional
Presente.-

Ref.: Fondo de litigio y cargo a la disposición

Estimado Ciudadano Presidente

1. Es grato dirigirme a usted en la oportunidad de hacer referencia a la polémica


derivada de la aprobación del fondo de litigio en sesión de la Asamblea Nacional el 28 de
enero de 2020, así como ratificar que mi cargo se encuentra a la disposición, si ello
soluciona las desavenencias que se han creado por tal decisión tomada por la Asamblea
Nacional.

2. Las razones jurídicas que justifican la creación del señalado fondo han sido
exhaustivamente expuestas en distintas opiniones presentadas desde septiembre, y
ampliamente debatidas en la Asamblea Nacional, las juntas ad-hoc de PDVSA y el BCV,
así como las distintas comisiones creadas al respecto. El resumen de estos análisis quedó
resumido en la opinión PER-331 de 29 de enero, que acompaño. No creo preciso ahondar
en estas razones jurídicas, pero sí quiero enfatizar, como lo he advertido desde hace
meses, que el cumplimiento de la misión de la Procuraduría Especial exige reglas de
gobernanza que, a la fecha de hoy, no existen.

3. El 19 de noviembre de 2019 la Asamblea Nacional dio la aprobación del fondo de


litigio, pero no autorizó un monto máximo. Es importante recordar que el monto
propuesto entonces fue expuesto y justificado en reunión con la comisión técnica
designada a tal fin el 7 de noviembre de 2019. No hubo ninguna objeción. Pese a ello, en
la propia mañana del 19 de noviembre, se decidió eliminar el monto máximo autorizado,
salvo dos millones de dólares al BCV. Como expliqué entonces, esta solución no era
efectiva pues seguía sin resolverse el punto de la autorización para el uso de recursos.

4. En enero esta propuesta se retomó, y como explico en mi citada comunicación


PER-331, propuse alternativas viables para lograr una autorización que, en ejecución del
Acuerdo del 19 de noviembre, lograse un mecanismo flexible de control.

1
5. Entiendo que en la forma en la cual se presentó y aprobó el Acuerdo el 28 de
febrero de 2020, ha generado opiniones adversas en algunas organizaciones políticas que
salvaron su voto, en concreto, Primero Justicia y la Fracción 16J. Aun cuando no seguí el
debate ni he leído las razones de tal disidencia, entiendo que se alegaron infracciones a
las reglas del debate, así como dudas en cuanto al control de los fondos para el pago de
litigio. Lamentablemente, esto causó diversas noticias adversas sobre el manejo del fondo
-que como se sabe, ni siquiera ha sido ejecutado.

6. Luego de reflexionar sobre esta situación, he considerado que la decisión más


razonable es no ejecutar ningún pago basado en el citado Acuerdo del 28 de enero, pues
las dudas arrojadas por estos partidos políticos pudiesen ser empleados para
investigaciones relacionadas con el patrimonio público, lo que puede eventualmente
comprometer mi responsabilidad penal de y la responsabilidad de los miembros de las
juntas ad-hoc de PDVSA y del BCV que ordenan ese pago.

7. Como Procurador Especial, he de lamentar que, tras más varios meses de


explicaciones, comunicados, informes y reuniones, incluyendo conversaciones con
diputados y líderes de los principales partidos políticos, no se ha haya generado el
consenso político necesario para permitir cumplir con la función de la Procuraduría.
Como advertí reiteradamente, este retraso obstaculizó la defensa de los intereses del
Estado, creó riesgos innecesarios en la protección de los activos del Estado y creó
innecesarias ventajas a los abogados de los acreedores y del régimen de Nicolás Maduro,
quienes no se enfrentaron a las limitaciones que he tenido que afrontar. No puedo
cumplir la función de Procurador si no cuento con el respaldo de un Gobierno, y como es
conocido, un Gobierno que no ejecuta gasto -con todos los controles imperativos y bajo
el principio de rendición de cuentas- no es Gobierno.

8. Además de los obstáculos para cumplir el cargo que me fue asignado, lo que más
lamento de esta situación es que pudiesen haberse arrojado inmerecidas sombras de
sospecha sobre mi gestión, todo lo cual ha debilitado el apoyo político sin cual, tampoco
es posible seguir en el cargo.

9. Por todo lo anterior, y en resumen, cumplo con informarle que, hasta tanto no se
genere una decisión política con el consenso deseado, no tramite el pago de honorarios
profesionales con base en el Acuerdo del 28 de enero, todo lo cual eleva
considerablemente el riesgo de los activos en extranjero. Asimismo, y para facilitar los
consensos necesarios para avanzar en esta acción, pongo a su disposición el cargo de
Procurador Especial de la República.

2
10. Le agradezco una vez el apoyo y confianza en estos meses, en los cuales logré
victorias importantes en el cumplimiento de las metas que se me asignaron. Por ello,
lamento profundamente la situación referida en esta comunicación.

Muy cordialmente,

José Ignacio Hernández G.


Procurador especial de la República Bolivariana de Venezuela
jhernandez@us.embajadavenezuela.org

También podría gustarte