Está en la página 1de 20

EL POBLAMIENTO TEMPRANO Y LAS

SOCIEDADES PRECERÁMICAS DEL


SUROCCIDENTE COLOMBIANO
Francisco Javier Aceituno Bocanegra
Profesor Titular Departamento de Antropología
francisco.aceituno@udea.edu.co
Introducción

El poblamiento del Suroccidente es un capítulo más del proceso de ocupación temprana del actual territorio co-
lombiano, que por su posición geográfica es clave para entender la llegada de los primeros grupos humanos al sub-
continente americano. En términos geográficos, el Suroccidente incluye los tres Departamentos que conforman el
eje Cafetero (Caldas, Risaralda y Quindío) más los Departamentos del Valle del Cauca, Cauca, Nariño y Putumayo.

En los últimos años se han publicado varios artículos que sintetizan el estado del arte de las ocupaciones tempra-
nas del Noroccidente de Suramérica (Aceituno 2007; Aceituno et al., 2013, Aceituno y Loaiza 2014, 2015; Dickau et
al., 2015; Delgado et al., 2015). Desafortunadamente, los estudios sobre el poblamiento temprano ocupan un lugar
secundario en el marco de la arqueología colombiana; prueba de ello es que, salvo escasas excepciones, la mayor
parte de la información procede de contextos intervenidos hace varias décadas; es decir, son muy pocos los datos
que se producen en relación con el estudio de períodos prehispánicos más recientes. No obstante, una de las pocas
excepciones es la región del Cauca medio, que marca el límite norte del Suroccidente colombiano. En esta región,
desde finales de los años 90 (Aceituno y Loaiza 2007, 2008, 2010, 2014; Cano 2001, 2004, 2008; Dickau et al., 2015;
INCIVA 1995-1996; INTEGRAL 1997; Rojas y Tabares 2000; Tabares 2004; Vergara y Tabares 1995), se han adelantado
diferentes proyectos que han aportado información crucial para entender aspectos como el origen de los grupos
del Suroccidente, la territorialidad o las diferentes estrategias adaptativas. De este modo, afortunadamente se
cuenta con datos nuevos que complementan a los sitios clásicos del Suroccidente, localizados en la cuenca del río
Calima y el valle de Popayán.

El objetivo del presente artículo es presentar una síntesis de los estudios arqueológicos realizados sobre las ocupa-
ciones tempranas del Suroccidente colombiano, que incluye el poblamiento y la evolución de los grupos humanos
durante el Holoceno temprano y medio.

LA LLEGADA DE LOS PRIMEROS GRUPOS HUMANOS AL TERRITORIO COLOMBIANO

Responder al cuándo llegaron los primeros grupos humanos al Noroccidente de Suramérica, es uno de los princi-
pales retos de la arqueología colombiana, como sucede en otras regiones del mundo. Hoy por hoy, la respuesta a
este interrogante sigue estando sujeta al hallazgo de sitios arqueológicos.

En Colombia se cuenta con cuatro contextos arqueológicos con fechas de radiocarbono que indican la llegada de
los primeros grupos humanos anterior al 11,000 BP, barrera cronológica que marcaba la llegada de los primeros
grupos humanos al subcontinente, según el modelo Clovis primero (Fiedel 2000, 2006). Paradigma superado por
la arqueología Suramericana desde hace varias décadas.

Los sitios con evidencias más tempranas son en orden cronológico: Pubenza 3, El Jordán y el Abra II y Tibitó. Pu-
benza 3 se encuentra en el municipio de Girardot, en las tierras bajas del valle medio del río Magdalena (Correal
1993; Van der Hammen y Correal 2001). Este sitio, con una amplia secuencia estratigráfica, cuenta con una fecha
de 16,400±420 BP (GrN-19857) [cal BC 18,830:16,869] asociada a restos de mastodontes (Haplomastodon waringi)

1
que aparecieron junto a 8 artefactos líticos, uno de ellos en obsidiana y dos astillas de hueso. En los diferentes cor-
tes también se recuperaron restos de gliptodon (Gliptodon clavipes), armadillo (Propaopus magnus y Dasypus sp.),
venado (Odocoileus sp.), caracoles y tortuga, que estratigráficamente se pueden ubicar entre el 16,550±150 BP (GrN-
662) [cal BC 18,403:17,629] y el 13,280± 110 BP (GrN-20101) [cal BC 14,333: 13,687] Correal et al., 2005).

En la Sabana de Bogotá y en el norte de Santander se localizan dos sitios más, con evidencias similares a Pubenza
3; estos sitios son El Totumo (Cundinamarca) y La Pileta (Norte de Santander), donde se recuperaron restos de
mastodonte asociados a artefactos tallados. Sorpresivamente, en el Totumo se obtuvo una fecha de 6060±60
BP asociada a restos de mastodonte y megaterio; hallazgos que han sido interpretados como evidencias de su-
pervivencia de grandes animales en el valle del Magdalena hasta el Holoceno medio (Correal y Van der Hammen
2003). Para el sitio La Pileta, todavía no se tienen con fechas de radiocarbono para ubicar cronológicamente este
sitio (Correal 1993)

El sitio El Jordán (municipio de Roncesvalles –Tolima-) se encuentra a unos 2400 msnm, en la zona de vida bosque
húmedo montano bajo. Este sitio tiene dos fechas procedentes de una misma unidad deposicional, una de
12.910±60 BP [cal BC 13,724: 13,255], y la otra de 9760±160 BP [cal BC 9678: 8713], que se corresponden con unas
condiciones climáticas muy frías y húmedas (Salgado 1998: 78,115). El problema de esta unidad, además de la
diferencia entre las dos fechas, es que solamente se recuperaron 6 artefactos líticos, de los cuales, solamente dos
tienen señales claras de talla. Estas anomalías han sido atribuidas a procesos de erosión que afectaron la conser-
vación del sitio (Salgado (1998:114).

El Abra II y Tibitó se encuentran en la Sabana de Bogotá, altiplano de la Cordillera Oriental con una altura aproxi-
mada de unos 2600 msnm, en un área cubierta por bosques húmedo andinos. El Abra II se trata de un abrigo ro-
coso con evidencias de ocupaciones pleistocenas y holocenas. Los restos más antiguos de este sitio consisten en 37
lascas, asociadas a restos de animales holocenos como venados y pequeños mamíferos como roedores. Con base
en las características de estos artefactos se definió la clase Abriense, una tecnología lítica unifacial perteneciente
a la edge-trimmed tool tradition (Correal 1986; Correal et al., 1966-1969; Hurt et al., 1977). En Tibitó, un sitio de
matanza al aire libre, se recuperaron artefactos líticos también pertenecientes a la clase Abriense, asociados a
huesos de mastodonte (Haplomastodon y Cuvieronius), caballo (Equus) y venado (Odocoileus virginianus) datados
en 11.740±110 RCYBP (GrN 9375) (Correal 1982). A estos dos sitios se puede añadir un tercero, Tequendama I, cuyo
componente más antiguo está compuesto por restos de animales similares al Abra II y por unos cuantos artefac-
tos líticos pertenecientes a la clase Tequendamiense, que a diferencia de la Abriense, se caracteriza por el uso de
materias primas exógenas y la presencia de raspadores, lascas de dorso rebajado y una punta de proyectil; este
componente está datado estratigráficamente entre ca. 12.500 BP y 10.920±260 RCYBP (GrN 6539) (Correal y Van
der Hammen 1977:34).

Vistos en su conjunto, estos sitios son difíciles de articular entre sí, principalmente por la disparidad de las fechas
de radiocarbono y también por la escasez de información en algunos casos, como en El Jordán; empero, al menos sí
permiten concluir un poblamiento temprano que se remonta al Máximo Glacial (Marchant et al., 2002), de acuerdo
con las fechas de Pubenza 3. A escala continental, referencias de ocupaciones con cronologías similares se encuen-
tran en la costa Venezolana, correspondientes a la tradición del Jobo, con fechas entre ca. 16.400 y el ca. 13.000 BP
(Bryan et al. 1978; Cruxent y Ochesenius 1979:9-13; Gruhn 1979:31-33; Ranere y López 2007). Sin embargo, las dife-
rencias cronológicas y el tipo de tecnología lítica no esclarecen la relación entre los datos tempranos de Colombia
y Venezuela, más allá de plantear una llegada temprana (anterior al 11,000 BP) que claramente supera el modelo
Clovis primero, como ya hemos señalado anteriormente (Aceituno et al., 2013). Un elemento común en algunos de
estos sitios o tradiciones es el hallazgo de restos de megafauna (p.e Pubenza 3, Tibitó, Taima-Taima, La Pileta y el
Totumo), lo que estaría indicando la importancia de este recurso para las primeras oleadas de grupos humanos.

Por último no sobra decir, aunque se sale de los objetivos del presente documento, que los anteriores sitios no
han estado exentos de fuertes críticas, hasta el punto de que muchos expertos en el poblamiento de América ni
siquiera los han tenido en cuenta en los debates continentales, argumentando que las evidencias son todavía
insuficientes (Politis 1999).

Para el Suroccidente no se cuenta con fechas tan tempranas asociadas a sitios arqueológicos. El sitio más próximo
geográficamente es El Jordán, el cual, como hemos visto, es el que presenta más inconsistencias de los yacimientos
con fechas más antiguas. Luego, dejando de lado este contexto, por el momento, los únicos datos indirectos con los
que se cuenta para relacionar el Suroccidente con los sitios o regiones anteriores, son los reportes de fauna pleisto-

2 El poblamiento temprano y las sociedades preceràmicas del suroccidente Colombiano Musa


cena, perteneciente a la familia Goimphotheriidae, que incluyen diferentes géneros de mastodonte (Cuvieronius,
Stegomastodon y Haplomastodon) (Rodríguez e tal., 2009). En Salamina (Depto. de Caldas) se reportaron restos de
alguna especie de Goimphotheriidae. En el Departamento de Nariño se conocen tres reportes de Haplomastodon
(Rodríguez et a., 2009). En el Departamento del Valle del Cauca, en el municipio de Toro, se recuperaron restos de
Stegomastodon que según Rodríguez (2002: 29) estaban asociados a una punta de proyectil en hueso. Molares de
este mismo género también han sido reportado en el municipio de Yumbo (Rodríguez 2002:33). Estos datos por sí
solos no indican mayor cosa, únicamente su presencia como potenciales recursos cinegéticos, de unas poblaciones
humanas que hasta la fecha no han aparecido claramente en el registro arqueológico. Hasta que no se recuperen
indiscutibles evidencias culturales, asociadas a restos de fauna extinta, no se podrán tener en cuenta las evidencias
anteriores, como datos fidedignos para resolver el problema del poblamiento del territorio colombiano, incluida la
región del Suroccidente.

LAS PRIMERAS HUELLAS DE LOS POBLADORES DEL SUROCCIDENTE

Las primeras evidencias de ocupación del Suroccidente, datadas mediante radiocarbono, se remontan a la prim-
era mitad del undécimo milenio antes del presente. Además de los sitios fechados, desde hace varias décadas se
cuenta con el reporte de varias puntas de proyectil sin contexto estratigráfico, sobre las cuales, durante mucho
tiempo, recayó una gran parte del peso a la hora de debatir sobre la expansión humana por el Suroccidente. Estas
puntas se han reportado en Manizales, La Tebaida (Depto. del Valle), Restrepo (Depto. del Valle) (Reichel- Dolmatoff
1997) y en el valle de Popayán (Illera y Gnecco 1986).

Las fechas más antiguas proceden de los sitios San Isidro, datado entre 10.050 y 9530 BP y Cuba (66PER001), cuya
fecha más antigua es de 10.619 BP (Tabla 1). San Isidro está localizado en el valle de Popayán, próximo al rio Cauca,
a una altura aproximada de 1600 msnm, en una zona de bosques húmedo subandinos o premontanos (Gnecco
2000:17). Cuba, está localizado en el municipio de Pereira (Cauca medio) a una altura de 1280 msnm, también en
un área natural donde se la vegetación típica en condiciones naturales son bosques húmedos subandinos (Dickau
et al., 2015). En el Cauca medio se cuenta con tres fechas más por encima del 10.000 BP, registradas en los sitios La
Mikela, El Guatín y El Jazmín (Tabla 1). A la hora de reconstruir la llegada de los primeros humanos nos enfrentamos
a dos problemas principales: el primero, a la ausencia de contextos estratigráficos de una parte de las puntas de
proyectil recuperadas en el Suroccidente; el segundo, a las diferencias arqueológicas entre los contextos del Cauca
medio y el valle de Popayán.

El depósito de San Isidro está compuesto por miles de desechos de tallas, artefactos unifaciales retocados y no re-
tocados, 120 bifaces lanceoladas, 8 molinos planos, 6 manos de molienda y un hacha pulida (Gnecco 200: 54-61). A
las afueras de la ciudad de Popayán, se encuentra el sitio La Elvira, donde en niveles datados tipológicamente entre
el final del Pleistoceno e inicios del Holoceno, se recuperaron 2 puntas de proyectil, una de pedúnculo ancho tipo El
Inga, y otra de forma elongada con concavidad basal, similar a una punta hallada en la cueva de Chobschi (Ecuador)
(Gnecco 2000: 88, 90). 3 puntas con formas elongadas y bases redondeadas, 9 bifaces con contorno pentagonal,
similares al tipo “lanceolado con hombros” del Inga y dos puntas con forma de almendra, similares a las puntas
llamadas Ayampitín (Ecuador), han sido datadas tipológicamente entre el 8000 y el 6000 BP por Gnecco (2000: 80,
87). A estos hallazgos hay que sumar las 6 puntas superficiales recuperadas en el valle de Popayán, cinco de ellas en
el área del sitio La Elvira. De este conjunto, tres puntas son del tipo “pedúnculo ancho” y tres del tipo “lanceolado
con hombros” (Illera y Gnecco 1986).

Por el contrario, el sitio de Cuba forma parte de un cluster de unos 29 sitios precerámicos dispersos por la región del
Cauca medio (Dickau et al., 2015, Tabares 2004). El registro arqueológico correspondiente a las ocupaciones más
tempranas del Cauca medio muestra diferencias respecto a las evidencias del valle de Popayán. En primer lugar, los
sitios del Cauca medio contienen secuencias estratigráficas de más larga duración; en segundo lugar, la escasez de
puntas de proyectil; hasta la fecha únicamente se cuenta con tres puntas recuperadas estratigráficamente, dos de
las cuales están datadas alrededor del 8500 BP (Herrera et al., 2011; Aceituno y Loaiza 2007:77) y, en tercer lugar, una
tecnología lítica que sobresale por la abundancia de instrumentos relacionados con el procesamiento de las plan-
tas, tales como manos, molinos de base plana, cantos con los bordes desgastados, tajadores, azadas y hachas, mez-
clados con instrumentos unifaciales de manufactura muy simple, tallados a partir de rocas locales como basalto,
andesita, dacita y cuarzo lechoso (Aceituno y Loaiza 2007: 57-69, 2015; Cano 2008; Dickau et al., 2015; INTEGRAL
1997; Rojas y Tabares 2000; Tabares 2004). Próximos a estos sitios se cuenta con los reportes de una punta de
proyectil tipo “cola de pescado” hallada en Manizales, y la punta recuperada en Restrepo (Depto. del Valle) (Illera y
Gnecco 1986; Reichel- Dolmatoff 1997), tipológicamente similar a las puntas pedunculadas del Magdalena medio.

3
Sitio Región 14C Date 1σ Calib BC/ADi Referencia

Cuba (66PER001) Cauca medio 10.619 66 10.759 10.475 Dickau et al., 2015

La Mikela Cauca medio 10.376 70 10.576 10.041 Dickau et al., 2015

El Guatín Cauca medio 10.130 50 10.074 9459 Restrepo 2013

El Jazmín Cauca medio 10.120 70 10.078 9447 Aceituno y Loaiza, 2007

San Isidro Popayán 10.050 100 10027 9310 Gnecco 2000

San Isidro Popayán 10.030 60 9825 9321 Gnecco 2000

Cuba (66PER001) Cauca medio 9826 63 11.137 11.395 Dickau et al., 2015

Cuba (66PER001) Cauca medio 9730 100 10.746 11.320 Cano 2004

Cuba (66PER001) Cauca medio 9730 100 9371 8797 Cano 2004

Salento 24 Cauca medio 9680 100 9296 8784 Rojas y Tabares 2000

Sauzalito Río Calima 9670 100 9291 8782 Herrera et al., 1988

El Mirador Cauca medio 9663 83 10757 11220 Herrera et al., 2011

Sauzalito Río Calima 9600 100 9258 8720 Herrera et al., 1988

La Trinidad I Cauca medio 9542 50 9147 8750 Restrepo 2013

San Isidro Popayán 9530 100 9220 8632 Gnecco, 2000

La Selva Cauca Medio 9490 110 9221 8556 INCIVA 1995-1996

Invías 3 Cauca medio 9451 58 10.520 11.069 Dickau et al., 2015

La Trinidad II Cauca medio 9333 65 8759 8421 Restrepo 2013

La Pochola Cauca Medio 9312 55 8719 8420 Dickau et al., 2015

Sauzalito Río Calima 9300 100 8780 8295 Herrera et al., 1988

UTP Jardín Botánico Cauca medio 9284 58 10.270 10.649 Dickau et al., 2015

Génova Cauca medio 9230 40 8561 8312 Restrepo 2013

La Montañita Cauca medio 9230 50 8572 8302 Restrepo 2013

Invías 3 Cauca medio 9155 57 10.224 10.492 Dickau et al., 2015

La Pochola Cauca medio 9047 45 10.159 10.269 Dickau et al., 2015

El Jazmín Cauca medio 9020 60 8322 7970 INTEGRAL 1997

El Recreo Río Calima 8750 160 8253 7548 Herrera et al., 1992

Nuevo Sol Cauca medio 8740 50 7952 7607 Restrepo 2013

La Selva Cauca medio 8712 60 9545 9892 Dickau et al., 2015

La Selva Cauca medio 8704 56 9544 9887 Dickau et al., 2015

4 El poblamiento temprano y las sociedades preceràmicas del suroccidente Colombiano Musa


La Selva Cauca medio 8680 60 7871 7586 Aceituno y Loaiza 2007

La Selva Cauca medio 8674 61 9533 9886 Dickau et al., 2015

El Jazmín Cauca medio 8660 55 9528 9856 Dickau et al., 2015

39 El Recreo Cancha Cauca medio 8550 60 7683 7497 Herrera et al., 2011

39 El Recreo Cancha Cauca medio 8480 40 7586 7497 Herrera et al., 2011

39 El Recreo Cancha Cauca medio 8470 40 9439 9533 Herrera et al., 2011

Salento 21 Cauca medio 8430 100 7603 7186 Rojas y Tabares 2000

El Antojo Cauca medio 8380 90 7237 7187 INTEGRAL 1997

La Chillona Cauca medio 8200 40 7328 7078 Restrepo 2013

San Germán II Cauca medio 8136 65 7348 6628 Aceituno y Loaiza 2007

La Pochola Cauca medio 8095 55 7299 7587 Aceituno y Loaiza 2007

39 El Recreo Cancha Cauca medio 8030 80 7177 6686 Herrera et al., 20111

Guayabito Cauca medio 7990 100 7176 6640 INTEGRAL 1997

El Recreo Río Calima 7980 120 7191 6592 Herrera et al., 1992

La Selva Cauca medio 7685 110 6773 6356 INCIVA, 1995-1996

La Romelia Cauca medio 7630 40 6535 6426 Restrepo 2013

El Jazmín Cauca medio 7590 60 6592 6358 Dickau et al., 2015

El Jazmín Cauca medio 7528 51 6465 6254 Dickau et al., 2015

Cuba (66PER001) Cauca medio 7466 43 6423 6243 Dickau et al., 2015

Chaguala Cauca medio 7427 40 6394 6269 Dickau et al., 2015

Salento 24 Cauca medio 7400 70 6415 6097 Rojas y Tabares 2000

El Pital Río Calima 7310 140 6444 5914 Herrera et al., 1992

La Montañita Cauca medio 7300 70 6267 6021 Restrepo 2013

La Mikela (66PER007) Cauca medio 7208 58 6215 5994 Dickau et al., 2015

El Jazmín Cauca medio 7080 50 6051 5847 Aceituno y Loaiza 2007

Cuba (66PER001) Cauca medio 7032 54 6013 5789 Dickau et al., 2015

Cuba (66PER001) Cauca medio 7014 63 6006 5755 Dickau et al., 2015

Cuba (66PER001) Cauca medio 7007 53 5996 5764 Dickau et al., 2015

Cuba (66PER001) Cauca medio 7001 53 5990 5758 Dickau et al., 2015

Cuba (66PER001) Cauca medio 6990 57 5987 5748 Dickau et al., 2015

El Perro Cauca medio 6990 30 5981 5787 Herrera et al., 2011

5
La Pochola Cauca medio 6903 45 5893 5710 Aceituno y Lalinde 2011

La Pochola Cauca medio 6743 45 5725 5566 Aceituno y Lalinde 2011

Los Arrayanes Cauca medio 6520 90 5621 5323 Rodríguez 1997

La Pochola Cauca medio 5922 51 4935 4701 Dickau et al., 2015

Cuba (66PER001) Cauca medio 5911 49 4931 4689 Dickau et al., 2015

Cuba (66PER001) Cauca medio 5863 55 4846 4556 Dickau et al., 2015

La Mikela (66PER007) Cauca medio 5850 50 4834 4559 Cano 2004

Cuba (66PER001) Cauca medio 5844 50 4827 4555 Dickau et al., 2015

La Selva Cauca medio 5825 70 4840 4514 INCIVA, 1995-1996

Cuba (66PER001) Cauca medio 5780 49 4728 4499 Dickau et al., 2015

El Jazmín Cauca medio 5625 50 4547 4353 Aceituno y Loaiza 2007

La Elvira Popayán 5600 200 4853 3985 Gnecco 2000

El Guatín Cauca medio 5517 49 4458 4264 Dickau et al., 2015

La Elvira Popayán 4880 100 3824 3499 Gnecco 2000

La Mikela (66PER007) Cauca medio 4794 45 3656 3382 Dickau et al., 2015

El Jazmín Cauca medio 4715 45 3634 3372 Aceituno y Loaiza 2007

UTP Bosque Deportes Cauca medio 4393 44 3114 2903 Dickau et al., 2015

Cuba (66PER001) Cauca medio 4220 180 3357 2340 Cano 2004

Guayabito Cauca medio 4180 70 2905 2577 INTEGRAL 1997

El Pital Río Calima 4090 90 2895 2459 Salgado 1995

Tabla 1 Sitios tempranos y fechas asociadas en el Suroccidente colombiano

6 El poblamiento temprano y las sociedades preceràmicas del suroccidente Colombiano Musa


En la cuenca alta del río Calima, a una altura de unos 1750 msnm, se encuentran los sitios Sauzalito y El Recreo,
datados entre ca.9700 y ca.8800 BP (Tabla 1), cuya tecnología lítica, compuesta principalmente por manos, molinos
planos, lascas unifaciales y azadas (Herrera et al., 1992; Salgado 1988-1990), pertenece a la misma tradición que los
sitios del Cauca medio. Azadas como las del Cauca medio y el río Calima se han reportado en el sitio Los Arboles,
(Valle de Popayán) junto a dos molinos y a microlitos en obsidiana, materia prima muy común en el sitio La Elvira
(Gnecco y Salgado 1989). Para estos artefactos no se tienen fechas de radiocarbono, lo que dificulta su posición
cronológica en el conjunto de las ocupaciones tempranas del Suroccidente.

Ante esta diversidad arqueológica, responder a la pregunta sobre el origen de los grupos del Suroccidente no es
una tarea fácil; por el momento, a lo único que podemos llegar es a plantear algunas hipótesis. De acuerdo con la
cronología y las características del registro arqueológico, incluyendo las diferentes tipologías de puntas de proyec-
til, se pueden plantear dos hipótesis. La primera, la vinculación de estos grupos con la tradición del Magdalena
medio; según esta hipótesis, grupos del Magdalena medio se extenderían por la Cordillera Central hacia la mitad
del undécimo milenio (Aceituno y Uriarte 2015). Las evidencias arqueológicas estarían representadas por las pun-
tas de proyectil pertenecientes a la tradición del Magdalena medio que han aparecido en el valle medio del río
Porce (Otero y Santos 2012:86), en el valle del río Medellín (Antioquia) (Ardila y Politis 1989) y la punta de Restrepo
(Depto. del Valle). La segunda hipótesis plantea la llegada de grupos desde el istmo de Panamá, siguiendo la ruta
del pacífico (Aceituno y Uriarte 2015). Según esta hipótesis, las puntas de pedúnculo ancho (vinculadas con el norte
de Ecuador) de La Elvira y las lanceoladas de San Isidro estaría relacionadas con las puntas “cola de pescado” de la
costa pacífica de Panamá idea planteada por varios autores (Faught 2006: 181; Jackson 2006:119; Ranere y López
2007). Un punto a favor de esta hipótesis es que dos de las puntas de “pedúnculo ancho”, asociadas a La Elvira,
presentan un acanalamiento y otras dos una escotadura en la base, características diagnósticas de las puntas “cola
de pescado” (Illera y Gnecco 1986).

Por últimos, se puede plantear una tercera hipótesis que es una síntesis de las dos anteriores, en cuanto a posibles
movimientos démicos desde el istmo de Panamá y desde el valle medio del río Magdalena, que confluyen en las
tierras altas de las Cordilleras Central y Occidental.

Fuera como fuese, visto en su conjunto, el registro arqueológico indica movimientos poblaciones, colonización de
nuevas regiones y ajustes adaptativos que coinciden con la transición Pleistoceno/Holoceno, un período de impor-
tantes cambios climáticas que de alguna manera tuvieron que influir en la poblaciones tempranas de Colombia
(Aceituno et al., 2013). En términos generales, estos cambios de alguna manera u otra afectaron a la estructura
de los recursos, en forma de extinciones de grandes animales, expansión de los bosques húmedos, movimientos
altitudinales de los cinturones de vegetación, expansión de las plantas C3 (como consecuencia del aumento del
C02), etc. (Marchant et al., 2002; Piperno 2006, 2011). Todos estos cambios debieron provocar ajustes adaptativos
en la forma de la ocupación de nuevos territorios.

LAS ECONOMÍAS DE AMPLIO ESPECTRO Y LA PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS DURANTE EL HOLOCENO

A escala del territorio colombiano la llegada del Holoceno vino acompañada de la expansión de los grupos hu-
manos, como así lo indica el aumento considerable de sitios arqueológicos principalmente en la región andina
(Cordillera Central y Cordillera Occidental), a lo que hay que sumar la aparición de huellas de ocupación humana
en la cuenca media del río Caquetá. Este aumento de sitios arqueológicos (que estamos seguros seguirá creciendo)
ha sido interpretado como un indicador de crecimiento demográfico y de movimientos poblacionales a lo largo de
valles secundarios que cruzan las Cordilleras del norte de los Andes, coincidiendo con nuevas condiciones ambien-
tales (Aceituno et al., 2013).

A comienzos del Holoceno, el registro arqueológico del Noroccidente de Suramérica, se caracteriza por (Aceituno
y Loaiza 2015): a) la expansión de sitios arqueológicos a lo largo de las Cordilleras b) la ocupación de tierras altas
(Cordilleras) y tierras bajas (Valle del río Magdalena y río Caquetá); c) la redundancia ocupacional (reocupación) de
los sitios; d) una tecnología lítica asociada con economías de amplio espectro; e) diversidad de tradiciones líticas; f)
la presencia de restos plantas; g) la escasez de restos de animales, que prácticamente se concentran en los sitios
tempranos de la Sabana de Bogotá.

A escala del Suroccidente, la secuencia más completa para entender la evolución de las culturas arqueológicas se
encuentra en el Cauca medio, por el volumen de información y la cantidad de fechas de radiocarbono que se cuenta
para esta región. Para el caso del río Calima, si bien el rango cronológico llega hasta el final del Holoceno medio, el
número de sitios y fechas es reducido; para el caso del valle de Popayán la información prácticamente se restringe
a la transición Pleistoceno/Holoceno y se concentra en dos sitios arqueológicos. 7
Comenzando por el sur, volvemos nuestra mirada a Popayán, concretamente al sitio de San Isidro. Este sitio,
además del peso que tuvo en las discusiones sobre el poblamiento, principalmente por la presencia de bifaces y,
no tanto por la antigüedad de las fechas, fue clave en un tema en el cual actualmente se está avanzado de forma
considerable: los orígenes de la producción de alimentos y el cultivo de plantas.

Junto a los artefactos líticos mencionados en el apartado anterior, en San Isidro se recuperaron miles de semi-
llas carbonizadas entre las que se identificaron Persea (cf. americana), Erythrina (cf. edulis), Caryocar, Virola, varias
clases de palmas, destacándose Acrocomia y macrorrestos de Lagenaria sp. (Gnecco 2000:67-69; Gnecco 2003;
Gnecco y Aceituno 2006: 93; Piperno y Pearsall 1998: 200). Del borde de un canto rodado se extrajeron almidones
de cf. Xanthosoma/Ipomoea y/o Manihot y Maranta (cf. arundinacea), así como de gramíneas y legumbres que no
fueron identificadas (Piperno y Pearsall 1998: 200).

Este abundante registro arqueobotánico, sirvió de base para que Gnecco (2000, 2003a, 2003b) aplicara el concepto
de agrilocalidad a grupos de cazadoresrecolectores. Según este autor, el hallazgo en el registro polínico de plantas
colonizadoras (p.e Plantago), gramíneas y malezas en el registro polínico, sugiere la alteración de la vegetación
para la preparación de áreas, donde ya se estarían cultivando plantas de orígenes diversos, al modo de la idea de
Posey de “resource islands” (Gnecco, 2003; Gnecco y Aceituno 2006: 93). La presencia de plantas foráneas como
Lagenaria sp. (calabaza de botella) reforzaría la idea de cultivo temprano de plantas. La alta diversidad de plantas
y el cultivo como estrategia de producción, fueron la base para que Gnecco (2000: 125, 2003a, 2003b) planteara
conductas agroecológicas en poblaciones de cazadores-recolectore,s que estarían cultivando árboles frutales y
plantas tuberosas en momentos tan tempranos como la transición Pleistoceno/Holoceno e inicios del Holoceno.
En los sitios tempranos de la cuenca del río Calima, Sauzalito, El Recreo y El Pital, durante las excavaciones llevadas
a cabo a finales de los años 80, se recuperaron abundantes artefactos líticos, relacionados con el uso de plantas,
tales como bases o molinos planos, percutores, manos de molienda, lascas unifaciales y las muy nombradas azadas
(Herrera et al., 1988; Salgado 1988-1990). Las azadas, que se convirtieron en el artefacto diagnóstico de esta región,
se relacionaron con la remoción de suelos para el cultivo de plantas, la explotación de tubérculos y para la extrac-
ción de almidones del corazón de las palmas (Cardale et al., 1989; Gnecco y Salgado 1989). En estos contextos tam-
bién se recuperaron semillas carbonizadas de palmas y Persea sp. (aguacate) junto con fitolitos de palmas, bambú
y Maranta sp. (Piperno 1985; Piperno y Pearsall 1998: 202).

La publicación de los datos del río Calima a finales de los años 80, fue muy importante porque evidenciaba un
modo de subsistencia diferente al de la Sabana de Bogotá, en el que las plantas jugaron un papel muy importante,
hasta el punto que se planteó por primera vez la posibilidad del cultivo de plantas en contextos del Holoceno tem-
prano. Esta línea de trabajo fue en cierta manera continuada por Gnecco en el valle de Popayán, cuyo fruto fue el
planteamiento de conductas agroecológicas en grupos tempranos, poniendo en entredicho el estereotipo de ca-
zador-recolector, que hasta entonces había hecho carrera en la arqueología colombiana (Gnecco y Aceituno 2004).

Por último, se encuentra la región más al norte del Suroccidente, el Cauca medio, que como apuntamos anterior-
mente, hoy por hoy, es donde se concentra el mayor número de sitios y volumen de información. Las ocupaciones
precerámicas del Cauca medio están datadas entre el 10.619±66 BP y el ca. 4200/3700 BP (Dickau et al., 2015). En
términos generales los sitios excavados contienen ocupaciones de diferentes épocas, de ahí que sean considera-
dos contextos multicomponentes en términos estratigráficos. El registro arqueológico es muy similar al de los
sitios tempranos del río Calima; se caracteriza por la presencia de artefactos líticos, la escasez de macrorrestos
y la ausencia de restos de fauna y entierros humanos. Los conjuntos líticos están compuestos principalmente
por lascas unifaciales, desechos de talla, manos y bases de molienda (o molinos de base plana), hachas y azadas,
manufacturados sobre rocas volcánicas de origen local (Aceituno y Loaiza 2007:57-69). Adicional a esta tecnología,
se encuentra el taller lítico en cuarzo del sitio el Antojo (Aceituno y Loaiza 2007: 77-78; INTEGRAL 1997), donde se
recuperó una preforma de punta de proyectil y las dos puntas anteriormente mencionadas, procedentes del sitio
El Recreo Cancha (Herrera et al., 2011). La tecnología lítica del Cauca medio se mantiene muy estable a lo largo de
las ocupaciones precerámicas y está muy orientada a economías de amplio espectro, con un fuerte peso en la ob-
tención y procesamiento de plantas, hecho corroborado con los residuos arqueobotánicos recuperados en algunos
de los sitios excavados.

8 El poblamiento temprano y las sociedades preceràmicas del suroccidente Colombiano Musa


Dada la escasez de macrorrestos vegetales recuperados, casi todo el estudio sobre el uso de las plantas ha recaído
en muestras de polen recuperadas en algunos sitios arqueológicos y en los almidones extraídos de los artefactos
líticos. Durante el Holoceno temprano (ca. 10.000/7000 BP), el registro palinológico del Jazmín y La Pochola indica
claramente una cobertura de bosques húmedos premontanos o subandinos, similar a la que se encuentra actual-
mente en los reductos de bosque. En el registro polínico no hay indicios evidentes de la apertura de claros relacio-
nados directamente con el cultivo de plantas, como se planteó en el caso de San Isidro (Aceituno y Loaiza 2015). De
diferentes sitios y tipos de artefactos se extrajeron almidones y fibras vegetales, lo que confirma claramente el uso
de una parte de los instrumentos líticos en el procesamiento de las plantas. De los almidones recuperados en esta
primera fase, se recuperaron morfotipos presentes en los géneros Xanthosoma, Phaseolus y Dioscorea.

Xanthosoma es un género con una amplia dispersión geográfica por el norte de Suramérica (incluyendo el ter-
ritorio colombiano) (Piperno y Pearsall 1989: 165), que aparece también muy bien representado en la columna de
polen del sitio El Jazmín entre el ca. 9000 y el ca. 5000 BP (Aceituno y Loaiza 2007:84-86; Jaramillo y Mejía 2000a),
de manera que es probable que Xanthosoma fuera un recurso silvestre, incluido en ese primer paquete de plantas
cultivadas.

El caso de Dioscorea es similar al de Xanthosoma; se trata de una planta tuberosa con una amplia distribución en
el Neotrópico (Brücher 1989:19). Polen de Dioscorea se ha registrado en las columnas de los sitios El Jazmín, Cam-
poalegre y Guayabito (Aceituno 2002; Jaramillo y Mejía 2000a, 2000b), de manera que existe la posibilidad que
también formara parte de esas primeras plantas útiles que comenzaron a dispersarse de forma intencional, con el
fin de mejorar la obtención de alimentos. No obstante, esta interpretación hay que tomarla con mucha cautela,
ya que hasta la fecha no se ha logrado determinar si se trata de una planta local o foránea (Aceituno y Loaiza
2014a).

Sobre Phaseolus spp., dada la imposibilidad de que sea trate de una variedad domesticada, por las fechas tan tem-
pranas a la que están asociados, probablemente se corresponda con una especie silvestre que hasta el momento
no ha sido identificada.

SITIO 14C BP EVIDENCIAS ARQUEOBOTÁNICAS REFERENCIA

El Jazmín ca. 9000-5000 Xanthosoma (p); Dioscorea (p) Aceituno y Loaiza


2007
El Jazmín >7590 Phaseolus spp. (a); Dioscorea spp. Aceituno y Loaiza
(a); Manihot spp. (a) 2014
El Jazmín 7000-5000 Zea mays (p) Aceituno y Loaiza
2007
El Jazmín 7080±50 Zea mays (a); Manihot cf. esculenta. Aceituno y Loaiza
(a) 2014
El Jazmín 5625±50 Manihot spp. (a) Aceituno y Loaiza
2014
Campoalegre ca. 7600 Dioscorea spp. (p) Aceituno 2001
La Pochola 8680±55 Dioscorea spp. (a); Phaseolus spp. (a) Aceituno y Loaiza
2014
La Pochola 8095±55 Phaseolus spp. (a) No publicado
La Pochola 9047 ± Xanthosoma spp.(a), Fabaceae (a); No publicado
45/6903±45 Zea mays (a) Phaseolus spp.(a)
La Pochola 6903±45/ Xanthosoma spp. Phaseolus cf Aceituno y Lalinde
6743±45 vulgaris (a) Fabaceae (a); Zea mays 2011
(a); Dioscorea spp. (a); Manihot cf
esculenta
La Pochola 6743±45 Zea mays (a, p) Aceituno y Lalinde
2011
La Pochola 6743±45/ Xanthosoma spp. Phaseolus cf No publicado
5922±51 vulgaris (a) Fabaceae (a); Canna spp.
(a)

Arrayanes 6520±90 Junglas nigra (m) Rodríguez 1997


La Selva 8712±60 Phaseolus spp. (a); Dioscorea spp. (a) Aceituno y Loaiza
2014

9
Canaán ca.5600 Zea mays (a); Manihot esculenta (a); Dickau 2008
Calathea sp. (a); Ipomoea batatas(a)
Guayabito 4180 ± 70 Zea mays (p); Manihot esculenta (p); Aceituno 2002
Passiflora spp. (p)

a: almidón; p: polen
Tabla 2 Sitios del Cauca medio con evidencias arqueobotánicas

Hacia el ca. 7500/7000 BP se observan cambios importantes en el registro microbotánico. Se recuperaron morfoti-
pos de almidones presentes en los taxones Zea mays, Manihot esculenta, Manihot spp, Phaseolus cf vulgaris, Canna
spp. y Calathea spp. (Tabla 2). La identificación de maíz (Zea mays) y yuca (Manihot esculenta) y fríjol (Phaseolus cf
vulgaris) en La Pochola y de los dos primeros taxones en El Jazmín es muy importante porque al tratarse de plantas
domesticadas de origen foráneo constituyen un proxy claro sobre el desarrollo de la horticultura como estrategia
de producción de alimentos. Según los últimos datos genéticos (Matsuka et al., 2002), Zea mays fue domesticado
en la Cuenca del río Balsas, al suroeste de México antes del ca.9000 BP, donde actualmente todavía crece el an-
cestro silvestre Zea mays ssp. parviglumis (Piperno et al., 2009). La yuca dulce es originaria del suroeste de Brasil
(Arroyo-Kalin 2010; Clement 2010).

A estas dos plantas hay que sumar el caso de Phaseolus cf vulgaris, o fríjol común, identificado en varias muestras
procedentes de La Pochola. El problema de los almidones tipo Phaseolus es que éstos son similares en especies
silvestres y domesticadas, de manera que por sí solos es difícil determinar de qué tipo de especie se trata (Piperno
y Dillehay 2008). Un dato a favor es que para la fecha en que aparecen en el registro arqueológico del Cauca medio,
ya se ha producido su domesticación en su centro de origen en la región Apurimac-Cuzco al sur de Perú (Chacón et
al., 2005; Chacón 2009).

Otros dos géneros de plantas importantes registrados en el Cauca medio son Canna y Calathea, en ambos casos
se trata de plantas tuberosas cuyo origen como plantas domesticadas todavía no está resuelto. Al género Canna
pertenecen unas 50 especies con rizomas tuberosos. Las especies más comunes son Canna edulis (achira) y Canna
indica cuyo orígenes todavía no están claros (Brücher 1989: 40). En el caso de Calathea se ha propuesto que el ori-
gen de la especie domesticada C. allouia se puede localizar entre Mesoamérica y el norte de Suramérica (Colombia/
Venezuela), donde se han descrito varias especies silvestres (Brücher 1989: 39).

DISCUSIÓN

En la historia de la arqueología de cazadores-recolectores de Colombia, es justo reconocer la importancia que


tuvieron los yacimientos del Suroccidente. Cuando ésta prácticamente se reducía a los hallazgos de la Sabana de
Bogotá, los contextos del río Calima, primero y Popayán después, marcaron un punto de inflexión en la arqueología
colombiana, en la medida en que contribuyeron a modificar el estereotipo de cazador-recolector, surgido a partir
de los trabajos de Correal y colaboradores en la Sabana.

Las primeras evidencias claras de ocupaciones humanas en Suroccidente se remontan al undécimo milenio antes
del presente. Estas se han encontrado en sitios arqueológicos de Popayán y el Cauca medio (Tabla 1). Anterior a
esta cronología no se cuenta con contextos arqueológicos que den cuenta de una mayor profundidad temporal.
Los reportes de megafauna en diferentes puntos del Suroccidente, únicamente representan potenciales recursos
económicos que pudieron atraer a poblaciones tempranas de cazadores-recolectores, desde otros puntos de la
geografía del país. No obstante, como ya señalamos, por sí solos no aportan mayor información.

En el marco del poblamiento temprano de Colombia, determinar el origen de los grupos más tempranos del Suroc-
cidente no es una tarea fácil, debido a las diferencias arqueológicas entre unas regiones y otras, tanto a escala del
territorio colombiano, como del Suroccidente. No obstante, también es cierto que hay elementos, como las puntas
de proyectil, que comparten similitudes con puntas de otras regiones del país o del norte de Ecuador. El problema,
como ha quedado claro, es que una gran parte de estas puntas (p.e La Elvira, Restrepo) no están asociadas a ningún
contexto estratigráfico. Otros elementos comunes entre Popayán, Cauca medio y el río Calima, son la presencia
de utensilios relacionados con el procesamiento de plantas y la recuperación de restos arqueobotánicos, que dan
cuenta de estrategias de adaptación similares a ambientes naturales que comparten características comunes, en
cuanto a altitud, topografía y tipo de cobertura vegetal.

10 El poblamiento temprano y las sociedades preceràmicas del suroccidente Colombiano Musa


Sobre la procedencia de estos grupos y sus relaciones macro-regionales se han planteado tres hipótesis. La prim-
era, la relación con los grupos tempranos del Magdalena medio, la segunda, la relación con la costa pacífica de
Panamá y la tercera, una combinación de ambas hipótesis. Para contrastar cualquiera de ellas, se requieren más
datos que ayuden a aclarar el panorama sobre la llegada de los primeros grupos, durante el último milenio del
Pleistoceno final.

Superando el umbral del Holoceno, el mayor volumen de información procede del Cauca medio y, en menor me-
dida, de los contextos del río Calima. Sin embargo, fueron los resultados obtenidos en San Isidro los que marcaron
en cierta manera el rumbo de las investigaciones, que posteriormente se han realizado en la región. Gnecco (2000;
2003a, 2003b) aplicó el concepto de agrilocalidad, que realmente implicaba la producción de alimentos por parte
de cazadores-recolectores, rompiendo con el estereotipo que hasta el momento había prevalecido en las inves-
tigaciones colombianas. Ampliando este concepto, este autor propuso que los grupos que habitaron Popayán y
sus alrededores, entre la transición Pleistoceno/Holoceno y Holoceno temprano o inferior, alteraron la vegetación
autóctona con el fin de llevar a cabo las primeras formas de cultivo, en esta zona del Suroccidente.

La aparición de un buen número de plantas alimenticias, algunas de ellas de origen foráneo, más la presencia
de malezas, fueron el principal argumento en el que se sustentó la idea del cultivo de plantas en momentos tan
tempranos (Gnecco 2000: 124-125). Concomitante al cultivo de plantas y al desmonte de la vegetación, otro rasgo
importante de los habitantes tempranos de Popayán fue la práctica de movilidad restringida, asociada a territo-
rialidades tempranas que surgieron como consecuencia de la necesidad de ejercer un control sobre los recursos
(Gnecco 2000: 132-133). Las diferencias en la distribución de las materias primas entre San Isidro, con predomino de
chert y La Elvira, con predominio de obsidiana, apoyan la idea de territorialidad (Gnecco 2000:126).

Sin poner en duda la calidad del trabajo de Gnecco y el impacto que tuvieron sus resultados, es cierto que 20 años
después sería necesario revisar parte de los resultados arqueobotánicos, especialmente los referidos a fitolitos y
almidones, dado que apenas estos análisis estaban en sus primeras fases de aplicación a la arqueología.

Antes de dar paso a la valoración del Cauca medio, es justo reconocer que la idea de cultivo temprano, fue anteri-
ormente planteada para los hallazgos del río Calima, a partir de la tecnología lítica (recuperada en Sauzalito y El
Recreo), especialmente de las azadas que se asociaron con el trabajo de la tierra; sin dejar de lado los restos arqueo-
botánicos, que también fueron pioneros en Colombia (Cardale et al., 1989; Piperno y Pearsall 1989: 202).

Esta línea de investigación sobre el origen de la producción de alimentos y el cultivo de plantas, como hemos visto
previamente, fue seguida en los trabajos del Cauca medio. Se continuaron los análisis arqueobotánicos, con el fin
de sacar a la luz las plantas que formaron parte de la historia prehispánica de esta región del Suroccidente colom-
biano. Como hemos señalado, la secuencia cronológica y el registro arqueobotánico ha permitido plantear desde
las primeras formas de cultivo de plantas (muy probablemente de origen local), hasta el desarrollo de la horticul-
tura como modo de producción, hacia comienzos del Holoceno medio.

Un hecho muy relevante es que la llegada de estas plantas no supuso una ruptura en las formas de vida de estos
grupos, como cabría esperar (Aceituno y Loaiza 2007:95; 2014). Todo indica que la gente siguió manteniendo una
economía de bajo nivel de producción, basada en la combinación de la horticultura a pequeña escala, la recolec-
ción, la caza y probablemente también la pesca, aunque sobre estas dos últimas actividades, no hay evidencias en
la zona.

La ausencia de cambios en la estructura de los sitios, sin evidencias, por ejemplo, de ninguna forma de almace-
namiento, ni grandes basureros, más las discontinuidades estratigráficas, sugieren que estos grupos practicaron
una movilidad similar a la planteada por Gnecco para el valle de Popayán; esto es un nomadismo amarrado a la
distribución de los recursos, donde la ubicación espacial de áreas intervenidas, más el acceso al agua y a fuentes de
materia prima, determinarían la movilidad y la estrategia territorial. Es decir, la distribución y ubicación espacial
de estos puntos, constituirían una forma de almacenamiento en el territorio que permite mitigar la presión sobre
el suelo y los recursos, que a veces conllevan la sedentarización y el crecimiento demográfico.

Para concluir con esta reseña sobre la historia temprana del Suroccidente, es necesario preguntarse sobre uno de

11
los grandes aportes de la arqueología temprana del Suroccidente: el origen del cultivo de plantas. Visto desde
un punto de vista histórico y procesual, todo indica que las primeras formas de producción artificial, estuvieron
asociadas a los cambios ambientales que marcaron el fin del Pleistoceno e inicios del Holoceno, como fueron la
expansión de los bosques (siempreverdes y caducos), la proliferación de plantas tóxicas y el aumento de las plantas
C3 (como consecuencia del aumento del C02), donde se incluyen la mayoría de los ancestros de los cultivos neo-
tropicales (Piperno 2006, 2011). Aplicando los principios del modelo de ampliación de dieta, el modo de producción
de alimentos emergió cuando la tasa de retorno (eficiencia energética) a través del cultivo superó a la tasa de re-
torno de la recolección de plantas silvestres. A escala continental y de acuerdo con los datos paleoecológicos, tales
cambios debieron acaecer entre el ca.10.500 y el ca.9000 BP, cuando se producen los ajustes ambientales a escala
continental (Piperno 2006:152; 2011).

Estas sociedades permanecieron sin mayores cambios hasta el Holoceno Superior (ca. 3000 BP), cuando el registro
arqueológico muestra variaciones importantes que sugieren nuevas formas de vida que afectaron a la economía, a
la organización política, a los sistemas de creencias, etc, pero que forman parte de la historia que algunos autores
la han etiquetado como el período de las sociedades tribales jerárquico-cacicales (Rodríguez et al., 2008).

REFERENCIAS

Aceituno, F. J., N. Loaiza, 2007. Domesticación del Bosque en el Cauca Medio Colombiano entre el Pleistoceno Final
y el Holoceno Medio. British Archaeological Reports, International Series 1654. Archaeopress, Oxford.

Aceituno, F.J., N. Loaiza, 2008. Rastreando los orígenes de la agricultura en la vertiente oriental del Cauca medio. En
Ecología Histórica: Interacciones Sociedad Ambiente a Distintas Escalas Socio Temporales Carlos López, Guiller
mo Ospina (eds.). Universidad Tecnológica de Pereira-Universidad del Cauca-Sociedad Colombiana de Arque
ología, Pereira, pp. 68-73.

Aceituno, F. J., N. Loaiza, 2014. Early and Middle Holocene evidence for use of plants and cultivation in the the
Middle Cauca River Basin, Cordillera Central (Colombia). Quaternary Science Reviews 86: 49-62.

Aceituno, F. J. N. Loaiza, 2015. The role of plants in the early settlement of Northwest of South America.
Quaternary International 363: 20-27.

Aceituno, F.J., Loaiza, N., Delgado, E., Barrientos, G., 2013. The Initial Human Settlement of Northwest South America
during the Pleistocene/Holocene Transition: Synthesis and Perspectives. Quaternary International 301, 23-33

Aceituno, F. J., N. Loaiza, 2010. Estructura interna y movilidad en el valle del río San Eugenio en la Cordillera Central
de Colombia. Arqueología del Area Intermedia 8: 83-120.

Aceituno, F. J., N. Loaiza, 2007. Domesticación del Bosque en el Cauca Medio Colombiano entre el Pleistoceno Final
y el Holoceno Medio. British Archaeological Reports, International Series 1654. Archaeopress, Oxford.

Aceituno, F.J., A. Uriarte, 2014. Mobility and human dispersion during the peopling of Northwest of South America
between the late Pleistocene and the early Holocene. En The Human Occupation during the Ice Age in the Ameri
cas: New Directions and Advances Editado por Rafael Nuñez. The University of Utah Press (sometido).

Ardila, G., G. Politis, 1989. Nuevo datos para un viejo problema. Boletín del Museo del Oro 23: 3-45.

Arroyo-Kalin, M., 2010. The Amazonian Formative: crop domestication and anthropogenic soils. Diverstiy 2: 473-504.

Brücher, H., 1989. Useful plants of Neotropical origin and their wild relatives. Berlín, Spriinger-Verlag.

Bryan, A., J. Casamiquela, J. M. Cruxent, R. Gruhn, C. Oschsenius, 1978. El jobo an mastodon kill at Taima-Taima.
Science 200: 1275-1277.

Cano, M.C., 2001. Arqueología en las Cuencas de los Ríos Otún y Consota, Risaralda. Fundación Investigaciones
Arqueológicas Nacionales, Bogotá.

12 El poblamiento temprano y las sociedades preceràmicas del suroccidente Colombiano Musa


Cano, M. C., 2004. Los primeros habitantes de las cuencas medias de los ríos Otún y Consota. En Cambios
Ambientales en Perspectiva Histórica. Ecorregión del Eje Cafetero Volumen I Carlos López, Martha Cano (eds).
Universidad Tecnológica de Pereira, Programa Ambiental GTZ, Pereira, pp. 68-91.

Cano, M., 2008. Evidencias precerámicas en el municipio de Pereira: efectos del vulcanismo y colonización
temprana de los bosques ecuatoriales en el abanico fluvio-volcánico Pereira-Armenia. Ecología Histórica:
Interacciones Sociedad Ambiente a Distintas Escalas Socio Temporales Carlos López, Guillermo Ospina (eds.).
Universidad Tecnológica de Pereira-Universidad del Cauca- Sociedad Colombiana de Arqueología, Pereira,
pp. 84-89.

Cardale, M., W. Bray, L. Herrera, 1989. Reconstruyendo el pasado en Calima resultados recientes.
Boletín del Museo del Oro 24: 3-33.

Chacón, M.I., B. Pickersgill, D.G. Debouck, 2005. Domestication patterns in common bean (Phaseolus vulgaris L.) and
the origin of the mesoamerican and andean cultivated races. Theor. Appl Genet 110: 432-444.

Chacon, M.I., 2009. Darwin y la domesticación de plantas en las Américas: el caso del maíz y el fríjol. Acta Biológica
Colombiana 14 (4s): 351-364.

Clement, C., 2010. Origin and domestication of native Amazonian crops. Diversity 2: 72-106.

Correal, G., 1982 Restos de megafauna en la Sabana de Bogotá. Caldasia XIII (64): 487-547.

Correal, G., 1986. Apuntes sobre el medio ambiente pleistocénico y el hombre prehistórico en Colombia. In New
Evidence for the Pleistocene Peopling of the Americas, Alan L. Bryan (ed). Center for the Study of the Early Man,
University of Main, Orono, pp. 115-131.

Correal, G., T. Van der Hammen, J. C. Lerman, 1966-1969. Artefactos líticos de abrigos rocosos en el Abra, Colombia.
Revista Colombiana de Antropología 14: 9-53.

Correal, G., 1993. Nuevas evidencias culturales pleistocénicas y megafauna en Colombia. Boletín de Arqueología 8
(1): 3-13

Correal, G., T. Van der Hammen, 1977. Investigaciones Arqueológicas en los


Abrigos Rocosos del Tequendama. Biblioteca Banco Popular, Bogotá.

Correal, G., T. Van der Hammen, 2003. Supervivencia de mastodontes, megaterios y presencia del hombre en el valle
del Magdalena (Colombia) entre 6000 y 5000 AP. Revista de la Academia de Ciencias Naturales y
Exactas 27 (103): 159-164.

Correal, G., J. Gutiérrez, J. Calderón, D. Villada, 2005. Evidencias arqueológicas y megafauna extinta en un salado del
Tardiglacial Superior. Boletín de Arqueología 20: 3-58.

Cruxent, J. M., C. Ochsenius, 1979. Paleo-Indian studies in Northen Venezuela. South American Quaternary: 9-13.

Dickau, R., F. J. Aceituno, N. Loaiza, C. E. López, M. Cano, L. Herrera, J. C. Restrepo, A. J. Ranere, 2015. Radiocarbon
chronology of preceramic occupation in the Middle Cauca Valley, Colombia. Quaternary International 363: 43-54

Fiedel, S. J. 2000. The peopling of the New World: present evidence, new theories, and future directions. Journal of
Archaeological Research, 8 (1): 39-103.

13
Fiedel, S. J. 2006. Points in Time. En Paleoindian Archaeology. A Hemispheric Perspective. Juliet E. Morrow y Cristobal
Gnecco (eds). University Press of Florida, pp. 21-43.

Faught, M. K. 2006. Paleoindian Archaeology in Florida and Panama: two circumgulf regions exhibiting waisted
lanceolate projectile points. In Paleoindian Occupation in the Americas: a hemisphere perspective Juliet Morrow
and Cristóbal Gnecco (eds). University Press of Florida, pp: 164-184.

Gnecco, C., 2000. Ocupación Temprana de Bosques Tropicales de Montaña. Editorial Universidad del Cauca.

Gnecco, C., 2003a. Against ecological reductionism: Late Pleistocene huntergatherers in the tropical forests of
northern South America. Quaternary International 109-110: 13-21.

Gnecco, C., 2003b. Agrilocalities during the Pleistocene/Holocene transition in northern South America. In The
south winds blow, ancient evidence of paleo south Americans, Laura Miotti, Monica Salemme y Nora
Flegenheimer (eds). Corvalis: Center for the Study of the First Americans, Texas A and M University Press, pp.7-12.

Gnecco, C., F. J. Aceituno, 2006. Early humanized landscapes in Northern South America. In Paleoindian
Archaeology: A Hemispheric Perspective Juliet Morrow and Cristobal Gnecco (eds). University Press of Florida,
Gainesville, pp. 86-104.

Gnecco, C., Salgado, H., 1989. Adaptaciones precerámicas en el suroccidente de Colombia. Boletín del Museo
del Oro 24, 35-55.

Gruhn, R., 1979. Description of the 1976 excavations in Taima-Taima. Taima Taima: Final Report on the 1976
Excavations, pp. 31-33

Herrera, L., W. Bray, M. Cardale, P. Botero. 1988. Nuevas fechas de radiocarbono para el precerámico en la Cordillera
Occidental de Colombia. Paper presented at the 46th Internainal Congreso of Americanists, Amsterdam.

Herrera, L., W. Bray, M. Cardale, P. Botero, 1992. Nuevas fechas de radiocarbono para el precerámico de la Cordillera
Occidental de Colombia. In Archaeology and Environment in Latin America Omar Ortiz-Troncoso, Thomas van der
Hammen (eds). Institutvoor Pre- en Protohistorische Acheologie Albert Egges van Giffen, Universiteit van
Amsterdam, Amsterdam, pp. 145-163.

Herrera, L., C. Moreno, O. Peña 2011. La historia muy antigua del municipio de Palestina (Caldas). Proyecto de rescate y
monitoreo arqueológico del aeropuerto del café. Centro de Museos-Universidad de Caldas, Asociación
Aeropuerto del Café (2005-2011), Manizales.

Hurt, W., T. van der Hammen, C. Correal, 1977. The El Abra Rockshelters, Sabana de Bogotá, Colombia, South America.
Occasional Papers and Monographs No. 2. Indiana University Museum, Bloomington.

Illera, C., C. Gnecco, 1986. Puntas de proyectil en el valle de Popayán. Boletín del
Museo del Oro 17: 45-57.

Jackson, L. 2006. Fluted and fihstail points from Southern Coastal Chile. In Paleoindian Occupation in the Americas:
a hemisphere perspective, Juliet Morrow and Cristóbal Gnecco. (eds). University Press of Florida, pp: 105-122.

Jaramillo, A. y J.C. Mejía, 2000a. Análisis palinológico de los yacimientos el Jazmín y Guayabito, Departamento d
Risaralda. Medellín, Informe final no publicado.

Jaramillo, A. y J.C. Mejía, 2000b. Análisis palinológico del yacimiento Campoalegre. Departamento de Risaralda.
Medellín, Informe final no publicado.

14 El poblamiento temprano y las sociedades preceràmicas del suroccidente Colombiano Musa


INCIVA, 1995-1996. Proyecto de rescate arqueológico, gasoducto de Occidente, Mariquita-Yumbo. ECOPETROL,
Bogotá. Informe final no publicado.

INTEGRAL, 1997. Arqueología de rescate: vía alterna de la troncal de Occidente río Campoalegre-Estadio Santa Rosa
de Cabal. Medellín. INTEGRAL S.A., Ministerio de Transporte, Instituto Nacional de Vías, Medellín. Informe final
no publicado.

Marchant, R., H. Behling, J.C. Berrío, A. Cleef, J. Duivenvoorden, H. Hooghiemstra, P. Kuhry, R. Melief, E.
Schreve-Brinkman, B. van Geel, T. van der Hammen, G. van Reenen, M. Wille, 2002. Pollen-based biome
reconstructions for Colombia at 3000, 6000, 9000, 12000, 15000 and 18000 14C yr ago: Late Quaternary
tropical vegetation dynamics. Journal of Quaternary Science 17: 113-129.

Matsouka, Y., Y. Vigoroux, M.M. Goodman, G. Sánchez, E. Buckler, J. Doebley, 2002. A single domestication for maize
shown by multilocus microsatellite. Proc Natl Acad Sci USA 99: 6080-6084.

Piperno, D. R., 1985. Phytolith records from prehistoric raised fields in the Calima región, Colombia. Pro-Calima
4: 37-40.

Piperno, D. R. 2006. The origins of plant cultivation and domestication in the Neotropics: a behavioral ecologica
perspective. En Behavioral Ecology and the transition to agriculture Douglas J. Kenett, and Bruce
Winterhalder (eds). Berkley, University of California Press, pp. 137-166.

Piperno, D. R. 2011. The Origins of Plant Cultivation and Domestication in the New World Tropics. Patterns, Process
and New Developments. Current Anthropology 52 (4): 453-470.

Piperno, D. R., T. Dillehay, 2008. Starch grains on human teeth reveal early broad crop diet in northern Peru.
PNAS 105 (50): 19622-19627.

Piperno, D. R., D. M. Pearsall, 1998. The Origins of Agriculture in the Lowland Neotropics. San Diego, Academic Press.

Piperno, D. R., A. Ranere, I. Holst, J. Iriarte, R. Dickau, 2009. Starch grain and phytolith evidence for early ninth
millennium B.P. maize from the central Balsas river valley, Mexico. PNAS 106 (13): 5019-5024.

Politis, G., 1999. La estructura del debate sobre el poblamiento de América. Boletín de Arqueología 14: 25-51.

Ranere, A., López, C.E., 2007. Cultural diversity in Late Pleistocene/Early Holocene populations in northwest South
America and lower Central America. International Journal South American Archaeology 1: 25-31.

Reichel-Dolmatoff, G., 1997. Arqueología de Colombia. Un Texto Introductorio. Biblioteca familiar Presidencia de la
República, Bogotá.

Restrepo, C.A., 2013a. Informe de Monitoreo Arqueológico en el área de influencia del Proyecto de Desarrollo Vial
Armenia Pereira Manizales, Autopista de Café. Instituto Nacional de Vías. Autopistas de Café S. A. Documento
elaborado para INCO-AUTOPISTAS DEL CAFÉ S.A.

Rodríguez, C., 1997. Rescate arqueológico sitios Los Arrayanes Pk 91+150 Villamaría-Caldas y El Pomo Pk 7+200 ramal
a Manzanares, Fresno-Tolima. Informe Final. Empresa Colombiana de Petróleos (ECOPETROL). Informe
no publicado.

Rodríguez, C.A., 2002. El Valle del Cauca Prehispánico. Procesos socioculturales antiguos en las regiones geohistóricas
del alto y medio Cauca y la costa Pacífica colombo-ecuatoriana. Universidad del Valle, Fundación Taraxacum. Cali

Rodríguez, C. A., E. Forero y J. V. Rodríguez, 2008. El Estudio de Procesos Socioculturales Prehispánicos del Centro-

15
Suroccidente de Colombia y Norte de Ecuador, utilizando Metodologías Transdiciplinarias. Int. J. S. Am.
Archaeol. 2:34-45.

Rodríguez, C.D., E.L. Rodríguez, C.A. Rodríguez, 2009. Revisión de la fauna pleistocénica Gomphotheriidae en
Colombia y reporte de un caso para el valle del Cauca. Boletín Científico Centro de Museos Museo Historia
Natural 13 (2): 78-85.
Rojas, S., D. Tabares, 2000. Aportes para una historia en construcción: arqueología de rescate en la doble calzada
Manizales-Pereira-Armenia. Bogotá, INVIAS-CISAN. Informe final no publicado.

Salgado, H., 1988-1990. Asentamientos precerámicos en el alto y medio río Calima, Cordillera Occidental de
Colombia. Cespedesia 16-17 (57-58): 139-162.

Salgado, H., 1995. El precerámico en el cañón del río Calima, cordillera occidental. En Ambito y Ocupaciones
Tempranas de la América Tropical, Inés Cavelier y Santiago Mora. Bogotá: Fundación Erigaie, Instituto
Colombiano de Antropología, pp. 73-82.

Salgado, H., 1998. Exploraciones Arqueológicas en la Cordillera Central Roncesvalles–Tolima. Fundación de


Investigaciones Arqueológicas Nacionales, Banco de la República, Bogotá. Universidad del Tolima, Fondo
Mixto de Cultura del Tolima, Bogotá.

Tabares, D., 2004. Fase I: Prospección río Campoalegre, mundo arcaico en la región del Cauca medio, Colombia.
Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales. Bogotá. Informe final no publicado,

Van der Hammen, T., G. Correal, 2001. Mastodontes en un humedal pleistocénico en el valle del Magdalena
(Colombia) con evidencias de la presencia del hombre en el pleniglacial. Boletín de Arqueología 16 (1): 4-36.

Vergara, F., D. Tabares, 1995. El Jazmín: un Sitio Precerámico Temprano en el Cauca Medio. Monografía de grado.
Departamento de Antropología. Universidad de Antioquia. Medellín (Monografía para optar al
título de pregrado).

16 El poblamiento temprano y las sociedades preceràmicas del suroccidente Colombiano Musa


ANEXO

PROPUESTA ELEMENTOS MUSEOGRÁFICOS APOYO DOCUMENTO

1. Mapa localización de los sitios


2. Mapa rutas de poblamieneto
3. Piezas arqueológicas y material gráfico Popayán. P.e Bifaces y otros
instrumentos. Contacto Universidad del Cauca
4. Piezas arqueológicas y material gráfico Calima. Contacto INCIVA.
Instrumentos líticos.
5. Piezas arqueológicas y material gráfico Cauca medio. Instrumentos
líticos. Contacto Laboratorio de Arqueología UdeA, Centro de Museos
de la Universidad de Caldas.
6. Recreaciones gráficas. P. E. dibujo de escenas
7. Video corto.

i
All calibrated results have 2 sigma calibration with program Calib Rev 7.0.0 (data set used: intCal3.14c)

17
FIGURAS SONSO CITADAS
EN EL TEXTO

25 26 27 28 FIGURAS SONSO CITADAS EN EL


TEXTO

Figura 25. Tomada de Rodríguez, 2015:


179. Fig. 4.9.

Figura 26. Tomada de Gähwiler, 2005:


205. Fig. V.2.

Figura 27. Tomada de Arte de la Tierra,


1989: 29. Fig. 87.
29 30 31

Figura 28. Tomada de Herrera, 2005:


226. Fig. V.1.

Figura 29. Tomada de Rodríguez, 2015:


184. Fig. 4.13

Figura 30. Tomada de Rodríguez, 2015:


181. Fig. 4.10.

32 33 34 Figura 31. Tomada de Gähwiler, 2005:


208. Fig. V.6.

Figura 32. Tomada de Gähwiler, 2005:


220. Fig. V.4 Right.

Figura 33. Tomada de Gähwiler, 2005:


209. Fig. V.7.

Figura 34. Tomada de Gähwiler, 2005:


35 36 207. Fig. V.5.

Figura 35. Tomada de Herrera, 2005:


244. Fig. VI.29.

Figura 36. Tomada de Gähwiler, 2005:


221. Fig. V.25.

1
FIGURAS YOTOCO-MALAGANA
CITADAS EN EL TEXTO

13 14 15 FIGURAS YOTOCO-MALAGANA
CITADAS EN EL TEXTO

Figura 13. Tomada de Bray et al., 2005:


176. Fig.IV.46.

Figura 14. Tomada de Bray, 2005: 124.


Fig.III.54.

Figura 15. Tomada de Arte de la Tierra,


16 17 18 19 1989: 21, Fig. 74.

Figura 16. Tomada de Rodríguez, 2015:


70. Fig. 2.9.

Figura 17. Tomada de Labbé,1986: 58.


Fig. 54.

20 21 22 23
Figura 18. Tomada de Rodríguez, 2015:
65. Fig. 2.4.

Figura 19. Tomada de Bray et al., 2005:


186. Fig.IV.60.

Figura 20. Tomada de Archila,1996: 32.


Lám. 54.

24 Figura 21. Tomada de Archila,1996: 28.


Lám. 47.

Figura 22. Tomada de Archila,1996: 20.


Lám. 33.

Figura 23. Tomada de Archila,1996: 35.


Lám. 58.

Figura 24. Tomada de Archila,1996: 40.


Lám. 66a.

1
FIGURAS YLAMA CITADAS
EN EL TEXTO

1 2 3 LISTA DE FIGURAS

Figura 1. Tomada de Cardale (2005: 42.


Fig.II.79).

Figura 2. Tomada de Arte de la Tierra


(1989: 27. Fig.3).

Figura 3. Tomada de Cardale (2005: 43.


Fig.II.11).
4 5 6

Figura 4. Tomada de Cardale (2005:


40. Fig.II.2).

Figura 5. Tomada de Rodríguez (2015:


46. Fig. 1.14).

Figura 6. Tomada de Rodríguez (2015:


43. Fig. 1.12).

7 8 9 10 Figura 7. Tomada de Cardale (2005: 45.


Fig.II.13).

Figura 8. Tomada de Labbé (1986: 55.


Fig. 47).

Figura 9. Tomada de Cardale (2005: 55.


Fig.II.29).

11 12 Figura 10. Tomada de Labbé (1986: 67.


Plate V).

Figura 11. Tomada de Cardale (2005:


46. Fig.II.14).

Figura 12. Tomada de Cardale (2005:


61. Fig.II.38).

También podría gustarte