Está en la página 1de 10

UNIVERSIDAD SANTA MARÍA

FACULTAD DE DERECHO

ESCUELA DE ESTUDIOS INTERNACIONALES

TEMA 7: POLÍTICA EXTERIOR DE RÓMULO BETANCOURT (1959-1964)

Autores: Delgado, Pieranyely C.I.:

Hernández A., Francis C.I.: 26.

Muñoz Z., Patricia C.I.: 26.728.99

Caracas, Diciembre, 2019


El primer período constitucional de Rómulo Betancourt de 1959 a 1964, sin lugar a
dudas, fue la consolidación de la democracia en Venezuela, esta naciente democracia se
encontraba en peligro por las alianzas existentes entre las dictaduras del Caribe y por todo
lo vivido en el período de Gallegos. Es por ello que resaltó la defensa de la democracia en
toda la región, la integración, la política petrolera y una presencia bastante marcada en los
organismos internacionales, donde defendió insistentemente la lucha anticolonialista. El
mandato de Betancourt coincidió con el de John F. Kennedy en Estados Unidos, Nikita
Kruschev en la Unión Soviética y Fidel Castro en Cuba, tres mandatarios influyentes
durante su presidencia; también en ese entonces tuvo que lidiar con una gran crisis
económica que venía de años atrás, producto del caos dictatorial de aquellas épocas, aunado
a todo esto hubo una caída en los precios del petróleo manipulada por los grandes
monopolios.
Desde el inicio de su gobierno Betancourt aplicó con mano dura su ideología de no
mantener relaciones, tanto diplomáticas como comerciales, con naciones cuyo gobierno
fuese de facto o dictatorial. De hecho esta doctrina, que todos la conocemos como la
Doctrina Betancourt, se adoptó en una época en que se proliferaban los intentos golpistas y
esto trajo como consecuencia el aislamiento de Venezuela. Sin embargo, este sistema
continuó en el gobierno sucesor a este hasta el gobierno de Rafael Caldera.
Cabe resaltar que el mismo hombre que defendió firmemente este instrumento, que
definió la política exterior del país y que en la actualidad sea materia de interés, es el
mismo hombre que formó parte del golpe de Estado en el año 1945 para aquel entonces
Presidente Isaías Medina Angarita. Consecuentemente este acto lo llevó a ser Presidente
provisional de Venezuela por dos años hasta llevarse a cabo las primeras elecciones de
carácter directo, secreto y universal en el país.
Durante sus años como Presidente constitucional, Betancourt se aseguró de que
Venezuela tuviese una postura sólida, con respecto a su doctrina, en la Organización de
Estados Americanos. El comportamiento que se adoptó en el organismo interamericano fue
promover el fortalecimiento de la democracia representativa y el repudio a los gobiernos
que llegaran al poder a través de golpes de Estado. Tanto así, que se destinó arduo trabajo
para que se estableciera dicho sistema de no-reconocimiento en el reglamento, y de hecho,
el asunto fue punto de agenda en la undécima Conferencia de ministros de Relaciones
Exteriores.
En efecto se designó una comisión redactora del proyecto, integrada por Argentina,
Brasil, Nicaragua, México, Perú y Venezuela. Sin embargo, el instrumento no llegó a
aprobarse, es más, Venezuela quedó sola haciendo el trabajo de la comisión. Un segundo
intento se realizó en el año 1962, cuando el país propuso una moción para convocar a los
ministros de Relaciones Exteriores de las Américas con el propósito de que se tratara y
aprobara como reglamento de la OEA. De igual forma dicho acto no tuvo éxito.
Entre otras acciones que llevó a cabo el país dentro de la organización fueron: el
fortalecimiento del sistema interamericano y su órgano jurídico, el rechazo del
intervencionismo de potencias extra continentales, el voto a favor de la expulsión de Cuba
del organismo y por último, la acusación que se hizo en contra del General Rafael Trujillo
Molina en la Conferencia de Cancilleres, por haber ejecutado y financiado un atentado
contra Betancourt en el año 1960. Este suceso resaltó en el mecanismo internacional TIAR,
cuyas siglas hacen referencia al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, donde
Venezuela propuso y logró el establecimiento de sanciones contra República Dominicana,
entre ellas la ruptura colectiva de relaciones.
Rómulo Betancourt y sus sucesores, Raúl Leoni y Carlos Andrés Pérez, fueron más
principistas y democráticos que los Estados Unidos y que muchos otros miembros de la
OEA, quienes en ese momento se presentaban como dirigentes de la promoción y defensa
de la democracia representativa y liberal en el continente. No obstante, a la hora de la
verdad hacían poco para defender ese principio cuando surgían gobiernos dictatoriales, el
uso de la Doctrina Betancourt contribuyó a la expansión de la democracia fuera de sus
fronteras y fue el medio eficaz tanto para defender y consolidar el propio sistema
democrático, así como la seguridad política interamericana.
La actuación venezolana en la OEA como en la ONU, se centró en el no
intervencionismo en los asuntos internos de otras naciones. Este régimen constitucional de
Betancourt tuvo coherencia y perfil propio en la Organización de las Naciones Unidas, por
primera vez Venezuela fue elegida miembro no permanente del Consejo de Seguridad para
el año 1962-1963 e incluso el embajador venezolano, Carlos Sosa Rodríguez, fue elegido
presidente de la Asamblea General en el año 1963. Obviamente, la elección de Venezuela
como uno de los 15 miembros del Consejo de Seguridad y la elección del embajador Sosa
Rodríguez para presidir la Asamblea General, fue gracias a la política democrática del país.
En los años 1961, 1962 y 1963, el canciller Marcos Falcón Briceño fue el portavoz
de Venezuela ante la Asamblea General, en sus intervenciones de 1962 y 1963 planteó la
cuestión del Esequibo y reiteró los principios fundamentales de la política exterior del
Presidente: cuestiones económicas, derechos humanos y descolonización. El canciller
Briceño recalcó los lineamientos de la reclamación venezolana sobre el Esequibo, el cual
expuso lo siguiente: “A expensas de Venezuela y contrariamente a todo derecho, la colonia
británica fue creciendo y ricos territorios nuestros fueron incorporados por la poderosa
Gran Bretaña de la época del imperialismo victoriano, a un ritmo tal, que aquellas 20.000
millas cuadradas se habían convertido en 60.000 a mediados del siglo pasado. Llegando
hasta exigir, a fines del siglo, una extensión de 109.000 millas cuadradas.”
Betancourt fue un hombre sistemático durante toda su carrera política y mucho más
al momento de postular su política petrolera, ya que entre 1945 y 1948 tenía antecedentes
bien instaurados, es por ello que al momento de asumir este mandato sus metas eran muy
claras. Antes que nada quería el cese radical del sistema de otorgamiento de concesiones a
particulares y planificar una empresa que sea del Estado la cual tendría la facultad de
explotar directamente las reservas nacionales o de otorgarle contratos a terceros para que se
encargaran de ello. También propuso elevar los impuestos hasta un límite razonable en
aquella época, dentro del sistema capitalista y la economía del mercado.
Vender las “regalías” directamente era un ideal ya que de esta forma Venezuela se
convertiría en una entidad autónoma del mercado internacional del petróleo y conseguiría
industrializar la mayor parte del petróleo venezolano dentro del país, para organizar una
refinería nacional con capital estatal o mixto. De igual forma era necesario instaurar
medidas adecuadas para mantener la riqueza que se generaría del petróleo, y utilizar el gas
emanado de los pozos, el cual toda la vida se ha desperdiciado. No dejo de lado a los
obreros, empleados y técnicos venezolanos al servicio de la industria, otorgándoles mejoras
sustanciales en salarios, prestaciones sociales y condiciones de vida; de esta manera lograba
instaurarse como un presidente interesado en el bienestar de sus ciudadanos.
Como un punto muy importante a considerar en la política petrolera de Rómulo
Betancourt fue su necesidad de reinvertir estas ganancias, tomando una parte de las
utilidades de las compañías concesionarias para el desarrollo de la economía agropecuaria.
Además presentó sus ganas de invertir una cuota elevada de los ingresos obtenidos gracias
a esta nueva política sobre el petróleo, para crear una economía diversificada y propia.
Al leer atentamente las propuestas de Betancourt podemos apreciar que el siempre
supo que depender del petróleo y convertirnos en un país mono productor sería la perdida
de nuestra soberanía, debido a que el oro negro para él era un importante elemento en el
desarrollo de la corrupción. Su planteamiento básico fue el de dominar el petróleo para
convertirlo en el motor que impulsaría el desarrollo humano.
Ahora bien en lo que concierne al organismo mundial encargado de regular las
políticas petroleras que conocemos actualmente como la OPEP, fue creado durante esta
temporada presidencial. Es importante recordar que el primer paso para que Venezuela
estuviese involucrada fue la decisiva invitación que recibió en 1959 al I Congreso Petrolero
de los Países del Golfo, celebrado en El Cairo, donde los representantes del país Caribeño
serían los únicos ajenos a la región y a la religión, acto nunca antes visto.
Además era muy necesario hacer conocer la política petrolera que estaba
implementando Betancourt en ese entonces, ya que esta jugaría un papel fundamental para
ganar la confianza de los otros Estados ricos en petróleo, es por ello que todos los
documentos fueron llevados del idioma español al inglés y al árabe, y de esta manera
quebró las barreras que lo separaban de aquellas naciones.
Es aquí donde aparece el nombre del venezolano Juan Pablo Pérez Alfonso quien
junto a Abdullah Tariki, representante de Arabia Saudita, convocaron a una reunión secreta
solo con los exportadores más importantes de la época. La idea del venezolano no era
conseguir soluciones inmediatas él veía más factible la idea de un “gentlemen's agreement”
(pacto de caballeros) el cual no comprometía a nadie pero lograría guiar los objetivos de la
reunión correctamente o convertirse en simples recomendaciones para los gobiernos,
buscaba incidir poco a poco en las políticas petroleras de los países exportadores alrededor
del mundo.
Pérez Alfonso tenía muy claros los objetivos de esta reunión, el principal era la
creación de una comisión consultiva para los asuntos petroleros, la cual debería encargarse
de regular todo lo que ocurriese con el mercado petrolero a nivel mundial; también buscaba
defender la estructura de precios, es decir, que todos deberían seguir los lineamientos de
dicha comisión. Por último, para él era necesaria la creación de compañías nacionales de
petróleo, ya que era necesario un ente regulador del oro negro en cada Estado, para que la
comisión no tuviese que recurrir directamente al Estado.
Este fue sin duda el momento en el que se rompió el tabú que separaba a los
exportadores del golfo pérsico arábigo del solitario gran exportador del Caribe. Para aquel
entonces existían estos grandes monopolios o mejor conocidos como “trusts”, que se dieron
la tarea de crear una crisis artificial de precios, junto con los países exportadores; dando
inicio a la creación de la OPEP, en Bagdad el 14 de septiembre de 1960. Venezuela por su
increíble política petrolera de aquel entonces fue uno de los países fundadores junto a
Arabia Saudita, Kuwait, Irán e Irak, demostrando como Betancourt aplicaba la democracia
y las relaciones internacionales con los otros Estados.
Debemos tener muy en cuenta que Juan Pablo Pérez Alfonzo fue el representante de
Venezuela cuando se creó la OPEP pero Rómulo Betancourt fue el primero en diseñar la
política petrolera del país debido a sus inquietudes con todo el tema del petróleo desde años
anteriores.
El ascenso de Rómulo Betancourt al poder, luego de la caída de Marcos Pérez
Jiménez, comienza en un escenario muy conflictivo para Venezuela. En vista de que había
diferentes intereses por parte de las naciones extranjeras, Pérez Jiménez de cierta manera
mantuvo autonomía del imperialismo estadounidense y planteó diversas estrategias
económicas así como a nivel militar, que puso a Venezuela en una posición no amistosa
con el territorio norteamericano. Este impulsó la creación de la Escuela Superior de las
Fuerzas Armadas y elaboró la propuesta de crear un Fondo Monetario Panamericano para
los países del continente que lo necesitaran.
Adolfo Rivero hace saber en su Tesis de Grado “Insurgencia y Contrainsurgencia en
Venezuela” (1959-1969), que tres días antes de caída de la dictadura perezjimenista , el 20
de enero de 1958, se firma el Pacto de Nueva York en el Hotel Waldorf Astoria, donde se
define el nuevo escenario político para Venezuela. A este pacto asisten Diego Cisneros
(padre), Eleazar López Contreras, Rómulo Betancourt, Rafael Caldera, Nelson Rockefeller,
entre otros.
La idea fundamental de esta reunión era la exclusión y el hostigamiento de los
sectores revolucionarios, así como también consumar la entrega del país a los intereses de
las transnacionales norteamericana. Es decir, todo se llevó a cabo con el fin de mantener
relaciones cercanas con los estadounidenses.
Es por ello que la llegada de Betancourt al poder fue tomada como traición por parte
del pueblo venezolano, ya que, la idea de vivir una democracia se vio afectada por la
dirigencia política inferior a la burguesía nacional y dependiente al imperialismo
norteamericano. Cabe destacar que la población venezolana tenía diferentes puntos de vista,
algunos lo consideraban una infamia mientras otros una salvación.
Rómulo Betancourt inicia su carrera política con ideales comunistas, luego al
transcurso del tiempo modifica su posición a favor del anticomunismo, pues se le fue
considerando un hombre construido por los Estados Unidos. Esta postura fue expresada en
el Congreso, el día de su juramento como Presidente, el 3 de febrero de 1959, donde señaló:
“En el transcurso de mi campaña fui muy explícito en el sentido de que no consultaría al
Partido Comunista (PCV) para la integración del gobierno (…) es el hecho que la filosofía
política comunista no se compagina con la estructura democrática del Estado Venezolano”.
A través de este discurso le dio inicio a la guerra anticomunista, nueve meses
después, dio la orden criminal de “Disparar primero y averiguar después” contra sus
adversarios del PCV.
Betancourt, para mantener a raya las relaciones entre Cuba y la Unión soviética,
comienza a cumplir los lineamientos originado desde los Estados Unidos, pues así a través
de su ministro de Relaciones Interiores, ordenó la detención de los redactores y editores del
Semanario Izquierda. Consecuentemente declaró ilegales al Partido Comunista de
Venezuela (PVC) y también al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Rómulo
mantuvo una relación muy cercana con Estados Unidos, ya que compartían el mismo
objetivo, el cual sería el anticomunismo.
Por otra parte el Presidente se mantenía al servicio de los intereses del imperialismo,
asimismo sostenía proximidad con Rockefeller para establecer empresas industriales
mixtas que pudieran ampliar los negocios hacia los sectores agrícolas e industriales en el
país.
A su vez, Estados Unidos afianzó a Betancourt como “ejemplo de líder
democrático” en el continente, y se ganó su “certificado de buena conducta” tras defender a
Richard Nixon durante su visita a Venezuela. Ya que el entonces vicepresidente de EEUU,
arribó a Maiquetía el 13 de mayo de 1959, y desde que se inició el trayecto a Caracas, se
encontró con manifestaciones populares de rechazo. Estas manifestaciones se debían al
descontento que tenía el pueblo venezolano debido a las relaciones que se mantenían con
Estados Unidos. Para ese entonces el petróleo aún no estaba nacionalizado en Venezuela y
gran parte de sus actividades estaba en manos de trasnacionales, la mayoría
estadounidenses.
Como se ha mencionado anteriormente, Betancourt se oponía a cualquier fuerza
comunista debido a una lucha por una democracia representativa, oponiéndose al
comunismo de Cuba y, para ese entonces, de la Unión Soviética. Tras la visita de Castro en
Caracas, el 2 de enero de 1959, su primer viaje al extranjero tenía como objetivo agradecer
a Betancourt el apoyo que había recibido durante sus días de guerrilla en Sierra Maestra.
Ya que había recibido armas y dinero por parte de Betancourt, pero sobre todo y más
importante, respaldo político.
El comandante cubano esperaba obtener ese mismo respaldo político para su
régimen y un acuerdo favorable para mantener el suministro estable de petróleo, sin
embargo el primer presidente democrático de Venezuela mantuvo una postura rotunda
donde se excusó con problemas económicos que sufría Venezuela, bajo el argumento de
que la dinámica de la industria petrolera de su país le impedía ayudarle en esos momentos.
Por lo tanto, el 11 de noviembre de 1961 Betancourt decide anunciar lo que fue la
ruptura de las relaciones diplomáticas y consulares con la República de Cuba. Para ese
mismo año Kennedy visita Venezuela, y ante los sucesos de la Crisis de Misiles de 1962, el
mandatario venezolano apoyó abiertamente a Estados Unidos y expresó su oposición al
comunismo.
Cuba y sus aliados de la Unión Soviética tenían claro sus intereses en Venezuela, ya
que para aquel entonces era uno de los productores de petróleo más importante del
hemisferio occidental. El perfil de Venezuela, en el sistema internacional era una república
democrática, un país petrolero, en vías de desarrollo (en proceso de modernización) y
aliado autónomo de Estados Unidos (proveedor confiable de petróleo). Por lo tanto, a su
vez Castro se quería anticipar al bloqueo de Estados Unidos con la Crisis de los Misiles.
Muchos historiadores mantienen la hipótesis, el cual dentro de esta crisis, los misiles que
pertenecieron a la Unión Soviética en el territorio cubano, podrían tener alcance no solo
para ciudades de los Estados Unidos, sino que también pudo tener riesgo los centro de
producción de petróleo de Venezuela, que se encontraban ubicados en la región occidental,
estado Zulia. Por contraparte, el gobierno de Caracas decide movilizar dos destructores y
un submarino en caso de que la Unión Soviética decidiera atacar a Venezuela desde Cuba.
Cabe destacar que Castro y los soviéticos deseaban el derrocamiento del gobierno
de Betancourt, ya que querían que Venezuela estuviese dirigido por comunistas, y de esta
manera, tener acceso al petróleo venezolano. Durante su mandato Cuba se vio afectada a
causa de que el país no le suministraba petróleo y no le concedió el respaldo que le había
dado anteriormente.
A pesar de los intentos de golpe de Estado y atentados contra la vida del mismo
Rómulo Betancourt, incluso de la turbulencia social y política que vivía el país, gracias a
sus acciones y perseverancia, pudo lograr hechos trascendentales en la historia de
Venezuela: la celebración de elecciones presidenciales al finalizar su mandato, la
transferencia de poder al colocar la banda presidencial a otro presidente electo por
elecciones populares, crear las políticas petroleras necesarias para el país en ese entonces.
Es por esto que es considerado uno de los padres de la democracia, y ya por este simple
hecho Betancourt se abstuvo de lanzarse a la candidatura para ser reelegido, así como en
cualquier otra ocasión. Con respecto al ámbito político internacional, dejó un precedente en
las organizaciones internacionales por sobreponer su doctrina en las relaciones diplomáticas
y comerciales con otros países, tanto así que hoy en día es tema de estudio su famosa
doctrina y que debería ser aplicada en algunos Estados para lograr salir de ciertas
situaciones de crisis; expresó su apoyo a la nación norteamericana durante la Guerra Fría y
repudió todas aquellas naciones vinculadas con el comunismo, como lo fue Cuba y la
Unión Soviética.
BIBLIOGRAFÍA

“La Doctrina Betancourt y la defensa de la democracia regional”, El Nacional,


Mayo,2018.Disponible: https://www.elnacional.com/papel-literario/doctrina-betancourt-
defensa-democracia-regional_234860/. [Consulta: 2019, Diciembre 8].

Lander, M. “La doctrina Betancourt”, Analitica, Abril, 2019.Disponible:

https://www.analitica.com/opinion/la-doctrina-betancourt-4/. [Consulta: 2019, Diciembre


8].

Viena Israel. “Venezuela Democrática” Venezuela rompe relaciones con Cuba, Enero,
2019. Disponible: https://www.abc.es/historia/abci-venezuela-democratica-rompio-
relaciones-castro-sin-elecciones-no-apoyo-201901100208_noticia.html [consulta: 2019,
Domingo 08]

La Prensa. “Venezuela se opuso al comunismo y a la influencia de la Unión Soviética y


Cuba” Internacionales, Junio, 2019. Disponible:
https://www.laprensa.com.ni/2019/01/06/internacionales/2511012-venezuela-movilizo-
destructores-para-bloquear-buques-sovieticos-y-se-opuso-al-comunismo [Consulta: 2019,
domingo 08]

Espinoza M. “Rómulo Betancourt: una visión crítica” Octubre, 2014. Disponible:


https://www.aporrea.org/ideologia/a199574.html [Consulta: 2019, lunes 09]

Editorial Planeta Grandes Publicaciones de Venezuela, 2006. Marzo de 2007.


Multienciclopedia de Venezuela, Tomo 3. Caracas, Venezuela.