Está en la página 1de 85

Todo lo que observas en el medio ambiente constituye un campo de estudio de ciencias que se relacionan entre

sí. Estas ciencias reciben el nombre de ciencias naturales, y son principalmente: biología, física, química y
astronomía. La química es, pues, una ciencia natural.
La ciencia es un conjunto sistematizado de conocimientos ordenados lógicamente, que se refieren a hechos
relacionados entre sí, que se pueden comprobar mediante la experimentación, el uso de aparatos y de las
matemáticas, y que conducen a una verdad relativa.
Los conocimientos que conforman una ciencia se logran mediante un proceso llamado método científico. El
primer paso de este método es la observación, que consiste en recolectar información acerca de un problema
mediante la utilización de los sentidos; luego, se propone una hipótesis, que es una posible explicación de lo
observado. La hipótesis constituye el segundo paso, y para saber si es correcta se debe probar mediante la
experimentación. Los científicos aceptan las hipótesis que han sido comprobadas mediante experimentos y
rechazan aquellas cuya comprobación experimental es insostenible.
La historia de la química abarca un periodo de tiempo muy grande que va desde la
prehistoria hasta el presente, y está ligada al desarrollo del hombre y su
conocimiento de la naturaleza. Las civilizaciones antiguas ya usaban tecnologías que
demostraban su conocimiento de las transformaciones de la materia, y algunas
servirían de base a los primeros estudios de la química. Entre ellas se cuentan
la extracción de los metales de sus minas, la elaboración de aleaciones como el bronce,
la fabricación de cerámica, esmaltes y vidrio, la fermentación de la cerveza y el vino, la
extracción de sustancias de las plantas para usarlas como medicinas o perfumes y la
transformación de las grasas en jabón.
La ciencia química surge en el siglo XVII , a base de realizar experimentos y registrar
sus resultados los alquimistas establecieron los cimientos de la química moderna. El
punto de inflexión se produjo con la obra de 1661, The Sceptical Chymist (El químico
escéptico) de Robert Boyle (Irlandés) , donde separó claramente la química de la alquimia,
y en adelante la química aplicaría el método científico en sus experimentos. Se considera
que la química alcanzó el rango de ciencia de pleno derecho con las investigaciones de
Antoine Laurent Lavoisier (Francés), en las que basó su ley de conservación de la materia,
entre otros avances que asentaron los pilares fundamentales de la química. A partir
del siglo XVIII la química adquiere definitivamente las características de una ciencia
experimental moderna. Se desarrollaron métodos de medición más precisos que
permitieron un mejor conocimiento de los fenómenos y se desterraron creencias no
demostradas.
“La masa no se crea ni se destruye, solo se transforma” (LAVOISER-1789)

❑ La cantidad de materia antes y después de una transformación es siempre la misma, es


decir que en una reacción química (suma de la masa de los reactivos = suma de masa de
productos).
❑ En una reacción química los átomos no desaparecen, simplemente se ordenan de otra
manera.
❑ En cualquier cambio de estado, la masa total se conserva.
“La masa no se crea ni se destruye, solo se transforma” (LAVOISER-1789)

Peso atómico (Hg)= 201g


Hg (l) + O2(g) HgO Peso atómico (O)=16g
H :201 x 2= 402
O= 16 X 2= 32
Balanceo químico
2Hg (l) + O2(g) 2HgO
434 g (reactivos) 434 g (productos)
Concepto:
La química es una ciencia que se encarga de estudiar la materia: estructura, composición,
propiedades y cambios producidos.
La materia es todo aquello que nos rodea, ocupa un lugar en el espacio; por ejemplo: una mesa,
una silla, una máquina, etc.
La materia se clasifica en mezclas y sustancias puras
MEZCLAS HOMOGÉNEAS: mezclas de sustancias de una sola fase, ejm: agua con azúcar.
MEZCLAS HETEROGÉNEAS: los elementos son identificables, ejm: agua y aceite.
SUSTANCIAS PURAS: conformada por los elementos químicos.

• Los cambios de la materia son físicos y químicos.


Química general: Esta rama trata los principios fundamentales que se refieren a la
constitución y el comportamiento de la materia y la energía.

Química inorgánica: Su campo de estudio comprende todas las sustancias diferentes de


aquellas que contienen carbono, con excepción de los compuestos oxigenados de este
elemento.

Química orgánica: Estudia los compuestos del carbono. Se llama orgánica porque todos los
compuestos que forman a los seres vivos u orgánicos contienen en sus moléculas átomos de
carbono.

Química analítica: Comprende los métodos de reconocimiento y determinación de los


constituyentes de los compuestos, tanto en su calidad (análisis cualitativo) como en su
cantidad (análisis cuantitativo).
Química general: Esta rama trata los principios fundamentales que se refieren a la
constitución y el comportamiento de la materia y la energía.

Química inorgánica: Su campo de estudio comprende todas las sustancias diferentes de


aquellas que contienen carbono, con excepción de los compuestos oxigenados de este
elemento.

Química orgánica: Estudia los compuestos del carbono. Se llama orgánica porque todos los
compuestos que forman a los seres vivos u orgánicos contienen en sus moléculas átomos de
carbono.

Química analítica: Comprende los métodos de reconocimiento y determinación de los


constituyentes de los compuestos, tanto en su calidad (análisis cualitativo) como en su
cantidad (análisis cuantitativo).
Modelo atómico de Dalton
En 1808 el científico inglés John Dalton enunció su teoría atómica para explicar las leyes químicas
desarrolladas durante el siglo XVIII. Según el modelo de Dalton:

La materia está formada por pequeñas partículas indivisibles, denominadas átomos, inalterables
en cualquier proceso químico o físico.

Un elemento tiene todos sus átomos iguales.

Los átomos de distintos elementos, tienen distintas propiedades y distinta masa.


La unión de átomos de diferentes elementos en una relación constante da lugar a átomos
compuestos (que más adelante fueron denominados moléculas por el químico italiano Amadeo
Avogadro,1776 – 1856).
Modelo atómico de Jhon Thomson
El químico Británico Thomson descubrió la existencia de partículas con carga negativa en la materia.
Su modelo supone que los átomos están formados por partículas negativas (posteriormente se
denominaron electrones) inmersos en un fluido con carga positiva, resultando un átomo neutro.

Modelo atómico de Ernest Rutherford


El químico Británico Rutherford bombardeó con partículas a (núcleos de Helio) una lámina delgada de
oro y estudió las desviaciones de estas partículas, llegando a las siguientes conclusiones:

El átomo está constituido por un núcleo y una corteza. En el núcleo se encuentra toda la masa y la carga
positiva del átomo. Y en la corteza se encuentra toda la carga negativa.

El núcleo está rodeado a gran distancia por la corteza en la que se encuentran los electrones orbitando.

El radio del núcleo es mucho menor que el radio del átomo, por lo que la mayor parte del átomo es
prácticamente espacio vacío.
Modelo atómico de Niels Bohr
El físico danés, supone que los electrones de la corteza se sitúan en capas con diferente energía, mayor cuanto más
alejada del núcleo esté. En cada una de estas capas puede haber un número dado de electrones, con una energía
determinada en cada caso y las posiciones intermedias no son posibles.

Modelo atómico actual


El descubrimiento de una nueva partícula fundamental, el neutrón, cuya masa es semejante a la del protón y no tiene
carga eléctrica, completó la descripción del modelo atómico.

Los trabajos de otros científicos, entre los que podemos destacar a Plank, De Broglie, Heisemberg y Schrödinger,
estableció el modelo atómico actual.

En el modelo actual no existen órbitas bien definidas por las que se mueven los electrones, sino que existen regiones
del espacio, denominadas orbitales, en las que es muy probable encontrarlos.

El átomo está formado por un núcleo, constituido por protones y neutrones, en el que se concentra la masa y la carga
positiva del átomo, y de una corteza en la que se disponen los electrones (cargas negativas) en niveles de distinta
energía. El volumen que ocupa el átomo es aproximadamente 105 veces mayor que el volumen del núcleo, por lo que
podemos considerar que el átomo está esencialmente vacío.
El número atómico (Z): es el número de protones que hay en el núcleo. Es característico de cada elemento. En los
átomos neutros coincide con el número de electrones.

En el sistema periódico actual los elementos están dispuestos en orden creciente de su número atómico.

El número másico (A): o masa atómica es el número de protones más el número de neutrones de un átomo.
Z= N° de protones
A= N° de protones + N° de neutrones
N° de neutrones = A – N° de protones
Z=N° protones= N° electrones ( cuando el átomo es neutro)
El número de neutrones de un átomo puede variar, por lo que el número másico es
variable.
Los átomos que tienen el mismo número atómico (son del mismo elemento) pero que difieren en su número másico se
denominan isótopos. Los isótopos, por lo tanto, tienen el mismo número de protones, pero difieren en el número de
neutrones.

Se denomina isótonos a los nucleidos que tienen el mismo número de neutrones pero cuyos números atómico y másico son
distintos. Por ejemplo, Boro-12 y Carbono-13, ambos tienen 7 neutrones por lo tanto son isótonos.
Se denominan isóbaros a los distintos núcleos atómicos con el mismo número de masa, pero diferente número atómico

La masa atómica de un elemento es la media ponderada de la de los isótopos estables del mismo que se encuentran en la
naturaleza.

La unidad de masa atómica (u) se define como la doceava parte de la masa de un átomo de carbono 12 y equivale
aproximadamente a la masa de un protón o un neutrón.

Los iones son átomos que tienen carga porque han perdido o ganado electrones:
Los cationes son iones positivos que provienen de un átomo neutro que ha perdido electrones.
Los aniones son iones negativos que provienen de un átomo neutro que ha captado electrones.
Especie Z #e #p A #n
Co 59

78
Cs+
37
Cl-
Cu+2
14 35
C
ACTIVIDAD:
1. Determine el número de protones, neutrones, y electrones de las siguientes especies:

2. Determine el número de protones, neutrones y electrones que contiene cada una de las siguientes partículas:
La tabla periódica de los elementos es una disposición de los elementos químicos en forma de tabla, ordenados
por su número atómico (número de protones), por su configuración de electrones y sus propiedades químicas.
Este ordenamiento muestra tendencias periódicas, como elementos con comportamiento similar en la misma
columna.

Las filas de la tabla se denominan períodos y las columnas grupos o familias.


La tabla también se divide en cuatro bloques con algunas propiedades químicas similares.

El químico Ruso Dmitri Ivánovich Mendeléyev publicó en 1869 la primera versión de tabla periódica que fue
ampliamente reconocida. La desarrolló para ilustrar tendencias periódicas en las propiedades de los elementos
entonces conocidos, al ordenar los elementos basándose en sus propiedades químicas.

La tabla periódica de Mendeléyev ha sido desde entonces ampliada y mejorada con el descubrimiento o síntesis
de elementos nuevos y el desarrollo de modelos teóricos nuevos para explicar el comportamiento químico.
La configuración electrónica, también llamada estructura electrónica, es el arreglo de electrones en los niveles de energía que rodean
un núcleo atómico.
En el modelo atómico de Bohr, y en los posteriores, se considera que los electrones de la corteza se sitúan
en niveles de distinta energía. Estos niveles de energía se numeran del 1 al 7 por orden creciente de la energía que tienen los electrones
en el orbital.
Cada uno de estos niveles puede contener a su vez subniveles energéticos que se designan con las letras s, p, d y f.

La distribución de los electrones de un átomo en estos niveles y subniveles es lo que se conoce como configuración electrónica.

Para escribir la configuración electrónica de un elemento conocido el número de electrones que posee sólo es necesario tener en
cuenta unas reglas básicas:
Los subniveles que contiene cada nivel energético: el primer nivel consta únicamente de un subnivel s, el segundo uno s y otro p, el
tercero s, p y d y a partir del cuarto se puede considerar que contiene cuatro (s, p d y f).
El número máximo de electrones de cada subnivel, que es el siguiente: en el subnivel (s) puede haber un máximo de 2 electrones, 6 en
el (p), 10 en el (d) y 14 en el (f). Esto se debe a que en cada orbital cabe un máximo de dos electrones y los subniveles s, p, d y f
contienen 1, 3, 5 y 7 orbitales respectivamente.
REGLA DE SARRUS:
Pierre Frederic Sarrus fue un matemático
francés del siglo XIX. La mayoría de sus
tratados matemáticos se basan en métodos
de resolución de ecuaciones y el cálculo de
variaciones, dentro de las ecuaciones
numéricas.
Los números cuánticos se utilizan para describir orbitales atómicos y para identificar los electrones que se ubican en ellos.

El significado de los números cuánticos es :

n = número cuántico principal, que indica el nivel de energía donde se encuentra el electrón, asume valores enteros positivos, del 1 al
7.

l = número cuántico secundario, que indica el orbital en el que se encuentra el electrón , puede ser s , p , d y f (0 , 1 , 2 y 3 ).

m = número cuántico magnético , representa la orientación de los orbitales en el espacio, o el tipo de orbital , dentro de un orbital
especifico. Asume valores del número cuántico secundario negativo (-l) pasando por cero, hasta el número cuántico positivo (+l).

s = número cuántico de spin, que describe la orientación del giro del electrón. Este número tiene en cuenta la rotación del electrón
alrededor de su propio eje a medida que se mueve rodeando al núcleo. Asume únicamente dos valores (±) 1/2.
Para el subnivel s : m = 0 La manera en como se ubican los electrones
en los orbitales, se llama diagrama orbital y
Para el subnivel p : m = –1 , 0 , +1
se realiza ubicando los electrones con flechas
Para el subnivel d : m = –2 , –1 , 0 , +1 , +2 y en cada cajón que significa un orbital se
coloca un par de electrones, estos electrones
Para el subnivel f : m = –3 , –2 , –1 , 0 , +1 , +2 ,+3 siguen una regla.
Determine el Z y el símbolo químico de los elementos de las siguientes series de
números cuánticos.

n l m ms Z Símbolo Elemento

3 2 1 - ½
2 0 0 +½
2 0 0 - ½
5 1 -1 - 1/2
4 0 0 - ½
5 0 0 + 1/2
PRINCIPIO DE EXCLUSIÓN DE PAULI
El principio de exclusión de Pauli sugiere que solo dos electrones, cada uno con espín opuesto, pueden ocupar un orbital atómico. Visto de otra
manera tenemos que no habrá dos electrones que tengan los mismos 4 números cuánticos n, l, m y s. El principio de exclusión de Pauli puede ser
explicado de otras maneras, pero la idea es que los estados de energía tienen un espacio limitado para acomodar los electrones. Un estado acepta
tos electrones con espín diferente. Aplicando esta regla podremos notar que un orbital atómico es un estado de energía.

REGLA DE HUND
La regla de Hund sugiere que los electrones prefieren tener espines paralelos en orbitales diferentes de subcapas. Esta regla sirve como guía al
momento de asignar electrones a los diferentes estados de cada subcapa de los orbitales atómicos. En otras palabras, los electrones llenan cada
orbital en la subcapa antes de emparejarse con espines opuestos.

El principio de exclusión de Pauli y la regla de Hund nos guían en el proceso de Aufbau, que trata básicamente de descifrar la configuración
electrónica para todos los elementos.

EL PROCEDIMIENTO DE AUFBAU
El procedimiento de Aufbau trata el orden de llenado de los orbitales atómicos y es usado para descifrar la configuración electrónica de todos los
átomos. Sin embargo se debe hacer una ligera modificación con la modificación de la regla de Hund.
En este orden de ocupación de orbitales se comienza por los orbitales que tienen menor energía, y contiene una serie de instrucciones relacionadas
a la ubicación de electrones en los orbitales de un átomo.

Este modelo fue formulado por el físico Niels Bohr, cuyo nombre seguramente suena familiar porque fue uno de los que postuló uno de los
modelos atómicos más famosos, que aún se estudia a nivel académico como parte de la historia de los modelos atómicos. El nombre de “Aufbau”
viene del alemán “Aufbauprinzip” que quiere decir “principio de construcción”, un término bastante apropiado para explicar lo que busca hacer
este procedimiento.
Un enlace químico es una unión entre dos átomos de forma que se origina una estructura más
estable que cuando los átomos están separados. Pág. 291

Recuerda que los átomos son más estables cuando consiguen tener su última capa de electrones completa.

Existen tres tipos básicos de enlace: el enlace iónico, el covalente y el metálico.

El enlace iónico se origina entre un metal y un no metal.


El metal pierde electrones y forma un ion positivo (catión).
El no metal capta electrones y forma un ion negativo (anión).
La atracción entre estos iones de distinta carga es lo que se conoce como enlace iónico.
Los compuestos iónicos son sólidos formados por una red cristalina de iones.
En un cristal iónico los iones positivos se rodean de iones negativos y viceversa, pero manteniendo
siempre el número de cargas positivas y negativas compensado.
El enlace covalente se origina entre dos átomos no metálicos.
Para alcanzar la estabilidad los dos átomos comparten parejas de electrones (uno de cada
átomo) consiguiendo completar sus capas de valencia.
Los enlaces covalentes pueden ser sencillos o múltiples (dobles, triples, ...) según se
compartan
una o más parejas de electrones entre dos átomos.
Los compuestos covalentes pueden ser de dos tipos: sustancias moleculares, que son gases
o líquidos a temperatura ambiente, y los cristales covalentes, que son sólidos.

Para representar los enlaces covalentes se suele emplear la notación de Lewis, en la que
cada átomo se representa por su símbolo rodeado por los electrones de valencia
agrupados en cuatro parejas. Cada electrón sin pareja se comparte con otro átomo hasta
que se consigue que todos los átomos tengan configuración de gas noble.
El enlace metálico se origina entre átomos metálicos.
Los cristales metálicos están constituidos por una red tridimensional de iones
positivos.
Los electrones desprendidos por todos estos iones forman una nube
electrónica que rodea a
los iones y los mantiene unidos.
Los metales son elementos lustrosos de baja electronegatividad y baja
energía de ionización, por lo que ceden electrones y difícilmente los
ganan. Esta propiedad también les permite ser buenos conductores de
electricidad y calor.

Los no metales no son lustrosos y son malos conductores del calor y la


electricidad. Tiene alta electronegatividad y energía de ionización.
Reaccionan con los metales.

El mol es la unidad con el que se mide la cantidad de sustancia.


VALENCIA: Capacidad de combinación que posee el átomo de un
elemento para formar compuestos.
La nomenclatura química es un conjunto de reglas o fórmulas que se utilizan para
nombrar los compuestos químicos. La IUPAC es la máxima autoridad en esta materia, y
se encarga de establecer las reglas correspondientes

Para nombrar los compuestos, los químicos seguimos las normas de lo que se conoce
como IUPAC (Unión Internacional de Química Pura y Aplicada). A través de estas normas,
nos aseguramos de que todos nos comuniquemos en el mismo “idioma”.

Entre las nomenclaturas que se aceptan, se verán las tres más usadas: la nomenclatura
sistemática o IUPAC, la nomenclatura por Numeral de Stock y la nomenclatura clásica o
tradicional.
Se emplea principalmente cuando en un compuesto existen varios átomos del mismo
elemento y es muy utilizada en compuestos binarios.

Para nombrar compuestos se utilizan prefijos que indican la atomicidad (número de


átomos de cada clase) de los elementos que forman el compuesto en cuestión. Según la
cantidad de elementos se utilizan los prefijos: mono (uno), di (dos), tri (tres), tetra
(cuatro), penta (cinco), hexa (seis), hepta (siete), octa (ocho), nona (nueve), deca (diez) y
así sucesivamente. Ejemplo: FeCl3, tricloruro de hierro.

El prefijo mono suele omitirse, excepto en el caso del oxígeno.


Consiste en colocar entre paréntesis e inmediatamente después del nombre del elemento
un número romano que indica la valencia de aquél.
En general suele omitirse el uso del número romano para elementos que posee valencia
única (una sola valencia).

se nombra el compuesto en cuestión y en caso de que tenga más de un número de


oxidación, se agrega el número de oxidación (sin poner el signo) al final del nombre entre
paréntesis y en número romano. Ejemplo: FeCl3, cloruro de hierro (III)
Se utilizan prefijos y sufijos para especificar el número de oxidación del átomo central. Según el elemento
tenga uno o más estados de oxidación posibles, los criterios que se adoptan son los siguientes:

• Para elementos con un único estado de oxidación: no se agregan sufijos, o se agregará el sufijo ico.
• Para elementos con dos estados de oxidación: para el menor estado se agregará el sufijo oso, mientras
que para el mayor el sufijo ico.
• Para elementos con tres estados de oxidación: para el menor estado se agregará el prefijo hipo seguido
del sufijo oso, para el estado de oxidación intermedio se utilizará el sufijo oso, mientras que para el mayor
se agregará el sufijo ico.

Para elementos con cuatro estados de oxidación: para el menor estado se agregará el prefijo hipo seguido
del sufijo oso, para el siguiente se utilizará el sufijo oso, para el que sigue luego se agregará el sufijo ico,
mientras que para el mayor se agregará el prefijo per seguido del sufijo ico.
Ejemplo: H2SO2.
Prefijo Raíz Sufijo
Ácido hipo sulfur oso
Nombre genérico nombre específico
Compuestos binarios: son los que están formados por dos tipos de elementos diferentes. Son
ejemplo de este tipo de compuestos:
• Combinaciones con hidrógeno (hidruros, hidrácidos)
• Combinaciones de oxígeno (óxidos básicos, óxidos ácidos, peróxidos)
• Compuestos binarios de metal - no metal. Sales neutras
• Compuestos binarios entre no metales
Compuestos ternarios: son los que están formados por tres tipos de elementos diferentes. Son
ejemplo de este tipo de compuestos:
• Hidróxidos
• Oxiácidos
• Oxisales o sales neutras
Compuestos cuaternarios: son los que están formados por cuatro tipos de elementos
diferentes. Son ejemplo de este tipo:
• Sales ácidas
• Sales básicas
• Sales dobles
En la formulación de compuestos, por convención, el elemento menos electronegativo se
coloca a la izquierda y el más electronegativo a la derecha. Por ej.: HCl, la electronegatividad
del H es 2.1 y la del Cl es 3.0.
Los hidruros son compuestos binarios donde se combina el hidrógeno con un metal. En
estos casos, el hidrógeno siempre participa con la valencia, -1.