Está en la página 1de 18

NOTAS SOBRE EL USO DE LA ANTROPOLOGIA EN EL CAMPO

DE LA SALUD PUBLICA*
DR. RICHARD N. ADAMS

INTRODUCCION presentar un análisis sistemático de algunos


El julio de 1951, el Dr. George Foster de esos programas desde el punto de vista
publicó un informe mimeografiado, redactado antropológico y formular recomendaciones
por él y basado en la labor llevada a cabo basadas en dicho análisis encaminadas a
por los cuatro antropólogos del Instituto de cambiar las prácticas de salud pública.
Antropología Social de la Institución Smith- En ese aspecto marcó un jalón importante
soniana. Este informe titulado “A Cross- en el proceso de la aplicación de la antro-
Cultural Anthropological Analysis of a pología al campo de la salud pública, y
Technical Aid Program” (Análisis Antro- produjo considerable impresión en muchos
pológico Intercultural de un Programa de trabajadores de salud pública de la América
Ayuda Técnica), fué traducido al español y Latina y de los Estados Unidos. A muchos
publicado en 1952 por el Instituto Nacional de ellos les ofreció un excelente ejemplo de
Indigenista de México, y el mismo año una de las formas en que la antropología
apareció un amplio resumen en el BoZetZn cultural y social, como estudio de la con-
de la Oficina Sanitaria Panamericana, publi- ducta humana habitual, puede facilitar la
cación que se distribuye en todos los países labor de salud pública. Puesto que esta
del Hemisferio Occidental. Dicho informe última se interesa fundamentalmente en
consistía en un análisis de la labor realizada modificar los hábitos humanos, los traba-
por los Servicios del Instituto de Asuntos jadores en ese campo podrían beneficiarse de
Interamericanos en ciertas fases de sus la ayuda prestada por las personas que se
actividades en México, Colombia, Perú y dedican especialmente al estudio de los
Brasil. El estudio, como su título indica, hábitos humanos y de sus alteraciones. No
trataba de analizar desde un punto de cabe duda, sin embargo, que para muchos, el
vista antropológico los esfuerzos del personal informe de Foster no pasó de ser un ensayo
de salud pública para implantar, por medio preliminar. La mayoría del personal de salud
de sus programas ordinarios, medidas de pública tenía escaso o ningún contacto con
higiene y saneamiento en las poblaciones de antropólogos culturales y no había tenido
regiones seleccionadas de la América Latina. tampoco la oportunidad de observar en la
El informe de Foster no era, en modo práctica las formas en que la antropología
alguno, el primero en que un antropólogo podía secundar su labor. Además, el empleo
expresaba sus opiniones acerca de los de un antropólogo en los programas de salud
+ métodos y programas de salud pública, pública era una idea tan nueva que pocos
pero fué uno de los primeros que trató de administradores estaban suficientemente con-
vencidos de la utilidad de la disciplina o
* El autor expresa su agradecimiento a las
tenían los conocimientos necesarios sobre
siguientes personas que leyeron este manuscrito
J’ formularon críticas sobre el mismo: Dres. George ella para fomentar su empleo en proyectos
Foster, Guillermo Samamé, J. L. García Gutiérrez, específicos de salud pública.
: Nevin S. Scrimshaw, Stanford F. Farnsworth y En los tres años transcurridos desde que
Sr. Norman Craig, y asume la responsabilidad apareció la publicación de Foster, los
plena de las opiniones expresadas en este estudio,
trabajadores de salud pública y los de
las cuales no son necesariamente las de las per-
sonas antes mencionadas. Este artículo aparece antropología han tenido más ocasiones de
en inglés en H?tman Orgunization, Val. 13, No. 4, descubrir la eficaz manera en que la antro-
1055. pología puede contribuir a la salud pública.
473
474 BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

En el curso de esos años, ha sido posible administración política, religión, sistemas de


re-evaluar, aclarar y complementar los valores, complejo de prestigio y normas de
principios e ideas propuestas por Foster. El acción.
presente trabajo tiene por objeto esbozar (2) Deben formar parte de los equipos de
a la luz de la experiencia obtenida en los campo de los programas de salud pública
últimos años las distintas formas en que la especialistas en ciencias sociales, “para
antropología puede contribuir a la salud recoger informes especializados (para roro-
pública; estudiar la colaboración entre nar un vasto acopio de datos fundamentales)
trabajadores de ambos campos de actividad tendientes a farilitar proyectos específicos”.
en consonancia con el informe de Foster, y Además, tales especialistas pueden hacer
tratar de exponer lo que hemos aprendido continuos experimentos de campo variando
desde SUpublicacion. La discusión se circuns- los métodos en consonanria con diferentes
cribir6 a los siguientes límites generales: condiciones con el objeto de determinar con
{En qué forma se puede utilizar con mayor mayor precisión la relativa eficacia de los
eficacia la antropología para la mejor mismos.
ejecución de los proyectos de salud pública? (3) Los estudios fundamentales tanto
El punto de vista expuesto es el de una sobre los rasgos culturales de una caierta
persona que, por haber trabajado en Centro región como sobre la teoría de la antro-
AmErica, no pudo examinar la mayor parte pología, son esenciales para la eficaria de la
de la documentación relativa a la labor labor del antropólogo. Foster señala que
hecha en otras partes del mundo. Por LC . . . parece obvio que dehen hacerse planes
consiguiente, este informe es parcial, tanto para proseguir la acumulación do datos
geográficamente como en cuanto al tiempo culturales fundamentales de valor general no
que abarca. Aunque existe un acopio cada solo en T,atino Amérira, sino tamhién en
vez más considerable de escritos sobre la otros lugares donde se pret#enda establecer
materia, la mayor parte de ellos en programas de esta clase. Administrativa-
manuscrito o mimeografiados, ha habido mente, tales trahajos no se deben acoplar
relativamente escaso interés en la manera directamente ron los programas de accion
en que la antropología ha contribuído al específica, porque la investigación enfocada
progreso de la salud pública, así como en hacia programas demasiado especificos da
los conocimientos ohtenidos sobre la co- resultados de menor ut’ilidad para otros
laboración entre el antropólogo y los encar- tipos de programas.”
gados de los programas de salud pública. IJtilizando estos tres puntos como base de
Las principales recomendaciones formula- discusion podemos examinar algunos de los
das por Foster en 1951 pueden resumirse en prohlemas y cuestiones que se plantean en la
las tres categorías principales siguientes: aplicacion de la ankopología al campo de la
(1) Los administradores de programas de salud pública.
salud pública deben estar familiarizados con
los valores culturales de la colectividad en LA ANTROPOLOUIA Y EL ADMINISTRADOR DE
que trabajan. Foster mencionó nueve SALUD PÚBLICA
aspectos sociales y culturales que el ad- De su conocimiento de la antropología y
ministrador debe conocer (e insistió en que de su actitud hacia ella depende que el
no se trataba, en modo alguno, de una lista administrador de salud pública decida
definitiva). Entre ellos, concedio especial utilizarla o no dentro de su ‘jurisdicion. Se
importancia al conocimiento de las creencias puede afirmar que, en general, muy pocos
relativas a las enfermedades y a su curación. de estos administradorns tienen dc esta
Los otros aspectos son los recursos econó- disciplina más que los conocimientos más
micos de la poblacion, la organización de la rudimentarios. Su actitud hacia la antro-
familia, educacion e instrucción primaria, pología va desdr un excesivo ent’usiasmo que
&Tayo 19551 LA ANTROPOLOGIA EN LA SALUD PUBLICA 475

lo incapacita para delimitar los límites de leía trataba de imaginarse la situación del
sus posibilidades hasta una declarada administrador de salud pública a cuyo
hostilidad, pasando por una total indi- despacho llega diariamente una gran canti-
ferencia. Rara vez pudo el administrador de dad de correspondencia y documentos, y se
salud pública hacer una valoración crítica de ha preguntado: ¿Qué efecto puede tener
la antropología o definir los linderos de sus un artículo de antropología en un ad-
aplicaciones partiendo de su experiencia ministrador que se encuentra agobiado por la
personal. preparación del presupuesto del año próximo
El entusiasmo exagerado por la antro- y por el problema de uno de los automóviles
pología lleva, por lo general, a suponer que de la oficina que acaba de tener un accidente
puede lograr “lo imposible”, o que puede y, por alguna inadvertencia, no estaba
producir cambios que requieren años en asegurado? Además, cuando disponga de
cuestión de semanas. La hostilidad se tiempo libre, lo dedicará a la lectura de
manifiesta, de ordinario, en el médico o publicaciones sobre alguna materia de
trabajador de salud pública, que pretende interés especial o de una novela como
saber ya más de lo que un antropólogo puede descanso o recreo. No obstante, es cada vez
llegar a saber de una cultura dada. Uno se mayor el número de administradores que
encuentra a veces con un médico o con un llegan a leer tales artículos e informes
profesional de salud pública que, por el debido a que, en la ejecución de sus pro-
hecho de ser del país, pretende saber más gramas, se han encontrado con problemas y
sobre el medio cultural en que vive de lo han llegado a creer que la antropología puede
que pueda llegar a saber cualquier antro- ofrecer soluciones a algunos de ellos.
pólogo extranjero. La falta de base de El problema principal que se plantea al
semejante argumento se pone de mani- presentar la antropología al administrador
fiesto suponiendo que un enfermo que es, de algún modo, suscitar en él cierto
pretendiera saber cómo tratar su enfermedad interés en la materia, por lo menos en grado
mejor que el médico, ya que éste, al fin y al suficiente para incitarle a enterarse de sus
cabo, no la padece. Sin embargo, la mayoría posibilidades, y una vez interesado, buscar
de los funcionarios de salud pública están algún medio de que adquiera algunos cono-
tan poco familiarizados con las posibilidades cimientos sobre esta ciencia. Es indudable
que la antropología ofrece que ni se muestran que la mejor ocasión de estimular el interés
entusiastas ni hostiles a ella, sino simple- por la antropología es el período de forma-
mente curiosos. ción profesional, durante los cursos de
El interesar en la antropología a los licenciatura o doctorado en salud pública.
administradores de salud pública no es un Algunas escuelas de salud pública se han
problema de propaganda ni de abrir canales preocupado de proporcionar este estímulo.
de comunicación a fin de que las ideas La Fundación Russell Sage ha establecido
antropológicas puedan llegar al trabajador algunos puestos de profesor de antropología
de salud pública. La antropología no trata de en las Universidades de Harvard y Denver
convencer de su utilidad a los medios con esta finalidad. La Universidad de
responsables de la salud pública; tampoco se Cornell enseña cursos de esta materia para el
logrará una comprensión efectiva de esta personal de salud pública y la Escuela
ciencia por el mero hecho de que se faciliten Nacional de Salud Pública, de México,
informes antropológicos a los administra- cuenta entre su personal docente con un
dores. En los cuatro años de asociación del antropólogo empleado a tiempo parcial.
autor de este trabajo con actividades de Sería conveniente examinar aquí en detalle
salud pública ha visto circular artículos y el problema de brindar esta formación en
documentos sobre antropología entre el las escuelas de salud pública, pero las
personal de esta especialidad. Mientras los actividades del autor no se han orientado
476 BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

hacia ese campo y, por lo tanto, lo deja a ha permitido determinar mejor la funciijn
personas con mayor experiencia pedagógica. que los antropólogos pueden desempeñar con
No obstante, subsiste un problema de suma eficacia en la campo de la salud pública.
importancia. La mayoría de los actuales A continuación vamos a examinar el tipo
administradores de salud pública no estu- general de trabajo que la antropología puede
h
diaron antropología durante sus cursos de llevar a cabo, así como ciertas actividades
salud pública; algunos nunca siguieron específicas: investigación, consulta y en-
cursos de salud pública ni de antropología. señanza.
Por consiguiente, no sólo ahora, sino durante (1) Campos de la salud pública en los
muchos años, habrá que inculcar las ciencias que la antropología puede ser de utili-
sociales a las personas que trabajan a tiempo dad.-Una de las dificultades que algunos
completo en la administración de salud antropólogos adscritos a actividades de
pública. salud pública han tenido que afrontar es
La inclinación a utilizar las ciencias que, por lo general, el personal de salud
sociales en las actividades de salud pública pública tiene un concepto tan superficial de
puede suscitarse de una o de ambas maneras la antropología, que no se hace idea de la
siguientes: (1) insistiendo cerca de los ad- manera más efectiva de valerse de ella
ministradores hasta que manifiesten sufi- para sus fines. Con el objeto de mantener
ciente interés para intentarlo y, (2) demos- cierto orden administrativo en los trabajos
trando en la práctica que la antropología, en ejecución, a veces ha habido la tendencia
en realidad, puede solucionar problemas a encajar al antropólogo en el cuadro,
difíciles o imposibles de resolver sin ella. burocrático de la organización de salud
Las relaciones que la mayoría de los ad- pública, limitando así en grado considerable
ministradores mantienen no comprenden a la eficacia de esta aporta&n de las ciencias
muchos antropólogos, y aun cuando de sociales.
palabra se llegara a suscitar su interés, El hecho de que una determinada materia
siempre podrían desear una demostración. corresponda a cierto campo de la salud
En resumen, para que un administrador se pública ni afirma ni niega, por sí ~610, que
familiarice con la materia, ha de ver la la antropología pueda ser de utilidad en tal
antropologfa en arción, y para verla hay caso. Cabe decir, en general, que la posible
que contar con algunos administradores utilidad de la antropología puede juzgarse
convencidos de su utilidad. Todo ello únicamente en relaci6n con los problemas
indica que transcurrirá largo tiempo antes específicos que se plantean (o que puede
de que logremos que muchos administra- preverse que se van a prcsent’ar) al iniciar
dores se familiaricen, bien sea con la antro- una artividad específica de salud pública en
pología o con los medios de llegar a conocer determinadas circunstancias culturales,
el medio cultural en que trabajan. Evidente- sociales y de ambiente. Por ejemplo, la
mente, tiene suma importancia estimular el organización de un prograrna de control de la
uso de la antropología siempre que resulte malaria, un nuevo sistema de abastecLimiento
eficaz, a fin de que su utilidad se pueda de agua, una escuela de enfermería o una
apreciar mejor . clínica rural puede o no beneficiarse del uso
de la antropología, según sea la naturaleza
ESPECIALISTAS EN CIENCIAS SOCIALES EN de los problemas específicos del caso. En
LOS PROYECTOS DE CAMPO lugares donde se sahe que la malaria se debe
La recomendación de Foster de que se a la presencia de mosquit,os de &rt,o tipo,
utilicen especialistas en ciencias sociales en tal vez sea sufiriente la aplicaG6n de los
los programas de salud pública era ya métodos corrientes para la ejecu&n de los
seguida cuando su informe apareci6. Ahora programas; sin emhargo, cuando se cree que
bien, la labor llevada a cabo desde entonces la enfermedad se dehr a enfriamiento
Mayo 19551 LA ANTROPOLOGIA EN LA SALUD PUBLICA 477

después de haber sudado, tal vez sea nece- clase social entre el personal y la población,
sario utilizar recursos más complicados. En de mayor utilidad serán las ciencias sociales;
circunstancias muy difíciles, será conveniente (c) en aquellos proyectos relacionados con
contar con los servicios de un antropólogo alteraciones de los hábitos humanos que se
que pueda interpretar el cómo y porqué de adquieren en las primeras fases de la vida o
las creencias tradicionales locales. Muchas se refuerzan a menudo, los servicios de un
colectividades en todos los países del mundo antropólogo 0 psicólogo social serán útiles.
verían con sumo agrado que se mejorase su Estos no son los únicos casos en que la
abastecimiento de agua; sin embargo, cuando labor de los especialistas en ciencias sociales
una colectividad tiene creencias peculiares ha sido de utilidad, pero si tales situaciones
respecto a la procedencia del agua, tal vez existen, es indicación evidente de que los
sean útiles los servicios de un antropólogo. servicios de ese especialista serán una valiosa
A primera vista la creación de una escuela adición al proyecto. Los médicos, enfermeras
de enfermería no es la clase de empresa, en y sanitaristas, por su adiestramiento y
que se considere conveniente la colaboración contactos personales de carácter profesional,
de un antropólogo. Ahora bien, cuando en tienden a establecer ideas comunes que
el país en que se va a establecer la enfermera pueden muy bien no ser compartidas por
ocupa una categoría social baja, el encontrar otras personas que pertenecen a su mismo
alumnas puede constituir un verdadero grupo social y cultural. En ese aspecto,
problema. Del mismo modo, el hecho de que difieren en cultura de aquellos a favor de
la organización de una clfnica rural se quienes habrán de trabajar. Aun suponiendo
beneficie o no de los servicios de un antro- que lo contrario sea cierto, conviene recalcar
pólogo depende de las características cultu- que la mera existencia de un nivel educativo
rales y del medio en que se trata de establecer satisfactorio en la población no constituye,
la clínica; también puede depender de la por sí sola, una indicación de que la cultura
naturaleza de la organización del proyecto de la población general sea similar a la del
que va a establecerla. personal del proyecto.
Como ya se ha mencionado anterior- De acuerdo con los puntos antes men-
mente, no es posible predecir de un modo cionados se pueden indicar ciertos tipos de
definitivo, basándose únicamente en la población en los que los proyectos pueden
naturaleza del proyecto, si será o no nece- beneficiarse de la utilización de las ciencias
sario emplear las ciencias sociales. Ahora sociales, a saber: (a) En general cualquier
bien, existen algunas indicaciones que sector de una población que, en su conjunto,
muchas veces pueden ayudar a adoptar una es predominantemente de bajo nivel eco-
decisión previsora*. Cabe citar las siguientes: nómico y social, puesto que la cultura de esa
(a) cuanto mayores sean las diferencias población, de ordinario, varía manifiesta-
culturales entre el personal encargado del mente de la de las autoridades médicas de
proyecto y la población a que beneficia, dicho país; (b) Las poblaciones indígenas o
mayor será la utilidad de la antropología; de origen cultural extranjero, bien consti-
(b) cuanto mayor sea la distinción de casta o tuyan una mayoría o una minoría de la
* George Foster, al leer este párrafo, comentó
sociedad en conjunto, pueden diferir en
que probablemente era demasiado pronto para costumbres de la población local dominante
definir el grado de utilidad posible de las ciencias de que procede el personal médico; (c) los
sociales en el campo de la salud pública. Sin em- proyectos encaminados a mejorar la nutri-
bargo, el autor considera que es conveniente estu- ción y a cambiar hábitos fundamentales de
diar este problema como un medio de aclarar
higiene y saneamiento afectan a hábitos muy
nuestras ideas. Este párrafo, como todo el artículo,
no debe ser considerado como una exposición de arraigados en la gente y estrechamente
hechos, sino que trata de suscitar ulteriores defi- relacionados con muchas actividades de la
niciones y aclaraciones. vida cotidiana. No es fácil cambiar estas
478 BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

actividades. En términos generales, cabe terísticas del programa, con la sociedad de


decir que la antropología puede prestar ayuda que se trate y con el propio antropólogo.
específica en los programas de nutricion, Si se admite que la investigación es una
educación sanitaria, higiene maternoinfantil, importante cont,ribucibn del antropblogo a
ciertas actividades de saneamiento del medio la salud pública, vale la pena definir con
y en el establecimiento de programas mayor precisión la naturaleza de la misma y ‘.
integrados de salud pública. En términos explorar sus posibilidades en relación con
más generales, puede contribuir a orientar programas de aplicación práctica. En primer
los principios fundamentales de tales pro- lugar, hemos de definir tres tipos generales dc
gramas así como a la labor de investiga- investigación que el antropologo puede
ciones específicas. llevar a cabo: investigación de problemas,
(2) El papel de la investigación antro- investigación de exploracion e investigación
pológica en la salud pública.-La antro- de aplicación experimental.
pología ha sido, tradicionalmente, una (a) La investigación de problemas: Es la
disciplina de investigación. Hasta los últi- encaminada a la solucibn de un problema
mos años no pasó activamente al campo de específico que se presenta en el curso de un
la aplicación y, por consiguiente, su función programa de salud pública. Por ejemplo, si
en ese aspecto está todavía en período de un programa progresa con lentitud debido ala
desarrollo y definición. Algunos antropólo- falta de colaboracion de la colectividad, el
gos, por razón de su personalidad, rinden antropologo puede tratar de hallar sus
también servicios eficaces en el campo de causas y de este modo, contribuir a poner
aplicación práctica, y una escuela de los fin a este estado de cosas. Si un proyecto
Estados Unidos está fomentando un campo tiene por objeto adiest’rar parteras em-
que denomina “antropología de accion”, píricas en una comarca o país donde la
una combinación de trabajo práctico y de obstetricia científica jamás se puso en
investigación. Sin embargo, en opinión del prártira, el antropologo puede estudiar la
autor, la verdadera contribución del antro- situacicin de las parteras locales y tratar de
pólogo descansa en su capacidad de investi- prever los obstáculos que la relación con
gador y consultor. Pocos antropólogos ellas puede plantear a la cjerucicin del
dominan las técnicas generales de educación, proyecto. Parte de la labor más eficaz lle-
están familiarizados con actividades es- vada a cabo hasta ahora por los antropólogos
pecializadas de grupo, con la dirección y en el campo de la salud pública ha sido en
orientación de adultos o con trabajo social este aspecto de la invest,igac%n de problemas
que les permita desempeñar un papel o en relación directa con él. En general, se
particularmente eficaz en el campo de aplica- puede definir el papel del antropologo en la
cion de su especialidad; por consiguiente, investigación de problemas como el que
han de actuar como “amateurs” en ese trata de resolver algún problema especffico
campo. En las actividades llevadas a cabo que obstaculiza la ejerucion de un proyecto.
por el autor, su equipo de campo cont,aba (b) Investigación de exploración: Por
con algún personal cuyo objeto era poner en investigación de exploración se entiende
pr&%ica los resultados de la investigarion a aquí la que se lleva a cabo en una region
medida que se iban conociendo. geográfica o en un grupo dc poblacion poco
Hay ciertamente ocasiones en que el conocido generalmente con el objeto de
antropologo puede ser, a largo plazo, de determinar de una manera más o menos
mayor utilidad en relación con un proyecto detallada el estado cultural, social y econó-
si SCabstiene de participar en persona en las mico de los habitan& a fin de plenear el
artividades de ejecución y sigue sirviendo programa de salud pública correspondiente
en su capacidad de investigador. Esto, por de acuerdo ron sus necesidades y posihili-
supuesto, varía dc acuerdo con las (‘arac- dades. Las materias objeto de esa explora-
A!luyo 19551 LA ANTROPOLOGIA EN LA SALUD PUBLICA 479

ción dependen del tamaño y complejidad de la utilización de determinadas situaciones


la sociedad, del tiempo disponible para la naturales como campos de experimentación,
investigación (sin olvidar el tiempo de y variando ciertos factores con el objeto de
aprender su idioma, si fuera necesario), y observar la manera en que afectan los re-
de los aspectos específicos de la vida que sultados. Teniendo en cuenta los problemas
puedan ser afectados por el mencionado que se han presentado en los proyectos de
programa. Puesto que el objeto de un salud pública en América Latina, este tipo
estudio de esta clase es determinar los de investigación puede ser de suma uti1ida.d.
aspectos culturales que pueden oponer La educación sanitaria es un campo que
abstáculos o merecen ser tenidos en con- puede beneficiarse especialmente de esta
sideración al planear un programa, el antro- labor experimental. Abunda en técnicas he-
pólogo ha de emprender a menudo su in- redadas del trabajo social, de la educación
vestigación sin saber concretamente cuáles y de otras disciplinas más o menos estable-
son los objetivos que persigue. Unioamente cidas que se han desenvuelto en las culturas
puede tratar de sondear las posibilidades, occidentales. En la transferencia de esas
basándose en su formación y experiencia. técnicas a otros medios culturales y a otras
Esto supone tener que realizar una investi- formas de sociedad, se persiste a menudo en
gación general que comprenda la economía, utilizarlas a pesar de que hay claras in-
la estructura de la colectividad, orga- dicaciones de que distan mucho de ajustarse
nización de la familia, otras fases de la bien a la contextura cultural en que operan.
organización social y el sistema de valores, Tal vez los resultados evidencien que esa
con el objeto de tratar de obtener una idea labor de educación sanitaria no es satis-
general de la manera en que los miembros de factoria, pero el único medio de encontrar
la colectividad reaccionan entre sí y a perso- procedimientos mejores es llevar a cabo ex-
nas extrañas, y la forma en que reaccionarían perimentos en situaciones prácticas.
ante los diversos factores que un programa Es evidente que los tres tipos de investiga-
de salud pública pueda introducir en su ción mencionados no se excluyen mutua-
colectividad. mente. Una de las contribuciones más
La investigación exploratoria tiende a eficaces que la antropología puede aportar a
evitar que más tarde se planteen problemas un proyecto consiste en proceder en primer
a facilitar el planeamiento con suficiente lugar a la investigación exploratoria, seguida
inteligencia de forma que requiera un de investigaciones experimentales, contando
mínimum de investigación de problemas. No además en todo momento con personal para
puede planearse, con anticipación, de una la investigación de problemas a medida que
manera minuciosa por la sencilla razón de se plantean. En la práctica, la labor de los
que el antropólogo, a menos que esté antropólogos, por diversas razones, se ha
familiarizado con medios culturales simi- limitado por lo general a uno de esos tipos de
lares, no puede saber exactamente qué es lo investigación. El trabajo de Erasmus,
que busca, aparte del hecho de que trata de Simmons, Oberg, Kelly y Foster, todos ellos
identificar aspectos de la cultura que más miembros del Instituto de Antropología
tarde puedan asumir especial significación Social, fué principalmente de investigación
en alguna fase de las actividades del pro- de problemas. La labor más reciente de
yecto. Kelly, con el Instituto de Asuntos Inter-
(c) Investigación de aplicación experi- americanos, ha sido de carácter más ex-
mental: Por investigación de aplicación ploratorio, en tanto que Erasmus tuvo
experimental entendemos la encaminada a ocasión de llevar a cabo en el Ecuador al-
precisar la importancia o el valor de pro- gunas investigaciones experimentales en
cedimientos, técnicas o métodos específicos educación sanitaria. El grado en que las
en las actividades de salud pública, mediante diferentes clases de trabajo se llevan a cabo
480 BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

depende hoy día casi exclusivamente de tropología tiende cada vez más a fundirse con
la decisión del antropblogo; pocos adminis- el campo general de las relaciones y la conducta
tradores de salud pública se han percatado humanas, amplia disciplina a la que contribuyen
de la variedad de actividades que pueden las diversas ciencias sociales, psicológicas y bio-
lógicas. Los estudios de una dada sociedad pueden
desarrollarse.
abarcar un amplio (‘ampo de investigación, tan
1,a labor de investigación del antropólogo
amplio como la gama de aspectos de la sociedad
se puede considerar también en relación con misma. Tales estudios, como ya se ha mencio-
la materia a que se aplica. Es conveniente nado anteriormente, pueden converger en un
tratar esta cuestión bajo tres aspectos problema, o bienser de caracter exploratorio o ex-
generales: concentración en la colectividad ; perimentales.
concentración en la organizaci6n que patro- (b) Estudio de la Organización.--El autor,
cina las actividades, y concentración en las entre otros, ha observado que la organización
relaciones entre la colectividad y la or- encargada de preparar y llevar a cabo un pro-
ganización. grama de salud pública suscita a menudo graves
problemas. Estos proceden con frecuencia de la
(a) Estudio de la colectividad.PEste ha sido organieacibn social del grupo que administra el
hasta ahora el uso más aceptable y eficaaz de la programa. Según sea la estructura de dicha or-
antropologfa en la América Latina. Muchas ganización, la rapidez en sus decisiones sera
personas que trabajan en el campo de la salud mayor o menor; la comunicac46n entre el personal
pública han visto la antropologfa en acción, in- esencial se facilitará 0 paralizará completa-
vestigando las causas por las que una población mente; el personal estará relativamente libre,
dada ofreció resistencia a un cambio, por qué 0 por el contrario, sujeto constantemente a
reawionó como lo hizo ante un proyecto, por fuerte presión psicológica; la autocrítica objetiva
qué prefería una clfnica a otra, etc. El hecho puede ser orientada adecuadamente o bien
mismo de que la antropología se ocupe por lo eliminada por completo; en resumen, de como
general de sociedades aborigenes o no occi- esté organizado el personal de salud pública
dentales facilita la comprensión de su utilidad depende que un proyecto encuentre caontinuas
por parte de las personas no familiarizadas con dificultades hasta terminar en un rotundo fra-
esta disciplina en el estudio de esas sociedades. caso, o bien tenga posibilidades de éxito.
Sin embargo, el hecho de que el estudio antro- Citaremos un ejemplo análogo: Durante los
pológico de una colectividad sea o no provechoso últimos años algunas escuelas de administrwión
no depende únicamente de que forme parte de de negock de los Estados Unidos han inclufdo
una de la categorías clásicas de estudio antro- en su plan de estudios asignaturas enseñadas
pológico. En los últimos años, la antropología ha por psicólogos sociales y por especialistas en
legrado algunos de sus más notables adelantos actividades de grupo, caon el objeto de que el
mediante el estudio de las sociedades occidentales futuro hombre de negorios tenga un mejor (‘ono-
actuales. Se ha visto repetidamente que la cimiento de los factores sociopsirológicos que
persona perteneciente a una colectividad y de pueden cnontribuir a que la organizacibn de una
la misma cultura que la generalidad de sus empresa comercial funcione normalmente y
miembros puede ser incapaz de <comprender su rinda ganancias, o a que no prospere debido a
propia sociedad, a menos que la estudie de un constantes dificultades de origen personal, con
modo más o menos sistemático. Ahora bien, tal las consiguientes pérdidas económicas. Cabe
vez el 99% de las personas carecen de los medios, suponer que también el administrador de salud
de la aptitud o del deseo de estudiar sistemátira- pública desea obtener “ganancias”, expresadas en
mente su propia sociedad y por consiguiente éxitos rle las actividades de salud pública. El
actúan como parte de ella sin percatarse de los administrador de una organizaci6n deficiente-
muchos factores que operan en el seno de la mente estructurada puede encontrarse con que
misma. Desde este punto de vista, la antropologfa el éxito de su proyecto rorre exactamente el
puede también contribuir en grado considerable mismo peligro que el negocio cuya estructura
al estudio de cualquier grupo social de hoy en orgánica es defectuosa.
que se trate de llevar a cabo un programa de Este es un campo en el que los antropólogos
salud pública. Sin embargo, a medida que se no han figurado como dirigentes y orientadores,
%leja de este campo de estudio clasico, la an- pero en el que los conceptos y métodos antro-
Iilayo 19551 LA ANTROPOLOGIA EN LA SALUD PUBLICA 481

pológicos son de suma utilidad. Los que han En las relaciones entre la organización de un
llevado a cabo estos estudios han trabajado por proyecto y la sociedad a que se destina, se
lo general en el campo de la investigación de plantea un problema importante por el hecho de
comunicaciones, de las relaciones industriales que los miembros de cada grupo observan la
y de la psicología social. Un sociólogo familiari- conducta de los del grupo opuesto y los juzgan
zado con la labor en estos campos, puede deter- fundándose en las características manifiestas de
minar con frecuencia las causas de las dificultades esa conducta. El personal de salud pública de
experimentadas en la administración de un antecedentes y formación occidentales sabe cómo
proyecto cuando el administrador y demás per- un médico de salud pública ha de actuar en
sonal del mismo desconocen totalmente la nuestro propio medio social, pero son pocos los
causa de su mal funcionamiento. Esto es espe- que saben comportarse en una colectividad india
cialmente cierto en los proyectos en que trabaje que habla una lengua indígena. Tal vez a un
personal procedente de diversos países y de indio le extrañe bastante que el médico actúe
distintos antecedentes culturales. como si estuviera haciéndole un favor cuando él
(c) Estudio de las relaciones entre la Or- estima que le hace un favor al primero por el
ganización y la sociedad que aspira a servir.- mero hecho de llevar a su familia para ser va-
Cuando un proyecto de salud pública comienza cunada. El agente de salud pública que en una
a funcionar en una sociedad dada, pueden en- colectividad clausura un restaurante por sus
contrarse (desde el punto de vista antropológico) condiciones antihigiénicas, probablemente no
dos concepciones diferentes; es decir, por lo será objeto de agradecimiento. Esto nos lleva a
menos dos grupos de personas de creencias y un problema fundamental que se plantea en las
hábitos distintos han entrado en contacto di- relaciones entre el personal de salud pública y
recto, de persona a persona, y uno de esos grupos los miembros de la colectividad: se trata del
desea modificar las ideas y hábitos del otro. El problema de predecir la conducta. En la medida
caso m8s obvio y extremo de esas diferencias es en que el agente de salud pública puede predecir
aquel en que un equipo de personal médico, la conducta de los miembros de la colectividad,
sanitario y de enfermería, de formación occi- puede adaptar su métodos con el objeto de lograr
dental y habituado a la vida de ciudad, aparece el mayor éxito en la consecución de sus fines pro-
en una colectividad indígena de México, Bolivia fesionales. Del mismo modo, en la medida en
o Brasil, donde ni siquiera pueden hablar la que los miembros de la colectividad afectada
lengua local. La mayoría de los trabajadores de pueden predecir la conducta del agente sanitario,
salud pública estarán probablemente de acuerdo podrán comprender lo que él desea y adaptar su
en que, en una situación semejante, sería de conducta para secundar dichos deseos o para
utilidad contar con los servicios de un antro- combatirlos. Ahora bien, cuando esta predicción
pólogo debidamente capacitado. Sin embargo, resulta imposible, la respuesta del uno al otro
muchas veces no se tiene en cuenta que el per- puede tener escasa relación con las actividades u
sonal médico, sanitario y de enfermería posee objetivos que el agente persigue.
unas características culturales que le distinguen
de los otros miembros de su respectiva sociedad Para citar un ejemplo más concreto, el
occidental. Cuando un empleado de salud pública presente trabajo tiene por objeto explorar
inicia o promueve un cambio de cualquier orden algunas de las relaciones que pueden existir
en una colectividad, indica con ello que algunos entre los antropólogos y el personal de salud
de sus puntos de vista o principios deben ser pública, dos tipos de personas pertenecientes
aceptados por ella. En cierto modo es lo mismo a grupos culturales diferentes dentro del
que se trate de la colectividad en que el médico marco de la sociedad occidental. Tiende a
nació o de un grupo socio-cultural totalmente
lograr que los trabajadores de salud pública
diferente. En ambos casos, una persona que
puedan predecir con más facilidad la con-
cree en un principio, o lo pone en práctica, desea
imponerlo a un grupo de personas que no lo ducta de los antropólogos. Cierto grado de
practican. Por lo tanto, ya sea que el oficial de predicción es requisito esencial para el
\
salud pública ejerza en su propia ciudad o en trabajo en colaboración.
una colectividad distinta, trata de hacer la Otro punto de alguna importancia para
misma cosa: introducir alteraciones en un sis- utilizar las ciencias sociales en la salud
tema de hábitos arraigados en la sociedad. pública es la incorporación de esas activi-
482 BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

dades de invesligación en el planeamiento y especialistas de salud públic~a versados en


estructura general de un proyecto de salud los fundament’os de la antropología dista
pública. Hasta ahora hemos hablado cxasi mucho de ser un hecho y, por lo tanto, no
indistintamente de “antropología” y “antro- obraría ron criterio realista el que hasara en
pólogo”. En realidad, puede haber bastante esa posihilidad el planeamiento para el
diferencia en el empleo de la antropología futuro inmediato. En la presta&u dr ser-
por un lado y un antropólogo, por el otro. vicios, el antropólogo seguirá encargándose,
Aunque en una época el autor era de la durante algún tiempo, de llevar a raho la
opinii>n de que la prueba definitiva del mayor parte de las investigaciones sobre los
éxito del antropólogo en un proyecto era su prohlemas sociales y culturales de proyectos
auto-eliminación, es decir, el hecho de re- específicos.
solver tantos problemas y capacitar a tantas Además de las distinciones entre los
personas que ya no quedaran problemas por diferentes tipos de investigaci6n a que nos
resolver ni personas por capacitar, ahora hemos referido anteriormente (investiga-
está convencido de que este punto de vista ciones de problemas, exploratorias y ex-
es errbneo. El antropi>logo es un especialista perimentales) t,ambién es conveniente ron-
en c*iert,o tipo de trabajos. Algunos de ellos siderar las modalidades de investigaci6n
pueden encomendarse sin dificult,ad a otras antropol6gica en relación ron su incorpora-
personas y enseñarse a otros especialistas. ción al proyecto de salud pública. A este
Ahora bien, no todos los problemas que se ohjeto, es conveniente tratar t,res rategorías
presentan en los programas de salud pú- generales de investigaciones: preliminaws,
blica pueden resolverse con facilidad. Si durante el servicio y de waluación.
así fuera, no habría necesidad de contar con (a) Investigaciones preliminares.-Son las cjue
los antropólogos. El hecho es que, a menudo, se llevan a cabo antes de iniciar las actividades
esos problemas requieren que el ant,ropólogo de campo de un proyecto. Puede utilizarse de una
aporte toda su formaci6n y posibilidades manera exploratoria, con el objeto de obtener
para su solución ; no se puede capacitar datos generales de carácter social y cultural y
fácilmente en breve tiempo a especialist’as tratar de descubrir en la cultura y en la organiza-
en otros campos para que puedan resolverlos. ción social puntos que pudieran presentar pro-
Tal vez el procedimiento más práctico de blemas en el desarrollo del proyecto. Puede
utilizar la antropología sea el facilitar a los igualmente concentrarse en un problema o ser
médicos, enfermeras, sanitaristas, etc. suii- de carácter experimental con el fin de resolver
problemas especfficos ya reconocidos con res-
tientes conocimientos en esta materia y en
pecto a la sociedad de que se trata o para prohar
las relaciones humanas a fin de que pu- ciertas técnicas 0 métodos que el personal del
edan por sí mismos beneficiarse de sus ense- proyecto desea utilizar en el curso de sus activi-
ñanzas. Esa formación, esperialmente si se dades. La investigación preliminar no puede
refuerza con el trahajo práctico en rasos concentrarse prácticamente en la orgsnizacG5n,
individuales, puede ayudarlos a resolver por puesto que es improhahle que la organizacihn del
sí mismos muchos de los problemas que se proyecto exista antes de iniciar sus trabajos. Sin
les planteen y permite al antropólogo embargo, un antropi>logo con experiencia puede
asignado a un proyecto concentrar sus contribuir a que se eviten problemas que m8s
esfuerzos en aquellos otros que, por su grado tarde pudieran .plantearse debido a una estruc-
de dificultad, no está capacitado para re- tura inadecuada de la organización.
El principal objeto de la investigación pre-
solver otro personal especializado. De este
liminar es evitar que se incurra en errores osten-
modo, se requerirían menos servicios del sibles desde el comienzo. El médico de salud
antropólogo y se depararía al personal del pública, la enfermera o el ingeniero sanitario
proyecto la satisfacción de haher resuelto tienen que afrontar muchos problemas técnicos
sus propias dificultades. en el curso del planeamiento y desarrollo de un
Sin embargo, este ideal de contar con proyecto. Dados los muchos y muy importantes
Mayo 19551 LA ANTROPOLOGIA EN LA SALUD PUBLICA 483

factores que intervienen, no supone descrédito de problemas de estructura orgánica y de las


para ellos si en ese planeamiento no tienen en relaciones entre la organización y la sociedad.
cuenta los factores relativos a las diferencias La investigación realizada durante el curso de
culturales, relaciones humanas u otros aspectos un proyecto puede descubrir puntos de deficiente
de la competencia de los especialistas de las funcionamiento del mismo y poner en evidencia
ciencias sociales. Pero esos factores pueden tener causas ocultas de dificultades. La investigación
importancia. Citaremos un solo ejemplo a este durante el servicio puede igualmente concen-
respecto. El autor ha tenido ocasión de examinar trarse en la sociedad para la solución de pro-
cierto número de planes iniciales de proyectos blemas que se presentan una vez emprendido el
en los que los encargados de prepararlos habían proyecto y en la ejecución de trabajos experi-
tenido debidamente en cuenta las últimas esta- mentales. En la práctica, la mayor parte del
dísticas disponibles sobre la densidad de pobla- trabajo antropológico que se ha llevado a cabo
ción del respectivo país. Sin embargo, en nin- hasta la fecha en proyectos de salud pública ha
gún caso se hizo observar que la cifra de la sido de este tipo.
densidad estaba basada en la totalidad del terri- (c) Investigación de evaluación.-Es, como
torio nacional y que, de hecho, en algunos casos su nombre denota, la investigación encaminada
incluso hasta la mitad de dicho territorio no a evaluar alguna actividad, fase o trabajo,
estaba prácticamente ocupado. Como detalle técnica o método. La investigación de evalua-
ilustrativo, cabe señalar que aproximadamente ción puede llevarse a cabo en el curso de un
el 94% de la población de Nicaragua está radi- proyecto o una vez concluido, pero difiere de la
cada en poco más de la mitad del territorio investigación durante el servicio en que tiene por
nacional. Una cifra de densidad de población objeto evaluar el relativo éxito o fracaso de algo
basada en la totalidad del territorio conduciría que ya se ha realizado. Es, en este sentido, una
a conclusiones erróneas. Además, la cifra de la investigación de problemas. En razón de su
densidad nada indica respecto a la dispersión naturaleza, debe llevarse a cabo una vez iniciada
relativa de la población. iEstá concentrada en la actividad en cuestión, pero puede planearse e
las ciudades o esparcida en el campo, viviendo incluso iniciar algunas de sus fases antes de que
en granjas aisladas? comience el proyecto. La investigación de
En condiciones ordinarias, los encargados de evaluación se realiza tan raramente que es casi
planear un programa de salud pública no dis- hipotética. El autor no conoce caso alguno, en
ponen a menudo del tiempo necesario para su experiencia en la América Latina, en que en
realizar encuestas críticas sobre las caracterís- un proyecto relativo a cambio de hábitos de
ticas de la población a que se destina. También cualquier importancia, se emprendieran estudios
con frecuencia, no están suficientemente fami- preliminares acerca de los habitos a que se
liarizados con el tipo de información disponible refería el proyecto, y después se llevaran a cabo
y que podrfa ser de suma importancia en su investigaciones periódicas y una final con el
labor de planeamiento. Los servicios de un objeto de determinar el grado de éxito alcan-
antropólogo pueden permitir que el planeamiento zado. Esto se ha hecho en situaciones experi-
preliminar sea más realista y evitar que se mentales, pero rara vez y de manera continua
planteen problemas debido a que los especialistas en proyectos en gran escala o de largo alcance.
de salud pública no pueden reunir y analizar el Desgraciadamente, algunos trabajadores de salud
volumen de información que ha de tenerse en pública tienen la sensación de que el volumen de
cuenta. trabajo realizado en una actividad determinada
(b) Investigaciones durante el servicio.- refleja la eficacia de la misma. Como ejemplo de
Comprenden, como el término indica, las in- ello, cabe citar la evaluación que algunos educa-
vestigaciones llevadas a cabo durante el curso dores sanitarios establecen de su trabajo: el
de un proyecto. La investigación más útil en metraje de pelfculas proyectadas al mes, los
este aspecto es, probablemente, la que se con- galones de gasolina utilizados en los viajes, el
centra en determinados problemas o es de carác- número de kilómetros recorridos en las visitas,
ter experimental. La fase media de un proyecto el de personas que trabajan en las actividades de
no es el momento oportuno para realizar extensos campo, el de reuniones celebradas con miembros
estudios exploratorios. Las investigaciones du- de la colectividad, el de folletos publicados, etc.
rante el servicio son sumamente útiles en materia Todos estos elementos constituyen datos de
484 UOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA l’AN,4MERICANA

actividad, pero ninguno de ellos indica PII que mitin cn ~1 campo, y (luc, no ohslantc, cs-
medida se ha logrado wmhiar los hábitos de la tán siempre dispuestos a ofrecer asesora-
pohlwión objeto de todos estos esfuerzos. miento, basándose en sus conocimientos
RI término “evaluación” se ha popularizado generales. Sin embargo, no nos referimos
desde hace algunos años en los medios de la
aquí a esos c~onsultores tctiricos, sino a los
salud pública, pero no en el sentido de investiga-
antropí>logos asignados por una organiza-
ción de evaluación. Si un administrador con-
sidera que el conservar su puesto depende de la ci6n de salud pública para actuar como
obtención de resultados satisfactorios, no se consultores en proyectos específicos.
sentir8 inclinado a estimular una investigacibn Para (lur los servic*ios de consult,a sean
que patentice que tales resultados no se han efectivos SC precisan dos requisit,os esen-
alcanzado. Pw otra parte, resulta muy tlifícil a riales: que haya alguien a quien consultar y
una persona o equipo que se inrorpora :t un algo clur c*onsult,ar. Au~icpE rsto parece
properto en las últimas o última fase del mismo, sencillo, rwume los problemas fluida-
tratar de establecer una evaluaAón cuando no mentales que se plantean al tratar de utilizar
se han hecho estudios preliminares en la materia. los servic*ios de consult,a antropol6gica cn cl
Mwhas veces, la evaluación ha sido de esa
estado actual del desarrollo de las actividades
naturaleza y los administradores se han mos-
de salud pública. Hay muchas personas a
trado, con razón, poco inclinados a que personas
no familiarizadas con la situación local emitieran las que no se les ocurriría recurrir a los
juicios sobre ella. Cuando hablamos de investiga- servicios de un antropólogo romo consulto1
ci6n de evaluncibn, no nos referimos a los comités y muchas de ellas no sabrían quE disculir
tic investigación, sino a la que se planea ordinnria- con él si se presrnt,ara rl caso. Por ot-ra
mente como parte integrante de un proyecto con part,e, sjo observa crec*icnt,e interés entre
el ohjeto de que el personal del mismo pueda algunos administradores tn utilizar los
sahcr en qué medirla su propio trabajo está servicios de un antrop6logo durante períodos
rintliendo los resultados perseguidos. No es la limitados en cursos de adiestramiento o
capacidad de los individuos (que es una cuestión para la ejccuc%ín de trabajos concretos de
administrativa) lo que se evalúa, sino la efec-
investigación.
tividad de las actividades, técnicas y métodos
que se aplican en el proyecto,
Teniendo en cuenta los problemas econó-
Hemos examinado en forma detallada la cues- micos que representa el mantenimiento de
tión de la investigación en las actividades de un consultor cuando no hay ocasión para
proyectos, en raz6n de que, durante los úl- utilizar sus servicios, y por otra parte, el
timos años, ha sido el campo donde las aporta- valor reconocido de los servkios de los
ciones antropol<igiws han sido particularmente antropólogos en proyectos de campo cuando
notables y en el que, al parecer, la antropologfa los administ,radoes wt&n peroat,ados dc su
puede hacer en el futuro una de sus mayores utilidad, deberían cstablccerse unas normas
contribuciones. generales qlle permitieran el máximo uso de
los antropólogos con el mínimo de costo.
LOS ANTROPOLOGOS COMO CONSULTORES
Para contar con esos servicios de wnsulta,
Otra función que los antropólogos han sería conveniente que las organizaciones de
desempeñado en relacicín con los proyectos salud púhlic*a comenzaran a Aahlecer una
de salud pública es la de consultores o list,a de posibles ronsult)ores a wrto plazo
asesores. Es una de las funciones más en proyectos en que no se dispone o no se
antiguas del antropdlogo en el campo de la necesita de los servicios de un antrop6logo
salud pública y tal vez una de las que peor empleado a Cempo complet,o. Esa lista
se han utilizado. El autor se ha referido en dehicra comprender personas que han
otro trabajo (Human Organizafion, Val. kabajado durante algún tiempo CII las
12, KO. 2, pág. 12) a la preocupacicin que le regiones en que van a ser utilizadas. Ade-
producen los ant-rop6logos profesionales (lue más drhirra fijarse una rrmunrraci6n uni-
nunca han participado en la labor dr aplica- formcx. Habría qw informar 3, los antro-
i?!fq/o 29551 LA ANTROPOLOGlA EN LA SALUD PUBLICA 485

pólogos que han demostrado interés en las peñan cargos en el campo de la salud pública
actividades de salud pública o que posean cuyas funciones impliquen la adopción de
alguna experiencia en labor similar de decisiones respecto a cambios de hábitos
aplicación, de las condiciones de esos nom- de la población, debieran tener una forma-
bramientos de consultores, y preguntarles si ción bastante buena en ciencias sociales.
estarían dispuestos a actuar de tales en el Esta preparación no es simplemente para
caso de que se requirieran sus servicios. que estén en mejores condiciones de llevar a
Contando con esa lista, se podrían obtener cabo su trabajo de un modo inteligente, sino, ’
servicios de consult,a de personas expertas lo que es todavía más importante, para que
por períodos cortos y a breve plazo. se percaten mejor de lo que hacen cuando
Cabe añadir, para completar este aspecto, deciden, por una razón u otra, cambiar los
que el empleo como consultor de un antro- hábitos de otras personas. Bien pensado, es
pólogo clasificado en una categoría admi- bastante presunción por parte de una
nistrativa superior, puede sera veces de sumo persona decir a otra que no le gusta su
valor, si bien se ha hecho un uso relativa- manera de vida y que va a iniciar un pro-
mente escaso de tales consultores. Hay que yecto para cambiarla, y esto es precisamente
señalar, de pasada, que en México los lo que hacen los trabajadores de salud
antropólogos sirven específicamente como pública. Dicen que los habitantes de de-
administradores en proyectos generales que terminada población aparecen muy sucios,
abarcan la salud pública entre sus activi- no comen bien, tienen hábitos antihigiénicos,
dades. Se menciona esto para recalcar que, o algo parecido y que ellos (el personal de
en algunos lugares,’ se concede tanto valor a salud pública) se proponen cambiar tales
la aportación del antropólogo en la esfera hábitos. No es preciso mencionar aquí las
administrativa, que incluso se le asigna el razones que justifican este proceder, puesto
cargo de administrador. que se supone que todos los trabajadores de
salud pública están debidamente impuestos
LA UTILIZACION DE ESPECIALISTAS EN de ellas. Lo que se necesita es más bien
CIENCIAS SOCIALES EN PROGRAMAS moderar ese arraigado prejuicio de salud
DE ADIESTRAMIENTO pública.
Hemos mencionado anteriormente algunos Además de las personas que ocupan
de los problemas que se plantean al pre- puestos en los que han de adoptar decisiones
tender presentar la antropología a los ad- (y para las que el conocimiento de lo que
ministradores de salud pública. Ahora pudiéramos llamar la filosofía de la antro-
vamos a ocuparnos de otra fase en la forma- pología puede resultar ventajoso) el personal
ción de personal de salud pública, con encargado de la ejecución práctica de los
especial referencia a los países latinoameri- proyectos y los equipos ordinarios de salud
canos que en la actualidad llevan a cabo pública pueden beneficiarse en gran medida
programas encaminados a mejorar sus del conocimiento de las técnicas de estudio
respect,ivos servicios de salud pública. Se y análisis aplicadas en algunas de las ciencias
recordará que, en relación con la utiliza- sociales. El campo de actividad del autor en
ción de un antropólogo como investigador esta materia ha sido, hasta la fecha, Centro
en proyectos específicos, se mencionó que América y, por lo tanto, las observaciones
buena parte de los trabajos de investigación que figuran a continuación reflejan especí-
podían llevarse a cabo por personal especia- ficamente los problemas que ha encontrado
lizado del proyecto, si contaba con la debida en dicha región. Cree que esos problemas
preparación. La formación de personal de pueden muy bien plantearse en otras re-
proyectos para esta actividad presenta una giones y, por consiguiente, es probable que
serie de problemas que requieren solución. constituyan, hasta cierto punto, ejemplos
Teóricamente, todos aquellos que desem- típicos de las dificultades que habrán de
48ö ROLETIN IlE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

encontrarse en la enseñanza de la antro- sumamente importante; etc. Cada estudiant,e


pología y de las ciencias sociales a los traha- graduado aporta a su especialización una.
jadores de salud pública en otras partes. amplia serie de ronreptos que le permiten
Muchos de los trabajadores de salud comprender los utilizados en las rienrias
pública con los que el autor ha colaborado, sociales.
poseían uno de estos dos tipos de formación iQué relaci6n tiene todo esto con la salud
educativa: algunos tenían una cultura muy pública? Sencillamente la siguiente: muchos
’ limitada, que a veces no pasaba de la en- trabajadores de salud públira, en las cate-
señanza primaria; y otros habían sido objeto gorías inferiores, rareren de la formarii>n
de un buen adiestramiento, pero su forma- necesaria para comprender los conceptos
ción se inclinaba bastante hacia métodos de expuestos en un curso breve de alguna
pensar especulat’ivos, formales y no empíricos. especialidad de las riencias sociales. Muchas
Cada una de estas formaciones presenta veces, con el fin de dirtar un curso que
sus problemas. Con respecto a las personas tuviera sentido para los estudiantes, el autor
que poseen insuficiente formación, el prin- se ha visto precisado a remontarse tanto a los
cipal problema es el de la complejidad de las conrept,os y puntos de vista fundamentales
ciencias sociales. Los caampos de la antro- que no le fué posible exponer dehidamente
pología, de la sociología y otIros afines en cl breve tiempo disponihle, la mayoría de
dewansan hoy día en una serie de teorías las ideas que huhieran sido más bcnefiriosas
en proceso de evolución, y la formación de para los estudiantes.
personal profesional en los diversos campos En rclacG5n ron rl personal de salud pú-
se lleva a csabo principalmente una vez hlira qw posee adecuada o amplia forma-
terminados los estudios de licenciatura. Las ri6n, el prohlema es not,ahlementr diferente
personas que estudian para ejercer en uno pero no menos difíril. Mientras que la
de los campos específicos, no sólo cuentan persona de escasa instruwión no tiene cono-
ron una enseñanza primaria y secundaria, rimient,os de los ronrept,os hásic*os que le
sino que además han completado sus cuat,ro permita11 comprender huena parte de las
años de estudios universitarios. Gran parte c*iencias sociales, el hombre muestra a
de lo que aprenden en los cursos de esperiali- menudo una notable falta dc perspectiva
zac+in de cienrias sociales tiene sentido para rientífira ante situaAoncs soc4alcs. En la
ellos porque anteriormente han sido objeto experiencia del aut’or, huho un factor que
de una formación liberal. Su estudio de la constituy6 un ohstárdo principal en la en-
física les ayuda a comprender los ronreptos señanza de las t&nic*as y métodos de las
de espacio, tiempo y movimiento; el estudio rienrias sociales: muy poras personas a las
de la astronomía les ayuda a caomprendcr el que enscñ6 eran capaces de establecer una
conrepto de infinito; el de la filosofía y de c*onrlusitin que estuviera basada en datos
las matemáticas les permite (Lomprellder las específicos. En ocasiones, teniendo ante ellos
nociones dc empirismo, rarionalismo, li>gira una serie de datos esrritos (y a menudo eran
y filosofía de la ciencia; su estudio de la datos que ellos mismos hahían rcropilado),
psicología les ayuda a comprender las no estahlerieron una ronrlusi6n que tuviera
fuerzas que operan en el cuerpo humano; relación alguna ron los datos ohtcnidos. Cabe
su estudio de la historia y la arqueología les señalar que, en algunos rasos, esas personas
ayuda a ver el pasado como antecedente del poseían una educación más amplia y rom-
presente; su estudio de la geografía, de la pleta y más años do experiencia que el
zoología y de la hotánira les ayuda a rom- autor. Pero se puso de manifiesto el deferto,
prender la extensa romplejidad de la tierra sumamente grave, que representaba su
y sus seres vivientes; su estudio de diversas propia seguridad respecto a cuál sería la
ciencias les proporciona la formación neresa- ronrlusi6n sin que ni siquiera ronsideraran
ria Dara establecer ronclusioncs, ant,itud necesario reunir los datos pertinentes. T,a
Mayo 19551 LA ANTROPOLOGIA EN LA SALUD PUBLICA 487

deducción de conclusiones, como cualquier priori si se necesitarán 10 ó 50 horas de


otra labor que se trata de hacer de un modo clase, o si el curso ha de durar un mes o un
sistemático, exige experiencia y práctica; año. Sin embargo, salvo en la enseñanza de
no hay nada mágico a este respecto y no se técnicas específicas a personas capaces de
precisa ser un genio. Pero requiere formación comprender la teoría en que se basan, pueden
y además, que se haga. excluirse los cursos breves de una o dos
Por supuesto, la mayoría del personal de semanas de duración.
salud pública puede establecer conclusiones En segundo lugar, la materia de estudio en
basadas en hechos; sin embargo, a menudo un curso de esa clase se debe preparar
no lo hacen en cuestiones sociales y cultura- cuidadosamente de acuerdo con el ad-
les. Del mismo modo, no se trata de si el ministrador del proyecto de adiestramiento,
personal insuficientemente culto de las cate- con el objeto de que los aspectos específicos
gorías bajas de salud pública es o no capaz de las ciencias sociales que se enseñen sean
de aprender los elementos fundamentales de de verdadera utilidad. La antropología es
la antropología y de las otras ciencias sociales, una amplia disciplina en sí misma y es
sino que se trata de una cuestión práctica, sólo una de las ciencias sociales. La elección
es decir, que carecen inicialmente de los de las materias específicas que han de in-
conocimientos precisos para atender con cluirse no es un problema que pueda resol-
provecho cursos breves en ciencias sociales. verse fácilmente a priori. Esto supone que la
La antropología y las ciencias sociales persona que enseñe el curso debe disponer
ofrecen dos cosas específicas al trabajador de de un período de preparación a fin de que
salud pública: un punto de vista que le pueda sondear la formación general de los
facilitará el conocimiento de la población estudiantes y las características de los
en que trabaja, y algunas técnicas y métodos problemas que habrán de afrontar en sus
específicos para hallar la solución a proble- actividades.
mas concretos. Resulta difícil decir cuál de En tercer término, es indudable que la
estas dos cosas es la más importante, pero capacitación sobre el terreno es un aspecto
sin duda alguna la segunda es la que con en el que la antropología puede hacer una
más frecuencia se solicita. Los adminis- aportación sumamente importante, pero
tradores de proyectos de campo han pedido para actuar con sentido realista no se
de vez en cuando al autor de este trabajo tratará de proporcionar experiencia práctica
que diera una disertación, unas pocas con- sin la correspondiente enseñanza de la
ferencias o un curso breve “para ayudar al teoría, acompañada de discusiones y
personal de campo”. Si bien uno comprende lecturas sobre la materia. Es lo mismo que si
perfect,amente el deseo de proporcionar al se da a un niño una serie de piezas y se le
personal de campo una int,roducción a la dice que construya un rascacielos de juguete,
antropología, trata de evitar tales solici- sin saber lo que es un rascacielos.
tudes, ya que estima que esos esfuerzos son El cumplimiento de esas condiciones puede
prácticamente vanos. contribuir en gran medida al mayor Éxito de
Existen ciertas condiciones que el autor la preparación en antropología del personal
considera deben concurrir para que un curso de proyectos. Una forma de alcanzar esas
de antropología o sobre algunos aspectos de condiciones es la de asignar un especialista
esta ciencia resulte de utilidad al personal de en ciencias sociales a un proyecto por un
campo de los programas de salud pública: período limitado, pero dándole tiempo
En primer lugar, el número de horas del suficiente por anticipado para que conozca
curso y el período de tiempo en que se las necesidades de los estudiantes, prepare
distribuyan han de decidirse de acuerdo con un curso de acuerdo con esas necesidades y
la formación general que el personal tenga. en consulta con los administradores del
Esto supone que no podemos determinar a proyecto, y coordine el curso con el adiestra-
488 BOLETIN DE LA OFICINA SANITAIEIA PAN.kMERIChS.~

micilto durante el serviri que sc fwilitc al Basándose ell cl informe publicbado pm


personal. La asignac%ín de un antrophlogo George Foster en 1351, sr puede <atahleccr
a un proyerto de esa c*lasc ofrew la ventaja una rompara&‘m cntrr nuestros puntos dc
prá&ica de que le permite familiarizarse vista art)uales y los expresados hare tres
mejor ron el medio cultural en el que el años. Como resumen, mencionaremos los
personal del proyerto ha de trabajar, dándole puntos rst,ahlec*idos cn este informe junt,a-
tamhién la oportunidad de prestar mayor mante cwn las recomrndaciones gcncrales
atcn46n a aquellas materias de estudio que formuladas originalmente por Foster.
les permitan comprender mejor la situarión (1) IAS administradores de procgramas dr
CII que se encuentran. Ahora hien, debe re- sal?ld públicw drhen tprwr cierto ronocimicnto
cokdarse que si SCasigna un especialista en del medio cultural cn q~a trahajan. Para
cienGas soriales a un proyecto para dcsem- ello, es evidente que los propios adminis-
pcñar esas funciones, cl período dedicado a tradorcs newsitan preparwión (An los prin-
la invcütigación para cl proyrrto quedará csipios de las ricncias sociales y cluc han de
considerablemenle reducido. hacer estudios del medio cult’ural en que
El adiest,ramiento en el curso de la ejew- trabajan. El método más efectivo para
ción del proyecto hrnefiriará en gran medida poner de manifiesto cl valor de csos rono-
al personal interesado, pero no dehe rreersr cimientos es, prohahlcmente, el de rontar ron
que puede reemplazar el adiestramiento ankop6logos profesionales u otros csperialis-
facilitado en las escuelas dc salud púhlira tas en (nienrias soriales adscritos a los
dc enfermería, etr., en las que el personal de proyertos. En los últimos años, algunas
salud pública recibe su preparaci6n int)ensa esruelas de salud púhlira han cstahlerido
cn los problemas de salud pública. Hasta que cursos en antropología y rcla(4ones hu-
mucahosde esos prohlemas sean considerados mallas, pero esto surtirá poro efecto en
como problemas de relariones humanas y de aquellos clue hace tiempo se graduaron en
cambios de hábitos, seguirán presentando dichas escuelas y, además todavía hay
dificultades que no se pueden resolver por muchas que no cucnt~an (‘on talrs materias
los métodos ordinarios de salud pública. La en su plan de estudios. Para que los ad-
preparari6n en t,ales materias puede facili- minist,radorcs puedan adquirir conocbimientos
tarse mejor al mismo tiempo que el intere- fundamentales en rampos poco caonocidos,
sado aprende lo que son esos problemas es preriso llevar a raho estudios cxplora-
desde el punto de vista de su respectiva torios.
profesión. (2) Deben asignarse especialistas en cirn-
cias sociales a los quipos de campo en
CONCLUSIONES GENERALES actividades de salud pública. El hecho de
Este trabajo tiene por objeto describir en que sea 0 no necesario asignar un antro-
detalle algunos de los conocimientos ob- pólogo 11 otro cspwialista en ckncias
tenidos sobre la utilizacicin efectiva de la sociales a los equipos de (‘ampo dedirados a
antropología y de las (Gencias sociales en el actividades de salud pública depende de
campo de la salud pública. Refleja el punto una variedad de fartores, a saher: que el
de vista de un especialista que actfia en administrador desee rentar ron sus servicios;
Centro América y con las preocupaciones las características del proyecto propuesto;
particulares de una persona que trabaja al las difercnrias que existan entre el personal
servicio de una organización internacional. del proyecto y la pohlarión de que se trata;
No se ha tratado de describir en detalle la la efectividad de la cstrurtura orgánica del
forma en que opera la antropología 0 en proyecto; si antes SChan realizado o no in-
qué consiste; estas materias han sido vestigaciones relativas al proyecto; el
tratadas en otros estudios por varios traba- grado de conocimiento que cl personal del
jadores en el campo. proyecto posea arewa de los concept,os y
LA ANTROPOLOGIA EN LA SALUD PUBLICA 489

técnicas ut,ilizadas en materia de relaciones p6logos; ahora, según nuestra información,


humanas, etc. Ahora bien; es igualmente solo cuenta con dos. La Organización Mun-
evidente que el antropólogo puede rendir dial de la Salud emplea solamente en la
mayores servicios si actúa como miembro actualidad un antropólogo en el Hemisferio
de un equipo de campo. De acuerdo con las Occidental. Los antropólogos han tenido
necesidades del proyecto, puede ejercer mayor participación en ciertos proyectos de
cualquiera de las tres funciones siguientes a la Organización de los Estados Americanos,
todas ellas: investigador, consultor y pro- Organización Internacional del Trabajo,
fesor. Puesto que su formación le capacita UNESCO y Naciones Unidas que en
específicamente para la investigación, hemos cualquiera de las organizaciones específicas
descrito ciertas fases y aspectos de la in- de salud pública.
vestigación que puede llevar a cabo venta- Aparte de los diversos punt,os descritos
josamente como miembro de un equipo de por Foster, hay otros dos que han quedado
campo o del personal del proyecto. aclarados.
(3) Es preciso continuar los estudios bási- (4) El personal dedicado a la ejecución
cos, ya que en ellos se fundan los coleoci- de proyectos puede benejkiarse del adiestra-
mientos especializados. Aun cuando, como miento en los conceptos y técnicas de la
señaló Foster, la realización de estudios antropologia. El autor de este trabajo, en su
básicos como fundamento para llas activi- calidad de antropólogo al servicio de la
dades especializadas en salud pública no es Organización Mundial de la Salud, así
necesariamente función que corresponda a como anteriormente, recibió solicitudes para
un proyecto de salud pública, tales conoci- dictar cursos a personal de proyectos.
mientos básicos constituyen, no obstante, Teniendo en cuenta que hay muchos estu-
una necesidad esencial. Por consiguiente, a dios que el propio personal de proyectos
los programas de salud pública corresponde puede llevar a cabo si cuenta con la ade-
la responsabilidad de promover los estudios cuada preparación, esa labor puede ser de
necesarios de exploración en las regiones suma utilidad. Ahora bien; como se ha
donde todavía no se han llevado a cabo. indicado ya, ese adiestramiento puede dar
Esos estudios pueden realizarse como in- resultados satisfactorios únicamente si con-
vestigaciones preliminares para programas curren determinadas condiciones, y además
en proyecto. hay limitaciones a lo que puede lograrse con
En relación con los tres puntos antes personal de escasa formación y educación
mencionados, podemos decir, en general, liberal. Debe prestarse mayor considera-
que desde 1951 se han hecho progresos en ción a la organización y objetivos de tales
la preparación de administradores y en la programas de adiestramiento, tanto en
promoción de estudios fundamentales. Ahora términos generales como en relación con
bien; considerando a la América Latina proyectos específicos.
como un todo, hay pocas pruebas de que se (5) Los consultores antropólogos en las
hayan obtenido adelantos importantes en esferas intermedias y superiores de la admi-
el empleo de antropólogos donde pueden ser nistración y planeamiento. El autor no co-
de mayor utilidad, concretamente, en pro- noce experiencias o conclusiones publicadas
yectos. De seis antropólogos a los que el respecto a este tipo de servicios de consulta.
autor conoce personalmente, que en 1952 Sin embargo, basándose en sus propias
participaban activamente en proyectos de impresiones, estima que una vez se conceda
salud pública en la América Latina, tres han suficiente valor al punto de vista antro-
renunciado y no han sido reemplazados y pológico en las altas esferas de la adminis-
uno se ha dedicado a estudios fundamen- tración, el antropólogo puede desempeñar
tales. En 1952, el Instituto de Asuntos un papel valioso como consultor permanente
Interamericanos contaba con cuatro antro- de esas esferas.
490 BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

En 10s tres años transcurridos desde la el letargo individual o la política de or-


aparición del informe de Foster, se ha ganización) dependen en gran medida de
obtenido algún progreso práctico en la cada caso particular.
utilización efectiva de la antropología. Es evidente, sin embargo, que la mayorfa
Además de haberse reconocido su utilidad en de las organizaciones de salud pública
los programas de adiestramiento de salud carecen de una política definida respecto a
pública, tanto en las escuelas como en el la utilización de la antropología. Ninguna de
campo, se han promovido estudios básicos ellas se ha comprometido a utilizarla, a no
sobre la materia. Sin embargo, cuando se utilizarla 0 ni tan siquiera a someterla a una
considera desde el punto de vista del cuadro serie de pruebas efectivas. Ninguna ha
general de la salud pública y de la contri- llegado a decir: “La ant’ropología ha de-
bución efectiva que la antropología puede mostrado cierta utilidad; procedamos a en-
aportar, el progreso no ha sido amplio ni sayarla en ciertos campos limitados y
espectacular. Ha habido muchas expresiones durante determinado período do tiempo con
verbales de interés; personas que trabajan el objeto de determinar esa utilidad con
en el campo de la salud pública o fuera de mayor precisión”. El presente trabajo ha
él han publicado ocasionalmente artículos sido escrito, no meramente c*on el pro-
sobre la materia, pero las nuevas medidas pósito de precisar esa ut,ilidad y rontribuir a
prácticas adoptadas han sido relativamente determinar el estado actual de la antro-
escasas. pología en el campo de la salud pública, sino
El autor no está en condiciones de poder además para señalar esa falta de política
determinar la significación de todo ello. respecto a la utilización de las ciencias
Por supuesto, en gran parte puede imputarse sociales en la salud pública. Esa falta se
al hecho de que las organizaciones de salud refleja no scílo entre el personal de salud
pública son burocráticas, a lo cual puede pública, sino también entre algunos especia-
achacarse, en alguna medida, la lentitud en listas en ciencias sociales que han trabajado
esta materia. Ahora bien, muchas veces se en proyectos de salud pública. Los antropb-
culpa indebidamente a la burocracia de la logos no tratan de convencer a las esferas
mala disposición de los individuos. El autor responsables de la salud pública de la utili-
tiene la impresión de que algunos admi-
dad de sus servicios, pero a menudo se les
nistradores están esperando a que alguien
coloca aparentemente en la situaciijn de tener
promueva activamente la utilización de la
que hacerlo. No cabe duda que ello ha
antropología y cometa los errores que ine-
vitablemente han de ocurrir en las fases contribuido a que algunos antropólogos
iniciales de una actividad semejante. Mien- perdieran la paciencia con las actividades de
tras tanto, ya se utiliza la antropología en salud pública y volvieran a t,rabajar com-
grado suficiente para permitirles decir que pletamente dentro de su propia disciplina.
ellos figuraron entre los primeros que En realidad, sería una desgracia que los
fomentaron su aplicaci6n. Que esto pueda medios de la salud pública, por carecer in-
atribuirse enteramente a la falta de conoci- cluso de una política inicial, alejaran a esos
mientos a que nos hemos referido en este colaboradores en lugar de estimular su
trabajo, o bien a otros factores (tales como ayuda.