Está en la página 1de 2

LEYES DE REFORMA

"Libre, y para mi sagrado, es el derecho de pensar...La educación es fundamental


para la felicidad social; es el principio en el que descansan la libertad y el
engrandecimiento de los pueblos" Benito Pablo Juárez García.

Recién terminada la Independencia de México, en 1821 el México independiente se


encuentra en la disyuntiva de una república centralista o en una federalista. El
pensamiento Mas.´. juega un rol crucial en la historia del México libre; el llamado “Rito
Escocés”, integrado por españoles peninsulares y algunos criollos, se pronuncia por
una república de organización política centralista. Los mestizos, la clase social
emergente, deciden por un modelo de república federal y se agrupan en el “Rito York”.
El ambiente social, político propicia que estos “ritos” se transformen en grupos políticos,
de poder e influencia, en los que ser escocés significaba ser centralista, y ser yorkino,
federalista. Había masones escoceses y yorkinos en calidad de diputados y en el calor
del debate, la fraternidad desapareció ante la lucha por el poder y el triunfo de uno de
los dos proyectos según señala Don José María Mateos en su Historia de la Masonería
en México: 1806-1884. Al final, se consiguió el proyecto de nación federal, es decir, el
partido yorkino.

De acuerdo al libro antes mencionado nueve QQ.´.HH.´. cinco de York y cuatro del
Escocés fundan en 1825 un nuevo rito masónico, al que le dieron por nombre “Rito
Nacional Mexicano” que prevaleció durante todo el siglo XIX. La situación política en
México en esa época, provocada por la postura privilegiada del clero católico en el
gobierno mexicano, influyendo en las vidas, en las creencias, en la educación de los
mexicanos, como mecanismo de control de la política del país, así como el privilegio
de acumular y adquirir riquezas inmobiliarias y agrarias, hizo que la bancada liberal se
agrupara de nueva cuenta, liberales contra conservadores, es decir Mas.´: contra
clericales. Derivándose en una guerra civil, la “Guerra de Reforma”. con el pesar de
la oposición de los grupos católicos y militares que son afectados por estas reformas.
Aun cuando la iglesia empleo su fuerza para intimidar y atemorizar a un pueblo católico,
con el cuento de la excomunión, derivado del proceso de secularización de la sociedad.
La sociedad mexicana se transformó en ese periodo. Ya no tenía temor de Dios.
Cuando se habla de este periodo, donde la situación del país se encontraba en
constantes guerras, invasiones extrajeras y la pérdida del más de la mitad del territorio
Mexicano, no puedo dejar pasar la trayectoria pública de Benito Juárez, se encuentra
mucha evidencia del esfuerzo por caminar por el sendero de la vida buscado la
Suprema Verdad , lleno de principios masónicos, ya que no basta saber y ser
virtuosos individualmente, el único bien durable es el colectivo. Esas cualidades
proceden de cada uno y si envuelven a todos en su beneficio constituyen una
fuerza colectiva contra la cual nada pueden el vicio, la tiranía, ni el fanatismo, por
lo tanto infiero que las Leyes de la Reforma se opone al carácter retrógrado del clero
mexicano, como consecuencia trajo el pase a la modernidad jurídica y política
expresada en la separación del Estado y de la Iglesia, la educación laica y respetuosa,
la amortización de los bienes del clero, el matrimonio civil, abolición de los fueros
especiales como los militares y religiosos, declarando a todos los ciudadanos iguales
ante la ley, entre otras.

Sin embargo a mi mente viene la siguiente pregunta ¿Por qué Benito Juárez se inició
en la masonería? Pueden ser muchas razones, pero me gusta quedarme con la idea
que en la orden encontró la verdad, libertad de pensamiento, el amor, fraternidad y el
mutuo socorro. Pues lo observo en mis QQ.´.HH.´. se vive la libertad, la igualdad y
fraternidad, se trabaja para formar libres pensadores y así como el crecimiento
espiritual que se ve en el trabajo de mi templo interno, pues así se puede llevar a
perpetuar la sabiduría del pasado remoto de la humanidad y garantizar en el mundo la
permanencia de leyes, principios y enseñanzas que conservan el carácter libre de la
condición humana.

Me es grato pensar que los cimientos de nuestra nación son fuertes por la esencia del
pensamiento masónico, nos dieron patria. Me queda claro la relación que hay entre la
Patria y la Masonería. Pero en nuestros días ¿La masonería sigue influyendo en
nuestra patria? ¿Cuál es mi responsabilidad histórica como Ap.´. de Mas.´. en la
conformación de mi país en nuestros días? Esto me inspira a seguir esforzándome, ser
persistente, lleno de energía, desarrollando una inquebrantable voluntad, valiente para
hacer patria con mis QQ.´. HH.´. lograr romper las cadenas que nos aprisionan a
conseguir la estabilidad nacional, a lograr el respeto a las instituciones y a las
leyes; el acatamiento a los hombres que asumen los poderes públicos; y lograr
también la propagación de la enseñanza y el cultivo de la moral. Todo ello cae de
lleno en la fraternidad universal. Pues una virtud individual no pesa tanto como una
virtud colectiva, pues ese es el bien durable. Esas cualidades, facultades y fortalezas
proceden de cada uno y así como la libertad individual que requiere reflexión y elección
consciente, pues es la que considero debe envolver a todos, y ante la unión de las
virtudes nada puede hacer: la ambición, el vicio, la tiranía, el fanatismo y el
oscurantismo.

Es cuánto.

Fraternalmente

A.´.M.´. José Villegas Vázquez.


Lit.´.Única del Gr.´. de Apr.´.
Historia de la Masonería en México: 1806-1884. José María Mateos
Reacción Social a las Leyes de Reforma 1855- 1860. María Eugenia García Ugarte