Está en la página 1de 59

MELANI "La prostituta"

Capítulo 1, LA CONFESIÓN.

Mi nombre es Melani y hoy es un día importante para mi, estoy a días del momento mas
maravilloso de mi vida, debo confesar mis pecados para estar en paz con Dios y sobretodo
conmigo misma, pero será prudente contar todo a una persona igual de pecadora que yo?,
aunque sea un sacerdote tambien debe tener pecados, tambien se ha dejado seducir de las
tentaciones, pero que mas da, solo sera un momento donde me dejaré llevar por mis palabras
y dejaré que todo fluya y nada mas me preocupe, el sacerdote nos ha citado a mi futuro
esposo y a mi a las 4:30 pm pero el tiempo pasa tan lento, y apenas son las 3:30 pm me
emociona saber que uniré mi vida al lado de un ser tan maravilloso como Sebastián, es el
hombre perfecto, trabajador, guapo, inteligente que mas le puedo pedir a la vida, aunque no
hemos tenido intimidad se que sera grandioso, nuestras familias son muy católicas y siempre
nos inculcaron respetar nuestros cuerpos y sobre todo llegar tan puros como fuese
necesario...

Ha llegado el momento, el reloj marca justo las 4:30 pm, llegamos hasta la capilla donde nos
casaremos, el sacerdote Ramos nos conoce a ambos desde que eramos muy pequeños, y
sabe de la educación que nos han dado en nuestros hogares, pero debo confesarme y tengo
dudas en contar todo quizas si lo hago yo misma me condenaría, Sebastián quizo iniciar y
realmente me sorprendió estuvo aproximadamente media hora en el confesionario, luego se
hincó a rezar, quizás le mandaron de penitencia muchos "padres nuestros", pero que pecados
puede tener un hombre tan maravilloso como el? la siguiente fui yo y cada paso que doy voy
planeando en mi mente que tanto contar o mas bien como justificar lo injustificable, voy
cometiendo errores que solo yo justifico y entiendo , pero el sacerdote Ramos me guardara
todo o por el contrario tratara de impedir mi matrimonio.

SACERDOTE: Bienevenida hija, te escucho cuéntame tus pecados.

Mientras pronuncio palabra mi cabeza en un mar de incertidumbre de verdad me quiero casar,


pero no quiero dejar en evidencia la vida que tengo y mucho menos decepcionar a mi familia.

YO: padre, confieso que no he sido tan sincera, desde que ingresé a estudiar, me dejé seducir
por la vida de lujos que mis compañeros tenían y yo no podía, usted sabe del enorme sacrificio
que hicieron mis padres para enviarme a la javeriana, es una universidad sumamente costosa
y mi sueño era estudiar ahí, a los dos años de estar ahí padre quedó en banca rota y por no
querer renunciar a mis estudios acepte una propuesta muy tentadora, me convertí en dama
de compañía y es un trabajo que actualmente continuo ejerciendo.

SACERDOTE: santo Dios hija mia, y le has contado esto a tu futuro esposo.
YO: no padre, deseo continuar con mi secreto guardado, usted sabe que mis padres no me
perdonarían esto, ellos creen que su "pequeña" es pura.

Por un instante el sacerdote Ramos me interrumpió , y la confesión paso a ser una charla
"entre amigos", me dejé envolver por la confianza que sentía por el padre Ramos y me delaté
, di detalles, precios, nombres, direcciones todo lo que no debí hacer justamente lo hice y en
menos de 5 minutos aquel hombre se convirtió en un cliente mas .

SACERDOTE: hija, para que Dios perdone tus pecados debes estar conmigo para darte la
absolución.

Que podía yo hacer ante esta situación? obviamente era un chantaje, no me sabia la biblia
de memoria pero era evidente que en ningun capitulo ni versiculo se expone que el perdón
del pecado es con s3x0, ahora la gran pregunta que me hacia era ¿ Debía acceder? O por el
contrario contarle la verdad a todos.

Capitulo #2: LA CONFESIÓN 2

El padre ramos me tenia en sus manos podia dejarme en evidencia y aruinar mi vida , salio
del confesionario y le pidio a sebartian marcharse ya que se quedaria conmigo para arreglar
algunas cosas de la boda, mi sebastian se marcho dejandome ahi, yo no volvi a pronunciar
palabra solo me deje llevar por la busqueda de mi salvacion, el padre cerro la puerta de la
capilla y se digio hacia el altar donde me pidio que lo siguiera , estando ahi en frente del cristo
crucificado alzo su sotana , bajo el cierre de su pantalon me hizo incar poso una mano en mi
cabeza y empezo a rezar, mientras sacaba su miembro y con este me daba pequeños golpes
en la cara , era raro oirlo, aquel hombre estaba poseído , pedia por mi alma y mi salvacion
pero me tenia ahí con su miembro pegando en mi rostro, extrañamente aquello me empezo
a gustar, aquel morbo que existia en esa situación me humedecia , y por aquella calentura
que empezo a poseerme introduci su p3n3 en mi boca , me lo meti todo se sentia delicoso ,
acaricaba sus testiculos y yo intentaba masturbarme, pero el lo impedia me decia que hacerlo
era pecado, que nunca me tocara el clitoris que era la puerta de entrada al infierno, por
momentos pensaba que me jugaba una broma y que todo aquello que me decia era solo para
ambientar la situacion , subi mi rostro para ver su cara y era increible ver al padre ramos con
los ojos cerrados y rezando un padre nuestro y nunca sacaba su mano de mi cabeza , baje
nuevamente mi cara y continue en lo mio, estaba totalmente excitada , anciosa por sentir al
padre ramos dentro de mi, no puedo negarlo amaba el s3x0 no se si mi trabajo me condujo a
amarlo pero desde que conoci la prostitución me encanto, y continue en aquel trabajo por
darle gusto a mi cuerpo mas que por el jugoso dinero que ganaba, amaba una buena v3r+g@
dura, grande y sobretodo que estuviera dentro de mi, el padre ramos tenia una manera de
inquietarme de generarme dudas y tambien un gran misterio, por que demonio no me
penetraba? y acaba conmigo, pero el estaba apunto de llegar asi que acelere mis
movimientos y tambien intentaba tocarme para lograr mi explosión de placer, el rego su fluido
en mi y me exigio tragarme todo lo que habia salido de el, su l3+ch3 era calientita y sabia muy
rica , y era notable que no era la primera vez que el estaba en una situacion asi, elimino toda
evidencia de lo ahi sucedido , me levante y lo quede viendo fijamente a la cara:
YO: Ya tengo la absolucion padre?
SACERDOTE: Hija, aun te falta, cuando te vayas por favor me cierras la puerta.

Quede paralizada al escuchar las palabras del sacerdote aquel hombre continuaria
chantajeandome sabia el mayor de mis secretos , sabia el lugar donde trabajaba y mi horario,
no pronuncie palabra solo sali de la capilla y me dirigí a mi apartamento de soltera donde
como cada vez que tenia s3x0 me flagelaba era un ritual algo extremo que tenia pero era la
unica forma de no sentir culpas, tome un látigo desnude mi cuerpo y empece a pegarme en
mi espalda, el dolor era tan intenso que muchas veces quede desmayada ahi, sin nadie que
me ayudara, y aquel dia sabia que lo sucedido con el padre ramos no era normal asi que con
todas las fuerzas de mi cuerpo inicie a azotarme hasta causarme heridas , y como era de
esperarme quede desmayada ahi de manera inmediata.

Capitulo #3: EL CLIENTE

Desperte casi una hora despues con un dolor insoportable y con algunas heridas profundas
que sangraban, debía prepararme para irme a trabajar, toda mi familia incluido Sebastián,
sabían que trabajaba de noche en una supuesta empresa de valores, era la mentira que les
había dado para ausentarme sin levantar sospechas, me bañé, me desinfecté las heridas, me
apliqué crema y me vestí con ropa holgada, tome un taxi y me dirgí hasta la 19 donde queda
el sitio donde me ganaba la vida en el trabajo mas antiguo de la humanidad. Era un sitio
extraño, realmente se ganaba muy bien con cada cliente que se atendiera. Aquella noche me
tocaba servicio privado, debía esperar en una habitación a que llegara el cliente sin saber si
éste era feo, guapo, alto, bajo, negro o blanco; no había opción de escoger y quizas eso era
lo mas maluco de ser una put@. Me puse la ropa interior mas pequeña de la habitación, me
até en el cabello un lazo color rojo, mis labios carnudos color carmín, me perfume y me acoste
de una manera donde no me lastimara la espalda. Pasado media hora, llegó mi primer cliente.
A diario debía atender minimo 5. Se llamaba Gustavo, era un hombre muy apuesto; alto,
guapo, de ojos miel, un color de piel exquisito; era un negro bello y nunca había estado con
un hombre así. Tenía muchas expectativas de disfrutar de este hombre, le serví una copa de
whisky, bajé un poco la luz y me sente subre sus piernas, lo empece a besar mientras sus
manos acariciaban mi rostro, bajaban poco a poco hasta mi espalda, no quise emitir sonido
de dolor queria disfrutar de ese hombre y lo haría. Luego tomó mis nalgas y las apretaba con
mucha fuerza, nuestra saliva para aquel momento ya se sentía espesa, sabía que ambos
estabamos excitados y no era para menos, ese hombre era un sabor, una ricura que me
comería aquella noche. Me levanté y bajé el cierre de su pantalón. Su pene estaba muy
fierme, era enorme y gruecito justo como me gustan, le eché un poco de saliva a su cabecita
y este se movía, no se como lograba hacer mover su miembro pero lo hacía, quizá era de la
emoción que le producia aquello que yo le hacia, luego de jugar un poco le pase lentamente
la lengua y aprovechaba y daba unos suaves besos, aquel hombre se empezó a sofocar, se
quito el sueter que tenia puesto y ¡Oh por Dios! que cuerpo, estaba todo marcado, realmente
me comería un manjar aquella noche. Mi boca se posó en su miembro, por varios minutos
jugaba con sus testiculos, con su ingle, por momentos subía hasta su pecho y besaba sus
tetillas mientras lo masturbaba, empezó a jadear de manera sorpresiva, se levantó de la silla
y con algo de rudeza me tiro sobre la cama. Empezó a besarme y lamerme la cara y a bajar
despacio. Bajó un poco mi brasier y se posó sobre mis senos mientras que uno de sus dedos
hacía circulos sobre mi clitoris, sobre el panty que llevaba puesto, estaba muy excitada y
quería que por fín me penetrar, que me hiciera suya, fue bajando poco a poco me daba
pequeñas mordidas sobre mi abdomen y muslo, hasta llegar a mi entrepierna y quitarne el
panty. Me abrió las piernas y su lengua fue mi parque de diversiones, la movía de manera
deliciosa, me succionaba de manera esquisita y empece a venirme, se lo gritaba y el me
pedía que lo hiciera queria probar el jugo que salía de mi vagina, me daba algo de pena pero
no me podía contener, era necesario que mi cuerpo fluyera que lo dejara ser y lo pude
complacer, me vine a chorros y todo eso él lo probo, me lamía por todas partes cuando supo
que estaba rendida a sus pies, ahora si metió su pene lo hizo con firmeza y dureza. Me
susurraba al oído que le encantaba mi vagina cerradita, que le encantaba que fuera de él, por
momentos también me preguntaba que si me gustaba aquello que me hacía, que por favor
se lo dijera, que lo gritara y era obvio que ese man me encanta. Todo lo que me estaba
haciendo era placentero, me pidió que probara su semen que estaba a punto de llegar y sin
decirle nada lo aparte de mi y yo misma busqué aquel fluido y era delicioso, su leche tibia con
un sabor dulce, mientras lo probaba,el gemía como un condenado,como una pu+@ al igual
que yo, creo que en ese momento me enamoré de mi cliente, de esa forma tan especial de
comernos, de dejar de ser yo y hacerlo mio como quise, sin restricción alguna. No lo niego,
me enamore de Gustavo, siento que lo amo desde el primer minuto que lo probé.

Capitulo #4: EL CLIENTE

Después de terminar el se separo de mi cuerpo, tomó su ropa, se vistió y dejó mi pago sobre
uno de los muebles de la habitacion, salió sin mencionar palabra alguna y no podia permitir
eso yo quiero volver a verlo, quería saber si iría nuevamente a aquel lugar.
Me vestí y salí tras el pero fue imposible alcanzarlo.
Había tomado un taxi y memoricé su placa, llegando nuevamente a la habitación las anote en
un papel, ese hombre me había dejado hechizada; su forma tan varonil, sus caricias, sus
besos, su cuerpo, todo de el me encantaba y pensarlo nuevamente me hacia mojar, me hacia
sentir la necesidad de que el estuviera ahí acariciandome pero aquel momento de extasis que
tenía, fue apagada por mi siguiente cliente; Armando, un hombre muy mayor, me triplicaba la
edad. Encima de ser un gordo panzon olía al demonio, era trabajador del basurero de la
ciudad y segun sus palabras había ahorrado tres meses de su sueldo para ir hasta el lugar y
estar con una "Put@".
En mi mente me repetía el ¿Por qué le habia tocado conmigo? habiendo tantas chicas
hermosas en ese sitio ¿Por que debía ser yo quien debería atenderlo? le pedí que por favor
se aseara para que fuera mucho mejor el encuentro pero no escuchó razón, estaba ancioso
por estar con una puta, se abalanzó sobre mí y rasgó lo que llevaba puesto.
Le pedía que fuera mas delicado pero no entendía, parecía una bestia, me babeaba toda y
yo empecé a sentir mucho asco, solo quería estar con Gustavo asi que lo aparte de mi y le
pedí que se fuera y buscara a otra chica, pero este insistía que era conmigo con quien queria
estar, asi que que me dio una fuerte bofetada, me tiró a la cama dejando mi espalda a su
merced, realmente aquel hombre estaba muy excitado, bajo su pantalón y sin compasión
introdujo su pene por mi cul@, grité como una desquiciada, le pedia que por favor no lo hiciera
pero aquel salvaje no entendía, empecé a sangrar por que de verdad me había lastimado
pero el estaba en loquecido con mi cul@.
Así que dentro de mi me tocaba aceptar aquella salvajada que estaba viviendo, ese hombre
tenía una eyaculación retardada, duró mas de una hora y media clavandome y no llegaba,
mientras tanto, le rogaba que me dejara, que no me lastimara mas pero el sólo repetía que
yo era su puta, ¡¡¡maldición!!! ¿Por que no era Gustavo el que me hacía esas cosas? yo lo
deseaba a él, necesitaba nuevamente estar con él, y lo que menos me esperaba pasó; mi
cuerpo era un traicionero y empezó a tener espasmos vaginales, sabía que eran mis
orgasmos pero yo no quería, no aceptaba que los tuviera si eran producto de aquella
salvajada, pero al fín aquel animal terminó.
Me preguntaba si me gustaba sus ojos que estaban desorbitados pero, ¿Que me iba a gustar
semejante desastre que habia hecho conmigo? le pedí que me pagara y saliera de la
habitación, mientras aquel tipo se marchaba, tomé mi celular y llame a una central de taxis,
di las placas del taxi que tomo Gustavo para ver si daba con su dirección, llame pero mi
búsqueda fue en vano porque no di con el taxi aquel. Me sentía agobiada con ganas de
meterme a la ducha e irme a la cama pero aun no completaba mi mi record de clientes, me
faltaban 3 y aún no sabía con quien demonios me encontraria. La noche aún era larga y de
mis pensamientos no salía Gustavo ni aquella manera tan deliciosa de hacerme suya y cubrir
mis necesidades de mujer, recordé que estaba a semanas de casarme y anhelaba con las
fuerzas de mi corazón que Sebastián fuera asi de caliente y fogoso, que se preocupara por
mi, que me hiciera sentir una completa mujer en la cama, sabía que aquel hombre con el que
compartiría mi vida entera sería mi amante ideal, seguramente el me haria renunciar a este
trabajo. Me lo prometí desde el día que me comprometí que solo sebastian me haria dejar la
vida de puta y sería una licenciada de los numeros respetable, ahora debía continuar, mi
siguiente cliente era Maicol, un hombre muy joven prácticamente adolescente; llego temeroso
y con gran incertidumbre, quizás era su primera vez y por ende el encuentro debía ser lo
menos traumatico posible:
-YO: sigue, siéntate ¿Te sirvo algo?
-MAICOL: no
-YO: es tu primera vez?
-MAICOL: ¿Tanto se me nota? mi papá me trajo obligado, piensa que soy gay y quiere que
me estrene.
-YO: ¿Y tu que quieres?
-MAICOL: no se ni por donde empezar, eres una mujer hermosa, me tienes temblando.
-YO: te ayudo, mira ven, prestame tu mano y acaricia mi cuerpo lentamente, toca mis senos
si quieres apriétalos, eso, así muy bien, me despertaste un pezón, se siente muy rico eso que
haces, muéstrame tu lengua, ¡uy! rico ¿Te gustaría pasarla un ratico por mi pezón y
probarme?
-MAICOL: si claro
-YO: ven dale, sólo pásame la lenguita lentamente, no te desesperes, ¡uff! que rico lo haces,
te confieso que me tienes mojadita ya.

Para ayudar un poco a mi pequeño cliente empecé a tocar su entre pierna, era obvio que ya
tenía una erección, así que bajé el cierre de su pantalón y empecé a masturbarlo. El chico se
empezó a desesperar, su pene babeaba un poco, aquél chico estaba cargado, deseoso por
mí, tenía un pene grande como me gusta y mis ganas por darle un par de besos no se hicieron
esperar, me lo metí de a una a la boca, era delocioso ver como el pequeño Maicol se retorcía;
sus ojos se enblaquecieron y me pedía parar, cuando por fín logro llegar, que fue de manera
precóz, me miró con algo de pena y salió corriendo de la habitación, me sentí algo extraña
pero 15 minutos despues entró su padre a pagarme, me miraba con cara de pervertido y era
evidente aquel hombre seria el 4 cliente de la noche, con él no hubieron besos ni nada,
nisiquiera me dio tiempo de pronunciar palabra cuando me di cuenta ya estaba encima de él
cabalgando y gimiendo como una desquisiada, por momento me era imposible no pensar en
Gustavo y anhelar estar con el nuevamete, pero mi realidad era otra, estaba con aquel señor
que ni su nombre me dio por preguntarle, tan solo deseaba que pudiera acabar mi noche e
irme a mi casa.
Aquél hombre acabó por fín, pagó su servicio y el de su hijo y me pregunto como había estado
su pequeño, le respondí que bien, que era todo un hombresito, un macho, aquél hombre se
llenó de orgullo y repetía una y otra vez que sabía que su Maicol no era gay, pero ¿A caso
hay algo de malo en ser gay? ¿Tan mal estamos como sociedad que debemos demostrarle
al mundo las cosas que somos para que no nos juzguen? eso me llenó un poco de malestar
así que le pedí se retirara de la habitación, me causaba descontento escuchar aquel hombre,
me vestí y le dije al administrador que ya había cumplido mi meta, solo pensaba en aquel
negro hombre que me comí y de verdad iría por él, no sabía como ni donde pero lo
conseguiria.

Capitulo #5: SEBASTIAN

Salí del lugar, caminé unas cuantas calles mentiras encendía un cigarrillo.
Aquella noche necesitaba estar en paz con mis pensamientos y el deseo desbordante de
saber de Gustavo, ¿Por que si era un simple cliente me inquietaba tanto? ocupaba gran parte
de mis pensamientos, ¡¡demonios!! Por que no fuí capáz de pedir su numero o al menos
preguntarle si regresaría. Caminé casi dos horas y la noche estaba muy fría así que tome un
taxi después.
Llegué a mi apartamento; preparé café y me serví una taza gigante, irónicamente era lo unico
que me ayudaba a conciliar el sueño, despues me meti bajo la ducha y sentía como el agua
quemaba mi espalda, quizás ésta vez se me pasó la mano con la flagelación y necesitaba
recuperarme un poco, así que debía llamar al administador del lugar e informarle que aquél
día en la noche ya no iría. Posteriormente me metí en la cama y no supe mas de mí hasta
que el sol hizo su arribo por mi ventana, me levanté y recibí una llamada de mi mamá; el
padre Ramos necesitaba hablar conmigo, por poco olvido mi otra pesadilla, uno me desvelaba
e inquietaba y el otro me perturbaba, ¿Qué maldita condena estaba pagando, en qué
momento se me ocurrió confesarle mi vida al padre Ramos? yo tenia la opcion de negarme y
si el hablaba algo sería su baja del sacerdocio pero por otro lado mi vida y mi integridad como
mujer y toda la doble vida que llevaba estaría por el piso, era mas fácil complacer al padre y
que me guardara el secreto. Aquella mañana me vestí muy insinuante me hice una cola de
caballo en el pelo, me puse una mini falda, un top y mi chaqueta de cuero, zapatos altos y me
fui hasta la capilla a visitar al padre Ramos, parecía una total puta; la mas barata pero al
mismo tiempo, la mas decidida y necesitaba saber cuanto me duraría el bendito chantaje. El
padre Ramos me vio entrar y fue evidente que habia llegado el mismisimo demonio:

-YO: Buen día padre, mi madre me dijo que usted me necesitaba y aquí estoy.
-SACERDOTE: sabes que debes ganarte la absolución de tus pecados, hija mía
-YO: ¿Y cuantas mamadas mas me faltan?
-SACERDOTE: no son mamadas son oraciones al señor, ¿O no ves que por medio de mí,
tendrás la salvación?
-YO: empecemos, ¿Dónde será ésta vez, en el altar, confesionario, en las bancas, o en la
oficina?
-SACERDOTE: esperame en las bancas de enfrente mientras cierro la capilla.

Caminé, me senté hasta que el santo padre Ramos llegara, se sentó al aldo de mí y empezó
a acariciar mis piernas mientras cerraba sus ojos y emitia un credo. Pensaba que aquél
hombre estaba loco, poseido por el demonio, pero algo mas pasaba en mi, me gustaba lo que
sucedía, era inevitable no humedecerme y querer mas de lo que el padre me tenía preparado.
Empezó a meter su mano mas y mas y tocaba esa humedad que él provocaba y como una
desquiciada mental le pedí que por favor me penetrara, necesitaba sentir un p3n3 dentro de
mí, yo ya estaba super lubricada, super ganosa y deseosa de estar con el pero en cambio, el
afirmó que Dios llevaba el control de todo, ¡maldicion! ¿Con qué demente estoy, a caso nunca
va terminar ésto, siempre será así, siempre este infeliz hará lo que quiera conmigo en todo
sentido? Pero lo que continúó haciendo era realmente excitante pra mi, probaba mis fluidos;
aquella miel que mi cuerpo expulsaba, se chupaba sus dedos como un niño chiquito me
gustaba ese morbo, aquella maldita perversión que el tenía. Su miembro estaba super erecto,
me tomó la mano y me hizo a acariciarlo por encima de su pantalón mientras se retorcía ahí
en aquella banca, por un momento no pude mas y le dije algunas cosas:

-YO: padre Ramos, venga me subo


-SACERDOTE: no hijita, Dios no lo ha requerido, déjame buscar tu salvación, déjame liberarte
de tus pecados hija mía pero tu sigue acariciando, sigue haciendo lo que estás haciendo hija,
continua así.

El padre Ramos repetía y repetía lo mismo, cuando mi cuerpo se enloqueció empece a gemir
y a contraer mi abdomen mis piernas se pusieron temblerosa, fue un super orgasmo el que
me ocasionó, el mas intenso y delicioso de mi vida. Pero la cosa no terminaba ahí; me hizo
pone de rodillas y que le mamara la v3rg@, aquello para mi era exquisito, una delicia que no
me negaria nunca y nuevamente al explotar de placer me pidió tragarme toda su leche y
repitió unas plabaras que me hizo entender que aún continuaría su chantaje:

-SACERDOTE: el perdon esta cerca hija, ya te puedes ir.

Aún debía estar a merced del padre, justo antes de salir de la capilla recibí una llamada de
Sebastián. Me tenía una sorpresa tentadora según palabras de él, estaba super anciosa por
saber de que se trataba así que fui directo hasta su casa.

-YO: hola amor.


-SEBASTIÁN: mi vida he estado pensando que debemos escaparnos, sin decirle nada a
nadie, tu sabes como son nuestros papás, pero creo que es necesario estar solos.

¿A caso era lo que me imaginaba? ¡Mi futuro esposo queria tener sexo conmigo antes del
matrimonio! eso era una locura, aún no pensaba como disumular la profundidad de mi vagina,
hace mucho había dejado de ser virgen y era algo imposibles de ocultar, ¿Que diablos podía
hacer? no se me ocurría nada pero en aquél momento, solo le dije que si aceptaba, que nos
fueramos lejos.
Aún faltaban tres semanas para el matrimonio así que le dije a mis padres que iría a comprar
lo ultimo para mi boda, al administrador del sitio donde trabajaba le dije algo igual, Sebastián
planeo un viaje de negocios en su trabajo así que todo parecía marchar con normalidad.
Llegamos aun lugar campestre, estábamos rodeados de la naturaleza y podíamos respirar el
aire fresco, lo único que se me ocurrió para que Sebastián no se diera cuenta de mi realidad
fue disolver unas pastillas para dormir en su bebida, así que abrí unas botellas de vino y las
serví, mientras reíamos y hablabamos de nuestra vida juntos, los besos no se hicieron
esperar, me besaba con la ternura que siempre lo hacía, era algo delicioso, pero las pastillas
no lograban su efecto, temía por ser descubierta y hasta que ahí llegara mi matriminio,
pasaban los minutos y no se me ocurria nada mas, el fín estaba cerca, mi fín estaba llegando.

Capitulo: #6 LA DECEPCIÓN

Los besos se fueron intensificando hasta que decidí decirle la verdad a Sebastián era mejor
que el se enterara por mi que ya no era virgen, que su novia de toda la vida habia estado con
alguien mas, quizás aquella confesión me haría perderlo pero necesitaba enormemente
decirle, me separe de el y me puse de pie, le extendí mi mano para que me siguiera hasta el
borde de la laguna del lugar.

-YO: Mi amor, quiero preguntarte algo


-SEBASTIAN: si dime mi amor.
YO: ¿Eres virgen?

Quizás fue la pregunta mas tonta que se le puede hacer a un hombre de 26 años pero
necesitaba un preámbulo para contarle que no era virgen, ya en el camino me inventaria a
detalles como sucedieron las cosas.

-SEBASTIAN: yo te amo, y tambien quise venir a este lugar para contarte algunas cosas, no
he sido totalmente honesto contigo y quizás nunca logres comprenderme, quizás no te
quieras casar conmigo, pero hay cosas en mi vida que no le he contado a nadie, bueno si a
una persona: al padre Ramos.

Sebastián empezo a llorar parecia un niño chiquito, ¿Tan grave era aquello que me contaría
para estar en ese estado? Me empece a sentir mal y preferí pararlo pero el continuo
diciendome cosas sin sentido para mi, sólo repetia que lo perdonara por no ser totalmente
honesto conmigo. Mi querido novio tenia secretos al igual que yo, pero no lograba entender
que pudiera ser, quizás fue infiel pero eso era algo normal, vivimos separados y nunca
habíamos tenido intimidad, por un momento se alejo de mi se agacho y tapando su cara
continuó llorando. Me sentí muy mal de verdad y no quería causarle daño a Sebastián lo
amaba profundamente, era el amor de mi vida pero era evidente que no nos conocíamos que
eramos dos completos extraños. Sebastián se acercó nuevamente a mi, me tomó la cara y
me dió un beso y de forma muy despacio me dijo que no era virgen que ya había estado con
"algunas" personas, la verdad no me extrañaba eso, Sebastián era un tipo apuesto y era obvio
que las mujeres estarían detras de este bombón, luego continuó besandome pero ahora era
mi turno, era mi oportunidad de decirle mi verdad, pero cuando quería hablar me interrumpía
con otro beso y repitiendome que mi verdad no importaba. Entramos nuevamente a la cabaña
donde nos habíamos alojado y continuamos besandonos. Yo empecé a acariciar a Sebastián,
a pasar mi lengua por sus labios, a besar su mejilla y su cuello, luego me tomó con fuerza de
la cintura y me tiró con algo de violencia a la cama, sabía que tenia a todo un leon de
prometido, a una fiera salvaje; me quitó la ropa con algo de brusquedad y sacó su pene el
cual me encantaba, era grande y sabía que me haría volar, estaba dispuesta a dejar mi vida
de prostituta teniendo a un macho como Sebastián en casa, lo amaba, quería sentirlo, lo tomé
con mi mano y le pasé la lengua pero Sebastián estaba super excitado y no se aguantó y con
todoa esa furia que tenía me penetró, me estemecí al sentir todo eso enorme dentro de mi,
quería mas y mas pero Sebastián termino exactamente a los dos minutos después de meterlo.
No entendía. Quería pensar que era una maldita broma, quería pensar que había sido
producto de la calentura tan excesiva que tenia, así que lo dejé reponerse de aquel momento
y dejé pasar unos minutos y nuevamente lo busqué, lo besaba, lo lamía pero su pene no
respondía hasta que solto la pregunta del millon:

-SEBASTIAN: ¿Te gustó mi amor?

No tuve otra que mentirle y decirle que si, que me había encantado pero ahí no pararía mi
día, aunque lo único que me tranquilizaba era que no se dio cuenta de mi "virginidad" quizas
no le interesaba eso pero tampoco le haría la pregunta ni nada, dejé eso como olvidado, pero
mi prometido tenía mas secretos, los cuales me revelaria aquél día:

-SEBASTIÁN: mi amor, hay algo mas y de verdad te pido perdón, se que nos juramos desde
niños siempre estar juntos, pero como te dije, he estado con mas personas no te fui fiel, mi
amor.
-YO: no importa mi amor, eso es tema olvidado por que ahora me serás totalmente fiel y serás
sólo mío.
-SEBASTIAN: Melani. me gustan los hombres.

Me quedé en total silencio asimilando aquello que había terminado de escuchar y se me


repetía y repetía una y otra vez en mi mente, ¡A mi futuro esposo le gustaban los hombres!
¿Ahora que procede, qué pasaría? No podia ni pronunciar palabra, mi rostro se paralizó y
mientras tanto Sebastián continuó hablando.

-SEBASTIAN: pero no te procupes mi amor que me encantan tambien las mujeres.

Sebastián creía que al decirme aquello ultimo me tranquilizaria aparte de tener un novio
literalmente precoz tambien era bisexual. Realmente estaba en una pesadilla, quizás me lo
merecía por ser una prostituta, por ser una mentirosa, pero todo aquello no terminaba ahí,
mis oídos debían escuchar mas cosas las cuales debía asimilar y aceptar.

-SEBASTIÁN: amor, tengo a alguien desde hace 5 años y te lo quiero presentar.

Hasta ese momento me parecia todo una mentira y no pude evitarlo, empece a reir como una
loca, tome a Sebastián de la cara y le di un beso.

-YO: Ay amor eres muy chistoso, me alcancé a asustar pero estuvo bueno el chiste, ¡Ay
corazón te amo! has tenido buen sentido del humor.
-SEBASTIÁN: Melani, nunca en mi vida he hablado tan en serio, todo lo que te he dicho es
verdad y eres la segunda persona que lo sabe, el padre Ramos lo sabe en secreto de
confesión y ahora tu.
-YO: ¿Y cuál fue tu penitencia?
-SEBASTIÁN: rezar
YO: ¿Sólo eso?
-SEBASTIÁN: si amor

El padre Ramos era un hijo de puta literalmente, a mi prometido lo absolvió con unos cuentos
rezos mientras que a mi me tenía en un profundo chantage, pero eso era lo de menos ahora
debía continuar escuchando la repulsión de mi prometido todo lo que hacía con su otra pareja
y en mi estaba el continuar o no.

-SEBASTIAN: ¿No dirás nada?


-YO: ¿Que puedo decirte despues de escuchar todo ésto? Me queda dificil pronunciar
palabra.
-SEBASTIÁN: Melani perdoname de verdad, pero te quiero contar y presentar a Daniel, es
mas, se que es difícil la situación pero podemos tener una relación los tres.
-YO: sólo quería que la tierra me tragara, yo continuaba pensando que era una mentira, un
chiste de mal gusto, una jugarreta del destino, pero Sebastián estaba muy serio, sus palabras
eran directas y fuertes, no titubeaba, pero a mi me costaba creer aquello y ahora solo quería
regresar a la realidad, a mi realidad de puta.

Capitulo #7: EL DILEMA

Sebastián me proponía algo asqueroso, llevar una relación entre los tres y aquel nombre
"Daniel" retumbaba en mi mente, creía conocer al personaje y después de algunos minutos
de asimilar la situación pregunte:

-YO: ¿Daniel que?


-SEBASTIÁN: Ocampo
-YO: ¡¿Eres amante de tu jefe?!
-SEBASTIÁN: si
-YO: pero si es un hombre casado e intachable, tiene hasta nieto ¿Como pudieron?
-SEBASTIAN: perdoname Melani, nos enamoramos, no planeamos nada, simplemente
sucedió.
-YO: ¿Desde cuándo te gustan los hombres?
-SEBASTIAN: desde siempre, al mismo tiempo que las mujeres, cuando me empecé a
interesar por los niños y no me aceptaba me involucre con algunas mujeres y sentía lo mismo
que por los hombres, me gustan ambos sexos Melani.
-YO: ¿Sabes que es asqueroso ésto? he vivido en una mentira.
-SEBASTIAN: por eso te lo estoy confesando, ésto también ha sido difícil para mi, imaginar
mi familia que me dirá, mis amigos, que tu no aceptes.
-YO: eras el amor de mi vida
-SEBASTIÁN: ¿Era, ya no lo soy?
-YO: eres un cínico, ¿Que quieres, que te aplauda, que te festeje, que siga como si nada, que
haga de cuenta que es normal? Discúlpame Sebastián pero te equivocaste de persona,
quizas Daniel o tus otros amantes te puedan entender, por que yo no.
-SEBASTIAN: Melani siempre has sido una mujer comprensiva
-YO: si, mas no idiota.

El mundo se me estaba derrumbando no sabía que carajos hacer, tenía una boda a escasas
dos semanas, invitaciones entregadas, familiares que venían desde muy lejos, pero al igual
que Sebastián yo tenía una doble vida, un secreto que me quemaba pero que me gustaba,
no lo negué nunca, amaba el sexo pero Sebastián no sería un hombre que me pudiera
complacer y mucho menos después de saber que le gustaban los hombres y no sabía que
me dolía mas; si su precoz problema o que me fuera infiel con otro hombre. Me levanté de
donde estaba, me serví una copa de vino y otra y una mas. Quería olvidarme de aquella
situación, quería pensar que era una pesadilla, lugo me metí a la ducha y ahi duré una hora
entre lagrimas y desesperación, quería olvidarme de lo que Sebastián me había dicho, quería
sentir que no era verdad y que lo estaba soñando, pero no era así, mi realidad era esa y debía
continuar con mi vida y hasta con un posible esposo gay. Me fuí a la cama y vi a Sebastián
al borde de la laguna, quizás el debía asimilar tambien su situación, quizás no se acepta y le
temía al rechazo pero, ¿Por que justo yo debía ser su paño de lagrimas, por que debía ser
yo la que comprendiera, por que yo debia ser la esposa de un gay? tantos "por que" sin
respuestas, pero quería regresar a mi casa y a mi trabajo, necesitaba tener sexo de verdad
como de aquel que tuve con Gustavo. Lo recodaba nuevamente y me mojaba, ese hombre
me había descontrolado así que me empece a tocar y podía ver como Sebastián se acercaba
a la cabaña pero yo quería sexo, quería masturbarme y lo necesitaba. Sebastián se paro en
frente de la cama y me miraba masturbarme, su cara cambió, fue sorpresiva, quizás no se lo
esperaba, pero continué dándome placer, el sexo me relajaba mucho, expulsar mis fluidos
me hacía encontrar la paz, pero mientras me acariciaba y lograba llegar al éxtasis, Sebastián
no se aguantó:

-SEBASTIÁN: ¿Te ayudo?


-YO: no, y por favor déjame en paz ¿vale?, si te pudieras ir, lo agradecería.
-SEBASTIÁN: mi amor, no me rechaces solo quiero estar contigo.
-YO: y con Daniel?
-SEBASTIÁN: Melani me enamoré, por favor perdoname.

Sebastián se arrodillo y no me dejó terminar. Yo sólo necesitaba relajarme para dormir y poder
regresar al día siguiente a mi vida de puta.

-YO: Sebastian quiero regresar a casa.


-SEBASTIÁN: ¿vas a cancelar el matrimonio?
-YO: no lo sé
SEBASTIÁN: mi amor, yo sé que podemos ser felices, pideme lo que sea, pero no canceles
el matrimonio.
-YO: deja a Daniel, ¿serias capaz de eso?

Sebastián se quedó callado, su amor hacia otro hombre al parecer era muy fuerte, bajó su
mirada y no respondió, se apartó de la cama y nuevamente salió hasta la laguna. Me sentía
una completa basura, no entendía como un hombre que decía amarme estaba enamorado
de otro hombre.
Lloré tanto aquella noche hasta que por fín me quede dormida, a la mañana siguiente tomé
mis cosas y agarré carretera. Sebastián aún dormía y salí sin decir nada, el recorrido se me
hizo eterno pero al fin llegué y lo único que pasaba por mi mente era tener s3xo, así que
apenas llegue a mi apartamento me bañe y me vestí. Fuí con rumbo a la 19 y anheleba
enormemente encontrarme un cliente que me sacara la Melani bien pu/t@ que llevaba dentro,
llegué y me fui a la habitación, mientras esperaba a mi cliente y me tomaba un par de tragos,
fue maravilloso lo que mis ojos vieron; era Gustavo todo varonil, todo un macho, pero aquél
día quise saber un poco mas de él así que le pregunté:

-YO: ¿te sirvo wisky?


-GUSTAVO: si, por favor
-YO: ¿y puedo saber a que te dedicas, de dónde saliste, dónde te mantienes?
-GUSTAVO: ¿eres de la policía?
-YO: no como crees discúlpame.
-GUSTAVO: entonces, baila un poco para mi quiero verte.

Obedecí a lo que el quería así que bailé muy sexy para el ese hombre, no dejaba de mirarme,
de clavar su mirada en mi cuerpo, lo hacía muy despacio y poco a poco fui quitandome la
poca ropa que llevaba puesta, hasta que me alabancé sobre Gustavo y lo besé, confirmaba
que me había enamorado de un cliente de que me encantaba como me trataba, como me
tocaba, como me lamía, como me mordia. Me encantaba absolutamente todo de él, hasta la
brusquedad que usaba para penetrarme, acabamos, se vistió y nuevamente desapareció no
supe si regresaría, ni donde vivía ni nada él. Se esfumó de mi vida dejandome anciosa y con
mas ganas de él.
Aquella noche estubo tranquila, los clientes eran normales y me hacían tener unos super
orgasmos pero no dejaba de pensar en Gustavo, ese hombre me tenía flechada. Después
de una noche aparentemente "normal" me fui a mi apartamento, me bañé y empijamé, aquella
noche no me flagelaría, debía reponerme del último que había tenido.
A la Mañana siguiente apareció en la puerta de mi casa Sebastián, me pedía casi de rodillas
que no cancelara el matrimonio, que le permitiera hablar conmigo y con Daniel, en el fondo
de mi corazón el metrimonio también me convenía, era evidente que llevaba una doble vida
y que mi conciencia no estaba tranquila. Acepté la idea de hablar los tres, quería ver a la cara
a aquel hombre, una persona diferente a la que yo conocía, una persona con un matrimonio
feliz, y quizás eso era lo que me esperaba a mi también, un matrimonio lleno de mentiras y
engaños pero ¿qué mas daba? yo era la principal mentirosa. Llegamos a un restaurante ahí
estaba Daniel; un hombre tan bien portado, un señor en toda la extensión de la palabra pero
que en el fondo mantenía relaciones sexuales con mi prometido, me senté y Daniel me miraba
muy fijamente, no sé a qué se debía pero el único que hablaba era Sebastián, el era el de las
propuestas pero me intrigaba el por qué Daniel me miraba así. Después de algunos cruces
de palabras, Sebastián se levantó y fue al baño, Daniel no se aguanto y habló:

-DANIEL: tu tampoco eres muy honesta con Sebastián.


-YO: ¿a que te refieres?
-DANIEL: sabes que no trabajas en ninguna empresa de valores.
-YO: claro que si
-DANIEL: ¿como se llama?
-YO: Atlas
-DANIEL: ¿y desde cuando atlas queda en la 19?

Me quedé paralizada. Daniel sabía cosas de mi, quizás el también me chantagería al igual
que el padre Ramos, estaba entre dos malditas escorias. Involucrada en una burbuja de
mentiras, inmersa en una situacion que ni yo entendía, ¿en que momento mi vida se convirtio
en eso, en que momento lo que yo hacia se empezaba a descubrir?

Capitulo #8: EL CHANTAJE

-YO: Discúlpame Daniel pero no se de que me hablas.


-DANIEL: Creo que es mejor que no te hagas la estúpida, mira la cuestión es sencilla, tu seras
la esposa correcta, la esposa abnegada, la que espera a su marido en casa, la que tiene la
cena lista, la que le dará hijos, tu serás la pantalla de perfección para la sociedad, pero ¿sabes
que? su amor soy yo.
-YO: jajajaja permiteme reirme, ustedes pretenden arreglar el mundo, veo que ya tienen todo
listo, yo quisiera saber si Carmen sabe que eres un asqueroso gay y que te acuestas con uno
de tus empleados, dime, ¿lo sabe?
-DANIEL: Melani, en esta sociedad todo se sabe, ella lo sabe, sabe que soy gay pero no sabe
que mi amante es Sebastián y es mejor que no lo sepa y le conviene continuar en silencio si
no quien la mantiene, un divorcio no nos conviene, ni a ti tampoco cancelar el matrimonio, el
escándalo sería mayúsculo por que la gente investigara y se dará cuenta de que eres una vil
puta, que tantos estudios no te han servido, que hiciste gastar tanto dinero en
especializaciones fuera del país a tus padres para terminar de prostituta, acostandote con el
que mejor te pague, la 19 puede ser muy exclusivo, un lugar de putas finas si lo quieres ver
así, pero no dejas de ser una puta mas, una puta que te usan.
-YO: ya, no es mecesario que continúes ¿como te enteraste? y quiero saber si Sebastián
sabe.
-DANIEL: te seguí, nunca creí eso de trabajar en las noches y mucho menos en atlas, es una
empresa super bien organizada que no acepta a principiantes ni a persona sin experiencia,
obvio Sebastián no lo sabe, ni lo sabrá, es mejor que continúe así, a ese niño lo amo, es mi
todo así que acepta lo que el propone que ahi viene.

Sebastián nuevamente llego a la mesa, me tomó de la mano y tomó la mano de Daniel y


expresó algunas palabras; que nos amaba a ambos, que deseaba que tuvieramos una
relacion cordial, que fuera nuestro secreto. Daniel me miraba fijamente, su mirada era filuda
me chuzaban, pero sabía que me tenía en sus manos, quizá yo sería como Carmen, una
esposa por conveniencia pero ¿cuanto tiempo me duraria la conveniencia, cuanto tiempo
debia soportar una relación de tres? pero las palabras de Daniel dolieron y no las sacaba de
mi mente y en el fondo tenía razón, yo era una mujer preparada, con títulos y con un gran
esfuerzo por salir adelante, ¿por qué continuar siendo una puta? pero recordaba que amaba
el sexo y ya que Sebastián no me lo daría como a mi me gusta, sólo debía encontrar el hombre
que se encaje a mi, pero ya lo había encontrado, aquél cliente del que me enamoré pero que
al mismo tiempo era un completo misterio, me había enamorado de una forma tan
espectacular de coger de Gustavo, de su cuerpo, de su color de piel, de su brusquedad. Él
era perfecto para mi. ¿Pero donde encontrarlo, donde ir por el si era un total misterio?

-SEBASTIÁN: amor, Melani, te fuiste, estamos aquí, ¡despierta!


-YO: disculpa estaba tratando de digerir esta situación, pero por el momento no cancelaré el
matrimonio, nos casaremos y no diré nada de tu situación, Sebastián
-SEBASTIÁN: gracias mi amor, sabía que lo entenderías.
-YO: no Sebastián, no te equivoques, no entiendo ni quiero entender, en el fondo sabes que
es una conveniencia para ambos, no quiero ser la mujer que su novio abandono por otro
hombre, el chismerío no se haría esperar, todos me señalarían a mi, a ti no te harían mucho,
eres el "macho", por otro lado tampoco quiero destruir una familia, Carmen no se merece
escandalos a su edad, así que te repito todo es conveniencia.

Me levanté de la mesa y me fuí del lugar. Empezaba a odiar mi vida y todo lo que me estaba
pasando, sólo quería saciar mis ganas de sexo y mas sexo, en el fondo me sentía como una
ninfómana, una perra que siempre vivía en celo, pero, ¿Dónde encontrar a Gustavo y vibrar
de placer? Caminé varias calles, varios kilometros anhelando encontrar mi paz interior y mi
tranquilidad, mi vida se estaba desmoronando ahí a mis pies y debía continuar con la vida
"perfecta" que tenía, no sé por que razón llegué hasta la capilla del padre Ramos, entré y
estaba con algunos feligreses, esperé a que se desocupara y quise hablar con el:

-SACERDOTE: ¿Que haces aqui hija? hoy no he requerido de ti.


-YO: no sea tan cínico padre, solo deseo saber hasta cuando me estará chantageando
-SACERDOTE: ven hija acompañame.
Cerró la capilla, nuevamente se retiró la sotana y la vestimenta que llevaba puesta, debajo de
tanta ropa de "cura" existia un cuerpo delicioso, tonificado, un cuerpo atlético, de verdad que
el padrecito tenía también su secreto. Me tomo por la cintura y por primera vez me besó,
bajaba sus brazos hasta tocar mis nalgas y apretarlas con algo de fuerza, me encantaba
aquello que estaba pasando y era obvio que mi entrepierna empezaba a humedecerse, me
quitó la blusa dejando al descubierto mis senos, me los besaba dejandome algunas marcas,
me chupaba con algo de fuerza pero me gustaba, retiró mi falda y mi panty y con gran
brusquedad introdujo su pene y de verdad que era delicioso aquel pene, me cargó y estando
ahí en el aire me movía muy lento pero firme, lo tenía solo y enterito para mí. Empecé a gemir
y el igual, era un sexo delicioso, luego me bajó y me apoyó sobre una de las bancas de la
capilla para estar totalmente en 4 , estando ahí me introdujo el pene por el ano, era la primera
vez que lo hacía, lo metió de una sin preguntar ni nada y en medio de mi dolor sentía mucho
placer, sentí un orgasmo intenso, mucho mas intenso que por la vagina, mi cuerpo se empezo
a descontrolar y mis movimientos involuntarios eran aun mas fuertes, sabía que le gustaba
por que me mordía la espalda, ya no me dolian las flagelaciones o al menos eso creía, amaba
el sexo con el sacerdote, era un experiencia totalmente deliciosa, hasta que el término y me
hizo tragar toda su leche, era deliciosa, calientica y espesa, el padrecito gemia como una
completa perra, pero eso me encendía mas y le pedí que lo hicieramos nuevamente, pero
éste se negó, debía dar misa y yo ya no debería estar ahí, prometió llamarme para continuar
con la absolución. Esa situación me empezaba a gustar, si los encuentros con el padre serían
así de deliciosos, estaba diapuesta a convertirme en su puta personal. Yo queria continuar
teniendo sexo con él y sabía en el fondo que a el también le había encantado, me vestí me
arreglé y salí de la capilla, me sentía una pecadora pero feliz, yo caminé hacia mi casa, debía
arreglarme para irme a la 19, mi cara de felicidad era notoria, tener sexo con un sacerdote
era un maravilloso pecado. Tomé una ducha, me vestí rápidamente y salí a la 19, por primera
vez iba ami trabajo muy temprano, casi nunca lo hacía pero aquél día me nació hacerlo, tomé
un taxi y paradójicamente era el mismo que habia tomado Gustavo la primera vez que fue a
la 19, recordaba de alguna manera el número de sus placas y no esperaría para preguntatle
por él.

-YO: Señor ¿recuerda que una de estas noches usted llevó a no sé dónde un señor alto,
moreno, guapo? salía de la 19.
-TAXISTA: si, cómo olvidarlo si dejó muy buena propina.
-YO: ¿recuerda a donde lo llevo?
-TAXISTA: si claro
-YO: ¿me llevaría?
-TAXISTA: con todo gusto.

Mi corazón saltaba de emoción, ya daría con el paradero de mi amor, de ese hombre que me
enloquecía, estaba super emocionada pero nada cuadraba, el taxista aseguraba que el lugar
donde lo había llevado era un ancianato, me bajé del taxi y pregunté pero nadie sabía sobre
Gustavo, solo di su nombre no tenía apellido ni nada, solo un nombre que quizás no era el de
él, regresé nuevamente al taxi y fuí a mi trabajo, aquella noche estuvo tranquilo, sexo algo
loco pero delicioso y solo deseaba que Gustavo regresara pero no fue así, no volvio aquella
noche .
Capítulo 9, LA SORPRESA.

Aquella última semana antes de mi boda todo iba normal y rutinario, mis clientes, mi casa, el
manoseo diario con el padre Ramos. Ya me había vuelto adicta a ese p3/ne y sobre todo a la
lujuria que él encendía en mi, hacerlo en la capilla era algo extremo y delicioso, ya no me
importaba la absolución. Me convertí en una descarada, lo hacíamos en el altar, en la banca,
en el confesionario, sobre el piso, en el campanario; ya no me importaba de verdad. Me
encantaba el s3/x0 lujurioso con el padre y poco a poco fuí olvidándome de Gustavo, él no
regresó jamás a la 19, se convirtió en un fugaz cliente, dejé de hacer reservados para hacer
shows en vivo, bailaba en el tubo mientras algunos clientes excitados colocaban dinero sobre
mis partes y aprovechaban para tocarme, un viernes fue muy concurrido el lugar y estaba a
reventar; miraba que entraba Daniel, me sorprendió verlo ahí y quise esconderme pero desde
su ingreso me sonrió con una sonrisa pícara e hipócrita, se acercó hasta la barra, pidió un
trago y volteo su rostro sobre la tarima donde yo estaba, solo deseaba que aquel hombre no
pagara un servicio conmigo, que no se le ocurría pedir un reservado, no aguanté mucho, me
bajé de la tarima y me dirigí hasta donde él estaba:

-YO: ¿Qué haces aquí?


-DANIEL: es un sitio público, puedo entrar cuando desee.
-YO: tu y yo sabemos que lo haces por algo, dime.
-DANIEL: Estás a escasos 5 días para tu boda y vine a contratar unas chicas para la
despedida de soltero de mi Sebas.
-YO: estás loco de verdad, ¿por que no contratas hombres? sabes que aquí se complace a
todos.
-DANIEL: ésta vez queremos chicas, ¿algún problema con eso?

Mientras hablaba con Daniel, el administrador del lugar me llamó a su oficina, me inaginaba
lo que diría pero no quería adelantarme, me pidió sentarme.

-ADMINISTRADOR: Melani, te necesito para un show fuera del establecimiento.

Lo sospechaba; Daniel me había requerido, pero no lograba entender su fin ¿Por que
justamente a mi? si según el no quería que Sebastián se enterara de mi trabajo.

-YO: jefe, creo que no podré aceptar.


-ADMINISTRADOR: es una orden, el pago es casi 5 veces mas de lo habitual.

Se me cruzaba por la mente la idea loca de decirle la verdad a mi jefe, que se enterara que
mi novio y futuro esposo es gay y su amante quería que yo hiciera un show en su despedida
de soltero.
Todo aquello era realmente loco, tan loco como que me tocó aceptar no tenía opción pero
acepté, salí de la oficina y me dirigí nuevamente a donde Daniel:

-YO: ¿Qué pretendes contratándome? me dijiste que Sebastián ni nadie se entraría.


-DANIEL: Quiero verte humillada, que todos los amigos de Sebastián te usen, yo siempre
supe que no eras la mujer para él, pero el muy tontico se enamoró de ti, no te imaginas las
noches que se la pasó hablándome de ti después de que terminábamos de hacer el amor, las
noche que lloró cuando se peleaban, tu no lo mereces.
-YO: jajajaja la cuestión es de celos, eres un cabrón patético, ponte bien los pantalones no
seas ridículo.
-DANIEL: si todo eso y mas si quieres pero te tengo aquí en mis manos y harás lo que yo
diga si no quieres que tu secreto salga a la luz.

Daniel se convirtió en mi enemigo personal y todo por el amor de un hombre que a esas
alturas poco o nada me importaba. El amor que sentía por Sebastián día a día se fue
muriendo, tanto que me daba lo mismo que se enterara o no, lo único que me preocupaba
era mi familia, la decepción sería grande para ellos; tantos años de sacrificio pagándome una
carrera y la maestría para ser eso, una pu/t@; una pu/t@ que debía continuar trabajando y
meneando el cu/l0 al mejor postor. Mientras lo hacía, Daniel no dejaba de mirarme, su mirada
era penetrante, siempre mantenía una risita de hipocresía. La noche se me hizo eterna, sólo
quería tener s3/xo para relajarme, sólo deseaba aquel s3/xo de Gustavo o del padre Ramos,
me desconocía, me sentía como una loca en busca de una v3/rga, de su v3/rga favorita, pero
aquella noche de sorpresas no tan gratas hubo una que si me encantó, llegó el amor de mi
vida: Gustavo.
Entraba y miraba como se le acercaba una chica, me bajé de la tarima y fui en busca de él le
dije que yo lo atendería, nos fuimos a la habitación y me puso sobre la cama; me descubrió
los senos y los lamía, mientras con otra mano acariciaba mi clít/0ris de manera circular, ese
hombre me encendía de manera sobrenatural, yo babeaba por todas partes, me encantaba
sus manos grandes y la brusquedad de sus caricias, le susurraba muy despacio que lo
amaba, que lo deseaba, que lo extrañaba; mientras le decía esto, me tomó con fuerza de las
muñecas y subió mis brazos hasta mi cabeza, el quería llevar el control de todo; me mordía
las orejas, mis labios. En medio del encuentro le pregunté el ¿por qué vivía en un ancianato?
se apartó de mi de forma inmediata, creo que dañé el momento al hacerle esa pregunta.

-GUSTAVO: ¿Cómo lo sabes?


-YO: Encontré al taxista que te llevó una de estas noches y le pedí que me llevara a donde te
había dejado.
-GUSTAVO: nunca debiste ir a aquel lugar.

Se apartó de mi lado, dejó unos cuántos pesos en el mueble de la habitación y con algo de
enojo salió de ahí. Ahora si entendía menos a aquél hombre me excitaba y me encantaba
pero su vida y comportamiento era todo un misterio. Yo quería saber mas de él y me lo
propuse, en mi loca imaginación, planeaba regresar al lugar donde me llevó el taxista y ver
que sucedía con Gustavo ¿por qué no cruzaba conmigo mas de dos palabras, por que me
hacia el amor de aquella manera tan espectacular, por que su cuerpo y su piel no podían de
salir de mi cabeza?

No di espera al reloj, salí muy temprano de mi casa, caminé un poco mientras encendía un
cigarro, eso me relajaba pero no tanto como el s3/xo, llegué hasta el dichoso ancianato, salía
y entraba gente pero nunca vi a Gustavo quizás el taxista me había mentido pero el
comportamiento de Gustavo decía lo contrario; él escondía algo, yo quería saber que era y lo
descubriría como fuera necesario. Después de estar un buen rato espiando aquél lugar
regresé a casa, de nuevo a mi rutina, a mi trabajo y seguir planeando una boda de mentiras.

TRES DIAS ANTES DE LA BODA.


De nuevo mi madre me ha llamado, me requieren con gran urgencia en la capilla del padre
Ramos, seguramente tendré s3/0o desenfrenado con él, llevo varios días sin verlo y sería
delicioso recuperar el tiempo perdido.
Me arreglé para ir a la capilla, entro al lugar y hay una gran conmoción; muchas de las
feligreses lloran pero no logro entender nada.
Me fui acercando hasta donde mi madre, la cuál me pide que la espere en la banca de atrás,
intento hecharle ojito al padre Ramos pero no lo veo por ningún lado.
Empiezo a preocuparme y aquello no me gusta.

Capitulo #10: LA DESPEDIDA

Después de casi 20 minutos de esperar a mi mamá, el padre Ramos salió de sus aposentos
con una maleta, se acercó a la multitud y dijo algunas palabras pero no logre escuchar que
era lo que decía, luego se despidio y las mujeres que estaban ahí se retiraron y mi madre se
acercó a mi.

-YO: ¿Qué pasa mamá? porque éste tumulto


-MAMÁ: alguien a calumniado al padre Ramos, han mandadado una carta al Arzobispado
donde se quejan de los malos manejos del padre Ramos y tu sabes que él es una persona
intachabe y sobretodo respetable.
-YO: si Mami el padresito es un amor de persona, tan buena gente, bondadoso, pero no
entiendo que sucede, enviaron la carta pero obvio el Arzobispo no cree en eso.
-MAMÁ: eso es lo mas grave hija, que lo cambiarán de lugar y me preocupa tu boda, tu sabes
que mi anhelo es que él los case.
-YO: mami pero faltan tres días, el gran momento está por llegar
-MAMÁ: el padre ramos se va mañana muy temprano y yo no quiero que cualquiera case a
mi hija, creo que debemos adelantar la boda.
-YO: ¿y la maleta que sacó?
-MAMÁ: va a mandar su equipaje primero, hijita que gran daño nos han hecho.

Para nada adelantaría la boda, pero no quería que el padre Ramos se fuera ¿con quién
desfogaría la lujuria que mi cuerpo habia desarrollado, con quien pecaría y tendría la
absolución? yo debía hablar con el padre Ramos, buscar la manera de despedirme o hacer
algo por el. Terminamos de hablar con mi mamá la cual estaba muy afligida por el suceso y
se retiro a casa, me quedé unos minutos mas hasta que encontré la oportunidad y hablé con
el padre Ramos.

-YO: Hola ¿como asi que te vas?


-SACERDOTE: si hija, alguien ha hecho comentarios sobre mi y me van a cambiar.
-YO: pero no me puedes dejar sola, tu sabes que busco la salvación de mis pecados y me
estás ayudando.
-SACERDOTE: que mas quisiera yo que seguir ayudandote a encontrar el camino, pero
podemos hacer algo ahorita.

Cerró la capilla como de costumbre, sacó el vino de consagrar y sirvió algunas copas. Aquél
hombre no quería irse, llevaba muchos años en la ciudad y se había adaptado a todo,
empezar nuevamente, decía él, era dificil. En mi mente pensaba que a muchas las habría
chantangeado con sexo e ir a otro lugar sería empezar a abonar el terreno para ver quien
será su próxima víctima, pero me aburri de tanto sermón y palabrería así que lo besé y
empecé acariciar, él me pidió parar un momento mientras quitaba su atuendo de sacerdote,
luego de estar completamente desnudo ante mi, me pidio que lo m@m@/ra, que deseaba
sentir mi lengua en su p3/ne, que acariciara sus testículos, y eso hice yo era una mujer muy
complaciente, me sentó sobre la banca y quitó mi ropa, abrió mis piernas y saboreo mi miel,
me sentía en el paraiso o en el infierno no lo se, pero estaba completamente loco, tanto que
me pidió que me viniera, quería probar todo lo que saliera de mi, metía sus dedos con algo
de fuerza, buscando algo y por momentos salía un poco de mi oriné, sentí algo de pena pero
argumentó que siguiera, que no me cohibiera, él deseaba probarme, su lengua tenía un
movimiento espectacular subia y bajaba por mi clítoris y en momentos la introducía por mi
vagina, también chupaba aquel botón "peligroso" con mucha fuerza y no se si lo que expulsó
mi cuerpo fue orine pero sentí algo intenso que salía de ahí abajo, era una sensación deliciosa
y única, tanto que me dejó el cuerpo con espasmos por un buen rato y mis piernas totalmente
débiles; me decía que ahora si me tenia totalmente para él, me mostraba su enorme pene y
lo movía y me encantaba ese morbo que existía entre ambos, era exquisito, no me levantó
de donde me tenía, subio mis piernas hasta sus hombros y ahí en esa posición me penetró,
metió todo su pene hasta el fondo, sin compasión ni nada, se movía con algo de brusquedad
y mientras lo hacía, mordía mis piernas, el padre estaba totalmente poseído, el sexo era su
debilidad, era algo notorio, tenía un excelente movimiento de pelvis, lo hacía de manera loca,
no dejaba de verlo y hacerlo me llenaba mas de placer y por momentos sus gemidos eran
intensos y fuertes, luego me puso en 4 y empezo a nalguearme, pasaba suavemente su
lengua por ahí y a veces por el ano, repetía que lo extrañaría, puso su enorme pene sobre mi
culo y me decía que le suplicara meterlo que lo quería escuchar, quise ver su rostro y
mordiendome el labio lo miré y le dije: destrosame por favor, métemelo.
Aquel hombre estaba loco por mi y por lo que ocurría en aquel momento. Sin decir mas nada
literalmente me destrosos el cu/l@, lo metió sin compasión y nuevamente sentí dolor, pero
era más sabroso el gusto en ese momento, me intentaba mover pero me decía que no lo
hiciera, que el llevaba el control, luego me decía "gime put@" y lo hice y así lograba entender
que estaba por terminar, me tomó de la cintura y me puso de rodillas y regó toda su leche
sobre mi cara, me decía que me la tragara todita, que no le dejara ni un poquito y así lo hice,
luego nos vestimos y le pedí su nueva dirección pero el argumentó que no sabía, nisiquiera
sabía en ese momento a donde sería trasladado solo que no estaría mas ahí en la capilla, le
anote mi número de celular para que me llamara a penas tuviera su nueva dirección, sería
capaz de ir donde estuviera solo por coger de la manera que él lo hace, salí de la capilla y al
dar el primer paso hacía la calle me encontre con Daniel, ese hombre se había convertido en
mi maldita sombra.

-DANIEL: no te basta con los clientes ¿ahora también te coges al padre?


-YO: me estaba confesando te recuerdo que me voy a casar con tu "amor"
-DANIEL: ¡Así de grandes seran tus pecados! llevas dos horas ahí metida, ¿no crees que es
demasiado tiempo para confesarse?

¡Maldita sea! ¿como Daniel sabía aquello? pero era obvio que me seguía y me entraron unas
profundas ganas de quererlo ver muerto pero no era capaz de ensuciar mis manos con tal
basura, me alejé de la capilla y el entró, no se que haría ahí adentro pero sabía que no era
nada bueno, llegué a mi casa, me serví una tasa de café y encendí mi cigarrillo, debía pensar
muy bien que haría con Daniel por que él me tenía en su poder y no quería que aquello durara
mucho tiempo.
Capitulo #11: EL CALLEJON

Me espere hasta que llegara la noche para irme a la 19 estando ahi y con mil cosas en la
cabeza no me concentraba en el trabajo, pensaba que el padre ramos le habia contado a
daniel sobre mi trabajo , era la unica manera que daniel supiera todo de mi , nunca antes lo
habia visto en el bar hasta el dia que habia solicitado mis sevicios para la despedida de soltero
de sebastian, en mi cabeza ya me cuedraban las cosas y si fue el padre quien me delato
realmente era un hijo de puta , solo rogaba que no le hubiera contado mi screto a nadie mas
, ¿pero como saberlo?, como salir de aquella duda que me carcomia , ¿donde encontrar
respuestas?, tambien pensaba que daniel y el eran aliados y se habia aprovechado de mi y
busco una manera de que yo me acostara con el, ¡maldicion! Caí en una trampa y sobretodo
una trampa deliciosa por que el padresito si que sabia para que tenia pene, pero su lengua
era muy larga , aquella noche y despues de tener mil preguntas sin respuestas no trabaje con
el animo que solia hacerlo, no llegue al orgasmo con ningun cliente y eso que los que atendi
tenia un excelente sexo pero yo no lograba conectarme , sin embargo cumpli con mi meta
diario y sali de la 19 con rumbo a casa, y en la salida me encuentro a gustavo salia del lugar:

YO: Hola, estabas adentro?


GUSTAVO:Si
YO: por que no me buscaste?

Me tomo de las muñecas con algo de fuerza y me llevo hasta un callejon solitario a unas
cuantas cuadras de la 19:

GUSTAVO: Odio que se metan en mi vida, que anden de fisgones , averiguando cosas que
no les debe importar.
YO: no te pongas asi, solo queria saber mas de ti , me encanta tener sexo contigo , no te
imaginas como me humedezco con tan solo pensar en ti.

Y no era mentira , tenerlo cerca y con aquella brusquedad que imponia sobre mis muñecas
me empezó a excitar vivia con una constante adiccion hacia el , lo queria sentir mio y lo hice
notar, y en medio de la situación creo que enloqueci y le pedi que me penetrara ahi mismo
en la calle con la posiblidad de que fuéramos descubiertos, no hubo besos ni caricia solo unas
ganas irracionales de querer saciar aquel enorme placer que el me causaba , alzó mi vestido
, bajo el cierre de su pantalón saco su pene lo agito un poco y mirandonos mutuamente y sin
decime absolutamente nada metio todo su pene , yo chorreaba; por mis piernas bajaba algo
, pero yo estaba muy mojada excesivamente excitada , y empece a gemir y a pedirle que
aumentara su ritmo de penetracion que me diera mucho mas fuerte que me hiciera doler,
saque un seno y le pedi que me mordiera, que se lo tragara si el quisiera, de verdad me sentia
loca me desconocia pero lo queria hacer el me producia cosas increible , deliciosas , me
susurro al oido que si lo podiamos hacer por atrás , le dije que si total con el padre ramos ya
habia sucedido y me habia encantado por que no hacerlo con el tambien , me puso de espalda
mordia mis nalgas lubrico un poco si pene con su saliva y lo introdujo de una , sin compasión
ni contemplaciones , me estremeci mas de lo que ya estaba y empece a moverme de manera
descontrolada ,eran unos movimientos sin coherencia pero que a el lo excitaban , mis
movimientos circulatorios lo enloquecia , por que el se quedaba quieto y dejaba que mis
nalgas se moviera al compás de la situacion, nuevamente saco su pene y estando en esa
situación lo introdujo por la vagina , me decia de manera muy despacio que ya no aguantaba
que iba a llegar le dije que ni por error lo sacara, de verdad aquella noche me volvi loca ,
siempre mis clientes terminaban en mi cara , espalda o usamos condon pero con el fue
diferente termino en mi vagina, sentia su leche calientica encurrir por mis piernas las cuales
temblaban de placer estaban totalmente debiles, mientras lograba volver en si despues de
semejante foll@d@ gustavo nuevamente desaparecio , guardo su pene y me dejo ahi en
medio de un callejon a merced de la nada , de verdad no lo entendia era un total misterio , y
me repetia una y otra vez que si no fuera por su excelente sexo ya lo hubiera mandado al
carajo sin pasaje de retorno, pero me tenia tan adicta a ese p3/n3 que no me importaba eso,
me recupere poco a poco , me baje el vestido y sali del callejon, tome un taxi con rumbo a
casa , en el trayecto le pedi al taxista que pasaramos por el ancianato donde se suponia vivia
gustavo, y si aquella hora de la madruagada el entraba con sus propias llaves a ese lugar,
entendia menos, algo ocultaba ¿pero que? ¿por que no era capaz de decirmelo?, por que era
tan indiferente despues de tener sexo .

DESPEDIDA DE SOLTERO DE SEBASTIAN

La mañana siguiente desperte muy temprano , me prepare café , me servi fruta y mi cigarrillo
mañanero, debia estar relajada para la dichosa despedida de mi "novio", me bañe, vesti y sali
de casa con rumbo al spa, me harian masajes todo eso pagado por daniel, ese era otro que
me intrigaba que queria ganar con aquella despedida de soltero, que deseaba hacer aquella
noche , no tenia respuesta pero sabia que antes de ir a la despedida debia pasar por la capilla
del padre ramos para hablar con el.
Terminaron de hacerme masajes, arreglarme el cabello , pintarme las uñas y cuando me
disponia a salir la encargada del lugar me lo impidio tenia ordenes de hacerme algo mas,
debian pintarme el cuerpo , daniel habia dado especificaciónes de que harian conmigo,
aquella tarde se me haria imposible buscar al padre ramos.

Capitulo #12: LA DESPEDIDA DE SOLTERO

Empezaron a preparar mi cuerpo para un tal dibujo "artistico" pero la realidad era que me
querian camuflar; me bañaron, me secaron y después estando totalmente desnuda con un
aerosol pintaban mi cuerpo , aquella pintura fria mas el hermoso torso del chico que lo hacia
me encendia, el sexo era mi debilidad , mi valvula de escape y relajacion, le insinue un par
de cosas y el chico capto, me dirigí hasta el baño donde el me siguio nos besamos , me
acariciaba y su pene ya estaba erecto , pasaba mis largas uñas por su rostros y cuerpo y se
erizaba todo, me miraba con una cara de sadico y me gustaba mucho eso, se acerco mas el
comenzo a tocar mis nalgas e introducia sus dedos por mi ano , resulto ser mas atrevido que
los otros , no preguntaba nada solo lo hacia , luego bajo y abrio mis piernas y chupaba mi
cl1t@r1s , su lengua subia y bajaba y chupaba nuevamente, era algo delicioso e increible yo
estaba completamente @rr3ch@ no tenia llenadero, la melani prostituta ahora era una
ninfomana que no le importaba tener sexo con cualquier desconocido con tal de saciar las
ganas que le producian los hombres , mientras aquel hombre continuaba chupando mi
cl1to@r1s yo chupaba con algo de difíciltad mi seno, trataba de rosar mi lengua con mi pezon
y lo sentia delicioso , tome la cabeza de aquel hombre y trataba de hundirlo mas hacia el
fondo de mi vagina , le decia constantemente " chupa", "chupa" "chupa" "sigue asi" , "muerde",
estaba desquiciada e imparable necesitaba sentir dolor para aumentar mi placer, y aquel
hombre me obedecia, hacia lo que yo queria en ese momento, me beso todo el cuerpo no
dejo un espacio de mi que su lengua no probara me encantaba pero yo queria probar su pene
, y apesar de no ser tan grande me sentia ganosa de darle algunas chupadas, y se las di en
su cabeza ese, hombre ese iba a morir del gusto que eso le causaba, se intentaba sujetar de
la pared , luego se subio y pidiendo me perdon me dijo que no aguantaba mas y fue ahi que
me penetro y lo hacia muy rápido y gemia , lo hacia de manera muy desesperada como si le
estuvieran arrancando algo pero aquello me gustaba el morbo era algo que meencantaba y
estando ahi pensaba si de verdad yo queria casarme , me preguntaba si yo seria capaz de
dejar todo tirado he irme lejos a continuar siendo una puta , era algo que me encantaba y
aparentemente lo hacia bien , tenia un buen cuerpo y donde fuera no me quedaria sin trabajo,
pero mientras pensaba aquello aquel hombre continuaba clavandome una y otra vez sin
parar, me daba nalgadas fuertes y me tomaba la cara con rudeza para que yo besara sus
dedos , pero su penetracion era intensa y con mucha fuerza , me venia muchas veces era
algo inseparable, algo increíblemente delicioso , ya no aguantaba tantos orgasmos me sentía
en el mismo infierno ardiendo de placer aquel hombre termino dentro de ti me reboso de toda
su l3ch3; mi v@g1n@ quedo empapada baje mis dedos se sentia tan delicioso y los chupe
para probar aquella delicia, y con mis dedos sacaba todo el semen que habia en mi vagina y
me lo tragaba, aquel hombre me miraba algo asombrado pero salio y me dijo que me
esperaba para continuaar con el "dibujo artistico" sobre mi piel, me limpie y sali nuevamente
la pintura que habia echado sobre mi cuerpo se habia corrido asi que me volví a bañar para
empezar dead .cero, el aerosol me volvia ancender nuevamente pero trataba de pensar en
algo diferente al sexo pero no podia toda mi vida giraba entorno a este delicioso acto, luego
de casi una hora de dibujo y esperar el proceao de secado estaba lista , me colocaron una
mascara y me metieron a una caja gigante en forma de torta , yo saldria de ese lugar
directamente para la despedida de soltero de sebastian, no sabia que hora eran habia perdido
totalmente la nocion del tiempo pero ya habian pasado algunas horas desde que meti en
aquella caja , me empezaba a desesperar queria saber que pasaba, pero senti ruido como
voces y crei que ya estaba en la dichosa despedida, solo queria que aquello terminara rapido
y regresar a mi vida de puta total eso era, media hora despues alguien abrio la caja y yo debia
salir de ahi, el primer rostro que vi fue el de Sebastián, jos quedamos viendo fijamente se
torno un silencio incomodo, nadie decia nada , nisiquiera daniel el cual estaba a su lado.

Capitulo #13: LA DESPEDIDA DE SOLTERO

Mi cuerpo no respondia , me quede paralisada mi cara estaba totalmente inmóvil , uno de los
asistente extendio su mano para ayudarme a salir por completo de la caja pero no me
esperaba que fuera uno de mis primos que había llegado del extranjero para la boda, por
primera vez en mi vida tenía un miedo horrible , el cual me recorria todo el cuerpo y empezaba
a sudar , y era aun mas peligroso por que se saldria la pintura, sebastian estaba algo tomado
asi que solto algunas carcajadas y se tiro al sofa , ahi en la celebración estaban mis tios,
primos, compañeros del trabajo de sebastian y mi papá, estaba completamente aterrorizada
, el corazón me palpitaba a mil, aquellos hombres gritaban que bailara y podia ver la cara de
burla de daniel, sabia que era mi fin que aquel dia me descubriría , la cabeza me daba mil
vueltas , no lograba coordinar , el piso se me movía , y sentia el rostro pesado, sentía que me
desmayaria y rogaba para que aquello no sucediera, escuchaba a lo lejos como aplaudian y
continuaban gritando; recuerdo que daniel llevo a sebastian hacia el cuerto y les dijo a los
demas asistente que me disfrutaran, mi padre junto con mis primos y tios se retiraron eran
tan catolicos que sabia que aquello los habia ofendido , asi que quede como trofeo para los
compañeros de sebastian , intentaba bailar pero ellos querian acción asi que me tomaron uno
por uno y abusaron de mi , me cogieron como se les dio la gana y por todos lo agujeros de
mi cuerpo, no tenia voluntad sober mi misma, ni podia hablar, me pesaba la voz , y alcanzaba
a sentir la brusquedad con la que mas de 20 hombres me violaban , sentia que era mi fin ,
que hasta esa noche viviria que ya no saldria con vida de aquel luga....
3HORAS DESPUES (Clinica santa helena)
ENFERMERA: ¡Soraya!, ¡Soraya! , despierte
YO: yo no me llamo soraya.
ENFERMERA: quien la trajo nos dio ese nombre .
YO: que me paso?
ENFERMERA: es mejor esperar a que venga el doctor y le preguntas bien.
YO: y el donde esta ?
ENFERMERA: creo que con sus familiares
Mis familiares , aquella frase no dejaba de tumbarme en la cabeza , ya todos sabian a lo que
me dedicaba , ya no tenia escapatoria daniel habia lograro lo que quizas se habia propuesto
y era delatarme , el cuerpo lo tenia totalmente hinchado , cause reacion a la pintura y me
estaba asfixiando, se me desgarro la vagina y tenia perforado el ano, del dolor que me causo
eso me desmaye y no supe mas de mi hasta aquel momento, luego de unos 10 minutos
ingreso el administrador de la 19 me explico que daniel lo llamo a penas me desmaye y fue
el quien me llevo hasta la clinica , me aseguraba que nadie se habia dado cuenta de mi
verdadera identidad pero yo estaba totalmente desconfiada no sabia con exactitud que habia
pasado y para colmo tampoco tenia mis pertenenciaa ni mi celular para llamar a mi mamá,
nisiquiera ropa , justo en ese momento me preguntaba si valia la pena continuar con el
matrimonio y con la vida de puta que tanto me satisfacía , el medico no podia darme de alta
mi cuerpo aun estaba debil pero mi matrimonio era al dia siguiente y debia hacer algo , pero
sentia que aquella situacion era una señal quizas de Dios para dejar aquella vida y ahora si
buscar trabajo en algo mas decente, me dolia mucho el cuerpo y levante la sabana que me
cubria y pude ver las mordidas que tenia en mis senos, abdomen y piernas era horroroso lo
que mis ojos miraban y no paraba de llorar.
DIA DE LA BODA...
MAMÁ: Sebastian hijo has hablado con melani?
SEBASTIAN: no señora, pense que estaba con usted .
MAMÁ: no hijo, yo hace dos dias no la veo , desde que le conte la terrible notica del padre
ramos.
SEBASTIÁN: que paso con el padre ramos?
MAMÁ: no lo sabes hijo? Melani no te contó?
SEBASTIÁN: no señora
MAMÁ: se va de la capilla hijo, los va a casar otro sacerdote y no se quien sera, el padre
ramos que era un ser de luz , excelente persona y no se a quien mandaran a la capilla.
Mientras que yo me encontraba internada en la clinica mi madre y sebastian aplazaban la
boda, aun el obispo no habia enviado a un nuevo sacerdote a la capilla y no habia quiem nos
casara.

Capitulo #14: EL MATRIMONIO

Mi madre con sebastian prepararon todo para la siguiente semana que llegaba el nuevo
sacerdote, mientras tanto yo me encontraba internada en una clínica donde pensaba que
hacer con mi vida y si era correcto casarme o no, ya podia imaginar la vida que me esperaria
con Sebastián y su amante pero yo no merecia eso, yo era una puta y lo difrutaba pero Daniel
se estaba aprovechando de mi, en mi tristeza y desesperacion tome el telefono y marque el
numero de Sebastián , ya habia decidido que no me casaria , timbro un par de veces hasta
que contesto:

SEBASTIAN: si , buenas tardes con quien tengo el gusto?


YO: hola sebas soy melani, no digas mi nombre si estás con alguien mas por favor.
SEBASTIAN: que te paso mi Amor?

Sentia tan bonito cuando me decia "amor", y es que no entendia en que momento el amor de
mi vida se habia convertido en gay si era todo un hermoso hombre , pero continue con mi
llamada:

YO: puedes venir a la santa helena y preguntas por la habitación de soraya, ven solo y
sobretodo no le digas nada a nadie.

Colgue estaba nuy decidida a contarle todo a Sebastián, sentia que daniel acabaria con mi
vida y lo mejor seria hablar ahora que podia antes de que el hiciera algo en contra de mi ,
espere por mucho tiempo a sebastian pero no llegaba , estaba impaciente, queria hablar con
el lo necesitaba , pero sebastian nunca llego, al dia siguiente le volvi a marcar pero rechazaba
mi llamada no lograba entender que pasaba con el por que su comportamiento si decia
amarme, hable con el administrador de la 19 y le suplique que hablara con el medico y me
diera de alta necesitaba ir a mi casa y saber que pasaba con mi vida, le toco pasar algo de
dinero para aquello , me llevo ropa y pude salir, caminaba con mucha dificultad estaba tan
golpeada y adolorida que al pasar los dias el dolor se intensificaba, los analgesico cumplian
su función pero era por algunas horas simplemente, ya estando en casa no paraba de llorar
y de recriminarme mi vida , de sentirme como una basura como lo peor que la vida hubiera
parido, busque mi celular y mientras lo revisaba me prepare un cafe y encendi un cigarrillo ,
tenia varias llamadas de mi mamá y mensajes asi que le regrese la llamada, me confirmaba
que el obispo aun no tenia un sacerdote nuevo y que seguramente nos casaria el, para mi
madre era una dicha que alguien de esa jerarquia fuera quien casara a su hija, prometio ir al
dia siguiente:

LA MAÑANA SIGUIENTE..

Mi mama llego muy temprano , prepare desayuno para ambas y con lo que mas pude tape
mi cuerpo no queria que se diera cuenta de mis marcas :

MAMÁ: hija, el matrimonio sera el viernes el señor obispo ya me confirmo que tendra un
espacio para ese dia.
YO: bueno mamá, y conoces al obispo, como es .
MAMÁ: si claro hija, aunque es una persona no de mis afectos como el padre ramos es una
persona muy calida, servicial es una persona poco común y demuy pocas palabras .
YO: en mi mente ( ni por que fuera gustavo😁
MAMÁ: esa sonrisa hija?
YO: se me ocurrio algo solamente.

No se por que en ese momento se me paso por la mente gustavo, pero sabia que estaba loca
quizas tanta medicaciom me tenia al borde de la demencia, pero seguimos conversando con
mi mamá y como siempre ella ya tenia todo listo solo faltaba que llegara el dia de la boda,
pero aun tenia la duda del por que no llego sebastian cuando lo llame, aun sentia la necesidad
de hablar con el confesarlo todo, mi mama se fue debia comprar algunas ultimas cosas , llame
nuevamente e insistentemente a sebastian pero me mandaba a biting , le marque a daniel y
solo se limito a decirme que sebastian estaba bien y que lo miraria el viernes en la iglesia, era
evidente daniel estaba al tanto de todo, pensaba una y otra vez que no queria casarme , servi
una copa de vino y puse mi música favorita , y mezcle mis lagrumas con aquel vino, no me
merecia todo aquello que me estaba pasando , no me queria casar queria salir corriendo de
mi casa y que un carro pasara por encima mio, no me merecia tantas cosas yo solo queria
ser una puta y tener mucho dinero llevar una vida con un nivel alto , acaso eso era malo? , yo
queria tener mi propia casa , no depender economicamente mas de mis padres , queria tener
titulos; la sociedad te admira mas si los tienes lastimosamente es asi, si fuera una "don nadie"
, muchos me ignorarian, me rechazarian y yo no queria eso , yo queria ser grande pero me
fui por el camino que mucho dicen ser facil , pero no , ahora se me estaba complicando me
estaba llenando de miedo y dudas, y no queria sumarle un infierno mas con el dichoso
matrimonio, de verdad no queria, no era como yo lo imaginaba ni me lo esperaba, queria un
marido para mi , no uno que desde el principio debia compartir con otro hombre, tantas cosas
que pasaban por mi cabeza, tantas dudas, preguntas e inquietudes y junto con eso mis
lagrimas no dejaban de caer , parecia una cascada, me dolia el alma mas que el cuerpo , no
quería llevar otra doble vida, no queria a daniel en mi vida , llore tanto que me quede dormida
en el piso , no me levante para nada , cuando me di cuenta me habian pasado dos dias
bebiendo y fumando , y justamente desperte a mi realidad el dia viernes cuando debia
casarme con sebastian .

EL MATRIMONIO.

Mi mamá llego a mi casa para ayudarme a vestir la ceremonia era muy temprabo el obispo
solo podia hacerlo en ese momento , mi madre me dio una cantaleta monumental por ver el
desorden de mi apartamento y el evidente estado de alicoramiento que tenia , me bañe casi
por media hora el agua estaba muy caliente queria que me quemara para sentir ese dolor de
olvido pero no llego aquello, me puse la tolla y me sente frente al espejo estaba esperando
por mi la peinadora y maquilladora , mientras tanto hablaba o trataba de hablar con mi mamá:

YO: madre, y como es que se llama el obispo?


MAMÁ: gabriel, gerardo algo asi, es una persona poco sociable a pesar de ser servicial , es
de muy poco hablar , creo que ya te lo habia dicho
YO: no lo recordaba mamá.

Nuevamente pense en gustavo, no se por que se me atravesaba por la mente mi mejor cliente
, ese cliente del cual me enamore y me llenaba de tantas dudas, pero me encantaba .

Capitulo #15: LA BODA

Mis lágrimas salían sin darme cuenta, tenía una enorme tristeza, no quería casarme y llevar
una vida de mierda, no lo merecía pero debía controlarme, el maquillaje se arruinaría si
continuaba así. Me peinaron y maquillaron ahora debía ponerme el vestido que yo misma
había escogido para mi grandioso día, era un vestido de ensueño y me haría ver como una
princesa, pero aquella princesa no era felíz y quizás nunca lo sería, me puse mis zapatos, mi
liga y la diadema de diamentes que me enamoro de la vitrina, todo estaba perfecto menos yo,
llegó mi padre en la limosina que habían alquilado para mi gran día, me monte y le pedí ir
sola tan solo con el conductor, mis padres irian en otro carro escoltando la limosina,
aproveché para llorar y llorar para liberar mi alma y sentirme en paz pero nada lo lograba, ya
nada me llenaba, podía ver por el retrovisor que me iba alejando del camino en especial de
aquél camino de prostitución que amaba pero que me estaba haciendo dudar de continuar
en el o no.
Llegamos a la capilla y eso era como la entrada al infierno, un infierno que en el fondo estaba
aceptando, el chófer bajó y abrio la puerta y mi padre extendió su mano para ayudarme a
bajar, me dio su bendición un abrazo y un beso y algo que no me esperaba:

-PAPÁ: hija no te veo feliz ¿pasa algo?


-YO: no papá quizás sean los nervios.
-PAPÁ: hija no te cases, vamonos corriendo y no lo hagas si no quieres.

No me esperé aquello de mi papá pero temía a lo que Daniel pudiera hacerle y quizas causarle
a el, así que continué con la farsa de boda, entrelazamos nuestras manos y caminamos
juntos hacia el altar, la capilla estaba a reventar, muchos familiares y amigos nos
acompañaban aquél día, miraba a Carmen tan feliz en su matrimonio de mentiras al que
quizás yo me acostumbraría. Llegamos al altar, ahí me esperaba Sebastián, estaba muy
guapo vestido me encantaba verlo así, mi padre le dio algunas palabras y este acepto y tomo
mi mano, alsé mi rostro y mire hacia el frente, estaba el obispo casi no lograba verle su rostro
con totalidad, tenía tantos atuendos puestos y una bobina en la cabeza que no sabía con
exactitud quien era, pero éste se acerco poco a poco para darnos su bendición antes de la
ceremonia y como si lo hubiese vaticinado ¡Gustavo era el obispo! nos quedamos viendo
asombrados, el quizás mas que yo, pero no fue capaz de sostenerme la mirada, llegó hasta
donde nosostros; juntó nuestras manos y dio paso a la celebración. Me sentía en una pelicula
de terror, como si yo fuera deborada por un enorme dragón, podia ver hacia un extremo la
risa de victoria de Daniel, Sebastián algo tranquilo y yo llorando por dentro, quería que alguien
entrara por la puerta y me sacara de ahí o irme corriendo de ese lugar pero cuando menos lo
pense ya estaba casada, ya Gustavo nos había dado su bendición "hasta que la muerte los
separe", yo tenía muchas dudas con Gustavo pero sabía que tendría tiempo de aclararlas
con el, también tenía algunas preguntas que hacerle a Sebastián, mientras tanto debia
continuar con mi boda y dirigirnos a la recepción, nos montamos en la limosina con Sebastián:

-YO: ¿puedo saber por que no fuiste a la clínica ni has contestado mis llamadas?
-SEBASTIAN: Melani lo se todo
-YO: ¿y que es todo para ti?
-SEBASTIÁN: que te vendes, que eres una prostituta.
-YO: ¿y si sabes eso, por qué te casaste conmigo?
-SEBASTIÁN: por que no permitiria un escandalo ni la cancelación del matrimonio, tu sabes
que éste es el sueño de mis padres; que formara una familia y lo querían contigo, yo te
perdono todo, menos que te hayas aparecido en mi despedida de soltero como una vulgar
puta.
-YO: jajaja que estupida fui, ¡te diste cuenta! Daniel planeó todo, por si no lo sabes me tiene
chantageada, por eso fuí a la dichosa despedida
-SEBASTIÁN: no lo culpes a el, él me advirtio que lo culparías, asume tu responsabilidad
Melani.
-YO: está bien, ahora dime ¿cómo te enteraste y desde cuando lo sabes?
-SEBASTIÁN: el dia de la despedida te reconoci, luego cuando fue a la clínica y pregunte por
"Soraya", me encontre al administrador de la 19, tu jefe y me contó lo que te había pasado y
casualmente en una despedida, y no pude con tanta verdad y me fuí, no queria verte en ese
momento.

De verdad estaba en una pelicula de terror, mi vida era una mierda pero mucho mas aquéllos
que apesar de saber lo que soy seguían conmigo.
Llegamos a la recepción; saludamos, nos tomamos fotos y bailé el vals de mi sueño, pasadas
unas horas llego Gustavo, ya no tan arreglado como cuando nos casamos pero era él, no
entendía que hacía ahí pero me hice la loca, me fuí a cambiar a una de las habitaciones del
lugar. Sin darme cuenta Gustavo me había seguido, me tapó la boca y me condujo hacia una
habitación distinta a la que yo iba, me pedía perdon mientras forcejeaba para que me soltara,
me pidió calmarme para poderme liberar. Apenas lo hizo y le solté una cachetada por ser un
ser despreciable.

-GUSTAVO: estás en todo tu derecho, pero déjame explicar...


-YO: yo no quiero saber nada Gustavo o como te llames, quiero que me dejes en paz.
-GUSTAVO: debía mentirte por mi condición, no podía decirte la verdad ni mi verdadero
nombre, me llamo Gerardo, vivo en el ancianato donde fuiste, entiende que no es bien visto
por la sociedad que un religioso tenga relaciones sexuales, pero es que no aguantaba, ante
todo soy un ser humano y necesitaba mucho de una mujer, llevaba 10 años selibe, y tu me
cogiste de manera desenfrenada, tanto que puedo jurar que te amo.

Me quedeé paralizada ante tal confesión, yo tambien sentía que lo amaba así que me
abalancé a sus brazos y lo besé, el quitó mi vestido y quede en ropa interior, no hacía falta
saber que su pene estaba erecto para mi y que debíamos hacerlo rápido para no ser
descubiertos, bajé y como de costumbre, se la mamé, esa v3rg@ se sentía deliciosa, estaba
muy dura y todita para mi, me subio a uno de los muebles y abrió mis piernas de par en par,
corrio un poco mi panty y metio todo su pene, se sentía delicioso, necesitaba gemir pero no
podía, sabía que nos podían descubrir, sólo hablaba muy bajito y le repetía que lo metiera
muy rápido, que me diera duro, que me cogiera con ganas y el accedía, ese hombre me
encendía, me encantaba, yo estaba loca como siempre que estaba con él, pero el momento
debía terminar antes de que nos descubrieran, respiró profundo y de un solo moviento hacia
adentro y de manera brutal rellenó mi vagina, quedé empapada de sus fluidos, de su tibia
leche, le pedí que dejara su pene ahí por un momento, que no lo sacara, y así lo hizo, mientras
tanto se acercaba un poco hacia mi y chupaba mis senos y aquello era sensacional, de verdad
que amaba a ese hombre lo amaba...

Capitulo #16: LA LUNA DE MIEL

Pero lo bueno siempre debe acabar y ya era hora de continuar con mi falso matrimonio.
Gustavo sacó su delicioso p3/ne, me besó y salió, mientras tanto yo me reponía de semejante
encuentro, las piernas no dejaban de temblarme y de querer aún a ese hombre, era mi
debilidad, como una maldita adicción. Esperé unos 5 minutos y salí, caminaba por el pasillo
hasta llegar a la habitación que me habían adecuado, me quité mi vestido de novia, me
retoque un poco el maquillaje y peinado, salí nuevamente a la fiesta y mi cara era otra, la
felicidad por haber pecado era notoria, tanto así que disfrute de la fiesta y le seguí el juego a
Daniel y Sebastián, no me dejaría dañar el momento por nada ni nadie, a un extremo del lugar
miraba a Carmen y era como verme unos 20 años después, ver un rostro totalmente triste a
pesar de su sonrisa, una vida tirada a la basura a pesar de los lujos y el dinero y me
preguntaba si aqullo era lo que yo quería en realidad, ¿no sería mas fácil hacer aquello que
de verdad anhelamos y que nos llenen de felicidad a nosotros y no darle felicidad a otros?
me sentía tentada a tomar el micrófono a decir mi verdad, a contarles a todos que siempre he
sido una prostituta y que estaba siendo chantajeada por el amante de mi ahora esposo, pero
no fuí capaz, era demasiado cobarde para enfrentar el escándalo, me llenaba un poco de paz
ver a mi papá el cuál se me acercó y me repetía una otra vez que me volará, pero, ¿por qué
mi padre me repetia eso, a caso él sabia algo, o era una señal de la vida por medio de él?
pero solo sonreí y continué con mi matrimonio, para la media noche hora en que Sebastián y
yo debíamos retirarnos para tomar el vuelo que nos llevaría a la luna de miel, Gustavo se
despidio no sin antes desearnos prosperidad en nuestro matrimonio y dándonos su bendición,
era algo loco lo que vivía en aquél momento, no era capaz de verlo a la cara si tan solo horas
antes me lo deboraba de placer. Le supliqué a Sebastián no viajar, no era mecesario hacerlo,
ya el y yo sabíamos que aquél matrimonio era una farsa pero el insistió en viajar, no me
dañaría mi momento de felicidad así que tome aquel vuelo con rumbo a la costa. Llegamos a
un lugar precioso, un calor delicioso, nos hospedamos y me metí a la ducha para refrescarme
un poco, estando ahí entro Sebastián...

-YO: ¿Que haces?


-SEBASTIAN: quiero estar con mi esposa
-YO: ¿perdon? creo que no es neceario tener relaciones, ya sabemos que esto ea una farsa.
-SEBASTIAN: Quiero que me cumplas.

Le insistia a Sebastián que no quería tener relaciones con él, pero éste me tomo por la fuerza
de las muñecas, me sacó de la ducha y me tiró sobre la cama, se monto encima de mi, yo le
gritaba que por favor no, pero éste no me hacía caso y me dió un puño sobre la cara, luego
procedió a violarme, quizás suene loco pero no fue tan malo, ya que su "acto" duró solo 5
minutos, sentí un asco terrible así que corrí hacia el baño a vomitar, empezaba a odiar al
hombre del cual estuve enamorada por mucho tiempo, lo despreciaba con todas las fuerzas
de mi corazón.
Me meti nuevamente a la ducha y el agua se mezclaba con la sangre que salía de mi rostro
y nuevamente pasaba por mi cabeza si aquéllo era lo que me esperaba ¡maldicion! ¿Por que
no le hice caso a mi padre y huí de mi matrimonio? me quedé lo que restaba de la madrugada
hasta el amanecer, el agua corría y corría, mis lágrimas y mi sangre ya no salían, estaba seca
y con miedo, le tenia miedo a un vil gay cobarde, esa no era la Melani que yo solía ser, yo
era feliz siendo una puta, a pesar de encontrarme con clientes de todo tipo, yo lo era.

Pedí hielo a la recepción para desinflamar el golpe, mientras tanto, Sebastián dormía como
una bestia, la luna de miel duraria 15 días, los mismos 15 días donde debía aguantarme a un
hombre que no quería, 15 días donde no sería felíz, 15 días de un infierno .

Yo estaba en el tocador revisandome la cara cuando despertó Sebastián, el juraba que yo


me había buscado la situación, que por mi culpa me había golpeado, que patético y ruin era,
dicen por ahí que nunca sabes con quien te casas hasta que te divorcias, y apesar de no
estar divorciada, estaba conociendo al verdadero Sebastián. Nuevamente me tomó de la
mano y me haló hacia la cama, me propuse ceder por que de lo contrario, Sebastián me
mataría, saco su pene y me pidió hacerle sexo oral, luego empezó a besarme el cuello y a
chupar mis senos y mi vagina se humedecía, odiaba cuando mi cuerpo me traicionaba, me
sentía masoquista, era una sensación deliciosa pero no la debía tener. Sebastián metió su
pene, hizo, dos movimientos y acabó en mi vagina, rellenándomela por completo, haciendo
uso de su papel de esposo, así fueron los 15 días de luna de miel siendo violada por mi
esposo.

Capitulo #17:

Regresamos de nuevo a casa y parecía que hubieran pasado 10 años, me enteraría de cosas
muy tristes, debía recoger mis cosas para irme a vivir al apartamento de Sebastián, al infierno
que me esperaba a su lado, me tomé mi tempo para arreglar mis cosas y despedirme de mi
apartamento, sabía que regresaría a aquél lugar y esperaba que fuera pronto, Sebastián me
esperaba en nuestro "nuevo hogar" con una cena, me parecía ridículo todo lo que pasaba
pero quería llevar la fiesta en paz, despues de cenar y tomar unas cuántas copas de vino,
Sebastián quería intimidad, no sabía cuál era su proposito pero sabía que debía visitar al
medico, tuvimos sexo y nos acostamos a dormír, a la mañana siguiente, fui a visitar a mis
papás y a entregarles algunos detalles que había comprado, mi padre me recibió con una
sonrisa hermosa y con unas palabras algo incoherente que no entendia:

-PAPÁ: no te cases hija, yo te ayudo a escaparte.


-YO: papito, ya me casé
-PAPÁ: no te cases, no te cases.

Mi padre no dejaba de repetirme aquello, al fondo de la sala mi madre me miraba con ojos de
tristeza, algo pasaba y era evidente, pero ¿que le ocurría a mi padre, por que era tan repetitivo
esa petición y nuevamente me lo repetia una y otr vez? Llamé a mi mamá a un. costado de
donde estaba y le pregunte.

-YO: madre, ¿que pasa con mi papá?


-MAMÁ: hija, al parecer tiene principios de Alzheimer.
-YO: ¿qué? ¿y ya le hicieron estudios? vamos al doctor.

Llevé a mi papá al mejor especialista de la ciudad, le hicieron multiples exámenes y apesar


de no dar un diagnóstico definitivo, el doctor tenía sospechas de que si era Alzheimer, una
enfermedad que no tiene cura, degenerativa y con pérdida de memoria. Era terrible pensar
que mi padre no me recordaría nunca mas, que quizás debí escaparme con él a otro lugar
del mundo, pero no era así, ni con todo el dinero que había ganado de put© encontraría la
cura para mi padre, lloraba como una niña, apenas iniciaba mi infierno y era muy duro pensar
que mi padre perdería la memoria. Salí al pasillo del consultorio del doctor y me senté en el
piso, continué llorando, quería encontrar un poco de paz y tranquilidad pero no lo hayaba, era
imposible ante esa situación estar tranquila, pero seguramente el s€x0 me ayudaria ,.lleve a
mis padres a casa, les di algo de dinero y sin decirle nada a Sebastián me fui a la 19, me
tomé un par de tragos en la barra y estaba dispuesta a irme con el primero que solicitara un
servicio. Estando ahí, llego un chico joven, alto y simpatico, pidió una chica y me ofrecí a ser
su chica aquella noche, pero el servicio era a las afueras del lugar, quería ir hasta su
apartamento; estaba tan estresada que lo haría hasta gratis aquella noche, nos montamos a
su carro y conducía muy apresurado, estaba algo ancioso, pasé mis largas uñas por su cuello
y bajaba por su brazo, ese hombre se erizaba todo y podía notar como se abultaba su
pantalón, sabía que había algo grade ahí, llegamos un edificio subimos hasta el apartamento
302 y justo antes de entrar le pregunte su nombre.

-YO: ¿cómo te llamas?


-ERNESTO: Ernesto Sevilla ¿y tu?
-YO: Melani
-ERNESTO: siempre he querido estar con una puta, uno les hace lo que quiera y no se quejan.
-YO: si, seguramente.

Me parecio algo arrogante pero no me importaba, yo estaba deseosa de un s€-xo de verdad.


Entramos, se sirvió una copa de wisky y puso algo de música, me llevó hasta su habitación,
se sento al borde de la cama, me senté encima y empece a besarle el cuello y a materle mi
lengua en su oreja, aquél hombre se estremecía y apretaba mi culo con mucha fuerza, su piel
estaba como piel de gallina, sabía que estaba en su punto de excitación, subía y bajaba mi
lengua por sus labios queriendo jugar con el, me paro y se bajo el pantalon dejando en
evidencia aquel emorme p3n3.

-ERNESTO: ven mamalo


YO: ¡si, claro!

Hacerle oral a un hombre me encantaba, quizás mucho mas de lo que me gustaba que me
hicieran a mi. Empecé a pasarle mi lengua por su cabecita muy suavemente, ya podía sentir
su lubricación, con mi mano lo masturbaba mientras le hacía pequeñas succiones, aquél
hombre gemía y eso me encantaba, sus ojos parecían desorbitados, y comenzó a recogerme
el cabello, empezó, a moverse lentamente y metía todo su pene en mi boca, el cual me llegaba
hasta la garganta pero se sentia delicioso, luego el tomó su p3-ne y me conducía hasta sus
enormes testículos, los cuales no me entraban todos a la boca por lo enorme que eran,
Ernesto no aguantó y me desnudó, pasaba su lengua muy suavemnte por mi cuello, bajaba
hasta mis senos y terminaba en mi ombligo, abrió mis piernas y ahí metio sin compasión todo
su miembro duro y venoso, grite de un solo golpe, por que de verdad era enorme, mientras
lo hacía me pedía que gimiera, que gritara y hasta que hablara, así que lo complací diciendo
que lo metiera más, mucho más, hasta que me hiciera doler, se sentía tan rico que no me
importaba el dolor, quería que mi v@g1n@ quedara rendida ante su p3ne, mordía mis
pezones y jugaba a verme la v®g1na y masturbarse, me encantaba la cara que ponía, como
se lamía sus labios, eso encendia mas mi calentura, luego me puso en 4 al borde de la cama
y me pedía que le rogara que metiera todo su pene, y así lo hice, casi le suplicaba que lo
metiera todo, que me diera duro y que me destrozara todo, podía sentir como sus movimientos
aumentaban al decirle eso, como gemía y me nalgueaba una y otra vez sin compasión, era
un s3x0 delicioso lo que vivía con Ernesto, era un excelente amante y estar con el cumplió su
objetivo, me relaje mucho, demasiado, tanto así que mis piernas temblaban sin cesar,
aquellos espasmos vaginales eran incontrolables por aquél momento me olvidaba de mi
realidad, de aquella asquerosa realidad que era mi vida. Ernesto terminó en mi espalda, me
limpio, me bañé, me pago y salí hacia mi casa donde me esperaba mi "Esposito", al ingresar
a casa estaba él con Daniel bebiendo escuchando algo de música, entré sin pronunciar
palabra pero Daniel pidió algo de comer y Sebastián me dio la "orden" de prepararles algo, si
hubiera imaginando lo que me esperaba en casa, me hubiera quedado deambulando en la
calle, esperando a otro excelente amante, pero mi realidad era esa y apesar de no ser una
sumisa quería llevar la fiesta en paz, les prepare unos burritos mexicanos, no sin antes
hechales toda la saliva que de mi boca saliera, les hice micheladas con un toque extra y les
serví, a lo lejos podia ver como se deboraban la comida mientras me reía de manera
desenfrenada en mi mente, me metí a la habitación, me puse la pijama y me acosté.

A la mañana siguiente madrugaría a verme con un ginecologo, por nada del mundo podía
embarazarme de mi esposo, me levanté, preparé desayuno, me bañé y salí, llegué al
consultorio y el doctor que por cierto era muy guapo me presentaba una serie de métodos
para planificar. Mientras el hablaba, mi mente sólo pensaba en que sería delicioso cogermelo
justo ahí en el consultorio, pero respiré profundo y me calmé, opté por planificar con pastillas
las cuales debía camuflar muy bien para que Sebastián no se diera cuenta, llegué a casa
nuevamente Sebastián estaba en la oficina y me acordé de mi mejor cliente; de Gustavo y
anhelaba tanto volver a estar con el, así que salí y fuí a buscarlo a la capilla, cuando llegué,
estaba con él, el padre Ramos ¡mis dos amantes! entré, los salude y era evidente que entre
los tres había química, nos quedamos viendo mutuamente, hasta que un espírutu se se
apoderó de mi, si el de la lujuria...

Capitulo #18: TRIPLE PECADO

Yo no podía desaprovechar aquella oportunidad de estar con esos dos deliciosos hombres,
que sus vergas me penetraran hasta cansarme, que los tres disfrutaremos de aquél momento,
pero ¿debía sacar a la Melani pervertida de siempre o a la Melani recatada que hablaba en
doble sentido para obtener lo que quiere? decidí sacar a las dos y mientras nos mirabamos
me senté sobre la banca y le hice una pregunta al padre Ramos.

-YO: Padre ¿ya estoy absuelta?


-SACERDOTE: hijita, que tremenda eres.
-YO: solo pregunto, padre
-SACERDOTE: pensé que ya no buscarías salvarte, ahora eres una mujer casada.

Mientras tanto; Gustavo caminó hasta la puerta de la capilla, se aseguro de que no hubiera
nadie y cerró la puerta, mientras caminaba hasta donde estaba, fue quitándose su ropa de
obispo y se sentó a mi lado y me besó.

-YO: ¿tendre la salvación?


-GUSTAVO: si, vas a quedar inmune al pecado
-SACERDOTE: Su excelencia, ni se imagina lo pecadora que es ésta mujer y lo bien que
sabe pedir su salvación; es obediente, sumisa y sobretodo complaciente.
-GUSTAVO: yo quiero ver eso, muero por conocer eso.

El padre Ramos no tenía idea que me he revolcado con Gustavo en varias ocasiones, pero
el juego que se vivía ahí era excitante. Gustavo me beso y mientras lo hacia acariciaba mi
cara, era muy tierno y delicado nada ver que con el brusco aquél que visitaba la 19 mientras
tanto el padre Ramos no dejaba de ver aquella escena y pasar su lengua por sus labios,
apretaba con algo de fuerza lo que aún estaba guardado en sus pantalones, así que decidí
ayudarlo y bajé el cierre del pantalón para dejar al descubierto aquél p3n3 tan delicioso que
me gustaba, le pasé la lengua suavemente por la cabecita, subía y bajaba por todo todo el
tronco hasta llegar a sus t€stículos que para ese momento estaban duros como una piedra;
mientras tanto, Gustavo descubría mis s3n0s y los chupaba y jugaba con mi v@g1na por
encima del panty, estaba muy mojada, demasiado, tanto que mis fluidos se filtraban y Gustavo
con sus dedos sacaba un poco y se lamía, lo hacía con mucha lujuria, el morbo era algo
exquisito entre los tres, luego, corrió un poco mi panty y metía uno a uno sus dedos
masturbandome; para aquél momento yo estaba ya muy caliente así que empecé a moverme
de adelante hacia atrás sin dejar de mamarle la v3rg@ al padre Ramos el cual estaba muy
arrecho; tomó mi cabeza y empezó a moverme de adelante hacia atrás como penetrandome
la boca, me separé del padre Ramos le chupé los dedos a Gustavo no sin antes darle una
mirada perversa, me levanté y me quite la ropa por completo, quería estar totalmente relajada
y disponible para ambos, mientras tanto, éstos dos me miraban muy fijamente y se
masturbaban mientras lo hacían, Gustavo se mordía los dedos y movía su mano algo rápido
y eso me encantaba, me sentía en la gloria al ocasionar eso en los hombres, el padre Ramos
no aguantó; me tomó por la cintura y me cargo metiendo su p€n€ por mi v@g1n@, Gustavo
lo siguió y sin compasión, el me perforó el @n0 con su miembro, estaba con los dos al tiempo,
dos v€rgas dentro de mi que me causaban éxtasis total, el padre Ramos me besaba el cuello
con algo de dificultad y los s3n0s mientras que Gustavo gemía y gemía sin parar y repetia:
"si, si, si que rico" " que rico" "ufff que rico", escucharlo decir eso me aprendía mas y empecé
a g3m1r, a gritar pero el padre Ramos me lo impedia besándome y pasando delicadamente
su lengua por sus labios, luego cambiaron de posición; quedé en frente de Gustavo, éste
penetraba mi v@g1na y el padre Ramos me reventaba el @no, era un gozo impresionante
estar con aquellos dos hombres; me subían y me bajaban, pasaban sus manos pormis senos,
me halaban el cabello, me daban literalmente durísimo pero aquello me encantaba, era
fascinante sentirlo, en medio de mi euforia les pedí algo loco, quería que ambos penetraran
mi v@g1na para sentirlos a ambos al tiempo, Gustavo se sentó en la banca y yo encima de
él dándole la espalda, el padre Ramos se puso en mi frente e intentaba introducir su p3n3,
pero era tan grande que no entró, pero estaba muy caliente ganosa de esos dos hombres,
quería continuar, estando en esa posición deboré nuevamente la verga del padre, me la
tragaba entera, que me llegara hasta la garganta, cuando estaba en aquella acción, Gustavo
aumentaba sus movimientos y se desesperaba, sabía que estaba por llegar nuevamente,
susurraba en mi espalda "que rico mami" , "si mami, rico" y me calentaba mucho mas, creo
que llegué junto con el, era delicioso que nuestros orgasmos se juntaran, que ambos llegaran
a tiempo, que me rellenara la vagina como sólo el sabe hacerlo, me levanté y se sentó el
padre Ramos con el, me puso de frente, cara a cara, me movía de manera circular e
intercambiaba el moviemto subiendo y bajando, me gustaba que me agarara el cabello y lo
hiciera un poco hacia atrás, por momentos me nalgueaba pero tambien logré otro delicioso
orgasmo en simultáneo, llegué con el padre Ramos y también rellenó mi vagina, introduje mis
dedos en mi vagina y saqué un poco de los fluidos que estaban ahí y me lleve los dedos a la
boca, se sentía delicioso, había sido una experiencia única, que volvería a repetir sin dudarlo,
los tres nos cambiamos de manera inmediata, eran casi las 5 pm hora de misa de sanación,
pero necesitaba hablar con Gustavo ese había sido el principal motivo con el que fui a la
capilla, la misa la daría el padre Ramos así que Gustavo y yo nos metimos al confesionario.

-YO: ¿Qué pasara con nosotros?


-GUSTAVO: no se, me confunde todo esto amo la vida sacerdotal y servir a los mas
necesitados, pero te conocí y me desequilibraste, eres como adictiva, sabes que lo que acaba
de pasar es una locura.
-YO: pero lo disfrutamos y eso es lo que nos debería importar.
-GUSTAVO: ¿cuantas veces te has revolcado con Ramos?
-YO: ¿eso importa?
-GUSTAVO: quiero saber
-YO: muchas veces, me confese con el hace como un mes y algo, ya sabes los requisitos
prematrimoniales y le confese mi vida en la 19, no me quedó de otra que acceder al chantaje
que inicialmente no me gustaba pero después me fascinó.
-GUSTAVO: ya sabes para la proxima no contarle demasiada cosas a los demas, tus secretos
siempre quedaran mejor guardados en ti mismo, en esta vida sacerdotal me ha tocado
evidenciar de todo, inclusive yo nunca revelaría que visito un prostibulo.
-YO: ¿sabes que eso te hace un hipócrita? Alabas a un Dios de día y en las noches te escapas
a ver a una put@.
-GUSTAVO: es algo que no entenderias, ni yo mismo entiendo a veces, pero la carne siempre
sera mi debilidad y sobretodo tu, ¿estarías dispuesta a dejar la 19 si te lo pidiera?

Aquella pregunta me rondaba y rondaba por la cabeza, sentía que amaba a Gustavo pero
también la vida de puta que ya llevaba, tener dinero, darme mis lujos y el excelente sexo de
algunos clientes, era algo difícil pero que lo pensaría, quizas el amor me había llegado en el
nomento menos indicado, quizás Gustavo era eso que le hacía falta a mi vida, pero ¿cuánto
me costaría mi libertad y ser yo? si ya con Sebastián vivia un infierno y no quería eso con el.

-GUSTAVO: te quedaste callada, ¿no serías capaz de dejarlo todo por mi?
-YO: hablamos luego, me tengo que ir.

Me salí del confesionario y la capilla estaba a reventar, no supe que decirle a Gustavo pero
sabía que no era capaz de dejar la prostitución, era lo unico que sabía hacer y aparentemente
me iba muy bien. Nuevamente tenía mi cabeza enredada con mil incongnitas pero por el
momento decidí alejarme de Gustavo y de la capilla, no quería saber mas sobre aquella
pregunta que me hizo y no supe responder.

TRES MESES DESPUES

Aquél día estábamos de aniversario con Sebastián, mi mamá me llamo muy temprano para
invitarnos a comer, me bañé y me alistaba frente al espejo cuando Sebastián se me quedó
viendo y solto una frase que me asombró:

-SEBASTIÁN: Estas como gorda.


-YO: ¿qué? ¿Ya no te gusto así?
-SEBASTIÁN: Claro que si.
-YO: ¿entonces cuál es el problema?

Trataba de llevar una relación Cordial con el, no me impedía continuar en la 19 así como
tampoco le prohibía continuar su vida con su amante, pero empecé a detallarme a
visualizarme en el espejo como nunca antes lo había hecho y si notaba mis caderas mas
anchas y hasta mis senos habian aumentado, no me quería precipitar a pensar en un
embarazo ya que me cuidaba y mi periodo era muy puntual pero escaso, el médico afirmaba
que era algo normal por las anticonceptivas así que un embarazo no era, me terminé de
arreglar, me maquillé y salimos rumbo a casa de mi mamá, nos recibió y a lo lejos y algo
desorientado estaba mi padre en una silla mirando hacia el horizonte, me acerqué y fue
terrible, no me reconocía, decía que yo era mala y que lo mataría, fue algo doloroso para mi
y fue inevitable no llorar, me alejé y le ayudé a servir a mi mamá, había preparado mi comida
favorita; bistec, llevé los platos a la mesa y llegaron mis suegros, una amiga de la infancia y
obvio Daniel, nos sentamos a la mesa incluido mi papá el cual parecía un zombi y aquello
dolía, mi mama quizo hacer un brindis y posteriormente empezamos acomer, el olor del bistec
me fastidiaba, era algo raro por que amaba esa comida, partí un trozo y lo metí a la boca y
me tuve que levantar e ir corriendo al baño, todo se me devolvió, hasta lo que había comido
el día anterior, ahora si empezaba a preocuparme yo no podía estar embrazada y mucho
menos de Sebastián, prefería abortar antes que estar embarazada de él. Regresé a la mesa
y todos me miraban asombrados hasta que mi padre solto la palabra que muchos deseaban
oir.

-PAPÁ: Estas embarazada


-YO: no papito como crees.

Luego de aquello mi papá se desconecto del mundo y continuó hablando incoherencias pero
no faltaron las palabras de mi mamá y mi suegra las cuales afirmaban que si lo estaba, según
ellas el cuello me palpitaba de manera apresurada y el brillo en mis ojos lo afirmaban, Daniel
Sebastián y yo nos miramos mutuamente, no se que se les pasaría a ellos por la mente pero
al menos a mi solo pensaba en abortar si lo estubiera, continuamos en la comida la cual no
pude digerir y hablamos, reimos pero mi mente estaba en lo sucedido , en que sería de mi
vida con un bebé de Sebastián al cual no quería...

Capitulo #19: ¿EL EMBARAZO?

-MAMÁ: ¿hija por que te has quedado tan callada? a mi me haría muy feliz ser abuela,
¡imagínate mi primer nieto! por que será hombre y debe llamarse como su abuelo, lo vamos
a bautizar en la capilla "Reina Sofía", y por el obispo que por cierto me encantó, lo malo es
que... ¡ya sabes!

-YO: no mamá, no sé ¿es que?

-MAMÁ: negro, ¡pero bueno! es servicial, ayuda a la comunidad y es muy decente.


-YO: no sabía que fueras racista.
-MAMÁ: no lo soy solo que es muy negrito, hija, parece ya sabes...
-YO: ¡no mamá no lo se!
-MAMÁ: cambiemos de tema mejor.
-YO: si mamá seguro sera lo mejor.

Me levanté de la mesa, odiaba la manera en que mi madre arreglaba mi vida y ahora me salía
racista, ¡si supiera que su hija se ha deborado aquel negro de todas las formas habidas y por
haber! que mi cuerpo estaba adicta a su p3n€ y que cada vez quería mas y mas estar con
aquel "negro". Ella ya tenía todo pensado y yo aún no confirma el embarazo, ahora me
preocupaba mucho estar embarazada de Sebastián; de ese ser tan despreciable que odiaba,
pero mientras me acercaba al jardín me senté sobre la mecedora de mi papá a tomar el sol,
y llegó sorpresivamente Carmen, saludó a los que aún estaban en la mesa y se acercó hasta
donde yo estaba.

-YO: Hola Carmen ¿cómo estás?


-CARMEN: Hola querida ¿por qué tan apartada de la reunion? aunque si te soy sincera
tampoco estaría ahí en esa manada de viboras.

Juntas nos reímos, carmen me caia muy bien y quizas ella me ayudaría a esclarecer algunas
dudas que tenía pero no sabía como iniciar el tema ni como preguntarle el ¿¡por qué
aguantaba un matrimonio con un gay!? Quizás me metería en problemas y lo que
menos quería era eso.

-YO: ¿Tu me puedes aconsejar como llevar un matrimonio tan estable?


-CARMEN: haciendote la loca
-YO: ¿cómo es eso?
-CARMEN: si hija, a veces uno debe "soportar" cosas por los hijos, cuando los tengas
entenderás.

"Soportar cosas por los hijos" aquello no me parecía; un hijo debe ser felíz y sobretodo si ve
a unos padres felices, ahora menos aceptaría la idea de estar embarazada si tendría que
cambiar por un "hijo", no lo quisiera tener nunca, yo no cambiaría ni por mí, mucho menos
por otra persona así fuera mi propio hijo.

-YO: ¿hasta aguantar un esposo gay?


-CARMEN: ¿!QUÉ!?
-YO: Carmen no me mires así, se cosas que quizás tu tambien deberías saber.
-CARMEN: pensé que era algo que solo sabíamos Daniel y yo, ¿y tu cómo sabes eso?
-YO: ¿puedo confiar en ti?
-CARMEN: si claro.
-YO: Daniel y Sebastián son amantes.
-CARMEN: ¡ese hijo de puta! muchas veces se lo pregunté y me dijo que no, tantas
atenciones, tantos privilegios, creo que esto no lo soporteré.

Carmen se aparto de mi lado y caminó apresuradamente hasta donde estaban Daniel,


Sebastián, mis suegros, mis padres y amigos, llamó hacia un lado a Daniel y solo escuche la
fuerte bofetada que le dió y salió de la casa, atrás de ella Daniel, yo miraba como Sebastián
quedaba asombrado junto con los otros invitados, ¡Dios mio! solo pensaba que había
cometido una imprudencia y que aquello me costaría, Sebastián se acercaba lentamente y
solo pensaba en que como sería mi proxima muerte, me tomo de la mano fuerte y me haló
diciendome que nos íbamos para la casa, me despedí de todos, salí junto con Sebastián, en
el camino se tornó un silencio y por dentro temblaba toda, tenía un miedo profundo y sabía
que aquello me costaría. Llegamos a casa y subi de manera apresurada a la habitación pero
Sebastián me alcanzó y ahi inicio el caos.

-SEBASTIÁN: abriste la boca ¿verdad?


-YO: no se de que me hablas.
Y recibí la primera bofetada de mi esposo el cual me exigía que le dijera la verdad, me tomó
por las muñecas y me sacudía con mucha violencia, le suplicaba que no me hiciera daño pero
no entendía, me tiró al piso y empezó a patearme, luego sonó el telefono; era Daniel y le
contaba que yo le había dicho la verdad a Carmen, me levanto del piso y empezó a darme
puños en la cara mientras le suplicaba que no lo hiciera, intenté salir de la habitación pero
Sebastián me tomo del cabello y empezó a arrastrarme por el suelo mientras yo sangraba por
todas las partes de mi cuerpo, me levantó nuevamente con toda la fuerza que tenía y me
estrello el rostro contra la pared, en ese preciso momento perdí el conocimiento, no supe mas
de mi.
Desperté casi dos horas después cuando me sacaban del quirófano habia tenido fracturas en
mi rostro y clavícula, me llevaron a la sala de recuperación y no hacía mas que llorar, repetía
el ¿por qué no morí? sería lo mejor para mi, estuve una hora en aquella sala cuando fui
trasladada a una habitación donde ya estaba Sebastián y mis padres, el me saludo con un
beso como si nunca hubiese ocurrido nada, como si los golpes hubieran sido producto de mi
imaginación, ¿a caso Sebastián enloquecía? O la loca era yo, pero no me dolieron tantos los
golpes como la noticia del doctor.

-DOCTOR: Melani, debo decirte que tienes un angel que te protege de todo apesar del
accidente que tuviste, dejame decirte que estas embarazada, te sacamos algo de sangre en
el quirófano al terminar el procedimiento y el resultado fue éste, ahora te haremos una
ecografía para corroborar que "el producto" venga en óptimas condiciones, el golpe que
tuviste fue muy grave y quizás hubo desprendimiento de placenta.
-YO: ¿¡accidente!?
-SEBASTIAN: si mi amor, íbamos en el coche discutiendo y te tiraste por la puerta.
-YO: ¿qué?
-SEBASTIÁN: mi amor no hables mucho ¡que felicidad seremos padres!

Aquello debía ser una pesadilla, Sebastián se inventó una película, miraba a mi madre y ella
con su mirada me acusaba me decía que estaba loca y hasta le daba verguenza, en cambio
mi padre no pronunciaba palabra, era callado con su cabeza abajo, de verdad le pedía a Dios
si es que existe que no estuviera embarazada, yo no lo quería, y mucho menos en la situación
actual que vivia con Sebastián. El doctor llamó a su personal para que llevaran el ecógrafo
hasta la habitación y delante de todos los prensentes prosiguió a hacerme el estudio.

-DOCTOR: si señora Melani; aquí esta el bebé que por cierto es grande, no entiendo como
no tiene barriga mas o menos tiene entre 18 y 20 semanas de gestacion.
-MAMÁ: ¿tanto? ¿Ya se puede conocer el sexo?
-DOCTOR: no se deja ver, está de espaldas pero es un bebe aparentemente sano, te
dejaremos reposar y antes del alta te haremos otros análisis para confirmar que todo este
perfecto.

Yo no paraba de llorar, no aceptaba a ese bebé, Sebastián se acercó y me besó, decía que
juntos sacaríamos al bebé adelante, que seríamos excelentes padres, pero yo no aguanté
mas y les pedí a todos que se fueran, que salieran de manera inmediata de la habitacion, yo
no quería a ese bebe, y no lo tendría.
Capitulo #20: EL MIEDO

Todos salieron y me quedé llorando, mis lágrimas salían como agua, no quería ese bebé y
no lo iba a tener, tenía que buscar la manera de que aquél producto que tenía en la barriga
no naciera, lloré tanto que me quedé dormida y soñaba tan bonito con la 19; yo bailando y
rodeada de muchos hombres desnudos y todos disposables para mi, chupaba una y otra
v3rg@, me encantaba aquello con lo que soñaba, de verdad amaba el s€x0. Desperté y
estaba mojada, ni por las condiciones en que estaba dejaba de ser una pu-t@, por eso sabía
que me era imposoble ser una buena madre. Muy temprano regresó el doctor a revisarme y
le suplique que interrumpiera el embarazo pero este se negó, su objetivo era salvar vidas no
matarlas. Luego llegó mi madre pero su cara era de pocos amigos.

-YO: hola mami ¿pasa algo?


-MAMÁ: ¿Melani por que hiciste eso? no te imaginas la tragedia que causaste por hablar de
mas, por inventar cosas tan repugnantes.
-YO: ¿de qué me hablas mamá?
-MAMÁ: de lo que le dijiste a Carmen.
-YO: es la verdad mamita, Daniel y Sebastián son amantes, te lo juro mami.

Le pedia a mi mamá que me creyera, sentía que estaba en peligro y necesitaba de la


protección de mamá pero lo que recibí a cambio fue una bofeta, justo ahí y con las condiciones
en las que estaba.

-MAMÁ: Melani, cállate por favor, por estar difamando es que ocurrió lo que ocurrió.
-YO: ¿y que paso mamá?
-MAMÁ: Carmen se suicidó.
-YO: no mamá la mataron, te juro que la mataron.
-MAMÁ: no soportó aquello que le dijiste y en un acto desesperado se pegó un balazo, ¿como
pudiste Melani?
-YO: mamá creeme por favor a ella la mataron y seguramente fue Daniel.

Mi mama salió indignada, ella juraba que yo difamaba a Daniel y Sebastián, me sentía
debastada, no tenía en quien confiar, me sentía sola, necesitaba a Gustavo, necesitaba tener
s€x® para relajarme y no sentirme tan agobiada, quería salir del hospital, sentía que mi vida
acabaría como la de Carmen pero ¿en quién confiar? ¿con quién contar si todos estaban en
mi contra? entró mi papá y con su hermosa sonrisa cambió mi estado emocional, tenerlo
cerca a él era maravilloso, recuerdo los momentos felices que viví a su lado siendo una niña,
pero mi papá me dijo algo que me haría llorar nuevamente, el era insistente al decirme que
me escapara, que no me casara,, el tiempo a el se le detuvo en ese momento de la vida y me
reprochaba el por qué no le hice caso, pero entró apresuradamente mi madre y saco a papá
de mi habitación, a la hora llegó Sebastián con un ramo de flores gigante y chocolates
preguntando como estaba y ahí me dió la noticia de Carmen.

-SEBASTIÁN: amor, desafortunadamente se suicidó Carmen, Dani esta destrozado y debo


acompañarlo, ¿tu me entiendes, verdad?
-YO: has lo que quieras.
-SEBASTIÁN: te lo digo por que probablemente no podre venir a verte en varios dias.
Para mi era lo mejor, no verlo, que no fuera a verme, que se quedara con su amante y me
dejara en paz. Sebastián salió y me quede sola, pensaba y pensaba que hacer con mi vida y
a donde ir, a quien buscar, con quien contar y las respuestas me conducían a Gustavo, debía
buscarlo y pedirle ayuda antes de que yo terminara muerta. Pedí hacer una llamada a la
capilla y fui insistente pero no contestaron nunca. El no me dió su número de celular así que
no tenía otra manera de comunicarme con el, parecía una maldita pesadilla estar embarazada
y con un esposo loco, actuar como si no pasara nada me desesperaba, yo necesitaba estar
segura y sobretodo encontrar a alguien que me interrumpiera el embarazo.

UNA SEMANA DESPUES...

-DOCTOR: hola Melani buen día, ¿como te sientes?


-YO: hola doctor, bien.
-DOCTOR: ¿has sentido dolor?
-YO: no doctor, solo quiero irme de aquí.
-DOCTOR: debo hacerte un último análisis antes de darte de alta y ver como esta tu bebe.
-YO:ok doctor

El personal de la clínica entró a mi habitacin el ecógrafo, el doctor puso un gel sobre mi panza
y sobre el aparato que usaría para la ecografía, empezó a moverlo sobre mi vientre causando
algo de presión, me preguntaba ¿quieres oir el corazon del bebé? respondí que si, ya que
mas daba si estaba ahí dentro de mi, movio algunos botones y se oía super claro aquel tun
tun tun tun tun tun, sentí bonito por un instante, era impresionante que dentro de mi hubiera
vida y con lo que me hizo Sebastián se haya aferrado a mi, sin querer solté unas lagrimas,
me sentía algo conmovida; luego el doctor me dio una noticia mas...

Capitulo #21: AMARGA DESPEDIDA

-DOCTOR: Melani ¿que te gustaría que fuera? no me lo vas a creer pero tiene las piernas
abiertas de par en par.
-YO: ¿tan pequeño y ya se puede ver?
-DOCTOR: si, dime ¿que te guataria que fuera?
-YO: quizás una niña para convertirla en la mejor versión de mi, que sea fuerte, para enseñarle
a tomar las decisiones correctas, que no se deje humillar de nadie, que solo se dedique a dar
amor y recibirlo.
-DOCTOR: Dios te ha premiado con la primera parte, ¡es una niña, Melani!
-YO: doctor ¿por que llora?
-DOCTOR: disculpa Melani, me conmueven este tipo de cosas, algún día te contaré sobre mi
y entenderás el por qué de mis lágrimas.

El doctor terminó de hacerme la ecografía puso, un par de servilletas sobre mi abdomen para
retirar el gel, desconectó el ecógrafo y salió, no entendía que le había ocurrido, estaba algo
conmovido al igual que yo, me había parecido tan lindo escuchar los latidos de la bebé y
saber que sería niña, luego entré en un colapso de pensamientos y solo me repetía que
seguiría mis pasos, que sería una put@ frustrada al igual que su madre, mi hija debería ser
diferente a mi, pero tampoco quería dejar de ser put@ y tener que aguantar a un esposo que
no quería solo por mantener un "hogar". Era tan complicada mi situación; sin saber que hacer,
a dónde ir, a quien buscar.
Después de pensar mucho y no llegar a ningún lado con mis pensamientos me quedé dormida
y hasta en mis sueños deseaba a muchos hombres, necesitaba tener sex@, quería una
verg@ que me diera duro, que me dejara cansada con sus penetradas, pero pensaba que
estaba embarazada y que debía cuidarme, que engordaría y ningun hombre me desearía, así
que nuevamente desperte, era terrible estar así, sentir lo que sentía y querer hablar con
alguien y no encontrar a nadie que me escuchara.

DOS DIAS DESPUÉS...

-DOCTOR: Melani hoy te daremos de alta, ven deja te quito las vendas del rostro, tienes una
excelente cicatrización, creo que te mantendre con el cabestrillo un par de dias mas.
-YO: ¿o sea que lo volvere a ver doc? para que me de el alta del cabestrillo.
-DOCTOR: no necesariamente debes regresar en 5 días, lo puedes dejar de usar.
-YO: doctor no dañe el momento, yo lo quería ver nuevamente.

En ese momento, ambos reímos, parecía que la vida ahí me pesaba menos, quería congelar
el tiempo, quedarme ahí, donde tenía felicidad por 5 segudos pero en la vida real no era así
y yo lloraría mucho mas de lo que yo misma podía pensar.
Salí de la clínica, nadie fue por mi, ni mis padres ni el valiente eaposo que tenía pero era
mejor no verlos a ellos, tomé un taxi y me fuí a la capilla, necesitaba hablar con Gustavo,
llegué y entré hasta la sacristía y estaba el pero totalmente diferente, aquellos meses sin
vernos fueron de cambios para ambos.

-YO: Hola Gustavo , que raro verte así aquí.


-GUSTAVO: Hola Melani, ven siéntate, cuéntame ¿por que el cabestrillo?
-YO: Sebastián quizo matarme pero nadie me cree, pero dime ¿por qué estas así?
-GUSTAVO: he pensado mucho estos meses y siento que me enamoreé de una mujer, que
si la quiero tener debo renunciar a otras cosas por tenerla a ella.
-YO: ah bien, me parece excelente que seas felíz, y dime ¿cuándo te casas o que?
-GUSTAVO:cuando tu aceptes.
-YO: ¿¡Que!?
-GUSTAVO: Melani me enamore de ti como un desdichado.
-YO: que manera tan rara de amar, participas en una acto con otro, no te importó ver como
Ramos me cogía y dices amarme ¿estas seguro?
-GUSTAVO: mira no me voy a justificar, quizás sea rara la manera en que te amo, pero por ti
y pensando solo en ti renuncié al obispado, pero no quiero dejar la labor social ni dejar de
ayudar, por eso quiero proponerte que nos vayamos a una comisión a África, donde no
tendremos grandes cosas, lujos ni nada de eso pero un amor sincero.

Me quedé fría, paralizada, no me esperaba aquello, sentía que amaba a Gustavo pero yo no
sería capaz de abandonar la vida que llevaba por un amor y mucho menos por ir a un país
donde nisiquiera hablaban mi idioma. El amor no me daba para tanto, para evadir un poco la
situación me acerqué a Gustavo y lo besé, sus besos eran deliciosos como siempre, me
encantaba como me acariciaba el rostro mientras lo hacía, era una manera tan deliciosa de
sentirme algo protegida y querida, luego se separó de mi lado e insistía en obtener una
respuesta de mi parte.
-GUSTAVO: Melani respondeme por favor.
-YO: ¿por que dañas el momento, no te das cuenta que me muero por hacerlo aqui contigo?
-GUSTAVO: yo también muero por estar contigo pero antes respondeme.
-YO: tu sabes que estoy casada.
-GUSTAVO: huye conmigo, créeme que Sebastián ni tu familia te encontrarán en África,
iremos a varios países del continente.
-YO: Gustavo lo siento, no creo que sea capáz de abandonar mi vida por irme contigo ahora
si ven deborame un poquito.

Gustavo se levantó quizas mas asombrado que yo, de verdad estaba poseída, quería que me
cogiera, se lo suplicaba, pero tan solo tomó mis hombros fuertemente y me dijo "no todo es
s3x0", se retiró dejandome ahí con las mas profundas ganas de estar con el, me sentía
anciosa, las manos me sudaban y no dejaba de añorar esa deliciosa verg@, lo llamé
insistentemente pero no me hizo caso y se fue.

Capitulo #22: ¡ADIÓS!

Me quedé ahí llorando, había ido buscando con quien hablar, con quien desahogarme, quien
me protegiera y terminé por dejar ir a la persona que quizás si me quería, pero mi miedo era
terrible; no quería fracasar nuevamente en el amor, no quería confiar en alguien, entregarle
mi amor y que luego me saliera con alguna estupidez, era difícil de canalizar aquello que
sentía, tambien lo odiaba por dejarme ahí con ganas, intenté tocarme pero no era lo que
quería, tomé el Cristo crucificado que estaba ahí y lo empecé a lamer, abrí mis piernas y
estuve a punto de introducirlo a mi vagina cuando sentí unos pasos, alguien se acercaba,
cerré mis piernas y dejé el cristo nuevamente en su lugar.

-HOMBRE: hija ¿que haces aquí?


-YO: busco al obispo.
-HOMBRE: el señor obispo no ha venido a la capilla.
-YO: el que vive aquí, creo que se llama Gustavo, el es negro alto.
-HOMBRE: ¿te refieres a Gerardo? no es mas obispo, renunció por el amor de una mujer.
-YO: ¿usted sabe dónde lo puedo encontrar?
-HOMBRE: se va mañana para África, su vuelo creo que sale en horas de la mañana.

Por mi mente pasaban aquellas palabras de mi papá; que huyera y pensaba que quizás debía
hacerlo ahora, pero ¿cómo superar el temor que tenía, como dar esos pasos sin dejar de
sentir esas ganas profundas de querer sexo a cada rato? me retiré de la capilla y me fuí a mi
apartamento de soltera de donde quizás nunca debí salir, el polvo ya se lo consumía, las
telarañas lo tenian nublado, estaba opaco y sin vida, preparé café, encendí mi cigarrillo y me
senté a llorar y pensar si sería capaz de irme con Gustavo.
Me fuemé casi tres cajetillas y me tomé mas de diez tazas de café pero no, en mi era mas
fuertes las ganas de sex@ yo quería únicamente eso. Me quedé dormida y desperte muy
temprano, por fortuna aún tenía algo de ropa en casa así que me bañé, preparé en un bolso
pequeño algunas prendas por si sería capaz de irme con Gustavo, salí hacia el aeropuerto a
quizás buscar algo de paz en las palabras de Gustavo, tomé un taxi y llegue, el vuelo para
África por fortuna no había salido y en la fila de chek in, miré a Gustavo, me le acerqué y su
cara se iluminó, mi corazón latía a mil, me sudaban las manos pero también palpitaba de
manera descontrolada mi vagin@, Dios, ¿qué me pasaba, por que en los momentos mas
serios e importantes para mi, me entraban nuevamente esas ganas de querer foll@r?
Gustavo se salió de la fila y me abrazó, mientras lo hacía, no dejaba de decirme lo felíz que
estaba de que yo estuviera ahí.

-GUSTAVO: Gracias princesa por estar aquí, compraré tu pasaje.


-YO: espera, antes quiero hablar contigo, necesito que me des seguridad, que no serás como
Sebastián.

Mientras hablaba con Gustavo, teníamos nuestras manos juntas y yo solo pensaba en sex@,
sólo quería que el me tocara y me deborara ahí mismo.

-GUSTAVO: al inicio será algo duro, pero te prometo que trabajaré para darte lo mejor.
-YO: ¿y mientras tanto que haré yo?
-GUSTAVO: te dedicarás al hogar y a la labor social si quieres, podrás estar con las diferentes
tribus que conoceremos, ayudar a los enfermos, a los niños, tu tienes carisma y se que no se
te hara difícil.
-YO: ¿y si me da por acostarme con media África? no te imaginas lo caliente que estoy en
este momento, solo me imagino todas las veces que hemos foll@do y me mojo, ven vamos
al baño.
-GUSTAVO: Melani esto es algo serio, estoy a punto de irme y tu solo piensas en coger ¿qué
te pasa has perdido la razón?
-YO: estoy adicta a ti, a eso que tienes entre la piernas, ven, vamos será un momentico por
favor.
-GUSTAVO: busca ayuda Melani, estás enferma, no es normal esto.

Gustavo se separó de mi lado, terminó de hacer sus tramites migratorios, y pasó a la sala de
espera mientras yo gritaba su nombre como una condenada, 15 minutos despues, su avión
llegó y yo miraba desde una de las ventanas como se subía Gustavo al avión y posteriormente
como aquél despegaba, empecé a llorar y justo en aquel momento sentí un enorme dolor en
el vientre, sentía que algo me bajaba y me asusté mucho, bajé mi mano y me salió sangre,
pedí ayuda al personal médico del aeropuerto y lo que tenía era una posible amenaza de
aborto.

Capitulo #23: ¡REALIDAD !

—Llamaron a una ambulancia, la espera era angustiante y no dejaba de salirme sangre y de


sentir algunos piquetes, llegó la ambulancia, me subieron y me trasladaron a la clínica, en
medio del viaje perdí el conocimiento, cuando me desperté ya estaba en una cama y justo a
mi lado aquél doctor.

-DOCTOR: Melani, al fin despiertas ¿cómo te sientes?


-YO: Creo que bien.
-DOCTOR: te vamos a dejar unas horas mas en observación, ya se controló el sangrado y
aparentemente tu hija aún sigue aquí contigo.
-YO: ¿de verdad? Pense que ya no estaba, ayer fume y bebí café como una loca.
-DOCTOR: tu no has querido entender que tu hija esta aferrada a ti, mira ya te pasó algo
fuerte dos veces y ella sigue ahí, firme, sobrevivió al accidente de auto y ahora a tu mala
dieta, ella no se quiere ir de tu lado.
-YO: doctor no la quiero, no seré buena madre.
-DOCTOR: ella te enseñará, si esta ahí aferradita a ti, creeme que ella te enseñará.
-YO: doctor si usted supiera realmente como es mi vida, me entendería el por que no la quiero.
-DOCTOR: bueno tomaré asiento, para escucharte .

Lo que tanto había pedido me lo estaba ofreciendo aquél doctor, escucharme, ahora no sabía
por donde empezar o si hablarle todo lo que era mi vida, recordaba unos meses atrás que me
confesé con Ramos y aquello me costó pero me encantó también, el doctor era algo mayor
pero también me lo cøg3rí@ con gusto, no sabía que hacer, no pronunciaba palabra y él se
dio cuenta.

-DOCTOR: estoy esperando.


-YO: doctor usted quedó en contarme algo ¿lo recuerda? cuando hizo mi ecografía y lloró.
-DOCTOR : está bien, inicio yo: Desde niño siempre quise estudiar medicina, fui aplicado en
el colegio y apesar de tener una familia con una excelente posición económica yo no quería
estudiar lo que ellos querían, yo quería ser médico y no me apoyaron, busqué la manera de
estudiar becado y lo logré me fui a Cuba, estando ahí y ya estudiando medicina, conoci a
Tere, era una negra divina, tenía magia en su mirada, un cuerpo de infarto, era supremamente
inteligente me enamoré como un loco y a los 6 meses nos casamos, ella era contadora
pública, yo termine de estudiar y regresaría al país, le conté todo a mis familiares para que
nos dieran la bienvenida pero fue un desastre, mi familia era racista, no aceptaban una
relación interracial, así que le hicieron la vida un infierno, 3 meses despues de estar aquí nos
enteramos que seriamos padres, ¡no te imaginas la felicidad para nosotros! pero ahí
nuevamente estaba mi familia humillándola, tratandola mal, decían que tendríamos al hijo de
Lucifer ¿y sabes qué es lo mas chistoso? mi madre es súper católica, de aquellas mujeres
que no se pierde un domingo de misa, que ayuda a los necesitados, pero en casa era otra,
mi Tere sufría mucho lloraba a diario, pero la motivaba la noticia de ser madre, cuando tenía
7 meses a mi me llamaron de urgencia a una cirugía aquí en la clínica, era muy temprano y
habíamos quedado en ir a comprar ropa para la bebé por que era una niña, ella decidió
adelantarse, se arregló y salio en el auto, en el trayecto otro auto la golpeó por la parte de
atrás y ella se estrello contra un poste, quedó atrapada mucho tiempo hasta que llegaron a
rescatarla, la trajeron aquí y me tocó a mi hacerle la cesárea, la bebé estaba muy débil, pero
nació viva y Tere la conoció, media hora despues mi Tere falleció, la bebé estubo en
incubadora una semana y también se me fue, no te imaginas las ilusiones que tenía con esa
bebé, todo lo que me había imaginado jugar con ella, me reprocho tanto por no haber hecho
mas por mi Tere, mi familia la trató muy mal y desde aquél episodio de mi vida solo me he
mantenido en esta clínica, hice dos especializaciones mas y me interne aquí, no volví a tener
pareja, mi Tere era todo para mi, perdon Melani.
-YO: llore doctor, no se preocupe.

No puedo negarlo que me conmovieron sus lágrimas, se miraba tan tierno llorando que le
propuse adoptar a mi bebé, quedó sorprendido y me dijo que lo pensaría ahora tocaba mi
turno de contarle mi vida, no le conté que era una put@, solo que me encantaba el sex@,
tambien le conté que estaba casada con un bisexual que me pegaba y su amante me tenía
chantajeada.
-DOCTOR: ¡hijos de puta! Denuncialos Melani yo estoy contigo, yo te ayudaré, no puedes
permirte que ocurra esto.

El doctor me tomó la mano y se sentía muy cálida, la tibieza de su piel era deliciosa y
nuevamente aparecieron aquellas ganas de sentir una buena v3r-g@ dentro de mi, trataba
de pensar en otra cosa pero era inevitable no verle su entre pierna y no saborearlo, quería
tener s3x@ con el doctor lo queria hacer, pero no quería arruinar el momento, así que respiré
profundo y guardé un poco la compostura, también le conte de las dos veces que mi padre
me dijo que huyera y no le hice caso a lo que él me respondio algo que me dejó pensando.

-DOCTOR: dos de dos, mira tu padre en dos momentos diferentes te dijo que huyeras, dos
veces tu bebé ha estado en peligro, está clara la señal; o la tercera tomas la oportunidad de
huir de tu situación o la situación acabará contigo, lo mismo con tu hija, a la tercera o la
aceptas y la tomas o ella no te dará la oportunidad de conocerla.
-YO: doctor que cosas dice, ¿usted cree en señales y esas cosas, eso es avalado por la
medicina?
-DOCTOR: antes de ser medico soy un ser humano con percepción e intuición, Melani, de
verdad toma decisiones a conciencia, ahora si te dejo, he estado mucho tiempo contigo, nos
vemos mañana.

Las palabras del doctor eran muy lindas me habían encantado, sentía que era un ser especial,
pero regresaba a mi realidad, llevaba varios dias sin saber de mis padres y mi supuesto
esposo, no les importaba.
A la Mañana siguiente el doctor me dio de alta y yo salí en busca de aquello que me llenaba,
tomé un taxi y me sente en la parte del copiloto, el taxista era super guapo, me quité el gaban
quedando solo en la blusa escotada que tenía puesta, le pedí meterse por un callejón solitario,
estando ahí lo besé, el continuó con el momento; bajaba sus manos y acariciaba mis s3n0s,
tocaba mi cul@ y mi v@gin@, me monté encima de él y empecé a moverme, quería rozar su
m13mbr0 con mi v@g1n@ y sentir esa delicia del s3-x0, pero estando ahí se acercaron dos
patrullas de policia motorizadas, nos encontraron en pleno acto, para suavizar un poco la
situación y evitar que nos llevaran a la comisaría de policía, les insinué tener s3-x0 ahí con
todos y obvio aceptaron, ¡me c0g3rí@ con 5 hombres en simultaneo! era una total orgía en
medio de la calle a plena luz del día, habían penes de todo grosor y color, era delicioso probar
una y luego probar otra diferente, la situación estaba super caliente, super rica y se le ocurrió
a uno de ellos introducirme algunas botellas que estaban ahí a merced de la calle, lo acepté
y era delicioso, ver sus caras de morbo cuando me retorcía de placer y pedía mas, cada uno
eyaculó encima de mi pero yo continuaba ganosa pedía mas y mas, así que en un acto
desesperado, alguien me introdujo un palo y ese día toqué fondo, todo cambio.

Capitulo #24: TOCAR FONDO.

Estaba desquiciada, me dolía profundamente aquello que hacían, el palo tenía astillas que
lastimaban mi vagina, pero era mas mi gusto y pedía mas y mas y gritaba y deseaba continuar
en eso pero aquellos hombres estaban exhausto, rendidos y cansados, así que el primero en
rerirarse fue aquel taxista con el que inicié mi faena, su cara era de rendido, creo que al irse
hasta loca me dijo, por mi frente estaba con dos v3rg@s y por mi v@g1n@ un palo que me
clavaba constantemente, aquellos policías tambien se dieron por rendidos y decidieron irse
pero yo les rogaba que no se fueran, que continuáramos, pero me trataron de demante; uno
gritó que buscara ayuda, que nadie me llenaba sexualmente, que si estaba loca, fueron tantas
palabras que me llegaron y como siempre empecé a llorar, salí de aquél callejón como pude
con las pocas fuerzas de mis piernas, tomé otro taxi y regresé a la clínica, sin anunciarme ni
nada entré directamente al consultorio del doctor y casi de rodillas le pedí que me ayudara,
que no me dejara sola.

-DOCTOR: calmate Melani, ven dime que pasó.


-YO: doctor reviseme por favor, me arde mucho la vagina, acabo de tener sexo con unos
desconocidos y hasta un palo me hice introducir.

Moría de verguenza al contarle eso pero era lo mejor, necesitaba que me ayudara, pidió de
manera inmediato una sala de procedimientos y me revisó, por fortuna las heridas que tenía
eran externas, el doctor sacaba residuos de los palos, hasta una etiqueta enrollada sacó, me
dolía profundamente pero sabía que el haría lo correcto, luego me pasaron a una habitación
donde, como mandados de Dios llegaron Sebastián y mi madre.

-YO: se acordaron de mi existencia, muchas gracias por aparecer, por demostrarme que les
importo.
-MAMÁ: Melani no seas insolente, ¿que no sabes la tragedia por la que hemos pasado?
-YO: ¿ahora a quien mataron, perdón, digo, quien falleció? por que la gente se muere de la
nada, amanece y al minuto ¡bumm! mueren o la matan.
-MAMÁ: Murio tu padre.

Quedé fría, paralizada, por inercia mis lágrimas salían solas, no creía aquello que me decían,
necesitaba ver a mi papá, la vida me estaba pasando la factura de mis malas decisiones.

-YO: díganme que aquello es mentira, ¡mi papá no puede estar muerto!
-MAMÁ: ¿como crees que jugaria con eso? si no había venido era por que primero no lo
merecías, ya sabes por que, hasta que no le pidas perdon a tu esposo por lo difamación que
le hiciste no te perdonaré.
-YO: Mamá, tu y sebastian se p...
-SEBASTIÁN: mi amor cállate, no vayas a decir algo de la cual te puedas arrepentir.

No creía aún que mi padre estuviera muerto, sin tan solo hubiera estado sus últimos instantes
con el, si tan solo no hubiera preferido el sexo en lugar de tener una vida "normal".
Me arrepentía tanto de mis malos actos.
Duré nuevamente otros dos días internada, después de eso Sebastián fue por mi para
llevarme a casa, pero antes del alta el doctor me ordonó los controles para llevar mi embarazo
y monitoreo del mismo. En casa con Sebastián todo iba dentro de la normalidad, el en su
trabajo y de amante de su jefe, yo en mi casa cuidando de mi y distraerme para no ir a la 19
pero apenas llegaba la noche, quien buscaba a Sebastián en la intimidad era yo; necesitaba
al menos m@m@rl3 la v3rg@ para quedarme satisfecha, para sentirme un poco bien y
relajada, así me la pasé hasta que mi barriga empezo a notarse más y aquella bebé que
crecía en mi, me recordaba que estaba ahí conmigo, sus movimientos eran impresionantes,
todo el día lo hacía, todo el día me recordaba que ella estaba aferrada a mi, por momentos
sentía bonito aquello pero recordaba que no podía tener relaciones en la 19 por su culpa y
nuevamente regresaban aquellas ganas de no quererla. Fueron unos meses totalmente
difíciles, con el doctor nos mirábamos muy seguido, el era muy amable conmigo y siempre
me decía que estaba dispuesto a ayudarme si quería denunciar, pero yo era débil y me daba
miedo lo que podia hacer Daniel, pero tambien pensaba en Gustavo y en lo débil que fui al
no irme con el a África, lloraba nuevamente cada vez que recordaba aquella situación, era
frustrante para mi sentirme así, pero me lo merecía por ser una cobarde que es adicta al sexo
y no lo pude manejar.

DIA DEL PARTO.

Recuerdo mucho ese día, me desperté muy temprano por que sentía que me había orinado
en la cama, salía algo transparente de mi vagina y pense que era orina, me bañé, me vestí y
salí a la clinica, le comenté al doctor lo que tenía y este hizo un tacto, para mi sopresa tenía
4 de dilatación, posiblemente tendría mi parto via vaginal, no sentía dolores, todo fue muy
normal a comparacion de lo que habia escuchado, la relación con mi mamá estaba mal pero
era cordial, la llamé, llegó a la clínica con todo lo que le había comprado aquel día a la bebé,
su nieta se llamaría como ella, segun afirmaba, pero yo ya sabía que nombre llevaría mi hija
la tuve durante 9 meses en mi vientre y era yo quien debia decidir.
Dos horas después llego Sebastián y para ese momento ya sería ingresada a la sala de parto,
tenía dilatación total, el doctor como siempre al pendiente de mi, me ayudaba a reapirar y a
pujar cuando se requería, sin mentir pujé 3 veces cuando escuche aquel llanto ensordecedor,
lloraba como si la mataran y miraba la ternura y amor con el que el doctor la recibió, me la
acercó al pecho y si, era divina con unos ojos gigantes color miel, era perfecta. Le conté cada
dedito de sus pies y manos, me retiraron de la sala a una habitación, afortunadamente todo
estaba perfectamente para ambas, a la bebé la vestían mientras tanto, en laa habitación, mi
madre se había encargado de decorarla y poner muchos regalos, Sebastián había llamado a
su amante para que estuviera ahí al momento de conocer a la bebé. Entró el doctor a la
habitación para informar que no podía haber tantas personas ahí conmigo pero los presentes
le rogaron que hasta el momento de conocer a la bebe se quedarían, luego el se acerco un
poco a mi oído y me susurro que tenía curiosidad de preguntarme algo, yo sospechaba que
era, pero esperaría a que llegara el momento, todo estaba tenso, así que para romper el hielo,
Daniel preguntó ¿cual sería el nombre de la bebé? antes de que mi mamá respondiera,
conteste que se llamaria TERE.

Capitulo #25: LA VERDAD SALE A LA LUZ.

Mi madre no entendía el por que del nombre solo deseaba que se llamará como ella, pero así
no quisiera a la bebé no podia condenarla con un nombre tan feo y quizás con la personalidad
amarga de mi mamá. Tere debía ser diferente inclusive tan diferente como yo, pasado
algunos minutos entró una enfermera con la bebé en brazos, la tomé y todos se acercaron a
verla luego retrocedieron unos pasos.

-YO: ¿Verdad doctor que es perfecta?


-DOCTOR: Es hermosa, la niña mas hermosa que mis ojos han podido ver.
-MAMÁ: ¿Qué es esta burla, por que no traen a mi nieta?
-YO: aquí esta mamá ¿o acaso no la ves?
-MAMÁ: ¿esa cosa es mi nieta?
-YO: te ruego mamá que no te expreses asi de la niña.
-MAMÁ: y es que no la ves, ¿doctor por que mi nieta salio asi? debe haber un error.
-YO: mamá fue un gen "saltarín"
-MAMÁ: ¡Melani no seas insolente por favor!

Fue inevitable no ver el restro de sopresa de todos y luego las lagrimas de Sebastián, el cual
no soportó la realidad y salió corriendo y Daniel atrás de el, mi madre continuaba con su
discriminación solo por que mi pequeña había salido tan negra como una fresca noche, en el
fondo de mi corazón sabía que mi Tere era hija de Gustavo, del hombre al que amé por unos
instantes pero que por cobardía ni fui capáz de seguir.
Mi madre salió indignada de la habitación y junto a mi se quedo el doctor, los tres parecíamos
una verdadera familia, era tan lindo verlo a el sonreir y sus ojos a punto de brotar unas cuantas
lágrimas.

-DOCTOR: ¿me dejas cargarla?


-YO: claro doctor familiarícese con ella, lo mas probable es que ud sea su padre.
-DOCTOR: ¿sabes? lo que te dije cuando llegué, creo que no me has contado todo.
-YO: esta bien doctor le contaré, quizás después de escuchar mi verdad ud decida irse y no
saber nada mas de mi, como le decía, me volví adicta al s€x00, tanto así que me metí en la
prostitución, trabajé por mucho tiempo en la 19 y conocí todo tipo de clientes, pero me
enamoré de uno y ahí cometí mi primer error, se llama Gustavo y era obispo y fue el que me
casó.

La cara de asombro del doctor era única, ¿cómo entender tal locura que era mi vida y
sobretodo aceptar a una mujer con una vida tan revolcada?

-DOCTOR: ¡santo cielo! dejame me siento que ésto está interesante, continúa por favor.
-YO: Gustavo es negro, un negro delicioso, realmente facinante , bello, hermoso me enamore
como una chiquilla y aparentemente el de mi, lo nuestro era algo raro, tan raro que renunció
al obispado por mi me pidió que huyera con el a África y no fui capáz, preferí el s3xø con
muchos hombres a quedarme solo con el, se fue y se que nunca mas volveré a saber de el.
-DOCTOR: ¿y sabe que estabas embarazada de el?
-YO: doc ni yo sabía que la niña fuera de el, pense que era de mi esposo, desde el dia uno
Sebastián me violó, pero con el, el s€-x® era fugaz, en fin doctor esta es mi historia, soy una
put@ con clase que le espera un infierno apenas salga de aqui.
-DOCTOR: es sorprendente tu historia pero no te desmerites, no dejas de ser una mujer
facinante y hermosa por tu situacion, pero si te sugiero que busques ayuda, no quiero
reprocharte pero no es normal que para obtener placer sexual te dejes introducir palos y
botellas, haslo por tu padre que sé que falleció y te repitió que huyeras, quizás el ahora tu
huir sea que dejes esa vida, y te concentres en tu bebé, y te repito cuando quieras denunciar
a Sebastián estaré para ayudarte, sólo pidelo y lo hacemos, y te agradezco por el detalle del
nombre, si me permites quisiera ser el padrino de Tere.
-YO: ¿doctor, de verdad no le gustaría adoptarla? usted ya vio la reacción de mi familia, nos
harán la vida un infierno.
-DOCTOR: vive ese infierno para que te ayude a cambiar, para que pelees por tu hija con
uñas y dientes, recuerda que los obstaculos son benditos tan solo por la satisfacion de
vencerlos, usa eso como lema y te haras para ti y Tere la vida mas liviana, dale de comer a
esta princesa que esta hambrienta.
-YO: ¿y como le hago? que miedo.
DOCTOR: ven saca tu s3n0 y acercalo a la boca de la bebe ella solita succionará.

Tal cual lo hice saqué mi s3n0 y se lo acerque a la boca de la bebé y de manera automatica
ella empezo a chupar, me dolía pero era bello verla alimentarse de mi, el doctor me dejo sola,
quizás debía aprender a hacer el papel ahora de madre, me gustaba estar así, ver a Tere
como me miraba con esos ojasos color miel y recordar a Gustavo, pero ¿sería yo capáz de
dejar todo y viajar a africa a buscarlo? ¿mi amor sería así de grande para que mi vida
cambiara? aquello solo el tiempo lo dirá, mientras tanto debo enamorarme de mi hija y
sobretodo buscar de aquella ayuda que necesito por mi bien.

UNA SEMANA DESPUÉS.

-DOCTOR: ¡Hola! ¿como amanecieron la princesas?


-YO: muy bien doc
-DOCTOR: hoy tendrán el alta y ya sabes Melani, lo que necesites no dudes en buscarme,
estaré para ti cuando me necesites.
-YO: muchas gracias doc.

Mi mamá habia decidido inventarse una historia para evitar habladurías, teníamos un familiar
muy lejano que era negro y por eso mi hija había salido así, pero algun dia la verdad saldría
a la luz, aquél día me fueron a recoger ella junto con Sebastián y su amante, todo era un
silencio sepulcral, pero al llegar a casa había mucha gente, se había organizado una fiesta
de bienvenida, estaban mis suegros, compañeros de la oficina de Sebastián y algunos
amigos, saludé a uno que otro y presenté a mi hija, nadie hizo preguntas así que no había
nada que explicar, pero mi madre tomo el micrófono y dio su version del por que mi hija había
salido negra, me dio tanta impotencia que aquél día me decidí a decir la verdad, no soportaba
que ella tratara de resolver mi vida, después de que dejó el microfono sobre el estribo, me
acerque con el fime propósito de hablar pero se acercó Sebastián a impedirlo junto con el,
Daniel.

-SEBASTIAN: ¿que vas a hacer Melani?


-YO: estoy cansada de que se invente que mi hija es así por algún familiar, cuando ustedes
dos saben que te fui infiel Sebastián, asi como tu lo has sido con Daniel.
-SEBASTIÁN: pero tu sabes que Daniel y yo nos amamos y aceptaste nuestra relación.

Sin darnos cuenta el micrófono estaba encendido y todos los presentes oían nuestra
discusión.

Capitulo #26: LIBERACIÓN.

-DANIEL: No te hagas la inocente que aquí sabemos muy bien quien eres tu, mirate con una
hija negra.
-YO: yo se quien soy y si, lo acepto, fui infiel, pero en cambio ustedes son un par de débiles,
si eso son por que si se aman como dicen ¿por que no le dicen al mundo lo que sienten y ya?
-SEBASTIÁN: jamas voy a reconocer ante nadie que me gustan los hombres.
-DANIEL: yo menos, tengo una reputación intachable .
Mientras Daniel y Sebastián se dejaban al descubierto, la audiencia estaba alerta,
silenciosamente atenta a lo que ellos dos decían, cuando de un momento a otro escuche un
grito con mucha fuerza.

-MAMÁ: ¡¡Melani!!
-SUEGRA: ¡dejalos! quiero continuar sabiendo la clase de hijo que tengo, como pudiste
hacernos esto.
-HIJO DE DANIEL: Papá te odio, ahora entiendo por que mamá se suicidó.
-YO: ¿o sea que si se mato carmen?
-HIJO DE DANIEL: si Melani, mi mamá se disparo enfrente de todos, y nunca entendimos el
por que, ¿como fuiste capaz de meterme con Sebastián si tiene mi edad? que asquerosos
son.
-MAMÁ: Sebastián no lo puedo creer, te puse a ti por encima de mi hija.

La multitud sorpresivamente abucheaba a Sebastián y a Daniel no por su condicion sexual si


no por el engaño, la mentira y por el maltrato que sufrí por parte de Sebastián, pero todos me
defendían, incluida mi madre.
La bienvenida se convirtio en un acto de sacar los trapitos al sol de aquellos dos, me retiré
del lado de ellos, tomé mis cosas y salí de casa, ese lugar ya no me pertenecía, cuando
estaba en la puerta se acerco mi mamá y me pidió que me fuera con ella, quería estar cerca
de mi e irse adaptando a tener un nieta "negra", las cosas de la vida, adpatarse a una persona
de otro "color" pero asi es esta vida de loca y cruel, acepté por que sabía que necesitaba
ayuda con la niña, era una inexperta en todo el sentido de la palabra y ella me sería de mucha
ayuda.
Ya en casa de mi mamá, ella me pidió perdon; se sentia con mucha vergüenza por siempre
defender a Sebastián, respondí que no había problema que de mi parte ya estaba todo
olvidado.
Los días pasaron normal me adaptaba a la idea de ser madre pero mientras me bañaba y
mojaba mi cabello y acariciaba mi cuerpo, mi s3x00 se activó, el chorro de la ducha pegaba
sobre mis s3n00s y yo sentía delicioso, miré el estuche del cepillo de dientes y se miraba
super tentativo a introducirmelo pero se me ocurrio una idea mejor, salí de la ducha me vestí,
mi mamá había salido así que dejaría a Tere sola en la cuna y salí de casa, tomé un taxi con
rumbo a la 19, ya me imaginaba las cosas tan deliciosas que encontraria ahí, bajé del taxi,
pagué y en la puerta del lugar me lleve una inpresionante sorpresa ¡era el doctor!

-YO: ¿que hace usted aqui? no pense que asistiera a este tipo de lugares.
-DOCTOR: no lo hago, pero vine a salvarte, quizas no lo creas pero todas estas noches he
venido para detenerte y que no cometas un la estupidez, con quien dejaste a Tere?
-YO: sola
-DOCTOR: ¿y prefieres dejarla por venir a un lugar de estos? de verdad necesitas ayuda, si
tu me lo permites puedes iniciar un proceso de desintoxicación.
-YO: ¿eso es para drogadictos, no?
-DOCTOR: es para adictos y tu lo eres.
-YO: no lo soy.
-DOCTOR: permíteme ayudarte, creeme que no te dejaré sola.
-YO: es dificil, no se imagina el calor que invade mi cuerpo este momento, las ganas que
tengo de probar una v3rg@, disculpeme doctor pero es lo que siento.
-DOCTOR: tranquila Melani, yo te ayudare siempre y cuando tu quieras, por ahora permiteme
llevarte a tu casa.

No sabía si agradecerle al doctor aquello que hacía u odiarlo por haberme detenido y no
dejarme desfogar mis deseos. El trayecto fue algo largo y yo estaba inquieta, mis manos
sudaban y trataba de secarme en el pantalón que llevaba puesto, sentía enloquecer, casi
morir, pero el doctor me decía que tranquila que estaba en estado de ansiedad, que debia
ser fuerte por que no seria nada fácil vencer mi adicción, llegamos a casa y al presentarme a
la puerta se escuchaba el llanto desolador de Tere y abrí apresuradamente y entro el doctor
de una a atenderla, de verdad que él era mas papá que yo, el tenía aquel instinto que a mi
me faltaba así que le propuse hacer una tregua: yo ingresaba a la desintoxicación pero si el
se quedaba a cargo de mi hija lo penso mucho pero termino aceptando. Antes debía hacer el
proceso de anulación de mi matrimonio con Sebastián y dejar todo arreglado para internarme.

A la mañana siguiente, recibí una llamada, era el abogado de Sebastián el cuál peleaba la
custodia de mi hija, segun el yo no estaba apta para hacerme cargo de ella. Me citaron en el
juzgado familiar al cual fui con mi madre y el doctor.

-SEBASTIÁN: señor juez quiero la custodia total de mi hija, mi aun esposa no esta apta para
hacerse cargo de ella.
-JUEZ: ¿que evidencia tiene para afirmar tal cosa?
-SEBASTIÁN: mi esposa se dedica a la prostitución.
-MAMÁ: ¡deja de inventar maricon!
-JUEZ: señora por favor silencio.
-MELANI: ay Sebastián que bajo has caido, primero aquí lo importante es que mi hija no es
hija de Sebastián, el quiere quitarmela para formar su "hogar" con su amante, yo te sugiero
que antes de querer a un niño, tomen terapia para que sean mejores personas, Sebastián por
el amor que un día tuviste por mi deja la estupiez que estas haciendo, no te dejes influenciar
de Daniel y tu Daniel ten pantalones, no seas tan débil, ya todos saben que eres gay y sabes
que si hacen el proceso de adopción de cualquier niño se los dará, tienen buena posición,
apesar de todo son responsables, ¿por que querer mi hija?

Todo quedó en silencio, no se pronuncio palabra alguna, yo necesitaba tener la certeza de


que Tere se quedaría con el doctor para irme tranquila al centro de desintoxicación, no quería
irme angustiada, pero Sebastián dilataba las cosas y así me era imposible estar tranquila,
pero algo sorprendida me dejo el juez al fallar a mi favor y no darle la custodia de mi hija,
realmente todo fue muy rápido así que dejé firmado algún par de documento dejándole la
patria potestad al doctor.

CENTRO DE DESINTOXICACIÓN.

Hoy vinieron a acompañarme mi mamá, mi hija y el doctor, traje una maleta pequeña aunque
creo que quedare mucho mas tiempo aquí, fui recibida por un personal muy amable, me
sentiría comoda y me dejaron muy claro como seria el proceso, primero algunos
medicamentos que me desinhibiera el líbido para ver como reaccionaba aquello, mis noches
empezaron a ser terribles, yo solo quería cøg3r, quería que me p3n3tr@r@n y que me
hicieran doler, lloraba de no poder lograrlo, de desafallecer en el camino, de que me diera por
vencida y la ansiedad cada vez era peor, quería enloquecer, hasta que un dia colapsé.
Capitulo #27: FINAL!!!

Mi habitación era muy cómoda, una cama amplia como para hacer el kamasutra al derecho y
al revés, una mesita, la soledad de aquellas cuatro paredes y yo. Mi primera noche fue
angustiante no lograba conciliar el sueño y me masturbé, pero ya ni aquello me funcionaba
para dormir, así que lo volví a hacer una y otra y otra vez pero no lo logré, lloraba nuevamente
y pensaba que había cometido un error en aceptar estar ahí, así que empece a gritar y golpear
la puerta para que me abrieran y me sacaran de ahí, ya no quería estar, mi vida era ser put@
y quería continuar así, una de las doctoras ingresó dándome un sedante que me dejo
profundamente dormida, a la mañana siguiente desperté con el rostro hinchado, me sentía
cansada, me bañé y salí a desayunar, sabía que el día se me haría eterno, debía poner de
mi parte pero era difícil, no me importaba ver la cuchara y cuchillo y sentir profundas ganas
de introducirlo, lloraba de la impotencia de sentirme así y pensar así, mi cuerpo sudaba y
temblaba, así que nuevamente llego la doctora por mi y me repitió que sería un proceso difícil
pero que lo lograría, en el fondo sabía que debía poner de mi parte pero me dolía no poderlo
hacer, debía permanecer distraída realizando alguna actividad, así que mi tiempo lo
desempeñaba en manualidades pero cada objeto que tenía ahí me lo quería meter, me robé
unas tijeras y me apresuraba al baño pero detrás de mi aparecio la doctora.

-DOCTORA: Que haces Melani?


-YO: vine a hacer pipí doctora, ¿no está prohibido o si?
-DOCTORA: necesito que me entregues lo que tienes escondido en el pantalón por favor.
-YO: no tengo nada doctora.
-DOCTORA: Melani debes poner de tu parte, sino sera difícil, entregame por favor.

Le pasé las tijeras y nuevamente lloré, no lograba quitar de mi las ganas por cøg3r, me fui a
mi habitación y el desespero era tanto que corría de un lado a otro y me estrellaba contra las
paredes, gritaba que me sacaran de ahí, pero lo que nunca pensé ocurrió; la doctora debió
tomar medidas extremas y me puso una camisa de fuerza, me sedaron hasta que lograran
mantenerme estable, me restrigieron las visitas en su totalidad, me aislaron del mundo
externo, quedaba algo dopada, no lograba distinguir entre la realidad y la ficción, reía y
nuevamente lloraba, otra vez gritaba y luego callaba, era extraño lo que mi cuerpo asimilaba,
era totalmente trágica mi situación, pero fue un primer mes duro y donde debía adaptarme al
nuevo régimen que debía llegar pero se me dificultaba.
Empecé a extranar a Tere, a mi madre y al doctor, extrañaba los llantos de mi hija y quizas
de manera enfermiza cuando ponía me seno en su pequeña boca para que me succionara,
era tan extraño todo lo que mi cuerpo sentía y no dejaba de sentir, necesitaba mucho hablar
con alguien, me juzgaba el ¿por que no me fuí a África? seguramente allá estaría trepada
encima de Gustavo, saboreando sus ricas mieles, pero en cambio estaba ahí encerrada en
aquel centro queriendo desfogaeme y sin poder.

Capitulo #28: VISITAS INESPERADAS

Pero en todas partes estaría la tentación presente y el centro de rehabilitación no sería la


excepción, recuerdo una noche con exactitud no sabia la hora pero era muy tarde, no se
escucha ni el volar de los mosquitos, tan silenciosa como la calma, entró a mi habitación un
enfermero, alegaba que necesitaba darme mi medicación, sabía que me habían subido las
dosis pero no me esperaba que alguien entrara a esa hora, me senté sobre el borde de la
cama y aquel joven y atlético hombre se acercaba con un vaso de agua y unas pastillas, me
paso las pastillas y posteriormente el vaso de agua, mientras le devolvía el vaso rocé con mis
dedos su brazo; estaba duro aquello, nos miramos fijamente y era evidente la conexión que
se prendió entre los dos, lo invité a sentarse a mi lado y conversar un poco a lo que el accedió,
mientras hablabamos yo me desnude en su frente, el no dejaba de verme y de pasar su
lengua sobre sus labios, se apetraba con fuerza la entrepierna y me miraba con hambre,
despues de estar totalmemte desnuda me abrió las piernas y se adentro en mi v@gin@, era
exquisito sentir su boca ahí abajo de mi, como chupaba mi cl1t©r1s, como subía y bajaba su
lengua, tocaba mis s3n®s mientras lo hacía y gemía muy despacio para no ser deacubiertos.
Era un hombre tan caliente como yo, no se cansaba y me lo demostraba, su p3-n3 no era tan
grande pero yo quería probarlo, sentirlo dentro mi y lo hice; le di unas buenas m@m@d@s y
posterior a eso le imploraba que me lo metiera por el cu-l@ y me diera duro, me encantaba
ese dolorcito que sentía, me excitaba esa sensación, era una cosa deliciosa, su p3-n3, su
boca, su lengua todo el me encantaba, le pedí meter algunos objetos por mi v@g1n@ pero
no había nada en aquella habitación, pero el se ingenió la manera de introducir su mano
empuñada, sentía que moría pero no quería que lo sacara, me encontraba en una
encrucijada, el dolor me daba demasiado placer y pedía mas y mas, aquella primera vez lo
hicimos toda la noche, recuerdo que el eyaculo unas 10 veces mientras que yo tuve casi 1000
orgasmos, mi cuerpo no dejaba de contraerse y mi vagina de palpitar, amaba el s3-x0 y sabía
que me era difícil dejarlo y mas cuando siempre lo tendría a mi alcance, el enfermero salió de
mi habitación algo agotado, su cuerpo se notaba débil mientrras que yo continuaba al 100
dispuesta a otra faena, aquél hombre prometía visitarme a diario y eso me gustaba, sería mas
facil para mi convenecerlos a todo que me estaba rehabilitando, si tenía mi dosis diaria de s3-
x0 ya que mi cuerpo lo pedía, pasaron algunos meses mas y todas las noches aquél hombre
me visitaba, no parabamos de hacerlo, el me daba todo lo que mi cuerpo pedia, tanto así que
llevaba algunos objetos para que jugaramos un poco, a la doctora del centro le demostraba
que me estaba recuperando, pues ya no vivía tan anciosa e inquieta así que me permitió
realizar algunas llamadas a casa, pude hablar con el doctor y preguntar por Tere, se me había
ido la vida en aquel centro, tanto así que mi hija ya estaba por cumplir un año y sólo la tuve
junto a mi un mes, me daba tristeza pero sabía que había hecho lo mejor, yo no era una
buena madre y quizas nunca lo sería, yo necesitaba ser una persona estable y no lo era, la
puso al teléfono y la única palabra que decía era papá, fue un golpe duro pero no podía pedirle
mas a ella si nunca me vio durante este tiempo, tambien me enteré que mi anulación del
matrimonio había salido, estaba libre de Sebastián y por ende de Daniel, era todo maravilloso
o al menos eso creía, colgué el teléfono y salí de la oficina donde estaba llamando, caminaba
por el pasillo cuando se me acercó la doctora:

-DOCTORA: Melani tengo que decirte algo.

Maldita sea, se dieron cuenta que me cogía con el enfermero, era lo único que se me pasaba
por la mente y ese era mi temor, que me alejaran de aquel hombre, yo no quería, quizás no
lo aguantaría.

-YO: si doctora, dígame.


-DOCTORA: tienes visita
-YO: ¿visita? Se supone que tengo prohibidas las visitas.
-DOCTORA: La persona que vino a verte nos contó que era muy importante verte, por favor
sigueme.

Era extraño, ¿quién podría irme a ver si tan solo mi familia y el doctor sabía donde estaba?
mi corazón se aceleró, pensaba que quizás había sido Gustavo, en el fondo nunca deje de
pensarlo, siempre aparecía en mis pensamientos, sentía la misma sensación de aquella vez
que me iba a casar y el obispo era todo un misterio, caminaba muy rápido pero los pasos se
me hacían pesados, tanto así que se me hizo eterno el camino, llegué con la doctora a una
sala, ella abrió la puerta y me dio paso.

-DOCTORA: Bueno aquí esta Melani, los dejo para que puedan hablar.

-YO: ¿Tu aqui?

Capitulo #29: EL KARMA

Aqulla vez la intuición me falló, no era Gustavo pero sentía un alivio, al parecer amaba a
Gustavo pero no estaba preparada para verlo nuevamente, pero también me surgía la gran
pregunta: ¿será que el nunca se acordará de mi y tendra ganas de venir a buscarme? que
loca soy si fui yo quien lo dejo ir, quizás con el mi vida fuera diferente, nos amariamos y
seríamos buenos padres, pero aquello no lo sabré por el momento, pero mi visita era la que
menos espere.

-DANIEL: Si, yo
-YO: ¿qué quieres?
-DANIEL: ¿te puedes sentar por favor? de verdad vengo en son de amigos.

Me senté en una silla frente a Daniel, lo miraba fijamente pero este bajo su rostro y al parecer
se limpiaba algunas lágrimas, me pidio tiempo para hablar y respiró profundo, no entendía el
por que estaba ahí, quizás Sebastián había fallecido o estaba enfermo pero yo que tenía que
ver si el ya no era y nunca fue mi marido en realidad.

-YO: Daniel ¡maldición habla ya!


-DANIEL: se que me odias y quizás te sorprende que esté aquí buscandote, pero necesito de
tu ayuda; Sebastián me estafó y se quedó con mi empresa, con el patrimonio de mis hijos,
me hizo firmar unos documentos a ciegas donde según le cedía la totalidad de las acciones
de mi empresa, confié en el y ensegecido firmé.
-YO: Jajajajjajajaja perdoname la risa pero si ustedes eran la pareja felíz y perfecta ¿a caso
Sebastián no era tu niño, no harías cualquier cosa por el? ¿que más da si se quedó con tu
empresa?
-DANIEL: no entiendes Melani, Sebastián ahora hizo posesión de todo incluso me echó de
mi propia empresa, cambió toda el área ejecutiva, hizo cambios desastrozos.
-YO: ¿y según tu, en que te puedo ayudar?
-DANIEL: tu lo conociste mas, quizás debes conocerle algún secreto o algo para hacerle
pagar lo que me hizo.
-YO: que patético de verdad, yo de Sebastián no sabía nada, ¿o se te olvido que por mucho
tiempo pensé que me era fiel y resulto ser tu amante? pero me alegra mucho que te pase eso
¿te acuerdas cuando me chantagebas, cuando me humillaste e hiciste que me violaran en
aquella despedida de soltero? ni siquiera te importó que mi padre estuviera ahí y que me viera
desnuda, quizás me reconocio, eso nunca lo sabré pero me hiciste infeliz todo este tiempo.
-DANIEL: Melani tienes razón y no me justifico y te confieso tu padre si sabía que fuiste tu la
bailarina de aquél día.
-YO: ¿que? Mi papá falleció sabiendo mi verdad
-DANIEL: si Melani, todo se salió de las manos queríamos molestarte, llevarte a tu límite pero
tu papá no estaba en nuestros planes, le dio muy duro saber que su hija era una prostituta,
murio de tristeza, no asimilaba la situación, creo que por eso su memoria se borro o paralizó
.

Aquello que me contaba Daniel era triste, mi padre murió sabiendo que su hija a la que le
pago estudios tras estudios en realdiad era una pu-t@, ¿como se habrá sentido mi papá al
saber la realidad de su hija, de su princesa como el me llamaba?

-YO: Daniel creo que no te podré ayudar con lo de Sebastián, comprenderás y entenderás
que nunca conocí al que fue mi esposo, pense que era un persona y resultó siendo gay y
precoz, en fin discúlpame.

Salí de la sala y Daniel no dejaba de llamarme, me sentía triste, necesitaba relajarme y la


única forma era teniendo s3xø, caminé por varios pasillos buscando al enfermero, hasta que
di con el, le hice señas de que lo esperaba en la habitación, estando ya ahí nos cøgyqmøs
como animales, sentirlo dentro de mi era delicioso, en medio de la faena tocó la puerta para
ingresar la doctora, el enfermero se metió al baño y rezaba que no le diera a ella por entrar
hasta ahí.

-DOCTORA: hola Melani ¿puedo pasar?


-YO: si claro doctora, entre.
-DOCTORA: ¿por que estas asi, desnuda?
-YO: no doctora me estaba vistiendo, pensé que podía ser algun chico y me daba pena que
me viera así.
-DOCTORA: tu sabes que los pocos hombres del centro no vendrían hasta tu habitación, son
reglas esenciales para tu tratamiento. Melani te tengo noticias, hemos visto tu evolución y
creo que en un mes te daremos de alta, queremos que estos ultimos días dejes la medicación
y aprendas a estar tranquila y en paz sin ella, recuerda todo lo que hemos hablado, la mente
controla todo.
-YO: ¡gracias doctora no se imagina lo felíz que estoy!

La docotra salió y ahora debia festejar con el enfermero que me darían de alta, nuevamente
nos desfogamos, yo pedía mas y mas y el accedía, ese hombre era un león, mi león, no se
quejaba y siempre estaba dispuesto a complacerme de todas las formas posibles, pero al
terminar nuestra faena surgio un gran interrogante.

-ENFERMERO: ¿y que pasará con nosotros ahora que te vayas?


-YO: nos seguirenos viendo, obvio.
-ENFERMERO: yo me mantengo todo el día aquí.
-YO: deja de trabajar aquí
-ENFERMERO: debo mantener a mi familia, solo dependen de mi.
-YO: yo te mantengo.
-ENFERMERO: ¿de verdad?
-YO: si.

¿¡Pero qué me pasaba, que cosas era capaz de hacer por mantener s3-x000
constantemente!? me quedé pensativa y sabía que aquel hombre estaría conmigo solo por lo
que pudiera darle para su familia, el se vistió y salió de mi habitación.

UN MES DESPUES...

Era el día que regresaba a mi realidad, que debía enfrentarme al monstruo gigante que me
invadía llamado lujuria, ¿que sería de mi vida cuando era consiente de que no tome con
responsabilidad el proceso de rehabilitación? sentía que salía igual o peor de como entré,
¿que me tocaba vivir para que yo entendiera que aquella vida desenfrenada y tan s3xu-@l
me pasaría factura?
Mientras firmaba el acta de salida llego el doctor con Tere, una niña totalmente preciosa, sus
ojos, su pelo, su carita era perfecta, vi tan patente el rostro de Gustavo en ella que decidí irme
a África, era mi proposito y era lo mejor, buscar al amor de mi vida, pero, ¿ahora que haría
con aquel enfemero? mientras organizaba mi vida, me fui a casa de el doctor, el junto con mi
mamá me tenían una comida, todo fue realmente delicioso y me sentí agradable, el doctor
me pidió hablar a solas pero jamás imaginé que me diría aquello que salió de su boca.

Capitulo #30: EL PRINCIPIO DEL FIN.

-DOCTOR: Todo este tiempo que he estado con Tere me he encariñado con la niña, le he
brindado una familia y me gustaría seguir con eso; que tenga una mamá y un papá, si me lo
permites quisiera que formáramos ese hogar para Tere.
-YO: doctor no me esperaba esto, creo que usted se está confundiendo, si gusta continúe con
la patria potestad de Tere, de verdad no creo que sea una buena madre ni sea capáz de
mantener un hogar, doctor lo siento pero no me veo en otro matrimonio.
-DOCTOR: Piénsalo, no tomes decisiones apresuradas, lo que te quiero ofrecer no sera lo
mismo que viviste con Sebastián, tu eres una mujer renovada, madura y totalmente capáz de
llevar las riendas de un hogar, aparte yo te ayudaré.

Yo no quería estar atada a una casa, a un esposo y a una hija, yo quería continuar con la vida
que siempre me había gustado y ahora que tenía a mi enfermero de cabecera mucho menos
me ataria a nada ni a nadie, quería continuar en esa vida que tanto me llenaba, me despedí
de la casa del doctor y me fui a mi casa, debía arreglarla un poco para recibir al enfermero,
al llegar miré mi casa totalmente sucia así que el trabajo sería largo; barrí, sacudí el polvo,
saqué la basura, mientras lo hacía escuchaba un poco de música, preparé café y fumaba,
parecía chimenea, luego de casi 3 horas de tratar de organizar todo, llego el enfermero, lo
recibí, comimos algo y rumbo a nuestra habitación, el arreglo sus cosas, aquella noche
mientras haciamos el amor en medio de la faena, aquel joven me pidio algo quería que le
regalara un carro, le dije que si, que continuara amandome de aquella manera en la intimidad
y lo tendría, pero sabía que el solo quería aprovecharse de mi y mientras tanto yo me
aprovecharia de su delicioso cuerpo, creo que no estaba mal aquella tregua; yo lo ayudaba
con algo de dinero y el con su cuerpo, como siempre nos cøg1m0s toda la noche y al terminar
yo quedaba con ganas de mas, a la Mañana siguiente el me desperto muy temprano, estaba
super ancioso por ir a comprar el carro, me parecia algo urgido sin embargo acepté, no quería
tener discusiones innecesarias, salimos hacia algunos concesionarios, el chico quería un
carro deportivo de una marca cara pero se salía de mi presupuesto, sin embargo estaba
dispuesta a dárselo con tal de continuar disfrutando de el. Visitamos varios concesionarios
mas de la ciudad hasta que se enamoro de un deportivo rojo, dimos un paseo por la ciudad y
regresamos a casa, nuevamente hicimos el amor y en medio de nuestro alocado y enérgico
encuentro, tocaron a la puerta, me puse las sabanas en el cuerpo para taparme e ir abrir; era
el doctor con Tere que iban a visitarme, me vio envuelta en sábanas y les di paso a la sala
pero aquél enfermero en medio de su imprudencia salio de la habitación.

-DOCTOR: ¿y esto Melani?


-YO: ¿que?
-DOCTOR: tienes a alguien.
-YO: si
-DOCTOR: ¿es por él, que no quieres darte una oportunidad conmigo?
-YO: es por mi, de verdad no soy buena mujer, además tengo planes de ir a África y buscar
al padre de Tere.
-DOCTOR: yo te ayudo, si quieres te acompaño, pero date la oportunidad de formar una
hogar, de regalarle una familia a Tere.

En el fondo sabía que cometía error tras error, la primera vez un hombre que me regaló lo
mejor de su cuerpo, me pidió irme con el y no fui capáz y ahora un hombre que me ha
entregado lo mejor de su amistad, me pide algo a lo que tampoco podía acceder, me
reprochaba el por que no era capaz de tomar el siguiente paso, que mas debía pasarme para
que yo recapacitara y me diera cuenta que todo lo que la vida me estaba ofreciendo no me lo
ofrecería mas de dos veces. En medio del calor que albergaba mi cuerpo heché al doctor y a
mi hija de mi casa, necesitaba continuar con mi faena pero antes de marcharse el doctor, en
la puerta de mi casa me dijo sus ultimaas palabras.

-DOCTOR: siempre puedes contar conmigo, cuando quieras ver a Tere lo podras hacer, si
quieres formar una familia ya sabes donde encontrarme.
-YO: lo siento doc, pero no creo que pueda buscarlo ni a Tere tampoco, perdóneme pero yo
no soy buena persona.
-DOCTOR: lo eres, pero te daras cuenta el día que toques fondo y ojala no sea demasiado
tarde. Ojalá la vida no se te pase sin darte cuenta que tienes una hija maravillosa a la que
deberias disfrutar.
-YO: doctor se pueden ir por favor,estoy algo ocupada.

Yo no queria cambiar por complacer a otra persona el cambio debía ser solo por mi y para
mi, me costaba mucho cambiar por alguien mas, yo quería esta vida, continuar siendo una
pu-t@ y ahora la pu-t@ del enfermero.
Cerré la puera y me dirigí a la habitación pero mi hermoso amante ya estaba vestido, insistía
en que se encontraría con unos amigos en un bar, que si lo podía acompañar, a lo que accedí.

Llegamos a un bar, aquel dia era la inauguración, había show de chicas en vivo y me
imaginaba ahí arriba bailando, moviendome al vaivén de la musica, luego llegaron los amigos
del enfermero, eran 4 chicos muy guapos, yo era la unica mujer y sin duda me imaginé
cogiendo con todos pero preferí beber, fumar y comer, tomarme unas cuantas copas para
distraerme en algo y dejar de pensar en aquella orgía que mi mente se imaginaba, el
enfermedo tomaba mucho, copas iban, copas venían de verdad estabamos muy ebrios,
totalmente alcoholizados. Salimos del bar con rumbo a casa, mientras mi chico manejaba;
bajé un poco la ventana del copiloto para recibir algo de viento, pero fue perjudicial, me dieron.
ganas de cøg3r así que empece a tocarle la entrepierna a mi enfermero, a meterle su mano
en mi v,ag1n@, queria cogerlo ahí mismo, así que me subí encima de el mientras manejaba,
insistentemente me pedía que me bajara porque que mi cuerpo no lo dejaba visualizar la
carretera pero yo estaba caliente y quería tener s3-x0 con el, repetía nuevamente que me
bajara que en la casa continuábamos, pero yo fui terca y no le hice caso, le besaba el cuello,
los labios, sacaba mi s3n00 y se lo colocaba en la boca, en medio de nuestra diversion el
aceleraba mas y sentir esa velocidad a la que ibamos tambien me 3xc1taba, estaba algo loca
pero al llegar a una curva, el enfermero se salio de la carretera y caímos hacía un abismo, mi
cabeza se golpeaba constantemente con las puertas del carro. Mientras caíamos se me pasó
en un instante toda mi vida y las malas desiciones que hasta el momento había tomado por
culpa del s3x00, recordaba a mi padre pidiendo que huyera, recordé a Gustavo pidiéndome
irme con el, recordaba la sonrisa de Tere y recordaba al doctor; el único hombre que quizás
si me quería de verdad y fue al único que no me cøg1, al unico que nisiquiera un beso le di,
conocía mi situación y pudo sacar provecho de aquello, sin embargo me respetó y me dio mi
tiempo, quería formar un hogar conmigo pero yo preferí continuar con la única vida que
conocía. No recuerdo con exactitud cuantas vueltas dimos pero me dolía todo el cuerpo y no
podía moverme ni siquiera podía hablar, todo estaba en mis pensamientos pero mi realidad
era aquel accidente, empece a sentir un olor fuerte a gasolina, escuchaba a lo lejos que el
enfermero repetía que no quería morir incinerado , Dios, yo tampoco quiero morir asi pero
tenía la esperanza de que el me salvara, quise llamarlo pero mi voz no salía, solo estaba
consiente en mi pensamiento no en mi realidad.

Capitulo #31: EL PRINCIPIO DEL FIN. II

Mi cuerpo permanecía inmóvil a la orden que en mi mente yo daba, quería moverme, quería
hablar pero fue inútil, ya no oía al enfermero hablar, me di cuenta que estaba totalmente sola
y con la posibilidad de morir ahí por el olor tan fuerte de gasolina, pasó un tiempo considerable
cuando escuché a lo lejos una sirena, quizás alguien avisó del accidente, según escuchaba
decir a los paramédicos que el carro estaba totalmente destruido y yo estaba atrapada en el,
tenía barras atravesadas sobre el cuerpo las cuales debieron cortar para sacarme, estaba
viva de milagro según ellos, mi rescate fue mas largo y angustiante que el mismo accidente,
debían sacar mi cuerpo con mucho cuidado para no lastimar la columna, ¡todo era un maldito
caos! no quería morir ni quedar paralítica pero al parecer ese era mi destino. Me pusieron un
cuello ortopédico y me acostaron sobre una tabla dura, cubrieron mi cuerpo con algo y me
llevaban rumbo a la ambulancia para luego ir al hospital.

YA EN EL HOSPITAL.

-MEDICO 1: enfermera necesito resonancia de cerebro y columna para la paciente a la


brevedad posible y llamar a sus familiares por favor.
-ENFERMERA: si ya se le avisó a uno de los contactos del celular, voy a llevarla a realizarle
los estudios
¡Dios que angustia! aún no respondía mi cuerpo a nada y la verdad sentía un miedo terrible,
no quería morir. Si tan solo Dios me diera otra oportunidad, cambiaría el curso de mi vida,
solo podía escuchar lo que hablaban a mi alrededor pero no podía tener la capacidad de
reacción, ni de hablar, ni de mover mi cuerpo, me realizaron los estudios y podía escuchar y
sentir la angustia de los médicos; tenía fracturas tanto en mi columna como en mis piernas,
debía entrar a cirugía de manera inmediata.
La cirugia fue larga; escuchaba decir que estuvieron aproximadamente 10 horas en cirugía y
clínicamente estaba en estado vegetal, ¡Dios mio, si tan solo hubiera hecho las cosas bien,
si tan, solo hubiera tomado buenas decisiones!, pero mi realidad era esa y mucho peor el
saber que aquél hombre en el que confie me abandonó. Llegó la enfermera y decía que nadie
de mis contactos respondía, nadie iba por mi, quizás nunca se den cuenta de que estoy en
éstas condiciones, no encontraron mis documentos tan solo mi celular pero nadie responde.
Pasaron algunos días y logré despertar. Abrí los ojos pero me era difícil hablar, tenía un daño
irreversible en el cerebro, aparte de la fractura en la columna y las piernas, tampoco sentía
nada en mi cuerpo, no gesticulaba, no movía mis extremidades y me encontraba sola en
aquél hospital, me repetía en mi mente si ese era mi punto final, que mi vida sexual me había
llevado hasta el extremo de quedar en esas condiciones, la vida se me fue y todo por querer
siempre un poco mas, si tan solo hubiera hecho las cosas bien todo sería diferente pero
estaba sola y sin poder comunicarme con nadie, solo salían lágrimas de mis ojos y esa era
mi manera de comunicarme. Pasó un mes cuando el doctor que tenía a Tere dio con mi
paradero, nunca respondio a las llamadas de la enfermera por que no respondía números
desconocidos, pero yo estaba perdida por mucho tiempo y en la búsqueda, las autoridades
me hallaron como siempre El doctor estuvo atento y pendiente de mi, habló con algunos
especialistas para atender mi caso pero todos le decían lo mismo; no volvería a ser la Melani
de antes.
No quedaba otra que irme a casa y vivir postrada en una cama, sorpresivamente el doctor
me llevó a su casa, me adecuó una habitación en el primer piso y contrató algunas enfermeras
para que estuvieran a mi cuidado, renunció a algunos turnos en su trabajo y me brindó
siempre su apoyo. Miraba a mi hija correr por toda la casa, escuchaba su llanto y sus risas,
escuchaba sus palabras y siempre corría y me daba un beso, la vida me golpeaba fuerte con
tanta realidad y eso me dolía mas que nada en el mundo, yo no quería estar así y le pedía a
Dios que me ayudara.
Entre los especialistas que contrató el doctor para estar al pendiente de mi cuidado estaba
un fisioterapeuta, un chico hermoso, solo podia admirarlo con mis ojos, mi cuerpo no
reaccionaba a nada, el se encargaría de ayudarme con el tono muscular de mis
extrememidades; que tuviera fuerza, también había un terapeuta ocupacional que me
ayudaba a aprender a hablar nuevamente, si estaba viva existía posibilidad de todo, de que
volviera a ser la Melani de siempre, pero aquella Melani que había aprendido la lección con
este duro golpe.

5 AÑOS DESPUES...

-TERE: ¡¡Mami!! Mira lo que hice en la escula.

Mi Tere dibujó la familia mas bella que puede haber en el mundo, su papá con una bata de
médico y su madre en una cama.
5 años han pasado desde el accidente y solo he podido hablar y a medias, el doctor jamás
se casó pero sigue insistente en que me recuperare, mi hija siempre me besa y juega a saltar
en mi cama, no se me despega en ningún momento. Mi madre nunca apareció por acá, al
parecer morí para ella aquél día del accidente, me acostumbré a vivir como media muerta y
aún así el doctor insiste en formar una familia conmigo.

-DOCTOR: ¿Como te sientes; te mostró Tere lo que hizo su primer día de clases?
-YO: si
-DOCTOR: nos ve como una familia, ¿no te gustaría hacer eso realidad?
-YO: tu tu tu aún si...gues con eso?
-DOCTOR: por Tere soy capaz de todo y por ti igual.
-YO: peeero mírame, no te puede responder como mujer.
-DOCTOR: claro que puedes, yo quiero que seas libre, seas felíz, seas la mejor madre del
mundo, que me recibas cuando llegue de trabajar con una sonrisa, que no dejes de hacer tus
ejercicios porque se que volverás a tener movilidad. Te amo Melani.

Capitulo #32: OTRA OPORTUNIDAD.


-FINAL ALTERNO- (CAPITULO ESPECIAL)

Mi proceso de recuperación era lento, casi nulo, las posibilodades de que saliera bien de
aquel desastroso accidente eran cero, tuvieron que reconstruirme la columna y las piernas,
había quedado atrapada en el carro y durante mi rescate tuvieron que retirarme algunas
barras que estaban atravesando mi cuerpo, estaba viva de milagro, quizás la vida me quería
dar otra oportunidad pero era de una manera diferente. Estando en aquel estado, permanecí
un mes en coma y sin reaccionar ni responder a estímulos, no abría los ojos pero lograba
escuchar todo, durante ese tiempo me di cuenta que ningun familiar había ido por mi, aquellas
personas que tenía registradas en mi celular no respondían y me cuestionaba si así decian
quererme, el enfermero me abandonó y nunca mas supo de el y fue tan egoísta el que me
dejo a mi suerte, si tan solo Dios me hubiera abierto los ojos antes mi realidad seria diferente,
en cambio estaba ahí inmovil y sola.
Pasaron algunos días mas cuando abrí los ojos era lo único que en aquel momento podia
hacer pero no paraba de llorar y sentirme culpable por mi situación, pero algo pasó; el doctor
dio con mi paradero, entre colegas se corrió la voz de que había una mujer con mis
características internada en aquel hospital y el sintió que era yo, se dio a la tarea desde el
primer momento de buscar especialitas para mi recuperación, habló con personal del
extranjero pero todo fue inútil, mi columna quedo destrozada y sería solo con un milagro que
yo volviera a caminar, clinicamente tenía cuadriplejia, no tenia sensibilidad ni en extremidades
superiores ni inferiores y hasta la posibilidad de volver hablar estaba nula.
El doctor me sacó de ahí y me llevó a su casa, ahí tendría la compañía de el y de mi Tere, de
aquella niña que rechazaba por que prefería mas el s3x000 que a ella, su amor y sus besos
diarios eran mi dosis de recuperación pues con la ternuera de ella y el especialista
ocupacional, fui paulatinamente recuperando la posibilidad de hablar, lo hacia con dificultad
pero lo logré.
Mi hija crecía de manera apresurada y yo me sentía una inútil al no poder atenderla y no
poder jugar y estar al pendiente de ella, se convirtió en una niña inteligente, hermosa,
educada y todo gracias al doctor que siempre estaba ahí para ella y para mi, el no se
resignaba a que yo me negara a tener algo con el, era insistente pero mi cabeza y corazón
aún pensaban y sentían que amaban a Gustavo y solo anhelaba el verlo a ver.
El doctor me sorprendía cada vez mas, pues le confesé las ganas inmensas que tenía por
ver a Gustavo y me prometio ayudarme, lo buscaría y lo tendría frente a mi, esas fueron sus
palabras y no fueron mentiras.
Una mañana estaba en mis terapias cuando tocaron la puerta, la persona que estaba a mi
pendiente abrió y en la puerta estaba aquel hermoso hombre, habían pasado 5 años desde
la ultima vez que nos vimos, su cuerpo ya no aparentaba ser tan atlético como cuando lo vi y
sus ojos eran algo tristes al verme, sentí mucha verguenza de que me viera en aquella
situación, postrada en una silla de ruedas.

-GUSTAVO: hola Melani, no se ni que decirte pero me alegra verte de nuevo.


-YO: no has cambiado, sigues igual de guapo.
-GUSTAVO: ¿puedo saber que te pasó?
-YO: ¿me creeras si te digo que el s3-x0 me dejo así?
-GUSTAVO; ¿el s3-x0? ¿Cómo?

Le conté el accidente que tuve con el enfermero y lloró junto conmigo, repetía que debí irme
con el, que nunca dejó de pensar en mi pero mi realidad era esa yo estaba postrada ahí en
una silla con la posibilidad de nunca volver a caminar.

-YO: ¿y tu que has hecho?


-GUSTAVO: es muy pronto para contarte
-YO: ¿te casaste?
-GUSTAVO: si, pero mi esposa no puede tener hijos, así que hemos adoptado; son unos
niños increíbles, ya sabes.
-YO: ¡te casaste! eres feliz y mirame, yo aquí. Me alegro por ti.

Mientras conversaba con Gustavo y mi corazon se arrugaba al saber que el si pudo ser feliz,
llego el doctor con Tere, la niña corrio hacia mi cuerpo y como siempre me lleno de besos, el
doctor saludó a Gustavo con un fuerte apretón de mano y le ofrecio algo de beber.

-TERE: Mamita te amo.


-GUSTAVO: ¿tu hija?
-YO: si.
-DOCTOR: ¿te ofrezco algo, un vaso con agua, una copa de vino? lo que desees.

Se tornó un silencio entre los tres, era evidente el parecido de Tere y Gustavo, la niña se fue
hasta su habitación pero antes saludó a Gustavo como si supiera quien era el.

-TERE: Papá, ¡el es como yo!


-DOCTOR: si mi amor, es como tu.
-TERE: hola, soy Tere
-GUSTAVO: hola pequeña y hermosa Tere, soy tío Gustavo.
-TERE: ¡¡tíooo!! ¡¡tengo un tíoooo!!

Y pensando que Gustavo era su tío, se retiró de la sala.

-YO:¡ pregunta!
-GUSTAVO: ¿es mia?
-YO: ella es producto del amor mas pecaminoso que he tenido, pero también es del amor
mas leal y sincero que un amigo me ha dado.
-GUSTAVO: ¿por que nunca me dijiste?
-YO: tu te fuiste y me dejaste con mi "problema", para ti fue mas fácil irte y no ayudarme, me
hubiera encantado que te quedaras conmigo y me brindaras tu apoyo y pudiera vencer esta
adicción que mira como me tiene.
-GUSTAVO: tienes razón, quisiera saber de la niña, no se preocupen que no quiero dañarla,
tan sólo quiero saber de ella, de como está, de que su tio la quiere, es preciosa esa niña, me
enamoré.

Gustavo lloraba al pedir que no alejaramos a Tere de el y el doctor le prometio que así sería.
Gustavo se retiró, debía asimilar todo lo que había vivido aquel momento, prometió quedarse
un par de días mas para luego regresar a África junto a su familia.

Aquella semana fue confusa; Gustavo iba todos los dias y miraba a Tere, su atencion ya no
era hacia mi sino hacia ella y me pedía que recapacitara y si tenía la posibilidad de caminar
hiciera las cosas bien, le prometí intentarlo pero antes debía resolver mi situación con el
doctor, no podía ser egoísta y dejarlo al lado de una mujer invalida e incompetente, pero el
insistía en que quería ese hogar para Tere pero me negué.

Pasaron unos años mas y nunca recuperé la movilidad, solo hablaba el doctor como siempre,
continuó a mi pendiente y Gustavo llamaba a diario y cada vez que sale de África visita a
Tere.
Mi hija me lee todos los días y me hace conversaciones, me llena de besos y me cuenta sus
planes, de mi madre no volví a saber nada, se esfumó desde el mismo día del accidente,
Sebastián se ha vuelto el empresario mas importante de la ciudad, de Daniel supe que
mendigaba por las calles; quedó en total bancarota y sus hijos no le ayudaron jamas y yo
lamentandome el "¿por que no hice las cosas bien?" pero ya no hay reversa, ésta es vez no
había mas oportunidades para mi.

FIN!!!