Está en la página 1de 24

Sef6?

>: 21 (2003) RESEÑA DE LffiROS 419

Judah ALHARIZI, The Book of Tahke- tiempo, su complicada naturaleza puede


moni. Jewish Tales from Medieval crear grandes dificultades para el espe-
Spain. Edition and translation: David cialista o lector moderno.
Simha SEGAL.- Portland, Oregon: Con su traducción y estudio de Sefer
Littman Library of Jewish Civili- Tahkemoni, David Simha Segal es el pri-
zation, 2001.-710 págs. mer especialista en abrir el texto a un pú-
blico anglo-hablante desde que Victor
Las maqamat hebreas son narrativas
Emanuel REICHERT publicara su traduc-
de prosa rimada con poemas intercalados
ción de la obra al inglés en 1965 {The
en que un narrador-protagonista se en-
Tahkemoni of Judah al-Harizi, Jerusalem:
cuentra una y otra vez con un personaje
R. H. Cohen's Press). La traducción de
central que es un tipo picaro. Los en-
Reichert es más literal que la de Segal y
cuentros se realizan en una variedad de
sigue siendo muy útil, pero tiene muy po-
ambientes sociales y geográficos. Estas
cas notas explicativas o información in-
maqamat, en toda su complejidad, son
troductoria sobre el género de las maqa-
producto de la Edad Dorada de la litera-
mat. La traducción de Segal ofrece mucho
tura judía de Sefarad. Las maqamat pro-
más en términos de introducción y fuen-
vienen de la literatura árabe, y se cree
tes para el lector curioso que desee hacer
que el autor persa-árabe al-Hamadhani
más investigación, prueba de lo cual es
(968-1008 CE.) fue el creador del géne-
el hecho de que esta traducción ha ga-
ro. Sin embargo, su mejor representante
nado el National Jewish Book Award
en la tradición árabe es su sucesor, Al-
(en los EE.UU.) del año 2002. El pró-
Hariri (1054-1122 CE.). Judah al-Harizi
logo de Segal (XIII-XXl), en el que ex-
(1170-1235 CE.), consumado intelectual
pone su filosofía de la traducción,
judeo-espanol, que realizó docenas de
precede a las 5Q maqamat {AAIA). Des-
traducciones de textos filosóficos y reli-
pués se encuentran los análisis de Segal
giosos, incluida la Guía de los perplejos,
(417-635). La edición termina con el
también tradujo al hebreo las maqamat
epílogo (637-658), la bibliografía (659-
de al-Hariri, dándoles el título Mah 'berot
679) y los índices (de referencias bíblicas
Iti'el. Como explica en la introducción,
[681-695], de gentes y personas [696-
esa traducción de las maqamat de al-
701], de lugares [702-704] y general
Hariri, tanto como su deseo de revitalizar
[705-710]).
la lengua hebrea como lengua literaria
capaz de rivalizar con el árabe, le induje- Las maqamat de al-Harizi varían en
ron a componer su Sefer Tahkemoni, hoy cuanto a su tema y contenido, e inclu-
día considerado como el mejor ejemplo yen evaluaciones críticas de los poetas
en hebreo de esta virtuosista forma li- hebreos de Sefarad y de las comunida-
teraria. Las complejidades formales y te- des judías del Mediterráneo {Maqamat
máticas del género de las maqamat lo 3, 18, 46), la destrucción de la guerra
hacen uno de los géneros más divertidos (25), las tentaciones del mundo (2, 20),
y ricos de la Edad Media. Al mismo las virtudes (19), el matrimonio (6), el

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
420 RESENA DE LIBROS Sef€3: 2 (2003)

encanto de las serpientes (37), charla- dad de la lectura por su uso de un


tanes (30), oraciones a Dios (14) y inglés arcaico, junto con un vocabula-
Moisés (15), y debates entre la pluma y rio artificial y difícil. Sin embargo.
la espada (40), el piojo y la hormiga Segal nos ofrece una traducción que
(4), día y noche (39), cuerpo y alma puede ser leída por el no especialista e
(13), el viajar y el quedarse en un lugar igualmente utilizada en la docencia.
(26), la generosidad y la avaricia (42), Segal asevera que su método de tra-
Karaita y rabínico (17), y entre hombre ducción no es de ninguna manera un
y mujer (41). Hay que considerar esta «estorbo al análisis literario ni, especí-
colección de maqamat, de la pluma de ficamente, al análisis estructural estéti-
uno de los mejores cerebros judeo-es- co, el cual es el más importante de esta
pañoles, en el contexto de obras canó- edición» (xix). Los eruditos interesa-
nicas de la Edad Media, como, por dos en las alusiones bíblicas específi-
ejemplo, el Libro de buen amor o el cas de una sección dada, o en las
Conde Lucanor. palabras mismas de una frase del ori-
En su traducción de Sefer Tahkemo- ginal, tendrán que utilizar la traducción
ni. Segal ha intentado recrear en inglés de Segal junto con la de Reichert. El
la complicada rima tanto de la prosa aparato crítico (en los análisis) dirige
como de la poesía hebrea, para produ- al lector a estudios actuales, muchos de
cir lo que él mismo describe como los cuales están en hebreo, por lo que
«una rendición paralela, en vez de una el lector anglo-hablante estará en des-
traducción literal» (xiv). Como da pri- ventaja si quiere profundizar en la ma-
vilegio a los aspectos formales y esti- teria, a menos que también sepa hebreo.
lísticos de la obra, él, según su propio La bibliografía es completa, pero la
testimonio, se veía forzado a alterar el edición en sí se beneficiaría de más
contenido -añadiendo texto para man- explicaciones sobre el trasfondo de la
tener el climax cómico; utilizando alu- historia y naturaleza de las maqamat
siones a una variedad de poetas anglo- como género y su relevancia en la
hablantes y fuentes en inglés, como, por tradición árabe, y eso para que el lector
ejemplo. Hart Crane, Blake, rimas de entendiera la importancia y dificultad
Mother Goose, Edgar Allan Poe, de las maqamat de al-Harizi. También
Shakespeare, Yeats, Frost, y canciones serían útiles notas a pie de página en la
populares; reemplazando ciertas alusio- traducción que explicasen quiénes son
nes bíblicas con otras que él cree más los personajes y lugares históricos men-
conocidas para un público anglo-ha- cionados en el texto (como, por ejem-
blante del siglo veintiuno; y el uso de plo, en el caso de Maqama 46, que tra-
diferentes secciones de un pasaje bíbli- ta de las comunidades judías de España,
co utilizado en el original-, preten- Siria, Israel, Egipto e Irak). Para que
diendo lograr con todo esto una traduc- esta obra magistral de al-Harizi tenga
ción «más fiel al original», y, a la vez, sentido para un público anglo-hablante,
una que sea «más comprensible y di- sería de utilidad proporcionar infor-
vertida al lector anglo-hablante» (xix). mación histórica sobre las comuni-
Mientras permite al lector anglo-ha- dades y figuras históricas mencionadas
blante apreciar la rima y sonido de la en el texto.
prosa y poesía del original -una faena
El epílogo se centra en el significa-
no pequeña-, a veces sacrifica la facili-
do de los nombres de los personajes

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
Sef63: 21 (2003) RESENA DE LIBROS 421

centrales, Hever el Kenite y Heman el a precisar el papel de la Inquisición en la


Ezrahi. Segal también explica un as- evolución de la monarquía española.
pecto del virtuosismo técnico de Al- El periodo que pretende abarcar cu-
Harizi: su uso de lo que él llama brirá, total o parcialmente, tres reina-
«bracketing inclusion», el uso de las dos, los de los Reyes Católicos, Carlos
mismas palabras o derivaciones de V y Felipe II. La obra está dividida en
ellas en contextos diferentes al princi- seis grandes apartados, a los que se
pio y final de un pasaje. Esta es una añaden las conclusiones y una biblio-
técnica estilística compleja, utilizada grafía. En estas páginas nos ocupare-
en la Biblia (Lamentaciones) y en las mos especialmente del segundo, titu-
obras de las grandes figuras de la Edad lado «La Inquisición española: origen y
Dorada de la literatura hebrea, como contexto» (págs. 21-89).
Samuel Ibn Nagrela y Moisés ibn Ezra. La autora comienza explicando a
qué se refiere cuando trata el tema de
La contribución que ha hecho Segal «monarquía confesional» y «confesio-
a los estudios «al-Harizianos» se en- nalización de la monarquía», y si estos
cuentra sobre todo en su explicación de términos «convienen» a la corona
las complejidades estilísticas y formales hispana, la cual sobrepasaba los límites
de la obra y su lenguaje. Presenta bien, peninsulares. Finalmente, opta por de-
a un público anglo-hablante, lo que son nominarla «monaquía católica», seña-
técnicas muy difíciles y complicadas lando sobre todo el carácter «confe-
en hebreo. Segal ha progresado mucho sional» que recibió desde el periodo de
al situar la obra de al-Harizi dentro del Isabel y Fernando, como lo atestigua el
título de «Reyes Católicos» que les
campo de la poética hebrea (tanto en el
concedió Alejandro VI en 1494.
de la Edad Dorada de la literatura he-
brea como en la tradición bíblica). Lo Según M. Escamilla, la coyuntura
que queda por hacer es una edición política desarrollará una mentalidad
completa de Sefer Tahkemoni que lo provindencialista, en un sentido políti-
co-religioso: a Dios le agrada la polí-
sitúe dentro de su contexto histórico-
tica seguida por la corona castellana,
cultural.- M. M. HAMILTON. incluida la Inquisición, y de ahí sus
grandes éxitos y victorias. Siguiendo
Michèle ESCAMILLA, Synthèse sur L In- esta misma línea, la autora afirma que
quisition espagnole et la construction Carlos V heredó esta concepción, que a
de la monarchie confessionnelle (1478- su vez legará a Felipe ll: el carácter
1561).- Paris: Editions du Temps, «confesional» como idearium político.
2002.- 254 págs. Piensa, así mismo, que el destino de la
monarquía española estaba trazado an-
El trabajo realizado por Michelle tes de que la cristiandad cayera en una
Escamilla, catedrática de la Universidad confrontación religiosa, «Reforma»
Paris X - NanteiTe, ha sido concebido frente a «Contrarreforma».
para los candidatos a las oposiciones de
La Inquisición pudo ponerse en fun-
CAPES - AGREGATION. En él se pregunta la
cionamiento gracias a una sólida es-
autora si realmente ha existido una rela- tructura, el denominado «sistema poli-
ción, y de qué naturaleza, entre la «Mo- sinodial», creado por los Reyes Cató-
narquía confesional» y la «Nueva Inquisi- licos y perfeccionado por los Habs-
ción» en el reino de Castilla, desde fina- burgo. Así, esta institución fue uno de
les del siglo XV hasta el Renacimiento. los primeros órganos que encajó dentro
Escainilla estima que esta cuestión invita de la «polisinodia», siendo el inquisi-

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
422 RESENA DE LIBROS Sef€y. 2 (2003)

dor general uno de los personajes más tólicos pondrían solamente en marcha
relevantes de la corte, a quien en los en 1480. El Santo Oficio, que no había
periodos difíciles se le situaba, por su surgido de un «día para otro», germinó
importancia, después del rey. durante el siglo XV: el franciscano
Sobre el «confesionalismo» de la mo- Alonso de Espina denunció en 1462, en
narquía, la autora realiza una compara- su Fortalitium Fidei, la existencia de
ción con las historiografías alemana, fran- falsos conversos al cristianismo, y pro-
cesa, inglesa y española, haciendo alusión puso la puesta en marcha de una inqui-
a las diferencias y similitudes de este sición, al igual que la pena de muerte,
término, y precisando que para el «caso en la hoguera, para los culpables. La
español» se trata de definir «las rela- presión fue tal que el arzobispo de To-
ciones entre religión y política, en el ledo, Alonso Carrillo, ordenó una in-
siglo XVI», que en realidad pasa por la quisitio a Alonso de Oropesa, que dio
aceptación de la monarquía de la refor- la razón a los conversos. Esto calmó
ma de Trento, en 1564. Es así como los ánimos, pues todavía se hallaban
nacerá, en el dominio italiano de la presentes los acontecimientos de 1449,
historia de la Santa Sede, el concepto cuando hizo su aparición el primer
de «absolutismo confesional». Según la estatuto de limpieza de sangre, que
autora, la estructura jerárquica definida Oropesa puso por escrito en su Lumen
por el Concilio de Trento contrarresta ad revelationem gentium (redactado en-
el poder real (y de ahí el rechazo tre 1469 y 1465), en el que defendía la
francés a éste), pudiendo así hacerse unidad de la cristiandad y se oponía
más controlable. Por ello, el confesio- abiertamente a la «limpieza de sangre».
nalismo fue fuente de conflicto entre A continuación, la autora pasa a
los dos poderes, el deseo real de inter- analizar el término «herejía» en su sig-
venir en los asuntos eclesiásticos, a nificado gramatical y teológico, utili-
nivel nacional y en Roma (este es el zada en este contexto como arma polí-
caso de España con Felipe II, respe- tica. Así mismo, define la concepción
tuoso con el Papa y su sostén, pero del cripto-judaísmo, haciendo hincapié
sistemáticamente en conflicto con él). en el deterioro de la situación de la
comunidad judía, que condujo a una
En este entramado se encuentra la situación explosiva en el siglo XV. En
Inquisición moderna, que fue el más su opinión, la hostilidad popular tomó
importante instrumento en la cons- tres formas: cristianos contra judíos,
trucción de la «monarquía confesional» cristianos viejos contra cristianos nue-
desde finales del siglo XV. Por su am- vos, pero también judíos contra cris-
bigua naturaleza, esta institución en- tianos nuevos. En el periodo de los
cajaba a la perfección en el engranaje Reyes Católicos, donde se llegó a la
de la Iglesia y el Estado. erradicación del judaismo peninsular,
En el segundo apartado, «Inquisi- Escamilla encuentra tres formas de ex-
ción española: origen y contexto», M. clusión, que comenzaron a ponerse en
Escamilla analiza sus orígenes y el pre- marcha desde mediados del siglo XV: la
cedente medieval, desde la promul- limpieza de sangre, la Inqusición y la
gación de la bula de instauración de la expulsión, que incidirían en los ámbitos
Nueva Inquisición, el 1 de noviembre social, religioso y político, y cuyo orden
de 1478. La Inquisición española, se- cronológico no es casual.
gún la autora, habría sido una institu- La «limpieza de sangre» era un con-
ción «moderna y real», a diferencia de cepto discriminatorio que impedía a
la antigua Inquisición romana, «medie- los descendientes de judíos o musul-
val y pontificia», que los Reyes Ca- manes el acceso a ciertos cargos o fun-

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
Sef63: 21 (2003) RESENA DE LIBROS 423

clones. De este modo, cuando éstos La historia de los judíos en la


pretendían entrar en ciertos organis- España medieval estuvo estrechamente
mos, escuelas, etc., debían aportar una ligada a la monarquía, mientras que los
prueba de su «limpieza», un certifica- acontecimientos que evocamos lleva-
do concedido por las intancias corres- ron esta relación a un trágico «divor-
pondientes. Esta iniciativa fue comba- cio». De esta manera, la erradicación
tida por la élite intelectual, especial- del judaismo se inscribió en la lógica
mente la eclesiástica, que veía en ello de una nueva política de consolidación
un «monstruo jurídico». Sin embargo, de la corona hispana.- R. AMRAN.
ciertas instituciones adoptaron poco a
poco el estatuto: determinadas catedra-
les, las órdenes militares, las órdenes Abraham IBN 'EZRA', Sefer Moznayim.
mendicantes, la Inquisición, los Cole- Introducción (en castellano e inglés).
gios Mayores, ciertas corporaciones, Edición crítica del texto hebreo y
etc. Fue así como, al cabo de un siglo, versión castellana de Lorenzo JIMÉ-
España se encontró atrapada en un NEZ PATÓN. Revisada, completada y
círculo vicioso: las pruebas de limpie- reelaborada por Ángel SÁENZ-BADI-
za constituían un obstáculo en la ma- LLOS. Colección Autores Hebreos de
yor parte de las carreras, en el terreno Al-Andalus.- Córdoba: El Almendro,
eclesiástico y administrativo, una fuen- 2002.- 224 + 132* páginas.
te de infamia para las familias, y de Cuatro nombres ilustran la portada
ruina. Cuando, en 1556, Juan Martínez
de este libro: Abraham ibn Ezra (AIE),
Silicio obtuvo el estatuto para la cate-
autor de la obra y sujeto paciente de
dral de Toledo, ello significó una «ins-
sus estudiosos; Lorenzo Jiménez Patón
titución alización» del sistema, y aun-
que España nunca lo adoptó oficial- (JP), autor de la tesis que se edita aquí
mente, esa práctica fue apoyada por las y estudioso de ibn Ezra; Ángel Sáenz-
autoridades. Algunas voces se alzaron Badillos (SB), que, además de dirigir
contra el sistema establecido, pero fue- la tesis de JP, la ha revisado, com-
ron sistemáticamente silenciadas. La pletado y reelaborado; y Ediciones El
autora añade también que, en la prácti- Almendro (EA), que saca a la luz el
ca, este fue un «sistema» corrupto, que trabajo de los tres anteriores en una
se convirtió en un criterio de discrimi- edición cuando menos discutible.
nación social más que racial. La obra está dividida en tres partes:
La tercera vía señalada por M. Es- Introducción (en español e inglés), tra-
camilla, de naturaleza puramente política, ducción española y edición crítica, e
y que según ella puso fin a la «cohabita- índice, situado en la última hoja del li-
ción pluriconfesional», había durado más bro en el lugar de la hoja de respeto,
de mil años. Según la lógica específica de que falta. Todo ello va precedido de
la España moderna, todavía en pleno una Presentación (en español e inglés)
nacimiento, encontramos: el estatuto de donde SB explica lo que ha mantenido,
exclusión para vigilar la limpieza de lo que ha cambiado y lo que ha añadido
sangre; la Inquisición para vigilar la al trabajo de JP. La última parte tiene
pureza de la fe; y la expulsión para re- paginación independiente y dirección
forzar a ambas. En opinión de la auto- hebrea; el número de página va seguido
ra, las tres medidas, distintas, eran, en de un asterisco.
efecto, solidarias y convergentes. Se Según ese índice tan escasamente
imponía la unidad de la fe, en beneficio útil (no indica, por ejemplo, las pági-
exclusivo de la religión mayoritaria y nas donde podemos encontrar los dife-
dominante: así, la nueva monarquía his- rentes epígrafes de las dos primeras
pana se proclamó «confesional». partes), la Introducción se divide en

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
424 RESENA DE LIBROS Se/63: 2 (2003)

dos apartados: I: Abraham ibn Ezra y el tando los manuscritos por la letra que
Moznayîm (11-28 / 45-62); II: La edición les ha sido asignada.
crítica del Moznayîm (28-44 / 63-76). En el ms. V (pág. 29), la introducción
Puesto que conozco bien la tesis doctoral castellana es correcta, pero en la inglesa
de JP y el propio SB nos remite a ella (cf.
(pág. 63), donde dice ^^O^DTNQ 153P1 V •
pág. 39), he podido constatar que, en el
1N*1, debe decir O^DTNXD IDPI ^''2H^.
apartado I, SB recorta, mejora y corrige,
en general, el trabajo de JP, aunque En el ms. *T, la transcripción de JP
persiste alguna errata: así, por ejemplo, es: *|i*ii .obv) ^N n^ivi. D^\y:)i lovn on
en la página 25, donde dice «el verbo que nii> DDiív o>)iN ^>Nbi (?) n i <iv^b ini)
aparece en Lev 10,1 es hofal», debería IVI nbo ìDN pN.
decir «Lev 11,38», como puede com- Lo que aparece aquí (pág. 29) es:
probarse en la página 177 (70*). i r a ) ? lyoH n i T DDÍÍV O>)W ^'^Nbi lùvn on
Me ha llamado la atención que, al ))0H ot?v3 !?N nntvi oi?\y)i .HD f^v^b ini)
menos en dos ocasiones, las opiniones IVI nbf,
de doctorando y director de tesis sean SB corrige la lectura dudosa n i de
contradictorias. De este modo, cuando JP por HD, pero no borra la interro-
JP (II 28) dice respecto al Moznayîm gación que aparecía entre paréntesis y
que «se convierte en un elenco de tér- da lugar a una mayor, si cabe, falta de
minos gramaticales», SB (pág. 19) dice claridad en la lectura. En la parte
que «no es un mero elenco de términos inglesa (pág. 64), en este colofón apa-
gramaticales». También hay claro rece correctamente la lectura n i , pero
desacuerdo en el epígrafe 5, que trata sigue apareciendo la interrogación, esta
del Sefer Yesod Diqduq, donde dice vez al final de todo, detrás de *rvi. No
textualmente JP (II 33-34): «Durante corrige, en cambio, la lectura incorrec-
mucho tiempo ha sido confundido el ta <i*>N^1 por PNÎ71, que pertenece a la
Yesod Diqduq, con el Sefat Yeter, hasta misma cita bíblica de Is 40,29, en nin-
que la edición crítica de esta obra por guno de los dos lugares.
el profesor N. Allony ha zanjado la
discusión, al delimitar el título y Así mismo, han de revisarse los co-
contenido de ambas obras a tenor de su lofones de los manuscritos "i (30 / 65),
minucioso estudio de manuscritos y b (33 / 67) y u (33 / 67). El colofón del
estudios sobre el tema». Mientras que ms. p está correcto en la página 36 y
SB (pág. 22) dice, basándose también desordenado en la 70.
en la edición de N. Allony, «que se trata El manuscrito n merece un comen-
de dos nombres de un mismo escrito» . tario más detallado tanto en lo que se
En el apartado II, dedicado al estu- refiere a su datación, como a las va-
dio de los manuscritos empleados en la riantes que aparecen en las dos lec-
edición crítica, los problemas de la edi- turas del colofón (31 / 65). Como nos
ción, achacables en parte a EA, son dice SB, este manuscrito de la Biblio-
también notables. En el epígrafe «Des- teca Nacional de Madrid es el que, sin
cripción de los manuscritos», la, en ser el base, ha servido para la fijación
general, correcta transcripción de los del texto en las lecturas plenas o de-
colofones hecha por JP se convierte fectivas, longitud de citas bíblicas, desa-
aquí en una considerable confusión, rrollo de abreviaturas, etc. (cf. pág. 41),
que ni siquiera es igual en las dos in- por ser el de mayor antigüedad. Hay
troducciones. Aparece, además, todo tres referencias a su datación: en las
lleno de cuadraditos, que represento páginas 31 y 65 se dice textualmente
con • , quizá restos de la conversión que «se ha fechado en el siglo XIV»;
informática. Doy algunos ejemplos, ci- tres líneas más abajo, se indica que

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
Sef63: 21 (2003) RESENA DE LIBROS 425

«como viene atestiguado por el colo- David Al Fasi y a Hayyüy, y se añade una
fón ... fue copiado en 1264...»; y, sor- obra de Yosef Qimhí y se suprime a
prendentemente, en las páginas 41 y David Qimhí y a Profiat Duran, aunque
75, se afirma que «puede fecharse siguen apareciendo en el cuerpo de la
hacia el siglo XIII». obra. Entre los muchos autores modernos
que se citan en las notas, se incluye a
El colofón, según JP, dice: ^npnvn
unos y se excluye a otros, e incluso entre
^ùv ov riNiwnn IDO N*ip3n ntn iDpn
los que están aparecen citadas algunas de
sus obras y faltan otras.
nn>:¿>t7 onwvi V11N1 o^DbN (¿-zc) rwY^T) r)W. La lista de abreviaturas y siglas (págs.
96-98) sólo contiene las que se refieren a
Según SB (pág. 31), dice: '>npnvn
ediciones de las obras de comentario bí-
blico y gramáticas de AJE y otros autores.
(13^)31 n*iûon iPN p b N"ip)n v^Db n\yN Según esta lista, se da el contrasentido de
11 fiDi^vy >)N íDvnn IDO T <!'' ^^^ VL^^*^^ que, cuando SB se refiere al Sm (págs. 25,
n*T>i¿>b onwvi vi"iNi o'>ûbN n\y)Dn • P1\ 27, 41), no es al Sefer Moznayím en gene-
Según SB (pág. 65), es: -iDOn >npn^n ral o a su propia edición, sino a la edición
p t? nv^N lût? ov DNiwnn iDP NipDn mn de Heidenheim (Offenbach 1791).
*i£jf Nip)n P)ûy^ DPiQi n i û o n I P K
SB presenta a continuación (págs. 99-
n\y)3n n^vy \yiii t ^OP ni nQi?\y >3N nivnn
224) la traducción castellana del Sefer
n*T>i¿>b on\y^>i VI*ÍNI O^D^N.
Moznayím, muy corregida sobre la de JP,
Es decir, que además del desorden en con muchas notas explicativas. Estas
la colocación de las palabras hebreas, notas comienzan de nuevo con la número
podemos apreciar que SB ofrece diferente 1, y de ahí que cada vez que me refiera a
lectura en la Introducción española y en una nota de este apartado deba acom-
la inglesa: lee PNlwnn (31) en vez de pañarla del número de página, para no
nN1\ynn (65), que es la lectura que coin- equivocamos con alguna de las 145 notas
cide con JP, y responde a lo que aparece de la Introducción. La edición crítica del
en la traducción de ambos: ha-haswa'ah. texto hebreo (1*-118*) va seguida de un
Y lo mismo podemos decir de íDVQn (31) índice de versículos bíblicos (119*-131*)
en vez de rrivnn (65), Sefer ha-he'arah. y un índice de gramáticos (132"^')-
Por otra parte, la lectura mv ^112 de JP,
que habíamos visto cambiada en la pág. La edición crítica, precedida de una
31 por T)W w m , vuelve a ser T)W \J^12 portadilla mal puesta porque no se coiTes-
en la página 65. ponde con la dirección hebrea, y la tra-
ducción castellana responden a criterios
En el epígrafe «Relaciones entre los
diferentes. En el primer caso, «estricta
manuscritos» (38-39 / 72-73), SB nos re-
mite a la Tesis doctoral de JP para que las fidelidad» a los textos sin introducir
consultemos allí (I 23-36). Sin embargo, «conjetura alguna» (cf. págs. 41-42 / 74-
si lo hacemos, hallaremos un cúmulo de 76), y en el segundo, mantener el objetivo
datos escasamente elaborados, donde apa- de AJE de «introducir a los no iniciados
recen frases como esta: «en el subgrupo en el estudio de la lengua hebrea» (cf.
que surge del segundo subgrupo de la ter- pág. 28 / 62). Con esta finalidad, la
cera serie», que probablemente habría po- traducción se divide en capítulos, se le
dido sustituirse por algo más sencillo, co- asigna un número a cada uno de los cin-
mo, por ejemplo, «los manuscritos û y p». cuenta y ocho términos gramaticales y se
No conozco los criterios empleados transcriben las palabras hebreas, excepto
para modificai* la Bibliografía que pre- en «los casos en los que es preciso ver
sentó JP. Aquí, por ejemplo, se incluye a directamente la grafía hebrea para seguir

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
426 RESENA DE LffiROS Sef^y. 2 (2003)

el debate». Pienso que hubiera sido muy ramente en el texto bíblico que el acento
positivo mantener en la parte hebrea, por de he-sem es mêrëka\ y que el tarha ' está
lo menos, la división de capítulos, pues lo en la palabra wa-yiqra\ AIE da tres
mismo que en la traducción, el uso de ejemplos similares en los que la palabra
corchetes nos indica lo que es del texto y wa-yiqra ' queda separada de la siguiente
lo que es del editor, y el espíritu de la por un acento disyuntivo: segolta, zaqefy
obra dirigida a los no iniciados se hubiera tarha '. Tampoco entiendo la nota 82 de
extendido a la edición. esa misma página, en la que SB nos dice
que «la denominación habitual de este
La edición crítica que nos ofrece SB es acento es más bien mereka. En todo caso,
una reelaboración de la que presentó en se trata de un acento conjuntivo...». ¿A
su día JP, no sólo por incluir cinco nue- qué acento se refiere? El acento conjun-
vos manuscritos (cf. págs. 37-38), sino tivo mereka' nunca puede ser identificado
por las muchas correcciones que sin duda con el disyuntivo tarha '. El tarha ' es otro
ha hecho. En cuanto al fondo, esta edi- nombre del tifha\ comò nos dicen W.
ción debería constituir una buena apor- WiCKES («otro nombre de uso común del
tación al estudio de la gramática de AIE tìfha ' es tarha '»: A Treatise on the Accen-
en general, y del Sefer Moznayîm en par- tuation of the Twenty-one so-called Prose
ticular, aunque no difiera mucho de otras Books of the Old Testament [Oxford
ediciones. En cuanto a la forma, es, desde 1887] pág. 18) y E. BEN IEHUDA en su
mi punto de vista, una edición incómoda diccionario (es el nombre de un acento
de usar por carecer de llamadas en el disyuntivo «kemo tifha'»: vol. Ill col.
texto y de lemas en el aparato crítico. Si 1925). Así mismo, los diccionarios de R.
no se quiere sobrecargar el aparato, se ALCALAY [n col. 890] y A. ELMALEH [I
podía haber puesto en el texto alguna col. 1112] coinciden en afirmar que se
llamada, como los circellus masóreticos, trata de un acento disyuntivo. Sólo el dic-
y haber mantenido las notas de JP para cionario de J. TARGARONA (Diccionario
identificar los versículos bíblicos. Hebreo /Español [Barcelona 1995] pág.
470) dice que es un acento conjuntivo,
La traducción en general es clara, aun- pero indudablemente se trata de un error.
que siempre hay cosas opinables. No me
El índice de versículos que sigue a la
convencen los argumentos de la nota 53 edición crítica es mejorable. Las entradas
(pág. 116) para traducir con el mismo tér- se repiten varias veces y la paginación ha
mino español 'débiles' los términos de revisarse. Así, por ejemplo, Gen 1,1
hebreos UW^Vi, referido a las letras la- aparece cuatro veces y tiene cuatro entra-
ríngeas, y D^£)*i, referido a las begadkefat, das que nos remiten en este orden a las
pues aunque ambas palabras tienen esa páginas 83, 94, 45 y 46, que aunque no
acepción, se refieren a realidades bien llevan asterisco son de la parte hebrea.
diferenciadas por el contexto (págs. 1 lo-
l l 7). Tampoco es acertado, en mi opinión, A lo largo de la lectura de este libro se
advierte que uno de sus principales pro-
ti-aducir los términos miHe^êl y míHe'ra'
blemas es la coherencia interna, reflejado
por 'ascendentes' y 'descendentes', en vez
en la existencia de dos cuerpos de notas,
de [acentuación] 'llana' y 'aguda'.
dos paginaciones diferentes y dos direc-
No entiendo las tres últimas líneas de ciones. Hemos visto un ejemplo en las
la página 16"^' y su consiguiente traduc- noticias contradictorias de la datación del
ción «colocando el tarha' en la palabra manuscrito de Madiid, pero hay otros,
he-sem ...» (pág 125), pues vemos cla- aunque no sean tan llamativos:

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
5e/63: 21 (2003) RESEÑA DE LIBROS 427

- Es extraño que SB diga (pág. 25) que - Por otro lado, y lo que es más im-
se menciona a Chiquitilla «no menos de portante, la edición crítica y su traducción
siete veces», cuando en su Indice de gra- se hacen con criterios diferentes. Así, la
máticos (pág. 132*) aparece doce veces. traducción inglesa está excesivamente su-
Quizás sea porque son siete las refe- peditada al español.
rencias que caben en la primera línea; o En resumen, estimamos excesivas las
quizás porque JP, que no incluye en su numerosas erratas que se encuentran a lo
tesis el índice de gramáticos, dice taxa- largo de la obra. Unas más importantes,
tivamente que a Ibn Chiquitilla se le cita otras menos, quizás sean testigos indis-
siete veces (11 43). cretos de un apresuramiento que no debe
- En la página 71 la nota 139 se repite acompañar a una obra de investigación.
con pequeñas variaciones en el párrafo de La realidad es que con ello se empaña una
texto que viene a continuación de ella. edición crítica que debería haber servido
- En la página 40 alude sin nombrarla a para profundizar en los estudios de AIE
la obra Petah dëbaray como «otra obrita de en general, y del Sefer Moznayím en par-
autor desconocido», sin remitir a la nota 66 ticular.- M.^ J. AZCÁRRAGA SER VERT.
(pág. 36), donde dice que que el Petah
Raúl GONZÁLEZ SALINERO, Biblia y po-
debari (sic) es tal vez de David Qimhî.
lémica antijudía en Jerónimo. Textos y
- Se transcriben del hebreo los ver- Estudios «Cardenal Cisneros» de la
sículos bíblicos y se traducen al hebreo Biblia Políglota Matritense, 70.-
los índices que los contienen. Madrid: CSIC, 2003.- 294 págs.
- En la página 11 falta el final de la
nota 3, mientras que las últimas líneas de A nadie le cabe duda de que, actual-
las páginas 17, 22 y 59 se repiten en la mente, el Dr. González Salinero es uno
primera línea de las páginas 18, 23 y 60. de los máximos especialistas en el
mundo - e indudablemente en España-
- Frente a lectio plena (pág. 29), que sobre el tema de las persecuciones y la
es lo correcto, encontramos «lectio de- polémica antijudía en la Antigüedad
fectiva» (págs 32, 33 / 67, 36) y «lectio tardía. Varios libros y un buen número
plena» (pág. 34). de artículos en revistas de primera fila
- Algo similar al desorden de los colo- avalan su producción científica en tal
fones puede apreciarse en el texto inglés sentido. El último libro de este inves-
de las líneas 19 a 21 (pág. 60). tigador tan infatigable como riguroso y
- En la página 40, nota 68, se cita exigente viene a ratificar lo dicho.
incon-ectamente a J. Fürst: donde dice «I- Esta vez, la figura en torno a la cual
II 255», debería decir «3 vols., 1255». gira todo el discurso histórico es uno
- En mi opinión, se abusa de las comi- de los colosos del cristianismo antiguo,
llas en toda la obra. Se usan, como en el del cristianismo «clásico»: Jerónimo.
caso precedente, en lugar de la preceptiva Jerónimo es un personaje singular en
cursiva; también se emplean para enfati- sí mismo, un outsider por mor de su
zar, para enmarcar la traducción de algún fuerte personalidad, llena de contrastes,
témiino, que según la nomia debe hacerse un hombre proteico; pero también es,
con comillas simples; y, finalmente, para sobre todo, un pensador y un intelectual
delimitar las citas textuales. de amplísima formación y de muy fe-

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
428 RESENA DE LIBROS Sef€3: 2 (2003)

cunda producción. La tradición cristiana libro es sacar a la luz esta realidad, tras
le tiene, con razón, como pilar fuerte de muchísimas horas de paciente lectura y
la Patrología occidental, latina, o por de- de investigación. Puede decirse, en tono
cirlo con otras palabras que ya connotan un poco coloquial aunque contundente,
algo más: como uno de los forjadores de que González Salinero ha desenmascara-
la ideología cristiana «canónica». do en este trabajo la xenofobia de Jeróni-
mo. Un desenmascaramiento que el autor
El cristianismo de los primeros siglos,
ha ido haciendo sistemáticamente como
como se sabe, «luchó a brazo partido contra
un detective que hurga en las fuentes
el paganismo» (como dijo en su día con
antiguas para expurgarlas, aislarlas en lo
frase afortunada M. J. Vermaseren), porque
esencial, y cotej arlas con la historiografía
era sin duda, al menos para mí, su principal
más reciente. Los elencos de fuentes
enemigo. Pero también, en el siglo m y
patrísticas, bíblicas y rabínicas (págs.
sobre todo en el IV, tuvo que desemba-
221-229) y su utilización (págs. 271-285),
razarse del lastre judío, para perfilarse como
así como la abundante y minuciosa bi-
religión no sólo distinta de la hebrea, sino
bliografía (págs. 233-262), indican por sí
opuesta. Este enfrentamiento institucional
mismas la altura de esta investigación.
chocaba con la aceptación canónica de fuen-
tes comunes, que eran, obviamente, «repen- El libro se estructura en seis grandes
sadas por los intelectuales cristianos», y es capítulos: I: «Las etapas del aprendi-
en este repensar la esencia del cristianismo zaje»; II: «Hebraica Veritas y apología
con vocación ecuménica (Rethinking Chris- antijudía»; III: «Deutérosis inámy exé-
tianity) donde surgen las contradicciones, gesis cristiana»; IV: «La victoria cristia-
frecuentes en las obras del propio Jerónimo, na: ruina y destrucción del judaismo»;
y de muchos otros, y es el caldo de cultivo, V: «La infiltración judía en el cristia-
por no decir el campo de batalla, donde nismo»; VI: «Al margen de la exegesis:
crecieron controversias, disputas y hasta la influencia ascética en la polémica».
odios «antijudíos». En el caso de Jerónimo,
hablamos de una batalla intelectual que Son los vértices que marcan el cam-
tiene como trofeo la defensa de la Biblia po de la experiencia vital y del discur-
cristiana que «se apropia» de la hebrea. Las so antijudío de Jerónimo. Con la expre-
polémicas antijudías en Jerónimo son excu- sión «experiencia vital» quiero decir
sas para apropiarse de la Hebraica Veritas que Jerónimo -al menos yo lo percibo
en favor de un cristianismo tan ferviente co- así tras la lectura de este libro- conce-
mo inti'ansigente en esos tiempos. Jerónimo bía la fe hebraica como un organismo
esgrime la palabra contra los judíos. Otros vivo, que fue capaz por sí misma -en
pusieron los cuchillos. esto pone el empeño Jerónimo- de
autodestruirse por su fanatismo, o,
Efectivamente, como indica N. FER- yendo un poco más allá en las excusas
NÁNDEZ MARCOS en el prólogo del libro, jeronimianas, «merecer» tal castigo, a
Jerónimo no escribió un Adversus lu- manos de quien sea. Basta citar, por
daeos, como hicieron, en cambio, muchos ejemplo, la caída de Jerusalén a manos
otros polemistas y apologistas cristianos. de los ejércitos de Tito, y la posterior
Sin embargo, este libro viene a decimos «paganización» de la Ciudad Santa,
que muy bien podía haberlo escrito, por- una ciudad de Dios, llevada a cabo por
que, indudablemente, el pensamiento je- Hadriano, que la convirtió en una Ciu-
ronúniano, sus mimbres, son profunda- dad del Emperador (Aelia Capitolina).
mente antijudíos. El gran mérito de este Lo que para un romano era un simple

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
Sef63: 21 (2003) RESENA DE LIBROvS 429

cambio de rango administrativo de la lémica religiosa intelectual, la Ecclesia


ciudad, fue considerado, en el plano de engulló a la Sinagoga, reduciéndola
la religión, una profanación y una ca- casi a la clandestinidad. Y, por supues-
tástrofe inconmensurable. La destruc- to, apartándola de lege de cualquier
ción del Templo de Jerusalén el 10 de intento de protagonismo o de misión a
agosto del año 70 supuso un mea culpa gran escala que hubieran convertido a
para los judíos, que los polemistas co- la fe judía -pero más todavía a los
mo Jerónimo recuerdan con nula ino- judíos- en encarnizados enemigos de la
cencia con la finalidad de hurgar en la triunfante fe de Cristo.
herida (pág. 147), aunque en realidad
La urdimbre de este enfrentamiento
ese mismo sentimiento está ya expre-
u oposición de Jerónimo al credo he-
sado meridianamente por Flavio Jose-
braico, expuesto y analizado en sus mí-
fo, quien al narrar el episodio dice:
nimos detalles, es lo que González
«Por la noche el fuego se intensificó y,
Salinero nos da en este libro. Libro ab-
el día ocho del mes de gorpaios, Jeru-
solutamente recomendable para quie-
salén se levantó en llamas. Esta ciudad
nes gusten sumergirse con inteligencia
habría sido totalmente envidiable si
en una polémica antigua, pero a la vez
hubiera disfrutado desde su fundación
moderna por cuanto aquella representa
de tantos bienes como desgracias pade-
de «niveles de intolerancia» ideológica
ció durante su asedio. Sin embargo,
y étnica, que esconden en muchos ca-
ella mereció tan grandes infortunios no
sos simple y llanamente una lucha por
por otro motivo que por haber engen-
el poder. La obra es también de lectura
drado la generación que le ha ocasio-
inexcusable para quienes buscan verda-
nado su propia ruina» (Fl. Jos., BelL
des y realidades -que se me antojan no
lud., VI, 408). Ruina física y ruina mo-
dogmáticas en esta ocasión- que con-
ral del símbolo, y de la fe misma, que
ciernen a la historia de los judíos, la
el cristianismo se arroga el derecho de
cual, a pesar de lo mucho que se ha
heredar (o usurpar) selectivamente,
escrito sobre ella, parece susceptible de
tomando lo bueno y condenando lo que
ser completada y mejorada con nuevas
no le interesa, a los propios judíos y a su
investigaciones. Y he aquí el ejemplo.-
conducta seculaimente «perversa» (cf.
S. P E R E A YÉBENES.
págs. 121 ss.).

El discurso de Jerónimo es el discurso


Israel J. KATZ - M. Mitchell SERELS
de un vencedor, adalid de su religión.
(eds.). Studies on the History of Portu-
Y en efecto así nos presenta González
guese Jews from Their Expulsion in
Salinero el resultado de la polémica:
1497 through Their Dispersion.- New
un cristianismo campeón, heredero de
York: Sepher-Hermon Press, Inc. for
un Venís Israel (págs. 157 ss.), tan
The American Society of Sephardic
intransigente como los judíos a los que
Studies, 2000.- VI + 232 págs.
condena por su intransigencia (véase,
por ejemplo, el llamado «incidente de El presente volumen, que recoge do-
Antioquia» estudiado en págs. 189 ss., ce trabajos de carácter fundamental-
a propósito de Gal. 2, 11-14). mente historiográfico, está dividido en
Igual que los emperadores cristianos dos epígrafes: I. «El transfondo penin-
mandaron destruir o «convertir» tem- sular», y II. «La diáspora». La obra fue
plos paganos, así, en el plano de la po- concebida en conmemoríición del quin-

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
430 RESENA DE LffiROS Sef 63: 2 (2003)

to centenario del edicto de expulsión mentar el drama de su doble vida como


de los judíos de Portugal en 1497, y en cristianos de cara al exterior y como
un gesto de reconciliación entre los judíos en secreto. Sometidos a la pre-
descendientes de aquellos judíos forza- sión que sobre ellos ejercían sus veci-
dos a la conversión y al destierro y el nos cristianos nuevos y la Inquisición,
Portugal de hoy, como queda patente podían lograr la libertad religiosa que
en la respuesta de los editores a la anhelaban a cambio de abandonar la
propuesta del Prof. David F. Altabé de tierra que les vio nacer. Michael A L -
publicar este libro. La iniciativa partió PERT («A 'Crypto-Christian' before the
del acto de reencuentro celebrado en Toledo Inquisition» [págs. 29-34]) exa-
Lisboa el 5 de diciembre de 1996 en la mina el apasionante caso del merce-
Sinagoga de Lisboa, al que acudieron nario español Manuel San Vicente,
el presidente de Portugal, el gran rabi- quien después de haber caído prisio-
no de Francia René-Samuel Sirat, dis- nero en manos de los turcos, vendido
tinguidas personalidades israelíes y como esclavo y acogido por una fami-
representantes de las comunidades ju- lia de judíos originarios de la Península
días francesas y portuguesas. Ibérica, fue a parar ante el tribunal de
la Inquisión en Toledo, donde, para con-
En el libro se realiza un repaso de la seguir felizmente la absolución, confesó
historia de los judíos y conversos por- haber sido circuncidado y practicado
tugueses desde aquel desacertado edic- otros ritos judaicos. Samuel G. ARMIS-
to que culminó el proceso final de TEAD («History and Traditional Na-
desencuentro en 1497, hasta 1997, un rrative: The Judeo-Spanish Ballad of
período de quinientos anos sobre el que, The Exile of the Jews from Portugal»,
desde distintas plataformas metodológi- with musical transcriptions and com-
cas, autores de Brasil, Inglaterra, Portu- mentary by Israel J. Katz [págs. 35-
gal, Suiza, Rusia y los Estados Unidos 53]) analiza una extraordinaria compo-
estudian el tema de los convertidos a la fe sición poética sefardí de carácter lírico
cristiana procedentes del judaímo. Se en estrofas de rima variada, titulada
trata de un tema que es de relativamente «La expulsión de los judíos de Portu-
reciente «descubrimiento» en la «publi- gal», cuyos autores se refieren sencilla
cística» portuguesa moderna, en la que y melódicamente a la dramática con-
mantiene vigente su actualidad. Comien- dición que Isabel, hija de los Reyes
za con el breve prólogo de los editores Católicos, impuso como indispensable
(págs. in-iv), seguido de una dedicatoria a para casarse con el rey Manuel de Por-
Rachel Israel Dalven, uno de los fundado- tugal. La condición de que se expulsara
res de la American Society of Sephardic a los judíos del reino y otros malos
tratos a los judíos fue, según esta bala-
Studies, tercera presidenta de la misma y
da, la causa de las desgracias acaecidas
editora emérita de The Sephardi Scholar
a los monarcas españoles y portugueses
(págs. V-Vl), y el emocionante discurso
y a sus descendientes. David BANON
del gran rabino de Francia (págs. 1-4).
(«Exégèse et histoire selon Rabbi
En la primera parte del libro, «El Abraham Saba - l'expulsé réexpulsé»
transfondo peninsular», María José FE- [págs. 55-72]) enumera las obras exe-
RRO TAVARES («The Portuguese Jews géticas de este rabino y médico, que
after Baptism» [págs. 7-28]) estudia el vivió la expulsión general de España y
caso de varias familias de cristianos el exilio de Portugal. Ambos aconteci-
nuevos portugueses, tratando de docu- mientos marcan profundamente sus

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
Sef63: 21 (2003) RESENA DE LffiROS 431

comentarios bíblicos, en los que inserta afincarse en Salónica, donde constitu-


un vivo reflejo de los hechos, sin tener yeron una comunidad de gran impor-
reparos en llamarse a sí mismo «vic- tancia con su núcleo organizativo y su
tima de dos expulsiones» en el colofón propia asociación, ya fuera para absor-
a su comentario {Seror ha-Hayim) del ber a nuevos inmigrantes en sus filas o
tratado misnaico Abot. Leandro RO- por otros motivos. Enumera las grandes
DRÍGUEZ («Los judíos del silencio en la sinagogas que fundaron con sus genuí-
Península Ibérica: Los Marranos. Don nos apelativos, entre ellas la de Lisboa,
Quijote de la Mancha» [págs. 73-104]) «mangrana», la de Portugal, «cala-
narra la larga experiencia del criptoju- vassa», la de los Yahia, «guerim», etc.,
daísmo, un fenómeno social que en la y también incluye palabras portuguesas
Península Ibérica dio lugar al acoso y que introdujeron en el judeoespañol o
a la exclusión de los «cristianos nuevos» lengua sefardí: ainda, apanhar, bu-
por parte de los que se decían cristianos rato, preto, etc. Eugene COOPERMAN
por los cuatro costados. Destaca cómo el («Portuguese Conversos and Jev^s and
silencio fue un medio eficaz para paliar Their Trade Relations between the New
dicho acoso y de qué manera, gracias al and Old Worlds» [págs. 125-164]) ex-
mismo, la familia de Miguel de Cervantes plora a fondo la contribución de judíos y
Saavedra, autor de Don Quijote, pudo
conversos portugueses a la colonización
venir o volver a España.
del Nuevo Continente, con especial aten-
En la segunda parte del libro, «La
ción a las redes de comercio que estable-
diáspora», Anita NOVINSKY («A Cri-
cieron con él Europa y las importantes
tical Approach to the Historiography of
familias involucradas en el mismo, entre
Marranos in the Light of Nev^ Do-
ellas los Teixera, Fernandes, Castelli,
cuments» [págs. 107-118]) descríbelas
Vega y otras. Gracias a las relaciones co-
variedades del fenómeno converso en
la Península Ibérica y en Brasil. A merciales que instituyeron, fueron intro-
partir del examen de fuentes de prime- ducidos en el mercado europeo diversos
ra mano hace una revisión del hetero- productos desconocidos, como el cacao y
géneo «marranismo» en Brasil, y se la vainilla. Su conocimiento de lenguas
aproxima a los conceptos «sub-marra- propició el comercio colonial, más allá de
nismo» y «post-marranismo» propues- los puertos peninsulares, con los centros
tos por el filosofo francés Edgar mercantiles noreuropeos, es decir, con los
Morin. Su conclusión es que el ser puertos de Inglaterra, Holanda, Alemania
«criptojudío» en Portugal o en Brasil y Suécia. Alla MARKOVA y Oleg VINO-
durante los siglos XVl-XVlll abarca no GRADOV («Tsar Peter I the Great and the
sólo el seguir el judaismo tradicional o Sephardic Jews» [págs. 165-174) tratan
sus costumbres, sino que se trata de un de las relaciones creadas entre el empe-
concepto más amplio vinculado a la de- rador de Rusia Pedro I el Grande (1682-
finición general del ser judío. David F. 1715) y los judíos portugueses que tuvo
ALTABÉ («The Portugueses Jews of la oportunidad de conocer durante sus
Salónica» [págs. 119-124]) pone al visitas a Holanda. El resultado de dichos
descubierto el llamativo número de ju- encuenti'os fueron los nombramientos de
díos portugueses que, con la presión y éstos para varios puestos oficiales en el
las conversiones en masa en Portugal, imperio del zar (Antonio Nunes Ribeira
antes y después de 1497, llegaron a Sanches, médico de la corte; António de

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
432 RESENA DE LIBROS Sef63: 2 (2003)

Viera, general adjunto y jefe de la policía Thousand Missing Portuguese-Jewish


moscovita; Jan Acosta, animador en Ia Children» [págs. 193-200]) reexamínalas
corte imperial, y otros). El zar también fuentes históricas y literarias que narran
adquirió obras de arte de Antonio Seba la tragedia de los dos mil niños judíos
para su palacio de verano, convertido que, en 1493, arrancados del seno de sus
posteriormente en museo. Ambrosio B. familias, fueron deportados a la isla de
PERES («Judaism in the Amazon Jungle» São Tomé, en la costa occidental del con-
[págs. 175-183]) ofrece el testimonio tinente africano, con el fin de que pobla-
vivo de judíos marroquíes que en la se- ran la isla e incrementaran el cultivo de la
gunda década del siglo XVIII buscaron caña de azúcar en plantaciones e ingenios
refugio en una región inhóspita de la de azúcar. Prescindiendo de la discusión
jungla amazónica llamada Amazonia, de topográfica que suscitan algunas de las
la que posteriormente pasaron a integrar- fuentes aducidas, la vida no fue fácil para
se en la sociedad brasileña. Los miembros nadie en aquellos lugares, y mucho me-
de este grupo procedían de las comuni- nos para estos niños. Según los cronistas
dades de Tánger, Tetuán, Rabat, y tam- judíos, la mayor parte de ellos moriría
bién de Gibraltar, llegados desde Ceuta. consumida por las enfermedades o devo-
El autor trata de resolver el enigma de las rada por los cocodrilos y otros animales
razones que condujeron a estos judíos a salvajes.
asentarse en la jungla de Brasil en lugar Los trabajos incluidos en este libro
de dirigirse a un país europeo o a otros ponen de manifiesto el pasado de judíos y
lugares más habitables del atractivo Nue- judeoconversos portugueses -sin temor a
vo Continente. Estos sefardíes de Ma- desvelar el lado más oscuro de lo suce-
rruecos gozaron de libertad de culto y del dido-, pero también van más allá al
respeto de sus vecinos indígenas, a los brindar reflexiones que ahondan en las
que correspondieron con generosidad, cuestiones tratadas con lucidez, aunque
lealtad y humildad. Manuel Augusto RO- algunos autores, lamentablemente, sean
DRIGUES («Os Judeus Portugueses em 500 parcos en exceso. Pero todos ellos con-
anos de Diáspora (1497-1997): Herança tribuyen a que se haga realidad la espe-
de uma Nação, Esperança de um Povo» ranza expresada por los editores en su
[págs. 185-192]) ofrece un breve sumario plan de trabajo: que se conozcan los
dei pasado histórico y la herencia cultural avatares sufridos por los judíos portu-
de los judios portugueses durante qui- gueses en los albores del edicto de ex-
nientos años. Tras las conversiones en pulsión, los sufiimientos y el destierro de
los convertidos en masa y la diáspora de
masa de 1497 y las posteriores emigra-
los mismos hasta el siglo XVIII. Sin duda,
ciones, los judeoconversos portugueses se
los acontecimientos naiTados fluyen,
diseminaron por distintos países, creando
pasan delante de nuestros ojos, buscan e
con ello un exilio dentro de la diáspora invitan a la reflexión. El libro está profu-
judía ya existente. Influidos por esas nue- samente acompañado de mapas, planos y
vas condiciones, los membros da Nação, fotografías que ilustran los estudios, y de
o «miembros de la Nación hispano-portu- índices (general [págs. 201-212], ono-
guesa», desaiTollaron nuevos valores his- mástico [págs. 219-224] y toponímico
tóricos y culturales que, a su vez, ejercie- [págs. 213-218]), que facilitan al lector su
ron un influjo sobre la sociedad circun- manejo, proveyéndole además de un re-
dante. M. Mitchell SERELS («The Two gistro por orden alfabético de las comu-

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
Sef63: 21 (2003) RESENA DE LIBROS 433

nidades judías en el Portugal del siglo XV gia sinagogal al final del camino sirven
(págs. 225-226), que se pueden localizar de marco al uso de esta expresión en la
en el mapa expuesto al comienzo del libro producción hagádica; 3) el neotesta-
(pág. 6). En definitiva, se trata de un mentario olà toùç Tiatépaç de la epís-
interesante y bien editado conjunto de po- tola a los Romanos (11,28) puede per-
nencias que pone de manifiesto la cer- fectamente sostener tras de sí la misma
canía entre el Portugal actual y su pasado expresión, sin por ello poner en cues-
judío.-M. ORFALI. tión la teología paulina.
Como todo trabajo textual que se
Michel REMAUD, À cause des Pères. Le precie, comienza analizando de forma
«Mérite des Pères» dans la tradition exhaustiva el valor semántico y la evo-
juive. Collection de la Revue des lución histórica de los vocablos: su
Etudes Juives.- Paris - Louvain: uso/no uso en el texto bíblico, su plas-
Peeters, 1997.- 367 págs. macion en las versiones griegas y lati-
nas y la multiplicidad de sus significa-
Este libro es plasmacion impresa de un
dos en la literatura rabínica, con el
trabajo de tesis doctoral presentado en el
acierto de incluir en ella, aunque en
Institut Catholique de Paris bajo la direc-
secciones distintas, los targumin y la
ción del profesor M. Charles Perrot y re-
liturgia sinagogal.
cogido en la Collection de la Revue des
Études Juives, la misma que en las últimas Entra después a tratar el «mérito de los
dos décadas ha publicado títulos como Hom- patriarcas», sus aspectos teológicos y su
mage à Georges Vajda (1980), Études Sa- concreción en las citas y referencias a ca-
maritaines (1988), Histoire de la Langue da uno de ellos, Abraham, Isaac y Jacob,
Hébraïque de M. HADAS-LEBEL (1994), y y a los tres en conjunto, ampliando el
una larga serie de trabajos sobre la historia fondo documental a obras no propiamente
del judaísmo y los judíos en Francia. Como hagádicas, entre las que se incluyen los
serie editorial es sin duda representativa de Apócrifos judíos. Filón y Josefo, entre
una buena parte de los estudios judíos que otros. También amplía el círculo de los
se realizan en Francia, y su comité científico personajes «meritorios» con Moisés,
es exigente en la selección de las obras que Aaron y Miriam, así como con «los reyes
se publican. de Israel». Como en casi todos los plan-
Por ello, no es de extrañar que a este teamientos del pensamiento rabínico,
trabajo de Remaud podamos aplicarle también en este hay lugar para la contro-
favorables calificativos. Es extenso, versia, y M. Remaud nos dejará constan-
pero no largo; bien estructurado, pro- cia de los lugares en que se discute el
gresivo en el razonamiento y resuelto valor del mérito de los patriarcas.
en la demostración de sus tesis, que Puesto que las referencias tienen mu-
son básicamente tres: 1) la expresión cho que ver con el perdón y la fidelidad
nilN niDil, sin perder nunca del todo su misericordiosa de Dios, la incursión litúr-
referencia a las actitudes y a los hechos gica se centra en los textos que se utilizan
meritorios y virtuosos de los patriarcas, durante los yamim nordim del mes de
significa en muchas ocasiones simple- Tisrí. Resulta especialmente iluminadora
mente «a causa de», lo cual ya está la presentación en columna paralela de
anunciado en el título; 2) los textos los textos del musaf d& Ros ha-sanah y
targúmicos como precedente y la litur- Génesis Rabbah 56,10 (pág. 268).

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
434 RESENA DE LIBROS Sef6y. 2 (2003)

La reflexión teológica sobre mérito pero es siempre un hombre, el autor,


personal o colectivo y redención (para quien en el mejor de los casos media
el Cristianismo, redención en y por entre ellas y el lector y, en el peor, las
Jesucristo) estará de nuevo presente en condena al silencio. En Unveiling Eve.
el anexo dedicado al análisis de Rom Reading Gender in Medieval Hebrew
11,28. Hace aquí un recorrido sobre las Literature, Tova Rosen rescata las muy
variadas posiciones teológicas a lo lar- escasas voces de mujer que las fuentes
go de la historia del cristianismo, Santos transmiten e interpreta sus silencios. El
Padres, «escolástica» y moderna teología, libro de Rosen es absolutamente único
apartándose básicamente de esta última al en su género, en cuanto que aplica por
demostrar que la referencia a los «pa- primera vez una metodología feminista
dres» y a sus méritos está más cerca del al canon literario hebreo medieval.
reconocimiento de la gratuidad de la El primer capítulo del libro esboza
elección y de la salvación que de los brevemente el contexto histórico en el
polémicos planteamientos de la Reforma que se inscriben las fuentes, repasa la
/ Contrarreforma, todavía presentes en brevísima lista de escritoras judías me-
muchos de los modernos comentarios. dievales conocidas, identifica los este-
Editar un texto con abundantes citas reotipos con los que se representa a las
en hebreo es siempre complicado, y ha mujeres y apunta los defectos más
sido satisfactoriamente resuelto en este comunes en análisis literarios relacio-
caso. Sin embargo, alguna errata se ha nados con el tema y, no por casualidad,
producido: por ejemplo, TiWQN en vez escritos en su mayoría por hombres. El
de îîTnnN (pág. 9), o >Nit en vez de resto del libro sigue un orden cronoló-
^NDi (pág. 27). gico, atendiendo siempre a la evolu-
ción de los géneros literarios. Se puede
El texto viene acompañado de una dividir, así, en dos secciones distintas:
gran cantidad de notas explicativas y los capítulos II-IV están dedicados a la
referenciales que ponen en la mano del poesía hebrea andalusi; los capítulos
lector una importantísima información V-X abordan obras de prosa literaria
general sobre el mundo rabínico.- L.- escritas en la Espana cristiana.
F. GIRÓN BLANC.
En el capítulo II, «Gazing at the
Gazelle», Rosen examina la muy este-
Tova ROSEN.- Unveiling Eve. Reading reotipada relación que se establece en-
Gender in Medieval Hebrew Litera- tre el amante y la amada en poesía
ture. Jewish Culture and Contexts .- amorosa. En este contexto, el amante/
Philadelphia: The University of Pen- poeta se confiesa indefenso, desvalido,
nsylvania Press, 2003.- 264 págs. a merced de un bellísimo, y a la vez
peligroso, objeto de deseo. Rosen, que
Si bien es verdad que, en sentido ge- entiende esa relación como un monólo-
neral, es muy difícil encontrar voces go masculino, pone de relieve que tras
femeninas en fuentes premodernas, la superficial reverencia y admiración
ello es particularmente cierto en el ca- que el autor siente por su amada, lo
so concreto de la literatura hebrea que de verdad esconde es una firme
medieval, un terreno predominantemente defensa de su papel como amante y su
masculino. Los textos hebreos docu- habilidad como poeta. Los dos capítu-
mentan la presencia de las mujeres. los siguientes, «Veils and Wiles» y

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
Sef63: 21 (2003) RESENA DE LffiROS 435

«Poor Soul, Pure Soul», reconstruyen como «producto de intercambio entre


el origen y evolución histórica de dos hombres». Más aún, si por un lado los
tropos: el primero de ellos identifica la elementos temáticos se corresponden
poesía con lo femenino; el segundo con elementos formales y estructurales,
establece una estrecha relación entre lo estos últimos, a su vez, delatan tensio-
femenino y el alma. Según Rosen, la nes sociales.
asociación entre la imagen de la mujer
-bella y sin embargo traicionera- y la En el conjunto del material docu-
poesía -de forma hermosa pero de mental a partir del cual se puede re-
contenido falso- se acentúa a partir del construir el mundo de las mujeres me-
siglo XIII a consecuencia de una co- dievales, la poesía y la prosa poética
rriente racionalista misógina que se ocupan un lugar de excepción. Sin em-
remonta a Maimónides. El segundo tro- bargo, a la hora de analizar fuentes li-
po, aquel donde lo femenino y el alma terarias, el historiador se suele confe-
convergen, deriva por su parte de fuen- sar desbordado por el elevadísimo nú-
tes neoplatónicas en las que el alma se mero de estereotipos y clichés con los
concibe esclavizada al cuerpo y a sus que se encuentra. Con frecuencia, el
impurezas, pero a la vez deseosa de crítico literario no se ve mejor equi-
unirse al intelecto. pado para enfrentarse con las dificul-
tades que presentan los textos. La acti-
La segunda parte del libro «disec- tud más común sigue siendo la de
ciona» la estructura narrativa de varias salvar información, tratando en lo posi-
novelas y maqamas hebreas escritas ble de evitar las exageraciones y exce-
entre los siglos XIII y XIV. El capítulo sos retóricos de las fuentes. En este
quinto, «Domesticating the Enemy», libro. Tova Rosen parte de una premisa
presenta las distintas actitudes que las radicalmente distinta. En su opinión, es
fuentes hebreas muestran hacia el ma- imposible analizar material literario sin
trimonio. El capítulo sexto, «Among tener en cuenta antes los principios por
Men», aborda aspectos relacionados con los que se rige la retórica. Así, en vez de
la homosexualidad. El séptimo, «Clothes evitar el estereotipo, Rosen lo identifica y
Reading», ofrece varios ejemplos de deconstruye. Se sirve para ello de la
travestismo. El octavo y último capí- metodología que las más recientes ten-
tulo, «Circumcised Cincerella», exa- dencias filosóficas, psicológicas y sobre
mina en detalle la historia de un hom- todo feministas le proporcionan. La crí-
bre que dice soñar con ser mujer. Lo tica feminista del texto se ha estado
realmente interesante en esta segunda aplicando con éxito en muchos otros
parte del libro es que la autora no sólo campos desde hace anos, pero esta es la
presenta los temas analizados -ma- primera vez que se usa como instrumento
trimonio, homosexualidad, travestismo explicativo en el campo de la literatura
y transexualidad- como elementos te- hebrea medieval.
máticos. El conflicto latente en todos
ellos tiene, en su opinion, un correlato El análisis que Rosen plantea parte,
exacto en el propio estilo y estructura pues, de aislar las imágenes que repre-
de la maqama, un género literario sentan a las mujeres y exponer los
ambivalente, que desdibuja todo tipo principios androcéntricos que las crea-
de fronteras y barreras entre categorías ron. Una vez aisladas, esas imágenes
literarias, género que Rosen describe son re-incorporadas en los varios con-

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
436 RESENA DE LIBROS Sefey. 2 (2003)

textos a los que pertenecen: en primer que plantea, pero lo es aún más por las
lugar, la autora las interpreta en el con- respuestas que ofrece.- E. ALFONSO.
texto de la literatura, filosofía y her-
menéutica judías; en segundo lugar,
Alexander SAMELY, Rabbinic Interpre-
dentro del más amplio marco del mun-
tation of Scripture in the Mishnah,
do intelectual árabe y romance; final-
Oxford - New York: Oxford Uni-
mente, en relación al contexto histórico
versity Press, 2002.- 481 págs.
y social de las tres culturas peninsu-
lares. Da con ello una lección magistral La necesidad de estudiar los procedi-
de análisis literario. La correlación que mientos hermenêuticos independiente-
establece entre contenido, forma y mente de su adscripción a las listas tra-
contexto demuestra que los tópicos con dicionales (7 reglas de R. Hillel, 13 de R.
los que se describe a la mujer, lejos de Yismael y 32 de R. Eliézer), que son una
utilizarse de forma aleatoria, con un mera compilación de algunos de los que
único fin humorístico, están cultural- se utilizaban en la época, es comúnmente
mente construidos. aceptada por todos los investigadores del
Unveiling Eve no se dirige necesa- enlomo de los estudios rabínicos. Esta ne-
riamente a un público especializado. cesidad se refleja en la proliferación de
Rosen pone por primera vez a disposi- trabajos dedicados al estudio del funcio-
ción de sus lectores una gran variedad namiento de una regla concreta. Sin em-
de textos hebreos medievales en impe- bargo, obras que presenten el análisis
cable y cuidadísima traducción inglesa. sistemático de los recursos empleados en
Consigue, además, acortar distancias una obra rabínica, como el que nos ofrece
entre la tradición literaria medieval he- este libro, son más bien escasos, aunque
brea y la anglosajona, apuntando conti- igual de necesarios. Precisamente por eso,
nuos paralelos y contrastes entre am- es justo dar la bienvenida a un libro que
bas. En círculos académicos el libro contribuye a subsanar esa deficiencia y
será de gran utilidad, tanto para his- cuyo propósito es, en palabras del autor,
toriadores de la literatura que llevan «ofrecer una descripción comprensible y
años utilizando modelos de crítica lite- unificada de la hermenéutica rabínica»
raria feminista en otros campos, como (pág. 28), centrada en su uso en la Misná.
para quienes se ocupan específicamen- Para ello analiza todos los pasajes
te de la literatura medieval hebrea. To- de la Misná que contienen explícita-
dos cuantos se interesan en temas de mente un versículo de la Escritura o
representación sabrán valorar en su una alusión a ella. El método propuesto
justa medida el sofisticado análisis por el autor para la descripción de los
literario que se les ofrece. Quienes, por diferentes recursos hermenêuticos se
otra parte, crean que aplicar modernas caracteriza por que rompe el discurso
teorías feministas al canon medieval es en unidades y define cada procedimiento
anacrónico, pueden estar tranquilos. En como un todo. Más de cien recursos
este caso, la interpretación feminista son identificados y definidos y, al
del texto tiene siempre en cuenta el menos, un ejemplo ilustrativo de cada
público al que iba dirigido ese texto y uno de ellos es ofrecido en traducción.
la recepción del mismo en su contexto Aunque no todos aparecen mencio-
original. En su conjunto, el libro rese- nados en su libro, sí lo están en su base
ñado es fascinante por las preguntas de datos, instrumento imprescindible

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
Sefey. 21 (2003) RESENA DE LIBROS 437

en este tipo de trabajos por el gran Estas dos decisiones son, en mi opi-
numero de información que se maneja. nión, las más discutibles. Sin dejar de
Esta base de datos contiene más de reconocer el enfoque novedoso y el que
seiscientas fichas y la descripción am- la elección de un método es siempre
plia de los distintos campos que recoge una opción personal, no puedo dejar de
cada una de ellas. Se puede consultar manifestar mi desacuerdo con ellos. Si
en su totalidad en internet (http://www. bien coincido con él en los problemas
art.man.ac.uk/MES/samely), aunque que encierra el empleo de nombres
desafortunadamente la terminología y como «métodos», «técnicas» o «re-
el lema bíblico, ambos en caracteres glas», y en el encasillamiento y visión
hebreos, no se pueden visualizar en unitaria que transmiten dichas listas,
esta versión. Hay que destacar que su creo que la exclusión en el estudio de
disefío constituye en sí un trabajo de la terminología rabínica y de las listas
investigación por el grado de abstrac- no soluciona estos problemas. Por el
ción que implica. contrario, los incrementa. Las escasas
referencias a ambas dificultan la com-
Pero, además, la metodología ex-
prensión de los recursos y ejemplos e
puesta en la obra tiene un objetivo que
impiden valorar el alcance de las nue-
la trasciende: pretende ser un modelo
metodológico para todos los procedi- vas aportaciones respecto a lo ya exis-
mientos hermenêuticos en general, con tente. En el caso de la terminología,
miras a hacerlo extensivo a otros docu- además, dificulta ver la relación entre
mentos rabínicos. término y método, relación que puede
contribuir a determinar diferentes tipos
Estos objetivos y otros secundarios, de un mismo recurso. El propio autor
una explicación detallada del método reconoce que su metodología no resuel-
seguido y un resumen del contenido del
ve los problemas antiguos y sí contri-
libro se ofrecen en el capítulo I, de
buye a crear otros nuevos (pág. 397).
gran importancia para entender esta
obra. En él, además, se recoge un inte- En este capítulo inicial también se re-
resante debate sobre cómo denominar cogen las explicaciones para entender el
los procedimientos hermenêuticos. El nombre dado a los recursos y el significa-
autor prefiere llamarlos «recursos» en do de los números y otros signos (griegos
lugar de «métodos», «técnicas» o «re- y matemáticos) que aparecen con ellos,
glas», por considerar que estos térmi- pero de forma breve y no exhaustiva. Para
nos tienen fuertes connotaciones de obtener una explicación más detallada es
instrumentalización. Por este motivo, necesario recurrir a lo expuesto en el
utiliza en la descripción las categorías apéndice I (págs. 399-418), donde se ofi'ece
descriptivas de lingüistas, filósofos y
además la lista, en orden sistemático, de
hermeneutas contemporáneos, desmar-
todos los recursos según su familia, con
cándose de la terminología rabínica.
la definición, el número de veces que
Tampoco emplea en su estudio las lis-
tas tradicionales que, como parte de la ocuiTe dicho recurso en la Misná y la pá-
teoría rabínica, están fuera de su estu- gina del libro en la que aparece. Debido a
dio, centrado en la aplicación práctica su utilidad, creo que hubiera sido conve-
de los recusos. Sin embargo, sí recoge niente que el contenido de dicho apéndice
los estudios existentes sobre ellas se hubiera incluido en el presente
(págs. 26-28). capítulo.

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
438 RESENA DE LIBROS Sef6y. 2 (2003)

La explicación de algunos de los tipos, pero no los da porque no se en-


símbolos utilizados para consignar in- cuentran en la Misná? Y puesto que se-
formación ofrece problemas. Para que gún él cada definición va unida a un
la correlación entre un signo y un sig- nombre, pero es independiente de lo que
nificado funcione, ésta debe ser clara y significa ese nombre, ¿no hubiera sido
unívoca, es decir, que exista un signo más sencillo añadir números correlativos
por cada definición y viceversa, que cuando se encontrasen otros recursos?
cada definición esté representada por
En los capítulos siguientes se defi-
un signo. Sin embargo, son numerosos
nen, ilustran y explican todos los re-
los casos en los que un mismo signo
cursos identificados de acuerdo con
tiene un doble uso, por ejemplo, los
estas premisas. Los problemas que he
corchetes que pueden indicar que un
detectado en cada capítulo son innu-
recurso no aparece en la Misná (pág.
merables y su pormenorización exce-
379) y también que hay dudas en deter-
dería con mucho la finalidad y exten-
minar qué recurso se aplica (pág. 401);
sión de una reseña.
o el segundo dígito, que se utiliza para
indicar diferentes subtipos de un recur- Como es lógico, las dificultades se-
so, pero que en cuatro familias {exten- ñaladas con respecto a los planteamien-
sion, redundancy, difference y norm) tos metodológicos expuestos en el
tiene la función de producir un nuevo capítulo I afectan al contenido del resto
tipo de recursos; o el asterisco, que se de los capítulos, y en ellos se aprecian
utiliza en el caso que acabo de mencio- mejor sus inconsistencias.
nar para señalar un nuevo tipo, y delan- Pese a que el autor había dicho en ese
te del nombre de un recurso para indi- capítulo que no iba a seguir la terminolo-
car que éste aparece sólo una vez en la gía rabínica ni a usar las listas tradiciona-
Misná. También se encuentra el ejem- les en su estudio, las referencias a ambas
plo contrario: la misma información se son numerosas en casi todos los capítulos.
expresa mediante varios signos diferen- Las alusiones a las listas tradicionales
tes. Así, para consignar dudas en relación suelen aparecer en las definiciones de los
a la adscripción de un recurso, se puede recursos, cuando éstos se corresponden,
utilizar el signo de interrogación, los cor- total o parcialmente, con alguna de las
chetes o el uso de las palabras «o» y reglas. Las referencias a la terminología
« alternativamente» (pág. 419). rabínica son menos sistemáticas. Por un
lado, el autor menciona esta terminología
Respecto a los huecos numéricos que
cuando está ausente o aparece en los ejem-
existen en algunas familias, el autor ex-
plos de la Misná que analiza, como en el
plica que esos dígitos se han reservado
caso del término gëzerâ sawâ, que se
para encuadrar las posibles variaciones
encuentra una sola vez en la Misná (pág.
que se encuentren en otros trabajos
218); y por otro, hace alusiones a nivel
rabínicos. Sin embargo, en el caso de
teórico, es decir, al nombre y a la defini-
la familia word, hay dos subtipos, 6.1 y
ción estándar que reciben las reglas en la
6.2, sin que exista el tipo general 6
literatura rabínica, como en el caso de mu-
(pág. 402), o en la familia opposition,
sai (pág. 126) o qal wa-homer (pág. 176).
donde el primer subtipo es 1.3 sin que
exista 1.2 (pág. 403). Según esto, ¿hay La exposición de los recursos en los
que suponer que el autor ya tiene loca- diferentes capítulos dista mucho del or-
lizados y definidos esos tipos y sub- den y la lógica que presenta la lista de

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
Sef63: 21 (2003) RESENA DE LIBROS 439

todos ellos, según su familia, que se También la clasificación de algunos


ofrece en el apéndice I. Si bien en cada recursos presenta problemas. La adscrip-
capítulo hay una familia de recursos que ción de la inferencia a fortiori a los
predomina, normalmente se encuentran recursos analógicos que A. Samely hace
también recursos de otras familias, en el capítulo VII es, en mi opinión, ina-
hasta cuatro diferentes, que inciden to- decuada. El método analógico en este
tal o parcialmente en el procedimiento recurso es secundario, por lo que, sin caer
que se describe. Igualmente, un mismo en el exceso de considerarlo un calco del
recurso es traído a colación en dife- silogismo aristotélico, como se ha hecho
rentes capítulos cuando alguno de sus tradicionalmente, creo que lo correcto es
desarrollos está relacionado con lo que mantenerlo dentro de la categoría lógica,
se explica en ese momento. En princi- método principal en este recurso.
pio, esta falta de orden es consecuencia
En la familia grapheme, A. Samely
de la complejidad que muestran los re-
identifica cinco tipos, reconociendo que
cursos, en los cuales raramente se en-
el número 3 y el 5 se correspenden con
cuentra una sola operación, caracterís-
el término rabínico 'al tigre. Anali-
tica que el autor quiere reflejar. Pero,
zadas todas las definiciones, creo que
en mi opinión, también está provocada
por varias decisiones suyas, como son: no sólo estos dos, sino todos los casos
a) la asignación de un nombre a cada de esta familia, se corresponden con
definición sin tener relación con lo que este término. Por lo tanto, yo propon-
significa ese nombre (pág. 399), que dría un recurso general, que podría ser
luego no cumple totalmente, como se la pequeña definición sin número que
puede apreciar en la mayoría de los él da en el apéndice I (pág. 406), y el
recursos, en los que el nombre coincide resto como subtipos.
con el método que el autor considera Finaliza el libro con dos apéndices, I
como principal (por ejemplo el fenó- y II (págs. 399-418 y 419-431), que son
meno de la redundancia con la familia imprescindibles para poder seguir lo
redundancy o el de analogía en la fam- expuesto en el libro. Del contenido y
ilia analogy); además, esta forma de utilidades del I ya hablé al inicio de la
citar impide apreciar las diferencias reseña; en el apéndice 11 se ofrece un
existentes entre los recursos de una estracto de la base de datos, con el lis-
misma familia cuando no va seguida de tado de todos las unidades de interpre-
la definición; b) la concepción de los tación de la Misná junto con su perfil.
capítulos, muy amplios, sin una estruc-
También ofrece el ejemplo de una
tura común y algunos estrechamente
ficha de la base de datos tal como se ve
relacionados entre sí, como II, III y IV,
en pantalla (pág. 432), un glosario de
separados para estudiar algunas diferen-
cias hermenéuticas del factor contexto términos lingüísticos, rabínicos y otros
(pág. 32). especiales (págs. 433-435), una extensa
bibliografía (págs. 436-456) y varios índi-
Las definiciones dadas a algunos de ces: de pasajes bíblicos y de otras litera-
los recursos son insatisfactorias, como turas citados (págs. 457-463), de au-
el propio autor reconoce, por ejemplo tores (págs. 464-468), de materias y
en *E 5.5 (pág. 241), y las de los recur- nombres (págs. 469-479), y, por últi-
sos que no se emplean en la Misná di- mo, de frases y términos hebreos (págs.
fíciles de comprobar. 480-481).

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
440 RESENA DE LIBROS Sef€3\ 2 (2003)

En conclusión, es este un libro com- y sobre todo en su libro en hebreo. Así


plejo y problemático, pero necesario para pues, esta obra no aporta prácticamente
la evolución de los estudios de los re- ninguna novedad a las investigaciones
cursos r a b í n i c o s . - E. MARTÍN que el autor había desarrollado, pero no
CONTRERAS. cabe duda de que el público que no cono-
ce la lengua hebrea y que está interesado
Shlomo SELA, Abraham ibn Ezra and the en saber cuál ha sido el papel de este
Rise of Medieval Hebrew Science. intelectual sefardí en el mundo de la
Brill's Series in Jewish Studies, 32.- ciencia recibirá el libro con buenos ojos.
Leiden - Boston: Brill, 2003.- 428 La obra estudia la aportación de
págs. Abraham ibn Ezra a la ciencia medieval a
través de sus tratados científicos y de sus
El Dr. Shlomo Sela, de la Universidad
obras exegéticas. A medio camino entre
de Bar-Ilán en Israel, publicó en 1999 en
la ciencia del griego Ptolomeo y de la re-
hebreo su tesis doctoral con el título
volución copernicana, este sabio judío no
inglés Astrology and Biblical Exegesis in
Abraham ibn Ezra's Thought, en la que contribuyó a la evolución de la ciencia
analizaba las conexiones entre aquellos con innovaciones importantes, ni mucho
comentarios bíblicos de Ibn Ezra que menos con cambios significativos con res-
tienen contenidos científicos y los pecto a las teorías vigentes en su tiempo.
tratados de ciencia de este autor. Se trata Pero lo que Abraham ibn Ezra sí produjo
de una excelente obra que abordaba por fue una auténtica revolución cultural den-
primera vez de manera sistemática, global tro del judaismo al aportar a la mentali-
y amplia uno de los asuntos que más pro- dad judía de la Edad Media el saber cien-
blemas había planteado a los investi- tífico de la Antigüedad, sobre todo la as-
gadores de la exegesis de Ibn Ezra: cómo trologia y la astronomía de Claudio Pto-
descifrar el sentido científico de algunos lomeo. El gran mérito de Ibn Ezra es
de sus comentarios. Además, el Dr. Sela haber sabido adaptar la ciencia griega al
relacionaba las teorías de Ibn Ezra con las pensamiento judío y, sobre todo, haberla
de los autores clásicos en el campo de la hecho compatible con la interpretación de
astronomía y la astrologia, como Claudio la Biblia.
Ptolomeo, y con autores medievales,
Una de las vías que utilizó Ibn Ezra
como Mas s allah o Abu Mash ar. A raíz de
para llevar a cabo este trasvase de co-
este trabajo, el Dr. Sela publicó una serie
nocimientos consistió en adaptar la ter-
de artículos en inglés y en español en los
minología científica de su época, que
que profundizaba en algunos asuntos de
él había conocido a través de las tra-
la ciencia de Abraham ibn Ezra, como,
ducciones del griego al árabe, a la len-
por ejemplo, la evolución de su pensa-
gua hebrea y, más concretamente, al
miento científico y el estudio de la
hebreo de la Biblia. El hebreo, que has-
terminología científica desan'ollada en
ta ese momento era una lengua prácti-
hebreo por este autor.
camente relegada al ámbito religioso,
Shlomo Sela, tal como él mismo indi- se convierte en lengua científica. La
ca en el prefacio y en la introducción, da intención que se esconde detrás es la
a conocer ahora, en la obra que aquí rese- de demostrar que las teorías científicas
ñamos, los resultados de sus investigacio- vigentes en la Edad Media estaban ya
nes publicadas en sus artículos anteriores. presentes en el texto bíblico, y que

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
Sef63: 21 (2003) RESEÑA DE LIBROS 441

corresponde al exegeta la tarea de de- general, de todos aquellos interesados


sentrañarlas y darlas a conocer. Desde el en conocer el pensamiento judío me-
punto de vista filológico, el análisis que dieval en sus múltiples y ricas face-
Sela hace de cómo Ibn Ezra crea un tas.- M. GÓMEZ ARANDA.
lenguaje científico a partir de algunos
términos bíblicos es una de las partes más José Ángel ZAMORA, La vid y el vino
importantes de sus investigaciones. en Ugarit. Banco de Datos Filo-
Sela demuestra una gran precisión y lógicos Semíticos Noroccidentales.
una absoluta meticulosidad a la hora de Monografías 6.- Madrid: Consejo
analizar hasta los más mínimos detalles Superior de Investigaciones
las complicadas teorías astrológicas de Cieníficas, 2000.- XVII + 764 págs.
Abraham ibn Ezra, como se puede ob- Con anterioridad a la edición de la
servar, por ejemplo, en la tercera parte obra que reseñamos, el tema del vino en
del libro, cuando analiza la introduc- el antiguo reino sirio de Ugarit había reci-
ción de la primera versión del Sefer ha- bido la atención de L. MILANO, Viti-
Moladot, donde Ibn Ezra menciona aque- coltura ed enologia nell'Asia Anteriore
llos casos en que los juicios astrológicos Antica dalle origini alla fine dell'Età del
de carácter universal invalidan los que Bronzo (Roma 1975), obra inédita (por
anuncian acontecimientos que afectan tanto de difusión limitada) y ya superada,
única y exclusivamente al propio indivi- y de M. HELTZER, «Vineyards and Wine
duo. Como el mismo Sela indica, es en in Ugarit (Property and Distribution)»,
estas teorías donde Ibn Ezra muestra su Ugarit-Forschungen 11 (1990) págs. 119-
mayor originalidad, porque es capaz de 135, artículo deficiente en cuanto a
integrar conocimeintos científicos con metodología y resultados. El tema necesi-
ideas religiosas, filosóficas y culturales. taba un tratamiento científico y exhaus-
Otro de los grandes méritos de la in- tivo como el que presenta J. A. Zamora.
vestigación de Sela es el enorme mane- La Introducción general de la obra se
jo de fuentes, tanto primarias como se- centra en la historia del vino y la viticul-
cundarias, y así lo corrobora la extensa tura en la Antigüedad, desde Siria a Egip-
bibliografía incluida al final del libro. to, pasando por Anatolia y toda la cuenca
No sólo utiliza todas las ediciones crí- mediterránea. Capítulo de gran valor
ticas de las obras de Ibn Ezra disponi- como introducción al objeto principal de
bles, sino que, en aquellos casos en los investigación, pero también como infor-
que no existe ningún tipo de edición, mación general para todo lector interesa-
hace uso de los propios manuscritos. do en la historia del vino en la Antigüe-
Sela incluye también en un apéndice dad. El resto de la obra se estructura en
los párrafos de los textos de Ibn Ezra, cinco capítulos, según un esquema claro y
tanto en hebreo como en su traducción lógico que progresa desde las cuestiones
al inglés, en los que se ha basado para relacionadas con el cultivo de una viña
realizar sus investigaciones. hasta los aspectos relativos a la burocra-
No cabe duda de que estamos ante cia, administración, comercio e ideología
una obra de gran valor científico, que del vino: «Las viñas» (cap. I), «La vid y
será objeto de interés por parte de in- sus frutos» (cap. II), «Vendimia y vini-
vestigadores, historiadores de la cien- ficación: el mosto, el vino, el vinagre»
cia, filósofos, lingüistas, exegetas y, en (cap. III), «La administración del vino:

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
442 RESENA DE LIBROS Sef6y. 2 (2003)

almacenamiento y circulación» (cap. IV), en la hipótesis que emite en la pág. 102


«Usos del vino: consumo e ideologia» sobre la función que podrían desempe-
(cap. V). ñar las listas que agrupan varias locali-
dades y la relación que debía de existir
Los principales textos discutidos a lo
entre documento jurídico y documen-
largo de la investigación se presentan
tación administrativa catastral. Se trata
completos, en transcripción y traducción,
de una vía rica en perspectivas.
seguidos de un detallado estudio textual.
El autor combina con acierto el trata- Junto al lector orientalista, el libro
miento epigráfico y filológico de los tex- será igualmente de interés para biblistas y
tos de Ugarit (tanto en lengua ugarítica especialistas del mundo clásico, tanto por
como acadia) con los datos arqueológicos la cantidad de citas bíblicas y clásicas
e históricos pertinentes. Buen ejemplo es que manej a el autor, como por la abun-
el estudio que realiza de la medida de dancia de comparaciones de tipo cultu-
capacidad denominada kd (págs. 348- ral que ofrece. Especialmente intere-
356). Los textos ugaríticos, en especial sante para los biblistas resultará el ca-
los de carácter administrativo, muestran pítulo dedicado al consumo e ideología
que se trata de un tipo de recipiente em- del vino (cap. V), donde se estudia
pleado sobre todo para almacenar vino, exhaustivamente el papel de la bebida
pero no permiten conocer su capacidad en la religión cananea del Bronce Final.
exacta. El autor deduce con acierto que Véanse por ejemplo las consideracio-
esa capacidad debe equivaler a un tipo de nes acerca de la ebriedad (págs. 539 ss.),
recipiente estándar extendido por el área o el apartado sobre el vino en el culto
aproximada de los testimonios lingüísti- (págs. 609 ss.), donde se analiza el papel
del vino en sacrificios y rituales y se
cos del mismo en la época de los archivos
abordan cuestiones como el vino y la
de Ugarit; se trataría de la denominada
muerte, el vino en relación con diver-
«ánfora cananea», arqueológicamente
sas divinidades (incluyendo el dios
bien atestiguada en Ugarit y equivalente a
supremo 'Ilu) o las relaciones entre el
10-12 litros.
vino, la sangre, la vida y la fertilidad.
La obra también permite avanzar en Aspectos de la religión cananea que
nuestro conocimiento de la naturaleza serán igualmente de interés para el his-
de los textos administrativos de Ugarit. toriador de las religiones en general.
Cada vez se subrayan más las relacio-
Abundantes mapas, planos y mate-
nes existentes entre textos ugaríticos
rial iconográfico, siempre bien elegido
considerados de tipo administrativo y
y confeccionado, así como útiles tablas-
los rituales. La obra de Zamora pro-
resumen del contenido de los principales
porciona buenos indicios en otra direc-
textos que se estudian, completan la
ción, en la relación entre textos admi-
obra. El volumen se cierra con una ex-
nistrativos y documentos jurídicos. Es-
tensa bibliografía y completos índices
to se deduce de observaciones concre-
de textos, palabras, topónimos, teóni-
tas de carácter prosopográfico que el
mos y antropónimos.
autor menciona generalmente en nota,
donde señala la probable mención de La obra resulta, en conjunto y en deta-
una misma persona (o personas) tanto lle, un trabajo de investigación excelente
en textos económicos como jurídicos y necesario, por el que debemos felicitar
(por ejemplo, en la pág. 85 n. 210), o a su autor.- J. P. VlTA.

(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas http://sefarad.revistas.csic.es


Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)

También podría gustarte