Está en la página 1de 2

La formación de las clases obreras en Inglaterra

“Niveles de vida y experiencias “


Ulises González Ku
La vida en Inglaterra entre el siglo XVIII y el siglo XIX está marcada por la
gigantesca diferencia en la calidad de vida en las cuales estaban inmersos los
ciudadanos de la clase media y clase baja. Mientras que, por un lado, la clase alta
se jactaba de vivir cómodamente, la clase obrera trabajadora tenía que reducir su
estilo de vida, al grado de dejar de consumir productos que eran comunes para
ellos, al grado de ser prácticamente inalcanzables, pasando por etapas de vida
que poco a poco transformaron el día a día de una persona común.

Estas características son narradas en el libro La formación de las clases obreras


en Inglaterra. Al analizar el capítulo de “Niveles de vida y experiencias”
encontramos como la vida en Inglaterra era básicamente deplorable en la etapa de
la revolución industrial, en todo caso, obviamente, si nacías en las clases bajas y
medias. Las clases altas casi no presentaban ningún problema en el tipo de vida.

Logras captar cuales fueron las razones y consecuencias de vivir en plena


revolución industrial. Mientras más lees el capítulo, entiendes las características
principales de la población popular. Iniciando con la comida, nos damos cuenta de
como un problema puede generar un cambio total en la población, el generar un
intercambio de tener una dieta que consistía en el trigo a comer solamente
patatas, es muy interesante, al grado de considerarlo un adoctrinamiento. Al existir
una crisis, se busca seguir comiendo, pero con menor costo, la papa al ser más
barata, se convierte en el alimento preferido para la población pobre. Por otro lado,
el que podía comer trigo, era considerado casi una persona adinerada.

Las bebidas juegan un papel importante en esta etapa al igual que la comida,
necesitaban un liquido capaz de incentivar y sea estimulante, la cerveza apuntaba
a ser el máximo referente de esta etapa, sin embargo, los impuestos orillaron a ser
una bebida de segundo plato, es aquí donde entra el “Té”. Consumido por toda la
familia, tomo bastante importancia. Al final, la clase media era la que podía tener

Thompson Edward, P. 1989. Niveles de vida y experiencias. En La formación de la clase obrera en


Inglaterra 1780-1831, 347-387. (Tomo 1). Barcelona: Critica.
un poco de ropa de algodón, un poco más de papas que el promedio, jabón, velas
y un poco de Té para pasar el tiempo.

Por otro lado, la forma de vivir era peor que la alimentación, una especie de
habitación ocupada por toda la familia, demostraba la pobreza que existía. La
sobrepoblación generaba problemas a toda la comunidad. Desde escases de
alimentos hasta exceso de enfermedades en los barrios pobres.

Analizando otra característica, nos damos cuenta que por más irónico que suene,
la natalidad no iba del todo mal, al inicio de la revolución industrial, las familias
pobres contaban con muchos integrantes, todos capaces de trabajar, a inicios de
1781 la natalidad aumento, a finales de 1831 la natalidad bajo. Las enfermedades
y el poco cuidado que tenían (Incluso a veces hasta cayendo en la ignorancia)
genero la muerte de un considerable numero de pobladores. Mientras que por otro
lado los ricos podían curar, cuidar y tranquilizar a sus enfermos sin tener tantos
problemas.

Los niños ocuparon un subtema aparte, la explotación a los cuales ellos estaban
inmersos, nos da una idea de la vida a la cual ellos tenían que sobrevivir. El
trabajo en casa y en las minas eran el pan de cada día, la explotación infantil
aumento justamente a inicios de la revolución industrial en 1780. Los niños
significaban un aumento en la economía de la familia, todos eran útiles.

El texto es crudo a su manera, no nos trata de ocultar nada de lo que sucedía en


la etapa industrial y nos permite observar de mejor manera la vida cotidiana para
los ingleses en el siglo XVIII. No queda de otra más que leer aterrado y con mucha
impotencia al saber como vivían los ingleses de esa época.

Thompson Edward, P. 1989. Niveles de vida y experiencias. En La formación de la clase obrera en


Inglaterra 1780-1831, 347-387. (Tomo 1). Barcelona: Critica.

También podría gustarte