Está en la página 1de 2

Tipos de prueba

Los investigadores utilizan diferentes métodos para evaluar las posibilidades de


los individuos, distinguiendo las habilidades desarrolladas y las capacidades de
desarrollo, de tal forma se dispone de pruebas para analizar variadas clases de
habilidades, cada uno de ellos representativo de distintos grados de complejidad
y orientación. Mira y López, (1965) proponen la siguiente clasificación:

Pruebas de personalidad: A través de éstas se registran las reacciones


personales, para estudiar modalidades e intensificar y formular un diagnóstico
que tiende a pronosticar, dentro de ciertas limitantes de probabilidad, el
comportamiento individual.

Pruebas de habilidad: Éstas se subdividen en pruebas de logro y pruebas de


aptitud.
Pruebas de logro: Sirven para distinguir las habilidades desarrolladas.

Pruebas de aptitud: Sirven para distinguir las capacidades de desarrollo.


Pruebas de indicador: Sirven para indicar el desarrollo del potencial. En este
contexto se pueden conocer mediante el registro de casos y entrevista. Ejemplo:
la srita. "X", que califica en el percentil 88 sobre la misma prueba, nunca ha tenido
la experiencia que le ayude a desarrollar esta habilidad y la elevada calificación
de su prueba señala una importante capacidad que puede desarrollar. Si ella
quiere.

Pruebas de inteligencia: Estos tipos de prueba se emplean en centros de


orientación, constan de ítems verbales. Ejemplo: un centro universitario de
orientación.

Pruebas individuales: Contribuyen a la evaluación que un individuo debe hacer


de sí mismo.

Pruebas de eficiencia o rendimiento global: Estas pruebas miden las


aptitudes específicas, los conocimientos y entrenamientos profesionales. Se
usan exclusivamente con la finalidad de selección en los campos de trabajo.

Otro tipo principal de prueba empleado extensamente es el que define los


intereses vocacionales, también llamado prueba vocacional. Tyler, (1975)
define las pruebas vocacionales como: ahorro del tiempo, ganancia de
objetividad que proporciona anticipación y rapidez, de esa manera podremos
evitar que los individuos lleguen al fracaso.
Prueba de Personalidad
El test de personalidad es una herramienta que permite evaluar los rasgos
psicológicos y de la personalidad de un individuo. Conocidos porque se utilizan
en el ámbito de la psicología clínica, también se utilizan en los procesos de
selección para contrastar si la información aportada en la entrevista es acorde al
test.
A pesar de que puedan parecer sencillos de cumplimentar, se aconseja
contestar este tipo de pruebas teniendo en cuenta los siguientes consejos:

1. Ser sincero/a:

2. Contestar a todas las preguntas: Entre las respuestas de las preguntas de


algunos tests de personalidad, puede haber una opción que sea tipo “?”, “no
sé/no contesto”. Abusar contestando esta opción provoca que el test quede
invalidado.

3. No demorarse en contestar a las preguntas: A pesar de que hay pruebas que


no tienen límite de tiempo, sí que tienen establecido un tiempo estimado para
responderlas. Si se tarda más tiempo, se puede pensar que se ha intentado
manipular el test.

4. Contestar a las preguntas, teniendo en cuenta como es uno mismo


generalmente: El objetivo del test de personalidad es conocer el perfil del
candidato. Hay que evitar dejarse llevar por el estado de ánimo que se tiene en
el momento que se está realizando la prueba. Por ejemplo, una persona
extrovertida que realiza la prueba un día que se encuentra desanimado y
contesta “falso” en preguntas como “me gusta estar rodeado de gente” o “prefiero
estar en una fiesta animada que leyendo un libro” puede producir que los
resultados muestren que es introvertido.

5. No preocuparse si se tiene la sensación de que se está contradiciendo: Es


corriente que un candidato tenga la sensación de que se está contradiciendo a
medida que contesta el test, por lo que no hay que alarmarse.

“Dos de los tests que se utilizan habitualmente en selección de


personal son el KOSTICK PAPI o 16 PF”.

También podría gustarte