Está en la página 1de 4

Problema y necesidad

Estos dos vocablos,problema y necesidad, pueden estar entre los


más utilizados a diario, en la vida social de todas las comunidades.
Están entre los más estilados, recurridos y traídos a uso, dada su
importancia en la actividad práctica de los hombres. Se justifica,
entonces, que tratemos el tema qué es un problema y una
necesidad.

¿Quién, habitual y cotidianamente, no precisa la solución a un


problema o varios problemas?

¿Quién, normalmente, en forma constante y por ley, no navega,


pilota y arrumba sus ideales en el inmenso mar de la Necesidad?

Pero, a su vez, estas dos expresiones, voces y dicciones que


enriquecen toda lengua y hablan de los humanos, pueden ser
catalogadas entre las más vulgarizadas y deformadas de la especie
humana. Por eso es importante establecer qué es un
problema y qué es una necesidad. ¡Problema! ¿Quién no tiene la
idea de algo nocivo, perjudicial, aciago y dañoso? ¡Necesidad!
¿Quién no la relaciona con miseria, penuria, escasez e
insuficiencia? Estas dos bellas locuciones del pensamiento
humano, estos dos conceptos bases de la actividad inteligente del
hombre, han sido limitados a marcos de referencia vulgar, sin
pulimento, para entender la realidad. Afortunadamente, desde la
Antigüedad, los hombres de ciencia, han logrado elevarlos a
categorías dialécticas. Es, ciertamente, la Lógica Dialéctica, la que
nos ha permitido comprender la esencia de los
conceptos problema y necesidad. De esa manera hemos podido
avanzar en una practica científica que nos permita comprender
cuán importante es el problema de investigación y cuán
substancial es la Necesidad Científica y Tecnológica.
Qué es un problema
Del latín problema y este del griego πρόβλημα, prefijo πρό, que
significa anterioridad local o temporal a algo y la raíz βλημα, lema
o tema, la palabra problema nos expresa una cuestión, un asunto
que aún no se ha explicado, que no se ha resuelto. Algo que
debemos tratar, discurrir, pensar; profundizar, reflexionar, estudiar
o examinar.
Lema u pro-lema
Esto explica que, cuando un investigador o lo que denominamos
un sujeto de investigación; un escritor, un maestro coloca
un tema, o sea un lema (aquí recuerdo a Newton), está colocando
una cuestión que ya ha resuelto. Que puede explicar. Pero, cuando
coloca un pro-lema (problema) está colocando una cuestión que
aún no ha resuelto. Es decir, algo que debemos resolver. ¿En qué
aspectos debe tratarse, resolverse, explicarse, reflexionar un lema?
Mejor, ¿un problema? Es en este punto donde aparece y donde se
precisa el concepto de Necesidad. Este bello término constituye
el objeto de investigación esencial de la Lógica
Dialéctica, ciencia que estudia el desarrollo de los fenómenos. De
esta manera debemos entender que entre el Problema y la
Necesidad existe una relación esencial. El Problema no puede ser
entendido, sin entender qué es la Necesidad. A su vez, no es
posible tener un entendimiento de la Necesidad, sin tener
conceptualizado el Problema.
¿Qué la Necesidad?
Empecemos por afirmar que la necesidad es el movimiento de
lo necesario. Esto debe ser entendido de la misma manera como
la luminosidad se comprende como el movimiento de la luz o
la perceptibilidad como la cualidad o movimiento de la percepción.
En Lógica Dialéctica se denomina necesario el comienzo y
desarrollo de los fenómenos que se articulan a las relaciones
esenciales de un proceso dado. Por ejemplo, desde Darwin se
puede afirmar que en la historia del mundo vivo, los organismos
menos adaptados son sustituidos, necesariamente, por los más
adaptados. Otro ejemplo: podemos decir que al girar la Tierra
sobre su eje necesariamente rota y que al recorrer la órbita
celeste necesariamente se traslada. De esta manera, el concepto
de necesidad está relacionado en forma esencial con el concepto
de Ley. En ese sentido, podemos decir que toda Ley es
manifestación de la necesidad a la que los fenómenos se
subordinan. Cuando reconocemos que todo cuerpo levantado
sobre la superficie terrestre caerá necesariamente si no tiene una
fuerza opuesta que lo sostenga, estamos frente a una ley muy
importante: la Ley de la gravedad. Al reconocer
la necesidad como el comienzo y desarrollo de los fenómenos y al
vincularlas con la Ley, aparece otro vínculo esencial. El vínculo con
la causa o causas de un fenómeno. La Teoría de las Relaciones
de Causalidad, está íntimamente relacionada con la Teoría de
la Necesidad. ¿No es en la Causa o causas donde se originan
un efecto o unos efectos? Asimismo, cuando tratamos de explicar
la necesidad, concurre el vínculo con el otro motor de
surgimiento y desarrollo de los fenómenos: la casualidad.
Las Relaciones de Casualidad, basadas en el azar y que origina
toda la Teoría de Probabilidades, está inmersa en la explicación
de la Necesidad, como movimiento de lo necesario. De esta
manera, pensando la necesidad como lo que existe, originado en
Causas y probabilidades, estamos preparados para entender un
asunto substancia, nuclear e imprescindible del proceso de
investigación científica. Hemos llegado a identificar la esencia de
la necesidad y, sobre todo, de Necesidad Científica. Así, si
releemos lo anterior podemos establecer bien qué diferencia hay
entre un problema y una necesidad.