Está en la página 1de 10

CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD

REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.


Expediente 4897-2016
Página 1 de 10

APELACIÓN DE SENTENCIA DE AMPARO

EXPEDIENTE 4897-2016

CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD: Guatemala, veintitrés de febrero de dos

mil diecisiete.

En apelación y con sus antecedentes, se examina la sentencia de

veintiuno de julio de dos mil dieciséis, dictada por la Corte Suprema de Justicia,

Cámara de Amparo y Antejuicio, en la acción constitucional de amparo promovida

por María Tay, contra la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones del Ramo Civil

y Mercantil. La postulante actuó bajo el patrocinio del abogado Maximiliano

Adolfo Chalí. Es ponente en el presente caso la Magistrada Vocal II, Dina

Josefina Ochoa Escribá, quien expresa el parecer del Tribunal.

ANTECEDENTES

I. EL AMPARO

A) Promoción y autoridad: presentado el dieciséis de octubre de dos mil quince,

en la oficina de Recepción de Documentos de la Corte Suprema de Justicia,

Sección de Amparo. B) Acto reclamado: auto de nueve de septiembre de dos

mil quince, emitido por la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones del ramo Civil

y Mercantil, que declaró sin lugar el ocurso de hecho interpuesto por María Tay –

postulante–, contra la resolución de dieciocho de agosto de dos mil quince,

dictada por la Jueza Tercera de Primera Instancia Civil del departamento de

Guatemala, que no otorgó el recurso de apelación interpuesto contra la

resolución de nueve de julio de dos mil quince, dentro de la ejecución en la vía de

apremio que promovió Banco Agromercantil de Guatemala, Sociedad Anónima,

contra Jorge Mario Arriola Duque. C) Violaciones que se denuncia: al derecho


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Expediente 4897-2016
Página 2 de 10

de defensa y al principio jurídico del debido proceso. D) Hechos que motivan el

amparo: de las constancias procesales y de lo expuesto por la postulante se

extrae: D.1) Producción del acto reclamado: a) el cinco de marzo de dos mil

doce, el Banco Agromercantil de Guatemala, Sociedad Anónima, por medio de su

Mandatario Especial Judicial con Representación, Juan Carlos Tejada Kroner,

promovió ante la Jueza Tercero de Primera Instancia Civil del departamento de

Guatemala, demanda de ejecución en la vía de apremio contra Jorge Mario

Arriola Duque, la cual se admitió para su trámite en resolución de siete de marzo

de dos mil doce, confiriéndose, entre otros, audiencia a la parte ejecutada por el

plazo legal correspondiente; b) ante la imposibilidad, por parte del órgano

jurisdiccional precitado de realizar el acto de notificación al demandado, el actor

amplió la demanda, a lo que esa jueza accedió mediante resolución de dos de

febrero de dos mil quince, como consecuencia, por medio de despacho de

diecisiete de marzo de dos mil quince, ordenó al Juzgado de Paz Civil, Familia y

Trabajo del municipio de Villa Nueva del departamento de Guatemala, realizar el

acto de notificación al ejecutado; c) el diecisiete de junio de dos mil quince, María

Tay –hoy amparista–, presentó escrito devolviendo la cédula de notificación

practicada al demandado, petición que en resolución de nueve de julio de dos mil

quince, fue declarada sin lugar, al considerarse que se evidenciaba que el lugar

en donde se practicó el acto de comunicación era el contractualmente señalado

por el ejecutado; d) inconforme, la postulante interpuso recurso de apelación, que

en resolución de dieciocho de agosto de dos mil quince, la judicatura a cargo

declaró “por improcedente, no ha lugar”, al considerar que tal decisión no poseía

el carácter de apelable, de conformidad con el artículo 325 del Código Procesal

Civil y Mercantil; e) en desacuerdo con la decisión mencionada en la literal


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Expediente 4897-2016
Página 3 de 10

anterior, planteó ocurso de hecho ante la Sala Tercera de la Corte de

Apelaciones del Ramo Civil y Mercantil –autoridad denunciada–, la que en auto

de nueve de septiembre de dos mil quince –acto reclamado–, lo denegó, al

estimar que la resolución no revestía la calidad de apelable, además que la

interponente no era sujeto procesal, ni tenia legitimación para actuar en el

proceso. D.2) Agravios que se reprochan al acto reclamado: la amparista

estima que se le restringió su derecho de defensa y el principio jurídico del debido

proceso, pues al declarar sin lugar el ocurso de hecho, no tomó en consideración

que la decisión por medio de la cual se declaró sin lugar la devolución de la

cedula de notificación, efectivamente era susceptible de ser atacada mediante el

recurso de apelación que interpuso, de conformidad con el artículo 602 del

Código Procesal Civil y Mercantil, por lo que, al rechazarlo sin sustento legal, se

le situó en estado de indefensión, impidiéndole ejercer los medios de defensa que

la ley le otorgan para hacer valer sus intereses. D.3) Pretensión: solicitó que se

le otorgue el amparo y, como consecuencia, se deje en suspenso la resolución

que constituye el acto agraviante. E) Uso de recursos: ninguno. F) Casos de

procedencia: invocó la literal b) del artículo 10 de la Ley de Amparo, Exhibición

Personal y de Constitucionalidad. G) Leyes violadas: citó los artículos 3o, 4o,

12, 28, 44 de la Constitución Política de la República de Guatemala; 26, 27, 28,

602, párrafo primero, 610, 613, 616 y 617 del Código Procesal Civil y Mercantil.

II. TRÁMITE DEL AMPARO

A) Amparo provisional: se denegó. B) Tercero Interesado: no hubo. C)

Remisión de antecedente: se remitió copia certificada de: a) juicio ejecutivo en

la vía de apremio identificado con el número 01050-2012-00168, del Juzgado

Tercero de Primera Instancia Civil del departamento de Guatemala; b) ocurso de


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Expediente 4897-2016
Página 4 de 10

hecho número 01010-2015-161, de la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones

del ramo Civil y Mercantil. D) Medios de comprobación: se prescindió del

período probatorio. E) Sentencia de primer grado: la Corte Suprema de Justicia,

Cámara de Amparo y Antejuicio, consideró: “… Los actos procesales antes

descritos ponen en evidencia que la controversia que se expone mediante este

amparo, deviene de la demanda Ejecutiva planteada en contra de Jorge Mario

Arriola Duque, en cuanto a la notificación que le fue practicada con fecha quince

de junio de dos mil quince, toda vez que la amparista devolvió la referida cédula

de notificación la cual fue rechazada por la juez a quo. La denegatoria de esa

petición originó el planteamiento de la apelación, la cual no fue admitida para su

trámite y contra lo resuelto interpuso Ocurso de Hecho, el que fue denegado por

la autoridad denunciada. Es decir, el acto que se reclama en amparo no causa

agravio directo a la amparista, pues es al ejecutado, a quien le afecta la

notificación practicada en primera instancia, lo considerado ut supra evidencia

que la resolución reclamada no puede conllevar un agravio directo de la actitud

procesal que la postulante ha hecho valer en juicio mediante la interposición de

un Ocurso de Hecho. Conforme a la legimatio ad causam o capacidad de obrar

en el proceso de amparo, debe existir un interés legítimo de aquel que acude a la

vía constitucional respecto a la reparación de un agravio que sufre en sí mismo o

en su patrimonio, derivado de un acto de autoridad que vulnere los derechos que

otorga la Constitución Política de la República de Guatemala o demás leyes,

circunstancia que no ocurre en el presente caso. De todo lo anterior, se evidencia

el incumplimiento del presupuesto de procedibilidad del amparo, como lo es

legitimación activa de María Tay (único nombre y apellido), pues se determinó

que no es parte del Juicio Ejecutivo que en la Vía de Apremio promovió Banco
CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Expediente 4897-2016
Página 5 de 10

Agromercantil de Guatemala, Sociedad Anónima, en contra de Jorge Mario

Arriola Duque, lo que imposibilita al Tribunal de jurisdicción Constitucional entrar

a conocer el fondo de la cuestión sometida a su consideración…”. Y resolvió: “…

I) Deniega por notoriamente improcedente el amparo interpuesto por María Tay

(único nombre y apellido), dada su falta de legitimación activa, en contra de la

Sala Tercera de la Corte de Apelaciones del Ramo Civil y Mercantil. II) No se

condena en costas a la postulante por la razón considerada. III) Impone multa de

un mil quetzales al abogado patrocinante Maximiliano Adolfo Chalí, deberá

hacerla efectiva en la Tesorería de la Corte de Constitucionalidad dentro de los

cinco días siguientes de estar firme este fallo, en caso de insolvencia se cobrará

en la vía legal correspondiente…”.

III. APELACIÓN

La postulante apeló la sentencia proferida por el Tribunal a quo, y se pronunció

en los mismo términos del escrito inicial de la protección constitucional solicitada.

IV. ALEGATOS EN EL DÍA DE LA VISTA

A) María Tay, solicitante, argumentó que la sentencia impugnada violó su

derecho de defensa y el principio jurídico del debido proceso, pues la autoridad

denunciada se limitó a referir normas sin fundamentar debidamente lo decidido; a

su juicio, los “recursos” que planteó dentro del juicio subyacente al amparo eran

procedentes por lo que correspondía darles el trámite legal respectivo. Solicitó

que se declare con lugar el recurso interpuesto, revocando la sentencia dictada

por el tribunal de primer grado y otorgándole el amparo promovido. B) El

Ministerio Público, por medio de la Fiscalía de Asuntos Constitucionales,

Amparos y Exhibición Personal, manifestó que comparte el criterio sustentado

en la sentencia dictada por el Tribunal a quo, pues la autoridad cuestionada no


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Expediente 4897-2016
Página 6 de 10

causó agravio alguno a la accionante que amerite la protección constitucional,

aunado a que carece de legitimación activa para promover amparo. Solicitó que

se declare sin lugar el recurso de apelación interpuesto y, en consecuencia, se

confirme la sentencia dictada.

CONSIDERANDO

-I-

No causa agravio el proceder de la autoridad judicial al denegar un ocurso de

hecho planteado por un tercero que no posee la calidad de parte.

-II-

En el presente asunto, la amparista María Tay, señala como acto

reclamado el auto de nueve de septiembre de dos mil quince, emitido por la Sala

Tercera de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil, que declaró sin

lugar el ocurso de hecho que planteó contra la resolución de dieciocho de agosto

de dos mil quince, dictada por el Juzgado Tercero de Primera Instancia Civil del

departamento de Guatemala, que se declaró “por improcedente, no ha lugar” el

recurso de apelación interpuesto contra la resolución de nueve de julio de dos mil

quince, por medio de la cual se resolvió sin lugar la devolución de cédula de

notificación dirigida a Jorge Mario Arriola Duque, dentro del juicio ejecutivo en la

vía de apremio, que promovió Banco Agromercantil de Guatemala, Sociedad

Anónima, contra el mencionado.

La Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y Antejuicio, al conocer de la

protección constitucional instada, denegó el amparo, al considerar que la

postulante carecía de legitimación activa para promover el amparo y que no

existía agravio personal y directo que reclamar, pues es al ejecutado, a quien le

afecta la notificación practicada.


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Expediente 4897-2016
Página 7 de 10

-III-

Como cuestión preliminar esta Corte estima prudente pronunciarse al

respecto del incumplimiento del presupuesto procesal de legitimación activa,

considerado tanto por el tribunal de amparo de primer grado, en el fallo que ahora

se conoce en alzada, como por el Ministerio Público al evacuar la audiencia en

esta sede judicial; en ese sentido, se estima que contrario a tal argumento, la

ahora amparista, al haber promovido diversos mecanismos procesales ante la

jurisdicción ordinaria, que produjeron la emisión del acto reclamado (esto es, que

fue quien promovió el ocurso de hecho correspondiente), adquirió la legitimación

para acudir al amparo, para que en la jurisdicción constitucional se estableciera la

producción o no de la vulneración a sus derechos fundamentales; de allí que sea

procedente conocer el fondo de su pretensión y emitir el pronunciamiento

respectivo .

-IV-

Encontrándose determinado lo anterior este Tribunal Constitucional, previo a

resolver el fondo del asunto, se permite hacer algunas acotaciones, conforme a la

doctrina, para establecer quiénes son parte en el proceso y sobre la capacidad

procesal; al respecto es pertinente puntualizar: “Normalmente el proceso surgirá

como consecuencia de un conflicto de intereses respecto de una relación jurídica

material y los titulares de esa relación se convertirán en partes en el proceso, lo

que supone que las partes materiales (las de la relación jurídica material) serán

las partes procesales (las que asuman la condición de parte en el proceso). Parte

Procesal (en realidad parte, simplemente) es la persona que interpone la

pretensión ante el órgano jurisdiccional (demandante o actor) y la persona frente

a la que interpone (demandado)…”. En cuanto a la capacidad procesal o


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Expediente 4897-2016
Página 8 de 10

capacidad de obrar, se señala: “… alude a la aptitud para realizar válidamente los

actos procesales o, en términos del artículo 44 del CPCYM ‘para litigar’, o del

artículo 188 de la LOJ ‘para gestionar en tribunales. En un sentido más moderno

se habla de capacidad para impetrar válidamente la tutela judicial, para obrar en

el proceso, para hacer en el proceso…” (Manual de Derecho Procesal Civil

Guatemalteco. Juan Montero Aroca y Mauro Chacón Corado. Magna Terra

Editores, tercera edición, páginas 50 y 55).

En ese orden, se hace evidente entonces que en el caso de estudio, la

postulante sólo es la persona que compareció en la ejecución en la vía de

apremio promovida por la entidad Banco Agromercantil, Sociedad Anónima,

devolviendo la cédula de notificación que se le hizo al ejecutado Jorge Mario

Arriola Duque, y que el juez originario declaró sin lugar, lo que le motivó para

interponer recurso de apelación, el cual fue rechazado en decisión de dieciocho

de agosto de dos mil quince; como consecuencia de lo cual, planteó ocurso de

hecho ante la autoridad denunciada, que posteriormente del estudio pertinente lo

denegó en auto de nueve de septiembre de dos mil quince (acto reclamado),

considerando que la decisión impugnada carecía del carácter de apelable por la

restricción impuesta por el artículo 325 del Código Procesal Civil y Mercantil, con

base al principio de especialidad y por no ser la accionante sujeto procesal; con

fundamento en lo precedentemente razonado, esta Corte concluye que la

decisión que declaró sin lugar el ocurso de hecho, no causó agravio alguno a la

amparista, puesto que del examen de las actuaciones, efectivamente se constata

que no figura como parte dentro del proceso objeto de conocimiento, no siendo

viable conocer los demás argumentos presentados y que en todo caso el sujeto

procesal que se considere agraviado por el acto reclamado tiene expedita la vía
CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Expediente 4897-2016
Página 9 de 10

ordinaria para plantear las acciones que considere convenientes.

Por las razones antes expuestas, esta Corte advierte que el amparo debe

denegarse por notoriamente improcedente, por lo que, habiendo resuelto en ese

sentido el Tribunal a quo, debe confirmarse el fallo venido en grado, pero por las

razones aquí consideradas.

LEYES APLICABLES

Artículos citados y 265, 268 y 272, inciso c), de la Constitución Política de

la República de Guatemala; 1o., 2o., 3o., 8o., 10, 42, 43, 44, 46, 47, 57, 60, 61,

66, 67, 69, 149, 163, inciso c), 179, 185 y 186 de la Ley de Amparo, Exhibición

Personal y de Constitucionalidad; 36, 46 y 73 del Acuerdo 1-2013, de la Corte de

Constitucionalidad; y el artículo 1 del Acuerdo 3-89 de la Corte de

Constitucionalidad.

POR TANTO

La Corte de Constitucionalidad, con base en lo considerado y leyes

citadas, al resolver declara: I) Por ausencia temporal del Magistrado Neftaly

Aldana Herrera, se integra el Tribunal con la Magistrada María Consuelo Porras

Argueta, para conocer y resolver el presente asunto; asimismo, por la ausencia

del Magistrado Neftaly Aldana Herrera, asume la Presidencia, en forma interina,

el Magistrado José Francisco De Mata Vela, conforme lo establecido en el

artículo 1 del Acuerdo 3-89 de la Corte de Constitucionalidad. II) Sin lugar el

recurso de apelación interpuesto por María Tay –postulante– y, como

consecuencia, confirma la sentencia apelada. III) Notifíquese y, con certificación

de lo resuelto, devuélvase el antecedente.


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Expediente 4897-2016
Página 10 de 10

JOSE FRANCISCO DE MATA VELA


PRESIDENTE A.i.

BONERGE AMILCAR MEJIA ORELLANA DINA JOSEFINA OCHOA ESCRIBÁ


MAGISTRADO MAGISTRADA

MARIA CONSUELO PORRAS ARGUETA GLORIA PATRICIA PORRAS ESCOBAR


MAGISTRADA MAGISTRADA

HENRY PHILIP COMTE VELASQUEZ MARIA CRISTINA FERNANDEZ


MAGISTRADO MAGISTRADA

ANA MARGARITA MONZON PAREDES DE VASQUEZ


SECRETARIA GENERAL ADJUNTA