Está en la página 1de 13

hacia un uso no-evolucionista del concepto de “sociedades de jefatura”

Author(s): marcelo campagno


Reviewed work(s):
Source: Boletín de Antropología Americana, No. 36 (julio 2000), pp. 137-148
Published by: Pan American Institute of Geography and History
Stable URL: http://www.jstor.org/stable/40978314 .
Accessed: 28/08/2012 16:59

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at .
http://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsp

.
JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range of
content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new forms
of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

Pan American Institute of Geography and History is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend
access to Boletín de Antropología Americana.

http://www.jstor.org
márcelocampagne)*

haciaunusono-evolucionista
delconceptode "sociedadesdejefatura"

i tivasy de múltiples modos,tantodesdeel punto


de vistateórico- básicamente, en funcióndel
Las disciplinassociales- se sabe- constituyen marcoevolucionista y tipológicoen el que fue
dominiosde límites borrosos.Esas áreasfronteri- acuñado - comometodológico - es decir,enfun-
zas suelenserel escenarioparael encuentro de ciónde las dificultades surgidasde su aplicación
miradasdiversas,yesasmiradaspuedentendera en diversoscontextos empíricos.
complementarse o biena rechazarsemutuamente. Antetalescuestionamientos, lasaguasse divi-
En el mediode una"triplefrontera" entredomi- dieron.Algunoshancontinuadocon el uso del
niosyaclásicos- losdelahistoria, la antropología concepto,con diversasvariacionesrespectode
y la arqueología - , la segundamitaddel sigloxx las definiciones iniciales,aunquesindarrespues-
ha asistidoa la elaboración de unconceptoteóri- taabiertaal conjuntode las críticas(Earle,1987,
co que ha suscitadosensiblespolémicas:se trata 1991,1997;Maisels,1987,1990;Gledhill,1988;
del conceptode sociedadesdejefatura.En efec- Spencer,1990, 1993, 1997; Rothman,1994;
to,formulado inicialmente porK. Obergen los Hayden,1995;Arnold,1996;ClaessenyOosten,
añosde 1950,el conceptofueutilizadoconsuma 1996;De Marrais«?/ al, 1996;Manzanilla,1997;
frecuenciaen los años de 1960 y 1970 - los Marcus, 1998; Stein, 1998; Alcina, 1999;
añosde auge- parareferir a untipode configu- Godelier,1999,2000). Otroshanadmitidotodas
racionessociales"intermedias", una especiede o algunasde talescríticas, y hanenviadoel con-
eslabonesevolutivosque permitían comprender ceptoal destierro o, al menos,hanacotadodrásti-
elpasajedesdeunassociedadesbásicamente igua- camentesu uso (Dunnell,1980;McGuire,1983;
litariashaciaotrasconunafuerte diferenciación FeinmanyNeitzel, 1984;Shanksy Tilley,1987;
social,de tipoestatal.Posteriormente, enlosaños Bawden, 1989; Nocete, 1989; Yoffee, 1993;
de 1980y 1990,arreciaron lascríticas.El concep- Nielsen,1995; Blantonetal., 1996). Ahorabien,
to fuecuestionadodesdemuydiversasperspec- ¿se tratade las únicasopciones?El alcancede las
¿invalidadefinitivamente
críticas, el conceptoo
* Doctoren Historia.Universidad
de Buenos Aires/ Uni- es posibleresituara éste en otrascoordenadas
versidadNacionalde La Plata(Argentina). Como habráocasiónde
teórico-metodológicas?
138 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 36 JULIO 2000

aquí se intentará
advertir, explorarestasegunda unasociedaddejefaturade unasociedadestatal
posibilidad.Para ello, seránecesarioreabordar es el hechode que,en la primera, el líderno dis-
enfunción
esascríticas, de evaluarcuálesaspec- ponedelmonopoliode los mediosde coercióny,
tosdel conceptohan sido invalidadosy cuáles porello,no puedeimponer su voluntadde modo
otros,eventualmente, puedenproporcionar aún arbitrario sinoconarregloa las normasde paren-
algunautilidadanalítica. tescoque organizanla sociedadcomo un todo.
ComoseñalabaSahlins,"dondeel parentesco es
II el
rey, rey es sólo pariente yalgo menos que real"
(1978:257).
Antetodo,¿a qué se llamasociedadesdejefatu- Por cierto,lo dichohastaaquí sólo intenta
ra?1Si bienlas definiciones hanvariadonotable- destacarlas características genéricasdelconcep-
mentea lo largode las décadas,es posibleindicar tode sociedadesdejefatura. Es cierto,sinembar-
aquí los trazosmásbásicosa partir de los que el go,que el conceptoarrastra otrasconnotaciones.
conceptopuedesostenerse actualmente. En pri- De hecho,apenasse lo menciona, aflorala matriz
merlugar,se tratade untipode sociedadesenlas evolucionista en la que el conceptofueacuñado.
que el parentescoaparececomo criteriodomi- Indudablemente, la ideadelassociedadesdejefatu-
nanteparala articulación social,de modoque las ra surgióenunmomento de augedelpensamien-
prácticaspolíticas,económicaso ideológicasse toevolucionista y su finalidad básicaerala de dar
expresan enlostérminos del "idioma"delparen- cuentade unestadioevolutivo, unaetapadedesa-
tesco.En segundolugar,se tratade sociedades rrolloque permitía advertir el paso de las socie-
conciertadiferenciación social,lo que equivalea dades"simples"a las"complejas"(Service,1962,
decirque algúnsubgrupo parental(porejemplo, 1984 [1975]; Flannery,1975 [1972]; Wright,
unlinaje)constituye la élitede la sociedad,dis- 1977, 1984; Cohen,1978; Carneiro,1981). De
poniendoporello de una seriede prerrogativas acuerdoconel clásicoplanteode Service,la evo-
diferencialesrespectode las que estánal alcance luciónde lascivilizaciones reconocíacuatrogran-
delrestode la sociedad.Y entercer lugar,comola des pasos: bandas,tribus,jefaturasy Estados.
palabrajefaturaindica, se trata de un tipo de Cada unode esos pasosconstituía unpeldañode
sociedadesen las que existeal menosunaposi- unaescaleradispuestaensentidoascendente. En
ciónde liderazgoinstitucionalizado, de manera ese marco,las sociedadesdejefaturaeranconsi-
que la condiciónde serjefepermanece coninde- deradas,usualmente, comouna fasede "transi-
pendencia delindividuo que la detente.Esos líde- ción" hacia el Estado. En efecto,postuladoel
res se encargande la conducciónde diversas continuum evolutivo, la sociedaddejefatura apa-
actividades comunales (organización de activida- recía- a la vez- como"florecimiento" de una
des económicas, militares, rituales)que,entodo etapaanterior y "embrión" de la etapasiguiente.
'
caso,puedendiferir considerablemente entre unas Así, segúnJohnsony Earle,"'jefatura es una
sociedadesdejefaturayotras,peroque,engene- abstracciónconveniente para una cultura que
ral,permiten que la posiciónde talesjefes se todavíaestáevolucionando desde(ycontiene ele-
halleinvestida de ungranprestigiosocial.Si la mentosde) una colectividad de Big Man o de un
existencia deunliderazgo institucionalizado cons- grupolocal,y que bienpuedeestarenel camino
tituye uncriteriobásicoparadistinguir estetipo de volverseunEstado"(1987:314).
de sociedadesde las llamadassociedades"iguali- Ahorabien,en los últimostiempos, esa con-
tarias",la principalcaracterística que distingue cepciónacercade undevenir conunsentidopau-
tadode antemano yunasetapasestablesque toda
1
sociedaddebíatransitar enunmomento u otrode
El vocablojefaturaes comúnmente utilizadoen castella-
su existencia ha sidoblancode dos diferentes ti-
no parareferiral ingléschiefdom o chieftaincy(y al fran-
cés chefferie).En todocaso, las consideraciones que se pos de críticateórica.Una de esas críticasse ha
expondrán aquí puedenserextendidasde mododirectoa dirigidoa cuestionar laexistenciadeaquelcontinuum
otrostérminos consimilar
castellanos referente,talescomo
postuladoporel evolucionismo, enel cualse ins-
el de cacicazgo(Sarmiento, 1993)o el másantiguode se-
ñorío(al respecto,cf. Alcina,1999:187-192). cribíaa lassociedadesdejefatura. La otrahaapun-
MARCELO CAMPAGNO HACIA UN USO NO-EVOLUCIONISTA DEL CONCEPTO... 139

tado al denominado"pensamiento tipològico", supuestamente confirman la leygeneralde evo-


estoes, a la matrizconceptualque proponíala lución(Paynter,1989:387; Drennan,1996:27;
existenciade aquellasetapasestables,de aque- Campagno,1998:102-105). Porejemplo,cuando
llospeldaños,unode los cualeserael constituido Earle indicaque "las dinámicasfundamentales
porlas sociedadesde jefatura.2Más específica- de lasjefaturas sonesencialmente las mismasque
mente, ¿qué indicabanestoscuestionamientos? las de los Estados,yque el origende los Estados
debesercomprendido enel origenydesarrollo de
m lasjefaturas" ( 1997:14), claramente pierdede vis-
tala especificidad de lasjefaturas: el resultadoes
Consideremos, en primerlugar,las críticasal que losjefesque describeEarleaparecencomo
continuum evolutivo.Porunlado,se ha cuestio- unospersonajesque permanentemente estánde-
nadola utilidad de recurrir a metáforas biológicas trásde subeneficio personal, enarasde maximizar
dar cuenta del mundo social. En efecto, plan- supodera expensasde la sociedadyde transitar el
para
teareldevenir entérminos dedesarrollo de aquello caminoque los transforme enreyes.De estemo-
que ya existíapreviamente enforma"embriona- do,se considera a losjefescomo"reyesembriona-
ria"o "germinal" implica reducir lo sociala una rios",comoreyesenmenorescala,y se eliminala
meraextensión delmundobiológicoque,porende, posibilidadde advertir que esosjefessonposee-
seríasusceptible de sercomprendido a travésdel doresde prestigio antesque de poder,en conso-
mismouniversoconceptual(Shanks y Tilley, nanciaconla dominancia globaldel parentesco a
la escalade la sociedadlideradaportalesjefes.
1987:151-155;Giddens,1995[1984]:256-259).
Porotrolado,se ha puestoenevidenciael fuerte Se tratade untipode críticassumamente ra-
zonable.Sinembargo, se tratade críticasque tie-
etnocentrismo que subyacea lasposicionesevolu- nencomoobjetivoel evolucionismo antesque las
cionistas,que han determinado los parámetros
sociedadesdejefatura.Ciertamente, comoveni-
evolutivos de talmaneraque la sociedadocciden-
mos de ver,talescuestionamientos puedenin-
talcontemporánea aparecesiempre comoel esta-
validarlos análisisde las sociedadesde jefatura
diosuperior delrecorrido (MilleryTilley,1984:2; en los que la miradaevolucionista
ShanksyTilley,1987:155-165;Rowlands,1989: pueda forzar
los datosen funciónde una explicacióntrans-
29-30,36; Giddens,1995[1984]:260).Peroade- histórica.Tambiénpuedequedarenentredicho la
másse ha destacadoque el continuum evolutivo, ubicaciónde las sociedadesde jefaturaen una
al suponerque todaslas características de la con-
secuenciahistórica predeterminada. Perouncon-
figuración social posterior se hallande modola-
ceptogenéricode sociedadesdejefatura- como
tenteenaquellaque la precede, tiendea perderde el que se enuncióanteriormente - podríasoste-
vistala apariciónde elementos cualitativamente nerseconindependencia de la postulaciónde le-
nuevos,no deduciblesdel ordenprevioy de una yesgeneralesde evolución.De lo que se trataría,
metáfora decrecimiento. Enunmarcotal,lascarac- es de considerar estetipode sociedadespor lo
terísticasespecíficas de las sociedadesdejefatura
que tienende específicoantesque porlas analo-
(así comolas de las demásformasde organiza- gíasrelativas quepuedandarsecontiposde socie-
ciónsocial)quedandisueltasen favorde las que dadesradicalmente diversasy que,porejemplo,
terminan conduciendoa suponeruna continui-
2 hahabidootroconjunto de críticas,
más"mo-
dad entrejefesy reyesporla meraconstatación
Ciertamente,
derado",dirigidocontralos análisisque planteabanuna de que ambascondicionesconstituyen posicio-
evolución"unilinear,vale decir,idénticapara todaslas nesde liderazgosocial.En estesentido,talpare-
sociedades.Como alternativa, se hanpropuestomodelos ce queel concepto de sociedadesdejefatura
"multilineales", cursosde desarrollodi-
podría
que permitían
versos (Sanders y Webster,1978:268-283; Maisels, resistiresteprimer tipode embates.
1987:332-335;Feinman,1995:263-264).Sin embargo,se
tratade untipodecríticasquenoponeendudael continuum IV
ni la existenciade una escaleraevolutivacon peldaños,
unode los cuales- al menosen algunassecuencias - es
el que corresponde a las sociedadesde jefatura.Por tal Ahorabien,el segundotipode críticasteóricas
razón,no nos detendremos aquí en su consideración. resulta- respecto
delconceptode sociedadesde
140 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 36 JULIO 2000

virtúala eficaciade cualquierade talestipologías.


Las tipologíassocialesno sonsólo ficciones teó-
ricassinotambién ficcionesidealistas"( 1987:151).
Ciertamente, comosuelesuceder conlosplan-
teosradicales,se tratade argumentos que sontan
extremadamente ciertoscomoextremadamente in-
movilizantes. Porque,en efecto,en el límite,lo
reales inefable. Cualquieranálisisde unadetermi-
nadasituación social- procedade la observación
etnográfica o deltrabajoarqueológico - implica
unforzamiento de lo real,que es sometidoa los
criterios que el investigador dispongaacercade
qué debeserrelevadoycómodebepracticarse el
análisis.Perono hayallíunproblema:se tratade
las condiciones de trabajopropiasde lasdiscipli-
nassociales.Indudablemente, el conceptode so-
ciedaddejefaturaconstituye untipoideal.No se
hallanipuedepretender hallarseenla realidad.Y,
comotodotipoideal- desdelos modosde pro-
ducciónmarxistas hastalos tiposde dominación
weberianos - ,privilegiaalgunascaracterísticas
delregistro empírico, demanera que,efectivamen-
te,hace abstracción de diferencias ydestacaidenti-
dadesrelativamente establesque se advierten en
diversassituaciones históricasparaintentar pen-
jefatura - másradicale incisivo.Se tratadelque sarlas. Perolos tiposidealesno intentan descri-
sedirigecontra laposibilidad de utilizar
tipologías birla totalidadde las prácticasque integran las
en el análisisde formasde organizaciónsocial. situaciones históricas sino,precisamente, propor-
Curiosamente, se tratade objecionessostenidas cionarabstracciones idealesen tornode deter-
tantoporunade las escuelasmásfervientemente minadasprácticas.En tal sentido,difícilmente
evolucionista (la neo-darwiniana) comoporlas las"sociedadesreales"puedandesvirtuar esasabs-
posicionesmásabiertamente anti-evolucionistas tracciones porqueesas abstracciones no preten-
(entreellas,las post-procesuales). En términos denrecorrer exhaustivamente aquellassociedades.
generales,lo que unificatalesplanteos- muy Porcierto,lo antedichono significaque no
diversosporlo demás- es el cuestionamiento a hayainfinidad de análisisque tiendena afirmar
la posibilidadde clasificarsociedadesen tipos que las sociedadesque evocanson "realmente"
socialesrígidos,talescomoel de sociedadesde sociedadesdejefatura, comosi el registro docu-
jefatura(Dunnell,1980:43-47,1989:38;McGuire, mentaltestimoniara porsí mismola existencia de
1983:93-95; Feinmany Neitzel, 1984:40-45; taltipode sociedades.Pero,en talcaso,nosha-
Shanksy Tilley,1987:147-151;Bawden,1989: llamosanteunproblema que nosurgedelconcep-
330;Durham, 1990:192;Upham,1990:5;Yoffee, toen sí sinodelmodoenque es empleado.Y eso
1993:64;O'Shea yBarker,1996:13).Estonosó- nostrasladaa otroterreno de la discusión.
lo supondría unforzamiento teóricoreductor sino
que,además,implicaría la elaboración de unasca- V
tegorías abstractas, que tenderían
idealistas, a pri-
vilegiarlas identidades sobrelas diferencias, y En efecto,otrade las críticasque ha merecidoel
que no tendrían - porello- mayorrelevancia
concepto de sociedades de jefatura apunta
analítica.Como indicanShanksy Tilley,"cual- - antesque al conceptoen sí- a unmodohabi-
quierinstancia empírica de unasociedadrealdes- tualde empleo:se tratade aquellosanálisiscuyo
MARCELO CAMPAGNO HACIA UN USO NO-EVOLUCIONISTA DEL CONCEPTO... 141

objetivocentralparecesermeramente taxonómico, al identificar


la etapaa la que pertenece
la socie-
es decir,que sólo intentan determinar en qué ti- dad analizada,se obtieneautomáticamente una
po estable,enqué peldañodebeser"colocada"la hipótesisacercadelorigenydeldestinode talso-
situación que es objetode estudio(Yoffee,1979: ciedad. Pero,por fuerade las coordenadasdel
25;Nielsen,1995:31-34;O'Shea yBarker,1996: evolucionismo, la objeciónse desvanece.
14).En lo que aquí atañe,se tratadel conjuntode
estudiosque,luegode minuciosasconsideracio- VI
nes,llegana la conclusión de que la sociedadana-
lizadadebe serconsideradacomo una sociedad Respectode las dificultades enel empleodelcon-
dejefatura. O bienaquellosotrosque,entrende ceptode sociedadesdejefatura, unsegundotipo
especificar conmayorgradode detalle,estable- de cuestionamientos ha apuntadoa "su incapaci-
cenque se tratade unsubtipode la mismafami- dad de capturar la importante variabilidadexis-
lia: así, se ha distinguidoentresociedadesde tenteen la organizaciónde pueblosno estatales
jefaturaindividualizantes u orientadasal grupo conincipientes manifestaciones de desigualdady
(Renfrew, 1974:74);simpleso complejas(Earle, heterogeneidad" (Nielsen,1995:23; véase tam-
1991:73-74;Kristiansen, 199 1: 16-26);mínimas, bién Feinmany Neitzel, 1984:78; Ferguson,
típicaso máximas(Carneiro,1981:47); basadas 1991:169-170;O'Shea y Barker,1996:13-24).
enel parentesco o condivisionesde clase(Wolf, Desde estepuntode vista,lo que resultacuestio-
1987 [1982]:126); con mediosde pago basados nablees la amplitud del concepto,especialmente
en el controlde materiasprimaso de bienesde enreferencia a contextos etnográficos. En efecto,
prestigio (D'Altroyy Earle,1985:187-206;Earle, bajo el mismoconceptopodríanser reunidas
1997:209-21 0).3 sociedadesque agrupandesdeunoscientosde in-
Las objecionesa este tipode estudiosson dividuos hastadecenasdemiles,conunagrandiver-
indudablemente razonables.Si el principal resul- sidadenrelaciónconlos nivelesadministrativos,
tadode la investigación es el de determinarenqué lospatrones de asentamiento, los criteriosparala
tipoidealpuede"encajar"mejorla sociedadana- demarcación de statuso las funcionesejercidas
lizada,si lo que se buscaes simplemente unrótu- porlos líderes.En estesentido, undifundido estu-
lo o la clasificación de la sociedadanalizadaen dio comparativo publicado en 1984 por Feinman
unagrillapredeterminada, la gananciade talanáli- y Neitzelacercade alrededorde un centenar de
sisresultacercanaa cero.Un procedimiento ana- "sociedadessedentarias pre-estatales" en Amé-
líticoalternativo tenderíamás biena recurrir al ricadabacuentade esa enorme variabilidad que el
conceptode sociedadesdejefaturaparaorientar- conceptode sociedadesdejefaturaparecíadeses-
se,a partir de él, en el análisisde algunasprácti- timar. Así,ladesconfianza acercadelconcepto po-
cas de una sociedaddeterminada. O, dicho de dríasostenerse a partir
de la propiaprácticaque
otromodo,si se admitela utilidaddel concepto el conceptono lograríatomarenconsideración.
en determinado análisis,el análisisestáaúnpor De hecho,podríainterpretarse la actualpro-
comenzar.Ciertamente, la "búsqueda"de socie- liferación de subclasificaciones de sociedadesde
dadesdejefatura comoobjetivodelanálisises un jefatura a la que reciénreferíamos comounefecto
procedimiento solidarioconla concepciónteóri- delmalestar generadoentrediversosinvestigado-
ca evolucionista dadoque,desdetalperspectiva, resanteunconceptoque seríademasiadoindeter-
minadocomoparadarcuentade lascaracterísticas
3
Algosimilarsucedeconla clasificación de las sociedades de las sociedadesde referencia.4 Ahorabien,los
llamadas"transigualitarias" que proponeHayden(1995:
3-86),en la que las sociedadesdejefaturaaparecencomo
el últimoeslabónde unacadenade desigualdadcreciente 4 Sin embargo, semejante modo de afrontaraquel
en la que se podríandistinguir distintos
tiposde liderazgo cuestionamiento difícilmente aplaque el tonode la obje-
{despots,reciprocators, entrepreneurs). Y lo mismopo- ción:en efecto,si lo que se cuestionaes el caráctergené-
dríadecirsede los trestiposdel Estadotemprano (en ges- ricode unconceptoy su no coincidenciaperfecta con una
tación,típicoy transicional) propuestospor Claessen y situaciónanalizada(pordefectoo porexceso), cualquier
Skalník(1978:22-23), que constituirían los eslabones tipode conceptualizaciones correrála mismasuerte.En
inmediatamente posteriores a las sociedadesde jefatura. esta via, sólo una descripciónde la sociedad analizada
142 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 36 JULIO 2000

datosproporcionados porFeinmanyNeitzelbien la cuestiónde la utilidadde unconceptodepende


podríanrefutar algunadefinicióndel concepto másdelproblema analizarquede la
que se intente
queafirme queunasociedaddejefatura debapresen- cantidadde trazosque lo constituyan. Sobreeste
tarunnúmero dehabitantes máso menospreciso, punto,volveremosmásadelante.
o que sólopuedaexhibir unacantidaddetermina-
da de nivelesadministrativos, o que sus líderes vn
sólo puedanejerceralgunasprácticasespecífi-
cas.Pero,paraunadefinición másgenérica, como Finalmente, existeotrotipode críticasa losproce-
la proporcionada aquí más arriba,no parece ha- dimientos analíticosenlosqueelconcepto es usual-
berobstáculoen la heterogeneidad de los datos menteempleado.Lo que se cuestionaaquí es la
que ofrecen aquellosautores.Antesbien,podría posibilidadde utilizarel conceptode sociedades
decirseque el análisisde FeinmanyNeitzelcons- dejefatura encontextos quesólopuedenserevoca-
tituyeuna buenapruebade la operatividad del dosa travésde evidenciasarqueológicas. Enefec-
conceptode sociedadesdejefatura, dadoque los to,aquí no se poneen teladejuicio el concepto.
autoreshanauscultadoel registro etnográfico y Sinembargo, habidacuentadequehasidoelabora-
etnohistóríco americanotrasla búsquedade so- do básicamentea partirde observacionesetno-
ciedadesno-estatales en las que existaunaposi- gráficas,se señalaque su aplicaciónenel terreno
ción de liderazgoinstitucionalizado, ¡y las han arqueológico es no sólomuydifícilmente consta-
hallado!De hecho,podríadecirseque el nombre tablesinotambién metodológicamente objetable.
genéricoque prefieren utilizarlos autoresen su Y esto,pordos motivos.Porunlado,porqueno
análisis("sociedadessedentarias pre-estatales") resultaríalícitoinferir, a partirde la detección
es teóricamente másinconveniente, puessupone arqueológica de algunosatributos "visibles"pero
que se tratade sociedadesque necesariamente aislados, los restantesatributosque integran
preceden a unaformación estatal,lo cualsólopue- la definiciónteóricade untipode sociedad:dicho
de sostenerse desde una posiciónabiertamente de otromodo,el principio pars pro totono po-
evolucionista. dríaser invocado.Y por otrolado, porqueun
Porcierto, podráargüirse entonces queuncon- modelobásicamente elaboradoa partir de análi-
ceptotanabarcativo puedeserteóricamente co- sis en contextosetnográficos no podríapropor-
rrecto peroanalíticamente muypoco útil.Perolo cionarinformación sobrecontextos prehistóricos
mismopodríadecirse,porejemplo,delconcepto enlosqueposteriormente surgieronEstados,pues,
de "sociedadestatal":se tratade unconceptosu- los primeros no dieronlugara los procesosque
mamente indeterminado que,sinembargo, puede se desencadenaronen los segundos(Yoffee,
resultarde utilidadparacaracterizar sociedades 1979:25,1993:73;Haas, 1982:10-13;Feinmany
dondese verifica la existencia delmonopolio legí- Neitzel, 1984:44, 78; Nocete, 1984:295-301,
timode la coerciónen las manosde unreducido 1989:13-28;Crone,1986:56-59;Gamble,1986:
grupode la sociedad.ComoindicabaMax Weber 27-28;Nielsen,1995:34-37).
a propósito de la sociologíayde la elaboración de Hasta ciertopunto,se tratade argumentos
tipos ideales,"como en toda ciencia generaliza- que - otravez- resultansumamente razona-
dora,es condiciónde la peculiaridad de sus abs- bles.En efecto,los testimonios que confirman la
traccionesel que sus conceptostenganque ser existencia de determinadas característicassocia-
relativamente vacíosfrente a la realidadconcreta lesno necesariamente confirman la existenciade
de lo histórico.Lo que puedeofrecer comocon- otrascaracterísticas que el modeloteóricopue-
trapartida es la univocidadacrecentadade sus
conceptos"( 1992 [ 1922]: 16-17).5En todocaso, comprender "la granvariaciónque existedentrode esas
categorías".En efecto,en tal estudio,el autorpretende
serásuficientemente precisay adecuada.Perotalcosa no analizar"la variabilidaddentroy la continuidada través
deja espacioparael pensamiento teórico. de las formaspolíticas".¿Qué "formas políticas"?Jefatu-
5 En algunosanálisis(cf.Ferguson,1991: 169-170), la exis- ras y Estados,es decir,¡dos tiposidealespuros!Después
tenciade tiposideales "puros"como "jefaturas"o "Es- de todo,entonces,pareceque esos tiposidealesresultan
tados"se asumeexplícitamente como un obstáculopara de algunautilidadpara esta clase de análisis.
MARCELO CAMPAGNO HACIA UN USO NO-EVOLUCIONISTA DEL CONCEPTO... 143

de suponer.E, indudablemente,si no se adscribe de 1950 y 1970- pueda salir indemnede tales


a un criteriofuertemente evolucionista, una so- críticas. Antes bien, los cuestionamientos a la
ciedad no-estatalrelevada etnográficamenteno "escalera evolutiva" frecuentemente implícitaen
puede describiruna sociedad pre-estatal:huelga las formulacionescorrientesdel concepto resul-
decirlo,la sociedadhawaianadel siglo xvmno des- tan sumamentecerteros. Lo mismo sucede con
cribe,por ejemplo, lo que sucedió en la Antigua las críticasa los análisis cuyos objetivos son me-
Mesopotamia, unos 3,500 años antes de Cristo. ramentelos de rotularlas sociedades analizadas
Sin embargo,tomandoen cuentala escasez docu- con el nombrede "jefaturas",de modo general o
mentalcon que se enfrentafrecuentemente todo evocando alguno de los múltiplessub-tiposde la
aquel que intentapensar en las sociedades que misma familia. O, incluso, con las objeciones a
precedena la apariciónde los Estados, un concep- los análisisque, en lugarde reconocerque la inter-
to como el de sociedades de jefaturapuede ofre- pretaciónde determinadosdatos en términosde
cer alguna utilidadpara interpretar esos escasos sociedades de jefatura es una operación analíti-
y opacos testimoniosque son obtenidos por la ca, suponen que tal tipo de sociedades puede ser
vía arqueológica. "observada"directamente en el registroetnográfico
En efecto,no se tratade que el modelo teóri- o arqueológico. Ahora bien, todas estas críticas
co acerca de las sociedades de jefaturaocupe in- apuntana algunas característicasdel concepto o
mediatamenteel lugarde la explicación acerca de a ciertosmodos en que el concepto suele ser em-
las principalescaracterísticasde una determina- pleado. Si se depurade su sesgo más evolucionista
da sociedad pre-estatal.Antes bien, se tratade y se considera con independencia de sus usos
que el conocimientoque el investigadordisponga más objetables,un concepto genéricode socieda-
acerca de diversos modelos teóricos le permita des de jefatura- como el que hemos propuesto
emprenderun rumbo analítico, iluminando de al comienzo de estas consideraciones- aún pa-
algúnmodo unos objetosque por sí mismos,huel- rece detentarciertautilidaden el análisis de cier-
ga decirlo,no se pronunciaránacerca de su signi- tas formasde sociedades no-estatales.
ficado. Por lo demás, sería sumamenteingenuo ¿En que consiste esa utilidad?Posiblemente,
suponerque, si se evita el uso de conceptos tales una preguntatal no pueda ser respondida de mo-
como el de sociedades de jefatura, el camino do absoluto. En efecto,otrascoordenadasteórico-
quedaría despejado para una comprensión más metodológicas pueden implicar no sólo otros
"fiel"del registroarqueológico. Inevitablemente, conceptos u otros sentidos para los viejos con-
otras ideas tendránque acudir para intentardar ceptos sino tambiénotrosprocedimientosanalíti-
sentidoa ese registro.En el mejorde los casos, se cos y otrasperspectivasde utilidad.En particular,
trataráde otrosconceptos,igualmenteexteriores el problema a analizar puede resultardecisivo a
a la sociedad analizada. En el peor,en ausencia de la horade decidirel empleo de un conceptodeter-
aparato conceptual explícito,esas ideas proven- minado. Sólo por ofreceruna experiencia,pode-
drándel "sentidocomún"del investigador,el cual mos referirnosmínimamentea un proceso que
puede conducirlo rápidamentea interpretarlos hemos abordado en otraparte:el del surgimiento
objetos del registroen términosetnocéntricos. del Estado egipcio.6 El análisis partíade la cons-
De allí que la esperanzade una comprensióndirec- tataciónde evidencias arqueológicas e históricas
ta del registroarqueológico sea, necesariamente, que permitíansuponerla formaciónde una socie-
una esperanza vana. dad estatalen la segunda mitaddel iv milenioa.C,
lo cual implicaba,a su vez, la existencia- a partir
vm de aquella época - de una élite capaz de acceder
al monopolio legítimode la coerción. El análisis
Así pues, tomadas en conjunto, las objeciones
acerca del concepto de sociedades de jefatura 6 Se tratadel objetode nuestraTesis doctoral(De losjefes-
no parecen conducirinevitablementea su defini- parientesa los reyes-dioses.Surgimiento y consolida-
ción del Estado en el AntiguoEgipto,Universidadde
tivo abandono. Ciertamente,no se tratade que el
BuenosAires,2001). Al respecto,
véaseCampagne
concepto - tal como fue definidoentrelos años 2001:13-31.
144 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 36 JULIO 2000

requeríatambiénla consideración de las eviden- to a la incompatibilidad entreel conceptoy los


ciasdisponiblesacercade las sociedadesasenta- testimonios de la situaciónhistórica comoa una
das en el valle del Nilo con anterioridadal estrategia analíticadesafortunada. Peroni la in-
advenimiento delEstado.Tal cuestiónconstituía compatibilidad niel malusopuedenserargumen-
unproblema no menor, dadoel carácter disperso tosparacuestionar la existenciade la herramienta.
y sesgadode aquellasevidencias. En estalínea,pareceque el conceptoteóricode
Ciertosindicios, sinembargo, parecían cobrar sociedadesdejefatura aúnpuedeocuparunlugar
sentidosi se los consideraba a la luzdelconcepto enla caja de herramientas de
de los historiadores,
de sociedadesdejefatura:unpatrónfunerario en los antropólogos, de los arqueólogos.En efecto,
el que podía advertirse unaclaradiferenciación lejosde la forjaevolucionista enla que fueacuña-
socialperotambiénunaorganización que remi- do,el conceptoaúnpuedeserbuenopara pensar.
tía,de diversos al
modos, predominio paren-del
tescocomo prácticade articulación social; una Bibliografía
seriede objetos que podían ser interpretados
comoinsignias de liderazgo; unostestimonios ico- AlcinaFranch,J.
en los ciertos - 1999 Evoluciónsocial,Madrid,Akal.
nográficos que personajes por
sus acciones,su tamañoo su indumentaria - se Arnold,J.
destacabansobrelos demás integrantes las de 1996 "Understanding the Evolution of
escenas.Así,el conceptode sociedadesdejefatu- IntermediateSocieties",J.Arnold(ed.),
TheEvolutionofInter-
EmergentComplexity.
raparecíaproporcionar ciertautilidadparapos-
mediateSocieties,Ann Harbor,Interna-
tularunordenenlo que sóloconstituía unpuñado
de allí,el aná-
tionalMonographs inPrehistory, pp. 1-12.
de heterogéneos objetos.Y a partir
lisis se orientóa pensarcómo unas sociedades Bawden,G.
1989 "The AndeanStateas a Stateof Mind",
del tipo de las sociedades de jefaturapudie-
JournalofAnthropological Research45,
rondevenir estatalesenel valledelNilo.Entiénda-
se bien,no se tratóde postularunpaso evolutivo pp. 327-332.
Blanton,R.; Feinman,G.; Kowalewski,S. y
entreunas sociedadesmás simplesy otrasmás P.
Peregrine.
complejasni de suponerque era inevitable que 1996 "A Dual-Procesual Theory for the
las sociedadesdejefaturanilóticas,con el tiem- EvolutionofMesoamerican Civilization",
po,tuvieran que devenirestatales.Porel contra- CurrentAnthropology 37, pp. 1-86.
rio,se tratóde "construir" unas sociedadesde
Campagno,M.
jefatura nilóticasparapensarel problema delsur- 1998 "PierreClastresy el surgimiento del Esta-
gimiento del EstadoenEgipto.No se tratóde las do. Veinteaños después",Boletínde An-
constricciones impuestas poralgunaleyevoluti- tropologíaAmericana no.33,pp. 101-113.
va sinode la elecciónde unaherramienta paradar 2001 "Parentesco, conflictos.
intercambios, Con-
cuentade unproblemahistórico específico. sideraciones sobreel surgimiento delEsta-
Desdenuestra perspectiva,aquíradicala utili- do en Egipto",A. DaneriRodrigo(ed.),
dad que aúnpuedetenerel concepto.Comohe- Relacionesde intercambio entreEgiptoy
rramienta para pensar.Comoherramienta cuya el MediterráneoOriental(IV-I Milenio
utilidadno dependetantodel modoen que fue A.C.), BuenosAires,Biblos,pp. 13-31.
construida nide losusosparalosqueoriginalmen- R.
Carneiro,
tefueprescripta, sinode los problemas a los que 1981 "The Chiefdom:Precursor of theState",
se enfrente el investigador. En talsentido,como G. Jonesy R. Kautz(eds.), TheTransition
sucedecontodaherramienta, algunaseráútilsólo to the Statehood in the New World,
para ciertosproblemas; para otros problemas, se Cambridge, CambridgeUniversity Press,
necesitará de otrasherramientas. Anteunasitua- pp. 37-79.
ciónhistórica específica, cualquier concepto puede ClaessenH. y Oosten,J.(eds.)
resultar analíticamente apropiadoo inapropiado. 1996 IdeologyandtheFormation ofEarlyStates,
Y si resultainapropiado, estopuededebersetan- Leiden,E.J.Brill.
MARCELO CAMPAGNO HACIA UN USO NO-EVOLUCIONISTA DEL CONCEPTO... 145

Claessen,H. y Skalník,P. Ideology,Cambridge, Cambridge Univer-


1978 "The EarlyState:TheoriesandHypothe- sityPress,pp. 1-15.
ses",H. Claesseny P. Skalnik(eds.), The 1997 How ChiefsCometoPower.ThePolitical
EarlyState,TheHague,Mouton,pp.3-30. Economy in the Prehistory,Stanford,
Cohen,R. Stanford University Press.
1978 "Introduction", R. Cohen y E. Service, Feinman,G.
OriginsoftheState,Philadelphia, Institute 1995 "The Emergenceof Inequality:A Focus
fortheStudyof HumanIssues,pp. 1-20. on Strategiesand Processes",D. Pricey
Crone,P. G. Feinman, (eds.),Foundations of Social
1986 "The Tribeand the State",J.Hall (ed.), Inequality,New York, Plenum Press,
StatesinHistory,Oxford, BasilBlackwell, pp. 255-280.
pp. 48-77. Feinman,G. y Neitzel,J.
D'Altroy,T. y Earle,T. 1984 "Too ManyTypes:AnOverviewofSeden-
1985 "Staple Finance, WealthFinance,and taryPrestateSocietiesin theAmericas",
Storagein the Inca PoliticalEconomy", M. Schiffer (ed.), Advancesin Archaeo-
Current Anthropology 26, pp. 187-206. logicalMethodand Theory7, pp. 39-102.
DeMarrais,E., Castillo,L. y EarleT. Ferguson, Y.
1996 "Ideology, andPowerStra-
Materialization, 1991 "Chiefdomsto City-states: theGreekex-
tegies",CurrentAnthropology 37,pp. 15- perience",T. Earle(ed.),Chiefdoms: Power,
31. Economy and Ideology, Cambridge,
Drennan, R. Cambridge University Press,pp. 169-192.
1996 "One forAll andAll forOne: Accounting Flannery, K.
for VariabilitywithoutLosing Sight 1975 [ 1972] La evoluciónculturalde las civili-
Regularities in the Development of zaciones,Barcelona,Anagrama.
Complex Society", J. Arnold (ed.), Gamble,C.
EmergentComplexity. TheEvolutionof 1986 "Hunter-Gatherers and the Origin of
IntermediateSocieties, Ann Harbor, States",J. Hall (ed.), States in History,
InternationalMonographsin Prehistory, Oxford,Basil Blackwell,pp. 22-47.
pp. 25-34. Giddens,A.
Jjunneii,K. 1995 [1984] La constitución de la sociedad.
1980 "Evolutionary TheoryandArchaeology", Bases para la teoríade la estructuración,
M. Schiffer (ed.), Advances in BuenosAires,Amorrortu.
Archaeological Methodand Theory 3,pp. Gledhill,J.
35-99. 1988 "Introduction: The Comparative Analysis
1989 "Aspects of the Application of of Social and Political Transitions",J.
Evolutionary TheoryinArchaeology", C. Gledhill,B. Bendery M. Larsen (eds.),
Lamberg-Karlovsky (ed.),Archaeological State and Society.The Emergenceand
Thought inAmerica,Cambridge, Cambridge Development oftheSocial Hierarchyand
University Press,pp. 35-49. PoliticalCentralization, London,Unwin
Durham, W. Hyman,pp. 1-29.
1990 "Advances in Evolutionary Culture Godeher,M.
Theory", AnnualReviewofAnthropology 1999 "Chefferies etÉtats,uneapprocheanthro-
19,pp. 187-210. pologique", P. Ruby (ed.), Les princes
Earle,T. de la protohistoireet l'émergence de
1987 "Chiefdoms in Archaeological and l 'État,Naples,École Françaisede Rome,
EthnohistoricalPerspective",Annual pp. 19-30.
ReviewofAnthropology 16,pp. 279-308. 2000 Cuerpo,parentesco,poder.Perspectivas
1991 "The Evolutionof Chiefdoms", T. Earle antropológicas Quito,Pontifícia
y críticas,
(ed.), Chiefdoms:Power,Economyand Universidad CatólicadelEcuador.
146 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 36 JULIO 2000

Haas,J. Nocete,F.
1982 TheEvolution ofthePrehistoric
State,New 1984 "Jefaturasy territorio:
Unavisióncritica",
York,ColumbiaUniversity Press. C P. U. Gr.9, pp. 289-304.
Hayden,B. 1989 El Espacio de la Coerción.La Transición
1995 "Pathways to Power: Principles for al Estado en las campiñas del Alto
Creating D.
SocioeconomicInequalities", Guadalquivir (España),BAR International
PriceyG. Feinman(eds.),Foundationsof Series492, Oxford,TempvsReparatvm.
SocialInequality,NewYork,PlenumPress, O'Shea,J.y Barker,A.
pp. 15-86. 1996 "Measuring Social Complexity and
Johnson,A. y Earle,T. Variation:A CategoricalImperative?", J.
1987 The Evolutionof HumanSocieties, Arnold(ed.), EmergentComplexity. The
Stanford, Stanford University Press. EvolutionofIntermediate Societies,Ann
Kristiansen,K. Harbor, InternationalMonographs in
1991 "Chiefdoms,States,and Systemsof So- Prehistory, pp. 13-24.
cialEvolution", T. Earle(ed.),Chiefdoms: Paynter, R.
Power,Economy andIdeology, Cambridge, 1989 "TheArchaeology ofEqualityandInequal-
CambridgeUniversity Press,pp. 16-43. ity",AnnualReviewofAnthropology 18,
Maisels,Ch. pp. 369-399.
1987 "ModelsofSocial Evolution:Trajectories Renfrew, C.
from theNeolithic totheState",Man(N.S.) 1974 "Beyond a SubsistenceEconomy:The
22, pp. 331-359. Evolution of Social Organization in
1990 The Emergenceof Civilization.From Prehistoric Europe",C. Moore,C. (ed.),
Huntingand Gatheringto Agriculture, Reconstructing ComplexSocieties: An
Cities,and the State in theNear East, ArchaeologicalColloquium, AnnHarbor,
London,Routledge. AmericanSchool of OrientalResearch,
Manzanilla,L. pp. 69-95.
1997 "EarlyUrbanSocieties.Challengesand Rothman, M.
Perspectives", L. Manzanilla(ed.), Emer- 1994 "EvolutionaryTypologiesand Cultural
genceandChangeinEarlyUrbanSocieties, Complexity",G. Stein y M. Rothman
New York,PlenumPress,pp. 3-39. (eds.), Chiefdoms and EarlyStatesin the
Marcus,J. NearEast. TheOrganizational Dynamics
1998 "ThePeaksandValleysofAncientStates: ofComplexity, Madison,Prehistory Press,
An ExtensionoftheDynamicModel",G. pp. 1-10.
Feinmany J.Marcus,J.(eds.), Archaic Rowlands,M.
States, Santa Fe, School of American 1989 "A Questionof Complexity", D. Miller,
ResearchPress,pp. 59-94. M. Rowlands y Ch. Tilley (eds.),
McGuire,R. Dominationand Resistence,One World
1983 "BreakingDown CulturalComplexity: Archaeology3, London,UnwynHyman,
Inequality andHeterogeneity", M. Schiffer pp. 29-40.
(ed.),AdvancesinArchaeological Method Sahlins,M.
and Theory6, pp. 91-142. 1978 "Economíatribal",M. Godelier(ed.),An-
Miller,D. y Tilley,Ch. (eds.) tropologíay Economía,Barcelona,Ana-
1984Ideology, Power and Prehistory, grama,pp. 233-59.
Cambridge, Cambridge Press.
University Sanders,W. y Webster, D.
Nielsen,A. 1978 "Unilinealism,multilinealism, and the
1995 "El pensamiento tipológicocomoobstácu- evolution of complex societies", Ch.
lo para la arqueologíade los procesode Redmanetal. (eds.),Social Archaeology.
evolución en sociedades sin estado", BeyondSubsistence andDating,NewYork,
Comechingonia 8,pp. 21-45. AcademicPress,pp. 249-302.
MARCELO CAMPAGNO HACIA UN USO NO-EVOLUCIONISTA DEL CONCEPTO... 147

Sarmiento Fradera,G. Upham,S.


1993 "Tribusy cacicazgosarqueológicos:Una 1990 "Decoupling the Processes of Political
discusiónacercadel origende la estratifi- Evolution", S. Upham(ed.), TheEvolution
cación social",Boletínde Antropología ofPoliticalSystems.
SociopoliticsinSmall-
Americana27, pp. 95-108. scale SedentarySocieties, Cambridge,
Service,E. CambridgeUniversity Press,pp. 1-17.
1962 Primitive AnEvolu-
Social Organization: Weber,M.
tionaryPerspective, New York,Random 1992 [1922] Economíay Sociedad, México,
House. Fondode CulturaEconómica.
1984 [ 1975] Los orígenesdelEstadoy la Civi- Wolf,E.
lización,Madrid,Alianza. 1987 [1982] Europa y la gentesin historia,
Shanks,M. y Tilley,Ch. México,Fondode CulturaEconómica.
1987 SocialTheory andArchaeology,Cambridge, Wright,H.
PolityPress. 1977 "RecentResearchon the Originof the
Spencer,Ch. State",AnnualReviewofAnthropology 6,
1990 "On theTempoand Mode of StateFor- pp. 379-97.
mation:Neoevolutionism Reconsidered", 1984 "Prestate Political Formations",
Journal ofAnthropologicalArchaeology 9, W. Sanders, H. Wright y R. McC.
pp. 1-30. Adams (eds.), On the Evolutionof
1993 "HumanAgency,Biased Transmission, ComplexSocieties,Malibu,UdenaPress,
and the CulturalEvolutionof Chiefly pp. 41-77.
Authority", Journalof Anthropological Yoffee,N.
Archaeology12,pp. 41-74. 1979 "The Declineand Rise of Mesopotamian
1997 "Evolutionary Approachesin Archaeo- Civilization: An Ethnoarchaeological
logy",Journal ofArchaeologicalResearch Perspectiveon the Evolutionof Social
5, pp. 209-264. Complexity",AmericanAntiquity44,
Stein,G. pp. 5-35.
1998 "Heteogeneity,Power, and Political 1993 "Too ManyChiefs?(or,Safetextsforthe
Economy:SomeCurrent ResearchIssues '90s)", N. Yoffee y A. Sherratt(eds.),
intheArchaeology ofOld WorldComplex ArchaeologicalTheory:WhoSetstheAgen-
Societies",Journalof Archaeological da?, Cambridge,CambridgeUniversity
Research6, pp. 1-44. Press,pp. 60-78.
/';-=09 )(8*=-0/']