Está en la página 1de 4

Análisis crítico de la situación en relación: a la carrera: (Ing.

de petróleo),
la defensa integral, económica, social, política, de América Latina.
*Situación a nivel de la carrera.

La obligación del Gobierno venezolano de reordenar la amenazada (a lo interno y externo)


PDVSA ha llevado a las autoridades venezolanas a la acción más formidable en la lucha
contra la corrupción y el sabotaje, jamás conocida en la historia de Venezuela. Las
detenciones de Eulogio Del Pino y Nelson Martínez, los últimos máximos responsables en
la presidencia de la estatal petrolera y en el Ministerio de Petróleo, ocurre luego de
hallazgos sólidos que los involucran en una trama de corrupción e intervención con
propósitos de paralización de los procesos operativos de PDVSA. Esto se ha traducido en la
colocación de la principal industria nacional en un marco de suma vulnerabilidad.

*Situación a nivel de la defensa integral.

La "opción militar" aludida por el presidente estadounidense contra Venezuela ha estado en


marcha desde antes de sus declaraciones. En un escenario de guerra no convencional no son
de esperarse acciones militares convencionales. El caldo de cultivo es la "crisis
humanitaria" promovida por agentes nacionales e internacionales del antichavismo.

La cantidad de ejercicios militares comandados por EEUU es cada vez más creciente y
aborda varios aspectos de la acción bélica, sin embargo llama la atención que el elemento
"humanitario" está siempre presente, aún cuando se desconoce el aporte sustantivo de las
fuerzas militares estadounidenses ante eventos naturales con consecuencias trágicas

Sumado a que los medios internacionales junto a los gobiernos que se han declarado contra
Venezuela retoman el relato de "crisis humanitaria" en Venezuela para profundizar la
intervención como ejercicio de salvación más que como agresión. Está claro que detrás de
cada "ayuda humanitaria" de las potencias occidentales está una toma y ordenamiento del
territorio para sus intereses geopolíticos

*Situación a nivel económico, social, político, y de América Latina.


Venezuela y Rusia comparten el estatus de países sancionados por EEUU, instrumentos que
en su aplicación han limitado a ambos países aliados acceder al mercado financiero y la
utilización del sistema financiero ligado al dólar para transacciones y proyectos de
inversión.

Por su parte Venezuela sufre un voraz bloqueo financiero, económico y petrolero, que más
allá de limitar su acceso a los mercados de deuda, ha llegado al extremo de bloquear sus
transacciones más elementales para el pago de deuda externa y para la importación de
medicamentos y alimentos en un momento donde la población más lo requiere. Se abre la
posibilidad con el uso de criptomoneda que Venezuela y Rusia agilicen sus niveles de
cooperación y financiamiento, encontrando una ruta común para aumentar el
financiamiento en el campo energético, un área crítica para la sostenibilidad económica del
país en el mediano plazo.

Como parte de esa estrategia, PDVSA hace pocos (meses) 05/12/2017 comenzó a cotizar el
crudo venezolano en yuanes y se dio la orden de que los pagos e importaciones fueran
migrando progresivamente a bancos europeos y asiáticos, con el fin de sortear el bloqueo
financiero de EEUU. La criptomoneda venezolana, según las palabras de Maduro, sería una
especie de nuevo vértice en el marco de esa transición fuera del dólar. Producto de las
distorsiones creadas por Dólar Today en el mercado cambiario venezolano, las actividades
de minado de criptomoneda han venido creciendo

Junto con la manipulación a escala global de los precios internacionales del petróleo para
reducir la entrada de dinero al gobierno de Venezuela, Estados Unidos ha movilizado a las
entidades bancarias bajo su control para que hagan lo propio con el riesgo país, factor que
ha sido fundamental en la estrategia de exterminar las posibilidades de recuperación
económica frente al bloqueo financiero

Hay que destacar que las principales agencias de calificación de riesgo, Standard & Poor's
(S&P), Moody's y Fitch, que se encargan de analizar y clasificar los riesgos de los activos
de un país emitidos como títulos de deuda o bonos, también mantienen calificaciones
negativas con respecto a Venezuela
Representantes diplomáticos EEUU visitan varios países que lideran el Grupo de Lima
(México, Argentina, Perú y Colombia) en una campaña para aumentar la presión contra el
Gobierno venezolano y derrocarlo. Esto ocurre en medio de una disputa de las
superpotencias por los recursos naturales de la región, en particular los energéticos
(petróleo y gas).

El mayor consumidor mundial de materias primas (China) prometió impulsar el comercio


con la región, que actualmente supera los 200 mil millones de dólares. El comercio entre
China y América Latina y el Caribe se multiplicó por 22 veces entre los años 2000 y 2013.
En 2017 se llegaron a intercambiar bienes por un valor de 266 mil millones de dólares y la
meta 2025 es de 500 mil millones de dólares.

En el pasado, otros países criticaron la posición de EEUU al quedar plantados cuando


Trump decidió abandonar el acuerdo comercial transpacífico conocido como TPP. Por su
parte Rex Tillerson advirtió el pasado jueves a los países de América Latina respecto a una
dependencia excesiva en sus lazos económicos con China argumentando que "América
Latina no necesita nuevos poderes imperiales", esto antes de la visita a México, Argentina,
Perú y Colombia, países que funcionan como sucursales gringas en la región.

Es clara la disputa entre ambas potencias por la influencia en la región. De acuerdo con
datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el gigante
asiático es el primer mercado de destino de las exportaciones de Brasil y Chile, y el
segundo de Perú, Cuba y Costa Rica. Además, es el tercer país entre los principales
orígenes de las importaciones de la región. Le compra toda la soya que puede a Argentina;
Chile, el mayor productor de cobre del mundo, le destina un tercio de su producción; y
Venezuela coloca en China grandes cantidades de petróleo. Perú también le suministra
cobre.

Es notable que la influencia de EEUU en la región está siendo desplazada con un estilo
diplomático sin bombas ni golpes de estado, en este sentido muchos gobiernos prefieren
negociar con una potencia que no actúa de manera injerencista.
El Banco de Desarrollo Chino facilita préstamos a países latinoamericanos y africanos a
cambio de garantizar el suministro de petróleo y gas que energicen su Nueva Ruta de la
Seda. Entre 2005 y 2015, China otorgó a América Latina y el Caribe más de 100 mil
millones de dólares en préstamos, la mayoría a Venezuela, sin contar las multimillonarias
inversiones en los sectores petrolero y minero.

Además los intereses de la corporatocracia que gobierna EEUU articulan lo económico con
lo militar, van desde la concentración de reservas acuíferas en el sur argentino y el Acuífero
Guaraní hasta la zona andina y América Central.

También la biodiversidad es un factor clave para intereses farmacéuticos y biotecnológicos,


pues la Amazonía es la zona más rica en biodiversidad del mundo y le sigue la América
Central, territorios en los que los estadounidenses han instalado bases y realizado ejercicios
militares mientras otros son controlados por bandas paramilitares.

También podría gustarte