Está en la página 1de 7

Close this window to return to IVIS

www.ivis.org

Proceedings of the Southern European


Veterinary Conference and Congreso
Nacional de AVEPA

Oct. 18-21, 2012 - Barcelona, Spain

Next Conference:

Oct. 17-19, 2013 - Barcelona, Spain

Reprinted in the IVIS website with the permission of the SEVC - AVEPA
Published in IVIS with the permission of SEVC & AVEPA Close this window to return to IVIS

ENFERMEDADES RENALES EN REPTILES: ANATOMÍA, FISIOLOGÍA,


DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

Stephen J. Divers, BVetMed, DZooMed, DACZM, DipECZM(herpetology), FRCVS

Department of Small Animal Medicine and Surgery (Zoological Medicine), College of Veterinary
Medicine, University of Georgia, Athens, GA 30602-7390 USA

INTRODUCCIÓN

La enfermedad renal sigue siendo un caso veterinario frecuente en distintas especies de


animales. Se han publicado revisiones detalladas, y por tanto en esta ponencia solo se tratan
aspectos determinados1,2.

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA RENAL

Los riñones de los reptiles son pares, lobulados y de color marrón oscuro. La posición varía en
función del grupo taxonómico, pero suelen hallarse en la parte caudodorsal de la cavidad
celómica, mientras que en los iguánidos tienden a ser intrapélvicos. Los uréteres suelen ser
visibles, porque recorren y se insertan en las papilas urogenitales del urodeo. En las especies
que poseen vejiga (quelonios y ciertos lagartos), el orificio uretral se encuentra en la línea media
ventral del urodeo y conecta con la vejiga por una uretra ancha y corta. La vejiga tiene una gran
capacidad para almacenar líquido y uratos antes de ser eliminados. Los riñones son nutridos
mediante sangre arterial procedente de las arterias renales que derivan de la aorta dorsal, y
sangre venosa procedente de las venas portales renales. Las venas renales eferentes se
fusionan formando una vena renal única que drena cada riñón, y que a continuación se combina
formando la vena cava posterior. El riñón del reptil es metanéfrico pero posee solo unos pocos
miles de nefronas y carece de asa de Henle.

Se ha calculado la tasa de filtración glomerular (GFR) de varias especies empleando métodos de


aclaramiento, y los resultados oscilan en función del estado de hidratación. Midiendo la excreción
3
de iohexol, se ha observado que la GFR de la iguana verde es de 15-18 ml/kg/hora . En algunas
especies que poseen un método alternativo de excreción de las sales (como las glándulas
nasales de la sal del varano de arena, Varanus gouldii), aumentos drásticos de la osmolaridad
del plasma pueden no causar el esperable descenso de la GFR, porque suelen disponer de
mecanismos bien desarrollados de reabsorción post-renal de agua de la cloaca, el colon o la
vejiga4,5. En algunos estudios se han evaluado los efectos de la temperatura en la GFR de los
reptiles, pero sugieren que dentro del intervalo óptimo de temperatura, la presión arterial
sistémica y la producción de orina medias parecen ser prácticamente independientes de la
temperatura. No se comprende bien cómo se controla la tasa de filtración glomerular ni la función
tubular de los lagartos, pero se considera que depende básicamente de la arginina-vasotocina
(AVT). Este efecto parece ser independiente de la presión arterial sistémica y presuntamente se

Proceedings of the Southern European Veterinary Conference & Congreso Nacional AVEPA, 2012 - Barcelona, Spain
Published in IVIS with the permission of SEVC & AVEPA Close this window to return to IVIS

debe a una constricción de la arteriola glomerular aferente. La función tubular incluye la


regulación de agua, sodio, potasio, ión hidrógeno, calcio, fósforo y componentes nitrogenados.

Contrariamente a la creencia generalizada, el ácido úrico no es el principal producto de desecho


nitrogenado excretado por todos los reptiles, puesto que en función del nicho biológico, del
medio e incluso de la estación del año, los reptiles pueden excretar cantidades variables de
amoníaco, urea y ácido úrico.

Tabla 1. Productos nitrogenados de desecho excretados por distintos reptiles5.

% de excreción proporcional

Grupo taxonómico Amoníaco Urea Ácido


úrico

Tortugas acuáticas 20-50 20-50 0-10

Tortugas semiacuáticas 6-15 40-70 15-25

Tortugas de la selva 6 30 64
tropical

Tortugas del desierto 5 10-30 50-70

Cocodrilianos 25 0-5 70-75

Lagartos terrestres 0 0-8 92-100

Serpientes terrestres 0 0-2 98-100

El ácido úrico se filtra libremente por el glomérulo y se secreta hacia el interior del túbulo
proximal5. La secreción de urato requiere el transporte activo de urato contra un gradiente de
difusión desde la sangre al interior de la célula tubular proximal y difusión pasiva hacia el interior
del lumen del túbulo proximal. En túbulos con GFR y flujo tubular muy reducidos, la difusión
pasiva de urato hacia el interior del lumen cesa a medida que las concentraciones de urato se
igualan a ambos lados de la membrana luminal. La secreción de urato en el túbulo proximal
depende de la tasa de filtración glomerular y es directamente proporcional a la misma. Se filtran
electrolitos, como sodio y potasio, libremente por el glomérulo. La mayor parte del sodio
ultrafiltrado (y de agua) se reabsorbe desde la nefrona, el conducto colector, el colon, la cloaca o
la vejiga. Sin embargo, dado que la osmolaridad de la orina del uréter en general es menor que
la del plasma, el líquido reabsorbido desde el túbulo distal debe oscilar entre isosmótico e
hiperosmótico. En muchas especies, el colon, la cloaca o la vejiga son puntos de regulación de la
excreción de sodio y la reabsorción de agua más importantes que los riñones. El control de la
regulación del sodio y del potasio no está bien estudiado en los reptiles, pero se ha observado
5
que la AVT (arginina-vasotocina), la aldosterona y la temperatura ejercen efectos considerables .
Por último, no se ha confirmado experimentalmente la teórica ineficacia de la furosemida en el
riñón de los reptiles, que carece de asa de Henle. De hecho, estudios realizados en quelonios y
lagartos han puesto de manifiesto que la furosemida ejerce importantes efectos diuréticos

Proceedings of the Southern European Veterinary Conference & Congreso Nacional AVEPA, 2012 - Barcelona, Spain
Published in IVIS with the permission of SEVC & AVEPA Close this window to return to IVIS

aumentando las pérdidas de sodio, cloro, potasio y agua desde el riñón, el colon, la cloaca y la
vejiga.

ENFERMEDADES

En iguanas y otros reptiles se han descrito varias enfermedades renales, como los quistes
renales, la nefritis intersticial, la glomerulonefritis, la pielonefritis, la glomerulosclerosis, la
nefrosclerosis, la glomerulonefrosis, la tubulonefrosis, el edema renal, la amiloidosis, la gota, la
nefritis bacteriana, el adenoma tubular, el adenocarcinoma y el carcinoma adrenal metastásico
(interrenal)1,6. Se ha observado que las dietas altas en proteína causan hiperuricemia en iguanas
verdes7.

INVESTIGACIÓN CLÍNICA

Anamnesis: Cuando se pretende diagnosticar una enfermedad, es fundamental una anamnesis


detallada, especialmente en casos de sospecha de antecedentes de enfermedad renal, que a
menudo permite diferenciar entre la verdadera enfermedad renal aguda y la insuficiencia renal
crónica.

Exploración física: una exploración física exhaustiva siempre está indicada y debe incluir un peso
exacto del animal. Los reptiles con compromiso renal grave llegarán a la consulta deprimidos y
debilitados.

Hematología: Los aumentos patológicos del hematocrito suelen derivar de una deshidratación. El
veterinario también debe saber que la enfermedad renal crónica puede comportar una anemia no
regenerativa que puede enmascarar la hemoconcentración. A no ser que el animal presente
inmunosupresión, la infección o inflamación aguda suele dar lugar a heterofilia y/o azurofilia. En
los casos de enfermedad renal crónica, es más frecuente una disminución, concentración normal
o aumento del recuento de glóbulos blancos totales, y no es raro observar monocitosis.

Bioquímica clínica: durante la enfermedad renal pueden estar aumentados otros parámetros,
como la aspartato aminotransferasa, la creatinina fosfoquinasa, y la lactato deshidrogenasa, pero
al hallarse en tal variedad de tejidos, los hace marcadores poco específicos de lesión renal. Es
esperable que la enfermedad tubular dé lugar a un aumento de la pérdida en la orina de la
enzima del borde en cepillo, gamaglutamiltransferasa. La enfermedad glomerular grave puede
aumentar la pérdida en orina de albúmina y comportar una hipoalbuminemia. La enfermedad
crónica puede comportar hiperparatiroidismo renal secundario debido a una insuficiente
hidroxilación de la vitamina D3 por parte de los riñones o a una retención de fosfato que dé lugar
a hipocalcemia y a aumento de la secreción de hormona paratiroidea. Incluso dentro de la misma
especie, el género, la estación, la nutrición y el manejo pueden afectar considerablemente los
valores bioquímicos y, por tanto, los valores de referencia publicados deben interpretarse con
cautela.

El principal producto de desecho nitrogenado de los reptiles terrestres es el urato o ácido úrico;
no obstante, muchos quelonios acuáticos excretan cantidades considerables de urea, e incluso
de amoníaco. La hiperuricemia o uremia rara vez tienen lugar antes de que se haya perdido más
de la mitad de la función renal (>60%). La urea y la creatinina se consideran malos indicadores
de la función renal en la mayoría de especies. En las iguanas verdes, la proporción calcio:fósforo
puede estar invertida en muchos casos de insuficiencia renal, aunque no en todos. Se puede
regular el sodio y el potasio de forma importante a nivel extrarenal (por ejemplo, en las glándulas

Proceedings of the Southern European Veterinary Conference & Congreso Nacional AVEPA, 2012 - Barcelona, Spain
Published in IVIS with the permission of SEVC & AVEPA Close this window to return to IVIS

nasales de la sal). Es esperable una hiponatremia y una hipercalemia en caso de disfunción de


los túbulos distales, la cloaca, el colon, la vejiga o las glándulas de la sal extrarenales distales.

Tabla 2. Parámetros renales en machos sanos de iguana verde de 2 años de edad.

Hem Prote Albú Globu Calcio Fósforo Ácido úrico Sodio Potasio
atocr ínas mina lina
ito total Total Ionizado mmol/L mmol/L mmol/ mmol/L
es g/L g/L L
% mmol/L mmol/L [mg/dL] [mg/dL]
g/L

Media ± 30 ± 62 ± 25 ± 2 37 ± 6 3,0 ± 0,2 1,38 ± 1,32 ± 0,222 ± 148 ± 2,6 ±


DE 3 7 0,1 0,28 0,100 3 0,4

IC del 29- 59- 24-26 35-39 2,9-3,1 1,34- 1,21-1,44 0,181- 147- 2,5 - 2,8
95% 31 64 1,42 0,263 149

Urianálisis: el urianálisis es menos útil en reptiles que en mamíferos. El riñón del reptil no puede
concentrar orina y, por tanto, la gravedad específica de la orina tiene poca utilidad para evaluar
la función renal. Además, la orina renal pasa por el urodeo de la cloaca antes de entrar en la
vejiga y, por tanto, la orina vesical a menudo no es estéril. El cuadro clínico se complica aun más
por las alteraciones electrolíticas e hídricas que pueden tener lugar a través de la membrana de
la vejiga. No obstante, a pesar de estos inconvenientes bioquímicos, la orina del reptil es útil para
evaluaciones citológicas de inflamación o infección, así como para la identificación de cilindros
renales.

Radiografía: los riñones normales no siempre son fáciles de apreciar en radiografías simples; sin
embargo, las vistas dorsoventral y lateral (haz horizontal) suelen ser más útiles. Las radiografías
pueden poner de manifiesto renomegalia, urolitos radiopacos, mineralización macroscópica del
tejido blando, y gota intensa. En la iguana, los únicos órganos que ocupan el canal pélvico son
los riñones y la parte caudal del tracto gastrointestinal, y por tanto la renomegalia suele causar la
obstrucción extramural del colon con la consecuente constipación. Se administra una inyección
intravenosa en bolo de 800-1000 mg/kg de medio de contraste acuoso de yoduro (como iohexol),
y a continuación se realizan radiografías dorsoventrales y laterales seriadas a los 0, 0,5, 2, 5,
15, 30 y 60 minutos, manteniendo el reptil en su intervalo óptimo de temperatura específico de
especie.

Ecografía: la ecografía, empleando un transductor de sector de 7,5-10,0 MHz permite una


apreciación del tejido normal, así como de las mineralizaciones, quistes y otras alteraciones
anatomopatológicas macroscópicas. La ecografía también contribuye a visualizar el riñón para
realizar una biopsia transcutánea.

Endoscopia: el empleo de endoscopios rígidos de diámetro fino ha revolucionado la medicina de


reptiles permitiendo la visualización directa de una imagen en color ampliada de vísceras, como
los riñones, mediante una entrada quirúrgica pequeña a la cavidad celómica. En la iguana verde
y en las tortugas de agua dulce se ha validado una técnica endoscópica para la evaluación y
biopsia renal.

Proceedings of the Southern European Veterinary Conference & Congreso Nacional AVEPA, 2012 - Barcelona, Spain
Published in IVIS with the permission of SEVC & AVEPA Close this window to return to IVIS

Biopsia renal: en general, para llegar a un diagnóstico definitivo es fundamental una biopsia
renal, y puede realizarse por vía transcutánea, quirúrgica o endoscópica.

Evaluación de la función renal: Recientemente se ha observado que los estudios de aclaramiento


de iohexol son útiles para determinar la GFR en la iguana verde y que podrían emplearse
también en otros reptiles. El protocolo sugerido para medir la GFR de los reptiles es el siguiente:
1) contactar con el laboratorio para averiguar si realizan la prueba del iohexol y cuáles son los
requisitos para el envío de la muestra en la que debe calcularse la GFR; 2) asegurarse de que el
reptil esté hidratado y haya ayunado durante 24 horas; 3) pesar con exactitud e inyectar 75
mg/kg de iohexol por vía intravenosa (el cateterismo intravenoso reduce los riesgos de inyección
perivascular que invalidarían los resultados) en el momento inicial (tiempo 0); 4) extraer tres
muestras de sangre de 0,5 ml cada una a las 4, 8 y 24 horas post-inyección. Registrar los
momentos exactos de extracción de sangre, y enviar estos datos con las tres muestras de
plasma independientes al laboratorio para que se realice el análisis del iohexol y el cálculo de la
GFR.

TRATAMIENTO

Solo pueden tomarse decisiones acertadas sobre el tratamiento (incluida la eutanasia) si se ha


realizado un diagnóstico exacto. Hasta ahora, nuestros diagnósticos se han basado en gran
medida en determinaciones estructurales (como biopsias renales) y funcionales (como la del
iohexol) de la GFR. El tratamiento a menudo consiste en una fluidoterapia y alopurinol para
reducir la hiperuricemia. Estudios recientes en iguanas han mostrado que los niveles de ácido
úrico se pueden reducir en un 45% empelando alopurinol por vía oral a razón de 25 mg/kg al
7
día . Otras mediciones se centran en reducir más la lesión renal y cuidados de apoyo, como
garantizar la temperatura, humedad, alimentación y aporte de agua adecuados. Es aconsejable
reducir la excreción de residuos nitrogenados alimentando al animal con cantidades menores de
proteína de mayor calidad que contenga menos purinas. Además, también puede resultar
ventajoso regular la ingesta de sodio y potasio.

BIBLIOGRAFÍA
1. Hernandez-Divers SJ, Innis C: Renal disease in reptiles: diagnosis and clinical management.
In: Mader DR, (ed): Reptile medicine and surgery. 2nd ed. St Louis, Missouri: Elsevier,
2006;878-892.

2. Hernandez-Divers SJ: Green iguana nephrology: A review of diagnostic techniques. Vet Clin
North Am Exot Anim Pract 2003;6:233-250.

3. Hernandez-Divers SJ, Stahl SJ, Stedman NL, et al.: Renal evaluation in the healthy green
iguana (Iguana iguana): assessment of plasma biochemistry, glomerular filtration rate, and
endoscopic biopsy. Journal of zoo and wildlife medicine : official publication of the American
Association of Zoo Veterinarians 2005;36:155-168.

4. Minnich JE: The use of water. In: Gans C, Pough FH, eds): Biology of the Reptilia, Volume 12,
Physiology C. London: Academic Press, 1982;325-395.

5. Dantzler WH: Renal function (with special emphasis on nitrogen excretion). In: Gans C,
Dawson WR, eds): Biology of the Reptilia, Physiology A, 1976;447-503.

Proceedings of the Southern European Veterinary Conference & Congreso Nacional AVEPA, 2012 - Barcelona, Spain
Published in IVIS with the permission of SEVC & AVEPA Close this window to return to IVIS

6. Hernandez-Divers SJ: Endoscopic renal evaluation and biopsy of Chelonia. Vet Rec
2004;154:73-80.

7. Hernandez-Divers SJ, Martinez-Jimenez D, Bush S, et al.: Effects of allopurinol on plasma uric


acid levels in normouricaemic and hyperuricaemic green iguanas (Iguana iguana). The
Veterinary record 2008;162:112-115.

Proceedings of the Southern European Veterinary Conference & Congreso Nacional AVEPA, 2012 - Barcelona, Spain

También podría gustarte