Está en la página 1de 12

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN

PAULA ELIANA CESPEDES CACERES 2019

UNIVERSIDAD SANTIAGO DE CALI-SECCIONAL PALMIRA

FACULTAD DE DERECHO -SEMESTRE: VIII

SEMINARIO DE INVESTIGACIÓN II
Cuando hacemos referencia a la ética profesional del abogado hablamos de ciencia

practica basada en normas y principios morales relacionada con el bien común y buenas

costumbres, la ética profesional del abogado tiene una estrecha relación con la función

social de este, cuando el abogado se dedica a cumplir su labor de defensor de causas

humanitarias lo debe hacer promoviendo la igualdad y el respeto incluso más aún cuando

hace parte de alguna rama del poder publico ya que es el estandarte del estado social de

derecho los principios y valores enmarcados en nuestra constitución.

Actualmente se considera que la ética y moral en los profesionales en derecho ha

perdido su enfoque social, dado a esto se ha visto afectada la labor de muchos abogados,

como también se han presentado una serie de inconvenientes que han llevado a que la

abogacía pierda credibilidad y prestigio.

En ocasiones los abogados deben enfrentar situaciones que pueden colocar en tela de

juicio su profesionalismo, además actualmente la abogacía es una de las profesiones más

cuestionadas dado que la justicia de nuestro país se ha visto contaminada notoriamente con

la corrupción, a esto se suma que a diario en Colombia se exponen casos en donde jueces y

abogados no realizan de manera correcta su labor llevando muchas veces a que las personas

sientan que se están vulnerado sus derechos.

El derecho, es susceptible de convertirse en el más vil de los oficios; precisamente

porque es una actividad humana y, como tal, defectuosa. Todo el mundo coincide en que la

ejemplaridad y la honradez son virtudes que deben presidir la actuación de los

profesionales en este campo, en tanto que es escaparate y guía de la ciudadanía. La


existencia suficiente de situaciones, como el particular comportamiento de los abogados en

los tribunales de nuestro país, las faltas a la ética frecuentes en todo tipo de actuados

judiciales y aún dentro de las mismas oficinas de los abogados, tanto con clientes, con los

auxiliares de la justicia y hasta con los propios colegas, evidencian con claridad la gravedad

de la reputación profesional del abogado, correlativamente, revelan la necesidad de un

cambio de actitud, en el sentido de la condición de ser humano y su inherente libre albedrío,

toda vez, que voluntariamente tiene la facultad de tomar decisiones de acuerdo a los

fundamentos éticos de la profesión.

En consideración de lo expuesto anteriormente se evidencia que la incongruencia e

inconformidad va más allá de un planteamiento de normas positivas con carácter

coercitivo que por cierto ya existen en el ordenamiento jurídico , tiene más que ver con

una cultura de valores y principios que van desde nuestra idiosincrasia nacional de tiempos

de antaño hasta la actualidad , si bien existen normas disciplinarias que delimitan el actuar

y el “pensar” del abogado para no ser castigado también está en el ADN de la mayoría de

estos profesionales el creer que la astucia tiene que ver con la corrupción , la trampa y el

bordear la ley para efectuar sus ilícitos que en un 80% tienen que ver con ambición y

codicia de dinero o poder en las distintas ramas del derecho, en síntesis esta incongruencia

tiene su importancia en que por una parte hay ley , norma y disposiciones para que

estas situaciones puedan dejar de suceder o que sean menores los casos además con

castigos ejemplares pero de que vale que el positivismo lo demarque , si hasta quienes

deben estar revisando , sancionando y ejemplarizando (jueces-cortes-entes

especializados como el consejo superior de la judicatura-UNIVERSIDADES) de igual

manera se encentran dañados por esa codicia o coludidos con quienes lesionan la ley
por ende no hay garantías de que puedan sancionarse así efectivamente en papel

existan , solo unos pocas ocasionas logra suceder y dependiendo de la envergadura de

la parte involucrada o sus influencias.

El Derecho Disciplinario ha desarrollado sanciones para aquellos que en su ejercicio de

la abogacía atenten en contra de su debido cumplimiento la corrupción ha hecho que este

tipo de sanciones no se impongan o sencillamente se contemplen este tipo de actos, se ha

hecho alusión que desde las UNIVERSIDADES se debe crear conciencia que el abogado

es un instrumento para impartir justicia y que debe actuar en pro del mejoramiento de la

sociedad, además el abogado no puede ver a la persona que necesita de sus servicios como

un simple cliente, si no como integrante de la sociedad y si bien esta profesión no es

exactamente una vertiente de la sociología , o psicología estas si son ciencias auxiliares que

se han acogido para hacer más eficiente la abogacía es ahí donde los centros de formación

especialistas en la carrera o profesión deben de pulir más su manera de enseñanza puesto

que de nada sirve un profesional lleno de conocimiento literal , positivo y exacto de ley por

ley , código por código si éste no llega a entender el entorno que lo rodea y como debe

avanzar no solo siendo una enciclopedia jurídica técnica sino un profesional integro , que a

pesar de que quiere lucrase de manera legal con su conocimiento también ha de ser UNA

PERSONA CON SENTIDO SOCIAL.

Veamos pues en papel como está planteado el asunto, la cultura que se desea imprimir

se encuentra enmarcada en la legislación como en el Artículo 2 del Estatuto del Abogado se

define claramente cuál es la misión del abogado “ARTICULO 2o. La principal misión

del abogado es defender en justicia los derechos de la sociedad y de los particulares.


También es misión suya asesorar, patrocinar y asistir a las personas en la ordenación

y desenvolvimiento de sus relaciones jurídicas”, en el Artículo 47 del mismo,

encontramos los deberes del abogado: ARTICULO 47. Son deberes del abogado: 1o.

Conservar la dignidad y el decoro de la profesión; 2o. Colaborar lealmente en la recta

y cumplida administración de justicia. 3o. Observar y exigir la mesura, la seriedad y

el respeto debidos en sus relaciones con los funcionarios, con los colaboradores y

auxiliares de la justicia, con la contraparte y sus abogados y con las demás personas

que intervengan en los asuntos de su profesión. 4o. Obrar con absoluta lealtad y

honradez en sus relaciones con los clientes. 5o. Guardar el secreto profesional. 6o.

Atender con celosa diligencia sus encargos profesionales, y 7o. Proceder lealmente con

sus colegas”, en el Artículo 48 del mismo, encontramos las faltas del abogado:

“ARTICULO 48. Constituyen faltas contra la dignidad de la profesión: 1o. La pública

embriaguez consuetudinaria o el hábito injustificado de drogas estupefacientes. 2o. El

hábito de frecuentar garitos, lenocinios u otros lugares de mala reputación. 3o. La

provocación reiterada de riñas o escándalos públicos. 4o. La mala fe en los negocios.

5o. La dilapidación del patrimonio en perjuicio de los acreedores. 6o. La

administración o participación en negocios incompatibles con el respeto que exige la

abogacía. 7o. La utilización de intermediarios para obtener poderes o la participación

de honorarios con quienes lo han recomendado, y 8o. El patrocinio del ejercicio ilegal

de la abogacía o del ingreso a la profesión de personas de malos antecedentes o que no

reúnan las condiciones habilitantes. El abogado que cometa una de estas faltas

incurrirá en amonestación, censura o suspensión.”


Observando que la problemática no es claramente normativa se deslumbra que LA

RELEVANCIA de este tema en especial se ve impresa en la formación ético-profesional

de la abogacía desde el punto de vista cultural, podría pensarse que realmente es un

problema que abarca solo la ramas del poder público o solamente a las personas que se

encuentran efectuando esta profesión ya sea de manera privada o mediante entidades

estatales pero no el tema es relevante porque todas las profesiones se entrelazan para

formar una sociedad integra , en donde su estructura es como una pirámide de esfuerzos y

si una de esas piezas o peldaños que la conforman flaquea o se destruye desde su interior

es probable que toda la estructura se venga al suelo , si no fuese importante o

RELEVANTE esta situación no tendríamos opiniones filosóficas que nos permitieran

tener como estandarte la ética , la moral y la ley.

Distintas corrientes han desarrollado esta temática , generalmente se tiende a relacionar

la ética con la moral, decía Emanuel Kant “ El ser humano es un ser moral que este posee

la capacidad de razonar a partir de un conocimiento a priori”, decía Paniagua en su obra

“Derecho y Ética”, el estudio de la moral kantiana es el punto de inicio para un análisis más

complejo y riguroso en el tema, citando al anterior: “La ética de Kant es el punto de partida

obligado, en especial a lo referido a la caracterización de la moral, para cualquier

elaboración ulterior de la ética”(Paniagua, 1977), se encuentran diversas posturas desde

tiempos filosóficos hasta actualmente prácticos , este tema ha sido propuesto en

investigaciones modernas , trabajos , tesis de grado y posgrado como es el caso del

reconocido jurista colombiano SAMUEL SYRO GIRALDO.


Marcada la relevancia e importancia de la situación que nos compete como objeto

de estudio en donde existen opiniones o publicaciones no pocas de autores ya sean

reconocidos filósofos del derecho / juristas de la era antigua o juristas de la nueva ola

moderna y además con énfasis en los trabajos de un ponente colombiano se considera

que existen cantidad de material idóneo para llevar la investigación acabo y también

compromiso e interés de la investigadora y la sociedad.

La investigación que se lleva acabo por la suscrita es PERTINENTE , ya que se tiene

claridad que el número de personas afectadas por la falta de ética profesional del ámbito

jurídico no va simplemente encaminado a esa fracción dela población Colombiana que vive

o trabaja con el derecho , va más allá pues toca las fibras de cada individuo presente en este

país , pues la profesión tiene directa relación tanto con el manejo del estado por las altas

esferas de la sociedad como con las personas de escasos recursos económicos que se en

pisoteados por la corrupción que se emana o se imprime al profesional del derecho desde su

formación cultural, cada individuo , cada profesión debe de ser encaminada hacia la

igualdad y protección en un estado social de derecho por eso se suscita pertinente el estudio

y la remediación de este conflicto ético-jurídico-moral Colombiano.

La historia de Colombia pasada , y presente siempre se ha visto manchada con

escándalos de corrupción , que se ven desde los tiempos de las grandes alianzas con grupos

al margen de la ley para combatir otros grupos y coludirse con abogados , juristas y demás

profesionales del ámbito jurídico para tapar atropellos claro esta que no solo se ve la falta

de ética del profesional del derecho si no de otras profesiones más pero siendo este un

estado social de derecho se infiere que la abogacía una de las carreras y profesiones mas
importantes para la coexistencia del país , estado- nación como con sus pobladores

ciudadanos que tienen la calificación de personas , pasando hasta llegar los presentes

escándalos de corrupción en las altas cortes como el caso de uno de los magistrados

relevantes quien por a cambio de sobornos daba prevalencia pocos casos que se revisaban

mediante un mecanismo constitucional como la acción de tutela , esta delimitada entonces

la llamada CONTEXTUALIZACIÓN del problema y lo que se quiere es llegar por lo

menos a plantear un mecanismo de conciencia y actuación efectivo para que la corrupción

por lo menos departe de esta profesión sea mínima o se vuelvan a retomarlos principios

humanistas del derecho y eliminar la codicia.

Según lo planteado, aunque la dimensión normativa esta delimitada por la legislación

esta en muchas ocasiones es burlada , quebrantada o lesionada por que los profesionales del

derecho ponen sus intereses económicos por encima del interés social general debido a la

vulneración o el desconocimiento de los principios inherentes al estado social de derecho

que es efectivamente el modelo de estado que desde la constitución del años 1991 adopto

Colombia , esto nos ubica más esta problemática en una dimensión axiológica, se tendrá

que implementar una corrección de manera simultanea entre la cultura (moral-ética) y la

ley, tal vez un acapice legal reforzado con una política social mas fuerte desde la niñez

hasta la edad adulta donde se forman estos profesionales lógicamente sin afectar su

desarrollo.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

1. “Los legisladores de casi todos los países se han preocupado por adoptar estatutos

que contengan las principales normas de ética a cuyo cumplimiento se sometan los

abogados en su ejercicio profesional. En la expedición de tales estatutos han tenido

decisiva influencia las opiniones expuestas por los colegios de abogados y la

jurisprudencia de los tribunales. En algunos de estos países, inclusive, se ha

confiado a dichos colegios la función judicial consistente en calificar la conducta

profesional de sus miembros e imponer sanciones a quienes incurran en transgresión

de las normas de la ética”. (GIRALDO,1983) ETICA DE LA ABOGACIA

PARTE I.

2. “La cuestión de ¿qué significa la ética del abogado? resulta ser una pregunta

compleja. Una primera respuesta puede ser la formal. La ética del abogado consiste

en no cometer aquellas conductas que se encuentren prohibidas en el Código de

Ética, en el Código Disciplinario o en el Código Penal. Otra respuesta puede ser

más holística, y consiste en decir que, aunque existan códigos de ética que

establecen claramente las conductas que no pueden cometer los abogados, se debe

construir un criterio más amplio para decir qué es lo ético. Por ejemplo, se dice que

el abogado debe tener una conducta intachable y actuar correctamente”. (LA

ETICA Y EL DERECHO UNA RELACION INSEPARABLE -Gonzalo A.

Ramírez Cleves Profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Externado

de Colombia)
3. “El Derecho y la Moral son, pues, para Hobbes, sendos regímenes de coexistencia

fundamentalmente estructurados por el Estado. La autoridad pública, investida de

28 poder absoluto, es la que debe determinar, mediante respectivos órdenes

normativos, la juridicidad y la moralidad de los actos humanos. Es el de Hobbes,

por lo tanto, un sistema ético condicionado por la voluntad estatal”.

(DEONTOLOGIA DEL ABOGADO UNILIBRE -SECCIONAL BOGOTA

FACULTAD DE DERECHO)

4. “El hecho de pertenecer a una profesión hace socialmente útil al individuo. El

profesional ejerce una función necesariamente para la sociedad y esta tiene interés

en facilitarle su labor reconociéndole derechos y privilegios indispensables para el

buen ejercicio de la profesión” (Savatier, 1947: 14-34) Savatier, J. (1947).

Profesión liberale. París: Libraire generrale de droit et de jurisprudence.

5. (Bielsa, 1945: 80), menciona que “el jurista no debe, ni aun en los momentos más

difíciles de su vida, olvidar los principios que forman precisamente el espíritu de la

justicia y el sentido de seguridad jurídica que debe sostener, profesar y enseñar,

sobre todo cuando la pasión política, el odio y la ofuscación de los partidos o las

facciones hacen olvidar las garantías jurídicas establecidas en la Constitución y en

las leyes, en defensa de la vida, del honor y de la propiedad.” Bielsa. R. (1945). La

abogacía. Buenos Aires: Editorial Depalma

6. En la Sentencia C-290/08 la Corte Constitucional esboza los casos en los cuales

los abogados mediante el ejercicio profesional inadecuado ponen en riesgo los

derechos fundamentales: ABOGADO-Ejercicio profesional inadecuado pone en

riesgo derechos fundamentales La Corte ha sostenido que el ejercicio inadecuado o

irresponsable de la profesión, pone en riesgo la efectividad de diversos derechos


fundamentales como la honra, la intimidad, el buen nombre, el derecho de petición,

el derecho a la defensa y, especialmente, el acceso a la administración de justicia,

así como la vigencia de principios constitucionales que deben guiar la función

jurisdiccional como son la eficacia, la celeridad y la buena fe.

7. “El Abogado que se conduce a la ética, es capaz de destruir cualquier sometimiento

que implique la renuncia a algún ideal, le convierte en un ser humano libre, soñador,

un buen profesionista distinguido por su valor, por su amor a la justicia y otras

buenas cualidades que sólo pueden ser consecuencia de una educación basada en

valores y principios”. (Carmona, 2007: 174) Carmona, B. (2007). La ética en la

práctica del abogado. Derecho internacional: Ciudad universitaria.

8. “Al obtener conocimientos sobre deontología y ética del abogado, muchos de los

profesionales se arraigan a hacer de sus prácticas ilícitas, ya que conforme a la

dogmática existente en el derecho disciplinario comprobar la falta resulta algo

difícil para la determinación de la conducta, en el evento de demostrar actuar con

absoluta honradez” (De la Responsabilidad Profesional de Abogados en el Marco del

Código Ético, 25).

9. “En ejercicio de su libertad, el abogado tiene la posibilidad de aceptar o rechazar un

asunto, así como de rechazar el mismo en cualquier fase del procedimiento

adelantado, siempre que no se produzca indefensión o se cause perjuicios al cliente

y el compromiso ético - jurídico de expresar su franca opinión sobre el asunto

encomendado, sin dejar lugar a reservas reticentes ni defraudaciones a su cliente”.

(Merlano, 2010: 110) Merlano, J. (2010). La responsabilidad jurídica de

abogados y administradores de justicia en el derecho colombiano: Universidad

del Norte.
10. La falta del abogado no se consuma en un solo momento, sino que permanece en el

tiempo, es decir, constituye una de las que se denominan ejecución permanente.

Consejo Superior de la Judicatura. Sentencia 16 de septiembre de 2003. MP.

Temístocles Ortega Narváez, lo que implica que las practicas se arraigan al

sistema de principios y ética creados por el legislador, se acoja al principio de

legalidad en el desenvolvimiento de sus actos.