Está en la página 1de 1

¿Vale la pena reciclar?

(Adaptación)
La respuesta es por demás obvia, claro que vale la pena. El reciclaje no es una moda que
llega y pasa; reciclar es pensar en el medio ambiente, en la contaminación, en los recursos
naturales como el agua, la madera, la materia prima y otros. Con frecuencia se escuchan o se
leen mensajes a favor de volver a usar objetos desechados en vez de utilizar nuevos. Se han
hecho campañas exitosas para concienciar a la gente a reciclar. En escuelas y colegios los
estudiantes llevan a cabo proyectos de reciclaje con el afán de crear conciencia y obtener
beneficios económicos. Lo cierto es que, el reciclaje genera una serie de beneficios desde el
punto de vista económico y ambiental.

Evidentemente, el beneficio económico de esta actividad depende de la demanda de la gente


de productos reciclados. Un ejemplo tenemos el uso del papel, la mayoría compra papel normal
porque resulta más barato, ya que se hace en grandes cantidades. Si la demanda de papel
reciclado fuera mayor, el costo de producción sería más bajo. Otro caso es el de las botellas de
plástico, de gran demanda en la actualidad, ya que, con ellas se fabrican un sinnúmero de
objetos, por eso es rentable su recolección y su venta. Pero, lo que sí es seguro es, que, con la
venta de cartón, papel, botellas plásticas y otros objetos reciclables, ganamos todos. Ganan las
personas que han hecho del reciclaje su trabajo y medio de vida, pero, el medio ambiente y la
naturaleza son los más beneficiados, porque con el uso de objetos reciclados se evita la tala de
más árboles, la extracción de materias primas de la tierra para la fabricación de nuevos objetos.
“Se pueden salvar grandes cantidades de recursos naturales no renovables cuando en los
procesos de producción se utilizan materiales reciclados. Los recursos renovables, como los
árboles, también pueden ser salvados”. (Hernández, 2016). Como dice el autor, solo
reutilizando materiales en la elaboración de nuevos productos se podrían salvar recursos
renovables y no renovables.

Reciclar, en definitiva, genera múltiples beneficios en diferentes ámbitos. En el ámbito


económico, ya que se convierte en el sustento de vida de muchas familias que se dedican al
reciclaje; pero, sobre todo, en el ámbito ambiental, porque la naturaleza descansa de ser
explotada para la generación nuevas cosas. Papel, cartón, vidrio, plástico y otros materiales
pueden ser recolectados, procesados y vueltos a usar. Reciclar es cuestión de actitud e interés
y, si tú lo haces, es seguro que otros también lo harán.

Bibliografía
Hernández, M. (2016). La importancia de reciclar. Quito, Ecuador: Editogram.