Está en la página 1de 2

ANALISIS DE JURISPRUDENCIA

Dicha sentencia CAS. N° 4922-2015 CUSCO, llevada a cabo el 25 de agosto 2016 en


Lima, en el siguiente proceso de nulidad de testamento, interpuesto el recurso de
Casación por la parte demandada, la señora Juana Ruperta Ccolqque Huacac contra la
sentencia del 3 de Noviembre de 2015, declarándola improcedente la demandada y
reformándola, la declararon fundada en parte.
Dicho recurso ha sido procedente por el Supremo Tribunal, por las causales de
infracción normativa de los artículos 219 numeral 3, y 723 del Código Civil; e infracción
normativa del artículo 139 numerales 3 y 5 de la Constitución Política del Estado, que
hace referencia a “Son principios y derechos de la función jurisdiccional: 3. La
observancia del debido proceso y la tutela jurisdiccional. 5. La motivación escrita de las
resoluciones judiciales en todas las instancias, excepto los decretos de mero trámite,
con mención expresa de la ley aplicable y de los fundamentos de hecho en
que se sustentan”.
La materia jurídica en discusión se centra en determinar si corresponde declarar la
nulidad de la cláusula cuarta del testamento por escritura pública otorgado por el
causante Juan Ccolqque Huañec.
Uno de los fundamentos de la sala más relevante es que recae en que el debido proceso
es un derecho complejo, conformado por un conjunto de derechos esenciales que
impiden que la libertad y los derechos de los individuos sucumban ante la ausencia o
insuficiencia de un proceso o procedimiento, o se vean afectados por cualquier sujeto
de derecho – incluyendo el Estado- que pretenda hacer uso abusivo de éstos.
Diríamos entonces que en este contexto, la vulneración del debido proceso se configura
al caso en particular, en que el desarrollo del proceso, no se han respetado los derechos
procesales de las partes, se han obviado o alterado actos de procedimiento o si la tutela
jurisdiccional no ha sido efectiva o se deja de motivar las decisiones o se realiza en
forma incoherente, en clara transgresión de la normatividad vigente.
Si bien se ha declarado la procedencia excepcional por la causal de infracción normativa
del artículo 139 numerales 3 y 5 de la Constitución Política del Estado; sin embargo, se
aprecia de autos que la Sala Superior ha empleado en forma suficiente los fundamentos
que le han servido de base para adoptar determinada posición, los mismos que resultan
congruentes a la pretensión y los hechos establecidos en autos; toda vez que, ha
establecido que al haberse verificado que el causante dispuso vía testamento de los
bienes que correspondían a la sociedad conyugal, este acto jurídico deviene en nulo por
resultar un imposible jurídico que deben ser analizadas a través de las causales
materiales; consideraciones por las cuales las referida causal resulta infundada.
En cuanto a las causales materiales, tenemos que se denuncia la infracción del artículo
219 numeral 3 del Código Civil y del artículo 723 del Código Civil, por cuanto la instancia
de mérito sostiene que la cuarta cláusula testamentaria es nula, por ser un imposible
jurídico, al ser contraria a Ley y al orden público; aplicando el artículo 723 del Código
Civil que regula la legítima y la porción disponible, confundiendo la legítima y la herencia,
por lo tanto incurre en interpretación incorrecta de dicho artículo.
Debemos tener presente entonces que de conformidad con el artículo 660 del Código
Civil, el contenido de la herencia está constituido por los bienes, derechos y
obligaciones; en ese sentido se podría decir que a raíz de la herencia un sucesor,
el heredero, se sustituye en las posiciones jurídicas activas y pasivas del
causante, asumiendo el universo de tales posiciones jurídicas, sea en el todo o en
una porción alícuota, esto de conformidad con el artículo 735 Código Civil.
Por otro lado, la legítima constituye la parte de la herencia de la que no puede disponer
libremente el testador cuando tiene herederos forzosos, ello acorde a lo establecido en
el artículo 723 del Código Civil. En ese sentido, apreciamos evidentemente que si bien
se tratan de instituciones que guardan relación, resultan diferentes, pues el concepto de
herencia es más amplio que el de la legítima.
De la revisión del recurso, se aprecia que la recurrente a través de la infracción
denunciada considera que la sala de mérito confunde los conceptos de herencia y
legítima, lo cual no resulta correcto; pues, de la revisión de la sentencia de vista, se
aprecia que el Colegiado Superior al efectuar el análisis respecto a la nulidad del
testamento, en el punto 3.3. de la sentencia, analiza las normas que regulan la legítima
y su libre disposición, lo que lleva a concluir que el testador y progenitor de los sujetos
procesales sólo podía disponer libremente del tercio de sus bienes, debiendo respetar
la legítima restante; argumento que resulta congruente con lo establecido en las normas
del Código Civil, artículo 723, o por una parte de los bienes que conforman el activo de
la misma (artículos 725, 726 y 727 del Código Civil), estando en error la parte
demandante, porque esta considera que la Sala Superior solo toma en consideración
los bienes patrimoniales señalados en el testamento y no las liberalidades, dando entre
ver que el causante pudo haber realizado en vida atribuciones patrimoniales, por tanto
no resulta congruente analizar dicho argumento ya que no es materia de debate.
En consecuencia, en cuanto a la nulidad de la cuarta cláusula testamentaria
contenida en el testamento por escritura pública otorgado del causante Juan Ccolqque
Huañec, declaro que los quince bienes inmuebles fueron adquiridos por su persona y
su difunta esposa; sin embargo, en la cláusula cuarta, dispone de la totalidad de los
mismos, cuando solo le correspondía disponer del cincuenta por ciento (50%) más la
novena parte; y es, por ello, que al haber dispuesto de todos los bienes se incurre en la
causal contenida en el numeral 3 del artículo 219 del Código Civil; por cuanto el
objeto del testamento resulta jurídicamente imposible. Y, si bien, se señala
que ello habría transgredido la legítima, ello debe entenderse en la medida que se
han comprendido en esta, bienes que no pertenecían al testador y que por el contrario,
a partir de la muerte de este, la cónyuge Ceferina Huacac ya habían sido transmitidos a
sus herederos en el porcentaje que la ley establece.
Finalmente, en base a las consideraciones expuestas, la Sala Suprema, en aplicación
de lo señalado en el artículo 396 del Código Procesal Civil, declararon INFUNDADO el
recurso de casación interpuesto por la demandada Juana Ruperta Ccolqque
Huacac, de fecha 09/12/2015 y en consecuencia, NO CASARON la sentencia de vista
de fecha 03/11/2015.