Está en la página 1de 2

Hunab Ku

El mundo esta lleno de dogmas, creencias y religiones


donde cada una tiene su historia, mitos y costumbres que
suelen ser practicadas por sus seguidores. Ciertamente
cada una de estas puede llegar a venerar o adorar a una
deidad en específica o varias deidades, ahora bien, en el
caso de los mayas veneraban a Hunab Ku a quien
consideraban el mayor de todas las deidades.

De los dioses mayas, Hunab Ku es el padre de todos


puesto que lo reconocían como el único dios vivo y
verdadero, considerado como el dios de la creación, ya
que por medio de él se hizo el universo y nacen todos los
seres vivos.

¿Porque tiene tanta importancia Hunab Ku en los dioses mayas?

Hunab Ku en la religión maya era muy importante pues lo consideraban el corazón que
coordinaba todo el universo, era la fuente de energía que conectaba a todo ser vivo y quien
transmitía la información de todo. Así mismo, los mayas creían que este dios se
manifestaba a través de ondas las cuales podrían ser de luz, sonido, energía, pensamiento y
amor.

Como Hunab Ku estaba en pleno crecimiento y desplegándose por todos lados, se dice que
propició la formación de los planetas, soles, estrellas, a todo ser vivo capaz de sentir y
pensar, por tal motivo nacen hombres, mujeres y niños quienes en un futuro serían las
próximas estrellas.

Manifestación de agradecimiento para este Dios.

Los dioses mayas tenían varios sistemas de comunicaciones y por tal motivo nace un
sistema de telepatía llamado Hunab Ku 21 (árbol de la vida y conocimiento galáctico), era
enfocado en la conciencia y se tenía que practicar diariamente.

Estaba estructurado en cuatro fases, la primera llamada estándar cósmico enfocado al


tiempo, la segunda fase llevaba por nombre armonía cósmica era todo lo relacionado a la
vida, la tercera fase se llamaba cubo cósmico y se definía por los sentidos y por ultimo
esfera última, en ella se podía encontrar todo lo relacionado a la mente.
Con esta práctica se buscaba rendir tributo a Hunab Ku por ser el dios de todo y todos, por
ser el participe en darle toda la vida al universo.