Está en la página 1de 173

(:"0/'11111

1'110H(¡I'
1\)11"
ti 1// 1/11/111/',
1"'OI"'MlII', tllIl'IIII'
I',IIH, 1,""/11'11
NllI'ltllI

11111111
1111

Id 1'I11I1l',IIIH
Hlnl,llIllI\
Veritas
d(l 111 1\",/1(1,1111111 tlll (:1"111\1111111t' 111
LJI\:-;:-l, HIIH 1,I'IIIiIl.lOHMil 01'1,1111,11,1 Il
Fundamentos
111 iIIVOHI,i¡.(III',liÍlI dll IIIH 1',lilIHI,I'"IIH
do 111 I,IIO"¡II I'tOf{1I0HI', 11,1
VII y 111 ló- ~ G.,K'I,(/l"sánQ'v de la teoría leninistai de la
gi(;1I dilll(¡(;I,II,II,
ro::;(¡i'i(,OH 10H ¡i1'oldl\lIlIIH
do IIIH OIOIII,IIIH I'i-
11111,111'11101'1 ~
verdad y crítica
.•..

Y 111 (;I'Hil;1I dI) 111 1'¡loHol'lll y 111


glloHooJogill idulIl iHLIIH (;0111,(\111 "oní- ~
JlO"::;, MOIIOgl'lI1iIlH: (;"oNI'%i/lll
prnglnalismo
lerialislno
mo!lumo, 1\)!,I1; Nl/I/,II-
dlatécllco
Ild

Ilo los
'~
~
de las concepciones
conceplos,
la crisis
11,(;('1'1'1/

1!JliJ, y 8l l('n¿nil/IIM) 1/
del I)ensarnlonlo filoslJ- ~
idealistas modernas
¡ico u¡,¿rg/~és, '1971,.
G, Kursánov os asiduo 1)lII'Lici- ,~'

siums
pante filosóficos
de los congrososinte:L'llIlCiolluloH,
'Y IllilllJO-
Sus trabajos se han tl'udocido u
varios idiomas y so han p'll hl iClldo
en diferentes países dol JTIllllrlO.

. T E 'o R I A y CRITICA

La presente monografía os 11 na
investigación original del pro!Jlo-
ma central de la teoría del cono-
cimiento, el problema de la vo r-
dad. El autor se apoya en la::; as
ideas y los enunciados básicos de +:1
los clásicos del marxismo-lell iJl i::;- Ul
mo relacionados con estas cues- '.-4
tiones y brinda una concretizaciúlI U2~
de las tesis
materialismo
más importantes
dialéctico en la doc-
de.l ~O.,.-4'g
s:llol;l

trina ¡sobre la verdad, propone uua s:lco1=!


defilllción propia y una estructura (1.).- éi3
de la verdatÍl como sistema de .las Et~>
as~
categorías gnoseológicas. En la se-
gunda parte del trabaju se ofrece ~O~
una crítica argumentada de l.as s:lCDCO
principales concepciones de la ~~~
verdad
idealista
mantenidas
contemporánea
por la filosofia
y se de- ~S
muestra su inconsistencia teórica
y se revelan los procesos de crisis ~
que transcurren en la filosofía y
la gnoseología burguesas.
Teoría y critica

G. KUTsánov

Veritas
Fundamentos de la teoría
leninista y critica de las
de la. verdadidealistas
concepciones
modernas

Editorial Progreso

Moscú
Traducido del ruso por Pérez Castul PROLOGO

"Verdad": magna palabra ...


Hegel

1'. A. K Y p.e A H o B
MCTI1HA La verdad ha simbolizado siempre algo elevado, noble
OCIlOBhI JIeIlHIlCltoH TeopHIl liCTIlHhI .v significativo. De la cadena de oro de los sacerdotes egip~
11 I,pHTFma cOBpeMeRRhIx "íos pendía una piedra preciosa, símbolo de la verdad.
IlAea~IlCTIlqeCKIlX KOIl~en~Hll
I'~nla antigua Hélade la verdad no sólo era hija del tiem-
1Ia ucnanclf,o.M &3bZl.e po: de Saturno, sino también madre de la justicia y la
v irlud. En las aspiraciones y sueños de los alquimistas
IlIedievales la verdad extrae el oro del barro; el diaman-
le, del yacimiento, y la luz, de las tinieblas. Los lucha-
dores contra la inquisición en la época del Renacimiento
due1araban con orgullo y osadía que la verdad brilla con
© Traducción al español IlIz propia y no conviene ilustrar las mentes con la llama
Editorial Progreso 1977 de las hogueras. El gran Leonardo situaba por encima de
10<10 la belleza de la verdad. En el frontispicio de la En-
,'ídopedia francesa Diderot imprime el símbolo de la ver-
Impreso en la URSS dad y la filosofía con su proyección hacia el futuro de la
razón humana. En la famosa estatua de Cavelier, que
R 11103-817 rupresenta a la verdad en la imagen de dama de severa
014(01)_77268-77
hoL!eza, rayos dorados se esparcen por todo el mundo
4 G,KURSANO\l PROLOGO 5

portando la luz inextinguible y la fuerza de la verdad. la doctrina comunista los ideólogos burgueses se afanan
No es fortuito que el gran escritor proletario Gorki crea- por emplear toda suerte de teorías, ideas y concepciones,
ra la imagen del corazón rutilante de Danko, cuyo res- hasta las más anacrónicas, conservadoras y medievales.
plandor de fuego iluminaba el verdadero camino de la Pero al mismo tiempo pretenden con insistencia crear e
lucha por la libertad del pueblo, que los heroicos revolu- inventar nuevas concepciones y doctrinas con la aspiración
cionarios rusos recorrieron para transformar el mundo. de expresar "el espíritu de la época", de replantear los
Todo esto significa que la proceridad y nobleza de la problemas de la vida contemporánea. Se impone hacer
verdad pertenecen a las fuerzas del progreso, el humanis- una apreciación correcta y exacta de todas estas doctri-
mo y la razón, y no a las clases y partidos políticos his- nas, dar una veraz respuesta a todos estos complejos pro-
tóricamente obsoletos. La verdad y el comunismo se en·· blemas de la actual lucha ideológica. La verdad es amar-
cuentran profundamente unidos. Toda la práctica histó- ga -señalaba V. I. Lenin- y, con frecuencia, no la dis-
rico··social de nuestra época muestra al mundo la fuerza tingues enseguida entre los oropeles de los rótulos políti-
arrolladora y la veracidad de las ideas del comunismo. cos de moda y las instituciones políticas sensacionalistas.
Los comunistas miran con franqueza y valentía la ver- Entretanto, la época moderna es la de una grandiosa
dad de cara, su conocimiento es indispensable para el revolución científico-técnica, en cuyo proceso tiene lugar
triunfo del comunismo. Hace ya muchos años, el joven un incesante relevo de doctrinas científicas, se ponen de
Engels expresó este pensamiento con brillantes palabras: manifiesto los vínculos multiformes y complejos de las
lo mismo que el águila, el verdadero entusiasmo del cono- distintas teorías, se entrelazan ideas y conceptos científi-
cimiento no teme los oscuros nubarrones de la especula- cos viejos y nuevos, surgen y se sustituyen hipótesis di-
ción ni el aire enrarecido de las altas capas de la abstrac- versas, a veces paradójicas, cuya veracidad es, con fre-
ción, cuando de lo que so trata es volar al encuentro del cuencia, muy difícil de establecer, por cuanto la verdad,
Sol de la verdad. como se decía ya en la antigüedad, está oculta "en lo pro-
Per aspera ad astral fundo del pozo".
La actual época de renovación revolucionaria general
,: ;.1· :l:-
del mundo ha planteado de la manera más radical y cru-
da los problemas del significado y el papel histórico de
El dinamismo de nues1.l'()tiempo carece de precedente todas las doctrinas sociales y teorías políticas, de todas
en la historia. El torrente I'()volucionario de la actualidad, las formas y tipos de ideología, los problemas de la ve-
cuyas esclusas gigantesca.e: abrió Octubre de 1917, demues- racidad y la eficiencia de todos los valores humanos, de
tra la extraordinaria prornndidad y la pluriformidad de los conceptos y las ideas, su lugar e importancia en la
las transformaciones ocunidas ()Jl todas las esferas de la compleja y contradictoria vida de los hombres de nues-
vida humana. Se producen (~RlUbiosradicales incesantes en tro tiempo, en la grandiosa lucha de las fuerzas sociales
el mapa político del mundo, los acontecimientos políticos de la contemporaneidad.
se despliegan con una rapidoz inusitada, los enfrenta- El problema de veracidad de las doctrinas y teorías
mientos y conflictos entre las fuerzas sociales adquieren más importantes de nuestra época ha cobrado particular
un carácter cada vez más agudo y consecuente, la lucha significado no sólo en el plano gnoseológico, sino también
de clases presenta als más diversas, y hasta inesperadas, en el social.
formas. La emulación histórica entre los dos sistemas socio-
Las relaciones ideológicas contemporáneas son excep- oconómicos mundiales ha demostrado ya, en el presente,
cionalmente complejas. Chocan aquí las doctrinas y opi- la superioridad del socialismo sobre el capitalismo. Esto
niones más diversas y contradictorias. En su lucha contra significa que la propia historia demuestra la veracidad
6 G. KURSANOV PROLOGO 7

del socialismo, de sus principios e ideales, su conformidad de ahora, la antorcha de la verdad pertenece a la doctri-
con los auténticos intereses de millones de seres y los na revolucionaria del proletariado, y no a la cosmovisión
objetivos del verdadero progreso de la sociedad humana. de las clases burguesas.
y al mismo tiempo, todo esto significa que, a pesar de Esto es lo que determina la necesidad y la lógica de
las afirmaciones declarativas y arbitrarias de toda clase la creación de una teoría auténticamente científica de la
de críticos del socialismo, la práctica histórica y social de verdad precisamente en la filosofía del marxismo-leninis-
la época contemporánea confirma Íntegramente la veraci- mo, que revele la lógica objetiva de la evolución de la
dad del marXlismo-leninismo, que ha conquistado ya las existencia social, la dialéctica de las contradicciones in-
mentes de la humanidad progresista. La práctica históri- ternas del desarrollo social, que sea la base teórica del
ca de los movimientos revolucionarios actuales demues- verdadero humanismo, socialista, revolucionario y que
tra brillantemente la verdad del marxismo-leninismo como sintetice las regularidades del proceso cognoscitivo.
fuente imperecedera de pensamiento revolucionario y De esta manera, la verdad, en su más elevado sentido
de acción revolucionaria. Es por ello lógico que sea pre- y significado, halla ubicación adecuada en la filosofía
cisamente esta doctrina la que abra e ilumine a la huma- del marxismo-leninismo, en toda la ideología científica y
nidad el único camino cierto hacia la felicidad y el pro- revolucionaria del comunismo. La verdad es imprescin-
greso. dible para la cosmovisión científica de la clase obrera y
Esta veracidad asegura a la doctrina de Marx y Lenin de todas las masas trabajadoras, penetra todas sus ideas
una enorme fuerza que actúa sobre toda la vida y principios, todos sus conceptos y concepciones. Define
moderna. No es la fuerza la que determina la 12~rdad,co- internamente el valor de su filosofía y conclusiones prác-
mo preconiza la filosofía de la agresión y la reacción, si- ticas, fundamentadas multilateral y profundamente por
no la verdad la que determina la fuerza, como enseña el sus verdaderos principios e ideas. Ninguna de las doctri-
marxismo-leninismo. nas sociales del pasado, incluyendo las más progresistas
Todo esto prescribe el lugar especial y el significado -las concepciones de los ideólogos de la Gran Revolu-
del problema de la verdad en la cosmovisión del marxis- ción Francesa y la filosofía de los demócratas revolucio-
mo-leninismo. La verdad se transforma en un componente narios rusos- contenía en sí la Verdad con mayúscula,
orgánico de la concepción filosófica de la clase obrera. To- por cuanto en su comprensión de los fenómenos históri-
das las partes integrantes de esta cosmovisión revolucio- cos emergÍa, ante todo, su limitación de principios teóri-
naria, tanto la teoría del socialismo científico, como la cos. Esto engendraba la incapacidad de tales doctrinas
doctrina económica y la filosofía del materialismo dialéc- para descubrir las vías y las perspectivas del desarrollo
tico e histórico, están impregnadas de veracidad objetiva, verdaderamente progresista del hombre y la humanidad.
de profunda cientificidad. Precisamente la esencia del Lo mismo pudiera decirse de las concepciones de los gran-
marxismo-leninismo como concepción filosófica de la cla- des socialistas utopistas, que, aunque contenían ciertas
se obrera consiste en la unidad orgánica de su carácter ideas y pronósticos reales, no brindaban, sin embargo, una
revolucionario y la veracidad de todos sus principios y interpretación verdadera de la esencia de los procesos so-
tesis, expresión de la verdadera naturaleza del mundo ciales. Precisamente eso determinó todas las frustraciones
circundante y las leyes objetivas de su desarrollo. La fi·· de sus utopías socialistas en la práctica.
losofía marxista-leninista revolucionaria encarna la ver- El hecho de que Robespierre sea la verdad de Rous-
dad del desarrollo histórico mundial, la verdad de la vida seau o, como dijera Hegel, la idea de Rousseau en acción,
y la lucha de la clase obera y de todos los trabajadores, todavía no significa que las propias ideas de Rousseau,
la verdad del futuro de toda la humanidad. El marxismo- con toda su importancia para la suerte de Europa, sean
leninismo es el portador de la razón y la verdad, y, des- la auténtica verdad, la Verdad con mayúscula.
8 G. KUnSANOV PROLOGO 9

La inmensa fuerza del marxismo-leninismo reside en no puede servir de base a la correcta predicción del fu-
su capacidad para prever científicamente los futuros fenó- turo desarrollo.
menos en el desarrollo del mundo, los futuros aconteci- La aplicación de la teoría del desarrollo al análisis de
mientos históricos en el desarrollo de la sociedad humana. la realidad tiene una importancia exclusiva para garan-
Aquí la verdad revela su significación desde un nuevo tizar una verdadera previsión científica. El futuro es. el
aspecto, en la "dimensión futurológica". Todos los prin- resultado del desarrollo delpresente, por esoLsu previsióIl
cipios de la previsión científica desarrollados en la fi- es posible: a) mediante un análisis exacto, objetivamente
losofía del materialismo dialéctico están impregnados de fiel del presente, y b) .con. el análisis de las leyes del
la idea de la verdad objetiva; la previsión científica sólo desarrollo del presente, de las tendencias yperspectiyas
es posible cuando se conocen objetivamente la esencia y del movimiento de lapJ:'ºpia reaUªad lllaterial~.La dialéc-
las leyes del propio mundo material. V. 1. Lenin señaló tica materialista es la verdadera teoría del desarrollo; por
reiteradamente que los futuros acontecimientos sólo pue- tanto, el análisis dialéctico es la condición indispensable
den preverse mediante el profundo estudio del verdadero y, all mismo tiempo, el principio básico de la previsión
estado de cosas. Desde el punto de vista gnoseológico, es- ,:1
científica que permite establecer el carácter y la direc-
to significa la necesidad de llegar a la verdad objetiva ción del desplazamiento del presente hacia el futuro y
como base teórica de la previsión científica. ~I
11
revelar las leyes que rigen dicho movimiento.
Por el contrario: todas las formas de previsión y los i; La previsión científica, cuyos principios básicos se han
pronósticos que carezcan de base científica, que no se elaborado en la filosofía del materialismo dialéctico, no
asienten sobre los principios de la veracidad objetiva del pretende predecir 'los futuros acontecimientos con exacti-
conocimiento, no tienen ninguna significación real y, tar- tud calendarial, con precisión y detane, como acostum-
de o temprano, acaban derrumbándose ante la realidad. bran los profetas y oráculos religiosos. En la previsión
Por eso, entre otras razones, V. 1. Lenin decía que la científica se trata de revelar las tendencias dominantes,
profecía milagrosa no es más que una fábula. En caml?io, las líneas principales del desarrollo hist6rico y sus resul-
la profecía científica, es un hecho l. tados trascendentales y decisivos. V. 1. Lenin dijo más
El análisis económico y político de las condiciones his- de una vez que Marx y Engels pudieron equivocarse en
tóricas concretas y las leyes de la lucha de clases, el aná- lo parcial, los detalles, pero que pronosticaron con asom-
lisis de la distribución de las fuerzas de clase en el mo- brosa precisión y fidelidad los principales acontecimien-
mento histórico dado, el análisis de los fundamentos cla- tos históricos de la época: la inevitabilidad de la revolu-
sistas de la lucha de las diferentes fuerzas políticas en ción socialista, el establecimiento de la dictadura del pro-
el país y en las condiciones dadas es un principio impor- letariado, el carácter mundial de la futura guerra, el tras-
tantísimo de la previsión científica de los procesos del de- lado del centro del movimiento revolucionario a Rusia, y
sarrollo social. Se trata del análisis científico de clase que otros.
significa, al mismo tiempo, una visión verídica de las re- La brillante confirmación de las tesis más importan-
gularidades del desarrollo de la sociedad que determinan tes del marxismo-leninismo por la práctica del desarrollo
el futuro de las relaciones sociales, el destino y las pers- social es, al mismo tiempo, la demostración de la veraci,·
pectivas en las diferentes clases y sus nuevas interrelacio- dad de los principios por los que se guía en el análisis y
nes. En cambio, el cuadro falso, no verdadero, de las re- la predicción de los acontecimientos históricos en desa-
laciones sociales existentes, privado del análisis de clase, rrollo. La verdad de los principios del marxismo-leninis-
mo determina la verdad de su pronóstico respecto al pro··
ceso histórico mundial conducente de forma inevitable al
1 Véase: V. 1. Lenin. Palabras pro/éticas, Obras Completas, triunfo del socialismo y el comunismo.
5a ed. en ruso, t. 36, pág. 472. ti
1
10 G. KURSANOV .1 PROLOGO 11

V. 1. Lenin fue un genio de la previsión científica. El \ capacidad para dar respuesta adecuada a las más impor-
gran escritor proletario Máximo Gorki decía que Lenin tantes cuestiones de la existencia y el conocimiento, pro-
supo prever, como nadie hasta él, lo que habría de ocu- movidas por la vida y la lucha de la humanidad en nues-
rrir, por cuanto su lógica férrea, pero flexible, mostraba el tra época.
futuro lejano en formas perfectamente concretas y reales. Hubo ocasión, en las históricas jornadas de la Gran
A la pregunta de cómo Lenin veía el nuevo mundo, Gorki
respondió: "Y se despliega ante mí un grandioso cuadro
] Revolución Francesa, en que la burguesía ascendente y
progresista proclamó el culto a la Razón humana; el de-
del mundo como gigantesca esmeralda bellamente labrada creto de la Convención francesa, del 20 Brumario de 1793,
con el trabajo de la humanidad libre. Todos los hombres quedará para siempre en la memoria de los descendientes
son juiciosos y cada uno está dotado del sentido de res- como uno de los documentos más brillantes y famosos de
ponsabilidad personal por todo lo que crea y lo que le aquellos días revolucionarios. En su período de auge, la
rodea. En todas partes, ciudades jardines con majestuo- burguesía promovió pensadores profundos y extraordina-
sos edificios. Las fuerzas de la naturaleza, sometidas y rios, afan?sos buscadores de la verdad, comenzando, al
organizadas por el intelecto del hombre, trabajan por do- menos por Francis Bacon (Baron de Verulam). Aspira-
quier para él que ¡al fin! se ha convertido en amo y se- ban a encontrar el camino y los medios para conocerla,
ñor de los el'ementos" 2. :l desarrollaron concepciones de la verdad, donde se contenía
La fuerza y la efectividad de las previsiones leninistas una enorme riqueza de ideas racionales que ingresaron
se deben precisamente a la profunda veracidad de las en el fondo de oro del pensamiento filosófico mundial.
ideas y principios del marxismo-leninismo, a diferencia y
por oposición a la sociología burguesa, basada en la com-
I Pero ya a mediados del pasado siglo el cuadro cambió.
La roja bandera, de la burguesía revolucionaria en otros
prensión falsa, idealista de los fenómenos históricos y en tiempos, fue tomando color rosa, después se hizo amarilla.
el método metafísico de pensamiento que, por su natura- Actualmente, la burguesía culmina su recorrido histórico
leza, no puede revelar las verdaderas leyes del desarrollo bajo la bandera parda y negra de la reacción. El culto a
de la sociedad. La previsión verdadera en la sociología la Razón ha sido ya hace mucho sustituido por el culto
burguesa, basada en principios no verdaderos, es orgáni- al "Ser supremo". La búsqueda de la verdad deja paso
camente imposible. "No se puede calcular correctamento al enfoque pragmatista de la investigación científica, que
cuando se lleva camino de perecer" 3: esta apreciación de se transforma, precisamente desde el punto de vista de la
Lenin expresa la esencia de todas las concepciones bur- verdad, en la cosmovisión pragmática de la burguesía, lo
guesas contemporáneas, la flaqueza interna de las ideas que prácticamente significa una traición a la verdad. Ha-
y principios de los futurólogos burgueses, por cuanto la ce tiempo que la verdad ya no está del lado de la bur-
verdad no puede pertenecer a la cosmovisión de las cla- guesía. La ideología de la clase que abandona la arena de
ses sociales históricamente desahuciadas. la historia mundial se sitúa en contradicción con la ver-
La práctica histórica de la época moderna, en tanto dad y las leyes de la razón humana. Los intereses de cla-
confirma la verdad del marxismo-leninismo, revela la vi- se de la burguesía contemporánea se encuentran en fran~
ciosidad e inconsistencia de la ideología burguesa, su in- co conflicto con el curso objetivo de la historia.
No es casual, por ello, que una de las tendencias do-
2 V. 1. Lenin y A. M. Gorki. Cartas, recuerdos y documentos, minantes en la filosofía del Occidente moderno es la con-
Moscú, 1958, pág. 214. (El subrayado es mío. - G. K.)
3 V. 1. Lenin. La política interior y exterior de la Rep ríblica. traposición de la ideología a la ciencia y la filosofía a
Informe sobre la gestión del CEC de toda Rusia y del Consejo la ciencia, proveniente de la sociología del conocimiento
de Comisarios del Pueblo al IX Congreso de los Soviets de toda ,,:',
de Karl Mannheim. Esta tendencia halló una expresión su-
Rusia, O. C., t. 44, pág. 303. mamente clara y multiforme en el XIV Congreso Inter"
12 G. KURSANOV Pll.OLOGO f3

nacional de Filosofía (Viena, 1968) y el XV (Varna, dos los medios al marxismo, calumniar al socialismo y al
1973) .J?1!8sencia consiste en la negación de la cientifici- comunismo. Mas en lo tocante a la política de los Esta-
. dael ..de .la ide()logíª. en general, .la negílción precisamente dos capitalistas podemos coincidir con Ricoeur cuando
_cªº"J,ª. VElracidíl<l.opjetiva de Ja~ ..formaEl.icleológicas.En líl. habla de la ausencia de la verdad en la política estatal,
_id.E:JQIQgíaes ..doIlde :'3e.determinall -según ellos- Jas_~_ª- de la presencia sólo de la "verdad subjetiva en el Estado".
t¡)goríªsvaloratiyas,que no tienen a priori ningún signi- En esta interpretación sus filípicas tienen carácter acusa-
ficado verdadero. torio, pues, por lo visto, conoce bien la naturaleza del
---Es"innegable que con esto se persigue poner en duda Estado burgués.
la fundamentación científica de la ideología marxista-le- En este mismo plano debemos evaluar la declaración,
ninista, la veracidad objetiva de sus principales tesis y más reveladora aún, del sociólogo norteamericano H. Mor-
principios. Pero, al mismo tiempo -quiéranlo o no los genthau. Escribe: "La verdad amenaza al poder, y el po-
ideólogo s occidentales- la negación de la cientificidad der amenaza a la verdad. Cuando la verdad pone al des-
de la ideología marxista-leninista equivale al reconoci- nudo las pretensiones del poder, desagrada, por lo menos,
miento de la no veracidad de su propia ideología, lo que a los que tienen poder, por cuanto los coloca en las po-
constituye una manifestación de la tendencia general, pro- siciones de la defensa intelectual y moral" 5. Desde el pun-
pia de la cosmovisión de la burguesía contemporánea, que to de vista formal, Morgenthau habla en general de la
descansa en la falsa comprensión de la realidad, parti- verdad y del Poder; pero, por el sentido interno, esto se
cularmente de la naturaleza de las relaciones sociales. refiere íntegramente al Estado burgués contemporáneo
Lo sumamente . característico de esta tendencia es el cuya práctica analiza y sintetiza con toda objetividad en
afán de muchos filósofos y sociólogos occidentales de ne- este caso. Precisamente las clases dominantes pudientes
gar totalmente todo elemento de verdad en la política de de la sociedad burguesa temen la verdad; tienen miedo al
las diferentes fuerzas sociales de la contemporaneidad. To- desenmascaramiento de la naturaleza explotadora de su
memos un ejemplo de alta elocuencia. En su libro Histo- Estado, a la revelación de las verdaderas causas de los
ria y verdad el conocido filósofo francés P. Ricoeur su- contrastes sociales del capitalismo, a la verdad del mar-
braya la viciosidad de todo poder político, siempre hostil xismo-leninismo que muestra a millones de hombres el
a la "racionalidad". Según su opinión, en la esfera de auténtico camino para emanciparse de toda opresión y
las relaciones estatales no existe objetividad; son el "rei- explotación.
no de la mentira", donde actúan "criterios" puramente Sobre la base de lo dicho, podemos señalar un fenó-
"políticos" que nada tienen de común con la veracidad meno social nuevo en cierta medida y característico para
de no importa qué· ideas o principios. En calidad de ilus- el estado del espíritu de la sociedad burguesa contemporá-
tración Ricoeur se refier.e al fascismo con su violencia y nea: el fenómeno del miedo ante la verdad, que expresa
brutalidad, al modo de vida americano, teniendo en cuen- uno de los aspectos esenciales de su crisis espiritual.
ta, evidentemente, el gangsterismo y terrorismo político Nietzsche ya señalaba que el término "verdad" es mortal-
que le son propios, y, luego, al marxisllio con su "orto- mente peligroso para la burguesía; esto no es casual.
doxia monopolizada" (?l) 4. Esta combinación ecléctica ca- En efecto, el curso de los acontecimientos históricos
rece, por supuesto, de toda lógica real, excepto de la "ló- conduce indeclinablemente en la época actual al derrum-
gica" del anticomunismo, para la cual no existe ningún be de las relaciones sociales burguesas, a la desaparición
criterio objetivo más que la aspiración a denigrar pQr to- inevitable de las clases explotadoras, a la victoria de las

4 Véase: P. Ricoeur. Histoire et uérité, Paris, 1968, pp. 185-


186, 279. 5 The New Republic. 26'xU966, p. 9.
14
G. KURSANOV PROLOGÓ 15

nuevas fuerzas -las fuerzas socialistas- y a la sociedad de .cualesquiera verdades arbitrarias, subjetivo-humanas.
nueva, la sociedad socialista y comunista. Si se quiere, Esto ;(i.ltimo sirve con no menos eficacia en la argumenta-
en esto reside precisamente la verdad de la época contem- ción y justificación de cualquier política: siempre puede
poránea. Por supuesto que este rumbo de la historia es proclamarse como verdad cualquier afirmación que justi-
peligroso para la burguesía; pero no podrá evitar este fique o dé la impresión de justificar las acciones políti-
peligro y, precisamente por eso, la verdad de la historia cas correspondientes y, con ello, sirve a los intereses di-
es tan terrible para ella, para todas las clases reaccio- rectos de determinado grupo de personas. De hecho, la
narias dominantes.
proclamación de las "verdades libres" conduce -en su
En los tiempos de l'ancien régime feudal reaccionario aplicación político-práctica- hacia el pragmatismo típico,
en Francia, ya putrefacto y en el ocaso de la historia, su en el que no se trata de ningún criterio de la veracidad
sarcástico y brillante crítico Voltaire, que para obviar la objetiva.
censura hablaba de la "antigua Roma", escribía con amar- Involuntariamente viene a la memoria una declara-
gura que la ignorancia, el fanatismo y el miedo se en- ción sarcástica hecha por Winston Churchill que conocía
cuentran al servicio de la política, mientras la razón y su excelentemente el verdadero valor de las manifestaciones
hija, la verdad, han tenido que esconderse en un pozo altisonantes de sus colegas, los políticos del imperialismo,
profundo para no ser ahogadas por orden de tales "mi- entre los cuales él mismo ocupaba uno de los lugares más
nistros". Bernard Shaw señalaba, con no menos amargu- importantes. Cierta vez reconoció que la verdad es tan
ra, que en nuestros días y en uno de los países más ci- valiosa que debe ir acompañada por toda una escolta de
vilizados de Occid~nte revuelcan la Verdad, no menos de mentira. Entre las falsas declaraciones están, precisamen-
tres veces por sem·ana, en resina y pluma, la linchan, en- te, todas las afirmaciones de los ideólogos burgueses acer-
carcelan, golpean y deportan como indeseable; que esto ca de las verdades "libres" y "humanas", mediante las
es una ley común para todos los regímenes sociopolíticos cuales procuran ocultar la verdad a las masas del pueblo,
caducos que entran en pugna con la verdad de la historia rodearla de una escolta de palabras y declaraciones alti-
humana, con la verdad del progreso real. sonantes pero falsas.
La filosofía burguesa contemporánea se caracteriza, al Lo expuesto caracteriza brevemente las tendencias
mismo tiempo, por otra tendencia que, a primera vista, principales, determinantes, y los rasgos generales de la
tiene el sentido contrario. La palabra Verdad es real- comprensión de la verdad por los ideólogos burgueses con-
mente magna y no resulta tan sencillo revolcarla "en temporáneos. Esto podemos incluirlo, cónvencionalmente,
resina y pluma". Por este motivo, los ideólogos más pre- en las cuestiones de la sociología de la verdad, de la com-
cavidos y perspicaces de la burguesía procuran aprove- prensión de su lugar y significado en el sistema de las re~
char "la autoridad de la verdad" en interés de sus obje- laciones ideológicas de la sociedad burguesa moderna en
tivos, utilizarla y adaptarla para justificar la cosmovisión su conjunto. Estas tendencias generales ejercen en prin-
y la propia política de los Estados burgueses. Como toda cipio una influencia determinante sobre el carácter de
cosmovisión de la burguesía actual, la comprensión gene- las diferentes representaciones acerca de la propia verdad,
ral de la verdad adquiere carácter pragmático, que se ex- sobre el sentido general de las concepciones más signifi-
presa, naturalmente, en las más diversas formas: desde la cativas de la verdad, desarrolladas en las doctrinas y es-
justificación directa, franca de la política reaccionaria cuelas filosóficas más importantes. Pero el reflejo de los
por medio de verdades primitivamente pragmáticas, hasta factores sociales en las concepciones filosóficas y, parti-
la proclamación de la "filosofía abierta" con todas sus cularmente, en las gnoseológicas no es ni mucho menos
"verdades libres" y "ejercicios libres de la razón" que no unívoco y no puede abarcar todo lo concreto de su con-
reconocen ninguna clase de restricción en la construcción tenido. En cuanto a las numerosas concepciones de la
17
1H é. KURSANOV l'HOLOGO

vordad, desplegadas en la filosofía idealista moderna, de- La teoría de la verdad expuesta por el materialismo
!llanos hacer notar especialmente su relación concreta, dialéctico se encuentra en unidad orgánica con el carácter
a nque contradictoria por su carácter, con los diferentes
11
científico 'y revolucionario de la concepción marxista-le-
aspectos del proceso cognoscitivo. Este último ha adqui- ninista del mundo y expresa su veracidad objetiva pro-
rido un contenido excepcionalmente profundo y rico en funda, su adecuación al proceso histórico mundial. Esta
la época de la revolución científico-técnica del siglo XX, teoría se asienta sobre ideas y principios que determinan
de gigantescas escalas. Su verdadero carácter científico, su superioridad ante to-
El progreso del conocimiento científico -que por su das las teorías y concepciones, tanto del pasado como del
propia naturaleza adquiere verdadero sentido y carácter- presente, condiciona su enorme significado para el desa-
tiene lógicamente enorme influencia sobre las doctrinas rrollo del conocimiento científico y asegura su papel social
gnoseológicas en general y sobre la concepción de la VBr- de exclusiva importancia práctica. La teoría marxista-le-
dad en particular. La cosmovisión idealista dominante no ninista de la verdad, basada íntegramente en la práctica
permite desarrollar sobre esta base teorías consecuentes y histórico-social, actúa ella misma como arma en la lucha
adecuadas al conocimiento científico, pero no obstante, del hombre por cambiar revolucionariamente el mundo,
precisamente a consecuencia de la relación con el proceso por domeñar las poderosas fuerzas de la naturaleza de
cognoscitivo existen varias tesis plenamente racionales en acuerdo con sus intereses y se convierte en el más poten-
las respectivas concepciones de la verdad, cuyo menospre- te arma de realización del objetivo del hombre y la hu-
cio podría llevar únicamente a la apreciación incorrecta manidad encarnados en Prometeo.
de su lugar y significado en el sistema general de las La teoría de la verdad del materialismo dialéctico sir-
ideas filosóficas y científicas actuales. Estos elementos ra- ve de fiel brújula en el complejo laberinto del proceso
cionales tienen un contenido concreto condicionado por to- del conocimiento del mundo, para identificar las vías ver·-
da una serie de factores y que constituye la diferencia daderas y efectivas que conducen a la revelación de la
específica de la concepción dada de la verdad en compa- esencia interna de las cosas, al conocimiento de sus mul-
ración con otras. tifacéticas propiedades y relaciones, al descubrimiento de
Sin embargo, a pesar de toda la variedad concreta de las verdaderas leyes de su movimiento. Con ello, se trans-
las diferentes concepciones de la verdad desarrolladas en forma en poderosa arma del conocimiento científico, que
la filosofía idealista moderna, las tendencias generales an- indica las líneas correctas y las perspectivas del desa-
Les mencionadas se manifiestan inevitablemente, en unas rrollo de todas las ramas del conocimiento, de todas las
u otras formas, tanto en el carácter filosófico general de disciplinas científicas que, en su desarrollo, se subordinan
estas concepciones como en sus efectos principales y en el a las leyes gnoseológicas generales, con todas sus pecu-
papel social, objetivo que las mismas desempeñan en la liaridades y mutuas diferencias.
lucha actual de las ideas y los principios filosóficos y gno- La verdadera comprensión científica de los caminos
seológicos. desarrollistas del verdadero conocimiento, anticipados ya
En el materialismo dialéctico la teoría de la verdad en las primeras horas del "amanecer del intelecto huma-
so diferencia básicamonte de las concepciones de la ver- no" 6 en la filosofía hindú, constituye en nuestra época un
dad de la filosofía burguesa actual. Esto viene determina- importante factor tanto del progreso social general como
do, en fin de cuentas, por la contraposición, de la ideolo·· del científico-técnico. Con ello, la verdad se transforma,
gía comunista y la ideología burguesa, lo que, a su vez, no sólo en una magna palabra, sino también en magna
define la lucha ideológica en torno a las ideas filosóficas obra.
y gnoseológicas, incluidas las propias concepciones de la,
verdad. ' 6 S. Radjakrishnan. Filosofía hindú, Moscú, 1956, parte I.
2-01631
18 G. KURSANOV
PRIMERA PARTE
.. .. .,.

IDEAS Y TESIS PRINCIPALES


El objeto del presente trabajo es la verdad como ca-
tegoría gnoseológica general. Al examinar este problema
DE LA TE ORlA LENINISTA
nos planteamos la tarea de revelar el contenido de la teo- DE LA VERDAD
ría leninista de la verdad, mostrar su importancia a la luz;
del conocimiento científico moderno y la práctica social,
su superioridad sobre todas las concepciones de la verdad
de la filosofía idealista.

La teoría leninista de la verdad es la moderna teoría


del materialismo dialéctico, de la verdadera filosofía cien-
tífica creada por Marx y Engels. V. 1. Lenin se apoyó
en las ideas y principios generales promovidos por los fun-
dadores del marxismo y profundizó y elaboró de forma
multilateral los más importantes problemas de la teoría
del conocimiento del materialismo dialéctico, entre ellos y,
en particular, el problema de la verdad, con su valor fun-
damental para la teoría y la práctica. V. 1. Lenin no nos
legó ningún trabajo especial dedicado al problema de la
verdad, pero dejó sus hondas ideas, desarrolló toda una
serie de tesis cardinales de la teoría de la verdad, ofre-
ció importantÍsimas definiciones y formulaciones que al-
canzaron el significado de clásicas en la filosofía del ma-
terialismo dialéctico.
La doctrina leninista de la verdad -precisamente co-
mo teorÍa- tiene un carácter profundamente científico,
está consecuentemente calada por una auténtica objetivi-
dad, tiene estructura lógica interna, unidad interna de
2*
20 G. KURSANOV
Capítulo 1
sus ideas y principios rectores, de todos sus componentes,
PREMISAS y PRINCIPIOS
de todos sus conceptos y categorías, que forman en su
conjunto el consiguiente sistema científico, con un conte- DE LA TEORIA LENINISTA
nido concreto y determinado en su movimiento y desarro- DE LA VERDAD
llo ininterrumpidos. La teoría leninista de la verdad es
una doctrina rica y omnilateral que encarna la profun- l:oept'~ iXkr¡1'hct Mystv
didad, la riqueza y la multiformidad del pensamiento
científico y filosófico mundial, que refleja en formas teó- Heráclito
ricas superiores todo el tesoro y variedad de la práctica ... El genio de Marx estriba, precisa-
histórico-social de la humanidad en su honda esencia in-
mente, en haber dado solución a los
terna, en las regularidades generalizadoras de su infinito problemas planteados antes por el pensa~
y complejo desarrollo. miento avanzado de la humanidad.
Lenin

La teoría leninista de la verdad apareció en la arena


de la lucha de las ideas filosóficas, no, por supuesto, wie
aus der Pistole geschossen, como dijera Hegel, no co-
mo un destello súbito del genio en una noche oscura y
profunda. Fue el resultado histórico y lógico del desa-
rrollo de todo el pensamiento filosófico científico y pro-
gresista mundial, del análisis creador y la elaboración
crítica de los más cumplidos logros de la cultura espiri-
tual del Globo, la expresión de determinadas tendencias
de la época social y, en fin de cuentas, de su esencia
hondamente contradictoria. Al ser el desarrollo lógico de
la cultura filosófica progresista y científica del mundo,
la teoría leninista de la verdad se fundamenta y basa ló-
gicamente en los nuevos principios, en las ideas de la
nueva filosofía del materialismo dialéctico e histórico, en
las ideas filosóficas generales y gnoseológicas de C. Marx
22 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 23

y F. Engels, que revolucionaron el desarrollo del pensa- rencia obra de las generaciones precedentes en el domi-
miento filosófico mundial. Estas ideas exigen, ante todo, niO'de la ciencia y la actividad espiritual. Al mismo tiem-
examinar las premisas y principios básicos de las corres- po que asimila esta herencia la transforma creadoramen-
pondientes teorías filosóficas y científicas. te y, por _ello, "el curso de la historia nos muestra, no
En este plano, destacamos las siguientes premisas his- .el devenir de cosas ajenas a nosotros, sino nuestro de-
tóricas y teóricas de la teoría leninista de la verdad que, venir, el devenir de nuestra ciencia" 1. Si esto no fuera
a su vez, determinan sus principios fundamentales. así, toda la historia de la filosofía sería un "campo de
Desde el punto de vista histórico y, en gran medida, batalla todo él sembrado de cadáveres, reino, no sólo de
lógico, el primer elemento lo tenemos en el nexo genético los muertos, de personas corporalmente desaparecidas, si-
de la teoría de la verdad del materialismo dialéctico con no también de sistemas refutados, espiritualmente extin-
todo el desarrollo progresivo del pensamiento filosófico guidos, cada uno de los cuales mató y enterró a otro" 2.
mundial, con todas las concepciones y doctrinas racionales En realidad, la historia de las ideas filosóficas no es nin-
acerca de la verdad, creadas durante toda la historia de gún campo muerto, recorrido y abandonado para siempre
la filosofía. por el hombre ni la simple contemplación de cuadros de
Hasta Marx, en el desarrollo del pensamiento filosó- la linterna mágica, sino el desarrollo contradictorio, pro-
fico se habían expuesto no pocas ideas profundas y ra- fundo y rico, de la razón humana en su incesante empeño
cionales. Ante nosotros aparece una incalculable riqueza por descubrir la esencia y las leyes del mundo infini-
de valiosas ideas en la comprensión de la verdad en ge- to que nos circunda. En este sentido, la historia de las
neral, en el análisis de las vías y métodos del verdadero ideas filosóficas es' el proceso de desarrollo del verdadero
conocimiento, en el análisis de la propia categoría de la conocimiento de los fenómeJ;los dQI mundo que nos rodea,
verdad, en el examen de sus aspectos más importantes, que transcurre en lucha contra las ideas y los criterios
que encuentran su consiguiente expresión en los dife- falsos y acientíficos; proceso que expresa las tendencias y
rentes aspectos y definiciones lógicas. No es necesario los intereses de las diferentes fuerzas sociales.
ofrecer la enumeración sumaria de todos los elementos ra- Pero no podemos coincidir aquí totalmente con Hegel.
cionales en la comprensión de la verdad que contienen las Es innegable que la historia de la filosofía no es ningún
diferentes doctrinas gnoseológicas del pasado. Creemos "templo de recuerdos" ni la colección de imágenes del pa-
indispensable destacar, en primer lugar, aquellas ideas sado desaparecidas. El contenido de esta historia repre-
y postulados, incluso ciertas definiciones, que conservan senta productos del intelecto, y éstos no son nada transi-
un significado imperecedero para el desarrollo de la teo- torios. Y si en la historia de la cultura mundial sus va-
ría científica de la verdad, creada por el marxismo par- lores materiales -el lienzo, el mármol, el papel, así co-
tiendo de las más altas conquistas del pensamiento filo- mo las representaciones y los recursos- son transitorios
sófico y científico. Los hilos dorados de las ideas raciona- y, tarde o temprano, se destruyen y desaparecen, en la
les, sit venia verbo, (valga la frase), anudados en mu- historia de la filosofía, por el contrario, reina "el pensa-
chos siglos pretéritos, atraviesan, no sólo la corteza de miento, el concepto, la esencia imperecedera del espíritu,
los tiempos, sino también las pesadas y plomizas nubes donde no penetran ni la polilla ni los ladrones" 3. De esta
de obscuras y falsas concepciones y opiniones filosóficas idea general correcta, con gran significación racional en
y religiosas, y alcanzan su objetivo y empleo en las teo- la filosofía de Hegel y precisamente en consonancia con
rías y doctrinas verdaderamente científicas.
Una de las numerosas ideas profundas de Hegel está
en su pensamiento acerca de que la nueva filosofía tiene t Hegel. Obras, Moscú-Leningrado, 1939, t. IX, pág. 11.
2 Ibíd., pág. 23.
siempre como premisa el mundo espiritual existente, la he- 3 Ibíd., pág. 42.
24 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 25

su lógica, se deduce que, por lo visto, cada aspecto es ne- tóricamente necesarios en el desarrollo de las doctrinas
cesario para el desarrollo del espíritu, que ningún prin- acerca de la verdad, es decir, de aquellas ideas y tesis
cipio ni sistema de la filosofía están refutados, que cada que bien expresan un nuevo escalón en la investigación
elemento no es otra cosa que una adquisición de pensa- del problema de la verdad, bien revelan uno u otro as-
miento, etc. Por consiguiente, pensaba Hegel, todos los pecto del problema. En tal comprensión de la secuencia
sistemas y doctrinas filosóficos son igualmente necesa- histórica retornamos a la imagen de los "hilos dorados"
rios, lo mismo el materialismo que el idealismo; las con- en el proceso continuo de profundización y desarrollo de
cepciones idealistas religiosas y la doctrina dialéctica, la las ideas racionales en las doctrinas de la verdad, que
metafísica, el racionalismo y el agnosticismo. Todos son constituyen, precisamente, lo más valioso y notable que
aspectos históricamente necesarios del movimiento del fue y sigue siendo históricamente necesario para la ela-
espíritu, y todos ellos "llenan el pensamiento" en una u boración profunda y multilateral de la teoría de la verdad
otra medida. del materialismo dialéctico.
Cierto que en la historia real, hondamente contradic- Lógicamente, cada escalón de la línea general del de-
toria, de la sociedad de clases fueron inevitables y lógi- ~arrollo de las teorías de la verdad en la historia del pen-
cos los más diferentes sistemas y concepciones filosóficos, Jamiento filosófico no es, por supuesto, equivalente a 10&
expresiones de las tendencias y los intereses de las diver- demás. Cada momento histórico en el desarrollo es indi-
sas fuerzas sociales en cada uno de los períodos históricos. vidual, tiene su propio contenido concreto y es cualitati-
En este sentido, cada momento en el desarrollo de las vamente distinto- a los otros. Como es natural, el análisis
ideas filosóficas resultaba inevitable y, con ello, necesa- de todos estos momentos históricos en el desarrollo de las
rio. Sin embargo, esto no es una necesidad histórica del doctrinas sobre la verdad exige investigaciones especiales
desarrollo progresivo de las ideas científicas, una necesi- que desbordan el marco del presente trabajo. Por ello de-
dad del conocimiento real y racional del mundo. La cos~ bemos destacar, de forma general, sólo los momentos his-
movisión anticientífica, religiosa e idealista, por ejemplo, tóricos esenciales, determinantes, con significado primor-
no es, ni con mucho, una necesidad racional del desarro- dial en calidad _de premisas histórico-filosóficas para la
llo progresivo del conocimiento. Por cierto que el propio teoría de la verdad del materialismo dialéctico.
Hegel en su Enciclopedia diferencia con claridad los con- ],;LQ-EienJe. Aunque Hegel era muy escéptico valoran-
ceptos Wirklichkeit y Notwendigkeit. Por supuesto, no to- do la "sabiduría oriental", nosotros debemos constatar la
do lo que existe -decÍa- expresa la necesidad histórica presencia, en la filosofía de la antigua India --a nuestro
y se refiere a ella. Lo necesario es lo que se desarrolla juicio, la más característica de todo el Oriente-, de va-
conforme a las leyes, el movimiento inmanente hacia un liosas ideas y representaciones sobre la verdad y el cono-
e§GªlóneaAavez más alto del espíritu cognoscente, elmo- cimiento verdadero. Allí es donde surgen las primeras
.vimiento del propio espíritu materializado en ellPc11Ilc!Q. concepciones del conocimiento verdadero. Los. veqq§llª-
Si partimos de esta comprensión de la necesidad, resulta blan de tres vías para alcanzarlo:japercepción del lllllndo
que todo lo que no corresponda a la misma no debe ocu~ sensorial, laautoconciencia con su aIlálisis de las formas
par un lugar en la escala hegeliana de los momentos ne- .JéigiG.a;¡,_KªG!QIlªJe?,ylasllpercQnci.encia, encaminada a 11l
cesarios del espíritu en desarrollo progresivo.
Por eso es que en la teoría de la verdad del materialis- ~~~rt;:§~:t~~n~ll~f~in~e d~ªB~~I~~~.a~1
"'~_.. "._ .._,'..'_.".,..__.'.•. " , ,..•_._.
__",/_ .•._._ _ , '..,'.,,, ,,'. ' , .'. .--,.... .. ..' •....
". - ~isle~:is~~~~~
- '-~--.-"-_ ~-.".~, ,,'"","'.--"'" I

mo dialéctico no se trata de la repetición en sentido su- representa el eslabón gnoseológico superior que, en el CO-!
marial -en calidad de base histórico-filosófica- de to- nacimiento de la verdad, incluye las demostraciones lógi- \
das las doctrinas y concepciones acerca de la verdad, sino cas y reglas del juicio, el empeño por establecer el crite- !
sobre la apreciación de los momentos fundamentales, his- rio del conocimiento verdadero, culminando con la defini- \
26 IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ...
G. KURSANOV 27
.~

ción de la pram, o verdad, como conocimiento real Y0º= j do, el origen de las cosas, la sustancia universal, en una
necto, que significa el enfoque del propio concepto de la u otra forma; promovieron una serie de tesis en la com-
verdad. La penetración de las ideas y representaciones re. 1 prensión de los diferentes fenómenos naturales, que pue-
ligiosas en todas las esferas del pensamiento de la antigua den contemplarse como verdades analíticas, independien-
India impidió a sus pensadores elaborar un co'ncepto lógi- tes. Hegel definió con precisiónqlle .lo§ j<5Ili90spensqQC!:J1.,
co de la verdad, no obstante la variedad de sus diferen- pero rto. refle,xio.nabgn s!?bre.elpens(l:l11:.iento,. por eso,. en
tes ideas, puntos de vista y concepciones del conocimien- .s.1!ª_cº..l1e.e.llºiºIl~.~
}lº)lªytº~ªVfª jn YEls tig?-.(;!QP,
ge .lll.YElrda,d
to verdadero y dé las vías para su logro. Sin embargo, y CQI:!JmsigllJ,ficado generªLºQlllocªtegorJa,y, ..si11.eIIlP.ar-
a pesar de Hegel, el "destello del pensamiento" brilló con go, abr~IlJIIlQªllliIlO.hªQia sUC()lIlprElilf3i(¡n,.hacia el CQ-
suficiente claridad en Oriente. noci:¡:r;liElIl.Jo
verclªclElro.
Grecia. En el brillo de Oriente el espíritu, lo mismo H§ni~litQ contempla el conocimiento como conoci-
que el individuo, sólo desaparece; únicamente en Occiden- miento del A6yo~ que expresa la esencia de las co-
te fulgura el relámpago del pensamiento, crea su mundo sas. El verdadero conocimiento es el conocimiento de la
convirtiéndose en principio auténticamente creador: así esencia única del mundo, y no una simple suma de co-
versa la conocida tesis de Hegel que es cierta y no lo es. nocimientos de la pluralidad de la existencia. En el co-
Acabamos de convencernos de que no lo es. Pero si Orien- nocimiento de la verdad hay que seguir a lo universal,
te es la cuna de la civilización mundial, Grecia lo es de de aquí la necesidad de introducir el concepto general y
la civilización europea. Ocupa un lugar sumamente ex- el término verdad.
cepcional en la historia del pensamiento filosófico mun- En el fragmento 112 señala: crO(Pl-t¡ &Af¡~8CL ),É-Y8!'1
dial, en general, y en el desarrollo de las concepciones la sabiduría consiste en decir la verdad. Aproximada-
gnoseológicas y, la doctrina de la verdad, en particular. mente por este tiempo fue cuando Parménides introdujo
No sólo en la filosofía, sino también en la mitología el término aA Y¡~8!CL (en la primera parte de su obra
griega aparecen ideas y representaciones acerca del. co- Sobre la Naturaleza).
Jlocimientoraciollal, sobre la verdad y la previsión: Palas J)ern6crito dio el siguiente paso en la elaboración de
. Atell.e_a,8SJft 811Ca.J:11a.cióndeljuicio, la sabiduría y laver- la concepción de la verdad en la filosofía de la antigua
.dad; Ca.sa11dra, predicie]ldo siempre la verdad, perotrá- Grecia. El punto de partida de su doctrina gnoseológica
gicªllleIIJ~jl1.colI!preIldidª por .10s ..hombres. Y si la diosa es la distinción entre verda(1y opinión.geT)e,ra.Z aunque,
egipcia Isis declaraba con orgullo que nadie había levan- sin embargo, no tiene caráder· absoluto. Esta diferen-
tado nunca su manto de la verdad, los mitos griegos, por ciación presupone determinada conexión entre lo verda·
el contrario, están impregnados de otra tendencia: el lo- deramente real y lo aparente, entre el mundo del nóu-
gro de la verdad, el conocimiento de la perfección y la meno y el del fenómeno, el objetivo yel subjetivo. El
belleza del mundo circundante. camino del conocimiento de la verdad es complejo: está
La idea de la verdad cala en todas las principales es- oculta muy lej os, en la profundidad (del mar), en el
-cuelas filosóficas de la antigua Grecia, representada de ~ondo del pozo. Para alcanzarla hay que emplear diver-
numerosas formas, mostrando al mismo tiempo una deter- sos métodos y medios. Sus ideas culminan con el plan-
minada evolución in crescendo que llega. hasta la creación teamiento de la cuestión sobreJQs tres r:rit~[~O$dela ver~
de la primera forma histórica de concepción de la corres- dad, deacJ.l.JlxclocQnJQs.cliferentes tipos de conoe;,irrlÍent.o
pondencia de la verdad, enunciada por el gran Aristóte- de la natu,ra.leza: . sensaciones, juicio y conceptos.
les. La escuela Sócrates-Platón transmite el análisis del
Los jónicos sentaron los principios de la investigación probleIlladela,ye.rda.d ª lªesférad.~la lógic.a.,a la
de las vías para el conocimiento de la esencia del mUll- esfem .dElJa..sºªtegorías t.eórica§, .El. camino ..haciaJ.a._ ver-

I
28 G. KURSANOV iDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 29

dad. l:)s~l cªllli)1Q (le lªsíf!te.si$.Jeóri~a.. Se trata de la nar importantes facetas del pensamiento verdadero: cer-
neeesidad de reducir el eonjunto de conocimientos a un t tidumbre y no contradicción. Esto último también resuel-
único tipo común. La verdad apareee en su aspeeto ge- ve en principo el problema del criterio lógico de la verdad.
neral, eomo sabiduría en general; se eonvierte en el ob- En JY[ etafísica se formula la definición de la verdad
jeto y la materia de investigaeión, y precisamente la ver- que corona las ideas de Aristóteles y confiere determi-
dad como conocimiento puro que descubre la esencia, y nada integridad y perfección a sus concepciones. " ... La
no la variedad de la experiencia, dada por vía sensorial, ..verdad tieIleJllgareuand() laafir!naeióIlsEl refiere. a lo
la verdad unida a la belleza, la bondad y a la justicia QniMjJª ..~:~ts1~.)1c.tªJ.,.Y_Jª_Il~gªºjó.:¡l,.JL lq ....!ltsgregªQ.Q;
se encarna en la compleja imagen de Eros. en caso de la no-verdad se da una distribución inversa
El genio de. Arist.6telf.§.. eleva el problema de la ver~ (contradicÚJrúüi )94iC119 4".' Toda' estaconcepci¿il"es,
dad a nivel de su análisis científico. Su sistema de filo- históricamente, la primera forma de la teoría de la co-
sofía no tiene parangón en la historia del mundo anti- rrespondencia de la verdad que tiene como base un con-
guo. Su teoría de la verdad, es decir, su base lógiea, era tenido verdaderamente científico.
el producto de todo el desarrollo anterior del pensamien- Las concepciones gnoseológicas del Jiempo .heleníst.i-
to filosófico mundial, particularmente de las doetrinas eo: el escepticismo, el eclecticismo, las concepciones de
gnoseológicfls y lógicas, del conocimiento científico del los agnósticos se caracterizan por negar la autenticidad
mundo y de la actividad científica del propio Aristóteles: de los conocimientos humanos, de su objetividad. Esto
fundador de una serie de disciplinas científicas y, en condujo "lógieamente" a las representaciones irraciona-
fin de cuentas, producto de la vida soeiopolítiea desa- les y místicas sobre la emanaeión del conocimiento di-
rrollada y contradictoria de su época. vino. Las ideas y representaciones racionales acerca de
La comprensión general de la verdad tiene en Aris- la verdad y el conocimiento verdadero no encontraron
tóteles una profunda base ontológica. La filosofía o "la digno lugar en estas concepciones. '.
primera filosofía", es la doctrina sobre la esencia del ser, .Lª_._Ii)(lªª.lYH.4ig,_,-Q-c~e.l'lte. _y_Q~ciª?]1.te. Fue esta una
la ciencia teórica acerca de "los principios y las cau- época de influen~ia predominante de la ideología cleri-
sas"; por eso es el eonocimiento de la verdad real, la cal, presente en' todas las esferas de la vida espiritual
ciencia sobre la verdad. El eonocimiento de la verdad de los hombres. Pero, como regla, ya entonces comien-
es el conocimiento del mundo objetivo, el movimiento zan a penetrar. y desarrollarse sin cesar, dentro de la
del pensamiento humano en línea ascendente, hacia for- propia cosill'ovisión religiosa, las ideas racionalistas, an-
mas cada vez más complejas y profundas, hacia el sen- te todo, en la esfera de las coneepciones filosóficas y
tido y el significado universal. El conoeimiento verda- gnoseológicas. Los teólogos de la Edad Media no se li-
dero o científico se caracteriza por su (a) universali- mitan a la proclamación dogmática de la verdad de sus
dad, (b) necesidad, (c) demostrabilidad lógica. doctrinas; procuran crear la apariencia de fundamenta-
El Organon de Aristóteles está impregnado del prin- ción de sus dogmas religiosos. Además, pese a todas las
cipio de la veracidad objetiva de las formas del pensa- Qiferencias existentes entre la religión cristiana (Occi-
miento humano, su correspondencia con las propiedades dente) y la musulmana (Oriente) sus principales ideas
y las relaciones reales de las l?osas. Este principio trans- con relación a la verdad, su interpretación, los objeti-
mite al canon de los conocimientos de la época antigua vos del conocimiento verdadero e incluso los caminos
extraordinaria fuerza y valor heurístico. Las leyes ló- para 10grarIo son, si no idénticos, por lo menos muy
gieas del pensamiento, descubiertas por Aristóteles y parecidos. En este sentido, la dogmática del Islam no
consideradas por él los principios generales y más fide-
dignos del conocimiento, estaban llamadas a proporcio- 1 Aristóteles. Metafísica, VI, 4, 1027 a 31; IX, 10, 1051 b 1.
30 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 3:1\

se diferencia tanto de la dogmática del cristianismo. la esencia divina de las cosas. La verdad se alcanza
El Corán comienza con un capítulo (sura 1) que afir- cuando las ideas corresponden a las cosas como encar-
ma la presencia de un camino recto y verdadero hacia la nación de la "ley divina", de la "sabiduría suprema".
salvación y de la inevitable ira del señor contra los que El criterio de esa adaequatio es la esencia divina del
no marchan por él. Las ideas que se desarrollan en el mundo.
libro sagrado de los musulmanes podrían reducirse a La lógica escolástica que, en sus fundamentos defi-
tres postulados esenciales: 1) la afirmación de la fuen- nitorios, se desarrolló por los cauces de la dogmática re-
te divina de la verdad; 2) la proclamación de la verdad ligiosa, detalla (y formaliza) la problemática de la jus-
divina universal y absoluta y 3) la afirmación del ver- tedad lógica del pensamiento. Primeramente se mani-
dadero camino de la vida y la salvaCión mostrado por festó en los comentllrios a las obras de Aristóteles, Ci-
Alá. Todos los atributos de la verdad absoluta pertene-· cerón y Porfirio; después se creó un sistema de reglas,
cen a Alá: abarca con su conocimiento a todo el mun- figuras y modus bastante ramificado (comenzando por
do, "lo sabe todo", "sabe lo que hay en el cielo y ~n Boecio, siglo VI), mostrándose como sistema formal de
la tierra"; como encarnación de la verdad absoluta es nexos de las categorías lógicas, como "el arte de las
"la luz de los cielos y de la tierra", "clara luz", "luz artes" y "la ciencia de las ciencias". La tendencia pre-
sobre la luz". Por ello, precisamente "el camino de Alá dominante hacia la dogmatización y formalización de
es, en realidad, el verdadero camino" 5. En torno a es- la verdad alterna con aspectos racionales en la concre-
tas ideas básicas se desarrolla, de hecho, todo el con- tización del criterio formal de la justedad.
tenido de El Corán, todas sus numerosas sentencias.' y Laeoncepción de la dualidad de la verdad:, surgida
afirmaciones. en el medievo, se debe a los grandes pensadores orienta-
La cima de la dogmática cristiana de la Edad Me- 1 les Avicena e Ibn Rushd. El primero predijo las prin-
dia, decisoria de la esencia de las concepciones teoló- cipales ideas de dicha concepción y continúa en gran
gicas de la verdad es la Summa theologiae, del príncipe medida la línea clásica, aristotélica de la comprensión
de la escolástica Tomás de Aquino. Pero a diferencia de f de la adaequatio. Además, las ideas filosóficas y gnoseo-
la negación vertical de las verdades de la razón, aquí' lógicas de Avicena se relacionan estrechamente con sus
se delimhan con precisión de las verdades de la rerve- búsquedas científicas, lo que halló su expresión en su
lación. Aunque cada una tiene su específica propia,. Danishnamagi o El Libro de la Ciencia. Ibn Rushd, este
ambas se subordinan a un objetivo común y, en fin de gran "heresiarca" árabe, al desarrollar de forma multi-
cuentas, a una esencia teológica general. Su armonía lateral la concepción de la dualidad de la verdad, igua-
se concibe como la subordinación de las verdades de la la prácticamente en derechos la verdad científica y la
razón a las de la revelación, COlllO la exaltación de los religiosa, y somete a un análisis crítico la dogmática
dogmas religiosos, de las verdades incuestionables e de El Corán; declara falsas muchas verdades religio-
infalibles. sas partiendo de la filosofía y la ciencia. Estas ideas
La definición de la verdad formulada en la escolás- fueron de gran resonancia para los pensadores progre-
tica medieval:. adaequatio rei et intellectus (la adecua- sistas occidentales Duns Escoto, Guillermo de Occam,.
ción de la cosa y la inteligencia) parte formalmente de Juan de Brescia. También existe para ellos una serie
Aristóteles, pero su esencia. se establece teológicamente: '\
de tesis que antagonizan con los dogmas religiosos y
la realidad de las cosas físicas no es la verdadera rea- verdaderas secundum rationem, pero no secundum fi-
lidad, sino ta.n sólo un reflejo de la realidad "suprema'" dem.
il En este período, el nominalismo, adquiere gran im-
5 El Corán, suras 2, 5, 24 Y otras. portancia en la comprensión de los problemas del co-
32 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 33

nocimiento. Se aproxima a la interpretación de los con- aseguran gran fiabilidad de los conocimientos, "el con-
ceptos y las palabras, nominue, como imágenes de las cepto verdadero de las cosas". "Ninguna investigación
cosas, lo que puede considerarse como germen de las humana puede denominarse ciencia verdadera sin antes
representaciones objetivo-verdaderas. La fórmula clásica pasar por la demostración matemática".
adaequatio rei et intellectus logró con el nominalismo No sólo Bacon y Descartes "derivaron de Leonardo",
una significación plenamente racional. cuyas ideas se anticiparon muchos años al desarrollo del
Nuevas ideas en la teQría de la. verdad: Leonardo conocimiento científico, de las vías para alcanzar la ver-
de Vinci,lÚco¿yDescartes. En el seno de la escolásti- dad real, libre de todo lastre, de lo escolástico y arti-
ca medieval no sólo surgieron ideas de comprensión ra- ficioso. La verdad es oro y "en fin de cuentas no que-
cional de la verdad, sino que comenzaron los métodos da oculta" 6.
experimentales para su investigación (Roger Bacon). Indicaciones verdaderas para la interpretación de la
Pero sólo la época del Renacimiento inauguró el desa- naturaleza de F.I3.ªcQI1.. Este es el segundo título del fa-
rrollo y el vuelo gigantesco de las nuevas ideas que con- moso Nuevo Organon de Bacon, que proclamó una nue-
firmaban su importancia y lugar en la continua lucha con- va filosofía y nuevas verdades para una nueva época
tra las concepciones religioso-idealistas y contra la cos- histórica, aunque no excluye la presencia de ciertas in-
f
movisión oficial de las fuerzas sociopolíticas dominan- consecuencias en su concepción de la verdad (conserva-
tes. Los pensadores progresistas de aquella época con- ción de los elementos de dualidad de la verdad). El des-
ceden importancia central al descubrimiento de la ver- cubrimiento de nuevas verdades --que no son de alqui-
dad de la naturaleza, la vida y el hombre. Giordano mia ni filosofía naturalista y, menos aún, de magia-
Bruno proclama la unicidad de la verdad: la verdad de sólo es posible aplicando nuevos medios y métodos. En
lacien.c;ia ydelillt?l~cto, lo que fue una de las culmina- este sentido hay dos puntos que tienen importancia de-
ciones en el desarrollo de las nuevas ideas que se ade- cisiva: 1). la inªllcºión..ci()r.ttÍficªY)ª.n.!J:~Yª.Jógiºª .J,J.a__
lantaron al pensamiento humano en muchos decenios. sada eIlAic,ha inducción_ y.2) la "disec;c;i.§r.t"dEjJa!3c,os.as
Leonardo de Vinci fue enemigo irreductible de la es- y el análisi§.g()J9S. fenóllltlIloscomplejosque cOIlduce
colástica y el clericalismo, la mística y las "ciencias aL_ººnQºiIIlJ!3n.tº__QjJ)a13sEjncia. y las callsas de todos los
ocultas", del "arte fraudulento y nefasto de la alquimia ..._Tºªº ...()st()perlllite .ªlcanzar. el. conQéi.rnlento
f()Ilólll_e!!9.~
y sus fulleros partidarios", y lo era en nombre de la ver- verclaclerQ,__c,rear_.Qlsj§tema ge juicios fidedignos y fun-
dad, la razón, la ciencia y el humanismo. Le arrastraba damentados acerca de los fenómenos de la naturaleza o
hacia la verdad el insaciable deseo de "ver si había algo verdades••eIl~s.i~~1iiª4_º_y_ª~t~gücº-iü~¡l.ftI~ª~O.'·-
milagroso allá, en lo profundo". Y no sólo brindó al Los principios de Bacon celebraron su triunfo en los
mundo grandiosos ejemplos de penetración en las secre- grandes resultados de las ciencias naturales de los siglos
tas honduras de la naturaleza, sino que además formuló XVII y XVIII: la mecánica de Galileo, las creaciones
métodos efectivos de alcanzar la verdad. El comienzo de Newton, los trabajos físicos de Hooke, los descubri-
del conocimiento es la sensación, la observadÓrÍde la mientos astronómicos de los Herschel y los logros científi-
naturaleza y la experiencia. "La sabiduría es hija· de ti cos de Lomonósov. Aquí se evidenció su efeetividad en
experiencia", y la autenticidad de. los conocilllientos se el eonocimiento de las propiedades objetivas y las rela--
basa en sus indicativos. El desarrollo de los conocimien- eiones en el mundo natural, en el eonocimient() de la
i.
t().~_!l.f).)a()XperierÍcia elintelecto, la unidad del cono-
cimiento empírico y el teórico; la. Ileeesidad debllscar
verdad objetiva.

las causas para ..el conociiniento real de los fenómenos. 6 Leonardo de Vinci. Obras escogidas sobre ciencias na[llra-
Asignaba un destacado papel a las matemáticas, que les, Moscú, 1955, págs. 407, 408, 11, 14.
-01631
tDEAS Y TEsts PluNcíP ALES..• ss
G. KURSANOV
34
XVIII tuvieron gran importancia en la lucha por las
La Ratio de Desca~tes sigue avanzando en el análi- ideas progresistas en la comprensión de la verdad; de-
sis teórico de la naturaleza de la verdad. La fuerza de sarrollaron en gran medida las ideas de Leonardo de
esa ratio (razón) está, no sólo en ella misma, sino tam- Vinci, Bacon y Descartes. Estas ideas del pensamiento
bién en su vinculación orgánica, en el pensamiento de avanzado francés de la época prerrevolucionaria tuvieron
Descartes, con profundas investigaciones científieas, es- su más profunda expresión en las concepciones de Dide-
pecialmente en la esfera de las ciencias mecánico-mate- rQt, cabeza de los enciclopedistas, eminentísimo filósofo
máticas. ,.Las .'búsquedas de ,la ..verdad .. 0,..del verdaderQ materialista francés de aquella época.
método del conocimiento exige que se despeje radical- Diderot basaba sus puntos. de vista gnoseológicos en
,mente el camino de todo lo falso y. dudoso. La duda en premisas materialistas profundamente correctas. Su ob-
Descartes es un aspecto indispensable para el logro. de jeto del conocimiento es el mundo material que nos cir-
la verdad científica ,con la cual se garantiza el dominio cunda, cuyas propiedades y leyes las refleja el hombre
sobre la naturaleza. Pero alcanzar la verdad es tim di- en su conciencia. En una de sus profundas obras filosó-
fícil como lograr a Diana o Minerva de un trozo de már- ficas Pensamientos sobre la interpretación de la natura-
mol sin forma. leza enuncia la siguiente tesis, de significación progra-
Los caminos del verdadero conocimiento deben ba- mática: "Disponemos '.de...tres ,Ill{lªiºs~{l§..{l!!~ª!es.
,l!{l.
i;I!y'{l§-
sarse en principios firmes que aseguren su autenticidad.
Cuatro exigencias esenciales y veintiuna "reglas de di- ~ilg~~g~~1~~iii~:eL~~6~~r~=ct6ñI}::¿~:1~1~-~ecli~~~1~!!re~
rección del ingenio", si se observan estricta y.' conse., flexión los combina y el experimento·vel.'Hícalos re$yl-
cuentemente,deben desembocar inevitablemente en la tadosde la. <;ºfIlbig.a_<;tQ!l:'
7. Y aquí Diderot subraya que
verdad al realizar investigaciones científicas. La esencia el reconocimiento de las sensaciones como fuente del
racionalista de los principios cartesianos lleva a la conocimiento no es más que la mitad de la verdad; hay
comprensión de la verdad como conjunto de tesis claras que responder a la pregunta de cuál es la fuente de las
y evidentes para el raciocinio, cuya veracidad no de- sensaciones. A ella contesta: es el mundo material obje-
tivo.
ja lugar a dudas. Esto es lo que determina también
el aspecto fundamental de la concepción de la verdad Diderot, como otros materialistas franceses ~Robi-
de Descartes: el planteamiento claro y preciso del pro- net, La Mettrie, Helvetius, Holbach, D'Alembert- con-
blema de su criterio. Así es como opera el raciocinio: cedía importancia excepcional al papel del raciocinio en
establece claridad y concreción en todas las tesis cien- el conocimiento. Se sometieron al juicio del razonamien-
tíficas, certifica su indubitabilidad Y autenticidad, y li- to no sólo las diferentes doctrinas y opiniones teóri-
bera el pensamiento de "sentimientos vacilantes" y "jui- cas; la razón, como dijera Engels, devino la única uni-
cios engañosos". De aquí se deduce, lógicamente, que dad de medida de todo lo existente. Y así mismo el ge-
precisamente las matemáticas se convierten en la más nio del arte -dijo Luis David, gran pintor francés de
alta expresión de la veracidad, Y cualquier investigación la época de la Revolución- debe guiarse por la antor-
científica debe orientarse a los métodos matemáticos. cha de la razón.
La dualidad de las ideas de Descartes se debe a su A la par, Diderot -y esto es de suma importancia
teoría del "ser perfecto" que nos ha inspirado "la capa- para valorar justamente sus concepciones sobre la ver-
cidad para distinguir la verdad de la mentira". Pero es- dad- impugnaba resueltamente el racionalismo unila-
to ya no corresponde a la esfera de las verdades cien- teral y la especulación abstracta y, al mismo tiempo,
tíficas, donde la razón es el juez supremo.
Las concepciones de los representantes de la ilustra- 7 D. Diderot. Obras filos6ficas escogidas, Mosc~ 1941, pág. 98.
ción francesa Y los materialistas franceses del siglo 3*
0..KtJRSANOV
36 IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 37

criticaba los principios del empirismo estrecho. Precisa- verdad" 11. También la tesis del artículo relativa al ca-
mente "en interés de la verdad -escribía-, el grupo
rácter fructífero de las verdades científicas, en general,
de filósofos especulativos debía de unirse al de los fi- y la verdad de la ley de Newton, en particular, se en-
lósofos actuantes ... 8. Y aquí señaló que el descubri-
miento de la verdad es un proceso complejo y trabajo- cuentra en relación directa con la antedicha compren-
sión de la verdad.
so, las leyes de su búsqueda son rigurosas, y el núme~ La Enciclopedia hace especial distinción entre los
1'0 de nuestros medios, limitado.
El criterio decisivo de la verdad es la ex¡perimenta- conceptos .y.erdªª." e!t~rQª".y_ve:r.4ª ~_':ll}te!,!!ª"..:r,,ª .pri ~
Ill13LiLJ~)n!Kes!L la§_!ª&~&..ª-l:l.Jil..o}ܧt!'li~ª4.ª.eL~_QP:<?eimi.e.p:::
ción, y no la filosofía racional y menos aún la especula- to, PQJ.'.,lni!Júl!)g.tm.'s,l;l. COmQJorm.a .. Q!JtermÍJ:mdªgl;l CQ:Q.:-
ción. La filosofía racional tiene grandes ventajas sobre
fo,rmiJ.lad, ..G..Qnjpunité,denuEJstros ..QonociIllientQs ºº}lJag
el empirismo, sin embargo no es ella el criterio, sino cQ",'i.ª!;Lº--llya.~:lf:is._~!!nQia_ ¡'LEl
....admH~ .'.fu_~:r:-ª-
....<i~_ll !!..e§t.r.il.Qºg~
la experimentación. Diderot lo ilustra con el magnífico ciencia, La verdªgjpterga.8s.j,Cl,v.§T.d..Cl.ª.JQgfc:ª-"qlle aSEJ-
razonamiento siguiente: " ... la filosofía racional sopesa
las posibilidades, pronuncia su veredicto y calla; mani-
gu]:'al.a ...§f:JºJJJ)!l.<¿!...fL_r1.QLPJ!.:Q.§.aglj !:WtQ. y ... ºº.
§.f:J.. IJ]J!!üJi.!?§t.ª..
mOiD.QJJg§t!Q.Q.ª-QIC2.y.eyidgnte,La expresión más ade-
fiesta auto~atisfecha: la luz no puede descomponerse; la cuada de la verdad lógica se obtiene en las verdades de
filosofía experimental escucha y calla ante la racional las matemáticas, especialmente en las tesis de la geo-
durante siglos, pero después presenta de pronto un pris- metría. Las verdades de la lógica y las matemáticas (y
ma y declara: la luz se descompone" 9. El criterio del también de la rflOral) adquieren aquí el significado de
experimento también conserva su fuerza con respecto verdades eternas.
a las ciencias matemáticas, que sin él tampoco conducen
Para las ideas generales do la Enciclopedia, es mny
a nada serio. Aunque aquí, en la esfera de las abstrac-
característico el hecho de que 01 racionalismo parece in·
ciones matemáticas, como señalara con precisión Dide··
cluir también en su esfera las verdades religiosas. En el
rot, el criterio de la experimentación se manifiesta no artículo citado se dice que "no puede haber verdad sin
de forma directa sino indirecta: la veracidad de los con-
pensamiento, pensamiento sin raciocinio ni raciocinio sin
ceptos matemáticos se determina en base a conclusiones el ser pensante como substancia espiritual" 12. Aquí, el
que, a su vez, se fundamentan en el experimento. reconocimiento de la snbstancia espiritual se realiza !l
V. 1. Lenin tenía un alto concepto de estas palabras
través del pensamiento, del raciocinio, operante en esta
de Diderot; señalaba que "no bastan sólo argumentos y esfera como criterio supremo. Como se sabe, todo el es-
silogismos para refutar el idealismo y que no se trata píritu de la Enciclopedia está impregnado de las ideas
aquí de argumentos teóricos" 10. De esta manera -decía del racionalismo en su sentido progresista y en estrecha
V. 1. Lenin-, Diderot se aproxima de lleno a las concep- relación con el conocimiento científico del mundo, lo
ciones del materialismo moderno.
que era propio de la época prerrevolucionaria de Francia
En la famosa Enciclopedia francesa, esta criatura de
del siglo XVIII, hallando su lógica refracción en las
Diderot y D'Alembert, se da la interpretación de la ver- concepciones de los pensadores avanzados acerca de la
dad desde las posiciones del racionalismo. En el artícu- verdad y el conocimiento.
lo La vérité se dice, en primer lugar: "si no hubiera
.L.ª---.jjLo§211.f!_.c..~ª§.fqª_ ..ª_~§!!!:.(g:!:q,... r~.or:JCl..~.h~g~JLq~q_d_!!.JJ!:.
pensamiento y conocimiento tampoco habría ninguna
8Ibíd., pág. 92. 11 Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des
9Ibíd., pág. 101. arts et des métiers, M. D. LXV (1765), Neur,hatel, Tome Dix--
V. 1. Lenin. Materialismo
10 y empiriocriticismo, O. C., t. 18,
Septieme, p. 68.
pág. 28. t2 Ibíd., pág. 69.
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 39
38 G.KURSANOV

así como el retorno a la concepción de la dualidad de la


verdad. Las ideas del racionalismo francés, en su más verdad y la afirmación de la infalibilidad de las verdades
amplio significado y vistas por el prisma de las condicio- divinas.
nes, contradictorias en extremo, del desarrollo histórico Otra de las líneas en las concepciones de Kant es la
de Alemania, tuvieron su expresión en el pensamiento tendencia a la racionalización de la comprensión de la
filosófico alemán. verdad. En su arquitectónica de la razón pura se desa-
En las concepciones de Leibniz, a pesar de su ca- rrollan ideas del conocimiento científico, de la compren-
rácter contradictorio, el papel predominante le corres- sión racional de la naturaleza y de la construcción del
ponde al raciocinio teórico. Su famoso complemento a la sistema de conocimientos fundado en la función organiza-
fórmula de los sensualistas: nisi ipse intellectus habla de dora activa de la razón. Esto explica que destaque las
la orientación racionalista de sus ideas y concepciones matemáticas y las ciencias naturales como conocimientos
gnoseológicas. Leibniz has e clara distinción entre las de "elevado valor". En su genial Historia natural uni-
verdades de la razón y las verdades del hecho (en la versal y teoría del cielo Kant habla de los "nexos regula-
forma moderna: verdades L y verdades F). A pesar de res" de los fenómenos físicos y, en su consecuencia, la
la determinada importancia que dan a las verdades de tarea de establecer las verdades científico-naturales. Esto
los hechos, por su papel en el conocimiento de la induc- significa que las ideas científico-racionales del Kant
ción, la función decisiva la desempeñan las verdades de precrítico no tienen menos importancia histórica que su
la razón. Sólo ellas son necesarias y universales; y estos filosofía crítica.'
atributos los establece la propia razón, no a priori ni En las concepciones de Kant sobre la verdad hay
subjetivamente, sino sobre una base objetiva en las re- otros dos aspectos que merecen atención. Dentro de sus
laciones entre los objetos. Leibniz no se conforma con ideas racionalistas establecellna diferenciación .estricta
el criterio cartesiano de la claridad y la precisión e in- eIltl"~Jo!l_ºQllQ,~Pt()~·.~Q·_2Pi'ºi§~,. fe. .Y ..c()Ilo(}i:mÍeIl
t2;~'ll.i~ci::
troduce un criterio estrictamente lógico: (llcriteriQge Ja
samente desde el Pllntodevista de loscorrespondieIltes
p.o-contradicció,Il., que desempeña un papel decisivo en la qiteriol>"4fi.J(J,.veTf!:.ci4tiª-..Encúimto alconoéimielito, este
construcción y desarrollo de los sistemas científicos de- criterio tiene carácter de objetividad, lo que asegura la
ductivos. En fin de cuentas, su mathesis universalis, su veracidad de los conocimientos. En su lógica trascenden-
ciencia universal integral, como algoritmo lógico-mate- tal, Kant, al valorar la definición clásica de la verdad, la
mático universal, se basa en el criterio lógico de la no- llama nominal y concede importancia decisiva al criterio
contradicción. Y por último, LeibnizjIltr(}guce la cuarta teórico como "concordancia del conocimiento con las leyes
ley (fundamento suficiente) a la lógicatradicional, mos- generales y formales del juicio y la razón". Mientras
trando una nueva faceta en el problema' del criterio de subrayaba su papel como "condición negativa de toda
la verdad, que tiene tanto significado para toda la con- verdad", en el plano positivo señala su función de asegu-
cepción científico-racional del genial filósofo, matemático ramiento de la no-contradicción del pensamiento verda-
y lógico alemán. dero 13. Señalemos también su reconocimiento del prin-
El criticismo de Kattty su concepción de la verdad cipio de Leibniz, que denomina principio del fundamento
halla expresión en sus cánones de la razón pura. Dice, determinante.
en el espíritu de su criticismo, queja filosofía de la razón La t.eQr..~ª.}1-J~,Kt¿Z.iq??p,_ªfi_Jª1]f¿r4ªg,
aparece como la ex-
pura no sirYl:lpara descubrir la verdad, sino sólo para presión concentrada de las más importantes ideas racio-
proteger la razón coIltg las equivocacionll~' Llama pro- nales de todo el pensamiento filosófico precedente, no
blemas supremos de la razón pura los de la libertad, la
inmortalidad y de dios. Ello explica su afán por limitar
13 Véase: I. Kant. Obras, Moscú, 1963, cap. 1, pág. 199.
la esfera del conocimiento, dejando así lu~ar para la le,
40 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .•• 41

sólo alemán, sino también mundial. Tiene importancia excepcionalmente importante. La idea de la verdad está
exclusiva como escalón superior inmediatamente anterior presente en toda su filosofía: dosde su secreto y fuente
al marxismo, como importantísimo punto del fundamento de la Fenomenología del espíritu hasta los escalónes ci-
histórico-filosófico de la teoría de la verdad del materia- meros de su sistoma. La primera condición de la filosofía
lismo dialéctico. 8S creer en la fuerza del espíritu, mirar a la verdad con
En las doctrinas que precedieron a Hegel se expusie- valentía .. La jilº§o!íq_~sJgcJ~rtgjg.2~j~tit¿q.Ae.J:!!...v~r..ªr¿/j,
ron -como hemos señalado muy en general- no pocas la ciencia desuneces.idad 14; ésta es una de las excelen-
idoas valiosas relacionadas con la comprensión de la ver- tes definiciones de I-íe~TC"~n importancia básica para el
dad. Corresponde subrayar especialmente a este respecto problema de la verdad. Por tanto, la comprensión de la
que las ideas do Descartes y Kant estaban histórica y verdad es inseparable de la comprensión de la filosofía
lógicamente muy corca de las de Hegel. Pero a pesar de como ciencia en su objetividad. Esta última es la condi-
la importancia de sus ideas, ni la concopción de Des- ción indispensable de la teoría científica en general.
cartes -por su carácter puramente idealista y raciona- SQ~\lnQQ) a pesar de su idealismo, Hegel llena las
lista-, ni la concepción de Kant -por su tendencia do- formas cognoscitivas y lógicas del contenido real del
minante hacia la limitación del verdadero conocimiento, mundo circundante, lo que permite penetrar profunda-
llegando a la negación del conocimiento de la esencia de !i mento en su esencia objetiva y contradictoria. Tenemos
las cosas- pueden llamarse teoría de la verdad. Con- pleno derecho a considerar que no sólo en la lógica de
servan su significado sólo como determinadas concepcio- Hegel ---como sC'ñalara V. 1. Lonin--, sino también en
nes de la verdad. En el plano histórico-filosófico consi- su teoría do la verdad hay nmcllO monos idealismo que
deramos posible emplear por primera vez el término materialismo. "La verdad os la confoxmida(l dol ponsa,-
"teoría de la verdad" con relación a las ideas y las tesis migntOG9IIOl obj(3to=--e.§¡;ribía Hegel--y para eroar osa
de Hegel. confoxuüda..d.,..1lQJ.Ql!a.J1to.IJ,o.SlC)
..ªaª~.pºI.§.L CQmQ..algo
Sin embargo, la concepción filosófica general de Hegel ditl PQJJjQ.I!h_~L~!!.s.-ªJ:pj l:m10_.ª eQ\l .. §gQQ!'(.u!!-ª!,s_~_.ªl.
...QPj~to,
no permite dar a su teoría de la verdad la categoría de
realmente científica. La esencia idealista de su cosmo-
adap.ta.I.§.g,_ª ~r~.
__ 15. Como respuesta a la calificación de
nominal que Kant diera a la definición clásica de la ver-
visión determinó la confusión de los aspectos gnoseoló- dad como adaequatio rei et intellectus Hegel subrayaba
gico y ontológico hasta su identificación, sin permitir a que, por el contrario, esa definición de la verdad tiene un
Hegel hacer el análisis de la verdad como proceso de valor enorme, inmenso.
reflejo de las leyes objetivas del mundo material, como Terc.!?rn, en Hegel la concepción de la verdad tiene
proceso de creación de un cuadro científico del mundo una base de profundo carácter dialéctico. Por primera
por el hombre. La tendencia a constituir un sistema filo- vez en ·la historia del pensamiento filosófico mundial su
sófico perfecto que coronara con el logro de la verdad concepción de la verdad expresa la unidad orgánica de la
absoluta conduce a la contradicción con su comprensión dialéctica y la teoría del conocimiento. La y~rdad, Gomo
de la verdad como proceso continuo de profundización y eQJ1º.QimümtQ ..de _1.A..8s eJ1GisL.Da.
._0.'5 §nGia_dt:?L.QQnG~ptQ y
enriquecimiento del conocimiento, con su idea de la in- de laI~.a.lülí:l.gJ,$~deElpliegae:n forma de pro¡;eso ªial.éc~
finidad de la verdad. t.ico_dB..dBSarfQnQ.ÜlCJ:l§í:lnt~. d~J.as .formí:ls .cQgnoscitivas,
Empero, la presencia de todo un complejo de ideas y ascerl(l,Ílmd.Qª e§ca.1Q.ne§¡;adíl. vezsllperiores. Precisa-
conceptos racionales permite considerar su concepción de mente la dialéctica de la razón cognoscente conduce en
la verdad una teoría determinada y concreta en su con-
tenido gnoseológico.Primero, en todo el sistema filosó- 14 Hegel. Obras, t. IX, págs. 21 y 19.
fico do Hegel el problema de la. verdad tiene significado 15 Hegel. Obras, t. V, pág. 21.
42 G. KURSANOV
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .•• 43

su contradicción interna al descubrimiento de la esencia ración de la unilateralidad de los criterios idealistas de


del mundo y del concepto, es decir, a la verdad. En tal la verdad, incluidos los de Descartes y Kant. En la con-
caso la verdad actúa como concepto dinámico, _~omo pro- 1
cepción de Hegel no se trata sólo de elevarse sobre la
ceso, y no como algo captado de una vez para siempre. citada unilateralidad, sino también de sobreponer la idea
En este sentido, la concepción de Hegel es la antÍ- práctica a la teórica, lo que permite a la primera operar
I
tesis de la concepción de Kant con su negación de la ve- como criterio de las formas teóricas y criterio de la ver-
racidad de la razón en el conocimiento de la dialéctica
ti dad.
del mundo y del propio pensamiento. Podríamos afirmar Por ello, la concepción de la verdad, de Hegel, se
que en este plano las ideas de Hegel son, no tanto la eleva, en su eslabón culminante, al nivel de teoría.
continuación y el desarrollo de las ideas de sus anteceso- Los clásicos qe lp, fi?Qs(Jjfa.r/1,~a, desde M. Lomonó-
res, como una nueva palabra que le ha permitido desa- 11
sov hasta N. Chernyshevski, concedían gran importancia
rrollar precisamente la teoría de la verdad basada en la \1
al problema del verdadero conocimiento, desarrollaban
comprensión dialéctica del proceso cognoscitivo. de forma consecuente las ideas de la objetividad de la
1:
_C:tlª-r't9_,
aunque no nos ha legado ningún tratado espe- verdad y criticaban las diferentes formas de subjetivis-
cial sobre ~a verdad (lo que, por lo visto, se explica por ti
,1
mo y relativismo.
el desarrollo inmanente de su sistema filosófico, donde M. Lomonósov, fundador de la ciencia rusa y la filo-
no hay un eslabón lógico especial para la categoría de sofía clásica rusa, fue un destacado luchador por la ver-
la verdad), Hegel desarrolla, sin embargo, todo un com- dad en el conocimiento. Partía totalmente del principio
plejo de ideas en la teoría de la verdad que forman un j,
de la objetividad del conocimiento y la objetividad de la
determinado sistema de necesarios conceptos y definicio- verdad, señalando expresamente que las ide~~Il.o. s()n atril
nes, donde la verdad se muestra en diferentes aspectos cosa que "la representacióll .,de las cosas o las accio-
y, al mismo tiempo, se analiza el camino complejo y nes enllllestro intelecto" 11. Para él, el proceso cognosci-
contradictorio' de su conocimiento. Es lógico que en un tivo es también el proceso de indagación de la verdad.
tal sistema de conceptos y definiciones concretos tam- En este proceso de búsqueda del conocimiento verdade-
bién el concepto general de la verdad recibe un deter- ro, el hombre dispone de medios tales como la experien·-
minado contenido, lo que siempre constituye la piedra cia, las percepciones sensoriales y la actividad pensante.
angular de la correspondiente teoría. La experiencia y la teoría, la contemplación viva y el
Ql1igto, la culminación lógica de la concepción de la
verdad, de Hegel, consiste en la introducción del crite-
t pensamiento en su concatenación permiten conocer ob-
:1
jetivamente la naturaleza y desentrañar sus secretos con
rio de la verdad, profundamente racional por su con- mayor profundidad. "El verdadero químico -decía
Vi
tenido (aunque expresado en forma no racional). M. Lomonósov- debe ser teórico y práctico" 18. Preci-
V. 1. Lenin señaló reiterada y especialmente que Hegel ~I samente esto es lo que asegura a la química la posibi-
llega a la idea como verdad a través de la actividad lidad de penetrar en los más internos cubículo s de la
práctica y racional del hombre. El paso a la verdad ob- naturaleza.
jetiva (como idea absoluta) se realiza a través de la vi- El conocimiento veraz no puede inclinarse ante las
da, en la práctica. Veamos, a este respecto, una sola de-
finición fundamental de Hegel: "La id.ª~labsollltª, c.omo f autoridades, ante las opiniones y representaciones enve-
jecidas y obsoletas. Debe marchar necesariamente por
la ºbtenep1g,~_Aill!Í,_E;l,sJªid.e!:lt~dl:ut.Q.e.la,§.jllea¡:;teQ¡:ic.JLy
práctica" 16. El mérito de Hegel es precisamente la supe- ~\
17 M. Lomonósov. Obras filos6ficas escogidas, Moscú, 1940,
pág. 259. '
16 Hegel. Obras, t. VI, pág. 296. 18 lbíd., pág. 20.
\1

1\
lblJJAS -y TlJJS1S PRINC1PALlJJ~ ... 45
44 G. KURSANOV

verdad auténtica debe contener contraposiciones dialéc-


la línea del progreso. En este avance del conocimiento ticas, "la sustancia tiende hacia forma externa, y lo
de la verdad Lomonósov concedía especial importancia infinito, a lo finito; son tan necesarios unos a otros co-
a las hipótesis en la ciencia. "Son permisibles en las mo los dos polos del imán" 22. Por ello mismo, para el
materias filosóficas e incluso son el único camino por conocimiento de la propia verdad son también necesa-
el que los grandes hombres descubrieron las mayores rios los extremos contrapuestos; el empirismo y la es-
verdades" 19. peculación, que comparaba con los hemisferios de Mag-
De Lomonósov -como de Leonardo, Descartes y Leib- deburgo, imposibles de separar.
niz- podemos decir que empleaba sus principios de Todas estas tesis del pensador ruso tienen tanta ma-
la metodología del conocimiento de la verdad, con pro- yor importancia por cuanto -a diferencia de Hegel- se
fundidad y eficacia, en sus investigaciones y descubri- basan en una cosmovisión materialista. V. 1. Lenin tenía
mientos científicos, que tuvieron, como se sabe, trascen- plena razón al decir que Herzen llegó hasta el filo del
dencia mundial. materialismo dialéctico.
A.S erzen, también desarrolló polifacéticamente en Es de gran significación teórica la idea de la unidad,
sus concepciones gnoseológicas las ideas del conoci- la entidad de la verdad, expuesta por Herzen. Decía que
miento objetivo y su capacidad 'para desentrañar los se- la verdad tiene vida, como todo organismo viviente, sólo
cretos del mundo real. Considera la historia del pensa- como entidad; cuando se descompone en partes su alma
miento C0mo la prolongación de la historia de la natura- se esfuma, quedando "abstracciones muertas con tufo ca-
leza; pero ni lo uno ni lo otro -dice- se pueden com- davérico" 23. La' verdad es una, subrayaba más adelante;
prender fuera del desarrollo histórico. Esto significa la diversas filosofías la han visto desde lados diversos, y
promoción de una nueva tesis en las doctrinas gnoseo- cada una de estas contemplaciones condiciona el sur-
lógicas de aquellos tiempos: la. idea del condicionaJr':.~f¿n,- gimiento de las correspondientes escuelas y sistemas
to social del conocimiento humano. filosóficos.
Las forIIlaseognoscitivas seCülman necesariamente Como es natural, el camino del conocimiento de la
del contenido del mundo objetivo, por cuanto "el de- verdad tiene también un carácter complejo y dialéctico.
sarrollo lógico de la idea pasa por las mismas fases que En dicho camino emergen opiniones y representaciones
el desarrollo de la naturaleza y la historia; repite, como diversas, subjetivas, fantásticas e imprecisas mediante
la aberración de las estrellas en el cielo, el movimiento las cuales el hombre trata de expresar sus pensamientos
del planeta terrestre" 20. Por ello, la propia verdad ad- más recónditos. Pero este tipo de fantasías, imágenes y
quiere una elevada dignidad objetiva. representaciones -señala A. Herzen- se van esfuman-
En su conocido trabajo El diletantismo en la ciencia do gradualmente y el pensamiento llega al correcto e
A. Herzen mantiene la idea, profundamente correcta, integral conocimiento del objeto. Y este conocimiento es
de la unidad de la verdad y la ciencia. "La Ciencia -di- el logro de la verdad. Véase con qué claridad y expre-
ce- es un organismo vivo con el cual se desarrolla la sión figurativa hablaba a este respecto Herzen, refirién-
verdad" 21. La tarea del verdadero conocimiento consiste dose al conocimiento y fuerza de la verdad: " ... una vez
precisamente en comprender el objeto en su desarrollo, que la verdad comienza a desvestirse y nos muestra su
asumir "las pulsaciones dialécticas universales". De aquí torso de asombrosos encantos, ya no se cubrirá nunca
se deduce también la magnífica idea de Herzen: toda con el manto del falso rubor; ella conoce ya la fuerza,
19 M. Lomonósov. Obras Completas, t. 3, pág. 231.
20 A. Herzen. Obras filosóficas escogidas, t. 1, Moscú, 1948, 22 Ibíd., pág. 23.
pág. 129. 23 lbíd., pág. 23.
21 Ibíd., pág. 61.
46 G. lWRSANoV 47
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .••

la gloria y la belleza de su desnudez" 24. El conocimien- miento, como su principal objetivo y criterio decisivo de
to del hombre llega inevitable y lógicamente al descu- la verdad de todas las teorías y conceptos científicos.
brimiento de la verdad en toda su perfección y carácter Basándose en los principios del materialismo histórico
multifacético. forlll111ªrQIlllIlªIlllE;lyªºgI1lpreIlsión de .la <prá<:lticª~oI1lo
Tiene importancia especialmente grande el plantea- actividad histórico:social. de los hombres, lo cual consti-
miento, por los clásicos de la filosofía rusa, del proble- tuye unreplanteaIl1lento de .todos los problemas de la
ma del criterio de la práctica en el conocimiento ver- verdad, define una nueva comprensión de las vías y las
dadero. Aunque reconocían el significado del experimen- regularidades del desarrollo de la propia verdad. Mostra-
to y las observaciones para el establecimienito de la ron la endeblez de la fórmula de contemplación pasiva,
veracidad o la falsedad de las teorías y concepciones propia del viejo materialismo, para el conocimiento, y
científicas, mostraban la importancia de la práctica, en criticaron la comprensión de la actividad de la razón en
el conocimiento, como actividad social de los hombres. la filosofía idealista, que admite -como hace, por ejem-
En sus concepciones la práctica aparece como actividad plo, Hegel- un solo tipo de actividad: el trabajo espiri-
social, como acciones conscientes y activas del hombre tual· abstracto. Marx y Engels partieron de la nueva
social, como práctica de la lucha de clases, según la de- comprensión de la práctica y la actividad dinámica del
finición de N. Chernyshevski. hombre en el conocimiento y definieron la esencia de
Esta palabra es nueva en la teoría del conocimiento, todo el proceso cognoscitivo como reflejo activo y crea-
es una nueva comprensión de la práctica, como criterio dor de la realidad; lo que determina directamente tam-
decisivo de la verdad, en comparación con todo el ma- bién la respectiva comprensión de la verdad como resul-
terialismo anterior. Precisamente sólo sobre la base de tado de la actividad viva del hombre en el conocimien-
una tal comprensión de la práctica es posible establecer to. Brindaron una comprensión nueva -en comparación
la veracidad o la falsedad de las diferentes doctrinas y con la filosofía clásica alemana -- de la unidad do la teo-
concepciones científicas, lo que, por supuesto, no se pue- ría del conocimiento y la dialéctica, basada en la uni-
de alcanzar en ningún experimento de ciencias natura- dad de todo el proceso cognoscitivo como reflejo creador
les. Con ello se abre el camino a una eficaz verificación del mundo, de su profunda dialéctica objetiva interna.
de la veracidad de las doctrinas y las teorías sociales Después de crear los más importantes principios de
que tienen colosal importancia para toda la vida práctica la nueva filosofía ya en la década de los años 40 del
de los hombres. pasado siglo, Marx y Engels continuaron desarrollando
Sin embargo, debe señalarse que las limitaciones his- sucesivamente, ahondando y perfeccionando, su concep-
tóricas de la actividad y la lucha no permitieron a los ción filosófica del mundo, puliéndola como verdadera
filósofos rusos, a los demócratas revolucionarios, formu- doctrina de la lucha contra todos y cada uno de los
lar la verdadera comprensión científica de la práctica, ideólogos de la burguesía y los pseudosocialistas de toda
descubrir todos los aspectos del papel que desempeña en calaña. Durante muchos decenios desarrollaron profun-
el conocimiento y su significación para la teoría de la damente su doctrina filosófica, dedicando atención a
verdad. Esto último fue realizado por el marxismo. unos u otros problemas concretos del materialismo dia-
C. Marx y F. Engels enfocaron de forma básicamen- léctico e histórico en los diferentes períodos de la lucha.
te nueva el análisis del papel y significado de la prácti- En este sentido desarrollaron también diferentes proble-
ca en el proceso del desarrollo del conocimiento científi- mas de la teoría del conocimiento y la verdad, que siem-
co del mundo como fuente y fuerza motriz del conoci- pre contemplaron en base y en relación orgánica con los
problemas filosóficos generales del marxismo. Esto per-
:M Ibíd., pág. 27. mitió a Marx y Engels acometer el problema de la ver-
48 G. lWRSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIP Al,ES .. ; ¡¡, 49

dad desde diversos ángulos, analizar sus diversos aspec- (mLre ellas y en particular la de la verdad, como un refle-
tos partiendo de la creciente práctica de la lucha de cla- jo especular y automático de los nuevos fenómenos so-
ses, ante todo su objetividad, su carácter absoluto y re- dales, como una versión mecánica al idioma de las ca-
lativo, y enriquecer la teoría de la verdad con nuevos tegorías gnoseológicas de los factores socio económicos.
resultados de la práctica social y con nuevos datos y Como se sabe, los ideólogos burgueses procuran presen-
conclusiones del conocimiento científico del mundo. Es- tar la doctrina marxista precisamente en ese plano, vul-
Lo expresa la creatividad del marxismo en general, de garizando y deformando así su esencia.
Lodas sus ideas, conceptos, concepciones y teorías. El verdadero proceso de desarrollo de la teoría de la
En el materialismo dialéctico, la teoría de la verdad verdad del materialismo dialéctico transcurre en depen-
es una teoría científica en desarrollo, un sistema de dencia de todo un conjunto de causas y condiciones so-
ideas y conceptos que se desarrolla, recibiendo nuevo cioeconómicas, políticas, ideoculturales y científicas. En
contenido; teoría que se enriquece sin cesar con nuevas las condiciones de la sociedad moderna, de la histórica
tesis y conceptos que expresan con creciente plenitud y lucha entre el socialismo y el capitalismo, entre la ideo-
profundidad los principios básicos y determinantes de la logía comunista y la burguesa, el desarrollo de toda la
gnoseología del materialismo dialéctico. filosofía del materialismo dialéctico e histórico se des-
Como se sabe, estos principios se conservan; lo que pliega en lucha irreconciliable contra la filosofía y la so-
se refuta no es el principio, sino la afirmación de que ciología burguesas. Esto es lo que determina también
cada principio dado es una definición absoluta y defini- el carácter general del desarrollo de la teoría de la ver-
tiva. Pero la conservación y el significado determinante dad en la filosofía del marxismo-leninismo.
de los principios de la teoría del conocimiento dehma- La tesis, ya citada, de que la teoría de la verdad del
terialismo dialéctico no significa la absolutización de su materialismo dialéctico se desarrolla dinántiea e ininte-
contenido, de sus "definiciones", de su sentido concreto rrumpidamente, se refiere, por supuesto, no sólo al de-
y formas de manifestación. Por el contrario, estos prin- sarrollo de la teoría de la verdad, como fuera creada por
cipios, conservándose como tales, como principios deter- Marx y Engels, sino también al de las ideas leninistas
minantes de partida, se desarrollan sin cesar, toman en la teoría de la verdad. Es una ley para todo el proce-
nuevo contenido, adquieren un nuevo sentido concreto so del conocimiento científico del mundo, que tiene un
y significado, se enriquecen formando nuevos conceptos earáeter profundamente ereador, condicionado por el de-
y tesis, en el proceso continuo de avance del propio co- sarrollo incesante, eomplejo y contradictorio del propio
nocimiento en cada nueva época histórica. El desarrollo mundo material en su infinita diversidad.
de la teoría de la verdad del materialismo dialéctico sig- Este desarrollo no es una línea que se eleva suave y
nifica, precisamente en este sentido, desarrollo de sus rÍtmicamente. La teoría leninista de la verdad es un
principios e ideas determinantes y, con ello, de todo su salto gigantesco, un veloz despegue en la teoría marxis-
contenido concreto y su estructura lógica, el desarrollo ta del conocimiento. Es el gran nudo gordiano en el pro-
de todos sus componentes y formas de expresión hasta ceso del conocimiento científico, que concentra en sí to-
llegar a la concretización y la creación de nuevos con- do lo más elevado de los avances del pensamiento filo-
ceptos y nuevos términos. sófico y científico de la época anterior y que, al mismo
Debemos subrayar que el desarrollo de esta teoría no tiempo, determina el sucesivo desarrollo de las ideas
representa en absoluto un proceso en desarrollo inma- gnoseológicas en base a principios que, conservando to-
nente, una mera filiación de ideas y conceptos, ni el rit- do su significado determinante, siguen profundizándose
mo inmanente hegeliano de conceptos. Tampoco debe y enriqueciéndose.
concebirse el desarrollo de las doctrinas gnoseo16gicas, 4-01631
50 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 51
* * ,:-
en. desarrollo, no en su ..f3xistencja_}n.a.L~f.jªJ.Qi:rf3c~a,~ino
La teoría leninisLa de la verdad se encuentra orgá-
el.
..e.ns1!!'.elI!ÜQ..ftIl proceso. eogIlQs(',itiYQ.L.l3Il IOE;re.su1ta-
nÍeamente vinculada a todo el conocimiento científico dOE;clel conocin1Íento científico. c.on toda su ..c.oIl1plejidad
del mundo. Toda verdad es una verdad del conocimien- yeontradicciolles,eIl1E3.rgieIldQ .eIl tQcla.la.v.ariedadde Ja;:;
to. La verdad surge, la crea el hombre en el proceso del materiascientm(',ªs,.La,YllrQ¡}d n.o se.jnserta desde. juera
en.e1 :proces.o..d,e.l.c.ollg(',iIl1.iellt.o
..ni surge.d llIltr:9.rlelsuj e-

II
conocimiento real del mundo; es el producto de dicho
proceso y, al mismo tiempo, eUa misma es un proceso. to cognoscentf3 in sich und für sich,. sino., cOIl1o.ya.he-
Este importante aspecto prueba la honda fundamenta- mos dicho, ...sUEKey.se cf..lJª.l3li...elJlJ.'gpioprQ(',e.sQcoglios-
ción científiea de la teoría de la verdad del materialis- .eitivQ, essuxgs.nJtado y SIl Il1ªs.a,ltaex,presión,
mo dialéctico. V. 1. Lenin expone y desarrolla esta idea, principal-
La doctrina de la verdad en la filosofía del marxis- mente con relación a la teoría del conocimiento en su
mo-leninismo es el fruto de la generalización teórica del conjunto. Señala que en lógica, la historia del pensa-
desarrollo de toda la época moderna, de sus regularida- miento debe coincidir a grandes rasgos con las leyes del
des expresadas en el conocimiento científico, en resulta- pensamiento, o coloca esta tesis Íntegramente en la teo-
dos determinantes del desarrollo de las ciencias sociales, ría del conocimiento, considerándola expresión concen-
trada de toda la historia del conocimiento. Al indicar de
naturales y matemáticas. Filosofía es époc?r expresada en
conceptos. Interpretamos esta tesis no concibiéndola co- forma especial las áreas del saber de las que debe for-
mo expresión directa, en conceptos de la filosofía de la marse la teoría del conocimiento, V. 1. Lenin señala en
realidad social, sino como consecuencia de un reflejo Cuadernos filosójic'os la historia de la filosofía, la his-
indirecto y complejo. Esto es justo con más razón con toria de ciertas ciencias, la historia del desarrollo intelec-
respecto a la gnoseología, como ciencia filosófica espe- tual del niño, la historia del desarrollo mental de los ani-
cial que estudia el conocimiento y, en particular, con 1
#
males, la historia del idioma, la psicología, la filosofía de
respecto a la teoría de la verdad. Si decimos que la teo- los órganos sensoriales y resume: en una palabra, la his-
ría lenin¡ista es producto y resultado del desarrollo. de toria del conocimiento en general, toda la esfera del cono-
toda una época histórica, esto significa que es el resul- cimiento. Un tal planteamiento del problema, cuyas raíces
tado de la sintetización científica de las leyes del co- calan hondamente en las doctrinas gnoseológicas más pro-
nocimiento del mundo, "el producto, la suma y conclu- gresistas del pensamiento filosófico mundial, imprime un
sión" del propio proceso de desarrollo de los conocimien- profundo carácter científico a la teoría del conocimiento
tos. La búsqueda de la verdad no es ir a la caza del del materialismo dialéctico desde sus posiciones de par-
tida.
resplandeciente pájaro de fuego que vive fuera del tiempo
y el espacio, en un mundo fabuloso e irreal. De la misma Es lógico que esto tenga importancia determinante
forma, el conocimiento de la verdad no consiste -como también para la teoría de la verdad del materialismo
se dice en oposición a las interpretaciones simplificadas- dialéctico y no sólo por su natural subordinación a la
en buscarla directamente en los propios objetos físicos, en teoría del conocimiento en su conjunto, sino también por
el propio núcleo atómico o dentro del "testigo de sondeo" la misma naturaleza de la verdad, primero, como cate-
de las partículas elementales. La verdad ..no descansa en goría gnoseológica y, segundo, como resultado generali-
el fondo del mar ni gira en torno al núcleo de las radio- zador, como expresión concentrada del propio proce-
galaxias. so del conocimiento. Debemos subrayar aquí que J¡¡'_.YEJ!-
La verdad es una categoría. gnoseológica y .S11. cQpte- dad eQll1opl'ºQei3Qlio es. llIl .proceso de.. conociIl1ientoeli
nidQcQllstituye el contenido de todo el mundomateEial • general, no es. nOll1ólogªde tQdo. Ell .. QOIlocimiento (este
importante aspecto se examina especialmente más ade-
4*
52 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 53

lante al definir la verdad); la verdad es el resultado sino a través de todo el proceso del conocimiento en su
_.(;ientíjÍl:o de todo el proceso. del ..conocimiento, su pro~ especificidad y autonomía relativa, a través de sus leyes
ducto sintetizado],', .expresado .en cQnceptosy ºªtegorías del desarrollo, en el proceso del despliegue de todo su
que desentrañan la ..esencia objetiva de los fenómenos y contenido.
las leyes objetivas de la realidad en evolución, Hay cier- Por supuesto que en una serie de casos, la práctica
La razón para decir que la verdad!):'J la. exp:r.:.eiliºnd~ la y, en particular, la de la lucha de clases, puede tam-
esencia d.el, proceso del conocimiento, cuyo contenido bién operar directamente como criterio de la veracidad
abarca todos sus aspectos y c.ompOllentes, jnclqi20 los de las ideas y doctrinas políticas; pero la teoría filosó-
que no pertenecen a la eseneia como contenido principal fica de la verdad generaliza y revela la función de la
y determinante. práctica como criterio mediante el proceso cognoscitivo
Lo fundamental en este planteamiento del problema y sus formas concretas, entre ellas, su manifestación en
consiste en que la investigación de la verdad, su análi- calidad de criterio de la veracidad de las ideas políticas,
sis como categoría gnoseológica; debe basarse íntegra- de las directrices programáticas y tácticas de los dife-
mente en el estudio del contenido de "toda la esfera rentes partidos políticos.
del conocimiento", para destacar así la esencia del pro- La unidad entre la práctica social y el proceso cog-
ceso del conocimiento y expresar esta esencia en defi- noscitivo es el fundamento primario y definitivo de toda
niciones gnoseológicas de la propia verdad. la teoría de la verdad del materialismo dialéctico.
En la comprensión de la esencia y las leyes del pro- Prosigamos. La teoría marxista-leninista del conoci-
ceso cognoscitivo señalaremos a continuación los aspec- miento contempla el proceso cognoscitivo en todo su as··
tos que tienen importancia determinante para compren- pecto contradictorio dialéctico, euyas regularidades son
der la verdad como categoría gnoseológica. el reflejo, en los rasgos más importantes y decisorios, de
El proceso del conocimiento no representa el desa- las leyes del desarrollo del propio mundo materiaL
1'1'0110 lógico de las propias categorías cognoscitivas; es- V. 1. Lenin señalaba de forma especial que si el pen-
to no es el hegeliano ritmo inmanente de conceptos, si- samiento en su desarrollo es el reflejo de las leyes de
no un proceso de desarroIlo de la actividad consciente la realidad que tienen carácter dialéctico, entonces tam-
del hombre en forma de ciencia, como forma de ·concien·· bién debe someterse a las leyes dialécticas.
cia social. Por consiguiente, el proceso del conocimiento Para analizar las regularidades dialécticas del cono-
tiene carácter social. y esto significa que su avance cimiento es preciso tomar -como resumen, como su ló-
viene condicionado por todo el conjunto de las relacio- gica y como expresión concentrada-todo el proceso
nes sociales y, como factor determinante, por la prác- histórico del conocimiento en su conjunto. Pero precisa-
tica histórico-social de los hombres. Por ello, en la teo- mente la lógica del proceso, no su historia. Esta distin-
ría leninista de la verdad hallan su sintetización todos ción y la correspondiente diferenciación entre lo lógico
los resultados superiores del proceso del conocimiento y lo histórico se hace siempre en función de su unidad.
científico del mundo, conocimiento que se desarrolla so- Sin embargo, considerando que precisamente el conoci-
bre la bas,e de la práctica social de los hombres. De esa miento verdadero constituye la esencia de todo el pro-
forma, la prácticaact'Úa enc.ali9,ad de base deciso:ria en ceso cognoscitivo, su resumen y resultado concluyente, de
el conocimiento de, la verdad c:omo proceso, eomoobjeti- aquí se desprende que .la lógica del proceso histórico. del
va decisivo deleonocimiento de la verdad y.coIllo crite- conocimientosemanijiesti1 precisamey¿te.en. qalidad. de
rio de la veracidad de. las, teorías eientíficas. Pero esta jormas y categoríg.2. ..d.eL ver.dad(:roco./?'.Qc!rniel1}().º de.
significación resolutaria de la práctica para toda la teo- lo,_ªªté.n..tiqg¡¿eEdg.d., Nos parece que esta tesis es suma-
ría de la verdad se pone de manifiesto no directamente, mente importante y, en base al principio de la unidad de
54 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 55

lo lógico y lo histórico en el conocimiento, permite reve- cia el entrelazamiento y hasta la fusión de lo verídico
lar la dialéctica (la de la lógica dialéctica del conoci- y lo falso. Pero advirtió con sutileza y acierto que esto
miento) del desarrollo del proceso del conocimiento co- no quiere decir que lo falso sea un aspecto o parte inte-
mo conocimiento de la verdad. grante de lo verdadero. Incluso "en el dicho "en cada
Al mismo tiempo, esto tiene otro aspecto importante: mentira hay parte de verdad", aunque las dos están apa-
el proceso del conocimiento verdadero aparece como pro- rentemente juntas, se comportan como el agua y el acei-
ceso dialéctico y, por ello, la comprensión científica de te, no se mezclan" 25. Todo esto no tiene nada de común
la verdad significa la revelación de su dialéctica como con las afirmaciones relativistas acerca de la "fusión" de
proceso, del carácter dialéctico de todas las categorías y lo verdadero y lo falso, de la ausencia de fronteras y dife-
conceptos que expresan el proceso del conocimiento de rencias precisas entre ellos. En otro tiempo, como se sabe,
la verdad y caracterizan a la propia verdad como pro- las figuras de la sociedad pragmatista italiana denomina-
ceso. da pomposamente "Leonardo" llegaron a afirmar que la
En este plano se presenta una difícil tarea. Si lo ló- mentira y la verdad eran idénticas, lo que de hecho es
gico del conocimiento, como verdadero, es la expresión una renuncia al problema de la verdad.
concentrada de lo histórico, para su revelación y aná- En este plano, la comprensión de la lógica del pro··
lisis se necesita tomar todo el proceso histórico del co- eeso histórico en la teoría de la verdad deviene, si no
nocimiento del mundo. Dicho análisis debe abarcar to- más estrecha, sí más estricta que la teoría del conoci-
das las formas y categorías: de hecho, todo el conte- miento Gn su eonjunto. Aquí no deben analizarse las for-
nido principal de este gigantesco proceso mundial del mas lógicas en general, como tales --aunque sea en su
conocimiento. Sin embargo, la cuestión no está en que intervineulacián y su dependOIH~ia de la realidad mate-
la solución del problema dado sea prácticamente irreal, rial en desarrollo y la práctica social, como flO exige en
sino en el esquematismo de esta comprensión. El aná- la teoría del conocimiento del materialismo dialéctieo-·,
lisis de todo el proceso del conocimiento es una tarea /sino las catego::ías lóg.icas y su con~enido. obJetivamente
de la teoría del conocimiento en su conjunto, en tanto verdadero, y, SI se qluere, sub specle ventatls, desde el
que la teoría de la verdad analiza los resultados cientí- punto de vista de la verdad, como formas y categorías
ficos del conocimiento que aparecen en formas lógicas que expresan diferentes aspectos de la verdad eomo pro-
objetivo-conceptuales que, debido a esa substancialidad, ceso en constante desarrollo.
tienen un carácter verdadero. Todo el proceso del co- Aquí es sumamente importante la siguiente tesis de
nocimiento, como objeto de la teoría del conocimiento V. 1. Lenin respecto a la apreciación del carácter veraz
en su conjunto, incluye en sí toda su complejidad y ca- de las formas cognoscitivas precisamente' como catego-
rácter contradictorio, la variedad de sus caminos y re- rías lógicas. V. 1. Lenin, que subrayaba reiteradamente
vueltas; no sólo aspectos hipotéticos, sino también fal- la justedad de la comprensión hegeliana de las formas
sos, diferentes formas de error que surgen inevitable- lógicas como formas del contenido vivo y real de la
mente en el curso general del conocimiento, lo que tiene propia reálidad, señalaba especialmente que ~'no. e$ la
relación sólo indirecta con su contenido verdadero y sus psicología ni la fenomenología delespíritll, sino la lógi-
formas, e incluso puede carecer en absoluto de cual- ~a,(jLpI'()kl.e.lllª ªeltl ..verdi1<l."26. Al explicar esta tesis
quier vínculo con la verdad. tan importante que presenta un nuevo aspecto en la
Cuando Hegel decía que "la verdad no es una mone- comprensión de la verdad, Lenin dice que para la lógica
da acuñada que puede entregarse ya hecha para guar- -en este alto significado suyo no basta la "descripción
darla en el bolsillo", indicaba que en el proceso del 25 Hegel. Obras, t. IV, pág. 20.
complejo camino de su conocimiento ocurre con frecuen- 26 V. 1. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C., t 29, pág. '156.
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 57
56 G. KURSANOV

de las formas del pensamiento", lo mismo que no basta píritu. Consiste en que en un alto escalón del conoci-
tampoco "la descripción histórico-natural miento, el hombre no precisa del estudio detallado y es-
de los fenómenftJs del pensamiento". Para la ló- pecial de los anteriores informaciones y resultados del
conocimiento. "Cada individuo debe también recorrer
gica es necesaria "l a con f o r mi dad con l a ve r-
por su contenido los escalones de la instrucción del es-
dad" 27. Por ello, el proceso cognoscitivo, como contenido
real de la teoría de la verdad, aparece en formas y cate- píritu universal, pero ahora como formas ya dejadas por
gorías lógicas que expresan el resultado científico, es de- el espíritu, como etapas de un camino ya trabajado y
cir, objetivamente verdadero, de este proceso, en conso- nivelado; por consiguiente, con relación a los conocimien-
nancia con cada una de sus etapas históricas. tos vemos que aquello que en tiempos anteriores ocupaba
01 espíritu adulto de los hombres, se reduce ahora a cono-
En la teoría de la verdad no hay necesidad de exa-
minar toda la historia del conocimiento del mundo por cimientos, ejercicios y hasta juegos de muchachos y, en
01 hombre. Es preciso revelar su lógica y expresarlo en
los éxitos pedagógicos vemos la historia de la instruc-
las correspondientes categorías lógicas. Pero esto no ción de todo el mundo como en un breve y premioso
significa que haya que ir paso a paso, comenzando por ensayo" 28. Esta regularidad es de importancia exclusiva
la ciencia antigua, localizando las categorías lógicas en para la elaboración del método científico, racional de
que -con diferente gradación-se expresa el contenido estudio de los complejos procesos del propio conocimien-
objetivamente verdadero del conocimiento.c. Mar~ ya to. Nosotros podríamos incluso llamarlo .ley gnoseogenli-
indicaba que el estudio de las formas superiores del, de- ti9ª descubierta por Hegel, por cierta analogía con la ley
sarrollo es 1m Illºtodo "teºriºQ.ºor:r:~.ct()y" que constituye biogenética de Haeckel. Por ello, 01 conocimiento pro-
la clayepara el estudio de sus estadios anteriores. fundo y multifacético dE) las formas, desarrolladas y las
Este principio metodológico tiene carácter universal, .QLalm~L.§J]J)eriores.ªl?l·.Ul()viUlignto, induyendo los fenó,·
lo que permite transmitir su significado también al aná- . menos. del,..conocimiento, pareceIlya incluir también., el
lisis del proceso cognoscitivo en general. Los estadios .. =-ª¡:l f()}:maJtí giºa . g?)),QI'!':t!i?a..da
<';OnQºilnil:l.ntQ ::::.ge las
superiores contienen el resultado concentrado del cono- J1Wº,aIIIªntalg§fQrUl.asy f3.E3tadigspr§l.cegeIlt§§,como. eta-
cimiento precedente y, desde el punto de vista de la ver- . pas\:te.LC~illi!lQya . .re.<.;qrridasy, traJ;¡ajªéla~~fln,fll pasªdQ.
dad, su análisis constituye el análisis de los resultados i. A esto se suma, por supuesto, otro aspecto de la cita-
sintetizados y el resumen de todo el conocimiento ante- da regularidad. Al analizar el proceso del conocimien-
rior. Todos los postulados realmente veraces creados en to en sus formas y manifestaciones superiores, establece-
el conocimiento precedente conservan su importancia en mos que para su logro hay que pasar, de manera com-
el desarrollo sucesivo, forman parte del acervo del co- primida, los momentos esenciales de los estadios prima--
nocimiento científico del mundo. Por ello, el análisis de rios y precedentes, pero precisamente en forma compri-
las formas y estadios superiores del conocimiento no mida, concentrada y sumaria. ¡
sólo permite comprender la esencia de las formas ante- Todo esto determina la necesidad de que en la teoría
riores por ser clave para tal comprensión, sino que es, de la verdad se dé la generalización de los resultados su-
además, básicamente suficiente para establecer las leyes periores del conocimiento científico del mundo, el aná-
del conocimiento verdadero en general y para la revela- lisis de la dialéctica del proceso del conocimiento y do
ción de la lógica del propio conocimiento de la verdad. su carácter contradictorio interno y profundo, en sus
En este sentido recordemos un interesante pensa- formas lógicas superiores, que brinda al mismo tiempo
miento de Hegel, expuesto en la Fenomenología del es-
27 Ibíd. 28 HegeI. Obras, t. IV, pág. 15.
58 G. KUHSANOV IDEAS Y TESIS PHINCIP ALES ... 59

la expresión concentrada de la lógica de todo el ante- sentido exacto del término latino concresc()). Las carac-
rior desarrollo del conocimiento 29. ter.ísticas lógicas de la verdad en su comprensión gene-
Con vistas a esta c'tlmprensión del proceso del cono- ral, como categoría gnoseológica universal no se dan a
cimiento, cuyos resultados científicos forman el proceso priori, sino qUllson .la síIltesis de Joda la pl11raUdad.cQU-
de conocimiento de la verdad, nos detendremos en un creta de las formas científicas y los resultados logrados
punto más de carácter básico general. Tiene, por supues- en todo el proceso histqriGo deL conocim.il:)nto.cient.ífica.
to, gran valor la investigación de la dialéctica de los Esto, básicamente, se refiere lo mismo a los resultados
conceptos de las ciencias por separado, es decir, de las del conocimiento de ambas esferas: la naturaleza y la
formas que expresan con más adecuación el contenido sociedad (en todo el conjunto de sus procesos materia-
concreto verdadero del conocimiento. Pero al mismo les y espirituales).
tiempo, la realización de tales investigaciones no basta El conocimiento histórico de la verdad y el desarro-
para el estudio de los problemas de la teoría del cono- llo de las representaciones acerca de la verdad misma se
cimiento en su conjunto, donde deben obtenerse resulta- produjo principalmente en base al estudio de los fenó-
dos referentes ex principo a todo el proceso del cono- menos naturales y la generalización de los resultados
cimiento, a todas sus esferas. Por ello, en el estudio de las ciendas naturales y matemáticas. Esto se refiere
del problema de la verdad , es indispensable el análisis a los puntos de partida, al comienzo del conocimiento de
de las leyes dialécticas del desarrollo (anto de las cien- la verdad, a todo el desarrollo sucesivo de las ciencias
cias sociales como de las naturales y las matemáticas. naturales, particularmente en sus períodos de viraje, has-
Este análisis permitirá llegar aconclusioneILgn.0seplógi:: ta los procesos rilOdernos, excepcionalmente complejos
caso generales que constituyen eLcontenidQ. de lateo.ría y contradictorios que se dan on el conocimiento del mun-
Ae la verdad en su signific3.do }1niyersal,. En lo tocante do en la época de la revolución científico-técnica del
a las "verdades matemáticas" o las "verdades económi- siglo XX. En este camino las ciencias naturales han ela-
cas", deben considerarse formas concretas de la verdad borado un inmenso arsenal de formas y métodos teóri-
como categoría gnoseológica con significado general y cos que aseguran un conocimiento verdadero de las leyes
universal en todo el proceso del conocimiento, que al de la naturaleza, la penetración del raciocinio humano
mismo tiempo, se presenta con multitud de formas de en la esencia real del mundo circundante que, en las
manifestación en las diferentes materias científicas. consiguientes etapas, condujo a la creación de diver-
A diferencia de las representaciones y las interpreta- sas concepciones de la verdad como resultado de la ge-
ciones a priori y metafísico-abstractas de lo unive!'_~I!1, neralización de estas formas y métodos teóricos. Para la
la teoría leninista de la verdad lo considera la síIltesis moderna teoría científica de la verdad tienen importan-
de las variadas formas de lo. concreto, una variedad>¡fe cia fundamental: 1) los resultados más generales de to-
definiciones concretas, su fusión y acoplanliento(en el do el desarrollo histórico de las ciencia~ naturales y ma-
temáticas que obtuvieron la expresión adecuada en las
29 Veamos aquí la siguiente tesis de Hegel que expresa el concepciones de la verdad y el análisis de las vías y los
vínculo interno de los conceptos: conocimiento - verdad - ló- métodos de su conocimiento; 2) las formas lógicas del
gica. "Por consiguiente, lo lógico recibe una valoración plena de conocimiento verdadero del micra y del macromundo,
su significado -dice en La ciencia de la lógica- sólo gracias elaboradas y desarrolladas en la ciencia moderna y, con
a que se ha convertido en un resultado de la experiencia de las
ciencias. Esta experiencia presenta al espíritu lo lógico como ello, las ideas racionales de las más modernas concep-
una verdad universal, no lo presenta como gestión especial si- ciones de la verdad, vinculadas al análisis del conoci-
tuada al mismo nivel de otras materias y realidades, sino como miento científico, en particular (y especialmente) las
esencia de todo este otro contenido" (He~el. Obras, t. V, vág. 39). profundas e ültoresantes ide[ts en la comprensión de la
ti

60 G. KUnSANOV IDEAS Y TESIS PIlINCIPALES, .. 61

verdad mantenidas por los científicos más notables de la lucionaria práctiea. Esta tarea cobra ea ipso un signifi-
actualidad: N. Bohr, A. Einstein, W. Heisenberg, S. Va- cado nuevo, histórico-mundial. Por ello es totalmente ló-
vílov y otros que tienen un alto concepto de la impor- gica la idea formulada por V. 1. Lenin acerca de que
tancia de los problemas gnoseológicoE\ en el desarrollo el conocimiento de la lógica de la evolución de la exis-
del conocimiento moderno. tencia social es la tarea más elevada de la humanidad 30.
En la esfera de las ciencias sociales y humanitarias, Con ello todo el problema de la verdad se eleva al ran-
el conocimiento de la verdad marchó en épocas pasadas go teórico-práctico, lo que no sólo no reduce su impor-
por caminos más complejos y contradictorios que el de tancia teórica, sino que, por el contrario, la eleva al ni-
los fenómenos naturales. Por supuesto que por lo me- vel de las exigencias del momento y las tareas de toda la
nos desde los tiempos de Aristáteles se han vertido en actividad práctica y la lucha de las fuerzas progresistas
el pensamiento social toda una serie de ideas y tesis va- y revolucionarias de la sociedad moderna. Las profun-
liosas con significación objetiva verdadera, concreta, das ideas de C. Marx acerca de la necesidad del cam-
aunque necesariamente limitadas. Pero en su conjunto, bio revolucionario del mundo y, en relación con esto,
hasta el surgimiento del marxismo, hasta mediados del
pasado siglo no hubo en la historia del pensamiento fi-
!¡ de un nuevo papel de la filosofía, expuestas en sus fa-
mosas Tesis sobre Feuerbach conservan en nuestra épo-
losófico y sociológico una comprensión veraz de la esen- ca toda su importancia de principios.
cia y las leyes del proceso histórico-social, de la esencia Al mismo tiempo, el papel determinante de la prác-
verdadera del hombre. Eso no estaba al alcance ni si- tica como actividad histórico-social de los hombres, to-
quiera de los pensadores más progresistas. Por supuesto, mada en toda su diversidad de aspeeLos y manifestacio-
no podía argumentarse la falta de genio creador; se ex- nes, se revela en un grado básicamente igual en el dosa-
plieaba por la limitación socio-clasista de sus concepcio- rrollo tanto de las ciencias naturales, corno de las mato-
nes eomo ideólogos de las clases explotadoras, por el máticas y las sociales. Y, al fin de cuentas, de todas las
heeho de no estar interesados en desentrañar hasta el nuevas formas del conocimiento científico en desarrollo.
fondo la verdadera naturaleza de las relaciones socia- Por ello es completamente natural que la conocida tesis
les. Sin embargo, sería teóricamente incorrecto pasar por leninista: "El punto de,yisLaª~!~_~i.c:!.a,_-ª,º,Jª_pr.~!:\ti.º"a
alto ciertos elementos de la verdad en la revelación de la "debe se.I',elpll1lt9 de vi¡;tª prim~r9Y Jll;ndª,,;geQtaLd~ la.
naturaleza de los fenómenos sociales, existentes en doc- teoría del conocirnielltg" 31, adquiera importancia deter-
trinas sociales anteriores al marxismo. minante en el. análisis de todos los problemas -genera-
El estudio realmente verdadero de las leyes del de- les y especiales- de la teoría de la verdad. La prácti-
sarrollo de la sociedad humana aparece con el surgi- ca histórico-social plantea ante el conocimiento científi-
miento de la filosofía del materialismo dialéctico e his- co tareas siempre nuevas, a las cuales éste puede res-
tórico en calidad de cosmovisión de la clase obrera, his- ponder sólo y exclusivamente como conocimiento obje-
tóricamente muy' interesada en el conocimiento de la tivamente verdadero, lo que conduce necesariamente al
verdadera esencia de los fenómenos sociales. Precisa- planteamiento de nuevos problemas de la propia verdad
mente desde este momento se inicia la época del co- como categoría gnoseológica; prof¡mdiza, amplía y en-
nocimiento objetivamente verdadero de la esencia y riquece su contenido, lo que exige que se exprese en los
las leyes del desarrollo de la sociedad humana, y to- correspondientes aspectos y formas lógicos nuevos. La
do el problema teórico. de la verdad adquiere un signi-
30 Véase V. 1. Lenin. Materialismo y empiriocriticismo, O. C.,
ficado práctico de exclusiva importancia. El logro de la
verdad en el conocimiento de la sociedad se convierte en t. 18, pág. 345.
31 Ibíd., pág. 145.
la condición indispensable para su transformación revo-
62 G. KURSANOV Capítulo Il
práctica, fuerza motriz y base del conocimiento científico, DEFINICION y ESENCIA DE LA VERDAD
su principal objetivo y criterio decisivo de la verdad, al La propia investigación de la ver-
desplegarse ininterrumpidamente en todo el proceso histó-
dad debe ser veraz; la investiga-
rico, determina también de forma directa ---y más aún ción verídica es un cuadro desen-
indirecta - el desarrollo de la propia verdad, de la ver- vuelto.
dad como proceso, categoría profundamente dinámica
que excluye todo dogmatismo, estancamiento y anquilo- Marx
samiento del pensamiento y el conocimiento.
Toda la práctica histórica de la humanidad y, ante
todo, la práctica de la época moderna, todo su profundo,
variado y contradictorio contenido, toda la rica experien-
cia de lucha de las masas por el cambio revolucionario
del mundo debe ser generalizado teóricamente en la doc-
trina leninista de la verdad, basada en el análisis y la sín-
tesis de los resultados superiores del conocimiento del
mundo circundante. La teoría de la verdad es una par-
te orgánica importantísima de la teoría del conocimien-
to; su esfera es la de la actividad cognoscitiva del hom-
bre, el área de las definiciones teóricas y las categorías
y formas gnoseológicas, el terreno del pensamiento lógi-
co, científico-abstracto, no tomado in sich und für sich,
sino en dependencia genética de la base socio-histórica y Los principios y prem-isas de la teoría leninista de
material. La formación y el desarrollo de la teoría cien- la verdad que hemos examinado son la base de su con-
tífica de la verdad es el resultado de la actividad viva
siguiente comprensión como categoría gnoseológica, lo
del hombre en la esfera del conocimiento, del hombre que a su vez, determina su esencia como concepto que
que se manifiesta al mismo tiempo como hamo faber, requiere una definición bastante rigurosa con la necesa-
hamo sapiens y hamo creator. El hombre es el creador ria terminología lógica.
del conocimiento verdadero, del cuadro científico, en de- La historia del pensamiento filosófico evidencia, co-
sarrollo constante, del mundo, cuya cristalización lógica mo señalábamos, que el término ."verdad" _a}:jí1'Yeta-
aparece en calidad de formas cognoscitivas objetivo-ver- surgió y quedó fijado en los documentos escritos de la fi-
daderas que, en su síntesis, constituyen la propia verdad.
losofía
cisamentede ladelantigua
términoGrecia. Recalcm¡nos
que expresa que se trata
la primera forma pre-en
la historia del concepto de la verdad, y no de palabras que
signifiquen representaciones determinadas acerca de la
verdad, recogidas en antologías de la literatura oriental,
principalmente de la hindú. La estructura del término es
la siguiente: a es una partícula negativa; A~1'Y(O
significa estar oculto, desconocido o, lo que equivale a
reserva, ocultación y hermeticidad. Por consiguiente, aquí
la verdad es no-ocultación, no-hermeticidad, precisamente
r"
64 G.KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 65

lo que se revela ante la visión mental del hombre, por trañar el contenido del concepto en sus rasgos esencia-
cuanto el propio concepto aparece en calidad de resulta- les.
do del empeño humano hacia el conocimiento del mun- De la misma forma la esencia del concepto verdad en
do hasta entonces ignorado. A esto puede agregarse que su contenido gnoseológico concreto no puede revelarse
debido a la interpretación del término q:nAooocpfa como adecuadamente en las obras de arte que ofrecen una
afición por la sabiduría, el término cro<pó<; se considera imagen artística y una representación de la verdad. Al
sinónimo de claridad, comprensión y confirmación. Por mismo tiempo, en las obras de arte más profundas se
ello, <p~Ao,ocp(a tiene también el significado de amor a da la expresión de una serie de ideas valiosas e intere~
la verdad. santes que caracterizan la representación e incluso, has-
Podemos aceptar con cierta razón la hipótesis de que ta cierto grado" el concepto de la verdad.
el término sánscrito var subyace bajo el latino veras, el En muchas obras de arte se trata la idea de 111 revela-
alemán war, el de kimry gwyr e incluso el irlandés fir, ción de la verdad con la fuerza del tiempo, partiendo
firinne. Var significa aquello que está completamente en desde la imagen antigua de la verdad oculta "en la pro-
sÍ, qlle debe estimarse, respetarse, preferir y elegir. Es fundidad del pozo". Tal es el grabado de G. Amman,
evidente que aquí se ensalza la propia 'noción de la artista francés del siglo XVI, titulado "El tiempo que
verdad, más exactamente, de lo verdadero; pero el extrae la verdad del oscuro precipicio"; la pintura de
sentido semántica-concreto de los términos veritas y N. Poussin: "El tiempo salvando la verdad de los aten-
Wahrheit (como principales derivados) no es posible de- tados del deseo y las querellas"; la famosa escultura de
ducirlo directamente del radical varo L. Bernini "La 'verdad revelada por el tiempo", donde
En ruso, el término ucmUHa tiene gf)néticamente un aparece una mujer de la que van cayendo poco a poco
sentido ontológico claramente expresado: proviene del las vestiduras que descubren su bello cuerpo, y otras
verbo 6blmb con su derivado ecmb ,_ostllr en .presene:ia; obras similares. Es muy frecuente la representación sim-
pero, no en el plano de la fusión de lo ontológico y lo bólica de la verdad en forma de :mujer que sostiene en
gnosool~gico,sino en el de la comprensión de lo verda- su derecha.llnespejo y, en su izquil:lI:!la, una antQrcha~
dero como relacionado con realmente. existente, ..con lo lo cual es altamente significativo.
que hay en la realidad. Es significativo que también en En la exposición mundiakde París, el año 1855, se
griego las diferentes formas de af,~1'ls~a tienen un senti- presentó una escultura de Cavellier, famosa desde en-
do análogo: aA~1'ls~av -
't:'i,j en verdad, en realidad, de tonces -hoy se conserva en el Museo del Palacio de
hecho; aA Ij1'lsow - ser cierto, corresponder a la realidad. Luxemburgo-, simbolizando la verdad con sus diferen-
El sentido etimológico ~del término verdad aclara tes atributos en forma de mujer. En la dercha tiene de
ciertamente su significado primario, que contiene una se- nuevo 'un espejo, donde cada uno puede ver su propio
rie de ideas gnoseológicas concretas: en la verdad se reflejo verdadero; con la mano izquierda echada hacia
revela lo que está oculto y se desconocía hasta el mo- atrás se despoja de la ropa mostrando su serena des-
mento de lograr la verdad; la verdad en ese contexto nudez en toda su hermosura; sobre su alta frente brilla
adquiere un significado elevado y especial, las tesis ver- una estrella de oro que ilumina con sus rayos el mun-
daderas contienen algo que está presente en la propia . do circundante. En esta obra extraordinaria, que ofrece
realidad. Pero, primero, en el propio término verdad, un profundo contonido conceptual de la verdad, el artis-
en cualquier idioma, todo esto aparece en forma implí- ta expresó todo un conjunto de ideas.
cita y, segundo, el simple significado del término to- Sin embargo, todo esto no es más que una represen-
davía no es una definición científica que exija ·desen- tación, y no el concepto de la verdad en sus definicio-
nes estrictas. Lo último presenta mayores dificultades;
5-01631
"-

66 G. ítU:ll.SANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 67

en el camino que conduce a la formación del concepto el proceso de estructuración de las formas conceptuales
científico de la verdad han surgido no pocos escollos, del conocimiento, de las abstracciones científicas. A se-
diferentes tipos de "ídolos", como diría F. Bacon. Entre mejantes representaciones positivistas se liga el enfoque
estos últimos, los más esenciales son no tanto la com- fenomenológico de la verdad, que también limita su co-
plejidad y el carácter contradictorio del proceso cognos- nocimiento (y comprensión) al análisis de las propieda-
cHivo en que nace la verdad, cuanto las influencias ne- des y rasgos externos, las peculiaridades del fenómeno,
gativas que sobre el pensamiento gnoseólogico ejercen y no su naturaleza interna. Su homólogo en el arte es
distintos tipos de definiciones acientíficas e incorrectas el llamado verismo o veracidad externa, naturalista, en
de la verdad, presentes en las doctrinas filosóficas idea- la escuela italiana de arte y literatura, en el naturalis-
listas y metafísicas. Aquí debemos señalar los siguientes mo de Emilio Zola y sus seguidores, etc. La definición
aspectos . científica de la verdad queda aún muy lejos de tales no-
.L.adefinició:n de la verdad pa.rtiendQ decr:i1§Tio§.-.!!: ciones.
priori y absol¡;¿tos .. Esto ocurre en diferentes sistemas del En publicaciones oficiales tales como diccionarios de
idealismo absoluto en que el concepto de la verdad se literatura y de filosofía y en las enciclopedias se ofre-
identifica con lo Absoluto en el conocimiento, como su cen interpretaciones diversas más próximas a la com-
principio supremo y resultado final que abarca el cono- prensión racional de la verdad. Aquí debemos señalar
cimiento de todo el mundo, en toda su integridad y to- respecto a muchas publicaciones extranjeras el entrela-
talidad. Es natural que una tal concepción de la verdad zamiento de las ideas de una u otra forma de la concep-
vaya de la mano con su interpretación religiosa, con la ción de la corre$ponde.ncia. de lCf lJe.!ªad.y..Jª--COLU~§.PQT(-
exaltación de las verdades de la religión, estimándolas dgl1cia. lºgic()---jormaZ de ªiferentes tesis. En el Dicciona-
supremas, absolutas, universales y "divinas", situadas rio del Lenguaje Filosófico (franéés); por ejemplo, pu-
por encilha de todas las verdades filosóficas, científicas blicado por P. Foulquié, se toma como punto de partida
y "humanas". De aquí el dogmatismo en la proclama- el concepto dl:f lo verdadero como "lo que es conforme
ción de tales verdades, comenzando por las sagradas es- a la realidad". A continuación se examina la fórmula
crituras antiguas y terminando por las actuales concep- clásica de acuerdo con la cual se entiende por verdad
ciones religioso-idealistas. Por supuesto, tales declara- la adaequatio rei et intellectus.
ciones no son su definición; de hecho, la suplantan sin Esta fórmula se valora en su doble aspecto: 1) el ló-
descubrir la esencia del concepto de la verdad. gico, en el sentido de la conformidad del pensamiento
En cierta forma, la contrapartida de la proclamación con su objeto, y 2) el ontológico, en el sentido de las
a priori de las verdades absolutas la tenemos en las_.q.~- verdades del ser, que deben corresponder a su ideal 1_2. El
f!.~,!,:pi~i<¿ª§ ....(te. la.- ver.ª.a,d: No
fin icio l1;es. y.lf!;f!. .. 1J.C?gJf2l1e
nos referimos ahora al análisis de las difiniciones de 1-2 Véase Dictionnaire de la langue fran<;aise. Par P. Foulquié.
Paris, 1962. En el Grand Dictionnaire universel de P. Larousse
la verdad en las concepciones positivistas modernas, lo la definición principal es la siguiente: "verdad es algo que está
que constituye el objeto de apartados especiales de la en conformidad con algunas nociones sobre las cosas o
segunda parte del presente libro. Tenemos en cuenta con la realidad representada (tomo 15, pág. 908). En la Encyclo-
aquí la estrechez y la debilidad teórica de la identifica- pedia Britannica la comprensión aristotélica de la corresponden-
cia se interpreta como fe, convicción (belief) de que la propo-
ción empírica de la verdad -que es ul).a categoría gno- sición p es verdadera si aceptamos que existe un hecho que
seológica con la propia realidad física, con la representa- corresponda a dicha proposición (vol. 22, pág. 522). En todas
ción de la verdad como un reflejo elemental, pasivo y las definiciones similares se observa un evidente divorcio con 1"
empírico-sensorial de "lo que es", sin ninguna penetra- comprensión materialista de la correspondencia, lo que priva a
estas formulaciones de su valor objetivo científico.
ción en la esencia de las cosas, lo cual puede lograrse en
5*
t
68 G.KUítSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 69

principio racional materialista de la fórmula que parte Empero, debemos señalar una vez más que la teoría
de Aristóteles fue desapareciendo paulatinamente: la de Hegel no brinda una definición verdaderamente cien-
realidad, con la que debían adecuarse nuestros pensa- tIfica de la verdad; más aún, tampoco presenta una
mientos, se consideraba en la lógica escolástica rea- definición generalizadora llamada a expresar su' com-
lidad de la razón divina y, en el posterior desarrollo de prensión profunda y multilateral sobre la base de
las tendencias formalistas en la lógica y la gnoseología, los principios correspondientes. Por ello, la suma de las
comenzaron a entender por realidad también las no- definiciones hegelianas no puede darnos una definición
ciones acerca de ella y las formas lógicas en que científica sintetizada de la verdad, sin hablar ya del me-
se manifiesta y hasta las formulaciones meramente ver- canicismo de tales intentos. Aquí hay dos puntos im-
bales, lo que tiene lugar, por ejemplo, en el análisis lin- portantes: 1) la comprensión incorrecta, idealista, de
güístico moderno. Todo esto conduce inevitablemente a la práctica como actividad espiritual pura y la imposi-
la desaparición del criterio real de la veracidad de las bilidad de revelar desde tales posiciones el verdadero pa-
ideas y, en general, de las formas cognoscitivas, a la pel de la práctica en el conocimiento de la verdad, y
transmisión de todo el problema de la verdad a la es- 2) el sistema idealista de la filosofía hegeliana, terminado
fera lógica autónoma, debido a lo cual el problema real y cerrado también, conduce a la absolutización de la
de la verdad se diluye en los esquemas y construccio- propia filosofía hegeliana, a su transformación en ver-
nes lingüístico-formales. dad absolvta, a la proclamación del conocimiento abso-
Sin embargo, a pesar de todas las complejidades y di- luto, donde se funden la teología y la filosofía, la re-
ficultades, el pensamiento filosófico ha marchado sin vaci- ligión y el raciocinio.
lar hacia la elaboración del concepto de la verdad que Sólo la comprensión científica de la verdad basada
exprese adecuadamente tanto su naturaleza como su en los principios de la filosofía del materialismo dialéc-
esencia. La cima de la comprensión de la verdad en la tico e histórico, recibiendo su más alta expresión en las
filosofía premarxista se encuentra, como ya hemos seña- ideas leninistas, lleva con necesidad lógica a su defini-
lado, en la teoría de Hegel. En ella, el concepto de la ción verdaderamente científica. Pero, esto, por supues-
verdad adquiere un contenido incomparablemente más to, no es un acto automático y es poco probable que se
profundo e inédito que en todas las anteriores doctrinas. puedan "programar" los principios de la filosofía mar-
La llamada definición nominal de la verdad toma un xista de forma que mediante dispositivos automáticos o
sentido nuevo, hondamente dialéctico, y se convierte en fórmulas lógico-matemáticas pueda deducirse de ellos
la expresión del importante principio de la objetividad una definición exacta del concepto de la verdad.
de la verdad en su comprensión racional. En base a la Una tal definición es el resultado de la actividad vi-
idea de la unidad de la dialéctica y la teoría del cono- va del suj etoc()gnosciñ:te;'~4(.LIª,jl.ºtfY!ª:~]iliiii.ºii·'en
cimiento, Hegel formula una comprensión de la verdad ,el COngCiIllieI1t9,pero no en el sentido del apriorismo
que en sus rasgos principales tiene un significado im- kantiano que afirma "el juego libre de las fuerzas es-
perecedero. De aquí también una serie de definiciones pirituales" 3 que conduce a la creación "libre", es decir,
de la verdad, dadas por Hegel, cada una de las cuales arbitraria, de los conceptos y formulaciones. r,acl€lfi ..ni-
expresa o su comprensión general o uno u otro aspecto Qi..Ql1.
,.d..()L~ºl1..fl€lP.N-
..g_ª_la, ..[~Y.{llE._9..i{íQ_.cliJ_.~:t!
.....
c..º..I!~€lI!iclºl.Ja
de su contenido dialéctico. Estas definiciones -la ver- , ex12resiQn_d.e.. ...é_sl(;L.m~Qla]} ..tg.E)J!§ ..:rasgos ..'~S en(;!ales, ..eleter-
dad como proceso, la verdad como veruad objetiva, la minantes; a través de la definición el concepto adgui.~re
verdad concreta, y otras- ya las hemos citado anterior-
mente y todas ellas son muy importantes para la compren- 3 E. Cassirer. Formen und Formwandlungen des philosophi-
sión de la verdad en el materialismo dialéctico. schen Wahrheitsbegriffs, Hamburg, 1929, S. 19·20.
70
G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 71

carácter conceptual y se manifiesta, su significación ..Ob- debe. ellcontmL!!.l3.c.l3...8ª-rj.-ª.ment.!L..§.:ll....expresión


en el con-
jEltivayer~.ª<l€lra, Todo esto excluye la arbitrariedad y c e[JJºf¿!~Y!~W.c?.!1:.EJP:-..lJ..(3!!!.(LcJ:.
el subjetivismo en la creación y definición del concep- Al llegar hasta la misma definición del concepto de
to. Sin embargo, esto no es un 'acto automático pasivo. la verdad en el materialismo dialéctico, haremos a este
El hombre, como sujeto cognoscente, elabora la defini- respecto algunas observaciones relativas al método de
ción científica del concepto durante un largo proceso obtención de las definiciones científicas . ..fu...l?.arttrJ1.os.._-ª~
cognoscitivo, basándose en determinados principios en la la .es eugia d.ElIQ.kje.:t;9.gu_e_ªe.j'i.!tj!11&~ ....9.Qmº_Jl-..l?:tda.4..d.~._lª
comprensión del fenómeno dado, guiándose por deter- va.r:if!.d..cgr.......Jlst-º_lllétod_<LAillttLS
er al ..mts..!!!Q._ti~!ll....]Q_.ª}1-gZí-
minadas ideas, y revela y expresa de forma consciente tic.Q.. y_,Sin&rIH92..,. La revelación analítica del contenido.-
y directa en el concepto los rasgos esenciales y determi- que aparece en una ."erie de universalidades concretas
nantes de su contenido. AqllÍ .a,Pªr.~C:;JlRª.~'&iyj<lª.<ljl;~_
..Kl3:: que caracterizan sus diferentes aspectos debe mostrarse
neraJiz;ªGión. y abstracción cl€ll Tí;lCiociniol:J.llIllanoqlle lógicamente en forma sintética, generalizada, expresan-
.....
c:;r8.ac.onc€lptos .como formas lógicai3qll~ Je.H,Eljan.las do la unidad de la precisión del contenido, la unidad de
propiedades y las relaciones de la,$ cosaswaterial.es. En la las definiciones concretas, y no su enumeración sucesi-
naturaleza no existen ningunas formas lógicas de por sÍ, y va. Esta lógica interna O_f¿§.trlfc.tJJmJógica. de.1IJ..JJ.§1tlli::
el hombre no las encuentra sencillamente ya listas igual cü5ncif¿Iltí!i.ca es el resultado del desarrollo histórico del
que los Eidos de Husserl, sino que las crea precisamen- correspondiente concepto, en cuyo proceso se crean di-
te como formas lógicas, formas de la razón, del pensa- ferentes universalidades concretas que suelen tomarse
miento. como base de la definición general del concepto -lo que
El momento lógicamente culminante en la defini- tuvo lugar también en el desarrollo del concepto de la
ción del concepto es la fijación del pensamiento en la verdad-, aunque obtienen su sentido y verdadero signi-
palabra; pero esta fijación no agota todo el proceso de ficado únicamente en la definición generalizada, sintéti-
la definición cosa que aseguran los idealistas semán- ca.
ticos. La definición del concepto debe coronar con los Este método definitorio deriva, a su vez, de la natu-
términos y las palabras adecuadas que fijan directamen- raleza del concepto y el carácter de su formación. En
te el pensamiento acerca de los objetos correspondientes el curso del desarrollo histórico de los conceptos cientí-
y sus propiedades. Aquí es muy importante la exigen- ficos, en el proceso del ascenso del pensamiento de lo
cia de la exactitud de términos en la definición del con- abstracto a lo concreto se crean originariamente y por
cepto. Sin embargo, debe tratarse siempre del signifi- vía analítica determinadas definiciones abstractas que
cado semántico de los términos que expresan el senti- reflejan como conceptos aislados (o universalidades con-
do y significado de los conceptos dados. Este proceso es cretas) diferentes aspectos del objeto en su desarrollo;
la manifestación de la actividad de la razón humana, del después se realiza la síntesis de estas definiciones abs-
papel creador del sujeto en el conocimiento, pues no es tractas en una sola, en un concepto cada vez más ge-
el mítico Adán quien da nombre a las cosas, sino el neral y, al mismo tiempo, concreto. Esta riqueza del con-
hombre real y vivo, que en el proceso de conocimiento cepto concreto como categoría gnoseológica es el reflejo
del mundo elabora los conceptos y les dota de expresión de la unidad de la variedad del objeto, y encuentra la
verbal terminológica. f necesaria expresión en la definición.
Todo esto tiene importancia cardinal para la elabo- Todo lo expuesto permite entrar en la formulación
ración de un concepto verdaderamente científico de la del concepto general de la verdad, que nosotros contem-
verdad y su correspondiente definición en términos cla- plamos como sistematización de las ideas leninistas en
ros y exactos. ~La comprert..§j§.TLJ!J!::M!I!.!&0_ji!Llf!.. verdad la comprensión de la verdad en calidad de importantí-
72 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 73

sima categoría g'llosoológica, en cuyo contenido hallan su conceptos y categorías verdaderos, de la esencia objetiva
oxlirm;i()1] 10010H los principios básicos de la teoría del de las Cosas o de la objetividad en su auténtico signifi-
(,ollll('iminlllo del materialismo dialéctico. cado. Pero, a diferencia de las ideas de Hegel, en el mate-
La verdad es un proceso, un proceso de reflejo, en rialismo dialéctico se trata de la correspondencia que es
la conciencia del hombre, de la esencia inagotable del reflejo de la esencia objetiva de los objetos del mundo
infinito mundo material y las leyes de su desarrollo, sig- material, la esencia de la propia realidad material, y no
nificando al mismo tiempo un proceso de creación del del espíritu absoluto como mundo, razón, etc.
cuadro científico del mundo por el hombre, cuadro que Te;rc.EJfQ.,
la definición dada expresa el carácter dialéc-
aparece como resultado histórico-concreto del conoci- tico del concepto "verdad", lo que es su naturaleza in-
miento en constante desarrollo sobre la base de la prác- terna. Esta dialéctica emerge en la propia definición:
tica histórico-social como su criterio objetivo superior. a LElI:t.(')lºgIl(:~ElPtQgElJ!cElr aLge J~_v.:.Elfªª!ºg!.lJ..o_.PIQº~.flº. Ql1.e
Esta definición, un tanto abreviada, la ofrecimos en aba;rºª ...~Q.jp~º--tºªQ§..Jº_iLaspeºtos. <iiaJég..ticos;b )en . la,
nuestro artículo La doctrina de V. l. Lenin sobre la ver- defirliciém de la yerdad .como creación del cuadro cien-
dad y la ciencia muderna, en la compilación conmemo- tífic~-defmundo' -en constante desarroifü sobr"e'Í3:'hase
, •..•... _.__""._ .__ o' .. _,' .• __ , __,._ .• _ .,_ ..• '_,.' __ ...e_~'_~_""· ..• _~,_ .. ,2_ .,•..• '" .• ,."~,,~.~' ••.• -,,, ..,.,',-,-' ._.._ .......• -"'- -,,- _._.. " .,.,,"'" ..._.'-,,'- ---'-'-,-"--"'"., .. , .•,.,.', .. ,-,-,.- ,- .•..
-~ •.- .• ,->... ,_.• ,'-._.,-- .• -_ ....,_,"O --~ •• ~ .•

rativa del cincuentenario de la obra de V. I. Lenin M a- de. la PrªCt!9J!§º-ºial.gEJl .hQIllIJ:['e ....


gue •. aSl!.YE:)Z,...tal.llPi~n.
terialismo y empiriocriticismo 4. ..Jª.. Y.E:lr<la.Q..cJ2=-
f?e..dei3.ftI'I'alla,.y c)eI! .la .QClJ1lPI'Ell1§iéin..!l.EJ
En esta definición, J2!'Ü1Le,.rQ.l-se expresa la unidad rn.a .. I'e§1J1taª.º..histó;riº-o::QQI!º.:rE:)tQ"ª.t;)L_cg.!lºciI!l~eIlto.
Aquí,
del método analítico y sintético de la definición de los la verdad aparece como proceso histórico, pero no en for-
conceptos científicos complejos. En ella se indican los ma de proceso amorfo en general, sino de proceso real
necesarios componentes determinantes del concepto úni- para lograr los résultados concretos del conocimiento, en
co sintético y general de la verdad como. proceso, cuyos su conjunto y en la serie ininterrumpida de resultados
diferentes aspectos o faceta" entran en interacción for- parciales concretos y verdaderos.
mando el movimiento único del conocimiento científico. Cuarto, la verdad como proceso no es el desarrollo
. Segyng9..., de ella forma parte de la manera precisa del" conoCimiento en general, sino precisamente la crea-
la definición clásica de la verdad en su sentido racional ción del cuadro científico del mundo. A la verdad le co-
y profundo, es decir, expresión del principi-o determinan- rresponde el contenido objetivo, científico del proceso
te de la objetividad de la verdad, significando no sólo la del conocimiento, su resultado histórico necesario en for-
conformidad en general, sino también la expresión, en ma de conceptos, categorías, teorías científicos, etc. To-
do lo que no expresa la esencia objetiva de las cosas,
4 Gran obra de materialismo militante, Moscú, 1959, sus propiedades y relaciones objetivas no es verdadero,
págs. 217-218. Llamamos la atención del lector hacia. los si- aunque se incluye en el proceso general del conocimien-
guientes trabajos de los filósofos soviéticos que analizan espe-
cialmente el concepto de la verdad: S. Tsereteli. Contribución to. El concepto de la actividad cognoscitiva incluye tam-
al estudio de la comprensión leninista de la naturaleza dialéctica bién formas tales como la cognición, enseñanza, diag-
de la verdad. "Voprosy Filosófii", W 4, 1960; I. Narski, T. Oizer- nóstico y pronóstico. Hay en cada una de ellas, no sólo
mano La verdad, en la Enciclopedia Filosófica (t. II); D. Gorsld, elementos científicos y verdaderos, sino también otros
I. Narski, T. Oizerman. Capítulo de la verdad en el libro Proble-
mas actuales de la teoría del conocimiento del materialismo que en cierto moIílento histórico pueden contradecir el
dialéctico, t. II, Moscú, 1970. En la revista Deutsche Zeitschrift significado científico.
tür Philosophie, a fines de la década del 60 y comienzos del La necesidad del conocimiento de la verdad conduce
70, se publicó una serie de artículos examinando el problema de a la creación y el desarrollo del cuadro científico del
la verdad desde posiciones marxistas-leninista s, incluyendo tam-
biénalgunas cuestiones en discusión. Véase especialmente 8on- mundo que expresa directamente y encarna el desarrollo
. derheft, 1968. de la propia verdad, que excluye todo lo equívoco, im-
74 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 75

preciso y sofístico como cuasiverdadero. Al mismo tiem- dad interna de ambos elementos en la comprensión de la
po, en esta rigurosidad gnoseológica se encierra la enor- ver~ad .. ~s ..el.p.r2gQ~.t()..ªe.Jaªºt.iyi.dªª.d~Lh.º.mbre-§J!k!&
me tuerza de la verdad, que se manifiesta directamente cognoscente producto del rejleJ'o activo creador
.. _._" -.•."_. ._"" __"'_._."_~J.,,~,,".... en _~_.,..
la...•
,,~_._,_,.~_."~~.J~.,"~._~,_.~
_,~._~_." ._'.._...~..,_.._,._ .... '. ""._".-,.•... _.'",'".._.__ .. _.,~. __•..__ ,.~__ .~•.~_,

como fuerza de la ciencia en la práctica social y en toda conºi!'lJ1J,;ci,ª.dgl_§..u.j.e.tº,


....d~.1ª .es .ellc.i..ª....Y.las ..XeIDJ.l.ari..dades
la vida del hombre . del .moYi.lJ.1i~lltº.J;te.Lll111.IlQº ...º!Üe.ti.yº, ..El resultado de esta
. Qu.irrtQ, en la definición dada se dice que la verdad, actividad -considerada proceso histórico en desarrollo-
como proceso, es proc,eso de la creación del cuadro cien- es la creación de una serie ininterrumpida de formas
tífico del mundo por el hombre. En esto se expresa pro- verdaderas del conocimiento, de categorías lógicas como
fundamente el principio leninista de la actividad de la ra- productos de la actividad cognoscitiva del sujeto carga-
zón humana en el conocimiento. El cuadro científico del dos del contenido objetivo de los objetos materiales.
mundo no es el resultado de la contemplación pasiva de .Sin embargo, esta unidad del contenido y la forma
la realidad circundante, como aseguraban los antiguos sa- de los conceptos y categorías verdaderos, en cuya diver-
bios chinos. Siutsai puede permanecer mil años sentado sidad se realiza la verdad,.Ilº_e§ ..~D!jde.ntidad.__1.ª-sonoj¿i.~
mi~ando al cielo, pero la verdad no descenderá hasta él d.I;Ltesis dQ la lógLº.a_h!Jg,e.liªll.ª...=_e.LºQll.~ni<!º.. ~_JºLIl:JJl..
encarnada en un pájaro de fuego. La verdad se conoce q!!!Li3e tr aduC:!=l_~ __
g,Q!1.ten.!Q.9..LyJ.ª.J arma es -º.9ntenÜjg.Jlllo
en el proceso de la actividad creadora activa del hombre se tr¡;lCjllY13 e.IlJQI'IIlª.- no debe considerarse, en absoluto,
y su razón; este conocimiento suyo es la creación del identidad schellinguiana de tales categorías. puedeeonsi-
cuadro científico del mundo como proceso histórico que der árse.lª. º:X:QI'ili3Ü'iIl..Cie.S.11..1l!1t4ªd. inteI'nª ..Elll:e~:Ji9~·:tl_i·¿!!iYo
es la verdad. slls..mutuª,s difereIlcias Y.J:.ªs.ggs específi~ºs.c.qrno.. catego-
La creación y el desarrollo del cuadro científico del rías únicas pero diversas. De lo contrario, ll~lgaríalnos a
mundo -lo que constituye al mismo tiempo el propio la disolución de las formas de pensamionto en categorías
proceso del conocimiento y el desarrollo histórico de la de la existencia, a la fusión de la existencia y el pensa-
verdad y, con ello, la creación de la verdad misma como miento integrándolos en el espíritu del idealismo schellin-
proceso (y no como una moneda ya acuñada) - es el re- guiano.
sultado del reflejo del mundo material objetivo en la Advertimos también que el proceso activo-craacional
conciencia del hombre, y, por supuesto,'~noun proceso de la construcción del cuadro científico del mundo, la
de construcción "libre", arbitraria, de esquemas lógicos, creación y el desarrollo de los conceptos y las categorías
algoritmos matemáticos o sistemas lingüísticos. Aquí, el verdaderos no es la amputación automática de los aspec-
criterio fundamental es el contenido objetivo de las for- tos falsos dejando un "resto" de verdad que, según al-
mas y categorías cognoscitivas como reflejo del conte- gunos suponen, existe a priori y que tan sólo precisa de-
nido real del mundo material, sin lo que no hay ni ver- purarse de lo falso. El consejo de Rodin -para tallar
dad ni veracidad. una estatua basta con quitar del bloque de mármol todo
L.a cOIfiPreIl§ión ¡fe .la yerdad ..ººIIlQP!'0eeso ..ªeFefl~jo lo sobrante- es inaplicable en nuestro caso.l&_yerº,-ª-ª
. y ,alIl1i§!l!g~.tif3J:flJlºLprºees() ..d.f:J(Jreación dE)llIl (Jua.drº. es . ill. r13§uli.ªdº---ª~_J-ª-a2_~I:vl~c,zq ..gI~q"ªQrajJ!!.s_i~.~!1:.f}~f..§u-
científi.co Ael. Il:JJmdo expresa. JJJla ..dialé.ctica .real .•Qe. 19s. jeto .ºQgrl:.Qg.![!!1. ~, ..Ci_E11...R!'.9_(J.()S.9.9.:().ª-dºr._ª
(Jtjv().1 e ..reD.ejo. d ()
..aspectos subjetiYQY ...Ql:Jjl;Jtiy.Q__mLelQoIlQºimi!'lntQ, ...Algu- larl:Jªl!.<l.ªª__QQl()tiYa.. En este proceso, la "amputación de
nos filósofos occidentales no pueden en forma alguna todo lo excedente" transcurre como algo adicional, secun-
asimilar esta dialéctica. Afirman con terquedad meta- dario y subordinado, por cuanto lo esencial-y: detEJrmigª.Il'::
física que los filósofos soviéticos se niegan a optar entre tee§()LJ:l1.:QºeE.º ...~().Il§.I:!:1!.s1ivo ¡_ª_~a d~c!EJ_l~_.~ªlg~ªº!§.Il
la verdad como reflejo y la verdad como creación. Pero, ..º ll-ªdrQ..J!.l3Lmu,º,-d
del..Y13!'.Qa.4.13J.Q o.~_.
¿por qué opción? Todo lo contrario: se trata de la uni-
76 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 77

En este proceso creacional se revela el poder de la embargo, estos aspectos adicionales del concepto de la
razón humana. En él se manifiesta toda la colosal fuer- verdad pueden deducirse como consecuencias lógicas de
za del hombre como horno sapiens. Este proceso es la las' tesis que definen su esencia o basarse siempre en
demostración y la encarnación real del "conocimiento estas últimas. Aquí, el término "aspectos adicionales" es
humano vivo, fructífero, verdadero, poderoso, omnipo- sumamente relativo por cuanto, como características gene-
tente, objetivo y absoluto" 5. Esta idea de V. 1. Lenin rales de la verdad, pueden adquirir significado muy esen-
es una profunda generalización de todo el proceso his- cial. Pero tampoco en este caso hay necesidad de incluir-
tórico del verdadero conocimiento del mundo que deter- los en la definición general de la verdad con derechos de
mina los principios de la teoría del conocimiento del ma- componentes realmente necesarios.
terialismo dialéctico y expresa la honda convicción cien- La investigación del problema de la verdad en el ma-
tífica en las ilimitadas posibilidades que tiene el hom- terialismo dialéctico debe abarcar las cuestiones más im-
bre para desarrollar la propia verdad como proceso. portantes que forman todo el contenido -se entiende
Por último, el fundamento determinante para la com- que en el plano de la comprensión histórico-concreta de
prensión de la verdad, formulado en la parte final de su integridad, expresada en la palabra "todo" - del con-
la definición citada más arriba, .es el reconocimientodElJ cepto de la verdad como proceso.
papel decisivo de la práctica .. Esto se expresa también ELcontenido del concepto "verdad" constit:uye" como
en la nueva comprensión de la práctica como actividad ya se ha dicho, la unidad de la diversidad; sus diferen-
histórico-social y en l¡¡¡.interpretación de su papel de ba- 1 tes aspectos y componentes no ..sólo están intervinculados,
se determinante de todo el proceso del conocimiento, y §;jJloq:u§ operan cQmo distintos aspectos y facetas de un
en su definición como criterio objetivo superior de la Jado: de la propia verdad como un proceso único, comple-
(
verdad. Una tal comprensión de la práctica se ofrece jo y c.ontradictorio. Esto detormina una tesis, a nuestro
juicio, muy importante desde el punto de vista de la
precisamente en la filosofía marxista, y sirve de base
para comprender su papel en todo el problema de la ver-
dad en el materialismo dialéctico. Por ello, también la
I comprensión de la naturaleza de la verdad, y desde el
punto de vista del carácter y la secuencia en el examen
definición de la verdad deb,e, expresar esa concepción. de todas las cuestiones de la teoría de la verdad. Con-
Todo esto evidencia que la definición general de la cretamente la tesis de la verdad es una. Y no sólo en
verdad que ofrecemos es un intento de expresar concen- su comprensión' general como-procesoíinico, sino tam-
tradamente las tesis leninista s fundamentales en la com- bién en cada una de sus manifestaciones histórico-con-
prensión de la verdad, pero, por supuesto como toda cretas. Aquí es oportuno recordar late~isde lª lógi-
definición científica, no puede incluir todas las facetas, catradicional: puedellabeI' todas las afirmacio}les fal-
aspectos y características que constituyen en su conjun- sas que se quieran, pero vel'dadera, sól() una.
to el rico contenido de la verdad como proceso 6. Sin En este plano aparece desde ei princIpio-la contra-
dicción entre la comprensión científica de la verdad y
5 V. 1. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C., t. 29, pág. 322. las diferentes nociones religiosas, presentadas artifi-
6 La definición de la verdad formulada por el académico
cialmente por conceptos de las "verdades religiosas".
T. Pávlov en el XV Congreso Internacional de Filosofía contiene
interés y profundo sentido. Considera la verdad un proceso dia-
En efecto, el propio concepto de "verdad religiosa"
léctico que acerca cada día más el pensamiento humano a: los es ya contradictio in adjecto -que excluye la con-
objetos reales de la naturaleza y la sociedad a fin de esclarecerlas tradicción entre el objeto y su definición-, más eX(acta-
y, después, modificarlas en interés del hombre. Su otro pensa- mente: el concepto que por su definición se excluye a
miento es comprender la verdad como la propia ciencia en su
unidad y variedad dialéctica. Proceedings. of the XVth World sí mismo. En principio esto es evidente: el concepto son
Congress of Philosophy, Sofía, 1973, I, pp. 99, 103. formas lógicas que reflejan la esencia de los objetos del
78 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 79

mundo material y sus relaciones reguladas por leyes concreta. En sus trabajos, no sólo desarrollaron profun-
y determinadas por esta esencia. En cambio, todas las das ideas para la comprensión de la verdad en gene-
formas de las nociones religiosas no sólo se presentan en ral, sino también toda una serie de características de
imágenes fantásticas, y no en categorías lógicas, sino que cada verdad por separado: la absoluta, la objetiva y
-y esto es lo importante- tampoco tienen de por sí nin- otras. En la comprensión de estas verdades indican una
gún objeto real en calidad de tal para los respectivos con- serie de rasgos determinantes, se muestra su honda in-
ceptos. Por eso carece de sentido el planteamiento de la terrelación y se ofrecen sus distintas definiciones, ex-
cuestión del concepto de "verdades religiosas" y la vera- presión de importantes aspectos de su contenido. En
cidad de las imágenes y nociones religiosas. todo el análisis posterior del problema de la verdad par-
También pierde todo sentido racional la leyenda de tiremos íntegramente de dichas ideas y tesis, lo mismo
"los tres anillos" o las tres religiones, cada una de las que al formular las definiciones necesarias.
cuales pretende ser la verdadera. Ni el cristianismo ni el Los clásicos del marxismo-leninismo presentan los
judaísmo ni el islam pueden ser verdaderos (ni portar la conceptos de verdades objetiva, absoluta, relativa y con-
verdad) debido a que la "verdad religiosa" como concep- creta con el fin de revelar más profundamente el con-
to racional es, en general, imposible. Por ello más lógi- tenido y la concretización de la doctrina general de la
cas resultaban ser las herejías del siglo XIII al crear su verdad en el materialismo dialéctico. Al analizar el con-
variante de leyenda de "los tres anillos" en forma de tenido del concepto "verdad" muestran su carácter dia-
"sacrilegio de los tres pseudomaestros". Podríamos pre- léctico, descubren la intervinculación de la verdad ab-
guntar ¿por qué sólo tres? Por supuesto que ,para la soluta y la relativa en el proceso del conocimiento en
edad media esto es evidente. Pero en principio, tales constante desarrollo, señalan ülpapnl .Y la irnporLanda
pseudomaestros religiosos pueden darse en cantidad in- del concepto de la verdad c.ollel'nLa, L,lIIlo en el Helllido
finita: la verdad, como verdad objetiva, no es más que teórico como en el práctico. En estos conceptos se con-
una; todas las demás afirmaciones, incluso cualquier centran las ideas y los principios básicos de la doctrina de
forma religiosa -las históricamente existentes y todas la verdad expuestos en el materialismo dialéctico. Por
las "nuevas", imaginarias'--- son inevitablemente falsas. consiguiente, hoy día siguen siendo fundamento en el de-
Por ello, es absurda la búsqueda de cualquier "anillo sarrollo de la teoría de la verdad, aunque estos conceptos
verdadero", ninguno es auténtico. fueran introducidos en esa teoría hace 50-100 años.
Nosotros contemplamos la tesis de la unicidad de la Este hecho evidencia la fuerza y la vitalidad extraor-
verdad no tanto en calidad de elemento crítico proyec- dinarias de las ideas y tesis más importantes de la teo-
tado contra todo tipo de afirmaciones falsas, como en ca- ría de la verdad formuladas por C. Marx, F. Engels y
lidad de pro gramático para el análisis de toda la diversi- V. I. Lenin en forma de una serie de definiciones, y re-
dad del contenido de la verdad vista como proceso, en el chaza las afirmaciones simplistas y vulgares aludiendo
que todos sus importantes aspectos son diferentes fa- a que los fundadores del marxismo escribían sus obras
cetas del todo único. "a la luz de una lámpara de petróleo", cuando aún no
En la filosofía del materialismo dialéctico los clási- se conocían la cibernética ni la física nuclear y que por
cos del marxismo-leninismo realizaron el análisis de los ello -según los críticos-, sus tesis han "envejecido",
aspectos básieos del proceso del conocimiento verdade- se refieren al siglo XIX. Esto, por supuesto, no signifi-
ro del mundo especialmente desde las posiciones de la ca que todas las definiciones hechas hace 50-100 años
teoría del conocimiento. Expresaron estos aspectos con deben mantenerse en su forma inicial. Y la cuestión no
los conceptos de verdades objetiva, absoluta, relativas. está sólo en el desarrollo y en los cambios de su con-
80 G. KURSANOV
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 81

tenido, su enriquecimiep.to con nuevos datos de la prác- pueden ser sólo otra forma de expresión de los princi-
tica social y la ciencia. Esto es evidente y del dominio pios e ideas incluidos inicialmente en los conceptos de
público. Las definiciones y formulaciones más importan- verdades objetiva, absoluta, relativa y concreta.
tes, aun siendo producto de su tiempo, hoy, en las nue- Para examinar más plenamente el concepto de la ver-
vas condiciones del proceso cognoscitivo en desarrollo, dad es preciso señalar una serie de definiciones conti-
deben reflejar inevitablemente el nuevo contenido y las guas o derivadas del concepto general de la verdad que,
exigencias contemporáneas. en diferentes formas o sentidos, figuran en las corres-
En las actuales condiciones, el proceso del conoci- pondientes concepciones de la verdad y deben, por su-
miento científico es complejo y multifacético. Sus pe- puesto, ser valoradas en la teoría de la verdad del mate-
culiaridades más importantes son el más fructífero de- rialismo dialéctico. Entre ellos figuran lqs conceptQs lJ~.-
sarrollo del conocimiento en el camino de la profunda racidad, justedad y autenticidad del significado y el. con-
unidad de sus distintos aspectos, lo que halla su expre- cepto veLdades de la. existencia.
sión en la creación de nuevas series de disciplinas cien- El concepto "veracidad" expresa la característica o
tíficas afines y combinadas. Baste recordar los bri- la apreciación de las formas. del conocimiento humano
llantes éxitos de la biofísica y la bioquímica y también desde el punto de vista de su sentido y su significadq
de la biogeoquímica para convencerse de ello. Pero -no objetivos. Expresa directamente la esencia del concepto
se trata de ilustraciones sino de la ley general del desa- de la verdad objetiva yse limita totalmente a este sig-
rrollo del proceso del conocimiento en las actuales con- nificado. El concepto de veracidad por sí sólo nada dice
diciones históricas, cuando se revela en toda su profun- de lo absoluto, la relatividad, la universalidad o la con-
didad precisamente su unidad interna. El proceso del co- creción de la verdad. Valora los conceptos, los juicios,
nocimiento del mundo es la creación del cuadro cientí- las teorías, etc., desde el punto de vista de la conrormi-
fico del mundo, es decir, la verdad como proceso en dad de su contenido con el contenido de la realidad ob-
_su expresión racional y científica. Esto significa que el jetivaque. tratªIIl()s '.d,{lconocer. En esta definición de
desarrollo del conocimiento científico nos descubre la sentido claramente unívoco el concepto de veracidad se
honda unidad de la verdad 20mo proceso. Por ello, todos contrapone al concepto de falsedad, que objetivamente
sus aspectos más importantes expresados en las defini- refleja la negación de tal correspondencia.
ciones de las verdades objetiva, absoluta, relativa y con- A veces se usa la expresión "grado de veracidad":,
creta aparecen no como verdades independientes, sino co- lo que evidencia la relación de este concepto con la rela-
mo componentes determinantes de un todo único: la ver- tividad de la verdad. Esto es cierto, pero tenemos aquí
dad como proceso único y multifacético. un nuevo concepto: el grado de veracidad, y no simple-
Estos componentes son, al mismo tiempo, caracterís- mente la veracidad, que expresa el principio de la obje-
ticas lógicas y se muestran en forma de conceptos que tividad de la verdad en su manifestación concreta en
desentrañan en su conjunto el contenido del concepto juicios, teorías, etc., diferentes.
general de la verdad como proceso. Por ello considera- El concepto "justedq,iJ,". El proceso de conocimiento
mos que, desde el punto de vista lógico, es convenien- de la verdad es un proceso mental complejo, donde se en-
te, partiendo íntegramente de las ideas de los fundado- trelazan con diferentes vinculaciones e interrelaciones
res del marxismo-leninismo en sus definiciones de las conceptos, juicios, conclusiones, hipótesis, demostracio-
distintas verdades independientes y conservando toda nes, axiomas, consecuencias y otras formas de pensa-
su importancia básica, que presentemos y, al mismo miento. Su veracidad directa no siempre puede ser esta-
tiempo, examinemos sus definiciones predicativas. Con blecida de forma clara; entretanto, todo el proºesoen.s~u
esto, las definiciones predicativas de algunas verdades conjunto exige necesariamente lógica o consecuencia en
6-01631
82 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINcIPALES ... 83

el pensamiento, sin lo cual el logro de la verdad es in- dialéGtiºª, Un tal sistema de reglas y leyes de la lógica
tuitivo inconsciente o casualidad caótica. Esta necesi~ di¡¡.léctica eleva el pensamiento humano a un escalón
dad conduce al planteamiento de una cuestión de impor- superior. Más aún, al ser un sistema en desarrollo, di-
tancia excepcional, de la justedad del pensamiento, que námico y abierto, asegura también posibilidades ilimita-
con frecuencia se identifica con la cuestión de la veraci-
das para su desarrollo sucesivo. Pero la idea que deter-
dad del pensamiento e incluso de la verdad en general. mina siempre el propio concepto de justedad del pensa-
En las teorías de la verdad el problema de la juste- miento queda aquí en vigor: la idea de la concordancia
dad fue planteado profundamente en la lógica de Aris- y la correspondencia mutua. de tQd¡¡.sJa§jQ!'!I!a.i3.dtó11PEJn-
tóteles, pero también se acercaron a su planteamiento samiEJntº .hUIllano.
en la filosofía hundú, particularmente en las concepcio- Considerado lo antedicho, se puede señalar que el
nes lógicas de la escuela nyaya. Señalemos solamente concepto de justedad expresa .. la).'el.ación '.mutua entre
que, para Aristóteles, el sinónimo de justedad es pen-
sar de acuerdo con las leyes del silogismo ..que no sólo
las diferentes for!I!ª§ ... ª~.
R8Ilsanlif)nto, ,sg cOQrginación.
y Su correspondencia, lo que cobra. un sentido real cuan-
;lsegura la secuencia y la concordancia de los pensa- do exist() JIQabase ,semántica. en las propias fqrIll.a.s.cltó11
, mientos, sino qne constituye el criterio de la veracidad peni3aIllieIÜo. Este concepto tiene un carácter estricta-
del.1)()IlS,uni()lI!o. En el Nuevo Organon de Bacon se in-
mente lógico, pero las formas pensantes no aparecen
troduce un llueva rasgo de criterio de la justedad: la como formas parciales a priori, sino de un contenido de-
orientación inductiva y la correspondencia COnla.i'L.l3X!- terminado y concreto, lo que permite precisamente esta-
gencia§de .la inducción. Es un momento básicamente
blecer entre ellas un severo nexo lógico, que siempre
importante: hasta entonces se consideraba que la jus- tiene un contenido IUÚVO(:O por haso.
tedad del pensamiento se aseguraba totalmente con la
.El conceptu "auten/.icidad".gll la COllqH'OIlSiállde la
lógica deductiva. Nosotros subrayamos aquí especial- autenticidad pueden señalarse dos tendencias: cOlltem-
mente este aspecto, ampliando de esta manera el signi- plarla ºo])BidE)ralldQque el sujeto estffi.convencido de la
ficado y el contenido del concepto de la justedad. Por veracidad .d() unas u otras tesis y considerar esta catego-
supuesto, en la teoría de -'Bacon, el principal crite- ría expresión de un cierto elemento objetiyo de la yera-
rio de la veracidad sigue siendo el experimento; en los cidad del juicio, La primera tendencia reduce la auten-
métodos de investigación inductiva pone también de ma-
ticidad a una convicción subjetiva o, digamos, a la pre-
nifiesto su papel, pero nosotros destacamos aquí el ele- sencia de datos, de objetos sensoriales o de sus propie-
mento propiamente lógico: Ja justedad, como. coordina- dades receptivo-sensoriales concretas. El!e.stes13ntido
ción de los pensamientos, pasa a formar parte de la ló- Heg()Ihabla. de laautentiyidad como autellticidad sen~
giga )llªuC.tiya.yha,sarse en sus principios yen sus re- sorial, la fuerza de cuya verdad c0nsiste en que yo lo
glas.
veo, lo oigo, etc" directamente. Sin negar aquí el mo-
En este plano el concepto "justedad" recibe en la lógi-
mento de veracidad, Hegel, sin embargo, no da demasia-
ca dialéctica un nuevo significado, lo que no elimina las
reglas de la lógica deductiva e inductiva tradicional en da importancia a la autenticidad sensorial que dispo-
ne únicamente de una apariencia de riqueza cognosci-
el sentido hegeliano de este término. Desde el punto de tiva, cuando, en realidad, esta fiabilidad se presenta a
vista de la comprensión de los principios y las leyes de
la lógica dialéctica, que debe observar todo pensamiento sí misma por la verdad más abstracta y r;p.ás pobre.
En general, podemos extrapolar esta apreciación a
correcto, justo, podemos hablar de la elaboración de ...JIn
todas las formas de convicción subjetiva, sin limitarnos
Organon dialéctico del pensam.iento como sistema cien-
a la autenticidad sensorial. Lo abstracto y la pobreza de
tífico de ideas, principios, leyes y reglas de la lógica la verdad no dejan de ser atributos tanto en la convic-
6*
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ..• 85
84 G. KURSANOV

ciación y expresión de las ideas y tesis científicas filo-


ción intuitiva, en general, como en la convicción intelec- Sóficas en la literatura gnoseológica y lógica contempo-
tual-intuitiva de la veracidad, en particular. Aquí no se ránea, el análisis del propio concepto "significado" ha
puede despreciar ni privar de sentido al momento psicoló- ocupado un destacado lugar como concepto y categoría,
gico de la convicción en la justedad de unos u otros jui- tanto en el análisis lógico como en el lingüístico. El
cios. Pero en nuestra investigación tratamos siempre de sentido de dicho concepto se examina en diferentes as-
la imporlancia gnoseológica y el sentido de los concep- pectos, cada uno de los cuales merece cierta atención y,
tos examinados. Por ello, cualquier fornla de convicción por supuesto, no debe rechazarse.
subjetiva elevada al rango de autenticidad y, con ello, a Se trata del sentido gnoseológico, el significado y
la pretensión de una determinada veracidad, conduce a contenido de las expresiones empleadas en los idiomas
la negación del significado de esta última como vera- naturales y artificiales contemporáneos. En la semántica
cidad objetiva. y en la sintaxis lógicas el significadQ de las expresjones
Sin embargo, este hecho no justifica la negación ge- se contempla como la correspondiente forma de relación
neral del significado del concepto "autenticidad". Si lo entre el signo y el objeto, entre el signg_ y el pensa-
tomáramos en su aspecto estrictamente objetivo, es de- miento sobre elobjet9MQoo entre IosJ2r.Q1lios signos.
cir, como la expresión de un contenido objetivamente ve- En el análisis lingiiístico se determina por el empleo
rídico de los conceptos, juicios, etc., esto nos haría identi- mismo del signo en el idioma, es decir, enol plaIlo lin-
ficar la autenticidad con la veracidad. Precisamente en
güístico formaL En el operacionalismo el significado de
este sentido se interpreta con frecuencia la autenticidad. los términos se revela en el sistema de las operaciones
Desde el punto de vista" del contenido esa identificación de inyestigaQ!ón· de los objetos sometidos a estudio en
está absolutamente justificada. Sin embargo, en el con- la ciencia. En la filosofía y la lógica do Husserl el signi-
cepto de la autenticidad se da un factor distintivo: la ficado se define en otro plano: se muestra como una pro-
veracidad de los juicios se revela. aquí en calidad y for- piedad esp<:)cia.l,jdeal del pensamiento acerca del objeto,
ma de su enunciación por el sujeto ...Es íntegramente ob- independiente de las formas subjetivas de su percepción
jetiva; no es una convicción subjetiva ni resultado de tal Y expr<:)§iQ.J:!;c;a.ra.cj;{):riza.lª.QQie,t!yj(:lªQ,
....{)$tal:Jili4ll.Q,
...11ni-
convicción, pero es el sujeto el que declara la veracidad versalidad del contenido de los conocimientos humanos.
de los juicios mediante la autenticidad basándose en la El análisis pragmático moderno, . al .combatir la com-
verificación y la demostración con la práctica y la cien- prensión cle significado en forma de esencias ideales,. in-
cia, lo que excluye cualquier momento de subjetividad troduce en el cQJ):cepto "significa.Qo". eL_el~rg?Iltºonto16-
como arbitrariedad. La veracidad del juicio "el socialis- gico y reduce el significado d¡Jlae,!PI'e§i§ndaqaal
mo ha demostrado su superioridad sobre el capitalismo", objeto que se designa con dicha expresión. Cada uno
expresa la correspondencia interna de su contenido con de estos aspectos del examen del significado tiene su
la realidad, y se convierte en autenticidad expresada por sentido, pero sólo en un plano concreto, determinado y
el sujeto, comprendida y tomada en conciencia por él parcial. La insolvencia general de tales concepciones re-
como autenticidad reaL side en la absolutización de estos aspectos, cuyo resul-
La autenticidad interpretada de esta forma y conser:- tado es una u otra forma de la comprensión idealista del
vando todo su significado de verdad objetiva tiene un significado.
determinado sentido en el proceso de la comprensión y Consideramos el significado del significado en el ex-
el conocimiento del verdadero contenido de las formas
tenso plano filósofo-gnoseológico. Está en unidad con
del pensamiento humano. las ideas generales de¡ la: teoría del reflejo y, por e~~o¡,
El concepto "significado". A tenor con el estudio con las ideas de la teoría de la verdad en el materialis-
especial y detallado de las diferentes formas de enun-
86 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 87

mo dialéctico. Básicamente, el significado lo determina En la historia del pensamiento filosófico el concepto


eL.contenido de aquellos objetos del mundo circundante "verdades de la existencia" fue formulado en forma su-
de que se trate, os decir, con relación a los cuales (a sus ficientemente precisa por LeÜlJ1Íz.En Nuevos ensayos in-
cualidades y relaciones) se ha constituido y se aplica troduce el concepto de verdad metafísica, que equivale
ponsiguientemente una expresión dada .. Para la expre- precisamente a "verdad de la existencia". Pero anterior-
sión es indiferente si esto se hace con los medios de mente habla también de la verdad moral, definida por
los idiomas naturales o artificiales. En una tal com- él de la misma forma. En el § 11 del capítulo quinto de-
p-rensión,el significado aparece al mismo tiempo como dicado al análisis del problema de la verdad en general
detorminada información, precisamente conceptual, acer- Leibniz afirma: "Existe también la verdadéti~a Qllü.•º-9Jl.-
ca de los objetos y fenómenos de la realidad material y, siste en hablar de las cosas conforme a la convicción de
conEjidemn<:1oqllg (lsta información tiene una base obje- Iluestra.Salnias, y, ••por Mtimo, eXiste'· la verda.d· meta.fi~
tiva, el significado adquiere por tanto el correspondien- sica, que esla existencia real de las cosas de acuerdo
te sentido verdadero.
con.nuestrasideas acerca de ellas'~ 7. Por SU "éiaridad" y
Con esa concepción del significado, éste adquiere concreción podemos calificar estas fórmulas de clásicas.
sentido gnoseológico real precisamente porque lleva una En la comprensión de tales verdades, el punto de
carga objetivamonte vordadera. Esto último determina, vista de Leibniz es el inicial para toda la filosofía clá":
al mismo tiempo, el sentido pragmát~co .(práctico) del sica alemana. Sin embargo, también en este punto las
sign.W.ºª<:1ü;las expresiones que no implican ninguna in- ideas de Hegel son la cima, aunque sus posiciones de
formación objetivamente verdadera no pueden tener, evi- partida sean inaceptables. En pocas palabras, la lógica
dentemente, sentidcJ'gnoseológico ni sentido pragmático. de sus razonamientos os como sigilO: do In tosisrnás go..
Aquí corresponde subrayar una vez más que, en el caso neral de la idontidad dol ponsaluionlo la ('xi:,lolwia so
.Y

dado se trata del análisis del significado precisamente infiere inevitablemente la tesis aeorca de la fusión del
en el plano filósofo-gnoseológico, mientras todos sus as- objeto eon el concepto, lo eual se realiza en la idea que
pectos psicológicos, éticos y otros análogos se hallan constituye la unidad de lo ideal y lo real, lo finito y lo
fuera de dicho plano. infinito, la identidad y la diferencia, el sujeto y el obje-
.El cor¿Ci'!pto "lJerrlades.Cfel.ae.TisJencia'.'. Los repre- to. De aquí surge la subordinación de la existencia a
sentantes de la filosofía roligiosa, al apreciar los fenó- la idea; si la verdad de la existencia es la esencia, en-
menos de la realidad circundante, especialmente la con- tonces la verdad de la esencia es el concepto. "El obje-
ducta de los seres en la sociedad, ante todo su actitud to, el mundo objetivo y subjetivo, no sólo deben coinci-
hacia la religión y la iglesia, hablan enfáticamente de dir en general con la idea, sino que son ellos mismos la
la "verdadera naturaleza de las cosas", de la "verdadera coincidencia del concepto con la realidad" 8. Con
moral" y de la "verdadera fe". Con talplantearnieIlto, el esto se determina ya directamente el concepto q.e la
concepto "verdadero" significa. l.a corresponde~lcia .. do verdad de la existeneia, que Hegel considera ver~
las cosas y la conducta do los hombres a deterrnLl~<:t~~~ dad profunda superior. Dice en la Enciclopedia: "La
ideas, ideales, principios y normas que. se torna!lP!:.e- verdad, en eambio, según su más profundo sentido, con-
viamente por verdaderos. En el plano filosófico general, siste en que la objetividad es idéntica al concepto. Sobre
la idea de la correspondencia parece cobrar un sentido este sentido de la verdad, el más profundo, es de lo
inverso, contrario al expresado en la fórmula clásica
adaequatio rei et intellectus" on su comprensión tradi- 7 G. V. Leibniz. Nuevos ensayos sobre el entendimiento hu-
cional.
mano, págs. 349-350.
8 Hegel. Obras, t. VI, pág. 216.
88 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 89

que se trata cuando se habla de un verdadero Estado mediatamente la pregunta: ¿cuál será la vinculación de
o una verdadera obra de arte. Estos objetos son verda- tal apreciación con la verdad o la veracidad de estas
deros cuando son lo que deben ser, es decir, cuando su teorías? Aquí, en el planteamiento general de la cues-
realidad corresponde a su concepto" 9. Y, por el contrario, tión no hay ningún criterio, por cuanto. los acontee¡-
la realidad se convierte en algo subjetivo, en fenómeno mientos y las acciones de los hombres pueden valorarse
aleatorio si no corresponde al concepto. desde las posiciones políticas y filosóficas más diversas.
Las posiciones de Hegel aquí son totalmente defini- Y, sin embargo, aquí también es posible un criterio real.
das. De la fundamentación filosófica general de la pri- Nosotros hablamos con pleno derecho de la veracidad
macía de lo ideal sobre lo real pasa a la justificación de del marxismo-leninismo como concepción filosófica, de
todo lo real si corresponde a determinados conceptos una veracidad no a priori, sino establecida en la prácti-
sobre el Estado, el arte, etc. A estos razonamientos es- ca socio política de los hombres. Por ello, si se parte de
tán lógicamente ligadas las ideas de la filosofía social las posiciones de la concepción científica del mundo,
de Hegel acerca de lo real como racional y lo racional puede valorarse siempre, por ejemplo, la política de par-
como real, de las cuales, ya se sabe, infería conclusiones tidos determinados, la práctica de la lucha de clases,
sociopolíticas conservadoras. Esto último entra en con- etc., pudiendo hablarse aquí de la "veracidad" de la po-
tradicción con las ideas progresistas de su método dia- lítica o de las acciones prácticas desde el punto de vis-
léctico, que exige la sustitución de todo lo existente. ta de su correspondencia a los principios de la concep-
¿Qué elementos racionales debemos señalar aquí res- ción del mundo dada.
pecto al concepto "verdades de la existencia"? Ante to- Sin embargo, esto no os "la verdad de la existen-
do, por supuesto, debe invertirse básicamente la tesis de cia" en el estricto sentido de la palabra. No existe nin-
partida acerca de la primacía de lo ideal sobre lo real- guna verdad en abstracto y, menos aún, "verdad meta-
mente existente como existente "conforme" a nuestras física". En este planteamiento racional de la cues-
ideas o conceptos. Lo realmenteexistente.{)~!st{). siempre tión se trata, ante todo, de la veracidad de las ideas,
independientemente del concepto, que tengamos acerca puntos de vista, QpiIliones, de la verª<:idad. de lª cosmo-:-
dI:) ello. Después, el concepto de la verdad es una cajte- visión en su.conjunto y, partiendo de ello, es como debe
goría gnoseológica, no ontológica. Por ello nos parece hablarse del correspondiente earácter de la práctica hu-
que no hay razón alguna para introducir el concepto de mana guiada por las ideas, conceptos y principios da-
"verdad metafísica" como "verdad de la existencia"; es- dos. La veracidad sigue siendo íntegramente una cate-
to es de nuevo contradictio in adjecto. De aquí que la goría gnoseológica y no experimenta ninguna transfor-
expresión "conocer la verdad de las cosas" no sea rigu- mación en categoría ontológica "verdad de la existen-
rosamente científica y correcta: se trata del conocimien- cia" tampoco en este caso.
to de la esencia de las cosas, lo que significa llegar a la La negación del sentido racional del concepto "ver-
verdad en el conocimiento como reflejo de esta esencia. dad de la existencia" con respecto a los fenómenos de
Al mismo tiempo, no puede excluirse el importantí- la realidad natural nos parece de todo punto indiscuti-
simo aspecto de la valoración de los fenómenos del mun- ble. El juicio "la verdad del eclipse de Luna" o "el verda-
do circundante, particularmente de los acontecimientos dero recorrido del electrón" tampoco evidencia otra cosa
de la vida sociopolítica, desde el punto de vista, por que la veracidad de nuestros puntos de vista, teorías y
ejemplo, de determinados principios e ideas de diferen- ecuaciones, que corresponden a la' naturaleza real, obje-
tes teorías políticas y filosóficas. Pero aquí surge in- tiva de estos fenómenos. Pero esta dependencia se ex-
presa en los juicios dados en forma inversa, mistificada,
9 Hasal. Obras, t. 1, pág. 332. creando la ilusión de "verdad del fenómeno".
90 G. KURSANOV
Capítulo III
La, yerda,d. (lS una; sólo puede hablarse de su.s múl- ESTRUCTURA DE LA VERDAD
tiples formas de manifestación en todo el proceso com- COMO SISTEMA DE CATEGORIAS
_plejo d(3Lconocimiento. Cierto que no hay nada incorrec- GNOSEOLOGICAS
to en juicios como "la moderna teoría del núcleo ató-
mico es una verdad"; pero lo es sólo en el caso de que La verdad sólo tie-
entendamos por el término "verdad" la veracidad obje- ne una forma verdadera
tiva de dicha teoría, lo que jamás será equivalente del de existir: su sistema
concepto gnoseológico general de la verdad. Por ello, científico.
todas las variedades de las llamadas "verdades de la Hegel
existencia", "verdades del hecho", "verdades metafísi-
cas", etc., pierden su sentido real en calidad de con-
ceptos o representaciones situados fuera de la compren-
sión de la verdad como categoría estrictamente gnoseoló-
gica.

,;1

Como ya se ha dicho, la teoría leninista de la ver-


dad es una doctrina lógicamente estructurada y conse-
cuente. Partiendo de ella, de las importantes ideas y te-
sis de la verdad promovidas y formuladas por V. 1. Le-
nin, examinaremos aquí como variante, .JJILsistemu .de-
teDninap.od(3. ca,~egoríasgnoseológicas que caracterizan
el.Q.Q..nQ.ept9.generílJoode.lª.verdad y forman svco:r:respon-
dienw.estmQtma, ellQOIlsonancia con los logros y ..las
exigeIlci[¡s .cientmco~ metodoléigicas actuales.
Aún siendo sistema de formas y categorías teóricas,
componentes lógicos del concepto general de la verdad,
oste sistema actúa como una de las formas superiores
del pensamiento científico, teórico-abstracto, condición
indispensable para cualquier teoría verdaderamente cientí-
fica. La teaúa científica de la verdad, precisamente por
tratar de la verdad, y no de construcciones lógico-forma-
92 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 93

les, se revela, como sistema de categorías gnoseológicas fiIliciOl!l:ls.y, ..porgüIls}KlliºIlt.º, la .ul!i<lªª.<l(jJº-<liyers()" l.


conceptuales o formas lógicas superiores, cuyas raíces V. 1. Lenin expresó maravillosamente esa misma idea.
penetran profundamente (en el plano genético y en el Destaca en este plano las ideas racionales de Hegel y
gnoseológico general) en el contenido real de los obje- señala especialmente: ".1".ª.suJ1la.intinita de los concep-
tos del mundo material, sus propiedades y sus interrela- tºs, __
lj¿y.e§,--º1º'LK~A~rªles_.brinªa Jo concreto ..en su inte-
ciones reales. griCLªd" 2. Todo esto se refiere totalmente al sentido gno-
El sistema de categorías gnoseológicas que forma la seológico-conceptual del concepto general de la verdad,
estructura conceptual de la verdad es complejo y mul- cuyo significado multifacético concreto se revela en el
tifacético y refleja, en el área de las altas abstracciones conjunto de las definiciones generales.
científicas y mediante la esfera de las categorías del La combinación mecánica y la vinculación externa
proceso del conocimiento científico, toda la variedad del de los conceptos no forman aún la estructura real de
mundo circundante, de sus diferentes nexos y relaciones ningún objeto cognoscitivo complejo. Estl'.!JQtllI:ª .es un
que, sin embargo, se expresan en categorías especiales, dl;JtermtIli.lclQ..)3jstema CQIl1Q .dirigido . por una.. ei!'lI'ta..idea.
precisamente generalizadoras.ELpQlif()ni~Il1()de la . reu- única, por el nexo. int€lrno, orgánico de sus. eleITIentos,
lidªd.queso. quiere conocer debe. hallarinevita,blo y ló- gracia.§.a. lo cual. puede. decirse. que dicllogistema es
gica,mente su expresión en el poli/onismo de la vr;rdad la unidad de la diversidad. Con relación a los sistemas
como. sistema. decateg()rías .que ..clescubren. su contenido. conceptri'ales'c()IlJ.pÍej()s, subrayar esto tiene importancia
rico, ...71]u]ti/acét~c-º_y c.or¿creto, mayor debido a que el nexo interno de los conceptos de-
"La naturaleza de los conceptos más generales, abs- terminantes no toma siempre, ni con mucho, una forma
tractos, verdaderamente científicos se determina por el clara y unívoca, sino que tiene con fre(~llencia un carác-
caudal de su contenido concreto. El conocimiento de lo ter complejo, de interacción de varias ideas y princi-
concreto de la realidad en toda su complejidad y multi- pios. Sin embargo, en todos los casos, se trata precisa-
formidad y en' su movimiento constante exige inevita- mente de la vinculación interna, sobre su base, de todos
blemente la creación de nuevos y nuevos conceptos y los elementos determinantes; en este caso, de los concep-
definiciones, que van conociendo cada vez más íntegra y tos más importantes, que forman, en su conjunto, la es-
profundamente la naturaleza de los objetos que se inves- tructura del objeto investigado. Esta tesis teórica gene-
tigan. Es la marcha del pensamiento de lo abstracto a ral determina las correspondientes exigencias para la
lo concreto, cuando el conocimiento se desarrolla me- construcción de la estructura de la verdad como con-
diante la síntesis, de lo simple a lo complejo y, después, cepto general y fundamental, llamado a constituirse en
a lo más complejo. En este camino, el hombre crea un sistema único y, al mismo tiempo, multiforme de defi-
sistema de diferentes definiciones abstractas o de con- niciones concretas orgánicamente vinculadas. Es el sis-
ceptos aislados, necesarios para la formación del con- tema de las ideas y principios determinantes que subya-
cepto concreto dado, lo que significa el proceso de sin- cen la diversidad de conceptos básicos que revelan los
tetización de esas definiciones como conceptos parcia- diversos aspectos del concepto general de la verdad, de
les en un concepto único, generalizado, concreto y nue- los vínculos y las interrelaciones entre ellos y el siste-
vo. Es el camino real para crear en la ciencia conceptos y ma en su conjunto, sistema de términos y definiciones
categorías de suma importancia, determinantes. C. Marx necesarios que determinan los conceptos y sus relacio-
señala que precisamente por ese camino se crea el con-
cepto concreto general, como rico conjunto con innu-
merables definiciones y relaciones. "Lo (lQIlcretº. Jº_.~s 1 C. Marx. Introducción a los apuntes económicos. 1857-1858 .
C. Marx y F. Engels. Obras, t. 12, pág. 727.
.]"t~s:i~ll,I:IleIlte dice=.p(jr ser la síntesis<l.e IIl1!~has de- 2 V. 1. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C., t. 29, pág. 252.
94 G. KURSANOV IbEAS y TESIS PRINCIPALES ... 95

nes, y que forma el armazón lingüístico de todo este mente aislado. La esencia de la relación mutua de la
complejo sistema conceptual. dialéctica, como metodología universal del conocimien-
Desde las posiciones de la teoría leninista de la ver- to, y el conjunto de métodos parciales y especiales con-
dad, toda esta estructura no puede contemplarse ni apa- siste -como evidencia el proceso real del conocimien-
recer en calidad de sistema canonizado, con esencia in- to científico- .fJJl .._§'1!i'fJtemcciónarmónicacen el proce-
mutable y más aún en cuanto al contenido concreto de _Jw.delcQTlQ.r;irr¿iento en constante desarrQllo. Los princi-
sus multiformes elementos. Aquí, lo básicamente im- pios metodológicos universales de la dialéctica materia-
portante, determinante del carácter del análisis de la lista interaccionan de manera racional y armónica con
verdad como sistema de categorías gnoseológicas es la todos los métodos especiales, cuyos lugar, papel y sig-
cuestión de lCLcorreZación _entre los m~todgsespeciales nificado en el conocimiento de la verdad pueden esta-
dg_ ir¿vestigación modernos y Ja dialéctü;a <.:omometodolo- blecerse sobre la base de las ideas y tesis metodológi-
gía universal del conocimil:)ntocientífico. cas universales de la dialéctica y en relación con ellas 3.
En la época contemporánea y en relación con el pro- Los métodos especiales enunciados no tienen en este
greso científico y científico-técnico general y las exigen- sentido carácter estrecho y parcial. Expresan algunos
cias nuevas, multilaterales, que se plantean a las investi- aspectos generales, nexos y relaciones de diferentes con-
gaciones científicas efectivas, los diferentes métodos par- juntos de objetos. Sin embargo, no sustituyen a la dia-
ciales y especiales se han desarrollado extensamente y léctica ni pueden hacerlo. Por su sentido y carácter no
se aplican con eficiencia, tanto en las ciencias naturales revelan la esencia contradictoria y dinámica del mun-
como en las matemáticas y en el conjunto de las mate- do circundante, de sus procesos materiales y espirituales;
rias sociales. Aquí se incluyen los métodos de la ciber- no analizan ni desentrañan las reglllaridadeR del desa-
nética, del modelaje matemático, los estadístico-probabi- rrollo del mundo, induso el des;uTollo ('o nLi o del pro-
1111

lísticos, métodos sistémico-estructurales y una serie de pio conocimiento humano, el conocim¿enlq de le" verdad
otros, cuya importancia en diferentes áreas del conoci- com.o ..proceSQ con tOrla su complejidad y CWácter contra-
miento ha sido demostrada brillante e indiscutiblemente" dicto.rio., Todo esto es competencia de la dialéctica como
por la ciencia y la práctica conteIJ;lporáneas. Del citado teoría y metodología del conocimiento, universales y úni-
hecho se extraen con frecuencia deducciones infundadas cas en este sentido.
acerca de un cierto papel absoluto de tales métodos e in- En el proceso del conocimiento multifacético de la
cluso de rebaja o negación del significado metodológico verdad realizado observando los principios de la dialéc-
de la dialéctica materialista, alegando que sus princi- tica en función de metodología general, la revelación de
pios son "inadecuados" al conocimiento contemporáneo. su estructura lógica, su análisis como sistema en con-
Es claro que un tal nihilismo respecto a la dialéctica es junto y de los nexos de sus conceptos-componentes de-
insolvente, lp mismo que el nihilismo o la subestimación terminantes tiene un alto significado heurístico. Los
de los méto'dos especiales modernos. Se trata del esta- conceptos (como definiciones concretas) que muestran
blecimiento de una correcta correlación entre el método . diferentes aspectos de la verdad en tanto que de categoría
de la dialéctica materialista y los métodos especiales de fundamental aparecen, en el enfoque sistemo-estructural,
investigación, derivada de su papel real en el proceso en su unidad y variedad de sus relaciones, en su integri-
cognoscitivo contemporáneo. dad y no en forma aislada .. LLffiªIlifesta<.:ión gl:)Jªj:)s_-
Mantenemos el punto de vista de que la relación en- 3 En nuestra monografía colectiva Historia de la dialéctica
tre la dialéctica y los métodos especiales no es relación marxista. Etapa leninista (Moscú, 1973) hemos expuesto y desa-
de exclusión mutua ni relación de subordinación y ab- rrollado esta posición. Véase A guisa de conclusión. Algunos pro-
sorción ni de empleo paralelo, independiente, recíproca- blemas de la teoría de la dialéctica materialista.
G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 97
96

_tru.c.tuta.ló.giGL dEllCQllr.gptQgeneral ..M.1l:lye~ªªª.I2ElP;n..i- cuya dialéctica interna también constituye su principal


cáracterÍstica. Aquí conserva toda su fuerza el princi-
J&,.--ll.JLfl.ó.1Q
..ef¡tablecer .Ell siglli:[i~l:lªltJltLºwll:lJ~.nºdEl S11S pio de la lógica dialéctica: LpJ:!!!Q.ü!.ÍQ..d.!Uª-_un!ª-a<l_.º,ª
elemtlIltQ$,_si:Q.Q.Jªmbiéll.dtl. pre$elltar dtl. fQrma ..cla!'l:lY
lQ. 16gi(;.º31QJlis1;Q&~_ en_~Ls.ollOci.!!!iento.__ºÍ-e!!:1!n<29.
_e.~actLElLQpjetº_~!.L.§,!J,r..Q.lljlJ..ntº, x!lYtlll:lrJª u,r/'i4o,d.de .S.11
conteniQ!L_QQmº._l{.!:?J~jHLdeJ.Q.YJ!J':.~ª!Id
•..10_JIU<:LJl9_.Jl.llI3.®
~11'Jd!ilJ1&..jllLf¿nlQ cala todo el sistema de concep-
tos de la verdad: la verdad como proceso, como un com-
lQgrm,'§.~diªnt!LllL§.i1l!lJl~JJI!.llm.m:ª~jón_<iEl.dElfi]liciQ.I.!ªs
plejo conjunto de categorías gnoseológicas. Está en su
.ªi$lªª-ª§.,.$~lL ving.11JªQ1QJ1_alg.lllJl:l, La construcción de un
propia esencia, en todas sus ideas y principios, concep-
sistema integral de conceptos, cuya formación también es
tos y variadas formas de su manifestación. Todos
un proceso determinado, muestra la presencia de los lla- sus componentes, los conceptos, se desarrollan y enrique-
mados "puntos débiles" en el sistema, de conceptos-esla- cen sin cesar con un nuevo contenido del conocimiento
bones subdesarrollados y, a veces, ausentes, los cuales no
y la existencia. La verdad como proceso de creación
pueden o casi no pueden descubrirse fuera del sistema del cuadro científico del mundo se desarrolla, por ello,
general. De este modo, se establece con plena claridad la a tenor con el proceso mismo de todo el conocimiento
vía del sucesivo desarrollo del sistema y de la teoría del
del mundo, constituyendo su núcleo interno, apareciendo
objeto analizado. como su cristalización lógica en las correspondientes ca-
El sentido y significado de la creación del sistema
tegorías y definiciones. Y aquí el hombre, como sujetO'
de conceptos científicos que expresan el contenido mul- cognoscente, en su actividad creadora enriquece, concre-
tilateral y concreto de los objetos investigados, especial-
mente de los de más alta complejidad -entre los que ta y crea nuevas categorías y elementos de la estruc-
se encue.ntra de lleno el propio concepto general de la tura de la verdad como concepto ex,tenso y generalizado.
verdad-, se revelan, en fin de cuentas, sólo desde las po-
EL .dinamii'?lJ1Dd.tl..la .ye:rªad COlllOCOIlQ.Elpto,como
cuádro científico del mundo con su desarrollo histórico
siciones de la comprensión dialéctica de tales sistemas,
como de todo el proceso cognoscitivo en general. La es- .. ª~!I&.~1?iq·~i~~()p1()
y ló gico no contrR--ºice-·~ª"_ª.h§ºJ.li;"t.2.~.~:l.i
tructura es la invariante del sistema; por consiguiente, tl.stnwtur a d-ªda..•..1Q_yQllQ.~!J!.Q_ ...~!l~
.. dElL.ºº11~tl!!!d_q._º'.tl_ ....
Qa-
la correlación dada y el vínculo de los conceptos que tegorías y. sus,_C::QJ'J:tl.§lJQ!!.<il~ll~tl~.J()rl!!.ªª._J!!!_Ri!!sti~ªs...
La
relatividad del conocimiento es, al mismo tiempo, la cer-
constituyen el sistema tienen un significado invariable
tidumbre de la verdad y de todos sus componentes, de
y determinado.i Pero éste jamás debe ser absolu\tizado, la verdad como resultado histórico-concreto del nivel de
aunque fuera de dicha constancia de nexos y relaciones
conocimientos logrado en su conjunto, cuya objetividad
de conceptos, la estructura prácticamente desaparece ...La
se fundamenta en el desarrollo histórico dado de la prác-
llletodología . dialé.Q1iC:ª- .. Qe.J:IIliteeonteJ1J,plax .Ja.$ ..gs,t!'uc:-
turas conceptuale$ en sll.per§istenci.axªa.J. y ..cgJ,J,Q.r.l3.tall11{l tica social. Esta certidumbre tl~_.IIT.tl~I!!:tl!!.t(;;lJL~-ª:r..a~1(;;l::-
r.tsj;j1i.a_.~_JfL.&_!P!'~~iQ.l1......<ltl..l!_!!.~L.tl§.tmc::t!1fª
..QQ:Q.ºr.~t~..d~Lla
ªl
.dEltElrluina Y_.El~..P.:Ltl§J.LI3.LQª~!!ºt.tlt_º,Ell.J:;!i'\tElm.a_.º&ªº....Y,.
v.e.r.dªLG91ll0j!lYE.XiR-.!!tl:L.<::Ql1Qc::!c:lQ,_ttllª1!Y:()L!Il-lÍs
...tl:x:ªcta,-
Illismq_.tie!ll~q,..{).!!.§]!.Qi!1ªmi~IllºJ.en .§l!.}lllltªblUda<l ..Qi§- mente, relltlITame.!!t~.h!§t&l.C:.º.._<ltlL~!~l:lJllª-.º,';U:;.u_i:l
..QQ11Q.tlP-
tQr.!Y_ª-y_lógica. El sistema de las categorías gnoseológi- tº-ª-y_.(;a~g91iª-ª-_º&1Elrm!])Jl..llt~S.
Por consiguiente, se plan-
cas que forman la estructura de tan complejo concep- tea directamente la tarea de dar una estructura a la ver-
to como el concepto general de la verdad no se pre-
senta con formas rígidas e inmutables. Por el contrario, dad como concepto complejo y sintético, como sistema de
se trata de Jln.. ~i~te..1?J.!Lbi:;LLQricalllf)!Lt.L.QL-ª_~_arr.Qllo y, categorías gnoseológicas con un significado totalmente de-
terminado, relativamente constante desde el punto de
por ejemplo, el conjunto de definiciones que forman el
vista de una época entera del conocimiento científico.
concepto "verdad" en Aristóteles no puede ser compara-
do con el sistema de categorías de la lógica de Hegel, Una tal estructura es la manifestación fáctica del apa-
7-01631
98 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 99

rato conceptual que caracteriza los multiformes aspec- La estructura de la verdad debe expresar por lógica
tos de la verdad y constituye el análisis de los diver- las ideas implícitas en la propia definición de la ver-
sos nexos y relaciones de los elementos de este aparato, dad como concepto general, cuyos variados aspectos de-
es) dedr, de los propios conceptos desarrollados en el be descubrir dicha estructura. Pero aquí no se trata de
proceso histórico del conocimiento. Se manifiesta como una simple enumeración mecánica de las definiciones
proceso de creación del sistema de los conceptos que que figuran directamente en el concepto general de la
forman la verdad, lo que determina de esta manera su verdad, en su definición generalizada. Son conceptos que
estructura lógica interna como resultado del desarrollo derivan de una tal definición, de su contenido; con-
histórico -lo subrayamos una vez más- del conoci- ceptos que no se dan explícitos, pero que los tiene or-
miento de la propia verdad. La construcción del sistema gánicamente implícitos y son precisamente los que re-
de conceptos que forman la estructura de la verdad velan ese contenido. Más exactamente, están llamados
debe ser llevada hasta su estricto final lógico: la for- a revelarlo, para lo que deben ser establecidos y for-
mulación de las definiciones de todos los conceptos más mulados especialmente.
importantes, lo que, a su vez, significa la elaboración ¡ Aquí todavía se manifiesta, de un lado, la vincula-
de la correspondiente terminología, es decir, el consi- ción dialéctica de lo lógico y lo histórico en el proceso
guiente esquema terminológico en calidad de componen- cognoscitivo: las características más importantes de la
te indispensable de cualquier teoría científica. verdad, en su desarrollo por el complejo camino de su
Como ya se ha dicho, la teoría leninista de la ver- conocimiento, hallaron su expresión en los correspon-
dad parte de la importancia decisiva de la práctica, lo dientes conceptos, lo que en determinado escalón del de-
que halla su expresión en la propia definición de la ver- sarrollo histórico de los conocimientos permitió formu-
dad. Mas de aquí no se deduce que la categoría de prác- lar la definición general de la verdad, como esto ha
tica debe incluirse directamente en }a estructura del con- tenido lugar, en este caso, en la filosofía del materia-
cepto general de la verdad. J.&_1!!'.ªº-tLº-ª.~...!!!l:ª._ª-º-~!:yi<ia.º" lismo dialéctico. Ahora se plantea la tarea inversa: re-
f!Q.ci9-I!J:ª-t~!'iªLª(;)..JQª. _hQ!ll..J:¡rg!'Y,PQx
.. tªIl,tº.,_1!!Lp.ºrtºJ:!~ºº velar el contenido del concepto general de la verdad,
.ª-Jª ..esf!:[ª_lºg~ª._q1!(;) _~iLº!_._siste!ll..ª,d.~. __
Q.ª-t.l:lg.Qríªª-_.eJ:l. lógicamente, como desmembrándolo por elementos in-
función de estructura de la verdad. Esto sería una dHu- manentes que le son propios y que existen en él de for-
...ción de lo' maieriiCen'lü" ideaT-ü"el retroceso a la com- ma implícita. Pero esto, por supuesto, no es un simple
prensión hegeliana de la práctica como una actividad regreso al comienzo, sino el complejo camino dialéctico
íntegramente espiritual. Más aún, la inclusión de la del conocimiento de la verdad: tanto la formulación de
práctica en la estructura lógica de la verdad conduciría . su definición general,. como la construcción de su es-
a que ésta perdiera su misión principal, la de criterio tructura constituyen importantes escalones, más exacta-
que, por su concepto, se manifiesta en forma de algo mente, etapas de su conocimiento y, con ello, del desa-
distinto, diferente de aquello a lo que sirve de criterio. rrollo de la teoría científica de la verdad.
La cuestión del criterio interno, lógico de la verdad no La construcción del esquema conceptual significa, al
suplanta de ninguna manera la cuestión del significado mismo tiempo, la formulación de los conceptos en lá
decisivo del criterio de la práctica; esto lo examinare- forma terminológica adecuada lo que, sin embargo, no
mos en un capítulo especial. Aquí subrayamos una vez requiere que en el esquema se despliegue directamente
más que la estructura de la verdad eS un sistema de cada una de las definiciones. Esa tarea se realiza en el
categorías gnoseológicas, esfera del pensamiento teórico, proceso del desarrollo de la propia teoría de la verdad,
no debiendo confundirse con su fundamento práctico- basada en el sistema de categorías fundamentales dado
ontológico. como si fuera su armazón lógico-cognoscitivo, en la es-
7*
100 G. KURSANOV
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .•. 101

tructura del concepto general de la verdad. En razón de UNIDAD Y MULTILATERALIDAD DE LA VERDAD


cuanto hemos' dicho podemos proponer el siguiente es-
quema posible, que expresa en forma generalizada la es- Unidad y multilateralidad de la verdad como reflejo de la
tructura de la verdad como sistema de categorías gnoseo- unidad universal y la multilateralidad del mundo material. Con-
lógicas que en el conjunto determinan su contenido. dición multifacética de la verdad y las diferentes esferas y for-
mas de su manifestación.

CONCEPTO GENERAL DE LA VERDAD LA UNIVERSIDAD Y LO CONCRETO DE LA VERDAD

Las ideas y principios básicos en la comprensión de la ver- La universalidad de la verdad como expresión de la esencia
dad son: el reflejo creador-activo del mundo objetivo, material
por el hombre; el proceso ininterrumpido de creación y desa- y la unidad
nómenos del demundo
la pluralidad de facetas
circundante, de los objetos
las propiedades y los
y las fe-
leyes
rrollo del cuadro científico del mundo; la esencia contradictoria generales y universales de su desarrollo. La concreción de la
del proceso del conocimiento y descubrimiento de la verdad, verdad como expresión de la concreta variedad del con-
y la práctica histórico-social como base del proceso de creación tenido del mundo, de las propiedades y relaciones del conjunto
del cuadro científico del mundo y criterio decisivo de la verdad. dado de objetos como resultado concreto histórico determinado
del conocimiento.
La intervinculación de lo universal y lo concreto y su carácter
contradictorio.
OBJETIVIDAD Y SUBJETIVIDAD DE LA VERDAD
Debemos subrayar que la cualidad determinante e
Objetividad de la verdad: el reflejo, en formas cognoscitivas, integrante de la verdad como sistema es su carácter dia-
de los objetos y fenómenos del mundo material y la independen-
cia del contenido de las formas verdaderas respecto al hombre léctico como proceso, que determina la esencia de todos
y la humanidad. - sus conceptos y definiciones. Esto, como se sabe, es uno
Subjetividad de la verdad: creación de todos los componen- de los rasgos del análisis sistémico.
tes del cuadro científico del mundo -por el hombre como sujeto Esta estructura conceptual de la verdad (de la de-
cognoscente-, en calidad de formas del verdadero conocimiento
y sistema de categorías gnoseológicas que constituyen el concepto finición de los conceptos) puede concebirse en forma
general de la verdad. del siguiente esquema:
Objetividad y subjetividad de las formas idiomáticas' que
expresan los componentes del verdadero conocimiento.
Interdependencia dialéctica de la objetividad y subjetividad LA VERDAD COMO PROCESO
de la verdad y significado determinante del principio de la obje- Objetividad Subjetividad
tividad. Carácter absoluto Relatividad
Universalidad Carácter concreto
LO ABSOLUTO Y LA RELATIVIDAD DE LA VERDAD Unidad Multilateralidad
LA PRACTICA COMO CRITERIO DE LA VERDAD
Lo absoluto de la verdad, como posibilidad real del cono-
cimiento completo y exhaustivo del mundo, realizada en el pro-
ceso incesante y sin fin de su conocimiento.
La relatividad de la verdad como conocimiento de diversos Se trata del sistema de conceptos básicos y determi-
aspectos y relaciones de la realidad, como aproxima- nantes que revelan en su conjunto el contenido del con-
ción de los conocimientos, determinado gracl,o de profundi- cepto general de la verdad. Es precisamente un sistema,
zación de nuestra conciencia en la inagotable esencia de las
cosas, determinado nivel de su desarrollo histórico en la época y no una simple totalidad; todos sus principales ele-
dada. mentos están internamente vinculados por el principio
Nexo indestructible entre lo absoluto y lo relativo en el pro- de la objetividad de la verdad, la objetividad del cono-
ceso histórico del conocimiento.
cimiento, que tiene significado general también para el
102 G. KURSANOV Capítulo IV
OBJETIVIDAD DE LA VERDAD.
concepto mismo de verdad y para toda la teoría de la
verdad. El principio de la contradicción, ligado orgá- DIALECTICA DE LO OBJETIVO
nicamente con el principio de la objetividad, desem- Y LO SUBJETIVO
peña un papel fundamental en el sistema de los EN EL CONCEPTO "VERDAD"
conceptos de la verdad, determina la esencia interna de
todos los fenómenos del mundo y del proceso del cono- "La negación de la ver-
cimiento, la esencia de la propia verdad como proceso y dad objetiva ... es agnosti-
de todos sus conceptos y categorías determinantes. Por cismo y subjetivismo".
ello, toda la teoría de la verdad, todo su contenido, los Lenin
componentes de su sistema y, por consiguiente, toda su
estructura están interiormente impregnados de dicho
principio, se basan íntegramente en él como en el prin-
cipio fundamental del verdadero pensamiento científico,
dialéctico. De aquí se deduce que el examen de todos
los problemas y categorías de la teoría científica de la
verdad también se determina Íntegramente mediante
este principio fundamental,
El sistema se basa en la práctica como criterio de
la verdad y de todos sus componentes.
Desde dichas posiciones pasamos al análisis de la
verdad como sistema de todos los conceptos determi-
nantes aquí mencionados; sistema que no tiene, por
supuesto, significado de absoluto ni cimero, sino por el Comenzamos nuestro análisis de la teoría de la ver-
contrario, dinámico y abierto por su misma esencia. dad desde el principio leninista de la objetividad de la
verdad como primario y determinante de la teoría, que
constituye, al mismo tiempo, el núcleo interno de la de-
finición del propio concepto de la verdad. Hablamos del
principio de la objetividad, por cuanto esta característica
tiene un significado decisivo, tanto universal como-prin-
cipista, que determina la propia esencia del concepto
de la verdad en general,
-Esto también determina el lugar de la objetividad
como principio básico que sustenta todas las demás ca-
racterísticas de la verdad, que cala en todos los aspec-
tos y facetas, todas las definiciones particulares y con-
cretas de la verdad como concepto complejo general, La
profunda idea de.Hegel
.pf:r.dad º-b..LeJJ12-ª._º
expresada en su tesis k
__Jª_J!Ji!.4!1:.4_.cgJ!l9. __t!1:..l. cons erva en
nuestra teoría todo su significado. Por __l:l!!o-,--~.!Ll?Lgs_t:rtc_:
tº._P.lª-l].lLg;g,º§eológkQJ.-ª-....Qefi:º,ictQ.!LQPIt~_fit.ª_~~ver.Qª!l_:?1JD
je.tiya"deJ1JL cOllsJderªr.s~ _cºrtlmª&ª~º.J!1J!iii ?iJtQ,_ .Pl:leS
104 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 105

~jgnifjGala, neg~lQión~clElla,. vElr~daqcºIl!ºyerd-ªd ..o!>je~i~ conpcimiento del mundo objetivo material, como su re-
va, ..es.dJlcir-l3erdª,d~ fl.n,gel1El!'lll. flejoen las multifacéticas formas y categorías cognosci-
En este sentido es de importancia exclusiva la tesis tivas. Precisamente en este sentido hablaba Hegel de la
de V. I. Lenin acerca del carácter de todo el proceso del coincidencia .del concepto con la realidad, de la corres-
conocimiento científico del mundo. En la obra Cuadernos pondencia de la objetividad al concepto, de la identifica-
filosóficos dice que el conºciIIli(:mto.~Eln~~illLe.mLs~LdjrÜtº ción del concepto a la realidad.
"d.El.!'.sQjetºªLQbj EJ.t.o", ...d.tll.GonGeptº.§!!!>ie.t!yº-ªL2.m~t..o, En su significado básico general este rasgo se enfren-
a,Ja ..Y(lJ:'daclJªJJ!.id(l,aapi?oJuta) 1-2. Por consiguiente, se ta a las representaciones subjetivistas de la verdad, de
trata del proceso de superación de las concepciones y las cuales debe liberarse inexorablemente el conocimien-
opiniones subjetivas, el proceso de búsqueda y alcance de to orientado a alcanzar la verdad como el conjunto de
la verdad como verdad objetiva, de superación y nega- conocimientos objetivos acerca del mundo circundante.
ción de las estratificaciones subjetivas del complejo y Aquí puede surgir la apariencia de un circulas vitiosus:
contradictorio proceso cognoscitivo. la verdad objetiva es el reflejo de la realidad material,
Al mismo tiempo, como ya hemos indicado al valorar de la materia como realidad objetiva. Pero precisamente
la definición del concepto general de la verdad, ..el cono- sólo apariencia: en la primera parte de la proposición
cimiento.aparece, en forma de conjuIlto de forll1l:l8..s",!bje- se habla de la verdad como categoría gnoseológica y, en
tivas o, según definición de V. I.LEl:r!in, .de ,im4gr¿nes la segunda, de la propia existencia, reflejo de la cual
s.ubLflt.i¡)ª-~d.f!L-'ILunqQ ..ººif!J~¡)Q, lo que nada tiene de co- son todas las formas de nuestro conocimiento. Tal apa-
mún en la propia esencia del conocimiento con el subje- riencia surge porque el contenido de las formas cognosci-
tivismo como negación subjetivista de su veracidad obje- tivas es el contenido de la propia existencia, pero esto
tiva. Por ello, el análisis de la verdad objetiva e:x;ige no constituye una identidad de la existencia y el cono-
lógicamente también el análisis de su vinculación con la cimiento, que conduce realmente a un círculo lógico. El
subjetividad, la dialéctica de lo subjetivo y lo objetivo contenido de la existencia se realiza en las formas del
en el concepto de la verdad. ...Iºrm.i~L:e]riláda:jLjyai!iJj)r~~a-V:=iiº
colJ.ºamI~iito~.in~·
,F)l .9Qllf?ptQ ..'-'Q.b.i?.J7:.12i4ªª.4L?.Q.J2.?LQfYJ!'. Partiendo de hcªy"_susj;j.lgQ.iºl'!..JIl:eeáIli~.a_ª~
. .1ª l1nª-.Pºl"J.ª-.Q.tm.!.J
lo expuesto y uniendo ambos rasgos esenciales de la Esta concepción de la objetividad de la verdad dirige
objetividad de la verdad señalados-en la característica de su filo también contra las opiniones y representaciones
su estructura, podemos darle la siguiente definición:_~ª- .. empírico-vulgares. A veces se consiqera que la verdad es
QQÜ}iviªª.rLi!&Ja. ver4!J43.§. ...§}·!:.2QEr1kJQn n!ic!~JHJ,I.i.ª_.Y...f-ª- "aquello que es", lo que existe de por sí, como la propia
racterística determinante que signi1ica el rejle]'o de la realidad objetiva. Esto ha sido ya examinado por noso-
.-~senc~-y'-ras.iigj¿i!.ª(¿(J.~"§J¡~-¿~tª·d~~:~s.~~4;,]oi:·:o.!i1~t.º?
••...
y tros en relación con el concepto "verdades de la existen-
tf!/JJi.m!l1}.QLr1f!.~.. mY:lJi/Q.!Eat(!TJ(JJ .e!1:lªs. jo!ma?~o g11:0scit{- cia".; Unicamente suhr?yamos aquí la inconsistencia ló-
vas, así J;O mQ_.l-ª...II'J.Mp.l!.1J.Qenciª..cl.e:Ll¿Q,n,t.f!lJidg4e 19s...90lJO- gica de ambos aspectos en dicha identificación de lo
Ci7J1,jr¿ntosL9QlJtirl7Jªt1gs,P..o.r..Jgpr.ág,tict!:., ..resp' e.cto... af .lI,o.m- verdadero y lo existente realmente. De un lado, la iden-
b.T.f...Y-ala humanidad. tificación de lo gnoseológico con lo ontológico -"verdad
El primero de los rasgos señalados aquí expresa el es realidad "- significa la disolución de lo 'primero en lo
significado general y el carácter del conocimiento como segundo, la liquidación, de hecho, de toda la esfera de lo
.ideal como lo material transformado en el cerebro hu-
1-2 Véase V. I. Lenin. Cuadernos filos6ficos, O. C.,t. 29, mano, producto del reflejo creador-activo. De otro lado,
pág. 301. Véase también a otro respecto: '1H.ªºmJ?XLE ..de la
jªElª-'§l!])i~.!iYª.ª.]5'LYElr4!ut .Q1;Ü!:lt~YfL .l-L. tE ª. !!t1:,L.d.e.1(L~~práctica" la identificación de lo ontológico y lo gnoseológico -"la
.LYJLté(lllicÜ" (ibid., pág. 183). realidad es la verdad" ~ absolutiza esto último, desmate~
106 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 107

rializa la existencia, lo que representa, en esencia, una Tomemos ahora una de las formas superiores del co-
variedad de concepción filosófica espiritualista. Los ex- nocimiento teórico, el concepto de infinito matemático y
tremos se tocan -les extremes se touchent-; en ambos su expresión en números cardinales ~O, ~, Ni ' '" intro-
casos se trata de borrar toda clase de diferencias de lo ducidos en. las matemáticas por el eminente científico
material y lo ideal, la existencia y el pensamiento, el alemán George Cantor, En su significado general, el
objeto del conocimiento verdadero y la propia verdad.l concepto de infinito matemático es un reflejo extraordi-
La veracidad objetiva, como resultado del reflejo del nariamente abstracto de lo infinito real del mundo ma-
mundo material en la cabeza del hombre, está implícita terial. Lá ley absoluta de la naturaleza, la ley de la
en todas las formas y clases del conocimiento científico. conservación y transformación de la materia y el movi-
En este sentido, la "verdad científica" y la "verdad obje- miento, tiene significado universal. El conocido científico
tiva" coinciden en su contenido. soviético S. Vavílov llamó a esta ley "ley de Lomonósov"
Todas las formas del conocimiento científico, desde y dijo: "Este principio es una ley universal que abarca
las primeras -tanto en el plano histórico como en el ló- toda la realidad objetiva con el espacio, el tiempo, la sus-
gico- hasta sus expresiones más elevadas en los concep- tancia y demás propiedades y manifestaciones suyas" 4.
tos y teorías modernas, todas sus tesis realmente verda- . De dicha ley, mil veces confirmada en la ciencia y la
deras tienen un contenido objetivo que no constituye práctica, deriva una serie ininterrumpida e infinita de
otra cosa que el contenido de la realidad material trans- transformaciones de la materia, la eternidad de su exis-
puesto en la conciencia del hombre . .EILJ;-º-.<!Q§~Jº§_~.ª.~9_S, tencia en tiempo y espacio, es decir, lo infinito como su
propiedad real e inseparable. El concepto de conjunto
seg:tÍ:rt.Y",.LL1IlÍIl,
. los s.-º-.lliQ!:J!os ~."sQ....ILlJ.l~..tQ.rjc1\..m
ente---9ondjci9.1lª-.
__ª.e.._.º.!1.ªQrº.1JlQIº.~ste.º!1ª.ª.r.º l:)ntª. dos
_IQ.P!'.e..§ sin infinito tiene prototipos reales, "modelos" en el mundo
(lond~i onef?....El'!:-.7EC!f!..e,lQ.
o})Í.e.tfva.'!!:e...1Jt(L.e..:J;.i§.t'!nte.'~
3. material: las infinitas clases de estrellas y constelaciones,
En calidad de forma elemental de conocimiento cien- planetas y sistemas planetarios, de galaxias y formacio-
tífico tomemos el teorema de Pitágoras sobre la igualdad nes galácticas; infinitas clases de electrones, neutrones,
de la suma de los cuadrados de los catetos al cuadrado positrones, etc.
de la hipotenusa: a2+b2=c2• Teóricamente esto es una Todos éstos conjuntos infinitos reales se expresan con
tesis abstracta expresada tambiQn en forma algebraica. el primer número cardinal NO' concepto de conjunto de
Esto último, por supuesto, se refiere' al aspecto subjeti- potencia numerable, Pero también el siguiente número
vo del conocimiento. Pero lo esencial consiste en que cardinal ~ como concepto del conjunto de potencia de
esta forma expresa la propiedad objetiva de las relacio- continuum tiene su fundamento objetivo en el mundo
nes espaciales reales cuyo modelo es el presente teorema material: el espacio y los modelos espaciales del mundo
geométrico. Unicamente la presencia de una correlación real, el tiempo y su movimiento son continuos, y cual-
real entre los lados del triángulo rectángulo como una quier segmento de espacio y tiempo tiene todas las pro-
de las variadas configuraciones del espacio real y las piedades del continuum y, por tanto la potencia ~.
propiedades espaciales de los objetos materiales, y su Las potencias de órdenes superiores ~i' ~2, ~3" "
contenido real objetivo, independiente del hombre, permi- expresan diferentes relaciones y grados cualitativos de
te expresar eso en forma de teorema, que refleja un con- los conjuntos infinitos a un nivel de abstracción más
tenido objetivo, lo que, a su vez, nos ¡lutoriza a decir elevado, lo que no excluye la presencia de infinitas cla-
que esta forma de conocimiento es una veracidad objetiva. ses reales y de cualidades infinitamente inagotables de
la materia que forman la base del concepto de infinito
3 V. I. Lenin. Materialismo y empiriocriticismo, O. C., t. 18,
pág. 138. (El subrayado es mío. - G. K.) 4 S. Vavílov. Obras, Moscú, 1956, t. 111, pág. 98.
G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 109
108

matemático. En efecto, las propiedades de lo infinito las matemáticas, como cualquiera otra ciencia, no pueden ba-
hemos "percibido en la naturaleza". sarse únicamente en la lógica; por .131 contrario, nos pa-
En los conceptos de alto grado de abstracción, uno rece que como condición previa para el empleo de las
de los cuales (y muy típico en este sentido) es el del especulacione.s lógicas y puesta en práctica de las opera-
infinito matemático, no se trata de reflejo directo espe- ciones lógicas debe existir ya un algo dado, precisamen-
cular de la realidad, sino de un reflejo complejo e in- te determinados objetos concretos extra lógicos, con exis-
tencia evidente... Este es el planteamiento filosófico
directo de esa realidad, y, con frecuencia, directa, para
los conceptos abstractos superiores es imposible descubrir fundamental que yo considero necesario tanto para las
en la realidad una correlación directa. Sin embargo, siem- matemáticas como para cualquier pensamiento, compren-
sión o comunieación científicos" 5.
pre podemos señalar alguna base real objetiva sobre la
En este "planteamiento filosófico fundamental" de
que surgen y a eontinuación se desarrollan, eonforme a
Hilbert se mantiene claramente la idea de la objetividad
su lógiea interna, los eonceptos científieos, incluidos los
del contenido de las categorías científicas como reflejo
más generales y abstraetos.1
de la propia realidad material en las formas teóricas
El "idealismo matemátieo" ha espeeulado siempre eon
abstractas.EIl.€jste. . .s.ggti.¿lQ,._,D!Jl'l.i'Jtra,
argum.EJIlt.ª-Q!ón~EJP
el alto grado de abstraeción de los conceptos matemáti-
cos. Por lo menos desde Kant, que proclamó el principio
ª
base J9i'J_G.9!1.c.EJ.RtOJL mate.!l!!Íl!º.o,s.~ª..._:Y:Il-ª-ª!:ID!!!1.ilntª-c..!ón
a forti9ri: .s.Li'Jl:l.establl:}(\ela Yl:3rªºldª<!.g!üe.!ly-ª"_cJ~Jormas
de la "pureza" y "aprioridad" de las verdades matemá-
cognosci ti y_ª~.g.!Lt!!!u~J(3vaªQ_~ªcl..o,JlEJ_ª-!>..i'Jlrª-<!gQ!LY __''ale-
ticas, y hasta nuestros días, JªjitQ¡;Qf!ª_j¿l~ª-li§_t2_.r.e«:lll..cJl
jadas" .al1lllÍximo<!El.la .objetivaciÓll materi-ªl,e()n más
Jª_!:l§J)!!~iª-_Q.Llº..s..J~9nG.!lPJºs_:mªtEJmªtigºs_ .lJJ~Yl_. ª1 .....
j!J.~E9 razónesJ9se refil:3re a. eatl:jgorÍas .menos abstractas ..y,
al'bitr,tLJ:1Q,_li.Ql"_EJ __Q€LJillLJll.el'2:ª§._..e._spil'it!J.ªIEJ§'.
Jºª~ªi.l'er).,
pg:r.:ElIIº, '~lllá.s pró~iIIlas" alarealil1ad. Por este motivo,
b iel1..ª-_G.QD.s.trllC..ci ºge§ ..f9J:1!lale¡;.aprf()7"LJª~.ioIl1.a,tisIl1o ..Y podemos hablar eon pleno derecho de la justeza de estas
fOl'mªJi.s}:.n-º1L.b.i~71.a forma¡;;lQg!gus. iI!p1anentes .(logigi!3- tesis respecto a los conceptos y a todas las formas cog-
lllog€lJ!JJs_s..eLy'Frl:3ge},bie71a "acuerdos" convenciona- noscitivas. En este caso prestamos de nuevo atención a
les y slJbjetivos (cQnveIlciQllalislll<l)..o, bim, por últi,nl(), 'que se trata siempre de formas y categorías del cono-
_alirIDaJae.,:x:i.s.tEJnG.ia<:le.ll.Il.J:Illl.llclQespe.cjaLy trall.~ceIl- cimiento científico en plena correspondencia con la defi-
,¿lental de cat(')gQl'íªs.matEJlllátiºªsLqt'1yas 1I:3Yl'l.¡;;cl~il,rmtl1a]l nición de ·la verdad antecitada: tanto en las ciencias na-
J-ª-urOIÜEJ.dªQ,EJ§.jJ.§!º_ª~_.cl€lJ-ª-.m-ªte.!!a_(I(')ª.ns--,_EclcliggtQIl) . turales como en las sociales (disciplinas humanÍsticas) y
En todos los casos no son otra cosa más que formas di- las nuevas -la cibernética, la teoría de la información-
ferentes de cosmovisión idealista que niega el funda-
y también las contiguas (biofísica, biogeoquímica, bio-
mento objetivo-real del pensamiento abstracto, en gene-
logia cósmica, etc.). Es innegable que el contenido y el
ral, y de las categorías matemáticas, en particular. carácter de las categorías de cada disciplina científica
Semejante negación idealista del contenido objetivo
tieneIl su especificidad, sus differentiae specificue, que
verdadero de los conceptos matemáticos contradice, como deben analizarse en investigaciones especiales. Pero aho-
hemos visto, su sentido y significado reales. Por ello, ra destacamos lo común para todas sus formas del co-
los científicos más eminentes y perspicaces, aunque no nocimiento científico, y, por cuanto se trata del conoci-
estén libres de influencias de unas u otras concepciones miento científico, sus formas reciben necesariamente un
idealistas en boga, comprenden perfectamente el sentido
contenido objetivo verdadero.
real de los conceptos y categorías científicos. Veamos el
testimonio básico de D. Hilbert, UllO de los más grandes
5 D. Hilbert. Fundamentos de la geometría, Moscú-Lenin-
matemáticos y lógicos de nuestro siglo. En su conocido
informe Argumentación de las matemáticas dice: "Las grado, 19'48, págs. 365-366. (El subrayado es mío. - G. K.)
G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 111
110

Otro importante rasgo que caracteriza la objetividad De esta manera, ambos rasgos que caracterizan la
de la verdad es exteriormente, formalmente distinto del obJetividad de la verdad resultan inseparablemente liga-
primero, pero en su significado interno está orgánica- dos entre sí.
mente ligado a él. Precisamente a V. 1. Lenin le corres- La objetividad de la verdad como contenido indepen-
ponde el mérito de haberlo destacado especialmente. Al diente del sujeto tiene gran significado a la luz del desa-
caracterizar el concepto de verdad objetiva, en Materialis- rrollo de los modernos conocimientos científicos.
mo y empiriocriticismo dice que en nuestros conocimien- En su obra Marxismo y revisionismo V. 1. Lenin re-
tos hay "un contenido que no dependa del sujeto, que cordó el conocido proverbio de que si los axiomas geo-
no dependa ni del hombre ni de la humanidad" 6. J~sta métricos espolearan el interés de los hombres, éstos,
..ill.cl~jJJlJlJ:.t~!!.<!ia ...ª_que ..J9.~
-ll!:L_d_~l.?º _~IlQ.ci!U_ie.!lt,o~, ..t0!Ul1.!l probablemente, los refutarían. Y en efecto: la ley absolu-
...B@ifiQ..~o _ de QVi!lt!Y],mente._ve!.Qªd!lJgi3.~ºmo.resultado ta de la naturaleza como ley de la conservación y la
_.<le sl!_y!);rifi~acifu!.Y.QQ:gJi;rmª<f!óll.en.Japr.ªcti.(i§.º~Iªl transformación de la materia y el movimiento, tomada en
de 10~J!º-mbI~ltYL.<fºIl._e,nº~.i3.!L.iI1<'le,PElnd!zªn <le la,..op!n!911 su comunidad y multiformidad de manifestación, refuta
de J_º-s__Lndivit;lJlº~.d€l.gmPQS_E:lllt!)IºfL<l~ ..Íllcliyid:tl()I3,se ..!.ll- todas las afirmaciones de los filósofos idealistas y los teó-
depentiÍE-ªJl d.e.s!1f'aPX{)cjaQi,Qn{)sres..peetoa .. e~toscQIl..o- logos acerca de la creación del mundo, la destrucción de
.<!.illlil;l}l
tQíl.,.l;l~c. la materia y el perecimiento del Universo. Es por ello
\¡Desde este punto de vista surge una aparente para- lógico que sea objeto de ataques incesantes, durante mu-
doja: los conocimientos los crean, los elaboran los hom- chos decenios, por parte de esos filósofos, y, además, los
bres, y no los animales ni los ángeles, es decir, en este "idealistas físicos" y los teólogos interpretan tendenciosa-
sentido, los conocimientos dependen directamente del mente los' descubrimientos de la ciencia para crear la
hombre (y la humanidad). Esta paradoja es sólo imagi~ apariencia de alteración de dicha ley.
naria; se resuelve por el hecho de que en ambos casos En el período actual, uno de los intentos más típicos
se trata de diferentes aspectos de la relación del hombre de este género fue la especulación con el fenómeno de la
hacia el conocimiento. En un caso, los conocimientos desintegración P, en cuyo proceso, como parecía al prin-
dependen íntegramente del hombre, por cuanto son un cipio, se infringen las leyes de la conservación de la ener-
producto de su actividad creadora; en el otro, d,e lo que gía y el momento de la cantidad de movimiento (como
se trata es de un' aspecto de tales relaciones: la aprecia- importantísimas manifestaciones concretas de la ley abso-
ción que hacen los hombres de los conocimientos ya crea- luta de la naturaleza). Según los enemigos del materia-
dos, que existen en forma de conceptos, teorías, hipótesis lismo, la infracción de la ley de la conservación de la
y otras formas cognoscitivas. Aquí se tienen en cuenta la energía está en que los núcleos atómicos del isótopo ra-
actitud de los hombres respecto a los conocimientos ya 'dioactivo dado, al producirse la desintegración ~, pierden
logrados, su significado, apreciación, y los conocimientos igual cantidad de energía, en tanto que la energía de los
que tienen carácter de objetivamente verdaderos (lo electrones emitidos en este proceso tiene diferente
que también se determina por el criterio objetivo de la valor. ¿Dónde se pierde el resto de la energía del núcleo?
práctica), en este sentido no dependen del hombre. ¿Será cierto que se "infringe la ley" de la conservación
Su contenido es objetivo como reflejo del mundo material con todas las consecuencias subsiguientes?
objetivo, independiente de la conciencia de los hombres, Pero no tardó en aclararse que en la desintegración ~
tanto en su contenido como en su existencia. no sólo .se emite el electrón (o el positrón), sino tam-
bién la minúscula partícula neutrino, que lleva consigo
6 V. 1. Lenin. Materialismo y empiriocriticismo, O. C., t. 18, cierta parte de la energía, la diferencia entre la en{)rgía
pág. 123. máxima EJ' que pierde el núcleo y la energía del elec-
\.
112 G. KURSANOV
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .•• 113

trón. En cambio, la distribución de la energía entre el dOlles" viejos y nuevos carecen de objeto y de perspecti-
electrón y el neutrino puede variar. Esta fue una nueva va. .Por ello dec~mos con pleno fundamento científico
y brillante confirmación de la veracidad objetiva de la que el marxismo es inobjetable. El que esto les guste
ley absoluta de la naturaleza, cuyo sentido y contenido o no a nuestros enemigos ideológicos es otra cuestión que
no dependen en absoluto de la opinión subjetiva y deseo ya no corresponde al análisis de los problemas gnoseoló-
de los idealistas y clericales. gicos, entre los cuales el de la verdad es esencialísimo.
El principio de la veracidad objetiva tiene un pro- En la afirmación "el marxismo es inobjetable" no hay
fundo fundamento y una expresión multifacética en la ni nada de dogmatismo, como les puede parecer a sus
teoría del marxismo-leninismo. Tomemos, en el contexto críticos actuales. No hay que confundir el significado
de nuestros razonamientos, el siguiente aspecto importan- objetivamente verdadero de las ideas y principios del
te. Después de referirse a la máxima de los axiomas geo- marxismo con la necesidad de su desarrollo constante,
métricos, V. 1. Lenin señala: "Nada tiene de extraño, haciéndose más concreto y rico en función de la prácti-
pues, que la doctrina de Marx, que sirve directamente a ca histórico-social que avanza y el poderoso progre-
la educación y a la organización de la clase de vanguar- so del conocimiento científico del mundo, de toda la cul-
dia de la sociedad moderna, que señala las tareas de esta tura material y espiritual de la humanidad. Por ello,
clase y demuestra la sustitución inevitable -en virtud como ya se ha dicho, el marxismo es antidogmático por
del desarrollo económico- del régimen actual por un su esencia como doctrina en constante desenvolvimiento
nuevo orden de cosas: nada tiene de extraño que esta creador. Y si los teóricos de la II Internacional, en el
doctrina haya tenido que conquistar en lucha cada paso pasado, y.ahora los "nuevos" y "novÍsimos" críticos del
dado en la senda de la vida" 7. Y en efecto, en su ca- marxismo hacen cuanto pueden por dogmatizar el marxis-
mino, que ya supera el siglo, el marxismo ha encontrado mo, vaciarlo de su contenido vivo, creador e innovador,
y encuentra miles de "refutaciones" y "refutadores", in- eso ya no es marxismo sino una deformación del mismo,
cluyendo a los contemporáneos, incluso los llamados an- una "caricatura de marxismo" en el mejor de los casos,
ticomunistas "académicos".
lo que fustigaba sin piedad V. 1. Lenin precisamente des-
Pero nos preguntamos si realmente puede hablarse, de las posiciones del pensamiento creador y revoluciona-
en general, de forma teórico-científica de una "refuta- rio marxista. ¡ Desde el punto de vista gnoseológico gene-
ción" del marxismo. Precisamente la doctrina leninista ral el principio de la veracidad objetiva de las teorías
de la verdad es la que permite dar la respuesta correcta científicas no está en oposición, sino unido al principio de
a esta cuestión, que, por supuesto, descorazona a todos su desarrollo: la innegabilidad de las teorías objetiva-
y cada uno de los "refutadores" del marxismo. Todas las mente verdaderas no significa, por supuesto, su absoluti-
ideas y principios del marxismo, ya probadas reiterada- zación ni su dogmatización, sino que, por el contrario,
mente y confirmadas por la práctica histórica, poseen exige su profundización, su concretización, la sustitución
veracidad objetiva o, en otras palabras, tienen, por ello, de sus tesis anticuadas por otras nuevas que correspondan
el rango de verdades objetivas. Por consiguiente, no de- a la nueva práctica histórica, al progreso general del cono-
penden del sujeto, de las diversas opiniones y apreciaciones cimiento.1 En la teoría de la verdad esta regularidad del
subjetivas dadas por determinadas personas. y esto signi- proceso del conocimiento necesita un examen especial de
fica que cualquier intento de objetar el marxismo, cual- la dialéctica de las categorías del carácter absoluto y rela-
quier impugnación contra él por parte" de los "refuta- tivo de la verdad, cada una de las cuales, tanto por sepa-
rado como en su conexión, se determina por el principio
de la objetividad como principio básico de toda la teoría
7 V. I. Lenin. Marxismo y revisionismo, O. C., ( 17, pág. 17. leninista de la verdad.
&-1)1631
114 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 115

_$J!!lj~tü!it1ad ..4~....
lª ..1Ler!i.Q(b
..l)ialéc.tica de ...lº ..ºJlj~JtlJ2 E~to conserva su vigor lo mismo en relación al concepto
y lo§u.bjetivo eneL.conceptºde~alJ.(}I4ªª'. El principio general de la verdad en su conjunto que en relación a
de la objetividad de la verdad, que por su esencia y con- cualquier tesis concreta verdadera.
cepto excluye el subjetivismo del conocimiento y, por tan- La subjetividad de la verdad es, por tanto, un aspecto
to, el subjetivismo de la verdad, en su contenido pro- indispensable del concepto de la verdad. En este plano,
fundo y dialéctico resulta en unidad con la subjetividad resultan básicamente insostenibles los juicios de Husserl
de la verdad. El subjetivismo del conocimiento lo deter- y otras ideas semejantes a esa, defendidas por B. Bol-
mina la primacía del momento subjetivo, que domina, zano, F. Brentano, G. Santayana, con todas sus diferen-
lo que conduce a subestimar o negar el significado decisi- cias. La esencia de estas disquisiciones consiste en que
vo del contenido objetivo de las formas cognoscitivas co- el.GQp,ceptºg!lg~!:ill-,-tr!.Ql.!!Y.e..I.l.<lº_.Ell.
<!El._lª.yerC!-ª.º,_º-!9...Y.l31':-
mo formas de reflejo de la realidad material. En este senti- dad.ero....
cmll.Q. g§.ll§.mLjd~ª·f,.GºmQ__ ªªpectº-i.<!El!!1.];!do~,_!!º
do, el concepto "verdad subjetiva" se excluye de hecho SÓlQ.SJLQponeal J!lJmgg .g~Jo§.ºJ:¡iEl!2~.l!!!Ltª1'!g.s..t ..s..tllº_
..9J!!l
a sí mismo, se convierte en un pseudoconcepto, por opo- está dª<lº ..ªl!ri.º!!,l3:x:i~t(l .. (lIl~LGºmº.JlxillºJEi9.j:I!.ªJH?_~!!;-
sición a la afirmación deCarrmp,qn!.e.I.!e,stima l()~.(;ºg- diente, JnElm.cle ..tgªa.._ªºt!y!<:la.ª .<ll:JLii1!ie.t.Q.ººggQ§'Q!l!1J.e.,
cept()¡l..<le.lª-..'~I'e,ªliºª<l~',-e.L"ºJ:¡ie.Jº'.'~
..lª."gºsª'.',e.l '~tie.l!l- ª!slagº ..cl.lLl.a..Jº.f.Illl:l
. .8.ubi!l!iy'ª_ggJ.a.s ..91lteEQTI.ª.sdet.coIl9-
-.2~_e._C~e§.pªcj()" pe:rten€Jcientesª-Jl:l~ate.goríª de. pseu- .e!!!1i.!LrJJQ.De esta manera, aquí tenemos ruptura entre
g9~ºªºe.pt9§.,iJ!ºblY~IldQ ..ªqlliJl:ltLdSlL GºP-Q.GÜni.8IltQ.(;il3l!tí- la esencia del concepto y su génesis, lo que en relación
fic(), privada.s, en su COIlQe.P(;!Q:I!, <l.e11;\. sil!tgis)ógi&aªe,l con el concepto de la verdad conduce a la negación de
!ªiºlpª-ªe~ ..(}ºl!tf:)!ܪº_.º12ieti~º_!:~!:_~ la actividj:l.d creadora cognoscitiva del hombre que ela-
bora y desarrolla, en complejo y largo proceso del cono-
A diferencia del concepto "verdad subjetiva", el con- cimiento, el concepto científico de la verdad.
cepto de subjetividad de la verdad tiene, en este plano, Las concepciones basadas en la postulación apriorís-
el necesario sentido racional.. Ll:lsnbie.tividªcl ...cle.Ja_.y.e.r- tica de principios ideales eternos y absolutos hacen caso
ªª<!, como ya se ha dicho brevemente, ):1e 8.xll!'esª...8.Il.._qgB omiso precisamente de la génesis de éstos, de su surgi-
preGisl;\mente el l}QJ:Ilbre,.eIlG.l:lHdª-dd!L@jetQººgm>.§.Qeg- miento lógico en el proceso de la actividad cognoscitiva
.J;J), cre-ª---y.J!esa..!:r9Jll:l._8LYJ!ªd.!'.º_yj
e.!!iW9_ºJ!.!lL_mll!!<lº1_.l?1~- de los hombres; menosprecian el significado real y el
b.ora 10il conceptQ§~.la.s.~ªte.gQ;rÍ,M, la.$.JeOría.il..(\ie.p,tÍ,!lºª.s sentido gnoseológico de la subjetividad del conocimiento,
ejp,troducl3e..I.lJ:ll.PIgceso<lel(}onocilpientoideasy ..Pf!!l- de la subjetividad de la verdad. Hegel mostró que la sus-
cipios culminando todo con la formulación dedefinicio- tancia espiritual pasiva y muerta de Schelling no está en
__rl~§:=:eJl.:JQs ...~ºIT€Í§p~ºlid.Ie·rit~i~~iéi!riiilos ..~.·Ji!liüj~ªc.¿;s....y condiciones de generar el movimiento del espíritu, el pro-
_.!IlJl.tl:J!!tªt!co.§.
El hombre en su papel de sujeto cognoscen- ceso de conocimiento como movimiento incesante de la
te forma el propio concepto de la verdad, revela y deter- razón por la vía que conduce a abarcar más íntegra y pro-
mina su contenido y lo expresa en forma terminológica. fundamente los fenómenos del mundo circundante. El
Al analizar la estructura del concepto general de la ver- movimiento del espíritu es la formación y el desarrollo
dad, el hombre desarrolla un determinado sistema de de- de los conocimientos, la creación de la ciencia y los con-
finiciones gnoseológicas, establece vínculos y relaciones ceptos científicos, el camino para que el espíritu se po-
entre ellas como elementos del sistema, crea el modelo sea a sí mismo y, con ello, la realidad, por cuanto la rea-
lingüístico de la verdad como concepto general. lidad es el espíritu y la razón en su verdad. Hegel ex-
J¿ª.§J,¿.bj~ti}2~JlgJl!1Lla..J2.§'[Jl:fLd _.J~§.. Jª- ...fl~.J!I!}sió11:.AsLJg, presó estas ideas, profundamente dialécticas en su esen·
aC~~lJ.iªªªcr.t¿ªcl.Qrª-_ªt¿LI1Q1FJ2T_?J~JLjJJ119iºrLª~.. s.u.j(~to.J;ºg:. cia, en Fenomenología del espíritu mediante la siguiente
..!losc!!'1'/,t
~,-..Qº_mo_.c.1:_~ªª,ºt.
..Y.I!ºr1ª-f!..4rjlf1 .Lºs._~QJ1QC.Ül1L~TJJ;.9~. tesis básica;.. (ls.iIlª!~_El:nll.a.ble.'~.ººl!l.P!!l.Ilª.{l!:
...y.g:X:P!~ªL19
8*
116 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 1.17

vordadoro no cQJ):lg.§.ª.º.s1ªnr::ÜL.úlli.9aJ;!J.Jlnt~.L.sj!!ºLl~1 mis- del proceso activo de la creación de las formas cognos-
JIlO modo, C¿ºTJlº-.§.!!:Lt¿t.o~' 8. El espíritu jamás se encuentra citivas por el hombre, y todo eso no de forma me-
on reposo, sino arrastrado por el movimiento continuo cánica, sino en un concepto único y con un término único.
hacia adelante, y este movimiento es la formación del co- En cuanto. al co.:g.~~J1~J2.~d!-Llª""x~;ul...llJi.nos parece más acer-
nocimiento, es decir, la formación de la verdad, proceso tado hablar de. rnodelo .r::l(lJltW2Q .•c.Q!f./,.Q __ª!1~ªª.iLd.{ªLé..c.tJqª.
que constituye la formación de los fenómenos del espí- (Le..
..1LQgjg}.i!!jdad la @:.bjetividad. Por supuesto que
Yo

ritu como fenómenos del conocimiento. también cada tesis verdadera puede contemplarse como
El significado racional de la subjetividad de la verdad modelo particular y concreto de la realidad 10.
se revela únicamente en conexión firme con la objetivi- La unidad de la objetividad y la subjetividad de la
dad del conocimiento y de la verdad como principio de- verdad se manifiesta en todo el camino del verdadero
cisivo. Este significado viene implicado ya en la propia conocimiento del mundo; en cada momento dado tiene un
definición.=La v.,f:r:..qadj:llL]roges(,ulecrea.!ll91L.Y-desarrollo carácter histórico-concreto; su contenido cambia y se de-
..ª~Lº1!-ªQ.rQ..~:Lwíífir;o (1;;)1 mundo .. El hombre, como sujeto sarrolla sin cesar, se hace cada vez más profundo y mul-
cognoscente,' elabora los conceptos, las teorías y los prin- tifacético. Pero como principio, como una de las tesis
cipios del conocimiento científico, no a priori, no ins básicas de la teoría de la verdad, tiene carácter universal
Blaue hinein - "el azul del cielo", "libremente", de for- y está presente en todo el conocimiento humano, desde
ma arbitraria, sino en proceso complejo y laborioso de Euclides y Arquímedes hasta las supremas conquistas de
reflejo de las propiedades y las relaciones de la realidad la moderna Megaciencia. La dialéctica del proceso del
objetiva, cuya existencia con todas sus propiedades y re- conocimiento verdadero deberá ser objeto de un posterior
laciones es independiente del sujeto cognoscente. Este al- análisis en relación con los conceptos de lo absoluto y la
canza la verdad únicamente cuando en las formas del relatividad de la verdad.
conocimiento por él creadas refleja y revela el verdadero La unidad de la objetividad y la subjetividad halla
contenido de los objetos y fenómenos del mundo objeti- también su expresión lógica en las formas lingüísticas co-
vo. En este caso, la~.J()r.~ª-~.sl1.b.Je1j:Yª~.ll.~ __ 2Ql!.y'~rten en rrespondientes. La actividad de la razón humana en el
la oxpresión.del .contoJ;lidº.º-lJj~t~Yº ..cl.fil Ja. ...:t'l,'l.l;l.UQ.-ªJt.Qhi!:l- conocimiento se revela con plena claridad en el proceso
~iv!til1qQP~I.lclj(;)llt(;)d.(;)LS'lJj!:J~tº
...€!tflJL ..e~.i§tencia.. Este nexo de definición de los conceptos y otras formas gnoseológi-
dialéctico de la objetividad y la subjetividad está clara- caso La fase culminante de la definición es la elaboración
mente expresado en la definición leninista: la. sensación, de los términos necesarios que fijan el pensamiento acerca
1º ...IAi!3~º..qll:~..J!l_.!l_Q~2,g_~L.~.!1 ..~~Q1g.2..._~~~u~j.!llagen de las propiedades y rasgos de los objetos y sus clases,
Sllbjet~ya_..dl:)LmY!ldo...S~!?j~ ..H.Y..ºJdel mundo an und für expresables en los conceptos dados. La denominación de
sich" 9. las cosas no es obra del mítico Adán, como insinúa la
En este sentido nosotros podemos hablar con pleno Biblia, sino del hombre real y vivo que, en el proceso del
derecho de la verdad en su conjunto y de todas las tesis conocimiento del mundo, elabora los conceptos y les adju-
verdaderas, de todas las formas de conocimiento científi- dica una expresión terminológica verbal.
co como del" mod;.elo l11lQ!J!llQ~Lflel!!._.r.~J!:'f{rJ.r!.c!:. Este con-
cepto combina en sí tanto el factor determinante del 10 R. Garaudy, por ejemplo, al examinar el carácter del co-
reflejo en el conocimiento del mundo material como el nocimiento El introducir el concepto de "modelo", toma el im-
portante término "reflejo" (un "reflet") entre comillas conce-
diendo plena preferencia al término "construcción", que sustituye
8 Hegel. Obras, t. IV, pág. 9. con frecuencia por el término "proyecto" (R. Garaudy. Marxisme
da XX siecle. Paris-Geneir, 1966, p. 49). Aquí se trasluce una
9 V. 1. Lenin. Materialismo y empiriocriticism(). O. C.• t., 18,
pág. 120. ". tendencia bien definidll d.9 !l1J.P!llltimarel p!-'~m:ipiQde III Qbjet~~
v~d.i;\d de lfl v~;rdªd, . .
118 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 119

La expresión verbal y terminológica de ideas deter- del reflejo complejo, indirecto de la realidad objetiva por
minadas dlll'ante el proceso de formación y definición de medio de una serie de conceptos de alto grado de abs-
las formas cognoscitivas nos parece de importancia ex- tracción.
clusiva. Eu.e.BtELPlª-UQ.,hay. que. admitir CO.illojustas las En rigor, la forma de los símbolos y signos no tiene
exigencias de la semántica lingüística. respecto. e .laexac- de por sí, en el caso general, un sentido conceptual con-
titud del término, la exactitud cÍeTaexpreslónd.e-Ios creto cognoscitivo. Por ejemplo, la representación con \jJ
vínculos y las relaciones entre los términos, laeXabora- (letra griega) de una importantísima dependencia funcio-
.ción de J:'eg1as estrictas para el manejo dEl10sjérmiIlos eIl nal en el aparato matemático de la mecánica cuántica es,
el conocimiento. Pero en oposición a las normas del idea- por supuesto, libre y convencional; sin embargo, el propio
lismo semántico debe siempre tratarse del signifiéado símbolo como expresión de dicha dependencia tiene un
conceptual de los términos, de que expresen el significa- significado objetivo, conceptual, por cuanto el concepto
do objetivo de los pensamientos acerca de los objetos del "función-\jJ" es uno de los conceptos fundamentales de la
mundo circundante, lo que permite establecer también mecánica cuántica, cuya veracidad objetiva ha sido esta-
determinadas relaciones de términos sujetos a formaliza- blecida por la ciencia y la práctica modernas. Pero en la
ción sobre una base gnoseológico-conceptual, y no median- ciencia se dan también otros casos. Tomemos el símbolo
te reglas apriorísticar,J. de la integral aplicado constantemente en matemáticas.
Con esta óptica, taÍnbién el simbolismo adquiere signi- Se expresa con el signo S , forma alargada de lá letra.
ficado racional, sustituyendo los correspondientes térmi- ~ (S), la primera de la palabra summa, por cuanto el
nos y definiciones de las distintas ciencias. El simbolismo propio concepto de la integral expresa el límite de la
de las matemáticas y de la lógica moderna es excepcio- suma de las diferenciales dx, cuando la diferencia
nalmente racional, exacto y diferenciado. Los símbolos Xi-x i-l tiende a cero. Ese fue el curso del pensamiento
matemáticos no sólo sustituyen convencionalmente los de Leibniz, promotor de estos símbolos que, cm su tiem-
términos verbales; son expresión concentrada, en forma po, triunfaron sobre el simbolismo de Newton, de forma
de máximo laeonismo, de la esenein y las diferentes rela- menos determinada.
ciones de los propios conceptos de las matemáticas. Así Por supuesto que la imagen jamás puede compararse
es como aparece el significado conceptual de los símbo- totalmente con el modelo representado; ni los signos ma-
los, oculto directamente bajo su forma externa. Tomemos temáticos ni los símbolos son reflejo especular de las com-
como ilustración la maravillosa proporción establecida por plejísimas relaciones cuantitativas y espaciales y las for-
Euler y su expresión en la elegante forma simbólica: mas del mundo real estudiadas en las matemáticas moder-
nas en toda su diversidad .. Pero básic.ªm&Ilte,d,e~ge. __el
ein = -1. punto de ... vista .gIlºª.Elºló-Ki<lQ
..geIl.erª!'_~ll-ªtCJ!l!Elr.!fJP!:Elªº-Il~-
En esta rara combinación de símbolos se encierra un ción sirnl:>ólis;aJm la. cieJ:l,yi¡:l.presupone necesariameIlte le
realidad objetiva de aquello que se ha derepresentar y
profundo sentido conceptual: el número e, base de loga-
ritmos naturales, tiene por exponente el producto de un reflejar()Il@ yongienQie.!!!-e<i.iap,tEl.l:J.1¡¡i¡¡teIlla de diferentes
número imaginario por el número :rt, siendo el resultado ",""- formas y c.ategorías cogIlQ§citiveª.
La objetividad y la subjetividad de la verdad en su
igual a menos uno. Sólo el valor exacto, es decir, objeti- unidad, dentro de la cual la objetividad, como principio,
vamente verdadero, de todos los números expresados con
los símbolos e, i, n, permite establecer esta relación con- es siempre prioritaria, conservan su significado en todas
las formas del conocimiento científico y en todos sus
creta entre ellos, lo que es exNpresiónde la conceptualidad niveles. Esta unidad no sólo no excluye, sino que pre-
de estos símbolos, de su valor en el conocimiento como
supone la especificidad y la autonomía relativa de ambos
formas subjetivas creadas por el hombre en el proceso
120 G. KURSANOV
Capítulo V

componentes: la objetividad de la verdad conserva el sig- LO ABSOLUTO Y LO RELATIVO


nificado determinante independiente de la diversidad de DE LA VERDAD
formas de su manifestación; la subjetividad de la ver-
dad constituye una libertad determinada de su expresión "Dos sentimientos se despertaron
en esta variedad de formas y aparece directamente como en mí: el miedo y el deseo. El miedo
actividad creadora del sujeto dirigida siempre al objeto, ante la cueva tenebrosa y temible y
al conocimiento del mundo real en su movimiento.) el deseo de ver si había algo mara-
villoso en su profundidad" ..
Leonardo de Vinci

La sucesiva introducción y análisis de nuevas cate-


gorías que caracterizan el concepto general de la verdad
transcurre sobre la base única de .los;l?!:L:rg;jIJiQ¡Ldet!l!:
.y...la...col1t.ra.!hQ:
m,i&q!!t~.Lª!L.la.:_()1?j(é)1iyiªa4.L_{)L.(le~!!!:r:Qllº
ción. Esto también se refiere íntegramente a las catego-
rías de lo absoluto y lo relativo de la verdad que, aun
estando vinculadas dialécticamente entre sí, conserva
cada una de ellas sus peculiaridades.
Cuando determinamos lo absoluto de la verdad par-
timos de la siguiente definición: lo absoluto de la verdad
re.jJIf-Sentg,la posibilJ.4ª'ª,.. rea~...../l~LC;2.!1.Q-,;jmJ.fnto íIttegrQ,
ea;.1l..austivQ~t:1e
_la eSlilJci!kJl....l(]!LkIL~~.Jl{LIJ:fg!!:4º ....<1ir{Jr&!1-
.dal1..f:b_L!?allkfLdQ.._§}'Lf!Ll!LQ.t::.§.§Q.....tItBlJ.fJº_y .. QQ.71tJl11J9.d§ .. $JJ
cqnocimiento . como ..materia en eterno desarrollo.
¿li~-itt()"""a~ias -categorf;s-"d"C-lo" absolütoy 10 rela-
.. 'F3'~~"-
~
tivo es particularmente clara la conveniencia de sustituir
los términos "verdad absoluta" y "verdad relativa" por
las correspondientes definiciones predicativas. En efecto,
si~ dl:l (Jobl(l " l'lontidQ
,'" ,- las.' tl~Pf\il§!º:p,es:
'- ,,'f "la
122 G. KURSANOV
IDEAS Y 'fESIS PRINCIPALES ... 123

teoría de la gravitación, de Newton es una verdad ab- lel'; lQ§ límites de la aproxilllacióg de. ]1uestros .. cºnogi-
soluta" o "el marxismo es una verdad relativa". Si re-
mientas. a la verdad. objetiya, RlJsoluta.Lpero la~:x.ist~gc.ia
nunciamos a estos términos y aplicamos definiciones pre- deí3sJ-ª Y(lJ:'gad.,.Ilsí como elllecho de que nos . apr()xiIlla-
dicativas todo será más lógico y no suscitará ninguna mas a ella no obedece a condiciones" 3. Así es. Lo abso-
duda. Podemos decir de forma plenamente racional que luto como característica de la verdad es su objetividad;
el marxismo, como doctrina objetivamente verdadera se más exactamente, el concepto de lo absoluto tiene senti-
caracteriza al mismo tiempo por la veracidad relativa de do ....raciOnal. y .....
l'(l.ª-L.§QIQ
...
c:{)lllo..Qbjetiyiclacl...cle,,l.a. YElrdacl·
sus tesis o, lo que es lo mismo, por la relatividad de la Esto determina su unidad y, en este sentido, sólo en es-
verdad (en su conjunto). En cuanto a la teoría de New- te, como hace V. 1. Lenin, se puede hablar de su iden-
ton, como a cualquier teoría científica concreta, ja- tidad. Al mismo tiempo, debe señalarse que la categoría
más podremos decir que se trata de una verdad abso- de absoluto, que se determina Íntegramente en su esen-
luta, pero el rasgo de lo absoluto de la verdad pertenece cia por la objetividad de la verdad, tiene. un aspecto
indudablemente a tales teorías. Las ideas de los funda-
gnoseológico determinado, su differentia specifica, exclu-
dores del marxismo-leninismo conservan aquí su com- sivamente propia.
pleto significado, pero sus formas concretas de expresión Lo absoluto de la verdad es una peculiaridad suya
deben lógicamente desarrollarse. inalienable y, como concepto, actúa de componente in-
Lo mismo que otras características gnoseológicas de dispensable y lógico de su significado general, de su es-
la verdad, lo absoluto y lo relativo expresan la natura- tructura. Es natural que lo absoluto de la verdad está
leza de la propia existencia, su carácter contradictorio indisolublemente ligado al concepto de lo absoluto en la
y dialéctico, sujeto al correspondiente análisis en el co- filosofía tomada en general.
nocimiento científico, veraz. Esto fue expuesto de forma Debe señalarse que el concepto de absoluLo fundamen-
lacónica y, al mismo tiempo, clara, por V. 1. Lenin en ta los sistemas filosóficos tanto del idealismo absoluto
la siguiente definición: "Lo absoluto' y lo relativo, lo norteamericano (J. Royce) como del inglés (F. Bradley)
finito y lo infinito son escalones de un mismo mundo" 1-2. o el alemán (H. Hlokner). l:JºaJ:¡§9h.:tº aparece en ellos
AqUÍ se expresa la idea de la base ontológica de como el principio superior, la sustancia única que abarca
las categorías de lo absoluto y lo relativo y de su vincu- todo lo existente, todas .sus formas y .manifestaciones,
lación, entre sí y con las categorías de lo finito y lo pe:roñQfl8.X(lduc.ea í3l1a§Ilidependí3 de ellas ni de otros.
infinito, sumamente sustanciales para la comprensión de princi pio§. ni. causas, 110 . c()noc.E3Ilinguna frontera en el
las regularidades del proceso cognoscitivo. tiempo, ...es ete;rnoyeonstitu,ye 1Ilese.gc.!ª ..d:~.~ºclQ§l.Qs
Lo absoluto y lo relativo no sólo están vinculados fenórn(}n.os,detod{) el mundo, Lo absoluto, según Brad-
con el concepto de la objetividad, sino que se apoyan ley, es "la plena realización de nuestro afán de verdad,
totalmente en él. Cuando exponía su profundo pensa- de belleza, de expansión espiritual, de sentimientos y de
miento de la unidad de la verdad absoluta y la objetiva actividad" 4. Un tal Absoluto determina el objetivo, la
en su obra Materialismo y empiriocriticismo, V. 1. Lenin esencia y el sentido del conocimiento y, con ello, la na-
habla de su identidad en cierto sentido. Subraya, por turaleza de la verdad.
ej emplo, que "Kl'l.ººJ:.lQC.el'
..la ..Yí3J:'clW:l
obj í3tiyª". í3§ d.eºir.,Ín.: La verdad, según las .opiniones de los repres(lntantes
dependiente del hombre y dekt huwanidad, f'lignWca del idealismo absoluto, es el objeto definitivo del cono-
admitir de .una ..manera o de. ºtra la verdad absoluta", .cimieIlto, la suprema síntesis de los universales que for:-
y más adelante dice: " ... son históricamentE3 .condiciona ...
3 V. 1. Lenin. Materialismo y empiriocriticismo, O. C., t. 18,
1-2 V. 1. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C., t. 29, pág. 95. pág. 134-135.
4 F. H. Bradley. Collected Essays, vol. II, Oxford, 1935, p. 630.
124 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .. " 125

man el sistema culminado, la totalidad de "ideas reali- formación del espíritu -dice Hegel en su Fenomenolo-
zadas" corno idnal (ldílliLivo del conocimiento. La eleva- gía-, espíritu que da a su contenido Íntegro y verdadero
('iÚII, nu •.."I,n sUlIl,ido, de la verdad hasta el Absoluto signi- la f~)fma de entidad, con lo cual realiza en esta misma
rí •." para los iuealistas absolutos su teologización, y su medida su concepto, y que queda, sin embargo, en esta
"filosofía racional" se convierte en teología racionalizada. realización sin apartarse de éste, su concepto, es el co-
Pero lo absoluto puede muy bien considerarse tam- nocimiento absoluto" 6. Al mismo tiempo, esta última
bién un concepto racional, bastante esencial para la teo- formación del espíritu es "el conocimiento que so alcan-
ría de la verdad del materialismo dialéctico. En el con- za en el concepto", es la ciencia como "conocimiento ver-
ceptº.de lo ªbsoluto. pueden <liJ;;t!.IlguÜ:¡;;e<lQs3.Sp'e.d2s dadero del espíritu sobre sí mismo" 7.
J)ª~icºs: 1))0 alJ~ºlutoel3 el principio independientesu- También aquí, por supuesto, el elemento culminante
perior, y 2) determina to.dos los lados y fen6meIlQs de .. en la lógica del razonamiento de Hegel es contradicto-
la vida, todos los a,speGtos.delm9Yim.ieIlto ..yg13sa;rrQlJo rio, pero en esta contradicción predomina la tendencia
del mundo. Una cosa y la otra no sólo tienen un signifi- a la culminación de su sistema. El espíritu, en su mo-
cado fundamental y filosófico general, sino que subyace vimiento, culmina el desarrollo y retorna a sÍ.
en las ideas y categorías gnoseológicas correspondientes. Pero desarrolla, además, un pensamiento dialéctico
Aquí, las ideas racionales están expresadas de la manera correcto: el conocimiento a:bs.QhIto.. oi3.re,slJltago.cl.l:ll..l1J-Q-
luás consecuente en las concepciones de Hegel, particu- vimil:)IltQ.Y.Sl3._ª!cª!l:g.eIlel Dlismo; ..(jl ..esIlír.!tu...cognos-
larmente en su Fenomenología del espíritu que, según cente pasa portadas lai3 formas históricas de su mani-
expresión de C. Marx, es "verdadero manantial y secreto feiltaci91lLtogoelreino de los espíritus que constituye
de la filosofía hegeliana" 5. una "$erie consecutiva" dondo un espíritu sucede al
Según esta concepción, el cenit del movimiento del anterior. yeada uno toma el ]'eino del Hlun(io del ospÍ-
espíritu es el conocimiento absoluto. El espíritu, en su rituprecEldente 3. Esta fue la idea quo condujo al gran
desarrollo, pasa por todos los momentos complejos de la dialéctico a pensar que el conocimiento absoluto es mo-
razón, el espíritu y la religión, llegando en el "sujeto vimiento infinito de los fenómenos del espíritu, al pen-
Absoluto" hasta el conocimiento absoluto. Pese a todo samiento, digna cima de su Fenomenología, que él mis-
lo abstracto del esquema de Hegel, aquí tenemos una mo llamará más tarde viaje hacia los descubrimientos.
serio de puntos racionales. Pri1J!J~1'Q,el conocimiento Volviendo a la apreciación que el materialismo dia-
absoluto se logra durante el "movimiento del conoci- léctico hace de lo ahsoluto de la verdad subrayamos de
miento", en el desarrollo progresivo de las "conformacio- nuevo que tiene. CO.moJlln.cl¡lm~mto.QlltºIQgicgel iIlfinito
nes del espíritu"; segW1QQ,el conocimiento absoluto es, mundo lllªt13riªl, la realidad en perpetuo movimiento y
como la verdad absoluta, la "última conformación" que desarrollo, la materia como realidad objetiva.yabsolu-
encarna el conocimiento superior en su contenido racio- ta, QQIl10Slls.tªl1CiªmatertªLLn;finH,ª~._Esto determina la
nal; terQ..,I1!:Q.. el conocimiento absoluto es el contenido posibilidad real del planteamiento del problema acerca
completo del objeto expresado en el concepto, y el cono- del conocimiento absoluto llamado a reflejar en sus for-
cimiento en "el elemento del concepto" es un conoci- mas el mundo en desarrollo infinito. De aquí también
miento científico donde se resuelve la contradicción en- que el conocimiento absoluto jamás pueda tener fin ni
tre el conocimiento y la verdad, y donde el conocimiento culminación, por cuanto su objeto es infinito, cambia y
como absoluto se convierte en verdad. "Esta última con-
6 Hegel. Obras, t. IV, págs. 427..428.
5 C. Marx v ~', Engl,l)s, lJe ~'h19561 7 Ibíd., pág. 430.
8 Ibíd., pág. 434.
pág, 6~4, 'j '" •
126 G. KURS.¡\NOV IDEAS Y 'J'ESIS PRINCIPALES ... 127

se desarrolla sin cesar. El conocimiento absoluto es mo- mupdo, cuyo sentido es extraordinariamente sustancial
vimiento, proceso ininterrumpido de profundización de la para comprender la dialéctica de lo absoluto y lo re-
conciencia del hombre en la ilimitada esencia de la ma- lativo, de la verdad. Recordemos el razonamiento fun-
teria y en su inagotable multiformidad. En este sentido damental de F. Engels. "Otra vez volvemos a encontrar-
V. I. Lenin habla de la verdad absoluta como del cono- nos con aquellaS().Iltrª-ºj~ con que nos tropezamos
cimiento integral y exhaustivo, de la ilimitada posibili- más arriba ...entr:<:l ..(')! ...cªJ;ªc~~_-=~qll~..11.Q~(')~.ªI'tª:r!l:.ºIlt(').llEl:rrJ,gs
dad humana de penetrar en la infinitamente compleja d<:l...rl;lp!,.Ej§limia.:r:n.os
...cQ:!!lQ ..l?,ºIl§ªlJl!º!!!Q.J~J!-
...ª-P§9.lIl,t9=. <:l..<:l!
y contradictoria naturaleza del mundo circundante. '.~~! m¡;tIlQ,Yfi!LXº¡;tlitia.<:I..eIl.l!11ª. serie. de ..ll()!1lpr:ºSjg~iyi!ll!ª-
<;()}:t()(;~!l~~(3l1t(),eEla(;(,)!:(;ªlJl!(,)l1~() .ete~l1Q(,)jl1iüJj~Q.~.(')~..PflIl:- l.ºs...<:I.<:l
..P.~!l§ª!Q!g:rl~tQJ.!!JJ:i~.ªQ()-,.-ºg.!l:!~ªª!QSi§.!L.g!1~ ..~.§~~..Pu~::
s~JJJjent() hªciª ..eLgbj(;jto,. El rejlejo.d(') lªnatl1rªl.e~a e11 ..gj').XJ;l§QIYl;lf.¡;;e.a...1Q. Jª~gº<:l.E;l..!W..p:rggI'(,)§Q .. infLI!i.t9.l.3n.l..a.
....&Lll.~g§.ªJJ:lJ~J:¡;t()gelh()mpJ:t) .•nQ ..(l~p(')...egtenªl:lr:f3(,)TJ1Uer.to. y sucºsiQ:Q. =pªm ..:IlOsotI'QsLlll .ml;lI!º.§,.RJ:Á~t!-º.ª}:;r!-º-I!tº j!!ª~
-.!!ºSJ.rflr;tQ, ......s.!r¿T1J: o.lJ~im i e.n t o Ti,(cor¡,t r ad i c- caba.ble= .de lª§gEl11eraciones hgmaIlas, ~I!.}l§t!t §(')Q1igo,
(Lion e 8, .§iIloen. pro c e s o eterno d&movinliento, el ..p.e.o."§ª}!ljºlIto.-.!L11_m.ªJlº ...~~L..ª-..!ª---Qar~s..º~!'.ª!lg_y'_!l:º ..~Q:-
J3:urgimieIlt() ,de cogtl.'ªdiccio)l.<3¡;;-Y. El:u.¡;;oluºión"9. La idea berllna, ...Y.1311 ..cª1!ªgidªd ..~ºKI!º.§gitiYª-ll.JLPªI ..J:1Q~limüªjl.ª
de lo eterno e infinito del conocimiento es precisamente yJinÜlada.. SotLerano_!l~Ui;¡nitªº-lL.en_¡:;!!antoal QQll.,.Jª-y..9:
la idea de lo absoluto de la verdad en su sentido pro- cación, .la . posibilidad, ..la ..rn(')tª);ü§tó:riQª.J.t;Jlªl;.1!º ..§'Q.h<;l~
fundamente dinámico, es decir, dialéctico, a diferencia rªIlQ ..y.JiwitªJiQ •.Jill¡:;JJªI!t!l. .ª ..Jª.eje.c!l.ciºl! ..~Q!!Y.rffi,-ª-_Y..ª
de las representaciones abstractas metafísicas del Abso- la roªlida.dde cada cªso" lO.
luto como algo culminado y finito. 'Dehé'cho"aqu(la contradicción se da en un doble
Lo absoluto de la verdad está en cierto sentido vin- plano: 1) el conocimiento es soberano, indispensable, ab-
culado con el concepto de la soberanía del conocimiento soluto y, al mismo tiempo, no soberano, aleatorio y rela-
al que se refirió F. Engels en el Anti-Dühring.~sJuQ.- tivo; y 2) el conocimiento es infinito en sus posibilida-
..Q!JLl!.n!JL.nQ ..sQIQ...consifi,t!'l ..l:lIlq:U(Llaco:Il.cieIlcia.<leLll()lJlJ;¡~() des, incesante en el proceso de la prolongación infinita
tiene. pleIlQs <lerechos en cuaIlto a la. reali<lª<l3 ªl1tEjIl,tt- de la vida humana, pero, también, es finito, se realiza
.cidad del reflejo del n:LUIldo:Q:wteri¡;l1. ('ln ella, de Sl1 ca- en los distintos actos cognoscitivos de los hombres, y,
l?ªciMd ...pam ..!'llc.()J:1Q-ºi.J:Il!()Il,1ºªg!?:Il!!º9.(1.<:J! .lJlllnC!2: .So- además, en esta práctica de las sucesivas generaciones
pe!:ªJ:1íll.<lEjl,º()J:1QºiJ:Ili~l1tº.§!gQi:ficª..t,ªmpi~Il._§.g._!IlQ~p~n- humanas va encontrando su solución. Esta dialéctica de
del1c.iª. !l1t!ll'.nª..t);r:L!)L§!);ºJi<l.º ...d_<3.qgEl.Q!'<:l ..Q.isªm~llt~_~!!._(')!!-ª lo absoluto. y lo relativo, lo infinito y lo finito en el co-
EJelograelyeJ:'Md(')¡::oc()IlociITlie:Ilto;. no se trae de fuera, nocimiento es, al mismo tiempo, la dialéctica de ·la ver-
de la __
_'~"""""' esfera
.. ...•Úascendental de"'la.......•..:razón
_ .............•..._._ -L......... divina"
~...........• _ . .. El
,. etc:- dad como proceso de creación y desarrollo incesante del
proceso real del conocimiento es la creación del cuadro cuadro científico del mundo, tanto en su conjunto como
científico del mundo por la razón humana, es decir, la en todos sus momentos esenciales. De esa forma, en el
creación y el desarrollo de la propia verdad como pro- proceso cognoscitivo real se revela el carácter contradic-
ceso, nunca limitado ni por .o.adie y que se adentra en el torio de la verdad. I
infinito, por cuanto el propio mundo material que trata- En consideración a lo contradictorio de la verdad y
mos de conocer también es infinito y se desarrolla eter- la definición de lo absoluto de la' verdad que hemos ci-
namente. tado, nos detendremos brevemente en la cuestión de las
En este sentido F. Engels -reveló brillantemente la llamadas~S.~<:l.-ª-4.§.§~gl~!:Il-ª§".De hecho aquí se trata de
contradicción en el proceso del conocimiento infinito del
10 F. Engels. Anti-Düh,ring. C. Marx y F. Engels. Obras,
9 V. 1. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C., t. 29, pág. 177. t. 20, pág. 88.
G. KURSANOV
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 129
128

ciertos postulados verdaderos que formula Hegel, por ,Comencemos por su definición señalando con la mayor
ejemplo "cuando nació el César", "cuántos pies medía el plenitud los rasgos necesarios y esenciales .. I.la.reLa.ti.v..j-
estadio", "el cuadrado de la hipotenusa es igual a la su- dad Jle ..l.a. 1!_e.!..d(Pl:._~!!.._.Q.ª§!Lfº-l1JP.Je.t.q1Jl:.e1!'t~(Jn.!:L.E!l1!'ll.i:P.
io
ma de los cuadrados de los otros dos lados del triángulo de .la Qhe.tipid,aªy JºªlJ.$Ql¡;¿~Q; .e.:X;Pfe.s..q,.. 19§' (}fe.I1J&ntg§
rectángulo" 11 o el conocido ejemplo de Engels: "Napo- finJtO$ªe.]pgnQ.ft'Jl~?l1tQ.1l1J171ª'1P. cQ171oprOC(}§p t.ntermi-
león murió el 5 de mayo de 1821" 12. nable y ....§jgl1ififSL.fLfl.9I!,p,ftmfmtQ.ª§ ....ªe.te.Tm.tl1ª-ªQ.$..a$·
..T.Ql!o e§.tQ..-ªon_ r.@J.JU.Q:ntlLY!ll:dªdil.ª-.J¡t~J.'Ilªª,Pº.r._Cill:.@- pectos y relaciones. de la rl}(Llidq,g;.cCfra.fteri?!1: lª-.J!-RIQ.-
tQ.tª ..!!1POCO
GIl.t:ll.Jll.tJIKQ
.....
s.!=ll'ªJ:!.
l'Elf:uta,<!ª§
... P¡~ro nos parece ximaciQl1 ....4.eJQ8...cQnQ.c.JmJe_njosL.J!:.rl .. d:.e.te.!J!!,Jr.YH1(! ... g!!1:g<!
que no merecen ser calificadas de "verdades absolutas" de profu.ndizaqióng.e.nuestra .. concienqfq, ..e.n...
__
La..lrte.;¡;tl11-
para no confundirlas con el concepto gnoseológico gene,. guib le.e.$.(}l1cia ..rJe._1QLcgS.a.§.J_ª!l.. rJe.te.rl!1~11ª-rlº..!JJv..e.Llyi§t(J-
ral de lo absoluto de la verdad (o con la verdad abso- rico d.e.L ..(;º11ºg~l'ft.lfH1Lº•._c.l'§lltWf.ºfºgmrJº.e.!'!!-Ja 1R..Q.c.p
luta en su significado general). Hegel tiene razón cuan- (],ada.. El significado de esta definición puede caracterizar-
do dice que considerar que lo verdadero está en ese tipo se en los puntos fundamentales siguientes.
de "resultados sólidos" es una forma dogmática de pen- l?rilJ}e.TQ •. La relatividad de la verdad viene condi-
sar. "En realidad -concluye Hegel- la naturaleza de cionada por la dialéctica del proceso cognoscitivo en su
esa llamada verdad se distingue de la naturaleza de las conjunto. El conocimiento de la verdad objetiva (como
verdades filosóficas" 13, Podemos considerar todas las verdad absoluta) no se logra de inmediato, instantánea-
verdades de semejante tipo momentos aislados en el co- mente y con integridad: el resplandeciente Ave Fénix de
nocimiento de la verdad como concepto general, y no la Verdad no puede ser capturada con un solo acto del co-
hay razón para aplicarles una definición gnoseológica nocimiento en medio de la "iluminación absoluta". Del
general como lo "absoluto". mismo modo tampoco es un proceso simple de obtención
Es profundamente dialéctica la tesis de Hegel de de verdades ya listas y eternas, no es un proceso de
que "sólo lo absolut() es verdadero y só.lo 19 .yt;lrdader.o acuñamiento de verdades como monedas que pueden em-
es .ªPsolutQ" 1\ y, a pesar de cierto "gnoseologismo" de bolsarse con facilidad. V. 1. Lenin señala de forma espe-
su segunda parte, debe considerarse como un todo inse- cial que sólo el curso completo del conocimiento con-
parable, unida a su comprensión de la verdad como tal, duce a la verdad objetiva, a la "idea absoluta". Los
como verdad objetiva. Además, la unidad de lo objetivo diferentes factores del conocimiento son precisamente
y lo absoluto determina íntegramente la esencia de la una serie de verdades relativas que crean el movimiento
verdad y, en fin de cuentas, todo su contenido revelado general del conocimiento de la verdad absoluta, la cual
en sus diversas definiciones. Esto se refiere por comple- representa por su esencia este movimiento, este proceso
to al contenido y el sentido del concepto relatividad de que se va alejando hacia lo infinito .. J~l~QJ:lQ.(:iJ!lit;)J!Jo
la verdad, que tan importante lugar ocupa en la teoría - giQe..y. I.,1:,.egil!=" .."g9, _~ªQl!!:~!tEZiQ ...§!!!1pl~L~Jjr:<zºtº.~
leninista (y debe subrayarse especialmente también y íntegro,sigQ el prOgei3ºº&}I!J.ª .§el'ieºe l:l.Q§tr:ªQQiQ;r;lt:l¡;!.,
seguir examinándose en lo sucesivo por su enorme sig- forJ!l,ªgi.one§....Y.~L~-ªQIQl!g§_.d e_..fg!!g.~lJllQ§, ..l~.~ª.LJltQ!; .._!ól§.tQ§
nificado, tanto teórico como psáctico). cºIlc~ptgs, •."lºye~ ...etc..._(gLJl~J:l~ll..m!~ntQ¡,Jª __.g!~J:lQi.ª- = "~
idéa lógica"\ abarcan _.....convencionalmente
.. . ....•..... Ll ......•..••..•..•... ._ ....•" ..._ .._."
"_0 ••0> ••••••• la regulari~
1. .....
0.0 •• ' 00 ••••••• -

dªd..J!llrº!Ün.ªQ-ªID.e..n.t!Lll.lli.Y.!l!§.ª-lQ.Q,La.....!l.ª,t:m::ªle.~ª._ºJL ..§JJ_
Véase: liegel. Obras, t. IV, pág. 21.
11
eteIIlº.J:p'º-ytQli~rLtQ ...Y.,--º,(:)ªªrrºnº': 15,\ El pensamiento hu-
F. Engels. Anti-Dühring.
12 C. Marx y F. Engels .. Obras,
t. 20, pág. 90. mano, por su naturaleza -sigue ampliando V. I. Lenin
13 Hegel. Obras, t. IV, pág. 21.
14 Ibid., pág. 42. 15 V. 1. Lenin. Cuadernos filosóficos,' O. C., t. 29, pág. 164.
9-01631
130 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 131

su idea- puede damos la verdad absoluta formada por .§JlKY}lflQ, -Tanto lo relativo como lo absoluto de la
una suma de verdades relativas. Cada nuevo descubri- verdad tienen sentido y significado sólo en relación con
miento científico, nuevo concepto científico o nueva teo- su objetividad. Esta es la tesis fundamental en la com-
ría en el complejo proceso cognoscitivo agregan nuevos prensión del sentido de la relatividad de la verdad y del
granos a esta suma de la verdad absoluta como proceso correspondiente carácter de sus vínculos con lo absoluto.
real de dominio del mundo infinito, con toda su inextin- V. 1. Lenin señalaba que de las ideas y las declaracio-
guibilidad y contradicción, por el hombre como sujeto nes de Engels y de Dietzgen se desprende que "pªr.ª ~!
- cognoscente, con su finita razón. Según V. r. Lenin, el mªte.I:!ªn~!!1'<L.Ql.aJ~Q!i<::2-.!lo _~X_1J.~ líp.ea..l!!!!:ª.nrrueable
hombre puede irse acercando eternamente al reflejo com- dEl.demarcacióIl.~!ltI.:.El.J.ª.. YElIQª~..l'.~!~Y-ª-.Y.Jª-.Y~Iª~_.-ª.!?-
pleto de toda la naturaleza, "creando abstracciones, con- soluta" 18.
ceptos, leyes, el cuadro científico del mundo" 16. , "--Y en efecto: la profunda interconexión que existe en-
Estas palabras de Lenin tienen significado decisivo tre lo absoluto y lo relativo de la verdad Se revela en el
en el sentido de que el proceso ininterrumpido de crea- proceso histórico real del conocimiento humano. De l!!!ª
ción y desarrollo del cuadro científico del mundo es prác- part~ .._J-º-ªg§'Q.l.!!to_jl~_.lª__v.ercl1!d. .QQIDQ .... IHH'Ji.hUiclad...Jle.l
ticamente un proceso infinito de conocimiento de la ver- . completo .\1.Q!!Q9.m!entQ. detmIJ!1Qº ..~.ll.J:'f,ªli~ª--º..Il....!!.I!ª-.§eri.El
dad absoluta, pero, además, no como un Ave Fénix infi- . ininterrumI2i.da de t~i§....relªtiYª!!l~n1~'yerdªdllras, .s:0Il;uIl;
nitamente lejana e inasequible, sino como un proceso grado cada vez mqyQL. dlt.J.lrQfundidad y. ex~titwL.Yl!('l
real de conocimiento y logro de la felicidad de dominar .rfllLejan las leyes il!1initamente comJll&iªLdel mundo ..IDª-:-
el pájaro azul en cada momento dado del pensamiento terial en...QQl1§.tan teQ.~§ªrrºUº .•_.PElrQ, ..PQ!.J:>!r.º.Jªº:9,.J9 ..rg-
y la existencia del hombre. Pero, éste es un proceso de laJi VQ ggJ-ªYtlI!:!ªQg~L al_.mjsmQ:t!~.l1!Po, .in!.ªll..SQ!lltg:cªda
exclusiva complejidad: un difícil trabajo del "espíritu 12MQ....rj;)latiyªmegtEl v_~rg.ª~gJ.º--J~~.1L.. ..l:lL_90IlºQimÜm!º_Q.el
universal", un proceso contradictorio del movimiento del m.1!.l1dQ....m.gnU.iº'-ª._lJ.J!...1Lq.tl-º_
..h-ª.c.iª.j;)l ..C.Q!lº.Qimj.º.!lt~ji.fll.QQ!l-
conocimiento del fenómeno a la esencia, de la esencia tflnid.o~.ili)J)lpleto..-absolu.kQ.".5L.in.agQ1ll.J2l!L.dfLJ.a .....r.e.a.lLcl.ad.
de primer orden a la de segundo orden, a la esencia den La relatividad de la verdad no tiene nada de común
orden, cada una de cuyas etapas se distingue cualitati- con el subjetivismo o el ilusionismo, según definición de
vamente de la anterior sin ser simple adición de un ele- N. Chernyshevski. En ello fija V. I. Lenin una especial
mento más, del tipo de 1+1+1. .. , es decir, del tipo de atención: "Kant interpretó el carácter finito, pasajero y
"boba infinidad". relativo, el carácter convencional del conocimiento huma.-
Además, a pesar de todos los gigantescos éxitos del no (de S]lS categorías, causalidad, etc.) como subj etivis-
conocimiento científico, a pesar de todos los logros más mo, y no como dialéctica de las ideas (= a la propia
elevados del intelecto humano en la conquista de la ver- naturaleza), separando el conocimiento del objeto" 19.
dad, sigue siendo justa la tesis expuesta por el magní- V. 1. Lenin se manifiesta con lainisma decisión contra
fico obrero alemán, J. Dietzgen, llegado por sí solo al ma- la análoga posición de A. Bogdánov, para quien el reco-
terialismo dialéctico: "Por supuesto que el cuadro no ago- nocimiento de la relatividad de los conocimientos excluye
ta el objeto, que el artista: se rezaga del modelo ... ¿Cómo cualquier admisión de la verdad absoluta y objetiva, lo
puede un cuadro "coinciCÍir" con el modelo? Aproxima- que significa relativismo en el conocimiento, que lleva
damente, sí" 17.

16 lbíd. (El subrayado es mío. - G. K.) 18 V. 1. Lenin. Materialismo y empiriocriticismo, O. C., t. 18,
17 J. Dietzgen. 8treifzüge eines 80zialisten in das Gebiet der pág. 138.
E:rkenntnistheorie, 1887, S. 197. 19 V. 1. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C., t. 29, pág. 189.
9*
132 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 133

inevitablemente al escepticismo, al agnosticismo y a la ab¡301uta,se realiza en toda su integridad sólo en el


sofistería. En este sentido V. I. Lenin subraya que la dia- conjunto de sus componentes. Cada uno de ellos es el
léctica incluye sin duda el relativismo (es decir, el re- reflejo -directo o indirecto- de lo concreto de la calidad
conocimiento de la relatividad de nuestros conocimien- de uno u otro aspecto de la realidad, siempre expuesta
. tos), pero no se reduce a éste ni con mucho, es decir, en la variedad concreta de sus propiedades y relaciones,
que reconoce la relatividad del conocimiento no en el conocibles en las formas concretas necesarias. Al mismo
sentido de la negación de la verdad objetiva, sino en el tiempo, este conocimiento de lo concreto de la calidad de
del condicionamiento histórico de los límites de apro- los diversos aspectos y relaciones de la realidad en cada
ximación de nuestros conocimientos a esta verdad. Desde momento dado y con el correspondiente grado de apro-
el punto de vista del "relativismo crudo" puede justifi- ximación y exactitud es, precisamente, la expresión de
carse cualquier sofistería, puede considerarse "convencio- la relatividad de la verdad, a diferencia de su carácter
nal" -ironiza V. I. Lenin-, si Napoleón murió o no el absoluto, lograble en el infinito proceso del conocimiento.
5 de mayo de 1821. .. Todas estas características de la relatividad de la
Esta clara demarcación de la verdad relativa y la verdad, cuyo adecuado sentido se revela sólo en relación
absoluta, admitiendo su intervinculación, va dirigida tan- con su objetividad, con su carácter absoluto y concreto,
to contra el dogmatismo, impidiendo que la ciencia se se desprenden de la naturaleza del proceso cognoscitivo
transforme en dogma en el peor sentido de esta palabra, mismo y, en el plano de la "conexión inversa", se apli-
como contra cualquier agnosticismo y sofística, que nie- can como criterios lógicos a este proceso. Veamos la apre-
gan la veracidad objetiva, es decir, auténtica del cono- ciación, en este aspecto,. de la idea del vínculo que existe
cimiento. También puede decirse, por tanto, que la abso- entre las propiedades geométricas del espacio y su natu-
lutización de la relatividad significa relativismo, por raleza física, idea sumamente importante para todo el de-
ello.1!lJ.ela tivid-ªª- ..«;l§.)·:gla,
tiya".PQl"...º"llªgtºJ:!gl1t~el1e."§1! sarrollo de las ciencias naturales contemporáneas .
.•ID'0pia llilEª-d!L1E_1Q.JW.§0Il.ltQ .. J~a verda.cld~ Jl:).~J)~.().!!!t() Se trata de una de las ideas. más fructíferas de la
y lo relativºª8 ..gp-º!el."!'a.eIl§}l.upjda,d.cliaJ~ºtiºª.X.ºl:)g- teoría de la relatividad. Acerca de su significado tenemos
tmQi Q.tQl."!a" el testimonio histórico del propio Einstein. Para él, la
Entre los conceptos de la relatividad de la
J'.J!!:f..?I!!.:. geometría es la ciencia de la naturaleza; debe conside-
verdad y su carácter concreto existe un nexo no menos es- rársela la rama más antigua de la física.
trecho que entre su carácter relativo y absoluto. La "con- Históricamente, el primer paso en el conocimiento
vencionalidad" de los límites de aproximación de nuestros de las propiedades métricas del espacio fue la geometría
conocimientos a la verdad objetiva (y la absoluta) no es de Euclides, de cuyos principios se desprende la siguien-
un convencionalismo, la convencionalidad de la "confor- te expresión para el elemento lineal (en coordenadas de
midad" de nuestra conciencia consigo misma, una con- Descartes) :
vencionalidad en el sentido de falta y negación de cual-
quier rasgo concreto y objetividad en las formas del cono-
cimiento. La verdad se realiza sólo en el conjunto de di- ds2 = dx2 + dy2 + dz2
f
ferentes aspectos relaciones de la' realidad, que encuen-
tran su expresión y fijación en el conjunto de las defini- Esta fórmula. es la primera aproximación en el cono-
ciones gnoseológicas correspondientes. En este conjunto, cimiento de las relaciones geométricas del mundo real;
cada elemento, cada definición expresa directamente lo expresa, con cierto grado de exactitud, las relaciones de
concreto de la verdad y, al mismo tiempo, su relatividad, cuerpos espaciales, abstrayéndose de su diferente natura-
por cuanto la Verdad, con mayúscula, alias - verdad leza física. Es una verdad relativa completamente defini-
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 135
134 G. KURSANOV

da, concreta, el paso correspondiente en el conocimiento Aquí es de suma importancia señalar que el proceso
de la verdad absoluta. de conocimiento de la esencia del mundo de 2° orden,
La siguiente etapa importante fue la expresión obte- 3er orden, etc. no transcurre de forma rectilínea, sino
nida en la teoría de la relatividad, teoría que utiliza las por vías complicadas, en zigzag. En este caso, la pro-
correlaciones que le son necesarias de las geometrías no fundización y precisión de las ecuaciones de la teoría de
euclidianas. Aquí el elemento lineal se expresa mediante la relatividad transcurrió, además, por otro camino. Es-
el tensor métrico fundamental: tas ecuaciones parten de la distribución uniforme de las
masas en el espacio, lo que es cierta aproximación.
ds2 = g¡¡."dx)1dx" V. Fok, al desarrollar las ideas de la teoría de la rela-
donde las funciones g¡¡.", que son componentes del ten- tividad, señala que "la distribución de las masas en el
sor co-variante simétrico, definen tanto las correlaciones espacio tiene carácter insular", es decir, irregular; así
métricas en el continuum espacial-temporal como el cam- lo testimonian numerosas investigaciones astronómi-
po gravitacional 20. Esto significa un conocimiento más cas 21. En relación con ello ofrece la siguiente ecuación
profundo de las propiedades del espacio físico y un gra- para el elemento lineal (para el espacio infinito):
do más alto de penetración en la esencia inagotable de
las cosas; pero, al mismo tiempo -desde el punto de
ds2 = (g¡¡.,,)oodx¡¡. dx" = c2 dx~ - dx~ - dx~ - dx~.

vista gnoseológico esto representa un interés especial-, Mas a pesar de la excepcional y profunda importan-
aquí no se suplantan, ni mucho menos, las correlaciones cia de estas ideas, las ecuaciones antes presentadas no
de la geometría euclidiana, conservan su vigencia en un expresan toda la infinita variedad de relaciones espacia-
dominio infinitamente pequeño y como primera apro- les reales; no expresan, entre otras cosas, el efecto de
ximación, primer resultado histórico-concreto esencial en los campos mesónico, neutrónico y otros campos físi-
el conocimiento de las propiedades métricas del espacio cos en las propiedades geométricas del espacio. Por este
real. motivo, dichas ecuaciones nD pueden considerarse ver-
Sin embargo, tampoco esta exprésión mediante el dades terminadas absolutas, sino que expresan cierto
tensor métrico fundamental agota toda la riqueza y va- . grado de nuestra penetración en los infinitamente com-
riedad de las propiedades y relaciones espaciales rea- plejos y variados vínculos y relaciones del espacio real;
les. Como señalara el académico V. A. Fok, esta ex- demuestran la unidad de lo relativo y lo absoluto de la
presión se refiere al movimiento de un punto material verdad, correspondiente a un nivel concreto dado en el
no cargado en el campo de gravitación. Si el punto mate- desarrollo de los conocimientos.
rial estuviera cargado, sufriría inevitablemente la acción .A propósito de lo dicho, expongamos la profunda apre-
del campo electromagnético exterior. En este caso, la mé- ciación que el mismo Einstein dio al lugar y papel de
trica del espacio devien~ más compleja ,y su fórmula es: la teoría de la relatividad: "La teoría gen~ral de la relati-
vidad aún está incompleta en el sentido de. que el princi-
2_ p.'
da - gil" dXIl dxv - -2
mc 4. (Av dxv + du) 2, pio general de la relatividad puede ser aplicado de forma
satisfactoria sólo a campos gravitcionales, pero no a todo
donde el segundo elemento del miembro derecho de el campo. Hasta ahora desconocemos qué aparato mate-
la ecuación expresa la acción del potencial del campo mático debe aplicarse para definir todo el campo en el
electromagnético exterior. espacio y cuáles son las leyes invariantes generales que
21 A. Kotélnikov y V. Fok. Algunas aplicaciones de las ideas
de la geometría no euclidiana de Lobachevski en mecánica y
20 A. Einstein. Compilación de trabajos científicos, 1I, Moscú, física. Moscú~Leningrado, 1950, pág. 75.
1966, pág. 49.
136 G. KÚRSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ..• 137

rigen este campo. Evidentemente podemos estar segu- Tal es la diferencia entre los razonamientos de uno
ros de una cosa: el principio general de la relatividad de los más eminentes científicos de nuestra época y el
será un instrumento indispensable y eficaz en la solu- rela.tivista filosófico con su nihilismo superficial y anti-
ción del problema del campo único" 22. Este gran pen- científico que no tiene nada de común con las leyes del
sador planteaba el problema dialécticamente: señalaba desarrollo del verdadero conocimiento del mundo.
la limitación histórica de su teoría y, simultáneamente, Todo esto tiene una importancia gnoseológica gene-
subrayaba de hecho su carácter absoluto, objetividad y ral, a saber: la dialéctica de la relatividad y de lo ab-
eficacia que de aquí dimana. soluto revela lógicamente su significación metodológica
Todo eso rechaza resueltamente las afirmaciones re- general en el desarrollo no sólo de las ciencias natura-
lativistas acerca de que en las nuevas teorías existe una les y matemáticas, .sino también de todo el complejo
renuncia nihilista a todas las ideas y resultados prece- de investigaciones sociales, de todas las ciencias humani-
dentes del conocimiento, y que en ellas sólo está presen- tarias, con todos sus rasgos específicos y diferencias de
te "la relatividad pura". Así lo afirma en nuestros días las ciencias naturales. Por consiguiente, es lógico que
R. Garaudy, quien proclama que las nuevas hipótesis también en el desarrollo del propio marxismo esta dia-
cambian radicalmente todo nuestro conocimiento y que léctica conserve toda su fuerza y aparezca, quizá, en
"así lo hizo N ewton al renunciar a las representaciones su forma más relevante y significativa.
de Ptolomeo, o Einstein, abandonando el sistema físico de Los numerosos críticos del marxismo han gastado
Newton y la geometría de Euclides" 23. Garaudy con- toneladas de tinta y millones de hojas de papel para
funde aquí la negación de ideas y representaciones fal- "demostrar" la tesis 'revisionista burguesa de "la obso-
sas (sistema de Ptolomeo) con el avance del conoci- lescencia" del marxismo, afirmando que éste tenía justi-
miento científico, en el que las nuevas teorías conser- ficación, en el mejor de los casos, en relación con el ca-
van siempre y aplican los resultados objetivamente ver- pitalismo del siglo XIX. En la época actual todo ha cam-
daderos de las precedentes, determinando sus límites y biado radicalmente; el capitalismo, dicen, no es ahora
lugar en el movimiento progresivo general del conoci- "el mismo", el marxismo tiene que ser 'considerado sólo
miento. Comparemos en este sentido las citadas palabras teoría del "capitalismo pasado", que no corresponde a la
de Garaudy sobre Einstein y lo que este científico. dice actualidad y que, por ello, ha de archivarse. Es induda-
del sistema de Newton. Al caracterizar su nueva teoría ble que en más de 100 años transcurridos desde la apa-
de la gravitación y seña.lar que la misma "se diferencia rición del primer tomo de El Capital (1867) en el mun-
esencialmente, en sus tesis básicas, de la de Newton", do del capitalismo se han producido cambios colosales,
Einstein finaliza sus razonamientos con el siguiente sig- y esto no puede olvidarse. Pero la esencia del capitalis-
nificativo postulado: "No hay que pensar que la gran mo como régimen explotador sigue siendo la' misma, ex-
obra. de Newton puede derribarse, en un sentido algo plotadora; la ley de la acumulación general capitalista,
real de la palabra, por esta o aquella teo;ía. Sus ideas descubierta por C. Marx, actúa aún con mayor fuerza;
claras y universales conservarán para siempre su impor- un inmenso abismo separa a los Morgan, Rockefeller,
tancia como base sobre la que se ha levantado el edifi- Hant y Hetti, de un lado, y los que constituyen la
cio de la física moderna" 24. "segunda América" -que cuentan de 40 a 50 millones
de personas, según los cálculos de los propios economis-
22 A. Einstein.' Compilaci6n de trabajos elentíficos, 11, tas norteamericanos-, cuyo nivel de vida es inferior al
pág. 662.
23 R. Garaudy. Marxisme du XXe siecle, París, 1966, pág. 58.
fijado oficialmente. La plusva1ía sigue dominando en la
24 A. Einstein. Compilaci6n de trabajos científicos, 11, economía del capitalismo y siendo asimilada por los em-
pág. 718. presarios, y el beneficio, cuando se reparte también con
138 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 139

los obreros accionistas, su parte del león queda en po- dencias de la ideología burguesa contemporánea es la
der de los propietarios de las empresas; los "demás" re- negación del carácter científico de las formas y las con-
ciben como término medio el 1,5%. cepciones ideológicas. Los ideólogos burgueses aprove-
La médula gnoseológica del fenómeno consiste en chan este empeño ante todo contra el marxismo-leninis-
que la teoría económica de C. Marx que descubre la mo como si también fuera una ideología "acientífica".
esencia y define las leyes del capitalismo no es una sim- Tales declaraciones abundaron especialmente en los días
ple "verdad relativa", sino que, como verdadera teoría del 150 aniversario del nacimiento de C. Marx (1968),
científica, se caracteriza ante todo por su objetividad y, en el centenario del natalicio de V. 1. Lenin (1970) y
en este sentido, por lo absoluto de su contenido prin::' en los últimos XIV y XV Congresos Internacionales de
cipal y determinante, y en ello está su fuerza y su in- Filosofía. Todas estas declaraciones fueron, por supues-
negabilidad. Al mismo tiempo, también le es inherente to, muy variadas y, por así decirlo, "concretas", pero
la veracidad relativa, debido a que 1)n!IJ,Kl!!HL. teoríª Lodas ellas falsas; su esencia se reduce en todos los ca-
_lD!ed~~ºIl.ºJ~io}l,.ar. ..ºgnogm!(;)J!!&ª.ªP_Sºl1!tQ1'l-L.~~l!ml§ tiy:QS sos a la negación de la base científica de la ideología
.acerca.d.l:J..J9Qº.ªJQ§ .. Pr:º9.~§ºª-y_.f~nóm.enos., del muIldg ",Y marxista-leninista como de "toda la ideología en ge-
2) _~11)ro.Qiº_mJ!.!l.clQ. ..Y..•..JLIJ,Jl§le .. !<~_Q,.Jªo ..eQQJ1QmÜLºoª.P-ܪ- neral" que expresa -según ellos- _IlQ.<!nterios objeti-
Jist:'LQ.ª-lll,l>.!a.
y .S!'l.. ª!'lª.aJ:].:ºu.ª.; ....ª-ªªm-ª§.,Jm._.dj:r:~.Qgiº!l~.i'?
...ªJ:- vQ.§,.sino únicament!Z. categQ~iª-L\Talo.!'.~tivas conson~~
y~r§ª§.YQºgtraQ!gl<rr!ª~ Por ello, V. 1. Lenin señala cO:Q.JmLJ3.§tJ:'.~ºhg!?
..jA.Ler§.s.~ de )os diferente~.E!'EI!Os ..
r!.E;J
especialmente que "setenta eminencias como Marx no hombres.
bastarían para abarcar la suma de esas modificaciones '~innegable que el marXlismo-leninismo, como ideo-
con todas sus ramificaciones en la economía capitalista logía, expresa realmente los intereses de determinados
mundial" 25. Pero aquí mismo subraya que el marxismo "grupos de gentes", precisamente los intereses cardina-
descubrió las leyes de estos cambios, mostró en lo prin- les de la clase obrera y de todas las masas trabajado-
cipal y básico la lógica objetiva de los mismos y de su ras y, a fin de cuentas, de toda la humanidad avanzada.
desarrollo histórico, la cadena objetivamente indepen- Pero es una expresión científica de dichos intereses, re-
diente de los acontecimientos, cadena de desarrollo, in- vela vías y perspectivas reales hacia la liberación de
dependiente de la conciencia social, que ésta abarca por las masas, hacia una vida auténticamente digna del
completo. hombre en base al análisis profundamente científico y
Cuando mostró en este sentido la inconsistencia del objetivamente verdadero de la naturaleza de las relacio'
relativismo, V. 1. Lenin dijo que teóricamente es imper- nes 'sociales, el conocimiento de las leyes de la lucha
misible equiparar la ideología científica y la, religiosa, de clases y del proceso revolucionario mundial, del lugar
lo que es plenamenta "lógico" desde el punto de vista y papel de los diferentes aspectos y factores del desa-
del "relativismo crud~". "T.QQaideoJggiª __ ~.hj,stQ!:i&-ªm~.l!- rrollo social. Por ello, volviendo a la definición que
._.ifLcondL<::i91!ª-hIHll'Q. a.toda ici~oJºgíªgi~n.t!E2-a (a diferen- V. 1. Lenin hiciera de la ideología, podemos decir que
cia, por ejemplo, de la ideología religiosa). corresponde precisamente lo que corresponde a la ideología científi-
.i!lQ.Q!!Q!9iQl1alm.Jl;Q.
te.JJJ2ªyerMº,0})j ~tiY~,.]!.l!~.!!~.l;,~~~~~a ca del marxismo-leninismo es la verdad objetiva, la "na-
absoluta" 26. turaleza absoluta", es decir, la propia realidad, su esen-
'oo'Estas ideas leninistas resuenan en nuestros, días con cia interna, la lógica de su desarrollo histórico que con-
extraordinaria actualidad. Como se sabe, una de las ten- duce a la humanidad, de forma regular e inevitable, ha-
25 V. 1. Lenin. Materialismo y empiriocriticismo, O. C., t. 18, cia el socialismo y el comunismo.
pág. 345. • Nada semejante podemos decir de ninguna forma de
26 Ibíd., pág. 138. ideología burguesa contemporánea o concepción revisio-
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 1M
140 G. KURSANOV

rienda externa de las relaciones mercantiles descubrió


nista "de moda" y aún menos de la ideología religiosa,
cualquiera que sea el ropaje modernizad() que se vista. las' relaciones entre los hombres y las clases sociales, sus
Ninguna de estas formas ideológicas tiene fundamento contradicciones y antagonismos; tras las cifras generales
eientífico, ni siquiera se plantea en serio la cuestión de del crecimiento de la producción y la riqueza social de-
su base científica. Por tanto, todas estas formas de ideo- mostró toda la injusticia de la distribución capitalista
y la polarización de las fuerzas sociales; tras la forma
logía que niegan o eluden la veracidad objetiva de sus
fundamentos están de hecho impregnadas de relativis- exterior de los fenómenos de la civilización capitalista
mo, lo que conduce inevitablemente, como prevenía reveló su esencia antagónica, su verdadera naturaleza,
V. 1. Lenin, al escepticismo, al agnosticismo y a la so- cuidadosamente oculta por todos los economistas, soció-
logos y filósofos burgueses. Las verdades científicas tan
fisterÍa. Pero los ideólogos burgueses y revisionistas, por
lo visto, están orgánicamente incapacitados para asimi- prodigadas por el genio de Marx son paradójicas en el
lar dicha prevención. sentido de que precisamente en ellas se evidencia la ver-
En cuanto al concepto de la relatividad de la verdad, dadera esencia de todas las contradicciones del capita-
veamos brevemente la cuestión de lo paradójico de !a lismo pese a su eXlterna sensación de "justicia" y "ar-
verdad, puesta a la orden del día especialmente por la monía". Subrayamos una vez más el significadognoseo-
ciencia moderna. lógico general 4e dicho principio.
En efecto, cuando durante el período de las revo- En su F enomenología del espíritu, Hegel habla es-
luciones científicas se rompen violentamente los con~ pecialmente de.la "percepciº-~º_llt!:adi.Q!Qria de las_f.Q-
ceptbs y representaciones predominantes en el anterior sª§"; de que Jº_Yf2:t:4ª-<l~I'º,.la QQ$.ª$~..d.f2$_GlJhr.lL,P-QLcl,P-
período de desarrollo de la ciencia, también se produce bl.e.mediQ;"". la cosa se revela para la concif!nciaeog __ .
la sustitución de los viejos conceptos y teorías por otros nQ§Q1lJ:l.te_llQLlllldeterminado medio, pero, al mismo tiem-
nuevos, y su combinación en la nueva etapa del conoci- _pQ,.Jiesde~~j:~,_m~di.Q_cQl), ..qu_e aPllJ,'eceJU;Lte. JaGQuciel),cia,
miento se transforma en una nueva síntesis. En princi- se refIgj{t §()Qre.SJ _Q.:.eIlQierJ:a':f2!;L$íIIlisIJ:lJI,ci{lrta.yerdad
pio, esta regularidad se manifiesta asimismo en todo el c;gntI',a.tiJl"28. En esto tenemos la comprensión paradójica
proceso del conocimiento que siempre tiene un carácter de la cosa, en otras palabras, lo paradójico de la verdad,
contradictorio, aunque no en una forma tan radical co- expresando a fin de cuentas su dialéctica interna.
mo se da durante los momentos de viraje del desarrollo' En esto vemos una 'determinada regularidad del co-
científico y limitándose, generalmente, a determinados no cimiento verdadero; además, en su historia real como
aspectos de dicho desarrollo. historia de la ciencia, lo paradójico de la verdad se ha
Uno de los puntos más importantes de este fenó- mostrado con frecuencia como proceso que va liberando
meno gnoseológico de lo paradójico de la verdad es reve- la conciencia de los dogmas y cánones establecidos, has-
ta entonces tomados por inquebrantables 'y absolutos;
lado por C. Marx. Dict en El Capital que ~'lª-~12frflª,cl,f.í} una liberación que significa el hundimiento de tales dog-
__~_tentílicas son-EJ§"1JJjJ!LJ1arafló.Hl¿a~~_§º Iª-s.. __ mide
..JlQJ,'
__l:lLl'_ª-§~Q._qº._Jª.(3.!pE)!:i.(;lg2!ª_
5<()~icli_ªIlª.,
.qUE).§ó!<:LIJ€l!:- mas aunque, por supuesto, no niega en el espíritU del
_..(jj!>~.lª-_1!llilrienciaJ:mEª!!Q.ªª. de 1_ª'§"-fQ§ªª~'27. Con su pro- relativismo· los componentes verdaderos del conocimien-
fundo análisis de la naturaleza de las relaciones capita- to anterior. Señalemos en este plano algunos aspectos
listas C. Marx demostró brillantemente la justedad de importantísimos en el desarrollo del conocimiento.
esa comprensión de las verdades científicas. Tras la apa-

27 C. Marx. Salario, precio y ganancia. C. Marx y F. EngelS. 28 Hegel. Obras, t. IV, pág. 66.
Obras, t. 16, pág. 131. (El subrayado es mío. - G. K.)
142 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 143

La revolución producida por Copérnico en la astro- movimiento de las micropartículas de la materia; la nue-
nomía significó la demolición de inquebrantables dog- va' comprpnsión de la causalidad, que aparece como la
mas seculares, un cambio cardinal de nociones con- negación del determinismo de Laplace; el descubri-
sagradas en la conciencia de las gentes; además, lo miento de la gran variedad del mundo de las partículas
paradójico de las nuevas verdades se manifestó con to- elementales de la materia; la penetración en la esfera
da precisión en su contradicción con la apariencia del de las velocidades gigantescas próximas a la de la luz,
verdadero movimiento de los cuerpos celestes. en los intervalos de tiempo medidos en millonésimas
El siglo XVII se ha caracterizado en la historia del partes de segundo, en los procesos de las transformacio-
conocimiento por la creación de la ciencia clásica. Hacia nes instantáneas de unas partículas elementales en
fines del siglo XIX se desarrolló el cuadro científico, ar- otras.
mónico y consecuente, del mundo físico, cuyos compo- Todo este proceso contradictorio y complejo no es,
nentes fueron considerados verdades definitivamente es- por supuesto, un acercamiento gradual y asintótico a la
tablecidas, cánones indiscutibles del pensamiento cien- verdad absoluta, siempre inalcanzable, sino que consti-
tífico en general. Pero a fines del propio siglo se produ- tuye un movimiento sujeto a leyes dialécticas que se
jeron famosos descubrimientos y, tras ellos, otras re- conecta, en determinadas etapas, en los períodos de los
presentaciones y concepciones paradójicas; después, teo- virajes decisivos del desarrollo del pensamiento, del cam-
rías de la física realmente revolucionarias. El primer bio radical de los viejos conceptos y nociónes y
cuarto del presente siglo se distingue por la aparición su sustitución por otros nuevos, frecuentemente verda-
de la física no clásica. des contrarias y paradójicas. A fin de cuentas, este ca-
Sus verdades, respecto a las de la física clásica, ope- rácter paradójico viene determinado por lo paradójico
ran como su negación aparente, como verdades paradó- de la propia existencia, por el hecho de que el mundo,
jicas desde el punto de vista de sus 'percepciones desde en su esencia oculta, es un mundo "no euclidiano", si-
las posiciones de las verdades tradicionales. No sólo se no colmado de escandalosas antinomias. Estas van en-
trata de ciertos conceptos y representaciones, sino tam- contrando regularmente su reflejo en el proceso mismo
bién de la negación de principios y tesis fundamentales. del conocimiento, donde se revela la verdad.
Nos referimos, como se sabe, a las ideas de Planck sobre Al analizar este proceso, Niels Bohr, uno de los cien-
la emisión de energía por las mínimas porciones discre- tíficos y pensadores más grandes de nuestro siglo, en
tas: los cuantos; la idea de Einstein sobre la naturale- su. famoso artículo titulado Discusiones con Einstein acer-
za cuántica de la luz; los postulados de la teoría de la ca de los problemas epistemológicos en la física atómica,
relatividad y la nueva comprensión del espacio, el tiem- escrito con motivo del 70 aniversario del natalicio del
po y el movimiento en comparación con lo absoluto de creador de la teoría de la relatividad, clflmina el curso
tales conceptos en la te,oría de Newton; la dependencia de sus razonamientos con la definición de los dos tipos
de la masa del cuer'flo respecto a su velocidad y la d()- de verdad. "UILtiPI,uifL,y_erda<;L=-q!illt:= .. 13_Q.:r;L)as._
af!!:I.!!-ª:
ducCión de la correlación fundamental E = mc2; la rela- ~io:tl.l}s
..§iml)l\;l-ª-Y_Qlª_ms.,j~ªl~.§"'JLl!e su~gQn traJ:!.ªLS_Qll_. ~yi-
ción de Broglie sobre la interdependencia entre la fre- dent..eJll.illlte
....eqUi.yQ.QllqªS"".El,.QtrQ .....tin9, ..11!§.JlmIWd.ª§. ..'~y~r:.
cuencia de oscilación y la longitud de la onda; la impor- da.d.es..--nrofundas", $on.........QQL_~L...Q.onkª12!Q_ ._alir_n;tacjQA!:ls
tante tesis de la mecánica cuántica que de aquí se deriva cuyas.fJl1tinQ1JLi{fs ..tªTflº.i~71 .. 90nti.f¿.71e71, ,.,.v..e.r!1ª.de§"'JJJ:21J¿n-
respecto a la unidad de la onda y la partícula; el principio d~29. Precisamente en este camino -si se toma es-
de complementariedad, de Bohr, y el principio de incerti-
29 N. Bohr. Discussion with Einstein on epistemological
tud, de Heisenberg, que constituyen los fundamentos dQ problems in atomic physics. In: Albert Einstein: Philosopher-
todo el edificio de la mecánica cuántica como teoría del Scientist, New York, 1951, p. 240.
G. KURSANOV
11j1j
Capítulo VI

l.rictamente el aspecto gnoseológico-, se han consegui- LA UNIVERSALIDAD Y LO CONCRETO


0.0 importantísimos éxitos de la física atómica en la re- DE LA VERDAD
velación de la natura~eza contradictoria de los fenóme-
nos del micromundo. ¡Qué justicia más extraña!: A este la-
El asunto no está en "ideas desquiciadas" -al gran do de los Pirineos, la verdad; al otro,
la mentira ...
sabio Se le pueden perdonar estas palabras-, sino en la
profunda naturaleza dialéctica de las verdades auténti- Pascal
cas, en la. unidad de su carácter objetivo, absoluto, con-
creto y relativo, que toman expresión en lo paradóji-
co suyo como uno de los momentos culminantes del pro-
ceso contradictorio del conocimiento científico, el co-
nocimiento de la Verdad con toda su multilateralidad y
complejidad.

La idea de la universalidad de la verdad se encie-


rra en su definición como concepto general, como pro-
ceso de creación del cuadro científico del mundo: el
mundo en su conjunto, en su existencia y desarrollo
únicos y universales. La universalidad de la verdad ca-
racteriza. el conocimiento en cuanto expresión, en él, de
la esencia y la unidad del mundo material, de sus pro-
cesos y fenómenos; en cuanto expresión de las propie-
dades generales y universales y de las leyes de su de-
sarrollo.
" El concepto "universalidad de la verdad", en su
vínculo con el concepto de lo concreto, es parte inte-
gral de la estructura de la verdad en función de concep-
to general y se encuentra unido, cual elemento insepa-
rable del sistema, con otros conceptos y definiciones.
Esta unidad y estos nex¡os entre todos los elementos de
la verdad como sistema los aseguran los principios de-
terminantes que subyacen en ella y que están presentes
en todo su contenido interno:eLprjA~!pjQ jI~~lª_opie!i-
10-01681
146 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 147

vida.d. de Jª ..yerMQL!3.LpriJ;lQ!P!Q_g~LJ;lesªIIQnº.y_~LJ~!'!!l- qU,izá estén condicionadas en medida decisiva por su ver-


cipiQ..Jl().Jª . .QgmXilliis&ión .J!!!..j:&g-ª.§.JJ:l~Lfº:rm.M...QQg!!gsc.Í; dadero significado universal.
tivªs; en el caso dado, de todos los conceptos en cuan- La idea de la universalidad de la verdad está implí-
to elementos del sistema general de la verdad. El sen- eita en la tesis de Hegel -fundamental para toda la
tido interno y el contenido de la universalidad y lo Ciencia de la Lógica- de que .la verdad de la existen·
concreto de la verdad, como de sus categorías y caracte- cia.e.§..Jª..!!..s.enQÜLyJª-'yer<iª-L4i··llL-esei1cra--es·-er~9gA~El~-
rísticas más importantes, se revelan Íntegramente sobre 1Q., Lo mismo la existencia que la esencia y el concepto
la base ideo-teórica de dichos principios fundamentales. tienen verdadera universalidad, lo que determina el co-
La idea del carácter universal de la verdad viene de rrespondiente carácter del conocimiento verdadero. El
los tiempos antiguos. Como ya se ha mostrado en breve cOl!ceptº~._º91!!() __~~Pl'esión _ª-9:l,1.~.. ª.&_con()cimiento. gene:ra~
reseña histórica, la idea de la universalidad de la ver- li~ªgº_.il:l ..lª ._ElªElIlyi-ª._.YPªrª ...ª~~11ª-
....El§t_a,.l::.ª-ª_eQll-ªQº ..tlgpg
dad está presente en los razonamientos de Heráclito, en ~..ElLnecesariamEl!ltEL una_jorma universal._S.ºlº_.Jm.~s..J;El
quién está relacionada con el reconocimiento de la uni- caso se Illanifi(;)stªcomoverdad de la esencia. Por ello,
versalidad del Aóyoc" que constituye la esencia del mun- la~rÚversilTidacCes lina'caract'eríS"tica-iüseparable de lo
do, que a su vez tiene también carácter de universali- verdadero en el conocimiento, que siempre tiende, por
dad. En la escuela Sócrates-Platón, esta idea aparece en su naturaleza, al logro de la esencia.
el propio concepto de verdad como tal, en forma gnoseo- En la teoría del conocimiento del materialismo dia-
lógica claramente expresada. J~.!L.ILfilosofiª-de Ari.stó- léctico, la unidad existencial del mundo se presenta en
teles,L(;)l.cQIlQciIllie11tQ.d.(;)_. !ª ..:ve.rt:lilg.J'.()8,Le.i3.g.l.QQ!!ºº.i:. calidad de base de .la universalidad de la verdad como
mi eIlto ...ge.Jos ..p.!'Ül.--ºjpiQs.Pª§!ºº§ ...Y.º8,:tJ..§.ª.~Lt:le
.1ilS.. cºsª-s..L~l característica gnoseológica suya; unidad que consiste
conocimiento de lo existente en cuanto existente. Pero es- en su materialidad como materia que es única, infinita,
..tº~~iisteñt~:=~i:~D.lii:'i~ii.n!y~r§j[.i •.·§i!·Y~J.-~ªªQiº.~.ººA9- eterna y en constante desarrollo .. Estª.unidadso maní·
cjIlli.eIlt9.. J1..Q
..Pll()Cle.li(;).iª!'..élg.§gr...."l!Iliv():r:.§ªl;11l ..YfJ:l'Clªcl..g!'l1 fi es ta._..(;)I!.Jª_ÜlJi.!li!&_.Y-ª:I-:.iEltl_ªQ,::r! feIl§J!!~Aº§ll~ºie§<is,
EJ ....•..

conocimiento del mundo en su esencia recibe necesa- Pt:lx.º-~_i.§'.a.,gl.eIltEl.gU-ª, ..Q.QJ:t!o ...!.tlª!idª.!:LuniY.!!.J:'§ªlL


.._ªPilr.~.c.e.
l:iaWent~J!.ii:~~rª<iii·g~i~r:ªCIiíllly§r.fiªÜ~··· . enca.liliad d!2.-.iundame!lt.º-_91ül2!i.'y'Q_.de la unI'y~§.aliªªª,
Para la inteligencia estrictamente científica de Aris· ª-ª1 ...QQnQgIIJ11El.n1Q, ...i!'LJª .. !!lJiveIs aliª-ª-ª-_Qf.J.1t.....Y..ElK.Q-ªQ.En
tóteles es sumamente significativo que estas ideas ge- esta unidad objetiva de la base de la un,iversalidad con-
nerales de su "primera filosofía" o "sabiduría" obtienen siste al mismo tiempo la base de la unidad y el víncu-
un desarrollo sucesivo y concreto y expresión en sus lo de la universalidad y la objetividad de la verdad.
famosas_leyes _.de la_LQ.gi~.<I!:!g.. N..QºJjn~.. sº.!Il:.2 .. p.!'!g,cj- Sin embargo, el conocimiento no se detiene en el co-
pio.s mlÍLªllJ~J1.t.ic..º.LY1Q.J1.eLale.§_.éIgLQ9..!!Qºtr:r!~.!lt.º.1.-ª~s.ti- nocimiento de la existencia, del mundo en su tangible
nadm; t:lIl tQ.gQ§ 1.9.Sºa,S.Q8., ...(l.s.cle<.;i}:,
E)Il..tgdgi3.Y ..<:lªQ..a.ugo existencia, sino que se encamina a la revelación de la
de..lgs12eI;tSlªillie.Iltg§,ªgªrll..nj;izªxs.uve.rªºiQ,-ªll. En este esencia interna del mundo circundante, la esencia de los
sentido, ..el descubJ:'iJ!!ie.l!.t2 ..--ªr:is,tgJ.éE.c.º__ªE)__JªLL~Y.ElLQg procesos y fenómenos multiformes de la realidad en de-
1ª...!4 entida(L_J.ª-..~!lt!:.a diQºi§!:!_.Y.l-ª--º.~~!llsi.§E:-_r!~Llerc.~L.0 sarrollo.ExactaIllen.tEl.Jª-.f.sencia es, por su naturaleza,
<i~ben cº.J1-ª!.Q!lJ:ª!''§Jl._i:rlYªl'lª-llt~.s.. __Q§L..pilP.:ª-ª-l!l.!.!3.!lLo
....Y!l!,.Q,a
. .glg.lLJ!:_l1iversq1, Conserva su significado de invariante con
deropr¡¿ºi.~-ªIllElJ1t§.pgr_§:t!._ll.Pi~Elr§~i.ªª-ª-' En ellas pode- relación a la multiformidad concreta de los cambios que
mos ver una de las primeras, en la historia de la filo- transcurren en el mundo, con respecto al contenido con-
sofía y el pensamiento científico, expresiones adecua- creto de los diferentes procesos, objetos, las correspon-
das del principio de la universalidad de la verdad. La fuero dientes clases en que se dividen dichos objetos y las
za y efectividad de las leyes aristotélicas de la lógica áreas concretas y cualitativamente determinadas del
10*
148 el-. KURSANOV
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 149

mundo real. Podemos hablar de la esencia y su sentido tegoría de universalidad de la verdad. La verdad, como
universal con respecto, no sólo al mundo en su totalidad, la contemplamos en el materialismo dialéctico, es uno
sino también a todos los conjuntos (o clases) concretos de los conceptos más generales de la filosofía como tal.
de objetos que implican variedad cualitativa de sus com-
Más aún, como ya se ha señalado, la filosofía, al me-
ponentes, unidos por su esencia general y única. En nos desde los tiempos de Platón y Aristóteles, está lla-
cambio, el conocimiento de la esencia del mundo, la mada a ser la teoría de la verdad, y no a demostrar sim-
esencia de la existencia sólo es adecuado al verdadero
plemente un "amor a la verdad" bastante indetermina-
conocimiento; por consiguiente, la universalidad de la do. De aquí que sea tan natural el pensamiento hegelia-
verdad ~tanto en el plano dilatado como en el concre- no de que la filosofía es la ciencia de la verdad y de
to~ también se determina por la necesidad del conoci- su necesidad, de la Verdad, con mayúscula, como con-
miento de la esencia como lo universal respecto a la va- cepto .universal, cuyo contenido se revela en los sistemas
riedad concreta en sus diversas manifestaciones.
La universalidad en el mundo real también caracte- filosóficos que históricamente se van sucediendo, encar-
nando determinados límites, aspectos y formas de la ver-
riza las leyes fundamentales del desarrollo de dicho dad como categoría universal, alter ego de la filosofía
mundo, sujetas al verdadero conocimiento con la misma en general. En este plano, no sólo las teorías y sistemas
necesidad que el conocimiento de la unidad y la esen- filosóficos, sino también todas las teorías y formas del
cia. La ley ~señaló reiteradamente V. I. Lenin~ ex- conocimiento verdaderamente objetivas pueden contem-
presa lo esencial de los fenómenos; más aún, las cate- plarse, con pleno derecho, como encarnación concreta
gorías de ley y esencia eran, para él, de un mismo or- ~tanto en lo histórico como en lo lógico~ de la verdad
den. Citemos a este respecto importantes definiciones le- universal, de la verdad como proceso universal que abar-
ninistas expuestas en los Cuadernos filosóficos: '~La,J,QY ca y encarna en sí toda la profundidad y riqueza del
~s .el ref1ejod~ .10 (jseJ:l.yia,L(ó)l),gLmoyiIll.ientoJleLlJIl!- mundo real. Pero, sit venia verbo, este logos universal
yer;;Q";"La J\l.Y ()ª Jº~jdél),tico el), el J()nQlllllJlo"; _"11.7:1J2, de la existencia toma expresión no en la variedad cuan-
Jey Y. esencia soneonceptoi'l. del]lliªlllogéIl~r:o(dlll.lllis: titativa de todo tipo posible de formas cognoscitivas, si-
mo orden) a, más exactamente, deunllli,slllo grago,qlJe no precisamente en el logos del conocimiento, en el co-
.Q~P!.()~ªl!.JªIJ!ºJlJIld.ización del. eonocilllieIltº clll.lºi3J'.(Ó)- nocimiento verdadero como proceso de creación del
.nóm enos, del ..lllunrlº,()J~, ,pºr:.eLJlº.m.Pl'e~'; _.'~1LI()y.()i3 cuadro científico del mundo expresado en formas vera-
una r e l a c i ó n. .. Relación de esencias o entre las
ces generalizadas que revelan la esencia y las regula-
eª()~lliª':.l=-~c En estas definiciones está· presente 'la i<féi ridades universales del movimiento de la existencia.
de la universalidad de las leyes, su carácter sustancial, La unidad del mundo material se manifiesta como
su identidad en la variedad de los fenómenos concretos.
unidad de su variedad; la esencia es inseparable de todo
Por ello, para que la universalidad de la verdad pueda el contenido de la realidad material en todo su carácter
realizarse íntegramente debe abarcar la esfera de las concreto y precisión; todas las leyes generales del movi-
leyes, de las leyes como conceptos que reflejan regula- miento del mundo se encarnan en el mundo real en los
ridades, nexos y relaciones reales entre las esencias en multiformes procesos y fenómenos en todo su contenido
la variedad de los fenómenos de la realidad.
Esta combinada base real de la universalidad deter- concreto y especificidad. Todo esto determina que, en el
conocimiento, las categorías de universalidad y de lo con-
mina su contenido gnoseológico, es decir, la propia ca- creto de la verdad sean inseparables; la unidad de ambas
sin excluir su relativa independencia durante el análisis.
1-2 V. I. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C'I t. 29, págs. 136- Cuando examinamos la universalidad de la verdad parece
138.
que tenemos ante nosotros su antítesis: lo concreto; al
150 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 151

analizar lo concreto de la verdad partimos de su unidad gIlpsE),oJ§gicas_Y~lIlat~~~s.~. Baste decir que las cate-
con la universalidad. Pero en cada caso, es una de tales gorías aristotélicas de calidªª, ...ºª71t~r;lady_relacjó~, sin
categorías la que aparece como objeto directo de dicho hablar ya de la categoría pJ?nc.Jq, tienen realmente un
análisis. significado general destacado, lo que también conserva
La universalidad de la verdad se revela con toda su sentido en cuanto a las categorías de la dialéctica
claridad y precisión en el propio carácter y significado sujetas a especial análisis en la filosofía del materialis-
de las leyes y categorías de la dialéctica materialista co- mo dialéctico. Entre ellas, figuran, como es sabido, las
mo ciencia. Aquí consideramos indispensable señalar categorías de esencia (y fenómeno), cantidad y calidad
tres puntos fundamentales. (y medida) y también una serie de parejas de catego-
Primem~ las principales leyes de la dialéctica tienen rías interrelacionadas e inseparables. Todas estas cate-
valor de categorías gnoseológicas universales. Son, como gorías tienen una comunidad muy elevada, abarcan fe-
se sabe, las leyes más generales del desarrollo de la na- nómenos multiformes de la realidad y expresan en di-
turaleza, la sociedad y el conocimiento humano. Por su ferentes aspectos las relaciones esenciales de las cosas,
universalidad, estas leyes expresan profundas relaciones las diferentes facetas y manifestaciones de la unidad ge-
sustanciales y gozan de vigor en todas las esferas de la neral del mundo circundante. Por ello, la universalidad
existencia y el conocimiento, en todos los procesos y fe- de la verdad se revela por ley también en las categorías
nómenos de mundo circundante, independientemente, más importantes de la dialéctica, que constituye un com-
por principio, de sus rasgos específicos y sus mutuas di- plejo sistema de variadas formas lógicas, un sistema
ferencias. y en esto consiste, ante todo, su significado donde las categorías ocupan un importante lugar.
universal y se manifiesta la universalidad de su vera- Ia.r;ero, el carácter universal de la veracidad de los
cidad como leyes de la ciencia de la dialéctica materia- principios de la dialéctica, de sus leyes y categorías, se
lista. Cuando hablamos de las leyes de la dialéctica co- revela cuando se comparan y se interrelacionan con mé-
mo "categorías gnoseológicas universales" partimos de todos especiales de la investigación científica, a lo que
que, en el proceso de su largo desarrollo, el pensamien- ya hemos hecho mención con otro motivo. Aquí desea-
to filosófico ha llegado a comprenderlas asi mediante la mos subrayar una vez más que la universalidad de la ver-
creciente penetración en la esencia objetiva del mundo dad halla una de sus formas de expresión más elevadas
que nos rodea, en el carácter de las relaciones esencia- en los principios de la universal metodología dialéctica.
les en todas las principales esferas. Pudiéramos decir La universalidad de la verdad tiene" especial impor-
que el principio de la universalidad de la verdad halla tancia teórica y práctica en relación con el significado
su expresión más adecuada en el significado universal universal de las ideas y los principios del marxismo-le-
de las leyes de la dialéctica. ninismo como cosmovisión científica y revolucionaria.
Se,gll;11J12, razonamientos semejantes pueden aplicarse En la moderna literatura marxista-leninista, el término
también propiamente a las categorías de la dialéctica. Al verdad universal del marxismo ha recibido carta de na-
tener menor grado de comunidad que las leyes, las ca- turaleza, expresando el significado general de la teoría
tegorías de la dialéctica caracterizan aspectos y víncu- revolucionaria de la clase obrera para todos los países,
los diversos, muy generales, pero totalmente definidos, pueblos y continentes del planeta. Comencemos por de-
de todos los fenómenos y procesos del entorno material. cir que no nos referimos, por supuesto, a un esquematis-
Una tal comprensión de las categorías de la dialéctica mo abstracto ni a la imposición "desde arriba" de un
tiene profundas raíces en las ideas de .ArLstQtg!EJS,para. cierto "modelo único" de desarrollo social a todo el mun-
qui en.Jªª-_º-a.tggQ.!:!ªª-._§.@_JQ8...gé}?:EJ!,g§.J.lllÍs. gE)Ilera.ll?,s,_QE) do, despreciando la riqueza y variedad de vías y peculia-
lª .E)~t§le_I!ºjª.L ..EJ.x.:r.r2sªªg,sg.Il,lªs_.~orres IJondieIltEl§J!Jl'lJ:l.~.~ ridades del vivo movimiento social y la lucha de los
152 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .•• 153

pueblos por un futuro feliz. Las leyes universales del Su ,carácter universal como teoría verdadera se muestra
desarrollo histórico progresista están orgánicamente uni- en todo su contenido.
das a la variedad concreta de los movimientos reales de La teoría leninista brinda un análisis científico exac-
la vida social. to, abre la "anatomía" de las relaciones de clase, to
Veamos en este plano el significado del análisis de que permite establecer con certeza objetiva las fuerzas
las leyes del proceso revolucionario mundial, que se hace matrices de la revolución, fundamentar la importantísi-
en los documentos programáticos y teóricos de los parti- ma tesis de la hegemonía de la clase obrera, de signifi-
dos comunistas y obreros. El fundamento de principios de cado general para las revoluciones socialistas de todos
tal análisis son las ideas y tesis principales de la teoría los países. En esta teoría se fundamenta la necesidad de
leninista de la revolución socialista, que constituye una la formación del ejército político de la revolución con la
profunda generalización de las leyes de todo el gigan- clase obrera y su partido, vanguardia combativa, a la
tesco proceso del paso revolucionario del capitalismo al cabeza, lo que también tiene significado universal en la
socialismo a escala internacional. lucha por la revolución socialista triunfante, cualquiera
La teoría leninista tiene significado mundial, uni- que sea el país o las condiciones concretas. En ella se
versal. El académico B. Ponomariov, en su informe a la analizan de forma honda y multilateral los caminos y
Conferencia teórica internacional "El leninismo y el pro- métodos para lograr la alianza de" la clase obrera con el
ceso revolucionario mundial", celebrada en Moscú en el campesinado y otras masas no proletarias de trabajado-
año 1970, formuló la siguiente definición científica de res; se expone la multilateral vinculación de la lucha
la teoría leninista: "... es la teoría Íntegra y armónica por la democracia y el socialismo, lo que adquiere espe-
de la revolución socialista, es la concepción científica del cial significado en la época actual para los países más
progreso social de la humanidad, de todos los países y diversos. Por último, la doctrina leninista acerca de la
pueblos" 3. Destacaremos especialmente el significado de situación revolucionaria como unidad dialéctica de los
las leyes generales del desarrollo revolucionario de la factores objetivos y subjetivos tiene significado excep-
sociedad que han recibido expresión científica en la teo- cional y es parte inseparable de la teoría le:p.inista de la
ría leninista de la revolución socialista, que siguen de- revolución socialista.
sarrollando actualmente los partidos comunistas y obre- Todas estas tesis esenciales de la teoría leninista no
ros de los distintos países. agotan por supuesto todo su contenido, pero sí tienen
La teoría leninista de la revolución parte de la ex- un significado teórico y político básico. Todas ellas se
periencia del movimiento obrero de Rusia y el internacio- distinguen por su universalidad, expresan objetivamen-
nal, revela en ideas y conceptos generalizados las leyes te la unidad del proceso revolucionario mundial, reve-
que lo determinan, abarca nuevos movimientos y procesos lan su esencia interna y las leyes más generales de su
de la lucha nacional liberadora y revolucionaria de los desarrollo. Tienen un profundo significado objetivamen-
pueblos subyugados, de la lucha contra el imperialis- te verdadero, confirmado y fundamentado por toda la
mo y el colonialismo desplegada por millones de seres práctica del movimiento revolucionario mundial, y este
incorporados actualmente al proceso histórico mundial. significado suyo es el de la universalidad de la verdad.
Precisamente por ello, las ~esis básicas de la teoría leni-
nista de la revolución socialista sirven de segura brújula
para todas las fuerzas revolucionarias de nuestro tiempo,
ayudan a encontrar e,l camino correcto de la lucha, a no
3 El leninismo y el proceso revolucionario mundial. Docu-
mentos de la Conferencia te6rica internacional dedicada al cen-
perderse -como dijera V. 1. Lenin- en laberintos y
tenario del natalicio de V. l. Lenin, Moscú, 1970, pág. 23. revueltas de la historia, mantener la perspectiva general
154 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRTNCIP ALES ... 155

y ver siempre el trazo rojo del movimiento de la huma- eleva a lo absoluto contraponiéndolo a los rasgos gene-
nidad en su marcha del capitalismo al socialismo. rales, a las leyes generales, a la esencia general del so-
El significado universal de la teoría leninista de la cialismo como régimen social. En el plano teórico, en
revolución socialista mantiene estrecha vinculación con esto consiste lo acientífico y metafísico del enfoque me-
las ideas del plan leninista de la construcción del socia- todológico, contrario al verdadero método del conoci-
lismo, desarrolladas multilateralmente en los documen- miento, que exige revelar las leyes generales que deter-
tos del movimiento comunista internacional, basándose minan el avance de la i'ociedad hacia el socialismo, en
en la generalización de la experiencia de la edificación su vinculación orgánica con lo particular, sin contrapo-
socialista en diferentes países del mundo. Son las ideas nerIos entre sÍ.
de la industrialización socialista, la cooperación de la En los últimos tiempos, quién se destaca especial-
agricultura, la revolución cultural, la dirección política mente preconizando tales concepciones es R. Garaudy,
de la sociedad por parte del Estado socialista encabeza- con su defensa de los modelos "checoslovaco" y "chino",
do por el Partido Comunista, la alianza de la clase obre- que enfrenta al modelo "tradicional", "soviético", el cual
ra y el campesinado, el florecimiento de todas las na- no es para él otra cosa que un socialismo deformado (!?).
ciones y pueblos; ideas que hallaron su brillante confir- W. Rochet le dio la merecida respuesta subrayando
mación en la práctica del socialismo real, a pesar de to- que Garaudy "confunde sistemáticamente la cuestión de
da la enorme diferencia de condiciones de la construc- las vías del paso al socialismo con la noción de modelos
ción del socialismo, por ejemplo, en la RDA y en Viet- de socialismo. En realidad, recurrir a la noción de "mode-
nam, en Polonia y en la RDPC, en Checoslovaquia y en lo" para expresar las vías y métodos de paso del capitalis-
Cuba, en el sentido histórico y económico, social, cultu- mo al socialismo es un procedimiento muy discutible, que
ral y nacional. Por el contrario: precisamente la existen- introduce la confusión, entre otras cosas, porque vela los
cia de distintas peculiaridades y condiciones concretes en rasgos universales que comporta necesariamento toda 1'0-
los diferentes países y los diferentes continentes en que se volución socialista; por ejemplo, la necesidad de la con-
realiza con éxito la edificación socialista de acuerdo con quista y la dirección del poder político po]' la clase obre-
las ideas básicas y determinantes del plan leninista no ra y sus aliados, la abolición de la gran propiedad capita-
hace más que confirmar su fuerza y efectividad preci- lista, la socialización de los grandes medios de producción
samente como ideas y tesis con significado universal y y cambio, etc." 4. En otra de sus intervenciones W. Rochet
veracidad objetiva. El principio de la universalidad de dijo con rigor que el concepto de "modelos de socialismo"
la verdad también aquí sale victorioso. es impreciso y acientífico precisamente porque obvia lo
Durante los últimos años, en la literatura pseudo- principal, las leyes generales del socialismo 5.
marxista se ha extendido de nuevo muy ampliamente Si partimos de las exigencias de la teoría de la ver-
la concepción, básicamente revisionista, de los diferen- dad, los citados conceptos de "modelos de socialismo"
tes ."ID.9Jielos-iL'LJl.Qc~an§mo". Su esencia metodológica son indiscutiblemente anticientíficos, por cuanto eluden
consiste en la absolutización de lo particular separado el importantísimo requisito de la universalidad de la ver-
de lo general; la: omisión de las leyes y vías generales dad, que los autores de semejantes concepciones recha-
y determinantes de la construcción del socialismo. Los zan intencionalmente. Por ello tales puntos de vista se
ideólogos del reformismo y el revisionismü llevan ya va- convierten en concepciones falsas, reñidas con el estado
rios años -y aún no han cejado- intentando descu-
brir diferentes tipos de "modelos de socialismo". Entre 4 Cahiers du Communisme, 1969, N° 11, p. 138.
5 Véase L'Humanité, 12.III.1969, y también la obra del filó-
esos modelos se remarcan las diferencias considerables, sofo soviético J. Momdzhián El marxismo y el renegado Garaudy,
y el conjunto de peculiaridades y for:rnas concretas se Moscú, 1973.
!DEJAS Y TESIS PRINCIPALES ..• 157
156 G. KURSANOV

ma general.. Lo.., cglJcretQ.dg la ve!:rlªij,.,,§s..,l(J,_e.PP!e.sj(jlJ:_jl~


real de las cosas y antípodas del significado decisivo la variedad concreta de la realidad material en su de-
de las leyes generales de la revolución socialista y la sa¡:rq:rlº~~f!;]º,'~(lei~rii~~ª4Q ..~,ii·..·.1"ii~pFolú~(J;ªd!ii=¡¡J:¡~{!Lilo-
construcción del socialismo. nes "de...los.rli¡¿er:so§ ..cºn;L1J,f1,~º§,rlt?gbjelº§,yje.'19JEf}.r!:-º§_.ljgJ
Como se decía al comenzar el capítulo y como el !IJJJndo CJIQJ!]lJlf1:.ll1LJJ.,_.Cfl. mf§'l11º.J!.~l11P.g~.J}§.,,~L~e§1J:l~(l4..o
lector ha podido ver en nuestro texto, la categoría de d.eterlJ7Ana/1Q..,.histórico-co ncretQ_,logr-ªft,o. .e'l.ff!:.r1f1:._ U:.1J:C! ••. de

universalidad de la verdad está estrechamente ligada a losr¿sJf!:rJ~9J;,J!:J!.lproc ~...A(iLgQrt2.2J'!!:Jr¿nt o.


su "antípoda", la categoría de lo concreto de la verdad. El contenido del concepto "lo ,concreto de la verdad"
Esta vinculación se debe a la unidad de la verdad en ge- es incomparablemente más completo y profundo de lo
neral, que eXJpresa el carácter único e inquebrantable de que se deriva de tal definición. Este contenido puede
todo el proceso del conocimiento humano en su conjun- caracterizarse, a nuestro juicio, por los siguientes as-
to. Pero en este proceso general se destacan con preci- pectos básicos.
sión y claridad su contenido concreto-determinado, sus 1 PI:i,Trt§IQ".Lo concreto en su contenido, lo concreto del
formas y estadios concretos que determinan necesaria- pensamiento se encuentra en estrecha relación con for-
mente la correspondiente característica de la verdad, lo mas determinadas de manifestación de lo universal en
concreto suyo. sus· diferentes relaciones con la realidad. Las ideas de
El concepto "lo concreto de la verdad" es complejo,
y toda unilateralidad en su comprensión, lo que lamenta-
Heg~L~()lll:e,JQ._ul}j:y.ersa!Lg!!.~. __
º_(mJl~Yª-J«:U2ª-!:ti~Jª!:
c!~termi!lª"dol.a diferencia de lo universal abstracto tiene
iJº
blemente se da a veces en la literatura marxista, es to- un sentido racional sumamente importante. Al valorar
talmente inadmisible desde el ángulo de las exigencias estas ideas de Hegel, V. 1. Lenin señala: "Excelente fór-
de la teoría leninista de la verdad. Para comprender el mula: "j ¡No sólo es abstracto lo universal, sino que es lo
sentido de lo concreto de la verdad partimos siempre de universal que encarna en sí la riqueza de lo particular,
su citada unidad con la universalidad, por cuanto esta individual, aislado" (¡toda la riqueza de lo particular e
unidad operante en el propio proceso cognoscitivo es,. a individual!) l! Tres bien!" 7. Esta idea va ligada con otra,
fin de cuentas, el reflejo de la esencia y del carácter también valiosa, de Hegel: contempla la filosofía en ge-
contradictorio del propio mundo material, de las com- neral como la unidad del principio del desarrollo y de lo
plejas leyes de su desarrollo. Aquí es de fundamental concreto, lo que lleva la luz al propio concepto de lo
importancia la tesis de V. I. Lenin que caracteriza la ba- concreto. En su Introducción a la Historia de la Filoso-
se objetiva de la unidad de lo universal y lo concreto fía dice: "Combinando el concelltº.º&Jº.9-º,I:I,Q;r;~:!& ..coI:LJll
en el conocimiento. En los Cuadernos filosóficos seña- del ...dRI3a.r!,ºIIº,.ºI:MIl!;'lmQ§.,_RLmºJ~Ül:!i.g!!tº.c!ºJQ._.gQ~:r~-
to" 8. Esta idea acerca de la esencia de la filosofía la ex-
nómeno J
la que "La naturaleza es eoncretay __~s_ª!>~!'.actª~_...e..§_i(3:
~e~-=~sgri<:i-ª;='~~§=Iist.~JitiJ§LX~lªQJºg:' 6. De
aquí el correspondiente lugar que ocupan las categorías
p-liso' Hegel con respecto a su comprensión como "cien-
cia objetiva de la verdad", la ciencia de la necesidad de
de lo universal y lo concreto en la estructura de la ver- la verdad. Con ello, la verdad en su conjunto co~
dad como concepto general, donde ambas actúan inter- mo concepto general adquiere su necesario carácter
vinculadas y se determinan directamente por la objeti-' de concreción. Aquí es también interesante el hecho
vidad de la verdad. de que Hegel contrapone la comprensión de lo ver-
Nosotros vamos a realizar el examen del contenido dadero como movimiento de lo concreto a la repre-
de lo concreto de la verdad, partiendo de la siguiente sentación de la idea abstracta, la cual sería únicamen-
definición, que hemos presentado anteriormente en for- 7 Ibíd., pág. 90.
s Hegel. Obras, t. IX, pág. 30.
6 V. 1. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C., t. 29, pág. 190.
158 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 159

te un ente superior sobre el que no podría decirse nada tesis de las definiciones abstractas en un nuevo concep-
más. .L9__y-ªrga !1ªJ:.Q.l-§j).g.1Í.:Q •• liJL.iU.lrJ2Q.ll!º,Ü'in" •.ft§'J:tl0vimÍ.tn· to tnico concreto.
.1<h.l!.I9g~§'Q, uniQ-illt.plena c2..TIgL12,t'!.· En su Introducción a la crítica de la economía polí-
Lo concreto de la verdad, en su acepción primaria y tica, C. Marx demuestra la inconsistencia del método
más general, refleja la riqueza de las propiedades, los simplificado de investigación, que parte directamente
vínculos, las relaciones de los objetos y los fenómenos del todo Íntegro, sin su análisis ni desarticulación, co-
del mundo material, opera como la expresión directa, en mo, por ejemplo, de la población, por cuanto ella -seña-
el conocimiento, del desarrollo de todo lo concreto del la Marx-, como abstracción no es nada si se dan de la-
contenido del mundo. En lo concreto de la verdad halla do las clases que la forman. "Estas clases serán de
su expresión lo concreto y lo determinado de la existen- nuevo un sonido vacío si desconozco los fundamentos
cia en su unidad con lo universal de la esencia y de las sobre los que descansan, por ejemplo, el trabajo asala-
principales leyes del movimiento del mundo material, lo riado, el capital, etc. Estos últimos presuponen intercam-
cual determina la unidad de lo concreto y lo universal , bio, división del trabajo, precios, etc." 11. En el análisis
de la verdad como sus más importantes características científico hay que pasar de nuevo toda la serie de estas
gnoseológieas. definiciones abstractas y volver al todo concreto como
Segpndo. Lo conereto de la verdad se manifiesta, síntesis de numerosas definiciones. La creación de las
adeni·~s~en· forma de relación dialéctica "inversa" hacia teorías económicas y de los más importantes y concretos
lo universal: como expresión generalizada del conjun- conceptos económicos marchó en la historia de la ciencia
to de los aspectos y las relaciones multifaeéticas de la precisamente por este camino. Primero se crearon como
realidad, sus determinados procesos, los fenómenos y :reflejo de determinados aspectos de la realidad, definicio-
áreas concretas de su manifestación que, en el momen- nes y conceptos abstractos aislados tales como "trabajo",
to dado, se someten al conocimiento científico. "división del trabajo", "dinero", "valor"; después, se for-
V. 1. Lenin destaca de manera especial este aspecto maron conceptos generales y, sin embargo, concretos, tales
en la comprensión de la verdad. Señala: "!lL.12.0_11J u n- . como "Estado", "intercambio internacional", "mercado
..t .l) ...._.. ge.. tQªQ§ J9fL.as pe-º.t2f3..!t(j1._tep.2P!.()!!Q,_.Q.()..Ja...!:~ªlidad mundial" y otros muchos. LQyºnQ!'.~tº.QQª"rec'L~9E:l_Cl._la._
y .s_ll~
...r..~.JE:._~
..~..C!..7!..e_~.....i~_llLua.s1:..~~(J~_~0.E_10~
eleIP.-~.!?-J:?S l])J.id~ª--º-Jlla vari§!~JiLll!Üda.(L(],JL.95!}!<;,-eptosa~stractos
que forman la.yerdad" . Este es el aspecto fundamen- aislados, creada como síntesis l:!jst~!:!QQ:!§K!.9-ª-.Q~~~j;_<?§_~.
taCde ló~cónéfeio de la verdad. Lo más rico de todo El concepto de lo concreto de la verdad adquiere, por
·-dice Lenin más adelante- es lo más concreto: lo más ello, .un contenido Íntegro, rico y teóricamente elevado,
rico en relaciones y vínculos múltiples, en propiedades manif€istándose como conjunto de conceptos científicos
con sus correspondientes definiciones necesitadas de sin- o de "definiciones abstractas", según terminología de
tetización en los conceptos más generales y, al mismo Marx.
tiempo, más concretos. De aquí, la otra definición im- Tercero. La cuestión de lo concreto de la verdad se
portantÍsima de V. 1. Lenin: lº_.g~_lleral ~~l e s c a- re~~i~~-'adffinás, en la dialéctica de lo general y lo par-
ZónJ)ill:Q()L.g9.!!ge!1p..i.()p.!~L_.ª_~.Jg_c.?rl ..c.!:._~_1.~:_: ." 10. El Licular del conocimiento. _1º...g~.!!er¡:ll ~!I1anifL~§.!ª-~_lo
verdadero camino para la formación de los conceptos y p~_ticular como su parte principal,. como su esencia. Pe-
las categorías científicos es, por tanto, el proceso de sÍn-
11 C. Marx y F. Engels. Obras, t. 12, pág. 726.
12 El significado etimológico del término "concreto" se en-
9 V. I. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C., t. 29, pág. 178. cuentra en este caso muy cerca lode que,
cre~fQLJ,\gt<:\gªcJºP,(lo:gcre~ci¡)n), su comprensión actual
como se sabe, está (con-
lejos
10 Ibíd., pág. 252. de ocurrir siempre.
160 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 161

1'0, al mismo tiempo, lo general no agota ni encubre la ma, diversidad aparecerá en el camino que ha de reco-
multiformidad de lo particular como lo concreto que, en rrer la humanidad desde el imperialismo de hoy hasta
el conjunto de sus rasgos específicos, es más rico que lo la revolución socialista de mañana. Todas las naciones
general. El pensamiento verdadero, el conocimiento ver- llegarán al socialismo, eso es inevitable, pero no llega-
dadero exige necesariamente el análisis de la diversidad, rán de la misma manera; cada una de ellas aportará su
de lo específico, de todo lo concreto de lo particular, sin originalidad en una u otra forma de la democracia, en
lo cual el conocimiento puede transformarse fácilmente una u otra variante de la dictadura del proletariado, en
en un sistema de imperativos abstractos y dogmáticos uno u otro ritmo de las transformaciones socialistas de
sin contenido real y vivo. los diversos aspectos de la vida social" 14. En 1919, en
Cuando todavía se encontraba en la aurora de su ac- los días de la revolución socialista en Hungría, V. 1. Le-
tividad revolucionaria, V. I. Lenin se compenetró pro- nin, en un radio grama a Béla Kun, prevenía a los co-
fundamente con la idea de lo concreto en el análisis munistas húngaros que "la imitación pura de nuestra
científico, lo concreto de la verdad. Recordemos una te- , táctica rusa con todos sus detalles, en las condiciones
sis suya que más tarde se convirtió en clásica para la particulares de la revolución húngara sería un error.
historia del pensamiento marxista. En el artículo Nues- Debo prevenir contra dicho error ... " 15 En este mis-
tro programa (1899) escribió: "Nosotros no considera- mo espíritu de enfoque concreto que expresa la verda-
mos, en absolu,to, la teoría de Marx como algo acabado dera comprensión de la dialéctica real de la vida,
e intangible ... Creemos que para los socialistas rusos es V. 1. Lenin se dirigió a los comunistas del Oriente, a los
particularmente necesario impulsar independientemente dirigentes soviéticos de Azerbaidzhán, Georgia, Armenia,
la teoría de Marx, porque esta teoría de solamente los Daguestán y la República de los Gortsi: no copiar la
principios rectores generales, que se aplican en particular táctica de los comunistas rusos, sino meditada por sí
a Inglaterra, de un modo distinto que a Francia; a Fran- mismos, estudiar todas las peculiaridades de la lucha en
cia, de un modo distinto que a Alemania; a Alemania, sus propias condiciones y aplicar no la letra, sino el es-
de un modo distinto que a Rusia" 13. Esta tesis se con- píritu, el sentido, las lecciones de "la experiencia de 1917-
virtió, de hecho, en pro gramática para la actividad de los 1921.
pilrLidos marxisLas-leninistas en todos los países. Estas ideas leninistas constituyeron la base para las
A pesar de las acusaciones, totalmente infundadas y resoluciones del III Congreso de la Internacional Comu-
lendenciosas vertidas por los revisionistas contra los nista acerca de la táctica de los partidos comunistas en
marxistas-leninistas, de ser "dogmáticos", de hacer "en- las diferentes condiciones de la lucha en los distintos
foques abstractos" y emplear "criterios de carril", países; han guiado y guían actualmente la labor de los
V. 1. Lenin llevó a la práctica de manera firme y conse- comunistas de todos los países, cuando han crecido con-
cuente ideas profundamente dialécticas de combinación siderablemente la complejidad y la responsabilidad de
de los principios generales de la lucha revolucionaria -los partidos comunistas en las presentes condiciones de
con la exigencia del análisis multilateral y concreto la lucha revolucionaria en las diferentes latitudes y, de
de las condiciones reales de cada país y en cada mo- hecho, en todos los continentes del globo terrestre. En
mento histórico concreto. El enfoque concreto de la rea- el documento fundamental de la Conferencia Interna-
lidad es característico del leninismo. En 1916, en su obra cional de los Partidos Comunistas y Obreros (Moscú,
Sobre la caricatura del marxismo y el "economismo im-
perialista" Lenin señalaba de manera especial: "La mis-
14 V. 1. Lenin. - Sobre la caricatura del marxismo y el "eco-
nomismo imperialista", O. C., t. 30, pág. 123.
13 V. 1. Lenin. Nzwstro programa, O. C., t. 4, pág. 184. J5 V. 1. Lenin. Telegrama a Béla Kun, O. C., t. 38, pág. 217.
11-01631
162 G. KURSAN'OV ItlÉAS y TÉSIS plUN'CIP ALEJS... 163

1969) se subrayó de forma especial: "Cada partido, est.e sentido un caráctér concreto, lo que condiciona su
guiándose por los principios del marxismo-leninismo y significación, precisamente en el sentido dado, como
tomando en consideración las condiciones nacionales "verdades concretas". A nuestro juicio, estas últimas no
concretas, elabora su propia política con plena indepen- pueden reducirse a "verdades de un hecho concreto",
dencia; determina la orientación, las formas y los méto- constituyendo unos juicios únicos de tipo común (con-
dos de su lucha y elige, según las circunstancias, su vía, templados en la lógica tradicional elemental). Las verda-
pacífica o no pacífica, de paso al socialismo, así como des concretas en el amplio sentido gnoseológico, se de-
las formas y los métodos de la construcción socialista en terminan en su contenido y, por ello, en su significado
su país" 16. Todo esto son ideas claras y precisas y orien- para el conocimiento de la precisión cualitativa de los
taciones prácticas que proclaman simultáneamente la in- correspondientes conjuntos de objetos de la realidad, las
consistencia de todos y cada uno de los intentos de acu- estructuras y niveles de la existencia real, lo que no
sar al marxismo, particularmente al Partido Comunista admite ninguna extrapolación abstracta e indeterminada
de la Unión Soviética, de empeño dogmático de imponer , a cualquier obJeto y nivel con su contenido amorfo y
"desde arriba" los esquemas generales y los "modelos" abstracto-impreciso. Precisamente en este plano, a nues-
a otros partidos y a otros países. tro juicio, debe valorarse el significado de la fórmula
¡La solución científica, verdadera de la cuestión de de V. 1. Lenin: nolJªu_perdª,ª,_ª'l§Jmc¿m).)a, verdad siell}-
los factores generales y particulares se determina sobre PTiLJ:./LI:.O ncr-eJª"
la base de la unidad dialéctica de lo universal y lo con- Cuando examinamos el sentido y la importancia, por
creto de la verdad como características gnoseológicas su- ejemplo, de las categorías económicas en diferentes épo-
yas de excepcional importancia. Esta unidad se revela cas históricas, debemos revelar en análisis científico su
aquí, como acabamos de señalar, mediante la conexión contenido concreto, que cambia inevitablemente con el
de lo general y lo particular, lo que constituye uno de desarrollo de las relaciones sociales. El concepto "va-
los aspectos más esenciales de la lógica dialéctica y tie- lor" es una categoría de la economía mercantil, es la
ne significación gnoseológica generaL" concreción del trabajo humano indistinto; pero el con-
_r;.Eª[tQ~. Lo concreto de la verdad significa también tenido y el sentido de dicho concepto cambia acorde con
la expresión, en el proceso del conocimiento, de las pro- los cambios cualitativos de las relaciones sociales; el en-
piedades y relaciones de conjuntos diversos, concretos y foque abstracto-metafísico, fuera del análisis concreto
determinados, de objetos y fenómenos del mundo circun~ del nuevo contenido, resulta básicamente inconsisten-
dante. Esto quiere decir conocer, mediante' un determi- te.Aunque sigue siendo una categoría de la economía
nado conjunto de conceptos, juicios y leyes los objetos mercantil, el concepto "valor" en el socialismo expresa
bien definidos y sus clases, sus correspondientes vín- en su nuevo contenido concreto no el antagonismo en el
culos y relaciones, el conocimiento de lo específico de desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones de
los objetos y las relaciones COlll() cºIlocimi~IltgJ!!=llºAª- producción, sino la ley de su correspondencia; no expre-
g:9,~a<iiJ§.r:~1!~tª.,<:J.S3
...lgº.frgl".5~1lª1!tª!i:ymYLf:).YLt~_,l!gfiIliªº, sa la apropiación privada capitalista, ni la distribución
Con ello se determina la tesis inversa, no menos' im- según el capital, sino una distribución completamente
portante: los conceptos y las leyes, mediante las cuales distinta, la distribución socialista de los valores mate-
se conoce lo concreto en su precisión cualitativa, deben riales. El valor en el socialismo no es una categoría de
corresponder necesariamente a esta definición, tener en economía anárquica, sino un instrumento del plan esta-
tal; la acción de la ley del valor aquí se subordina al
16 Conferencia Internacional de los Partidos Comunistas y plan estatal, a los intereseii1 de la sociedad en la lucha
Obreros, Moscú, 1969; ed. en Praga, 1969, pág. 41. por el socialismo y el comunismo. En la economía socia.-
164 G.IWRSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .• ó f65

lista no existen aquellas contradicciones -entre el tra- tica, también consideró posible conservar el carácter uni-
bajo concreto y el abstracto, entre el costo del producto versal de la esfera de objetos, intentando eliminar artifi-
y la norma de beneficio, etc.- que caracterizan la eco- cialmente las contradicciones y paradojas lógicas que sur-
nomía capitalista. El propio trabajo en el socialismo tie- gían en tal caso.
ne un carácter básicamente distinto al que porta en las . Pero la historia de la ciencia mostró la inconsisten-
condiciones del capitalismo. cia de esas extrapolaciones abstracto-metafísicas. Desde
Todo esto nos habla de la necesidad de enfocar de los trabajos de E. SchrOder, B. Russell y una serie de
manera estrictamente concreta el análisis del contenido otros lógicos y matemáticos quedó establecido que la
de las categorías económicas que reflejan relaciones so- aceptación de la esfera universal de objetos conduce a ex-
cioeconómicas cualitativamente distintas. cluyentes paradojas y antinomias, irresolubles con un tal
Esa exigencia de verdad concreta para el análisis supuesto, arbitrario y abstracto .. I&_JQKmalización_!QgÜ~_a
tiene, como ya se ha dicho, un significado gnoseológico , tienes{)nti~()I'~c:igll?J_.~l!ª!!do_ªº~_º-ª,_-ºQ.llJ,Q§" m,~,giQ~_deJ
generaL Este significado aparece con toda claridad y .._<;,Qntenido~J9.L conll.l-
ª:nál:i§is lQg~-º-,-.JLll...4eterminl:~.~to
precisión en lo concerniente a los intentos de construir gui~ll!~§_obie.i<?§._ql.!e._~e.J~ne.i~I!.
~!!_~L.pSJ_ll~amj,g.llto~jl
um~[l~
un algoritmo lógico absoluto que tuvieron lugar en el JlQ!•.~La gran variedad de los cómputos lógicos y lógico-
pasado y se dan en el presente. Parten de los tiempos del matemáticos, con los cuales se realiza la formalización ló-
"arte de Lulio", de la época medieval; después, pensado- gica, es la expresión de las diversas propiedades y carac-
res tales como Leibniz y Laplace trataron de elaborar el terísticas de las esferas del conocimiento que esperan su
algoritmo lógico-matemático absoluto con el cual pudie- formalización. Señalar esto es tanto más esencial por
ra resolverse cualquier problema matemático o científi- cuanto el análisis lógico moderno está muy vinculado a
co general; en nuestros días, los gnoseólogos semánticos la solución de las tareas concretas prácticas planteadas
Morris, Korzybski, Carnap han propuesto diversas solu- por la técnica, la actividad ingenieril, la práctica compu-
ciones a la construcción de "tablas de la ciencia" uni- taeional. Es natural que el método abstracto-metafísico y
versales y sistemas de "metalógica", "metaidioma", "me- su absolutización de la esfera material de las investiga-
tagramática", queriendo imbuirles un carácter universal ciones sufre aquí pleno fracaso. El principio de lo con-
y absoluto. En cuanto al desarrollo de las ideas de la creto de la verdad, por el contrario, resulta profunda-
formalización lógica, surgió un problema con gran signi- mente justo y adquiere un gran valor heurÍstico, enca-
ficado básico para la teoría del conocimiento y la teo- minando la investigación lógica por la vía del análisis
ría de la verdad:_l'lLm:oblema de la universalidad del área concreto de áreas determinadas del conocimiento !7.
_material Q..!L laJ.Qg!s~,~ Quinto ...Con relación al problema de lo concreto de
En las ideas filosóficas y gnoseológicas de Occidente, la verdad consideramos necesario incluir un rasgo que
debido al gran papel de la formalización lógica en el hasta el momento no se ha citado deliberadamente en las
conocimiento, tuvieron lugar reiterados empeños en ab- definiciones de la verdad presentadas en la literatura
solutizar sus métodos y procedimientos, lo que condujo marxista. La verdad es un proceso y, sin embargo, en
"lógicamente" a introducir la llamada esfera absoluta- cada momento dado del conocimiento aparece siempre
mente universal de los objetos, destinada a la computa- como su resultado histórico-concreto determinado, cuan-
ción lógica. Esto tuvo lugar ya en uno de los fundadores do se -"trata re~imentede 11 verdad. La--ñegación o el
de la lógica matemática, G. Boole, que llamó "universum
17 Recomendamos al lector el interesante trabajo del cien-
de razonamientos" al ámbito universal de los objetos co- tífico soviético B. Biriukov que lleva el característico título de
mo objeto de la construcción de las teorías lógicas. Hundimiento de la concepción metafísica de la universalidaq,
G. Frege, otra conocida figura de la lógica matemá- ile la ester(1, rr¡.ateria.l en laló~ica, Moscú, t9f}3,
166 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 167

olvido de este momento conduce a contemplar la verdad Todas estas razones se refieren también a los resul-
como un proceso abstracto sin contenido, desprovisto de tados del conocimiento de los fenómenos sociales. Aquí,
carácter definido y sentido real. Una tal interpretación una peculiaridad importante consiste en que el conoci-
priva al concepto de la verdad de su verdadero sentido, miento auténticamente científico de la sociedad comienza
por cuanto donde no hay ningún resultado determinado con el surgimiento del marxismo, que descubre la natu-
y fidedigno en el conocimiento no puede haber tampoco raleza verdadera, real, de los fenómenos sociales. Al mis-
verdad. mo tiempo sería un error negar la existencia de una
Todo el complejo y contradictorio proceso del cono- serie de ideas y postulados con significado objetivamen-
cimiento incluye orgánicamente un sistema completo de te correcto y científico en su base, formulados por emi-
tesis verdaderas concretas, de resultados históricos deter- nentes pensadores que precedieron al marxismo. J. Ple-
minados, sin lo cual no tiene sentido hablar siquiera de jánov, primer marxista ruso, dio en su obra magistral
un conocimiento verdadero. Estos resultados históricos En torno al desarrollo de la concepción monista de la
concretos se expresan en toda la variedad de formas cog- historia un brillante análisis de las teorías socio-históri-
noscitivas: en las categorías y conceptos científicos, en cas de los historiadores franceses de la época de la Res-
las concepciones y teorías científicas y en las ideas y tauración, los materialistas franceses del siglo XVIII y
principios. El valor de los resultados históricos concre- los socialistas utopistas del siglo XIX. Mostró que en
tos del conocimiento se determina por su veracidad obje- sus teorías hubo no pocas tesis materialistas correctas
tiva, la existencia de contenido independiente del hom- relacionadas con la comprensión de la historia: acerca del
bre y, por lo tanto, en condiciones de conservarse en el papel del medio socral en la vida del hombre, en la for-
posterior desarrollo del conocimiento. Por ello, el resul- mación de su conciencia y las normas morales; la in-
tado concreto logrado en el conocimiento expresa él ca- fluencia de los factores económicos en las relaciones so-
rácter real, objetivo, veraz del conocimiento en general ciales; el significado del "estado civil" de las personas
que constituye el máximo exponente del poder y la efi- (l' état de personne) para toda su vida en la sociedad,
ciencia del intelecto humano. etc. Cada una de esas tesis puede considerarse justa-
En principio, esto se refiere a todas las etapas his- mente determinado resultado en el conocimiento cientí-
tóricas y resultados concretos del proceso cognoscitivo, fico de las relaciones sociales, con un significado deter-
independientemente de su grado de complejidad, pro- minado verdadero-concreto.
fundidad y los aspectos que abarca en el fenómeno estu- No examinamos aquí la cuestión de la profundidad
diadoJ Esto lo aplicamos con pleno derecho tanto a la y el grado de conocimiento de los fenómenos sociales
"regla de oro" de Arquímedes como a la ecuación de la compren\lidos mediante únas u otras tesis; esto es cues-
función de ondas de Schrodinger en la mecánica cuán- tión de intervinculación entre lo relativo y lo absoluto del
tica; tanto a los teoremas elementales de la geometría de . conocimiento. Subrayamos el significado de esos postula-
Euclides como a las 'geometrías de los espacios n-dimen- dos como formas del conocimiento verdadero-concreto que
sionales y 00 -dimensionales; a las ideas de la estructura constituyen en su conjunto un contenido real del proceso
atomística de la materia de Demócrito y Epicuro como a cognoscitivo.
las concepciones de la compleja estructura. de los nuclo- Tanto más justo -a fortiori- es esto con relación a
nes; tanto al sistema heliocéntrico de Copérnico como a todas las tesis más importantes del marxismo-leninismo,
las modernas concepciones de la estructura de la Meta- cada una de las cuales demuestra directamente la fuerza
galaxia; tanto a las leyes básicas de la lógica aristoté1ica y la profundidad de la comprensión verdaderamente cien-
como a los sistemas de las lógicas poliV¡:ilentes del siglo tífica de la naturaleza de la sociedad humana. La esencia
XX, etc, - ,- y las leyes de la formación sociQeconómica capitalista,
168 G. KURSANOV Capítulo VII

descubiertas por C. Marx en El Capital, se expresan for- UNIDAD Y MULTILATERALIDAD


mando un estricto sistema de concepciones y leyes cientí- DE LA VERDAD
ficas que constituyen resultados histórico-concretos del La verdad es una; la mentira, una le-
conocimiento científico de indeleble importancia histórica.
gión.
El contenido y carácter del imperialismo como etapa su-
perior y última del capitalismo ha encontrado su expre- (Antiguo proverbio)
sión, en las obras escritas por V. 1. Lenin, en forma de
conceptos y leyes científicas que constituyen la teoría
leninista del imperialismo, de profundo sentido y signifi-
cado hasta nuestros días, que cristaliza todas las exigen-
cias del conocimiento verdadero. Lo concreto de la verdad
aparece aquí en forma de teoría integral y consecuente
como importantísimo resultado histórico del conocimien-
to científico.
Toda la cosmovisión científica del marxismo-leninis-
mo se presenta como doctrina entera y armónica, como
sistema dinámic0 de conceptos, leyes científicas, concep-
ciones y teorías, en su unidad orgánica interna, en toda
la riqueza y variedad de todas sus partes integrantes.
Todos los componentes de esta doctrina son conquistas
verdaderamente científicas del pensamiento humano, re-
sultados objetivamente verdaderos e históricamente con-
cretos del conocimiento científico que revelan con pleni- La verdad como concepto general es la unidad de la
tud y profundidad crecientes el cuadro científico del multiformidad, es un proceso único, amplio, universal
mundo o la Verdad, con mayúscula, en su desarrollo. de creación del cuadro científico del mundo, que se ma-
nifiesta en toda la variedad de sus diversas formas, fa-
cetas y aspectos, etapas y escalones históricos, resulta-
dos y momentos históricos concretos del conocimiento.
Cada una de estas formas, cada uno de los elementos es
una imagen concreta de la Verdad única, única en su
esencia y principios, y multifacética en sus manifesta-
ciones y sus formas, en constante desarrollo.
. Esta unidad de la verdad como concepto general y
universal, como proceso único por su esencia y natura-
leza, se determina por los tres siguientes principios bá-
sicos, cada uno de los cuales tiene significado universal.
1. ..!IL.PIjnc 1Il.tQ__rI?-.Jª_ ºf2Í!LtipirjJ!J;LJ1.r;.._~ª.. 1J§[rjªrj y (l§
todas las formas verdad~.m§._que determina la unidad de
la verdad como proooso de reflejo activo, en todas sus
formas y manifestaciones, de toda la variedad del mun-
go real/ su u¡lidad COlllosistema científico de ¡os cor+~s,-
170 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .. , 171

pondientes conceptos y categorías. El sistema de la ver- ,Primero, e!l:.-!'l!~o histórico. Se ha observado hace
dad no puede considerarse científico si el principio de ya mucho que la verdad es una, pero que las formas his-
objetividad se infringe en alguno de sus eslabones, aun- tóricas de su revelación son infinitas y siempre in evita-
que sea en grado mínimo. bl~mente imperfectas. Sin embargo, esta imperfección
2. _Elprir¿cipio del4ir¿amisnW.que determina la uni- no es una negatividad pura:_~n tQdilS lªs_jgrmJ!.ILhisJQ-
dad de la verdad precisamente como proceso, tanto en ..J:lg. Ja...yel'ª.ª-cL.E:ª-Y
.ricas _ de-:-:t:'evela.c!QJl ...!LJ1.de.!er:g¡iJ:la.:do
su conjunto, en la comprensión de su naturaleza dialéc- cºnt{)n.Ülº .. 1)gs1tiyo.L]9I.ºVª:!:ttº~Sl;).~tJ:ªtª .Xl;)almElAt('l_Q.e.J.Qf.-
tica en general, como en relación a todos sus compo- maLhistóriº.!!§_~rdadª,as-,. Si la verdad como proceso
nentes. La verdad como sistema de diferentes conceptos constituye una unidad profunda y copiosa, si es única
es un sistema abierto y en desarrollo; se desarrolla y como proceso integral de su desarrollo, entonces, por
cambia el contenido de todas sus formas, facetas, as- consiguiente, cada etapa histórica de este proceso verda-
pectos y vínculos entre ellos; aquí su unidad aparece . dero único, como proceso de formación y desarrollo inin-
dinámica, unidad del movimiento de su estructura en , terrumpido del cuadro científico del mundo, es la forma
toda la integridad y multiformidad de todos sus elemen- histórica concreta de revelación de la verdad única, rea-
tos y sus relaciones. lizada en la amplia variedad de dichas formas que co-
3. }i¡LJlz:ing};pJQ_Q_e.fQrJtrg,(l,is(jér'1de la verdad que ex- rresponden a las etapas dadas. En una manifestación de
presa directamente la contradicción de todo el proceso la verdad única, más generalizada, aunque en principio
cognoscitivo, igualmente inherente a todo el sistema de ceñida al mismo plano de la pluriformidad histórica con-
la verdad, tanto en su conjunto como a cada uno de sus creta, cada cuadro científico del mundo, creado en la
elementos. Este principio debe considerarse determinan- correspondiente etapa del proceso del conocimiento y que
te de lLl!]li(Lqª-jIJtfi[]1ª.d~Jª Yl;)Idilº, su esencia en toda exprese el nivel logrado de cultura espiritual de la épo-
la contradicción del complejo y multifacético proceso de ca dada, es una forma histórica determinada de revela-
creación y desarrollo del cuadro científico del mundo, la ción de la verdad, su faceta esencial en su movimiento
esencia de todos los conceptos determinantes de la ver- histórico. Además, básicamente, cada elemento de cada
dad que, en su vinculación, forman su estructura. El cuadro científico del mundo -por ejemplo, las leyes de
análisis de la contradicción de todas las formas y ma- la mecánica de Galileo-Newton en calidad de compo-
nifestaciones de la verdad incluye lógicamente como pun- nente del cuadro científico del mundo ofrecido por la
to culminante, en el sentido determinado y relativo, física clásica-, puede contemplarse como elemento de
el examen de la contradicción (en su unidad) de la uni- la propia verdad, como eslabón determinado en su mul-
dad y multiformidad de la verdad. tiformidad, de su rico y variado contenido.
1 Ciertamente que el proceso de conocimiento cientí- Si partimos de la definición que V. 1. Lenin formula
fico actúa Como la forma determinante de manifestación de la dialéctica como teoría de inmenso contenido, podre-
de la dialéctica de la unidad y la pluriformidad de la mos decir que la verdad como proceso en su pleno y co-
verdad, lo cual no excluye la presencia de formas deter- pioso contenido es el conocimiento vivo y multifacético,
minadas de veracidad también en otros modos y medios con incesante aumento de sus facetas, con un infinito de-
de comprender la realidad, por ejemplo, en el arte y la pósito de matices y aspectos y una variedad prácticamen-
moral, lo que se tratará brevemente al final del capítulo. te interminable de lados y componentes. Pero todo esto
La unidad y la pluralidad facética de la verdad en la es siempre la manifestación de la unicidad de la verdad
esfera científica, es decir, en su esfera propia y adecua- como verdad de la razón y de la ciencia, lo que fuera
da, se revelan, a nuestro juicio¡ eI} las siguient\'ls dir\'lc- proclamado con tanta fuerza por el magno y apasionado
ciopes pripcipales, .' lnchador por la ver<iad¡ el inmortal Giord¡lJJ,OBruno.
172 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ..• 113

En el proceso histórico de conocimiento de la verdad, .ce.p!º_ª_'y_teoría§ ..~-º.!!!Iiletªs el.1._.!'e.l.-ªºjón


__ci'.I:!-_.unosl!-º.i!,_Qf.l
sus formas llegan en determinadas etapas a la necesaria Y_P!'()_ºi3~<?~.de~ªJeaIÜlªº':
o.1liet.Q§ .__
cristalización lógica en conceptos y categorías que ca- (Desde el punto de vista gnoseológico la diferencia
racterizan, no el conocimiento en general, sino el verda- aquí es muy esencial. .Si en el primer caso, en todas las
dero conocimiento, la propia verdad, unos u otros de sus formas tiene lugar la veracidad de su contenido, una u
aspectos como concepto general. Esto se manifiesta en las otra variedad en la revelación de la verdad, una u otra
concepciones de la verdad, que históricamente se desa- imagen de la verdad universal; en el segundo caso, se
rrollan, en las que se forman las correspondientes defi- trata de la unicidad de la solu..flón verdadera y la elimi~
niciones (por ejemplo, la verdad como correspondencia nación de todas las demás como no verdaderas, es decir,
entre las ideas y las cosas, la universalidad de la ver- falsas en su esencia, aunque en ellas (si nos referimos
dad, la no contradicción lógica de los juicios verdade- a teorías e hipótesis amplias y ramificadas) se contengan
ros, etc.), que expresan en su conjunto, en su sur- , algunos momentos verdaderos. De aquí el famoso afo-
gimiento histórico y adición incesante de nuevas , rismo francés: J.rLlLqsZad eLH!1.rJ;lª,-_.1J1enHr.ª,J._]YJl!,-_.~!}giº!1-.,
definiciones, la pluriformidad de la verdad como pro- A veces, esto se transmite de la siguiente manera: hay
ceso. mil formas de équivocarse, pero la verdad es una y
_s.~QQ,. ..e.sta.. m-JJlti!º.n"l1idqd.~. ~ ~yiª()l.1ciª().ll._~L .Qlª..- simple.)
JJs1.Jrlgico, es dedr,-Y..Q);no .. Pl:i.n.QiW.Q,_l:JJLQ.!.!IT.tQ_
..§Sll!tiiQ,.J.n..; En el proceso cognoscitivo real esta ley aparecebas-
.de.p.e.n
..dil'lntl'lID.!Ultl'l_
..g.QLJi.()illPQ;._..en ..9J:r'ª1l P.alaQ!'.a.§l.,._()l.1.
...la tante compleja y nada simple. Si de lo que se trata es,
sección sincrónica. Podemos realizar mentalmente seme- por ejemplo, de la definición de los conceptos científi-
·j'ante COIte en"cada momento dado del movimiento de la cosfurtdamentales, esta ley se manifestará en una for-
verdad como categoría universal, y entonces se abrirá ma más o menos determinada. Tenemos ante nosotros,
ante nosotros el cuadro de las variadas formas y defini- por ejemplo, diferentes definiciones del concepto "Esta-
ciones lógicas que caracterizan los respectivos aspectos do". Están los de "aparato de administración", "organi-
y facetas de la verdad. Se entiende que todas estas defi- zación del orden", "vivencia psíquica" o sencillamente
niciones son resultado del desarrollo histórico del cono- "poder supremo". Aunque incluso en estas definiciones
cimiento; sin embargo, por haber sido creadas en este podamos detectar algunos elementos verdaderos, ningu-
proceso, operan lógicamente en calidad de sistema rela- no de ellos resulta científico ni objetivamente verdade-
tivamente autónomo de categorías, que no sólo caracte- ro, por cuanto en todos los casos se soslaya lo esencial:
rizan directamente, sino que representan también la ver- la: esencia clasista del Estado como aparato de poder po-
dad en el plano sincrónico y que expresan en su conjun- lítico, lo que determina la veracidad objetiva de la com-
to su multiformidad. prensión del Estado definida en la teoría del marxismo-
Aquí dl'lbemos delimitar claramente los dos siguientes leninismo. En principio, esto tiene sentido universal para
aspectos necesarios en la comprensión de la unidad y 'todos los conceptos, cuyas definiciones pueden ser muy
la pluriformidad de la verdad: 1) lª... unid-ª.d__QUlLverdad diversas, pero sólo una puede ser científica y verdadera,
en su conj 1l1.1t9 ..QomQ.cºrtºeptºgfJ.n()I'ªI§gJ!.ª-I!ªj)ll.J!g],~Q.l1 mientras las otras, si no son deliberadamente falsas, pue-
--º!'.lLá:rriºa_~ºl.1..Iª __;m1JltÍJ~J_e
..yª!'.igJlacl.ge. _.fQ:I'mª§ ..<iQ§l!.Jl1~a- den contener algún elemento de veracidad.
nifestaci(i:r.l;_IlºLlªJlto,_t.ampi~nJI~ ..LqfLiO!'l!l.ªLª~ cono- Algo más complejo es el desarrollo de las diferentes
· cim-ientQ..__ YfJ.!'QªªeI:º.a!!.l.1g!1.~Lll.º!' _§l.lII!!!:lS}Q,.lÍ!l1JJªªQJ.....!!Jli- teorías de unos u otros procesos cuya esencia aún no
_lateral Y-J:~1-ª.ti.Y9-,-_()lc~ 2)se.tmtl:L!il2..J.ª-JlQ.f~!bili-º-ad de está identificada en el momento dado. En este caso, co-
·yarilidM-....@.Jª§..<!ife"r:e.Jlt~§.~ºlll,ºiº!l:e.§.clel!.JlQ_!L~tro..2!Q- mo regla general, tiene lugar el entrelazamiento de con-
Nep:mIJ-ª~Q~lpniclªd _qeJ-ª- ..cle.a9i.ÓP.de di~e.reIlte~_E9fl- . cepciones y teorías con aproximación de verdad yfal.,
114 G. KURSANoV IDEAS Y TES1S PlUNClP At:ElS ... 175

sas, muchas de las cuales aparecen en calidad de construc- ral~zadas del campo que había propuesto están lejos de
ciones hipotéticas, que, no obstante, contienen compo- su .perfección. " Por ello, entre la posibilidad de con-
nentes verdaderos. Estos pueden hallarse incluso en las frontar los resultados de la teoría y los experimentos hay
teorías plenamente falsas, en forma de elementos parcia- una barrera todavía infranqueable" 3.
les, por supuesto. En esta teoría, una serie de tesis verdaderas relacio-
De esta manera, la física realiza actualmente búsque- nadas con la teoría relativista de la gravitación se en-
das de las vías para la construcción de la teoría de las trelazan con los empeños apriorísticos de subordinar todo
partículas elementales que, en caso de éxito, adquiera el contenido concreto, especialmente las propiedades
el valor de teoría única de la materia. Como se sabe, cuánticas de las partículas elementales de la materia, a
Einstein entregó muchos años de su vida -de hecho, los esquemas geométricos de la teoría no cuántica. Esta
los últimos dos o tres decenios-, a esta obra, aspirando última circunstancia impide aceptar toda la concepción
a crear la teoría única del campo. Junto con él, paralela- en calidad de teoría verdadera.
"
mente, marcharon numerosos científicos, físicos y mate- Otra línea de búsquedas de la teoría única avanza
máticos. Su idea consistía en relacionar con las propie- por la vía general de la física moderna: el desarrollo de
dades del espacio y el tiempo, no sólo el campo de gravi- las investigaciones de la estructuta de la materia, de las
tación, sino también el electromagnético y el mesónico. leyes cuánticas y relativistas del movimiento de las
Era necesario abarcar estos campos con un esquema geo- micropartículas de la materia. La teoría cuántica descu-
métrico único, para lo cual se proponía el empleo de bre la especificidad del micromundo con alto grado de
diversas construcciones geométricas: geometría con mé- penetración en la e,sencia de los fenómenos; estableció
trica asimétrica; con espacio, no sólo corvado, sino tam- la síntesis de las propiedades corpusculares y ondulato-
bién "retorcido"; geometrías pentadimensionales, y otras. rias de los microobjetos, demostró la inconsistencia
Sin embargo, según los propios autores de estas teorías, de las ideas mecanicistas sobre la velocidad, la coorde-
sus "audaces esperanzas no se realizaron", "la belleza nada, la trayectoria; reveló un carácter cualitativamente
de las concepciones geométricas" resultó "inasociable nuevo en las relaciones causales de los microprocesos,
con las representaciones _físicas fundamentales", carente estableció la necesidad de la interpretación estadística de
de "sentido real" l. Cuando Einstein logró la ecuación la función ondulatoria ,!" que describe la conducta del
del campo como generalización de las ecuaciones gravita- electrón y otras partículas elementales. Se han desple-
cionales del espacio vacío, resurgió la esperanza de ha- gado ampliamente las investigaciones del mundo de las
llar una solución positiva al problema. Pero pronto se partículas elementales de la materia, cuyo número au-
conoció, como señalara con razón el académico V. Fok, menta sin cesar, conociéndose hoy ya más de 200 con
que esta generalización no tenía sentido físico, por cuan- las propiedades más diversas, paradójicas y "fantásti-
to se había basado en la fe de Einstein en la "posibili- cas". Se ha establecido la ley de la transformabilidad
dad de hallar por vías especulativas el principio uni- . mutua universal de las partículas que denuncia la exis-
versal que representara la clave a todas las leyes de la tencia de una base profunda e interna que las interrela-
física" 2. De hecho, eso tuvo que admitido el propio Ein- ciona y que determina en última instancia la unidad ma-
stein señalando especialmente que "las ecuaciones gene- terial del micromundo, del macromundo y el "Gran cos-
mos". Pero la física moderna no ha creado aún una
1 Véase P. Bergman. Introducción a la teoría de la relati- teoría de las partículas elementales única, admitida y
vidad, Moscú, 1947, págs. 325, 336, 355 Y 361. '.
2 V. Fok. Observaciones y la autobiografía creadora de Alberto
Einstein. En el libro: Einstein y la física moderna, Moscú, 1956, 3 A. Einstein. Compilación de trabajos científicos, II,
págs. 84-85. pág. 790.
1/1\ G. lWRSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 177

I'lIl1dlU110ntada,que pueda asegurar la construcción de portantes, tanto desde el punto de vista teórico como
UJl cuadro físico del mundo, nuevo y único. Todos los político práctico. Analizaremos esta cuestión de manera
intentos y esquemas concretos de tales construcciones, especial pero, por supuesto, no en abstracto sino en el
aún contando con una serie de tesis racionales y verda- plano concreto conceptual.
deras, todavía no han llegado a triunfar (por lo visto, Como se sabe, ya a comienzos de siglo el revisionis-
la más interesante sigue siendo la de W. Heisenberg, mo internacional promovió la cuestión de los "variantes
quien, entre otras cosas, ha construido una ecuación, de- múltiples" del marxismo, intentando privarle de su esen-
nominada por él mismo, aunque no de forma categórica, cia revolucionaria. Los teóricos de la Segunda Interna-
"verdadera ecuaciÓn de la materia") 4. cional hace ya mucho que declararon el leninismo "fenó-
Al mismo tiempo, como admiten todos los físicos no- meno específicamente ruso" inaplicable para el "marxis-
tables de hoy, y no sólo ellos, el problema de la construc- mo occidental", para los países europeos desarrollados.
ción de la nueva teoría es muy actual. Con este fin son . Poco después de la segunda guerra mundial, uno de los
posibles los enfoques, concepciones y teorías más diver- 'más destacados teóricos del social-reformisIJ;lo, K. Ren-
sos, pero, si cuentan con una serie de componentes ra- ner, en su libro El nuevo mundo y el socialismo procla-
cionales y verdaderos, gnoseológicamente será cientí- mó un "marxismo especial" para cada país y cada épo-
fica, objetivamente verdadera, una teoría determinada ca; de ahí que hay tantos "socialismos" como Estados
que, por supuesto, puede constituir cierta síntesis, pero y países. Esta idea encarnó en todos los partidarios -sr

no tanto de las concepciones anteriores en su conjunto, preconizadores del "polimarxismo" o "pluralismo" en la


como esencialmente de las ideas y tesis racionales desa- comprensión y la interpretación del marxismo en la pre-
rrolladas en aquellas. El físico teórico norteamericano senté época.
Dyson supone que dicha nueva teoría se creará sólo en el ¿Cuál es, teóricamente, la esencia de esta concepción
siglo XXI. La mayoría de los científicos soviéticos, que y su falta de consistencia e inaceptabilidad desde el pun-
también tienen conciencia de las dificultades que compor- to de vista científico, desde las posiciones de la teoría
ta la solución de problema tan grande, son más optimjstas leninista de la verdad? Podemos caracterizarla de la si-
basándose en el potente progreso científico de nuestros guiente manera.
tiempos y su constante aceleración. Este avance de la "Pluralismo del marxismo" significa: una interpreta-
física moderna conduce tenazmente, como señalara con ción básicamente distinta de las tesis y principios más
perspicacia V. 1. Lenin ya a comienzos de siglo, hacia importantes del marxismo en dependencia de las con~
la unidad de la materia, en otras palabras, a la construc- diciones peculiares de cada país o grupo de países; el
ción de una teoría única del mundo físico que, por su cambio de principios, la desvirtuación fundamental de la
esencia, debe satisfacer también lógicamente todos los esencia de las ideas del marxismo-leninismo en su apli-
criterios gnoseológicos de las teorías objetivamente ver- cación a las diferentes condiciones nacionales e histó-
daderas. rico-sociales; la "libertad" para que todos pueden tomar
En el plano de la dialéctica de la unidad y la pluri- del marxismo ciertas tesis aisladas, aplicar en sus con-
formidad de la verdad, la cuestión de pluralismo de las diciones propias lo "bueno" del marxismo y rechazar lo
concepciones y doctrinas sociopolíticas, en particular y "malo", la negación de lo científico y objetivamente ver-
especialmente la cuestión del pluralismo del marxismo dadero y, de aquí, del valor general de las ideas y prin-
promovida por el revisionismo, son excepcÍonalmente im- cipios del marxismo, la interpretación del marxismo sólo
como "ideología" y, de aquí, la posibilidad de sus más
variadas adaptaciones a los intereses de diferentes gru-
pos sociales; la negación del criterio objetivo de la "vera-
12-01631
178 G. KURSANOV íb1!JAS y TESIS PRINCIPAttilS ... 179

cidad" de una u otra variedad del marxismo y la pro- todo16gico, _significa la contraposición metafísica, unila-
clamación de la "equivalencia" de todas sus especies y teral' y empírico-simplificada de lo específico nacional a
variedades. lo único universal, punto que ya hemos examinado con re-
A fin de cuentas, la esencia de todas las manifesta- lación a la dialéctica de lo universal y lo concreto de la
ciones modernas de la concepción del "pluralismo del verdad, y con lo cual esto tiene realmente una relación
marxismo" se reducen a estas características, ya juntas, lógica.
ya por separado. Esto se refiere íntegramente tanto a En el plano de la unidad y la pluriformidad de la
las viejas como a las nuevas afirmaciones de que el le- verdad subrayaremos especialmente que la unidad de las
ninismo es un marxismo nacional ruso (los ideólogos de ideas y principios del marxismo-leninismo, no sólo no
la II Internacional, el revisionista italiano Giolitti, el excluye, sino que presupone necesariamente la diversidad
filósofo neotomista Bocheúski, el revisionista checoslo- del desarrollo concreto, el enriquecimiento y la aplica-
vaco Cisár y el francés Garaudy, muy próximo a estas ción adecuada de estas ideas y principios en las diferen-
posiciones). Son igualmente infundadas las definiciones tes condiciones de la lucha revolucionaria de los distin-
de marxismo "oriental" y "occidental" o de cualquier tos países y continentes. Pero la diferencia cardinal en-
"marxismo" nacional, que las de "nuestro leninismo" tre este planteamiento del problema y las concepciones
hechas desde las mismas posiciones nacionalistas, como pluralistas consiste en que aquí se trata precisamente de
ocurre con quienes se encastillan en sus peculiaridades los principios generales, determinantes y únicos del mar-
nacionales, a las que deben aplicarse de forma concreta xismo que expresan su esencia revolucionaria, que son
los principios generales del marxismo-leninismo. precisamente negados _y diluidos en lo particular y es-
La característica intervención hecha por el filósofo pecífico. Esto último, privado de una esencia general y
de Zagreb P. Vranicki en el XIV Congreso Internacio- única como base de las concepciones del pluralismo, se
nal de Filosofía (Viena, 1968) mantuvo en esencia estos convierte en un principio indefendible y falso. Por ello,
postulados al proclamar la necesidad de diversas varian- en el marxismo-leninismo tenemos una conexión directa-
tes de filosofía del marxismo: "Hay que rechazar r~di- entre la unidad y la pluriformidad de la verdad y, en las
calmente el punto de vista -dijo- de que existe una concepciones del pluralismo, la contraposición metafísica
sola filosofía marxista o una estructura de esta filosofía, de una a otra. Como conclusión general debemos decir
y admitir la existencia de diferentes variantes" 5. Es que la verdad es una, que el marxismo-leninismo es una
evidente que aquí se presenta la misma idea del plura- doctrina única, verdadera, revolucionaria e internaciona-
lismo "aplicada" especialmente a la filosofía marxista. lista y que sus especies y variedades "nacionales" son
La flojedad teórica de todas las concepciones del plu- concepciones falsas que, hablando en abstracto, pueden
ralismo marxista en general o de la filosofía del marxis- ser una legión entera, pero la vérité est unie, et le men-
mo en particular se revela, ante todo, en que la esencia songe est légion!
única de la doctrina marxista se desintegra en numero- . En el XIV Congreso Internacional de Filosofía, un
sas variantes según los rasgos nacionales o regionales, y, delegado del Estado africano de Biafra preguntó: Noso-
además, este significado único, general y su,stancial del tros estamos dispuestos a adoptar el marxismo y apli-
marxismo como doctrina revolucionaria, no sólo pasa a carlo, pero, ¿cuál tomar, existiendo tantos? A. esto puede
segundo plano, sino que se soslaya de hecho en las con- responderse con pleno derecho: el marxismo es uno, pero
cepciones del pluralismo. Desde el punto de vista me- concepciones falsas, aunque se llamen "marxismos na-
cionales", hay todas las que se quiera. Por consiguiente
5 Akten des XIV. Internationalen Kongresses !ür Philosophie. deben "tomarse" las ideas y los principios de la única
Wien, 2-9 September, 1968, Bd. n, S. 140. doctrina marxista-leninista, desarrollándolos y aplicándo-
12*
180 G. KURSANOV
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 181
los creadoramente de acuerdo con las condiciones históri·
co-concretas de los diferentes países y regiones. Pero en elevado grado de abstracción como el concepto de los
cualquier circunstancia, se tratará de los principios pro. números cardinales en la teoría de los conjuntos de Can-
fundamente científicos y consecuentemente revoluciona- tor. En cuanto al papel del criterio lógico de la verdad
rios del marxismo-'leninismo, cuya veracidad objetiva, pre- en las matemáticas, este papel no se diferencia del de-
cisamente como principios universales y únicos, está fun- sempeñado en general en el área de las categorías cien-
damentada y demostrada por la práctica social. tíficas de elevada abstracción y en otras esferas del co-
Tercero, a vece¡L,~fLeo:r!.E,;jd!Jxª.g1!ºL_.!J1Llª§_. diierent~s nocimiento: en la física teórica, la cibernética V la teo-
Qjsci.pliJ;ill~L~jj;)!l.tWg_ª$-l--.la,_YJ~.Ldª.d,.-ªe __.Jºª-nHiº§t-ª _,~!!-._ ..1.qT- ría de la información, en la propia lógica, en el análisis
l7J.(l§_~§.Rf¿c;tª-¡~LY,Pª!ljJ[!!:lJ1!es,por lo cual deben intro- teórico de los procesos económicos, etc. En el siguiente
ducirse los conceptos "verdades matemáticas", "verdades capítulo examinaremos especialmente el lugar y el papel
físicas", "verdadés históricas", "verdades filosóficas", etc. .del criterio lógico en el conocimiento en general, incluso
En la gnoseología idealista contemporánea se particula- con relación a los conceptos y las categorías matemá-
rizan de forma especial las verdades matemáticas como ticas.
si constHuyeran una esfera del conocimiento en la que Son más sugestivas aún las llamadas "verdades hlli.:
rigen leyes distintas de las de otras áreas. Aquí, la idea .1óricas". Aquí, los gnos(;1ólogos, los sociólogos y hasta
principal se r.educe a que, por el máximo grado de su representantes de la filosofía religiosa (por ejemplo, del
abstracción, las "verdades matemáticas", es decir, de protestantismo moderno) intentan demostrar que estas
hecho los conceptos y categorias matemáticas, se subordi- verdades son totalmente subjetivas y las determina el
nan totalmente a las leyes inmanentes del desarrollo, en punto de vista del propio historiador o sociólogo que,
cuyo proceso se crean por el "puro intelecto humano" y además, se apoyan en testimonios puramente subjetivos
tienen su criterio propio, estrictamente lógico, a diferen- de los analistas, otros historiadores, testigos, etc. Por
cia, en particular, de las verdades del conocimiento em- ello, a diferencia, por ejemplo, de las verdades objetivas
pírico para las cuales tiene. vigor el criterio de la expe- de la física o la biología, las verdades históricas -según
riencia práctica. ellos-, .no contienen ninguna o casi ninguna objeti-
En efecto, debemos reconocer que las matemáticas vidad"
operan con categorías altamente abstractas que se ca- A primera vista, esto es realmente así, pues la tesis
racterizan, al menos, por dos peculiaridades principales: de que "los hombres hacen la historia" tiene un amplio
1) .,(l,Q!LJ.x-ª--ºJ!__
(;1!l~Ü~Lº--ª[,~cen,_JhJ. ~-ºl!.~~iQ.J:Ljlire-º.@_ con __~J sentido e introduce una diferencia esencial en el proceso
ID1!ng,Q.1is.i<! __
Q,rgªLy 2) _elº!'Jt,El.r.i.º- ..<!i~~~:~.2.~pmediato-!e histórico comparado con los de la naturaleza. Pero Jª
.s1l ....y(;1J.:ª.c;jQª<:l.1ª!!1bl~!!_e~.
__ººALr:!l~l!gri~i-ª_.il1!Qº_~~l~_~~- Jli§tQ!:kª._~L~!!tWºª-. ~.Q..l!§i~t~
tªx!'J.LillLlª ..!!!Yil§.t!.K.a.ciº-n ...p..n~:
.1ªbl(;1ceJ.:,_ª_Q..a,,!!~~LJ1'Llº º--!!ill.-ª-~q,lli.E:l.~__.L~..p.ºItanºiª __ .<:lfºi- ci~m;!1.!'J;p1!'J.g:r:l},"g_'Y~1ªL.~._a
cqi9.lLQ~~l!§.JgYt;l.LQ);Ü~ti~ª§..~tel
.stYJ~..!JLº--!'!1t:ll'i9.JQgiºQ ..ít:lJ:l.1!Il.ª...ll, .o~!:.ª.Jg.rl1!a,L.. Pero, aun desarK.QllQ._.§º.ºiª1...Y
....~§J.ab!ece!'-lª_~.j!l:~err~laºione~.x~ªle.s
teniendo estas peculiaridades tan esenciales, que deben __º!ܧiyºs_.Y ~llj;Ji~!i
Ji.e...JQ_$...j-ªQlºI~§ vOLº'-~L~!:Qº~.sº_h.i§t§~
ser examinadas en investigación especial, las caracte- ,rico.. Y esta tarea, en su conjunto, se resuelve con éxito
rísticas principales y generales de la verdad conservan por la ciencia histórica si ésta se basa en la compren-
su valor también al aplicarse a los conceptos y otras for- sión materialista de los fenómenos sociales y se guía
mas del conocimiento matemático. La más importante por las ideas y los principios de la metodología dialéc-
tica.
de ellas -la objetividad- determina totalmente la vera-
cidad real de las categorías matemáticas, lo que ya se ha Al mismo tiempo, debemos señalar de manera espe-
visto, particularmente, en el ejemplo de conceptos de tan cial la presencia de determinadas peculiaridades del co-
nocimiento en sus diferentes esferas, entre ellas y, quizá
1.82 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ..• 183

en primer lugar, en el área de las matemáticas y de la ~l valor gnoseológico general de los sistemas lógicos
historia. Pero estas peculiaridades no son más que for- polivalentes se determina no sólo en el plano lógico-
mas de manifestación de sus leyes generales, diversas abstracto. Muchos de ellos obtuvieron empleo directo en
facetas de la verdad que, con ello, caracterizan lo con- diferentes esferas del conocimiento, en la solución de
creto y lo multifacético de su realización real en las una serie de problemas de investigación científica. En
correspondientes esferas del proceso cognoscitivo. particular, debe señalarse la aplicación de la lógica tri-
I_QlJ-ªr.t.Q!_-.E1J;Lt9.P,ic:t
GOIIQElptQ ...d.12 ZºgiC!LPoliv.al.e!}t~~e~~. valente construida por H. Reichenbach para superar al-
"p.!esELQl¿~QK.!!1_ª-.PJl~1!Um:la jclEla clellJ:li<iad ..Y ..IllllJti:f-º-r.- gunas dificultades filosóficas y lógicas de la mecánica
mi<i.ad..d..elaYElrga(l,. La necesidad de crear diferentes ti- cuántica. Esto condujo a la construcción de una lógica
pos de lógica polivalente se debió a las serias dificulta- de la mecánica cuántica especial, donde hay valores
des con que tropezaba la lógica bivalente común en el adicionales de lo verdadero que desempeñan destacado
establecimiento de la veracidad de los enunciados acerca papel, como son la indefinición y la probabilidad. Ac-
de los estados transitorios, los acontecimientos, donde tualmente ya se realizan intentos de utilizar las lógicas
falta exactitud para detallar el lugar y tiempo, y en algu- polivalentes en cibernética: teoría de la programación,
nos otros casos, cuando los significados alternativos de la elaboración de las variantes de las máquinas lógico-
veracidad (lo verdadero, lo no verdadero) resultan insufi- informativas, etc. Todo esto evidencia que las lógicas
cientes. Como se sabe, los primeros sistemas de la 'lógica polivalentes constituyen realmente un nuevo medio ge-
polivalente fueron construidos hace más de medio siglo neralizador para la investigación de los diferentes aspec-
(J. Lukasiewicz, 1920, y E. Post, 1921). Nosotros parti- tos y propiedades del .pensamiento humano.
mos de la siguiente definición de la lógica polivalente, l Las lógicas polivalentes ofrecen otro aspecto de la
tomada de la Enciclopedia Filosófica soviética: '~E.~_._~ conexión dialéctica de la unidad y la multilateralidad de
ár{)ad.e.J.ª.lóg!Qª.!J:lQ<i~r.Ilª qlle...ab.3..r'Qa_JoLCªlQ uIOi3...1ógic,0..8 la verdad: la verdad general y única del conocimiento
(de erlllJ:lciagoi3 Y predicados) donde a los enuncia<1..oi3sll. se manifiesta en todo el espectro de valores de la vera-
lesatribllyeJ!1J.y'g_nj1!l!toº-l,lªlqlJi.efi~. flJ:!!to.fII!.ª,scl.egos).Q. cidad, estableciblés por medios estrictamente lógicos. Esto
l[lfini,tocle. va,lores ..de. la. ye.J:ªc,,idad"6. Generalmente, los último determina el carácter científico de este conectivo,
sistemas polivalentes de la lógica son generalizaciones de lo que es adecuado al propio concepto general de verdad
las construcciones bivalentes (el número de valores en comq proceso de formación del modelo (cuadro) científi-
estas últimas n=2).\ co de la realidad.)
1 Las lógicaspolivalentes amplian el contenido y el
significado de la veracidad, operan con valores adiciona-
* * *
les de la veracidad y, ante todo, _con lºsººIlc.{)Ptºi3.jAg~fi-
}lÍci6p" jUe.§Qlypili<lag,...apsllLdi <l.a.c!. (e.scl . eºir:~.e.nlJ.Aºilldos
q,lJJ)Jl o.tie..n.!l!U;;..ellt,i
..QJL<!.Qffi!') ..e.Lmm.to. de..yii3ta cle..IQYflJ9-.<l.: El hombre va asimilando activamente el mundo y,
dero 0.110. ye,r<lar.lero). En los sistemas infinito-valentes, con ello, va conociéndolo, de manera amplia y multila-
en calidad de valores de lo verdadero de los enunciadós tera!. Y esto se produce, no sólo mediante la ciencia, sino
pueden tomarse los números reales en el intervalo de t1.tmbién por otros medios, formas y procedimientos.
° a 1 (como valores extremos: 1, verdadero!; 0, no verda- Es, ante todo,Ja.astmilac.LQn.artLs.Limd.flLml!llJJQ, rea-
dero) . lizada con los medios específicos de los diferentes géneros
de arte: desde la pintura primitiva rupestre hasta sus di-
ferentes clases y tipos modernos como, por ejemplo, la
6 Enciclopedia Filosófica, Moscú, t. 3, pág. 472. novela histórica y las películas realistas seriadas. A tra~
18!1 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 185

vés de variadas formas artísticas se representa la reali- dice,justamente el científico sovético M. Strogóvich, no se
dad, la vida y las relaciones entre los hombres y, por puede juzgar y castigar a un hombre por ser probable-
tantoLa .tr:ªyjEl.Aid-'!..J?~L4ª-..d..A§.L.M.l~.~.!LJlllO_1.L...Qlrg ....gI~.Q.,. mente culpable, por haber realizado, por lo visto, un de-
.§'Llogra.Ja verda4 en el conocimie:I!t.º-ª!'_tísticQ_Q.~ los lito, porque "nadie podía ser más que él", etc. Al mismo
.<:l.iJ!Jr.§JJ!1.~MI:>.fl.Qtº~.<:l.¡;ll.IDJ!JldQ.~ir@n!Lantº, tiempo, lo peculiar de la manifestación de las leyes gene-
También hay ciertas posibilidades de conocer el mun- rales de la verdad en este terreno consiste en su encar-
do mediante los mitos, incluidos los de carácter religio- nación en las acciones personales de diferentes indivi-
so, pese a lo paradójico de su confrontación con la ver- duos, en la interacción de circunstancias prácticas (esto
dad. Ciertamente, el mito presenta sin duda una idea es lo que explica, por lo visto, la frecuente aplicación
fantástica del mundo circundante, pero precisamente del del término "yerdad material" en juris,prudencia) 7. Esto
mundo, de la naturaleza y de las gentes, y,tr:a§J?'§Jor- condiciona el significado especial del importantísimo mo-
Illªª ...?_jm~.g?J! ElEl ..Ja.Ilt.ª§t«~Q-:X¡;lligºl@;;,.~m ºIK?ll._§i ElillP.ftl mento de la verdad: su subjetividad como expresión de
. cltlttlI'l:rÜllªªªEl.I'?]!'ElS¡)IltaQ!OllElEl
.real?El.del ...homP.!'tl_ªºerca. la actividad en la búsqueda de la verdad por el sujeto
_dJll.m1!l1QQ._cjrcY..ILclmlt?, Ellas son las que constituyen el cognoscente y actuante. Pero siempre y en todos los ca-
núcleo de' algunas ideas verdaderas diluidas y absorbi- sos se trata de lograr la verdad objetiva, correspondien-
das por las formas mitológicas, pero existentes en éstas. te a la situación real de la existencia y la actividad de
La esfera de )al71:.org,l se considera principalmente es- los hombres.
fera de .7Zªlores, y, sobre esta base, se contrapone a las Todo esto tiene indudable interés en cuanto a la
categorías de la ciencia y de la verdad. Por supuesto que pluralidad de formas .y manifestaciones de lo verdadero
las categorías de verdad y mentira se distinguen de las en las diferentes esferas' de la actividad humana. Al mis-
categorías de la conciencia moral: el "bien" y el "mal", mo tiempo y partiendo de la comprensión y la defini-
10 "correcto" y lo "incorrecto", etc. 'pero el..~.Ili()g!1El}·ª- ción de la verdad como categoría estrictamente gnoseo-
.ciQnal de. valore~.jl1~1ll.Yf1.. jª ...
..Qº-1l1P..r.l2w.iº.Il_.riellJii~Q.ª
__Qe lógica, nosotros consideramos el conocimiento científico
la esfera· determinante y adecuada de lo verdadero; to-
taii. propias catewíª-~_ y:il.Qg ti vas.L ..§.lL.~:X:.ª-Illl.llL I!o... EJ.ILSa-
li dad ..!iL.r.&P.J;'?~tl!!.tªQiº.I!eElsJJP
j ?t!.Yªª,. iJ:ldEl..P.El.IlIU.eg
t~_.ªe do lo demás tiene significado secundario.
.l!:>lL fenóm e!lO.§. ..x_.Qroceªos....§.9cilll~%.'..tan ..2!'.Q.Ilio._r:l..El.Ja
axi QIQg!-ª-J2mg@§ª-, ªL~ºnt!'ariO,?!!.
.1>.il!º. __ ..f3.ªtr.?ºl1!l viflgIl-
1acióJ!. .Y-º1l-.ElHQEl..
Desde tales posiciones pueden valorar:
se como juicios verdaderos o falsos acerca de determina-
dos actos éticos del hombre, como dignos de aprobación
o repulsa. De esta forma, la veracidad obtiene cierta ex-
presión también en la esfera de los valores morales, aun-
que, desde luego, con sus expresiones peculiares.
El problema de la verdad tiene excepcional impor-
tanciaen el sistema de la actividad jurídica del hom-
bre. El proceso de instrucción del sumario y vista de la
causa no es gnoseológicamente otra cosa que ..una investi-
gación científica, búsqueda de la verdad, de una verdad
7,Véase las obras, muy importantes en este sentido, de
fidedigna y objetiva, fuera de dudas, que, en este sentido, M. Strogóvich, La verClad material y las prnebas judiciales en el
tís una verdad absoluta. En la esfera jurídica ,actúa de lle- proceso penal soviético, Moscú, 1955, y, del mismo autor, Curso
no la lógica clásica bivalente: verdad o falsedad. Como del proceso penal, t. 1, Moscú, 1968, cap. X.
Capítulo VIII IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 187

PROBLEMA DEL CRITERIO


Precisamente con respecto al problema del criterio
DE LA VERDAD de la verdad V. 1. Lenin concede gran valor al pensa-
miento de Hegel de incluir la vida en la lógica, pensa-
1m Anfang war die Tatl
miento que considera genial. Se trata, señalaba Lenin,
G o e th e p'e la vida del hombre coIJ1()f3:x:i§tellciª.'.'gf31§:ujet.ü con.-
J~[ftQ ...•..•~n.l111ªElttlIacióIloJ;¡tE)tiva" 1-:-:2, lo cual es una con-
dición indispensable para examinar la actitud del sujeto
respecto al objeto en la lógica. Esta actitud se contempla
en el plano de la veracidad de las formas lógicas subje-
tivas con relación a su actitud hacia el objeto a través del
prisma de la vida, es decir, de la actividad del hombre.
Según opinión gen.eral ..--observa Hegel-,. enJa lógica no
.hay sitio para la cuestión de la vida, pero si el objeto
.de la l.ógica.es la verdad, y la verdad pertenece plella:-
mente a la esfera del .conocimiento, eIltonces, al. tratarse
el.conQcÍIpjentQ,sm;gÍrá .ineyitll,plement(j. la. cUestión .de
la vidll" de la práctica.
Cuando destaca los elementos decisivos en el desa-
rrollo de la idea como verdad, como proceso, Hegel ex-
presa tanto en la Enciclopedia de las ciencias filosóficas
como en la Ciencia de la lógica la siguiente tesis clásica

.~o amo
~.~(t:~om. proce§o, pasa.
o.s ....la ..d..e.f ..ien
..in.i.c ón.. su....gf3sarrollo
d.e ..lo...pe.d.ia.)
l.a...E.;.n.c.~.·.cpor. tres..:... '.'La
escalones.
I.·d.ea,
La teoría leninista de la verdad parte, como ya se LapriIIleraJoJ;IJ1~l de la idea la constitlIyela vida, es,de-
ha dicho, del papel decisivo de la práctica en todo el cir, la ideªen fQXJJ:!ªde. inmecliaei§n .clirecta. E)u seglIn-
proceso del conocimiento. La práctica determina el sur- dl1 formaE)§.el jnterllledio o diferel1.cia (Differenz), .estQ
gimiento y todo el ulterior desarrollo del conocimiento esJajaeacQIDQ ¡::on.Q.ci71J-iento gue aparece en doble ima-
y, éste, a su vez, ejerce fuerte influencia sobre la prác- gen, en la iIJll1genc1:l:ligea teórica .Y.en la igea prácJica.
tica, la cambia en el proceso de su propio avance como El proceso del conocimiento tiene por resultado el resta:-
actividad transformadora dinámica de los hombres y, lllecimi,l:lllQ d(J.l11._ulligªd. enricLll.ecidª-.coIl.Jl1diferencia,
con el nuevo estímulo recibido de la nueva práctica, y esto proporciona la. tercerª fQrma: Jl1fOJ;'llW de Ja.. irJ?a.
continúa su desarrollo ininterrumpido, acelerado y ex- absoluta, último e¡;:calón del prQceso lógico que resulta,
ponencial, como demuestra la moderna revolución cien- 111 mismo tiempo, verdaderamente el primero y auténti-
tífico-técnica. El contenido y el sentido del conocimien- CO e§calón,logrado a través de sX mismo" 3.
to se revelan en su vinculación constante y mutua con Al comentar esta tesis básica de Hegel, V. 1. Lenin
la práctica, y, ya por esto, su significado y veracidad subraya precisamente la idea del criterio de la verdad
pueden determinarse, ante todo, en base a dicha prácti-
ca. Fuera de ésta, cualquier enfoque de la veracidad del 1-2 V. 1. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C., t. 29, pág. 184.
conocimiento adquiere inevitablemente un. carácter es- Hegel. Obras, t. 1, pág. 325. Más adelante dice: "La
3
idea absoluta es, ante .tºdo, lª.llnidad de la ..idea práctica
colástico, parece, si se quiere, una partida de ajedrez y JLte.Qri0as, POr tanto, la.unidad Jªm!:>i~n de la idea de la
sin las damas. vida y la idea del conocimiento:' (§ 236, pág. 340).
1KI) G. KURSANOV lD1MS y TESiS PluNCiPALl!JS ... 189

representado en "la idea práctica", es decir, la práctica por, cuanto tie'n~I.no sólo. el mérito de la universalidad,
del hombre (y la técnica) como eslabón indispensable sino también de la realidad imnediata" 6. Esta última cua-
en el proceso del conocimiento y su avance hacia la ver- lidad, importantísimo atributo, determina la diferencia
dad objetiva y absoluta. En otras palabras, el concepto de principios entre la práctica y el conocimiento teóri-
(en el sistema hegeliano de categorías) domina la ver- co, expresa su independencia con respecto al conoci-
dad objetiva del conocimiento cuando se convierte en miento, y, con ello, resuelve positivamente el problema
"existencia para sí", en el sentido de práctica. "Está a de la realidad del criterio adecuado del conocimiento,
punto de admitir que, con su práctica el hombre demues- el criterio de su veracidad. Esta independencia es, al
tra la justedad objetiva de sus ideas, conceptos, conoci- mismo tiempo, la objetividad del criterio de la práctica,
mientos y ciencia" 4. lo que constituye una condición absoluta de la posibi-
Esta tesis general y básicamente determinante de la lidad misma de promoción y funcionamiento de dicho
teoría del conócimiento del materialismo dialéctico ha criterio como criterio de la veracidad del conocimiento.
adquirido en cierta medida un carácter axiomático. Por Esto, al mismo tiempo, confirma la inconsistencia de
ello, vamos a subrayar aquí algunos aspectos más esen- las afirmaciones de que la teoría del conocimiento no
ciales de especial importancia teórica en la comprensión puede tener, en general, criterio de la verdad. Históri-
del criterio de la verdad. camente, estas afirmaciones provienen, por lo menos, de
V. 1. Lonin destaca el papel decisivo propiamente de Protagoras y Anaxagoras quienes declararon, respecti-
la actividad práctica del hombre, subrayando que tiene vamente, que todos los enunciados son verdaderos, y to-
lugar sobre la base del mundo objetivo y, al mismo dos, falsos; más tarde, Kant, al proclamar puramente
tiempo, durªnt!i~Jl_m:º!;'~~_Q,_t:lLJ:wIll,pr~~.\:ª..m b.j ala re.a- nominal el principio de la correspondencia en la con-
lidad exterior", la gespoja de su§ Ta§gQ§gg apariencia, cepción clásica, aristotélica, de hecho excluyó de la teo-
exterioridad, ..transformá.ndola en "objgtivamente verda.- ría del conocimiento el criterio objetivo, de contenido;
dera". De aqufque "el resultado ge la acciÓn es laverifi7 LeSSlng-:grºillQyiÓla ..ideage los tr.esa:Ilillgs, ..tros .religio-
cación dd conocimiento subjetivo y criterio de lªo.bteti~ nes -la· cristiana, .la mllsulma.:Ila ..ylª.il!dXa=.,cllyaye:
vidad inherente a Za verdad" 5. Esta última definición no racídad no puede ser detenninada de 111antlrallllivª!~Q.-
doho valorarse, por supuesto, precisamente en el plano de te y hay que tomar sin criterio alguno de veracidad de
la "glloseologización" de lo real, sino en el estricto sentido CUalquiera o cada una de ellas. El neokantiano Nelson
de la comprensión gnoseológica de la obj:etividad, es de- habla de la imposibilidad de una teoría del conocimien-
cir, como representación objetivamente verdadera de la to en general, por cuanto exige criterio, y ,el criterio no
realidad libre de las apariencias, de toda exterioridad. e_S_-Jl.o~iPle.cºIll,O-ºlJjilti VQL ..Pll()SS:U..Qoncepto ...ªelJe .prece,..
Una continuadón lógica de estos razonamientos fue der ..al...al1á.lisist.:R.tlrO..e:ntOIlcl:lSql1eda ..Juera.dt:lJ ..criterio,
la tesis leninista fundamental acerca de la superioridad por tanto, nos hallam.º~L ante un círculo lógico. Los ana-
cardinal del principio práctico sobre el teórico, lo que tie- líticos modernos, Austin, por ejemplo, al absolutizar la
ne una importancia decisiva para la definición científica esfera lingüística en la comprensión de la verdad llegan
del criterio de la veracidad del conocimiento humano. a definirla como "ideal ilusorio" y eliminan en gene-
V. 1. Lenin hace la siguiente importante formulación: "[¿a ral toda disquisición acerca de la realidad del criterio.
prªc;tiQa .. esté{. PQ[ . encima .....del ....cQnQc..imilintQ. .. ÚeóricQ), Popper mantiene una posición más ~evera y más mode-
rada: reconoce la posibilidad del criterio en el marco

4 V. 1. Lenin. Cuadernos filosóficos, O. C., t. 29, pág. 173.


5 Ibíd., págs. 199-200. ¡¡ Ibíd., pág. 195.
G. 1<URSANbV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .. , 191
190

de la definición semántica de la verdad, pero niega, jun- abs91u_taillent.e deillo§tratiY()il" 8. En numerosos trabajos
to con A. Tarski, la legitimidad del criterio general de de V. 1. Lenin -y no sólo en los dedicados a la filoso-
la verdad 7. fía y la sociología- aparecen otros muchos enunciados
Desde el punto de vista gnoseológico, el revisionismo .contemplando la práctica como criterio de la veracidad
moderno se asienta en esas mismas posiciones nihilis- de las distintas teorías, puntos de vista, ideas y doctri-
tas, respecto al criterio de la verdad, en sus concepcio- nas políticas, pero en general se los puede correlacionar
nes del "pluralismo del marxismo": de acuerdo con su con una u otra de las tesis ya mencionadas.
lógica, existen muchos "marxismos", por lo cual no tie- También es necesario señalar que V. 1. Lenin criti-
ne sentido hablar de la veracidad de ninguno de ellos, caba las diversas nociones idealistas y metafísicas de
con más razón que niega en redondo el carácter y signi- la práctica (por ejemplo, de los hegelianos, pragmáti-
ficado generales de los principios del marxismo. Con ello cos, positivistas y kantianos), fundándose íntegra-
el revisionismo declara abiertamente su impotencia teó- .. mente en su comprensión general como actividad social
rica: sin criterio de la verdad no puede ni hablarse si- 1 de los hombres, que aparece en toda la multiformidad
quiera de valor de ninguna doctrina. . 1
de ·sus aspectos y manifestaciones.
Partiendo de las importantísimas ideas leninistas po-
cipios
En era necesario y suficiente
el planteamiento operargenerales
de estas tesis con el de
término
priÍJ.- •• demos dar la siguiente definiCión de la práctica en la
"práctica" en su significado general e intuitivo-indeter-
"1

i
teoría del conocimiento del materialismo dialéctico:
minado. Todo ulterior examen exige partir de una deter- I Práctica. es ...lq qctiv.Jr1(J,dJ¿Jst.r5.r.ico·socjal
J],?Jos hom-
minada comprensión de su contenido, es decir, guiarse por I bre.e;: la actividqd en la esfera de la producción mate-
riq[,ije la ]u,cha de cl(lses. y las relaciones sociales, de
uno u otro concepto de la propia práctica. ~ f las observaciones científicas y el experimento científi-
§ 1. DEFINICION DE LA PRACTICA COMO CRITERIO;' co, condicionadas por el correspondiente nivel de la téc-
DE LA VERDAD nica material.
C(j.rn'(j . puede ver el lector esta definición es bastante
En la definición del concepto "práctica" como cri- extensa por su contenido y, al mismo tiempo, suficien-
Lerio de la verdad tienen especial importancia las si- temente estricta y determinada en el plano gnoseológi-
guientes tesis leninistas: 1) Gonsidera,r la, PI'ácttca en co: abarca los aspectos más importantes, determinantes
extenso plano~toGiªl; ComO prQces~ºde aGtiyi.da.d.. hist!Í- de la actividad social 'del hombre, pero precisamente
rica.!:!? los. holIlbres, de acciones y lucha de masasde como actividad práctico-material. Con este contenido, la
millOnes, cOlIloeurso. de acohtecimientoslIlundiales, <le práctica puede servir de criterio objetivo de la veracidad
¡¡.desªI';rQUQ.Q.?todQslos· países 'éapit¡;Üstas:', etc.;2) in- de las formas ideales como categorías del conocimiento
.clllixgn .•lªPI'ª,ctica ..liiferentesasP?c:to§. de ..lªac~!\Ttc!ªº que eonstituyen la esfera teórica 9.
material del hombre: la técnicá, la "práctica de las ob- Con una tal comprensión de la práetica devienen ina-
servaciones astronómicas" y los descubrimientos en cien- ceptables los intentos de ciertos autores de incluir en la
cias naturales; 3) ªnalizaJ:'Jo§ hechosqu.eactúaneom9 8 V. 1. Lenin. Estadística y sociología, O, C" t, 30, pág. 350.
cQlIlP()nentes de la práctica en su conexión, Eln.!3.u.CO}l- Véase también Materialismo y empiriocriticismo, t. 18, pág. 146
junto, como condición de su significado <lernostrativo, in- Y otras.
9 De las obras marxistas que tratan de la práctica señala-
teIP!:eian.d.oql!e. Jºs.heºl1os"nos§lo §on. "tOZllr!OS"sin() remos dos que tiene determinado interés en cuanto al análisis
del propio concepto de la práctica: B. Voronóvich. Análisis filo-
7 K. R. Popper. Objective Knowledge. An Evolutionary Ap- sófico de la estructura de la práctica, Moscú, 1972, y G. Koch.
proach, Oxford, 1972, pp. 46, 317-318. Gesetzmiissigheit und Praxis, Berlin, 1968.
G. K.URSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ...
I!12 193

práctica toda la actividad del' hombre en general, abar- Para algunos sociólogos y filósofos, la práctica se
('adas todas las formas de actividad espiritual y, por reduce, por ejemplo, a experimentar y observar la natu-
tanto, el propio conocimiento teórico. En este caso re- raleza, lo que, por supuesto, tiene su importancia. Pero
sulta que el conocimiento teórico opera como criterio de una tal limitación no permite a la práctica cumplir la
sí mismo, lo que de hecho elimina la posibilidad de cri- función de criterio general de la verdad: queda fuera de
terio o, en el mejor de los casos, constituye una varian- su control y alcance toda la esfera de las ideas y las
te del criterio lógico. Pero éste también es infundado doctrinas sociales, cuya veracidad no puede establecerse
aquí, por cuanto -como se mostrará a continuación- lo con ningún experimento.'
ideal, lo teórico se entrelaza con diferentes elementos En relación con la moderna revolución científico-téc-
de lo material, y resuIta imposible destacar estrictamen- nica y la divulgación de diferentes concepciones de "so-
te ninguna premisa y efecto, como exige necesariamen- ciedad industrial", entre los sociólogos y filósofos bur-
te el criterio lógico de la veracidad. gueses destaca el mito de la omnipotencia de la técnica
Por supuesto que la actividad del hombre en el pla- (y la ciencia), cuyo nivel de desarrollo. y eficiencia re-
no general abarca todas las formas de su existencia y ciben el significado de nuevo criterio que determina la su-
funcionamiento sociales, incluidas la literatura, el' arte, perioridad de uno u otro sistema social. Claro que esto
la religión, etc. En la teoría del conocimiento, sin em- no es un criterio estrictamente gnoseológico, pero sí con-
bargo, se trata del significado gnoseológico y el conte- tiene determinado aspecto gnoseológico si este criterio
de la técnica se relaciona con diferentes doctrinas socia-
mente en relación con las formas cognoscitivas, .e les. Sin embargo, incIuso en este caso, dicho criterio no
puede ser admitido como criterio adecuado de la veraci-
las
lo escuales
como debe ser criterio
actividad material (la
del práctica)
hombre eny las
realmen
esfera e dad:exprE)sa el enfoque unilateral, tecnológico alas cOm-
nido de la práctica, que tiene un sentido real preCi~- ~
concretas que hemos definido. Por ello, cuando se \ plejos procesos socio económicos y a los procesos científi-
le atribuyen también las formas espirituales queda \ co-técnicos, orgánica:!!lentevinculados y entrelazad()s. Tal
imposibilitada para cumplir la importantísima fun- \ enfoque, de hecho, prescinde del antagonismo de los siste-
ción gnoseológica de criberio de la verdad en el cono- \ mas socio económicos del capitalismo y el socialismo; ab-
cimiento.' solutiza algunos aspectos generales de su desarrollo en
Aunque Hegel expresó el pensamiento de que para el plano del progreso científico-técnico, cuyas leyes,
lograr la verdad absoluta era necesario unir la' idea teó- contenido y orientación social se determinan, ante
rica con la idea práctica, no pudo, si:p. embargo, resolver todo, por este antagonismo entre los dos sistemas. Por
adecuadamente el problema del criterio de la verdad. ello, los factores tecnológicos propiamente dichos no son
En última instancia, todas las formas de la actividad los decisivos en el desarrollo social, sino los derivados,
humana se diluyen en su principio ideal, en el espíritu a pesar de su enorme significado en la época de la moder-
que constituye la esencia de todo lo existente, cada uno na revolución científico-técnica, y, por consiguiente, en
de cuyos, aspectos') no es más la manifestación d:e ese el terreno ontológico y gnoseológico no pueden servir de
principio. Por ello ijE)gel, clelleehQ"recoIioce§Qlo 1IJ:l criterio de superioridad o de veracidad de determinadas
tipor;lE)JIahajO:E)Lqb§.tmr;tQ ..espiritual .. Pero éste, como organizaciones o doctrinas sociales.
se sabe, no puede ser criterio real: el "trabajo" espiri- A esto pudiéramos agregar que la inconsistencia o
tual no está facuItado para verificar la "actividad" es- no veracidad de diferentes tipos de concepciones de "so-
piritual, es decir, a sí mismo, y menos aún, estar por ciedad industrial" y, con conectado a esto, de "conver-
encima del conocimiento teórico, es decir, por encima de gencia de sistemas sociales" se debe desde el punto de
sí mismo. vista metodológico, a su unilateralidad, a la absolutiza-
13-01631
Go lW1tSANOV iDEAS Y TESIS p1tINcipALES. o o
195
194

ción del aspecto tecnológico de los procesos sociales, ele- verdad, válidotantoparala:¡ c;iencias.natllrales, como las
vado al rango de criterio determinante, que no puede sociales y .1a¡;¡J:Ilatemáticas. Es natural que' en' cada esfe~
ser por su parcialidad y su dependencia respecto a otros m del conocimiento, el papel principal de criterio directo
factores socio económicos más esenciales. lo desempeñen los correspondientes aspectos concretos
En ese mismo sentido razonan, metodológicamente, de la práctica.
los positivistas, aunque tienen sus diferencias en cuanto Esta comunidad del criterio práctico se manifiesta
al contenido concreto:absolutizan. elaspeºto sensorial::- también en otras esferas de la producción espiritual
directo de .la experieIlcia en que descansan 1as jd,ºa§.~ -en el arte, la moral y la religión-, en la medida en
JªyeüfigW;~!ºA,AqujJa'prádica§!l ),'e.cl.uce.ª d()s.Ill.()Ill.en- que en estas últimas pueda destacarse su aspecto pro-
tos: 1) a la experiencia sensorial del. sllj Ert.Qy, 2) a las piamente gnoseológico (por ejemplo, en la valoración
OPE)J~ªº!QIles.(leLs.ujeto en el proce.¡;¡omismo de la veri- de la veracidad de los juicios morales, los conceptos de
!!ºªC,.!Qll.Tanto lo uno como lo otro van incluidos, como bondad, justicia, etc.).
momentos parciales y plenamente determinados, en el Segundo, la práctic¡lHsi concebida realiza la función
concepto general de la práctica, pero si la práctica se decriteriQ. Elll'susignifkadº ·gl1oseoÍÓgico.•general y, al
reduce a esto, su contenido se restringe en extremo y que- llJ.iSl1lQ.
tiemPQ,l:jnsll ..S.e.P,ti.llQ
.cºllC,reto: La práctica fun-
da incapacitada para cumplir el papel ~ verdadero cri- damenta y afirma gnoseológicamente la universalidad y
terio, más aún con respecto a las teorías iales, donde la unidad, la objetividad y lo absoluto de la verdad, al
una tal interpretación de la práctica como criter' es com- mismo tiempo, su relatividad, multiformidad, concreción
pletamente "inoperante". y lo subjetivo en su conexión y dependencia de la ob-
Entre las representaciones anticientíficas de la piac~i- jetividad. En esto se manifiesta lo dialéctico de la
ca como crite/l:iio de la verdad figuran los juicios de di- práctica como criterio, lo que resulta indispensable pa-
ferentes teóricos. revestidos de frases marxistas, que iñ- ra que cumpla esta función respecto a la verdad en su
profundo contenido dialéctico.
c,!:t!Y13llt¡l}:qbiéllen la ..práctica las actividades correspon-
dientes a loscamposd,e la ..ciencia y el arte, la Jllc,ha
jd.eQlógiga, etg. Esto es una directa concesión al idealis- § 2. DIALECTICA DEL CRITERIO DE LA PRACTICA:
mo e impide que la práctica pueda cumplir su función SU DEFINICION E "INDEFINICION"
de criterio de la verdad. Algunos de tales teóricos afir-
man incluso que todas las teorías científicas, incluido el V. ,I. Lenin demostró de manera brillante la dialéc-
marxismo, implican "por ley natural" tanto la verdad tica de la práctica como criterio de la verdad en su li-
como la mentira, las cuales -según dicen- están siém- bro Materialismo y empiriocriticismo. Citaremos íntegra-
pre pasando de la una a la otra. De ahí que los manda- mente la tesis leninista más importante a este res-
mientos de las "sagradas escrituras" o de los evangelios pecto: " ... No hay que olvidaJ:' qlle.eLcriteJ:'iQ.lle..la p!:ác;-
y otras citas semejantes se conviertan en criterios de la ticanullca Plle.c!e,..e.ll. esencia, confirm1l.r. o ..refutar ..por
veracidad. corr¿12le.tQ .11!lª!:epres.e.!ltacióIlh m:l!aªa, .. )~§te.griteriº ....es
Por último, como colofón a la definición de la prác- tamb!fIl,.JO ..bas.tapte .'(i.lnpre.c,isQ"para. impedir ..qllE)..los,
tica, señalemos la plurijqrrn.id.ªrJde ...su. función .como cOIl.Q.Q!güe.nt.Q§ ..d.ºL.!LQJ!ll>;re.
se cOJ:!yie.rtaIl.eIlalgo"ll,p¡;¡O::-,
eriter~o(le.Ja_vEl.rdad. Aquí destacan por su significación lut9'~.i.....alJrlis.lil.QJi.eIll.po,eslo basta.nte precisoparasos-
dos aspectos. . tenerU!:W._JJJvAa !l1lplacªble.contra todas las variedades
Pril1lerQ, laprªctica cOlilOa.ctividad histó . r:ico-sQºiªl del_jg!1ªJlsmQ __Y_-ªKº,g~tlcts.!I!º" 10. Esta definición leni-
.~-.lºfLhQIll.bres en las importantes esferas indicadas en la 10 V. I. Lenin. Materialismo y empiriocriticismo, O. Co, t. 18,
definición, actúa precisame.nte ..cºIll.o e;ritr¿rJog(!neral.rl:tLla.: págs. 145-146.
13*
196 G.1WRSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 197

nista fundamenta la comprensión del carácter dialéctico c,o Internacional) 23 problemas matemáticos que debía re-
del criterio de la práctica en general, lo que está ligado solver el siglo que comenzaba. A mediados de éste ya po-
íntimamente con la naturaleza dialéctica de la propia díamos decir que el "programa Hilbert" había sido cum-
verdad como concepto general, como sistema de los co- plido por la ciencia: los problemas mencionados se ha-
rrespondientes conceptos y definiciones concretos. bían resuelto básicamente. Fueron fundamentados y de-
Veamos primeramente lo que a nuestro juicio consti- mostrados como problemas matemáticos donde el crite-
tuye el significado esencial de la práctica: su qarácte[ rio de la práctica se manifiesta como regularidad gene-
definido y "ag§()llJ,t()" qorru)crit?[ioª~ .la verdad. ral no directamente, sino de vía indirecta compleja. Esta
Dos aspectos fundamentales caracterizan· este signi- demostración matemática de la resolubilidad de los pro-
ficado de la práctica: 1) su cOIlfil'IlJ.f!.GiÓg de la veraeidall blemas del "programa Hilbert" lograda por la ciencia
objetiva delas teorías y c011ceptos v~daderalllente cien~ significa un serio golpe contra el agnosticismo, que el
tífico.§_l'~chªzª11do C_011. ello todos .los .tip de ªgnostici~- propio Hilbert señaló, diciendo: "en matemáticas no hay
moy .esceptiGjsmo, y 2) demostrªGiQn_ deja . cOIl:.ªiªt~n- ningún "Ignorabimus" ... por el contrario, nosotros
Gia .de, .1(1s teoría.s y puntos de. vi(:jta..falsos y estªblec!- siempre podemos responder a las cuestiones que tienen
--!!l:iE:l_Il:.to
__lle. cie,rtQs_ª!3pecto§ y tesi§ fa.lsos ..que se entre- sentido" 11.
lauU:l..GQn lo_s cQ.J!lPQª!'lX!,k«:)s. .l:)_ indefinidos ..de
v«:)rda.llt:ll'o(:j El cerebro humano ha sido considerado siempre co-
Jos __ (;º)J;lPle,jQ~.sistg.J!lª§Y eoncepcio:I!!:1_§ teóricos.
..
mo uno de los "secretos eternos" de la naturaleza; el
Señalemos previamente los siguientes hechos memo- secreto de su funcionamiento fue durante siglos inase-
rables en la historia de la ciencia. quible a la ciencia.. Esto sirvió para especular no sólo al
En 1872 el secretario de la Academia de Ciencias agnosticismo, sino también a la teología. Sin embargo,
de Berlín, Du Bois-Reymond, en su discurso "Fronte- también aquí sus posiciones sufrieron un inevitable fra-
ras de las Ciencias Naturales" proclamó una serie de caso. Ahora la ciencia ha conseguido ya notables resulta-
"incógnitas mundiales" -importantes problemas cientí- dos en la investigación de la compleja estructura de la
ficos- que, a su juicio, jamás serían despejadas. Pero corteza cerebral, compuesta aproximadamente por 17 mil
su pesimista 1gnoramus et 1gnoTiabimus fue sucesiva'" millones de neurones unidos por finísimos lazos e interre-
mente refutado por la ciencíÍ:l y la práctica de los pos- laciones en un sistema funcional extraordinariamente efi-
teriores decenios. Todos los problemas enunciados por ':lÍente que tanto admirara el eminente Pávlov. Los nume-
él han sido básicamente resueltos; en su estudio se han ros'os experimentos y observaciones especiales permitieron
logrado resultados positivos de extraordinario valor, ve- establecer y fundamentar las regularidades más importan-
rificados y confirmados por la práctica. Aunque en nues- tes del funcionamiento del cerebro y confirmar las hipó-
tros días no ha culminado, por supuesto, la solución de tesis y las ideas científicas que han resultado tan fructí-
problemas tales como la esencia de la materia, la esen- feras y, en su base, objetivamente, verdaderas. Más aún,
cia del movimiento y la esencia de la vida (es decir, de en el momento presente la ciencia del cerebro ha lo-
los problemas fundamentales enunciados por Du Bois- grado ya tanta altura que, prácticamente, se plantea el
Reymond), la ciencia moderna ha establecido, no obs- problema de crear un cerebro electrónico que imite una
tante, la esencia contradictoria interna, más o menos serie de operaciones y funciones del cerebro humano.
profunda, .de la materia, del movimiento y de la vida; Esto evidencia, al mismo tiempo, el inmenso progreso de
y la práctica, confirmando sus resultados, ha cumplido
así su papel de criterio de la verdad. 11 D. Hilbert. Problemas de la fundamentación de las mate-
En 1900, uno de los matemáticos más insignes del máticas. En el libro Fundamentos de la geometría, Moscú-Lenin-
siglo XX, D. Hilbert, sitó (en el Congreso Matemati- grado, 1948, pág. 399.
198 IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ...
G. KURSANOV 199

la ciencia y el nuevo significado y contenido del experi- la teoría especial de la relatividad: la independencia de
mento científico, agente de cristalización material de las la velocidad de la luz respecto al movimiento, del siste-
ideas científicas que, en esta forma histórica nueva, ma con el que dicha velocidad se mide.
realiza las funciones criterio de la veracidad. En relación con el desarrollo de la moderna física
El experimento tiene un significado muy determina- no clásica, puede también hablarse de una serie de ex-
do como criterio de la ver d en diferentes ciencias na- perimentos con relevancia decisiva como criterio de unas
turales; su fuerza y efectivi d responden íntegramente u otras tesis, especialmente de las nuevas ideas, tan
al nivel de desarrollo de .la téc i!(a y de la propia cien- abundantes en la ciencia física moderna. Destacaremos
cia en el período histórico dado. Es natural que el ex- sólo dos aspectos importantísimos que tienen particular
perimento de los tiempos de ArquÍmedes no pueda com- significado.
pararse, por ejemplo, con las instalaciones experimenta- La confirmación (criterio) experimental de la teoría
les modernas de aceleración de las partículas elementa- de la relatividad: para la teoría especial -como seña-
les o con la creación de cuerpos celestes artificiales me- lara el propio Einstein-, es la conformidad con el ex-
diante un complicadísimo experimento de complejo. perimento de la explicación teórica de la influencia del
En este sentido recordamos que en la historia de la movimiento de la Tierra, respecto a las estrellas inmó-
ciencia tuvo un significado fundamentalísimo ....Ell..f~R~[i- viles, sobre la luz que emiten dichas estrellas; para la
mer¡,trlJrtcruJ:i~...(segú,n Jª. J!2r!!Ün9JQgÍa.dl;lJª lógica tra:- teoría general de la relatividad hay tres efectos primor-
__I!~Logiln(~experilIl egto~_r:)!c.iªl queREl!lllitEl __Elsf¡l.bi~~_é.r diales de significación que han sido ya reiteradamente
unívocamente la cualidad de verdad o falsedad de con- confirmados: 1) la deformación de las órbitas elípticas
-s,El~_6IQi.iii:~:irepr~seliiicIºiie.i-iiIenam~Qi(i: ••
-.:aeternii!lacias. de los planetas del sistema solar (en el ejemplo del pe-
La historia de la ciencia incluye lógicamente toda una rihelio de Mercurio); 2) la desviación del rayo de luz
serie de tales experimentos que posibilitan desechar hi- 1 por el campo gravitacional ("efecto Einstein") y 3) el
pótesis y puntos de vista falsos y establecer tesis sólidas desplazamiento de las líneas espectrales hacia el extre-
y objetivamente verdaderas y, además, ir creando paso mo rojo del espectro 12. Como se sabe, estos efectos no
a paso y perfeccionando el edificio d,e la ciencia, perfec- encajan en las explicaciones de la mecánica de Newton
cionar y ahondar el cuadro científico del mundo. Pudie- (su teoría de la gravitación), y la coincidencia de los
ra decirse que toda la física clásica de los siglos XVII- datos calculados de la teoría de la relatividad con la ve-
XIX se creó gracias a los infinitos experimentos que sir- rificación experimental evidencia la veracidad de sus
vieron de base a su desarrollo y de criterio de la veraci- ideas determinantes.
dad de sus conceptos, concepciones y teorías. A veces El experimento no clásico, es decir el experimento
se llama con bastante acierto a todo este tiempo de la que revela propiedades de la materia, desconocidas para
historia de la ciencia período de las ciencias naturales la física clásica y que, además, confirma nuevas ideas
experimentales. Posteriormente, en el momento del paso y tesis de la física no clásica, desempeña en la ciencia
histórico de la física clásica a la no clásica, el experi-
mento de Michelson-Morley, que desempeñó el papel
fundamental en la teoría de la relatividad, adquirió una
importancia excepcional. El experimento, como se sabe, 12 Véase: A. Einstein. Sobre la teoría especial y general de la
duró medio siglo -de 1881 a 1929- y, en último tér- relatividad, § 16, Anexo IlI. En la Compilación de obras científi-
mino, su primer resultado negativo sobre la localización cas, t. 1; A. Einstein. El tiempo, el espacio y la gravitación.
En la Compilación de obras científicas, t. Il, Y también S. Vavílov.
del "viento etéreo" quedó definitivamente establecido y, Fundamentos experimentales de la teoría de la relatividad, Mos-
con ello, se confirmó una de las tesis determinantes en cú, 1956, Obras, t. 4.
200 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 201

moderna un papel colosal, lo que. no contradice lo más De aquí se han hecho reiteradas conclusiones acerca de
mínimo su elevado nivel teóric~atemático. Una de las que las matemáticas carecen por completo de criterio
de la veracidad de sus tesis, admitiéndose tan sólo la
ideas
la fundamentales
mutabilidad de la f~a
y transfor0ffbilidad deldesiglo XX fue la ele-
las partículas de justedad lógico-formal de sus deducciones y conceptos.
mentales de la materiaridea que obtuvo brillante con- Actualmente, esta posición predomina en la concepción
firmación experime~ comenzando por el famoso ex- de N. Burbaki, según la cual, las "verdades" matemá-
perimento de Rutherford con la desintegración del nú- ticas son un "aspecto particular de las concepciones ge-
cleo de nitrógeno, ya en 1919, hasta los más recientes nerales" determinadas por los principios y exigencias
experimentos en los modernos aceleradores de partícu- del método axiomático en la construcción de las estruc-
las, que las imparten enormes velocidades y energías, turas matemáticas 13. En este mismo plano deben con-
cuyo resultado son sus numerosas transformaciones. Po- templarse también las ideas de algunos estructura listas
demos afirmar con todo derecho que el experimento fí- contemporáneos, entre los cuales, el filósofo y lógico
sico moderno basado en alta técnica y rigurosa metodo- francés N. Mouloude es quien se ocupa más seriamente
logía científica demuestra la veracidad de la ley de la de la naturaleza de las estructuras matemáticas y lógi-
mutabilidad universal y transformabilidad de las partí- cas. En su obra Estructuralismo moderno, por ejem-
culas elementales de la materia, la ley que revela la plo, dice que "la esfera de lo abstracto es aquella don-
profunda dialéctica interna del micromundo. 1 de los criterios objetivos no se dan, sino que se esta-
Al mismo tiempo, debemos señalar que hasta los blecen metodológicamente"; más adelante afirma que la
experimentos más efectivos e indiscutibles sólo pueden veracidad de los objetos matemáticos "se basa en la de-
confirmar determinados aspectos de las teorías científi- ducción formal, y no en las propiedades de los objetos,
cas: ciertas tesis, conclusiones, leyes y concepciones par- evidentes hasta la definición o la deducción" 14. Tales
ticulares que integran las teorías generales. La funda- ideas están muy extendidas, tanto en el pasado como en
mentación plena y universal de las teorías se obtiene el presente.
con una serie de experimentos, con la incorporación de En relación con esta peculiaridad de las matemáti-
sus resultados prácticos en la técnica, la producción y cas se ha planteado reiteradamente el problema de
otros aspectos de la actividad humana. Pero esto no ex- ¿donde está, entonces, el verdadero criterio de su auten-
cluye el significado básico de la confirmación de la ve- ticidad? Einstein lo formuló de manera magistral, pre-
racidad de unos u otros componentes esenciales de la cisamente desde el punto de vista gnoseológico general.
teoría: son elementos orgánicos de la teoría científica En su famoso informe "La geometría y la experiencia",
como sistema y su veracidad no debe, en principio, con- pronunciado en la Academia de Ciencias de Berlín
tradecir la veracidad de la teoría en su conjunto. (1921) dijo: "¿Por qué es posible esta magnífica corres-
La cuestión del criterio de la veracidad en la esfera pondencia entre las matemáticas y los objetos reales, si
de las matemáticas adquiere especial importancia. Aquí ella no es más que la obra del pensamiento humano, no
debemos señalar que las categorías y estructuras mate- ligada a ninguna experiencia? ¿Puede el raciocinio hu-
máticas superiores no pueden definirse (desde el punto mano comprender las propiedades de las cosas reales sin
de su cualidad de verdaderas o falsas) llevándolas di- acudir a la experiencia, sólo mediante las reflexio-
rectamente a la realidad, a la experiencia. En este sen-
tido nos parece justificada la conocida tesis paradójica 13 Véase N. Burbaki. Ensayos sobre la historia de las ma-
de Einstein: si los teoremas de matemáticas se aplican temáticas, Moscú, 1963, pág. 258.
14 N. Mouloude. Estructuralismo moderno. Reflexiones sobre
al reflejo del mundo real, entonces no son exactos; lo f'l método y la filosofía de las ciencias exactas, Moscú, 1973,
son únicamente en tanto no se remiten a la realidad. págs. 47, 71.
G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 203
202

nes?" 15. En última instancia, la respuesta consiste en las disciplinas científicas, pese a todas sus peculiarida-
lo siguiente. des y diferencias mutuas.
Todo el edificio de las matemáticas como sistema se Pero como ley general, en la esfera de los conceptos
erige en su conjunto por una vía rigurosamente lógica: y formas matemáticos superiores no existe la posibilidad
las matemáticas, en su ¡,principal contenido como discipli- de un criterio práctico directo de la veracidad. Si para
na teórica, como sistejÍia -según Burbaki- de formas los conceptos geomé1ricos iniciales dicho criterio está
abstractas, de estrucyuras matemáticas, se desarrolla presente, para las complejas construcciones de la geo-
conforme a las leye' y reglas lógicas, sin comunicación metría no euclidiana resulta irreal, pese a las numero-
directa con los obj tos materiales. En ese elevado gra- sas tentativas realizadas en esta dirección, empezando
do de abstracción e las estructuras y los conceptos ma- por Gauss (su medición de los ángulos de un triángulo
temáticos estriba u enorme fuerza y eficiencia para la formado por los vértices de tres montes cerca de Gottin-
revelación de las formas más complicadas de las relacio- gen y por los rayos de luz) y Lobachevski (cálculo
nes cuantitativas y las sutiles propiedades espaciales de de la suma de los ángulos internos de un triángulo
los objetos del mundo circundante, con toda la variedad cuyos dos vértices se determinan por las posiciones ex-
y universalidad de estas propiedades y rela'tiones. tremas de la Tierra y, el tercero, por la posición de la
Pero con todo, debemos enfatizar que en sus "últimos" estrella Sirio). El desarrollo real del conocimiento y la
fundamentos, todo este complejo y polifacético edificio práctica ha transcurrido aquí por caminos más comple-
de estructuras matemáticas abstractas descansa sobre un jos.
sistema de conceptos primarios con origen real. Los con- A.Einstein fundamentó profundamente la posibilidad
ceptos matemáticos tuvieron en su surgimiento "un con- real de introducir el criterio de la experiencia práctica
tenido intuitivo plenamente determinado" 16. Los concep- en las esferas superiores de las matemáticas, en los siste-
tos de punto, recta, segmento, los axiomas básicos de la mas de las geometrías no euclidianas. Para ello, dice, es
geometría tienen un origen empírico; los axiomas de las necesaria una precisa delimitación de conceptos: la geo-
matemáticas, como los de la ciencia en general, son, en metría como construcción lógico-formal o "geometría pu-
última instancia, el resultado de miles de millones de ramente axiomática" con sus conceptos desprovistos de
repeticiones en la práctica de las relaciones reales de las conteni~o y la geometría como ciencia natural cuya con-
cosas. Si toda la posterior estructura de las mate- firmación "descansa de manera sustancial en las deduc-
máticas se monta de acuerdo con las leyes de la lógica, ciones de la eXiperiencia, y no sólo en las conclusiones
entonces no debe olvidarse que todas las leyes de la ló- lógicas" 17. Por consiguiente, sólo la vinculación de la
gica y 'sus formas son el reflejo de lo objetivo en la con- geometría y la física ofrece la posibilidad de aplicar el
ciencia subjetiva del hombre. En el plano gnoseológico criterio práctico real de la verdad a los conceptos y for-
mas geométricos: simbólicamente hablando -dice Ein-
podemos decir que el origen real de los conceptos y
axiomas matemáticos, la expresión, en ellos, de las pro- stein-, sólo la suma de (G) +
(F) es objeto de ve-
piedades y relaciones cuantitativas y espaciales nos per- rificación en el experimento.
mite plantear de forma plenamente racional el problema Para la propia teoría de la relatividad, estas ideas,
del criterio de su veracidad, partiendo de las posiciones provenientes de las investigaciones de Lobachevski, Gauss
básicas, comunes para todo el conocimiento, para todas y Riemann tuvieron importancia fundamental. A este
respecto, Einstein hizo la siguiente significativa decla-
ración: "Yo concedo importancia particular a esta com-
15A. Einstein. Compilación de obras científicas, n, pág. 83.
16N. Burbaki. Ensayos sobre la historia de las matemáticas,
Moscú, 1963, pág. 259. n 1\-. Einstein. Compilación de obras científtcas; 11, pág. 85.
204 G. KURSANOV íDl!lAS y TESIS PRINCIPALES ... 205

prenslOn de la geometría por cuanto sin ella yo no hu- Revolución Socialista de Octubre (!?). En la teoría le-
biera podido establecer la teoría de la relatividad" 18. En ninista de la verdad se generaliza toda la práctica his-
el plano gnoseol6gico, esto permiti6 plantear con rigu- tórica de la época moderna, todo su contenido profundo
rosidad la cuesti6n de la geometría real del mundo. Más y contradictorio, toda la grandiosa experiencia de la lu-
adelante, Einstein dice que la cuesti6n de si el conti- cha de masas por la transformación revolucionaria del
nuum espacio-tiempo tiene "estructura euclidiana o rie- mundo, por la creación de la nueva sociedad. Por ello
maniana, o cualquiera otra es una cuesti6n física que es natural que precisamente este contenido decisorio de
debe responder la experiencia, y no una cuestión de op- la práctica, todo el curso del desarrollo histórico, apa-
ción o acuerdo basada en la simple racionalidad" 19. rezca, dicho con palabras de Lenin, como criterio adecua-
Como se sabe, las confirmaciones experimentales de do y concluyente de la verdad de las ideas sociales, de
la teoría general de la relatividad han demostrado que todas las ramas de las ciencias sociales, de las doctri-
el espacio real tiene estructura geométrica riemaniana nas socio-políticas y de la misma política de los diferen-
(con cierta aproximación por supuesto) y que de la métri- tes partidos y clases sociales.
ca euclidiana del espacio puede hablarse tan sólo en do- La dialéctica de la práctica social, en este sentido,
minios infinitamente pequeños, donde las geometrías se manifiesta, de un lado, en que la actividad de los
euclidianas y no euclidianas coinciden. La experiencia ha
demostrado igualmente que las relaciones métricas en el duo, de los sujetos con sus conciencias, voluntades y
micromundo son no euclidianas. obj ivos individuales, y, de otro, precisamente, en que,
Semejante vía concreta de revelar el criterio de e su conjunto, en su totalidad, como actividad y lucha
la veracidad de las categorías matemáticas superiores no /~res aparece como·
e determinadas clases actividad
sociales, conjunta
pueblos yde Estados,
los indivi-
la
tiene lugar siempre, por supuesto, en la forma dada e actividad de los hombres en el sistema de la producción
incluso en otras análogas. Pero las posiciones básicas material y las relaciones· sociales toma el carácter de
generales se conservan, ,a nU3stro juicio, en todos los leyes objetivas del desarrollo social, básicamente inde-
casos: nos referimos al proceso complejo, mediatizado, pendientes de la voluntad y la conciencia de los indivi-
frecuentemente multiescalonado, de establecimiento de duos. En esta unidad contradictoria del aspecto subjeti-
la veracidad de los conceptos y formas de partida, sobre vo y e~ objetivo de la práctica social el papel decisivo
los cuales, más tarde, se construyen, conforme a los pertenece al segundo, y esto asegura al criterio de la
principios lógicos, unas u otras concepciones y estructu- práctica la posibilidad real de establecer la veracidad o
ras, cada vez más abstractas y generalizadas. El empleo la falsedad de las teorías y doctrinas sociales. Al mis-
indirecto y mediato del criterio práctico de la veracidad mo tiempo, esta unidad de los aspectos subjetivo y ob-
es en matemáticas la forma fundamental de su manifes- jetivo constituye una importantísima peculiaridad del
tación y acción. criterio de la práctica en la esfera de las ciencias socia-
Pasemos ahora a ponderar el criterio de la práctica les.
en la esfera de las ciencias sociales. Es claro que aquí Examinemos este papel decisivo de la práctica social
no se trata del experimento en calidad de criterio, aun- en la definición de la veracidad de las ideas del marJcis-
que algunos sociólogos burgueses hablan de "experimen- mo-Ieninismo como concepción filosófica científica y re-
tos sociales", entre los cuales quisieron incluir la Gran volucionaria de la época contemporánea.
Los enemigos descubiertos y solapados del marxis-
18 IbId. (El subrayado es del autor. - G. K.)
19 Ibíd., pág. 87. Véase también el artículo especial de Ein- mo-leninismo gustan de formular (muchas veces de for-
stein. La geometría no euclídiana y la lisica. (Compilación de ma provocativa) la pregunta: ¿"cuál" marxismo es el
obras científicas, n, págs. 178-182.) \ verdadero? Pues, dicen, se puede hablar de pluralidad

\\
206 G. kURSANoV tbEAS y 'rESrS PRINCIP AtES ... ¿o1

de "marxismos", y por ello, esta pregunta tiene formal- triunfo completo y se va extendiendo .... El liberalismo,
mente "razón de ser". Antes hemos señalado que la con- interiormente podrido, intenta revivir bajo la forma de
cepción de "pluralidad de marxismos" es totalmente in- oportunismo socialista" 22.
consistente desde el punto de vista teórico general. Aho- El tercer período, cuando se produjeron las revolu-
ra se trata de definir la veracidad del marxismo desde ciones rusa, turca, persa y china abre una nueva fuente
el punto de vista del criterio decisivo de la práctica so- de las mayores tormentas mundiales. El Asia de ocho-
cial. cientos millones de seres es arrastrada a la lucha mun-
En una serie de trabajos, V. 1. Lenin hizo una apre- dial; y ahora, después de la experiencia de Europa y Asia,
ciación multilateral de la fuerza y la veracidad del mar- hablar de una política que no es de clase y de un socialis-
xismo sobre la base de su verificación objetiva por la mo que no es de clase resulta absolutamente absurdo.
época histórica moderna. En su artículo Vicisitudes his- Como previó C. Marx, "la descomposición de todos los
tóricas de la doctrina de Carlos Marx V. 1. Lenin plan- partidos burgueses y el proceso de maduración del pro-
tea de forma especial en el plano histórico general y letariado siguen su curso incontenible" 23.
gnoseológico la cuestión de la veracidad del marxismo Esto permitió a V. 1. Lenin terminar el artículo con
como cosmovisión revolucionaria: "¿Ha confirmado el la siguiente conclusión generalizadora: "Desde la apari-
curso de los acontecimientos producidos en el mundo Ción del marxismo, cada una de las tres grandes épocas
entero esta doctrina, después de haber sido expuesta por de la historia universal ha venido a comprobado de nuevo
Marx?" 20. Respondiendo a esta pregunta, V. 1. Lenin y le ha dado nuevos triunfos. Pero aun será mayor el
presenta el análisis .de los tres períodos principales en el triunfo que habrá de aportar al marxismo, como doctrina
desarrollo de la historia universal desde el momento en del proletariado, la época histórica que se avecina" 24.
que el marxismo se creó, caracteriza el desarrollo de los Como se sabe, esta "época histórica que se avecina"
acontecimientos revolucionarios y políticos de cada perío- -la época del leninismo- ha confirmado en todos sus
do y señala especialmente la forma y la medida en que aspectos la veracidad objetiva de las ideas marxistas-
la historia confirmaba la veracidad del marxismo en las leninistas acerca de la revolución socialista, de las vías
diferentes etapas. . y leyes de la construcción de la sociedad socialista en
La práctica revolucionaria de lucha de la clase obre- los diferentes países, de la edificación de la sociedad co-
ra en el período comprendido entre la revolución de 1848 munista, de las ideas desarrolladas de forma multilate-
y la Comuna de París confirmó la plena endeblez de ral por el PCUS y por todos los partidos comunistas her-
todas las doctrinas acerca de "un socialismo que no manos. La victoriosa lucha del pueblo soviético y de to-
es de clase y una política que no es de clase"; a la luz dos los pueblos de la comunidad socialista por la reali-
de esta práctica "se acreditan como un simple absur- zación de dichas ideas es la confirmación de la verdad
do" 21. \
objetiva que encierran.
El segundo período. (1872-1904) se caracteriza por A este respecto, en este plano teórico general debe
una nueva práctica de la lucha del proletariado, la reu- señalarse también el planteamiento leninista de la cues-
nión de sus fuerzas, la preparación para las batallas fu- tión acerca de la verificación y establecimiento de la
turas y la formación de partidos socialistas de base prole- veracidad de los principios ideológicos y teóricos de la
taria. En este período "la doctrina de Marx obtiene un

20 V. 1. Lenin. Vicisitudes históricas de la doctrina de Carlos 22 lbíd., pág. 3.


Marx, O. C., t. 23, pág. 1. 23 lbíd., pág. 4.
21 lbíd., pág. 2. 24 Ibid.
208
G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ... 209

actividad y la lucha de los partidos políticos, lo que tie- rrecto de su dirección de la lucha de las amplias masas
ne importancia, no sólo en cuanto a la eoncretización populares, que se convencen en su propia experiencia
teórica de las tesis generales, sino también para la com- de esta justedad.
prensión de los objetivos y el significado del plantea- El análisis leninista de las principales etapas de la
miento del problema de la verdad en el marxismo-leni- historia del bolchevismo muestra que la práctica revolu-
nismo el sentido politico práctico. cionaria del movimiento realmente de masas constituye
En relación con dicho planteamiento de la cuestión, el criterio decisivo de todas las teorías y programas,
la. obra de V. 1. Lenin La enfermedad infantil del "iz- las orientaciones tácticas y la política de los diferentes
quierdismo" en el comunismo tiene particular importan- partidos. Esta práctica ha demostrado también la incon-
cia. V. 1. Lenin revela en ella el significado histórico sistencia del anarquismo y el menchevismo, de todo el re-
mundial de la experiencia del bolchevismo desde el pun- volucionarismo pequeñoburgués y de todos los géneros
to de vista de las conclusiones prácticas para la activi- del oportunismo internacional. Y viceversa: el partido
dad de los partidos comunistas y en cuanto a la compro- bolchevique se convenció siempre, en todas las etapas
bación de la veracidad o falsedad de los principios y li- de la lucha, de la profunda veracidad de sus principios
neamientos ideoteóricos de los diferentes partidos y gru- y tesis pro gramáticas, de su táctica, precisamente sobre
pos políticos. la base y en la práctica de la experiencia revoluciona-
Para este fin V. 1. Lenin sugiere tomar y analizar ria de las masas. La historia ha confirmado plenamente
profundamente "la historia del bolchevismo en todo el la veracidad del bolchevismo. Al mismo tiempo, todo es-
período de su existencia". Esta experiencia tiene un to significa que sólo una teoría correcta y verdadera y
contenido excepcionalmente profunc!.o y rico. "El bolche- un programa auténtico de acción del partido político ase-
vismo ha realizado una historia práctica de quince años gura la eficiencia de su lucha práctica.
(1903-1917) -señala Lenin-, que por la riqueza de Este planteamiento que V. 1. Lenin hace de la cues-
su experiencia no tiene igual en el mundo" 25. Tomada tión de la veracidad de los fundamentos teóricos y prác-
en un contenido tan rico, la experiencia revolucionaria ticos de la actividad de los partidos políticos es una pro-
del bolchevismo se convierte en importante criterio ve- funda concretización de las tesis generales en la doctri-
rificador de la veracidad de las diferentes teorías y doc- na marxista sobre la verdad. También tiene una signifi-
trinas políticas. V. I. Lenin contempla la experiencia cación básicamente general para la lucha práctica de los
del bolchevismo como partido político en estrecha vin- partidos comunistas y obreros en la actualidad -la lu-
culación con la actividad práctica y la lucha de las ma- cha contra las modernas doctrinas y teorías anticientí-
sas. "Todos los puntos de vista programáticos y tácticos ficas de los diversos partidos y tendencias burgueses,
-dice- se verifican con la actuación de las masas" 26; pequeñoburgueses y oportunistas-, para la educación
una correcta teoría revolucionaria se comprueba y forma '\ de las masas con su propia experiencia en el espíritu
sólo en estrecho nexo con el movimiento práctico verda- de la lucha revolucionaria inspirada en las ideas y los
deramente de masas y verdaderamente revolucionario. principios revolucionarios del marxismo-leninismo.
Esto determina el criterio de la veracidad de la teoría La introducción de la actividad revolucionaria de las
y la política del partido, el criterio en cuanto a lo co- .masas populares como importante componente en el cri-
terio de la práctica es una idea nueva y profundamente
fundamentada de V. I. Lenin, que adquiere valor gno-
seológico con respecto a la definición de la veracidad
25 V. 1. Lenin. La enfermedad infantil del "izquierdismo" en
el comunismo, O. C., t. 4'1, págs. 6,8.
o la falsedad de las doctrinas y puntos de vista socio-
26 Ibíd., pág. 0.
políticos.
14-01631
G. KURSANOV IDEAS Y TEsts PRINCIPALES ...
210 2H

Al mismo tiempo, todo esto evidencia la total caren- y'.'ªllsg1utas"; como dogmas infalibles y eternos,)(j qllQ
cia de fundamento de las afirmaciones que hacen los signiJicªrfa.el. fig,deLge§arrollQ del ..eonocimiel.lto gel
filósofos y sociólogos burgueses acerca de la ausencia de . m~ª(); 3) !a_,p-!:9Jl!ª.P.!ªC1i~a.~ocütl.se desarrollª ..si]).
criterio de la verdad en la esfera socio-política en gene- _º(:\S,3X. ..Y
..a~ll.Illf:).
}!.l1eY9c()ntepicl9;Jiene siempre, en cada
ral, donde, según ellos, no hay más que categorías apre- 1 momento de su cll:lsarrollo,.un carácter histórico concre-
ciativas, sin ningún significado objetivamente verdade- M
to y,aunque no sea más que por esto, suvalor como
ro. No hablemos ya de la demagogia y vaciedad de sus / 1 (lrItl:lriode. la':verdad no puede .ser absoluto-dogmático,
declaraciones acusando a los partidos comunistas de par- sino ...sieInpie-concreto=relativo'.. Ad viitilÍnos también' que
tir, no de la verdad, sino de los "intereses de la políti- JapráÚica tropIeza en su desaITollo no sólo con dificul-
ca". En realidad, todo ocurre precisamente al re- tades, sino, a veces, con la "imposibilidad" de realizar
vés: la ideología y todas las decisiones políticas de los su objetivo de criterio adecuado de la veracidad de de-
partidos comunistas y obreros se verifican por la prácti- terminadas teorías o de ciertas tesis, conceptos, etc.
ca social, por los resultados de la actividad y la lucha En este sentido recordemos y valoremos las siguien-
de las masas populares, por todo el curso del desarrollo tes circunstancias en la historia de la ciencia. Como se
histórico. Esto determina la veracidad objetiva y el ca- sabe, hasta fines del pasado siglo la indesintegrabilidad
rácter científico de la ideología y la política de los par- y la indivisibilidad eran considerados entre los rasgos
tidos marxistas-leninistas. más esenciales de los elementos químicos. Eso era lo
En consecuencia, podemos hacer la siguiente con- que mostraba la práctica de aquellos tiempos, restringida
clusión general: ...§.L.<:,xit.l:l.I'!ºAl:l.
)ªpr~etica, ..tºmªda .con a sus medios técnicos. El ulterior desarrollo de la prác-
,tQªf!. !¡:LY,ªl'iedad...de ..sus aspectos y manifestaciones, es tica enseña lo impermisible de su absolutización, pues-
.-º-QIllPletaID.:entedéfil1ido.yabs()luto en el sQntido cie que to que esto conduciría inevitablemente a la transforma-
_IU¿J;:J!lÜ(:\
...'ªªt3J2!(:\cer.-refutando, al mismo tiempo, todos ción de nuestros conocimientos en dogmas inalterables,
los tipos y formas de agnosticismo y escepticismo- la resultando, como en el caso dado, afirmaciones falsas.
yeracidadobjetiva de las teorías y concepciones científi- Recordemos también las dificultades prácticas que apun-
_.s;ª-E¡,.y,.pªral,elamente,. 10..ilRsoluto ~le.l.a.verdild..como su taban, en determinadas etapas, incluso conclusiones con-
momento real en el desarrollo del conocimiento. Esto úl- trarias respecto al "viento etéreo", lo que obligó a los
'Ümo-'no significa, pol.'súpuesto, la afirmaciol1 dogmáti- físicos a repetir experimentos durante medio siglo hasta
ca de verdades eternas, inmutables, absolutas Y defini-
tivas, proclamadas en los sistemas del idealismo abso-
luto y en las doctrinas dogmáticas religiosas.
I obtener URresultado fidedigno, objetivamente verdadero.
Veamos brevemente la historia de la confirmación
de la veracidad de las geometrías no euclidianas. Ya
Pasemos ahora a eXlaminarla cuestióll de la "inde- hemos examinado el planteamiento básico general de la
Ürllc.fól1:'yj(! T:~lª.HvJjj,aªi!f:Záit¡újode :la 'práctica." En cuestión acerca de la realídad y la necesidad del criterio
la característica. de este aspecto esencial del criterio de de la práctica también para las categorías y construccio-
la práctica pueden destacarse lógicamente los siguien- nes matemáticas superiores. Destaquemos ahora el as-
tes momentos: 1) la pr~(lt!º_ªno,Jlll{)de dª~ ,llnaconfil'- pecto relativo del criterio de la práctica en este dominio.
Ill¡l:gióp:jQ:r:efutªqi~Il).jIlt.egr.a,l:l:x:h.ªllstiva..g~J().das J!1S Ya los primeros intentos de Gauss y Lobachevski mos-
"teºriª:;;.,"-,(:oIlQ.ep~iºJ)eE¡{¿llipóte~~, es decir) JJriJlcipalmen- traron la "imposibilidad" para aquellos tiempos de ve-
Je de las formas complejas del conocimiento científico rific.ar prácticamente la justedad de las correlaciones no
en todo su volumen y en todos' sus detalles; 2) taIllPo- euclidianas aplicadas al espacio real: la técnica de la
copuede confirmar total·Y'~Ii:soIlliail1.ente13 ,veracigacl medición de entonces no permitía dar una respuesta fi-
de los conoCÍIlli.entQ§, hUIJlªn9s._~_()JJ10 verdades "últimas'~ dedigna a esta cuestión.
14*
212 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ...
213

La geometría hiperbólica de Lobachevski-Bolyai se práctica en este período concreto histórico de su desarro-


consideró mucho tiempo una construcción puramente ló- llo. Tampoco ha contestado todavía la práctica a la cues-
gica, abstracta, sin relación alguna con el mundo real tión de la densidad media del Universo, lo que tiene im-
y, menos aún, con la práctica. Después se descubrieron portancia excepcional para solucionar el problema de su
las superficies de curvatura negativa, resultando que finitud o infinitud. Esto último tiene tanta mayor im-
entre otras cosas, en la pseudoesfera de Beltrami se portancia por cuanto la teoría de la relatividad admite
realizan las relaciones de la geometría hiperbólica (en teóricamente ambas posibilidades. En este sentido, se ha
dominios infinitamente pequeños, de la euclidiana). creado aquí una aguda situación gnoseológica en que la
Sin embargo, no eran objetos físicos reales, sino propia- práctica ha resultado, en el momento dado del desarrollo
mente geométricos. del conocimiento, tan "indefinida" que no puede confir-
Algo más tarde, Riemann da un importante paso hacia mar ninguna de las soluciones alternativas.
el establecimiento del nexo interno de la geometría y Otro es el aspecto que ofrece la situación de la ve-
la física, y su geometría elíptica encuentra aplicación rificación práctica de la idea de la inagotabilidad de la
directa en la teoría de la relatividad, en la teoría relati- estructura de la materia en profundidad, enunciada en
vista de la gravitación. Desde este momento, se hizo po- forma filosófica general por V. I. Lenin en las palabras
sible aplicar el criterio de la práctica para determinar la de "el electrón es tan inagotable como el átomo" 27,
autenticidad de cada geometría con respecto a la estruc- aceptada hoy íntegramente por la física moderna. Im-
tura del espacio real. porta señalar que la práctica ha confirmado ya el hecho
Con toda su precisión básica, el criterio de la prác- de la estructura compuesta del protón (su núcleo. está
tica dejó ver aquí también su relatividad, su "indefini- rodeado por una nube de :re-mesones), aunque en la
ción". Ante todo, desde las primeras geometrías no eucli- práctica aún no se han establecido efectos más com-
dianas, la práctica no pudo durante muchos decenios de- plejos y sutiles que evidencian la inagotabilidad del
cir ni una sola palabra concreta. Las ideas de Gauss propio electrón. Nos referimos a las sutiles acciones gra-
datan de 1816; Lobachevski dictó su conferencia sobre vitacionales y electromagnéticas del electrón, expresadas
la geometría no euclidiana el año 1826, en la Universi- en conceptos de sus radios gravitacional y electromagné-
dad de Kazán; Bolyai expuso esas mismas ideas en tico en magnitudes calculadas ya por la física teó-
1832; los trabajos de Riemann se producen en la década rica, pero sin haber sido verificadas por los medios
del 50 del pasado siglo: ése es el intervalo hasta la apli- prácticos actuales. Sin embargo, a diferencia de la situa-
cación de dichas ideas a la teoría de la relatividad que ción respecto al "gran Cosmos", aquí no existe la alter-
posibilitó la aplicación del criterio de la práctica por la nativa análoga, sino que la cuestión se reduce al sucesi-
realidad. vo desarrollo y perfeccionamiento de la técnica experi-
Prosigamos. La moderna práctica de las observacio- mental.
nes y los experimentos científicos no ha permitido toda- Cuando hablamos en este plano de la relatividad del
vía establecer con la necesaria exactitud el carácter de criterio de la práctica, no sólo no hacemos concesión
la distribución de las masas materiales en el espacio cós- alguna al relativismo y .al agnosticismo, sino que, por
mico; esto sería de extrema importancia para solucionar el contrario, partimos de posiciones completamente
la cuestión del grado de aplicabilidad de la geometría opuestas a ellos. Contemplamos la relatividad y la "inde-
riemaniana al mundo real, el grado de aproximación de finición" del criterio de la práctica en el sentido histó-
sus correlaciones a la realidad. En gran medida, esta
cuestión sigue hoy planteada, precisamente a consecuen- V. 1. Lenin. Materialismo y empiriocriticismo, O. C., t. 18,
cia de las posibilidades relativamente limitadas de la pág. 27277.
G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES ..• 215
214

rico-concreto y antidogmático, como ya se ha formulado este terreno, el carácter dialéctico del criterio de la prác-
al comienzo de la exposición de la presente cuestión. tica se manifiesta con tanta precisión como en la esfera
Con respecto a los problemas de la teoría de la relati- de las ciencias naturales y matemáticas.
vidad nos detendremos brevemente en la posición de Las ciencias sociales, en su conjunto, reflejan la
K. Popper que critica el dogmatismo en el conocimiento esencia y las leyes de todo el desarrollo histórico·-social.
en general y en la comprensión de la teoría de la rela- Este último tiene un ritmo considerablemente más rápi-
tividad en particular. Apoyándose en las enunciaciones do que el de los fenómenos de la naturaleza. Es en par··
hechas por el propio Einstein a este respecto y refutan- ticular rápida, radical y revolucionaria la sucesión de los
do con razón la absolutización de las tesis de dicha teo- aconteC-Ímientos y procesos sociales en la presente épo-
ría, en particular de la teoría relativista de la gravita- ca de la extraordinaria aceleración del desarrollo his-
ción, Popper deduce, sin embargo, que la misma "es no tórico, época de un dinamismo de la historia humana
verdadera (not trae), aunque da una mayor aproximación sin precedentes. Ya por esta causa, las ideas, teorías y
a la verdad que la teoría de Newton" 28. Aquí, lo típico conceptos que constituyen el contenido gnoseológico de
del rélativismo es la mezcla de los conceptos: la verdad las ciencias sociales no pueden ser una colección de dog-
se contempla como completa, exhaustiva, absoluta y, mas eternos y muertos, desconectados en este caso de
sobre esta base, considerando que dicha verdad es inal- la práctica socio-histórica, en su decursar ininterrumpi-
canzable en ninguna teoría por separado, se llega a una do y acelerado. Con ello, esto significa que la propia
conclusión en esencia agnóstica. En realidad, se trata pa- práctica tiene un carácter profunda y consecuentemente
ra cada teoría de la verdad concreta, determinada y po- dinámico.
sible en la etapa histórica dada, relativa en este sentido Por su naturaleza, el marxismo-leninismo, como se
y, por consiguiente, una verdad objetiva, lo que excluye decía en la característica de lo absoluto y lo relativo
cualquier tipo de agnosticismo. El criterio de la práctica de la verdad, es antidogmático. Esto viene condicionado
es precisamente el que permite establecer la veracidad de precisamente por su unidad orgánica con la práctica, con
las correspondientes teorías y concepciones: la veracidad la lucha revolu,eionaria de las masas, con los procesos
en su contenido dialéctico como unidad de lo absoluto y históricos de la creación de una sociedad nueva, la so-
lo relativo, lo que está orgánicamente vinculado al ca- ciedad socialista y comunista. Tal doctrina no puede ser
rácter dialéctico del propio criterio de la práctica como dogmática, pues la práctica, al desarrollarse y enrique-
unidad de su condición de definida (absoluta) y de "in- cerse con nuevos acontecimientos, fenómenos y procesos,
definida" (relativa). e:xJigo necesariamente su correspondiente desarrollo, el
Gnoseológicamente, también podemos aplicar esos cambio de 'su contenido concreto y el engrandecimiento
mismos razonamientos de principio respecto al criterio con nuevas ideas y concepciones.
Pudiéramos caracterizar la relatividad del criterio de
de la práctica en la estera de las ciencias sociales. Aquí,
la principal peculiaridad consiste en el papel determi- la práctica en el siguiente contexto.
nante de los aspectos socio económicos de la práctica El desarrollo ininterrumpido de la práctica social
como actividad socio-histórica de los hombres, que per- conduce lógicamente al desarrollo de la propia teoría del
mite establecer con toda precisión la veracidad objeti- marxismo-leninismo, que tiene, en cada momento dado, un
va de las teorías sociales científicas y refutar las concep- contenido histórico-concreto determinad0. El genial aná-
ciones y puntos de vista falsos. Al mismo tiempo, en lisis que se hace en El Capital de la esencia y las leyes
del desarrollo del capitalismo no excluye, por supuesto,
sino, al contrario, presupone la necesidad de analizar los
28 K. Popper. Objectíve knowledge, p. 335. nuevos fenómenos socio económicos, ausentes en los es-
216 G. KURSANOV IDEAS Y 'rESIS PRINCIP AL,ES •.. 217

tadios anteriores del desarrollo social. El criterio de la § 3. CRITERIO LOGICO DE LA VERDAD:


práctica, al ser plenamente definido, no puede ser aquí SU INDEPENDENCIA Y SU NEXO CON EL CRITERIO
DE LA PRACTICA
absoluto en el sentido de que haya que canonizar El
Capital como verdad absoluta y exhaustiva para todos
los tiempos, que no requiere ningún desarrollo posterior
ni cambios. Precisamente el desarrollo sucesivo de la La práctica, con toda su importancia decisiva, no es,
práctica social, el surgimiento de nuevos procesos pro- desde luego, el único criterio de la verdad, como lo de-
pios del imperialismo como fase superior del capitalis- muestra el proceso real del conocimiento. Aquí tropeza-
mo, exigió el análisis de tales procesos, lo cual fue rea- mos directamente con las diferentes formas y manifesta-
lizado por V. 1. Lenin en su genial obra El imperialis- ciones del criterio de lo verdadero, las cuales, sin em-
mo, fase superior del capitalismo. Pero también esta bargo, en última instancia reciben su valor adecuado
práctica como criterio de la verdad tiene sentido rela- como tal criterio sólo en una u otra conexión con el
tivo. Dicha obra de Lenin no tiene nada de canon criterio de la práctica. Por ello, todos estos criterios tie-
absoluto; la misma práctica le impide transformarse en nen carácter relativo, y su absolutización conduce ine-
sistema dogmático e inmutable de categorías absolutas; vitablemente a privarles de esta función, a su "autone-
su carácter histórico-concreto, su relatividad en este sen- gación". Pudiéramos enunciar los siguientes tipos de
tido, como criterio, presupone la necesidad de seguir exa- tales criterios:, c:r:ite:r:IQ léigicg, .. (\r!t~J:i2.JingQísliºQL.c.!:i:-
minando los nuevos fenómenos. En la época contemporá- te:r:i.o_.d.tl.I'LEl)lºiUez,
c.!'itt):r:iQ
,declªri<lad. (eyi,dencia ),erite-
nea esto ha cobrado especial claridad en relación con ri.º-_ª(LJJ.omine,Jn,. De, todos ellos, el más importante des-
la revolución científico-técnica más grande de la histo- de el punto de vista gnoseológico y científico general
ria, impulsadora de consecuencias socio económicas de es el criterio lógico de la verdad, en euyo análisis nos
largo alcance. Por ello, la teoría moderna del imperia- detendremos en primer lugar.
lismo basada en las ideas principistas de Lenin, debe El criterio lógico tiene una difusión excepcionalmen-
apoyarse en la nueva práctica histórica que, a su vez, te extensa y multilateral en el proceso real del cono-
tiene un nuevo sentido concreto y determinado que ja- cimiento científico, por lo cual, en la teoría general de
más, en ninguna etapa del desarrollo permite transfor- la verdad le pertenece un puesto muy destacado. Su
mar los conocimientos humanos en canon absoluto y dog- idea consiste en lo siguiente: Iª,Y12!,-ª.cigaddeJas formas
mático para todos los tiempos. cogJ;loscitiva§8e determirg J)Or. 811"iJ;lte!,coIl~xión)ºgica~
Todo esto significa que el carácter dialéctico real por§ll !Illltllª ...º().r:!,~§p()Ild.El!lC!ª, sin, depeIldencia a~guna
de la práctica como criterio de la verdad se revela en reElPJ~ºtº.2Lr~!ElI.'.ElI!tEl.,,(j.~t(jr.no,
la unidad con la dialéctica de la propia verdad: este ca- Las raíees históricas de esta idea se hallan en la ló-
rácter determina su objetividad, sin lo cual no se puede gica de Aristóteles, donde las reglas de silogismo reci-
hablar de la verdad en general, de su condición de ab- bieron valor testimonial para con la veracidad de los
soluta y universal y, al mismo tiempo, su relatividad, ca- juicios y la ley de la contradicción se manifestó como
rácter concreto, pluriformidad de su manifestación en las condición de la veracidad del pensamiento. Después de-
diferentes áreas del conocimiento. ben señalarse las reglas del cuadrado lógico, formula-
das en la lógica medieval, con sus formas racionales
asentadas sobre la lógica de Aristóteles. En los nuevos
tiempos estas ideas tienen su más elara y típiea expre-
sión en los conceptos "verdades de la razón" en Leib-
niz y, "verdades formales", en la lógica de Kant.
218 G. KURSANOV IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .•• 219

Pero el criterio lógico adquirió una importancia es- L-yeracidad en dependencia de las reglas semánticas en
pecial en la ciencia y la lógica, lo que se expresa, ante 11 el sistema dado. Su definición de las condiciones de la
todo, en sus numerosas formulaciones correspondientes. L-veracidad estimamos que corresponde rígidamente al
En su obra principal Introducción a la lógica y a la concepto del criterio lógico: ~'laproposic!óll al esL-
metodología de las ciencias deductivas, el conocido ló-
gico polaco ..A.!.Xª!,s}<Jintroduce el concepto de funcio-
)leS _clº__k.y¡)!,ac~dad y dice a este respecto: "La.Y€l;rª.QI-
I verdadera en el sistema semánti~,o. S, si. y ..sólo si a¡ es
verdade!:ª.8g § de]llaI!l:)ra ,que ..sllyera.-cidadpuede
blecerse. soJ:¡re111base de las solas regla~ semáIlticª~del
esta-
clªdQ Ja falsedad de cualquier enunciación obtenida de sistema S, sin ninguna. r{)f€lrencia ª. hechº~.( e:x:tralill-
estas funciones mediante la sustitución de las· variables t
güísticos)" 32. Es .evidente qUEl()llesta formulación se In-
··09n-'cuaiesqulel'a. ':ot~osen~ndad()sdepelJ.de . exClilsiva- trQdw:,{)implícttmIl{)!l.t{)tamJ:¡iéll f?Lcriteriolingüístico, que
(1
mente de la veracidad o la falsedad de los enunciados estªJiKªdo 9:r:'K.á.Iliºª!IlElnJe cgn,El1 critEl!ioJÓgieo y. . puede
__§.~llIQntes"29.En .esttl.definTCiÓn no existe' el concepto :\
i illter:pretllrsecogtº- ..ª11. expresión verbaL
de referente externo. D. Hilbert y V. AcJserJP:..ª"nn,en su El proceso real del conocimientoéientífico ha mos-
conocida obra Fundamentos de la lógica teórica, hacen trado la necesidad de introducción del criterio lógico de
una formulación análoga que enfatiza aún más el ca- la verdad en determinadas condiciones y formas edecua-
rácter puramente lógico, mejor dicho, lógico-formal de este das. En una serie de casos, en determinados momen-
criterio: "lO:.verac.iqatJ,..QJalsefjQtJ,q.!L.rtl1J'Jl:qry:Jaqg.9..Q..'!1- tos concretos del avance del conocimiento, el criterio de
plejo sólo.t]&peniletl_e Lª.J?!~I.G:.cidad oj(JJs~qªd,J1r¿ los~om- la práctica no puede manifestarse directamente, y, en
PQn:eptes del enurtciado,y no de su contenido" 30. Deja- ciertas situaciones, en relación con algunas formas y
mos a un lado formulaciones muy análogas, que abun- fenómenos cognoscitivos especiales, resulta imposible
dan especialmente en la literatura neopositivista, pero remitirse a la práctica como criterio. El carácter rela-
citaremos definiciones muy características de R. Carnap. tivo del criterio de la práctica, ligado a su limitación
gA!'..I1-ªP. sigue en cierta forma tras las ideas de Leib- histórica en cada momento dado del desarrollo del cono-
niz y delimita con bastante precisión ·los conceptos de eimiento, no permite establecer con la precisión necesa-
F-verdad y L-verdad (o veracidad). Considerando que ria la veracidad (o falsedad) de las hipótesis y previ-
elimina de este último todo contenido propio de las ver- siones más importantes, por ejemplo, con respecto al
dades del hecho, el concepto de L-veracidad puede con- problema de la vida en otros planetas, la existencia de
siderarse idéntico por su sentido al concepto de criterio sistemas planetarios en unas u otras estrellas, en rela-
lógico. En su obra Introducción a la semántica escribe: ción con el pasado del desarrollo de la Tierra, la Galaxia,
"Sll.l)I:ªY.Qla diferencia entre . la .verdad jáctica, dep€lIl- el Cosmos. Es claro que aquí, se van acumulando a dis-
.__dL~J}.t.{)º€l ...la ..ºª§llªl.igacl.g¡) J9§ ..h(jchos, .y . la ..yerciad lógi~ posición del hombre cada vez mayor número de resul-
..-ºª".qll.EJ.I!Q...d,l3.P13IlclC .ª-e_J()§.hecl1os,_. §!Il9 e_!ºlu§~Yª]lleIltEl tados de las observaciones, progresa sin cesar el expe-
de.. IQs.slgj1ifiQªººs Q{)tgr:miIlaclm;por las. reglasse]llán~ rimento científico, pero lo frecuente es que no sea po-
t!QA§"31. En su obra El significado y la necesidad Car- sible lograr ningún experimentum crucis y, entonces, to--
nap concretiza esta definición considerando el concepto mando sólo como fundamento datos prácticos directos o
indirectos, generalmente para argumentar algunas tesis
29 A. Tarski. Introducción
a la lógica y a la metodología de iniciales, nos vemos obligados a introducir el poderoso
las ciencias Moscú, 1948, pág. 73.
deductivas,
30 D. IIilbert y V. Ackermann. Fundamentos de la lógica teó- aparato de la lógica, de las reglas y relaciones lógicas,
rica, Moscú, 1947, pág. 21.
31 R. Carnap. Introduction to semantics, Cambridge-Mass., 32 R. Carnap. El signfficado y la necesidad, Moscú, 1959,
1948, p. VII. pág. 40.
220 G. KURSANOV IDEAS y TESIS PRINCIPALES ... 221

las exigencias lógicas al pensamiento verdadero. En esto cin ex:cJlli4.o.Este principio sirvió de guía durante siglos
precisamente consiste la introducción del necesario cri- en todo el pensamiento humano determinó las vías
terio lógico de la veracidad; sin él, el ulterior progreso y los métodos del desarrollo y argumentación de las
del conocimiento no sólo choca con obstáculos gigantes- teorías científicas, previno contra la marcha y los gi-
cos, sino también resulta prácticamente imposible. ros equivocados del pensamiento en el complejo proce-
El criterio lógico obtiene su verdadera aplicación y so cognoscitivo. Y esto le aseguró un lugar y un papel
desarrollo en el pensamiento teórico, en la esfera del destacados como uno de los factores más fuertes del
pensamiento puro, como dirían Hegel o Husserl. El pen- progreso científico.
samiento abstracto, teórico, carece de "sustancia sensi- El principio de no contradicción es de extraordina-
tiva", sus categorías se han logrado mediante abstrac- rio valor en el proceso de la estructuración y desarrollo
ción respecto a todos los componentes práctico-sensoria- de los sistemas del conocimiento en general y de los
les, su eliminación del contenido directo de las formas deductivos en particular, para los cuales constituye una
lógicas. Al mismo tiempo, las categorías lógicas no son condición indispensable, conditio sine qua non. La es-
hueras abstracciones, no son "abstracciones cadáveres", tricta observación de no contradicción en el pensamien-
sino formas del contenido vivo y real. Este contenido to deductivo es, al mismo tiempo, la realización (el em-
se determina mediante el reflejo, en abstracciones cien- pleo) del criterio lógico que asegura la veracidad de las
tíficas, de las propiedades y relaciones internas, subs- construcciones científicas y del proceso mismo del pen-
tanciales de las cosas, que se manifiestan en las cate- samientocientífico.
gorías propiamente lógicas como resultado de la trans- Los científicos más connotados del mundo, en parti-
formación mediata y compleja en el pensamiento huma- cular los matemáticos y los físicos, concedieron una im-
no. Precisamente por ello, las categorías y leyes lógicas portancia primordial al principio de no contradicción y
tienen un significado profundo y objetivamente verda- al criterio lógico de la veracidad. Los principios, de Eucli-
dero. des, nos brindan un modelo clásico de la construcción
! Sin embargo, para determinar el papel del criterio del sistema deductivo de acuerdo con dicho principio,
lógico de la verdad no es menor la importancia que tie- donde la veracidad de todos los efectos y teoremas se
nen los vínculos y las relaciones de las formas lógicas, determina íntegramente por el criterio lógico. Los auto-
las leyes lógicas del pensamiento, las reglas de los res de las geometrías no euclidianas realizaron sus cons-
efectos lógicos que expresan y determinan la conformi- trucciones basándose en el principio de no contradic-
dad de los pensamientos como formas cognoscitivas. Es- ción, y la veracidad de los nuevos sistemas era para
ta área de las relaciones lógicas es autónoma en el sen- ellos, ante todo, la no' contradicción lógica. Los podero-
tido de que todas las conexiones de las categorías ló- sos métodos modernos de construcción de sistemas y
gicas no dependen directamente de la práctica y el mun- teorías científicos, sobre todo el método de la axioma-
do exterior y se subordinan a sus propias leyes y reglas. tización y la jormalización, se basan, igualmente, en di-
En tanto estas últimas son, a fin de cuentas, el reflejo de cho principio, lo que no significa, por supuesto, esque-
las leyes, vínculos y relaciones del mundo objetivo, ad- matismo abstracto, como a veces aparenta a simple vis-
quieren sentido y significado objetivo, lo que les permite ta. Burbaki escribe, con relación al significado del mé-
cumplir la función de criterio lógico de la veracidad. todo de axiomatización en la construcción de todo el
El ."nLͺlfJQ:'.dol erit(l!:iQ_Jºg:ico~,(l)tl. verdad es el edificio de las matemáticas como apumulación de estruc-
principi(j" ªe.. 71o_c.C)Y/,t~G:cJic.c(ón dol[lensallliento"gue turas matemáticas, los siguientes y significativos ren-
,tiene!!ll pgrtanQiª- ..fUIldameIl~al~.Il ...la ..1ógica,C:QIIl€)Il.ZélIldo glones: "La unidad que imparte a las matemáticas no es
por lªs le'y~~¡l..rist()tºJiY31.S,<!E:)Jª.eºntradicci§n y del t€)r.~ el armazón de la lógica, formal, no es la unidad que da
:,!.~:~ G. kURSANOV lDlMS y 'rESIS l."RINCIPALES.•. 223

nI üsqueleto privado de vida. Es la savia nutritiva del se ",naturalidad" o "sencillez lógica" de las premisas:
organismo en pleno desarrollo, es un instrumento ne- conceptos principales y correlaciones básicas entre
s iblo y fructífero de investigación, que aplican cons- ellos 35.
eiontemente en su trabajo, desde Gauss, todos los pen- Las apreciaciones de Einstein dirigidas contra el for-
sadores matemáticos más eminentes ... " 33 Con esto te- malismo y el apriorismo en la interpretación del criterio
nemos que estar de acuerdo. Pero de aquí se deduce pre- lógico son de excepcional valor. Considera que a la "per-
cisamente la racionalidad del criterio lógico que no es fección interna" de la teoría pertenece el siguiente rasgo:
reducible, como se deriva de su naturaleza lógico-con- "La teoría nos parece más valiosa cuando no es una se-
ceptual, a coordinaciones puramente formales y menos lección lógicamente arbitraria entre teorías aproximada-
aún a acuerdos en el espíritu del convencionalismo. mente equivalentes y análogas por su construcción". Y
Einstein desarrolla sus ideas en esta misma direc- aquí Einstein subraya que debe preferirse aquella teoría
ción, remitiéndose con frecuencia a la cuestión del cri- que "limita con mayor fuerza las posibles cualidades a
terio lógico de la veracidad de las teorías. En su fa- priori de los sistemas (es decir, contiene las afirmaciones
moso artículo En torno a la electrodinámica de los cuer- más determinadas)" 36. Al mismo tiempo, habla de la de-
pos en movimiento, que sentó el comienzo oficial de la seable "sencillez" de las premisas de la teoría, lo que,
teoría de la relatividad, Einstein señala especialmente la por lo común, es para él sinónimo de claridad y eviden-
necesidad de "construir una electrodinámica de los cuer- cia.
pos en movimiento simple, libre de contradicciones, El gran físico de nuestro tiempo examina de forma
tomando como base la teoría de Maxwell para los cuer- consecuente la exigenda de perfección lógica de la teo-
pos en reposo" 34. Esta importantísima premisa lógica fue ría en plano profundamente conceptual y, en definitiva,
realizada aquí brillantemente por el creador de la teoría considera que el criterio decisivo de la veracidad es la
de la relatividad. correspondencia de la teoría a la experiencia, su "justi-
En el ocaso de su vida, resumiendo sus meditaciones ficación externa". En uno de sus trabajos más impor-
acerca de la esencia de las teorías físicas, Einstein tra- tantes dedicados al sucesivo desarrollo de la teoría gene-
za en sus Apuntes auto biográficos una precisa delimi- ral de la relatividad, en su artículo Generalización de la
tación de dos tipos de criterio de las teorías científicas. teoría de la gravitación dice que el objetivo de la teoría
El primer criterio es evidente: la teoría no debe contra- física es "dar una descripción objetiva (en principio,
decir los datos del experimento: este critério -dice-, completa) de los sistemas físicos y establecer la estruc-
se refiere a su "justificación externa". Sin embargo, tura de las leyes que ligan los conceptos inscritos en
pese a todo lo evidente de dicho criterio, su aplicación esta descripción objetiva" 37. Tenemos ante nosotros una
resulta con frecuencia compleja y sutil. Sólo por esto comprensión profundamente dialéctica de la unidad de
surge ya la necesidad de otro criterio, el criterio de los criterios lógico y físico-conceptual de la veracidad de
"perfección interna" de la teoría. Su sentido es análogo las teorías, donde estas últimas -como mostrara Einstein
al significado del criterio lógico de la veracidad, que exi- reiteradamente- se determinan por la experiencia, por
ge la exclusión de la contradicción interna en la estruc- cuanto ella es la única que puede "decidir dónde se ocul-
tura de la teoría. En este segundo criterio se trata de ta la verdad" 38.
las premisas de la propia teoría, de lo que puede llamar-
35 Véase A. Einstein. Compilación de obras científicas, IV,
33 N. Burbaki. Ensayos sobre la historia de las matemáticas, pág. 266.
pág. 259. 35 Ibíd., pág. 266, 267. (El subrayado es mío. - G. K.)
34 A. Einstein. Compilación de obras científicas, 1, pág. 8. 37 A. Einstein. Compilación de obras científicas, n, pág. 787.
(El subrayado es mío. - G. K.) 38 Ibíd., pág. 731.

t
IDEAS Y TESIS PRINCIPALES .•• 225
224 G. KURSANOV

doctrina en desarrollo; se enriquece sin cesar y se va


Todo esto permito formular las siguientes conclusio- haciendo más concreta mediante la generalización de
nes gnoseológicas generales. nuevos fenómenos de la práctica histórico-social, en ba-
1. El criterio lógico de la verdad opera como compo- se al progresivo conocimiento del mundo en la época
nente indispensable del proceso cognoscitivo; su alma contemporánea de la revolución científico-técnica. Al
es el principio de no contradicción que cumple el papel mismo tiempo, la doctrina leninista sirve de brújula se-
de condición sumamente importante del proceso correc- gura, que permite orientarse en el complejo y compli-
to, lógicamente fundamentado de la construcción de los cado laberinto de la gnoseología idealista, valorar co-
sistemas científicos; ello determina el significado gene- rrectamente el sentido y la significación de las diferen-
ral del criterio lógico de la verdad como uno de los fac- tes concepciones de la verdad y analizar un fenómeno
tores necesarios del desarrollo progresivo de los cono- tan característico para la filosofía idealista contemporá-
cimientos humanos.
nea como la crisis del propio problema de la verdad en
2. El criterio lógico de la verdad tiene un carácter dicha filosofía.
gnoseológicamente relativo: su eficiencia y efectividad
dependen de la substancialidad de las hipótesis de parti-
da (axiomas, postulados, leyes y principios) que consti-
tuyen los elementos objetivamente verdaderos de la tea--
ría y determinan lógicamente su estructura. Naturalmen--
te, su veracidad objetiva se establece por el criterio de-
cisivo de la práctica.
3. El criterio lógico de la verdad no tiene por sí
ii
mismo valor conceptual verdadero. Recibe este valor en j
relación y en base al criterio de la práctica, lo que, en
el proceso cognoscitivo real, se determina generalmente
por vía compleja y mediata. Si falta dicha relación, el
i
criterio lógico pierde su valor corno criterio, y enton-
1
ces, su absolutización conduce inevitablemente al for-
malismo estéril.
Este valor del criterio lógico de la verdad tiene, co-
mo ya se ha dicho, un sentido gnoseológico general y,
por tanto, conserva en principio su fuerza con respecto
a las ciencias naturales, matematicas y sociales. Las di-
ferentes formas concretas de su expresión poseen un ca-
rácter especial, pero no determinante.

* 'I- *
Las principales ideas y tesis de la teoría leninista
de la verdad examinadas muestran, por consiguiente,
que dicha teoría constituye una doctrina armoniosa y
lógicamente integral. Pero no es algo creado y termina-
do para siempre. La teoría leninista do la verdad es una
15-01631
SEGUNDA PARTE INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 227

INSOLVENCIA CIENTIFICA más de una vez señalara V. 1. Lenin, el idealismo filo-


sófico no es ninguna tontería, cada una de sus manifes-
DE LAS CONCEPCIONES IDEALISTAS
taciones tiene sus raíces gnoseológicas y está relaciona-
MODERNAS DE LA VERDAD da correspondientemente con uno u otro aspecto del con-
tradictorio proceso cognoscitivo.
En tercer lugar, hay que mostrar la lucha de los
partidos en la filosofía, de las principales ideas filosó-
ficas y, con ello, revelar su significado ideológico y su
papel en la lucha actual de las diferentes fuerzas socia-
les, de clase.
Si partimos de estas premisas metodológicas de prin-
cipio al valorar las diferentes concepciones de la verdad
que se dan en la filosofía burguesa moderna podremos
destacar tres puntos fundamentales: 1) las concepciones
de la verdad en su conjunto se determinan por el carácter
general de las correspondientes doctrinas y corrientes
filosóficas; 2) esta vinculación permite establecer el sig-
nificado social de las ideas y principios de las concep-
ciones de la verdad, su lugar en la lucha general de las
concepciones filosóficas y 3) la inconsistencia de las
concepciones de la verdad en la filosofía burguesa con-
temporánea se revela, ante todo, a la luz de las leyes
La metodología leninista tiene una destacada signi- reales del conocimiento científico y de la práctica social,
ficación científica en la apreciación de las tendencias lo que permite mostrar la superioridad y la diferencia
y procesos que se operan en el pensamiento filosófico radical de la teoría leninista de la verdad respecto a to-
burgués contemporáneo. Esto incluye también íntegra~ dos los puntos de vista y concepciones de la misma en
mente el análisis del problema de la verdad, que ocu- la filosofía burguesa.
pa un lugar tan importante en las diferentes corrientes
y escuelas de la filosofía burguesa del siglo XX.
La metodología leninista se caracteriza por una serie
de exigencias para el análisis de las concepciones filo--
sóficas burguesas. En primer lugar, es preciso determi-
nar la cosmovisión filosófica general implícita en cada
doctrina o corriente del pensamiento filosófico.
En segundo lugar, mostrar la insolvencia científica
y hacer una apreciación omnilateral de las diferentes co-
rrientes y escuelas filosóficas, lo que incluye la necesi-
dad del análisis objetivo crítico, comprendido el examen
de los elementos racionales de cada doctrina, aunque en
su conjunto sean básicamente inaceptables por sus posi-
ciones determinantes; esto último se debe a que, como
Capítulo IX INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 229

ESENCIA DE LA CRISIS
DEL PROBLEMA DE LA VERDAD noscitivo, la unilateralidad y limitación metafísicas oca-
EN LA FILOSOFIA IDEALISTA CONTEMPORANEA sionaron la crisis de las ideas y principios determinan-
tes de la gnoseología idealista y de sus fundamentos me-
" ... no se puede calcular correcta- todológicos. Esta crisis se manifestó en la negación del
mente cuando se lleva camino de pe- papel y el significado de los principios de todas las prin-
recer". cipales escuelas gnoseológicas, precisamente como prin-
Lenin cipios del conocimiento real y como bases de su desa-
rrollo.
"¿Damos alcance a la verdad o re- El esquema lógico de este proceso es, en pocas pa-
ventamos los caballos?"
labras, como sigue: los principios del idealismo absolu-
(Máxima oriental) to y de la gnoseología neokantiana - su negación en el
empirismo y el realismo - la evolución del positivismo
y la negación consecuente de sus diferentes principios -
el irracionalistlllo y los principios teológicos del cono-
cimiento, etc. - su negación objetiva por el contenido
real del proceso del conocimiento científico.
j Al mismo tiempo, debemos señalar que las teorías y
concepciones gnoseológicas de la filosofía occidental con-
temporánea abarcan' un CÍrculo bastante amplio de pro-

El problema de la verdad se encuentra en el centro


de la gnoseología. Es, por ello, natural que su plantea-
i
11,
blemas. En ellos se plantean importantes cuestiones del
análisis del proceso complejo y contradictorio del proceso
cognoscitivo y, en una serie de casos, se apuntan algunas
vías racionales para su solución.
miento y solución puedan ser cabalmente comprendidos Entre las cuestiones citadas figuran las siguientes:
y explicados únicamente en el plano de las ideas y prin~ sobre las formas y medios del conocimiento, sus posibili-
cipios gnoseológicos determinantes, los más extendidos dades y límites; sobre los factores empíricos y los ca-
e influyentes en los correspondientes períodos históri- minos del conocimiento empírico; sobre los componen-
cos. El estado general de la crisis de la cosmovisión tes lógicos del proceso cognoscitivo y el papel de los mé-
filosófica burguesa en la época actual conduce tam- todos lógico-matemáticos del conocimiento; sobre la es-
bién inevitablemente a las crisis de las concepciones gno- pecificidad del pensamiento abstracto y sus leyes; sobre
seológicas. Sería más exacto aún llamarla crisis de los el sentido y significado de los idiomas artificiales y na-
principios de la gnoseología idealista contemporánea, de turales; sobre el "conocimiento básico" y los métodos
sus principios de partida y determinantes que resultan de construcción de los sistemas científicos; sobre los la-
teóricamente inválidos desde diversos puntos de vista y, ~I zos entre la filosofía y la ciencia, entre el pensamiento y
ante todo, frente al proceso real del conocimiento científi- el idioma, y otras muchas.
co y de la práctica. 11 Todas estas cuestiones, resultado de un cierto víncu-
A pesar de los esfuerzos creadores y la .erudición cien- lo con el proceso real del conocimiento, provienen de las
tífica de los gnoseólogos burgueses occidentales más no- raíces gnoseológicas de las formas respectivas de las
1
tables del siglo XX, como son Husserl, Russel o' Car- concepciones filosóficas. Para una serie de gnoseólogos
nap, la concepción filosófica idealista dominante, la fal- burgueses, aunque en general mantengan posiciones
ta de un análisis dialéctico consecuente del proceso cog- ide/l.Hstas, es característico q:ue sq co:p.tll.ctodirecto po:¡:¡.
'1

II
230 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 231

las cuestiones de la ciencia y su historia les haya pelY~ guesía proclamó, como ya se ha dicho, el culto a la Ra-
mitido, pese a todo, enunciar algunas tesis correctas tan- zón. En la época presente, el cuadro ha cambiado de
to sobre problemas gnoseológicos especiales como sobre medio a medio: una de las tendencias dominantes en la
algunas cuestiones generales de la filosofía de la cien- filosofía y la gnoseología burguesas es ahora el irracio-
cia (B. Russel, H. Reichenbach, P. Frank, R. Carnap y nalismo. Aparece en formas muy variadas. El irracio-
K. Popper). nalismo se manifiesta directamente en la filosofía in-
No obstante todos estos momentos positivos, no de- tuicionista que cala en diferentes concepciones partida-
ja de ser un hecho histórico el que ni una sola doctrina rias de sustituir la razón por la intuición y que permite
idealista ha sido capaz de explicar los procesos que -según el intuicionismo- abarcar el objeto en un acto
transcurren en el desarrollo de la ciencia moderna; nin- único del conocimiento. Semejante antiintelectualismo
guna de ellas ha podido formular los principios teóricos se da también en la "filosofía de la vida" y en sus he-
generales y metodológicos de la interpretación adecuada rederos: el existencialismo y el personalismo, con sus
de las teorías científicas. Con el desarrollo del conoci- tesis anticientistas claramento expuestas. Como veremos
miento científico del mundo y con el progreso colosal más adelante, el irracionalismo penetra, revestido de na-
de la ciencia en el siglo XX, la contradicción entre los turalismo y biologismo, en todas las concepciones gno-
principios de la gnoseología idealista contemporánea y seológicas de los pragmatistas, los cuales no ocultan sus
el contenido objetivo del desarrollo de la ciencia y de abiertos ataques a la ciencia, la razón y la abstracción.
todo el proceso cognoscitivo resalta cada vez con mayor Los rasgos irracionalistas aparecen con formas especia-
evidencia. les en la fenomenología husserliana: con su negación de
y es natural. El proceso real del conocimiento cien- las categorías de la ciencia y su concepción del "mundo
tífico no puede basarse en los principios del idealismo y vital", opuesto al mundo de la razón y la lógica. Por úl-
la metafísica, tiene otras bases gnoseológicas y filosó- timo, la tendencia del irracionalismo, incluida la for-
ficas generales, lo que explica el abandono progresivo ma de pseudorracionalismo, se muestra en las concep-
de las ideas y principios gnoseológicos de las diversas ciones teológicas de la ciencia y el conocimiento cada
doctrinas idealistas de moda por parte de los propios vez más difundidas, con sus pretensiones de sustituir
científicos. Muchos de ellos están ya muy cerca de las las escuelas tradicionales de gnoseología incapaces de
ideas teórico-cognoscitivas del materialismo dialéctico. dar una respuesta racional a los problemas actuales del
Las teorías gnoseológicas de la filosofía burguesa mo- conocimiento.
derna, pese a sus ventajas particulares en el plantea- Es natural que 01 irracionalismo abra todavía más
miento y solución de algunos problemas especiales (co- la tijera de la divergencia entre los principios de la gno-
mo, por ejemplo, del criterio lógico de la verdad), en seología idealista y el proceso real del conocimiento
cuanto a sus ideas de principio se encuentran por deba- científico, revelando aún más la incompatibilidad de ta-
jo de las doctrinas y sistemas gnoseológicos clásicos del los principios con las exigencias de un análisis científi-
pasado. Son particularmente inferiores, por ejemplo, a co objetivo, con las exigencias de la verdad objotiva. Es
los principios de la Fenomenología del espíritu, de Ha- también lógico que el fortalecimiento del irracionalis-
gel, donde están desarrolladas ideas bastante profundas mo y de la tendencia a renunciar al conocimiento obje-
respecto a la unidad de la teoría del conocimiento, de la tivamente verdadero conduzcan a la crisis del problema
lógica y la dialéctica. La gnoseología idealista actual mismo de la verdad en la filosofía burguesa contem-
no ha podido ascender al nivel de dichas ideas. poránea.
I Señalemos otra circunstancia esencial más. En los Nosotros vemos la esencia de esta crisis en que, des-
tiempos de la Gran. Revolución. francesa, la pujante bur- de las posicione(3 de la concepción filosófiCa bur¡¡¡-uesa¡
232 G. KURSANOV INSOL VENcrA CIENT'IFICA ... 233

85 imposible dar al problema de la verdad una solución últimos quince años se celebraron, por ejemplo, el con-
adecuada a los requerimientos del conocimiento científi- greso nacional de la sociedad filosófica italiana, sobre el
co actual. Aunque cuentan con una serie de ideas po- problema "La verdad y la libertad" (Palermo-Mesina,
sitivas y planteamientos racionales del problema de la 1960); el simposio de la Universidad de Nueva York,
verdad, todas las principales doctrinas gnoseológicas de sobre el problema "El experimento religioso y la ver-
la filosofía burguesa contemporánea inciden, en definitiva, dad" (Nueva York, 1961); el congreso de las sociedades
en la negación de la objetividad de la verdad, en alguna filosóficas del francés, sobre el problema "La verdad"
forma de subjetivismo y relativismo al interpretarla. (Bruselas-Louvain, 1964).
Al mismo tiempo, la crisis del problema de la verdad La cuestión de la verdad se examina también en otros
en la filosofía idealista no significa que ésta carezca de congresos filosóficos nacionales e internacionales. En el
diversas concepciones -generales y especiales- de la congreso dedicado al 500 aniversario del natalicio del
verdad y todo tipo de empeños por resolver de alguna humanista francés Guillaume Budé (París, 1968) la
manera este problema fundamental. En todas las co- cuestión de la verdad se trató en diferentes aspectos:
rrientes importantes de la filosofía burguesa del siglo histórico, religioso, moral y antropológico. En el XIV
XX, ante todo, en el pragmatismo, el neopositivismo, el Congreso Internacional de Filosofía (Viena, 1968) el
existencialismo, la fenomenología husserliana y en una problema de la verdad se analizó principalmente en re-
serie de doctrinas teológicas, se han elaborado las res- lación con las cuestiones generales de la filosofía, la cien-
pectivas concepciones de la verdad. cia y la ideología, donde el leitmotiv fue la negación de
En la filosofía burguesa contemporánea, las cuestio- la veracidad de las· formas ideológicas y de los propios
nes de la verdad se contemplan en un plano bastante principios filosóficos. En el XV Congreso Internacional
extenso que rebasa con mucho el marco del contenido de Filosofía (Varna, 1973) se trataron las cuestiones
gnoseológico propiamente dicho. Actualmente, el proble- de la veracidad en las investigaciones históricas, doctri-
ma de la verdad se examina en esa filosofía desde el nas filosóficas. y concepciones éticas, jurídicas, religiosas
punto de vista de los valoreE¡.morales, religiosos y artís- y artísticas, se examinaron los puntos de vista de los exis-
ticos, desde el punto de vista del hombre en general co- tencialistas sobre la verdad, los problemas de la verdad
mo sujeto de la historia y del conocimiento, desde las en las concepciones de Peirce, fundador del pragmatismo
posiciones de la sociología y la psicología y, de forma norteamericano, de los representantes del análisis lingüís-
especial, en relación a las cuestiones de la lógica mate- tico moderno, en la concepción del operacionalismo, etc.
mática y la lingüística. Es innegable que el propio he- Todo esto evidencia el importante lugar que el problema
cho de tan amplio planteamiento del problema de la ver- de la verdad ocupa en el arsenal ideológico de los filóso-
dad tiene determinado significado y habla del interés de fos burgueses contemporáneos.
los filósofos burgueses en este problema, el afán de exa- Además, sus concepciones de la verdad tienen raíces
minarlo en todos sus aspectos y de explicarlo desde sus gnoseológicas propias. En algunas de ellas se plantea
posiciones ideológicas. Esto precisamente determina la una serie de cuestiones esenciales, se señalan soluciones
variedad de las diversas ideas, concepciones y puntos de especiales y enfoques diferentes. Entre estos pueden in-
vista sobre la verdad, su entrelazamiento y la confron- cluirse el análisis de la verdad como sistema interior-
tación de las correspondientes posiciones y enfoques. mente coordinado y coherente, la concretización de las
En este aspecto es sumamente característico el hecho ideas de Leibniz acerca de la verdad de hecho y la ver-
de que las sociedades e instituciones filosóficas de los dad lógica, el problema del criterio lógico y las leyes
países occidentales organicen congresos y simposios es- de la construcción de los sistemas deductivos verdade-
peciales dedicados al proble:p1a d~ la verdad. Sólo eJ!.lol'; ros, el análisis de los difereJ!.tes aspectos
, , de la cOJ!.cepcióp.
234 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENT'IFICA ... 235

de la correspondencia de la verdad y la definición semán- investigadores desinteresados fueron sustituidos por es-
tica de la misma por A. Tarski relacionada con ella, el padachines a sueldo y los estudios científicos imparciales
análisis de la correlación objeto - imagen - contenido dejaron el puesto a la conciencia turbia y a las perver-
lógico - signo y símbolo (B. Russel y L. Wittgenstein), sas intenciones de la apologética" l.
el planteamiento del problema del sentido y la significa- Aunque esta tendencia no es única en la filosofía
ción de los términos y signos, de las condiciones de su burguesa y no agota todo el contenido de las ideas fi-
veracidad, de las reglas de su formación y empleo en el losóficas y gnoseológicas es, sin embargo, dominante en
sistema del lenguaje, el planteamiento de las cuestiones nuestros días y expresa en definitiva la esencia de las
acerca de la especificidad de lo verdadero en las diferen- concepciones burguesas contemporáneas sobre la verdad.
tes esferas de la comprensión espiritual del mundo y toda Los ideólogos burgueses hoy, más que en tiempos
una serie de otras cuestiones de carácter no sólo estrecha- anteriores, procuran desvirtuar la naturaleza de las re-
mente especial, sino también general. laciones sociales, ocultar los antagonismos y las contra-
Sin embargo, todo esto no elimina lo esencial: el pro- dicciones del capitalismo, presentado como una sociedad
pio hecho de la crisis del problema de la verdad en la "nueva", de "bienestar general", una "sociedad popular",
filosofía burguesa. Dicha crisis consiste, como ya se ha etc. Aterrorizados ante el inevitable hundimiento del ca-
dicho, no en actitudes nihilistas hacia el problema de la pitalismo, ante las fuerzas revolucionarias de nuestra
verdad, ni .mucho menos, sino en el propio carácter de las época y ante los éxitos del socialismo, los ideólogos de
doctrinas de los filósofos burgueses acerca de la verdad, la burguesía crean teorías y concepciones llamadas a
en las tendencias principales del desarrollo de sus ideas hermosear al capitalismo, lograr una falsa comprensión
y concepciones de la misma y su incapacidad orgánica del mismo, sl¿~i1..g,ir.JJ!._¡L~r.ª-ªª-.pºr._r1ifere.nJ.e.!?_JlJitQ~ que
para resolver el problema de la verdad desde las posi- nada tienen de común con la realidad objetiva.
ciones de la concepción filosófica burguesa. De aquí se comprende la tenaz lucha que los filósofos
El rasgo determinante en la crisis del problema de y gnoseólogos burgueses contemporáneos despliegan con-
la verdad es_1!:LJ.~'lr1_e._7]f(a_ª_lJe.ga~.e.Lc.ª!ª-c.te.r:!!lJ.fe.ti.¡¿C!.de tra la verdad objetiva. Este concepto, como se sabe, cons-
..1!l....1!..fi..r:4ª~,_ negación que expresa la evolución del pensa- tituye la categoría gnoseológica central en la filosofía
miento filosófico burgués, pasando de la proclamación, del marxismo-leninismo; por eso también los filósofos
en el pasado, del gran papel de la razón en el conoci- burgueses intentan por todos los medios deformado y re-
miento al irracionalismo y al relativismo, propios de futado, desviar la conciencia de los hombres lejos del
muchas, si no de la mayoría, de las tendencias de la filo- . análisis objetivamente verdadero de la realidad.
sofía burguesa contemporánea. La negación de la verdad objetiva es, de hecho, la
C. Marx explicó la base social de la citada tendencia negación de la verdad en general. Todas las disquisicio-
de los ideólogos burgueses a renunciar al conocimiento nes acerca de la verdad fuera de su objetividad consti-
objetivamente verdadero. A este respecto escribió: "La tuyen un absurdo, todas las tesis teóricas pierden sen-
burguesía había conquistado el poder político en Fran- tido si no reflejan propiedades, vínculos y relaciones rea-
cia y en Inglaterra. A partir de este momento, la lucha les del mundo objetivo, material. Es por ello natural que
de clases comienza a revestir, práctica y teóricamente, V. 1. Lenin viera precisamente en la negación de la ver-
formas cada vez más acusadas y más amenazadoras. La dad objetiva el principal defecto de la gnoseología kan-
ciencia económica burguesa había muerto. Ya no se tiana, positivista y pragmatista. Esta negación se da, en
trataba de si tal o cual teorema era verdadero o falso,
sino de si era beneficioso o funesto, cómodo o molesto, 1 C. Marx. El Capital. C. Marx y F. Engels. Obras, t. 23,
d~ si infrinB'ía o no las ordenanzas d~ Ja policía, LQs pá?,' 17, - - ..
236 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA .. , 237

una u otra forma, en todas o casi todas las concepciones ciones y opiniones determinan el contenido de la verdad,
idealistas contemporáneas de la verdad. su sentido, la veracidad o la falsedad de las formas cog-
A nuestro juicio, el rasgo común que expresa la noscitivas.
esencia de la crisis del problema de la verdad en la fi- Esta tendencia general subjetivista ejerce una pode-
losofía burguesa, se manifiesta en lo siguiente: rosa influencia también en las concepciones especiales
1. Ante todo, es. el suºjetiv!sT/1,º.3rLlf!:~c:..Q,!,,:p!~!!:§..ión de la verdad. Así es como la gnoseología del positivismo,
..g&J!!:.J!..e.ri!ª-ªJ que aparece en diferentes corrientes idea- basada en tales ideas, condujo la clásica teoría de la
listas y en las consiguientes concepciones especiales de correspondencia al convencionalismo; la teoría de la co-
la verdad y que constituye el reverso de la negación de herencia, portadora de la idea racional de la coherencia
la verdad objetiva. lógica en el concepto de la verdad, arribó a la absoluti-
Al revelar el carácter subjetivista de las concepciones zación de esquemas cerrados, apriorísticos; la concepción
de los empiriocríticos sobre la verdad, V. 1. Lenin se- de la pluralidad de significados, racionalmente ligada
ñaló su relación directa con la negación de la objetivi- al problema científico de la probabilidad, se transforma
dad del conocimiento. "La negación de la verdad obje- en la concepción de las "gradaciones de la relatividad",
tiva por Bogdánov -escribió Lenin- es agnosticismo y conducente al agnosticismo; la cuestión del criterio lógi-
subjetivismo". Subraya aquí también la relación inversa, co de la verdad se reduce a la elaboración de las reglas
cuando habla del subjetivismo filosófico, que conduce convencionales de la construcción de sistemas lógico-
inevitablemente a "la negación de la verdad objetiva" 2. lingüísticos. En una serie de teorías el problema del po-
Esta intervinculación de ambos elementos lógicos tiene nente en la compren~ión de la verdad y su criterio "desa-
lugar en una u otra forma en todas las concepciones de parece" en general, en su lugar se colocan bien las co-
la verdad de la gnoseología idealista contemporánea. nexiones convencionales, bien la técnica "analítica" o
El subjetivismo en la interpretación de la verdad se bien las categorías axiológicas, sin relación alguna con
manifiesta con el mayor relieve en corrientes filosófi- la verdad objetiva.!
cas tales como el pragmatismo, el existencialismo, el El subjetivismo en la comprensión de la verdad -tan-
personalismo, en diferentes teorías antropológicas y las to si su forma de manifestación es evidente o no- es un
concepciones psicológicas estrechamente relacionadas con signo de debilidad e insolvencia de la filosofía idealista
éstas. Pese a todas las diferencias que separan a estas ante el conocimiento científico del mundo objetivo y la
corrientes y concepciones, lo cQIIllÍn.. eIl. ellas_f}~.flL~.rt.fq- práctica humana. Esta inconsistencia se manifiesta con
. que ..(J,rt.tr()p()l~gfcQ.. ~f!:J(1P'~~g(1tJ,.9.'Qa.Il.ªo...ep .f}l...cf}Il!r:º...se especial precisión en la negación a establecer cualquier
.c.Q!Q-º-ª_Jª,.c..Ql!U?r.l:lIl§i§.!Ul.'Q.~l~!iyi.~!a.,.d.~tJ?~gpig...!lor.nb.re.q1!8 tipo de correspondencia entre los conceptos, teorías e
.,,_.ªpª.rºc.~....Q911!Q, jIl_d!y!é!:UQª~stla.9!().L.e~ellª()r....~'Jil:Jrl:l"·.
y. ..a.!- ideas y los objetos verdaderos de la realidad y, con ello,
Jü.tun:iQ.Q().Jª§ .fOXIl:lfl&df}l COAQc.iI!JAl3,Il!()
•.!l1ghliªaJa..pr()- la renuncia a reconocer el criterio decisivo y real de la
verdad: la práctica histórico-social, tomada en la diver-
.-~~~t~~r1;d~c~~te~§-i-~g~;iñ~a"if!~Yiªtt~~ni~jet:arsí~C:lt
.,.. P." g.. P _._~ ".J sidad de sus formas y manifestaciones. .
JQJu:.q~j;QJJ~:m~n_<li(;).Ilte<i(;)Lcllr:so
](3al d_elprggeso del ..co- 11. La principal forma de manifestación de la crisis
,:.ll:ocimientº cQ!!l:º r:ili!&Q__cllll__IIl.'QI!<lQ
•..Q!Üll~J~0_.~~1CirJ~L del problema de la verdad en la moderna filosofía bur-
El hombre deviene él mismo creador de la verdad a prio- guesa es .la!t~C!:cJ:.§J~c1fl_1C!:..JF!!tJC!:ª.qlJL~t!v(1..en.elqItA~~~!~_
ri y su criterio: sus emociones, sensaciones, representa- de los f~-'lºI!!&r¿o~.§.ºg.iª?e.§.,.donde los filósofos y los soció-
logos burgueses se esfuerzan al máximo para aplicar to-
2 V. I. Lenin. Materialismo y empiriocriticismo, Q. C., t. 18, dos los "argumentos" que demuestren la "imposibilidad"
págs. 124, 127. . . de conocer la esencia de las relaciones sociales y de pe-
238 G. KURSANOV iNSOLVENCIA CIENT'IFICA ...
239

netrar en el "secreto" de la historia humana; para luchar dad. Sartre dice francamente que el hombre coloca "su
contra la teoría del comunismo científico, basada íntegra-
mente en el análisis objetivo verdadero de la esencia y propia existencia en el lugar de la verdad". Por ello, es
natural que, para él, "el experimento histórico-social re-
las leyes del desarrollo social. sulta fuera del conocimiento" 3. De la misma forma de-
E;s.!~..E!!~~ part~.,~..(),L I)l_e!!Q§.L ~g!!.....
..ª~1...g!:lg1~.~!!1i~m()~. ~u_ muestra la "insolvencia" de la doctrina marxista al in-
...ÚIl!c.ªflll3n t~.Jª.
ITl.~.!Q.~JL.i~.9.g:~:ªH~Q....gV_L.ª.Qmit\L.Rºsi):>lf)
tentar establecer la verdad de la historia, es decir, dar un
~§f[iJ?.Q!Q!l_ª.fl_h!:l~h.9E..x_ª.(;ºnt~ºiIIÜen.t.º§.h.i§tQtigºi? ....ais.la.~ cuadro objetivamente científico del proceso histórico. Si
.2g.§,.p:~gª.!!dº .1a._.J?gs.!lJ.il!ªª~..de.º()_!!9cer..Jª~J~y~§ .. y .las. consideramos que la historia humana es "idéntica a la
.yipclIJa.clQIl\3.s(l!!...elP!'ºººso. histó:riQQ;s1:J.~.re.lªºioll(l§jpJ(Jr- vida del individuo", no puede, pues, haber una verdad
.!l_a.§
..Y._ºª1:J.§ªtes~.Para las modernas filosofía y sociología
única de la historia, por cuanto hasta la propia vida de
burguesas esta línea se ha hecho dominante, pese a to-
los individuos se forma de "acciones libres", lo que ex-
das desviaciones y "fluctuaciones" parciales registradas
cluye cualquier posibilidad de conocimiento objetivamen-
en los trabajos de algunos de sus representantes.
La negación de la verdad objetiva en las investiga- te verdadero de los fenómenos sociales 4. De esta forma,
el existencialismo se declara incapaz de comprender la
ciónes sociales es lógicamente propia de córrientesfilo-
sóficas tales como el existencialismo y el personalismo verdadera naturaleza de las relaciones sociales, lo que le
impide a su vez determinar el papel y el lugar auténti-
con sus ideas claramente expresadas de anticientismo e
irracionalismo. cos del hombre en la sociedad, por cuanto esto no puede
hacerse negando la propia posibilidad de alcanzar la ver-
El existencialismo absolutiza el lugar y el papel del dad objetiva.
sujeto en el proceso histórico. Los existencialistas arran- La filosofía del personalismo, muy cercana al existen-
can al hombre, como sujeto de la historia, de los vín-
culos y las relaciones sociales reales; sus acciones re- cialismo, sostiene en esencia las mismas ideas de negar
la verdad objetiva en el conocimiento en general y en el
sultan independientes de las leyes objetivas del desarro-
conocimiento de los fenómenos sociales en particular.
llo social. El hombre, de acuerdo con la lógica de las Basta citar la típica tesis del personalista francés mo-
reflexiones existencialistas, realiza su derecho a la "libre
opción" y con esa misma "libertad", es decir, arbitrarie- derno más significado, J. Lacroix, de su libro Historia y
misterio. Afirma que el hombre "está sumergido en lo
dad, crea diferentes tipos de verdad partiendo de sus
incognoscible", que "le .rodea lo misterioso" y que ni la ra-
objetivos e intereses personales, completamente al mar-
zón, ni la ciencia ni la filosofía pueden comprender el sen-
gen de su sentido y significado objetivos. M. Heidegger
dice en este sentido que la verdad está "oculta", sin po- tido de la vida humana y la historia 5. Por consiguiente,
tampoco aquí puede hablarse de ningún conocimiento ob-
der revelarse, por lo cual, según él, los hombres deben
conformarse a enunciar su propia opinión subjetiva y jetivamente verdadero. Esto tampoco es casual porque el
limitada. personalismo es una variante, en esencia, de la filosofía
religiosa, cardinalmente opuesta a la concepción filosófica
J.-P. Sartre, en su obra más importante dedicada a científica y a la verdad Científica.
la filosofía de la historia, la Crítica de la razón dialéctica
coloca al hombre en el centro de los acontecimientos his- La tendencia a la negación de la verdad objetiva es
también muy característica en la concepción del co-
tóricos como sujeto, como personalidad y como indivi-
duo. El hombre crea la historia por sí solo, a voluntad 3 J.-P. Sartre.
p. 28. Critique de la raison dialectique, Paris, 1960,
propia y por "libre opción"; la existencia del hombre
4 Véase: J.-P. Sartre. Op. cit., págs. 123, 156 Y 161.
determina todos los criterios de la bondad, la moral, la
conducta y, a partir de aquí, todos los criterios de la ver- págs.5 Véase:
101, 102. J. Lacroix. Histoire et mystere. Paris, 1962,
240 G. KURSANOV
INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 241

nacido sociólogo francés R. Aran. En uno de sus traba-


con~rario, es lo que se hace, lo que se crea. La realidad
jos más importantes, Las desilusiones del progreso des-
histórica se objetiviza en realidad fuera de nosotros, co-
pliega las ideas del completo pesimismo, tanto en el pla-
no social como en el gnoseológico. La sociedad moderna mo resultado de la operación pensante, consistente en que
la historia aparece como nuestra representación de dicha
-dice- ha resultado incapaz de realizar sus ideales,
realidad en la cual, por añadidura, nos formamos a no-
resolver los acucian te s problemas de la vida, conseguir
dominar la naturaleza y realizar "el objetivo de Pro- sotros mismos. En una tal comprensión, hubo de reco..,
nacer Gueroult, la realidad histórica, "como realidad fue-
meteo". Las grandes esperanzas del siglo XX entraron
en violenta contradicción con la realidad, convirtiéndose ra de nosotros, desaparece". Por consiguiente, para el
en ilusiones perdidas. De aquí el pesimismo y la desilu- conocimiento objetivo tampoco existe la premisa real.
La verdad -continúa Gueroult- debe mostrarse co..,
sión en el progreso, la razón y el propio hombre. Esta-
mo correspondencia entre las cosas y los pensamientos,
mos en presencia de una ruptura trágica entre la pre-
tensión de dominar el mundo circundante y la revela- para lo cual es preciso que existan testigos de tales o
ción de la incapacidad humana para conocer adecuada- cuales hechos, con los que deben correlaeionarse sus pen-
mente dicho mundo, liberarse de la incertidumbre, la fal- samientos y observaciones. Pero el historiador no puede
ser tal testigo de todos los acontecimientos del pasado,
ta de claridad, las ilusiones y los mitos, especialmente en
la comprensión de los procesos sociales. por ello no puede existir tampoco el correlato para sus
El progreso en el conocimiento es contradictorio yen·· representaciones. Sus ideas, a las que nada corresponde,
no son verdades, sino formas de existencia de la razón,
do indefectiblemente acompañado de errores, de digresio-
nes respecto al verdadero conocimiento e incluso del sin contenido objetivo alguno y sin expresar ningún fe-
nómeno histórico objetivamente real 8. Según él, la sa-
desconocimiento directo y, con ello, viene el desengaño.
Considerando que la historia de la sociedad no deja de lida de la situación y el retorno a la verdad es la vía ha-
ser "humana", en cierto sentido es también "irracio- cia la fe cristiana, con lo cual retira por completo el
nal" 6. Esas mismas ideas agnósticas en cuanto a los problema de la verdad como conocimiento objetivo de la
fenómenos socio-históricos las desarrolla R. Aran en otro realidad histórica.
de sus libros, La lucha de clases. Dice en él, que todas En los debates habidos en el XV Congreso Interna.,.
cional de Filosofía se desarrollaron ideas similares en
las categorías sociales son "conceptos oscuros", y toda una serie de informes e intervenciones de filósofos oc-
la ciencia de la sociedad, totalmente "imprecisa", caren-
te de toda verdad fidedigna 7. cidentales. Las más características de éstas fueron, a
En este plano es significativo el hecho de que en los nuestro juicio, las siguientes.
El filósofo suizo A. Mersie, en su informe La filo-
últimos congresos internacionales de filosofía se negara
categóricamente la veracidad objetiva de las investigacio- sofía y la ciencia, considerado oficialmente el princi-
nes sociales. En este sentido, la intervención más carac- pal del Congreso, afirmó que la historia, como investiga-
terística hecha en el XIV Congreso fue la del filósofo ción, trata solamente de fenómenos aislados; es totalmen-
teólogo M. Gueroult, en un informe que intituló: "Postu- te ajena al carácter de universalidad, por lo cual ya no es
una ciencia en el verdadero sentido, como son las lógico-
lados de la filosofía de la historia". Le sirvió de punto
de partida la oposición hecha entre la historia y la natu- matemáticas o las ciencias experimentales. Es ilógica y
carece hasta de un objeto determinado: ni dios, ni la
raleza. Esta última es lo que es; pero la historia, por el
naturaleza, ni el propio hombre lo son. La percepción de
6 Véase: R. 'Aron. Les désillusions du progreso Essai sur la
dialectiqae de la modernité, París, 1969, p. 294.
7 Véase: R. Aron. La latte des classes, Paris, 1964, p. 355. 8 Véase: Akten des XIV. Internationalen Kongresses für
Philosophie,Wien, 1968, Bd. 1, S. 5, 6.
16-01631
242 G.IW1l.SANOV INSot VENCIA CIENT'I1HcA ... 243

hechos aislados no constituye, en general, conocimiento teólogo belga J. Ladriere propuso sustituir el concepto
y, aún menos, ciencia, dice Mersie. De aquí su con- de verdad como correspondencia de los pensamientos a
clusión categórica de que la historia nunca revela nada las cosas por una concepción bastante imprecisa de la
verdadero 9. Es por ello completamente lógico que nie- verdad como "norma de unificación", relacionándola con
gue también la posibilidad de la filosofía científica en el método del operacionalismo. El filósofo francés J. Oha-
general, dirigiendo aquí sus flechas preferentemente con- na proclamó la simbiosis de la tesis existencialista de la
tra la filosofía del marxismo. Debemos señalar que Mer- "libre experiencia de la razón" con un criterio pragmatista
sie no tiene nada de original: toda su concepción se re- de la verdad como "éxito". En diversas intervenciones
duce a la ideografía neokantiana, con su negación de las se desarrollaron distintas variantes de concepciones sub-
leyes y los vínculos generales del progreso histórico. La jetivistas en el espíritu del análisis lingüístico moderno
"modernización" de estas ideas es puramente externa, con su consecuente negación de la veracidad objetiva de
puramente terminológica. las formas cognoscitivas, etc.
Las ideas que el filósofo italiano J. Facchi desarrolló Los filósofos soviéticos y los marxistas de otros paí-
en su informe al congreso son típicas para la sociología ses opusieron a estas afirmaciones subjetivistas y otras
subjetivista. Su tesis principal consiste en que todos los similares la comprensión científica de los fenómenos so-
acontecimientos históricos, toda la experiencia histórica ciales, teóricamente basada en el significado universal
de los hombres debe pasar necesariamente -según él- de la verdad objetiva en el conocimiento. En los infor-
por el "filtro" de las concepciones y representaciones mes e intervenciones pronunciados en los congresos in-
subjetivas del propio historiador. Al mismo tiempo, la ternacionales partieron del análisis científico de las leyes
experiencia de cada persona, testigo de los acontecimien- objetivas del desarrollo social, de su esencia contradicto-
tos históricos, es sumamente corta, poco fiable, subjeti- ria; revelaron las tendencias objetivas del desarrollo
va y no puede servir de base para las generalizaciones y, mundial contemporáneo. En el XV Congreso Internacio-
menos aún, para fundamentar las leyes históricas gene- nal de Filosofía los científicos soviéticos P. Fedoséiev,
rales, por cuanto -dice- no podemos hablar, práctica- S. Strumilin, B. Kédrov, M. Mitin, J. Momdzhián, A. Ar-
mente, más que de algunas peculiaridades y coincidencias nóldov, S. Anísimov y otros, al analizar los complejos
de caráctier parmcular, y no de la "historia en general". procesos de la vida social relacionados con la revolución
Por ello, concluye Facchi, las tesis históricas no tienen científico-técnica moderna, mostraron la importancia de-
sentido lógico, sino tan sólo significado ideológico: "su cisiva de las leyes objetivas, de los nuevos fenómenos
valor científico y lógico es nulo" 10. Aquí trasciende clara- y factores condicionados por el desarrollo de las fuerzas
mente la influencia de las ideas subjetivistas del existen- productivas materiales, su papel decisorio en la vida so-
cialismo, y el hecho de que la línea general de la ne- cial, política· y cultural de los hombres. En el informe
gación de la verdad objetiva en el conocimiento de los del científico soviético B. Chaguin se mostró especial-
fenómenos sociales aparece en Facchi con bastante re- mente el significado del factor subjetivo· en la historia,
lieve. su influencia en diferentes aspectos de la vida social, la
Hubo en el congreso otras afirmaciones semejantes relación de las leyes objetivas en la sociedad y el papel
pronunciadas en una serie de intervenciones. Así, el de la actividad consciente del hombre. Pero todo esto
fue hecho sobre la base del principio del análisis objeti-
vamente verdadero, revelando la importancia decisiva de
9 Véase: Proeeedings 01 the XVth World Congress 01 Philo-
sophy, Sofia, 1973, 1, 'pp. 25, 26. las leyes objetivas, la dialéctica de los factores objetivo
10 Abstraets 01 Communieations. Presented on the XVth y subjetivo del proceso histórico.
World Congress 01 Philosophy, Varna, 1973, Como 209. Las· cuestiones de la veracidad objetiva de las inves-
16*
244 G. KURSANov INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 245

tigaciones históricas se examinaron también en informes es~ncia y las leyes del desarrollo histórico-social, se hace
de marxistas de otros países. En el informe de lana Frie- especialmente clara la tendencia a la negación de la ver-
zova (Checoslovaquia) El problema de la objetividad en dad objetiva en las modernas concepciones idealistas,
las ciencias sociales se analizaron las peculiaridades del testimonio de su insolvencia científica y la crisis de las
objeto de investigación en las ciencias sociales, a dife~ ideas y concepciones filosóficas burguesas.
rencia del objeto de las ciencias de la naturaleza. Aquí IIl. La negación de la verdad objetiva provoca un
se enfatizó de manera especial que en cualquier caso se fenómeno sumamente característico en la filosofía bur-
trata de estudiar los objetos del mundo material, existen- guesa con tem por ánea: _~.c.ffiJ!.lalligJ!J ...J?.errJ,(!!.4.9g_n..7LqJgre~
te sin depender del hombre y de su conciencia. En el n'LO[ªI~§J ..(;.ªl.tl!<mk§-,_-.esM1ir;Q.~,_. mttº.{QKir;QfL ..y_ .r~ {igiosQ$.
informe del científico checoslovaco F. Harvat acerca de L,(J:.S._cªteggrfas ..gnQseQZá.gicasse.sllsLituyen. PPT.. fL:x;iolQ::
las peculiaridades del conocimiento social se mostró la gicasys.ediluye,nenellgs, Lo importante
en esto es que
dialéctica de las mediciones objetiva y subjetiva en el se contemplan los propios valores fuera de todo vín-
análisis de los complejos fenómenos de la realidad social culo y relación objetivamente real; su sentido y signifi-
moderna, la necesidad de examinar la actividad del suje- cado los determinan íntegramente los objetivos y deseos
to en las condiciones de las situaciones natural e histó- de los hombres, sus intereses, puntos de vista, opiniones
rica. El principio de la veracidad objetiva es siempre y otros factores subjetivos. No sólo se desvaloriza la ver-
inquebrantable en todas las investigaciones verdadera- dad, sino que prácticamente desaparece tras las categorías
mente científicas. subjetivas de ponderación.
En los trabajos del XV Congreso tuvo singular im- El enfoque axiológico de la verdad se expresa en el
portancia el informe sobre la verdad hecho por el acadé- "pluralismo de las verdades", de acuerdo con el cual, la
mico Todor Pavlov en la reunión plenaria. La definición ciencia, la filosofía, la religión, la moral, el arte, la po-
de la verdad que presentó ya ha sido expuesta por no- lítica y el derecho disponen cada uno de sus verdades
sotros en la primera parte del presente libro. Aquí quisié- específicas. Es innegable que el conocimiento objetiva-
ramos señalar de manera especial que el científico búlga- mente verdadero se manifiesta de modo peculiar en las
ro se apoyó en el principio de la objetividad de la ver- diferentes esferas de la actividad espiritual, como ya he-
dad y sometió en su informe a una crítica convincente mos examinado brevemente en líneas anteriores. Pero en
las representaciones empíricas estrechas de la verdad de axiología se trata de otra cosa: precisamente de sustituir
la filosofía positivista, su subjetivismo y relativismo y ~l conocimiento objetivamente verdadero y sus categorías
también las afirmaciones neoplatonianas de los filósofos por categorías de orden valorativo que niegan en esencia
idealistas contemporáneos'y de algunos físicos influencia- toda veracidad objetiva. La amplitud del planteamiento
dos por éstos, entre los que se encuentra vV. Heisenberg. del problema de la verdad, la pretensión de que se ana-
Al examinar de forma multilateral el carácter dialéctico lice desde diferentes puntos de vista se convierte aquí
--d~~I~-v-erIªdcom-o-proceso,X -j5avlovs~bl'ªYa.-qlIeTad.Út- en una masa amorfa e indeterminada de "valores" de
léctica de la verdad en la conciencia del h.olllbre aparece lodo tipo, donde su comprensión puramento relativista
-como reflejo del. desarrollo dialéctico de la ~¡'ealiclJ~dJ3º~ predomina por completo en tanto que la verdad dej1a.
cial_~_ll:_ª.t.~!ªl;_-M'l~draJ~c~ic_~ .q.el..m1!nd.o.obtetiyo 11. paso a conceptos y representaciones sin relación rt)al al·
A la luz de la teoría marxista-leninista, hasada total- guna con ella.
mente en el conocimiento objetivamente verdadero de la En realidad, el enfoque axiológico contrapone prácti-
zamente las categorías valorativas a las del conocimien-
11 Proceedings oi the XVth World Congress oi the Philoso- to científico, lo que necesariamente conduce al relativis-
phy, Safia, 1973, 1, pp. 99-103. roa y al subjetivismo. A esto se debe también la idea de
246
G. KtJRSANOV INSOLVENCIA CIEN'TIFICA ..• 247

que existe un supuesto criterio axiológico especial de la sufrimientos del mundo por faltar el deseo de conoeer
justedad de determinados juicios u opiniones, que deben la verdad, la extensión de la mentira, los prejuicios y las
corresponder a ciertas normas y orientaciones. Pero en la supersticiones, la sospecha, la blasfemia, la pérdida del
axiología burguesa dichas normas se contemplan como sentido de todos los valores, etc." 12. Es de suma elocuen-
criterios dados a priori o como normas establecidas con- cia en este plano el mensaje de Navidades de Juan XXIII
vencionalmente, es decir, sin depender de su contenido (1960) llamado especialmente La verdad. En él recono-
real y objetivo y fuera de él. cía que en la Tierra ya "no se respeta la verdad", reina
Se trata de que cualesquiera normas o reglas, no só- la mentira, "se han traicionado los ideales"; de aquí la
lo en su comprensión subjetivista como criterio axiológi- amenaza a la paz, al orden social y el peligro para toda
ea, sino incluso justamente interpretadas, no pueden ser la humanidad. Tal estado es, ante todo, consecuencia de
criterios científicos por cuanto ellas mismas necesitan haber perdido la verdadera fe y olvidado la gran verdad
una fundamentación de su valor, la demostración de su de Dios, esta "ciencia de las ciencias y doctrina de todas
valor objetivo, lo cual se establece en la práctica social, las doctrinas" 13.
en cuyo proceso se elaboran dichas normas. Los teólogos modernos necesitaban de estos reconoci-
Algunos filósofos burgueses consideran que la única mientos del estado de crisis en las ideas burguesas de la
salida de la crisis sufrida por la gnoseología idealista es verdad para proclamar "el verdadero camino" de salir
contemplar la verdad dentro del sistema de los di- de la misma con ayuda de los "valores supremos" de la
ferentes valores. Mas, en realidad, la sustitución de las propia religión, mediante las verdades de la "revelación"
categorías gnoseológicas por las axiológicas y el trasla- divina, las cuales se, transforman, según ellos, en "verda-
do de todo el problema de la verdad a la esfera de las des internas" del alma humana. Sólo las verdades reli-
valoraciones y las opiniones subjetivas equivale, en esen- giosas cuentan -dicen- con la necesaria autenticidad,
cia, a renunciar a su solución, lo cual no hace más que "objetividad"; son inconmovibles y eternas, por eso es -a
profundizar la crisis de las ideas gnoseológicas, la crisis su juicio-, que pueden servir constantemente de apoyo
del problema mismo de la 'verdad en la filosofía burgue- firme en la vida del hombre.
sa contemporánea. Las concepciones teológicas de la verdad, que niegan
Debemos señalar también que la incapacidad de las formalmente el subjetivismo del conocimiento, pero que
escuelas filosóficas burguesas tradicionales del siglo XX afirman la existencia de "objetividad" en las verdades
para brindar una doctrina adecuada de la verdad es religiosas e incluso admiten la objetividad de las verda-
aprovechada por la filosofía religiosa para la propaganda des científicas, son, sin embargo, una clara expresión
y la divulgación de las concepciones teológicas de la de la crisis del problema de la verdad en la concepción
verdad, que pretenden haber superado el impase en que filosófica burguesa contemporánea.
se han sumido las escuelas "laicas" del idealismo actual. En primer lugar, demuestran la insolvencia de todas
Los teólogos modernos están dispuestos a reconocer las demás concepciones subjetivistas y relativistas de la
la existencia de crisis espiritual en el mundo burgués, verdad propias de la mayoría de las escuelas y corrien-
crisis de las ideas filosóficas y los valores morales. Más tes tradicionales de la filosofía idealista.
aún, admiten la crisis de las ideas acerca de la propia En segundo lugar, menosprecian las verdades cientí-
verdad. Pio XII ya en 1958 se quejaba del "mal del ra-
cionalismo" en el mundo y el fermento de los intelectos
12 La Vérité. Actes du XIIe Congres des Sociétés de philo-
y "el desengaño de las almas" que originó. En el congre- sophie de langue fran~aise. Louvaín- París, 1964, p. 228-230.
so de Louvain (1964) dedicado especialmente al proble- 13 La Vérité. Messagli de Noet24 Décembr.e 1960 de Sa
ma de la verdad, los científicos teólogos hablaron de "los: Saintété lean XXII!.
248 G. KURSANOV
Capítulo X
ficas, les niegan el derecho y la posibilidad de conocer LA CONCEPCION PRAGMATICA
la esencia del mundo circundante y, con ello, expresan DE LA VERDAD
objetivamente la hostilidad de la concepción filosófica
burguesa del mundo hacia el conocimiento científico. La verdad reside a veces en la idea.
En tercer lugar, minimizando el papel de la ciencia W. J am es
y la razón humana en el conocimiento de la esencia del
mundo, estas concepciones ensalzan las verdades religio-
sas situándolas en el pedestal de la "razón divina", abso-
luta, lo cual nada tiene de común con el conocimiento
científico, objetivamente verdadero, del mundo material
y las leyes de su desarrollo.
La "objetividad" y la "racionalidad" externas de las
verdades religiosas no sirven más que para ocultar su
anticientifismo e irracionalismo.

:} * ~l-

Sobre el fondo general de la crisis del problema de


la verdad en la filosofía idealista contemporánea se de-
sarrollan sus diversas concepciones, que se distinguen
por su determinado contenido y el complejo de los co-
rrespondientes conceptos y definiciones. En los capítulos
sucesivos examinaremos los más importantes de ellos, co-
menzando por la concepción pragmática de la verdad, que
constituye el resultado típico del desarrollo de las ideas
En la gnoseología, como en toda la filosofía del prag-
filosóficas y gnoseológicas de finales de siglo XIX y pri-
mera mitad del XX. matismo, el problema de la verdad con su particular
interpretación desempeña un papel especial, constituye
su base de partida. Desde el punto de vista formal, en la
concepción pragmatista del proceso del conocimiento se
trata del conocimiento de la verdad, .g\LºlJt{)A~L.iutciºs
que comporten, ..cQmºdÜ~r.ª-J,.~J)~YLflL~'.q(?IdÉ"l!/'(ltiyJdt!,g,
justificada". Esta idea preside todo el sistema de la gno-
seología pragmatista, lo que doriva orgánicamente del
vinculo indestructible, en 01 pragmatismo, do la catego-
ria de la verdad con su principal categoría: la práctica .
.!j Pero la práctica como categoría tiene en el pragmatismo
Un contenido completamente determinado que puede ca-
racterizarse por Ja compreIlsiÓll<le .lªprá.cti.cª cQJJ1o..e:X.7
.pf\rien.ciLS!:tll.sQriª.LdeLsujetQcQgllQsce.nte: .de hecho, en
eL~§pJLit!Ld{).tº<lo.€)lpQ.sWvisIll();. s1!re<l1!cc~ºna la acti:
vidªº,.'pl3!'§.onª-l,_gi:n.ªIllicª y .11ª.sta."transformadora" del.
250 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 251

h ombrecOl:J:to. indiyJgYO;Jªl:li.olQgi~ª~!ºn.._ cle_~s_!ª}:!:~~l:·_ elabqr.3.:I.J:lQ8..!9J?_.


he~p._o..l3_JQg!Qamente"3. A continuación
vidad en la_qll_~.elºgl!teIliªº~ººial_l3_e (l!!llx~_eJ.lJ.::l_~~.~!;- expone esta misma idea de la siguiente manera: " .. .la,s
vidad vital del hombre como .s()r natur:alsuR€lriºr~ teº-Ij.ªLS_~.º.Q1lY!f:)r:te.J:L.@.j!1SJr:llIll~l!!.Q.$LJ1º.J?Q.!L..l'f:)§lLli~~§.ta
Las categorías de práctica y verdad son dos aspectos a iIlJf:):rr-ºEªJ}.t~s
_ºº!l)1t~.~@ª!es .P-º.QºJ!l-º§.§º~egar!los",. y
inseparables, pero singularmente comprendidos en la gno- "tQdas._.Jlu.~f?trafLte_Q.r.iªs...J?Qn.jn§tmme:rttaJe.s, ...to~ªs .. ~ºn.
seología del pragmatismo: ..el"é:x!tº_pl:ªctiºg~~dlLf.~sul- modos jntelectu3.lesdead..3.ptAQ!<S!1a.Ji'L!,-º.alidad" 4. James
tª-do", es el objetivo de la vida del hombre y, por ello, está lejos de considerar que nuestros puntos de vista,
todas las teorías y puntos de vista son verdaderos en la ideas y teorías deben. ser necesariamente verdaderos; la
medida en que sirven al logro de éxitos prácticos. veracidad como atributo no es inmanentemente propia de
Esta tesis, determinante en la concepción pragmatista los conceptos y teorías. "La idea seQºD:.yif)r~~~f)!!"X~rl!!!!h
de la verdad, se revela ante todo comoin§tr1J]pentalis!!1.Q, e§."yerdaQ.JITªc;j-ª-§_.ªJg~~_ªº_º-p:1l}~.i.!1l!_~!I.:!9.§"
5.
esencia de toda la gnoseología pragmatista. I&.yg,:r:.ªcj- Por consiguiente, la veracidad de los conceptos, ideas
dad ...ª~ ..Jº-~Cºllº~P!g~l_ !ª~ª~,"y_.teor:~ª.~L§_€l_.yªJ.().!:ª-.gl}sde..._~ y teorías científicos se debe, según J ames, no a su con-
m_l.~tº-il!LyJ.§j&.Q,g..filL!1tmªªd. .PIª,g.t!ºª, A€)..SllS _v€)ntaja,8., tenido objetivo, no al hecho de reflejarse en ellos las
d!L.su_jn~trumentalidad. Sólo pueden considerarse autén- leyes objetivas del mundo material, sino sólo a ciertas
ticos las teorías y conceptos que sirven satisfacto- situaciones, a circunstancias y acontecimientos especia-
riamente al hombre en la práctica, proporcionan benefi- les. A la pregunta de ¿cuándo las ideas se transforman
cios, utilidad y son instrumentos cómodos en el proce- en verdad? J ames responde que eso ocurre cuando la idea
so del conocimiento. La principal afirmación de los prag- reporta determinado beneficio, ventaja, bien. Dice que
matistas es la siguiente: .~.Lyerdªdm:.ª---JL.t.!illl'Í¡L!lllL.~13 "lª_yerdad_ ..~§_lJ!l.ªe,sPElcie. de)o bueno (one species of
útilY.§!l'Ye .....
clegQmºQg_.Ü!l3t;rJlP:!~ll.tº._tllJª--y.iclª-:_
El instru- good ... ) .Se 11ªnw.yerqªgerQ_ª .lºqueresultabueno en
mentalismo es el principal contenido de todo el método la esfera de 13.sconviq.Qiones y,p()raAadidur~l,henefíéroso
pragmatista en general, por ello tiene razón el filósofo .elJ....y1tLlLQ..dft.JlfJJ&!:::Q"!Í!lilQ&Ll1J1l.r13.!!!.e:g,to.$
...e,vÜ!QJ.ltü.,s
': 6.
marxista norteamericano H. Wells al definir todo el W. James dice que así como tomamos el mundo sen-
método pragmatista como instrumental, como método de sorialmente dado separando las cosas por voluntad pro-
la ventaja de los medios y los objetivos 1-2. pia, de la misma manera establecemos lo verdadero y lo
El instrumentalismo es la base de la "regla de Peir- falso de los juicios de acuerdo con nuestra voluntad. To-
ce", que define la idea como "regla para la acción" das las personas, afirma, ven las cosas de forma distinta
y ve el sentido de las afirmacionés en las consecuencias y las valoran conforme a su temperamento y su gusto.
prácticas que ocasionan. Esta es, por su fundamento, la Como prueba aduce el siguiente ejemplo. Todos vemos
idea del instrumentalismo. El desarrollo de las ideas im- en el firmamento una constelación de siete estrellas,
plícitas en la "regla de Peirce" conduce a W. J ames a pero la denominamos de forma diversa. Unos la llaman
formulaciones directamente instrumentalistas que subya- "Osa Mayor", otros, "vagón celeste", los de más allá,
cen en su comprensión de la verdad. Cuando trata "cazuela de cocina" 7. ¿Qué tomar como verdad en estas
de la esencia de los conceptos, las teorías y los crite- diversas definiciones? Según J ames, no puedo respon-
rios, James escribe: '~]'-ºdol3.__llU_~t!:º§. .Gpnc.el1!os_.ll.o..n derse categóricamente a esta pregunta, lo que significa
.. Denkmittel, es decir, med_igs_ª!1.~:ili~!,~~,"g.ºª 1.0$Gllales 3 W. James. Pragmatism. A New Name lar Same Old Ways
af Thinking, New York, 1907, pp. 171-172.
,¡ Ibíd., pp. 53, 194.

'~. 5 Ibíd., p. 207.


i-2 Véase: H. K. Wells. Pragmatism-PhUosophy al lmperia- 6 Ibíd., pp. 75-76.
l.ism, Now York, 1954 pp. 187-195. 7 Ibíd., pp. 255-256.
252 G. KURSANOV
íNSOL VENCIA CmNT'IFICA ... 253

de hecho relativismo, negación de cualquier propiedad Cierto que el conocimiento humano en desarrollo in-
objetiva de las cosas del mundo material.\ cluye siempre conocimientos hipotéticos, comprendidas
Por supuesto, que la Osa Mayor puede llamarse de algunas hipótesis científicas, que tienen gran significa-
muchas formas por analogía con las cosas más distintas, do en el proceso del conocimiento y aseguran los avan-
pero de aquí no se deduce que la propia disposición de ces del pensamiento humano de la ignorancia al conoci-
las siete principales estrellas de esti). constelación no ten- miento, del conocimiento incompleto al más completo y
ga un significado objetivo. Por el contrario, precisamente multilateral. Pero esto no significa que entre la teoría
por la situación de ellas en el espacio universal, deter- científica y la hipótesis no haya diferencia alguna, que
minada íntegramente por factores materiales objetivos, pueden identificarse, como hace Dewey.Por latf)oría
y no por el temperamento de los observadores, podemos de .la ~ieIlcLa...s.e.. ~ªQ().g:t!()..Pll.eden (~0!l~i4ir:ar~~..t~ori~s
percibir estas estrellas con una determinada configura- cientígicas ..únicanwnte aquellas hipótesis. que. han. reci-
ción, a la que podemos dar los nombres más diversos. bidoQQ.oJirmi).ciÓn en Ja práctiea histórica del hombre: en
¿Qué tiene que ver aquí el "good", a qué viene aquí el el".ªe~?:Er:2!l().ªe.J::t_'y~qª~O~i(l1(le.los .hombres, en la prác-
sentido "instrumental" de los conceptos y juicios acerca tica geJª. ll.fodl.I.ccióllIl!.i.l
terial,ell.las obs.ervaciones y.ox-
de las constelaciones que percibe el hombre? La argu- periW()1),1oL9!.ElllJíf!<.:ºs.Pero entonces dejan de ser hipó-
mentación de James "evocando la Osa Mayor" se vuelve tesis en el sentido exacto de la palabra, convirtiéndose en
contra sus propias representaciones relativistas y subje- teorías científicas. Mezclar todas las formas y catego-
tivistas. rías del complejo y contradictorio proceso del conoci-
..
~ n. P(jW13Y, ()ljD§trgm 13ntªE§m.QJ~n..1~Lº'º:tl!P:reIl§iºIlª() miento, come hace prácticamente Dewey en este caso,
. la verdad Sf).d()rtY~.ªI!~El.tQ.ªQ.ªl:l~~.:t!E!'l!lgÜÜo!Sde
la "ininte- es teóricamente inadmisible.
EupciQ.Il.ªf)L~:enf)l.im-~n1Q..yJª.natllr:ª,1().~ª" . En su con- Cuando caracteriza su concepción de la verdad, De-
cepción, esta "ininterrupción" significa que en el pro- wey sigue diciendo que toclas nuestrªs teorías, !.d.ea.,sy
ceso del "experimento humano" se crean todas las leyes sistemas son en esencia "instrumentos.~., suv:alorno
del mundo y los propios objetos del conocimiento. Aquí
elabora el hombre los diferentes puntos de vista, ideas está 'en~enosIIi~siilos, ".si~0·eii.Jª~iil~dIª~j~4:qll:().jY~~~I.~
()!LgLtLªQ.§ÜQ:~ 1 • Como puede ver el lector, aquí no hay
y teorías, cuyo significado y veracidad se determinan por nada original; es el mismo relativismo, la misma nega·
su eficiencia y utilidad en el proceso de ese mismo "ex- ción de la veracidad objetiva del conocimiento humano
perimento humano". En el libro Reconstrucción en filo- que se da en las correspondientes afirmaciones de James.
sofía, Dewey dice que todas nuestras ideas, puntos de Ideas análogas desarrolla Dewey en su libro Expe-
vista y principios son, en esencia, sólo hipótesis que riencia de la lógica experimental y en el titulado Lógica:
deben elaborarse en la práctica y rechazarse, corregirse teoría de la investigación. En el primero de ellos se de-
o ampliarse en dependencia de la medida en que sean tiene especialmente en el cOIlcepto '~c.ontrol"o ""eriE~"a-
un éxito o un fracaso para la necesaria dirección de ciónn ..cie las ideas y representacionesqlle§llrgeA~~l ..eL
nuestra experiencia de hoy. Subraya que "la§jdeas, teo- hombreeon pretensionescie verdaderas. Los conocimien-
rías ysiste]]1as,por bi.eIl elabgrados que. estén y sean tos devienen verdaderos sólo en virtud de su correspon-
diente fundamentación, su comprobación en el proceso de
tesIS ,--. tE:J~PO!_~i~J§~()SLQ()1?~llAg()llsLª()r:ªx~~ __biPº-
~.2~17SE:J~l!,~~
"~"-- "-" .•... ,_ ~._-
..
su aplicación y utilización, de su "control" prácticamen-
8 F. Dewey. Experience and Nature, New York, 1925, pp. 1, 4, te subjetivo. Entre los diferentes medios y métodos de
8-9. que dispone el hombre, unos resultan mejores, más efi-
9 F. Dewey. Reconstruction in Philosophy, New York, 1937,
p. 145. 10 Ibíd.
~54 G. :k.URsANOV INSOLVENCIA CIEN'rIF'tcA ... 255

(',¡nuLesy útiles; otros, menos, o completamente inútiles. y preconizador del pragmatismo, se defiende la idea de
Los mejores entre tales medios reciben el significado qU{){)!L~lJl!:JlgWª1J~m.º_lQJ~§'~)}.9IªL Pc9l:J.§!l!..<;:º:I!º~Q!º_QlJ
de "jllstiJ!~ªQQ§"jÜLº2J.gna.m§JÜe"y, por ello, en la com- la verdad ni la cuestión de la naturaleza del conocimien-
prensión de Dewey, verdaderos. "Sabemos que unos mé- to,·sriio··el::Jir:º~Ieii1i::ileLer:iteJ..iode .la sigIÚfica.ción, es
todos de investigación son mejores que otros, lo mismo flecir:t..del_ se.nti<!!L.9-JL!!Q~É?~f.~~ ....i.ª&ª~_.Y..].'{)..P:r:l.ls.(;l!!.tªc~QP:e.s.~
que unos métodos de cirugía, de producción agrícola, Considera que este criterio son la fe y la conTicción,
construcción de caminos, de navegación, etc. son mejo- beliefs. El concepto de fe -dice- no puede separarse
res que otros. Son métodos cuya verificación viene mos- de ningún modo del concepto verdad. Pero además, .laf{)
trando hasta nuestros días que son los métodos mejores se. int{)rQr.gta.....~<mLgoJ!l9_.'Iqt)ª.J;lt)J!1J{)st!:!LiI!t:{)!9Q~º.~d~§J!-
para lograr determinados resultados" 11. samiento§'Q.QIloJ.ltls.acci.ol1esqg(:J deter.llljl).a.llJ.a.y.egciqªst
En Dewey, el instrumentalismo en la interpretación como utilidad de unos u otros puntos de "ista,. teorͪs ..y
de la verdad está orgánicamente vinculado a la afirma- representaciones 12. Estas disquisiciones no rebasan el
ción de la necesidad de ."flJ,I1Q!OQ{)S lºgIº,ª§,~ll!:lºQntrpr' marco de las representaciones pragmáticas tradicionales
del proceso de investigación, realizado mediante los con- acerca de la veracidad en el espíritu del instrumentalis-
ceptos y juicios. Aquí, la eficacia y fertilidad de las di- mo; aquí únicamente se subraya que la fe del hombre en
ferentes teorías Y.conceptos científicos se determinan por las acciones prácticas es la que determina el significado
su aptitud para ejercer las funciones de control de la y el sentido de las diferentes opiniones y teorías.
investigación. Si ciertos conceptos o teorías son incapa- 4,
Señalemos también el empeño de algunos gnoseólo-
ces de ello, deberán rechazarse por la ciencia. Esto cons- gos del pragmatismo de modernizar su concepción dándole
tituye una paráfrasis de esos mismos razonamientos acer- una expresión semántica de moda. Por ejemplo, .G. Th¡:¡.yeL
ca de la veracidad como utilidad, con la única diferencia dic(Lqg,\tks r:tlSllltados de las investigaciones de una de-
de que allí se trata de la utilidad en la satisfacción de terminada situación se forman como oraciones idiomáti-
las demandas humanas en su conjunto, y aquí, en las in- cas;-por·:éIl(;;.=~ig~iJL.~Cidioñia.·iJª~~~.Itlb()liz~_c~?l1son
vestigaciones científicas especialmente; pero éstas se des- CO:rlQt~i§J!..i:ll.9-1~nsableife.l.p.Iº-ºeso_Q~-.i:l1 ve§.ggación. En
tinan a esas mismas demandas, con lo que determinan su ese mismo espíritu se manifiesta Gallie, enfatizando que
sentido y significado. En consecuencia, las "funciones ló- la investigación no es un proceso pensante, sino una
gicas de control" están destinadas a demostrar que las acción práctica guiada por medio de signos y símbolos.
diferentes teorías y conceptos científicos son instrumentos Thayer se remite a citas de Lógica: teoría de la investiga-
del conocimiento, y no verdades objetivas. ción de Dewey, plenamente encajadas en el cuadro se-
En la década de los años 50 apareció en los EE.UU. mántico. DeW()LQi<::()LPQr.ejeIllPJg,__q!:!:.().J~~nve§..tigacio-
el compendio Estudios de la filosofía de Charles San- ..\:1&. Q:r_ª-ºtQ:rl.YJJll.?
n~§ trallfi..9..ill'.±"()lLtl_l)._JQ!ma, .0fll.Ci2.:I113S
.• ~():11
ders Peirce, con artículos de A. Lovejoy, W. Gallie y dirl:)_~Jª~_().jI!§!!'JJ_llle.:g~ll.I~~,
.....
PQr._()nº_cl.e~{) ....
hªc.9r~El_()1. ..ªp:á-
otros. En la hoja del título del libro aparecen ostentosa- U~is d~lJl.!g!lifiº-ªM_'.'!!!str.llJJle..J:ltªJ"Ae 1Il.s.()rªQi()n.es.y los.
mente dos ramas de olivo y, caprichosamente entrelaza- términQ§:. Aquí, ante nosotros aparece el mismo instru-
das con ellas, las letras de la palabra latina veritas. Esto mentalismo, aunque investido de la forma moderna de la
no es más que el emblema, pero, ¿cuál es la esencia de filosofía semántica. El papel de los instrumentos útiles
los puntos de vista de los autores acerca de la verdad? o inútiles lo cumplen las oraciones y los términos del
En el artículo de A. Lovejoy, adicto al "realismo crítico" lenguaje.

12 Véase: Studies in the Philosophy o/ Charles Sanders Peir-


11 F. Dewey. Logic: Theory o/ Inquiry, New York, 1938, p. 104. ce, Camb.-Mass, 1952, pp. 4, 5 Y 11.
INSOLVENCIA CIENT'IFICA ... 257
256 G. KURSANOV

Empero, aunque en su conjunto la concepción prag- Prosigamos; el pragmatismo utiliza el interés que los
mática de la verdad es subjetivista, niega la veracidad hombres tienen por los resultados de su actividad cog-
objetiva de las formas y las categorías lógicas, ella cuenta noscitiva, el interés tanto personal como social en el co-
en cierta medida, es decir, en la parte del planteamiento, nocimiento del mundo que les rodea. En efecto, sobre la
con elementos racionales. _.1ºsgIl(),seóJ()gos_4{)I,pl.'!:l:g!n.-_~t,!s- base de la práctica social el hombre despliega su capa-
,_!E,!)LJlorejeIllpl()" §e ,Ill,allj.fiestaII ,coIltra la~OIllP:r(:lIl~!ón cidad cognoscitiva, se empeña en penetrar en las leyes
abstracto-nl.cionali.sta ,dl.)Jª verdad y su criterio corres pon- de la naturaleza y la sociedad, en ponerlas al servicio
,ªiente~ En su polémica con otras concepciones idealistas de sus objetivos e intereses propios. Además, procura uti-
muestran el dogmatismo abstracto que contienen las dis- lizar y aplicar aquellos conocimientos que responden a
quisiciones de los racionalistas, quienes proclaman la sus intereses y, si se quiere, busca realmente emplear los
conocimientos como "instrumentos" de su actividad. Y
veracidad de los principios absolutos superiores fuera de
toda relación con la base real terrenaL Tampoco viceversa: el hombre desestima aquellos conocimientos,
carece de interés la tesis general de los gnoseólogos teorías e hipótesis que no se justifican, que no le brindan
del pragmatismo acerca de que la verac.icl-ª.clqI:lJ~_!cl{)~S ningún resultado, que no facilitan el logro de sus obje-
tivos. Pero aquí también debe tomarse en consideración
..yJas tl.l()r~ª§se dete!'IlliIla,!Il&ª!,!!!l!eJª.pr.~~.~!<:l~:En este que los pragmatistas atribuyen a.las concepciones de "in-
sentido, el pragmatismo es una determinada reacción
contra la infecundidad y la abstracción de diferentes cri- terés" y de "actividad" un sentido puramente utilitario.
terios idealistas de la veracidad. Mas debemos señalar de Reducen la actividad práctica socialmente útil del hombre
inmediato que .para los pragmatistas, la práctica tiene, a su conducta, y ésta la interpretan biológicamente, ob-
como ya hemos visto, un significado completamente- de- viando el hecho de que precisamente es la actividad so-
terminado. Por supuesto, es cierto que la práctica como cio-histórica átil el poderoso estímulo para el desarrollo
criterio de la verdad contiene también el elemento subje- de conocimiento del mundo, actuando en última instan-
tivo, pero al explicar la esencia de la práctica y su papel cia como fuerza motriz principal de dicho conocimiento.
como criterio de la veracidad, el pragmatismo absolutiza La inconsistencia general de principios de las posi-
e hipertrofia este momento subjetivo, con lo cual se de- ciones gnoseológicas del pragmatisD1o, determinantes de
forma el verdadero contenido de la misma práctica. la esencia de su concepción de la verdad, consiste en que,
La presencia del momento subjetivo en la práctica al remitirse a los distintos aspectos del proceso real del
no significa que toda la práctica humana tenga un ca- conocimiento, los separa de los otros, de todo su compli-
rácter subjetivo. Cada persona por separado participa con cado y contradictorio contenido, los absolutiza y subor-
su actividad en la práctica socio-histórica de las diferen- dina a su posición idealista subj etivista general.
tes clases sociales. Con su actividad práctica el hombre A este respecto debemos subrayar de nuevo que la
comprueba la veracidad de conceptos y teorías determi- comprensión subjetivista de la práctica por el pragma-
tismo no permite ni puede establecer el criterio cientí-
nadas y puede adoptar o rechazar unas u otras opinio-
fico de la veracidad 13. Su gesto de reducir la práctica a
nes y teorías. Pero como es sabido, la práctica personal,
la actividad personal, individual del hombre significa que
individual del hombre no es más que una parte insigni-
esta práctica personal e individual debe servir de criterio
ficante de toda la actividad histórico-social de las gentes
al conocimiento, pero un tal criterio no puede ser objeti-
en su conjunto y se subordina a ésta totalmente, por
cuanto el factor decisivo de la vida es la actividad histó- 13 El filósofo soviético Yu. Melville ha desentrañado pro-
rico-social y la lucha de las masas populares, de clases fundamente esta tesis en su artículo El problema de la verdad
sociales enteras, y no de personalidades aisladas. en el pragmatismo. Art.: La gnoseología idealista moderna. Re-
dacción general de G. Kursánov. M., 1968.
17-01631
258 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 259

vo, por cuanto las opiniones, las ideas y las teorías del nosticismo moderno y, en ge~eral, al idealismo" 16. ¡Es
sujeto, en este caso las comprueba el propio sujeto. Esto un Í'econocimiento elocuente!
eonduce al subjetivismo en su valoración, y con ello En efecto, el agnosticismo de la concepción instru-
desaparece el verdadero criterio. La afirmación pragma- mentalista de la verdad deriva muy lógicamente de la
lista de la "correspondencia" de nuestras ideas y repre- negación de la verdad objetiva, lo que es orgánicamente
sentaciones a la práctica significa no la verdadera co- propio del pragmatismo por considerar la verdad algo
rrespondencia a su realidad objetiva, a las leyes del de- que es útil independientemente del carácter objetivo del
sarrollo del mundo objetivo, sino la "correspondencia" de conocimiento humano. El agnosticismo de esta concep-
las ideas y representaciones del sujeto a sus propias ideas ción está relacionado también con la concepción subjeti-
y opiniones surgidas en la actividad personal, individual vista de la práctica, lo que excluye la posibilidad de es-
y subjetivista. tablecer el contenido objetivamente verdadero de nuestros
Cuando revelaba la insolvencia de tales afirmaciones ~r conocimientos. Con ello se niega el criterio objetivo de
V. 1. Lenin mostró que son equivocadas en su propia ba- la veracidad. La reducción de tal criterio al interés per-
se, por cuanto desconocen lo esencial en el conocimien- sonal del hombre en su experiencia subjetivista tiene lu-
to: el reflejo de las leyes objetivas del mundo, la vera- gar en la concepción instrumentalista enteramente en el
cidad objetiva de nuestros conocimientos demostrada en espíritu del solipcismo. El pragmatismo incide práctica-
la práctica socio-histórica del hombre. Por ello, mente en la tesis de Protágoras acerca del hombre como
V. 1. Lenin dice: "El conocimiento puede ser biológica- medida de todas las cosas, que en gnoseología significa
mente útil, útil en la práctica del hombre, en la conserva- la absolutización de las opiniones e intereses del sujeto
ción de la vida, en la conservación de la especie, única- en el conocimiento,' y esto conduce inevitablemente a
mente cuando refleja la verdad objetiva, independiente prescindir de todo criterio real de la verdad.
del hombre" 14. En este sentido cuadra señalar que la teoría del co-
La comprensión científica de los verdaderos intereses nocimiento del materialismo dialéctico no niega, por su-
de los hombres y la solución científica del problema de puesto, sino que, por el contrario, afirma el papel de los
la verdad en el conocimiento son prácticamente opuestas intereses de las gentes en el desarrollo de todos los aspec-
a la comprensión instrumentalista de la verdad. Esta tos de la vida social, incluido el interés en el proceso del
contraposición se expresa con evidencia en la valoración conocimiento, en los resultados de su actividad cognosciti-
que Lenin hace del instrumentalismo, en su carta a va. La práctica de los hombres, al ser la base principal y
N. Vilónov. Tras señalar la comunidad de puntos de vis- determinante de todo el proceso del conocimiento, la fuer-
ta fundamentales de los pragmatistas, machistas y empi- za motriz decisiva en el desarrollo de los conocimientos
riomonistas, V. 1. Lenin dice: "Considerar a la verdad humanos, es, al mismo tiempo, el principal objetivo del
instrumento del conocimiento significa pasarse de hecho conocimiento de los hombres. El conocimiento se realiza
al lado del agnosticismo, es decir, abandonar el materia- no en nombre del propio conocimiento; la ciencia no se
lismo" 15. Es significativo que esto último tuvo que re- desarrolla para la ciencia, sino en aras de los objetivos
conocerlo públicamente el propio James. En su libro La y los intereses de la vida y la actividad prácticas de las
esencia de la verdad dice que el pragmatismo "tiende personas, por la satisfacción de sus intereses prácticos.
amistosamente la mano al agnosticismo kantiario, al ag- Las necesidades de la producción material en desarrollo,
del avance de la técnica, de todos los aspectos de la vida
social son el factor determinante y un poderoso estímulo
H V. I. tenin. Materialismo y empiriocriticismo, O. C., t. 18,
pág. 142.
15 V. I. Lenin. Carta a N. Vilónov, O. C., t. 47, pág. 246. 16 W. James. The Meaning o/ Truth. London, 1909, p. 215.
17*
260 G. KURSANOV
INSOLVENCIA CIEN'l'IFICA ... 261
en el desarrollo del conocimiento científico del mundo
en todas las épocas históricas. rácter "terrenal" y "práctico" y son tan ajenos a las
La absolutización por el pragmatismo del momen- abstracciones y los absolutos como los principios del
to subjetivo en el proceso del conocimiento, elevando pragmatismo. Por ello, afirma Dewey, el darvinismo res-
la vida y la experiencia personal del sujeto al rango palda y fundamenta los criterios pragmatistas. A esta
de criterio de lo verdadero o lo falso es completamente misma conexión se refiere el historiador de la filosofía
insolvente y semeja una robinsonada donde todo lo de- norteamericana F. Mayer, al subrayar la influencia pe-
termina el individuo humano, pero que jamás ha existi- culiar que sobre la filosofía de Dewey ejerci,eron Huxley,
do realmente en ningún sitio excepto en la fantasía del Spencer y Darwin. "Dewey, como Darwin -escribe
novelista y en las nociones utópicas de los economistas Mayer- cree en el enfoque biológico del conocimien-
que sustentan esas mismas posiciones subjetivistas, acien- to" 18. Según él, la piedra angular de todo el sistema gno-
tíficas. ~ seológico de Dewey es la teoría evolucionista del dar-
Las posiciones fundamentales de la concepción prag- vinismo como teoría biológica que determina las leyes del
matista de la verdad, examinadas aquí, evidencian su in- desarrollo de la conciencia humana. Esto se observa muy
consistencia científica, su oposición a los principios de la claramente en la comprensión que Dewey tiene de la na-
teoría científica del conocimiento. Sin embargo, los gno- turaleza del pensamiento como proceso basado en la acti-
seólogos del pragmatismo pretenden a una supuesta base vidad instintiva del organismo, lo que constituye la esen-
científica de sus eoncepciones, intentando crear la apa- cia de su concepción naturalista de la conciencia.
riencia de cientificidad y fundamentación. Esto revela el El libro de Ph. Wiener La evolución y los fundado-
aspecto plenamente determinado de sus concepciones res del pragmatismo es aún más característico en ese
gnoseológicas generales y las consiguientes representa- sentido. Wiener, también historiador norteamericano de
ciones acerca de la verdad. la filosofía, trata especialmente en este libro el problema
El pragmatismo pretende, ante todo, demostrar que de la relación existente entre el pragmatismo y el darvi-
sus verdades se basan en los datos de la biología y la nismo. El autor afirma que la idea darvinista de la evo-
fisiología. En primer plano coloca las ideas del darvi- lución es muy afín al pragmatismo, por cuanto éste no
nismo, el problema del darvinismo y el pragmatismo, lo reconoce el mundo como un todo terminado sino en pro-o
que simula una fundamentación de las ideas pragmatistas ceso de constante cambio 19. A pesar de su aparente co-
mediante la gran doctrina biológica. munidad, en eseneia las ideas de la evolución del mundo
Una de las primeras declaraciones pragramáticas en orgánico están muy lejos de las afirmaciones pragmáticas
este sentido fue el artículo de Dewey La influencia de acerca de "los cambios ininterrumpidos", ya que en los
Darwin en la filosofía, escrito ya en 1907-1909. En él se pragmatistas se trata de cambios resultado de la expe-
dice que el pragmatismo debe al darvinismo su "nuevo riencia subjetiva del hombre, donde el papel decisivo lo
método", sus "nuevos objetivos y propósitos" y el plan- desempeña el propio sujeto cognoscente, que erea en su
teamiento de los "nuevos problemas" 17. La conexión del experimento el objeto del conocimiento y, en última ins-
pragmatismo con el darvinismo se atribuye a que los tanda, todas las cosas del mundo objetivo. En cambio,.
principios del darvinismo, tal y como los interpretan las ideas eientíficas de Darwin -por oposición a las con-
los pragmatistas -la lucha por la existencia, la super- eepciones subjetivistas de los pragmatistas- expresan las
vivencia de las especies más adaptadas-, tienen un ca- leyes objetivas de la evolución del mundo orgánico, don-
18 F. Mayer. A History o/ American Thonght. An lntroduc-
n Véase Dewey. The ln/luence o/ Darwin on Philosophy, tion. Univ. oí Radl. Calif., 1951, p. 304.
New York, 1910. 19 Ph. Wiener. Evolntion and the Founders o/ Pragmatism.
Camb., 1949, pp. 2-8.
262 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 263

de los factores decisivos son los factores materiales, obje- los gnoseológos pragmatistas, con sus concepciones bioló··
tivos, del desarrollo del mundo natural. gicas del pensamiento, al darvinismo. no tienen objeto ya
Ph. Wiener se remite también a la ley maltusiana del que éste, por su contenido científico real, no pretende
crecimiento de la población como uno de los elementos explicar todos los procesos de la vida del hombre, y me-
de ligazón entre el pragmatismo y el darvinismo. Aquí, nos aún, la actividad social consciente de las gentes.
quizá sea necesario coincidir en alguna medida con el El pragmatismo, como una serie de otras corrientes
autor: los a~pectos débiles de la doctrina de Darwin se del pensamiento burgués contemporáneo, se apoya en el
acercan realmente al pragmatismo, y la ley maltusiana biologismo como en un suelo nutritivo. El filósofo checo
del crecimiento de la población concuerda plenamente con J. Linhart dice con razón que el "voluntarismo de Nietz-
la lógica de los razonamientos de los pragmatistas: en sche, el racismo y el existencialismo de Jaspers y Heide-
ambos casos se trata de la supervivencia y la adaptabili- gger, la "mística del alma" de Clages, la "subconscien-
dad de los "mejores" que hallan los medios más útiles y cia" de Freud, el intuitivismo de Bergson y, por último,
cómodos para la vida, etc. el pragmatismo: todo esto creció sobre el suelo del "biolo-
En su conjunto, los intentos de Wiener de funda- gismo" 20. El pragmatismo se manifiesta aquí totalmente
mentar el pragmatismo con referencias al darvinismo no compenetrado con las escuelas y corrientes francamente
resisten la crítica. El pragmatismo puede valerse tan sólo místicas y reaccionarias de la filosofía burguesa, clásicas
de los aspectos débiles de esta doctrina o presentar una falsificadoras de las magnas ideas del darvinismo y es-
interpretación tendenciosa y con frecuencia falsa de las peculadoras tendenciQsas con dichas ideas.
tesis científicas del darvinismo. Los gnoseológos pragmatistas emplean también el be-
De la misma manera, las remisiones de los gnoseólo- l.~ª,-12tgrt$lJJO como otra tcorÍD. fundamcntal de su "base
gos pragmatistas al darvinismo buscando respaldo a sus científica"; se remiten a él con frecuc)Jlcia.
posiciones en la comprensión de la naturaleza del pen- ¿Cuáles son los rasgos de la sicología bohaviorista
samiento carecen de toda base real. El darvinismo dio que la hermanan con el pragmatismo? El behaviorismo,
un paso gigantesco en la ciencia, incluso en la revelación como se sabe, se ocupa de estudiar la conducta de los ani··
de las leyes del desarrollo del hombre y su pensamiento, males bajo la influencia de estímulos externos, lo que,
pero sólo analiza un lado de dichas leyes, 'el biológico, por supuesto, tiene su sentido racional. Pero la cuestión
el cual no sólo no puede explicar todos los demás aspec- es que ..los behaviQ.ri§.tªs_eg!!t().l:rl.plªn....l~l. Qompºrta.lJ:l.i~Il-
tos, sino que ni siquiera es el más importante y decisivo to como suma. o (jonjunto de reacCjiones exterioresqel.or:
en el complicado proceso de surgimiento y posterior for- ganismo ª11 ttllº§ .. tl§.~íl.l1u.los.tl:\:~ernos-,
..h.ªj ()CjllyªiJ:l.fl!!~Il::
mación de la conciencia del hombre como tal, precisa- cia,se proflUljeºL~lºr:ciQiO PUI'ªl11tlnteIll.gcánico de los ór-
mente de su conciencia social. Del hecho de que el orga- g,ªP.0¡S.gelallil11a,l:Partiendo de esto, la sicología beha-
nismo del hombre se subordina a determinadas leyes bio- viorista niega de hecho la actividad consciente del animal
lógicas no se deduce que éstas deben definir todos los y el hombre, disolviéndolas en reacciones mecánicas del
aspectos sociales de la vida y el desarrollo del hombre. organismo y menospreciando la diferencia cualitativa, la
El desarrollo de la producción social, el cambio de unas especificidad de la conciencia, incluido el pensamiento
relaciones de producción por otras, las leyes de la lucha humano. Este rasgo de la sicología behaviorista la apro-
de clases no pueden determinarse de ninguna manera por xima mucho a la gnoseología del pragmatismo basada
los factores biológicos. Y precisamente estos aspectos del
desarrollo de la sociedad humana ejercen la influencia
20 J. Linhart. Pragmatismo norteamericano, Moscú, 1954,
decisiva en el desarrollo de la conciencia del hombre, que
pág. 48.
siempre es conciencia social. Por ello, las remisiones de
264 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIEN'f'IFICA ... 265

sobre la base de las posiciones antintelectualistas comu- d'e los acontecimientos, lo que cuadra plenamente con la
nes. La sicologÍa behaviorista considera que la actividad interpretación de la mecánica cuántica en el espíritu del
psíquica de los animales y los hombres se basa en reac- indeterminismo.
ciones congénitas, estímulos instintivos, en tanto que las Por todo ello, esta base pseudocientífica a la que se
reacciones adquiridas tienen un carácter puramente mecá- remiten los gnoseólogos pragmatistas, aun creando la
nico. Exactamente lo mismo, los gnoseólogos del pragma- apariencia de cientificidad de sus concepciones, habla con
tismo reducen prácticamente la actividad intelectual del claridad del antintelectualismo de sus teorías gnoseoló-
hombre a las reacciones biológicas, instintivas. Al fin de gicas. En la gnoseología del pragmatismo no existe nin-
cuentas, la base filosófica de esta unidad de sus ideas re- guna base verdaderamente científica, lo que determina
side en el materialismo vulgar, tan propio de la sicología en buena medida el acientismo de sus concepciones de
del behaviorismo como de la concepción gnoseológica del la verdad, su oposición al proceso real del conocimiento
pragmatismo. científico del mundo.
Pudiéramos decir que el darvinismo y el behavioris- Todo esto evidencia con suficiente claridad la insol-
mo son los dos principales elementos de la "base cien- vencia científica de la concepción pragmatista de la ver-
tífica" del pragmatismo. Los pragmatistas recurren, ade- dad y de todos los principios de la gnoseología pragma-
más, a otros. El pragmatista inglés Gallie, por ejemplo, tista.
incluye en la "base científica" del pragmatismo los si-
guientes elementos: 1) ..~I.~§tlll:ljo~ps,iS.Q!éig!ºgg~l.~'e_~-ºe.Ii-
men~()..!!!.~ii$((; 2) lElfil()s.ofÍa, y!ta!ls,ti(;ª de B,8,I.'gsoIly Ja
filoso!Í<l,d(j"JI()IJº1!'1!(lI.'i.3), IasmJ&Yª-S,.t(3QL~ªS"d.\'l,lº."m.-
,20gnos,ci~le':, y, 4) ,las" "inv()s,!igasi,gIl(js,j'Ís,i(las"YL.El.nte
todo las "ideas..'"..,....,~_."
.__.'._', ,~"._l ,."_,,,_.,.., ~.__. .......,
del
..~~"_
indeterminismo en física" 21. Los tres
.."_.~;
..~_".,.
",._h'., ..~'" .._. __,.". _'.,.,.'.,.._".,~ __.~., _,.,',."_ , ',',_ ,'" " " , ._.. '"

primeros componentes hablan por sÍllifsmos: los prag-


rriatistas incluyen en su "base científica" tanto la
mística como las ideas pseudocientíficas del vitalismo
y diversas "teorías de lo incognoseible" .. Lo último es
también muy lógico, por cuanto el idealismo subjetivo
conduce inevitablemente al agnosticismo y, al fin de
euentas, al irracionalismo. En cuanto a las "investiga-
dones físicas", la explicación de Gallie es totalmente
determinada: se trata esencialmente de las ideas del in-
determinismo desarrolladas por los representantes del
idealismo físico que especula con las dificultades y las
contradicciones del desarrollo de las ciencias naturales
contemporáneas y, en el easo dado, de la mecánica cuán-
tica. En este sentido el pragmatismo habla de la causa-
lidad eomo resultado de las "funciones lógicas del con-
trol", es decir, niega eon franqueza la conexión objetiva

21 Véase W. Gallie. Peirce and Pragmatism, p. 34.


INSOLvENcrA CIENTrFlCA ... 267
Capítulo XI
CONCEPCION DE LA COHERENCIA to en los seguidores modernos de Bradley y Blanshard
DE LA VERDAD como en los neopositivistas Hempel, Neurath y Carna.p,
en cuya interpretación ha ido adquiriendo cada vez más
N o puede haber ninguna verdad los rasgos del subjetivismo y el convencionalismo.
que sea íntegramente veraz.
El surgimiento a fines del siglo pasado de la con-
F. B r a d l e y cepción de la coherencia de la verdad y su expansión en
la primera mitad de nuestro siglo transcurrió en medio
de una lucha entre concepciones y puntos de vista gno-
seológicos diversos. En el plano del problema de la ver-
dad esta lucha se desplegó en torno a las dos fundamen-
•.; tales concepciones rivales: la corresponden.:cia .Y._la.
coherencia. En las concepdones gnoseológieas de los re-
presentantes de la mayoría de las escuelas y eorrientes
de la filosofía idealista del siglo XX predominan las va-
riantes de la primera de dichas concepciones: la
de la correspondencia. La coneepción de la coherencia,
por su principal contenido, se opone lógieamente a
·las diversas variantes de la concepción de la correspon-
dencia, donde, por añadidura, el propio concepto de este
término tiene el caráeter más distinto.
Es de señalar que si todas la:) variantes el o las eon-
cepciones modernas de la eorrespondcncia van dirigidas
La concepción de la coherencia o de la coordinación de hecho contra la teoría del reflejo, también la concep-
interna es una de las más características en la gnoseolo- ción de la coherencia llega a la negación del reflejo en
gía idealista contemporánea de las concepciones de la las tesis verdaderas de la esencia de la realidad objetiva.
verdad. Su esencia consiste en lo siguiente: son verrla-: Los extremos se tocan, y tanto la concepción de la co-
deras las tesis que integran. un sist~ma úIl,icoª~Cºrtº- rrespondencia de la gnoseología idealista moderna, como
cimientos cuyos elementos se hallan intervinculadqs; Jf!: la concepción de la cohereneia, antítesis de la anterior,
verdad aparece como sistema íntegro intercoordinado de resultan en muchas cuestiones en el mismo polo, frente
a.1Jml,aci9nes; la verdad perfecta y la realidad perfecta a la teoría del reflejo, fundamento científico de la teoría
comP. ideal del conocimiento son idénticas. de la verdad, desarrollada en la filosofía del materialis-
La concepción de la coherencia de la verdad tiene su mo dialéctico.
origen ya en la filosofía de HegeI. De ella ha tomado la Lo mismo que otras concepeiones de la verdad de la
idea de la identidad entre el pensamiento y la existencia gnoseología idealista contemporánea, la eoncepción de la
y la comprensión común de la verdad como conocimien- coherencia también está ligada con diversos aspectos del
to absoluto, como supremo ideal del conocimiento. En la proceso del conocimiento, cuya absolutización también
filosofía del idealismo absoluto, esta concepción aparece aquí conduce al carácter idealista de la eoncepción en su
en forma desplegada y adecuada, llegando a su funda- conjunto.
mentación más completa y consecuente en los trabajos A este respecto señalemos de entrada los siguientes
del filósofo. inglés F. Bradley y el norteamericallo problemas planteados por el desarrollo del propio cono-
B. Blanshm.'Q.. Su posterior expansión se produce no· tan- cimiento, que deben considerarse premisas objetivo-gno-
INSOLVENCIA CIENTIFICA ..• 269
268 G. KURSANOV
miento; en ellos sus elementos adquieren significado y
seológicas de la concepción de la coherencia de la verdad. sentido sólo como componentes de una determinada tota-
lidad. En este plano tenemos todo derecho a considerar
Sabido es que el conocimiento empírico-sensorial no tiene
en absoluto significado universal, ni como fundamento que las ideas de la concepción de la coherencia subyacen
directo del conocimiento ni como criterio (verificador) prácticamente bajo el moderno .méto.do . Clfe. ª.114lisis e§J[u<;-
de la veracidad. La esfera propiamente teórica del cono- tural (C. Lévi-Stra,uss, :r'f'L FOllcault,J~ Lacan, J. :piªg{)~
cimiento, cada vez más elevada por el grado de su abs- yN!M<:lJlIOJJ(1),que, sin embargo, no debe universalizarse
tracción, no está vinculada directamente con el funda- ni absolutizarse. En tales casos se trata siempre de esta-
blecer la veracidad de los sistemas científicos y de sus
mento empírico, que subyace genéticamente en la pro-
fundidad lejana y está relacionado con el conocimiento componentes desde el punto de vista de su unidad e
teórico mediante una serie de eslabones intermedios. La integridad internas. La concepción de la coherencia puede
veracidad de los componentes de la esfera lógica del co- contemplarse a este respecto como la absolutización fi-
nocimiento no puede ser establecida valiéndose directa- losófica de tales ideas y estructuras.
mente del verificador sensorial, que en una serio de casos Pasemos ahora al examen de la concepción de la co-
incluso no existe. Por ello surge la n Ü(;esidaci<:legete,rlpi-. herencia de la verdad en la forma histórica inicial en que
rgtJ:'la veracidad de los componentes de la esferaJQgi~o- apareció en la filosofía del idealismo absoluto. Podemos
t§léiJ:'icªdel conocimieIltoen elinteri()rdeIa IllisIllaLpar:-. destacar aquí los siguientes puntos esenciales.
tiendo de su propia naturalezajnterna, abstrayéndose de 1. El término "coherencia" procede del latino coh;ae-.
Jos factores.eIllpírico-.sensº!:ialesdel~ºJl()ºi:rn!€lnto. La con- rer¡,tiª,ql!I:J);ig:pjfica. ei>ta,r unido,. interdependiente. Esta
cepción de la coherencia de la verdad es una de las que interconexión se extiende a todo lo existente y a
todas las categorías ideales en su unidad con las rela-
se plantea la tarea de satisfacer precisamente esta de-
manda y, en cierta medida, esta necesidad en el desarro- ciones reales. Esto determina el sentido y significado de
llo del conocimiento dentro de su esfera propiamente los vínculos de las categorías ideales; por ello su cohe-
teórica. rencia (o coordinación) se manifiesta en calidad de cri-
Prosiguiendo, el desarrollo de. los conocimientos plan- terio (the test) de la verdad y, al mismo tiempo, cons-
tea lógicamente la tarea de construir los sis'te~s cientí- tituye su naturaleza.
ficos que abarquen los más importantes resultados de una 2. Lo real ..y.lo.NealLla.J:'_e-ªlil:iªd._yJª ..y~r.Clª(ls.~ !l1ª::.
determinada etapa del conocimiento, necesitados de gene- nifiestan formando una unidad que, en últil1!a,!!lstª]).~iª,
ralización y sistematización. se. convierte .'§lIl..SJI .' i!1eTl:H4ªi!., Tanto la realidad como la
La construcción de sistemas teóricos debe satisfacer verdad en calidad de forma inicialmente ideal se determi-
las exigeneias de no contradicción y coherencia de sus nan igualmente por la unidad de sus relaciones internas,
elementos, su coordinación interna. Y esto significa que por la coherencia de sus elementos internos. Más aún, en
en todos los casos del pensamiento científico, especial- su esencia última, la verdad y la realidad resultan ser una
misma cosa. Esta "identidad de la verdad del conoci-
mente en la construcción y el desarrollo de los diversos
sistemas científicos, debemos "expresar .nuestr()sJlQP:~"9::- miento y de la realidad -dice Bradley- debe conside-
mientas de. forma lógicament(J c0ft~!f!'1te':..1-2. rarse necesaria y básica" 3. La realidad aparece como un
La revelación y el análisis de las diferentes estructu- "sistema coherente", donde cada parte está vinculada in-
ras de los fenómenos estudiados debe considerarse un ternamente a las demás. Exactamente lo mismo el pensa-
momento importante del moderno proceso del conoci- miento como proceso que conduce a la verdad es un
3 F. Bradley. Essays on Truth and Reality. Oxford, 1.914,
p. 113.
1-2 N. Bohr. La física atómica y el conocimiento humano.
Moscú, 1961, pág. 112. (El subrayado es mío. - G. K.)
270 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIEN'l'IFICA ...
271

sistema íntegramente vinculado y en autodesarrollo. La enunciación sería arbitraria; cada una de ellas seria la
coherencia como esencia de la verdad presupone lógica- consecuencia de las demás e incluso de cada, l.úiá.p.or·
mente la presencia de la realidad coma sistema interna- separado y donde ni una sola de las enunciaciones se
mente vinculado. La verdad como un toda actúa en ca- halla:ríª.jl1(;l:rªgel~istema" 6. Blanshard sigue subrayan-
lidad de sistema camplejo y terminado; "la perfección de do que no puede haber ningún otro criterio de la auten-
la verdad y la realidad tiene un mismo carácter" 4. La ticidad excepto el "criterio de la coherencia interna".
verdad y la realidad perfectas son idénticas. Coinciden La coherencia interna no tiene contenido estático,
totalmente con el Absoluto. sino dinámico. Bradley considera posible lograr la ver-
3. La unidad de la verdad y la realidad, conducente dad en el proceso de abarcamiento cada vez más completo
a su identidad en última instancia (en su perfección, enel y amplio de los fenómenos por el pensamiento, lo que
Absoluto) no excluye una determinada diferencia entre proviene de la interpretación de la realidad como objeti-
ellas. La verdad, dice Bradley, "es una expresión ideal del vo de la verdad, donde únicamente puede lograrse ple-
"'
Universo, simultánea e internamente coherente y univer- namente a sí misma. Para este y otros razonamientos
sal". Como sistema superior, perfecto de la realidad, la semejantes es especialmente característica la presencia
verdad parece perseguir el objetivo de "ser y dominar la de dos momentos contradictorios: el reconocimiento del
realidad en forma ideal" 5. Aquí nos hallamos ante Un de- d~sarrollo progresivo del, conociIllieI!to. en forIllf:t.ge" crea-
terminado momento que diferencia lo gnoseológico de lo ción' de sistemas más perfectos y orgánicarnentecoheren-
ontológico; pero, en primer lugar, desaparece en las pre- tes y, al mismo tiempo, la culminación y perfecci<'inine-
misas del idealismo absoluto, que diluye lo real en lo vitablesge dicho proceso. "Pensar -dice Blanshard-
ideal y, en segundo lugar, el conocimiento pleno de la significa tener dentro de sí lo que desarrollado y culmi-
verdad es el conocimiento pleno de la realidad: en la nado se identificaría con el objeto" 7. Es evidente que lo
perfección superior, como en el ideal, la verdad y la decisivo en la formación de tal concepción del proceso
realidad se funden. La diferencia entre la verdad como del conocimiento fue la influencia de las ideas de Hegel.
categoría gnoseológica y la realidad (como existencia) ,se 5. De la tesis sobre la verdad como resultado de un
conserva solamente en el proce¡¡o de su movimiento, de determinado proceso se desprende lógicamente la cuestión
S,11 dominio de la realidad; on su significadºpl~Il() y su- de los distintos grados de su logro como verdad integral?
J)~rior se identifican. como ideal que se funde con la realidad (degree 01
4. La verdad como lo ideal, (o comorealidag ,e1l,~u trath). Algunos de los partidarios de esta concepción
idealidad) es algo integral, sistematizado, internarneIlte hablan de, grados, de aproximación a la realidad. ¿Cuál
coardinado. En esto co.nsiste la naturaleza de la verdad. es el sentido del concepto "grados de la verdad"?
en ello está su criterio detorminante. La verdad es el to- Todo el sistema de conocimientos es unidad que
do, el sistema donde los elementos están en interconexión, aumenta sin cesar con el tiempo, es coherencia y coordi-
determinada pOI' su contenido individual concreto. La nación que se fortalecen y crecen. Por ello, el grado de
definición de la verdad que a este respecto formula verdad es también, ante todo, grado de coherencia, de
B. Blanshard es bastante completa. En su libro La na- coordinación y de integridad del sistema. Al mismo tiem-
turaleza del pensamiento habla del ideal de la verdad o po, esto es un.,ge.terIllilllldogrado de amplitud en la im-
de la propia verdad como sistem.a "donde ni unasQlª ,QUG.agiQn ge los fenómenos de Iª-.reaJigMl:. (Bradleyl", el

F. Bradley. Appearence and Reality. Oxford, 1930, p. 363. 6 B. Blanshard. The Nature o/ Thought. N. Y., 1941, II,
4 pp. 265-266.
5 F. Bradley. Essays on Truth and Reality, PP. 223 Y 114. 7 Ibíd., p. 262.
272 G. KURSANOV
INsOLVENCIA CIENTIFICA ... 273

J:!!sg1-.dQlq.sisJe.111Qtt¡;iq,qrJ.JOgraªªJB.lJól-J:!§h.ar.flJ·En otras siste.mas '..I:.e.alIrl!:mteve;rcla<leros,,COrnOidea del rasgoqlle


palabras, ese algo es real en la medida o grado en que dete.r¡:rl.ÍnLlaIlaturalezade. lª verdad y su erit()r!Q. La
cs vcrdadero y, es veraz, según lo que tenga de real. tesis de la coherencia interna expresa una de las exi-
Para comprender el sentido de esta doctrina acerca de
gencias lógicas fundamentales de todo análisis científi-
los grados de verdad es esencial el hecho de que ~gmº,º
co: la exigencia de la no contradicción o de la conse-
.,.de ~~mci(lªº~ª(L.YªIQ:rª-,e_J:!..ºQrrº§];lQl].~&!1ºiª ...ººJ:lJJIJ ..º,ºter- cuencia del pensamiento; esta tesis conduce a la idea
_lll,.Í.:rr.ªQº
.. g;pgIº .d.e. falsedad .. (degree of falsity). De aquí del principio de la correspondencia en el desarrollo del
la peculiar "dialéctica" de la verdad y el error procla- conocimiento y lleva lógicamente al planteamiento del
mada por Bradley. Dice que la verdad y la equivoc.a<;i§.p problema de la unidad del conocimiento, la unidad de la
si,e..JIlJl.repueden definirse en uno u otro grado, qu~Jos ciencia.
sistemas determinados pueden ser. verdade.rQ::;...Y.Ja.1s,º,~ El significado gnoseológico de la tesis de la coordina-
ell.,{)!IllisJ:ºo.g:r:a.<l()"Xpr()siglle;,'.'.J:lO,Plle.~lehªbe.rTIna.ye!::". .' ción interna tiene vigor en todas las esferas del conoci-
da,<lqll(3§ºªjJ:lte.grame.ntevElrilz;" Y "nopu0<lEldarse lIn miento. Se manifestó con especial fuerza, por ejemplo,
~@íVQY_Q.JITI~.)'~ªJºtallllell.te.fa.lso" 8. en el desarrollo de la física atómica moderna, lo que tes-
Por consiguiente, estamos en presencia de una con- timonia claramente el análisis respectivo de N. Bohr. Em-
cepción sumamente consecuente, de "coherencia interna" pero, aquí debemos subrayar de entrada que, en la cien-
por su lógica, comenzando por la posición inicial de la cia, la importancia real de dicha tesis desborda evidente-
identidad de la existencia y el pensamiento y terminan- mente el marco de la concepción de la coherencia donde,
do por el conocimiento completo de la realidad logrado aunque tiene valor, éste se halla considerablemente dis-
en la "verdad perfecta", donde la identidad dada llega minuido por la base idealista de esta concepción.
también a ser completa y absoluta. A lo largo de muchos decenios N. Bohr viene brin-
Al pasar a la valoración crítica de la concepción de la dando una profunda argumentación, precisamente des-
coherencia de la verdad comenzaremos por señalar algu- •
de las posiciones gnoseológicas, de los problemas de la
nos de sus momentos racionales. primero, la,,!<leª<l(ó)Ja. física atómica en desarrollo, en cuya creación su papel,
,uJlidJ,Ld.,de,Jª.yerdad y ..la· realülilfl, ..lajdea, .. <le.Lcon,gei- como se sabe, es excepcionalmente grande. En este sen-
_IJ:!MJ!!tQdgJareaHªa.d qlle.trt~luye el. mome.ntº.dfghjeti- tido, su artículo, escrito para el 70 aniversario del na-
,Yida..d,q:llJ),..EJien<lo,ºgrr~ctª-.e.n prlJlºipiC!,.ElPllJ'13c,~ag:uLJ?0 talicio de A. Einstein, con el significativo título Discusión
oQ¡;Ja.nt()",eIlfoJ,'IllEl ge.Ile.rH yaQstrªºtl:L SeguIl.d:()1.Jª-Jl:l- con Einstein acerca de los problemas de la teoría del co-
sis acerca <ie.losgradoEJ de verdad ..en 1.a(l.0ll.cf:)2.c.~§n .ªada; nocimiento en la física atómica, tiene una importancia
e.xp:tQBal:lLp.f.QcesQ.del logro de la,yer<lªCl. ºº.1Il9..11ºerca- extraordinariamente grande. En él analiza la "lección
miento .pm.tlat!J:lo.paciª .la re.a,Ii.ªa,<lL ººmº§l1 ..<;o!!ººimi.e.g- gnoseológica" impartida por la física atómica moderna .
.tº ..ca<lLye.~..Illªs.cº.JIlpletQY,alll pliQ,.qlll:l.al>ªrca. ..nlley.os El hundimiento del determinismo mecanicista y el des-
y nuevos ft'llléim{)Ilo§3(;ºnexiones del. mundoreal,y ql1,e cubrimiento del cuanto de la acción (Planck, 1900) y
contiene también, .aunque en ..f()rma. singular, la. idea del del fotón (Einstein, 1905) condujeron a la necesidad
}!exo...illtrt'l .10.absolllt()Y'lo·relit r~
ti voge '.. '.\TeÍ'ªag~ gel de revisar los principios mismos de la ciencia física y
.logro __de_lL~Ye.L<!ªª__p~rJe.~.ta~ '_.{)ll..~LA.J:)sº-llltQL,9,.t!:a,y.~§.. plantearon una serie de otros importantes problemas
_<!!LJ!l!ª__EJ()sieªe. .'ElproxiIlll:lcionesrelativamente verdad e:: gnoseológicos. "Al surgir en la física atómica la necesi-
ras. l'erg.erg, .1a,.Jd.Qa..d.?Jª_º90J:tl!1l.aºi.Q!!. ..!p.lexIla. ªe..~lQ.s dad de volver a revisar los fundamentos sobre los que
debe apoyarse la aplicación no contradictoria de las
ideas físicas elementales -señala Bohr-, se crea una
8 F. Bradley. Appearence and Reality, p. 821. situación que recuerda en cierto sentido aquella con que
18-01631
INSOLVENCIA CIENT'IFICA ... 275
274 G. lWl1.SANOV I

la. coordinación interna de todos los componentes esen-


se encontró Einstein en su tiempo" 9. Dicha situación, ·1
ciales de la nueva física cuántica.
como se sabe, exigió la revisión de las propias bases de Bohr contempla también en el plano histórico la idea
la ciencia física, el análisis profundo de los conceptos de- ;1
de la conexión y la coordinación en el desarrollo de la
terminantes de espacio y tiempo y el planteamiento de ciencia. La eXlpresa en forma de principio de correspon-
otras cuestiones gnoseológicas. dencia en el desarrollo de las teorías físicas. En el caso
Desde el punto de vista de las exigencias de la coor- dado se trata de la mecánica clásica y la cuántica que,
dinación interna Bohr pondera ante todo el sistema de por supuesto, no se excluyen una a la otra. Por el con-
la física clásica. Señala que Newton impuso al desarro- trario -dice Bohr-, "al valorar tales probabilidades, el
Ho de la mecánica "una forma inquebrantable y termi- llamado principio de correspondencia (so ealled eorres-
nada, para admiración de las generaciones venideras". En pondence principle) ha sido la única base, surgida del em-
dicha forma "el curso de lo.s acontecimientos se describe
como consecuencia automática de las condiciones inicia- peño de hallar la más estrecha vinculación entre la de'!>-
cripción estadística de los procesos atómicos y los efectos
les dadas" 10. El sistema de conceptos de la física clási- que deberían esperarse de acuerdo con la teoría clási-
ca, dice Bohr, se llevó hasta una asombrosa unidad y ca" 12. Este principio tiene realmente un significado uni-
perfección en los trabajos de Einstein, pero esto tuvo versal en el desarrollo de los sistemas y teorías científicos.
un determinado sentido histórico concreto. Los nuevos
El significado heurística del principio de la corres-
descubrimientos físicos, el carácter en gran medida pondencia se manifestó con toda claridad también en
paradójico de los nuevos conceptos de la física atómica el desarrollo de la. física atómica moderna, lo que reci-
del siglo XX plantearon con agudeza el problema de bió en las obras de Bohr una profunda fundamentación.
la construcción lógica de una nueva teoría física. Como se sabe, la física cuántica plantea de forma bási-
Esta construcción debe satisfacer exactamente lo camente nueva el problema de la causalidad. Del hecho
mismo el criterio de la coherencia y la coordinación in- del desmoronamiento del determinismo mecanicista y
ternas pero, por supuesto, sobre nuevas bases. Bohr bajo la influencia de la filosofía positivista y kantiana
concede el significado fundamel)tal al principio de la no pocos físicos llegaron a la conclusión de la bancarro-
descripción adicional de los fenómenos atómMos. Dice ta del principio de la causalidad en general. Hubo un
que precisamente "en la descripción adicional de la fí- tiempo en que Bohr, bajo esta influencia, habló de
sica cuántica tratamos con la sucesiva generalización auto- la "renuncia al ideal de la causalidad". Después, guia-
coordinada" 11. En este sentido subraya reiteradamente do por la idea de la conexión y la correspondencia en
"el carácter no contradictorio y la integridad de la me- el desarrollo de las teorías físicas y partiendo de la hi-
cánica cuántica", la exhaustividad de la descripción de los pótesis de la profunda unidad de los propios fenóme-
fenómenos "en el sentido de la mecánica cuántica"; ha- nos naturales y de los vínculos reales descubiertos entre
bla de la "inclusión armónica del cuanto de la acción" las físicas clásica y cuántica, Bohr llega a la correcta
en el sistema de conceptos de la ciencia física, aplicando comprensión de esta cuestión cardinal de la física ató-
con claridad su idea principal acerca de la integridad y mica. En las discusiones con Einstein, precisamente en
las cuestiones gnoseológieas de la física atómica, Bohr
concluye que el punto de vista de la "adicionalidad"
9 N. Bohr. Discussion with Einstein on epistomological pro-
puede contemplarse como una racional generalización
blems in atomic phisics. Albert Einstein: Philosopher-Scientist. del ideal de la causalidad.
New York, 1951, p. 211. .
10 N. Bohr. La física atómica y el conocimiento humano,
pág. 130. 12 N. Bohr. Discussion with Einstein ... , pág. 204.
11 Ibíd., pág. 104. 18*
:m, n. kURSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 277

E::;La conclusión es sumamente importante no sólo la especificidad cualitativa de la verdad, su diferencia


para la justa comprensión de la situación dada en la fÍ- como categoría gnoseológica respecto a las categorías de
sica atómica, sino también para las ulteriores investiga- la propia existencia.
ciones fructíferas de las diferentes formas de vínculos Además, en los conceptos contenidos en la concep-
causales, infinitamente ricas y multifacéticas en la pro- ción de la coherencia, tales como el grado de verdad, y
pia naturaleza. Al mismo tiempo, tiene significado gno- asimismo en el ideal, y en el de la verdad perfecta, que
seológico general que muestra el papel del principio de abarca toda la realidad y significa de hecho el concep-
la correspondencia como coordinación interna en el de- to de verdad absoluta, son, a nuestro juicio, lógicamen-
sarrollo histórico y la sustitución de unas teorías y con- te insolventes dos aspectos: 1). consicier.l:l])Ao, ..qll,e,s(),..ª-d:-
ceptos científicos por otros. §91Q Ia.ZZe,rllad c,oJ11,pleta,,reEmltat¡ue
lllit!'L(;,oJll,o,Y());Q.a.ª,
Todo esto evidencia que el criterio de la coherencia todos los grados deverdads()]lJelati~os Y cOIlveIlciona:-
y la coordinación internas en su significado racional re- le,~L.Ytodas las coIlclusiones,. juicios, conceptos parciales
sulta sumamente importante para el proceso real del no cuentan de hecho con auténtica' veraCidád; ésta con-
conocimiento del mundo. sist.e,,~.eK4);lsJ,iº-1lªººncepción, úIlicaIllent.e en su integri-
Sin embargo, la presencia de· incluso momentos ra- ,c1lld, e:llsuperfección, en el Absoluto. "Nuestros juicios
cionales bastante esenciales en la concepción de la co- simples ":"':escribe- Bradley~'son abstracciones, sólQ la
herencia no significa todavía que tenemos ante nosotros creación de una teoría equivocada" 13. Por ello tampoco
una teoría de la verdad realmente científica. Por ello, es sólida la conclusión de que "la verdad perfecta" se
es preciso dar una apreciación crítica multilateral de obtiene en el avance· del pensamiento por las escalas de
dicha concepción partiendo, ante todo, de cómo está la verdad: si éstos no poseen veracidad real, sino que, por
desarrollada en el sistema de la filosofía del idealismo el contrario, se contraponen a la verdad como un todo su-
absoluto. Tomemos como ejemplo su primer elemento perior, entonces, el todo como lo verdadero no puede Sl11'"'
racional, ya mencionado, ."el principio ~e. la. conexión en- gil' de cualquier suma de tesis no verdaderas (realmento
J;n}J!:Lverq~.i1,JLJq_"c~(ll:!:
..qiJl.', Clá~o .que esta' cOneXiÓn'eXls- falsas) parciales. Y no hablemos ya de que el convencio-
Le. Pero cuenta en mayor grado 'con el hecho de hipos- nalismo -relativismo, en este sentido- de los grados de
tasiar idealista mente el principio dado: la verdad,' en su la verdad se contrapone aquí a la objetividad de las ver-
interpretación completa y adecuada, se identifica a la dades relativas, que se dan realmente en el conocimiento
propia realidad, la verdad perfecta es la realidad perfec:" del mundo; 2) tampoco es solvente la tesis general del
La, en el Absoluto se da su plena coincidencia, su fu- idealismo absoluto acerca de la.jT~!LªªQJ212r..t~tª._ºº_m,l;LI!.l!=l-: .
sión. Esto conduce a la extinción de la diferencia radi- LúltÍ!!Hb Esto es tanto más lógicamente injustificado
na....
cal de los momentos ontológico y gnoseológico, a la des- por cuanto la "verdad perfecta" se funde con la "realidad
valoración del concepto de la verdad como categoría perfecta" y culmina en el Absoluto. Aquí, o es cerrado y
gnoseológica.; metafísico el círculo en el avance tanto del conocimiento
Los partidarios de la concepción de la coherencia como de la realidad, o se han "eliminado" todas las con-
renuncian prácticamente a interpretar el conocimiento tradicciones en el Absoluto como en un mundo divino y
como actividad enérgica viva del hombre, transforman el en una razón divina, donde las categorías de la lógica y
conocimiento en un proceso místico de "disolución" de lo la cieitcia no tienen ya ningún significado.
ideal en lo real. Más aún. Considerando que en el idealis-
mo absoluto lo real es la encarnación de lo ideal, donde,
a su vez, se diluye, entonces, la unidad externa de lo 13 F. Bradley. The PrincipIes o/ Logic, New York, 1928, II,
ideal y lo real se transforma en identidad que liquida p. 63~. . . " '. .
27X INSOLVENCIA CIENT'IFICA ... 279
G. KUHSANOV

y por último, ¿es la coordinación interna, por ventu- abundancia exige promover nuevos principios, ideas,
conceptos para construir un nuevo sistema de fí-
ra, la verdadera naturaleza de la verdad y su criterio
determinante, como lo proclama la concepción de la co- sica. "La tarea que los físicos tenían ante sí -di-
herencia? ce Bohr- consistía por tanto en generalizar de for-
Nosotros consideramos que la coordinación interna ma racional la física clásica incluyendo armónicamente
tiene sentido sólo como característica del proceso real en ella el cuanto de la acción" 14. Precisamente sobre
del conocimiento, reflejo creador activo de la realidad la base real de los fenómenos físicos se levanta el edi-
en la conciencia del hombre, basado en la actividad ficio de la ciencia, se crean los sistemas científicos, don-
social humana. El principio de la coordinación inter- de la coordinación interna adquiere el significado racio-
na tomado por sí mismo, en abstracto, fuera de su ba- nal necesario, solamente si se asienta en un fundamento
se real, pierde su sentido gnoseológico. En efecto: científico, objetivamente verdadero.
1) si tomamos un sistema internamente coordinado De aquí se deduce que el criterio de la coordinación
de elementos, pero ninguno de éstos tiene fundamentos interna, tomado como principio puramente lógico, no pue-
de su autenticidad, entonces el sistema entero carecerá de servir de criterio de la veracidad objetiva en el cono-
también de autenticidad; cimiento. Y aún menos revela la esencia de la verdad. El
2) si por su valor puramente lógico, los sistemas in- gnoseólogo norteamericano contemporáneo T. Hill está en
ternamente coordinados y formados Íntegramente de lo cierto cuando dice: "Cualquiera que sea la forma en
elementos verdaderos y falsos son absolutamente equi- que una verdad se certifique, nuestra manera de pensar
valentes, entonces la coordinación como criterio pierde y expresar los pensamientos indica claramente que enten-
su objetivo; demos por verdad no la simple coherencia interna, sino
3) si el sistema, formado de juicios afirmativos, es- una cierta concordancia con los hechos" 15. Al no ser un
tá internamente coordinado, entonces estará coordina- verdadero criterio de la verdad, el de la coherencia, aún
do en ese mismo grado también si se construye del mis- menos puede ser ni es a fortiori la expresión adecuada de
mo número de juicios negativos. Y esto significa que la la propia verdad. En este sentido podemos decir que el
veracidad o la falsedad de los juicios afirm¡rtivos o ne- idealismo absoluto con su concepción de la coherencia -el
gativos (pueden ser cambiados de lugar por el método pesar de toda la importancia de sus momentos raciona-
del espejo) resulta fuera de "esfera de acción" de la les--'- no resuelve el problema de la verdad.
coordinación y se determina por otros criterios. A esto podemos agregar lo siguiente. El idealismo
Pero en los casos en que durante el proceso real del absoluto formula otro criterio más de la verdad: la. satis-
conocimiento se elaboren principios, tesis, conceptos que tfJ:i¿º~ºlLJntelectual. Ante todo -dice Bradley~ debe-
reflejen la realidad y aparezcan como elementos fidedig- mos partir de que la verdad ha de satisfacer el intelec-
nos de los sistemas científicos, establecidos mediante la to; y lo que no responde a esta exigencia ni es verdad
verificación y la fundamentación por la práctica, el prin- ni es realidad. Pero, en primer lugar, el problema aquí
cipio de la coordinación interna adquiere el necesario se traslada a otra esfera: de la gnoseológica a la psico-
significado cognoscitivo. Por ello, N. Bohr, que concede lógica, y no hay estado sÍquico, aunque se refiera a la
gran importancia al principio de la coordinación en la "síquica intelectual" superior, que pueda verificar las
construcción de la mecánica cuántica, señala la necesi- enunciaciones donde se trate de la propia realidad, y
dad de un análisis previo de los nuevos descubrimientos
14 N. Bohr. La física atómica y el conocimiento humano,
en la física, de los nuevos datos del experimento de la pág. 141. (El subrayado es mío. - G. K.)
nueva información. Cuando habla de la "abundancia de 15 T. HilI. Las teorías modernas del conocimiento, Moscú, 1965,
hechos experimentales" señala que precisamente esta pág. 93.
280 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 281

no de los estados internos del sujeto. En segundo lu- IIlpdQ.":~. Este proceso de construcción significa la
gar, considerando que el estado de satisfacción se rela- reducción de toda la variedad de elementos de partida
ciona con un determinado carácter del pensamiento a un cierto "sistema objetivo" (de acuerdo con las "re-
-precisamente con su condición no contradictoria-, es- glas del traslado" que aseguran al sistema la coordina-
ta última se aplica indirectamente en calidad de criterio ción y ausencia de contradicciones internas). Esta meto-
de la veracidad. Esto no quiere decir que nos incline- dología tiene igual fuerza con relación a la construcción
mos a negar el factor emocional en la actividad del cien- del sistema de la realidad y del sistema de objetos del
tífico. Einstein, entre otras cosas, dijo más de una vez conocimiento. Es evidente que la realización de las exi-
que no le satisfacía la teoría donde se diera una asi- gencias de una tal metodología asegura la veracidad de
metría lógica (contradicción y falta de coordinación). los sistemas construidos de acuerdo con las exigencias
Podemos hablar también de la elegancia de las fórmu- de la coherencia.
las matemáticas y el sentimiento de satisfacción estética Después Carnap introdujo el principiQ(j?IªtQt~ra,-!!c
que despiertan. Pero también en este caso la sensación cia. El curso de sus razonamientos en el aspecto que nos
de satisfacción o insatisfacción es efecto de otros facto- interesa es el siguiente: En el centro de las investiga-
res, gnoseológicos, con los cuales únicamente está vin- ciones científicas debe estar el estudio de las formas del
culada la cuestión del criterio de la veracidad. La vera- _tdio_~-ª,-º,º.'§!1.i3. vieja lÓgica," la
...P..!:2Pl.~lIl-ªlL~tillªQ.t.tºQ§-,-La
cidad de las fórmulas "elegantes" de las matemáticas se de Aristóteles, según Carnap, ha dado muestras de "in-
establece no mediante las vivencias estéticas, sino por digencia conceptual e ineficacia práctica", por eso debe
su conexión con las leyes cuantitativas objetivas de la dejar paso a otra lógica: "la lógica científica, cuyos pro-
realidad. blemas todos son sintácticos" 17. El objetivo lll.l1.asiQ-
taxi.s lógicaflsel estudio de, "las proposiciones acerca de
* * * . Jª-ªJL()'po.sic.iQI!(3~;"Lcl(j.I1\s,."reglas formales. y .las de. la
.1r.ªJ?-sfqI:rn.ªº.i.§I].".lltlJa,ILfºIl.llªs,ljngiEst!ºª!3, El grado ex-
tremo de la formalización de la sintaxis de la lengua
La concepción de la coherencia, como ya. se ha dicho, conduce a la comprensión de la propia lógica como siste-
también es acogida por el positivismo contemporáneo ma de reglas y transformaciones, cuya construcción se
donde, bajo la influencia de la cosmovisión subjetivo- realiza libre y arbitrariamente. Carnap dice que precisa-
idealista, fue adquiriendo gradualmente carácter subje- mente la arbitraria opción de postulados y reglas de la
tivista y convencional. conclusión es la que determina el significado de los sÍm-
El punto de partida en el desarrollo de la concep- bolos lógicos. Sobre esta base formuló el conocido prin-
ción de la coherencia en el neopositivismo 10 constituye cipio de la tolerancia:. en. lógiºª.I].QJl!!f;l('L.[lJ.!!.KI:!J!ª . .J!lQ-
la tesis de H.C;a!'lla,p acerca de la "constitución" de la .!:!ilLJ22!'_.fIl9...c;ª.ªª. JII].9PlledEJ gOIlstrllir ..su .lógica, es c!e-:
realidad y de todos los sistemas y elementos del proceso _.Q.!!:dl)J.~Jg!'mª§.(:tf)idi,().l.lla, .como crea conveniente ..
cognoscitivo. En su conocido trabajo Construcción lógi- Por consiguiente, el sistema construido por este mé-
ca del mundo, escribe: "Tanto .,lateoría de 1a,.. ºº!lEltitlI- todo y cuyos elementos se coordinan con las reglas for-
Ci.ÓIl,coIIlO., el idealislIlo .trascendental defienden ,la con- males, logra tener un carácter verdadero; la discordan-
cep~iQ!ij(j~gl.ÍiJi·ºllªLtºll()l,-Jº~ .<?PJ(jto.s
..c!.elc;on9cÍIllien-
Jº§-º.ºº!1§~!tgX(j!l.(según el l,enguaje idealista, "se crean 16 R. Carnap. Der logische Aufbau der Welt, Berlín, 1928,
en el pensamiento"); .ª-º,eD!.ª-~J_J<:l§ ...obJEJ!QL2()!l:§ti'tu.i.ª()!? S.249.
son objeto del, conociIllient() .ºº!lºflptuªl séi.lg en calidad 17 R. Carnap. Logische Svntax; der Sprache, Wien, 1934,
d~._jgrUlª~.. I~~ic;as ·constIlli<i.ª§ po:r.~ !1.114ei~rmrÍ!~ªQ S. 1Il.
:,.~0:2 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 283

cia eon tales reglas, en cambio, significa su falsedad. dientemente de las convenciones.; ºara~t(3ri~aJig!!-t~iva-
Ni siquiera las reglas apaJ:ecen como criterio sino, a fin ment.e los. siSteIllaS.de.lªs ...yerdad.es ....
como.'.~telagris pálida.
do cuentas, su libre opción.' y, lo ..planco, de la 90n-
riºn.de-!º--II~-tQ. ..yif.ll_e_.ª()L.h.()ºh.Q
Esto no es otra cosa que una proclamación de la vención", X.dgIl(tElgºS€).,Ye..')ljJIIllliJº totalIllente blan ..
nMlJLª-[~fk._9-ºlJ!2!L!!fJQ!J:J!:Lr1(!Jª-lQg~c.a:.(tras las ma temá- cQ.Q...tºtª!m{jg~l:l negrº'~"':9. Pero, en su conjunto, a pesar
ticas' como señala el mismo Carnap). L1\ yg:rªc.i.ªªº_~.!: de todas las reservas, los razonamientos de Quine quedan
..ªf ..
lª§JQ:r:!!!ª.~J§gigª§_~ e .(te~f:r[lli.n.APor)ª _<;9.n.f~i§D: 1!!.l:as
. en el marco del conveucionalismo. Para una serie de cien-
tesis con otras en un sistema construido convencional- cias, considera de significado decisivo las convenciones
..pleñf~:]2ndi;:·.-~g··cªJIrIi4-I~.-p:rºpq~{c[o_ii~~~::Y:~j~~il!J~io~
. como operaciones puramente lógicas. Tanto las matemá-
_'~QJj[llª:rios~_..'<Lj!.l:.an.aJ.i.~ablfElJ_.s~
. .P:r.~s
ental! .proPQ§jci9lle.§ ticas como la lógica, la física y la filosofía -a pesar
el~gidascQ.!lyegºi.onaL y aI'Qitrariéllllogte, (le. .acu(3:r,:d.o.ºOIl de sus diferencias- se construyen como sistemas con-
eJJ~ril!º!Il.io_ª~Jª_tQ.l~:rmJ,.ºi.ª., ceptuales en los que se incluyen también los nuevos ele-
El desarrollo de estas ideas en cierto período de la mentos convenidos con todo el sistema, y los nuevos
evolución del neopositivismo halló su expresión en las postulados que abarcan la- nueva esfera de conceptos;
búsquedas de los elementos inanalizables en forma de en ellos aumenta el significado de las construcciones
"proposicioIles de resumen. o proto~()lll:riªs". Este proble- convencionales, generalmente, formalizadas. En este sen-
ma es de por sí bastante bien conocido y ha sido. ana- tido es característica la definición - propuesta por Qui·
lizado en una serie de trabajos de marxistas soviéticos y ne- de la "verdad lógica". ~'kaJLy?r~rlªº,El_sJºgiQª$,C!l.Yº~
extranjeros 18. .
IllÍI!l?x.o._.El§Í!lJillito.=escribe- deben ser daa,as por con-
La posterior evolución de la concepción de la cohe- Ve17,fJº--.n...e..$geFera.le
..s,y no por separado ... " 20
rencia en el neopositivismo conduce a rechazar la propia El "convencionalismo moderado" do Quine se revisto
tarea de la verificación, todo criterio y ponente, y al de una forma típicamente semántica. El aparato de ló-
"convencionalismo radical", según K. Ajdukiewicz. Esa gica, necesario para construir las convenciónes actúa co-
renuncia se dio ya prácticamente en Carnap y en Neu- mo aparato lingüístico; por ello, todas las reglas para de-
rath (la introducción del principio de la tolerancia sig- t_f)r.IQin~!'Jas_~ª~f)g2ríasgn2segJógic~!3.. (par~i.2l!1ªr:Ill,E:ln!{l
.la
nifica "la fundamentación lógica" de la opción arbitraria ~!'-ªªªLr.esultl.tn ser: reglas para opertlrcoIllad..e,!p.711:i-
de cualquier principio y base para la construcción de los nacióp, d~ las cosas.Adem~§L-ElstaElªeIlQmjIla_cig_nfl_L~º
"sistemas del lenguaje", que es al mismo tiempo cons- eEltá.n.QoordinaQ.as-con Jos~s.ign,itic;ªªQ.$qll.e,Qon.freQJlel).-
trucción de los "sistemas de la ciencia"). cia, son_dec,laradosalgo.JIlefieaz pl.tra la eieIlci9-_.deIJdio-
La posición "moderada" de W. Quine (calificado a mil. Este es un aspecto más én la comprensión de la vera-
veces como partidario del análisis pragmático) fue una cidad por los convencionalistas: __ Q_es@arElº~_JlL§iRIl.WQª-
reacción singular -dentro del propio neopositivismo- do el sentido real de la denominación (y, por ello, de las
a las formas extremas del convencionalismo. Aunque ]º~ª§~S;(j~~~ptiá:r~s},~-es
'a~ecLr;fa 'propüz-' Cueiiti6n -'de 'lá
Quine concede una importancia exclusiva a las conven- veracidad. queda sin sentido.
ciónes en la construcción de los esquemas conceptuales, La transformación de la concepción de la coherencia
también reconoce, sin embargo, el significado de las ob- en esquema convencionalista y subjetivista se debe al ca-
servaciones y de las reglas lógicas, obtenidas indepen- rácter general de la concepción filosófica de los positi-
18 La inconsistencia científica de este principo la ha mostra-
do, por ejemplo, el filósofo soviético V. Sheviriov en' el compen- 19 W. Guine. Trnth by Canvention. Readings in Philosophical
dio La gnoseología idealista contemporánea, tercer capítulo del Analysis, New York, 1948, p. 133.
primer apartado, Moscú, 1968. 20 Ibíd., p. 124. (El subrayado es mío. - G. K.)
284 G. KURSANOV lNsoiNENCÍA cÍENTIF'ÍCA ... 285

vistas modernos, lo que demuestra una voz más la de- y otros sistemas conceptuales no tiene nada de común
pendencia de las concepciones de la verdad respecto a con su construcción arbitraria. Se realiza en consonan-
los principios filosóficos de partida. Estos principios, cia con las exigencias de las principales leyes de la ló-
tanto en el positivismo en su conjunto como en la con- gica: las exigencias del carácter concreto, la secuencia y
cepción de la coherencia, son acientíficos, idealistas, y la demostrabilidad, cuyo cumplimiento es indispensable
esto predetermina también la insolvencia científica de en cualquier proceso del pensamiento y a todos sus nive-
las teorías de la verdad fundadas sobre su base. les.
El convencionalismo como principio gnoseológico es El convencionalismo a que llega la interpretación
inconsistente por cuanto contradice el contenido y el neopositivista de la concepción de la coherencia signifi-
sentido objetivo del conocimiento científico en su con- ca, en última instancia, la negación de la veracidad ob-
junto y los principios de estructuración de los sistemas jetiva de las categorías cognoscitivas, un abandono mu-
científicos en particular. cho mayor de la comprensión real de la naturaleza de la
En el proceso del conocimiento se dan con frecuencia verdad 21.
situaciones en que bien faltan datos experimentales y Por consiguiente, en su conjunto, la concepción de
observaciones prácticas o bien son insuficientes a todas la coherencia -ni en su forma principal dentro del sis-
luces para el sucesivo desarrollo de la investigación. En- tema del idealismo absoluto, ni en su interpretación po-
tonces surge la necesidad de apoyarse en la intuición sitivista- no brinda ninguna solución adecuada del pro-
del científico y promover una serie de tesis que pueden blema de la verdad, no responde a las necesarias exigen-
ser fácilmente aceptadas por unos u otros especialistas e cias científicas de una tal solución.
investigadores. En el posterior avance del conocimiento,
estas tesis aprobadas provisionalmente pueden ser con-
firmadas o desechadas' de acuerdo con las verificaciones
que sufran. Estas convenciones resultan con mucha fre-
cuencia justificadas en investigaciones posteriores, lo
que confirma el valor de una serie de suposiciones intui-
tivas. Pero este sentido real de las convenciones adopta-
das no significa, por supuesto, ningún criterio conven-
eionalista de la veracidad, por cuanto ésta debe todavía
verificarse y fundamentarse en la práctica.
Debemos señalar que el hecho de las diversas con-
venciones, de la libertad de pensamiento creador del
científico y, especialmente la actividad lógica del inte-
lecto humano, todo .esto existe en el proceso real del
conocimiento, en el proceso de creación de nuevos sis-
temas lógicos, sistemas de geometría, de sus interpreta-
ciones, etc. El momento convencional es aquí plenamen-
te real, pero precisamente como elemento del proceso, 21 Todas estas tesis se analizan con detenimiento en la mo-
como uno de los procedimientos metodológicos especia- nografía de I. Narski El positivismo moderno (Moscú, 1961). Seña-
les que, aun siendo imprescindible en una serie de ca- lamos también el trabajo del filósofo georgiano V. Erkomaishvili
sos, no tiene carácter universal y, menos, arbitrario. El positivismo l6gico (Tbilisi, 1974). En él se ofrece una argu-
mentada crítica de la concepción de la verdad sostenida por los
TAl.propia construcción de las ló~icas, las €\'eolIletrías positivista s lógicos.
Capítulo Xll rNsoLvENcrACIEN'fIF1CA
... 287

TRANSFORMACION DE LA CONCEPCION
DE LA CORRESPONDENCIA dibles de la veracidad son dos momentos: 1) ,t~Qonoci-
DE LA VERDAD xef.ergn.te...(e.1hechQ)GQn .el
Irlifjn.to...<l!3Jª...pre.s('j!lQ:ill,cte.J.
,.CLllos{).._Qº.!1J.r:ollta. el. Jll!cio, y, 2) . esta. ,c@frogtaQJQI!§e
Tú no eres blanco porque nosotros te manifiesta. ."COIl!oJa.,. !!.e..ce§a.r:ia..cor:.r:espQJlgegcia enge,el
consideramos con razón blanco, sino, jlli9i()Y~,{)!reJ~:r.:e,gte..
al contrario, al ser tú blanco, nosotros Las raíces históricas de la concepción de la corres-
tenemos razón cuando afirmamos es- pondencia se adentran en la definición clásica de la ve-
to. racidad de las tesis enunciadas, ofrecida por Aristóteles.
A r i s t ó t e les. Esta definición se asienta en el reconocimiento de
la correspondencia entre las formas del pensamiento y
La verdad es ideal ilusorio. la realidad objetiva; por ello, constituyó la base para la
Austin comprensión científica de la verdad, desarrollada por la
filosofía materialista, recibiendo en el materialismo dia-
léctico significación de teoría científica de la verdad.
En el avance de las concepciones idealistas del si-
glo XX, la evolución de la teoría de la verdad como co-'
nespondencia tomó otras direcciones. Aquí pueden des-
tacarse dos líneas principales: 1) ,la, eYQJllQ!Qº,de Ja.
/ QQ!llJ2:t:l:Jll§!.Q:rJ."
clásica' de la verdad en dirección a su inter-
pr()~a.ción teológica, lo que toma su origen por lo menos
enT2Illá.sde, !\quinQ, y, 2) su desarrollo por la vía de
la formalizacióny la logización, que parten de Kant y
Como ya hemos señalado, ,~g,la..ggº§.eg!Qg1ª .."II!ºª.{)!:- de su interpretación de la definición aristotélica como
na ala. (}@cepQión.d{).laeo"llereJlyia<:l{)" Ja,Yt:JrdacLG9mQ nominal.
coordinaQiº!l_ll1!eT1J!l~.s.L.Qo.,Ilt:!:ªp()ge", Ja..ººg~JlJ2(;j§!l Ae ""Ta'Ilrimera tendencia conduce a las diversas concep-
la.correi'lponCl{)I:l,(~ta.,cllé\ .. kSJ!ªL. la. .Y!l~
.la. _y{)r:c!ª.!t,._§~liI! ciones teológicas de la verdad, donde la comprensión
racidad de las.JQJ;I!1a.ll,co.gJ.w§citiya.s§e,<:lfl,t{)rm.t@_"I!W de la correspondencia tiene un carácter muy particular
una. u otra. conformidada.l referente externo. Esta con- con un significado que se subordina a otras ideas de di-
traposición tiene U~l.' sentid~ pfena-mente determinado, chas concepciones. La segunda línea de la citada evolu-
pero, como veremos más adelante, no es absoluta ni in- ción se relaciona con diferentes interpretaciones de la
terexcluyente. verdad expuestas por las e'scuelas positivistas contem-
La clásica definición de la verdad, que constituye el poráneas, demostrando el proceso de transformación de
núcleo de la concepción de la correspondencia, dice:.Jª- la comprensión clásica, tradicional de la verdad como
,.Vflr<:l,ªd,.~ª-lª-,~rre§.p_o.gQ.!3Jl.cj-ª~Jl~!Jl.J_a"s_.c-º§ª_s
.Y.J-º,s,P~Jl- la adecuación a las cosas reales, en la_f,on(:t¿p,giQl1JRQ-
,samielltos.: .qdªequMio Jj:ie:LLn.te,lLec:,tus. En la literatura jlern,g,jLe..,Lª,(:º!Ee..sP.2.1!:.rJ~er¡,gj(!L
con todo su contenido com-
del positivismo moderno, especialmente en el análisis plejo y contradictorio.
lingüístico, el juicio (o convicción del sujeto cognoscen- La concepción de la correspondencia en todas sus for-
te) se reconoce como verdadero si en la realidad se tie- mas y expresiones concretas, hasta incluso las más for-
ne un hecho a que corresponda y, por el contrario, se males y abstractas (como ocurre en las variantes del
considerará falso si no existe tal hecho. En todas estas análisis lingüístico moderno), está siempre vinculada a
definiciones y otras análogas las condiciones imprescin- determinados aspectos del proceso real del conocimiento,
288 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENT'IFICA. .. 289

con sus facetas y relaciones multiformes que evidencian, más verdaderos" y, por consiguiente, "en la medida en
a su vez, el complejo y contradictorio carácter del refle- que la cosa se relaciona con la existencia, en esa misma
jo, en el conocimiento de los objetos, sus propiedades y medida lo hace con la verdad" 2. Y partiendo íntegra-
conexiones. En las formas variadas del reflejo sur- mente de tal comprensión de la naturaleza del verdadero
gen y se entrelazan sus diferentes relaciones, donde apa- conocimiento, Aristóteles formula en los libros VI y IX
recen, desde distintos lados, las correspondencias de sus de Metafísica sus definiciones de la verdad, que se han
elementos, tanto entre sí. como con respecto a los ob- ganado con todo derecho el reconocimiento de clásicas
jetos y sus cualidades. Esta variedad de adecuaciones y precisamente en la concepción de la correspondencia. Esas
de relaciones halla su expresión lógica en las diferentes definiciones fueron citadas más arriba.
formas de la concepción de la correspondencia. Al mis- De ellas se desprende que los enunciados pueden ser
mo tiempo, la absolutización e hipóstasis, propias de ta- verdaderos sólo cuando corresponden a la existencia real,
les concepciones, de alguno de estos elementos de rela- a las propiedades y relaciones de los objetos ("unido" y
ciones conduce a olvidar toda la complejidad del pro- "por separado") de la existencia. En su significado pri-
ceso del conocimiento de la verdad, determinando la mario las definiciones de Aristóteles son ajenas a cual-
unilateralidad y, por tanto, la insolvencia de las con- quier doble sentido y confusión. Su comprensión de la
cepciones basadas en tal hipóstasis. correspondencia significa el reconocimiento del reflejo
Veamos las más importantes etapas de la transforma- en las enunciaciones verdaderas de las propiedades de
ción de la concepción de la correspondencia de la ver- . f
la existencia realmente objetiva, y no dan pábulo a nin'-
dad, dediéando especial atención a las formas adoptadas guna interpretación ni teológica ni positivista tanto de
en las concepciones gnoseológicas modernas. la propia correspondencia como del referente (la existen-
cia).
1 ~ Las principales ideas de esta definición, las ideas
del reflejo y la objetividad de los conocimientos verda-
Para establecer las correspondientes conexiones his- deros, pasan como hilo rojo por todo el posterior desarro-
tóricas señalemos previamente los momentos básicos de llo de la teoría de la correspondencia de la verdad en
la pasada evolución de las ideas de la concepción de la las doctrinas filosóficas materialistas. Al mismo tiempo,
correspondencia, comenzando por sus primeras definicio- la transformación histórica de esta teoría, especialmen-
nes. te por la vía de sus interpretaciónes formalistas signi-
12Jdil1igü5ne ideas de la verdad. en Aristáteles. Como fica un alejamiento cada vez mayor respecto a las ideas
se sabe, la gnoseología de AristÓiéles tiéne 'sólrda base aristotélicas.
ontológica. "Cada esfera del conocimiento, cada ciencia Ideas de Kant. Comienzo de lainterpretaeián nomi-
-dice en M etafísiea- tiene relación con una u otra nalista de_La:. .._qi.LCl: .ver.4-ªQ..Una de las
_d.c:fj!,:j~Jó.!':.s:lfÍ:§i~r;t
existencia (especial), y, tomando algún sector (separa- importantes ideas de Kant fue la de laverdªª.io!1J1,al,
do), se dedican a este sector ... " 1 La filosofía como que tiene como punto de partida del concepto de la L-
ciencia general (o "filosofía primera") es la doctrina verdad sustentado por Leibniz. Aquí, la.ºQ!::r:.º§pg)}_g.en..cia
sobre la esencia de la existencia, la ciencia teórica so- aparece como la conexión no eOIlt!'i:ldigtorjadelpeIlsa-;-
bre "los principios y las causas"; por ello, es el conoci- Il)jel!~º-ººnaIE~!1()~priIlgipios .idealºs.HeJª:r:ª~éin). Par-
miento de la verdad. Los principios y las causas de "las tiendo de las ideas de la lógica trascendental, en cuya
cosas que existen eternamente deben siempre ser los esfera se examina de manera especial el problema de la

1 Aristáteles. Metafísi~a, VI, I, 1025, v. 1-26. 2 Ibid., II, I, 933, v. 31,

19-01631
290 n. lWRSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA .. ·, 291

verdad, Kant afronta la valoración de la definición clási- Al desarrollar sus ideas, Kant expone una tesis de
ca, "La definición nominal de la verdad según la cual e~ suma importancia que ayuda a contemplar desde otro
la correspondencia del conocimiento con. su objeto aqllÍ se ángulo su concepción de la verdad. En Crítica de la ra-
.ª,l!llit~y presupone por anticipado. Pero todaJa cuestión zón pura dice que la lógica llQ Pltedt;l.. aportar .niIlg!Ín
residee;rlhaUarun c:riterio uniyersal y correcto deJaver~ criterio para dt;lscubrir.llIl.errOr_l'e.fel'eIlJe,nQ.a la: forma
<lll..dpll.!'ll.Jodoconocimiento" 3. En esta tesis de Kant hay deja v~rdad, sino(J,.l~OIL(~Jliilo.Aquí son necesarios otros
dos puntos significativos que determinan en gran medida criterios, enunciados por él cuando caracteriza la arqui-
la posterior evolución de la comprensión clásica de la ver- tectónica de la razón pura. Esta arquitectónica es la doc-
dad como correspondencia. Primero, Ja cali:ficaC.i.Q:ILPrt;lci.- trina sobre el aspecto científico de los conocimientos que
8.am.ent~..de ..ngm.il1ªLqlJe .l(anLdaªIª. dl:JfilliciéJ;rlari.fltot~- deben constituir no una rapsodia, sino un sistema, es de-
lica a la que, . po.!'..10 tanto, puede. atl'ihuírsele <liferente cir "la unidad de conocimientos multifacéticos agrupa-
contenido, y, segundo, el contenido de dicha definición dos por una idea" 6. Precisamente en la esfera científi-
depeIl.<iedelcI'iter!9, <Ille debe.sel' llIliverflal y fia;lJle. En ca ,se logran verdaderos conocimientos libres de mixti-
esto último reside precisamente la esencia de la compren- fica,ciones. Las matemáticas, las ciencias naturales y el
sión kantiana de la verdad. conocimiento empírico, todo esto constituye "un valor
El propio juicio es el que determina el criterío de la elevado".'
verdad. La doctrina pura acerca de la razón o lá. lógica Cuando caracteriza el propio concepto del conocimien-
general "se abstrae de todo contenido" del conocimien- to -a diferencia de la fe y las opiniones-, Kant señala
to y "pa~a ella todo debe ser fidedigno totalmente a de forma particular queJoilc()noGimientoilSQn, ..tant"o
priori" 4, En Kant, esto es justamente lo que determina subjetiva como objetivamente, un reconocimiento sufi~
el criterio propiamente lógico de la verdad, lo que, en ciente de la veracidad del juicio. Por consiguiente aquí
esencia, significa la negación del referente objetivado podemos hablar de la idea de la objetividad en la com-
como criterio inherente por necesidad a la definición clá- prensión que él tiene de la veracidad de los juicios eien-
sica. tíficos.
Pero cuando caracteriza su criterio, el propio Kant Por último, hay un punto esencial más en la aprecia-
señala, con sagacidad, su significado negativo para la ción de las ideas de Kant que debe señalarse. En su
comprensión de la verdad. Dice que "el solocriteriqJ§:" obra Nueva visión de los principios primeros del cono-
giQo.. dJL.la..yerdad,GoJ:lcretJlIllellte ..l¡;}, C()rreilpOIldeIlcia ..<lel. cimiento metafísico (1755) no sólo desarrolla las ideas
cOnocimiento .con. las leyes univel'sales y forIIlales<:leJ del significado de los principios lógicos para asegurar las
tesis verdaderas, sino que también enfatiza en este pla-
razonamiento y el juicio es... la condición negativa de
toda verdad" 5. La presencia de la función negativa del no la significación del principio del fundamento deter-
criterio kantiano, consistente en proteger el conocimien- minante. No hay nada verdadero sin un fundamento de-
to contra los equívocos, no excluye, sin embargo, su terminante: ésa es su tesis. "Y por cuanto. toda. verdad
determinada función positiva:.~egur-ª!:..Ji!....§~Ctl~l!.ºÜ\_<!<:J! -dice Kant= proviene de la "íleHñlcfólldel .sujeto por
.JI.l1.nil_ªIlliQ:t!tº
..~llJ~.illLe..a.lacg:r.:respQ}:l.<ie!:l<?iª
..cOIlJ().s...priIl~ el ..pre<licadºj~Lfl.lndarn~:l:ltº det(3rmiIlante es n,o sólo
<:':!:pi.Q§....léJgic:ºª.1eJa
..Kaz;PIlc.olllo.J.l!:liversales e indispen- criterio (de la verdad), sino tªrnbi~.(slll fll~n~~)r.~nun-
sables. ciando a la cual se puede, en efecto, hallar no poco pro-
bable,perQIesueltaJnJmtt:LJ:lada verdaderQ" 7.
3 I. Kant. Obras en seis tomos, t. 3, Moscú, 1964, pág. 159. 6 Ibíd., pág. 680.
t, Ibíd., págs. 156, 157. 7 I. Kant. Obras en seis tomos, t. 1, Moscú, 1963, págs. 273-
5 Ibíd., pág. 160. 274.
19*
292 G. KURSANOV
INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 293

Todo esto muestra el carácter profundamente con-


tradictorio de las ideas de Kant en su doctrina sobre la dadero (o lo falso) se halla realmente en el juicio. Pero
verdad. Las ideas y los planteamientos racionales se en- considerando la "disipación" y la desaparición del re-
trelazan con las tendencias al formalismo y al agnosti- ferente objetivo en Brentano, dicha representación signi-
cismo. Estas tendencias sentaron el comienzo de la for- fica JlI traslado del problema (fe l().y~r:clªdQr() f). 1ae$;:-
malización de la definición clásica de la verdad, el co- .te.rª--J~.~ºpiª-I!l~!1t.~Jigg:i:ií~!Jc.:ª,-lo
que es característico pre-
mienzo de su interpretación nominalista, lo que condujo cisamente para las formas modernas del análisis lin-
a la transformación de las concepciones de la corres- güístico, donde los criterios objetivos de verdadero y fal-
pondencia en el espíritu del subjetivismo y el formalis- so se pierden. El camino hacia la transformación mo-
mo. derna de la concepción de la correspondencia está ahora
Los punp()sr!!Lvlstr¿_rILf-:_JJ"!!}"(lt.a..fI:..Qpueden conside- trazado ya de forma totalmente determinada.
rarse en la evolución de la concepción de la correspon- La esencia de dicha transformación se determina, an-
dencia hacia el estado actual como un momento lógica- te todo, por los principios filosóficos generales y gnoseo-
mente transitorio que parte de la definición aristotélica, lógicos del positivismo moderno. Consiste en lo siguien-
te:
pero atribuyéndola un sentido muy lejano del dado por
Aristóteles. llrigl.l'll:o, la línea de renuncia al conocimiento obje-
En su tratado En torno al concepto de la verdad tivo de la realidad, de renuncia al significado y al conte-
Brentano comienza señalando la polivalencia de los tér- .nido objetivo verdadero de las formas cognoscitivas se
minos "verdadero" y "falso". Esta polivalencia se debe hace cada vez más definida.
a la vari'édad de relaciones hacia los objetos a que se Segundo, esta línea constituye la renuncia a las ideas
refieren. De la multiplicidad conceptual de "lo verda- de la teoría del reflejo, base general de la comprensión
dero" y "lo falso" Brentano deduce la desaparición pau- clásica de la verdad como correspondencia y do todo el
latina de un determinado referente, cuya representación proceso del conocimiento científico del nmndo.
va haciéndose cada vez más amplia y amorfa. Por ello, Tercero, si la comprensión clásica de la verdad in-
en el concepto general de lo verdadero también incluye cluye necesariamente el r.ElCOllººimi!!Il.!DdQI referente
real con relación al cual se establece la veracidad de las
"el corazón verdadero" y "la felicidad verdadera", habla
hasta de las alucinaciones, dándoles asimismo una apre- tesis, entonces en la coIlcepciÓllmoderna. deIa.· corres-
eiación gnoseológica. Si en Aristóteles, al· que se remite pondencia ..transcurre el prOCeSo.de form.alización <i.l:llre-
Brontano, se trata de un referente plenamente concreto ferente,dQ.suilllerPtetacjóll.fjubjetiyg;:-e:rrlpÍ.r:iºª, lo que
(los objetos de la existencia y sus propiedades), para, lógicamente conduce a renunciar a cualquier referente,
Brenta UO, J a polivalül]('ja del término "verdadero" signi- a sustituirlo por la palabra, el término y la convención,
fica de hecho la negación de UIl tal c,riteriQ.clet(jXIllinaclQ. y, en definitiva, a negar la propia idea de la correspon-
Brentano también se desvía de la comprensión clási- denica en general. Este último factor de la evolu-
ca de la verdad cnando traslada los atributos "verdade- ción de la concepción de la correspondencia significa
ro" y "falso" íntegramente a la esfera del razonamien- de hecho su autoliquidación; yeso es lo que ocurre, co-
to."El!!lL.I!r.QI!ig ,s(j!1tiggcle. la palabra, ..l.averclª.g. yIa mo veremos a continuación, en los analíticos contem-
mentira se encuentran. en el juicio" 8. Si partimos de poráneos del idioma cotidiano.
las ideas de AristÓtele.s;laeipreslÓ'n directa de lo ver- Veamos ahora los elementos más esenciales de la
evolución moderna de las ideas de la concepción de la
8 F. Brentano. Ober den Begriff der Wahrheit. Wahrheit
correspondencia.
und Evidenz, Lpz., 1930, S. 6.
:~~ ),'1
G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 295

der,a o falsa ,l:Jª-_ª-n_tl:J ..t.QcloJª f~.;unaprQPºi3ie;,iéi))~.<l.e.y!~!!~


II ,y~!:clJ~.de.m_º.Jªli3~ª.sólºgI'aciasa que();x:pr_er;ªfe~' 10•.. El
térIIliIlº_"i.e.:~..tJ!l!!een Russell, como se sabe, llll.s!lnti<lQ
,J?9l:.'1J:p/L1J1gfjer,nªs.d.e,Za ,r:grt.9fJPc:JQ11..d.e..
l.ª" c.orr.e.spOn~ pleIlaIll()J:!~'()I'ª~igl!al: sigIlifica convicción, '.belief, del. Sl1-
deJJfd.t.ue.JgY.3.r&!iL,li1?JHLYºº.1JC.epc.ioyu¿s de..B. fl.u§s?lJ. .'i()~º_.cggIlºE)(l.().nJe. ()!lJª.i'ligIlWcª-¡:ión, de, ll!lasu otrassen-
y f.. IfiJt~ge!!:,steJr}. t()Il~iªs, PI'QP9.s.!.Q.ion_(;)s,m!lªh:r:ªi3, ,I:l.té.
La expresión más adecuada de la concepción de la Empero, pese a todo el papel que desempeña este as-
correspondencia de la verdad para el positivismo moder- pecto subjetivo, lo esencial en la concepción de Russell
no se ha dado en las obras de Russell. El mismo se de- está, eneLl(l.QQ ..Q!Jje.til?oi1ds.ignUicªªQ.d_e, lasprQpQsicjo~
clara adicto a dicha concepción. En su trabajo especial n,es. Esto se refiere a lo que convierte la proposición en
Investigación en torno a la esencia y la verdad presenta la verdadera o en falsa. Y lo expresa en general de la si-
siguiente formulación: "La verclªº cle~Jª§.,P!()po.§i~!Qflil~ guiente manera: la sentencia de la forma ..,de "E;sto es
básica,s clepC:JIldede su relacióIlre§p(;)cto ,para con cierta A" . se llama "verdadera" cuando es causadá por 10 que
circunsta,I!ci-ª (some occurence), y la verda,d de Jªs ,de~ n~~,~i!mW~a.'y este. lQg¡;¿e., deterlTI,inaIlclQla . ve:r:acida,d
In,lis, P;rºpº.s.!~ioIl<ls,d.esurelªciólJ sintáctica" respecto a de la proposición, es un h;echQ, que, ,en general" s~ distin-
las proposicjoIl(3~,'!:lásicas:.' 9. Las proposiciones básicas, g]ljLd-e._ill_J.e."11. Aunque subraya la diferencia entre el
cuya veracidad o falsedad se determina por su relación hecho y la fe, lo que determina la diferencia entre el
hacia cierto referente, figuran comoatgIl1ªria,.s." y las aspecto objetivo y el subjetivo, Russell no los independi-
za sino que, por el. contrario, los liga queriendo mos-
deducidas,/formadas de éstas, comoDlole~1!Ja;res. trar su unidad en la comprensión de la veracidad de las
Esto Último implica un nuevo aspecto de la concep.
ción de la correspondencia en B. Russell: la correspon- proposiciones.
dencia entre las proposiciones atomarias y las molecula- El contenido real de toda concepción do la corres-
res, lo que se refiere a la esfera propiamente lógica (al pondencia se determina, en última instancia, por la com-
"reino de la lógica", según su terminología); sin embar- prensión de la naturaleza y el carácter del referente, es
go, nosotros hablamos aquí de correspondencia, no de decir, de lo que hace verdadera la proposición. En la
coherencia, por cuanto esta adecuación interviene como concepción de Russell, el concepto de hecho, con su am-
momento en la concepción general de la corresponden- plio sentido que, en esencia, se funde con el concepto
cia donde lo básicamente decisivo no es coordinación so me occurence como cierta circunstancia (o aconteci-
interna do las ideas, sino su relación con el referente miento), es el que interviene en calidad del referente
oxterno qno aparece mediante proposiciones atomarias. determinante. La principal definición de. Russell versa:
En d desarrollo de susideas Russell destaca dOE),as- ."TodQ loqllel1ay.eIl elUIlivl:)rso yºJ(),J!.ªIll2..~hech.Q".
pectos del significado, delªs, proposiciones', Ó • de..S1!'V~i~l: . ElSºLe.ª-J!l1 ..h!lQhº;"e.Lpªs_º<i()lI}ll~i~§:rJ. pQr G~~ªI'Jue
cida,clJáctica .. AIlt<l,tgªQ.el aspecto subjetivo .del. signifi- .J!Il.h!lcllQ.;"...§L.me.d1!e.le. ..1!ll_clieIlte.,.Illi dolor dental es un
c¿ado~(),la ti v.º-_ªLes1ª.d.º..d!l.L.h9.mJ:rr~_.qll!L.Pr.Q!l1!IlQjªIª,EJC:JIl- ,he_QhQ':':,-,A_lLllIJQ_.e.~e.l1º!ªLes ()LéIlfª.i'lisque Russell pone
te.:rJ.cia. "G11ªIlcl,º.d.~.(;jmº-EJ.Jm(L.1!Ila" §JJ.D1(;)pcia,.
' (;)~L.~~y'e;J:'(Iª- en laobjetiv!d,ªi1d,eLhe.º-h;o. ,"Yo .!'l:g,tie.n<lQpor "hecho"
cl()l'ª-,-',qll(;)r~mºs.4~Q.:!!.-ª!gºr.~s..P()ºtº_.a,1.e§tªdo4~_c.QIl.c,ie.J!: algoqueest~,ªlª,'\Ti~~ª!J() re~on.ozcªn ono~: 12. Por con-
..-º-ta .4()Lg:1!e..Jª,_PXg_I!l!lJciag.la_,()~c fe" . D e aquí
uch.ª- .~Q.I!_
la siguiente importante definición. ~'E!!....r.ea,lida,.d." "\Te.J::~ll-
10 B. Russell. El conocimiento humano. Su esfera y sus lími-
tes, Moscú, 1957, pág. 147.
9 B. RusselL An Inquiry into Meaning and Truth, London, II Ibíd., págs. 152, 146.
1951, p. 289.
12 Ibíd., págs. 177 y 178.
296 G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENTIFICA ... 297

siguiente, el cumplimiento de su papel de criterio de la ta,s las interpretaciones más variadas, hasta extremada-
verdad o verificador por parte del hecho está íntegra- mente subjetivistas y formalistas. Observemos a este
mente relacionado con su carácter objetivo, lo que es propósito que las concepciones del propio Russell dan
sumamente significativo. no poco pábulo a tales interpretaciones. Realmente, in-
En este caso, si el vínculo de las proposiciones bá~ siste en la subjetividad del idioma científico, en la ver-
sicas se realiza con el experimento, esto dará la primera dad como "atributo de las proposiciones, es decir, como
forma de la concepción de la correspondencia, la llama- función del idioma; se refiere a la verdad como propie-
da epistemológica. La segunda forma, la lógica, apare- dad de la fe, aunque en el sentido de belief, pero resul-
ce cuando el vínculo se realiza con el "hecho". Pero tando también en este caso una forma subjetiva, una
cuando se da al hecho una interpretación tan amplia, la cualidad del sujeto, su convicción psicológica en la jus-
diferencia entre ambas formas no es esencial. tedad de tales o cuales ideas y teorías. Con esta proyec-
Las ideas de la objetividad en la comprensión del re- ción, el criterio real de la veracidad objetiva desaparece
ferente se entrelazan en Russell con las representaciones totalmente.l
típicamente positivistas, lo que con frecuencia reduce a La visión de Russell sobre la naturaleza del verda-
cero los aspectos racionales de su concepción de la co- dero conocimiento tiene además claras ideas de agnos-
rrespondencia. En efecto: el lado subjetivo del significa- ticismo. El más importante de sus trabajos sobre la teo-
do que con razón se indica y diferencia en Russell, es ría del conocimiento, El conocimiento humano, termina
absolutizada muchas veces por él mismo; mi conocimien- con las siguientes palabras: " ... Nos atenemos con fir:-
to se declara objetivo del conocimiento, y no "el cono- rnezaaja goº_tr:i!!.ª:que inspiró también la filosofía del
cimie~lto de la humanidad"; la realidad del hecho se in- ~:r:r?-'pirismo
señalando que lodo conocimilmlo humano es
terpreta como percepción; el experimento adquiere signi- dl-Ld-ºg_!!11JJreciso y parciaL No hemol-) 1,,\lIado en 1-':0110-
ficado por ser experimento mío; los hechos se convierten ral ninguna limitación a esta doctrina" r:J. Aqui, la "irn-
en "hechos experimentados"; el acontecimiento en el que precisión" y la "parcialidad" contienen íntegramente un
yo tengo fe como verificador se convierte en verificador espíritu agnosticista como expresión de la falta de [ido-
de los conocimientos. lidad de nuestro conocimiento. Esto viene determinado
Todo esto conduce lógicamente a entender el refe- precisamente por el positivismo de Russell, por la "filo-
rente como imagen y representación subjetivas, lo que sofía del empirismo" que "inspira" a renunciar al cono-
le priva de valor como verificador- real. Esto, por lo vis- cimiento científico del mundo objetivo cuyos principios
to, lo comprende también Russell y, queriendo salv.ar gnoseológicos fracasan ante un tal conocimiento.
la contradicción, trazó un esquema bastante complejo Nos detendremos a este respecto / en las Observacio-
para el proceso de establecimiento de la verdad, cuyo nes sobre la teoría del conocimiento de Bertrand Russell,
análisis detallado da en su trabajo Investigación en tor- muy significativas, escritas por Einstein. En ellas, el
no a la esencia y la verdad. gran físico se manifiesta contra el empirismo estrecho, es
El análisis del sentido y el significado de los térmi- decir, de hecho, contra el empirismo positivista, y en
nos (conceptos) básicos donde se expresa el contenido particular, contra todo agnosticismo. Einstein compara a
de la verdad como correspondencia, emprendido por Rus- Hume y Russell señalando la claridad de lenguaje en
sell, merece ser incluido tanto desde el punto de vista ló- ambos y rechaza resueltamente su agnosticismo. "El
gico como del lingüístico. Este es un aspecto esencial en hombre tiende al conocimiento fidedigno. Por eso, la
la comprensión de la verdad que muestra la importancia
de la concepción russelliana de la correspondencia, la
cual, sin embargo, recibió en diversas escuelas positivis- 13 Ibíd., pág. 540. (El subrayado es mío. - G. K.)
G. KURSANOV INSOLVENCIA CIENT'IFICA ... 299
298

misión de Hume está condenada al fracaso" 14. Esta tesis reconocimiento, por Wittgenstein del correspondiente re-
de Einstein va dirigida también contra las expresiones ferente y su sentido.
agnosticistas de Russell, refutadas por todo el curso del Wittgenstein parte de ahí para introducir el concep-
conocimiento científico y la práctica humana. to imagen del mundo en cuyo contenido incluye cla-
Todo esto desvaloriza inevitablemente las tesis raciona- ramente la idea de la correspondencia, fundamental pa-
les en la concepción de la verdad de Russell impidiendo ra su comprensión de la veracidad .. La_L7"ll!lf1.§..~L.!!1!2::...
considerada como realmente científica aunque, como se delqf!:eja"Tt}J1;[NJ!:d, ésa es su tesis determinante expre-
sabe, lo ha pretendido más de una vez. sada en diversas formulaciones unidas, sin embargo, por
Al hablar de. Wittgº-I!§tfJÍI.Ldebemos decir, ante todo, esta idea general. "Para S(jL:i:IrlªgeI!~ll1ecllº.dep!Lt(jn(J:t'
que era alumno de Russell, pero que con su Tratado ló- algo com~n eon ...aquello que,xen(3jª,";.'~~ª.relM!ó}l
gico-filosófico ejerció considerable influencia en la ulte- del r{)Jlejo ...cOIlsisteen laeorrelación. eIltr(j . los. (jll')-
rior actividad tanto del propio Russell como de todos los mentos de la imagen y los objetos"; "La imagenJó-
positivistas modernos. En la comprensión del problema gica2l1..{)Q!'lrep:reseIl~al'el IJll1.I?:,~O".17. Una tal compren-
de la verdad las ideas de Russell y las de Wittgenstein sión de la imagen lógica conecta a Wittgenstein directa-
tienen bastante de común. mente con su interpretación de las categorías "significa-
Pese a toda la expresión aforística externa de Witt- do" y "veracidad", parte orgánica en su cadena de razona-
genstein, sus pensamientos constituyen un sistema bas- mientos en la concepción de la correspondencia de la ver-
tante armónico. En sus enjuiciamientos arranca de la dad.
compr.ensión de la esencia del mundo desde las posicio- He aquí sus definiciones más esenciales. "La vera-
nes del atomismo lógico, donde subyace el concepto del cidad o la falsedad de la imagen consiste en la concor-
hecho atomÍstico. Veamos sus primeras definiciones: danciao discordancia do su sentido con la realidad";
"1. El mundo es todo lo que tiene lugar. "¡>ªr~"sa:ber si una imagen es verdad ora o falsa debemos
...1, J.!J~l!l!.l!ºªº.~.~~ ..l1.n gQ.Jljl!º!ºd(3Jl~~1.l.2~1_.Y_J1o.de comparada con la realidad". Después sigue una forrnu-
cosas. lación generalizada: "UnaproPQsición es verdadera si
1. n. El mundo se determina por hechos y porque aquello que .afirJJ:lª,.Ji{)I?:~_Illg~g:.~_§LE:9sotro~,~J!~e!lg(3JJ:l0 s
esto es todo hechos" 15. por "p" precisamente "~p", y todoloque nosotros.te-
o En tan extensa comprensión qel hecho se abarcan nemos en cuenta tiene lugar,
.,._.,..-. __ .. ' .'. '
entonces "p"én1anueva
""'Ig"-"""""'-'"
tanto los objetos ontológicos como los gnoseológicos; e _c01I!J2~Jl§i§n..!J§.Y!J.r:c:laQ.l')!:ªooYIlo
falsa" " En este senti-
incluso -dice Wittgenstein - si ..e1. Irll!Il_<lQ...ti.e.!lEl
__llI1ª. do Wittgenstein señala que no es la veracidad 1/\ que
~omplojidad infinita, "so forma de. interminable caIltidad consta en el verbo de la proposición, como pensaba Fre-
de hechos ...atomÍsticos, .y .cada hecho atomístico. se .¡::oIll- ge, sino al contrario: el verbo debe estar contenido en
pone de infinidad de objetos, inclllso el!tonces de~endar§e aquello que es "verdadero".l
QJ:¡jl;ltQ..s_YJ1El<!1lº~.ª~0J!lísticos"16. Para la concepción de la Sigue desarrollando la idea de la corresponden-
correspondencia la comprensión del mundo como con- cia en su . teoría. de la, estructura ..de .las . funciones de
junto de "hechos atomísticos" es decisiva en virtud del la veracidlid;'una"concepCión filosófica' muy propia
de Wittgenstein. Esta teoría se basa en cómo el
autor comprende la naturaleza de las formas lógicas del
14 A. Einstein. Compilación de obras científicas, t. IV, Moscú, pensamiento en el espíritu de las ideas de la correspon-
1967, pág. 250. dencia. Dice que la ló.gi~a}l.o.._{)§t(3()Iíª).~'§iIlQ..:r{)f!(31º_del
15 L. Wittgenstein. Tractatus Logico-Philosophicus, London,
1958, 1; 1. 1; 1. n. 17 Ibíd., 2.16; 2.15.14; 2.19.
16 Ibíd., 4. 22. n. 16 Ibíd., 2.222; 2.223; 4.062; 4.063.
lNSOL VENerA CIENT'IFICA. ,. 301
:\lIll G. KURSANOV

1IIIIIldo", más exactéllllente,fllreflejo de, sus vínculos tales; S, cualquier conj~to de proposiciones determinadas
rogularf)s~_ "L.ª, .'illyestigaei<5n ..de ..Jél.Jógiºª .1lig.Qifiºa Jª. por las primarias y ~ (s), la negación de todas las propo-
investigación de todala r~ularidad. Y fuera de la lógica siciones que forman S.
todo es a1eatür1c)'¡19:····· .. .' ..' . . .. En esta fórmula se expresa la posibilidad de obte-
Al .analizar 'la estructura lógica del pensamiento en ner un número ilimitado de nuevas y nuevas proposicio-
esta base ontológica, Wittgenstein determina las conexio- nes partiendo de las elementales dadas, lo que consti·
nes y relaciones de los "hechos atomísticos" y las propo- tuye propiamente un proceso lógico de deducción. Pero
siciones elementales, y luego, de los primeros y las se- este último está condicionado; tiene lugar de forma ra-
gundas con las "proposiciones moleculares" o las pro- cional sólo cuando'.'la veracidad de lª PIQP()sicióll. "p"
posiciones en general.J3eñala que la veracidad .de UIH'! se deduce de laverélcidad deotra "q", sitodas las ba,ses
proposición elemental se establece por la. presenciª.del .,sI!3 lél_~eraeidad. de.esta . segllnda son bases de la vera-
"heCllo aJorn.í.stic()", y Ja-ͪl§(jº,ªª,por su .ausencia~ Esto cidªª4e la primera" 20. Tal es la base general de la de-
determina también el significado de las proposiéiones ducción de todas las proposiciones a partir de las ele-
elementales en el conocimiento. En principio, la cuestión mentales, realizada directamente con las consiguientes
no cambia por el hecho de que el significado no siempre operaciones (negación, adición lógica, multiplicación ló-
se manifieste directamente, sino, como regla,· median- gica, etc.).
te "proposiciones moleculares" (o proposiciones en ge- En la concepción de \iVittgenstein aparece con cla-
neral) . ridad la idea de la correspondencia de la verdad median-
La~ proposiciones elementales determinan la veraci- te la presencia de las' "bases de la veracidad", a través de
dad de las moleculares; en esto consiste su función de la "autenticidad de los argumentos de la voraeidad", de-
veracidad. Si las "proposiciones moleculares" son fun- terminada en J'ul1ci(¡n de los "heehos atOIllíHl.ieos" en una
ción de la veracidad de las proposiciones elementales, compleja estruetura de variedad de n projlllHieiones. Di."
entonces las últimas son "argumentos de la veracidad cha idea de la correspondeneia consiste de heeho en que
de la proposición". De aquí surge lógicamente la tarea Wittgenstein entiende lo lógico como imagen de la rea-
de la sistematización de tales proposiciones, la construc- lidad y, la imagen, como su modelo en general.
ción de un amplio sistema universal con sentido real Empero, la concepción de Wittgenstein no puede con-
existiendo una base determinada. Las "posibilidades de siderarse científica. Aunque, como se ha señalado ya,
veracidad de los argumentos de la veracidad" aparecen sea correcto el planteamiento de la correspondencia del
como "base. de la veracidad" (según la terminología de objeto - la imagen - el sentido lógico - el símbolo, en
jiVittgenstein), es decir, las condiciones reales. de la yer:ª- sus razonamientos subyace una comprensión idealista
cidad. <lílJa§ propo§icioll.es prilllarias s.(jlJre las qlle se de la esencia del mundo y su actitud hacia las formas
C()Ilstruyetodo el sistema.-' lógicas y lingüísticas. El mundo es, para él, un conjun-
El sistema de todas las posibles proposiCIOnes cons- to de hechos, pero esto es un "espacio lógico", y los
truido en tales "bases de la veracidad" halla su expre- propi9s hechos existen en dicho "espacio". De un lado,
sión final en la fórmula de Wittgenstein: la lógica es el espejo en que se refleja el mundo y, de
otro, el mundo se presenta como correspondencia a las
[p . ~ . N (~)l. formas lógicas, las conexiones lógicas de los hechos.
Exactamente con el mismo eclecticismo examina la re-
Esta es la "forma general de las funcioIl,l:)§.ª~~lª.YJlf.ª"º!:
dad", donde p representa todas las proposiciones elemen- lación del "hecho" y la "proposición"; el "objeto" y el
20 Ibíd., 5.12.
19 Ibíd., 6.3; 6.13.
302 G. KURSANOV

"nombre". Pero además, en esta ecléctica lo principal


I
~
~tl
.~
lNSOLVENCIA CIENT'IFICA ..•

de crearse no en el plano de la construcción de lª


19-
303

son los factores lingüístico s que, con su estructura, de- gica del lenguaje, con su formalismo y estrecho tecni-
terminan también la estructura de la lógica y del propio ei§J;!lo~_siIlº_solJre11l11ase del sentido utilizado general-
mundo de sus hechos. Dice, entre otras cosas: "El hecl'W mente y el significado común de las palabras del idioma
de _quej:ü.JIlJlndo_ E¡eª rnJmu:rtQo.JQ determiniLeL,ql}e los cotidiano. .
límite§.<tet jdioma _C el ,idio!llll que Y()l:mtiendo) "'§on los "En .esencia, este movimiento fue iniciado por Witt-
.JíIllites de mi mundo" 21. Esto significa que todas las genstein que, en su obra Investigaciones filosóficas pro-
formas de la correspondencia citada se despliegan en el mueve la idea de la necesidad de remitirse al idioma
interior do un mundo subjetivo en su base, determinado, común y analizarlo. Pero la expresión más característica
en última instancia, por las formas del idioma. de la idea del análisis del lenguaje cotidiano en rela-
Todo esto, también predeterminó en gran medida las ción con el problema de la verdad aparece en los analí-
tendencias a la formalización del conocimiento, de las ticos de Oxford J. Austin y P. Strawson. En cierto sen-
verdaderas categorías del conocimiento y, como inevita- tido, sus ideas constituyen la fase culminante en la evo-
bles consecuencias, concesiones directas al solipcismo, lución de la concepción de la correspondencia. La idea
pese a todas las pretensiones de conocimiento estricto, general de dicha fase consiste en que en ella se produce
lógico y científico que sustenta Wittgenstein. El solip- una "purificación" de la concepción (Austin) que con-
cismo -dice- en cierta medida es correcto; lo que el duce a su "eliminación", es decir a su exclusión en ge-
solipcismo tiene verdaderamente en cuenta es correcto, neral del complejo de problemas de la verdad (Straw-
"pero esto no lo puede decir, únicamente lo muestra" 22. son) .
De esta forma, la comprensión idealista, falsa del ,Austin comienza sus disquisiciones subrayando la
"mundo de los hechos" hace que Wittgenstein renuncie nebulosidad y doblo sentido do las formaR lingiiísticas
al verdadero conocimiento del mundo y caiga en el solip- empleadas por el hombre, aunque Re considera que pre-
cismo, que nada tiene de común con un tal conocimien- cisamente en ellas, y sólo en (~lIas debe buscarse la so-
to. lución al problema de la veracidad, por cuanto sólo en
Transformación de la concepCión de la, correspon~ los propios enun;ciados t!elle lugllrJa relación, de la ve-
dencia en el análisis deLlellgu,aje.comJ¿l1,.]'fihWsrlJ,p.r.e§- racidad y sólo en ellas aparece realmente el atributo
pecto al prQblerr¿a.de)a verclªª,_ r;ol1cepc~onesd.eJ. Aus- "verdadero". La dificultad de un tal análisis consiste en
tin y P. Strawson, El llamado movimiento de los analí- que este término se aplica en las más diversas formas
ticos ingleses constituye una novísima fase en la evo- y significados. Decimos, por ejemplo, en dependencia de
lución del análisis lingüístico. Dichos analistas hacen ob- las circunstancias: "muy correcto", "esto es correcto",
jeto de sus investigaciones el lenguaje cotidiano, donde "bastante correcto", etc. Pero la tarea consiste en deter-
necesariamente debe descubrirse el sentido concreto-cog- minar una locución, realmente verdadera 23.
noscitivo, lo que, según ellos, permitiría enfocar de for- Tal planteamiento analítico de la cuestión, no puede
ma nueva la solución del problema de la verdad. Este concitar, evidentemente, serias objeciones, por cuanto el
movimiento constituye una determinada antítesis del tec- análisis de un determinado sentido del término "verda-
nicismo tradicional en filosofía y de diferentes tipos de dero" y su lugar en la estructura del enunciado verda-
análisis formalizado., El instrumento lingüí§tiQo, <Jª-I"Q" y dero es un elemento indispensable en el análisis de
necesllrio, Pl:iJIlfOI'Illlllar los eUllnciadosverdªderospue- nuestro idioma, tanto el "cotidiano" como el especial.
Pero la limitación de este análisis a la esfera puramen-
21 Ibíd., 5.62.
22 Ibíd. 23 L. Austin. Truth. In.: Truth. Englewood Cliffs, 1964, p. 19.
fNs'OLVENCIA CIEN'I'IFICA .•. 305
:m4 G. KURSANOV

te lingüística no permite revelar el sentido conceptual correspondencia en el concepto de la verdad lo mismo


ni del término "verdadero" ni de los enunciados verda- que el concepto mismo de la verdad como corresponden-
deros. cia adquiere, según Austin, un carácter y un sentido
En efecto, las ulteriores disquisiciones de Austin con- ilusorios. Por consiguiente, la "purificación" de la con-
firman plenamente la insolvencia del enfoque abstracto- cepción de la correspondencia conduce en sus disquisi-
lingüístico para el análisis de las cuestiones de la ver- ciones a eliminar el significado real y semántico de la
dad. Si sus observaciones críticas respecto a la interpre- propia correspondencia, y esto abre el camino no a la
tación positivista de la teoría de la correspondencia, con descripción de la correspondencia entre la palabra y el
su comprensión indefinida y puramente subjetivista del objeto, como se imagina Austin, sino precisamente a la
hecho-referente y la propia correspondencia podrían ad- eliminación de esta concepción, lo que tiene lugar en
mitirse como justas, en cambio, la solución positiva del las concepciones de Strawson, desarrolladas en gran me-
problema resulta insatisfactoria e inadmisible. dida bajo la influencia de su polémica con Austin.
Al analizar el significado de los enunciados para de- Cuando comienza su discusión con Austin señalando
terminar las condiciones de su veracidad, Austin llega que éste se propone dar una "variante purificada" de la
a la siguiente fórmula, sumamente imprecisa y bivalen- concepción de la correspondencia, Strawson enfatiza que
te: un enunciado es verdadero si el estado de cosas his- ésta "no necesita ser purificada, sino eliminada" 26.
tórico al que se refiere mediante las eººYf)rrºiºIleS-~!pTF De hecho, al excluir la posibilidad de cualquier re-
cativas es del mismo tipo que la situacióna la que con- ferente en la gnoseología y en la lógica, Strawson seña-
cierne la proposición aquí empleada mediante conven- la que .la lógica constituye "una crítica inter!.1u...df3JQs
ciones. qescriptivas~ Además añade que nosotros sólo po~ j1l1<.lio§".Por ello, todas las cuestiones de la significa-
demos describir "eles1a,<lQ(!e co§as:'eIlp_ªlabJ;as 24. ción, la veracidad y de la verdad misma pueden resol-
En este "estado de cosas", la idea común en su ex- verse en la esfera interna de las formas lógicas y sus
presión directa caracteriza no tanto la relación "idea- expresiones lingüísticas. Pero aquí se revela la contra-
objeto" como la relación de dos tipos de. convención (la dicción entre la lógica y el lenguaje real y cotidiano,
explicntiva y la descriptiva) que sustituye prácticamente que se deforma con el formalismo lógico y esquemas
la I'nlaeión entre las correspondientes situaciones. apriorísticos generalizadores. Para liquidar esta contra-
_J. l\ustin s()ñala Ql1e,en ..genera,J,la _ºº.rJ;.e§pººgf)!.1~ta dicción se precisa un trabajo analítico y establecer la
como imagen, copia o espejoqe la realidad es "absoluta diferencia entre las categorías gnoseológicas y lingüísti-
y Pllramente convencional". Por ello, de un lado consi- r,as más importantes.
dera que esa correspondencia es inadmisible para el Ante todo es preciso establecer una d.ifl:J:J.'enciación
concepto verdad, pero, de otro lado, este momento con- precisa, entre .(31.signilfCG:cf.o.y.Jª~.T.e.i§!e,!:0E.., cuya identi-
vencional va adquiriendo en los razonamientos de Austin ficación conduce a confundir el sentido de la veracidad
un valor creciente y, en gran medida, determinante. de las proposiciones. Después hay que renunciar a la
La verdad del enunciado -dice Austin- queda vin- tricotomía tradicional: veracidad, falsedad y absurdo, lo
culada a las palabras empleadas para la