Está en la página 1de 11

Modelización de la erosión hídrica potencial en cuencas de montaña

Boris G. Diaz

Mg. Sci. Ing. Forestal. Dirección Provincial de Recursos Hídricos (CAP), Santa Cruz, Argentina.
Avellaneda 801 (9400) Río Gallegos, Santa Cruz. E–mail: changoforesto@gmx.net. Tel: (+54) – 2966
– 433147.

Presentado en: VI JORNADAS NACIONALES DE GEOGRAFÍA FÍSICA
Río Gallegos, 19 – 20 – 21 de abril de 2006 UNIDAD ACADEMICA RIO GALLEGOS (UNPA)

RESÚMEN
El riesgo de pérdida de suelos por erosión es uno de los principales condicionantes para el
aprovechamiento de un territorio. Se ensayo el modelo USLE para la estimación preliminar
del riesgo de erosión actual en la Cuenca del Río de las Vueltas, al SurOeste de la provincia
de Santa Cruz. Se ajustaron diversas modelizaciones del terreno y de las características de
la precipitación regional para complementar antecedentes edafológicos, vegetacionales y de
uso del territorio disponibles. La existencia de amplias superficies con elevadas pendientes
asociadas a una densa cobertura vegetal, la predominancia de una morfología que permite
la rápida concentración del agua precipitada, el escaso desarrollo del drenaje y el clima, y la
creciente ocupación y uso sin planificación, entre otros factores, se combinan para
representar un importante riesgo de erosión hídrica. Un 26% de la superficie en la cuenca
presenta niveles bajos de erosión, con valores de hasta 1,0 t/ha/año, mientras que unas
32.109 hectáreas (56%), se encuentra sometida a procesos moderados de erosión, entre
1,0 y 10,0 t/ha/año. En estas áreas, la cobertura vegetal juega actualmente un importante rol
de protección.

PALABRAS CLAVE: USLE – suelos – Patagonia

Potential soil erosion modelling in mountainous watersheds

ABSTRACT
Soil erosion risks represent one of the most important limitations for land development. USLE
model was applied for a preliminary estimation of actual soil erosion risks in Rio de las
Vueltas Watershed (Southwestern Santa Cruz province). Terrain and regional precipitation
models were adjusted to complement soil, vegetation and land use available information.
Important soil erosion risks are mainly influenced by limited drainage, weather, increasing
land occupation and use without appropriate planning, large areas with high slopes and
dense vegetation cover and a topography which rapidly concentrates water flows, between
other factors. About 26 percent of the watershed represent lower erosion risk levels, up to
1,0 t/ha/year. Other 56 percent (about 32.109 hectares), represent moderate erosion risk
levels, between 1,0 y 10,0 t/ha/year. In these areas, vegetation cover plays a fundamental
role in preventing soil losses.

KEYWORDS: USLE – soils – Patagonia

La caracterización y cuantificación de los parámetros involucrados en el ambiente natural físico puede resultar una tarea compleja y analizable mediante procedimientos diversos. como para la realización de análisis comparativos e incluso el ensayo y ajuste de las propuestas de manejo más apropiadas (Tragsa et al. en especial cuando mediante la simulación se pretende cubrir la falta de información (Wijesekera & Samarakoon. resultan despreciables (Walker & Willgoose.000. definida superficialmente aplicando el criterio de divisoria superficial de aguas. resultan escasos aún. si bien esto requiere del establecimiento de supuestos y simplificaciones que deben tenerse presentes durante la interpretación de los resultados.. tanto para la caracterización y clasificación de las diversas unidades de gestión territorial. . obtenida con tecnología radar (InSAR) por NASA (National Aerospace Administration. 2001). biológicas y de uso a nivel de parcelas (Renard et al.INTRODUCCIÓN El riesgo de pérdida de suelos por erosión es uno de los principales condicionantes para el aprovechamiento de un territorio. no obstante la relevancia de este tipo de investigaciones. 1989). se consideró que las imperfecciones y márgenes esperados de error. El MDT se corroboró mediante la comparación visual con un modelo cartométrico generado a partir de la digitalización de curvas de nivel en cartografía topográfica del Instituto Geográfico Militar (Walker & Willgoose. 1997). USA) en febrero de 2000. es posible ensayar modelizaciones que sirvan como referencia. 1999). 2001. Se determinó una escala de trabajo de 1:50.. Van Remortel et al. No obstante esto. Es probable que. No obstante la importancia de esta información durante la planificación del manejo en áreas naturales de Argentina. asumiendo una coincidencia perfecta entre la cuenca vertiente y la cuenca topográfica superficial (Figura 1). de la calidad de vida de quienes habitan y aprovechan el territorio (Vich. 1998). El modelo paramétrico USLE (Ecuación Universal de Pérdida de Suelos) originalmente desarrollado para su utilización en pequeños predios agrícolas permite una aproximación al riesgo erosivo actual o potencial de suelos como una función de las características físicas. de la biomasa existente y. En décadas recientes se han multiplicado los ensayos de su utilización a una mayor escala territorial. Estas modelizaciones adquieren particular importancia en zonas de las que se dispone de escasos o nulos registros de los parámetros físicos de interés. 2002). 1999). resulten una de la principales limitantes para su implementación MATERIALES Y MÉTODOS Área de estudio Se trabajo en la Cuenca Río de las Vueltas (SO de la provincia de Santa Cruz). El fenómeno se caracteriza por un conjunto de factores que determinan la degradación total o parcial del suelo. los antecedentes relacionados con la cuantificación de la pérdida de suelos por erosión tanto hídrica como eólica. propias de este tipo de información.. son escasas las determinaciones de la pérdida actual o potencial de suelos originada en la erosión hídrica (Vich y Pedrani. Modelización del terreno Se generó un modelo digital de terreno (MDT) a partir de información planialtimétrica regional con datos provenientes del proyecto SRTM3. Con ésta. ocasionados durante la generación del MDT. Sin embargo. en última instancia. la dificultad para la obtención de información básica y la complejidad de los modelos de cuantificación y estimación involucrados. lográndose importantes aproximaciones a la distribución del fenómeno en la región. Los esfuerzos tendientes a la caracterización de los procesos de desertificación en la patagonia argentina han resultado significativos en los últimos años.

Jordan & Bellifante. Punta del Lago. S es el valor de la pendiente. [1] Donde: A representa la pérdida anual de suelo por unidad de superficie (t*año-1*ha-1). Se estableció un sistema de coordenadas relativas para los puntos de la grilla extraída del MDT. 2000. Cada punto fue representado por un valor x. 49°40’LS– 71°53’LO). p es la precipitación media mensual (mm). 2000 para la aplicación del modelo a escala de cuenca. extraída del MDT según los procedimientos detallados por Van Remortel et al.y. definido sobre un eje latitudinal común a la ubicación de las estaciones meteorológicas sobre las que se dispone actualmente de información (Fitz Roy.. [2]. Se utilizó una grilla de puntos espaciados 250 x 250 m. [2] Donde: IMF es la erosividad pluvial estimada mediante el Índice Modificado de Fournier. 2000). K representa la erodabilidad del suelo (t*J-1*mm-1). L es la longitud de la parcela (m). Un segundo gradiente altitudinal sencillo se utilizó para simular el incremento de las precipitaciones con la altura [4]. El gradiente E–O se establece sobre esta referencia [3].25 hectáreas. una de las más utilizadas en forma preliminar por su simplicidad y fuerte correlación con la erosividad de las lluvias.Estimación de la pérdida potencial de suelos por erosión Se ensayó el modelo paramétrico USLE (Universal Soil Loss Equation) para la estimación de la erosión hídrica potencial de suelos [1]. 2000. Erosividad de la precipitación La modelización de este factor es una práctica común durante la utilización de la USLE debido a la dificultad para disponer de la información requerida para el cálculo apropiado (Vich. 2003). Gabriels. 1998. Se asignó el valor 0 a la sección media del Campo de Hielo Patagónico. y P representa las prácticas de conservación. R representa la erosividad de las lluvias (J*mm*m-2*h-1). Un primer gradiente E–O se ajustó con información de precipitaciones promedio mensuales y anuales entre el Campo de Hielo Sur y el extremo E del lago Viedma [3]. P es la precipitación total anual (en mm). determinados fundamentalmente por la posición geográfica y la topografía. Sheridan y Rosewell. Se modelizaron dos gradientes de precipitación para una mejor aproximación de la distribución teórica de las lluvias dentro de la cuenca.. Se descartaron del análisis las áreas de la cuenca representadas por lechos rocosos de río.z a partir de dos ejes de referencia. Es posible reconocer en la región dos gradientes de precipitación. Cada uno de los puntos representa a una parcela rectangular de características homogéneas de 6. C representa las prácticas de manejo de la cobertura vegetal. discontínuos y parciales. 49°20’LS–72°53’LO y Ea. dado que la información meteorológica disponible consta de series de registros breves. (2001) y Mati et al. 1989. cuerpos de agua y por encima del límite altitudinal del bosque. El valor 0 de referencia . Gabriels. es el índice modificado de Fournier (Looijen et al. Entre las diversas aproximaciones al factor.

ubicado en el Campo de Hielo Continental [4]. [3] Donde: PPION es la precipitación anual en un punto determinado de la cuenca (mm).. s el factor de pendiente. 1997). DIST es la distancia (m) desde la cordillera (punto medio del Campo de Hielo Patagónico) hacia el E de la región (Estancia Punta del Lago). (1997). (1998) y Mintegui y Unzú (1990). DIST es la distancia (m) desde la cordillera (punto medio del Campo de Hielo Patagónico) hacia el E de la región (Estancia Punta del Lago). b y c son parámetros de ajuste y constantes propuestas para el modelo. La variable S adopta la siguiente forma: [7] Donde: a y b son parámetros de ajuste del modelo. a es la fracción de materia orgánica presente. 7] y de parámetros de ajuste propuestos por Renard et al.002-0. con información obtenida de estudios de suelo realizados en la región (CAP–CFI. [5] Donde: K es el factor de erodabilidad del suelo.. variables según los rangos de pendiente a que se apliquen. λ es la longitud del declive en metros. a. válida para aproximaciones preliminares (Mintegui y Unzú. Villegas et al. según diversos autores y situaciones de pendiente y longitud del declive. y α es el ángulo de pendiente. Tragsa et al. Erodabilidad del suelo Se ensayó la versión simplificada de su cálculo [5].para el gradiente altitudinal se representó como el valor medio de todas las cotas a una distancia dada desde el valor 0. [6] Donde: L*S es el factor topográfico. 2004). 1990).1 mm de diámetro y la fracción de arcillas. 2002. [4] Donde: INCR es el incremento medio de la precipitación con la altura (mm/m). así como la homogeneidad en las características de suelo y vegetación (TABLA 1). La erosión se incrementa conforme aumenta el valor de la pendiente del terreno (S) y la longitud para un declive determinado. (TABLA 1). (Renard et al. . Pendiente La topografía determina una significativa influencia en el riesgo erosivo. Se modelizaron valores para el factor topográfico L*S a partir de sus ecuaciones características [6. entre el origen de un flujo de escorrentía y el punto de deposición de los materiales acarreados (L). Se asumió una pendiente uniforme dentro del área de influencia de cada punto de la grilla. M es una relación multiplicativa entre la fracción de partículas comprendidas entre 0.

.007 0. La información de terreno se extrajo del sistema de información geográfico basado en el análisis de imágenes. aerofotografías y un censo de vegetación realizado en la cuenca (Diaz.066 Pastizal con arbustivas bajas y grados variables de cobertura de suelo 0.19 Arenoso – franco 0. Se obtuvieron los valores para el factor C a partir de publicaciones de referencia para diversas situaciones de cobertura vegetal y de residuos. la estimación del factor C puede simplificarse respecto a los terrenos sometidos a prácticas de manejo más intensiva.007 0. 1983. La USLE fue aplicada en sitios con existencia de suelo. 1990). contemplando las características de la cobertura vegetal y de los residuos vegetales presentes.1 30–40 % 21. Su valor se establece en relación a una situación de referencia.006 0. presentados por Mintegui y Unzú (1990) y Tragsa et al.01 FACTORES LS PENDIENTE LS mínimo LS máximo PENDIENTE LS mínimo LS máximo < 10% 0 4.400 Krummholz y arbustales abiertos. Para situaciones de montaña.2 38. Este sistema.02 0. FACTOR C COBERTURA DOMINANTE C mínimo C máximo Bosques de Nothofagus maduro con gran cobertura de dosel y de suelo 0.007 0. TABLA 1.008 0. con cobertura de suelo variable 0.061 Bosques de Nothofagus con coberturas de dosel y de suelo variable 0.1 (*) Los valores de pendiente extremos en la cuenca alcanzan al 150%.00 0. es el más importante de la . de la humedad del suelo y del poder erosivo de la lluvia y la escorrentía (SanRoque et al.57 Arenoso 0. como los agrícolas (Mintegui y Unzú.000 km2 y un módulo de 700 m3/s.110 0.6 20–30 % 12. Vich. 1989. libre de la cobertura dominante de hielos y rocas.2 10–20 % 4. 2005). Rangos de valores aplicados a los distintos factores de la Ecuación Universal de Pérdida de Suelos (USLE) para la estimación de la erosión potencial anual en la Cuenca Río de las Vueltas.260 RESULTADOS Y DISCUSIÓN La Cuenca Hidrográfica Río de las Vueltas es una cuenca de montaña. 1997).4 40–50 % 30.185 Bosques de Nothofagus abierto con baja cobertura de dosel / de suelo 0. y en particular en ecosistemas que pueden ser considerados como relativamente inalterados durante breves lapsos de tiempo (a diferencia de ambientes sometidos a cultivos rotativos. (TABLA 1).3 > 50 % (*) 38.1 12.062 Pastizal con baja cobertura del suelo 0. (1998). por ejemplo).4 21. Los valores extremos de pendiente en estas situaciones alcanzan entre 70–80 %.3 30.03 0. 1997). Ocupa una superficie total de 1. FACTOR K SUELO K mínimo K máximo SUELO K mínimo K máximo Franco – arenoso 0. No se consideró en los cálculos el factor P de prácticas de manejo dado que éste se orienta al impacto de actividades agrícolas.420 variable Krummholz y arbustales densos. con altas coberturas de suelo 0.003 0. ausentes en la región.280 Krummholz y arbustales abiertos.007 0. con una superficie total aproximada de 58.450 Pastizal con alta cobertura del suelo 0..Prácticas de uso y conservación El factor C representa en el modelo USLE el efecto de las intervenciones antrópicas en la tasa de erosión y suele ser el indicador utilizado para la comparación de diferentes alternativas de manejo y planes de conservación (Renard et al.6 56. Los valores de LS tabulados corresponden a estos valores extremos. con bajas coberturas de suelo 0.14 0..283 km2 sobre las nacientes del Sistema Hidrográfico del Río Santa Cruz. Renard et al. inserta en el paisaje cordillerano de Patagonia Austral.09 Franco 0.046 0.

abundancia de gravas. Inceptisoles y Molisoles. Villegas et al. así como de las diversas glaciaciones posteriores ocurridas durante el Plioceno (Riccardi & Rolleri. la altitud. 2000). se presentan importantes gradientes ambientales que condicionan las características y distribución de los tipos de suelos. Aridisoles.9 1 Cuerpos de agua 20 1. No obstante esto. con bosque ralo y pastizales o arbustales fueron distribuidas en ambas categorías.. entre los que se encuentran 7 órdenes: Andisoles. TABLA 2.. El modelo tampoco permite la estimación de la erosión concentrada en flujos u otros movimientos en masa (SanRoque et al. Wijesekera y Samarakoon.5 Formaciones boscosas 2 330 25. 1983. 2004). Si bien esta situación no afecta a la estimación del volumen de suelo removido a escala de parcela (una vez aceptados los supuestos de homogeneidad de las características físicas y biológicas dentro de ella). Norte–Sur y Oeste–Este. con contenidos variables de materia orgánica y. con texturas gruesas. Su relieve condiciona fuertemente el desarrollo de los suelos los que se presentan escasamente desarrollados a lo largo de las laderas medias y altas de los diferentes valles y con un mayor grado de desarrollo en las áreas bajas. COBERTURA (km2) AREAL (%) Glaciares y otros hielos permanentes 212 16.5 Roca 1 473 36. la edad y origen de las geoformas. Wijesekera y Samarakoon. se presentan diferencias a escala local. En general los suelos en la región tienden a presentar perfiles escasamente desarrollados. ÁREA PLANA PROP. 1980.4 TOTAL 1. Buena parte de su fisonomía actual procede de eventos tectónicos ocurridos desde el Paleozóico y hasta el Mioceno. Estos fenómenos de erosión concentrada se encuentran en forma generalizada en la Cuenca del Río de las Vueltas (Villegas et al. 1983. 2004) y podrían representar grandes . ligeramente mayores en el primer ecosistema. Ercolano. baja retención hídrica (Villegas et al. esto no implica una pérdida real de suelo de una superficie mayor bajo estudio ya que en el caso de coexistir procesos de sedimentación se estarían sobrestimando los volúmenes de suelo desplazados a escala de cuenca o subcuenca. glaciares y otros hielos permanentes (TABLA 2). Las formaciones boscosas del género Nothofagus y los pastizales presentan coberturas aproximadamente similares entre si. Al igual que en el caso de la vegetación. La relativa juventud de la cuenca se evidencia en las fuertes pendientes y gradientes altitudinales en buena parte de su superficie.283 1 La superficie total ocupada por el lecho rocoso de ríos y arroyos es despreciable y ha sido incluída con las coberturas de roca y cuerpos de agua. Espodosoles. presentes en la Cuenca Río de las Vueltas. fundamentalmente según la pendiente. Aproximadamente la mitad de su superficie se halla cubierta por rocas. No permite la cuantificación de la sedimentación que ocurre dentro del sistema en que se aplica (SanRoque et al. Estimación de la erosión hídrica El modelo USLE utilizado para la estimación de la pérdida anual de suelos a escala de cuenca presenta una serie de limitantes importantes que deben tenerse presentes durante la interpretación de sus resultados. fundamentalmente a partir de dos ejes.. El paisaje cordillerano de la Cuenca Río de las Vueltas es relativamente joven en términos geológicos.provincia y uno de los más importantes de Patagonia..7 Pastizales 2 248 19. 2001). 2Zonas de transición. 2001). Entisoles. Histosoles. (2004) describen 4 grupos de suelos dominantes. Coberturas del suelo existentes en la Cuenca Río de las Vueltas.

0 – 9.005 0. se combinan para representar un importante riesgo de erosión hídrica en la Cuenca del Río de las Vueltas (Diaz. en valles cordilleranos de la provincia de Chubut con una cobertura vegetal dominante de Nothofagus y sometida a uso ganadero intensivo.99 10. en el NE de Chubut.0 0. para una profundidad radical aproximada de entre 0. (1998) citan para la cuenca del río Percey. La extrapolación de tolerancias aplicadas en otras regiones no resulta una práctica efectiva dada la gran variabilidad de las condiciones físicas. entre otros factores. la predominancia de una morfología que permite la rápida concentración del agua precipitada.052 15.0 – 49.09 12.5 10.5 0. 2 Según una densidad media teórica de 2 t/m3 (Mintegui y Unzú.2 0.025 0. Su definición es de gran importancia para el desarrollo de planes de manejo que aseguren la conservación de los suelos (Brooks et al.7 2.4 0.566 4. PÉRDIDA DE SUELO SUPERFICIE REPRES. (2002) mencionan valores de hasta 114 t/ha en áreas incendiadas y expuestas a la erosión eólica. Distribución de la erosión actual modelizada en la Cuenca del Río de las Vueltas.. en la que incluso se observaron valores extremos de entre 200–400 t/ha/año en grandes superficies. De acuerdo a ella. 1990). Ferro et al..0 – 99. Mendía y Ferrer (1984) juzgan como nula o ligera niveles de erosión de hasta 10 t/ha/año y moderada para los valores entre 10 y 50 t/ha/año en cuencas de la provincia de Neuquén.684 37. en la cuenca. TABLA 3.2 - 1 Representatividad sobre la superficie total cubierta con vegeteación. Rostagno et al. 2001. 2001). 2005).4 5 > 100..05 1. aunque poseen una escasa representación superficial. (1986) establece una escala de tolerancias más amplia trabajando en la Cuenca del Plata. 1992). el escaso desarrollo del drenaje y el clima. Aproximadamente un 26% de la superficie con algún tipo de cobertura vegetal en la cuenca presenta niveles bajos de erosión. No obstante ello algunos indicadores generales pueden ser utilizados como referencia cuando se carece de información local comparativa.4–0.0 m. con un riesgo potencial de hasta 37 t/ha/año en simulaciones realizadas con remoción parcial del dosel arbóreo.volúmenes de suelo desplazado en tiempos relativamente cortos. como es en el caso predominante del bosque de Nothofagus (Richter y Frangi.5 – 0. biológicas y antrópicas posibles (Pahari et al.425 18.0. con lo cual el impacto de la estimación puntual en parcelas individuales se ve atenuado a escala de cuenca.0 751 1.99 9. Irurtia et al.25 5. LAMINA DE SUELO (t/ha/año) (hectáreas) %1 EQUIVALENTE (mm) 2 0 . los resultados alcanzados durante la aplicación de la USLE a escala de cuenca son orientativos y obligan a un tratamiento más cualitativo que cuantitativo (Van Remortel et al.6 0. La existencia de amplias superficies con elevadas pendientes asociadas a una densa cobertura vegetal.479 21.99 755 1.5 m.99 2. Tragsa et al. En este contexto y tomando en consideración las distorsiones esperadas durante la modelización del terreno mediante la aplicación de una grilla.99 21.1 – 0.0 .5 50. (1998) propone una tolerancia teórica en función de la profundidad media de raíces.49 107 0. 1996).2 t/ha/año o incluso hasta unas 4. valores de erosión de hasta 17 t/ha/año.5 t/ha/año para sistemas que profundizaran entre 0. No se dispone aún de trabajos que definan las tolerancias para la pérdida anual de suelos en la región. 1991). con valores de hasta 1. Wijesekera y Samarakoon. en la que valores de pérdida de suelos por debajo de 60 t/ha/año son considerados bajos en ambientes tropicales y subtropicales. podría considerarse hasta unos 2.0 – 4.5–1.

Iowa (USA). 162p. como parte de eventuales planes de manejo u ordenación del territorio. 1991. & BUDUBA C.. BIBLIOGRAFIA BROOKS K. Medio Ambiente y Sociedad. Tesis de Mg. Ed. FERRO L. FFOLLIOTT P. con valores inferiores a 10 t/ha/año. pendientes y gradientes de precipitaciones simuladas (FIGURA 1). En el modelo paramétrico aplicado. Se presenta un mosaico de situaciones de riesgo actual de erosión en la Cuenca del Río de las Vueltas. 195p.0 y 10. 1998. La mayor superficie de la cuenca. . Ajuntament de Camarasa. unas 32. Inédita. GREGERSEN H.II: El Ambiente Natural: 65-87. Tomo II. ERCOLANO B. Milenio .0 t/ha/año. CAP-CFI. actualmente sometida a una presión creciente de ocupación y uso. permiten realizar aproximaciones preliminares al estado de conservación y riesgo potencial de diferentes suelos sometidos a condiciones diversas de uso e intensidad. & THAMES J.N. IRISARRI J. por encima de las 10 t/ha/año. sin embargo permiten orientar pautas generales e iniciales de manejo en un contexto regional de acelerada ocupación y uso del territorio usualmente. sin control.. Hydrology and the management of watersheds. Los valores más elevados de erosión.t/ha/año (TABLA 3). aunque mayormente dentro de niveles tolerables. presentándose en general un mosaico de situaciones resultantes de todas las combinaciones posibles de cobertura vegetal.F. 2002. Tomo I. Estas superficies representan un 18% de la superficie total con cubiertas vegetales de la cuenca. a partir de la existencia de relaciones útiles entre parámetros físicos y biológicos. 392p. Manejo de Cuencas Hidrográficas (UNLP)..Centro Literario Alfa.109 hectáreas (56%). en las que prácticamente se carece de información de base orientada al manejo de los recursos naturales. principalmente como consecuencia de posibles intervenciones. se presentan en dos zonas netamente diferenciadas. Las rocas y su historia geológica en el extremo meridional de Patagonia.L. Uso múltiple de recursos naturales renovables en la Cuenca Río de las Vueltas. Iowa State University Press. DIAZ B. Esto es particularmente importante en regiones como el Oeste de la provincia de Santa Cruz. Patagonia Argentina. las variaciones posibles del riesgo erosivo son significativas para las diferentes coberturas del dosel arbóreo. provincia de Santa Cruz. se encuentra sometida a procesos moderados de erosión. VALENZUELA F. en donde coinciden una serie de factores que condicionan una rápida concentración de las precipitaciones. Áreas con riesgo de erosión en la cuenca del río Percey. La distribución espacial de los niveles potenciales de erosión obtenidos mediante modelización de la USLE no permite identificar patrones puntuales dentro de la cuenca. 2005. entre 1. 2000. Cap. CONCLUSIONES El ensayo del modelo USLE para la estimación de las pérdidas actuales o potenciales de suelo por erosión. I°Simposio Latino Sobre Geología. al O de la zona central de la cuenca y sobre su porción final. provincia del Chubut.M. Estas aproximaciones no reemplazan la necesidad de ensayos específicos de campo para el ajuste de los riesgos o pérdidas reales de erosión. España. por lo que se evidencia en estas áreas la necesidad de priorizar la conservación. Determinación de tierras con aptitud forestal en áreas piloto de la Provincia de Santa Cruz. En: El gran libro de Santa Cruz.Sci. Los sitios con riesgos mayores se concentran principalmente en la zona Central– Oeste del valle..

http://poseidon. 28 March – 1 April. Evaluación de la erosión hídrica de suelos. & FERRER J. & SANCHEZ J. 2000. RUBIO L.P.co/PARH/Materias/hidrologia/mariav/Docs/04_g eomorfologia.A. VELEZ M. Proc... IRURTIA C. En: IANIGLA. SHERIDAN G.N. Predicting soil erosion by water: A guide to conservation planning with the Revised Universal Soil Loss Equation (RUSLE). WEESIES G. En: “Geología Regional Argentina”. y Agrobiol.L.A. 1983. 2002. & BELLIFANTE N.K. DELSOL J. RICCARDI A.. 404p. & ROLLERI E. QUINTON J. Bases ecológicas para el manejo del bosque de Nothofagus pumilio de Tierra del Fuego. SANROQUE P. Chubut. An improved Victorian erosivity map.. 16 al 19 de abril.M. Rainfall erosivity in Europe.V. 10th EGEA Congress. TCP/ARG/0001.F. Colombia. ROSTAGNO C. ABREU J..A. Southern Finland. Tronbotto D. MINTEGUI J. 1997.C. Relatos en Conferencia Nacional sobre Erosión y Conservación del Suelo y el Agua. Madrid (España).J.L.C. 1990. Finland. Gobierno Vasco. Geomorfología de cuencas. Cartography 30(1):27-35..pdf VICH A. 1992. of Agriculture.unalmed.M.4. 306p. 1980.. & UNZU F. & YODER D.).. En: “Hidrología para Ingenieros” Cap. Mendoza: 151-154. TRAGSATEC & MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE. HAMILTON M.. Remote sensing and GIS for sustainable watershed management: a study from nepal. 2001. RENARD K. 1984.R. & ESCOBAR J. Estimación de la erosión hídrica en la Cuenca Alta del Río Neuquén. & LINIGER H. La erosión hídrica en el piedeminte árido de Mendoza. y Villalba R. Coordinators. 2000. FOSTER G. Mundi-Prensa.. Proc. Revista de la Facultad de Agronomía. Tromsø. 33p. Universidad Nacional de Medellin.M. & STAN O. Karlstad. BREWER T. (Eds. España. 30 Años de Investigación Básica y Aplicada en Ciencias Ambientales. 2003. & MURAI S. 945p.L. Assessment of erosion hazard with USLE and GIS: A case of study of the Upper Ewaso Ng´iro North basin of Kenya. 1996. 4th International Symposium on High Mountain Remote Sensing Cartography. Restauración hidrológico-forestal de cuencas y control de la erosión. 2002.P. Características y delimitación cartográfica de factores generadores de procesos erosivos en el sector argentino de la Cuenca del Plata... 19-27 September. La ordenación agrohidrológica en la planificación. Edafol. & CULOT P. KOSIR U. DEL VALLE H. An. PAHARI K.GABRIELS D. 2002. SALOMONE J. Año XLII: 855-876.. La Plata 68: 35-52. GICHUKI F. BOOM A. Valencia. JORDAN A. JAG 2(1): 1-9. & FRANGI J. España. Actas XVIII°Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo.N. Escuela de Geociencias y Medioambiente. 191-201. US Dept. MENDÍA J. TRAGSA.B.. 1998. VAN REMORTEL R. . 1998. Agriculture Handbook N°703.O. Agricultura y Pesca..edu. LOOIJEN H. Vol. 1986. 2000.J. La erosión de los suelos en un área quemada del NE de Chubut.. & PEDRANI A. Depto.C. INTA . Cartografía de la erosividad de la lluvia estimada a partir de datos pluviométricos mensuales en el Campo de Gibraltar (Cádiz).II: 1173-1306.. MORGAN R. Academia Nacional de Ciencias.. Puerto Madryn. TOYOS A. European Society for Soil Conservation. & HICKEY R. A soil erosion risk analysis on a big scale in a small area near Lammi. III°Int. August 19-29. Cordillera Patagónica Austral. Kiruna.G. Ed. Córdoba.I.C. Edafología.R. Cong. MATI B. ELISSALDE N.. MUSTO J. Australian Journal of Soil Research 41: 141-149. Volumen 7(3): 83-92. RICHTER L. & ROSEWELL C. Estimating the LS factor for RUSLE through iterative slope length processing of digital elevation data. McCOOL D.P. Proyecto FAO de Asistencia Técnica Para Acciones de Conservación de Suelos.Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria.

22nd Asian Conf. Fidel A. PEREYRA F. 35(7): 2259-2268... Extraction of parameters and modelling soil erosion using gis in a grid environment. Patagonia Austral.A.VICH A.P. . Mendoza: 118-130. Ubicación de la zona bajo estudio. 2004. 20p. Curso Latinoamericano sobre Detección y Control de la Desertización.C. Remote Sensing. Génesis de suelos en el valle del río de las Vueltas. Erosión hídrica: estimación y medición de pérdidas de suelo. & VIAGGIO A. Provincia de Santa Cruz. Revista de la Asociación Geológica Argentina.X. 5–9 November. On the effect of digital elevation model accuracy on hidrology and geomorphology. Figura 1. FERRER J.R. WIJESEKERA S. Roig Ed. WALKER J.J. Singapore. Water Resources Research. CRICYT.. IRISARRI J. 1989. & WILLGOOSE G. VILLEGAS D. 2001.A. Inédito. 1999. 6p. & SAMARAKOON L.

Riesgo erosivo hídrico según USLE para la Cuenca del río de las Vueltas (t/ha/año) 0 200 10 0 10 20 Kilometros * Coordenadas de la grilla en sistema POSGAR94. . faja 1 (meridiano central -71°LS). FIGURA 1.