Está en la página 1de 2

Aunque ya en 1977 comenzó a escribir guiones radiofónicos para el programa El lado oscuro de la luna, en Radio

Educación, y ha cultivado, además de la narrativa, el ensayo, la crónica, la literatura infantil, la traducción, e incluso el
teatro y el guión cinematográfico, fue precisamente en este género, en el de la narrativa breve, en el que se inició su
producción literaria. Su primer libro, La noche navegable, un conjunto de once cuentos que son, en buena medida,
relatos de jóvenes personajes que buscan su lugar en el mundo, fue publicado en 1980 en la editorial Joaquín Mortiz,
dirigida por Joaquín Díez Canedo, a quien hizo llegar el manuscrito Augusto Monterroso, maestro de Villoro en el taller de
narrativa del Instituto Nacional de Bellas Artes. La publicación coincidió, según recuerda el propio Villoro, con un
terremoto en la Ciudad de México: «"A consecuencia del temblor, salió tu libro", me dijo el editor». En esta misma
editorial, cuatro años más tarde, publicaría su segundo libro de relatos, Albercas, en el que lo fantástico y lo realista se
funden en homenaje a Onetti, a Borges, a Bioy Casares y a Cortázar.

Juan Villoro
Estudió la licenciatura en lengua y literatura española en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional
Autónoma de México (UNAM), donde se graduó en 1968. Realizó estudios de especialización
en lingüística general, semántica y lingüística románica en la Universität Kiel y en la Universität Heidelberg, de la
entonces República Federal de Alemania, entre 1969 y 1970. En El Colegio de México se graduó como doctor en
lingüística y literatura hispánicas en 1975. Realizó estudios de lingüística computacional y matemática en la Scuola Stiva
de Lingüística Matemática e Computazionale en Pisa entre 1974 y 1976.1

Investigador y académico[editar]
Fue investigador visitante del Romanisches Seminar de la Universität Heidelberg en 1983, 1984 y 1995, como becario de
la Fundación Alexander von Humboldt. Ha sido profesor e investigador en el Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios
de El Colegio de México desde 1970, y fue director de ese centro de 1997 a 2003. Como profesor visitante ha colaborado
en el Instituto Universitario de Lingüística Aplicada de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona, entre 2003 y 2004.
Es investigador nacional nivel III del Sistema Nacional de Investigadores desde 1984,2 y miembro desde 1997, de
la Academia Mexicana de Ciencias. En 2005 fue nombrado miembro del Comité Internacional Permanente de Lingüistas
de la Unesco, aunque renunció en poco tiempo. Ha formado parte de diez asociaciones como asociado o representante,
entre ellas: la Societas Linguisticae Europaeae, la Société d´Histoire et Epistémologie des Sciences du Langage, la
Asociación de Lingüística y Filología de América Latina (ALFAL), la Sociedad Mexicana de Historiografía Lingüística, la
Asociación Española de Estudios Lexicográficos y algunas otras.1
Luis Fernando lara
En 1643, Torricelli utilizó el mercurio haciéndolo ascender en un tubo cerrado, creando vacío en la parte superior,
empujado por el peso del aire de la atmósfera. Demostró que el aire tiene peso, e inventó el barómetro. La unidad de
presión torr se nombró en su memoria. El teorema de Torricelli es una aplicación del principio de Bernoulli y estudia el
flujo de un líquido contenido en un recipiente, a través de un pequeño orificio, bajo la acción de la gravedad. Publicó su
trabajo sobre el movimiento bajo el título Opera geometrica. La publicación, junto a esta obra, de varios trabajos sobre las
propiedades de las curvas cicloides le supuso una agria disputa con Roberval, quien le acusó de plagiar sus soluciones
del problema de la cuadratura de dichas curvas. Aunque no parece haber dudas de que Torricelli llegó al mismo
resultado de forma independiente, el debate sobre la primicia de la solución se prolongó hasta su muerte
Evangelista Torricelli
. Aurelio Ángel Baldor de la Vega (La Habana, 22 de octubre de 19 06 - Miami, Estados Unidos, 2 de abril de
1978) fue un matemático, profesor, escritor y abogado cubano. Fue autor del célebre libro de texto "Álgebra
de Baldor", publicado por primera vez en 1941. Fue el hijo menor de Gertrudis y Daniel Baldor y portador d e
un apellido que significa "valle de oro". Fundó un colegio en Cuba con su nombre, pero en 1959 Baldor tuvo
problemas con el nuevo gobierno cubano que resultó de la Revolución. A pesar de los planes de Raúl Castro
de detenerlo, el jefe revolucionario Cami lo Cienfuegos lo protegió debido a su admiración por Baldor.

Tras la muerte de Cienfuegos en 1960, Baldor y su familia se fueron a México y luego a Nueva Orléans,
Estados Unidos. Después se trasladaría a Nueva York y a Nueva Jersey, donde continuó dando c lases en el
Saint Peters College. Se pasaba su vida escribiendo teoremas y ejercicios matemáticos y poco a poco fue
perdiendo los 100 kilos de peso que también lo hacían memorable.

Aurelio baldor
Platón ha sido uno de los filósofos que mayor influjo ha tenido en la Historia del Pensamiento y que mayor reflejo ha ejercido sobre las
concepciones acerca de la realidad matemática. Fue el gran inspirador de casi toda la actividad matemática de su época. Siendo uno de los
hombres más sabios de su tiempo, Platón no era propiamente matemático, pero su vehemente entusiasmo por la Matemática y su
creencia en la importancia que esta ciencia tenía como propedéutica de la Filosofía, en la educación e instrucción de la juventud, en el
entendimiento del Cosmos y en la formación del hombre de Estado, hizo que se convirtiera en un insigne artífice de matemáticos,
debiéndose a sus discípulos y amigos casi toda la ingente producción matemática de su época.

La doctrina platónica de mayor influencia en la Historia del Pensamiento es la Teoría de las Ideas, que tiene su origen en las formas
geométricas, y es en el ámbito matemático en el que mejor se puede ilustrar, de ahí la trascendencia de la Matemática en la naturaleza y
desarrollo de la Filosofía de Platón. De hecho muchos Diálogos de Platón –el Menón, las Leyes, el Teeteto y sobre todo laRepública y
el Timeo– están plagados de discursos matemáticos, y en concreto en la República, Platón prescribe que el espíritu del filósofo gobernante
requiere una exhaustiva formación en las cuatro ciencias del Cuadrivium pitagórico como base preliminar ineludible del supremo
conocimiento dialéctico del Bien, la Belleza y la Justicia, verdadera finalidad de los estudios filosóficos, de modo que en toda actividad
intelectual de la Academia, la Matemática, y en especial la Geometría, alcanza una significación filosófica y un valor ético, estético y político
insoslayables.

Platon