Está en la página 1de 25

LA VIGENCIA DE LOS DONES ESPIRITUALES

CAPITULO 1.

INTRODUCCIÓN

Este proyecto lo escribo porque actualmente hay una discusión entre diferentes grupos de cristianos

sobre la vigencia de los dones del Espíritu Santo. Existen varias diferentes puntos de vista sobre la

vigencia de los dones y dependiendo del punto de vista está su práctica. Un grupo cree todos los dones

mencionados en el Nuevo Testamento están vigentes, incluidos los dones de apóstol, profeta, lenguas y

milagros y los practica. Otro grupo cree que al menos esos dones, entre otros ya no están vigentes, sino

que cesaron; por esa razón no deben practicarse. Un tercer grupo podría considerar que la lista de los

dones que aparecen en la Biblia no son todos, sino que hay otros que han surgido con el tiempo y las

necesidades de la iglesia y su ministerio.

A. Justificación de la tesis

Hay varias razones por las que se justifica la investigación de este tema. La primera, es: si se cree que

todos los dones están vigentes, entonces todos se deben practicar. Tales como el don de profecía,

apostolado, lenguas, interpretación de lenguas y revelaciones nuevas. La segunda, es que si esos dones

están en vigencia y no se practican por los que no creen en su vigencia, éstos son herejes y están en

desobediencia a Dios y su voz. La última razón es que si un pastor local enseña a su iglesia su

enseñanza y si él cree en la vigencia de todos los dones, todos estarán en libertad de practicarlos y en

promoverlos.

B. Declaración de la tesis

Esta tesis consiste en una investigación sobre la vigencia de los dones espirituales. Aunque cada ser

humano trae al nacer sus propias habilidades, talentos o dones, la presente tesis no habla de eso, sino de

1
los dones que da el Espíritu Santo al momento de que una persona nace de nuevo, o se convierte, cuando

recibe el Espíritu Santo.

C. Objetivos de la tesis

El proyecto tiene como objetivo general informar a través de la investigación sobre la vigencia de los

dones ¿Están vigentes o no? Pero los objetivos específicos son, primero que cada uno de nosotros

conozcamos los diferentes puntos de vista sobre la vigencia de los dones; segundo que conozcamos los

argumentos a favor de la vigencia temporal de algunos de los dones, y tercero que el lector haga uso

correcto de los dones espirituales como aparecen en la Biblia.

D. Procedimiento de la tesis

Para escribir este proyecto primero se eligió el tema de la tesis y luego se determinó el contenido como

aparece en la tabla de contenido. Luego se escogieron los libros que nos dieron la información sobre el

tema. Luego de la lectura y la investigación se ha escrito un resumen de las diferentes enseñanzas sobre

la vigencia de los dones.

En el primer capítulo se da la introducción al tema. El capítulo se presentan las discusiones y los

argumentos de parte de cada postura. En el capítulo tres se dan las conclusiones finales y algunas

recomendaciones sobre el uso de los dones. Al final del trabajo aparece la bibliografía estudiada para

hacer más investigación sobre el tema.

CAPITULO 2. LA VIGENCIA DE LOS DONES ESPIRITUALES

Ningún tema relacionado con la persona y obra del Espíritu Santo ha generado tanta polémica como el

de la vigencia de los dones. Las discusiones aparecen desde los días de Pablo y los cristianos de Corinto.

Entre las diferentes discusiones en la iglesia de Corinto se encontraban en particular el don de profecía y

el don de lenguas (1 Corintios 12-14). Pablo escribió los capítulos 12 al 14 para responder. Hoy se

2
encuentra la discusión sobre la vigencia de los dones milagrosos: apóstol, profeta, lenguas, sanidades y

milagros. Llamados también dones de revelación.

Pablo da instrucciones sobre el uso de los dos dones de profecía y las lenguas, (1 Co. 14), y habla

sobre la temporalidad de esos dones: “El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y

cesarán las lenguas, y la ciencia acabará” (1 Co. 13:8). En los cinco versículos siguientes explica el por

qué y el tiempo de su final. A través de la historia de la iglesia se han negado su temporalidad y se

defienden su vigencia. Hay los que creen en la vigencia de todos los dones y los que creen en la

temporalidad de algunos dones; pero hay un punto medio y se le llama postura abierta. Se habla de la

posición cesacionista y la posición no cesacionista. MacArthur estudia la vigencia de los dones

mayormente bajo dos divisiones: carismáticos y no carismáticos, es decir, pentecostales y no

pentecostales1, que corresponde a no cesacionistas y cesacionistas.

La postura no cesacionista aboga por la vigencia de todos los dones mencionados en el Nuevo

Testamento. La postura cesacionista rechaza la vigencia de los dones milagrosos: apóstol, profecía,

lenguas, interpretación de lenguas, sanidades y milagros. La postura abierta, considera que aunque los

dones en discusión eran temporales y no están vigentes, Dios puede conceder soberanamente a algún

cristiano su ejercicio. Robinson usa los nombres carismáticos para referirse a los neopentecostales;

cesantes, para los no pentecostales; y la gran comisión para los de una postura abierta. Pero las

divisiones de los grupos son básicamente las mismas. Explica:

“carismático… sostienen que todos los dones que realizan señales prodigiosas existen y son
válidos hoy día. Pero los carismáticos están divididos debido a otros asuntos referentes a
estos dones… Los creyentes cesantes sostienen la posición de que no todos los dones son
válidos hoy día. Ellos creen que los dones que realizan señales prodigiosas no son legítimos
y no deberían ejercerse hoy… El método de la Gran Comisión. Los dones que realizan
señales prodigiosas son válidos hoy en día aunque no de manera tan prominente como en
los tiempos del Nuevo Testamento… Sin embargo, hay momentos y lugares hoy en que las
intervenciones milagrosas de Dios aún se necesitan para el impacto del evangelio. Cuando

1
John F. McArthur, Los carismáticos: Una perspectiva doctrinal. Canadá: CBP, 1995.

3
Dios lo quiere, él saca a la superficie esos dones hoy en día para la gloria de Cristo y la
salvación de los perdidos.”2

Robinson es de la última postura y presenta sus argumentos.

En esta investigación se usará la estructura: 1) cesacionista, 2) no cesacionista 3) postura abierta.

La diferencia no debe hacerse entre pentecostales y no pentecostales (pentecostales-carismáticos, no

pentecostales-no carismáticos, neopentecostales-tercer ola, etc), sino entre cesacionistas, no

cesacionistas y de postura abierta. La razón es que no todos los pentecostales son no cesacionistas, ni

todos los no pentecostales son cesacionistas. Hay pentecostales de postura cesacionista, de postura no

cesacionistas y de postura abierta. Y también los no pentecostales se reparten entre los tres grupos.

Existen cristianos pentecostales que no comparten la vigencia de los dones de apóstol, profetas, lenguas,

interpretación de lenguas, sanidades y milagros. Y dentro de los no pentecostales existen personas que sí

creen su vigencia, o al menos son de postura abierta.

Grudem estructura cuatro posturas: 1) postura cesacionista, 2) postura abierta, pero cautelosa, 3) postura

de la tercera ola y 4) postura pentecostal/carismática.3 Resumen:

La posición cesacionista argumenta que no existen los dones milagrosos ni los dones del Espíritu
Santo en la actualidad. Los dones como la profecía, hablar en lenguas y el de sanidades, estaban
suscritos al primer siglo, y fueron utilizados cuando los apóstoles establecían las iglesias, y el
Nuevo Testamento aún no había sido completado… En clara oposición a los cesacionistas están
tres grupos que promueven el uso de los dones milagrosos hoy en día: Pentecostales,
Carismáticos y Tercera Ola.4

Grudem más adelante explica:

Existe todavía una posición más mantenida por un gran número de evangélicos, quienes no ven
dentro de ninguno de estos grupos. No están convencidos de los argumentos cesacionistas que
relegan ciertos dones al primer siglo, pero tampoco están convencidos de la doctrina o la práctica
de aquellos que enfatizan la validez de los dones en la actualidad. Están abiertos a la posibilidad

2
Darrel W. Robinson, Trad. Eduardo Jibaja, Descubra y use sus dones: Un enfoque bíblico a los dones espirituales,
Editorial Mundo Hispano, El Paso, Texas, 2009, 83-85.
3
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004.
4
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 18-19.

4
de que haya dones milagrosos hoy día, pero les preocupa la posibilidad de que se den abusos que
han visto que se dan en los grupos que practican esos dones.5

A. Postura cesacionista

El primer argumento de los cesacionistas es que en el caso de las lenguas fueron una señal para los

judíos, no para los gentiles según 1 Corintios 14:21 y 22. A la luz de Isaías 28:11 y 12 las lenguas fueron

un juicio para los judíos porque habían rechazado el mensaje de Dios por medio de sus profetas en sus

propias lenguas. Isaías habló de la invasión de Asiria sobre Israel, un pueblo con otro idioma, como

resultado de haber rechazado el mensaje de Dios enviado durante su historia.6 Fasold dice “técnicamente

este don no ocupaba ningún lugar dentro de la iglesia; no tenía como objeto ministrar a los creyentes

dentro de la iglesia, sino servir fuera de ella como apoyo al ministerio evangelístico a los judíos” 7. Las

lenguas tuvieron su cumplimiento como profecía para los judíos. Fasold dice: “Podemos decir con

absoluta seguridad que las lenguas como señal para los judíos incrédulos es una misión que se ha

cumplido. Como lo hemos visto con el don de milagros. Por tanto, misión cumplida, don desaparecido”8.

Sobre el don de apóstol se dicen que habiendo terminado la generación de apóstoles del Señor, y

habiéndose cerrado el canon y la revelación, los dones milagrosos cesaron. Los apóstoles fueron

nombrados para traer la revelación del Nuevo Testamento, y para comprobar la autenticidad de su

mensaje ellos recibieron el poder de hacer milagros. El canon está cerrado, el apostolado ha pasado:

“podríamos decir que el que los Apóstoles aún estaban escribiendo. Si este es el caso, hablar en lenguas

no es vigente ya que el canon está cerrado.”9

5
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 20.
6
Material inédito, 7.
7
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 165.
8
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 178.
9
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 179.

5
Los cesacionistas dicen que 1 Corintios 13:8-10 anuncia la temporalidad de los dones de

profecía, lenguas y ciencia cuando llegue lo perfecto. Los cesacionistas entienden “lo perfecto” como

el canon de las Escrituras10. Cuando se completó el canon, cesaron esos dones. “La mayoría de los

intérpretes se decantan por una de dos posiciones”11: 1) lo perfecto se refiere a la segunda venida de

Jesucristo, y en tal caso los dones mencionados en 1 Corintios 13:8-12; lenguas, profecías, ciencia,

están ahora vigentes y lo estarán hasta la venida del Señor, 2) lo perfecto se refiere al “canon” de las

Escrituras, el Nuevo Testamento, por lo que habiendo sido completada la revelación de las Escrituras,

ya no hay más necesidad de esos dones de revelación parcial. Este último argumento es el usado por

los cesacionistas de los dones milagrosos. La Biblia de estudio Nueva Versión Internacional, dice:

Estos tres dones cesarán porque son parciales en su naturaleza (v.9) y serán innecesarios cuando
llegue lo perfecto (v.10). Pero es posible que Pablo indique que todos los dones mencionados en el
capítulo 12 tienen una función terrenal y pasajera, la cual cesará al fin del siglo… “El vocablo
griego puede significar “fin”, “cumplimiento”, “plenitud” o “madurez”. En este contexto el
contraste se establece entre lo parcial y lo completo. Este versículo probablemente se refiere a la
venida de Cristo (véase v.12) pero otros intérpretes piensan que se refiere a la muerte del cristiano
o al desarrollo de la iglesia (cf. V.11) o a la conclusión del canon de las Escrituras del NT”.12

Matthew Henry se inclina por identificar lo perfecto con la segunda venida de Cristo13. El

argumento es que el versículo 12 habla de un conocimiento parcial hasta que veamos “cara a cara”

cuando por hoy “en parte conocemos, y en parte profetizamos” (1 Co. 13:9). Decir que vemos al Señor

cara a cara y que nos conoceremos tal como fuimos conocidos (13:12) a partir de la conclusión del

canon y que con eso llegamos a la madurez espiritual, es falso. En cambio con la segunda venida de

Cristo eso será posible.1 Corintios 13:8 tiene como propósito no hablar del cese de los dones de

10
Darrel W. Robinson, Trad. Eduardo Jibaja, Descubra y use sus dones: Un enfoque bíblico a los dones espirituales,
Editorial Mundo Hispano, El Paso, Texas, 2009, 84.
11
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 184.
12
Biblia de estudio Nueva Versión Internacional, 1839.
13
Matthe Henry: Comentario exegético devocional a toda la Biblia: Hechos de los apóstoles, Romanos, 1 Corintios.
CLIE, Barcelona, España, 1989, 458.

6
profecías, lenguas y ciencia, sino hablar de la temporalidad de los dones en general en contraste con la

eternidad del amor.

Sobre los milagros los cesacionistas consideran que no fueron el patrón, sino la excepción. Robinson

observa: “Dios dota y usa a cada creyente para sus obras poderosas, pero no de manera continua. En los

tiempos del Nuevo Testamento, las señales y los milagros se realizaban esporádicamente aun a través de

la vida de los apóstoles.”14

Se considera también que los milagros inauguraban una nueva época. El propósito de los milagros era

inaugurar una nueva época de revelación. Fasold se refiriere al propósito. El primer propósito de los

milagros fue inaugurar períodos de revelación por escrito en grandes cantidades. Los períodos de más de

70 años fueron: Moisés y Josué (c. 1441-1370 a. C); Elías y Eliseo (870-785 a. C.) y Cristo y sus

apóstoles (28-90 d. C.)15. Por consiguiente los milagros tenían como segundo propósito avalar a los

mensajeros de Dios y al mensaje que predicaban.”16 Pasados esos períodos habiendo cumplido su

propósito ya no se dieron milagros de parte de personas dotadas para eso. MacArthur en su libro Los

carismáticos tiene la misma opinión.17

Según el Nuevo Testamento el don de los milagros era un poder exclusivo para los apóstoles del

Señor. Recibieron el don porque ellos debían autenticar sus mensajes recibidos directamente de Dios.

Los milagros era una prueba de su apostolado y su mensaje (2 Co. 12:12). En el libro de los Hechos,

cuando los milagros eran bastante abundantes, no todos los creyentes estaban facultados para hacer

milagros. Las personas trajeron a sus enfermos a los apóstoles (Hch. 9:35-42), no a los creyentes

14
Darrel W. Robinson, Trad. Eduardo Jibaja, Descubra y use sus dones: Un enfoque bíblico a los dones espirituales,
Editorial Mundo Hispano, El Paso, Texas, 2009, 86.
15
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 126-27.
16
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 127.
17
MacArthur, Los carismáticos: Una perspectiva doctrinal. El Paso, Texas: Casa Bautista de Publicaciones, 1994,
113.

7
comunes18. La razón era que solo ellos estaban facultados con ese poder (Mt. 10)19: “el Espíritu Santo

dio a los apóstoles o a un colaborador íntimo suyo de efectuar obras sobrenaturales con el propósito de

confirmar el mensaje del evangelio que predicaban”.20 Al parecer “Hebreos 2:3-4 deja la clara impresión

de que los milagros se consideraban algo del pasado. Aparentemente el mensaje apostólico y la

autoridad apostólica no precisaban más confirmación”21. Lo mismos argumentos a favor de la

temporalidad de los milagros se usan para hablar sobre la temporalidad de los dones de sanidades de

parte de Fasold22, porque una sanidad entra dentro de los muchos milagros operados.

Una de las asignaciones más de los apóstoles tuvo que ver con la producción de las Escrituras del

Nuevo Testamento. Fue a ellos que se les dio la facultad de escribirlo, porque ellos tenían tal autoridad

de parte del Señor Jesucristo. Pablo escribe que la iglesia está fundada sobre el fundamento doctrinal de

los apóstoles y profetas (Ef. 2:20). Habiéndose cerrado el canon ya no hay más necesidad de apóstoles.23

Los cesacionistas enseñan que las lenguas del libro de los Hechos no son las mismas que las que

aparecen en 1 Corintios. Lo que sucedió en el libro de los Hechos (Hechos 2 y 10) no es el don que

aparece en mencionado en Corintios 12 y 14, que era una práctica individual. En Hechos 2 y 10, en

cambio, todos hablaron.

Según se ve la historia de la iglesia no apoya la vigencia de los dones milagrosos. Uno de los

argumentos del cesacionismo respecto a los dones milagrosos, aparece en la historia de la iglesia: “desde

18
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 127.
19
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 128-29.
20
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 132.
21
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 133.
22
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 135.
2323
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf. p. 8-9.

8
el año 100 hasta el año 400, parece que los dones del primer siglo desaparecieron y que no se

necesitaban para establecer el cristianismo.”24

Claramente se ve que los apóstoles fueron nombrados directamente por el Señor. El documento

“Los apóstoles y profetas, Declaración oficial sobre los apóstoles y profetas” adoptada el 6 de agosto de

2001 por el Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, en cuanto al don

del apostolado sus conclusiones son como sigue. Los apóstoles fueron nombrados directamente por

Jesucristo. Marcos 3:14 y 15 indica que ellos no los demás discípulos recibieron poder especial y que

eran los que estaban con él.25 Los 70 también recibieron el privilegio, pero nada se dice de ellos luego de

comenzada la iglesia en el pentecostés. Además las cartas pastorales nunca hablan de nombramientos de

apóstoles. La Declaración dice que en las cartas pastorales no proveen información acerca del

nombramientos de apóstoles y profetas, y el libro de los Hechos no indican que tal provisión fue dada en

las iglesias establecidas en los viajes misioneros. Los apóstoles no nombraron ni apóstoles ni profetas

sino ancianos (Hechos 14:23)26.

Los apóstoles tenían que ser 12 apóstoles, no más ni menos. La declaración de las Asambleas dice:

“No hay duda de la importancia de mantener a los12 apóstoles como símbolo de las doce tribus de

Israel. El apostolado tenía que estar completo para la venida del Espíritu Santo y el inicio de una iglesia

completamente capacitada para su misión mundial”. 27


Además los apóstoles tenían que ser testigos

presenciales del ministerio de Jesucristo. Cualquier candidato, tenía que haber estado con los apóstoles

durante el ministerio de Jesús, “comenzando desde el bautismo de Juan” (Hechos 1:22). Después de

Pentecostés no hubo ningún esfuerzo por reemplazar a ninguno de los 12 apóstoles originales, ni de

24
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 155.
25
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf, 2.
26
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf, 6.
27
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf, 3.

9
perpetuar el número de los 12 (cf. Hechos 12:2)”28. Pablo mismo reconoce que para ser apóstol el

candidato tenía que haber visto al Señor (véase 1 Co. 15:5-7).

Existe una excepción del uso de la palabra apóstol. Hay un uso excepcional del término apóstol

(apóstolos, gr.) en dos ocasiones en el sentido de mensajero, enviado o misionero en el NT. En 2

Corintios 8:23 Pablo habla de los “mensajeros de la iglesia y gloria de Cristo” y en Filipenses dice

“Epafrodito… vuestro mensajero y ministrador de mis necesidades” (Fil. 2:25). La iglesia tenía sus

apóstoles, o mensajeros, con misión especial. Y este era el uso primario del término en el mundo griego.

Pero en estos dos casos no se usa la palabra apóstol en el sentido que se usa para los doce. Fasold acepta

la vigencia del don del apostolado en su sentido de misionero, mensajero o comisionado. Considera un

don necesario para la apertura de nuevas iglesias. Pero no en el sentido especial y teológico de los 12

nombrados por Jesucristo directamente, ni en el sentido del apostolado de Pablo. Dice:

forzosamente llegaría el momento en que no quedaría nadie que cumpliera el requisito principal de
haber visto el ministerio y resurrección de Cristo. Y en segundo lugar, si tenemos todo el canon,
su función de escribir el NT deja de tener sentido.”29

Resume: “El don de apóstol es el aspecto que permanece del oficio de Apóstol.”30

Las señales del apóstol eran las señales prodigios y milagros. La Declaración dice: “El libro de los

Hechos atribuye numerosos milagros a Pedro, a Pablo y a los otros apóstoles (Hechos 5:12; 9:32-43;

13:6-12; 16:16-18; 19:11; 28:7-9)”.31 Pablo predicó en Corinto “con demostración del Espíritu y de

poder) (1 Co. 2:4-5). Pero no se dice eso de los otros discípulos.

El nombramiento de apóstoles y profetas no es esencial para la salud y crecimiento de la iglesia.

Una de las conclusiones de la Declaración es “Siendo que el Nuevo Testamento no provee instrucciones

28
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf, 3.
29
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 35.
30
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 37.
31
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf, 8.

10
para el nombramiento de futuros apóstoles, tales puestos contemporáneos no son esenciales a la salud ni

al crecimiento de la iglesia ni a su naturaleza apostólica.”32 La Declaración en sus puntos 3 a 5 de las

conclusiones admite el apostolado solo en su uso original como enviado, misionero o mensajero que

abre una nueva obra, pero no el sentido de los 12 y los nombrados directamente por el Señor y que le

vieron resucitado33. También admite el don de la profecía, pero no que existan profetas de la naturaleza

del profeta del Nuevo Testamento. Como participantes del don de profecía el predicador usa su don para

exhortación, edificación y consolación de los demás (1 Co. 14:3), pero no para obras predictivas34.

En ningún documento del Nuevo Testamento existen instrucciones ni mandatos de nombrar

profetas. El apostolado es el don número uno de todos los dones luego le sigue el don de profeta (1 Co.

12:28; Ef. 4:11). Aparte de los apóstoles que eran a la vez profetas, y de los profetas que se listan en el

libro de los Hechos35, las cartas escritas a las iglesias dan evidencia que en ellas existían profetas. Fue

por esa razón que Pablo y los demás apóstoles dieron instrucciones en sus cartas sobre el uso de este

don.36 Sin embargo no hay instrucciones sobre requisitos para nombrar profetas en las iglesias, como los

hay para nombrar ancianos y diáconos.

El cumplimiento de las profecías era veraz. La Declaración admite que en algún momento la

profecía predictiva de hoy puede ser verídica, “pero el profeta que se aparta de las verdades bíblicas es

falso.”37 Y toda profecía debe ser evaluada a la luz de las Sagradas Escrituras.

32
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf, p.11.
33
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf, 12.
34
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf, 12.
35
Para una lista de los profetas en la iglesia primitiva registrada en el libro de los Hechos vea Presbiterio General, p.9.
36
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf, 10.
37
Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas, Declaración
oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf, 15.

11
La profecía tiene en su sentido primario y uno secundario. El profeta del NT era de la misma

manera que lo era el profeta de AT “a saber una persona que recibe revelación directa de Dios” 38. No se

trataba en el sentido secundario de hablar en nombre de Dios simplemente, como lo hace un maestro.

Fasold explica: “El fluir del pasaje establece una clara asociación entre el profeta y su actividad de

recibir revelación directa”39, basado en 1 Corintios 14:29-30.

La profecía del profeta bíblico era sin error. Si el mensaje recibido del profeta era de manera

directa, de Dios, no había lugar para el error. Sin embargo, para identificar al falso profeta del

verdadero, y la profecía verdadera de la falsa Pablo instruyó “Y que dos o tres profetas hablen, y los

demás juzguen. Pero si a otro que está sentado le es revelado algo, el primero calle” (14:30). “El don de

profecía servía para suplir una necesidad apremiante de la iglesia primitiva” 40, porque no se contaba con

el canon completo del NT. Conocer las verdades del nuevo pacto que se estaba escribiendo en ese

momento representaba la necesidad más urgente de la iglesia primitiva. Con razón el Apóstol coloca a

los profetas al lado de los Apóstoles como el fundamento de la iglesia sobre el cual los creyentes se

edifican” (Ef. 2:20). Fasold escribe “Si el don de profecía es la responsabilidad especial que el Espíritu

Santo dio a ciertos hombres y mujeres de recibir verdades espirituales por revelación directa, hemos de

concluir que el don de profeta no es vigente puesto que el canon está cerrado (Jud. 3; Jn. 16:13; Gá. 1:8)

(Fasold 151).

Hay que notar que el don de palabra de ciencia es diferente al don de la enseñanza. Fasold escribe

“Flynn sugiere que el don de palabra de ciencia es el carisma de ‘investigar, sistematizar, y resumir las

38
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 148.
39
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 148.
40
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 149.

12
enseñanzas de la palabra de Dios’. Pero esta definición corresponde más bien al don de la enseñanza”.

Explica:

Sugerimos que el don de palabra de ciencia podría haber sido la responsabilidad especial que el
Espíritu Santo concedió a algunos miembros del cuerpo de Cristo de entender de forma
sobrenatural el mensaje recibido por el profeta por revelación directa y de explicarlo a la
congregación.41

Así que el don de ciencia era otro don especial de revelación y no vigente para el día de hoy.

Fasold, concluye “Ya que el don de profecía no es vigente según la definición que hemos sugerido…

tampoco lo sería el don de palabra de ciencia”42. Ver 1 Co. 13:8.

Otro argumento de los cesacionistas es que las lenguas no son el patrón sino el cumplimiento del

símbolo del bautismo con agua de Juan el bautista en el programa escatológico de la redención. Richard

B. Gaffin, Jr., cesacionista, explica que las lenguas en Pentecostés “pertenece a la historia de la

salvación”43, el bautismo en agua de Juan el bautista era símbolo de su ministerio y el bautismo del

Espíritu Santo en Pentecostés era el cumplimiento. Así que “la importancia primaria de Pentecostés no

es experimental, sino que está en su sentido escatológico y su sentido dentro de la historia de la

redención”44. Cristo murió para nuestra redención, pero su obra no estaría completa sino hasta la venida

del Espíritu Santo para el establecimiento del reino de Dios anunciado por Jesucristo: “Pentecostés

completa la obra finalizada de Cristo para nuestra salvación.”45 Entonces, los milagros a partir de

Pentecostés dan testimonio de ese mensaje entre los judíos y los gentiles de que el reino de Dios ha

llegado, por el poder del Espíritu Santo que se hace ver en los hechos milagrosos.

41
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 15.
42
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 152.
43
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 38.
44
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 41.
45
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 43.

13
Lo que sucedió en Hechos 2 y 10 no es el patrón que las lenguas son la señal de la llegada del

Espíritu Santo al creyente. Contrario a lo que dicen algunos no cesacionistas, que las lenguas son

evidencia de la llegada del Espíritu Santo a una persona y testimonio de su salvación, los cesacionistas

ven que no es así. Porque los discípulos que experimentaron el derramamiento del Espíritu Santo en

Pentecostés (Hechos 2), ya eran salvos. Lo mismo se ve en los discípulos de Juan en Hechos 19.

Los cesacionistas admiten que los milagros y las sanidades sí existen, Dios sigue actuando con

poder, pero no el don. Gaffin, y otros cesacionistas, no niegan que los milagros existan, sino que los

dones de sanidad y de milagros estén vigentes hoy. 46 Dios sigue haciendo milagros pero por la oración

de fe y en respuesta a la oración de su pueblo (Stgo. 5:14-16), no por el poder y don facultados a una

creyente en particular.

Los cesacionistas explican que los dones milagros son dones de revelación. Los dones milagrosos

servían para traer revelación para el nuevo testamento y los vindicaban. Gaffin llama a los dones

milagrosos dones de revelación o de palabra. Estos son los dones que han cesado. “Al decir dones de

palabra estoy pensando en (mirando las listas de Romanos 12:6-8; 1 Co. 12:8-10, 28-31; y Efesios 4:11)

la profecía y su evaluación, las lenguas y su interpretación, la palabra de sabiduría y la palabra de

conocimiento”.47 Estos dones eran por tanto dados a los apóstoles más especialmente, por ser

encargados de traer la revelación del Nuevo Testamento. Gaffin escribe: “los apóstoles y profetas

pertenecen al período de los cimientos… la presencia de los apóstoles y profetas en la historia de la

Iglesia es temporal”48. Fueron los elegidos para dar testimonio de la muerte y resurrección de Jesucristo

y escribir la revelación del Nuevo Testamento, “como apunta Efesios 3:5: ‘ahora ha sido revelado a sus

46
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 48.
47
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 49.
48
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 49.

14
santos apóstoles y profetas por el Espíritu’”.49 Una vez cerrado el canon, los dones de revelación o

palabra tenían que llegar a su fin, junto con los milagros y sanidades que autenticaban esa revelación. En

consecuencia “Mantener la continuidad de los dones proféticos hasta el día de hoy es cuestionar la

canonicidad del Nuevo Testamento, particularmente si pensamos en el canon cerrado. Tal continuidad,

inevitablemente relativiza la suficiencia y autoridad de la Escritura”.50

B. Postura no cesacionista

El pentecostalismo nació en 1906 bajo la dirección espiritual de Charles Finney y su alumno William

Seymour. Su doctrina principal fue el hablar en lenguas como señal de haber sido bautizado por el

Espíritu Santo. De menor aceptación fueron sus creencias en los dones de profecías y los dones

milagrosos. En los años 60 del siglo XX surgió otro movimiento que buscó renovar el cristianismo, y al

mismo pentecostalismo: el neopentecostalismo. El neopentecostalismo agregó a las creencias

pentecostales la vigencia del don de apóstol y los dones identificados como milagrosos o de revelación.

Entre pentecostales, neopentecostales y otros grupos similares no existe un común denominador,

pero sí se puede concluir en su creencia de la vigencia de los dones milagrosos. No son cesacionistas.51

A. No cesacionistas

1. La posición no cesacionista

Según Storms en ¿Son vigentes los dones milagroso? los dones fueron dados para la edificación de la

iglesia. La iglesia siempre tiene necesidad de edificación, así que todos los dones, incluidos los

milagrosos, tienen que funcionar porque cumplen con esa función.

49
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 50.
50
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 51.
51
Daniel Sherman, Otras posturas no pentecostales, www.LosNavegantes.net.

15
Además los dones milagrosos fueron dados a la iglesia primitiva para dar validez a la autoridad y su

mensaje. Pablo pregunta “¿No soy apóstol?” (1 Cor 12 y 2 Cor 12:12; Heb. 2:3y 4). Los predicadores de

hoy también necesitan dar validez a su mensaje.

Respecto a que los milagros sucedieron en momentos claves de revelación: Moisés y Josué, Elías

y los profetas y Jesucristo y los apóstoles, los cesacionistas tienen explicaciones. Primero, “en estos

períodos de la historia de la redención, los fenómenos milagrosos eran más predominantes que en otras

épocas”52, pero no quiere decir que los milagros no existieron en otros tiempos.53 Podría ser que la

actividad escasa en algunas épocas se debió a la “rebelión, incredulidad y apostasía de Israel”. 54Incluso

Jesús no pudo hacer muchos milagros en su tierra por causa de la incredulidad de su pueblo (Mr. 6:5).55

También en el Antiguo Testamento los milagros aparecen en otras épocas que no son épocas de

revelación, aunque sea esporádicamente; en el Antiguo Testamento no existen el cesacionismo. 56 Si la

historia bíblica “recogió unos pocos; no demuestra que solamente ocurrieran unos pocos”.57

Los no cesacionistas argumentan que la escasez de los milagros solo se puede considerar verdad si

limitamos el significado de milagro. Un milagro no siempre requirió un agente humano (véase el caso

del nacimiento virginal de Cristo) ni sólo sirvió para confirmar al mensajero y su mensaje. Cuando no

reducimos un milagro a esos dos elementos la lista de milagros aumenta: actividades angélicas, visitas

sobrenaturales, sanidades, sueños, visiones.58 Jeremías 32:20 dice “realizaste señales y portentos en la

52
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 186.
53
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 186.
54
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 186.
55
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 186.
56
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 187.
57
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 187.
58
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 188.

16
tierra de Egipto hasta este día, y en Israel y entre los hombres, y te has hecho un nombre, como se ve

hoy”. Así que los milagros existieron desde el éxodo hasta el exilio.59

Storm escribe: “En ningún lugar del Nuevo Testamento se reduce el propósito o la función de lo

milagroso o los charismata al de la autentificación60. Los milagros tenían también los propósito

doxológico (Jn. 11:40), evangelístico (Hch. 9:32-43), mostrar compasión y amor (Mt. 14.14; Mc. 1:40-

41). Storm continúa: “uno de los propósitos primarios de los fenómenos milagrosos era la construcción y

la edificación del cuerpo de Cristo, basado en 1 Corintios 12:7-10 con énfasis en “para el bien común”.61

“También se debe explicar 1 Corintios 14:3, donde Pablo afirma que la profecía, uno de los dones

milagrosos que aparece en 12:7-10 sirve para edificar, exhortar y consolar a otros en la Iglesia”.62 Esas

necesidades existen hoy: “Todos los dones del Espíritu, ya sean lenguas o enseñanza, profecía o

misericordia, sanidad o ayudas fueron dados, entre otras razones, para construir, edificar, animar,

consolar y santificar el cuerpo de Cristo.”63

Para Storm los milagros no eran señal de un apóstol sino que acompañaron su ministerio. Explica: “El

argumento de Pablo es que las señales, prodigios y milagros acompañaron su ministerio en Corintio;

fueron elementos vinculados a su labor apostólica”. Los milagros no buscaban autenticar el apostolado

de los apóstoles, sino comprobar quién era un verdadero apóstol de Cristo, a diferencia de los falsos

apóstoles que no operaban milagros. Concluye: “Pablo no dice que los apóstoles sean los únicos que

realizan señales, prodigios y milagros, sino que esos fenómenos, junto con otras evidencias, deberían

59
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 188-189.
60
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 190.
61
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 191.
62
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 191.
63
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 191-92.

17
convencer a los corintios de que él era un verdadero apóstol de Jesucristo”.64 Hechos 4:29-31 incluso,

“Muestra que es bueno orar por señales y milagros y que no es malo ni un signo de desequilibrio mental

o emocional pedirle a Dios demostraciones de su poder”.65

Los cesacionistas enseñan que con el cierre del canon, los milagros cesaron y las Escrituras son

suficientes, pero eso no tiene mucho sentido para los no cesacionistas. Las señales, los prodigios y el

poder del Espíritu eran esenciales para el testimonio del Evangelio y lo son hoy. Además, los milagros

eran esenciales aun estando Jesucristo presente en la tierra, y ahora debe ser más; alega Storms.66

Storms tiene un argumento sencillo: la Biblia no ofrece pruebas de que los dones cesaron. Su

argumentación es: “Efesios 4:11-13 fecha explícitamente la duración de los dones: serán necesarios

‘hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la

condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo’”.67 Ese es el

propósito principal de los dones: la edificación del cuerpo de Cristo.

2. La postura cesacionista, pero abierta

Para los continuistas de postura abierta, pero cautelosa leamos los argumentos de Robert L. Saucy del

libro editado por Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos?: cuatro puntos de vista.

Lo primero que admite Saucy es que el bautismo del Espíritu Santo, acompañada de una

manifestación con lenguas, no fueron dos experiencias diferentes. Los cristianos reciben el Espíritu

Santo en el momento de creer (Ef. 1:13-14). Lo que aparece en Hechos 2 y 6, Jerusalén y Samaria,

respectivamente, no es la norma. Saucy dice: “La experiencia de los creyentes en Pentecostés (Hechos

64
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 194.
65
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 195.
66
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 198-199.
67
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 203.

18
2) y Samaria (Hechos 8) citadas normalmente como prueba de la experiencia en dos etapas, representan

la llegada inicial del Espíritu a dos grupos de creyentes (judíos y samaritanos) que vivieron durante la

transición del antiguo pacto a la nueva era del Espíritu. Por lo tanto no son normativas para todos los

creyentes de esa época.”68

El otro argumento es que en cuanto a los dones milagrosos, no todo ha permanecido igual dentro

de la iglesia. Saucy explica: “En particular, la mención ‘de las señales de un verdadero apóstol: señales,

prodigios y milagros’ (2 Co. 12:12) sugiere, como mínimo, que ciertos hechos milagrosos estaban

relacionados específicamente con los apóstoles… (Así que) Con la ausencia de éstos, se esperaba

algunos cambios en la manifestación de tales señales. La desaparición de los apóstoles en la iglesia, por

lo tanto, es un argumento claro a favor de que, en cuanto a los dones milagrosos, no todo ha

permanecido igual dentro de la Iglesia.”69

La no vigencia de los dones milagrosos como norma se comprueba si se hace una comparación de

los milagros en la historia bíblica con los posteriores. No tienen las mismas características. Primero, los

milagros bíblicos se encontraban relacionados con redención70. Segundo, los milagros no se limitaron a

las épocas de Moisés y Josué, o de Elías y Eliseo, “Jeremías sugiere que los milagros continuaron a lo

largo de la historia de Israel (Jer. 32:20)”.71 Tercero, existieron épocas de mayor aparición de milagros.

Por eso la advertencia: “el gran número de milagros en la Iglesia primitiva de los apóstoles no tienen por

qué ser un modelo para la historia posterior de la Iglesia”72. Porque aunque sea en menor cantidad los

milagros existieron en toda la historia bíblica. Cuarto, los milagros tenían como propósito central: ser

68
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 102.
69
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 106.
70
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 107.
71
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 107.
72
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 108.

19
una señal. “Una señal es algo que apunta a otra cosa”73. Es el caso de Elías en 1 Reyes 17:24 “un

milagro apuntaba hacia la validez tanto del mensajero como del mensaje; también apuntaba hacia

Dios.”74 Otro ejemplo es Jesús. Pedro dijo de Jesucristo en Hechos 2:22 que fue “varón confirmado por

Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales”. Así que, “Cuando examinamos la naturaleza de

estos mensajeros de Dios que fueron acreditados con señales, encontramos que enseñaban la palabra de

Dios no solamente como maestros, sino como profetas”.75

No todos hacían milagros porque según Hechos los creyentes llevaban a sus enfermos a los

apóstoles para que éstos le sanaran (Hch. 5:12-16). En Hebreos 2:3-4 aparece que el mensaje de los

testigos de Cristo fue confirmado con prodigios y señales.

La historia posterior a los tiempos bíblicos tienen las siguientes características. Primero, “parece

imposible negar que la actividad milagrosa con la calidad y el efecto característico de la era de Cristo y

los apóstoles no aparece en la Iglesia posterior como un fenómeno continuo”.76 Segundo, “las

referencias a la actividad milagrosa en los escritos de los siglos segundo y tercero se limitan a los dones

de profecía y sanidad, que incluía los exorcismos”.77 Tercer, “las sanidades durante este periodo parecen

haber ocurrido principalmente a través de la oración, presumiblemente siguiendo las instrucciones de

Santiago 5:14-16”.78 Cuarto, “eran normalmente vagos… la mayoría de los escritos no afirman haber

presenciado los hechos relatados; y no se mencionaban los nombres de las personas a través de las

73
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 109.
74
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 109.
75
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 110.
76
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 117.
77
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 117.
78
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 117.

20
cuales se realizaban las sanidades o los exorcismos”.79 Quinto, “puede decirse que nadie en nuestros días

reconocerían estos relatos como milagros bíblicos genuinos”.80 Sexto, “ninguno de los escritores que

recogieron estos milagros dijo haber tenido poder milagroso”.81 Séptimo, “cuanto más alejado en el

tiempo quedaba un biógrafo del santo sobre el que escribía, más milagros aparecían en la vida del

santo.”82 Los milagros de las épocas posteriores a la historia bíblica no cuentan con las características de

los milagros de la época bíblica.

Sobre el silencio sobre el cese de los dones, Saucy escribe: “debemos reconocer que las Escrituras

no enseñan explícitamente en ningún lugar que algunos dones espirituales iban a dejar de existir tras esta

época”.83 Entonces, ¿Por qué hablar del cese de algunos dones? La perfección de 1 Corintios 13:8-10

habla del estado de la glorificación, no del cierre del canon, como los cesacionistas enseñan; porque

“cara a cara” “sugiere un conocimiento directo completo” en contraste con ver en “el espejo”. Lo

perfecto se refiere a la segunda venida de Jesucristo, cuando llegue la perfección. “Lo que termina con la

llegada de lo perfecto no es el funcionamiento de estos dones, sino más bien al carácter incompleto (o

imperfecto) del conocimiento que se obtiene a través de ellos”.84

Otro argumento es el silencio sobre épocas post-apostólicas en el Nuevo Testamento. Nada dice el

Nuevo Testamento sobre una época apostólica, y otra pos-apostólica. Se nota que “los escritores del

Nuevo Testamento en ninguna ocasión hablan claramente de lo que nosotros conocemos como épocas

79
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 117.
80
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 119.
81
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 119.
82
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 119.
83
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 126.
84
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 126.

21
post-apostólicas ni del tiempo en que se cerró el canon”.85 Además, el ministerio profético en el Antiguo

Testamento nunca desapareció, aunque cambió radicalmente, así “este ejemplo proporciona un

precedente legítimo de que Dios puede, si desea hacerlo, retirar las manifestaciones de cualquier don en

cualquier momento sin mencionarlo expresamente en la Biblia”.86

También asombra el silencio tanto sobre la vigencia de los dones milagrosos como de su retiro:

“La especialidad de la era apostólica, junto con la falta de enseñanza específica sobre el cese de ciertos

dones, sugiere que debemos estar abiertos en todo tiempo a lo que Dios quiera hacer”.87

Robinson, de postura abierta, respecto a la sanidad dice que puede suceder apoyada con algún

medicamento, porque al fin y al cabo toda sanidad es de Dios88. El propósito de los milagros era inculcar

fe, y ese propósito tiene todavía hoy. Robinson cuenta testimonios de casos donde misioneros han

operado milagros, especialmente en tierras donde no es de su conocimiento las Escrituras. Fasold

explica “La cuestión no es di Dios es capaz de hacer milagros en la actualidad, sino si Dios sigue

eligiendo obrar hoy día a través de creyentes a quienes el Espíritu Santo ha concedido el don de los

milagros.”89

Robinson cree, “Cuando se lleva a cabo la habilidad de hablar otro idioma para comunicar el

evangelio con el fin de traer a una persona a Cristo, Dios es el que da dicha habilidad” 90. Cuenta

supuestos casos de hablar en lenguas en el día de hoy. Los cesacionistas cuestionan este punto, porque si

85
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 127.
86
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 128.
87
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 129.
88
Darrel W. Robinson, Trad. Eduardo Jibaja, Descubra y use sus dones: Un enfoque bíblico a los dones espirituales,
Editorial Mundo Hispano, El Paso, Texas, 2009, 87.
89
Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo, Grand Rapids,
Michigan. Editorial Portavoz, 2000, 125.
90
Darrel W. Robinson, Trad. Eduardo Jibaja, Descubra y use sus dones: Un enfoque bíblico a los dones espirituales,
Editorial Mundo Hispano, El Paso, Texas, 2009, 90.

22
como dice Robinson, no es la norma sino la excepción, entonces no es el don. Porque los que tenían el

don estaban dentro de la norma, en esos tiempos era la norma los dones milagrosos.

23
Conclusión:

Las posturas respecto a la vigencia de los dones milagrosos son dos: la cesacionista, y la no cesacionista.

Dentro de esta última se encuentra la postura abierta, o tal vez entre las dos. Hay un consejo que se debe

seguir al conocer las diferentes: “Las prácticas que pretenden ser manifestaciones de los dones

milagrosos deben ser evaluadas cuidadosamente sobre la base de lo que las Escrituras dicen sobre los

dones, particularmente sobre su verdadera naturaleza, su uso adecuado, y el propósito para el que

sirven”.91 Las preguntas que ayudan para esta evaluación son: 1) respecto a su naturaleza, éste que dicen

que es un milagro, ¿verdaderamente es un milagro?; 2) respecto a su uso adecuado, ¿Estamos haciendo

uso adecuado del don y se ajusta a las reglas establecidas por Dios?, el don de las lenguas como los otros

dones tiene sus reglas; 3) respecto al propósito para el que sirven ¿Con qué propósito se está practicando

este don? Con frecuencia los dones son utilizados con fines egoístas y para la satisfacción del ego

humano. Estas preguntas no solo deben ser aplicadas en el ejercicio de los dones milagrosos, sino

también en el ejercicio de todos los dones.

91
Wayne A. Grudem ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M., trad., Barcelona,
España, Editorial CLIE, 2004, 129.

24
Bibliografía:

Grudem, Wayne A., ¿Son vigentes los dones milagrosos? Cuatro puntos de vista, Ismael López M.,

trad., Barcelona, España. Editorial CLIE, 2004.

Henry, Matthew: Comentario exegético devocional a toda la Biblia: Hechos de los apóstoles, Romanos,

1 Corintios. Barcelona, España. CLIE, 1989.

Jaime Fasold, Dones espirituales a la luz de las otras obras maravillosas del Espíritu Santo. Grand

Rapids, Michigan: Editorial Portavoz, 2000.

McArthur, John F., Los carismáticos: Una perspectiva doctrinal. Canadá, CBP, 1995.

Presbiterio General del Concilio General de las Iglesias Asamblea de Dios, Los apóstoles y profetas,

Declaración oficial sobre los apóstoles y profetas adoptada el 6 de agosto de 2001, pdf.

Robinson, Darrel W., Descubra y use sus dones: Un enfoque bíblico a los dones espirituales, Eduardo

Jibaja, Trad., Editorial Mundo Hispano. El Paso, Texas, 2009.

Sherman, Daniel, Otras posturas no pentecostales www.LosNavegantes.net.

Biblia de estudio Nueva Versión Internacional.

25