Está en la página 1de 6

LESIONES DEL SISTEMA OSEO DE ORIGEN LABORAL

TECNICAS DE PRIMEROS AUXILIOS PARA SU INTERVENCION

SALUD LABORAL Y PRIMEROS AUXILIOS

Instituto IACC

31 DE AGOSTO DE 2019
DESARROLLO

1) Extremidades involucradas en el accidentes, descripción de la función y sus estructura.

Los brazos forman parte de las extremidades superiores, los utilizamos cuando debemos
realizar tareas de fuerza, nos permiten traccionar y empujar, realizar movimientos de
flexión y extensión. Al mismo tiempo nos ayuda a mantener el equilibrio debido a su
sistema de balanceo.

Respecto de la estructura del brazo dentro del sistema óseo:


Este pertenece a las extremidades superiores, se une al tronco por medio de la cintura
escapular, siendo su estructura la siguiente:

Hombro: Situado en la parte superior y es donde se une el brazo con el torso. En el


hombre se unen muchas articulaciones que trabajan en conjunto para permitir un amplio
espectro de movimientos.

Clavícula: Son dos huesos largos que se encuentran ubicados transversalmente en la


parte superior del tórax, entre el omoplato y el esternón, perteneciendo al cuarto grupo
de los miembros superiores y es la única unión ósea entre el tronco y el miembro superior.

Escapula: También se conoce como omóplato, es un hueso largo delgado y en forma


triangular, ancho situado en la parte posterior y superior del tórax, a la altura de las 7
primeras costillas.

El brazo propiamente tal se compone de dos partes: El brazo y el antebrazo.

El brazo: se encuentra compuesto por un hueso largo llamado humero, el que se


encuentra situado entre la cintura escapular y el antebrazo (este se articula en el codo
con el radio y cubito).

El antebrazo: se compone de dos huesos llamados cubito y radio. El cubito es un hueso


largo que se articula con el humero y el radio se ubica por fuera del cubito, articulándose
con el escafoides y semilunar (huesos de la muñeca).

Mano: Se compone de 27 huesos, los que se encuentran agrupados en:


Falanges distales, falanges medias, falanges proximales, metacarpianos o metacarpos,
carpiano o carpos. Sus funciones principales son las de prensión y tacto.
2) De acuerdo con el tipo de caída que se detalla en el caso de estudio, las posibles
fracturas que puede haber sufrido la trabajadora podrían ser:

a) Si el trabajador levanto las manos para cubrir la cara puede haber recibido el golpe en
el codo, dañando el olécranon. Por lo general este tipo de fracturas se encuentran
desplazadas y necesitan cirugía. Aparte de la fractura también puede haber esguinces,
distenciones o luxaciones.

b) En el caso que haya apoyado las manos, pudo haber sufrido la fractura en la muñeca
(en el escafoides), el riesgo en este tipo de fractura es que hay una zona del hueso
que no tiene irrigación, por tanto, se puede formar una necrosis vascular.

c) Fracturas distales del radio. Es una de las fracturas más recurrentes y suele llamarse
fractura de muñeca. El radio es el hueso más grande de los dos huesos del antebrazo.
Se le llama fractura distal cuando se quiebra el área del radio más cercano a la muñeca.

d) Fractura en el húmero distal: se puede evidenciar al escuchar un crujido que indicar


que se roto el hueso, además de síntomas como dolor intenso que se intensifica al
mover el brazo, hinchazón, hematomas, deformidad en el brazo o la muñeca y la
imposibilidad de dar vuelta el brazo. Es de vital importancia atender, diagnosticar y
tratar la fractura ya que de lo contrario podría cicatrizar mal.

El tipo de fractura sufrida por el trabajador es una fractura cerrada, ya que en el lugar donde se
encuentra la lesión no hay comunicación con el ambiente. Ni se observan fragmentos óseos que
hayan roto la piel. Existe la posibilidad que además de haber ocurrido una fractura, también
exista una luxación.
3) Primeros auxilios que se debieran prestarse al trabajador accidentado.

En primer lugar, hay que ver si la persona accidentada responde, respira y si se mueve. De lo
contrario se debe realizar reanimación cardiopulmonar.
En la medida que se pueda, se debe evaluar si la fractura es una ruptura total o parcial del hueso.

Verificar si es una fractura abierta o cerrada, esto se realiza viendo si la piel se mantiene intacta

o se ha producido una herida y el hueso ha quedado expuesto.

Si persona está consciente preguntarle si sintió el ruido o chasquido que indique que el hueso se

rompió.

Revisar en este caso el brazo y ver si hay deformaciones o posturas no naturales. Mientras esto

se evalúa hay que conseguir ayuda médica.

Hay que mantener a la persona accidentada lo más cómoda posible, poner la parte lesionada

sobre algún cojín.

En el caso que se haya producido alguna hemorragia, se debe detener presionando los lados de

la herida con vendajes estériles o alguna prenda de vestir que se encuentre limpia.

No se debe mover al herido del lugar del accidente hasta que llegue personal especializado, a

menos que en el lugar exista riesgo para el.

Nunca intentar poner el hueso en su sitio.

Se deben retirar anillos, reloj, pulseras ya que puede haber inflamaciones posteriores,

provocando compromisos circulatorios.

Para disminuir la inflamación se debe aplicar hielo envuelto en toallas o telas.

En el caso que el afectado sufra desmayo o respire con dificultas, hay que procurar recostarlo

con la cabeza más abajo que el resto del cuerpo.

En el caso de existir heridas, se debe limpiar la zona afectada con antisépticos para evitar posibles
infecciones.
Se debe inmovilizar el área, realizando entablillado, para lo cual se puede utilizar madera, cartón,
plástico o diarios enrollados, colocarlos en ambos lados del hueso afectado para lo cual la tablilla
debe ser más grande que el tamaño del hueso. Para sujetarlas se puede utilizar, algún dipo de
cuerda, cordel o en su defecto telas adhesivas, se deben poner en forma estable, pero evitando
interferir con la circulación.

Todas las lesiones que parezcan fracturas deben ser tratadas como tal, hasta que el afectado sea
evaluado por un médico especialista.

Las fracturas expuestas, deben tratarse con urgencia debido a que se corre el riesgo que se
produzca una infección o haya demasiada pérdida de sangre.

Es importante, que mientras no llegue el rescatista o personal especializado no se mueva el hueso


roto, ya que se puede originar un daño mayor.

La presión aumenta por la fractura y cuando esta se comienza a recuperar, pasa la grasa hacia la
circulación llegando al corazón y ahí el material particulado impacta el pulmón.

Se debe evitar levantar el brazo fracturado en caso de que exista hemorragia ya que se pueden
dañar más los tejidos.

No se deben aplicar cremas o pomada en el lugar afectado.

Se debe contener al lesionado y demostrarle calma durante todo el tiempo que tarde en llegar el

paramédico o socorrista.
BIBLIOGRAFÍA

-IACC (2018). Sistema Óseo. Lesiones de origen laboral y técnicas de primeros auxilios para su
intervención. Salud Laboral y Primeros Auxilios. Semana 2.

-Asociación Chilena de Seguridad. (2012). Manual de primeros auxilios. Santiago, Chile: ACHS.

-Manual de primeros auxilios, Dirección de asuntos estudiantiles Universidad Católica,

Santiago, septiembre 2011.