Está en la página 1de 6

El ruiseñor, Kristin Hannah

Datos técnicos:

Título: El ruiseñor
Título original: The Nightingale
Autora: Kristin Hannah
Traducción: Laura Vidal
Editorial: Suma de Letras (GPRH)
2ª edición: marzo/2016
Encuadernación: tapa blanda con solapas
ISBN: 9788483658284
Nº pág.: 592

Sinopsis:

Francia, 1939. En el tranquilo pueblo de Carriveau, Vianne Mauriac se despide de su


marido, Antoine, que debe marchar al frente. Ella no cree que los nazis vayan a invadir
Francia, pero lo hacen, con batallones de soldados marchando por las calles, con caravanas
de camiones y tanques, con aviones que llenan los cielos y lanzan bombas sobre los
inocentes. Cuando un capitán alemán requisa la casa de Vianne, ella y su hija deben
convivir con el enemigo o arriesgarse a perderlo todo. Sin comida ni dinero ni esperanza,
Vianne se ve obligada a tomar decisiones cada vez más difíciles para sobrevivir.
La hermana de Vianne, Isabelle, es una joven rebelde de dieciocho años que busca un
propósito para su vida con toda la temeraria pasión de la juventud. Mientras miles de
parisinos escapan de la ciudad ante la inminente llegada de los alemanes, Isabelle se
encuentra con Gaëtan, un partisano que cree que los franceses pueden luchar contra los
nazis desde dentro de Francia. Isabelle se enamora completamente pero, tras sentirse
traicionada, decide unirse a la Resistencia. Sin detenerse nunca para mirar atrás, Isabelle
arriesgará su vida una y otra vez para salvar a otros.

Opinión personal:

Me atraen las novelas ambientadas tanto en la Segunda Guerra Mundial como


en la Guerra Civil Española. Y es que soy de los que piensan que no podemos decir que
nos gustan este tipo de novelas, sino que entiendo que es una manera de homenajear a las
víctimas de estos cruentos conflictos bélicos, a través de los títulos que nos ofrecen los
autores, sobre todo cuando están basados en hechos reales, o hay un claro trasfondo
histórico de esa época en el que se refleja las consecuencias que sufrieron los invadidos, o
los hechos derivados del enfrentamiento fratricida, en lo que a la guerra civil se refiere. Por
eso hoy comento las impresiones que me causaron la lectura de El ruiseñor, Kristin
Hannah.

Tras finalizar su lectura, y buscando información sobre el contenido de la trama, me


encuentro con una entrevista, que creo merece la pena leer, sobre las causas que
llevaron a la autora estadounidense a escribir esta novela.
(Avenida de la Borrdonnaise-París)

Me imagino que a muchos de quienes leyeron


El ruiseñor, les pasaría lo que a mí en las primeras páginas: me preguntaba a
dónde me quería llevar la autora con lo que nos contaba el narrador
omnisciente. Aunque lo hará desde el punto de una superviviente al horror nazi que se
traslada a París para asistir a una reunión en la que tomarán parte, sobre todo, familiares
de quienes tuvieron alguna relación con los que se jugaban la vida para salvarlos. Al final
de la novela conoceremos la identidad de este personaje, y al hijo que la acompaña, que se
quedará sorprendido ante lo que cuenta al auditorio, tras ser invitada a dirgir unas
palabras. Pero a medida que se sucedían los 39 capítulos en los que está estructurada, y tal
y como se iban desarrollando los episodios que en ellos se relataban,veía que tenía ante
mí una novela que iba de menos a más, y que su lectura se me hacía adictiva, porque
la autora me imantaba con su estilo narrativo, con el que lograba que me
resultaran impactantes todas las vicisitudes que rodeaban a los dos
personajes principales, sobre todo a medida que el conflicto bélico iba acercándose a
su fin. En este sentido, y en mi modesta opinión, entiendo que el punto fuerte de la novela
es que la autora le dio esa fuerza narrativa necesaria y precisa para causar en
el lector el efecto deseado y, sobre todo, para que no le resultara indiferente lo
que le ofrecía en el desarrollo de la trama. Creo que es de las novelas que más
sensaciones provocó en mí su lectura: si tuviese que enumerarlas, no sería capaz de
mencionarlas todas, porque seguro que alguna me quedaría en el tintero, por lo que me
quedo con el calificativo que acabo de mencionar: impactante.

También me imagino que quienes hayan leído El ruiseñor, se acordarían de personajes


como Schindler o el llamado Ángel de Budapest. Pero en esta ocasión no estamos
hablando de personajes de cierto calado social, sino de aquellos anónimos que
arriesgaron una y otra vez su vida para salvar la de los demás. En este sentido,
creo que el capítulo final es un magnífico colofón a lo que acabo de comentar, en el que el
lector se encontrará con escenas muy emotivas, y que dejan a uno acongojado tal y como se
va desarrollando, y ante el reconocimiento de lo que hicieron quienes se jugaron la vida
por salvar a sus semejantes.
(Campo de exterminio Ravensbrück)

Cuando nos disponemos a leer una novela ambientada en las guerras mundiales, o en la
civil española, nos encontramos con que el autor de turno nos ofrece en ella algunos
episodios prácticamente desconocidos por la mayoría de los lectores. En esta ocasión,
Kristin Hannah nos habla de las rutas de escape de la Francia ocupada por los
nazis y, más concretamente, de la que se estableció para repatriar, ya desde España, a los
pilotos que eran derribados cuando se desplazaban desde sus puntos de origen para
bombardear objetivos enemigos. En esta ocasión, la autora se centró en el itinerario que
seguían a través de los Pirineos. Pero también seremos testigos del comportamiento
de los mandos intermedios nazis cuando decidían instalarse en la casa de los
vecinos de las poblaciones que ocupaban. La autora también nos mostrará la
persecución de comunistas, masones o partisanos, y el destino que les
esperaba una vez capturados. Aunque tampoco se olvidará de las vejaciones
sufridas por los judíos franceses, sin olvidarme del papel realizado por los
llamados colaboracionistas. Pese al conflicto bélico, el lector comprobará también
cómo el amor estará presente en la novela. En este sentido, el lector comprobará cómo esa
relación entre la rebelde Isabelle y el partisano Gaëtan tendrá un cierto paralelismo con el
devenir del conflicto. En mi modesta opinión, me pareció un tanto forzada esa relación, tal
y como se iban desarrollando los episodios, y por el papel que desempeñaban uno y otro
personaje a lo largo de la trama. Quizás me atrajo más la relación que se iba estableciendo
entre Vianne y el capitán Beck, y me preguntaba hasta dónde podría llegar. Aunque Vianne
tendría un “inquilino” más en su casa: el despiadado Von Ritchter.
Todo esto que acabo de comentar está perfectamente reflejado a través de los dos
personajes principales: las hermanas Vianne e Isabelle Rosignol. Son dos personajes
magníficamente construidos, quienes se verán acompañados por un amplio
abanico de personajes secundarios representativos de quienes más sufrieron
la barbarie de los nazis. Ambas hermanas acapararán la atención del lector, que
comprobará a lo largo de los capítulos la evolución de una y otra y será testigo
de cómo, pese a ser dos personajes muy distintos que ven el conflicto bélico
desde un punto de vista diferente, esa distancia que las separaba al principio
terminará por desaparecer.

Como ya comenté en el tercer párrafo de esta reseña, El ruiseñor es una novela que,
en mi modesta opinión, va de menos a más. Sobre todo cuando los caminos de
las dos hermanas se separan, y seguimos las vicisitudes de una y otra a lo
largo de los capítulos, alternando su presencia en cada uno de ellos, para que
de esta forma no perdamos contacto con el papel que desempeñan en el
conflicto, plantando cara al enemigo, hasta que en las últimas páginas sus vidas
vuelven a cruzarse. Sobre todo, será Vianne quien, sin casi darse cuenta, se implicará cada
vez más en la labor de evitar que los nazis deporten a niños judíos a los campos de
concentración. Pese a que Isabelle se jugaba día a día la vida trasladando trasladando a
través de los Pirineos pilotos de los aliados caídos en combate, el lector comprobará cómo
Vianne se la jugaba con más peligro quizás, porque actuaba sabiendo que tenía al enemigo
en su propia casa, por lo que podía ser descubierta en cualquier momento, con las fatales
consecuencias que podría acarrearle.

Pese a que El ruiseñor es una novela de lectura más bien pausada, diría que es
muy dinámica, sobre todo en lo que a situaciones de riesgo se refiere para los
personajes, y en las diversas localizaciones que nos muestra la autora:
Carriveau, París, Urruña, los Pirineos, o el campo de Ravensbrück. Kristin
Hannah envuelve a los personajes en unas localizaciones magníficamente ambientadas, en
las que se nota que detrás de ellas hay una ardua labor de documentación, para que el
lector se sienta realmente trasladado a uno de los períodos más tristes de la Historia.

Biografía:

Kristin Hannah nació en 1960 en el sur de California. Después de una


infancia pasada junto al mar, su padre trasladó a la familia al oeste de Washington cuando
Kristin tenía ocho años. Durante el último año en la universidad, tuvo que enfrentarse a la
enfermedad de su madre, que padecía un cáncer terminal y con quien escribía a cuatro
manos. Años después, Kristin retomó sus escritos, de los que surgió su primer libro en
1990. Desde entonces, la autora ha ganado numerosos premios y ha publicado más de
veinte novelas de gran éxito en Estados Unidos, entre los que destacan Firefly Lane
(2008), Jardín de invierno (2010) y muy especialmente El ruiseñor (2015), con más de un
millón y medio de ejemplares vendidos y por la que recibió el Premio Goodreads a la mejor
novela de ficción histórica. Vive con su marido y su hijo en la región del Pacífico Noroeste y
Hawái.

Anthony Doerr: La luz que no puedes ver

Idioma original: inglés


Título original: All the light we cannot see
Año de publicación: 2015
Traducción: Carmen Cáceres y Andrés Barba
Valoración: bastante recomendable

Aparte de una portada y un formato bastante best-selleriano (etiqueta de prestigioso premio incluida),
La luz que no puedes ver dispone de muchos de los elementos que hacen que una novela no me
interese demasiado a priori. Por ejemplo, pronto uno se da cuenta de que está protagonizada en su
inicio por dos niños en extremos opuestos. Niños que casi no dejan de serlo en toda la novela. Niños,
cómo van a ser la mayoría de los niños en la literatura (excepto alguno), inocentes en medio de un
caldo de cultivo tan poco nutritivo como la Alemania de la eclosión del nazismo y la Francia en los
días cercanos a la ocupación. Niños que, encima, no han contado con suerte en la vida para nada.
Aquí ya los vamos presentando: Marie Laure Leblanc, francesa, ciega a los seis años, que convive
con su padre, humilde fiel custodio de las llaves de un importante Museo de Historia en París, y
Werner Pfenning, alemán, interno, junto a su hermana Jutta en un orfanato, después de que su padre
haya perecido en un accidente en la mina en la que trabajaba, y a la que Werner parece estar destinado
a trabajar, justo cuando cumpla quince años, si nada lo remedia.
Más detalles que suelen repelerme: los ancianos entrañables que cuidan a esos niños (les una o no
vínculo sanguíneo). Aquí Marie Laure tiene a Etienne, parece, enajenado tras la primera guerra
mundial, y confinado en uno de los pisos de la casa de Saint-Malo donde Marie Laure y su padre
acaban viviendo en una estéril huida, para la cual se han hecho acompañar del Mar de Llamas, enorme
diamante cuya puesta a salvo de la avaricia nazi le ha sido encomendada. Y Werner tiene a la frau de
turno en el orfanato, que le ha enseñado francés y que se da cuenta de que la habilidad de Werner con
los aparatos de radio puede procurarle un salvoconducto para eludir el futuro. En el telón de fondo,
la Segunda Guerra Mundial, las Juventudes Hitlerianas, la Francia ocupada, el gobierno títere, la
organización de la Resistencia.
A pesar de esas reticencias, desafío a cualquiera a leer las 50 o 60 páginas iniciales de esta novela y
no tener ganas de leer hasta el final.
Porque Doerr, hasta ahora desconocido para mí, aunque la solapa le atribuye una nutrida obra no
exenta de galardones de menor entidad, tiene la cualidad de narrar de una forma efectiva. Sin tomar
partido, sin azucarar, sin pretender, aunque sea imposible no tomar partido de alguna manera, definir
un mundo de malos contra buenos. Aunque en las historias sobre nazis esto está bastante complicado.
Ya sabemos. Pero la de Doerr no sobra: quizás porque La luz que no puedes ver podría ser despojada
de esos detalles y sería en su chasis una pura historia de cómo el mundo adulto y la intemperie
coyuntural acaban devastando la inocencia y la pureza de las personas. Pero las circunstancias que la
aderezan la enriquecen, y quien la lee se solaza de los tímidos avances de organización de la población
ocupada, de las perversas decisiones de los ocupadores, de la propaganda del régimen para que los
cachorros corran contentos a inmolarse, y aunque todo esté escrito otras veces y desde distintas
perspectivas (esta, por ejemplo, no presta atención más que puntualmente a toda la cuestión de la
shoah), y a pesar del poderoso aroma a best-seller, se convierte en una lectura fascinadora y
enormemente dinámica (capítulos de cinco o seis páginas como mucho), que solo acusa un final no
exactamente feliz pero sí algo a medio camino entre lo rimbombante y lo acomodaticio. Que queda
justificado y encaja, pero que encuentro algo forzado. Y ya que hablamos de un territorio literario
cercano a grandes masas, de una historia con cierta vocación de universalidad, pues ahí creo que, para
aceptarle otro nivel, y otorgarle (disculpad cierta prepotencia) un ascenso, aquí la historia es buena y
la intriga generada, notable, pero, por poner un ejemplo, no he sentido la necesidad de transcribir
ningún párrafo. O sea, que la excelencia es, definitivamente, otra cosa.