Está en la página 1de 3

ASUNTO:

PROPÓSITO: PASTORAL
TEMA: ACTITUDES QUE
MANIFIESTAN EL PODER DE DIOS

EL EVANGELIO:
MANFESTACIÓN DEL PODER DE DIOS
HECHOS 8:1-8
INTRODUCCIÓN:
La iglesia es una entidad espiritual, que vive, camina y se sostiene, en el poder
de Dios. Los milagros, las señales y muchas maravillas divinas han, son y serán
siempre el distintivo de la iglesia a lo largo de los años, pero el poder de Dios va
más allá de dichas manifestaciones, estas son importantes, pero forman parte de
un gran todo en la obra de Dios. En este pasaje encontramos una historia muy
hermosa que nos ilustra con claridad los que Dios quiere, pude y hará siempre en
medio de su pueblo, pueblo que confía y se apoya en Él. Aquí no vemos actuar a
un gran apóstol, profeta o rey, como pasa en el Antiguo Testamento, era un
diácono, o servidor, de la iglesia primitiva. Un hombre que manifestaba confianza
en Dios llamado Felipe, era un hombre común y corriente, como usted y como yo,
pero comprometido con el mensaje de Cristo y con la obra de Dios. Este diácono
actúa como misionero y atestigua un maravilloso avivamiento en un lugar llamado
Samaria, donde sabemos, la iglesia creció y se desarrolló mucho. Recordamos
que Jesús, en su ministerio, hace mención de este lugar y sabemos que ahí visitó
a una mujer pecadora, ahí también se predicó el mensaje por medio de esta
mujer, también sabemos que los samaritanos no eran bien vistos por los judíos,
pero que a pesar de esto, fue un lugar donde la Palabra de Dios se predicó, donde
el poder de Dios se manifestó y donde la verdad de Cristo se manifestó. En esta
historia vemos tres actitudes que manifiestan el poder de Dios, recordemos
que en las buenas y en las malas confiemos en Dios.

I. Si hay persecución, predica el Evangelio v. 1-4 (buena noticia)


En este relato encontramos una serie de eventos muy interesantes. El contexto
de este pasaje nos habla de una persecución organizada por los líderes religiosos
judíos. Sabemos que Pablo fue uno de los comandantes judíos que tenían la
encomienda de apresar, e incluso matar, a todos aquellos que hablaran en el
nombre del Señor Jesús. Esto produjo una movilización, con el fin de resguardar
sus vidas, de muchos creyentes. Ellos, aprovechando la situación, predicaban el
evangelio. Dice la Escritura que “Los que se habían dispersado predicaban la
palabra por dondequiera que iban” (v.4). En la versión RV60 encontramos la
palabra o frase “predicaban el evangelio” en realidad Lucas, el escritor de este
libro, está diciendo es: “todos los que salieron huyendo de la persecución,
hablaron el buen mensaje”, esto nos ayuda a comprender que, a pesar de la
dificultad, la iglesia estuvo dispuesta a predicar del mensaje salvador. El texto nos
habla de una gran persecución, de la cual muchos lograron escapar, pero
abandonaron sus casas, negocios, incluso hasta seres queridos, pero lo que
nunca abandonaron fue el mensaje de Cristo para el mundo. En los momentos de
dificultad, es importante tener la actitud positiva de hablar de la buena noticia.
Esperamos cosas grandes y maravillosas de Dios, pero cuando hay una dificultad
generalmente se nos olvida tener la actitud correcta en confianza en Dios. La
buena noticia, el evangelio, nos ayuda a reconocer que a pesar de que se habla
de muerte y dificultades, hay un mensaje de vida, una buena noticia, recordemos
que en Romanos 1:16,17 dice: “A la verdad, no me avergüenzo del evangelio,
pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los
judíos primeramente, pero también de los gentiles.”

II. Si hay confusión, predica a Cristo v. 5-8 (verdad divina)


Estas personas que salieron huyendo para samaria, una ciudad de la cual
sabemos no era muy apreciada por los judíos, pero que también sabemos que
Jesús visitó en algún momento, en incluso utilizó a un samaritano, para expresar
su verdad. Fue testigo de la verdad de Dios en Cristo Jesús. Hay algunos
resultados que salieron a luz en la predicación de aquel que da vida eterna, por
medio de la fe, a aquel que está dispuesto a confiar en él. Dice el versículo 7: “De
muchos endemoniados los espíritus malignos salían dando alaridos, y un
gran número de paralíticos y cojos quedaban sanos.” Es importante notar que
en los evangelios se hace mención de estas manifestaciones en el ministerio de
Jesús. En Lucas 4 dice: “…vayan y cuéntenle a Juan lo que han visto y oído:
Los ciegos ven, los cojos andan, los que tienen lepra son sanados, los
sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se les anuncian las
buenas nuevas.” A la pregunta que hace Juan el bautista por medio de sus
discípulos, Jesús responde de la misma manera que aparece en este pasaje de
Hechos. La verdad del caso es que donde es predicada la verdad de Jesús, el
poder del Señor se hace manifiesto. El mensaje de Cristo va más allá de solo
palabras, el evangelio del Señor va más allá de un conjunto de enseñanzas
bonitas, la verdad de Cristo es en sí la manifestación de su poder en acciones y
hechos reales. En la Biblia no encontramos estos eventos dichos de manera
complicada, no hay señal de duda en que la verdad de Cristo estaba acompañada
de sus acciones y hechos poderosos. Si hay confusión, no hay que dudar, ahí se
necesita la verdad de Cristo, la cual no solamente son bonitas enseñanzas, son
hechos. Hay un candidato a la política que siempre decía: “hechos, no
palabras”, con Jesús son palabras, y buenas palabras, pero acompañadas con
hechos. No se puede hablar de Jesús sin ver sus manifestaciones.

III. Si hay obstrucción, predica el Reino v. 9-12 (poder de Dios)


En esta historia también podemos percibir que, a pesar de que todo marchaba
bien para el evangelio, no faltaba una mosca en la sopa. Siempre hay personas
que tratan de obstruir la obra de Dios. En el caso de este hombre llamado Simón
sabemos que “se hacía pasar por alguien importante”, lo que esto nos indica
que hay personas que buscarán siempre, por una razón u otra, sacar provecho de
las circunstancias, este tipo de personas, siempre obstruyen o estorban en la obra
del evangelio. Es fácil engañar a muchas personas por medio de la manipulación o
alguna otra cosa, pero no puede disfrazarse el poder de Dios. A este hombre
“Ricos y pobres le prestaban atención, y decían: «Este hombre tiene lo que
se llama el gran poder de Dios.» La gente que lo escuchaba y miraba lo que
hacía, creía que actuaba bajo el poder de Dios, pero vemos que Felipe interviene
y cambia las cosas ya que él “les anunciaba las buenas nuevas del reino de
Dios”, lo cual cambió el panorama en el corazón de las personas al punto que
llegaron a bautizarse hombres y mujeres, declarando así, ya no la confianza en un
hombre engañador, sino en Cristo Jesús. El mensaje del reino de Dios, que es el
poder de Dios para salvar, es más que suficiente para convencer a las personas
de generar un cambio de vida. Hay muchas personas engañadas en el mundo,
que buscan soluciones fáciles o conveniente, es más, muchas personas llegan a
buscar el “reino de Dios” solo cuando tienen dificultades, al salir de ellas, se les
olvidó lo que Dios hizo en ellos, y se regresan a esa pasada manera de vivir. El
Reino de Dios, la manifestación del poder de Dios, en el mensaje del evangelio, da
vida al que está muerto en sus delitos y pecados.

CONCLUSIÓN:
Ciertamente no estamos viviendo en un tiempo de persecución, por lo tanto,
debiéramos de sacar ventaja y hablar del reino de Dios, plantear la verdad de
Cristo que es vida, salvación y sanidad, que es la buena noticia que produce
perdón de pecados. Si tenemos esta bendición ahora, procuremos hablar de
Cristo a toda criatura.