Está en la página 1de 21

Valentín Letelier y la recepción del positivismo en Chile.

Alcances, límites y expectativas historiográficas

Ignacio Sarmiento P.

I. Introducción

Aproximarnos al trabajo particular de un intelectual resulta complejo en diversos
sentidos. No solo por el camino metodológico que se decida seguir, sino también por la
infinitud de fuentes (en el sentido más amplio) que son susceptibles de ser usadas. Para
el presente caso, nos centraremos en un autor particular, el intelectual chileno Valentín
Letelier (1852 – 1919).
En términos metodológicos, hemos decidido utilizar la propuesta que el
historiador inglés Quentin Skinner plantea en su famoso artículo “Significado y
comprensión en la historia de las ideas”. En primer término, y tal como lo señala el
autor, lo que nos abocaremos a establecer es “una explicación no sólo del significado de
lo que se dice, sino también de lo que el escritor en cuestión pudo haber querido decir al
decir lo que dijo”1. Para poder llevar esto a cabo, es necesario incorporar en el análisis
una serie de elementos esenciales, principalmente vinculados al contexto de producción
de la obra, y a la situación particular del autor. Es precisamente a este aspecto al que se
refiere Skinner al señalar el énfasis que se debe poner a establecer “lo que está haciendo
cuando lo dice”2. Asumir esto nos sitúa en un punto de inicio en el cual se niega
cualquier tipo de continuidad de ideas “puras” o “eternas”, y se entiende más bien cómo
tal o cual autor –para este caso Letelier- entendió, percibió y transmitió dicha idea.
Ahora bien, un elemento que no se puede dejar de lado es la influencia de uno u otro
autor en nuestra figura central. Si buscamos percibir las influencias o las relaciones de
manera netamente textual entre los autores, no tendremos una visión errada, pero sí
quizás incompleta. Es por esto que, dentro de la multiplicidad de relaciones que pueden
existir, tanto a nivel textual como personal, trataremos de identificar a los principales
interlocutores de Letelier, lo que sin duda trasciende barreras geográficas y temporales.
En síntesis, se busca superar el análisis meramente textual de la obra de Letelier,

1
Skinner, Quentin. “Significado y Comprensión en la Historia de las Ideas”, En Boccardo, Enrique (Ed.).
El giro contextual. Cinco ensayos de Quentin Skinner y seis comentarios. España: Tecnos, 2007. p.91
2
Ibíd., p.95

intentando establecer las diversas relaciones y situaciones que experimentó, o pudo
haber experimentado, al momento de escribir la obra en análisis. De este modo, se
podrán establecer conjeturas en torno a la intencionalidad del autor con respecto a su
obra, y a quiénes podría haber ido dirigida. Además, debemos establecer que todo autor
responde a un contexto en el cual se encuentra inmerso, por lo tanto, prescindir de esta
superficie en la cual se encuentra situado el autor provocaría, a nuestro modo de ver, un
análisis incompleto.
Una vez establecido lo anterior, cabe señalar que de la basta producción de
Letelier, generaremos este primer acercamiento a través de una obra en particular. Esta,
fue redactada por el autor para participar en un concurso de memorias organizado por la
facultad de Humanidades de la Universidad de Chile en 1886, cuya convocatoria
llevaba por título ¿Por qué se rehace la historia? Letelier fue premiado en dicho
certamen y su trabajo fue publicado dos años después con un título homónimo al de la
competencia. Será sobre esta única obra que se llevará a cabo el presente análisis. No
obstante lo anterior, no podemos dejar de lado un marco sincrónico de análisis que
abarcará principalmente desde la década de los 70 hasta la redacción de la obra antes
mencionada (1886). En es base a esto que podremos establecer las principales líneas de
la investigación, ya que estableceremos las relaciones que había logrado establecer hasta
el momento de la redacción, las lecturas a las que pudo haber tenido acceso, y las
principales ideas e influencias que adopta y aplica a la disciplina historiográfica. Está
demás señalar que nos centraremos principalmente en las relaciones que el intelectual
tuvo con sus pares santiaguinos, aunque intentaremos, en la medida de lo posible,
abordar las posibles relaciones que haya podido sostener en su estadía en Europa a
principios de la década del 80.
La presente investigación intenta centrar el análisis en torno al concepto de
positivismo. Entendiendo que este puede llegar a ser complejo, no nos abocaremos a
definirlo en términos dogmáticos, sino más bien a reflexionar en torno a cómo es
recepcionado por Letelier, mediante qué caminos y obras, y con quiénes pudo haber
compartido estas ideas. Además, debemos entender que al hablar de positivismo se
activa una red de relaciones “positivistas” tanto con el medio intelectual nacional y
extranjero, teniendo presente, claro está, que sus principales interlocutores son sus
contemporáneos santiaguinos. En este sentido, no propondremos una hipótesis que guíe
nuestro trabajo, sino más bien un desarrollo que gire –en la medida de lo posible- en
torno a esta concepción.

publicada en 1842. no obstante. y que le valió el mayor reconocimiento fue Curso de filosofía postivista4. Es principalmente la literatura.cl/temas/index. donde encontramos diversos exponentes como Balzac y Stendhall. Por esos años. se encontraba imbuido en el romanticismo. . No resulta factible identificar la totalidad del campo al cual está dedicada una obra. Valetín Letelier y la situación chilena en la segunda mitad del Siglo XIX Valentín Letelier nació en Linares en 1852 –bajo el gobierno de Manuel Montt- hijo de una familia agricultora y aristocrática de la zona. Desconozco si existe un vínculo directo entre ambas. tanto metodológica como temática a esta materia. la corriente de mayor influencia en Francia es la del positivismo de Comte. el panorama intelectual latinoamericano general. las que comienzan a ser influidas por las corrientes europeas que transitan a lo largo de todo el siglo XIX. Pese a su ascendencia ligada al campo y la agricultura. por nombrar solo algunas. Se deben asumir una serie de limitaciones propias de un trabajo de este tipo.memoriachilena. principalmente el ámbito literario. Su principal obra. Sin embargo. Esta corriente. y en menor medida la historia. la llamada “generación del 42”. El realismo compartía su lugar privilegiado en el escaso círculo literario e intelectual con ciertos escritores de tendencia romántica como Eusebio Lillo y José Victorino Lastarria. tuvo un importante eco en escritores como Francisco Bilbao y Alberto Blest Gana. la filosofía y la historia recibían también una directa influencia de la “ciudad de las luces”. así como tampoco una acabada aproximación a los usos Lingüísticos de la época. solo algunas disciplinas o artes habían logrado generar un desarrollo en nuestro subcontinente. es interesante que esta obra haya sido publicada el mismo año al que se asocia el nacimiento de una de las primeras “generaciones” de intelectuales chilenos. traída principalmente de Francia. no solo la literatura se encontraba afectada por la influencia extranjera.asp? id_ut=valentinletelier(1852-1919)educadorypensador Última visita realizada el 3-10-2010 a las 18:40 hrs 4 Solo a modo de curiosidad. Por aquellos años. II. Letelier cumplió con su educación primaria en la ciudad de Talca. Debemos tener presente que. para luego trasladarse finalmente a Santiago en 1867 para ingresar al Instituto Nacional3. 3 Memoria Chilena. lo que sí se intenta generar es una primera aproximación. Sin embargo. Para la época que Letelier cursó su educación escolar. el panorama intelectual chileno se encontraba fuertemente marcado por la literatura “realista”. a mediados del siglo XX. creo que es interesante señalarlo y tratar de indagar un poco más al respecto. Disponible en http://www.

dentro de la elite ilustrada a todas las tendencias que se sucedieron después de la escolástica colonial”5. Si bien destacan importantes aportes como el inmenso estudio exploratorio de Leopoldo Zea. 1997. 204-205 . pp. sobre todo si tomamos en cuenta la importantísima influencia que ejerció en los diversos ámbitos de la vida de sus habitantes. “Espiritualismo y positivismo”. a esto. quien señala que “el método histórico de Comte y la ley de los tres estados ofrecieron a los liberales una doctrina coherente para mostrar que <las verdades religiosas carecen de la evidencia de las verdades científicas>”7. Historia de las ideas y de la cultura en Chile. Hugo. Tomo I. Letelier se vio enfrentado a las manifestaciones concretas de las ideas positivistas en la ciudad que lo había recibido. son pocos los autores que se han consagrado a este trabajo. Una vez que terminó sus estudios en el Instituto Nacional ingresó a estudiar derecho en la Universidad de Chile. comenzó a trabajar como profesor de historia en un liceo de la capital y como inspector en el Instituto Nacional.332 6 Ibidem 7 Subercaseaux. Madrid: Trotta. si intentamos adentrarnos en el contexto en que se encuentran los actores. Es complejo plantear una respuesta al por qué de la gran influencia del positivismo en nuestro subcontinente. La recepción del positivismo en América Latina no ha recibido el debido estudio que merece. en Roig. Mientras estudiaba. Santiago: Universitaria. Sin embargo. Uno de ellos es Hugo Biagini quien plantea que “la impronta positivista tuvo una singular resonancia en América Latina. p. añade que el positivismo latinoamericano “estuvo fuertemente impregnado por un talante prometeico que sostenía la perfectibilidad a través del cambio paulatino y una incontenible renovación en los más variados órdenes de cosas”6. 2000. En este sentido. la filosofía positivista es una importante herramienta de la cual dispone la clase política –a la que por aquellos años pertenecía casi la totalidad de intelectuales latinoamericanos. donde no solo logró arraigar con mayores energías que en otras latitudes. sino que también excedió en predicamento. En la primera mitad de la década de los 70.para implementar políticas que apunten al desarrollo y progreso de las emergentes naciones con el fin de superar el “estadio” de atraso en el que se encuentran. una posible respuesta radique en que el positivismo presenta una serie de elementos que permiten la justificación tanto de los diversos procesos que se han estado llevando a cabo como de los que estarán por venir. Arturo (ed) El pensamiento social y político iberoamericano del siglo XIX. De similar opinión es Bernardo Subercaseaux. La renovación de Santiago por parte de Vicuña Mackenna es considerada como uno de los pilares fundamentales de implementación de políticas 5 Biagini. Volvamos a Letelier. Bernardo.

el ministro Cifuentes. Santiago: Universitaria. y que se encontraba presidido 8 En aquel año. Se terminó en 1871 el último gobierno de los llamados “decenios”. Esto no resultó ajeno a Letelier. p. Esto generó disturbios y conflictos por parte de los estudiantes y profesores. quien ya se encontraba en la Universidad de Chile.las doctrinas positivistas que acababa de conocer. Luis. El círculo que crea Lastarria en torno a la Academia genera ciertos vínculos con otro grupo de intelectuales dados a la obra de Comte. p. “El positivismo en el derecho penal chileno. Diego Barros Arana. existió en Chile. la década de los 70 fue álgida.racionales positivistas. que habrá de ser clave para la conformación tanto intelectual como política del joven Letelier. p. pero vio cómo se atentaba contra la educación y contra su maestro. Esto. quien fue rector del Instituto Nacional entre 1963 y 1973. Valentín Letelier y su obra. un club de lectura abocado a la lectura de las obras de Comte y Littré. vol.32 . y comenzó a regir el período de los llamados “gobiernos liberales”. Este momento se caracterizó por los constante enfrentamientos entre la Iglesia y el Estado liberal (de una clara tendencia hacia el positivismo en las líneas más generales). los años en que el joven Valentín completó su enseñanza humanística. 1937. uno de sus principales miembros era el mismo José Victorino Lastarria 9. El vínculo que existe entre ambos no es menor. fue precisamente este último bando el que sedujo a Letelier. Sin embargo. Julio 2007. con José Joaquín Pérez. nº 1. al llegar a sus manos la reedición del Curso de filosofía positivista editada y prologada por Littré en 186411. Lastarria habría tenido su primer acercamiento con la obra de Comte recién en 1868. 9 Galdames. En términos políticos.31 10 De la lectura del artículo de Matus se rescata cierta sensación de querer situar la relevancia de un abogado en la influencia chilena de la época. El nexo entre Lastarria y Letelier se establece en la medida de que el primero asumió la creación de la Academia de Bellas Letras. Valentín Letelier y su obra. Fue quizás de la mano de Barros Arana que Letelier tuvo sus primeros contactos con la filosofía positivista. quien ya había sentido cierta atracción hacia la política debido a algunas situaciones que se habían presentado hacia 18738. XX. Jean Pierre. En esta misma década. pero es un poco arriesgado aseverar que no se conocía el positivismo en los principales intelectuales previo a la aparición de Letelier en la escena. en parte. podemos plantear que un vínculo interesante entre la historia y la filosofía positivista se aprecia en la relación que establece Letelier con el historiador Diego Barros Arana. busca desestimar la hipótesis que propone Jean Pierre Matus de que el positivismo habría entrado a Chile de la mano de Letelier10. Ver Matus. perteneciente al partido conservador. Por supuesto que no se duda. y para ser más específicos en Santiago. Análisis sincrónico y diacrónico de una doctrina de principios del siglo XX que se mantiene vigente” en Revista de Derecho. donde logró establecer –en la medida de lo posible. 177 11 OpCit. decidió cerrar el Instituto Nacional despidiendo así a su rector. las palabras que abren la obra que aquí pretendemos analizar rezan precisamente “A don Diego Barros Arana”.

Este punto es importante ya que marca su unión entre la vida política y el desarrollo de la educación. allí además tiene su centro de operaciones el partido radical de los Matta y de los Gallo.por Jorge Lagarrigue. totalmente absorto en la atmósfera positivista santiaguina. pues.a sus estudiantes. sino también en la “prusianización” del ejército chileno una vez acabada la Guerra del Pacífico. pero no fue militante de este. y fue allí donde tuvo su primer acercamiento hacia la obra de Comte. En estos momentos no podemos plantear ni afirmar a quiénes hace referencia Subercaseaux. esa ciudad sea uno de los focos más importantes de difusión positivista”12. Subercaseaux señala que siendo el “principal enclave minero del país. Si bien en aquellos años París era para muchos “la capital del mundo”. queremos rescatar la idea que existe en ese lugar un importante círculo positivista. momento en que volvió a Santiago y fue electo como vicediputado por su región natal. 12 OpCit.206 . fue designado por el gobierno de Federico Santa María como secretario de la embajada chilena en la recientemente unificada Alemania. Su entrada formal en la política fue a fines de la década del 70. al margen de su desarrollo intelectual. Letelier ingresó a este grupo. todo esto por supuesto. en 1881. Alemania representaba un importante modelo de desarrollo a imitar. donde no resulta difícil inferir que traspasó en cierta medida sus ideas positivistas –quizás aún en gestación. Para 1875. en el que sin duda es complementado por la figura de Letelier. por aquellos años Copiapó no era un lugar secundario en términos de pensamiento. y al término de esta. esto parecía limitarse a las artes y la filosofía. que en la década de 1870. podríamos sentirnos inclinados a pensar en la poca relevancia que esto pudo haber tenido para su desarrollo intelectual. Este es su primer paso a tiempo completo dedicado a la educación. p. Con dicho cargo pasó la Guerra del Pacífico. sino más bien se unió al Partido Radical. Para muchos. lo que no sólo se aprecia en la búsqueda de un modelo educativo similar al alemán. No es casual. Letelier obtuvo su título de abogado y fue contratado para trabajar como profesor de Literatura y Filosofía en el Instituto de Copiapó. Por esos años. Historia de las ideas y de la cultura en Chile. Si bien mirado desde hoy. Letelier se encontraba fuertemente vinculado al partido liberal. no obstante. se entiende la primera línea férrea. Uno de los principales planes del gobierno era tratar de aprender con respecto al modelo educativo alemán con el fin de importar dichas ideas a nuestro país.

su rechazo al gobierno de Balmaceda lo obligará a trasladarse a Iquique El hecho del viaje a Alemania no es menor dentro del presente desarrollo. Previo a este.17 . Sin embargo. con la que resultó vencedor. No obstante. Letelier no había publicado ni participado de forma “creadora” dentro del ambiente intelectual chileno. Llama un 13 Fuentealba.tendrá una construcción sólida en los pilares del positivismo de Comte y. 1990. obra que analizaremos a continuación. se encuentra en un constante e interesante diálogo con múltiples textos y autores. con poco más de sesenta páginas. Este viaje es esencial para nuestros propósitos. III. como podremos apreciar. y sentará un importante precedente para la historia de la teoría y filosofía de la historia en Chile. Es precisamente la memoria presentada para la Universidad de Chile. Las líneas que presenta el texto son múltiples. las que le permiten hacerse un espacio importante dentro del escenario intelectual santiaguino. busca solucionar uno de los principales problemas de la historiografía. ya que es a partir de este que Letelier logra dar un paso importante con respecto a sus compañeros del campo intelectual chileno. durante su estadía en Alemania el intelectual chileno no solo entró en contacto con las principales formas de educación (que se tradujo en un informe presentado al gobierno de Chile bajo el título de “Las escuelas en Berlín”). Esto se manifestará en 1886 al ganar el concurso de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Chile con el texto ¿Por qué se rehace la historia?. sino también con la obra de filósofos e historiadores europeos que aún no eran del todo conocidos en Chile. La filosofía de la Historia en Valentín Letelier. Leonardo. Esta tesis. junto con otra obra sobre filosofía política creada el mismo año. Santiago: Universitaria. que se vincula a la constante reescritura de la historia. p. es en 1886 cuando Letelier llevó a cabo la “primera exposición sistemática de sus reflexiones sobre la realidad y la teoría histórica”13. es el diálogo que el autor parece establecer con diversos intelectuales tanto europeos (en su mayoría) como chilenos. Esta obra fue compuesta a su regreso de Alemania para participar del concurso homónimo organizado por la Universidad de Chile. ¿Por qué se rehace la historia? A juicio de Leonardo Fuentealba. La respuesta que propondrá Letelier –y que aquí analizaremos. Tal vez lo primero que podemos apreciar y que resulta altamente interesante.

el fin último de Letelier es la desaparición misma de la historiografía. la división pasa a ser binaria. con el fin de explicar su hipótesis. Sin embargo. Lo que Letelier busca establecer es. Las principales figuras a las que alude Letelier en su obra son el sociólogo y filósofo inglés Thomas Buckle. Vale decir. Ahora bien. y con ello. es importante señalar que para Letelier los historiadores de tiempos pasados no son menos importantes ni repudiables. 1888. Letelier hace un importante repaso por diversas historiografías.entre los tres estadios de evolución (teológico. llevarla a su etapa máxima y final. a grandes rasgos. Ahora bien. los guiños y el uso de su terminología es clara. siendo que –como ha demostrado Zea. p. y es quizás este el punto más conflictivo para los historiadores. Si buscásemos resumir la idea central de su propuesta.poco la atención que diversos intelectuales latinoamericanos no figuren en las páginas de Letelier. que la época actual es la llamada a convertir a la historia (historiografía) en una ciencia. Sin embargo. entre aquellos que poseen y los que no poseen el espíritu positivo. y por tanto. Diego Barros Arana. metafísico y positivo). cada sociedad la ha reescrito con el fin de acercarse a esta. Incluso. el francés Augustin Thierry el mismo Comte. lo podríamos resumir en que la “historia” se rehace constantemente porque aún no ingresa a ser parte de las “ciencias”.el positivismo como corriente tuvo un fuerte eco en toda la región. En este sentido. no posee aún el status de verdad que estas poseen. Ellos representan una época que aún no había madurado al grado tal de alcanzar el espíritu científico. dentro de las primeras cosas que establece es que “las primeras historias que se escribieron en la antigüedad i aun casi todas las que se escribieron en la Edad Media se hacen notar por su carácter. para una finalidad netamente historiográfica. Valentín. Así. sino que por el contrario se les utiliza como ejemplos de grandes e importantes trabajos. En primer lugar. podemos aventurarnos a afirmar que si bien reconoce los tres estadios de desarrollo de la humanidad. cual es la carencia absoluta de criterio positivo”14. ¿Por qué se rehace la historia? Santiago: La libertad electoral. Si bien Letelier no alude explícitamente a la figura de Comte sino hasta bien adentrado en su trabajo. tal es el caso de los hermanos Amunátegui y de su mentor. han fracasado en su intento. y la historia ha mutado innumerables veces hasta la época actual (de Letelier). para llegar a esta conclusión. principalmente europeas. Las figuras del ámbito intelectual chileno son mucho menos trabajadas. no existe mayor diálogo con sus propuestas. 14 Letelier. establece las distinciones –aunque no del todo claro en términos históricos.6 .

que haya tenido acceso a los textos originales 15 Ibíd. sabemos que aquello no ocurrió. y una vez que eso se concrete. Lo anteriormente mencionado es –en líneas muy generales. es muy probable que dicho ejemplar no se haya conocido en Chile. Vale decir. se dejará de rehacer la historia. Hemos planteado anteriormente que la obra de Comte es uno de los pilares de la propuesta de Letelier..Esto se llevaría a cabo puesto que el rol de la historia no ha de ser –y esto es interesante- el estudio de los grandes hombres y los grandes acontecimientos. sino muy por el contrario. a saber la estática y la dinámica”16. uno de los objetivos es poner en relación este texto con otros textos que la anteceden para tratar de establecer vínculos e influencias entre los autores. que dominase esta lengua nos permite de una u otra forma. pero no es la intención del presente trabajo centrarnos en la crítica de su propuesta. que el estadio final de la evolución historiográfica es la sociología.40 16 Ibíd. ¿Quién es el autor más mencionado en el texto? La respuesta no se discute. ya que pondría en duda que la intención de Comte es un traspaso de las ideas del filósofo francés a la historia. a semejanza de la astronomía i de la biolojía. Henry Thomas Buckle. en dos partes fundamentales. y que el conocimiento del francés por parte de Letelier le haya permitido acercarse a esta obra. p. Es por lo anterior que afirma que “la Historia misma dejaría de ser un estudio independiente e inconexo i se ennoblecería i asumiría el título i el carácter de lo que enolójicamente se ha apellidado sociolojía”15. Además. y como se mencionó anteriormente. En palabras del propio Letelier. y la que posteriormente sería extendida a más de 800 páginas bajo el título de La evolución de la Historia. el estudio debe centrarse en la búsqueda de las leyes generales que rigen a la humanidad. Sin embargo. Ahora bien. Sin embargo.. Esta subordinación a la naciente disciplina se debería que es esta la llamada a abarcar las dimensiones diacrónicas y sincrónicas de la historia de la humanidad.la propuesta con la cual Letelier obtuvo el premio del certamen. Surge así una segunda pregunta. La versión a la que hace referencia Letelier es a la edición en francés. La obra a la que recurre Letelier constantemente es probablemente su texto capital: Historia de la civilización en Inglaterra. “la sociolojía se debe entender dividida. hay un elemento que no deja de ser llamativo. sin embargo. Demás está decir. p.61 . de ser esto así ¿por qué no es citado a lo largo de todo el texto? Esta primera pregunta es bastante problemática.

los alemanes de Alemania. 1965. ¿Por qué se rehace la historia?. y por otra en reconocer la labor a importantes personajes. por lo tanto. Montevideo. 18 OpCit. La principal crítica que genera hacia las historiografías es el hecho de centrarse en narrar las historias nacionales como situaciones independientes del desarrollo global de la humanidad. cada cual hace jirar toda la civilización europea alrededor de su propia patria”18 Cuando Letelier visitó Alemania. Al respecto señala que “son. Junto con lo anterior. Es precisamente a través de la obra de Buckle que Letelier realiza el recorrido para demostrar el estado primitivo de los historiadores de antaño. Europa se encontraba en uno de los mayores momentos de auge de las “historiografías nacionales”. influenciado en gran parte por la 17 Diccionario soviético de filosofía.de Comte. entró en contacto con el desarrollo historiográfico de los países europeos. Si lo planteamos en términos muy generales. por un lado en las críticas que vierte hacia la forma incorrecta de llevar a cabo el ejercicio historiográfico. p. y la preponderancia que posee el espíritu positivo en la investigación histórica. la propuesta de Buckle es criticar “la interpretación teológica de la historia y se propone descubrir las leyes del proceso histórico”17. la obra del primero fue publicada a fines de la década de 1850..htm Última visita realizada el 3-10-2010 a las 20:05 hrs. Además. los italianos de Italia. lo que se evidencia en que las pocas referencias que hace al Curso de filosofía positivista sean a su vez de la edición en francés. No obstante. Esto se refleja.filosofia. en efecto. el ejercicio que lleva a cabo Buckle es la concreción de los supuestos teóricos de Comte en el caso particular de Inglaterra. ya sea en Chile o estando en Alemania. No disponemos en este momento de los medios para establecer si existe una relación entre Buckle y Comte.19 . Ediciones Pueblos Unidos. i apasionados los franceses de Francia. etc. Es importante indicar que no es factible que Letelier haya conocido directamente a Buckle ya que este se encontraba fallecido desde hace unos veinte años antes del viaje a Alemania.org/enc/ros/buck. se desprende que el autor. hasta ahora mui pocos los historiadores que se elevan a la altura necesaria para entender el horizonte de observaciones para dar miradas que abracen el conjunto de las sociedades (…) los más son particularistas que a semejanza de los antiguos se dedican a escribir la historia de una nación antes de conocer las leyes jenerales de la Historia Universal. Disponible en: http://www. la obra de Comte ya circulaba por Europa.

1981. las pocas traducciones y ediciones que existen en español de su obra hacen bastante difícil el acceso para un público masivo. en The Secret of world history. están en el horizonte historiográfico al que se enfrenta Letelier. Sin embargo. con solo esponer para esplicar los acontecimientos las causas jenerales que los han ocasionado. Ranke. Lo interesante es que en la segunda mitad del siglo XIX. New York: Fordham University Press. Es interesante que se refiera a Ranke para ejemplificar ejemplos contemporáneos de desarrollo de este tipo de nueva historiografía. la mayor influencia que se recibe en Francia viene desde Alemania. Desconocemos si Letelier conoció a Ranke estando en Alemania. no obstante. en términos historiográficos. 20 OpCit. Leopold. Podemos ejemplificarlo con introducción de su libro Historia de las naciones latinas y teutonas. sí sabemos que conoció su obra. sin embargo. ya que en muchos casos los rescata por sus tentativas de romper algunas tendencias historiográficas. Thierry y Ranke. pp. 60-61 21 Ranke. Figuras como Michellet. p. “Introduction to history of the latin and teutonic nations”. Fustel. donde señala “a strict presentation of the Facuss. ya que murió solo unos años después del regreso del intelectual chileno. Ranke es quizás uno de los historiadores más criticados por su “positivismo”. por nombrar solo algunas. como bien se sabe. 19 Esto bien podría extenderse hasta nuestros días. Es. Es por esto que es interesante el caso de Letelier y su relación con la obra de Ranke. Mommsen. is the development of the unity and the progress of the events”21.consolidación de los estados nacionales. y lo seguirá siendo por mucho tiempo más. is the highest law. sin embargo. Quisiera hacer un pequeño paréntesis. A second. al parecer no existe un mayor vínculo entre este país y la intelectualidad chilena19. es conocido por sentar las bases del historicismo alemán y por generar una importante influencia en la escuela historiográfica francesa. lo que en general está haciendo a la sazón el historiador alemán Rancke”20. Si bien como hemos dicho. contingent. como ya hemos mencionado anteriormente. quisiera detenerme en uno. for me.58 . Letelier señala ya hacia las páginas finales de su obra que “la historia entera de la humanidad se podría escribir fácilmente sin mencionar un solo personaje. Monod. ¿Por qué se rehace la historia?. un breve repaso por algunas de las obras del historiador alemán ayudan a poner en duda la visión que posee Letelier de su obra. Sin embargo. Lavisse. el alemán Leopold Von Ranke. and unattractive though they may be. es París el lugar que interesa a la mayoría de los intelectuales latinoamericanos. son muchos los autores que son nombrados por Letelier. la que se concretó en la revista Revue Historique. Guizot. Sin embargo. no es lapidario con todos ellos. por ejemplo.

el que va evolucionando a través del tiempo. Auguste. Discurso sobre el espíritu positivo. analizar dos casos particulares sobre los cuales quisiera detenerme. que si bien pueden haber compartido ciertos criterios como el de objetividad (pese a que según Fuentealba la postura de Ranke fuese mucho más radical que la de Letelier22). hemos establecido en líneas muy generales las principales líneas de la obra de Letelier. No obstante. la relación que mantiene Letelier con los intelectuales chilenos. Letelier no persigue los mismos fines que el historiador alemán. inmediatamente agrega que “el primero estado debe considerarse siempre. Quizás sea necesario que establezcamos.69 . desde ahora. La filosofía de la historia en Valentín Letelier. el segundo que no constituye en realidad más que una modificación 22 OpCit. es la relación que se puede establecer a partir de la lectura y de la información que tenemos con el creador de la corriente posititivista Auguste Comte. que las denominaciones habituales de teológico. y la relación que pudo haber establecido con ciertos autores tanto contemporáneos como pasados. IV. En esta. La influencia de Comte En las páginas anteriores hemos intentado dejar en claro que la obra de Auguste Comte es fundamental para entender el texto de Letelier. Algún escéptico podría plantear que quizás Letelier no leyó a Ranke.27 23 Comte. Lo que sí podemos establecer es. Madrid: Biblioteca nueva. el primero. lo que se evidencia claramente en su libro La historia de los papas. una de las principales preocupaciones del historiador alemán son los “grandes hombres”. algunas de las principales premisas del filósofo francés. metafísico y positivo podrán clasificar aquí suficientemente”23. como provisional y preparatorio. La humanidad está sujeta de forma inevitable a “pasar sucesivamente por los tres estados teóricos diferentes. p. Cierre paréntesis Hasta el momento. p. y la segunda. es una posibilidad que no podemos negar. Una de sus tesis principales es la llamada “ley de los tres estados”. Eso es lo que pretenderemos establecer a continuación.Además de los “hechos”. en líneas extremadamente generales. no hemos indagado lo suficiente las bases sobre las cuales se realiza esta afirmación. en términos generales. Nos queda por tanto. 1999. se afirma que existe un desarrollo intelectual de la humanidad.

Ahora bien. Una vez sentado lo anterior. es en el que consiste.54 . 25 Ibíd. Es interesante además. Comte establece que el punto final. podemos identificar de forma clara. vemos claramente de qué forma Letelier extrapola el concepto de “ley” de las ciencias. por tanto. señala lo siguiente: “Entre tanto.. ¿Por qué se rehace la historia?.80 26 OpCit. para lo único que prestan servicio. es necesario subordinar la imaginación a la observación de los fenómenos. las líneas de influencia que se evidencian a lo largo del texto. los largo reinados de los tiempos primitivos i otros hechos tradicionales son tan absurdos en la forma en que se les refiere de ordinario como lo es la detención de la tierra en el espacio para los que conocen las leyes físicas”26.. 24 Ibidem. realmente. lo que Letelier realiza en su texto es una apropiación y adaptación para la teoría (y también filosofía) de la historia tal como él la entenderá. el régimen definitivo de la razón humana”24 Para poder establecer lo anterior. en este. Para abordar esto. esto en última instancia se convierte en un medio ¿Para qué? Para establecer que “en las leyes de los fenómenos es en lo que consiste. y lo aplica al plano histórico. fin de conducir gradualmente al tercero. p. los hechos. p.9 Énfasis personal 27 Ibíd. Mientras se refiere a la historia de Roma y los mitos que la rodean. No obstante. No debemos olvidar sin embargo. ya que Comte señala que el empirismo puede resultar igual de funesto que otras visiones si se le radicaliza. la ciencia”25. Uno de los primeros rastros a los que hace referencia Letelier es al constante uso del concepto de leyes generales. señalando que para que esta exista “solo se requiere que haya una fuerza constante capaz de realizarlo siempre que las circunstancias lo permitan”27. p. En la cita anterior. En este sentido. disolvente de aquel. lo que bien podríamos denominar como “empirismo”. que la propuesta de Comte es una Filosofía de la Historia. para quienes conoce las leyes de la historia. en todos los géneros. no supone más que un simple destino transitorio. que posee una fortaleza arraigado más en lo teórico que en lo “histórico” propiamente tal. que Letelier propone una definición para su concepto. la meta del desarrollo de la humanidad está dado por alcanzar el estado de “ciencia”. debemos ser cuidadosos. la existencia de Rómulo i de sus inmediatos sucesores. y que en parte es lo que propone Comte. es para determinar las leyes “naturales” o “generales” que rigen a la humanidad. el único plenamente normal.

hay una idea muy 28 Ibíd. hay importantes precisiones en lo que respecta a las leyes generales de la historia. Debemos tener en cuenta.20 32 Ibíd. podríamos señalar que “las historias corrientes. ni critica a semejanza de la metafísica”30 Ahora bien. Letelier critica los textos históricos que se limitan a ser una simple “narración cronolójica de algunos acontecimientos políticos i militares.29 31 Ibíd. p. como sirven las de toda ciencia.. Esto se evidencia tanto en algunos títulos de los capítulos que componen la obra.. para esplicar fenómenos análogos i a modo de norma del humano criterio”31. Si buscamos concretar su aguda crítica en pocas palabras. Podríamos decir que su esfuerzo es valorizar el trabajo de Buckle.. Otro elemento en el que nos sostenemos para afirmar la influencia de las ideas de Comte es el continuo uso de la palabra “positivo”. y extraer de allí las leyes generales que rigen la historia. El esfuerzo de Letelier apunta a la aplicación de dichos postulados a la historiografía como disciplina. por ejemplo: “Carencia de criterio positivo” y “Las ciencias forman el criterio positivo”. a narrar los actos de tales o cuales varones ilustres. p.17 Énfasis personal 29 Ibíd. Señala que “uno de los caracteres que más distinguen a la verdadera ciencia es que ella no dogmatiza a semejanza de la teolojía. p.22 33 Ibíd. En este marco. quien quiere esplicar de una manera positiva un hecho”28. p. o “de dos maneras diferentes han conspirado las ciencias a renovar la Historia. Como hemos podido apreciar. que los postulados comteanos se vinculan más con una construcción teórica filosófica que con la historia. De esto. p.. como ya se ha dicho. se sigue que “todo el pasado de la humanidad es obra de unos cuantos hombres distinguidos que han desempeñado los papeles de monarcas.. no nos explican ninguno de los fenómenos sociales i apenas mencionan algunos”33.27 Énfasis personal . utiliza en ciertas ocasiones alusiones claras a la ley de los tres estados de Comte. p. legisladores i benefactores de los pueblos”32. De igual forma..32 Énfasis personal 30 Ibíd. más allá del plano lingüístico. considera cada suceso como si fuera único i aislado i no llega jamás a conclusiones jenerales que puedan servir. el ejercicio que Letelier lleva a cabo es el de la adopción de los supuestos positivos de Comte y su traspaso para la disciplina historiográfica. como por el uso de este concepto en constantes afirmaciones como “Entre tanto. y que algo se esbozó anteriormente al hablar de Ranke. porque a la vez han formado el criterio positivo de los historiadores”29. guerreros.

Bossuet y a la tradición bíblica. en aquellos individuos que han “transformado” la historia. es porque la fuerza individual no puede contra las fuerzas sociales”35. donde le critica a Voltarie. deben ser las más modificables”34. a modo de ejemplo. sobre todo. el no haber atendido a las causas y leyes que rigen nuestro universo. como la dialéctica de Hegel y Marx (las cuales no son mencionadas de forma alguna en el texto). De aquí se desprenden dos cosas. p.. Es en parte esto lo que critica a otros filósofos de la historia. Letelier ve su escasa importancia. Esto lo plantea de forma explícita al señalar que “el libre albedrío puede coexistir perfectamente con las leyes naturales. una voluntad tan enérjica como la de aquel hombre no pudo impedir que la historia siguiese su curso regular de acciones i reacciones. V. y por otro. y que se vincula con la imposibilidad de escapar al destino histórico y a las leyes que nos rigen.57 . a la figura de Napoleón: “Si pues. Vico. En este sentido. la que debe ser adoptada lo antes posible por las diversas disciplinas que desean alcanzar el máximo estado de verdad mediante la transformación en ciencia. cabe considerar los potenciales “lectores ideales” a quienes apela Letelier al formular su obra. buscamos establecer algunas 34 Ibíd. hemos podido apreciar de qué forma Letelier realiza la adopción del positivismo comteano y genera la transformación de este en una filosofía de la historia aplicada. Los destinatarios directos: el círculo positivista chileno Como un último aspecto. En definitiva. ya que las acciones individuales no han de afectar en influir en el curso general de la historia. para colocar sobre un pedestal a la filosofía positivista de Comte. que si las acciones de tal o cual fuesen en contra de las leyes. p. que el hombre con tal o cual acción cumple las leyes generales de la naturaleza y la sociedad.sean muchos más de los que logramos identificar aquí.interesante que rescata Letelier.. en la parte final del texto. con las leyes sociales que según un principio de filosofía general. no generarían efecto alguno. De esta forma. no obstante. la cual es casi completamente precindible. Letelier rechaza otras filosofías de la historia.55 35 Ibíd. Incluso. Es por esto que no niega en ningún momento la libertad individual de las personas (lo que suele denominarse como el Libre Albedrío). Se refiere. Letelier reduce al hombre a una unidad casi insignificante de ingerencia histórica. Quizás –y es lo más probable. por un lado.

En la mención anterior es en la única en que se nombra a los hermanos Amunátegui en su conjunto. podemos pensar que es este uno de los principales destinatarios de la obra. El primero de ellos es Diego Barros Arana. el texto no solo apunta a identificar a los principales “historiadores positivistas” –en un buen sentido. no ha sido considerada dentro de la “Historia universal” como sí lo han sido otras historias nacionales. quien aparece nombrado en tres oportunidades. Mommsen y Renan38. Otra alusión que realiza a Barros Arana es para señalar el importante trabajo que ha realizado en la escritura de la Historia de Chile. posibles interlocutores que se infieren de las ideas mencionadas.39 37 Ibíd. y mediante identificar voces previas que habían desarrollado el positivismo como temática de reflexión A lo largo del texto son solo dos intelectuales chilenos que aparecen nombrados de forma explícita. Es importante señalar que para este caso nos centraremos estrictamente en los potenciales interlocutores chilenos.líneas más o menos generales sobre aquellas personas que el autor pudo tener en mente a la hora de redactar su texto. p. han logrado seguir el camino por historiadores europeos como Grote. pero Letelier anticipa que otros estarán por venir36. principalmente europeas. Sin embargo.. es una mención que realzia Letelier en conjunto tanto a Barros Arana como a los hermanos Amunátegui por haber superado los escollos y las trancas de las antiguas historiografías. los nombres referidos dentro del texto. el motivo por el cual saca a la pallestra a Barros Arana es para hacer referencia de que si bien la Historia de Chile ha recibido importante dedicación.. Finalmente. Para poder determinar esto nos centraremos en tres aspectos. Para la fecha de producción del texto de Letelier el historiador chileno solo ha publicado siete tomos de su obra magna. Sin embargo. p. refiriéndose a su libro Precursores de la Independencia de Chile. Esto lo podemos identificar en 36 Ibíd. un poco más adelante se menciona a Miguel Amunátegui como el autor de “una obra nacional notable. Sin embargo. Ahora bien. señala que “los señores Amunátegui i Barros Arana han rehecho la historia colonial de nuestra patria sin mencionar numerosos milagros apuntados en las crónicas antiguas”37. compuesta con verdadera tendencia científica”39. ya que es precisamente a él a quien va dedicado el trabajo. p62 . y esta es quizás la más importante..34 38 Ibidem 39 Ibíd.sino que también se puede leer entre sus líneas una cierta crítica o alusión a la situación política de la época. En este sentido.

pese a que su nombre no figure en parte alguna del texto.sea lo que deba ocurrir en la humanidad como parte de su desarrollo. existe un tema de fondo que posee vital importancia y que hemos esbozado anteriormente. propone que en cierta medida el liberalismo –en desmedro de las posturas conservadoras. i prestamos al narrador completo asenso. p. lo que en el contexto particular que se instala este texto . p. si lo situamos dentro de un contexto. la libertad individual y las leyes generales que rigen a la humanidad son plenamente compatibles. p. que tiende a liberarnos de la ignorancia. Esto a su vez puede ser leído como una justificación del liberalismo político. no obstante que en todos los casos anteriores que hemos oído a varias personas de diferentes partidos o sectas. o bien cuando señala que “En la misma vida ordinaria creemos conocer la verdad de un suceso cuando lo hemos oído referir a un testigo cualquiera. la diversidad de relato nos ha sumergido en dudas i perplejidades”41. Es por esto que. Hasta el momento hemos establecido las relaciones del intelectual chileno sobre la base de la evidencia entregada principalmente por el texto. sabremos que los vínculo de Letelier con la política no son menores.31 .. la evolución intelectual. las ventajas que nos ofrece la metodología empleada es poder ampliar las relaciones a elementos extra- textuales. en esta misma lógica. 40 Ibíd. Esto se grafica de manera clara al afirmar la imperante necesidad de separar a la Iglesia del Estado y de la pérdida de influencia por parte de las ideas religiosas en la vida de las personas: “era claro que el respeto por la historia sagrada no podía durar más que el que las sociedades emplearan en emanciparse de la autoridad eclesiástica”42. Estos ejemplos bien podrían ser tomados como meras anécdotas. como por ejemplo “En plena cámara de diputados hemos oído nosotros a un profesor de historia comparar al probo. sin embargo.16 42 Ibíd.. a juicio de Letelier. estableceremos que uno de los principales interlocutores de la obra de Letelier es José Victorino Lastarria.un primer lugar mediante ciertas alusiones que el autor realiza. la relación del liberalismo con el positivismo. Así. es parte del desarrollo mismo de la sociedad la separación de ambos poderes.. Además. Ya hemos planteado que. como último punto.adquiere total fuerza y sentido. como lo hemos hecho en un comienzo. democrático y honorable Aníbal Pinto con Nerón i Tiberio” 40.promulgación de las leyes laicas. más allá de las alusiones. Ahora. en el cual se respeta la “libertad” del individuo.13 41 Ibíd. Además.

Es más. del cual Letelier no puede desligarse a la hora de formular su propuesta. en gran parte. Sobre esta obra no indagaremos mayormente. aquel acuerdo de los sabios que en las ciencias exactas constituye la autoridad i que inspira la fé que ellas merecen”44 Este texto se encuentra profundamente marcado por la obra de Comte. y busca. la propuesta de Letelier bien podríamos entenderlo 43 Lastarria. si no en todo. ya que es ella la que posee el máximo grado de cientificidad. Lastarria –con quien ya había establecido vínculos. al igual que Letelier. Con respecto a esta obra Subercaseaux señala que “las Lecciones desempeñan un papel importante en la difusión del ideario positivista. busca establecer y reflexionar. establecer a la sociología como la disciplina social y humana máxima. en la vinculación del sistema positivista con la política. tal como lo hará Letelier para la historia. Sin embargo.2 44 Ibidem 45 OpCit Historia de las ideas y de la cultura en Chile. En ella. en 1874. 1874. sin estímulos i aun sin esperanzas. p. p.212 . un poco más debajo de lo antes señalado plantea que “Si me atrevo a esta empresa tan burda i tan superior a las aptitudes i a las condiciones del medio en que vive un hombre de labor en nuestra naciente sociedad. Si Lastarria y Letelier pertenecían al mismo círculo positivista. José. es porque mis largos estudios me han dado la convicción de que es ya posible hallar en esta rama de la sociolojia. Comienza su obra señalando que “No creo que la política sea todavía una ciencia completa. es lógico pensar que la obra de Lastarria sea un precedente importante. Si intentamos situarnos dentro del contexto de la época. Santiago: Imprenta de el ferrocarril.publicó Lecciones de política positiva. no fue el primer intelectual chileno en poner por escrito reflexiones en torno a dicha teoría. Habíamos dicho anteriormente que el texto de Letelier es fundacional en términos de aplicar la teoría positivista al oficio de la historia. sin holganza. debemos entender que la producción intelectual era altamente limitada y restringida. pero creo que el método deductivo puede llegar a constituirla i a completar su evolución. a pesar de que los hechos sobre que este tiene que operar son tan complicados i de que la nueva síntesis apenas está determinada”43. al igual que los lectores. Lecciones de política positiva. simplemente nos interesa dejarlo sentado como un antecedente que debe haber sido ineludible para el joven Letelier. Ciertas coincidencias con la obra de Letelier llegan a un punto muy interesante cuando. Más de diez años antes de su publicación. especialmente entre la juventud”45.

la obra de Valentín Letelier ¿Por qué se rehace la historia? se instala dentro de un marco contextual en el cual el positivismo se encontraba en auge en nuestro país. ya que este último centró su análisis en los aspectos y la responsabilidad de la política. Conclusiones Como hemos podido apreciar. siguiendo la metodología propuesta por Skinner. en este sentido sería útil reconocer la importancia de estudios y análisis con un mayor sesgo. Quizás. independiente de que haya recibido una lectura de “segunda mano”. Letelier logra generar un cierto debate tanto con sus contemporáneos como con algunos de sus predecesores. y pretende plasmar en ella . pero que permiten en cierta medida una aproximación más acabada de los intelectuales y sus obras. bien podría plantearse que el autor no contaba con un conocimiento acabado de su obra. El positivismo en Latinoamérica tuvo un eco que resulta complejo de medir. y este se encuentra sostenido en términos teóricos por Comte. Repasemos algunos puntos. en el cual instala una reflexión teórica y filosófica de la historia. lo que hace Letelier es ampliar la reflexión al marco casi infinito de la Filosofía de la Historia. La obra de Comte recién fue interiorizada en nuestro país hacia 1868 de la mano de Lastarria. En este sentido. pensar –o soñar. tanto locales como extranjeros. y a lo largo de los años 70 y 80 logró cautivar a diversos personajes. si consideramos que la figura central del texto es Buckle. la recepción de la influencia no puede ser negada. La recepción de Comte en la obra de Letelier es un hecho casi incuestionable. VI.como un complemento de lo propuesto por Lastarria. esto nos enfrenta casi a un análisis eterno imposible de realizar. Creo que visto desde esta óptica. en cierta medida. existen ciertas relaciones que son difíciles de negar en términos de influencia y diálogo. Debemos reconocer que la metodología que hemos utilizado nos permite. Sin embargo. Además. del cual cuyo máximo exponente es José Victorino Lastarria. no obstante. han intentado aproximarse a este inmenso objeto de estudio con mayor o menor fortuna. donde la política se encuentra inmersa sin necesidad de escapar de ella. La obra que aquí hemos trabajado es su primera producción intelectual. Sin embargo. ha quedado demostrado que existe una relación muy relevante con el “círculo positivista chileno”. lo que se vería reflejado en las escasas referencias a su obra.con un análisis mayor en todo sentido. Diversos autores.

es interesante el vínculo que hemos establecido entre el positivismo como filosofía de la historia y las ideas políticas liberales. al tiempo que. el ejercicio anterior no busca situar un personaje por sobre el otro.un importante soporte de proyección para la acción política. Auguste. algunos de estos elementos solo quedan en el campo de la especulación. tal como señala Skinner. uno de los trabajos más generales y a la vez exhaustivos que se han hecho en torno a la historiografía chilena. Ahora bien. sino más bien intenta desmenuzar una obra de 67 páginas en una red de relaciones que en muchas ocasiones traspasa el ámbito netamente textual. y a la que tenemos acceso mediante un análisis contextual de los autores. Bien sabemos que las certezas. 2000 Comte.toda la reflexión que ha ido elaborando en los últimos años. quien al analizar las “historias de las ideas” en Chile. realizado por Cristián Gazmuri. entender toda la fuerza de un texto en su real dimensión. Incluso. Discurso sobre el espíritu positivo. tiende a atribuir de forma casi exclusiva la reflexión en torno al positivismo a la figura de Lastarria. Madrid: Trotta. Es importante rescatar también la influencia que tuvo Letelier de su mentor Barros Arana. aquella hermosa meta con la que soñó Letelier. Finalmente. las que encuentran –al menos en términos teóricos. sino también con la disciplina histórica. tuvo acceso a otras obras intelectuales que le pudieron haber ayudado a afianzar su postura teórica y filosófica. se encuentran bastante alejadas de nuestro horizonte de expectativas. 1999 . Hugo. Arturo (ed) El pensamiento social y político iberoamericano del siglo XIX. Algo similar ocurre con autores como Bernardo Subercaseaux. que nos permite. con su viaje a Alemania. “Espiritualismo y positivismo”. Donde ha tenido la posibilidad de conocer la obra del creador del positivismo. en Roig. Bibliografía Biagini. Madrid: Biblioteca nueva. Ahora bien. Es cierto que Letelier suele ser identificado más por sus valiosos aportes a la educación que por sus aportes a la disciplina historiográfica. no dedica una línea al protagonista de este relato. de aquel “que hace el autor cuando lo dice”. esto es sin duda una deuda. quien no solo lo familiarizó con la política y la educación.

en The Secret of world history.filosofia. Disponible en: http://www. 1888 Matus. Santiago: Universitaria. vol. Leonardo. 1990 Galdames. Tomo I .org/enc/ros/buck. Santiago: Universitaria. New York: Fordham University Press. Disponible en http://www.memoriachilena. Julio 2007 Memoria Chilena. 1965.asp? id_ut=valentinletelier(1852-1919)educadorypensador Última visita realizada el 3-10- 2010 a las 18:40 hrs.cl/temas/index. José. 1981 Subercaseaux. “El positivismo en el derecho penal chileno. Ediciones Pueblos Unidos. Fuentealba. Valentín. ¿Por qué se rehace la historia? Santiago: La libertad electoral. Bernardo. Leopold. Montevideo. 1874 Letelier. 1997. Lecciones de política positiva. XX. Valentín Letelier y su obra. 1937 Lastarria. Luis.Diccionario soviético de filosofía. Análisis sincrónico y diacrónico de una doctrina de principios del siglo XX que se mantiene vigente” en Revista de Derecho. “Introduction to history of the latin and teutonic nations”. La filosofía de la Historia en Valentín Letelier.htm Última visita realizada el 3- 10-2010 a las 20:05 hrs. Historia de las ideas y de la cultura en Chile. nº 1. Santiago: Imprenta de el ferrocarril. Santiago: Universitaria. Ranke. Jean Pierre.