Está en la página 1de 105

Aniquilacionismo

Este artículo posiblemente contiene investigación


original . Aprende más

El aniquilacionismo (también conocido


como extincionismo o destruccionismo [1]
) es la creencia de que los malvados
perecerán o dejarán de serlo. Establece
que después del juicio final algunos seres
humanos y todos los ángeles caídos
(todos los condenados ) serán totalmente
destruidos para que no existan, o que su
conciencia se extinguirá, [2] en lugar de
sufrir un tormento eterno en el infierno (a
menudo sinónimo del lago de fuego ).

El aniquilacionismo está directamente


relacionado con la doctrina de la
inmortalidad condicional , la idea de que
un alma humana no es inmortal a menos
que se le dé vida eterna . El
aniquilacionismo afirma que Dios
eventualmente destruirá a los malvados,
dejando que solo los justos vivan en la
inmortalidad . Algunos aniquiladores (p.
Ej., Los adventistas del séptimo día ) creen
que el amor de Dios se describe
bíblicamente como un fuego que todo lo
consume [3] y que las criaturas
pecaminosas no pueden existir en la
presencia de Dios. Así, aquellos que eligen
rechazar la salvación a través de su libre
albedrío son destruidos eternamente
debido a la inherente incompatibilidad del
pecado con el carácter santo de Dios. Los
adventistas del séptimo día postulan que
vivir en la eternidadEl infierno es una falsa
doctrina de origen pagano, ya que los
malvados perecerán en el lago de fuego .
[4] [5] [6] [7] Los testigos de Jehová creen que
no puede haber castigo después de la
muerte porque los muertos dejan de
existir. [8]
El aniquilacionismo contrasta con la
creencia tradicional y de larga data de la
tortura eterna en el lago de fuego , y la
creencia de que todos serán salvos (
reconciliación universal o simplemente
"universalismo").

La creencia en el aniquilacionismo, ha
aparecido a lo largo de la historia cristiana
, pero siempre ha sido en minoría. [9]
Experimentó un resurgimiento en la
década de 1980 cuando varios teólogos
prominentes, incluido John Stott [10],
estaban dispuestos a argumentar que
podría ser considerado como una legítima
interpretación de textos bíblicos
(alternativa a la interpretación más
tradicional de ellos), por aquellos que dan
autoridad suprema a la escritura. A
principios del siglo XX, algunos teólogos
de la Universidad de Cambridge, entre
ellos Basil Atkinson, apoyaron esta
creencia. Los teólogos ingleses del siglo
XX que favorecen la aniquilación incluyen
al obispo Charles Gore (1916), [11] William
Temple, 98.o arzobispo de Canterbury
(1924); [12] Oliver Chase Quick , capellán
del arzobispo de Canterbury (1933), [13]
Ulrich Ernst Simon (1964), [14] y GB Caird
(1966). [15]
Algunas denominaciones cristianas que
son aniquilacionistas fueron influenciadas
por el movimiento millerita / adventista de
mediados del siglo XIX. Estos incluyen a
los adventistas del séptimo día , los
estudiantes de la Biblia , los
cristadelfianos y las diversas iglesias
cristianas de Adviento . Además, la Iglesia
de Inglaterra 's Comisión Doctrina informó
en 1995 que '[h] ell no es tormento eterno',
pero 'no-ser'. Algunos escritores
protestantes y anglicanos también han
propuesto doctrinas aniquilacionistas.

Los aniquiladores basan la doctrina en su


exégesis de las escrituras , algunos
escritos de la iglesia primitiva , la crítica
histórica de la doctrina del infierno y el
concepto de Dios como demasiado
amoroso para atormentar sus creaciones
para siempre. Afirman que las
concepciones populares de tallo
demonios de la especulación judía durante
el periodo intertestamentaria , [16] la
creencia en un alma inmortal que se
originó en la filosofía griega e influyó
teólogos cristianos, y también gráfico e
imaginativo medieval arte y la poesía.

Las creencias contrastantes incluyen la


reconciliación universal , donde todas las
almas son vistas como inmortales y
eventualmente reciben la salvación , y la
salvación especial , donde una vida futura
positiva es exclusiva de algunas almas.

Historia
Biblia hace referencia a

Los defensores del aniquilacionismo están


de acuerdo en que la Biblia enseña que los
malvados son castigados eternamente,
pero no creen que los malvados soporten
el castigo eterno conscientemente. [17] [18]
Ven pasajes del Antiguo Testamento que
se refieren a la finalidad del juicio, y no a
su duración (véase Isaías 66:24; cf. 2
Reyes 22:17; Isaías 17: 2–7; 51: 8;
Jeremías 4 : 4; 7:20; 21:12; Ezequiel 20:
47–48; Malaquías 4: 1-3). De manera
similar, el Nuevo Testamento enseña que
los malvados sufrirán justamente por sus
pecados, pero el resultado final será su
destrucción (cf. Lucas 16: 19–31;
Romanos 2: 8; 2 Tesalonicenses 1: 6). [19]

Otros textos del Nuevo Testamento,


incluido Mateo 10:28, donde Cristo habla
de que los malvados fueron destruidos "en
cuerpo y alma" en el infierno ardiente, Juan
11:11 "nuestro amigo Lázaro se ha
quedado dormido", y 1 Tesalonicenses
4:15 "no lo haremos Precede a los que se
han dormido ". Los aniquiladores creen
que la humanidad es mortal. Los
aniquiladores, además, creen que los
muertos en Cristo están esperando la
resurrección de los muertos mencionada
por Pablo en 1 Corintios 15. Los antiguos
hebreos , según algunos estudiosos
modernos, no tenían un concepto del alma
eterna. La vida después de la muerte era
simplemente el Sheol , la morada de los
muertos, un final sombrío para la
existencia similar al griego Hades .

Aquellos que se oponen al


aniquilacionismo generalmente se refieren
al Nuevo Testamento , especialmente a la
historia del hombre rico y Lázaro . Para la
época de Cristo , los judíos creían en gran
medida en una futura resurrección de los
muertos . [20] Algunos aniquiladores toman
estas referencias para retratar el
sufrimiento temporal de aquellos que
serán destruidos. La parábola muestra al
hombre rico que sufre en la parte ardiente
de Hades ( en hade), donde, sin embargo,
podía ver a Abraham y Lázaro y conversar
con Abraham. Aunque, la parábola de
Lázaro también podría interpretarse en el
sentido de que dice "estar en hades alzó
sus ojos", lo que significa que el hombre
rico estaba en hades y luego fue
resucitado ("levantó sus ojos"), por lo
tanto declara que en el momento del
tormento descrito y conversando con
Abraham, ya no estaba en hades, sino
frente al lago de fuego.

Padres de la iglesia y más


tarde

La mayoría de los escritores cristianos,


desde Tertuliano hasta Lutero , han
mantenido las nociones tradicionales del
infierno, especialmente los escritores
latinos. Sin embargo, la posición
aniquilacionista no carece de una orden
histórica. Las formas tempranas de la
inmortalidad condicional se pueden
encontrar en los escritos de Ignacio de
Antioquía [21] (d. 108), Justin Martyr [22] (d.
165) e Irenaeus [23] (d. 202). Sin embargo,
las enseñanzas de Arnobius (d. 330) a
menudo se interpretan como las primeras
en defender explícitamente el
aniquilacionismo. Una cita en particular se
destaca en el segundo libro de Arnobius de
Against the Heathen :

Sus intereses están en peligro, la


salvación, quiero decir, de sus
almas; y, a menos que se den a
conocer al Dios Supremo, les
espera una muerte cruel cuando
se liberan de las ataduras del
cuerpo, sin traer una
aniquilación repentina, sino
destruyendo por la amargura de
su castigo grave y prolongado.
[24]

Eterno infierno / tormento ha sido "la


posición semioficial de la iglesia desde
aproximadamente el siglo VI", según
Pinnock. [25]

Además, al menos uno de los sermones


grabados de John Wesley a menudo se
entiende a regañadientes como un
aniquilacionismo. Por el contrario, las
denominaciones de metodismo que
surgieron a través de su influencia
típicamente no están de acuerdo con el
aniquilacionismo. [26]

anglicanismo

Aunque la Iglesia de Inglaterra a lo largo


de la mayor parte de su historia ha estado
más cerca de la doctrina de Juan Calvino
de la continuación consciente del alma
inmortal , en lugar del " sueño del alma "
de Martín Lutero , la doctrina de la
aniquilación de los "malvados" siguiendo
un juicio. El día en el regreso literal de
Cristo ha tenido seguidores en la
comunión anglicana. En 1945, un informe
de la Comisión de Evangelización de los
Arzobispos, Hacia la conversión de
Inglaterra , generó controversia con
declaraciones que incluían que "el Juicio
es la máxima separación del mal del bien,
con la consiguiente destrucción de todo lo
que se opone a la voluntad de Dios". "[27]

Millerista y el movimiento
Adventista

Recientemente, la doctrina se ha asociado


con mayor frecuencia a grupos
descendientes o con influencias del
movimiento Millerita de mediados del
siglo XIX. Estos incluyen la Iglesia
Adventista del Séptimo Día , la Iglesia de
Dios (7mo día), la Conferencia de Salem ,
los Estudiantes de la Biblia , los Testigos
de Jehová , los Cristadelfianos , los
seguidores de Herbert Armstrong y las
diversas iglesias cristianas de Adviento .
(El movimiento Millerita consistió de
50,000 a 100,000 personas en los Estados
Unidos que esperaban ansiosamente el
pronto regreso de Jesús, y se originaron
alrededor de William Miller ).

George Storrs introdujo la creencia a los


Milleritas. Había sido ministro metodista y
defensor de la lucha contra la esclavitud.
Fue introducido al aniquilacionismo
cuando en 1837 leyó un folleto de Henry
Grew . Publicó tratados en 1841 y 1842 en
defensa del condicionalismo y la
aniquilación. [28] Se convirtió en un
molinero, y comenzó el Examinador de la
Biblia en 1843 para promover estas
doctrinas. [29] Sin embargo, la mayoría de
los líderes del movimiento rechazaron
estas creencias, aparte de Charles Fitch
que aceptó el condicionalismo. [30] Sin
embargo, en 1844 el movimiento decidió
oficialmente que estos temas no eran
puntos esenciales de creencia. [31]
Los milleristas esperaban que Jesús
regresara alrededor de 1843 o 1844,
basándose en textos bíblicos que incluían
Daniel 8:14 y un Calendario hebreo .
Cuando la fecha más esperada del regreso
de Jesús (22 de octubre de 1844)
transcurrió sin incidentes, se produjo la "
Gran decepción ". Los seguidores se
reunieron en 1845 para discutir la
dirección futura del movimiento, y en lo
sucesivo fueron conocidos como "
adventistas ". Sin embargo, se dividen en
las cuestiones de condicionalismo y
aniquilación. El grupo dominante, que
publicó Advent Herald , adoptó la posición
tradicional del alma inmortal y se convirtió
en la Conferencia Adventista Evangélica
Americana. Por otro lado, los grupos
detrás del Abogado de la Biblia ySecond
Advent Watchman adoptó el
condicionalismo. Más tarde, el principal
defensor del condicionalismo se convirtió
en la publicación Crisis del mundo , que
comenzó a principios de la década de
1850 y jugó un papel clave en el origen de
la Iglesia Cristiana Adventista. Storrs llegó
a creer que los malvados nunca
resucitarían. Él y otros de ideas afines
formaron la Unión de Vida y Adviento en
1863. [31]

Adventista del Séptimo Día Iglesia


La visión de la Iglesia Adventista del
séptimo día del infierno se considera
como una aniquilación en lugar de la
quema eterna de los malvados, y uno es
de sus principios distintivos. Sostienen
que los malvados se perderán
eternamente a medida que se consuman
en el Lago de Fuego como un sufrimiento
eterno, perecerán y dejarán de existir en el
fuego. La iglesia se formó a partir de un
pequeño grupo de adventistas milleristas
que guardaron el sábado de sábado , y hoy
forma el grupo "adventista" más
prominente.
Ellen G. White rechazó el concepto de
alma inmortal en 1843. Su esposo James
White , junto con Joseph Bates ,
anteriormente pertenecía a la Conexión
Cristiana condicionalista , e insinuó esta
creencia en las primeras publicaciones.
Juntos, los tres constituyen los
fundadores principales de la iglesia.

Los artículos aparecieron en la revista


principal del movimiento en la década de
1850 y se publicaron dos libros. [32] El
aniquilacionismo se estableció
aparentemente en la iglesia a mediados
de esa década. [31] (En la década de 1860,
el grupo adoptó el nombre de "Adventista
del Séptimo Día" y lo organizó de manera
más formal). DM Canright y Uriah Smith
produjeron libros posteriores. [31] [33] [34]

Una publicación con un impacto notable


en el mundo cristiano más amplio fue La
fe condicionalista de nuestros padres (2
vols, 1965–1966) de Le Roy Froom . [35] Ha
sido descrito como "una defensa clásica
del condicionalismo" por Clark Pinnock.
[36] [37] Es un trabajo histórico largo, que
documenta a los partidarios a lo largo de
la historia.

Robert Brinsmead , un australiano y ex


adventista del séptimo día más conocido
por su revista Present Truth , originalmente
patrocinó a Edward Fudge para que
escribiera El fuego que consume . [38]

Samuele Bacchiocchi , mejor conocido por


su estudio Del sábado al domingo , ha
defendido la aniquilación. [39] Pinnock
escribió el prólogo.

Las creencias oficiales de la Iglesia


Adventista del Séptimo Día apoyan la
aniquilación. [40] Sostienen que la doctrina
del infierno, tal como la define el
cristianismo dominante, es incompatible
con el concepto de que Dios es amor. [41]
Ellos creen que Dios ama a los humanos
incondicionalmente, y no tiene intenciones
destructivas para los seres humanos. Los
adventistas del séptimo día creen que la
fuerza destructiva de Gehenna es eterna,
en lugar de una indicación de tormento
consciente eterno. [42]

Iglesia de Dios (séptimo día) -


Salem Conferencia

Según la Iglesia de Dios (séptimo día) -


Conferencia de Salem , los muertos están
inconscientes en sus tumbas y la
inmortalidad es condicional. cuando Dios
formó a Adán, del polvo de la tierra, y
antes de que Adán pudiera vivir, Dios
insufló el aliento de vida en su cuerpo: "Y
el hombre se convirtió en un alma viviente"
(Génesis 2: 7). Vea también Ezequiel 18: 4,
20. El Salmo 146: 4 dice: "Su aliento (el
hombre) sale, regresa a su tierra (polvo);
en ese mismo día perecen sus
pensamientos". Ningún hombre ha
ascendido al cielo, excepto Jesucristo
(Juan 3:13). [43]

Otros

Otros partidarios han incluido a Charles


Frederic Hudson (1860), Edward White
(1878), Emmanuel Petavel-Olliff (1836–
1910, en 1889) y otros. [44]
1900 en adelante

El aniquilacionismo parece estar ganando


como una legítima opinión de minoría
dentro de la teología protestante moderna
y conservadora desde la década de 1960,
y particularmente desde la década de
1980. Ha encontrado apoyo y aceptación
entre algunos evangélicos británicos,
aunque visto con mayor sospecha por sus
homólogos estadounidenses.
Recientemente, un puñado de teólogos
evangélicos, incluido el prominente autor
evangélico anglicano John Stott , han
ofrecido al menos un apoyo provisional a
la doctrina, lo que desencadena un
acalorado debate dentro del cristianismo
evangélico general . [45]

El tema realmente ganó atención a fines


de la década de 1980, a partir de
publicaciones de dos anglicanos
evangélicos, John Stott y Philip Hughes.
[46] Stott defendió el aniquilacionismo en el
libro Aspectos esenciales de 1988 : un
diálogo liberal-evangélico con el liberal
David Edwards , la primera vez que lo hizo
públicamente. [47] Sin embargo, 5 años
después, dijo que había sido un
aniquilador durante unos cincuenta años.
[48] Stott escribió: "Bueno,
emocionalmente, encuentro el concepto
intolerable y no entiendo cómo las
personas pueden vivir con él sin cauterizar
sus sentimientos o agrietarse bajo la
tensión". [49]Sin embargo, considera que
las emociones no son confiables y otorga
autoridad suprema a la Biblia. [50] Stott
apoya la aniquilación, pero advierte: "No
dogmatizo acerca de la posición a la que
he llegado. Lo sostengo provisionalmente
... Creo que la aniquilación definitiva de los
malvados debe al menos ser aceptada
como legítima, bíblicamente Alternativa
fundada a su tormento eterno consciente
". [51] Philip Hughes publicó The True Image
en 1989, que ha sido llamado "[o] uno de
los libros más significativos" en el debate.
[38] Una parte trata de este tema en
particular. [52]

El libro de John Wenham de 1974, La


bondad de Dios, contenía un capítulo que
desafiaba la doctrina tradicional de la
iglesia, y fue el primer libro de una editorial
evangélica en hacerlo. [38] [53] Fue
republicado más tarde como El enigma del
mal . [54] Contribuyó con un capítulo sobre
el condicionalismo en el libro
Universalismo y la Doctrina del Infierno de
1992 . [55] Más tarde publicó Facing Hell:
An Autobiography 1913–1996 , que explora
la doctrina a través de un enfoque
autobiográfico. [56] Su interés en el tema
surgió a partir de la década de 1930 como
estudiante en la Universidad de
Cambridge., donde fue influenciado por
basilio atkinson . (Wenham es mejor
conocido por sus Elementos del Griego del
Nuevo Testamento , que ha sido un libro de
texto estándar para estudiantes). El
escribio:

Siento que ha llegado el


momento en que debo declarar
mi mente honestamente. Creo
que el tormento sin fin es una
doctrina horrible y no bíblica
que ha sido una carga terrible
para la mente de la iglesia
durante muchos siglos y una
mancha terrible en su
presentación del evangelio.
Debería ser feliz si, antes de
morir, pudiera ayudar a
barrerla. Más que nada, debería
alegrarme de ver a una serie de
teólogos ... uniéndose ... a la
investigación de este gran tema
con todas sus ramificaciones. [57]

El fuego que consume se publicó en 1982


por Edward Fudge, de las Iglesias de
Cristo . [58] Fue descrito como "el mejor
libro" por Clark Pinnock , a partir de una
década más tarde. [59] John Gerstner lo
llamó "la crítica más capaz del infierno por
un creyente en la inspiración de la Biblia".
[60] Clark Pinnock de McMaster Divinity
College ha defendido la aniquilación. [61]
Anteriormente, Atkinson había publicado
por sí mismo el libro Vida e inmortalidad .
[62] Los teólogos de Cambridge han sido
influyentes al apoyar la posición
aniquilacionista, particularmente Atkinson.
[63]

El aniquilacionismo también es la creencia


de algunos cristianos liberales dentro de
las denominaciones principales.

Ha habido partidarios individuales


anteriormente. El evangelista de sanación
pentecostal William Branham promovió el
aniquilamiento en los últimos años antes
de su muerte en 1965. [64]

La Comisión de Doctrina de la Iglesia de


Inglaterra informó en febrero de 1995 que
el infierno no es un tormento eterno. El
informe, titulado "El misterio de la
salvación", afirma que "los cristianos han
profesado teologías espantosas que
convirtieron a Dios en un monstruo sádico
... El infierno no es un tormento eterno,
sino la elección final e irrevocable de lo
que se opone a Dios". tan completa y
absolutamente que el único fin es el no-ser
total ". [65] El informe ACUTE de la Alianza
Evangélica Británica (publicado en 2000)
afirma que la doctrina es una " visión
evangélica significativa de minorías " que
"ha crecido dentro del evangelismo en los
últimos años". [66]Un estudio de 2011 de
evangélicos británicos mostró que el 19%
discrepaba poco o mucho con el tormento
eterno consciente, y el 31% no estaba
seguro. [67]

Se publicaron varias reacciones


evangélicas al aniquilamiento. [68] Otra
crítica fue hecha por Paul Helm en 1989.
[69] En 1990, JI Packer dio varias
conferencias apoyando la doctrina
tradicional de la tortura eterna. La
renuencia de muchos evangélicos se
ilustra por el hecho de que los defensores
del aniquilacionismo han tenido
problemas para publicar sus doctrinas con
editoriales evangélicas, siendo el libro de
Wenham el primero de 1973. [38] [46]

Algunos autores muy respetados se han


mantenido neutrales. FF Bruce escribió: "la
aniquilación es ciertamente una
interpretación aceptable de los pasajes
relevantes del Nuevo Testamento ... Para
mí, sigo siendo agnóstico". [70]
Comparativamente, CS Lewis no
sistematizó sus propias creencias. [71]
Rechazó los cuadros tradicionales de las
"torturas" del infierno, como en The Great
Divorce, donde lo imaginó como un
"pueblo gris" monótono. Sin embargo, en
El problema del dolor , "Lewis suena muy
parecido a un aniquilador". [72] Escribió:

Pero me doy cuenta de que


Nuestro Señor, al tiempo que
enfatiza el terror del infierno
con severidad implacable,
generalmente enfatiza la idea no
de la duración sino de la
finalidad . La consignación al
fuego destructor generalmente
se trata como el final de la
historia, no como el comienzo de
una nueva historia. No podemos
dudar de que el alma perdida
está eternamente fija en su
actitud diabólica: pero si esta
fijación eterna implica una
duración sin fin, o una duración
en absoluto, no podemos decirlo.
[73]
El Catecismo de la Iglesia Católica (1992)
describe al infierno como "muerte eterna"
(para 1861) y en otros lugares afirma que
"el castigo principal del infierno es el de la
separación eterna de Dios" (para 1035). La
pregunta es qué significa "eterno" en este
contexto. Tomás de Aquino , siguiendo a
Boecio, afirma que "la eternidad es la
posesión plena, perfecta y simultánea de
la vida sin fin" ( Summa Theologica I,
pregunta 10), por lo que aparentemente la
separación eterna de Dios es una
"eternidad negativa", una separación
completa y permanente de Dios. En el
Collect (oración de apertura) del octavo
domingo después de Pentecostés en el
misal tridentino, encontramos las palabras
" qui sine te esse non possumus", que
significa" nosotros que sin ti no podemos
ser (o existir) ". Poner estas dos citas
juntas en un sentido literal parece sugerir
el aniquilacionismo.

La colección mencionada arriba encontró


su camino en el libro de oraciones
anglicano, como la colección para el
noveno domingo después de la Trinidad,
pero mal traducida para que lea "nosotros
que no podemos hacer nada que sea
bueno sin ti". Quizás los traductores
anglicanos (en el siglo XVI) temían que
una traducción correcta del texto latino
pudiera socavar la doctrina del tormento
eterno en el infierno. En la forma ordinaria
moderna de la Misa de la Iglesia Católica,
en la colecta se incluye nuevamente,
utilizada el jueves en la primera semana
de Cuaresma. [74]

Inmortalidad condicional

La doctrina está a menudo, aunque no


siempre, vinculada con la noción de
"inmortalidad condicional", una creencia
de que el alma no es innatamente
inmortal. Están relacionados pero son
distintos. [75] En la muerte, tanto el
malvado como el justo pasarán a la no
existencia, solo para ser resucitados en el
juicio final . Dios, quien solo es inmortal,
pasa el don de la inmortalidad a los justos,
que vivirán para siempre en el cielo o en
una tierra idílica o Mundo por Venir ,
mientras que los impíos finalmente
enfrentarán una segunda muerte.
[Rev 2:11] [20: 6] [20:14] [21: 8]

Aquellos que describen o creen en esta


doctrina pueden no usar "aniquilacionista"
para definir la creencia, y los términos
"mortalista" y "condicionalista" se usan a
menudo. Edward Fudge (1982) [76] usa
"aniquilacionista" para referirse tanto a los
"mortalistas" como a los "condicionalistas"
que creen en una resurrección universal ,
así como a aquellos grupos que sostienen
que no todos los malvados se levantarán
para enfrentar la situación del Nuevo
Testamento. "La resurrección de los
muertos, tanto los justos como los
injustos".

justificaciones
Interpretación de la escritura

Algunos aniquiladores insisten en que


palabras como "destruir, destruir, perecer,
morir" deben referirse a "no existencia",
como si la no-existencia fuera el
significado claro. Si bien esta
interpretación de esos términos no implica
la no existencia de Hades o el Lago de
Fuego, esta interpretación requiere que el
sufrimiento de las almas que lo habitan se
termine con su reducción a la no
existencia. Los adventistas, y quizás otros,
luego entienden el término "infierno"
(Hades o Lago de Fuego) para referirse al
proceso de destrucción, no a un proceso
que existe permanentemente.
Salmo 1: 6 ... pero el camino de los impíos perecerá.

Salmo 37:20 Pero los impíos perecerán ... ellos consumirán; en humo se consumirán.

Salmo 92: 7 ... será destruido para siempre

Más bien, temedle a él, que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el
Mateo 10: 28b
infierno.

Juan 3:16 ... todo aquel que cree en él no debe perecer (griego: destruido ) ...

Romanos 6:23 Porque la paga del pecado es muerte ...

Filipenses 3:19 cuyo fin es la "destrucción" ...

2
Tesalonicenses quienes serán castigados con la destrucción eterna ...
1: 9

Pero no somos de los que retroceden a la perdición (griego: destrucción ); Mas


Hebreos 10:39
de los que creen a la salvación del alma.

Santiago 4: 12a Hay un legislador que puede salvar y destruir .

Apocalipsis
Esta es la segunda muerte...
20:14

Los aniquiladores entienden que habrá


sufrimiento en el proceso de la muerte,
pero en última instancia, la paga del
pecado es la muerte, no la existencia
eterna. Muchos afirman que Jesús enseñó
sufrimientos físicos conscientes limitados
a los culpables:
Ese siervo que conoce la
voluntad de su amo y no se
prepara o no hace lo que su amo
quiere, será golpeado con
muchos golpes. Pero el que no
sabe y hace cosas que merecen
un castigo será golpeado con
pocos golpes.

-  Lucas 12: 47–48.

Los adjetivos "muchos" y "pocos" en Lucas


12 no podrían usarse si el tormento eterno
consciente era lo que Jesús estaba
enseñando. Habría usado "más pesado" y
"más ligero" si la duración de los
sufrimientos conscientes fuera eterna
porque cuando las "pocas" franjas estaban
allí, ya no podía haber más sufrimiento.
Por definición, "pocos" y "muchos"
declaran sufrimientos no ilimitados (o
eternos).

Los aniquiladores declaran que la


existencia eterna y la vida es un don que
se obtiene solo al creer en el evangelio;
(Juan 3:16) Pablo llama a este regalo
(inmortalidad) una parte integral del
mensaje del evangelio: "quien abolió la
muerte y trajo a la luz la vida y la
'inmortalidad' a través del evangelio". (2
Timoteo 1:10). Si todas las almas nacen
inmortales, ¿por qué la humanidad alienta
a que la busque Pablo? "Para aquellos que
continúan haciendo bien" buscan "la gloria,
el honor y la inmortalidad, la vida eterna:"
(Romanos 2: 7) Y también, ¿por qué Jesús
ofrecería a la humanidad la oportunidad
de "vivir para siempre", si todos viven para
siempre? ? "Si alguno comiere de este pan,
vivirá para siempre:" (Juan 6:51).

El aniquilacionismo se basa en pasajes


que hablan de los que no son salvos
perecer ( Juan 3:16 ) o ser destruidos (
Mateo 10:28). ). Los aniquiladores creen
que los versos que hablan de la segunda
muerte se refieren a dejar de existir. Los
opositores del aniquilacionismo
argumentan que la segunda muerte es la
muerte espiritual (separación de Dios) que
ocurre después de la muerte física
(separación del alma y el cuerpo). Los
aniquiladores se apresuran a señalar que
la muerte espiritual ocurre en el momento
en que uno peca y que es ilógico creer que
puede producirse una mayor separación
de Dios. Además, los aniquiladores
afirman que la separación completa de
Dios entra en conflicto con la doctrina de
la omnipresencia en la que Dios está
presente en todas partes, incluido el
infierno. Algunos aniquiladores aceptan la
posición de que el infierno es una
separación de Dios al tomar la posición de
que Dios sostiene la vida de sus
creaciones: cuando está separado de Dios,
uno simplemente deja de existir.

Los opositores del aniquilamiento a


menudo argumentan que dejar de existir
no es un castigo eterno y, por lo tanto, está
en conflicto con pasajes como Mateo
25:46 : "Y estos irán al castigo eterno,
pero los justos a la vida eterna". Este
argumento utiliza una definición de la
palabra "castigo" que debe incluir alguna
forma de sufrimiento. Sin embargo, en el
uso común, el castigo se puede describir
como "una imposición autorizada de
privaciones, de libertad o privacidad u
otros bienes a los que la persona tiene
derecho, o la imposición de cargas
especiales, porque la persona ha sido
declarada culpable de algunos violación
criminal, típicamente (aunque no
invariablemente) que involucra daño a
inocentes "(según la Enciclopedia de
Filosofía de Stanford). Según esta
definición, el aniquilacionismo es una
forma de castigo en la que se produce la
privación de la existencia, y el castigo es
eterno.
El catolicismo

Así como ciertos Padres de la Iglesia y


teólogos católicos han defendido formas
calificadas de universalismo, [77] [78]
algunos teólogos católicos han defendido
formas calificadas de aniquilamiento
como estar en línea con la enseñanza
católica. [79] [80] En relación con la
presentación doctrinal típica del infierno,
el Catecismo de la Iglesia Católica , 2ª
edición, afirma:

1035 La enseñanza de la Iglesia afirma la


existencia del infierno y su eternidad .
Inmediatamente después de la muerte, las
almas de aquellos que mueren en un
estado de pecado mortal descienden al
infierno, donde sufren los castigos del
infierno, el "fuego eterno". El principal
castigo del infierno es la separación
eterna de Dios, en quien solo el hombre
puede poseer la vida y la felicidad para las
cuales fue creado y que anhela.

1038 La resurrección de todos los


muertos, "tanto de los justos como de los
injustos" (Hechos 24:15) precederá al
Juicio Final. Esta será "la hora en que
todos los que están en las tumbas oirán la
voz [del Hijo del hombre] y saldrán, los que
han hecho el bien, a la resurrección de la
vida, y los que han hecho el mal, a la
resurrección del juicio. . " (Jn 5: 28-29)
Entonces Cristo vendrá "en su gloria, y
todos los ángeles con él ... Ante él se
reunirán todas las naciones, y las separará
una de la otra como un pastor separa a las
ovejas de las cabras, y él pondrá las ovejas
a su mano derecha, pero las cabras a la
izquierda ... Y se irán al castigo eterno,
pero a los justos a la vida eterna ". (Mt 25:
31,32,46)

Textos citados

Hebreos 10: 26-27 NTV Fuego del


infierno consumirá a los impíos.
2 Pedro 3: 7 los impíos serán
destruidos.
Romanos 2: 7 Dios hará justos a los
inmortales.
Génesis 3:19 Vinimos del polvo y al
polvo volveremos.
Salmo 146: 4 Nuestros pensamientos /
planes perecen y el espíritu se separa de
la muerte.
Eclesiastés 9: 5 Porque los vivos saben
que morirán, pero los muertos no saben
nada, ni tienen una recompensa más;
porque el recuerdo de ellos es olvidado.
Ezequiel 18:20 El alma que peca es la
que morirá.
2 Crónicas 28: 3 Jeremías 19: 5
Quemar la descendencia de uno en el
Valle de Ben Hinnom (que es de donde
proviene el concepto de Gehenna o
Infierno [81] ) NO es un mandamiento de
Dios ni siquiera entró en Su Mente.
Malaquías 4: 1–3 Dios "quemará" a los
malvados en el juicio, y serán cenizas
debajo de la planta del pie de los justos.
"Porque he aquí que viene el día, que
arde como horno; y todos los soberbios
y todos los que hacen iniquidad, serán
rastrojos; y el día que venga los
quemará, dice Jehová de los ejércitos,
que los dejará. ni raíz ni rama ... serán
cenizas debajo de las plantas de tus
pies el día que yo haga, dice Jehová de
los ejércitos "
Mateo 10:28 Tanto el cuerpo como el
alma son destruidos en el infierno. "Y no
teman a los que matan el cuerpo, sino
que no pueden matar al alma; más bien,
teman a él, que puede destruir tanto el
alma como el cuerpo en el infierno".
Juan 3:16 Las personas que no creen
en Jesús perecerán y no recibirán la vida
eterna.
Juan 6:51 La oferta de Jesús ... "vivir
para siempre" no tendría sentido aparte
del hecho de que no todos vivirán o
existirán para siempre.
2 Tesalonicenses 1: 9 La destrucción
eterna ha sido destruida y no tiene
manera de deshacer eso.
Romanos 6:23 Porque la paga del
pecado es muerte.
1 Corintios 15: 12–49. Sólo aquellos
que pertenecen a Cristo serán
resucitados con cuerpos imperecederos
e inmortales, todos los demás
perecerán como un hombre de polvo.
2 Pedro 2: 6 Dios hizo de Sodoma y
Gomorra un ejemplo de lo que se acerca
a los malvados, específicamente
reduciendo a Sodoma y Gomorra a
cenizas: "y convirtiendo las ciudades de
Sodoma y Gomorra en cenizas los
condenó con un derrocamiento,
haciéndolos una Ejemplo a los que
deben vivir impíos ".
Apocalipsis 20: 14–15. Los impíos
sufrirán una segunda muerte, la misma
suerte que la muerte misma sufrirá (y la
muerte será abolida — 1 Corintios
15:26): "Y la muerte y el Hades fueron
arrojados al lago de fuego. Esto es la
segunda muerte, incluso el lago de
fuego. Y si no se encontró ninguna
escrita en el libro de la vida, fue arrojado
al lago de fuego ".
John Wenham ha clasificado los textos del
Nuevo Testamento sobre el destino de los
perdidos:

10 textos (4%) "Gehenna"


26 (10%) a "quemar"
59 (22%) a "destrucción, perdición,
pérdida absoluta o ruina"
20 (8%) a "separación de Dios"
25 (10%) a "muerte en su finalidad" o "la
segunda muerte"
108 (41%) a "pecado no perdonado",
donde no se indica la consecuencia
precisa
15 (6%) a "angustia"
Wenham afirma que solo un solo versículo
(Apocalipsis 14:11) suena como un
tormento eterno. Esto es de un total de
264 referencias. [82] Ralph Bowles
argumenta que el orden de las palabras
del verso se eligió para adaptarse a una
estructura quística y no apoya el castigo
eterno. [83]

Textos opuestos

Los defensores de la doctrina cristiana


tradicional del infierno, como Millard
Erickson , [84] identifican los siguientes
textos bíblicos en apoyo de esta doctrina:
Salmo 52: 5 "Seguramente Dios te
llevará a la ruina eterna: te arrebatará y
te sacará de tu tienda; te arrancará de la
tierra de los vivos".
Salmo 78:66 "Él venció a sus enemigos;
los puso en vergüenza eterna".
Isaías 33:14 "Los pecadores en Sión
están aterrorizados; el temblor se
apodera de los impíos:" ¿Quién de
nosotros puede habitar con el fuego
consumidor? ¿Quién de nosotros puede
habitar con la quema eterna? "
Isaías 66:24 " Saldrán y mirarán los
cadáveres de los que se rebelaron
contra mí; los gusanos que los comen
no morirán, el fuego que los quema no
se apagará y serán repugnantes para
toda la humanidad . "
Jeremías 23:40 "Te traeré una
desgracia eterna, una vergüenza eterna
que no será olvidada".
Jeremías 25: 9 "Los destruiré por
completo y los convertiré en un objeto
de horror y desprecio, y una ruina
eterna".
Daniel 12: 2 "Las multitudes que
duermen en el polvo de la tierra se
despertarán: unos para la vida eterna,
otros para la vergüenza y el desprecio
eterno".
Mateo 8:12 "... donde habrá llanto y
crujir de dientes".
Mateo 10:15 "... será más soportable
para Sodoma y Gomorra el día del juicio
.."
Mateo 11:24 "... será más soportable
para Sodoma el día del juicio que para
ti"
Mateo 18: 8 "Es mejor para ti entrar en
la vida mutilado o lisiado que tener dos
manos o dos pies y ser arrojado al
fuego eterno".
Mateo 22:13 "... donde habrá llanto y
crujir de dientes". Igual que Matt 8:12
Mateo 25:41 "Entonces dirá también a
los de su izquierda: 'Apartaos de mí,
malditos, al fuego eterno preparado
para el diablo y sus ángeles. ' "
Marcos 9: 46–48 "Y si tu ojo te hace
tropezar, sácalo. Es mejor para ti entrar
en el reino de Dios con un ojo que tener
dos ojos y ser arrojado al infierno, donde
están los gusanos que los comen no
mueren, y el fuego nunca se apaga. ' "
Apocalipsis 14:11 "Y el humo de su
tormento se levantará por los siglos de
los siglos. No habrá descanso ni de día
ni de noche para los que adoran a la
bestia y su imagen, ni para quien recibe
la marca de su nombre".
Apocalipsis 20:10 "Y el diablo, quien los
engañó, fue arrojado al lago de azufre
ardiente, donde la bestia y el falso
profeta habían sido arrojados. Serán
atormentados día y noche por los siglos
de los siglos".

Estos cristianos apuntan a referencias


bíblicas al castigo eterno, así como a los
elementos eternos de este castigo, como
el fuego inextinguible, la vergüenza eterna,
el "gusano" que nunca muere y el humo
que se levanta para siempre, en
consonancia con la doctrina tradicional.
del tormento eterno y consciente de los no
creyentes o pecadores en el infierno,
aunque los aniquiladores han escrito
respuestas creíbles a estas escrituras.

Los cristianos que creen en la


reconciliación universal también han
criticado el aniquilacionismo utilizando
referencias bíblicas. Los libros de la Biblia
argumentados para apoyar posiblemente
la idea de la reconciliación completa
incluyen la Primera Epístola a los Corintios
. Las secciones de 1 Corintios 15:22,
"Como todos mueren en Adán, así todos
serán vivificados en Cristo", y 1 Corintios
15:28, "Dios será todo en todos", se citan.
[85] [86] Los versos que parecen contradecir
la tradición de condenación completa y
que aparecen en los argumentos también
incluyen Lamentaciones 3: 31–33 (NVI),
"Porque nadie es desechado por el Señor
para siempre. Aunque trae pena, Él
mostrará compasión, tan grande es su
amor inquebrantable ", [87] y 1 Timoteo 4:
(NVI), "Hemos puesto nuestra esperanza
en el Dios vivo, que es el Salvador de todas
las personas, y especialmente de aquellos
que creen". [88]

Orígenes helénicos
Muchos aniquiladores creen que el
concepto de un alma inmortal separada
del cuerpo proviene de la filosofía griega ,
particularmente de Platón . Por ejemplo, el
Mito de Er de Platón representa a almas
sin cuerpo que son enviadas a la
clandestinidad para ser castigadas
después de la muerte. La cultura
helenística tuvo una influencia
significativa en la iglesia cristiana
primitiva, véase también el judaísmo
helenístico . Por este escenario, el alma no
aparece en la Biblia y es vista allí solo por
aquellos a quienes se les enseña a asumir
que el alma existe en primer lugar.
Personas
Defensores

Británico:

John Stott
John Wenham
Michael Green [89]
Philip Edgecumbe Hughes
Roger Forster
Richard Bauckham
Justin brierley
Basil FC Atkinson
Ian Howard Marshall
Norteamericano:

Clark Pinnock
Edward Fudge
Greg boyd
Harold Camping
Preston Sprinkle
Homer Hailey
E. Earle Ellis
Ellen G. White
John G. Stackhouse, Jr.
Joel B. Green

Agnósticos
Otros se han mantenido "agnósticos", sin
tomar una posición sobre el tema del
infierno. Los dos enumerados también son
británicos:

FF Bruce , quien se describió a sí mismo


como "agnóstico" en este tema
NT Wright rechaza el tormento eterno, el
universalismo, y aparentemente también
la aniquilación; pero cree que aquellos
que rechazan a Dios se
deshumanizarán, y ya no estarán a la
imagen de Dios [90]

Críticos / Opositores

John H. Gerstner
JI Packer
James R. White
David Pawson
Wayne Grudem
RC Sproul
Albert Mohler
Tim Keller (pastor)
William Lane Craig
Millard Erickson
Francis chan
Franklin Graham
Rick Warren
John F. MacArthur
Mark Driscoll
CJ Mahaney
Heidi Baker
Reinhard Bonnke

Véase también
Problema del infierno
Condicionalismo cristiano (o
"inmortalidad condicional")
La reconciliación universal ("
universalismo " en un contexto
cristiano)
Olvido (eterno)
Muerte del alma

Referencias
1. Fe y vida cristianas, Volúmenes 16–17,
1913 (Google eBook) p.118
2. James Packer en "Por qué el
aniquilacionismo es incorrecto".
https://www.thegospelcoalition.org/article/j
i-packer-on-why-annihilationism-is-wrong
3. Hebreos 12:29; Canción de Salomón 8: 6
4.
https://m.egwwritings.org/en/book/951.15
58
5. http://ssnet.org/blog/punishment-of-the-
wicked-in-light-of-the-cross/
6. http://www.signstimes.com/?
p=article&a=40068829584.786
7.
http://www.sdanet.org/atissue/books/27/2
7-26.htm
8. David A. Reed, Answering Jehovah’s
Witnesses: Subject by Subject, electronic
ed. (Grand Rapids: Baker Book House,
1997).
9. L. E. Froom, The Condionalist Faith of our
Fathers (Washington, DC: Review and
Herald, 1965–1966).
10. Edwards, D. L. & Stott, J. Essentials : A
Liberal–Evangelical Dialogue London :
Hodder & Stoughton, 1988, pp. 313–320.
11. Gore, The Religion of the Church Oxford:
Mowbray, 1916, pp. 91f.
12. Temple, W., Christus Veritas London:
Macmillan, 1924, p. 209
13. Quick O.C., Doctrines of the Creed
London: Nisbet, 1933, pp. 257f.
14. Simon U., The End is Not Yet Welwyn:
Nisbet, 1964, pp. 206f.
15. Caird G. B., The Revelation of St John
the Divine London: A. and C. Black., 1966,
pp. 186f., 260
16. Crockett, Four Views on Hell, p52–53
(he accepts the traditional view)
17. http://www.signstimes.com/?
p=article&a=40068829584.786
18.
http://www.sdanet.org/atissue/books/27/2
7-26.htm
19. Gregory A. Boyd and Paul R. Eddy,
Across the Spectrum: Understanding Issues
in Evangelical Theology, 2nd ed. (Grand
Rapids, MI: Baker Academic, 2009), 286-
287.
20. James H. Charlesworth, Casey Deryl
Elledge, J. L. Crenshaw Resurrection: the
origin and future of a Biblical doctrine 2006
p37 "One may ask, however, How
widespread was early belief in the
resurrection? ... These sources allege that
both Pharisees and Essenes held strong
support for the afterlife, while Sadducees
refused to"
21. St. Ignatius: Epistle to the Magnesians –
http://www.newadvent.org/fathers/0105.ht
m
22. St. Justin Martyr: Dialogue with Trypho
(Chapter V) –
http://www.earlychristianwritings.com/text/
justinmartyr-dialoguetrypho.html
23. St. Irenaeus: Against Heresies: Book II,
Chapter 34 –
http://www.newadvent.org/fathers/010323
4.htm
24. Arnobius, Against the Heathen: Book II,
paragraph 61, last sentence.
25. Pinnock, "Fire then Nothing", p40
26. Furthermore, it should be noted that this
comment was made in regard to Calvinism
and their insistence that some were pre-
destined to receive Christ, and others to be
eternally punished. How much weight this
statement of Wesley's should be placed on
his idea of eternal condemnation remains
debated. Actually, the terminology "being
destroyed body and soul in hell" is from the
lips of Jesus. Matthew 10:28 "And do not
fear those who kill the body but cannot kill
the soul. But rather fear Him who is able to
destroy both soul and body in hell."
SERMON 128, Preached at Bristol, in the
year 1740 – "Archived copy" . Archived from
the original on 2000-11-15. Retrieved
2014-11-26.
27. Towards the conversion of England
Church of England Commission on
evangelism – 1946 "... but gives the idea
that 'everyone goes to heaven when he
dies'. 198 During their earlier years children
have to learn how to discriminate between
the world of experience and the world of
imagination."
28. An Inquiry; Are the Souls of the Wicked
Immortal? In Three Letters, 1841. Six
Sermons on the Inquiry: Is there Immortality
in Sin and Suffering?, 1842; followed by
several later versions; reprint
29. It had the motto "No immortality, or
endless life except through Jesus Christ
alone." Sources: Lest We Forget 1:4 (1991) .
"George Storrs: 1796–1879: A Biographical
Sketch ". HarvestHerald.com. Retrieved
June 2010.
30. Letter from Fitch to Storrs, January 25,
1844
31. Gary Land, "Conditional Immortality"
entry in Historical Dictionary of the Seventh-
day Adventists. Scarecrow, 2005, p68–69
32. Roswell F. Cottrell, Review and Herald
1853 – the first clear statement. James
White, "Destruction of the Wicked" series,
Review and Herald 1854 [1] ?. D. P. Hall,
articles in 1854, republished as the book
Man Not Immortal, 1854. J. N.
Loughborough series; republished as Is the
Soul Immortal?, 1856
33. D. M. Canright, History of the Doctrine
of the Immortality of the Soul, 1871.
34. Uriah Smith, Man's Nature and Destiny,
1884
35. Le Roy Froom [and team], The
Conditionalist Faith of our Fathers, 2 vols.
Washington, D.C.: Review and Herald,
1965–66; online link . See also article
series in the Review. One pair of reviews is
Alfred-Félix Vaucher, "The History of
Conditionalism ". Andrews University
Seminary Studies 4:2 (July 1966), p193–
200 [Vol. II]. He considers it of "greatest
use" to theologians and other readers, and
presents only "few reservations" for such a
"voluminous work". It is aimed at English
readers, and thus focuses on Great Britain
and America; Vaucher expounds on
continental European supporters. He
disagrees with the inclusion of the
Waldenses as conditionalists, and other
descriptions of their history. Vaucher,
review in Andrews University Seminary
Studies 5 (1967), p202–204 [Vol. I]. Vaucher
praises Froom's "erudition"; a "monumental
work" without "rival". He questions whether
several individuals should be claimed for
conditionalism, or that the Pharisees taught
an immortal soul. He challenged the
preaching tone of books, and related
artwork
36. Clark Pinnock, "The Conditional View",
p147 footnote 21; in William Crockett, ed.,
Four Views on Hell. Grand Rapids, Michigan:
Zondervan, 1992
37. Vaucher, Alfred-Félix (1966). "The
History of Conditionalism" . Andrews
University Seminary Studies. 4: 193–200.
ISSN 0003-2980 .
38. Brian P. Phillips, "Annihilation or endless
torment? ". Ministry 69:8 (August 1996),
p15,17–18
39. Samuele Bacchiocchi, "Hell: Eternal
Torment or Annihilation? " chapter 6 in
Immortality Or Resurrection?. Biblical
Perspectives, 1997; ISBN 1-930987-12-9,
ISBN 978-1-930987-12-8
40. "Fundamental Beliefs " (1980) webpage
from the official church website. See "25.
Second Coming of Christ", "26. Death and
Resurrection", "27. Millennium and the End
of Sin", and "28. New Earth". The earlier
1872 and 1931 statements also support
conditionalism
41. 1 John 4:8; 1 John 4:16
42. The Handbook of Seventh-day Adventist
Theology (2000) from the Commentary
Reference Series
43. http://www.churchofgod-
7thday.org/Publications/Doctrinal%20Point
s%20Final%20Proof.pdf
44. White, Edward (1878). Life in Christ: A
Study of the Scripture Doctrine On the
Nature of Man, the Object of the Divine
Incarnation, and the Conditions of Human
Immortality .. White does posit an
intermediate conscious state of the soul
pace the standard conditional immortality
belief that the dead are unconscious.
Petavel, Emmanuel (1892). The Problem of
Immortality . Petavel, Emmanuel (1889).
The Extinction of Evil: Three Theological
Essays . Three early essays from one of the
classical advocates of conditional
immortality, a French author. See especially
"Appendix 1: Answers to Objections Urged
Against the Doctrine of the Gradual
Extinction of Obdurate Sinners," beginning
on page 147 of the book. Hudson, Charles
Frederic (1857). Debt and Grace as Related
to a Doctrine of the Future Life . See
Hudson's book Christ Our Life below for an
expanded biblical defense. Hudson, Charles
Frederic (1860). Christ Our Life: The
Scriptural Argument for Immortality
Through Christ Alone .
45. John Stott: A Global Ministry by Timothy
Dudley-Smith, p353
46. J. I. Packer (Spring 1997). Evangelical
Annihilationism in Review (PDF).
Reformation & Revival. 6. pp. 37–51.
47. Essentials: A Liberal-Evangelical
Dialogue by David L. Edwards with a
response from John Stott. 1988, p314
[313–320]
48. In 1993. John Stott: A Global Ministry,
354
49. Essentials, p314
50. Essentials, p314–15
51. Essentials, p320
52. Philip Edgcumbe Hughes, The True
Image: The Origin and Destiny of Man in
Christ. Grand Rapids: Eerdmans; and
Leicester, United Kingdom: Inter-Varsity
Press, 1989, p398-407. As cited by Packer
(and Pinnock)
53. John Wenham, The Goodness of God.
London: InterVarsity Press, 1974
54. John Wenham, The Enigma of Evil,
Britain: InterVarsity Press, 1985; a 2nd
edition. A new edition with an extended
chapter on the debate was published by
Eagle books in 1994, from Guilford,
England. As cited by Phillips
55. Wenham, "The Case for Conditional
Immortality" in N. M. S. Cameron, ed.,
Universalism and the Doctrine of Hell.
Grand Rapids: Baker Book House, 1992. A
report on the Fourth Edinburgh Conference
on Christian Dogmatics
56. John Wenham, Facing Hell: An
Autobiography 1913–1996. Paternoster
Press: 1998
57. Wenham in Universalism and the
Doctrine of Hell, p190,191; as quoted by
Phillips
58. Edward W. Fudge, The Fire that
Consumes: A Biblical and Historical Study
of Final Punishment. Houston: Providential,
1982. Author's webpage Archived March
25, 2010, at the Wayback Machine. Fudge is
a member of the Churches of Christ
59. Four Views on Hell, p137 footnote 5
60. As cited by Phillips
61. An early article was Pinnock, "Fire, then
Nothing". Christianity Today (March 20,
1987), p40–41. He lists the evangelical
authors who persuaded him as: Stott,
Fudge, Hughes, and Green (as cited
elsewhere in this article), and Stephen
Travis, I Believe in the Second Coming of
Christ. Grand Rapids: Eerdmans, 1982,
p196–199. Listed in Four Views on Hell,
p137 footnote 5
62. Basil F. C. Atkinson, Life and
Immortality: An Examination of the Nature
and Meaning of Life and Death as They Are
Revealed in the Scriptures. Taunton,
England: printed by E. Goodman, 196–?. As
cited by Phillips, and WorldCat
63. John Stott: A Global Ministry, p353
64. An Exposition of the Seven Church Ages
(1965), 133–135; The Revelation of the
Seven Seals (1967), 487
65. Church of England, "The Mystery of
Salvation: The Doctrine Commission of the
General Synod" (1995), p199; published by
Church House Publishing, London, 1995;
copyrighted by The Central Board of
Finance of the Church of England, 1995,
ISBN 0-7151-3778-6
66. Evangelical Alliance; Alliance
Commission on Unity and Truth among
Evangelicals (2000). "Conclusions and
Recommendations" . In Hilborn, David (ed.).
The Nature of Hell. London: Paternoster
Publishing. pp. 130–5. ISBN 978-0-
9532992-2-5.
67. 21st Century Evangelicals: A snapshot
of the beliefs and habits of evangelical
Christians in the UK . Evangelical Alliance
and Christian Research, 2011, p9
68. Eryl Davies, The Wrath of God,
Evangelical Movement of Wales.W. G. T.
Shedd, The Doctrine of Endless
Punishment, was reissued by Banner of
Truth Trust. As cited by Phillips
69. Paul Helm, The Last Things: Death,
Judgment, Heaven and Hell. Banner of
Truth, 1989
70. Letter from F. F. Bruce to John Stott in
1989, as quoted in John Stott: A Global
Ministry, 354
71. According to F. F. Bruce, in his foreword
to Edward Fudge, The Fire That Consumes,
p.viii
72. Pinnock, "The Conditional View", in
Crockett; p150 incl. footnote 28
73. C. S. Lewis, The Problem of Pain.
London and Glasgow: Collins, 1940, p114–
115; emphasis in original
74. Zühlsdorf, Fr. John. WDTPRS: Thursday
in the 1st Week of Lent . Posted on 17
March 2011.
75. Essentials, p316
76. Edward Fudge, The Fire That Consumes:
A Biblical and Historical Study of Final
Punishment (Houston: Providential Press,
1982).
77. Wild, Robert (2015). A Catholic Reading
Guide to Universalism. Wipf and Stock
Publishers. ISBN 9781498223188.
78. von Balthasar, Hans Urs (1988). Dare
We Hope: "that All Men be Saved"? ; With, A
Short Discourse on Hell. Ignatius Press.
ISBN 9780898702071.
79. Wild, Robert (2016). A Catholic Reading
Guide to Conditional Immortality - The Third
Alternative to Hell and Universalism. Wipf
and Stock Publishers.
ISBN 9781498297271.
80. Griffiths, Paul (2014). Decreation: The
Last Things of All Creatures. Baylor
University Press. ISBN 9781481302296.
81. Crockett, William V. (1992). Four Views
on Hell. Grand Rapids, Mich: Zondervan.
82. chapter 6, "Hell: Not Endless" in The
Enigma of Evil by John Wenham, p68–92;
esp. 81–83. Quotations are Wenham's
terms, not the Bible's necessarily. The first
edition of the book was titled, The
Goodness of God, but contained little or
none of this discussion
83. Bowles, Ralph G. (2000). "Does
Revelation 14:11 Teach Eternal Torment?
Examining a Proof-text on Hell" (PDF).
Evangelical Quarterly. 73 (1): 21–36.
84. Millard Erickson, Christian Theology,
2nd Ed. (Grand Rapids: Baker Academic,
1998), pp1242–1244.
85. Richard Bauckham, "Universalism: a
historical survey" , Themelios 4.2
(September 1978): 47–54.
86. Fisher, David A. (December 2011). "The
Question of Universal Salvation: Will All Be
Saved?" (PDF). The Maronite Voice, Volume
VII, Issue No. XI. Archived from the original
(PDF) on May 8, 2013. Retrieved July 2,
2014.
87.
https://www.biblegateway.com/passage/?
search=Lamentations+3%3A31-
33&version=NIV
88.
https://www.biblegateway.com/passage/?
search=1+Timothy+4%3A10&version=NIV
89. Michael Green, Evangelism Through the
Local Church. London: Hodder and
Stoughton, 1990, p69–70
90. N. T. Wright, Surprised by Hope, chapter
11 "Purgatory, Paradise, Hell"; preview ; as
cited elsewhere

Lectura adicional
Various doctrines about hell:

William Crockett, ed., Four Views on Hell


Edward Fudge and Robert Peterson, Two
Views of Hell: A Biblical & Theological
Dialogue. Downers Grove, Illinois:
InterVarsity Press, 2000
Neusner, Jacob; Avery-Peck, Alan
Jeffery (2000). Judaism in Late Antiquity:
Part Four: Death, Life-After-Death,
Resurrection and the World-To-Come in
the Judaisms of Antiquity . Leiden, The
Netherlands: Brill. p. 342. ISBN 978-90-
04-11262-9.

Advocates of annihilationism:

Bacchiocchi, Samuele (1997).


Immortality or Resurrection? A Biblical
Study on Human Nature and Destiny
(PDF). Berrien Springs, Michigan: Biblical
Perspectives. ISBN 978-1-930987-12-8.
OCLC 38849060 .
Clark Pinnock, "The Destruction of the
Finally Impenitent". Criswell Theological
Review 4:2 (1990), p243–259.
Reprinted in A Journal from the Radical
Reformation 2:1 (Fall 1992), p4–21
Critics of annihilationism:

Stanley Grenz, "Directions: Is Hell


Forever? " Christianity Today 42:11
(October 5, 1998), p?
Christopher W. Morgan and Robert A.
Peterson, eds., Hell Under Fire: Modern
Scholarship Reinvents Eternal
Punishment. Zondervan, 2004; ISBN 0-
310-24041-7, ISBN 978-0-310-24041-9
Robert A. Peterson, Hell on Trial: The
Case for Eternal Punishment. P&R
Publishing, 1995; ISBN 0-87552-372-2,
ISBN 978-0-87552-372-9

Enlaces externos
Look up annihilationism in Wiktionary,
the free dictionary.

Supportive
RethinkingHell.com Exploring
evangelical conditionalism
Afterlife.co.nz The Conditional
Immortality Association of New Zealand
Inc. is a non-profit organization
established to promote a Biblical
understanding of human nature, life,
death and eternity as taught throughout
Scripture.
Jewish not Greek Shows how Biblical
hermeneutics proves "annihilationism"
and not the Greek philosophical belief in
innate immortality.
Critical
"Hell – Eternity of Hell " in Catholic
Encyclopedia
Evangelicals and the Annihilation of Hell
– Part 1 , Part 2 by Alan W. Gomes.
(Note the article incorrectly states
Edward Fudge is from the Adventist
tradition)
"Undying Worm, Unquenchable Fire " by
Robert A. Peterson. Christianity Today
44:12 (October 23, 2000)
Retrieved from
"https://en.wikipedia.org/w/index.php?
title=Annihilationism&oldid=891567809"

Última edición hace 13 días por Pur…

El contenido está disponible bajo CC BY-SA 3.0 a


menos que se indique lo contrario.

También podría gustarte