Está en la página 1de 1

DEPARTAMENTO DE EMBRIOLOGÍA

PROYECTO DOCENTE
NEURULACIÓN
2009
NEURULACIÓN

La formación de la placa neural a partir del ectodermo se conoce como neurulación; esto implica una
doble inhibición molecular para permitir la transformación del ectodermo en tejido neural. La primera
inhibición la ejerce la proteína morfogenética de hueso cuatro ó BMP4 sobre el mismo ectodermo que la
produce para evitar su capacidad intrínseca de transformarse en ectodermo neural. Sin embargo, la notocorda
bloquea esta inhibición a través de las proteínas nogina y cordina que se difunden hasta el ectodermo
suprayacente para devolverle su capacidad de formar tejido nervioso. La placa neural tiene un epitelio cúbico
alto y expresa moléculas de adhesión N-CAM y N-Cadherina.

El plegamiento de la placa neural originará el surco neural que se forma por la invaginación de esta placa
en dirección hacia la notocorda por medio de un punto de de anclaje justo en el centro de la placa;
posteriormente a cada lado del surco aparecen dos puntos bisagra que dobla hacia la línea media las paredes
derecha e izquierda del surco neural para el plegamiento lateral de la placa.

La formación del punto de anclaje y de los puntos bisagra obedecen a cambios en el citoesqueleto de las
células que se encuentran en éstas regiones de la placa neural; las células se vuelven más estrechas en su
vértice, debido a un anillo de filamentos de actina que produce un cambio en la forma celular y explica el inicio
de la formación del tubo neural.

Durante el plegamiento de la placa neural los bordes superiores se elevan, se acercan y finalmente se
fusionan para formar el tubo neural. El cierre de este tubo no ocurre simultáneamente en todo lo largo del
surco neural, sino que ocurre en puntos específicos del mismo. La primera parte que se cierra,
aproximadamente en la mitad longitudinal del surco, es la futura región cervical aproximadamente al día 21 de
gestación, luego el cierre se extiende hacia la región caudal del embrión en forma de cremallera. Sin embargo,
los neuroporos permanecen abiertos unos días más, en la región cefálica neuroporo anterior se cierra al día 25
y en la parte caudal neuroporo posterior al día 27 de la gestación.

Una vez cerrados ambos neuroporos, el tubo neural queda inmerso en el embrión formando un cilindro
hueco sellado en ambos extremos. Sí bien el primer punto de cierre se ubica en la región medial del surco
neural original, se proponen hasta cinco puntos: torácico o dorsal, cefálico o craneal, facial, occipital y lumbar.
Este último es el más caudal, el último en cerrarse y es la región que presenta con más frecuencia defectos de
cierre del tubo neural.

Material preparado por Dr. Alejandro Aragón Anzures y Estudiante de Medicina Pablo Martínez. Revisado por
Dra. Carmen Méndez