Está en la página 1de 4

Contexto:

El fenómeno migratorio ha sido un proceso innato a la condición humana,


evidenciado desde cuando el homo sapiens salió de África en dirección a otros
continentes por factores tales como: climáticos, alimenticios, o simplemente el
espíritu natural de explorar y poblar aquello desconocido. La migración, en
nuestro contexto, continuó con el poblamiento americano, los posteriores
procesos colonizadores del siglo XV a manos europeas y la conformación
territorial y política de lo que es actualmente América.

Las condiciones económicas que Chile ha desarrollado desde la segunda mitad


del siglo XX e inicios del XX, han originado que en el contexto latinoamericano,
el país fuera considerado como ejemplo a seguir y foco de migración. Migración
que se ha acentuado durante los últimos años y que han tomado de improviso
a la estructura orgánica del Estado en los ámbitos sensibles de toda población:
vivienda, trabajo, salud, alimentos y por educación. Es allí, donde este trabajo
intentará “Describir y Comprender el fenómeno de multiculturalidad y
transculturalidad en la escuela básica…, desde la perspectiva de las prácticas
docentes referidas al trabajo con hijos de inmigrantes”

Históricamente las políticas públicas han sido pasivas, particularmente en


cuanto a migración; Chile durante el siglo XX comenzó a recibir extranjeros de
diferentes nacionalidades y distintos continentes a un ritmo lento sin
comparación con los grandes focos de inmigración del mundo, por ende, no
urgía activar los sistemas de instalación de población inmigrante, ya que
aquellas personas lograban su incorporación de forma natural y espontanea.
Sin embargo, en los últimos años se aprecia una explosión migratoria en Chile
con crecimientos fuera de lo común para la realidad que se acostumbraba.
Tomando algunas cifras oficiales se señala que comparativamente hablando.

En el año 1992 en Chile la población migrante apuntaba al 0,81% de total


residente en el país, mientras que para el año 2017 la cifra llegaría al 4,3%. Cabe
agregar que 2/3 de la población inmigrante ha ingresado entre los años 2010 y
2017. Además, considerar que el 51% proviene de 3 países de América Latina,
Perú (25%), Colombia (14%) y Venezuela (11%); en 6to lugar Haití con un 8,4%
(Fernandez, 2018)Datos más concretos indican que “entre los años 2014 y 2017
la población inmigrante se incrementó un 232%, lo cual implica un aumento de
416 mil a 966 mil extranjeros, cifra que ya en el 2018 podría haber pasado el
millón de personas” (El Siglo, 6 de septiembre, 2018).

Más allá de porcentajes y estadísticas, existe una realidad apremiante, cubrir las
necesidades de la población que ingresa diariamente a Chile, lograr adaptarlos
a los sistemas y costumbres culturales que se manifiestan en el diario vivir. Las
distintas entidades, tanto públicas como privadas, han sufrido ciertas
alteraciones con la inmigración, particularmente y para efecto de este estudio
es de particular interés la integración que el sistema educativo ha permitido
para aquellos niños que deben asistir a las escuelas de segundo ciclo básico y
adaptarse a culturas escolares diferentes a lo que acostumbraron a cursar. En
palabras del exministro Gerardo Varela, se establece que: casi el 60% de los
niños extranjeros ingresa a la educación pública y eso nos genera un desafío
importante no bajar en calidad y mantener un muy buen nivel de servicio
educacional para todos estos estudiantes (Varela, 2018)

En esta misma línea, el Centro de Estudios del MINEDUC determinó, que en los
últimos cuatro años prácticamente se ha cuadruplicado el número de escolares
extranjeros en el país: si en 2015 los alumnos extranjeros en el sistema escolar
sumaban 30.625 (0,9% de la matrícula total); en 2018 esta cifra ascendió a los
113.585, lo que representa el 3,2% de la matrícula total. En 2017 los estudiantes
extranjeros sumaban 77.608, lo que representó al 2,2% de la matrícula oficial. De
estos, el 57% asistía establecimientos municipales, mientras que el 33% estaba
matriculado en colegios particulares subvencionados. La información
entregada por los establecimientos presenta que el 76% de la matrícula
extranjera corresponde a principalmente de Perú, Colombia, Bolivia, Venezuela,
Haití, Ecuador y Argentina (Varela, 2018)

Si bien la inmigración a Chile no alcanza niveles de otras latitudes, donde el


porcentaje de población entrante supera el 10%, se hace evidente la necesidad
de reforzar la incorporación e integración de niños al sistema educativo, dentro
de esa lógica se ha creado la Política Nacional de Estudiantes Extranjeros, “que
tiene como objetivo garantizar el derecho a educación e inclusión de
estudiantes extranjeros en el sistema educacional, contribuyendo a fortalecer la
calidad educativa, respetando los principios de igualdad y no discriminación
enmarcados en los compromisos internacionales firmados y ratificados por el
Estado de Chile” (MINEDUC, 2018)

Dentro de la iniciativa de educación nacional se tiene presente que la inserción


de niños a las escuelas a lo largo del país debe ser una política de Estado,
entendiendo que no se intenta que aquellos niños que llegan a Chile pierdan
sus raíces y olviden su original cultura, sino que se complementes y sumen sus
vivencias y saberes a los nuestros, por ello se han creado definiciones e ideas
que intentan respetar la sana incorporación multicultural a las aulas del país,
entendiendo la interculturalidad como un horizonte social ético-político en
construcción, que enfatiza relaciones horizontales entre las personas, grupos,
pueblos, culturas, sociedades y con el Estado. Se sustenta, el diálogo desde la
alteridad, facilitando una comprensión sistémica e histórica de todas las
personas, grupos, pueblos y etnias diversos que interactúan que se relacionan
en el territorio. El MINEDUC, define entonces que la: interculturalidad favorece
la creación de nuevas formas de convivencia ciudadana, sin distinción de
nacionalidad u origen. Para ello, el diálogo simétrico es posible reconociendo y
valorando la riqueza de la diversidad lingüístico-cultural, natural y espiritual.
(MINEDUC, 2018)
En este contexto, el Ministerio de Educación se ha propuesto impulsar un distintos
lineamientos que garanticen a todos los estudiantes (sin distinción de
nacionalidad, origen, condición socioeconómica, etc) una educación de
calidad, con igualdad de oportunidades e inclusiva.

Esto falta:

2 Discusión de hipótesis e interrogantes. (Gonzalo y Paulina)

3 Diseño de instrumentos y relación con la muestra (Alex y Milton)

4 Descripción a modo de diario de campo del contexto y reflexiones


(emic y etic) (Alex y Milton)

5 Resultados analizados o posibles. (todos juntos)

Referencias bibliográficas:

- Fernandez, J (2018, 6 de septiembre). Migración en Chile: De las cifras del


Censo a una reflexión sobre derechos.

Recuperado de http://www.eldesconcierto.cl/2018/05/16/migracion-en-
chile-de-las- cifras-del- censo-a-una-reflexion-sobre-derechos/

- El Siglo (2018, 6 de septiembre). Migración en Chile: una oportunidad.


Recuperado de http://www.elsiglo.cl/2018/04/11/migracion-en-chile-una-
oportunidad/

- MINEDUC (2018, 7 de septiembre) Ministro Gerardo Varela presenta la


Política Nacional de Estudiantes Extranjeros. Recuperado de
https://migrantes.mineduc.cl/2018/05/24/ministro-gerardo-varela- presento-la-
politica-nacional-de- estudiantes-extranjeros/

- MINEDUC (2018, 7 de septiembre) Política Nacional de estudiantes Extranjeros


2018-2022. Recuperado de https://www.mineduc.cl/wp-
content/uploads/sites/19/2018/05/PoliticaNacionalMigrantes.pdf