Está en la página 1de 20

Desde hace varios años, las consideraciones de orden ambiental y de sostenibilidad se

incorporan cada vez más con mayor relevancia en el desarrollo de los proyectos de
infraestructura y construcción a nivel mundial. En el globo se realizan destacables esfuerzos
desde los ámbitos técnicos, académicos y hasta comerciales, para lograr que lo que
construimos sea respetuoso del cada vez más frágil entorno en que vivimos. De estos
postulados han nacido las carreteras ecológicas, que, si bien aún tienen discrepancias en su
definición y especificaciones, ya son una naciente realidad en algunas partes del planeta.

El concepto de carretera ecológica, se base en los métodos constructivos, así como en los
materiales, impactos y demás situaciones que impliquen la afectación del medio ambiente,
en su construcción y operación. En la actualidad, empieza a crecer la conciencia de los actores
implicados en el desarrollo de la infraestructura vial de los países, principalmente en el primer
mundo, en cuanto a la responsabilidad de que los futuros proyectos estén articulados con la
preservación del medio ambiente.

La investigación, desarrollo, y legislación sobre las carreteras ecológicas se han dado


principalmente en los Estados Unidos y Europa. Leyes como la de Equidad en el Transporte
para el Siglo XXI aprobada en 1998 por el congreso de los EEUU, han permitido crear fondos
con destinación, por ejemplo, al estudio de materiales reciclados en la construcción de
autopistas con el objetivo de reducir la cantidad de materiales que llegan a los rellenos
sanitarios.
Igualmente han propiciado la creación de entidades como la GHP (Sociedad de Autopistas
Ecológicas) que suma esfuerzos públicos y privados con el objetivo de aplicar los principios
de conservación medioambiental en todos los aspectos de los ciclos de vida de las vías.
Europa también ha liderado importantes proyectos en esta materia.

En qué consisten

En términos generales, una carretera se puede considerar ecológica (existen diferentes


grados), si incorpora los siguientes 4 principios fundamentales: Conservación del
Ecosistema, que se aplica, por ejemplo, al de trazar un recorrido con un mínimo impacto en
el entorno natural y la incorporación de un adecuado paisajismo. En segundo lugar, el de
Reciclaje o Reúso, que se evidencia muy claramente en la utilización del caucho proveniente
de llantas recicladas, reduciendo el uso de asfalto y evitando que las llantas vayan a la
disposición final. El Manejo de Aguas es otro principio para darle a las carreteras ecológicas
un tratamiento, uso o preservación; lo anterior tanto de las aguas lluvias que caen sobre estas
o la de los posibles ríos, lagos e incluso aguas marítimas que pueda circundar.

Finalmente, el principio de Aprovechamiento Energético, que consiste en que las carreteras


sean tanto conservadoras en el uso de energía durante su construcción, como fuentes
importantes de generación cuando están en operación; esto se ha podido lograr mediante la
aplicación de los fenómenos de energía solar, eólica (viento) y térmica, que se producen por
ejemplo, cuando los vehículos transitan sobre ellas.

En dónde se han construido


Por fortuna, en la actualidad podemos mencionar varios ejemplos a nivel mundial de
carreteras con carácter ecológico. Son destacables los ejemplos en Milán y Madrid, que han
incorporado dióxido de titanio en las mezclas asfálticas de algunas vías, lo cual permite que
el pavimento absorba entre un 60 a un 90% de los gases contaminante que expulsan los
vehículos que transitan por ellas. En Kansas (Missouri – EEUU), se desarrolla un proyecto
de vías secundarias, las cuales se construyen con una mezcla de concreto que incluye
triturado de sanitarios viejos que estaban previstos enviarlos a los rellenos de la ciudad. La
vía C-9 que conduce de la localidad de Lorca a Zarzadilla de Totana en Murcia (España), ha
mezclado sus asfaltos con el polvillo producto del reciclaje de algunas de las 300.000 llantas
que se desechan en España anualmente.

El futuro

El futuro nos deparará carreteras ecológicas que hasta hace una década, solo serian
imaginables en el marco de una película de ciencia ficción. Las autopistas que se denominen
ecológicas tendrán un carácter especial. Por ellas solo se permitirá que circulen vehículos
eléctricos y el aprovechamiento energético de estas será total; generarán energía eléctrica
usando el aire que producen los carros, su rozamiento contra el asfalto y la vibración que
generan al pasar. La superficie de las vías incorporará paneles de energía solar para evitar el
congelamiento de las calzadas en invierno y generar electricidad.

Permitirán calentar el agua lluvia que caiga sobre ellas y tendrán tecnologías que la
purifiquen. Adicionalmente, se construirán con materiales reciclables y tendrán la capacidad
de absorber la contaminación. Finalmente y tal vez lo más importante, es el hecho de que
transitar sobre ellas implicará una experiencia de verdadera concientización sobre el único
camino que le queda a la humanidad, el respeto de nuestro medio ambiente.

Si bien es sabido que al ingeniero civil se le conoce como “el destructor de la naturaleza”, en
los últimos años ha surgido la inquietud de contribuir a mantener y conservar el equilibrio
ecológico protegiendo el ambiente, flora y fauna de las zonas por donde se altera el ambiente
natural para dar paso a nuevas obras.
Una de las medidas que se han estado llevando a cabo es el uso e implementación de nuevas
tecnologías y materiales ecológicos en la construcción de diversas obras. La fabricación de
carreteras bajo esta característica de construcción ecológica, por ejemplo, se basa en los
métodos de producción, así como en los materiales, impactos y demás situaciones que
impliquen la afectación del medio ambiente, en su construcción y operación.

A pesar de ser relativamente nuevo, el concepto de carretera ecológica existe en todos los
continentes, fue desarrollado en el estado de Washington, E.U.A. en el año 2007, y se trata
básicamente de un sistema de clasificación para medir la sustentabilidad de las carreteras.

A primera vista pudieran no parecer muy diferentes a una carretera normal, pero si se
observan cuidadosamente se puede notar sutiles diferencias, en las pequeñas ciudades estas
carreteras se vuelven más estéticas y en las áreas rurales se mezclan de mejor manera con el
medio ambiente, otro punto a favor es que tienen aptitud para constituir un atractivo turístico,
lo cual, ya sea en una gran ciudad o un pequeño poblado, sin duda alguna representa un factor
de desarrollo económico.

En un comunicado de prensa de la fundación ambiental ACACIA, se dijo lo siguiente: “Las


tres R´s de las carreteras incluyen el reciclado, reutilización y renovación”. Con este tipo de
materiales se puede reducir significativamente la cantidad empleada en las áreas de relleno y
la materia virgen requerida. Estos materiales son derivados de subproductos industriales y
está comprobado que reducen notablemente la energía consumida por la construcción
carretera, además de reducir la emisión de gases de efecto invernadero y los costos.”

Las carreteras son propiedad pública, y tienen financiamiento tanto público como privado, y
es por eso que se deben desarrollar nuevas técnicas innovadoras para hacerlas sustentables,
esto jugará un papel importante en el esfuerzo de mitigar los impactos hechos por el hombre
en el ambiente natural. Actualmente se está explorando y expandiendo el mercado para la
construcción verde, muchas disciplinas se han dado cuenta de los beneficios de la
sustentabilidad.

Existen varios retos para desarrollar un sistema de carreteras verdes. Actualmente, no existe
una definición estándar para la sustentabilidad en el diseño de carreteras. Desarrollar un
sistema de carreteras verdes requeriría de la cooperación gubernamental, además, todavía
tienen que desarrollarse muchas normas necesarias para los materiales empleados en las redes
de carreteras.

Sin embargo, para los constructores el reto es el de dejar atrás los viejos usos y costumbres:
improvisación, inflación de costos, corrupción, uso de materiales de segunda y construir de
una manera austera pero hacer que parezca que cumple con las especificaciones requeridas.

Cómo construir carreteras ecológicas con residuos plásticos

2 mayo, 2017.

Staff Digital Bricks

Las tendencias del mundo actual han apuntado, en los últimos años, a la exploración de
nuevas formas de convertir la basura en soluciones y productos ecológicos que ayuden al
hombre a “limpiar” su entorno y a combatir la destrucción del medio ambiente, generando -
de paso- nuevas formas de ahorrar energía y recursos económicos.

Los residuos plásticos están en la mira de todos los que se preocupan por transformar esta
amenaza en algo útil para la vida. ¿Pero cómo podemos convertir un problema como la
acumulación de residuos plásticos en una solución, como la construcción de carreteras más
baratas y resistentes?

Esa pregunta poco a poco ha ido encontrando respuestas, y hoy en día las podemos ver
transformadas en elementos reales y en funcionamiento. El uso de técnicas de reciclado que
posibilitan dar una nueva vida a los residuos es una vía que cada vez se está desarrollando
más, sobre todo por sus ventajas ambientales y por la mayor concienciación en crear procesos
sostenibles en el tiempo.

Existen ya diferentes proyectos que aprovechan los residuos plásticos para, después de
realizarles un tratamiento adecuado, poder darles un nuevo uso relacionado con las carreteras,
por ejemplo, algo que en primer término nos remite a la idea de ahorros importantes y
durabilidad.

Veamos algunos de estos interesantes proyectos, detectados por el sitio Tecnocarreteras:

Carreteras resistentes al agua en la India

Detrás de esta innovación se encuentra el científico y empresario indio Ahmed Khan,


fundador de la compañía Plastic Waste Management, especializada en el uso de plástico
reciclado optimizado para su mezcla con betún en la construcción de carreteras.
El proceso seguido por ese sistema consta de tres fases: Segregación (separando los residuos
plásticos de otros residuos); Corte (en pequeñísimos elementos de los diferentes tipos de
residuos plásticos) y Mezcla (de los residuos ya preparados con el betún previamente
adaptado para facilitar la mezcla). El material obtenido puede utilizarse para la construcción
de carreteras de forma más económica y sostenible.

Este sistema permite eliminar la enorme cantidad de residuos plásticos acumulados de esta
región (un problema importante debido que no son biodegradables y sí muy peligrosos para
la salud humana), convirtiendo lo que es un problema en una ventaja para poder hacer
carreteras a menor costo y más resistentes al agua y a la aparición de grietas, haciendo vías
más seguras y sostenibles.

Carreteras de plástico en Rotterdam

La empresa holandesa VolkerWessels ha planteado una nueva propuesta para construir


carreteras de plástico reciclado, las que necesitarían menos mantenimiento para su estado
óptimo. Se instalarían de forma más rápida y durarían más que las convencionales.

La facilidad de poder prefabricar paneles de plástico en cualquier fábrica, y su posterior


construcción modular, podría simplificar enormemente la creación de vías o servir para
disponer en un tiempo récord de zonas por las que pueden circular los vehículos. De
momento, cuentan con la aprobación del Ayuntamiento de Rotterdam para probar esta nueva
superficie, por lo que habrá que estar atentos a los resultados que tenga este nuevo proyecto
para ver si, en la práctica, las ventajas que plantea la empresa son reales.

Guardarrailes de plástico más resistentes y versátiles

La empresa taiwanesa Aplus Molds & Plastics ha desarrollado unas novedosas barreras de
material plástico que pueden ofrecer algunas ventajas a las tradicionales de acero. Según el
fabricante, su composición (policarbonato o polipropileno) le confiere unas propiedades
superiores a los guardarrailes de acero en varios aspectos: en primer lugar, son más resistentes
a los impactos y absorben mejor la energía en caso de colisión contra ellos; son más ligeros,
pues cada uno de los tramos de valla pesa tan solo 17 Kg., lo que facilita mucho su transporte,
manipulación y colocación.

Asimismo, son más flexibles y se adaptan mejor en los tramos curvos de una carretera; están
tratados contra los efectos de los rayos ultravioleta para soportar mejor la exposición continua
al sol y al calor; pueden fabricarse en varios colores, lo que les da mayor visibilidad que las
vallas grises que estamos acostumbrados a ver. El material del que están fabricados es
reciclable, no se oxida y posee una larga vida útil de al menos diez años.
Nuevas barreras New Jersey de materiales plásticos reciclados

Las barreras de seguridad New Jersey son un tipo de separación muy utilizado en carretera,
sobre todo para dividir sentidos en autopistas y autovías.

Desde el año pasado y con una duración prevista de 45 meses, la empresa Acciona y la
Fundación Cidaut han estado trabajando en el desarrollo de una nueva generación de barreras
de este modelo utilizando plásticos reciclados y materiales procedentes de neumáticos fuera
de uso, dentro del programa de investigación LIFE+ financiado por la UE.

El objetivo del proyecto es fabricar este modelo de barreras con materiales procedentes de
residuos plásticos y de neumáticos usados que presentan una mejor absorción en caso de
impacto gracias a las propiedades del caucho que contienen. Al mismo tiempo, se conseguirá
dar una nueva vida útil a los residuos plásticos y a los neumáticos reduciendo el impacto que
éstos causan al medio ambiente.
Proyecto Polymix, plástico-recicladora para hacer asfalto

El
Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS) en colaboración con Acciona
Infraestructuras, la Universidad de Cantabria y la Dirección General de Carreteras de la
Comunidad de Madrid, unidos en el proyecto Polymix (de financiamiento europeo)
fabricaron nuevas mezclas asfálticas que incorporan en su composición distintos plásticos
reciclados, garantizando mejores características técnicas y económicas para asfaltar
carreteras.

Las nuevas mezclas están hechas de perchas plásticas de ropa, tapones de envases y botellas,
garrafas de agua y polvo de caucho de neumáticos viejos. La solución se está probando
actualmente en España, en la carretera M-300 en los accesos a Alcalá de Henares.

Carreteras de plástico, ecológicas y sostenibles

En la búsqueda por conseguir un entorno más ecológico y sostenible surge este interesante
proyecto que va a permitir reutilizar dos elementos de tan difícil eliminación, como son el
plástico y el caucho, para asfaltar carreteras. Gracias a esto se consiguen matar dos pájaros
de un tiro: por una parte, se aprovechan unos materiales que se acumulan en vertederos, que
son de difícil eliminación y causan un gran daño al medio ambiente; por otro lado, se ahorra
al utilizar materiales ya existentes para asfaltar las carreteras.

Para que nos hagamos una idea de lo que podría suponer la implantación efectiva de esta
iniciativa, basta indicar que con tan solo un 5% de penetración de esta nueva mezcla en el
mercado de asfalto podrían reutilizarse 22,500 toneladas de residuos de plástico y otras
11,250 de neumáticos desechados.

Además, según los expertos, este nuevo tipo de carreteras presentarían otras ventajas con
respecto a las tradicionales al ser más seguras, resistentes a la oxidación y a las deformaciones
típicas del firme por los cambios de temperaturas extremos.

Señalización vial con plástico en frío estructurado

Para evitar los problemas de visibilidad que surgen en situaciones extremas (por la noche y
con lluvia) y que impiden ver correctamente las marcas viales sobre el asfalto, la empresa
española Faplisa ha desarrollado un nuevo material de plástico en frío estructurado. Gracias
a su eficiente sistema de drenaje de agua y a su perfil tridimensional, este material aporta una
gran resistencia al deslizamiento del agua, lo que minimiza los problemas de visualización
asociados al agua.

El producto tiene un bajo nivel de desgaste con el paso del tiempo, lo cual también supone
un gran ahorro en mantenimiento a largo plazo. Otra de sus características fundamentales es
que se puede personalizar el tipo de producto al presupuesto del contratante, de manera que
se aplique una mayor o menor cantidad del mismo, lo que conllevará una mayor o menor
eficacia asociada.

Cada día miles de personas están buscando la manera de que nuestras vidas y nuestro entorno
sean más verdes, más amigables con el ambiente y así disminuir la contaminación y frenar el
cambio climático. Hemos visto como han inventado los trenes solares, casas más ecológicas,
carros que no utilizan gasolina, entre otros.
Otro de los inventos que viene desarrollándose en algunos países es el de las carreteras
verdes. El reciclaje se utilizará para fabricar carreteras en Rotterdam, Holanda. Ya esto se
había anunciado hace más de un año, los residuos serán provenientes del mar.
Para la construcción de la vía se emplearán bloques de biopolímero bajo el proyecto
llamado PlasticRoad, iniciativa de la compañía VolkerWessels. Esta empresa explica que
los residuos plásticos que se acumulan en el océano representan un gran problema para el
ecosistema.
Con esta creación se pretenden resolver dos problemas, el de los residuos en el mar que
perjudican a los animales y la flora y también evitar millones de toneladas de Co2 que se
emiten a la atmosfera debido a la producción de asfalto.

Con el plástico reciclado, la calzada tendría un mayor soporte y aguantaría temperaturas más
extremas que abarcarían desde los -40C° hasta los 80C°. También se podrían instalar en un
menor tiempo, en vez de meses solo tardarían semanas.

Este ahorro en el tiempo se debe a que los bloques no necesitan ser construidos en la misma
carretera, sino que vienen prefabricados de la empresa y después se trasladan, limitando así
los problemas de logística y seguridad vial.
Otro ejemplo de carreteras más ecológicas se encuentra en Estados Unidos. La idea aquí es
probar un pavimentado solar en la carretera más popular de ese país, la Ruta 66. El desarrollo
de este proyecto está basado en la propuesta de la empresa Solar Rodways, que ya en el año
2014 mostró sus planes para que las grandes carreteras de EEUU fueran pavimentadas con
asfalto que integra células solares.
Según la empresa, que las carreteras tengan asfalto solar redundaría en producir 13 mil 385
kilovatios por hora, lo que supone el triple de lo que se consumió en el año 2009. Ahora el
reto de la propuesta está en investigar qué tal resisten sus modelos de pavimentados a la
humedad, el calor, la congelación y descongelación y el paso de vehículos livianos y pesados.

Principales características de las autopistas ecológicas


Control de las aguas pluviales basado en cuencas
El control de las aguas pluviales basado en cuencas tiene un rol importante en la reducción
de las escorrentías de una autopista y en su tratamiento. Muchos diseños de autopistas
incluyen métodos de control de las aguas pluviales. En Portland, Oregon, se están
implementando biozanjas en las calles de los barrios y en los estacionamientos impermeables
para disminuir y tratar las escorrentías. Muchos proyectos también incluyen pantanos junto
a las autopistas, que sirven de procesos naturales de tratamiento del agua.
Reducción de la energía y de las emisiones del ciclo de vida
La energía es una de las mayores preocupaciones económicas. Se usa una gran cantidad de
energía tanto en la producción de materiales para carreteras como en su construcción y
mantenimiento, y los vehículos también consumen energía cuando quedan atrapados en
embotellamientos en carreteras mal diseñadas. Para contrarrestar la cantidad de energía que
demanda el hormigón, se han estudiado muchos materiales como, por ejemplo, las cenizas
volantes y la escoria, para reemplazar una buena cantidad de cemento. Si se usa una tonelada
(0,9 toneladas métricas) de cenizas volantes como sustituto de una tonelada (0,9 toneladas
métricas) de cemento en el hormigón, se puede obtener una reducción total de la energía
primaria de 4,5 millones de BTU (4.695 megajoules),1 o el equivalente a la energía utilizada
para quemar 39 galones (147 litros) de gasolina.2 Dado que se estima que la producción de
cemento llegará a los 202 millones de toneladas (183 millones de toneladas métricas) en el
año 2020,3 si se sustituye el 50% de cemento por cenizas volantes, podría ahorrarse la energía
equivalente a 6.400 millones de galones (24.000 millones de litros) de gasolina por año.
Reciclar, reutilizar y renovar
El uso de materiales reciclados en el diseño de autopistas puede reducir considerablemente
la cantidad de materiales que ingresa en los rellenos sanitarios de la zona además de reducir
la cantidad de pozos de materiales vírgenes necesarios para la construcción de autopistas.
Los materiales reciclados pueden clasificarse en varias subcategorías según su producción y
los componentes de los materiales reciclados (RMC, por sus siglas en inglés) son una especie
de material reciclado que se obtiene de subproductos industriales. Se ha descubierto que el
uso de RMC puede reducir notablemente la energía que consume una autopista, las emisiones
de gas invernadero y el costo total de la carretera. A continuación, se presentan resultados de
un estudio realizado en 2004 y 2005 sobre el uso de RMC durante esos dos años:

 30 billones de BTU (31.500 millones de megajoules) de uso reducido de energía,


 4,2 millones de toneladas (3,8 millones de toneladas métricas) de emisiones de aire
de CO2 equivalente evitado,
 y 55 millones de galones (2.100 millones de litros) de ahorro de agua.4

Conservación y manejo de ecosistemas


El manejo de ecosistemas incluye muchas técnicas para reducir el impacto de las autopistas
en el entorno natural. En un artículo publicado en la Journal of the Transportation Research
Board (Publicación de la Junta de Investigación de Transporte), J.F. Morrall y T.M. McGuire
tratan los efectos del manejo de ecosistemas incorporados en el diseño de una autopista en
los parques de las Montañas Rocallosas canadienses. Según la investigación, la provisión de
estructuras y pasajes subterráneos para el cruce de animales redujo un 97% los choques entre
vehículos y animales.5
Beneficios totales para la sociedad
Durante muchos años, la sustentabilidad se ha definido como un instrumento concentrado en
el entorno natural y se han pasado por alto las consecuencias en el medio artificial. Sin
embargo, un enfoque integral de la construcción sustentable debe tener en cuenta los
beneficios totales para la sociedad. Las autopistas tienen un impacto importante en las
economías locales. Una autopista con un diseño atractivo puede captar oportunidades
comerciales para una comunidad y brindar empleos e ingresos impositivos a nivel local,
mientras que una autopista mal diseñada puede reducir el tráfico a algún negocio y con el
tiempo hacer que se busque una mejor ubicación.
El sistema de autopistas de los EE. UU.
El sistema de autopistas de los EE. UU. es una red enorme de vital importancia para la
economía de nuestra nación. Sin embargo, el número cada vez mayor de usuarios del
transporte público y las anticuadas superficies han dejado las autopistas en estado de
deterioro. Los años y el estado de la infraestructura de los EE. UU. han llevado a largas
deliberaciones sobre la reautorización próxima de la ley de transporte de superficie, Ley para
un transporte seguro, confiable, flexible y eficiente: un legado para los usuarios (SAFETEA-
LU, siglas de Safe, Accountable, Flexible, Efficient Transportation Equity Act: A Legacy for
Users).
Esta ley, que será un punto central para el 111avo Congreso, autoriza programas federales de
transporte de superficie para autopistas hasta el 2009.6 Las leyes del transporte de superficie
son esenciales en el financiamiento de la investigación para mejorar los sistemas de
autopistas y los centros de investigación son responsables del desarrollo y de la
implementación de tecnologías nuevas que sean útiles para el sistema de autopistas.
Sistemas actuales de clasificación de autopistas ecológicas
En 2007, investigadores del estado de Washington desarrollaron el sistema de clasificación
Green Roads (Autopistas ecológicas), que mide la sustentabilidad de una autopista
asignándole puntos a una superficie según aspectos generales como algunos programas de
clasificación de edificios ecológicos.
La investigación preliminar sobre el sistema Green Roads ha mostrado que puede
implementarse en el estado de Washington con resultados prometedores. Sin embargo, el
sistema necesita que se lleve a cabo una investigación exhaustiva en zonas fuera del noroeste.
Además, expertos de la Dirección Federal de Autopistas (FHWA, Federal Highway
Administration) y de la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. (EPA,
Environmental Protection Agency) han manifestado con gran preocupación que los sistemas
de clasificación deberán ser dinámicos. Muchas tecnologías no son adecuadas para todas las
regiones de los EE. UU o no pueden transferirse a otras regiones sin antes hacerles
actualizaciones importantes.
Sociedades para las autopistas ecológicas
Hay muchas sociedades que trabajan con organismos federales en el desarrollo de
infraestructura sustentable y se encargan de informarles o educarlos sobre las tecnologías
disponibles para la construcción y el mantenimiento de la infraestructura pública. El
Recycled Materials Resource Center (RMRC, Centro de Recursos de Materiales Reciclados)
y la Green Highways Partnership (GHP, Sociedad de Autopistas Ecológicas) son dos de esas
sociedades esenciales a las autopistas ecológicas.
El Recycled Materials Resource Center
El Recycled Materials Resource Center trabaja de la mano con programas federales de
autopistas para promover el uso de materiales reciclados en los proyectos de autopistas. En
junio de 1998, se aprobó la Ley de Equidad en el Transporte para el siglo XXI (TEA,
Transportation Equity Act for the 21st Century con el fin de financiar mejor los proyectos de
autopistas federales. Los fondos que la ley le asigna a la FHWA se usaron para la concepción
del RMRC. En los últimos 10 años, el RMRC llegó a incluir los campus de la Universidad
de Nuevo Hampshire y de la Universidad de Wisconsin, que investigan los beneficios del
uso de materiales reciclados en la construcción de autopistas. El objetivo final de la RMRC
es aumentar el uso adecuado de estos materiales en la construcción y el mantenimiento de
autopistas. El propósito es reducir la cantidad de materiales que van a los rellenos sanitarios
o a las reservas y menguar el costo y el impacto en el medio ambiente de los proyectos del
Departamento de Transporte de los EE. UU.7
La Green Highway Partnership
La Green Highway Partnership está integrada por muchos organismos estatales y federales
que trabajan juntos para el desarrollo de sistemas y tecnologías de transporte de superficie
ecológicos por medio de la investigación y de actividades afines. De acuerdo con su lema,
"La GHP es una iniciativa voluntaria privada y pública que está revolucionando la
infraestructura del transporte de nuestra nación. Mediante conceptos tales como planificación
integrada, flexibilidad normativa y premios basados en el mercado, la GHP busca incorporar
mayor eficacia y administración medioambiental en todos los aspectos del ciclo de vida útil
de una autopista".8
El desarrollo de normas para usar en un sistema de clasificación de autopistas
ecológicas
Un sistema de clasificación de autopistas ecológicas fomentará el desarrollo de tecnologías
basadas en los diferentes criterios que se utilizan para evaluar una autopista. Las normas
tendrán un papel esencial en la definición de la sustentabilidad y en el desarrollo de
tecnologías sustentables. El uso de normas garantiza que podrán reproducirse los mismos
métodos con resultados similares y la reproducibilidad es una forma importante de garantizar
que la clasificación puede hacerse con la menor parcialidad posible. Se han desarrollado
muchas normas sobre sustentabilidad. Por ejemplo, la ASTM International cuenta en la
actualidad con más de 500 normas relacionadas con este tema.
Muchas pueden aplicarse para el diseño y los análisis de costos y de riesgos relacionados con
la construcción de autopistas ecológicas. Los expertos en transporte han usado la
norma E1804 de la ASTM, método para realizar e informar análisis de costos durante la fase
de diseño de un proyecto, con el objetivo de crear un esquema para valorar un proyecto. La
norma D7229 de la ASTM, método de prueba para la preparación y la determinación de la
gravedad específica de muestras a granel de mezcla fría de asfalto (CMA, siglas en inglés de
cold mix asphalt) de granulometría densa por medio del compactador giratorio Superpave,
ha contribuido a la propagación del uso de mezcla fría de asfalto en los EE. UU., lo que
redujo el consumo de energía de las autopistas.
Obstáculos en la implementación de autopistas ecológicas
Para introducir una nueva tecnología en la sociedad, antes deberá estar verificada por
antecedentes consistentes y su uso deberá estar considerado libre de riesgos. La mayoría de
las técnicas que llevarán a la creación e implementación de un sistema de autopista ecológica
son muy nuevas. Las normas y la investigación contribuirán con el desarrollo de un historial
para las tecnologías, pero su implementación exige la seguridad de su desempeño.
Además, en el gobierno existen ciertas inquietudes sobre los sistemas de clasificación de
autopistas ecológicas. Una de las opiniones del FHWA es que la implementación de
clasificaciones de autopistas ecológicas es prematura y contraproducente.
Autopistas sustentables desde un punto de vista global
En 1999, la FHWA ayudó a financiar el viaje de un equipo de investigadores a cuatro países
de Europa para investigar métodos internacionales de sustentabilidad de autopistas. Esos
países implementaron programas para aumentar la cantidad de proyectos de construcción
sustentable y para crear una mayor conciencia pública sobre la necesidad general de
sustentabilidad. Cada país decidió llevar a cabo una amplia investigación sobre maneras de
incrementar el reciclado sin dejar de mantener una infraestructura fuerte. Un factor decisivo
en estos pasos hacia la sustentabilidad fue un mayor uso de la tierra y una menor
disponibilidad de espacio de relleno sanitario. Se hicieron muchos más viajes de
investigación y se descubrió que en muchos países europeos la sustentabilidad había
traspasado la investigación científica y había captado el interés del público en general.
Conclusiones
El desarrollo de autopistas ecológicas tendrá un papel importante en el esfuerzo para mitigar
los impactos artificiales en el entorno natural. Se está explorando y difundiendo el mercado
de la construcción ecológica. Muchas disciplinas han tomado conciencia de los beneficios de
la sustentabilidad. La construcción ecológica se ha desarrollado en el mercado de las
estructuras y tuvo resultados positivos en el desarrollo de sistemas de clasificación de
edificios ecológicos. Sin embargo, el éxito en los mercados privados no se traslada
automáticamente al sector público. Las autopistas son propiedad pública y se financian con
fondos públicos, y hará falta desarrollar otras técnicas innovadoras para autopistas
sustentables.
EE. UU. ha estado sistemáticamente a la vanguardia del desarrollo tecnológico y ha puesto
siempre énfasis en la necesidad de contar con una infraestructura integrada y una
construcción eficiente de bajo costo. Sin embargo, con el temor de que el hombre provoque
un impacto cada vez más irreversible en el entorno natural, hace falta reconocer nuevos
objetivos de infraestructura.
James M. Bryce es estudiante del último año de ingeniería civil de la Universidad de
Missouri-Columbia. Este verano, la ASTM International financió la participación de Bryce
en el programa de pasantías para estudiantes de ingeniería de Washington.

Referencias
1. Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. (EPA). Waste and Materials-Flow
Benchmark Sector Report: Beneficial Use of Secondary Materials - Coal Combustion
Products. 12 de feb. de 2008. EPA. Washington, D.C.
2. Hofstrand, Don. Energy Measurements and Conversions. Acceso: 20 de julio de 2008.
http://www.ecotecsystems.com/Resources/FUEL_CONVERSION_WORK_SHEET.pdf.
Última actualización: sept. de 2007.
3. Asociación de Cemento Portland. “The Monitor: Forecast Report.” Enero de 2008.
Acceso: 20 de julio de 2008.
http://www.cement.org/econ/pdf/LongTermFlashwinter2007nonmember.pdf
4. Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. (EPA). “Study on Increasing the Usage
of Recovered Mineral Components in Federally Funded Projects Involving Procurement of
Cement or Concrete to Address the Safe, Accountable, Flexible, Efficient Transportation
Equity Act: A Legacy for Users.” 2 de junio de 2008. Informe EPA530-R-08-007 de la EPA.
5. Morrall, J.F.; McGuire, T.M. “Sustainable Highway Development in a National
Park.” Journal of the Transportation Research Board. 1702/2000 (2007). 3-10.
6. Dirección Federal de Autopistas. Safe, Accountable, Flexible, Efficient Transportation
Equity Act: A Legacy for Users — A Summary of Highway Provisions. FHWA Office of
Legislation and Intergovernmental Affairs. (Oficina de Asuntos Legales e
Intergubernamentales de la FHWA). 25 de agosto de 2005.
7. TPF/Transportation Pooled Fund Program. (Programa de fondo común de transporte)
Pedido: 5 de nov. de 2007. Acceso: 25 de junio de
2008. http://www.pooledfund.org/projectdetails.asp?id=1177&status=1.
8. The Green Highways Partnership. Global Environment & Technology Foundation. 2007.
Acceso: 13 de junio de 2008. http://www.greenhighways.org.