Está en la página 1de 2

FORO 2.

LA ESCUELA DEL FUTURO


Si pudieras cambiar un solo aspecto de la escuela del futuro, ¿cuál sería éste?

El desarrollo y avance continuo de las áreas de conocimiento en una


sociedad afectan directamente el estilo y calidad de vida de una sociedad. Es
importante tomar en cuenta, como lo menciona Juana M. Sancho, el contexto en
que vivimos, que ha surgido a partir de la ciencia e investigación y que nos ha
brindado nuevas herramientas para satisfacer nuestras necesidades. Debido a
estos cambios que se pueden ver en la vida cotidiana, se han generado nuevas
necesidades que se deben tomar en cuenta en el proceso educativo, para formar
individuos capaces de desenvolverse en la sociedad de manera integral. Estas
nuevas herramientas tecnológicas que han creado individuos que necesitan un
aprendizaje más activo y no la escucha pasiva (M. Sancho, 2006), son esenciales
para el desarrollo del conocimiento y el crecimiento de nuestro país.

A mi parecer, el cambio que se bebería realizar en la educación para el


futuro, es atender la dimensión emocional del alumno, a esto me refiero a la
educación emocional, que es un proceso educativo, continuo y permanente, que
pretende potenciar el desarrollo emocional como complemento indispensable del
desarrollo cognitivo, constituyendo ambos los elementos esenciales del desarrollo
de la personalidad integral. Para ello se propone el desarrollo de conocimientos y
habilidades sobre las emociones con el objeto de capacitar al individuo para
afrontar mejor los retos que se planten en la vida cotidiana. Todo ello tiene como
finalidad aumentar el bienestar personal y social. (Bisquerra, 2000).

De esta definición se desprende que la educación emocional debe ser un


proceso intencional y sistemático, sin embargo, en la actualidad por lo genial se
deja al azar la educación emocional de los ciudadanos, con consecuencias más o
menos desastrosas. Goleman (1996) propone como una posible solución forjar
una nueva visión acerca del papel que deben desempeñar las escuelas en la
educación integral del estudiante, reconciliando en las aulas emoción y cognición.
En tal sentido, la educación debe incluir en sus programas la enseñanza de
habilidades tan esencialmente humanas como el autoconocimiento, el autocontrol,
la empatía y el arte de escuchar, así como el resolver conflictos y la colaboración
con los demás

Con esto pretendo demostrar que la inteligencia emocional es igual de


importante que la inteligencia cognitiva. Igualmente, hay consenso en considerar
que la educación emocional debe estar entre los propósitos de los procesos de
formación a todos los niveles. Por otro lado, se destaca el papel fundamental que
juegan los docentes en el desarrollo de la capacidad emocional de sus alumnos,
por lo que su propio desarrollo emocional así como su preparación en este campo
resulta una responsabilidad ineludible de los centros de formación docente. En ese
sentido, conocer acerca de la vida emocional de los profesores puede contribuir no
sólo a desarrollar este campo de investigación sino también podría ayudar a las
escuelas y a los gobiernos a desarrollar excelentes programas para apoyar a los
profesores en la difícil tarea de educar a los niños y jóvenes.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

 Bisquerra, R. (2001). ¿Qué es la educación emocional? Temáticos de la


escuela española, I (1), 7-9. Barcelona: Cisspraxis.
 Entrevista a Juana M. Sancho. Recuperado
de: https://es.scribd.com/document/29129075/Entrevista-a-Juana-Sancho-
Gil
 Goleman, D. (1996). La inteligencia emocional. Buenos Aires: Javier
Vergara Editor.

También podría gustarte