Está en la página 1de 13

Republica Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación

Universidad Nacional Experimental Marítima del Caribe

Velero: Administración Sección ´´E´´


Motivación

¿Que la vida puede ser muy difícil en determinados momentos? Sí, es verdad. Y no te
sientas solo(a), porque al reto de sortear los obstáculos que se nos presentan, todos nos
enfrentamos cada día. Sin excepción. Lo importante es poder ubicarnos frente a
cualquier conflicto con energía y optimismo, comprendiendo que somos seres
dotados de inteligencia para plantearnos soluciones alternativas. Porque todos ellos
son una nueva oportunidad.

Al estar bien con nosotros mismos, la percepción sobre el mundo que nos rodea tiende a
ser positiva. Sin embargo, las frustraciones o experiencias traumáticas en ocasiones
pueden distorsionar nuestra realidad negativamente. Esto puede llegar a convertirse en algo
cíclico y desembocar en una gran carga emocional, hasta el punto en que nos encontramos

con el dilema de cómo manejar tanta “información” acumulada .


¿Te has sentido perdido(a) alguna vez, sin encontrarle sentido a la
vida? ¿Te has visto por momentos atrapado en círculos viciosos o
situaciones recurrentes? Pues bien, no busques soluciones afuera
porque puedes encontrar dentro de ti todas las respuestas que
buscas.

Introducción

Dicen por ahí que cada crisis representa una


oportunidad. Quizás así sea. Hay momentos en la vida en
que, para subir, es preciso descender y entrar en crisis. Y para
seguir siendo el mismo hay que saber cambiar. Sin embargo, si
comprendemos que la crisis es el nicho generoso en que se prepara
un mañana mejor, la penumbra que antecede a la salida del sol, y
sabemos quedarnos firmes, aceptando el desafio y esperando
contra todas esperanza, entonces tendremos la oportunidad de
madurar y dar un salto hacia dentro de un horizonte mas rico en
vida humana y divina. Por lo general, la superacion de la crisis no
se logra mediante el activismo y la excitacion exterior, sino
mediante la reflexion y la meditacion serias, donde las fuerzas se
aunan para una decision y una purificacion liberadoras. Entonces
nada es obstaculo para la andadura, sino que todo puede
transformarse en escalon para seguir ascendiendo, recordando las
sabias palabras de Platon, evocadas en los años treinta en
Alemania, en tiempos de crisis e incertidumbre, por el gran
filosofo Martin Heidegger: 'todas las cosas grandes acontecen en
la crisis' ". Autor consagrado, LEONARDO BOFF nos ofrece, una
vez mas, una obra actual, creativa y llena de sabiduria. La crisis
como oportunidad de crecimiento es un libro de esperanza que
invita a reflexionar sobre la realidad del ser humano en todas sus
dimensiones: relacional, profesional, espiritual... Revelando todas
las oportunidades que la crisis conlleva, el autor apunta caminos
de crecimiento, salidas que contribuyen a hacer al ser humano mas
digno, mas realizado y, por tanto, mas feliz.

Puedes sentir cosas que de otra manera no


podrías. Incluso tú mismo generas la
oportunidad de valorar aquello que te rodea y
que se merece un «GRACIAS» en
mayúsculas.

Todo es transitorio. Tenemos una vida entre


manos. Una VIDA. Un tiempo finito en un
espacio inmenso y fértil, lleno de diferentes
posibilidades y oportunidades.
Es necesario que pongamos todo el interés
de nuestra parte para aprender de cada
situación, para extraer la sabiduría de cada
crisis.
Si esta es la actitud con la que encaramos la
vida, cada dificultad no será más que un
“trampolín” que podrá impulsarnos tan alto
como seamos capaces de imaginar…
Desarrollo

Una crisis es una situación grave que pone en peligro el


desarrollo de un asunto o, si hablamos de una persona,
una situación personal difícil. En cuanto a la palabra
“oportunidad”, significa un contexto (en el espacio y el
tiempo) apropiado para obtener un provecho o cumplir un
objetivo.
Las crisis son grandes oportunidades de cambio
aunque no siempre lo vemos así. Las vivimos como
algo extremo, como si fuese lo último que pudiera
pasarnos en la vida.

Lo voy a decir bien claro: las crisis nos sacuden de


nuestra zona cómoda, de una manera que nunca
antes habíamos experimentado. Y eso nos duele,
¿por qué? Porque es como si nos arrancaran las
vestiduras de una capa que venimos
defendiendo desde mucho tiempo atrás.
Nos duele sentir que ese lugar que nos acobijaba,
nos abandona, nos duele salir de esa comodidad
aunque en el fondo era lo que buscábamos
(consciente o inconscientemente).

¿Qué puede desatar una crisis?

 Una ruptura de pareja,


 Un despido laboral,

 Discutir fuerte con ese «gran amigo»

 La muerte de alguien querido,

 Etc.

 La realidad es que aprendemos por contraste


en nuestras experiencias vitales. La vida
coopera para nuestro mayor bien y nos pone
ante grandes desafíos: aquellos para los
cuales nuestro ser está preparado para vivir
y trascender.

 Por eso, cuando hablo de «desatar una


crisis» me refiero también a lo que sucede
internamente. Pero como todos tenemos libre
albedrío, podemos elegir no ver lo que esa
crisis nos quiere mostrar. Ahi es dónde nos
acurrucamos en esa zona de confort, dónde
nuestra propia miopía no nos deja ver con
claridad.
 Aunque creamos que es lo último que nos
puede pasar en la vida, eso no es así, es otra
de las trampillas del ego para creer que
fracasaste y hacerte caer en el juego de la
«culpabilidad».

 La realidad es que aprendemos por contraste


en nuestras experiencias vitales. La vida
coopera para nuestro mayor bien y nos pone
ante grandes desafíos: aquellos para los
cuales nuestro ser está preparado para vivir
y trascender.

 Por eso, cuando hablo de «desatar una


crisis» me refiero también a lo que sucede
internamente. Pero como todos tenemos libre
albedrío, podemos elegir no ver lo que esa
crisis nos quiere mostrar. Ahi es dónde nos
acurrucamos en esa zona de confort, dónde
nuestra propia miopía no nos deja ver con
claridad.

 Aunque creamos que es lo último que nos


puede pasar en la vida, eso no es así, es otra
de las trampillas del ego para creer que
fracasaste y hacerte caer en el juego de la
«culpabilidad».
Activación de memorias y heridas emocionales

Las crisis nos enfrentan con nuestras heridas


emocionales a la vez que activa memorias de
experiencias pasadas.

¿Y cómo las activa? A través de un mecanismo


conocido como «engrama». Ahora bien, ¿qué es un
engrama?

«Entendemos por engrama a aquella estructura


neuronal estable generada por la estimulación, sea
esta externa o interna, y que se encuentra vinculada
a la activación de respuestas concretas sean
inconscientes o conscientes. El engrama es el
grupo de neuronas, o circuito neuronal, que se
activa ante la percepción de determinada
información.

Los engramas pueden ser tanto sensoriales como


motores, estando en ellos la programación básica
de cómo percibir o actuar ante la estimulación.
Ambos pueden estar relacionados. Aunque la
formación de engramas es inconsciente, estas
estructuras generan e influyen en procesos tanto
conscientes como inconscientes. Pueden
desencadenar que se generen pensamientos,
emociones, movimientos o activación de
mecanismos fisiológicos.» (Fuente: Psicología y
mente)

Esto significa que si en el pasado vivimos una


situación que nos ha marcado y/o generado una
herida emocional fuerte, el cerebro captó esa
información y en tanto y en cuanto esa experiencia
vivida se vuelva a repetir (en una situación similar a
la vivida), se activan las memorias de aquella vez.

Es decir, actualizamos en nuestro presente una


situación pasada, volvemos a repetir la
experiencia vivida.

Las crisis son grandes oportunidades de cambio,


nos permiten reinventarnos, nos hacen ver lo
más profundo, nos conecta con nuestras partes
no sanadas para que podamos trascenderlas
con amor y sabiduría.

Cuando nos decidimos a atravesar el campo del


miedo es cuando rompemos con nuestra zona de
confort, es cuando ¡gritamos bien alto que nos
estamos transformando!
Decidimos sumar un paso más para conocernos,
nos encontramos con el regalo que nos está
esperando listo para ser recibido.

El regalo será lo que vos descubras que hay del


otro lado de tu miedo. Puede ser:

 El reencuentro con vos mismo


 Empezar a mimarte y tratarte dulcemente,

 Comenzar ese proyecto que venís postergando

hace tiempo,
 Viajar a ese lugar que tanto añorás conocer,

 Etc.

A veces tememos más a brillar por ser, que el


miedo a fracasar en algo que hacemos. Recordá
que:

«Somos seres espirituales teniendo una experiencia


humana»

Pequeñas grandes claves o soluciones

¡Sí puedo!
Desde el momento en que te levantes, repite
esta afirmación o alguna parecida, cuantas
veces sea necesario. De este modo estarás
dándole otra información a tu cerebro,
ayudando a tus neuronas a crear otro tipo de
conexión entre ellas. Recuerda, eres el único
que puede cambiar tu propia realidad. Esta
es una nueva oportunidad.

Atrévete al cambio
Aprovecha este momento para
renovarte. Intenta esas actividades que
siempre tuviste en mente hacer: tomar clases
de pintura, conocer otro destino, comprarte un
buen libro y estudiar sobre ese tema que tanto
te gusta, etc.

Impide caer en los vicios


El alcohol, las drogas, el cigarrillo o la
sobrealimentación son algunos de los vicios a
los que nos encontramos propensos durante
una etapa depresiva. ¡Hay que evitarlos! Esos
hábitos indeseables sólo lograrán, a la larga,
alimentar aún más el estado negativo y, más
tarde, te generarán sentimientos de culpa.
Debemos enfrentar los problemas y estar
conscientes de que los excesos son un
mecanismo de evasión que nos aleja de la
solución.

Busca ayuda profesional


Cuando tenemos dificultades con la digestión,
lo ideal es ir al gastroenterólogo. Si sufrimos
una migraña, un especialista en neurología
podrá ayudarnos a identificar de dónde
proviene la molestia.
Lo cierto es que así como solicitamos
asistencia médica cada vez que nos sentimos
mal físicamente, cuando nos encontramos
inmersos en estados interiores
perjudiciales, difíciles de manejar, lo más
recomendable es buscar asistencia
profesional consultando a un psicólogo.

Superar la «crisis»

Cada quien manifiesta sus malestares


internos de distintas maneras, aunque es
frecuente sentirnos nostálgicos,
desinteresados, tristes o agotados. A pesar
del cansancio, se debe comprender que
“ninguna dificultad puede resolverse de brazos
cruzados”. La voluntad es fundamental para
superar estas situaciones…
Conclusión

Para nadie es un secreto que la palabra mas escuchada


en este tiempo es crisis. Constantemente los medios
nos bombardean con la crisis financiera, alimentaria,
inmobiliaria, ambiental; el asunto es que la crisis no
termina allí sino que trasciende en los hogares, y
tenemos crisis en las familias, divorcios, familias
disfuncionales, rebelión de los hijos, infidelidad y otros
problemas.

¿Sabes lo que el miedo y la fe tienen en


común? Un futuro que no ha llegado. El
miedo cree en un futuro negativo. La fe cree
en un futuro positivo. Ambos creen en algo
que todavía no ha sucedido. Por tanto,
pregunto: ¿Por qué no elegir a creer en un
futuro positivo? ¿Por qué dejar que el
miedo sabotee tu alegría y el éxito? 


Creo que durante estos tiempos difíciles
tenemos que elegir entre dos caminos. El
camino positivo y el camino negativo. Y
nuestra vida no puede estar en dos
caminos al mismo tiempo. Así que tenemos
que hacer una elección y esta elección
determina nuestra convicción sobre el
futuro, y la actitud y las acciones que
llevamos a la actualidad. 
 
Mi elección va
a determinar mi futuro, la voz que yo estoy
escuchando me puede llevar al fracaso o
al éxito.
Es tiempo de levantarte como David para vencer al gigante Goliath
que se levanta en contra de tu vida, tu matrimonio, tus finanzas, tus
negocios o cualquier otro gigante que produzca crisis. Confía en Dios,
El es el único que puede darte la victoria. No te dejes llevar por las
crisis, pues no duran para siempre, ellas son las oportunidades para
aprender y crecer.
Hoy es el mejor día para desarrollar tu imaginación, creatividad ante
las crisis, comenzar a ver y escuchar oportunidades. Dios tiene
grandes cosas para ti, pero eres tu quien elige seguir en el desierto o
entrar a la tierra prometida.