Está en la página 1de 2

El concepto de desarrollo sustentable treinta años después / Guillermo FOLADORI y

Humberto TOMMASINO.

La lectura en cuestión hace un análisis de la evolución del concepto de desarrollo


sustentable en los últimos años. Explica que anteriormente existía el concepto de
“ecodesarrollo”, pero con el estudio del tema fue cambiando hasta convertirse en lo que se
conoce como “desarrollo sustentable”, que es el concepto que se utiliza hoy día para
explicar los fenómenos ecológicos. En este oren de días, la lectura en primer lugar, hace
una categorización de cuatro posturas respecto al deterioro ambiental en los primeros años
del concepto, que son: los catastrofistas: que aseguraban que la explotación ecológica
terminaría en una catástrofe debido a la escasez de recursos. Los tecnócratas, que
alegaban por una inagotable fuente de la naturaleza y defendían la concepción de “mano
invisible2 para regular los recursos en el mercado. Y, por último, los ecologistas, que
defendían la idea de “volver al pasado” en el sentido de reivindicar el estilo de vida que
llevaban y abogaban por comunidades autosuficientes.

Ahora, en cuanto a la sustentabilidad, la lectura marca que debe de ser una relación social
y económica para llegar a una estabilidad ecológicas. Así, la parte social es el “vehículo”
para llegar a la sustentabilidad ecológica. Del mismo modo, la lectura habla sobre las clases
de viabilidad que hay para el desarrollo sustentable, en las cuales se encuentran: A)
viabilidad social: que tiene como centro la construcción de una civilización con mayor
justicia en la repartición de riquezas y rentas; B) viabilidad económica: la gestión más
eficiente de los recursos, y por un flujo regular de inversiones públicas y privadas. C)
viabilidad ecológica: consiste en, intensificación de la explotación potencial de los recursos
de los diversos ecosistemas, limitación del consumo de combustibles fósiles y otros
recursos no renovables, intensificar la investigación sobre tecnologías limpias. D) viabilidad
espacial: con el objetivo de equilibrar las poblaciones de ciudad y campo y una mejor
repartición de la actividad económica en todo el territorio; E) viabilidad cultural: que implica
que el ecodesarrollo asuma una pluralidad de soluciones locales específicas para cada
ecosistema, cada cultura y cada situación.

En cuanto al ecodesarrollo, la lectura marca que es una relación ente el desarrollo social,
tecnológico y económico, para así, apoyar a la sustentabilidad del desarrollo ecológico.
Siguiendo esta línea de ideas, Sachs dice que hay ciertos principios básicos en el concepto
de ecodesarrollo que son en cuestión: "I) satisfacción de las necesidades básicas, ii)
solidaridad con las generaciones futuras, iii) participación de la población involucrada, iv)
preservación de los recursos naturales y medio ambiente en general, v) elaboración de un
sistema social que garantice empleo, seguridad social y respeto otros cultivos, vi)
programas de educación, vii) defensa de la separación de los países centrales y periféricos
para garantizar el desarrollo de los últimos.

La lectura también habla sobre si la pobreza es una causa o consecuencia de los problemas
ambientales. Se alude al hecho de que los pobres son quienes más contaminan y por ello
son ellos quienes causan los problemas ecológicos, pero en realidad, esto no toma en
cuenta que existe toda una estructura – llama capitalismo o bien capitalismo tardío – que
obliga a las personas de bajos recursos a comportarse con tendencias contaminadoras. En
este sentido, las personas pobres no tienen en realidad opciones a la hora de hablar de un
“desarrollo sustentable”. De otro modo, si se analiza en correlación, se puede entrar en
cuenta de que son en realidad los ricos quienes contaminan más, pues al consumir más,
tienen a desechar en mayores cantidades, así como también sus casas y autos requieren
un mayor mantenimiento y consumen una mayor cantidad de energía, con lo cual se puede
deducir quienes son los que en verdad contaminan más.

En ultima instancia el autor analiza sobre la percepción marxista que se le puede dar a la
sustentabilidad, y afirma que son las propias relaciones capitalistas las causantes de la
insustentabilidad, apuntando al hecho de que el mismo sistema capitalista que impera en
la época actual es la causante de la gran explotación de los recursos naturales y de la falta
de un marco moral o legal regulatorio de las actividades de explotación, por lo cual, el
desarrollo sustentable de hace muy difícil.