Está en la página 1de 10

EXENCIONES TRIBUTARIAS, EXTINCIÓN

DE OBLIGACIONES TRIBUTARIAS Y
PRINCIPIOS CONTITUCIONALES
TRIBUTARIOS

Andreita
OCTAVO SEMESTRE PRACTICA TRIBURARIA
Cuando hablamos de exceptuar algo, en forma general nos referimos a apartar, excluir, omitir a

una persona o cosa de una situación.

En el ámbito tributario las exenciones no son más que aquellas personas que por circunstancias

que han sido consideradas de forma social se incorporaron a la legislación para que no salgan

afectadas a la hora de declarar, pues su participación en esta actividad contributiva para con el

estado se vio afectada de tal manera que le beneficia y le exceptúa en el pago de tributos, tasas o

impuestos.

Es así como el artículo 31 de la ley tributaria ecuatoriana dispone: “Exención o exoneración

tributaria es la exclusión o la dispensa legal de la obligación tributaria, establecida por razones

de orden público, económico o social.” (Asamblea Constituyente, Codigo Tributario, 2009)

Los sujetos que gocen de exenciones estarán mencionados en la ley, esta es la única que contiene

el listado de exceptuados y sus requisitos, este será su respaldo para no declarar. El artículo 32 de

la norma tributaria lo establece así: “Sólo mediante disposición expresa de ley, se podrá establecer

exenciones tributarias. En ellas se especificarán los requisitos para su reconocimiento o concesión

a los beneficiarios, los tributos que comprenda, si es total o parcial, permanente o temporal.”

(Asamblea Constituyente, Codigo Tributario, 2009)

Para Juan Martín Queralt, con el término exención se define: “el efecto de ciertos supuestos de

hecho incluidos en el ámbito del hecho imponible cuya realización, pese a ello, no da lugar al

surgimiento de la obligación tributaria de pago, constituyendo, pues, una excepción a los efectos

normales derivados de la realización de aquél.” (Queralt, 2001)

Por otra parte, Montero Traibel, expresa que la doctrina dicta en posiciones al momento de buscar

determinar a las exoneraciones:


“i) la de aquellos que sostienen que acaecido el hecho generador la deuda tributaria nace y luego

se libera o dispensa; y,

ii) aquellos otros, que entienden que en esos casos, la deuda no llega a nacer pese a haber

acaecido el hecho imponible ya que la norma exentiva se lo impide.” (Traibel, 1977)

Este autor contrapone dos situaciones, las cuales divergen al explicar el nacimiento del hecho

generador, considerando que en unas situaciones fenece mientras que en otras nunca llega a existir.

Continuando con el código tributario, en el artículo 35 encontramos las exenciones generales las

cuales se establecen dentro de los límites de la ley, también dice que exceptúa solo del pago de

impuestos, mas no de tasas ni contribuciones especiales a las siguientes personas:

“Art. 35.- Exenciones generales. - Dentro de los límites que establezca la ley y sin perjuicio de lo

que se disponga en leyes orgánicas o especiales, en general están exentos exclusivamente del pago

de impuestos, pero no de tasas ni de contribuciones especiales:

1. El Estado, las municipalidades, los consejos provinciales, las entidades de derecho público, las

empresas públicas constituidas al amparo de la Ley Orgánica de Empresas Públicas y las

entidades de derecho privado con finalidad social o pública;

2. Las instituciones del Estado, las municipalidades u otras entidades del gobierno seccional o

local, constituidos con independencia administrativa y económica como entidades de derecho

público o privado, para la prestación de servicios públicos;

3. Las empresas de economía mixta, en la parte que represente aportación del sector público;
4. Las instituciones y asociaciones de carácter privado, de beneficencia o de educación,

constituidas legalmente, siempre que sus bienes o ingresos se destinen a los mencionados fines y

solamente en la parte que se invierta directamente en ellos;

5. Las medidas dispuestas en el proceso de exclusión y transferencia de activos y pasivos, de una

entidad del Sistema Financiero Nacional, de acuerdo con el Código Orgánico Monetario y

Financiero, bajo cualquier modalidad;

6. El proceso de fusión extraordinario de las entidades del Sistema Financiero Nacional, de

acuerdo con el Código Orgánico Monetario y Financiero;

7. Las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y otros organismos

internacionales, de los que forme parte el Ecuador, así como sus instituciones por los bienes que

adquieran para su funcionamiento y en las operaciones de apoyo económico y desarrollo social;

y,

8. Bajo la condición de reciprocidad internacional:

a) Los Estados extranjeros, por los bienes que posean en el país;

b) Las empresas multinacionales, en la parte que corresponda a los aportes del sector público de

los respectivos Estados; y,

c) Los representantes oficiales, agentes diplomáticos y consulares de naciones extranjeras, por

sus impuestos personales y aduaneros, siempre que no provengan de actividades económicas

desarrolladas en el país.” (Asamblea Constituyente, Codigo Tributario, 2009)

El primer y segundo numeral exceptúan a las instituciones del Estado, o empresas públicas de

pequeño o gran tamaño en cuanto a sus labores.


El tercer numeral habla de las empresas de economía mixta, entiéndase por estas a las que tienen

ingresos públicos y privados, pero solo la parte publica tendrá exenciones.

El cuarto numeral integra a empresas privadas siempre y cuando sean de beneficencia o educación.

Los numerales cinco y seis cuentan con concordancias con el código monetario financiero, en

primer lugar, habla del proceso donde se excluye y se transfiere activos y pasivos, mientras el

segundo al de fusión de las entidades del sistema financiero, es decir, bancos, cooperativas y demás

instituciones con fines económico-financieros.

Los últimos dos ítems entran en el derecho internacional, ambos se guían bajo el principio de

reciprocidad internacional, uno por su lado hace referencia a tratados internacionales mientras que

el otro se refiere a la mera diplomacia y tolerancia por la cooperación entre estados que debe existir,

es decir, el numeral ocho no es más que la colaboración que hay con los extranjeros.

Con respecto a las empresas multinacionales, solo se exceptúa la parte que corresponde a aportes

del sector público.

Para Almeida Guzmán: “estamos frente a beneficios de orden fiscal que son concedidos por la

legislación a los contribuyentes, en virtud de los cuales las rentas percibidas por ellos no generan

obligación tributaria o, siendo más precisos en el ámbito del Derecho Tributario, quedan los

sujetos excluidos de su cumplimiento. (Almeida, 2001)

Es claro que hay beneficios de orden fiscal como expresa el autor, ya que quienes fueron

mencionados en el artículo 35 se verán favorecidos al no tener que pagar impuestos por el tipo de

actividades que realizan, las cuales vale reiterar, se encuentran amparadas para tal efecto en la

legislación tributaria.
Art. 33.- Alcance de la exención. - La exención sólo comprenderá los tributos que estuvieren

vigentes a la fecha de la expedición de la ley. Por lo tanto, no se extenderá a los tributos que se

instituyan con posterioridad a ella, salvo disposición expresa en contrario.

De la extinción de la obligación tributaria

El artículo 37 del código tributario establece: “Art. 37.- Modos de extinción.- La obligación

tributaria se extingue, en todo o en parte, por cualesquiera de los siguientes modos: 1. Solución o

pago; 2. Compensación; 3. Confusión; 4. Remisión; y, 5. Prescripción de la acción de cobro.”

(Asamblea Constituyente, Codigo Tributario, 2009)

Según Jorge periano las extinciones de obligaciones tributarias son: “todo hecho o acto jurídico

que tenga por objeto o por consecuencia liberar al deudor de la prestación a que se había obligado

o por la cual se encuentra sujeto al acreedor” (Peirano, 1970)

Este concepto que brinda el autor se encasilla perfectamente en lo que dicta el artículo 37, a simple

vista se entiende tras corroborar con los 5 numerales que componen este precepto, que cada uno

de estos liberan al contribuyente o responsable de la obligación de pagar.

El primer numeral no es difícil de entender, ya que es el simple pago o cumplimiento de la

obligación tributaria.

Al hablar de la compensación podemos citar la opinión del autor Jorge Bravo: “La compensación

es un modo de extinción de las obligaciones, que implica la existencia previa de dos sujetos que

son acreedores y deudores el uno del otro. En ese sentido, la compensación consiste en la

minoración de la deuda tributaria en el monto del crédito tributario al que se tiene derecho. El

efecto extintivo se producirá ipso iure en el momento en que ambas obligaciones coexistan.”

(Bravo)
Es decir, las obligaciones de aquellas personas que sean recíprocamente acreedoras y deudoras la

una de la otra.

La remisión es en la opinión de Montero: ““renuncia o dispensa que hace el Estado, reservada a

la obligación tributaria de carácter sustancial, mientras que la condonación se refiere únicamente

a los intereses, multas, recargos y demás sanciones, donde para el caso de existir expresa

autorización de una ley, la Administración podrá utilizar este modo de extinción.” (Traibel J. M.,

1980)

Es decir, la remisión o condonación, es cuando la administración tributaria renuncia al cobro del

impuesto en virtud de la ley.

La confusión es un hecho que se produce muy rara vez y no es más que: “la confusión que se

produce en el Estado, el que asume simultáneamente las calidades de acreedor y de deudor de la

obligación tributaria, cuyo concurso hace imposible la subsistencia jurídica de la obligación.”

(Facio, 1955)

Aunque se da con muy poca frecuencia, esto puede entenderse por las situaciones en las que el

Estado adquiere bienes con pasivos que el antiguo dueño tenía con la administración pública, pero

al pasar a ser su propiedad, esta deuda se “confunde” por lo que queda saldada.

Para César Pérez, la prescripción “en materia tributaria, es la pérdida del derecho de la

Administración al cobro de los tributos, de las sanciones y de los intereses, acaecida por el no uso

de dicho derecho durante determinado lapso establecido en la ley, sin que se hubiese interrumpido

o suspendido durante su transcurso con alguno de los medios a los que la ley le atribuye ese

efecto.” (Novaro)
La prescripción es entonces la perdida de la acción de cobro de forma total o parcial la cual va

acorde a diferentes circunstancias especificadas en la normativa.

Principios constitucionales tributarios

El Art. 300 de la constitución nos menciona cuales son los principios tributarios: “El régimen

tributario se regirá por los principios de generalidad, progresividad, eficiencia, simplicidad

administrativa, irretroactividad, equidad, transparencia y suficiencia recaudatoria. Se

priorizarán los impuestos directos y progresivos. La política tributaria promoverá la

redistribución y estimulará el empleo, la producción de bienes y servicios, y conductas ecológicas,

sociales y económicas responsables.” (Asamblea Constituyente, Constitucion de la Republica del

Ecuador, 2008)

Generalidad: Este principio prohíbe la existencia de privilegios fiscales, pero no va en contra de

las exenciones, sino que más bien controla que la imposición de estas sea justa.

Progresividad: en Derecho tributario, este principio funciona aplicándose en la creación de leyes

y consecuentemente impuestos, tasas y contribuciones, tomando en cuenta como crece la

capacidad económica de las personas en cuestión, así, si crecen sus ingresos entonces crecen las

exigencias del Estado.

Eficiencia: busca lograr lograr la mejor relación posible entre los resultados obtenidos por una

entidad en este caso financiera y los recursos empleados para conseguirlos para que al final se

consigan beneficios y crecimiento.

Simplicidad administrativa: persigue que las instituciones realicen sus funciones de manera simple

asegurando así la comprensión y entendimiento, sin procedimientos complicados que retarden la

satisfacción de los intereses públicos que brindan.


Irretroactividad: este principio constitucional demanda que las leyes que norman las actividades

tributarias no deben de tener sus efectos hacia atrás en el tiempo.

Equidad: la imposición de tributos deberá de ir acorde a la capacidad económica y contributiva de

cada contribuyente o responsable.

Transparencia: los procesos y procedimientos tributarios se practicarán de manera solemne,

formal, siguiendo los lineamientos legales tanto por las personas que hacen actividades

administrativas como judiciales.

Suficiencia recaudatoria: busca que todo lo que se recauda sea destinado a mejoras para el país,

que se invierta en él, que lo recaudado vaya a obras y ayude al crecimiento del Estado en todas las

áreas que sean posibles y necesarias.

Conclusión

Las exenciones y extinciones tributarias solo tienen de parecido el no pago de tributos, sin

embargo, las causas que determinan a ambos entes son muy diferentes, aun así, la finalidad es

favorable para los que resulten beneficiados por estas figuras.

Las exenciones las encontramos por razones sociales, pero las generales del articulo 35 son

netamente económicas y se le está efectivamente exceptuando a entidades públicas, lo cual tiene

sentido ya que de no ser así sería una deuda del Estado para el Estado, sociedades de beneficencia

las cuales se presume persiguen un fin de buena fe y finalmente la cooperación internacional que

se cerciora de que quienes están radicados en el Ecuador, en su gran mayoría ejerciendo deberes

diplomáticos se encuentren amparados bajo esta exención.


Las extinciones en cambio figuran como un gran beneficio a excepción del pago, y no es más que

el fin de la relación tributaria así sea momentáneamente hasta que esta se vuelva a activar por la

naturaleza misma de esta ciencia jurídica de recaudación pública.

Finalmente, los principios constitucionales son los que orientan el régimen tributario y que

encaminan a quienes lo ejercen a buscar los mejores resultados, para así cumplir con metas de

realización y progreso nacional.

Referencias

1. Almeida, D. (2001). Curso de Legislación Tributaria Corporativa. Quito.


2. Asamblea Constituyente. (2008). Constitucion de la Republica del Ecuador. Quito.
3. Asamblea Constituyente. (2009). Codigo Tributario. Quito.
4. Bravo, J. (s.f.). El plano de los efectos de la incidencia en Fundamentos de Derecho
Tributario.
5. Facio, J. C. (1955). Impuesto a las Ventas. Montevideo: Facultad de Derecho y Ciencias.
6. Novaro, C. P. (s.f.). Modos de extinción de la obligación tributaria.
7. Peirano, J. (1970). Curso de Obligaciones, tomo VI. Montevideo: Fundación de Cultura.
8. Queralt, J. M. (2001). CURSO DE DERECHO FINANCIERO Y TRIBUTARIO. España:
Tecnos.
9. Traibel, J. M. (1980). Derecho Tributario Moderno, tomo I. Montevideo: FCU.
10. Traibel, M. (1977). DERECHO TRIBUTARIO MODERNO. Uruguay: Fundación de
Cultura Universitaria.

También podría gustarte