Está en la página 1de 12

Formas de producción de información de los medios digitales y

su impacto en los ciudadanos


Antonio Martínez Velázquez

En el año 2010 el internet cumplió 20 años como lo conocemos, esto constituye una
buena oportunidad para evaluar desde distintas perspectivas el impacto que esta
infraestructura ha tenido en la vida de las personas, en cómo las nuevas generaciones ven
el mundo, la política, los medios de comunicación, etc. Una de las perspectivas desde donde
se puede ver este impacto es aquella que ofrecen los medios alternativos de comunicación.
Un medio de comunicación alternativo no es otra cosa sino aquel que por su
naturaleza escapa a las formas tradicionales de comunicación como lo son el radio, la
televisión o la prensa escrita. Generalmente, los medios alternativos son aquellos que usan
el internet y la Web para su existencia. El objetivo de esta ponencia es, a partir de la
experiencia como productor de dichos medios, ver la influencia que estos medios tienen en
la esfera pública en México.

Es innegable que los medios digitales han tomado cada vez más fuerza en nuestro
país en los últimos 5 años, y que su influencia en los ciudadanos y en los propios medios
tradicionales es cada vez mayor. Cada vez es más común que se citen noticias de blogs o
entradas de la red de micro-blogging Twitter, y que esta información llegue a las
redacciones de los medios tradicionales.

La diferencia entre los medios tradicionales y los llamados medios alternativos es la


forma de producción de sus contenidos. La estructura de los medios tradicionales es
jerárquica y las decisiones sobre qué, cómo, cuándo y por qué se publica dependen de los
jefes de la redacción y, en algunos casos, de los altos directivos de estos medios. Formar
parte de uno de estos medios es formar parte de una institución. Los medios digitales, por
el contrario, tienen una estructura horizontal, descentralizada y en la mayoría de los casos
de pirámide invertida: una persona es el medio y para su difusión se usa el internet y sus
herramientas, lo que implica que cualquier persona, si así lo decide, puede convertirse en
un productor de contenidos a un costo mínimo o nulo.

1
El aumento de los blogs y su impacto como un suplemento y un desafío para el
periodismo tradicional ha coincidido con una explosión del fenómeno donde lo que vale de
un medio es su opinión propia. Los blogs -y el papel que desempeñan en cómo los
mexicanos consumen y responder a la información- son cada vez más visibles durante la
temporada política, cuando nuestra división ideológica es más evidente. Desde sitios
abiertamente partidistas como SDP Noticias (PT-Convergencia-AMLO) o los “blogs entre la
gente” (PAN), hasta las empresas con más matices ideológicos, a veces parece que no hay
espacio para el periodismo “neutral” en el mundo de los blogs . Esta sin duda, desde mi
punto de vista, es una ventaja en vez de un problema.

Las razones dadas para esta costumbre es que la presentación de informes es difícil y
costosa, y que son pocos los bloggers que saben cómo investigar una historia, construir
fuentes de entrevista y montar las piezas en una narración coherente y objetiva.
Hay algo de verdad en esto, a pesar de que nos obliga a pasar por alto a los muchos
periodistas que ahora están escribiendo blogs, así como a los muchos bloggers que están
produciendo el periodismo en mayor o menor grado. Pero nos equivocamos cuando nos
fijamos en la natural orientación que tienen los blogs hacia la opinión, lo mismo que al
preguntarnos si los bloggers son capaces de ser "objetivos", para usar ese concepto que
cada vez más parece una palabra sin sentido. Un par de preguntas más razonables son:
¿por qué los blogs cuya opinión e ideología están claramente definidos son tan populares?,
¿cuáles son las lecciones que los medios de comunicación tradicionales pueden aprender de
ellos sin renunciar a su alma periodística.
Estoy convencido de que las respuestas se encuentran en “la comunidad”. Si las
comunidades antiguas están en declive, el impulso humano para formar comunidades no
desciende nunca. El Internet es un medio ideal para promover un nuevo tipo de comunidad
en la que, a pesar de que en la mayoría de los casos las personas nunca se han conocido e
incluso ignoren sus nombres reales, es posible compartir puntos de vista y opiniones sobre
la forma en que funciona el mundo y esto forma una comunidad.
Esta tendencia a la comunidad en línea en permanente construcción nos ha dado un
paisaje mediático en el que muchas personas- especialmente los más interesados en la
política y los asuntos públicos- quieren que las noticias les sean entregadas en el contexto
de sus actitudes y creencias. Eso no quiere decir que quieren ser alimentados con noticias

2
tendientes al auto-refuerzo de creencias (aunque algunos lo hacen), sino que ven el
consumo de noticias como algo que se lleva a cabo dentro de su comunidad, que se encaja
en un marco de ideas pre-existentes que pueden ser impugnadas.

La noción de que el periodismo debe estar vinculado a una comunidad ideológica


puede parecer desalentadora para los tradicionalistas. En la práctica, sin embargo, el
periodismo basado en las comunidades de intereses compartidos y las creencias pueden
ser tan valioso como el viejo modelo de objetividad, si se aborda con rigor y respeto a la
verdad. Incluso medios tradicionales de noticias que tienen éxito basados en el periodismo
"objetivo" prefieren, debido al impacto de los nuevos medios, hacerlo en el contexto de una
comunidad. Pues se han dado cuenta que fomentar una comunidad es condición necesaria
para la lectura de periódicos. La verdad es que la gente todavía quiere los contactos vecino
a vecino, pero las formas tradicionales de hacerlo no encajan en la vida que la gente está
realmente viviendo hoy en día y ahí radica el éxito de los medios alternativos.
Los críticos de los blogs han estado viendo las cosas de manera equivocada. Mientras
que los tradicionalistas menosprecian a los bloggers por su indulgencia en la opinión y la
hipérbole, pasan por alto el sentido de comunidad y la conversación que los blogs han
fomentado en torno a la noticia. Lo que los bloggers hacen bien, y lo que las organizaciones
de noticias hacen mal (o no), es dar a sus lectores textos e historias que los relacionen de
manera real con los miembros de su comunidad. Los consumidores de noticias- el público
en general, los ciudadanos, nosotros- todavía queremos “la verdad”, pero también
queremos compartirla y discutirla con nuestros vecinos y amigos con ideas afines. El desafío
para el periodismo no consiste en que perdamos nuestra objetividad, sino en que no vamos
a encontrar una manera mejor de reconstruir un sentido de comunidad.
Los medios alternativos existentes en lo que llamamos blogósfera por su origen
pueden dividirse en:
1. Medios alternativos creados por medios tradicionales, estos son blogs creados por
agencias de noticias, periódicos, televisoras donde sus autores emiten opiniones
personales o dan seguimiento a las noticias relevantes entre éstos podemos
encontrar los blogs de Televisa, TvAzteca o los de los periódicos como El Universal.
2. Medios alternativos creados por profesionales del periodismo, estos medios son
fundados por ex integrantes de los medios de comunicación que deciden aventurarse

3
en los medios digitales. Estos medios, no sólo funcionan como blogs sino como
agregadores de noticias, contenido propio y una sección de opinión. Entre otros
podemos encontrar: The Huffington Post, Animal Político, The Daily Beast.
3. Medios alternativos creados por personas ajenas al periodismo, estos generalmente
son llevados por una persona, en otros casos por colectivos, su sección principal es el
blog y se expresan ahí las opiniones (biased) de quienes escriben. Si el tema de dicho
medio tiene que ver con la política, generalmente los autores se comportan como
periodistas y tratan de verificar sus datos, entre otros podemos encontrar:
CriticaPura, SinLugar o PijamaSurf.
4. Medios alternativos sin la intención de impactar en la esfera política-pública. Estos
medios hablan de cine, deportes, entretenimiento o música. Forman opinión de las
personas hacia ciertos productos, discos o películas

México
En un país en el que sólo 30 millones de personas tienen acceso a internet y de éstos
5 millones a servicio de banda ancha, hablar de la realidad de los medios digitales en
México parece difícil. Por su naturaleza, los medios digitales responden a la realidad de sus
creadores, a su ideología o a su manera de presentar la información.

Podríamos decir que existen dos tipos de medios digitales en México: aquellos que
tienden a reproducir la organización y métodos de los medios tradicionales y aquellos que
se pueden encasillar en los “medios alternativos”. Los primeros tienden a ser las versiones
en línea de los medios tradicionales así como algunos proyectos emprendidos por
“profesionales de la comunicación”; en el segundo caso se trata de blogs y portales
formados por personas que no necesariamente tienen algún conocimiento de periodismo o
manejo de información.

A pesar de la todavía baja penetración del internet en la vida cotidiana de los


mexicanos, cabe preguntarse ¿por qué los medios digitales están causando furor en nuestro
país? Me parece que tiene que ver con todo aquello que rodea la forma de producción de
información en los medios digitales.

4
El internet brinda un campo nivelado y democrático para la producción de
información, así cualquiera que tenga acceso a una computadora con internet puede ser un
productor de contenido, el ciudadano deja de ser audiencia y se convierte en productor de
información.

Los medios digitales impactan en nuestro país por la democracia que muestran,
quienes contribuyen no requieren estudios en periodismo o experiencia necesariamente.
Estamos tan acostumbrados a la forma de producción de los medios tradicionales que los
tomamos como el status quo natural. Los medios alternativos-digitales de información
contribuyen a la desnaturalización de los medios (Couldry, 2007). Las personas que se
consideraban a sí mismas como audiencia ahora pueden convertirse en productores de
contenido. Esto pueden hacerlo si entienden que los medios tradicionales no son la única
forma de crear información.

El caso paradigmático es indymedia, cuyos colaboradores crean las noticias


directamente de su experiencia con el racismo o la brutalidad policiaca. O por ejemplo el
modelo “wikipedia”, cuyos contribuidores distan de ser un puñado de expertos de ciertas
instituciones académicas sino que forman parte de la inteligencia colectiva de todos los
usuarios.

Esto genera atención porque empodera al ciudadano y ofrece nueva alternativas para
conocer lo que pasa en el mundo, además de que reconoce el conocimiento o experiencia
de quien lo produce.

Los medios digitales disputan la concentración de los medios profesionales-


tradicionales y retan su monopolio de forma simbólica. Si el poder simbólico es el poder de
construir la realidad (Bordieu 2000, pp. 65-73.), por analogía los medios digitales construyen
una realidad que, en la mayoría de los casos, se opone a las convenciones y
representaciones de los medios tradicionales, pero no sólo eso: los medios digitales hacen
importantes contribuciones a la vida política y social al desarrollar una comunidad y
ciudadanos activos.

Esta última característica es crucial, pues el ciudadano, al convertirse en el productor


de la información, se involucra en su comunidad o temas que le interesan y esto hace la

5
gran diferencia, pues se crean redes interconectadas de ciudadanos activos formando una
masa crítica que genera una nueva realidad social; en la práctica, este tipo de organización
descentralizada y horizontal entre estos “ciudadanos-medios” y sus audiencias también
disputa a la organización jerárquica tradicional.

De su impacto informativo

Cada vez es más el impacto de los medios digitales en los temas que definen la
agenda pública. Por ejemplo, en CriticaPura.com tenemos un caso que me parece que lo
ejemplifica muy bien. Primero, debo decir que en el blog somos un equipo donde cada uno
de los productores de contenido es responsable del mismo, y la edición, a mi cargo, consiste
en la corrección de estilo y en la guía de contenidos en caso de temas específicos. El caso es
el de ACTA (acuerdo comercial anti-falsificación por sus siglas en inglés). Un tema que se ha
tratado exhaustivamente en el blog y que ahora forma parte de la agenda pública en México
y que algunos medios tradicionales retomaron. Con esto quiero decir que es posible incidir
en los temas que se discuten a través de los medios digitales. Poder voltear y decir: “todo
empezó con un post”.

Retomando el tema del impacto informativo sucede que, además, en algunos casos,
los encargados de las áreas de comunicación de muchas de las oficinas gubernamentales se
han dado cuenta de que no escuchar significará el fallo de su quehacer. Los medios digitales
tienen la virtud de la participación en dos vías: la inmediatez de la opinión, la construcción
de opinión pública a costos bajísimos y, sobre todo, el hecho de que son un buen
termómetro para medir las reacciones (ante la actuación de los actores de la clase política o
del espectáculo o deportivas) de importantes sectores de la población. Por ello las
estructuras tradicionales y jerárquicas para sobrevivir deberán escuchar en primer lugar.

Se ha querido poner énfasis en demeritar la calidad de la información que circula a


través de los medios digitales. Y es precisamente en la arquitectura de la red donde reside
su virtud. El hecho de que todos tengan el mismo acceso y la posibilidad de incidir en ésta
hace que la información, más que una cosa finita, sea un proceso. Este proceso,
dependiente de los flujos de información, hace que sea una constante construcción, y una
información que pudiese ser “falsa”, se alimenta de este proceso y se construye en
comunidad de manera que se discrimina en automático la información errónea.

6
La naturaleza de los medios digitales y su organización, casi siempre descentralizada
pero en red, los convierte en una tecnología social pues articula distintos sectores en temas
de agenda de mínimo acuerdo y convierte el flujo de información en movimientos sociales.
Por supuesto que es esta característica la que hace que su impacto sea mayor, pues son
estos movimientos precisamente los que balancean la formación de la opinión pública
creada por los medios tradicionales “de audiencia”.

Nuevos Medios y Democracia


La pregunta es: ¿proporcionan los blogs las mismas prerrogativas que el periodismo
más tradicional en cuanto a la creación de un mejor proceso democrático y una política más
saludable? La respuesta de entrada es que sí: cualquier medio que propicie la discusión de
los ciudadanos está contribuyendo a un mejor proceso democrático.

La relación entre los usos de los medios de comunicación por la ciudadanía y los
efectos que ese consumo tiene en el ámbito de la participación política, ha sido
ampliamente observada por los académicos (Jennings y Zeitner, 2003;Papacharissi, 2004).
Por lo general, se puede decir que a la luz de estos análisis, cuando se usan los medios de
comunicación alternativos como la forma principal para estar informados sobre temas de
interés general o político, la participación política del usuario tiene a ser mayor que en los
casos donde estos medios se usan (de manera activa o pasiva) para el entretenimiento
(Shah, D., McLeod, J., y Yoon, S.H, 2001; Shah et al, 2002).
Es más, esta asociación se ha podido comprobar empíricamente tanto en medios
tradicionales como en medios digitales (Althaus y Tewksbury, 2000). De acuerdo con Pippa
Norris, esta relación es tan consistente que puede denominarse como un círculo virtuoso
donde uno te lleva al otro invariablemente.
Aunque recientemente se ha arrojado algo más de luz al dilema de direccionalidad o
causalidad de la mencionada relación, el hecho de buscar información y estar al día en
temas de asuntos de interés público sí llega a predecir en mayor medida la futura
participación política y no al contrario (Rojas, 2006).
De esta manera, podemos decir que los blogs o medios alternativos, proveen al
ciudadano de un nuevo espacio público en el cual lleva a cabo discusiones sobre su
entorno, de la realidad de su comunidad, que como vimos es parte esencial de estos

7
medios.
Esta discusión constante de su entorno a la larga forma sociedades más informadas,
pero sobre todo más comprometida con el quehacer público, existen numerosos ejemplos
en México como el caso de la Guardería ABC, donde los ciudadanos que originalmente eran
audiencia se convirtieron en actores fundamentales para exigir justicia. Esta nueva esfera
pública, donde los ciudadanos pueden deliberar y moldear nueva opinión pública, genera
en consecuencia una democracia más saludable.

Otras Consideraciones
También tenemos que entender cómo el periodismo está organizado para el control
discursivo de emergencias. En todas las sociedades la producción del discurso está al
mismo tiempo controlada, seleccionada, organizada y lo distribuye a través de un cierto
número de procedimientos cuya función es evitar los poderes y peligros, dominar el
acontecimiento al azar, para evitar su materialidad pesada y temible (Foucault, 1971). Esto
significa, en particular, el mantenimiento de una división entre las diferentes formas de
periodismo, y sobre todo reserva a los profesionales el privilegio de ciertas prácticas, o
niveles de práctica. Así, por ejemplo, durante mucho tiempo se sostuvo que los periodistas
eran quienes salían al campo e informaban de los hechos. Este privilegio ya no existe en la
edad de los teléfonos celulares, cámaras en miniatura e Internet. Los argumentos
recientemente se han centrado en cuestiones morales: mientras todo el mundo puede ser
un periodista, sólo los profesionales son capaces de la deontología de la práctica
periodística.
El discurso también se controla a través del enrarecimiento del espacio en el cual los
sujetos pueden hablar, lo que significa que se controla quién puede hacerlo. Por ejemplo,
preocupados por la proliferación de sitios de periodismo ciudadano que pudiera competir
con ellos, las compañías de medios han propuesto, a través de un informe del gobierno
(que también está preocupado por la proliferación de tales sitios), que los usuarios web
cuyas prácticas son tendientes al periodismo tendrían que pagar.
Algunos sitios han comenzado a pagar parte de sus ganancias, en general, en número
proporcional de accesos. Pagar colaboradores es una forma de crear lealtad y exclusividad,
este método reproduce modelos de los periódicos impresos. Al observar que en los pueblos

8
había maestros, sacerdotes y funcionarios dispuestos a escribir para los medios de
comunicación sobre noticias locales, incluso gratuitamente, periódicos regionales
comenzaron la creación de un monopolio de las noticias locales.
Por último, debemos considerar la continuidad entre el profesional y el aficionado y
para hacer esto no sólo podemos observar la confusión de límites. Todo se vuelve más claro
si no excluye, desde el principio, lo común de la definición del periodismo entre los
productores de contenido de los medios alternativos y tradicionales. Uso la noción de
formaciones discursivas (Foucault, 1969) que R. Ringoot y JM. Utard (2006) proponen aplicar
al periodismo para aprehender su invención perpetua, que es heurística. Foucault sugiere
que se consideren regularidades en el discurso disperso, en el nivel de objetos,
enunciaciones, conceptos y temas. Así podemos observar regularidades, incluso en
discursos distantes.
Foucault explica, pues, que la locura consiste en lo que se dice de ella, en palabras,
actos, y en los sistemas, no sólo por los médicos, sino también los pacientes,
administraciones, iglesias, la justicia, la policía, tecnologías, prácticas, investigación, los
métodos de gestión y los políticos.
Desde este punto de vista, el periodismo parece estar constituido también por lo
común, por lo que se dice por los no profesionales sobre él, sus posibilidades (como la
recepción contribuye a la co-construcción de significado) y la práctica. En tanto ambos
receptores y productores de información, los productores de contenido, por lo tanto,
pueden ser incluidos como actores principales que participan en las redes de cooperación.
Lo anterior, nos ofrece distintas posibilidades, pero se pueden distinguir claramente
tres. La primera desde la óptica del modelo lineal de comunicación, que conduce al estudio
de la información como un proceso de un solo sentido, como una selección mecánica que
es controlada por una figura esencial central, el profesional periodista, y considera las
fuentes y público como un elemento periférico a la producción de noticias. Es útil tener en
cuenta que este modelo, que impide la comprensión de la construcción de la información,
sigue siendo el modelo más usado cuando menos en México. Sólo unos pocos estudios han
tenido éxito en evitar los medios de comunicación-centrismo denunciado (G. Bastin 2003,
inspirado en Strauss, Becker, Abbott), la información se crea dentro de un contexto por las
personas que están interactuando, cooperar con y frente a cada uno de los otros, que

9
arriesgan sus carreras, que son parte de una economía basada en relaciones de producción
que constantemente ayudan a crear (y, por tanto, transformar). Fuentes y público deben ser
vistos dentro de esta interacción con los productores de los medios alternativos en el cruce
de estos dos cuerpos.
La segunda, a partir del modelo funcionalista de la profesionalización, que caracteriza
casi todos los trabajos sobre periodismo. Este modelo establece un vínculo entre el proceso
de construcción de una profesión y mejora de la calidad de la información que resulta
explícitamente de un distanciamiento de estos dos órganos de comunicación: las fuentes y
las audiencias. Sin embargo, debe tenerse en mente que la profesionalización es un proceso
mediante el cual un grupo de personas se organiza alrededor de un campo de experiencia
(o competencia) y que las reivindicaciones de privilegio de la práctica del periodismo
recogen los beneficios, a veces simbólicos. Esta afirmación lleva a la exclusión de los
competidores, especialmente los productores de contenido de los medios alternativos. Las
fuentes y las audiencias se han colocado fuera del proceso de producción por el
movimiento de profesionalización, pero puedo imaginar que éste no acepta la exclusión y
sigue buscando un lugar más legítimo.
La última se deriva de la definición esencialista de la noción de “profesión”. Si el
término es sinónimo de un grupo, trabajo, negocio o arte específica, siempre los medios
para ello, para llevar a cabo un acto de producción derivado de la profesión, y si ésta (la
profesión) es inherentemente social, se practica en un contexto, a través de la interacción
de sus medios, obviamente, como no es estable, evoluciona y perennemente se inventa. La
idea de que tienen una profesión, los periodistas, en una época determinada y espacio, es
el resultado de la producción y las relaciones entre los actores: la definición de un grupo se
determina a través del trabajo. La evolución de tecnologías, los recursos de producción y los
actores involucrados transforman la naturaleza de la actividad y su representación.
La irrupción de los bloggers y ciudadanos (en volumen, ya que siempre ha existido; el
nuevo aspecto es su importancia) en el periodismo, por tanto, da lugar a formular la
hipótesis de que su definición se ha transformado bajo la influencia de esta tendencia. La
intensidad de las relaciones entre profesionales y productores de medios digitales, la
multiplicación de las contribuciones ordinarias a los medios tradicionales productos y
ofertas alternativas, el desarrollo y los lugares de trabajo mixto (lo mismo la redacción que

10
la casa) hacen posible que nuestra concepción del periodismo y sus profesionales cambien.

Conclusiones
Tras dos décadas con el internet como parte de nuestras vidas los medios de
comunicación y la forma en que percibimos el mundo ha cambiado radicalmente. La
evolución de estos medios se ha derivado de la arquitectura abierta, libre y neutral de la
infraestructura de la red. Unos de las herramientas surgidas en este contexto, son los blogs
o medios alternativos-digitales. Estos medios por su naturaleza distribuida o descentralizada
han democratizado la información misma y la forma de su producción y difusión.

Estas herramientas son eficaces formas de comunicación entre los internautas, y


además se han posicionado como claras alternativas a los medios tradicionales, para
obtener información de lo que sucede en el mundo. Una de las razones para convertirse en
alternativas competitivas tiene que ver con el hecho de la formación de comunidad, donde
los internautas deliberan, discuten y forman una especie de esfera pública que contribuye al
proceso democrático de las comunidades. Con el tiempo no será raro ver una relación más
directa entre quienes participan de estas herramientas y la emisión del voto, donaciones o
participación en acciones identificadas con el activismo político. La comunidad crea mayor
compromiso con la información e individuos como coproductores de la misma.

La posibilidad de que una persona sea un medio, es cada vez más real y su costo es
prácticamente nulo, lo que nivela el terreno de oportunidad para que cualquiera con acceso
a una computadora con internet pueda difundir su visión del mundo.

Podemos por último concluir que el periodismo como profesión ha entrado en una
etapa de crisis y es momento de redefinir los conceptos y acotaciones hoy que los
intermediarios y barreras para difundir información han sido derribados. Son precisamente
las nuevas herramientas las que nos permiten explorar esos nuevos conceptos en donde
lejos de ser adversarios, los medios tradicionales y los alternativos-digitales son cada vez
más complementarios.

11
Bibliografía
Althaus, S. y D. Tewksbury. “Patterns of Internet and Traditional News Media use in a
Networked Community”, Political Communication 17(1), 2002, pp. 21-45.

Couldry, Nick “Contesting Media Power: Alternative Media in a Networked World (Critical
Media Studies)” Cambridge, 2007

Foucault, Michel, L'ordre du discours, Gallimard, Paris,1971, 88 p.

Foucault, Michel, L'archéologie du savoir, Gallimard,Paris, 1969.

Jennings, M.K. y V Zeitner. “Internet Use and Civic Engagement: A Longitudinal Analysis”,
Public Opinion Quarterly 67(3). 2003, pp. 311-334.

Papacharissi, Z. “Democracy online: civility, politeness, and the democratic potential of


online political discussion groups”, New Media y Society, 6(2), 2004, p.259.

Ringoot, Roselyne, Utard, Jean-Michel, Le journalisme en invention, PUR, Rennes, 2006.

Rojas, H. Orientations Towards Political Conversation: Testing an Asymmetrical Reciprocal


Causation Model of Political Engagement, paper presented at the Annual Meeting of the
International Communication Association (Political Communication Division), June 2006,
Dresden, Germany.

Shah, D.; J. McLeod y S. H. Yoon. “Communication, Context and Community: An Axploration


of Print, Broadcast and Internet Influences”, Communication Research 28, 2001, pp. 464-
506.

12

También podría gustarte