Está en la página 1de 10

Neville Goddard (sin fecha)

LA LEY DE LA COSECHA IDÉNTICA

Ahora, podemos decir la misma cosa una y otra vez, y finalmente, en un pequeño
momento, la gente lo capta, lo entienden. Puedo decirles noche tras noche, que todas las
cosas existen en la imaginación humana. Y puedo decirles que el hombre es todo
imaginación. Y Dios es el hombre, y existe en nosotros, y nosotros en Él. Que el cuerpo
eterno del hombre es la imaginación. Y eso es Dios mismo. Eso es el cuerpo divino que
nosotros llamamos Cristo Jesús en las escrituras.

Y por culpa de un entrenamiento anterior, podríamos cuestionarlo o hesitar en, bueno,


tomarlo en serio. Esta noche espero que pueda mostrarte dos historias, que muestran lo
verdadero que es esto. Quizás nunca te sueltes a ti mismo al punto tal que yo desearía
que lo hagas. Pero de todas maneras, se los contaré.

El sábado pasado, una amiga mía de Nueva York vino durante la semana, y estaba aquí
el viernes. Yo la invité el sábado junto a otros amigos de ella que están aquí. Ella me
llamó durante el día y preguntó si podía venir más temprano, si podría venir a las cuatro,
en vez de las cinco, a la hora que los invité. Que ella tenía cosas para contarme. Y que
ellos no lo entenderían, y ella se sentiría incómoda en la presencia de otros, hablando de
estas cosas.

Ahora, permítanme que vaya para atrás, un tiempo atrás, con esta dama. Yo la conocí
aquí en esta ciudad, hace veintipico de años. Ella era una hermosa mujer joven, alrededor
de treinta años de edad; y era modelo. Ella había comprado un pequeño hogar para sus
padres y estaba pagando la hipoteca. Y me dijo en aquel entonces – esto fue hace
veintipico de años atrás –, “Siempre he soñado con ir a París. Y realmente no tengo el
dinero. Tengo suficiente en el banco como para ir de turista, y vivir solo por una semana
de manera modesta; ir a algún pequeño hotel, o quizás alguna pequeña habitación, y solo
por una semana; no podría quedarme más que eso. Y aun eso me parece estúpido ahora,
porque pienso que todavía estoy pagando por la casa.” Yo le dije, “Le estás preguntando a
la persona equivocada por consejos, porque yo no soy una persona racional cuando se
trata del mundo. Yo no vivo acorde a la mente que racionaliza. Estoy hablando de un
principio completamente diferente. Estoy hablando de la imaginación, y la imaginación
para mí, es Cristo Jesús, y Cristo Jesús para mí es Dios, y no hay nada más que Dios, y
todas las cosas son posibles para Dios. Si tú quieres que te de alguna razón para ir o no
ir, no me preguntes a mí. Si quieres ir, y tienes lo suficiente como para un viaje corto, una
semana en París como máximo, ve como turista, vive modestamente y vuelve.”

Bueno, ella no me dijo lo que haría, pero ella fue. En el segundo día en París, en una cita
a ciegas, ella conoció a un hombre, 23 años más grande que ella. Él ya se había casado 5
veces. No tuvo hijos. Pero se enamoraron. Él se divorció de su quinta esposa, se casó
con ella, y fueron bendecidos con un hijo; la imagen de ese hombre. Cuando vi fotos de él
– él nació en Rusia – cuando vi fotos de él, podrían haber sido las fotos de este pequeño
niño.

A través de los años… bueno, el hombre era muy rico, él hizo una fortuna. Tenía negocios
internacionales. Fábricas aquí en nuestro país, fábricas en París, fábricas en Puerto Rico,
y fábricas por todos lados. Un hombre muy, muy rico. Él se volvía loco por esta criatura.

Bueno, el niño creció – para entonces, él tenía 2 años y medio, y una noche yo tuve una
visión. Y vi a un pequeño niño; él tenía alrededor de 5 años de edad, incomparablemente
hermoso. Y me dijo que yo era su padre. Yo dije, “Bueno, si soy tu padre, entonces
¿Cuándo vas a venir a la Tierra, y ser mi hijo?”, Así que si soy tu padre, ¿cuándo vendrás
a la tierra para ser mi hijo? Él dijo: “Sí”, Yo dije, “¿Cuándo?”, él dijo, “el 10 de Noviembre”.
Yo dije, “¿Ah sí?” Ahora esto fue a fines de Septiembre. Así que le dije a mi esposa, a la
mañana siguiente, le dije: “Querida, ¿Sabes que vas a tener un bebé el 10 de
Noviembre?”, ella dijo, “Realmente creo en todo lo que enseñas, pero por favor, ¡Esto es
ridículo! ¡Ni siquiera estoy embarazada! Ya estamos a fines de Septiembre; y ¿Yo voy a
tener un hijo el 10 de Noviembre?”, ella dijo, “No, eso está fuera de cuestión.” Está bien,
(dije), eso es lo que él me dijo de todas maneras.”

Esa noche, en la ciudad de Nueva York, en mi conferencia, esta dama apareció. Su


pequeño niño tenía 2 años y medio, y ¡Ella estaba hasta así de grandota! Se veía como si
estaba a punto de tenerlo ahí mismo. Así que le dije a ella: “¿Para cuándo esperas tener a
tu hijo?”, ella dijo, “Ningún hijo, yo voy a tener una hija. Joseph y yo, queremos una hija.
No queremos ningún hijo; ya tenemos a nuestro hijo.” Yo dije, “¿Para cuándo esperas a tu
bebé, entonces?”, Y ella dijo, “Oh el doctor dijo alrededor de principios de Enero.” Yo dije,
“Si tu hijo nace el 10 de Noviembre, ¿Puedo decirte su nombre? Su nombre es Neville
Mark, porque eso es lo que él me dijo.”

Bueno, el 10 de Noviembre, ella tuvo a su pequeño niño. Y lo llamó Neville Mark. Ahora
eran una familia de cuatro con los dos niños, y ellos crecieron. Cuando el primero, la
imagen de su padre, Larry, llegó a la edad de 18 años, lo enviaron a la universidad en
Inglaterra.

Y una mañana, un sábado por la mañana, recibí una llamada de ella, y me dijo, “Larry ha
muerto.” No me preparó para nada; ella dijo “Larry ha muerto”. Yo dije, “¿De qué estás
hablando?” Ella dijo, “Acabo de recibir una llamada del director de la universidad de
Londres. Larry murió repentinamente hoy, en un accidente automovilístico. Uno de cinco,
pero él fue el único que murió, los otros sobrevivieron. Él no manejaba el auto, solo
estaba en el auto. Y nos estamos yendo en una hora. Joseph, Neville, y yo, nos vamos en
una hora, para ir a Londres.”

Y así se fueron, y trajeron de vuelta las cenizas de Larry, y las esparcieron en Central
Park (en Nueva York). Ella entró en shock, completamente shockeada. Y por dos meses,
ella no estaba aquí. Su marido me llamó a larga distancia; me escribió y me dijo, “¿Qué
hago? No sé qué hacer… ¿La interno en algún asilo? ¿Traigo alguna cosa? Porque ella
¡No está aquí! Se rehúsa a ser parte de este mundo.”

Pero ustedes no conocen a esta mujer. Ella tiene una determinación que es como el
acero; no puedes desviarla. Puede tomar a cualquier objetivo en este mundo, y realizarlo.
Y ella tenía un solo objetivo ahora: debía saber sobre Larry. Si lo que yo enseño es
verdad, que todas las cosas existen en la imaginación humana, entonces Larry existía en
su imaginación. Y ella tenía que verlo, y tocarlo, y conocerlo, y saber que él sobrevivió.
Ella dijo: “Mi religión me falló, mis filosofías me fallaron; no podía abrir un libro; nada
podía, de manera alguna, alentarme, o darme apoyo. Y viví en este estado, tan solo
completamente en shock, para la desesperación de mi familia. Y en una mañana, dos
meses después, sentí algo emergiendo desde adentro mío. Buscando y buscando. Y
luego, desde adentro de mi propio ser, sale Larry. Él está sentado en un costado de este
sillón, en mi habitación, ¡Es mi habitación!” Ella vivía en el piso 33 al Sur del Central Park.
(Ella continúa), “Aquí vino Larry.” Luego yo dije, “‘¿Larry allí?’” “¡Pero yo puedo ponerme
allí también!” Y así lo hizo, ella se sentó justo al lado de él, y lo sintió. (Ella continúa),
“Luego traje a Neville, y se sentó al lado mío. Y aquí, nosotros tres, nunca antes había
visto a Larry tan hermoso. Su rostro era semejante al terciopelo; nunca has visto tal
belleza de piel como la de Larry, y nos comunicamos sin el uso de palabras, y él me dijo:
‘Madre, nunca quise lastimarte’; y Larry me está hablando sin ningún uso de palabras,
pero me lo está diciendo, y yo lo estoy escuchando. Luego le dije a Neville: ‘Neville, ve y
trae a tu Papa’. El papá estaba en ese momento en el living. Esto fue a las primeras horas
de la mañana, alrededor de las seis. ‘Ve y trae a Papá, y dile a papá que venga.’” Y en el
minuto en que se paró, y comenzó a caminar hacia el living para traer a su padre, algo
sucedió dentro de ella, y algo irrumpió, y luego la cosa completa se desvaneció.

Pero ella dijo, “En ese momento yo fui completamente curada. Yo tenía un dolor que
ningún doctor podía ayudar. Ningún filósofo podía ayudar. Ninguna persona religiosa
podía ayudar. Ningún libro podía ayudar. Aquí estaba con dolor; un dolor que nadie podía
entender. Era un dolor físico; mi cuerpo estaba destruido por él. Y en ese momento, yo fui
completamente aliviada de toda sensación de pérdida, de toda sensación de dolor, y
comprobé que todas las cosas sí existen en mi propia maravillosa imaginación humana, y
allí es donde Larry estaba. Lo traje hacia afuera, como un ser objetivo, que aparentaba
ser independiente de mi percepción de él, y él se sentó en ese costado de ese sillón, en el
brazo del sillón, aquel sillón grande en mi habitación; y Neville se sentó en el otro brazo; y
envié a Neville para que llame a papá, y luego fui hacia el interior.

Luego que se irrumpió, me levanté de la cama. Y fui al living y allí estaba Joseph, leyendo
el periódico, y le conté lo que acababa de suceder. Y, ¿Sabes qué? ¡Él era solo una
sombra! Una sombra que hablaba. Yo veía a mi esposo, ¡y aquí había solo una sombra!
Una sombra que hablaba. Ese día yo tenía que salir. Y fui caminando por la calle, de
compras, y todos eran tan solo una sombra, sombras que hablaban. El mundo completo
era tan solo una sombra. Y entonces, cuando decimos: “Todo lo que contemplas, aunque
aparenta estar afuera, está dentro, en tu propia maravillosa imaginación humana, de la
cual este mundo de mortandad es tan solo una sombra.”

Todo aquí parece ser tan real; lo cortas y sangrará, y es tan solo una sombra. Y ella fue
curada instantáneamente, cuando desde adentro de su propio ser, conjuró a su hijo y lo
hizo sentarse en el brazo del sillón. Y ella misma trajo a su propio ser hacia afuera, y se
sentó en el centro de ese sillón. Y luego trajo a Neville, quien estaba profundamente
dormido en su propia habitación, y luego le dijo a él: “Ve a buscar a papá, hazle venir y ver
lo hermoso que está Larry; con piel de terciopelo”; tan completamente precioso, ella
nunca lo había visto tan hermoso. Y él le dijo a su madre: “Nunca quise lastimarte; yo no
quería lastimarte.” Luego la cosa completa se desvaneció, y ella se dio cuenta que aquello
que yo le había dicho anteriormente, que: “Todas las cosas existen en la imaginación
humana”, era cierto.

Estamos viviendo en un mundo de sombras. El hombre Inmortal es tu propia maravillosa


imaginación humana. Ese hombre nunca puede morir. Ese es Cristo Jesús. Tú eres el
Señor Jesucristo. Y Jesucristo no es alguna cosa intangible. Tú hablas de la imaginación,
según se define en el diccionario, como: “La facultad de la mente de formar imágenes”. Es
definida como: “Aquello que puede conjurar y crear una idea o una imagen, independiente
de la realidad objetiva”. Ellos llaman a “esto” (este mundo) la realidad, y a la imaginación
como algo independiente de la realidad objetiva, y que aquello que conjura, lo llaman: “Lo
irreal”. Que la simple percepción de los hechos objetivos, de los objetos en este mundo, lo
que ellos llaman “percepción de los sentidos” es por lo tanto, la realidad. Si no está
presente, entonces eso no es real, y por lo tanto, es imaginación. “Esto” ahora es
considerado “real”, y si pienso en el hogar que dejé hace una hora atrás – el hogar al cual
espero volver esta noche dentro de una hora – que porque ahora no está presente a mis
sentidos, eso es irreal, eso es imaginación. “Esto” (la habitación) lo cual no conozco tanto,
“esto” es real, porque está presente para mis sentidos.

Y yo les digo: es exactamente lo opuesto. El mundo entero existe dentro de la


imaginación humana. Y si tú eres tan intenso como esta mujer – nunca he conocido a
nadie más intenso que esta mujer. Ella me dijo, “Recibimos una notificación que debemos
mudar nuestros negocios”, eso es en el edificio en la calle 57, entre la Quinta Avenida y
Madison. Un barrio de los más caros, donde pagas 50, 60, y 70 mil dólares por un área no
mucho más grande que esto, por año, en alquiler, ciertamente no mucho más grande que
esta habitación; un piso solo. Él es diseñador de ropa. Tiene fábricas en Londres, en
París, fábricas en Nueva York, fábricas en Puerto Rico. Y aquí, en un área no más grande
que esta, es larga y angosta, y si midieras en pies cuadrados esta habitación – aquel
lugar no sería así de grande, y él estaba pagando sesenta y cinco a setenta mil dólares
anuales en alquiler. En su propio lugar donde vivían, él pagaba $1,250 por mes, por aquel
departamento en el piso 33 que tenía. ¡Eso es un montón de dinero! Mas todos los
negocios funcionando, y pagando salarios a quizás 150 o 200 personas cada semana,
eso suma una fortuna.

Él recibió una notificación de que iban a terminar su contrato de alquiler, porque la


empresa IBM, International Business Machine (Maquinaria de Negocios Internacionales),
compró el edificio para demolerlo y construir un gigantesco edificio para ellos, la sede
central en la Ciudad de Nueva York. Él tenía que irse. Comenzó a darle a ella todo tipo de
razones del porqué él no podía encontrar un lugar. Ella le dijo, “¡No me digas lo que no
quieres, no me digas lo que no puede lograrse, dime lo que quieres! ¡Tan solo
menciónalo! ¡No me importa cuántas cosas menciones, tú simplemente menciónalas!”. Él
dijo, “Quiero un edificio en la calle 57, entre la Quinta Avenida y la Sexta Avenida, y ellos
dicen que no hay edificios a la venta, ni siquiera para alquilar; pero ¡definitivamente no
hay para vender!” Ella dijo, “¡No me digas lo que no se puede! ¡Dime lo que quieres!”
Ahora, él dijo: “Tenemos 18 meses para irnos de nuestro departamento actual – son
$1,250 por mes – Me gustaría mudarme y reducir nuestra renta… muy bien, pero ¿Quién
va a pagar $1,250 y tomar mi contrato de alquiler?” Ella responde, “¡No me digas quién lo
va a hacer! ¡Dime lo que quieres!”; él dijo, “Pero eso es lo que quiero; quiero salirme del
contrato, y encontrar un lugar igual de agradable; y alto como éste – ellos estaban en el
piso 33 – arriba de los pisos treinta, donde pueda tener una buena vista panorámica, y no
tener que pagar esa cantidad de dinero.”

Él le dio doce cosas a ella. Ella tiene la capacidad de entrar en estos Estados, y traerlos a
la existencia, y son objetivos, son materiales para ella. Cada uno de estos deseos, ella los
logró. Él encontró un lugar, número 41 al Oeste, calle 57, un edificio de 8 pisos. No estaba
a la venta. A ella no le importaba qué estaba o no a la venta. Ella lo obtuvo. Ahora ellos
están allí. Alguien apareció, luego de que ella soltó a su departamento en el ojo de su
mente, y que realmente se mudó a otro justo al lado de este, en la calle 57, alguien vino y
dijo: “Tomaré tu contrato por el mismo precio, a $1,250”. Y luego ella encontró el lugar en
el piso 30, justo adyacente al edificio del cual ahora son dueños, el de ocho pisos, por
$650 por mes, reduciéndose a $600 dólares menos.

Todo lo que él pidió, ella lo logró. Esa es su intensidad. Y ella estaba determinada en
saber qué le sucedió a Larry. Ella quería probar para su propia satisfacción, que Larry
había sobrevivido; que Larry es real; no es tan solo un sueño. Que su Larry es una
realidad sólida, y que ella podía poner su mano en Larry, y hablarle a Larry, y comunicarse
con Larry y la cosa completa se convirtió en una realidad para ella. Esa es Louise.

Ella ha probado por sobre toda duda, la verdad de lo que estoy tratando de decirle a todos
los que conozco; que imaginar crea la realidad, porque imaginar es Dios en acción. Que la
imaginación humana es Jesucristo y que no hay otro Jesucristo. Ese es el Señor
Jesucristo de las escrituras.

No estoy diciendo que vas a ser tan intenso como lo es ella. Yo deseo que lo fueras. Ella
puede ir dentro de alguna cosa material – lo cual no me interesa para nada – como el
dinero, y salir, y hacer una fortuna, como ella ha hecho una fortuna. Y ella era tan pobre
como un ratón de iglesia cuando me escuchó por primera vez. Nunca había escuchado
tales peculiares, extrañas e irracionales declaraciones como las que escuchó de mí. Y su
primer contacto conmigo fue para hacerme esa pregunta, “¿Qué debo hacer? ¿Debería ir
a París? No es racional.” Y yo le dije que no estoy hablando de nada racional en este
mundo. Estoy hablando de un poder que no es racional. La mente racional es
simplemente la interferencia entre el Ser que tú eres, y este tal llamado “mundo” que ¿tú
crees que es tan real? No. La mente racional; dejen que sea lo que quiera ser. Pero no
estoy hablando de eso. Estoy hablando de algo completamente diferente, y el mundo
llama a este ser del cual hablo: “Cristo Jesús”. Pero ellos no conocen a Jesucristo.
Jesucristo es un SER. No es una peculiar – como escribió una amiga mía el otro día – no
es una “esencia”; la Imaginación no es una “vaga esencia”, como ella dijo. ¡La
Imaginación es un SER! ¡Un Ser Majestuoso! ¡Un Ser de Amor Infinito! ¡Pero es un SER!

Ahora, me han escuchado contar la historia de mi querida amiga Melo. La pequeña niña;
de tan solo ocho o nueve años de edad. Bueno, he recibido otra carta de ella. Y en la otra
carta ella dijo, “Fui a tu conferencia. ¿Y sabes qué? Al final de tu conferencia tú dijiste,
“Esta pequeña niña es Pedro. Y cuando yo muera, ella verá al mismo rey que vio cuando
la llevé a Francia. ¿Y sabes qué? Al final de tu conferencia, te quitaste tu tapado. Pero no
te vi quitarte tu tapado; ¡yo te vi quitarte tu piel! Te quitaste tu piel, y yo podía ver a través
de ti. Y justo detrás de ti estaba el rey que vi en Francia, ¿Y sabes qué? ¡Él era tú! Y al
lado del rey había una lápida. Y en la lápida estaba escrita la palabra “Neville”, y luego, él
se desvaneció. Y todo se desvaneció y luego, me desperté. ¿No fue eso, increíble?” y ella
escribe la palabra “increíble”, “Inreible” (la gente se ríe). Me recuerda a mi pequeña niña
cuando tenía cuatro años, y alguien le dijo, “¿Qué hace tu padre?” y ella dijo, “es un
conferenista” (la gente se ríe)… y jamás había escuchado la palabra “conferenista”, pero
cuando pienso en Vicky, pienso en su palaba “conferenista”. Y si alguien nos daba algo,
por ejemplo para Navidad o algo, y no podíamos deducir ¿Qué rayos es esto? ¿Cuál es
su propósito? Y luego la mamá decía, “Me pregunto si es funcional” y ella, Vicky, no podía
pronunciar la palabra “funcional”, entonces ella decía “funkonal”… bueno, ¡nunca más
escuché la palabra “funcional”! ¡Sino que pienso en la palabra “Funkonal”! Así que si
recibimos algo hoy que no podemos entender bien qué es, lo cual muy seguido en
Navidad recibes todo tipo de cosas que no conoces, y dices ¿Qué rayos es esto? ¿Qué
puedes hacer con esto? Y entonces, lo pones en el cajón de regalos; deja que otra
persona lo descubra, ¡Cuando se los des un año más tarde! (risas)… y aquí está, y yo
pienso en “funkonal”; ¡No es más “funcional”!

Bueno, ella dijo “inreible”. ¿No es preciosa? Tengo todas sus cartitas ahora. Pero ella vio
al Rey, y ella vio la lápida, y ella vio donde quedó ese tapado – lo cual era solo un símbolo
de la vestimenta física que fue quitada. Y aquí está la vestidura siendo quitada, incrustada
en esa lápida y en la tierra, era llamada “Neville”. Pero más allá, ella vio al Rey, “Mirad a
tu Rey”. Y ella dijo, “Y eras tú, y luego, desaparecieron. ¿No fue eso inreible?”

Así que te digo, tú eres un ser infinito, un ser inmortal. No comenzaste en el vientre de tu
madre, y no terminarás en la tumba. Tú eres por siempre y para siempre, y para siempre.
Y tú eres ese REY. Serás despertado un día, y no serás nada menos que el Ser del que
se habla en las escrituras como Jesucristo. Existe solo Jesucristo en el mundo; existe solo
un Dios en el mundo. Y tú y yo seremos uno. Un cuerpo, un Espíritu, un Señor, un Dios y
Padre de todos. No permitas que nadie te diga que, porque ellos te precedieron en el
despertar, que ellos tienen mayor rango que tú. Nadie tiene mayor rango, aun si tú
precedes a otro en el orden del despertar, porque existe solo un ser que está
despertando, y ese único ser es Dios, y Dios es tu propia maravillosa imaginación
humana.

Si tú tan solo pudieras ser tan intenso como Louise, hacia las cosas físicas, podrías, en el
futuro inmediato, tener cualquier cosa que quieras en este mundo. Yo personalmente no
tengo deseos por esas cosas, no. Pero ella sí, y todo está bien. Ella tiene esos deseos, y
dejen que los tenga, al extremo. Ella vino; y me insistió – hace cuatro años atrás – en
darme cierto cuadro, porque yo – tan solo para darle un cumplido – le había dado una
opinión sobre ese cuadro que ella hizo; una copia de un gran cuadro. El de ella no era un
gran cuadro; el original sí lo era. Y ella me lo ofreció a mí, y yo dije, “No, no lo llevaré. Me
voy para California; ciertamente no podía tomar un cuadro tan grande, y llevármelo a
California.” Un buen amigo mío – él está aquí esta noche – fue por un viaje de negocios a
Nueva York, y ella lo persuadió para que lo trajera, y él me lo trajo a mí. Lo colgué por dos
años aproximadamente, y ya no podía tolerarlo más. Así que lo saqué y lo enterré en el
pequeño armario. Y ella vino y dijo, “¿Dónde está el cuadro?”, Yo dije, “Bueno, lo tuve
colgado por dos años, y luego me cansé un poquito… y quería cambiar la habitación.”
Entonces, ella dijo, “¿Dónde está?” y yo dije, “Bueno, aquí está”. Por suerte no lo había
regalado. Entonces ella dijo, “Me lo llevaré”; muy bien, llévatelo. ¡Y se lo llevó! Ella se
llevó el cuadro, y se lo va llevar directo a la Ciudad de Nueva York otra vez. ¡Esa es la
intensidad de esta mujer!

El dinero es algo importante para ella. Ella le da importancia a todo. Pero cuando se trató
de esto, la pérdida de su hijo; ella entró en shock. No encontró consuelo en la religión, no
pudo encontrar consuelo en libros; no pudo encontrar consuelo en nada. Todo tirado por
la ventana. Pero estaba determinada en probar que su Larry sobrevivió. Y en lo único que
se pudo sostener fue en: “Todas las cosas existen en la Imaginación Humana”. Y si eso
era cierto, bueno entonces él va a venir desde adentro mío, y yo sabré que él sí existe, y
que él sobrevivió esa cremación. Porque ella volvió con las cenizas, y fue al Central Park,
y esparció las cenizas alrededor de un árbol. Y aquí viene Larry, sentado en el costado del
sillón, y ella se pone a sí misma en el sillón, y pone a Neville del otro lado del sillón. Y aquí
está ella, continuando.

Pero les digo lo intensa que es esta mujer. Cuando yo le dije, “El 10 de Noviembre, si
tienes un hijo varón, su nombre es Neville Mark.” Y ella estaba determinada a que no iba
a tener un hijo varón. Ella dijo, “Voy a tener una hija mujer”. Yo dije, “Está bien, si es un
niño, su nombre es Neville Mark.”

Bueno, no he visto a Neville por años. La última vez que lo vi, él vino de visita, y pasó tres
semanas con nosotros en Barbados. Y era un muchacho hermoso, muy buen mozo; con
cabello largo, por debajo de los hombros, pero inusualmente hermoso. Me cuenta que
ahora mide alrededor de 1,83 metros; ¡Aun más deslumbrante! Acaba de cumplir 18 años.
Él cocina todo para ellos. Ahora, ellos no necesitan ninguna ayuda, porque tienen todo el
dinero del mundo; aun así él se encarga de cocinar todo, hace todos los lavados, hace
todos los planchados, hace todas las costuras; ¡él hace todo! ¡Así que ella obtuvo su
deseo! Ella tuvo una niña; y yo tuve a mi hijo. ¡Él era un hijo! Él hace los vestidos – porque
su padre es un diseñador de ropa – y va a heredar esta cosa fabulosa. Su padre tiene 77
años, así que en un futuro no lejano, él heredará esta cosa enorme. Pero a él le encanta
coser, y le encanta planchar la ropa; ¡Le encantan todas estas cosas! Ahora está yendo a
la universidad para estudiar diseño, y la “fabricación de ropa”, y todas estas cosas.
Entonces, con su pelo largo, y esa hermosa, hermosa piel que tiene; ella indudablemente
¡sí tiene a su hija! Y yo tengo en él, a mi hijo. Así que como verán, ambos de nosotros lo
obtuvimos.

Ella me dijo, “¿Recuerdas alguna cosa del pasado, respecto a Neville? Porque lo has
visto antes que yo.” Yo dije, “Solo puedo decirte que él vino a mí, este hermoso, hermoso
muchachito, de unos cinco años de edad, y me dijo que yo era su padre. Bueno, tú sabes
Louise, nunca te he conocido físicamente, por lo tanto ciertamente yo no soy su padre
físico.” Pero a través del infinito, estas corrientes encontradas, ¿Quién conoce la relación
de todas estas cosas a través de la eternidad? Él me llamó su padre. En ese momento yo
me preguntaba, “Bueno ¿Cuándo vas a venir? Porque yo sabía que esto era una visión, y
sabía que él no era mi hijo en este mundo. Yo sabía de mi hija Vicky, cuando ella vino a
mí a los cuatro o cinco años de edad, y ella también me llamo “Papi”, y yo le dije, “Si eres
mi hija, y si yo soy tu papi, entonces ¿Cuál es tu nombre?”, y ella dijo: “¡Victoria!”, y
simplemente se fue danzando. Así que cuando ella nació, la llamé Victoria. Ella no tiene
segundo nombre, porque no me dio un segundo nombre, ella dijo, “Mi nombre es Victoria”,
así que yo la llamé Victoria. Ahora, todos la conocen como “Vicky”, pero ella no tiene
segundo nombre.

Lo vi tan vívidamente, cuando ella se me apareció… mi esposa en ese momento tenía


ocho meses de embarazo, y yo le dije, “Vas a tener una pequeña niña y su nombre es
Victoria.” Bueno, cuando ella vino al mundo, se veía tan diferente a la pequeña niña que
yo vi, pero fue antes de que creciera hasta convertirse en una niña. Porque cuando nació,
se veía igual que Gandhi. No tenía ni un pelo en la cabeza; tenía orejas feas; ¡era igualita
a un hijo de Gandhi! Pero a los cuatro años de edad, ¡era un lío de rulos! Era la imagen de
la niña que vi cuando se me apareció en la visión, de unos cuatro o cinco años de edad. Y
este muchacho, cuando tenía cuatro o cinco, era igualito a la visión, este buen mozo y
hermoso muchacho. Y dicen que hoy es una belleza flameante; de un metro ochenta y
tres de alto, dieciocho años de edad, con su pelo largo; y él hace estos vestidos, hace
todo el planchado, cose, hace todo.

Así que Louise, con determinación la obtuvo – él no vino en la forma física como una hija,
pero vino en espíritu como una hija. Y mi visión fue verdad; él vino como un niño, yo lo vi a
él, y él me dijo que su nombre era Neville Mark, así que su nombre es Neville Mark. Lo
llaman por el nombre Neville.

Les estoy hablando del poder dentro de ustedes. Y ese poder es tu propia maravillosa
imaginación humana, y ese es el único Dios en el mundo; no existe otro Dios. Ese es el
Jesucristo de las escrituras. Esta noche, tómenlo en serio. Si realmente tienes un objetivo
en este mundo, y estás esperando a que suceda algo en el exterior para que ocurra,
olvídalo. Hazlo en tu propia maravillosa imaginación humana. Realmente tráelo a la
existencia en tu propia imaginación. Conjura una escena que implicaría el cumplimiento
de aquel sueño. Y piérdete a ti mismo en el acto mientras lo contemplas. Y piérdete
completamente en aquel estado. Si eres completamente absorbido dentro de él, lo
materializarás, y lo verás cómo aparentemente independiente de tu percepción de él. Pero
aun si no tienes esa intensidad, si te pierdes a ti mismo dentro del estado, y sientes que
es real – el acto imaginario – entonces suéltalo, y de una forma que tú no conoces, se
convertirá en realidad. Se materializará a sí mismo en la pantalla del espacio, y en lo que
el mundo llama “realidad” – lo cual es realmente solo un mundo de sombras, como ella
tan claramente lo describió.

Aquí estaba su esposo, leyendo el periódico de la mañana, y él era una sombra que
hablaba. Ella salió a la calle, para comprar, y todos los que la pasaban eran sombras que
hablaban. Todos eran sombras parlantes, y duró por veinticuatro horas. Y luego la cosa
completa volvió a ser lo que el mundo llama “un mundo normal”, pero aun en ese
intervalo, en ese mismo momento, ¡Ella fue curada! Y el dolor la dejó; la sensación de
pérdida la dejó; y ni una vez, desde ese momento, han vuelto jamás. Ninguna sensación
de pérdida, ningún dolor; y ella es ahora la misma poderosa mujer que era antes de aquel
horrible accidente que le quitó de su vida a su hijo. Se lo quitó y ella descubrió la verdad
que ella había estado aplicando hacia las cosas materiales.

Y ahora ella sabe que es verdad, en el sentido más profundo de la palabra. Que todas las
cosas existen en la imaginación humana, y que todo lo que observas, aunque aparenta
estar afuera, está dentro, en tu propia maravillosa imaginación humana, de la cual este
mundo de mortandad es tan solo una sombra. Y toda esta realidad material es
absolutamente reproducida a través del imaginar. No me importa lo que es; esta
habitación aquí, fue primero imaginada. La ropa que estás vistiendo; bueno eso fue todo
imaginado. El imaginar precedió a la cosa que ahora tú llamas real en el mundo.

Pero el hombre no lo sabe, y su memoria es tan corta que él olvida el acto imaginario, y
luego viene la cosecha – la cual un día él recogerá – y cuando él es confrontado con la
cosecha, no la puede relacionar con nada que alguna vez haya hecho que lo hubiera
producido. Y aun así todo lo que viene a su mundo – ¡él lo hizo! Pero no lo recuerda; su
memoria es defectuosa.

Un día él despertará. Y cuando despierte, él será el Rey de Reyes; él es el Señor de los


Señores; él es el Señor Jesucristo; él es Jehová. Y aquí, está pequeña niña, Melo, su
madre le contó que yo conté la historia de que ella es Pedro. Ella fue a la casa, y se lo
contó, y la pequeña niña, de hecho muy inocentemente, lo aceptó como lo más normal, y
luego le dijo a la madre: “Es un mandado. Vine a hacer un mandado. Vine a ver a Dios.”
Ese es el propósito por el cual ella está en el mundo. Solo para ver a Dios. Es un
mandado. Vine a hacer un mandado; vine a ver a Dios. Aquí está una pequeña niña, con
nueve años de edad ahora, y está completamente calificada ahora para el apostolado,
porque ése es el prerrequisito que Pablo establece para ser un apóstol.

Y él hace la pregunta en el capítulo 9 de 1era. Corintios, “¿Acaso no soy libre? ¿Acaso no


soy un apóstol? ¿Acaso no vi a Jesús nuestro señor?” él confiesa que no lo vio en la
carne. Sino que lo vio en el Espíritu. Y él insistió en que una calificación indispensable
para el apostolado es haber visto al Señor resucitado. Y entonces, ella ha visto al Señor
resucitado. Ella está calificada para el apostolado.

Porque un día tomaré a esa hermosa niña, y la abrazaré, y ella y yo nos fusionaremos, y
nos convertiremos en un solo cuerpo. Un Espíritu, Un Señor, un Dios, y Padre de todos. Y
luego la enviaré, como yo fui enviado. Y la enviaré al mundo, solo para contar la eterna
historia; eso es todo para lo que eres enviado a hacer. ¡No serás enviado para contar
nada más! Solo la eterna historia.
Esta es una historia que toma lugar por siempre, y para siempre. Es un mandamiento que
debe ser hecho absolutamente, y continuamente, sin referencia alguna de duración; sin
referencia alguna de posición en el tiempo. Es un mandamiento que debe ser hecho no
solo una vez, sino continuamente. “Tu voluntad debe estar siendo hecha”, es el tiempo
pasivo imperativo, así es como está escrito.

Y aquí hay una obra teatral escrita en el tiempo pasivo imperativo, para ser hecha
absolutamente y continuamente, sin referencia alguna de posición en el tiempo; sin
referencia alguna de duración. Y entonces, ella también será enviada. Y eso sí lo sé. Y
ella simplemente contará sus propias experiencias, a medida que despierte como ese
mismo ser, porque eres despertado solo como el Señor Jesucristo. Ella vio la tumba; fue
cuando el tapado fue quitado. Y el tapado que ella vio fue mi piel. Y allí es donde el
tapado está enterrado. Deja que se peleen por el tapado; deja que echen suertes por él.
Deja que tomen estas cosas y digan, “Aquí es donde está enterrado”. Y ella lo ve, no
enterrado, sino como el Rey resucitado. Y ella dijo: “Yo podía ver a través de tu piel
nueva, y detrás de la piel nueva yo vi al Rey; ¡y el Rey eras tú! El mismo Rey que vi
cuando me llevaste a Francia. Y luego, él se desvaneció. ¿No es inreible?” y luego ella la
firmó; todavía no ha llegado al punto en que me pueda decir “con amor”; ella guarda su
amor para su mamá y su papá y para aquellos que ahora son más cercanos. Pero les
aseguré a su madre y a su abuela que están aquí esta noche, que yo soy aún más íntimo.
¡Ella es mi Pedro! Y ella dijo, “Yo soy tu Pedro”, en su carta. Y deja afuera en estas
pequeñas palabras, como “which” (que en ingles significa: “cual”), ella deja afuera la “h”, y
parece que dijera “witch” (que significa bruja)… esta amorosa carta; es una cosa tan
preciosa… bueno, yo la tengo, y la guardaré. Algún día alguien la encontrará entre mis
cartas, porque está allí para ser preservada.

Déjenme que les diga, tu propia maravillosa imaginación humana es aquel del que se
habla en las Escrituras como Jehová, como el Señor Dios, como Jesucristo. Esa es la
única realidad en el mundo. Y un día, un golpe duro – como la pérdida de un ser querido,
como en el caso de Louise – quizás sea necesario para demostrarte más allá de cualquier
duda, que todas las cosas sí existen en la imaginación humana.

Él vino con un propósito, y se fue con un propósito. Él dijo, “No quise lastimarte madre”. Y
esa partida repentina; luego de que ella planeó y preparó todo para dejarle millones,
dejarle una fortuna. Todo fue planeado alrededor de ese muchacho, y luego así, de esta
manera, ella recibe un mensaje. Ella me dijo que a las 6 y cuarto, ella saltó afuera de su
piel aquella mañana – era el sábado por la mañana – y usualmente los chicos duermen
hasta tarde, como él lo hacía antes de irse a la universidad en Londres. Y su esposo
Joseph se levanta temprano, así que él se levantó a su horario de siempre, pero ella
tomaba una pequeña siesta extra. Y de repente, se sintió a ella misma saltar, y saltó
afuera de la cama, y se preguntó, “¿Qué ha sucedido?” Ella dijo, “Y miré al reloj, eran las
6 y cuarto. Y me pregunté, ¿Qué ha sucedido? ¿Por qué reaccioné así? Y luego vino
Neville, él entró. Y él siempre duerme hasta tarde los sábados y los domingos. Luego vino
la llamada, y ella le preguntó al director de la universidad, “¿A qué hora murió?” y él le
dijo, “a las 11 y cuarto”. A esa hora eran exactamente las 6 y cuarto en el horario de
Nueva York. Hay una diferencia de cinco horas, entre Nueva York y Londres. Nueva york
está en el grado 75 ya adentro, y Londres es Greenwich, y cada 15 grados tienes un
cambio de una hora, exacto al minuto. A esa hora él murió, a las 11 y cuarto – Horario de
Londres – 6 y cuarto horario de Nueva York. Y ella se levantó con un salto, y se preguntó
“¿Qué rayos ha sucedido?” Y luego escuchó que llamaban de Londres, ella pensó que era
Larry. Y cuando escuchó esta voz – y no era la voz de Larry – preguntó automáticamente,
“¿Qué le sucedió a Larry?” Y luego él le dijo, “Siento mucho en decirle, Señora Berlay, que
Larry ha muerto.” Y eso fue todo. Y te preguntas, ¿Qué sucedió? Cuando él tenía
aparentemente todo por lo que vivir, y le trajo a ella esta intensa historia. Que todo está
dentro de ella.

Ahora, comienza a usarlo amorosamente. Porque todo está dentro de ti de todas


maneras, y no lo uses desagradablemente. Puedes tener cualquier cosa en este mundo,
que tú quieras. Pero ¡Hazlo con la misma intensidad! Y hazlo amorosamente. Porque Dios
no solo es tu propia maravillosa imaginación humana, sino que Dios es amor infinito. Y tu
imaginación no es una “vaga esencia”; es un SER. ¡Un Ser Majestuoso! ¡Que puede ser
visto! Y cuando lo veas, verás al Rey de Reyes, al Señor de Señores. Y un día tú también
te quitarás el tapado. Y otros no lo verán, pero cualquiera con ojos internos lo verán, y
verán que te has quitado tu cuerpo, que te has quitado la piel, y que ese cuerpo
transparente que ahora tienes puesto, es el Rey de Reyes, y el Señor de Señores. (Se
termina la cinta).

Traducido por Laura Arrojo


La conferencia original en inglés es THE LAW OF IDENTICAL HARVEST (Neville
Goddard – no date)

www.nevilleenespanol.blogspot.com

También podría gustarte